CONCEPTOS  (Lingüística  2011/2012)    

• Acento: conjunto de rasgos fonéticos característicos de una variedad lingüística, que reflejan la procedencia geográfica del hablante. También se llama acento a la propiedad de las sílabas, que establece que unas se pronuncien con más intensidad que otras siguiendo un patrón acentual particular en cada lengua. • Afasia: trastorno del lenguaje adquirido por causa de algún trauma o infección cerebral que consiste en una pérdida variable (depende del área del cerebro afectada) de la capacidad de producir o comprender el lenguaje. • Alófono: cada una de las distintas realizaciones sonoras (reales) que puede tener un fonema (cada uno de los sonidos que tienen una distinción significativa respecto a otros sonidos, y que varían de una lengua a otra). • Alomorfo: cada una de las formas diferentes que puede tomar una determinado morfema cuando aparece ligado a una palabra. • Antonimia: relación de oposición semántica entre dos palabras. • Arbitrariedad: consiste en la ocurrencia por azar de un fenómeno, y referido al lenguaje es una propiedad de la relación entre significado y significante de los signos del sistema lingüístico, que no está determinada por ningún factor sino que es convencional. • Asimilación (fónica): proceso fonético por el cual un sonido hace que otro adyacente sea más parecido a uno mismo; puede ser progresiva, si ocurre con el sonido inmediatamente posterior, o retrogresiva, si se trata del sonido anterior. • Competencia comunicativa: es la habilidad que tiene el hablante para hacer entender su mensaje, y que no sólo consiste en el conocimiento del código lingüístico, sino también en la capacidad pragmática para adaptarse al contexto concreto de la conversación (las características del emisor, sus conocimientos sobre el tema de conversación….). • Comunicación inferencial: es un modelo teórico de comunicación en el que el receptor no decodifica literalmente el mensaje , sino que debe deducir o hacer inferencias (escoger entre varios significados, interpretar sentidos figurados étc.) sobre lo que el emisor ha querido decir (sentido), apoyándose en el contexto (conocimiento general, situacional y co-textual). • Comunidad de habla: es el colectivo que comparte una misma lengua como habitual, y que no está sometido a la unidad georgráfica.

• Connotación: es el conjunto de asociaciones particulares que un hablante añade al significado literal o denotativo de una palabra, y que varia de un individuo a otro y a lo largo del tiempo; por esta razón no se considera parte del significado real de la palabra. Algunas connotaciones son culturalmente compartidas por una comunidad. • Criollo: lengua cuyo origen se encuentra en el contacto y el mestizaje entre otras dos lenguas, cuyos hablantes no comparten el conocimiento de una lengua común, lo que da lugar a la aparición de un idioma pidgin para comunicarse; cuando este pidgin comienza a ser aprendido como lengua materna, se denomina criollo o lengua criolla. Tiene el léxico de la lengua de más prestigio de las dos (superestrato), pero la fonología y la sintaxis de la otra (sustrato); la morfología es muy simple. • Denotación: es una propiedad semántica de las palabras, que se compone de dos partes: la intensión, el conjunto de rasgos semánticos que debe satisfacer cada uno de los objetos a los que se refiere una palabra; y la extensión, el conjunto de todos los potenciales referentes de una palabra. • Diglosia: es una situación lingüística en la que se produce una repartición muy clara de funciones entre dos variantes lingüísticas de la misma lengua o dos lenguas, de las que una tiene más prestigio (variedad o lengua alta, A), es la lengua de la literatura, la escolarización, tiene diccionarios, gramáticas y otras obras para su conocimiento étc., y la otra es menos apreciada (variedad o lengua baja, B). • Doble articulación: es una de las propiedades esenciales del lenguaje, que consiste en la existencia de dos niveles de articulación: el primero es la unión de fonemas para formas unidades mínimas de significado (morfemas, palabras), y el segundo nivel, la combinación de estos según las reglas de la gramática y la sintaxis para componer unidades mayores de significado, que además no sólo consisten en la suma de los significados de los morfemas, sino que puede dar lugar a nuevas significaciones. • Entonación: es la melodía superpuesta a una oración o emisión oral, conseguido por el cambio de tono de una sílaba a otra, y que, en la mayoría de las lenguas, afecta al sentido pragmático (indica si es una pregunta, una afirmación, si hay ironía…). • Fonema: cada uno de los fonos utilizados en una lengua y que suponen una diferencia de significado frente a otros; algo que se puede comprobar mediante la comparación de pares mínimos, donde se ve que el cambio de un solo fonema de una palabra a otra produce un cambio de significado. • Fono: cada uno de los sonidos que es posible pronunciar con el aparato fonador humano, que puede tener uso en una lengua o no. El porcentaje de fonos que son utilizados como fonemas en alguna lengua es bastante

pequeño. • Hipótesis del innatismo: hipótesis acerca de la ontogénesis del lenguaje que dice que el lenguaje está codificado en nuestros genes, como otras facultades programadas biológicamente, se hereda de los progenitores y que sólo necesita del estímulo externo para activarse. Algunas pruebas a favor de esta teoría son la herencia del ADN mitocondrial que ocurre siempre, el reciente estudio del gen FoxP2 o el aprendizaje de las lenguas de signos que se produce de forma idéntica a la lengua hablada. • Homonimia: fenómeno semántico que consiste en la coincidencia del significante de dos palabras distintas, cuyos significados no tienen ninguna relación, y que además derivan de dos términos etimológicos distintos y han coincidido en su forma actual por casualidad. • Icono: es un tipo de signo que consiste en una réplica perceptual de aquello a lo que se quiere hacer referencia, y por tanto tienen un aspecto similar a lo que representan. • Indicio (índice): tipo de signo que se debe a una relación de implicación entre dos sucesos, es decir, de la aparición de uno deducimos la proximidad del otro (por razón de causa y efecto, de simultaneidad o contigüidad en el tiempo, …); a diferencia del icono o el símbolo, aquí no hay intención comunicativa. • Lateralización: característica del cerebro humano que quiere decir que cada uno de los dos hemisferios del cerebro se ocupa de determinadas funciones especializadas. Además uno de estos hemisferios suele ser dominante sobre el otro, en la mayoría de los casos es el izquierdo, pero hay otras posibilidades. Por ejemplo, el lado izquierdo suele ocuparse de las funciones locomotrices y de habla. • Lengua aglutinante: (sintéticas o fusionantes) son lenguas con una morfología muy rica, con numerosos afijos. Las palabras contienen una raíz que expresa el significado básico, a la que se le añaden afijos regulares que funcionan como modificadores. Ejemplos: vasco, húngaro, finés, japonés. • Lengua aislante: (analíticas) lenguas cuyas palabras son invariables, no hay flexión y la morfología es escasa, y las relaciones gramaticales y sintácticas se manifiestan mediante un orden muy estricto de las palabras en la oración. Ejemplos: chino, tailandés, vietnamita. • Lengua amenazada: lengua en peligro de desaparición, que aún tiene suficientes hablantes, pero que necesita de circunstancias favorables y políticas activas que los apoyen, o estos podrían abandonarla. • Malapropismo: es un error lingüístico que consiste en sustituir una palabra por

otra que tiene un sonido parecido, pero distinto significado. Son relevantes para la neurología y la psicología, pues da pistas sobre la planifiación lingüística. • Metáfora: recurso retórico en que el sentido de una expresión se extiende a otro concepto debido a la semejanza entre ambos, por medio de la identificación o sustitución (A es B, o A aparece en donde debería estar B). • Morfema derivativo: tipo de morfema ligado que permite crear una nueva palabra a partir de otro morfema léxico, la cual puede ser de distinta o de la misma categoría que la palabra raíz. • Morfo: unidad mínima básica con significado en la lengua, que puede estar formada por uno o más fonemas, y que supone el primer nivel de articulación de una lengua. Los morfos son el objeto de estudio de la morfología. • Paralenguaje: comprende las cualidades de la voz (que nos pueden indicar el sexo, la edad, puede ser ronca, de poca intensidad) y las emisiones sonoras independientes (risa, llanto, bostezo, muletillas, pausas…) que completan el significado de las expresiones lingüísticas. • Pidgin: forma de comunicación lingüística que se establece entre dos comunidades que no comparten el conocimiento de ninguna lengua; suele combinar la pronunciación y sintaxis de la lengua propia con el léxico de la lengua de mayor prestigo; la comunicación se hace posible, aunque es simple y escueta. • Polisemia: fenómeno semántico que consiste en que el significado de una palabra se pueda aplicar a contextos muy diferentes, provocando la modificación del significado mas general y abstracto hacia algo más concreto. En una palabra polisémica, siempre existe una mínima relación entre los distintos significados, a diferencia de las palabras homónimas. • Proxémica: estudia la utilización del espacio para comunicar, nuestras necesidades territoriales. Hay varias zonas dedicadas a diferentes funciones o contextos: zona íntima (15-45 cm), zona personal (46-122 cm), zona social (1’23-3’6 m), zona pública (+3’6 m). • Quinéxica: estudia la comunicación a través de los movimientos corporales y la postura, intencionados (reguladores, como los movimientos de cabeza o la expresión facial, gestos ilustradores, muestras de afecto o expresiones de ánimo…) o no (adaptadores, como rascarse, manipular objetos, fumar…). • Revitalización lingüística: proceso que pretende recuperar el uso y el peso en la sociedad de una lengua que por diversas razones ha disminuido su presencia en el colectivo a favor de otra.

• Semanticidad: propiedad de los signos lingüísticos, que poseen un significado denotativo compuesto por varios semas o rasgos semánticos (intensión) que puede hacer referencia a elementos o situaciones familiares para los hablantes (extensión), y que es esencial en el funcionamiento del sistema lingüístico. • Signo lingüístico: componente básico del sistema lingüístico, es un tipo de símbolo que posee un significado (concepto) expresado a través de un significante (imaxe acústica ou visual), entre los que hay una relación convencional. Sus propiedades son la dualidad, la arbitrariedad, la mutabilidad (cambio lingüístico) y la inmutabilidad si es producida por un solo individuo o un conjunto muy reducido con respecto a la comunidad de hablantes. • Sílaba: unidades determinadas por picos de intensidad sonora (vocales), flanqueadas por elementos de menor intensidad (consonantes). Las sílabas pueden tener varias formas, y algunas serán válidas o no dependiendo de las reglas del idioma; pero sabemos por ejemplo, que en todas las lenguas un a vocal sola puede ser una sílaba. Características de la sílaba son el acento (intensidad), tono y entonación. • Símbolo: tipo de signo que se caracteriza por la arbitrariedad y la convencionalidad en el enlace entre el símbolo y aquello a lo que se refiere. • Sinonimia: relación semántica entre dos palabras que consiste en que ambas compartan todos (sinonimia absoluta) o la mayoría de sus semas (sinonimia parcial), y por tanto se puedan llegar a substituir en la mayoría de los contextos lingüísticos. • Sociolecto: variedad lingüística que identifica a un colectivo de una determinada clase social dentro de una comunidad lingüística mayor. • Universal relativo: son tendencias en la forma de las lenguas, compartidas por la mayoría de las que se han estudiado, pero con excepciones. Lo contrario son los universales absolutos, que se cumplen en todas las lenguas estudiadas.
 

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful