You are on page 1of 2

LAS FORMAS DEL DISCURSO

Llamamos así a los diferentes tipos de texto que empleamos


para comunicarnos dependiendo del punto de vista que adoptemos
y la intención con que escribimos o hablamos.

Podemos utilizar la NARRACIÓN si lo que queremos es


contar una serie de sucesos (reales o imaginarios) que nos han
ocurrido a nosotros o a otros personajes en un determinado lugar y
tiempo:

Querían escribir su diario, pero no trataban de ocultarlo.


Tenían ganas de que fuera público. Se reunieron en casa de Aitor y
pensaron en la forma de editarlo. ¿Por qué no? Podrían escribir un
blog. Era fácil de crear y se podía publicar sin complicaciones en la
Red.

Pero tal vez nuestra intención es decir cómo es algo o hacer


ver a quienes leen o escuchan qué rasgos caracterizan al objeto,
persona, lugar, sentimiento al que nos referimos. Utilizamos para
ello la DESCRIPCIÓN:

El blog es un tipo de texto que puede tener formas muy


diferentes. Los hay de fotografías, vídeos, didácticos, etc. Los hay
muy dinámicos y actuales, pero otros son más clásicos. Son, en
general, innovadores, llamativos, atractivos y, en ocasiones,
arriesgados.
O simplemente nuestra pretensión es recoger lo que hemos
escuchado a otras personas –o hemos inventado que han dicho-
sobre un determinado tema, reproduciendo literalmente sus
palabras. Utilizamos para ello el DIÁLOGO:

– Tengo una idea: podemos escribir un diario.


– Pero normalmente el diario es secreto. ¿Cómo podrá
leerlo?
– Ah, ya sé, podríamos crear un blog.
– ¿Y eso qué es?
– Es un tipo de texto que…

En ocasiones, nuestro objetivo no es otro que presentar
ordenadamente y de forma objetiva una serie de ideas sobre un
tema para que el lector u oyente las conozca y las comprenda.
Estamos ante una EXPOSICIÓN:

Un blog, o en español también una bitácora, es un sitio web


periódicamente actualizado que recopila cronológicamente textos o
artículos de uno o varios autores, apareciendo primero el más
reciente, donde el autor conserva siempre la libertad de dejar
publicado lo que crea pertinente. (Wikipedia)

Pero también podríamos adoptar un punto de vista diferente,


porque no queremos ser objetivos en nuestra exposición, sino que
lo que pretendemos es defender una opinión presentando pruebas y
razones para convencer al lector u oyente de la validez de nuestras
afirmaciones. Nos serviremos entonces de la ARGUMENTACIÓN:

Creo que la publicación de un blog debería ser revisada por


alguien antes de colgarse en la Red, porque en él uno puede
expresar opiniones que pueden ser ofensivas o que pueden ir en
contra de la intimidad de las personas y si éstas no lo leen no
pueden defenderse.