You are on page 1of 2

METODOS NO CONVENCIONALES PARA EL TRATAMIENTO

DEL DOLOR MODERADO A SEVERO

RESUMEN

A pesar de avances en el campo de analgesia seguimos utilizando los métodos más


tradicionales, dejando un amplio grupo de pacientes con un tratamiento v.o. no completamente
satisfactorio o con tratamiento i.v. que limita considerablemente su calidad de vida. La
búsqueda incesante de nuevos fármacos analgésicos ha dado paso a una nueva filosofía en la
investigación, encontrar nuevas vías de administración de fármacos utilizados desde hace
tiempo y adaptarlas a las necesidades del paciente.
Los opioides son el tratamiento de elección y constituyen una parte esencial en nuestro arsenal
terapéutico para el control del dolor moderado a intenso ya se trata del dolor oncológico, dolor
crónico no oncológico o dolor agudo postoperatorio.

Los métodos estudiados:


1) Parches transdérmicos
tratamiento dolor crónico no oncológico o dolor oncológico :
a) Fentanilo
b) Buprenorfina
2) Citrato de Fentanilo transmucosa tratamiento dolor irruptivo
3) Fentanilo HCl por iontoforesis tratamiento dolor agudo postoperatorio

INTRODUCCIÓN

En el año 2004 se vendieron en España 137 millones de unidades de antiinflamatorios mientras


que la venta de opioides potentes solo llegó a un millón y medio. Así es la realidad del dolor
crónico en España que afecta a más de una de cada 10 personas y su tratamiento. En España un
tercio de los enfermos no recibe ninguna terapia y sólo un 14% recibe medicamentos para el
tratamiento del dolor crónico intenso. El 13% de los pacientes consumía un opiode débil (del
tipo de tramadol o codeína) y tan sólo el 1% tomaba uno potente, como la morfina o el
fentanilo.
Lo mismo ocurre en el campo de analgesia postoperatoria, donde a pesar de los avances en el
campo, el 86% de los pacientes experimentan dolor de moderado a insoportable tras la cirugía.
Fentanilo es agonista puro opiáceo, actúa principalmente a través de la interacción con los
receptores μ-opiáceos situados en el cerebro, la médula espinal y la musculatura lisa, con una
potencia aproximada de 81 veces la morfina.
Buprenorfina es un derivado de tebaína, es un agonista parcial en los receptores μ-opiáceos y
antagonista de los κ-receptores opioides. Posee una actividad analgésica muy superior a la de la
morfina (0.2 - 0.6 mg IM de buprenorfina, equivalen a 5 - 15 mg IM de morfina). La
comparación morfina oral versus buprenorfina transdérmica es de 1:110.

MATERIAL Y METODOS

Se han analizado numerosos estudios, series de casos controlados y bibliografía disponible para
confirmar la eficacia del uso de fentanilo y las diferentes vías de aplicación del mismo en el
tratamiento del dolor moderado-severo no oncológico de cualquier etiología, oncológico o
postoperatorio agudo, así como para aclaración de posibles dudas sobre sus indicaciones e
incidencias de efectos secundarios. Además se comparó el perfil farmacocinético y clínico de
buprenorfina versus fentanilo.
RESULTADOS

1. Parches transdérmicos de fentanilo DUROGESIC Matrix® versus parches de


buprenorfina TRANSTEC® - dolor crónico no oncológico y dolor oncológico
Ambos opioides poseen gran número de propiedades físico-químicas que les hacen aptos para
su aplicación vía transdérmica. Sin embargo, existen significativas diferencias entre ambos, ya
que el fentanilo es agonista puro opiáceo capaz de conseguir máxima respuesta en ciertos
tejidos, mientras que la buprenorfina es un agonista parcial incapaz de conseguir la misma
respuesta incluso a dosis altas. El fentanilo posee un mejor perfil de efectos adversos: menos
estreñimiento que buprenorfina, morfina, oxicodona, codeína y menos vómitos y somnolencia
que buprenorfina. Se puede asociar a cualquier opioide de rescate.
Presenta una eficacia ampliamente demostrada tanto para el tratamiento del dolor oncológico –
tratamiento preferido por el 99,2% de los pacientes, como no oncológico – aceptación y
valoración por un 90% de los pacientes.

2. Citrato de Fentanilo transmucosa ACTIC® - dolor irruptivo


El fentanilo citrato transmucosa oral (OTFC) es una formulación opioide en la que el potente µ
agonista sintético está incluido en una matriz edulcorada que se disuelve en la boca.
Único producto aprobado por la FDA y unánimemente por todos los países de la Unión Europea
para la indicación específica del tratamiento del dolor irruptivo en pacientes oncológicos.
Su eficacia es significativamente superior a la medicación convencional y comparada con la
morfina de liberación rápida. Siendo el fentanilo un producto lipofílico, el 25% se absorbe
rápidamente directamente por mucosa bucal cruzando la barrera hemato-encefálica en 3-5 min.
A parte de su indicación para el tratamiento de crisis de dolor irruptivo en pacientes con
neoplasia que están recibiendo como tratamiento opioides, se ha utilizado también en niños
como sedación con monitorización o en procesos rutinarios dolorosos como por ejemplo en
quemados, clínicas dermatológicas y servicios de urgencias (sedación para premedicación,
inducción anestésica).

3. Fentanilo HCL sistema transdérmico iontoforético IONSYS® – dolor agudo


postoperatorio
Es un nuevo sistema que permite al paciente con sólo 2 pulsaciones, controlar el dolor agudo
postoperatorio de forma segura y sencilla. La iontoforesis permite que IONSYS® tenga una
farmacocinética similar a la del fentanilo i.v. (41)
Con cada dosis se libera 40µg de fentanilo durante 10 min mediante iontoforesis evitando el
primer paso hepático y reduciendo efectos gastrointestinales, como estreñimiento.
Ofrece un control eficaz del dolor postoperatorio en un amplio rango de cirugías así como en un
amplio rango de perfil de pacientes.
El reducido tamaño del IONSYS®, así como la ausencia de vías, cables y agujas, favorece la
movilización precoz de los pacientes, lo que promueve su rápida recuperación y reduce
potencialmente las complicaciones posquirúrgicas.
Tiene un sistema de bloqueo de 10 minutos (equivalente al tiempo de liberación de dosis)
reduciendo así el riesgo de sobredosis.

CONCLUSION
El fentanilo tiene un perfil de eficacia y tolerabilidad ampliamente conocido en el tratamiento
del dolor agudo y crónico. Ofrece un menor riesgo de hipotensión, taquicardia, urticaria y
prurito que la morfina, ya que no produce liberación de histamina. La administración vía
trasdérmica en forma de parches, transmucosa o transdérmica mediante iontoforesis evita el
primer paso hepático reduciendo así los efectos gastrointestinales, como estreñimiento. Se
puede controlar la velocidad de la liberación del analgésico y conseguir concentraciones
plasmáticas estables. La mayor estabilidad de las concentraciones plasmáticas garantiza un
alivio constante y duradero del dolor. Además, los pacientes prefieren las técnicas no invasivas,
por lo que los sistemas transdérmicos o transmucosos favorecen el cumplimiento (adherencia al
tratamiento).