UNA POllllCA 43~ \ i

: : :
IlACUUURA 19~ _
Comité de dirección:
Carlos Altamirano
Osvaldo Bonano
Beatriz Sarlo.
Cheques y giros a la orden de OSVALDO
BONANO, Tucumán 1427, 20. piso,ot.
207, Buenos Aires.
SUIARIO
Impreso en
INTEGRAF S.R.L.
Ponsonby 966
Buertos Aires
$ 360.00
U$S 13
U$S 18
U$S 15
U$S 21
América
12 números
Vía aérea
Tarifa d. suscripción
Argentina
12 números
Europa
12 números
Vía aérea
LOS LIBROS. Redacción y publici-
dad: Tucumán 1427,2
0
Registro de la propiedad intelectual NO
1.024.846. Hecho el depósito que marca
la ley IMPRESOEN LA ARGENTINA
Informaciones 3
Clara Galllnl, Antropolog(a
e Imperialismo 9
Eugenio Gastiazoro,
La cuestión agraria 14
Fichas:
Bases del poder yanki en
Argentina 18
La ensel\anza técnica en
Argentina 19
Michellne Luccloni, China:
de 'a ciudad a' campo 21
Fulvlo Carpano, Hegel,
estado y derecho 24
Resenas 26
Libros distribuidos en Bs. As. 29
Distribuidor kioscos, Buenos Aires:
E. Gentile
Larrea 5043
Villa Insuperable
Distribuidor en Córdoba:
E.J. Greco
Vélez Sarsfield 169
Córdoba
Librerías: Tres Américas S.R.l.
INfORMICIONIS
Literatura
de las provincias
B.s.
Testimonio de este com-
plejo de problemas es el
meritorio ensayo de Andris
Fidalgo, Panorama de la li-
la euesti6n de una cul- teratura jujena, publicado
tura nacional, y vinculadal por La Rosa Blindada re-
COn ella la discusi6n de la cientemente. El (ndice de
tern6tica de la literatura ar- la obra con toda probabi-
tiene que ver muy lidad sólo muestre al lector
directamente con los rasgos porteño una esea.. decena
qUe una organizaci6n de la de nombr. conocidos (lito
CUltura centralizada y dirigi- es, de circulaci6n nacional)
dt desde Buenos Aires im- si se exceptúan algunos .-
Prirni6 al proceso cultural critores y viajeros del siglo
Irgentino, caracterizado agu- XIX -que no IOn jujeftos,
por la contradic- por otra p"18-. De los
ci6n entre el interior y la grupos literarios mencion.
CIpita1. La concentración dos, quiz6s sea "Tarja" el
: . editoriales. revistas y único que. en su momento,
lirIOs en Buenos Aires llegara ...r mencionlldo en
a la literatura argen- Buenos Aires. La lectura
tina que circula en los ma- del trabajo de Fidalgo -mi·
....1••, se en18ft8 i!n las nuciosa recopilaci6n que,
Uhiv.sidades y colegios, se como el autor lo declara,
en los medios se constituye en una tarea
,.. COrnunicaci6n, un aire previa a la de la cr(tica-
que acepta con di· es indispensable en el cami·
!k=ultades la produccibn del no de una cultura nacional
'nterior, producción que que 18 haga Clrgo de los
Par otra parte 1610 accede fen6menos de desarrollo de-
• l. circulaci6n nacional sigual que caracterizan al
es editada y difun- conjunto de la producci6n
IdI por los ceneles de cultural en la Argentina.
Air. As(. la Iiter. Fidalgo apunte algunas con·
" argentina _ presentl elusiones: entre ell. la de
la literatura portefta la 'debilidad' de la literatu-
I 1, que se agregan un pu- ra jujefta. Al margen de
de eteritores del in18- que parezca posible COtn-.
,_ I los que un concurso partir este juicio, no - ob-
uwc""dese el CIIO de Mo- vio pregunblr. d6nde resi-
:-•. Por ejemplo) convier· den las causas de .te debi-
en 'editables'. Los nú- lidad; la lectura del libro
::- CUltural. y literarios que comentamos ilustra so-
in ' te constituyen en el bre el c.kter no profesio-
q:rkw Padecen los raIgOs nal de la gran mayoría de
rrar
t
SOfocan a las '&Cono- los eecritores estudiados Y
"..... regionales': si Buenos ello nos vuelve a remitir a
..: no los absorbe en.. la cuesti6n del d..rrollo
't eso. su vida .. efímera desequilibrado de la cultura
" Penosa -cuando no im- argentin. Y la concentre-
Olible- su aabiistencia ci6n de los mediol de pro-
:"-ial. Basta recorrer el ducci6n ma18rial y circul.
de revistes literarias ci6n de las manifestaciones
..... Idas en las provincias culturales Y literarias.
dea COnstatar las dificult. Finalmente, es preciso
!'it de desarrollo de co- referirse al los
"tes regionales. elementos folklbrlcos tienen
lOlll8R
OS, Setiembre-Octubr. 1976
en literaturas como las del
noroeste argentino. FidalIO
registra, en un primer capl-
tulo, la poesía an6nima tra-
di cional, cuya influencia
estA sin duda praente en
muchos de los escritores ci-
tados. En ellos, sin embar-
go, la presencia de lo traeli-
cional no alcanza a articu·
larse en una propu.ta fir-
me de literatura regional
popular que debib esp••
décadas, quizá hoy en la
n..rativa de H6ctor Tiz6n,
para manifesterse. Ello tBm-
bién tiene que ver con el
carActer dependiente respec-
to de Buenos Air. que
signa I1I corrientes y las
manifestaciones de la litera-
tura regional argeritina y
también con una 6ptica de
clase que suele llegar a
transfonnar los elementos
folkl6ricos y tradiciona" en
variantes del pintol'8lquilmo
y del fo.lorismo.
Socialimperialismo
en la India
Ultimamente, .. pren.
de todo el mundo ha .....
tredo un caso esc8nct.101O
de corrupci6n pol(tiCl: In-
dir. Gandhi, jefe de EIt8do
de la India, debi6 enfrenw
les denuncia. de frMlde
electoral y corrupci6n d.
1.. norma. democr6tic8;
por razones que no •••
can con evidencia 1Orte6
-aunque tlHnporari.nen.-
la situaci6n y .1v6 la lita-
bilidad de un gobierno cu-
ya politice • C*'8Cteriza
por las excelentes relllCio...
estableei.. con la Uni6n
Sov_tic. y, correlativamen-
te, con el deterioro de l.
relaciones con le Rep(iblic8
Popular China y el Pak¡.
t6n.
La historia de 8It8I
3
"buenas relaciones" se re-
monta a mediados de la
d6cada del cincuenta, a los
.. calientes de la guerra
fria, aflos en los cuales Es-
tados Unidos se habla lan-
zado con resolución a la
conquista de mercados y
lOnas de influencia més
alié de .. propio patio tr.
sero. Por aquel entonc..
asegurarse la hegemonla
sobre el Océano Indico r.
presentaba una pieza impor-
tan18 de una polltica
rialista. En 1954, l. India
se niega a formar parte de
la OTASE; esta justa POli-
ci6n antimperialista fue c.
pitalizada en aftos ..cesivos
por el régimen IOviético,
que estrechó sus relaciones
con la India y que hoy, en
.. carécter de potencia 10-
cialimperialista, hace que la
India desempefte un papel
capital en una polltica
agresiva y de cerco en tor-
no de la República Popular
China; en este sentido se
impulsen las tendencias ex-
pansionistas de la gran bur-
guesla hindú (que lndira
Gandhi representa en alian-
za con los grandes propie-
_ios ruralas) a la que le
proporciona armas que d.
berAn apuntarse en contra
de Pakistén, estado que la
URSS ha convertido en
enemigo "natural" de la In-
dia.
Pero no es únicamente
sobre el plano de las alian-
zas pollticas y el aprovisio-
namiento de armas que se
desarrollan las relaciones in-
dosoviéticas; $Obre estos
ejes se apoya la penet,.
ci6n econ6mica socialimpe-
rial ista. E1 proceso de esta
penetraei6n es complejo e
iiultnltivo para las naciones
dependientes del Tercer
Mundo. En la dtkada del
cincuenta, la fracci6n nacio.
nalista de la gran burguesl'a
hidú ponla en el tapete de
IUI nIIOC_iones con las
otras potencias capitalistas
..s relaciones con la URSS.
La URSS ..po explotar h.
bllrnenta estos conflictos y
4 .
sentar ..s primeras b...
econ6m1cas: entre ellas, la
importante acerla de Bhilai,
cabecera de puente de la
"cooperación" indolOviética,
a la vez que del deserro-
110 dependiente de la indus-
tria pesada hindú.
A través de los aftos los
soviéticos han impulsado la
constituci6n de un podero-
so grupo pro-rqso en la in-
dustria y las finanzas hin-
dúes; al mismo tiempo, la
división producida, en
1969, en el Partido del
Congreso abriÓ el camino
para que buenos amigos de
la URSS y ex miembros
del P.C.!. ocuparan cargos
decisivos en el gobierno y
el Estado: tal el caso de
varios miembros del gabine-
te en 1912, entre los que
se inclulan Kumaramanga-
lan, ministro de minas y
acero, Ganesh, ministro de
finanzas y Mishra de co-
mercio exterior.
En este I*'lodo, el co-
mercio exterior de la India
con la URSS crece a rit-
mos acelerados: del 2,2%
del lOtal en 1966-67 ha
pasado al 10,2 en
y al 13,8 en 1971; y
mientras que entre 1960 y
1970 el comercio exterior
hindú se multiplicó por
2,3, los intercambios con la
URSS se multiplicaron por
240. Hoy la URSS es el
principal comprador de la
India.
En lo que concierne a
la ayuda soviética, la situa-
ci6n a comienzos de la dé-
cada del setenta era la si-
guiente: en 1971 la India
habla utilizado 1610 un
10% de los atados
que la URSS le habla 01Or-
gado en 1969. Esto quiere
decir que, desde ese afto
la India -cuya situaci6n fi:
naneiera es por otra parte
catastrófica- reembolsa a la
URSS mAs de lo que de
eUa recibe (94 millones de
d61ares contra 66 millones
en 1970-71). '
Por otra parte, el 10 de
septiembre de 1972 el 90-
bierno de la India y le
URSS firmaron un acuerdo
por el cual se cre6 una
Comisi6n Intergubernamen-
tal para la COOl*'aci6n
Cientlfica y
Técnica, cuyo fin es el de
organizar la "complementa-
rielad" de l. economlas de
los dos paises. A la India
ello le representa
algunos produclOs que re.
quieren una fuerte inversl6n
de mano de obra e inter-
venir en algunas etapas del
procesamiento de Productos
indUstriales reexportados
luego a la URSS. Tal el
calO del acuerdo COmercial
firmado en 1972 y que ya
se aplica en gran escala en
la industria del algod6n: se
importan ס ס toneladas
de algodón JOviético para
su transformación y las hi-
lenclerras indias se ven obli-
gadas a pagar un 15% mAs
de lo que pegarlan a los
productores locales. Pero la
URSS no 1610 obliga a "s
aliados a realiz. Compras
de ProdlllCtos que Podñan
ellos millnos aprovisiona.....
también les COmpra ..
procklcciones para Venderlas
mAs caro en el mercado in-
ternacional, ast el caso de
las nueces de caj6 hincti.
que le URSS revende a los
Estados Unidos, del " que
revende a pa(.s europeos
de los zapalOs que

en La extensi6n de
tales "negocios" soviéticos
despen6 tal inquietud entre
mismos eliado., qua en
se design6 una comi-
li6n para estudiar· lo que
es una pr6ctica uaJaI del
COmercio exterior soviético
los paIses que hegemo-
nlza.
Una buena parte de los
COnvenios indosoviéticos tie-
nen que v. con la insta'.
ci6n de industrias pesadas
en la 1ndia. A partir de la
leerfa d6 Bhilai, los .,viéti-
COa impulsaron la instala-
ci6n de otras plantas, cons-
que para la URSS
Significa un desemboque en
"'nas de la industria a las
quede definitivementll
por la asistencia de-
la 1IIcnología, etc.
,Itas plantas cu_tan a la
"di. mucho mAs que las
COnstruidas por otras nacio-
ne. capitalistas: por ejem-
la. refinería. de pe1rÓ-
ÜO construidas por la
en Bareun y Koyeli,
, una capacidad de dos
"'tllones de toneladas costa-
ron 76 y 60 millones de
respectivamente; las
dfinerr.. de Medrés y Hal-
2
Ya
con una capacidad de
,; millones de tonelades,
d nstruidal por finnas occi-
in..mieron respee-
de8Inente 21 y 25 millones
d61.r•.
011' es de extraftar, por
lado, que el socialim-
8r "Iillno por boca de
se declare gren
b,11O de la India y su 90-
cUyo car6cter repre-
e. suficientemente co-
'1 ido. La via de desarro-
,,0 elegida por
In IJObterno hindú tuvo co-
Consecuencia un acre-
..' tarniento notable de la
"1'",
I "" "a de las grandes. ma-
Ilor E 1966 y 1968 el
de la poblaci6n
" IId.lda mAs all6 de un
de pobreza" pes6
Cor 52 al 70% del total.
116 se desarro-
'.I"steneia de las m.
especlalmeA. entre tri-
bus y nacionalidades del es-
te del subcontinente, cuya
lucha armada fue organiza-
da por grupos marxistas le-
ninistas. A estas insurreccio-
nes ligui6 una represión
sangrienta, cuyo centro se
situ6 unos 150 km al sur
'de Calcuta. Miles de mili-
tantes fueron muertos y
miles encarcelados. En los
barrios populares de Calcu-
ta se colgaron cabezas de
inSlrgentes a los tranvias.
Las ejecuciones masivas no
parecieron merecer la repuI-
sa de los amigos soviéticos,
que consideran a la India
su gran aliada para el dise-
fto hegemonista y agresivo
de su politica en Asia.
CAMBOYA
la derrota
del imperialismo
La lucha del pueblo
khmer contra los opresores
extranjeros tiene u na larga
historia. En 1863, 1883,
1884 Y 1923 se produjeron
revueltas campesinas de pe-
lO contra el agresor fran-
cés. Durante la década del
40, un Frente Khemer 1118-
rak organiz6 la lucha con-
tra los fascistas japoneses y
franceses; uno de sus mAxi-
mos dirigentes era un mon-
je budista, religi6n que en
Camboya tiene los rasgos
fundamentales de una fe
popular, "atea" .gún la
definici6n de t86logos occi-
dentales, y cuyos sacerdotes
viven mezclados con el
campesinado colaborando
en las tareas de organiz.
ció" de la producción y de
la vida de ald..; _te rasgo
particular del budismo
khmer fue cuidadosamente
estudiado y respet8do por
101 revolucion.ios cambo-
yanoL El Frente Khmer
11896 a controlar un tercio
del país en 1946 Y SUI be-
•• de guerrilla fueron pr6c-
tic8l11en18 11. mismal que
surgieron d.pu6s del golpe
de .tldo proinperillista de
Lon Nol.
En 1941 los franceses
eligieron al prfncipe Sih.
nuk como rey camboyano
con la intención de repetir
viejos procederes coloniali.
tas y convertirlo en un
fantoche al servicio de ..s
intereses. Sin embargo, las
posiciones independentistas
de Sihanuk no tardaron en
hacer aflorar lal primeras
contradicciones respecto a
la política di_fiada por el
invasor extranjero. El
príncipe construyó una
línea neutralista en plena
guerra frIa, línea que 18
manifestó, irritando particu-
larmente a los norteameri-
canos que ya habian co-
menzado su expansión apa-
rentemente veloz y legura
sobre el Extremo Oriente,
durante la firma de los
Acuerdos de Ginebra.
El imperialismo Ylnki
utiliz6 todo el lil18ma de
presiones econ6mic8l, poli-
ticas y militar. que suele
pon.. en malt:ha ante los
gobiernos y pueblos del
T..cer Mundo. Comenzó
con la ..spensi6n de im-
portantes rubros de la
"ayuda" ext.ior a Cambo-
ya. En _te sentido Sih.
nuk respondió llegando a
rechaz.. totalmente la ayu-
da en 1963 y explicando
que esa -ayuda" habla
abierto las puertaI a la
Cl'eaci6n de un '·Iobby pro-
yanki en el pafs, que tr.
bajebe pare sabotear su
neutnlidMI"; fue precisa-
mente sobre este grupo de
amigos, socios y aUldos
que los yankis • apoyaron
pera dlr el golpe de _tado
de 1970.
Pero ant. de 810 inten-
taron una .rie de manio-
bras política cuyo Óbjetivo
era aisl.. a Sihlnuk, obli-
garlo • la represi6n popular
y consolidar en el gob....-
no, por medio de eleccio-
MI freudulentll a la cam.
rilla proyanki· de lon Nol.
En 1968, UM campana pe-
riodfltiCl orquestad8 por la
CIA fue desatada con .1
objetivo de oblipr 1 Sih.
toa la_
OS, Setiembre-Octubre 1976
6
6
nuk a dar eleeeiones ··Ii-
br.", esto es a no interve-
nir en la nominación de
los candidatos del partido
en el gobierno. Sihanuk cae
en la trampa y ello tiene
como resultado un parla-
mento ultrareaccionario que
en 1969 desemboca en el
gobierno de Lon Nol - Si-
rik Matak : se sucedieron
.,tonces las medidas anti-
nacionales, se anularon las
nacionalizaciones de la ban-
ca y el comercio exterior,
Camboya abrió sus puertas
de par en par a los capi-
tales extranjeros. La oposi-
ción de Sihanuk a este giro
duro meses para finalmente
fracasar ante el golpe de
es1ado producido por Lon
Nol en 1970.
Durante todo este per(o-
do complejo de resistencia
y conciliación que se inau-
gura en 1946, los patriotas
camboyanos supieron com-
binar todas -las tácticas,
desde la lucha armada has-
ta la participación en el
gobierno real en los mo-
mentos de mayor resisten-
cia contra el imperialismo
yanki. En ningún momento
se descuidó la construcción
de sólidas bases campesinas,
cuya seguridad y firmeza
fueron la primera garant(a
de la resistencia que co-
menzó después de las elec-
ciones fraudulentas de
1966, se acentuó en 1969
y se hizo armada, generali-
zando a la casi totalidad
de la nación, después del
golpe de estado de 1970.
Los patriotas camboyanos
consideraron que el aspecto
principal del régimen de Si-
hanuk era su voluntad de
independencia; no obstante
denunciaron en toda opor-
tunidad las taras que ..b-
sist(an, fruto complejo de
siglos de dominación impe-
rialista, la corrupción, la
u..ra que pesaba sobre los
hombros del campesinado
pobre de Camboya. La po-
I(tica desarrollada por el
Pracheachon (o "partido
popular" que, terminada la
resistencia contra los fran-
ceses, organizó a los guerri-
lleros que sal(an de la clan-
destinidad, a obreros, inte-
lectuales y cél11pesi nos, a
los cómunistas) fue la de
"unir a todo el pueblo a
fin de llevar a cabo la lu-
cha contra los imperialistas
americanos y sus vasallos".
Al mismo tiempo y espe-
cialmente a partir de 1963
se denuncia a la camarilla
contrarrevolucionaria de
Lon Nol y muchos de los
militantes patri6ticos co-
mienzan a retirarse hacia
las aldeas campesinas en
vistas a preparar la resisten-
cia contra el imperialismo
que avanza sobre las posi-
ciones neutralistas de Siha-
nuk, quien en un momento
incorpora a su gobierno a
dirigentes como Khieu Sam-
phan de decisiva participa-
ción posterior en la guerra
de liberación de C."boya.
A partir de 1966 el replie-
gue hacia las zonas rurales
tiene como protagonistas a .
toda una nueva generaci6n
de intelectuales, maestros,
etc., que comienzan a orga-
nizar activamente la resi.
tencia, contemplando en to-
do momento de separar a
Lon Nol y los aliados del
imperialiuno, de Sihanuk y
e s p e r a n d o la situación
oportuna para desencadenar
la lucha armada, situaci6n
clave que de ningtí n modo
podla desvincular. de un
trabajo que arraigara a los
patriotas revolucionarios en-
tre las masas campesinas:
"AI anochecer cinco o diez
hombres, algunos de ellos
desarmados, entran en una
aldea donde, por lo gene-
ral, son esperados por algu-
nos campesinos con los que
• puede contar. Las medi-
das de .guridad son muy
discretas; como Imples via-
jeros _ instalan en una
casa, o a vec. en la 'sala'
de la pagoda, donde por
tradici6n la población de la
aldea _ reúne para escu-
char a aquellos que vienen
de otral tierras. Se charla,
se bromea, y luego se escu-
cha a los campesinos que
cuentan sus sufrimientos y
sus humillaciones frente a
los funcionarios policiales y
administrativos, se los ayu-
da a que tomen una con-
creta conciencia de las in-
justicias que padecen. Lue-
go, después de haber insi-
nuado alguna sugestión so-
bre los medios para prote-
gerse de los agentes del
Estado, después de haber
saludado respetuosamente al
superior del monasterio bu-
dista, el pequeño grupo
parte. La proxima visita de
los rebeldes permitirá evo-
car la corrupción y autori-
tarismo de los grandes
mandarines y de la camari-
lla que está en el gobierno;
se dejarán algunos docu-
mentos contra el régimen
de Lon Nol y Sirik Matak;
por el momento se evitan
los enfrentamientos con las
tropas gubernamentales y
todos los esf,.erzos se con-
sagran a trabajar en profun-
didad".
Esta política explica que
cuando el golpe de estado
contra Sihanuk se produjo,
la resistencia estuviera lista
y preparada para la lucha
en todos los frentes. La
derrota del imperialismo
después de cinco aftos de
guerra demostró la justeza
de la línea de los revolu-
cionarios camboyanos: su
pol(tica de frente único an-
timperialista, la tenacidad
con que 18 construy6 la
fuerza propia V la dirección
de la lucha armada. Hoy
Camboya afirma, en una
declaración suscripta en
agosto de 1975 conjunt.
mente con la República Po-
pular China, al voluntad de
resistir l6el coloniali."o, el
imperialismo y el hegemo-
nismo" en un marco políti-
co, económico y militar
donde "se vuelve cada vez
m6s enconada la contienda
por la hegemonía mundial
entre las ..pwpotencias".
Explotación
yanki
enMéxico
La frontera de México
COn Estados Unidos es es-
cenario de un constante
flujo de radicación de in-
dustrias de capital nortea-
""ricano que llegan all(
:r:afdas no sólo por las fa-
Ilidades y exenciones iln-
Il?'itivas que ofreció el go-
bierno del anterior presi-
dente Dfaz Drdaz sino
también por la
1aci6n de mano de obra
""xicana utilizada en las
plantas. El desarro-
o desequilibrado del cam-
Pa arroja miles de trabaja-
dores rurales hacia los cen-
tros urbanos o hacia las
rurales en los
atados Unidos, que impor-
tlln mano de obra mexi-
cena; la organizeción sindi-
ce! de los braceros que tra-
bBJaban en Estados Unidos
en Condiciones infrahuma-
llas, la presión popular que
se . ,
. ejerció a través de sus
slnd'
IcatOS produjeron la
P'escripción de mayores
sobre la inmigra-
golondrina al norte de
frontera. En 1964, el
9obierno mexicano decidi6
renovar los convenios
I e mano de obra agrfco-
Ello, empero, significó
la n más desocupación en
s localidades de frontera.
rar Los Estados Unidos mi-
On con atención un pro-
:'0 de concentración de la
detra que puso en manos
'iosUn 16% de los propieta-
tul ,el 51% de la tierra
tivable mexicana y ex-
::a.
1sa
campesinos pobres al
l'Cado de trabajo' no de-
IllProv h '.
d ec aron la oportum-
Id de 'l'
fic' utí Izar en su bene-
tri: a un "ejército indus-
"- de reserva" constituido
...., if
de e ras que a mediados
1"-la década del sesenta
CiucI::' a alcanzar, en las
6 SO% fronterizas, el 40
de la población
activa. En 1967 el en10nces
presidente Lyndon Johnson
considero un informe confi-
dencial sobre la tensi6n po-
Iftica y social en Estados
Unidos y México, en la
zona de frontera; el infor-
me aconsejaba la radicación
de industrias en la zona
mexicana.
Las industrias que se be-
neficiaron con el nuevo
plan fueron, en particular,
las del vestido, electr6nica
y juguetes. Entre los pione-
ros figuraban monopolios
como Litton Industries,
Transitron, Motorola, Fair-
child, Hughes Aircraft y
General Electric. De 72
plantas cuya radicación se
autorizó en 1967, se pasó
a 147 en 1969, 273 en
1972, 426 en 1973 y 665
en 1974.
Tijuana, Nogales, Ciudad
JuArez y Nuevo Laredo,
ciudades mexicanas confor-
madas en el marco de la
más estrecha dependencia
respec10 de los Estados
Unidos, fueron la sede de
esta nueva ola expansiva
del imp..ialismo yanki. Los
inversores extranjeros apro-
vecharon las facilidades
brindadas por la existencia
de parques industriales, baja
renta de la tierra, fuerza
motriz con tarifas reducidas
y red de transportes ya
existente. Pero, el funda-
mental atractivo de la in-
versión radica en la diferen-
cia entre los salarios paga-
dos en Estados Unidos y
en México: este da10 es es-
pecialmente importante en
el caso de plantas para el
armado de piezas y partes,
operaciones sobre cuyo cos-
to total la mano de obra
incide en un 50% o más.
Hacia fines de la década
del sesenta el jornal que se
pagaba en las ciudades
fronterizas mexicanas era
de 3,52 dólares, mientras
que por tareas equivalentes,
en Estados Unidos se paga-
ba alrededor de 25 dólares,
si la industria estaba radica-
da sobre la frontera. Asf
por ejemplo, mientras que
en la Motorola de Phoenix
(EE.UU.) un operador de
montaje percib(a 5.350 dó-
lares anuales, en Nogales,
sólo 300 km al sur, por el
mismo trabajo un obrero
mexicano percib(a 1.060
dólares, Sobre 1000 opera-
rios, .Motorola, al instalar
su planta en México, rea-
lizó economfas anuales
equivalentes a cuatro millo-
nes de d6lares. Por otra
perte, la abundancia de mi-
no de obra mexicana, per-
mite a las industrias yankis
elegir entre los obreros más
diestros y mejor calificados;
se prefieren en general las
mujeres jóvenes, entre 16 y
22 años, solteras. E1 siste-
ma de supervisi6n es fé-
rreo; tres errores de arma-
do en el curso de la jorna-
da, en una planta electró-
nica, puede significar el
despido de la obrera. Así
la productividad de estas
industrias radicadas en Mé-
xico es entre un 25 a un
40% superior a la de plan-
tas gemelas en Estados Uni-
dos, productividad inducida
lOS Ll
aROS, Setlembre-octubre 1975
7
8
por un número tres o cua-
tro veces mayor de supervi-
sores que los empleados en
las plantas en territorio
norteamericano.
Por otra parte, estas
plantas fronterizas no signi-
fican ni siquiera una fuente
de trabajo estable en la zo-
na. Según las oscilaciones
del mercado pueden cerrar
sus operaciones o trasladar-
se a regiones -incluso den-
tro del mismo México-
que ofrezcan condiciones
aun más favorables. Entre
octubre de 1974 y abril de
1975, 39 plantas abandona-
ron la zona de frontera. La
respuesta de los obreros ha
comenzado a hacerse sentir;
últimamente guardias de
trabajadores vigilan durante
las 24 horas las plantas ins-
taladas: el imperialismo, co-
mo los delincuentes, puede
desaparecer en una sola no-
che.
CINE
folklore
yexotismo
Cuando el cine argentino
descubre en la historia de
las luchas populares o en
las leyendas, mitos, narra-
ciones de la cultura folkló-
rica campesina un reperto-
rio temático y la posibili-
dad de trabajar con esos
elementos en el camino de
la construcción de expresio-
nes art(stico-culturales arti-
culadas en torno a conteni-
dos nacionales de repercu-
sibn popular, no puede me-
nos que ubicarse este pro-
ceso en un marco global
que tiene que ver no 1610
con las leyes económicas
que rigen la produccibn ci-
nematográfica, sino también
con el proceso de afian-
zamiento de preocupaciones
y expectativa nacionales en
amplios sectores. El público
que aplaudi6 a Juan Mo-
reira, La Patagonia rebelde
o Nazareno Cruz iluminó,
para beneficio de produc..
tores y directores, una
perspectiva que ha comen-
zado a adoptarse en algu-
nos casos con cierta super-
ficialidad e inconsistencia.
Tomar una leyenda po-
pular, cargarla de peripecias
ajenas a la tradición en la
cual esa leyenda se inscri-
be, psicologizarla en una
clave reconocible para la
burguesía y sectores de la
pequeña burguesía urbana,
dotarla de un fondo con
los paisajes y fastos que re-
gistran las guias turísticas,
no es una buena fónnula,
por lo menos si con ella se
aspira a lograr un producto
cultural que supere la exte-
rioridad con que el "habi-
tante de la ciudad" percibe
el rnundo rural.
En efecto, la fórmula
desdeña u na condición
inexcusable que no desde-
ñaron en cambio las pellcu-
las de Olivera y Favio que
mencionamos es dif(cil
proponerse un cine popular
de masas al margen de una
profundización en el carác-
ter de las tradiciones, los
contenidos, los recursos for-
males, los procedimientos
-dispersos e inconexos, si
se quier&- a través de los
que amplios sectores popu-
lares reconocen o forjan los
instrumentos para la expre-
sión de sus luchas, su his-
toria, su cultura. Este re-
pertorio, que pensamos es
peligroso pasar por alto, se
presenta heterogéneo y con-
tradictorio; en él están pre-
sentes buena parte de los
conflictos que definen la fi-
sonomla de lo popular ur-
bano o rural.
Soslayar este punto con-
duce a un desenlace infeliz:
el exotismo de clara inten-
ción comercial, la percep-
ci6n exterior de lo folkló-
rico, el pintoresquismo. Y
precisamente en esta encru-
cijada se ubica u no de los
últimos productos de la ola
inaagurada ante el éxito de
la obra de Leonardo Favio:
La hora de María o el pá-
jaro de oro de Rodolfo
Khun. La película toma co-
mo pretexto la leyenda del
Yaciyateré, personaje fabu-
loso con que en Corrientes
se amenaza a los chicos: si
salen a la hora de la siesta
el Yaciyateré los perseguirá
y castigará. Las variantes
folklóricas de esta leyenda
son sin duda innumerables
y es admisible que un es-
critor urbano la utilice co-
mo punto de partida para
un desarrollo narrativo. Lo
que resulta menos admisible
es la mescolanza inventada
por Gudiño Kieffer y fil-
mada en Corrientes por
Kuhn. La historia de Ma-
r(a, el maleficio con un
San La Muerte, la estancie-
ra-hechicera que no sólo
juega con vlboras en sus
aposentos sino que obliga a
la chinita a un pacto de
posesión por su marido-pá-
jaro de oro, la muerte por
mal de ojo del hijo de esa
unión, son las peripecias de
un relato en el que se in-
tercala el carnaval correnti-
no, el curanderismo, las
fiestas populares con cami-
nata sobre brasas incluida,
el velorio del angelito, et-
cétera, etcétera. La exterio-
ridad dél relato es tal que
por momentos la cámara
parece detener una mirada
de I'hombre blanco" sobre
las máscaras de los extras,
campesinos de Corrientes.
Ni Kuhn, ni Kieffer estu-
vieron en condiciones de
proponerse seriamente la
reelaboración admisible de
la leyenda. Asl el pinto-
resquismo se convierte en el
rasgo decisivo y ordenador
de una pellcula trivial don-
de la superstici6n aparece
ya como una urareza", ya
como un rasgo propio y
constituyente de una Co-
rrientes convertida en
IImundo primitivo".
B. S.
ANIROPOlOGIA I IMPIRIAllSMO
CLARA GALLINI
El siguiente texto es un fragmento del libro de la
antrop6loga italiana Clara Le buone
inteMioni, que próximamente publicará en ccutellano
la editorial Galerna.
CD
En 1965 estalló, por primera
vez, un escándalo poll'tico que
entre los diferentes investigadores
sOCiales envolvió también a los
antrop6logos. Se trat6 del famo-
caso concerniente al proyecto
amelot, un plan de investiga-
ción "cientffica" que ten (a como
principal y declarado la
Individualización de condiciones
guerrilla, en curso o poten-
Cial, en América Latina. El pro-
había sido elaborado en
.,64 en el ámbito del SORO
(SPecial Operation Research Offi-
ce) y sus finalidades concretas
la prevenci6n o la interven-
n en los focos de guerrillas
r
n
estas regiones de historia par-
atormentada. Se tra-
da , en pocas palabras, de uno
los tantos instrumentos dis-
estos por los Estados Unidos
Para extender su control militar
directo o indirecto,
I . e buena parte del continente
La historia de
Os ultimas anos nos ensena
la operaci6n logr6 sus ob-
ra IVOS, por lo menos hasta aho-
, en gran parte.
ta El proyecto Camelot se inser-
nba coherentemente en un dise-
o político preciso y, por su
debía asumir la función
v: relati-
eu
s
I al objeto espeCifico sobre el
inf
a
había que intervenir. En su
eUf
orme
. sintético -relativamente
se em(StICO en el sentido de que
'le empl.ea en él un lenguaje a la
adz y técnico-
•• se afirma que:
'lest" Camelot es una in-
te cuyo objetivo es de-
la posibilidad de estudio
SOCiu,
n
modelo general de sistema
Infl a., que haga posible prever e
rne Ulr aspectos poh"tica-
sIgnificativos del cambio
de en el ámbito del desarrollo
preCias naciones del mundo. Más
prirn samente, sus objetivos son:
tos .ro, procedimien-
eial Individualizar el poten-
bito de interna en el ám-
tundo e . SOCiedades nacionales; se-
do d' Identificar con mayor gra-
un e terteza las acciones que
gObierno podría emprender
loa
LIBROS, Setiembre-Oetubre 1975
para Quitar del medio las condi-
ciones que sean Individualizadas
como origen de una potencial
guerra interna; en fin, individua-
lizar la posibilidad de prescribir
las características de un sistema
para obtener y usar las informa-
ciones esenciales necesarias para
lograr los dos objetivos arriba
mencionados.
"El proyecto es concebido co-
mo un esfuerzo que se extenderá
a lo largo de tres o cuatro anos,
y será subvencionado con aproxi-
madamente un millón o un mi-
lIon y medio de d61ares por
ano. Es sostenido por el ejército
y por el departamento de defen-
sa y será dirigido con la coope-
ración de otras agencias de go-
bierno. Se proyecta una recolec-
ci6n de gran cantidad de datos
primarios, sobre el campo, y la
utilización extensiva de los datos
de los que ya se dispone respec-
to de las funciones sociales, eco-
n6micas y poi (ticas. En este mo-
mento, parece probable que la
orientación geográfica de la in-
vestigación se dirija hacia las re-
giones de América Latina. Los
planes actuales exigen una agen-
cia para esa regi6n".
Las "naciones modelo" que
debt'an estudiarse eran: Argenti-
na, Guatemala, Bolivia, Colombia,
El Salvador, Santo Domingo, Pe-
rú, Brasil; los "casos especiales",
México y Paraguay. Chile no es-
taba previsto, y fue una casua-
lidad que el escándalo estallase
aIle', con la revelación y luego la
denuncia en la prensa local de
lo que fue caracterizado como
una actividad de espionaje.
El caso provocó un revuelo.
De él hablaron los diversos órga-
nos de información, tanto de
América Latina como de Estados
Unidos y la cuestión alcanzó rá-
pidamente los niveles más altos
del debate poll'tico. Por primera
vez se obligó a Udestapar" públi-
camente, un hecho que por lo
menos desde hacl'a un decenio se
hab.'a convertido en una práctica
habitual, bien conocida en el
ambiente de los poll'ticos y de
los investigadores sociales, que
hasta entonces hab.'an podido
permitirse ignorarla: la existencia
de instituciones dirigidas a la re-
colección, para finalidades decla-
radamente represivas, de informa-
ciones cient.'ficas relativas a paí-
ses extranjeros, y la consecuente
disponibilidad de un cierto nú-
mero de investigadores sociales
para avalar, con su contribuci6n
activa, operaciones de este g'ne-
ro.
El caso Camelot fue un fraca-
so. Pero si lo fue -y ello hay
que senalarlo inmediatamente-
no lo fue por cierto en virtud
de una protesta y moti-
vada por parte de sociólogbs y
antropólogos, que participaron en
número muy reducido.. Nuna se
puso en discusión la legitimidad
de emprender en el exterior ope-
raciones de este tipo. Fueron
mis Dien conflictos de competen-
cias los que estallaron en el ni-
vel del poder poh'tico. La diplo-
macia chilena protest6 por no
haber sido informada; p.o el
conflicto mayor fue el que sur-
gió entre el ejército y el depar-
tamento de estado, cada uno de
los cuales se arrogaba el derecho
exclusivo de ocuparse de opera-
ciones en el exterior. 'El debate
se amplió hasta alcanzar el- parla-
mento y la presidencia: finalmen-
te e' departamento de esbdo
tuvo la mejor parte y el proyec-
to se anuló mediante una carta
presidencial.
Debemos a un óptimo trabajo
de Horowltz
1
la recolección del
material documental, completado
a su vez por un cierto núm.
ro de intervenciones de sociólo-
gos y antropólogos en contra o
a favor del proyecto. Por otra
parte, el mismo Horowitz lamen-
ta el hecho de que no se haya
dado un verdadero debate acacM-
mico,. o si lo hubo que haya
skJo tan limitado. La universidad
no se expresó nunca oficialmen-
te; en 1966, durante la reunión
anual de los miembros de la
American Anthropological Asso-
ciation, se discutió sobre la cues-
ti6n, pero no salió de alli una
de€laración común, dado que fue
una minon'a radical la que
Intentó poner en t'rminos poli.
ticos el problema de la relación
entre investigador y gobierno.
,
Horowitz imputa este apoliticis-
mo generalizado del académico al
hecho económico concreto de su
dependencia respecto de las gran-
des fundaciones que subvencio-
nan la investigación y que, preci-
samente por estar controladas fi-
nancieramente por nombres como
Rockefeller, Ford, etc., orientan
la investigación misma hacia re-
sultados de apoyo ideológico al
establishment. El problema, sin
embargo, tiene ra(ces mucho más
complejas, que se conectan con
toda una actitud de la capa inte-
lectual que, a fa Ita de mejores
términos, estamos tentados de
definir ligeramente como apoh'-
tica. Las cosas, en términos más
rigurosos, se plantean con mayor
complejidad, si es verdad que
-al menos entre los antropólo-
gos- se distinguen actitudes rela-
tivamente diferenciadas: -al n'gido
rechazo de cualquier discurso po-
I(tico, en cuanto no "científico"
se le oponen a veces, minorita-
riamente, actitudes cn'ticas carac-
terizadas por formas de libertad
y desprejuicio individuales que
tienen sus ra(ces en una tradi-
ción de udemocracia" burguesa,
de la cual los pueblos latinos só-
lo tienen una lejanl'sima expe-
riencia. Pero también esta liber-
tad de juicio resultará ilusoria
ante la prueba (poh'tica) de los
hechos, en la dificultad compro-
bada de llevar a fondo un aná-
lisis poi (tico de esos mismos he-
chos.
Que los antropólogos, con ra-
r as excepciones, constituyeron
una mayoría silenciosa frente al
proyecto Camelot es un dato
que, sin embargo, debe ser remi ..
tido más particularmente a una
serie de hechos nuevos, como
consecuencia de los cua les el
propio papel de estos estudiosos
se hab(a transformado profunda-
mente.
o
En la estructura capitalista es..
tadounidense, como es bien sabi-
do, la explotación de clase asu..
me un doble aspecto: en el inte-
rior se plantea sobre todo como
problema étnico (negros, portorri-
quenas, indios, etc.), en el exte-
rior se configura con esas formas
de hegemon,'a económica y cul-
tural que en sus aspectos más
recientes se designan como neo-
colonialismo. Especialmente por
lo que concierne a estas relacio-
nes con el exterior y con el
mundo colonial, que son las que
más nos interesan aqut', se puede
afirmar globalmente que el apo-
yo del antropólogo al sistema
fue en un principio importante,
aunque limitado sólo al nivel
ideológico. Las teor(as del relati-
vismo cultural -según las cuales
cada "cultura" tendr(a un valor
10
en sa', incomparable con otros
sistemas de valores- y las poste-
riores referidas al cambio cultural
-con la hipótesis de un pasaje
desde modelos culturales "arcai-
cos" a otros más umodernos"-
habían convalidado sucesivamente
los diversos momentos de las re-
laciones de fuerza internacionales,
que mostraron entre las dos
guerras una relativa contención
dei poder de Estados Unidos y
luego, en la última posguerra, su
avance masivo. El apoyo ideoló-
gico era relativamente indoloro,
y no afectaba el rol tradicional
del antropólogo, que segu,'a -sien-
do "libre" de operar dentro de
los II'mites de la investigación de
campo y de la enseñanza en las
aulas universitarias.
Este estado de cosas no duró
mucho, una vez que, al término
del conflicto mundial, el poder
económico estadounidense em-
prendió el camino de la expan-
sión neocolonialista. Las cosas
cambiaron en la medida en que
el aparato de control interna-
cional debla, por necesidades
obvias, hacerse cada vez más
complejo y en la medida en que
se volv(a cada vez más impor-
tante la recolección de cualquier
tipo de información sobre nacio-
nes extranjeras, en particular so..
bre aquellas que recién habían
pasado el proceso de descoloni-
zación o estaban por emprender-
lo. Se reconoce cada vez más la
importancia de la información,
como instrumento de poder polí-
tico y económico y ello se evi-
dencia en el sentido opulento de
una dirección de investigación no
selectiva, que prefiere la cantidad
a la calidad. Se considera, con
motivo, que sabiendo todo sobre
todo ninguna novedad nos toma-
rá de sorpresa.
Ante el expansionismo neocolo-
níal los servicios del antropólogo
pasan a ser tan útiles como los del
economista, el geólogo, el físico
nuclear. El también está en con-
diciones de proporcionar un ma-
terial cognoscitivo que podrá tor-
narse útil inmediatamente o más
adelante. Y de aqul' las colabora-
ciones con el gobierno.
En este sentido la instrumen-
taci6n del antropólogo ha llegado
después de la de otros colegas
en las llamadas "ciencias huma-
nas". El sociólogo, en particular,
ya antes de la primera guerra
mundial habl'a encontrado un
empleo universitario oportuno,
que al comienzo debía parecerle
extremadamente gratificante por
el doble motivo de las implica-
ciones prácticas de una disciplina
de la cual nunca estuvo ausente
la aspiración a una incidencia
sobre la realidad, y de las expec-
tativas vincu ladas con la posibi-
lidad de coparticipación en la
gestión del poder politico yecO-
nómico. Ya antes de la primera
guerra, la industria habia descu-
bierto las "human relations" y ha-
bia intentado su utilización a loS
fines de controlar masas
obreras. En este sector, al so-
ciólogo muy pronto se le agrega-
ría el psicólogo, instrumentado
para los mismos fines (selección
cel personal, mediación de con-
flictos internos). Pero la 50ciolo-
gl'a habl·a llevado adelante tam-
bién la escalada hacia el poder
politico: a la administración
Hoover, y más precisamente a
los años 1930-32, se remonta la
creación de un President's Re-
search Commitee on Social
Trends, comienzo de toda una
relación de colaboración entre la
presidencia y el "staff" de investi-
gadores sociales y de la creación
de relaciones análogas en el in-
terior de los diversos departa-
mentos del ejército, de la marina
y los asuntos interiores, etc. En
estos mismos "staffs", a partir de
la posguerra, encuentra ocupación
también el antropólogo, que de
este modo resutta involucrado en
el mismo tipo de relaciones, de"
pendencias y contradicciones que
sus otros colegas. .
Para el antropólogo estado
un
,'"
dense, la era de la antropol09la
"aplicada" habl'a comenzado en
pleno conflicto bélico con una
oportuna fundación. Por "antro-
pología aplicada" se entiende ese
sector particular de la disciplina
que comporta la posibilidad de
formular análisis locales y planes
de acción gubernativa, según loS
presuntos fines de contribuir
progreso econ6mico, sociat,
tico y cultural de la zona ,e
cuesti6n. Mediante este
se ha agregado un nuevo Y e
caz instrumento a la compleja
de las "ayudas norteame-
ricanas" al exterior que le abrió
Sustancialmente a la gran nación
vencedora el ingreso a los merca-
exteriores y en particular a
Os de las zonas pobres.
t Sostenida por el descubrimien-
.? de la necesidad histórica del
cambio cultural", actualizada
Ulteriormente con las teorl'as eco-
del subdesarrollo, la an-
ropología aplicada tuvo en los
Estados Unidos un renacimiento
altamente significativo. Surgida
en Inglaterra en la década del
veinte, habt'a sido entonces teori-
zada y practicada para sostener
el viejo colonialismo británico y
práctica del control indirecto.
n los Estados Unidos, que te-
nran una situación pol(ticoadmi-
nlstrativa muy diferente, se im-
Portó durante la guerra, con un
sentido de la oportun¡dad verda-
notable, sí se tiene en
las consecuenc.ias de este
IIllPortante instrumento .práctico,
vez readaptado a las ex igen-
t
C,las de un colonialismo de nuevo
IPO.
de este sector particu lar,
v abren nuevos campos, cada
más amplios, de utilización
¡Polrtica del antropólogo. A las
io nes subvencionadas
t- r las fundaciones -que perpe-
el ilusorio mito de la liber-
r6 de investigación- se agrega-
ci n bien pronto las i nvestiga-
in
ones
. por contrato, que ligan al
\¡estlgador individual o en
a "as éxigencias de las
Pa ersas instituciones estatales o
deraestatales: desde los diferentes
mpartamentos hasta la ClA mis-
a.
un fenómeno nuevo: el
o del antropólogo.
din
AI
. ampliarse y complicarse la
en;rnl
ca
de clase en el exterior,
Po e los paises dependientes o
o tencialmente tales, o rebeldes
la tales, el eje de
de utilización del especialista tien-
lóg' a desplazarse del plano socio-
a! más específicamente
ren ?'6glco. O más bien: a dlfe-
del pasado, todas las
da nClas humanas" son emplea-
ahora en una suerte de gran
Yecto Camelot.
del POdemos situar la uescalation"
los ant
r
op61ogo entre el fin de
de cincuenta y el comienzo
mad
a
década del sesenta aproxi-
se aam,ente. En este per(odo
la dVlerte de manera progresiva
cionurgencia de reunir informa-
-:-cualquier tipo de infor-
eOlon,n, sobre poblaciones ex
es en rebeli6n, sobre las
las IUch naciones africanas, sobre
as de clase y polt'tlcas en
Ignorará del Sur. Tampoco se
de aUi n las tensiones Internas:
los estudios sobre los
lOSl
.1
8
ROS, Setiembre-Oetubre 197&
grupos étnicos subalternos, sobre
los problemas de los "slums" y los
conflictos raciales.
En la época del escándalo Ca-
melot la apuesta está hecha, los
papeles ya están asignados.
En 1964, en ocasión del es-
cándalo Camelot, se tuvo conoci-
miento de la existencia de otros
proyectos de esa especie: dos del
departamento de defensa, referi-
dos respectivamente al Canadá de
habla francesa (proyecto Rebe-
lión) y a la política agraria en
Colombia (proyecto Simpático),
y uno del departamen
t
.) de mari-
na (proyecto Michelson, por el
nombre del cient(fico que lo di-
rigia), éste último para el exa-
men de ufinalidades y estructuras
de finalidades" de Estados Uni-
dos, URSS y China. Otros
datos se encuentran, siempre se-
gún Harowitz, en una tabla rela-
tiva al balance, impresionante en
su consistencia, de los Fondos
para las Investigaciones Sociales,
presentados por los departamen-
tos del ejército y del ARPA pa-
ra 1965. El hecho de que ya a
partir de la década del cincuenta
los antropólogos hayan apoyado
de manera considerable las más
variadas y brutales formas de in-
tervención en Indochina y en
América del Sur, surge clara-
mente también de la documenta-
ción, recientemente divulgada por
la contra información estudiantil.
Es imposible permanecer indi-
ferente frente a discusiones como
la sigu iente: "¿Podemos llegar a
saber qué efecto tendrt'a sobre la
actitud de los habitantes de las
aldeas una presión negativa como
el aumento de las fuerzas poli-
ciales (locales) o el corte de las
orejas? "
No son preguntas retóricas si-
no práctico-concretas, formu ladas
por un antropólogo en 1967 a
propósito de una reunión de tra-
bajo de un proyecto antiguerrilla
para Vietnam, que se expresa en
sus finalidades as": "Identificar
un área donde se encuentren co-
munistas activos. El gobierno
rodea entonces el área en cues-
tión con el Cuerpo Defensa de
las Aldeas (VDC: Village Defense
Corps) y env"a un contingente
de tropas especiales a rastrillar la
zona (técnica '09-'10). Pero los
comunistas con toda probabilidad
se desplazan hacia las zonas ad-
yacentes. Se concluye de ello
que es necesario un esfuerzo re-
presivo mayor".
Con esto no se pretende sos-
tener que todos los antropólogos
son de esta raza. No obstante,
éste es el punto de referencia
que se debe mantener perma-
nentemente fijo, toda vez que se
quiera examinar el papel de la
antropología norteamericana en
la posguerra, ya sea en el nivel
de la "aplicación" ya en el de
la llamada investigaci6n "pura"
(con este último término se sue-
le indicar toda forma de investi-
gac ió n exclusivamente teórica
--en este caso llamada "de ba-
se"- o de campo pero que ten-
ga finalidades exclusivamente cog-
noscitivas y no de intervención
práctica). De hecho, cuando la
investigación opera en el ámbito
de un sístema imperialista, son
realmente imperceptibles las mo-
dal idades de pasaje de la inves-
tigación "pura" a la "aplicada",
de la racionalización a la repre-
sión.
Mientras en la década del cin-
cuenta no existían estudios sobre
lás poblaciones montanesas de
Tailandia, entre 1957 y 1967 se
computó la presencia de treinta
y cuatro investigadores de cam-
po: antropólogos, lingüistas, estu-
d¡osos de ciencias poll'ticas, reali-
zaban sus trabajos por lo general
bajo la forma de investigaciones
subvencionadas, .. independientes"
y de contenido pol(ticamente
neutro. 5610 una minor(a estaba
financiada por el ARPA, como
investigaciones antiguerrilla. Las
razones últimas tanto del desinte-
rés precedente como de los nue-
vos intereses son de orden poi 1'-
tico militar: a partir de media-
dos de la década del cincuenta
se temió (y los habr(an
de demostrar que se trataba de
11
estudiosos. Sobre este punto no
hay ninguna duda.
As{ fue que la ausencia de
denuncia enmascaró, apoyándola,
una situación política de aecien'
te avance económico de lo que
luego se lIamar{a neocolonialís-
mo. Estados Unidos intervenía
también militarmente en las dife'
rentes partes del globo. pero lal
consecuencias de ello no reperc
u
-
Han en el interior de la nación
con ex igencias y contribuciones
de sangre consideradas excesivas.
Incluso era bien visto defenderse
del "peligro rojo" interviniendo
en el exterior mediante su siso
tema de "ayuda".
Todo parec{a desarrollarse de
la mejor manera. La violencia
obraba a hurtadillas. Los antro-
pólogos -"aplicados" o nO-
pod{an tener la conciencia tran'
quila.
o
Por otra parte el silencio del
antropólogo encu bn'a la
ción de una serie de contradl
C
"
ciones (que a nuestro criterio nO
han explotado todav{a del todo),:
las inherentes al papel del cientl-
fico social y consecuentemente a
los contenidos teóricos mismoS
de la disciplina.
En el plano internacional, el
rol del antropólogo hab¡'a variadO
profundamente respecto del pe'
r{odo prebélico. El etnólogo de
la época colonial depend{a
sistema según las formas
de ese per{odo. Su investigaciÓn
estaba subvencionada por el gO-
bierno y él como persona, una
vez inmerso en la situación colO-
nial, hallaba una red de apoyoS
entre la burgues{a blanca residen"
te, concretamente ligada a la
explotación económica de los
cursos locales. Dentro de estor
condicionamientos, gozaba
otra parte de un cierto gradO
autonom¡'a. Trabajando solo
en grupos restringidos, gozaba d,
las viejas libertades human{stica
S
,
además, su posición de
tual" le confer{a un status tO
integración • marginación respee
de la elite colonial, predominan"
temente burocrático-comercial, Y
ello le consenHa también la
festación de actitudes cr{ticaS
disidentes. le
Ahora, con el
progreso de la antropologla aP
n
_
cada, la colusión y la depen?e S
da se h,!cen menos episódica;
más directas y
antropolog¡'a se ha hecho cola 'a'
racionista. Asistimos al m'Ís va;,s:
do camuflaje de los
emisarios de la CIA, del eJérclen
o de otras organizaciones pued ra
disfrazarse de antropólog?S pael
hacer plausible su presencia enser"
extranjero; el antropólogo a'l (a
r
vicio del gobierno puede deC a
temores motivados) la posibilidad
de que esas poblaciones, margina-
les respecto de las zonas rurales,
pudiesen ser campo fácil de pe-
netración comunista. En fin, a
mediados de la década del sesen-
ta, se arribó a la organización de
un Thai Information Center, pro-
visto de una rica biblioteca que
reúne 150000 entradas, es decir
prácticamente todo cuanto ha
sido escrito sobre los Thai monta-
f'leses. Esta interesante historia ha
sido contada por Jones (1971),
quien justamente comenta que
"el conocimiento es poder": de
qué poder se trata y cuál es la
real actividad de contraespionaje
de este centro de informaciones
nos lo informa todav{a más do-
cumentadamente el material reuni-
do por Mastromattei.
2
<D
La avanzada del antropólogo
era un dato aceptado. Hab{a
poco que decir sobre el tema, y
las Hmidas denuncias llegaban
ante los hechos consumados,
cuando la práctica colaboracionis-
ta ya se había consolidado.
No faltaron tampoco las jus-
tificaciones teóricas: fueron justa-
mente las de la antropología
aplicada. A excepción de raras
voces de discrepancia sobre las
que volveremos, la antropolog{a
apl icada estadounidense continuó
triunfante durante las décadas
del cuarenta y cincuenta y rara
vez fue impugnada antes de la
segunda mitad de la década del
sesenta, cuando la denuncia al
respecto comenzó a expresarse
en términos más anal{ticos y
motivados. Las apologías de
este importante instrumento de
"ayuda al exterior", sin embargo
se siguieron multiplicando, inclu-
so en los manuales.
La relevancia que, también
en el nivel de la teorización, tu-
vo durante todos estos años la
antropología aplicada es tal que
ya de por sI' nos hace reflexio-
nar seriamente sobre las dimen-
siones del fenómeno del avance
del antropólogo como apoyo
práctico utilizado junto con las
intervenciones militares directas o
indirectas en las zonas "peligro-
sas". .
Es posible que el emrleo del
antropólogo hubiese sIdo inlr.ial-
mente limitado o consider ado
marginal, al menos si se atienden
las indicaciones de los acadé·
micos que sitúan en la década
del sesenta el punto culminante
y la crisis de las disciplinas an-
tropológicas, con un análisis que
en cierto modo (i pero con cuán·
ta reticencia!) las vincula a la
expansión del imperialismo norte·
americano. Pero ninguna rapidez
de "escalatíon" justifica el largo si-
lencio de toda una categoria de
Colección Teoría
y Crítica
ediciones
plumd
'-a

.•,.,;,101""10.1.,11."'.1, •.•.• 1.• 1_.11,,,
1, ,,;,""." j J, '''.h
'"'' "" ,j,' l"'" ,., \"_1'" l!' "
\1"" 1", 'odltwl \tnft"llll.
I e...... U"
L __-,
I'- Los ori-

," ,,1.,,1 1".1<11,., .1" 1., "'.
d...I. 1,
11¡!.lhulll.\J1.1
I
Nahuel Moreno Método
d(' interl?retación de
la historia argentina
'. ';("
°V" :." _1" ,_1
, Con .. ccM.bo·
rack." ... H",o K•••wJ(;h
H.
Haga SIl pedido al TE: 47-4089

12
Su propia profesión, o bien en-
mascararla' para obtener un ma-
Yor número de informaciones.
De cualquier modo, se hace cada
vez más difícil establecer el lImi-
te exacto entre investigación Y
eSPionaje. La distancia que sepa-
ra la antropología pura de la
aplicada se hace cada vez mayor
Y el "staft" de los burócratas de
la investigación aumenta continua-
mente.
A su vez, el antropólogo puro
llncuentra cada vez más dificulta-
des en la investigación de cam-
r· Su presencia es rechazada en
signo tangible de una con-
tmuidad de los poderes colonia-
les. En especial las nuevas nacio-
nes africanas muestran serias reti-
cencias para aceptar investigado-
res extranjeros, y ello por moti-
vos concretos de orden poll'tico
y cultural que no dejan de sub-
raYar.
Desde el punto de vista de
qUienes son objeto de la
gación, incluso la investigación
Pura es percibida, con motivos,
COrno un acto de colonialismo,
Por el simple hecho de que toda
gestión, desde el proyecto
asta el usufructo, está en ma-
de extranjeros y en particu-
de una nación que detenta la
egemonía a escala mundial. Se
reChazan las premisas teóricas de
a antropología (social y cultu-
ral), que reducen a sistemas ce-
rrados (clan, linaje, etc.) lo que
for el contrario posee una es-
variadamente estrati-
sujeta a dinamismos de
dIverso género, a cambios históri-
internos y, con la imposición
;1 .colonialismo, externos: y es
r la presencia de un
ég
1men
colonial lo que el antro-
r
logO
habrl'a ignorado sistemá-

en sus análisis funcio-
a Istas.
e En qué pueden desembocar
estas .P?siciones -si en un neo-
hauvtnlsmo o en una reflexión
autónoma de la función social
la cultura- es difícil preverlo
tan poca distancia, y está
r Inculado con las posibilIdades
de maduración revolucio-
l./Ia de un continente que
mal" y que hoy está
lendo todo el espectro de las
los LIB
ROS, Setiembre-Octubre 1975
experiencias posibles,3 negativas
pero también positivas.
Si, frente a la desaparición
del "primitivo", etnología y an-
t r o pologl'a pudieron adaptarse
actualizando su propio objeto en
el sentido dt'l estudio del "cam-
bio cultural", esta nueva reali-
dad planteaba problemas no pen-
sados, que encontraban inermes a
quienes, por una tradición por lo
menos centenaria de colonialismo
cultural, no podían sino estar
firmemente convencidos de que
los estudios debían ser realizados
por los blancos, mientras que los
indlgcnas deblan soportarlos y
proporcionar el material informa-
tivo. El drenaje de las informa-
cione. se cumplla de satélite a
metropoli. según los mismos ca-
nales del drenaje de las materias
primas. La rebelión del ex co-
lonizado planteaba, por primera
vez, el problem<' del control de
la información y por lo tanto el
de su rrcnejo democrático. Tam-
bién estas cuestiones il11 f:'ortan t1-
simas fueron recibidas (y con
razón) escasa y tardl'amente por
la cultura estadounidense: por el
momento era una de las tantas
contradicciones cuya existencia se
conocla, pero de las que se pre-
ferIa no hablar.
En el nivel teórico, todo an-
daba bien. O al menos así lo
parecla. Se discutla sobre el
cambio social, sobre la relación
entre tradición y modernidad, se
revisaba el funcionalismo descu-
briendo la existencia de conflic-
tos sociales, se digerla la lucha
de clases formu lando hipótesis de
sistemas que funcionaran inte-
grando los desniveles. El número de
estudiantes y graduados iba en
progresivo aumento. La antro-
pología pareda la nueva ciencia
humana en condiciones de reem-
plazar al viejo clasicismo ofre-
ciendo soporte teórico al ecume-
nismo burgués.
Pero todo .esto tenIa (y tiene)
un precio, y se lo pagaba (y se
lo paga)' con las contradicciones
del colaboracionismo, de la buro-
cratización de los cuadros, de las
dificultades de investigación. En
el nivel teóriCO, el precio es el
de un fatigoso remachar sobre
las mismas posiciones. Los dos
mayores representantes de la an-
tropologla cultural -el democrá-
tico Kluckhohn y el conservador
Kroeber-- fracasaron; los jóvenes
adeptos fragmentaron en una se-
rie de estudios parciales y pre-
tensiosos la realidad de una ca-
rencia de carácter teórico. En
1966, Peter Worsley se pregunta,
justificadamente, si la antropolo-
gía no ha llegado ya a su fin.
El problema t's percibido más
clara y razonadamente por los
que denuncian la ina-
decuación de la disciplina para
formu lar hipótesis teóricas de
carácter general. adelante se-
rá percibido también por los
antropólogos estadounidenses:
pero es sintomático que incluso
el estancamiento teórico comien-
ce a ser denunciado (y muy oar-
cialmente) recién en 1968.
Para que la antropología -y
no toda, sino sólo una minonil
"comprometida"- intentara sacu-
dirse de este inmovilismo serán
neceszrios los estallidos del na-
palm.
1 Horowitz, "The rise and fall o: Pro-
yect Camelot",· Tra...etions, 3 Stu.
dies in th. Relationltlip So-
cial Science and Practical Politics.
The MIT Press. Cambridege. Mass.
2 Mastromattei R.. Dieci antropologi
per ogni guer,igliero. La crrtica IOcio-
lógica. 25
3 Los estudiosos africanos en
ciencias sociales son pocos e inevita-
blemente dependientes, en cuanto a
la metodología, ae modelos euro-nor.
teamericanos, por un lado Impugna-
dos, por el otro no reemplazados too
por propuestas mUodológicas
conVincentes.
El esfuerzo de reflexión a(tica
(¡BÓrico-práctica) más interesante es
preciso buscarlo, a nuestro entender,
por el momento en otra parte, es de-
cir en la tent'.ltiva de superación de
la peligrosa ideolog(a de la negrotud,
pera. un reexamen del sentido V la
funCión de una cultura africana ac-
tual: véase la documentación de la
Conferencia Panafflcana de Dakar, de
1968, que tullO por objeto el (oncep-
to de cultlJrll. AII( estuvi;,r,.lO presen-
tes las. más diversas lt?scle
la i.n el
sentido de la negritud) a ),¡
mente revolucionaria de los II1cv'm'('n
t?s. de de Angi);<\ ... :j,.,
con importantes <l,
raciones del concepto de C"ultur;¡ I ,
tanteo
EUGENIO GASTIAZORO
Los debates sobre el carácter
de la estructura económica argen-
tina ponen de manifiesto una ga-
ma de posiciones que, esquemá-
ticamente, tienen que ver con el
peso que se adjudique al sector
agrario respecto del industrial y
del de servicios y con el carácter
más o menos determinante con
que se considera dicho sector.
Una I(nea de pensamiento econó-
mico "tecnocrática" (uno de cu-
yos representantes es, por ejem-
plo, Aldo Ferrer) describe la es-
tructura económica argentina se-
gún el porcentaje en que parti-
cipan en ella los tres sectores
mencionados: le corresponderían
así un 13% al sector agropecua-
rio, un 34% a la industria, un
46% a los servicios; como la
proporción de la industria en el
producto es similar a la de los
paIses más avanzados del mundo,
se concluye apresuradamente que
la Argentina tiene una economía
"moderna" o avanzada. El desa-
rrollismo, por su parte, intenta
una descripción más precisa al
definir la estructura como "agro-
importadora": ello apunta a su
constitucipn como pa ís exporta-
dor de productos agropecuarios e
importador de bienes industriales:
se explica as( el carácter atrasa-
do y dependiente de nuestra
economía, lo cual es esencial-
mente justo. Sin embargo el de-
sarrollismo se equivoca al fundar
su caracterización únicamente so-
bre el complejo de relaciones co-
merciales con el exterior, despla-
zando el punto de vista que
arranca de las relaciones de pro-
ducción internas e internacio-
nales, determinantes de las pri-
meras, puesto que las relaciones
comerciales con el exterior no
son autónomas del complejo de
relaciones internas, cuyo efecto
es que la Argentina compre cier-
tos productos y venda otros.
La clave de la estructura eco-
nómica argentina descansa, desde
nuestro punto de. vista, sobre
dos rasgos: la dependencia res-
pecto del capital imperialista y
el latifundio. La cuestión nacio-
nal y la cuestión agraria son
pues el eje de todo pensamiento
económico que se plantee el
conocimiento de los problemas y
crisis que aquejan a nuestro pa(s
y sus soluciones reales. Imperla-
14
Iismo y grandes terratenientes
latifundistas fueron y son por
tanto protagonistas económicos y
políticos de primera I(nea.
En tal sentido es que nos
proponemos una caracterización
general del problema agrario en
nuestro pare; y -habida cuenta
del peso que las organizaciones
agrarias han tenido y tienen en
momentos cr(ticos de la polltica
nacional- intentaremos su breve
caraGterización e historia.
Las condiciones de la producci6n
agropecuaria
El medio fundamental de la
producción agropecuaria es la tie-
rra: así el problema de la tenen-
cia y propiedad de la tierra con-
figura en modo determinante la
estructura agraria, sus nudos, las
principales contradicciones que es
preciso resolver, y la evolución
de la producción agropecuaria en
la Argentina.
Desde la década de 1930, las
estadísticas enseñan que la pro-
ducción agraria no ha sufrido, en
lo cuantitativo, alteraciones de
importancia. Los altibajos se rela-
cionan, principalmente, con las
variaciones climáticas y, en se-
gunda instancia, con las fluctua-
ciOnes de precios. Casi lo mismo
ha ocurrido con la ganader(a: el
aumento en el número de cabe-
zas de ganado vacuno se debe,
en lo fundamental, al retraimien-
to en la cr(a de caballar y ovi-
no; el rendimiento por hectárea,
en cambio, se ha mantenido es"
table.
Algo pasa en el campo: las
necesidades de la población, de
la industria y también de las eX-
portaciones han crecido en los
últimos cuarenta años según uO
ritmo que el campo ignora. .
Es indudable que en las últl'
mas décadas ha tenido lugar uoa
importante incorporación de tec'
nolog(a al agro, basada sobre io"
versiones de los propios
tares y el apoyo que éstos recl'
bieron por parte de gobierOOS
cuya poli'tica diagnosticaba 10
esencial del problema agrario e,o
la carencia de una tecnolog
la
adecuada. Esta tecnolog(a, si"
embargo, afectó el nivel de ero¡
pleo de la mano de obra
porque su incorporación no sigo
l
-
ficó una extensión de las áreaS
sembradas, ni redundó en uoa
intensificación de la producciÓ
s6
0'
En este marco se produce no '
lo la disminución de la ocupa'
ción de mano de obra sino taro'
bién la subutilización de las roa'
qu inarias, cuyo efecto es la 50"
bremecanización del campo y la
persistencia de grandes exteo'
siones sin cultivar.
En lo que respecta al uso de
la tierra la situación puede res
U
'
mirse con algunos datos
aunque dos tercios de la super l'
cie del pa(s se consideran
para la producción agropecuarta
(175 millones de hectáreas sobre
278 millones), sólo un 10% se
dedica a la agricultura, mientraS
que la mayor parte del resto SO"
campos naturales de pastoreO,
bosques o montes naturales.
otra parte, como la
representa un 50 % del total
la producción agropecuaria,
de afirmarse que sólo un 1\17"
de las tierras aptas arroja el
de la producción, mientras
el 90% sólo produce el 50% o
tanteo El nudo de esta
radica en el uso y propiedad e
la tierra, las posibilidCldes
acceso que a ella tienen los ca ..
pesinos, en una palabra las
ras impuestas por el latifun
Este, sin duda, es el probl
e
,
central: ¿quiénes poseen Y diS':o
nen de la tierra en nueS 11'
pa.'s? Por un lado existen gr'el!
des extensiones territoriales .,tl'
manos de pocas familias: pr
camente un 1,3% de los que el
censo denomina productores agra-
rios dispone del 47,6% de la tie-
rra, en explotaciones de más de
5000 hectáreas. Este proceso de
Concentración de la propiedad
rural tiene como revés - de la tra-
ma un elevadl'simo número de
productores que trabajan sobre
parcelas mínimas cuyo producto,
,_ algunas zonas, no cubre las
necesidades del campesino y su
familia; parcelas que no admiten,
por su reducida dimensión, mejo-
ras técnicas las que, por otra
parte, suponen inversiones de ca-
pital que exceden las posibili-
dades económicas de los campesi-
nos pobres.
Ninguna consideración secun-
daria puede ocu Itar la esencia
del problema agrario argentino:
en un polo de la propiedad agra-
ria hay 413.269 hogares (cerca
de dos millones de habitantes)
oCupando 19.483.047 hectáreas,
mientras que en el otro polo,
6868 familias (unos 30.000 habi-
tantes) disponen de 99.523.354
hectáreas.
A esta distribución extremada-
mente desigual de la tierra se
agregan los problemas de tenen-
cia y acceso para un elevado nú-
mero de pequeños y medianos
que no disponen de
tierra propia; incluso muchos
campesinos ricos se encuentran
en estas condiciones. Un 25% de
la tierra es utilizada bajo distin-
tas formas de arrendamiento, que
representan la renta de un grupo
de grandes terratenientes. Por
ello, la concentración de la pro-
Piedad es aun mayor que la con-
centración de establecimientos
que arrojan los censos. Además,
!os campesinos que producen ba-
arriendo y pagan rentas al la-
se ven imposibilitados
t e realizar inversiones importan-
es, por falta de capital; las in-
permanentes en
arrendadas son también
q practicables, pues son campos
Ue Vuelven a manos del latifun-
lOS LIBROS, Setiembre-Octubre 1975
dista terminado el contrato.
Los rasgos que ven imos carac-
terizando configuran la traba
fundamental para la expansión
de la producción en el campo.
Sus efectos se reflejan también
en la permanente expulsión de
mano de obra (obreros rurales y
campesinos) hacia la ciudad, y
subutilización de las maquinarias
y del potencial productivo de la
tierra. Los terratenientes, que
detentan el 75% de la tierra
apta, se benefician con las gran-
des rentas que arroja su condi-
ción de monopolio real y, en
general, desechan el beneficio
que devengan'a la inversión mis-
ma. Optan, de este modo, por
las producciones más extensivas,
tal como la ganadera que es la
que menos inversiones requiere y
a la vez abre la posibilidad de
trasladar rápidamente la tierra a
la agricultura -mediante arrenda-
tarios o contratistas por una co-
secha- cuando los precios agra'-
colas prometen una renta más
elevada que los de la producción
pecuaria.
La "liberalización" de los
arrendamientos, a través de la
ley Ragio de 1967, posibilitó
una aun más flexible disposición
de la tierra por parte de los te-
rratenientes. Ello resultó en la
disminución de las áreas sembra-
das y desemboc6 en la ru ina de
muchos pueblos del interior ya
que los campesinos, compelidos a
abandonar la tierra, debieron
malvender sus maquinarias y emi-
grar. o resignarse a trabajar s610
10 6 20 hectáreas cuyo precio
estaba al alcance de sus, posibili-
dades de compra. Proliferó esa
forma moderna del trabajador
golondrina: el contratista por
una sola cosecha.
Enfrentamos aqu,· el problema
crucial del agro argentino: el
monopolio de la tierra por parte
de la clase terrateniente, mono-
poi io que se ejerce bajo la for-
_.. ----- .
-_....=
-,
&\
ma de grandes latifundios. Las
ganancias de este sector tienen
su hase en la renta y la especu-
laci6n, más que en la produc-
ción; por tanto su polftica en
materia agraria es reducir al
mínimo la inversión en el campo
y trasladar sus ingresos a otros
sectores de la producción o a la
especulación.
En lo que se refiere a los
productores chicos y medianos,
la mayor traba que frena la ex-
pansión de la reside
en las dificultad para acceder a
la tierra, cuyo precio determi-
nado por la renta latifundista es
cada vez mayor.
Por su parte, los campesinos
pobres y medios atraviesan por
una situaci6n aun más grave.
Mientras que los productores
agrarios recién mencionados tie-
nen alguna posibilidad de capita-
lizarse -y por tanto de adquirir
maquinaria y, en ocasiones, tierra
aunque muchas veces lejos de la
que están explotando-, los cam-
pesinos pobres y medios difícil-
mente puedan acumu lar un exce-
dente; y en el caso que esta
acumulación, por una conjunci6n
de factores (precios, cosechas,
etc.), sea posible, la dificultad de
acceso a la tierra bloquea una
utilización eficiente de los esca-
sos recursos de capital. Por esta
vt'a se extendió y se extiende el
minifundio cuyo efecto es, en el
curso de las generaciones, la emi-
gración y el despoblamiento de
las zonas rura les.
Los efectos de. latifundio no
se limitan al agro sino que, por
el contrario, repercuten sobre el
la económía argen-
tina: restrlccl6n del mercado in-
terno tanto de bienes de consu-
como de producción; incapa-
Cidad del sector agropecuario de
abastecer holgadamente de pro-
ductos alimenticios y materias
primas industriales al mercado in-
terno y a los requerimientos de
16
la exportación, etc.
En este marco es preciso pen-
sar los graves problemas que
aquejan a la producción agraria
argentina y que hoy han agudi-
zado la lucha de clases en el
campo y las contradicciones en-
tre los sectores agrarios y los in-
dustriales. Estos conflictos tienen
su traducción y expresión en las
entidades corporativas de los sec-
tores agrarios que, a nuestro jui-
cio, merecen ser analizadas en lo
que respecta a su historia, su
posición actual en la crisis argen-
tina y los intereses de clase de
los que son portadoras.
Asociaciones gremiales del sector
agropecuario
La Sociedad Rural Argentina
(SRA) es la asociación gremial
agropecuaria más antigua del país
y, a pesar de ser una entidad de
primer grado con un reducido
número de asociados, siempre ha
tenido una gran influencia polí-
tica y económica pues está inte-
grada por los gran"des terratenien-
tes cuyo peso económico y so-
cial es decisivo, al disponer de
lo fundamental de la tierra. Su
fundación data de la década del
sesenta del siglo pasado y su de-
sarrollo, con las contrad icciones
que el desarrollo del país ha sus-
citado entre los distintos sectores
Editorial Galerna
Ultimas novedades
terratenientes, traducidas en la
pugna y el desplazamiento de
unos por otros, está estrechamen-
te ligado al sector dominante en
la estructura productiva del país.
El origen de las Confederacio-
nes Rurales Argentinas (CRA) es
mucho más reciente; surge a par-
tir del nucleamiento de las socie-
dades rurales de la provincia de
Buenos Aires y La Pampa, qUE!
conformaron la Confedtiación de
Asociaciones Rurales de Buenos
Aires y La Pampa (CARBAP) en
la década del treinta de este si-
glo;' expresa a los terratenientes
y grandes burgueses agrarios mar-
ginados por la SRA. CRA es
una entidad de tercer grado que
agrupa a las entidades de segun-
do grado como CARBAP y las
otras Confederaciones (ver cuadro
adjunto) que nuclean a las dife-
rentes sociedades rurales del inte-
rior del pal's.
A su vez, la Federación Agra·
ria Argentina (FAA) surge del
movimiento campesino que en-
frenta a lós terratenientes desde
comienzos del siglo XX y que
reconoce en el "Grito de Alcor-
ta" (1912), uno de sus hitos
fundamentales. Es una asociación
de segundo grado que se integra
con filiales y entidades adheridas.
Controla una parte importante
del sistema cooperativo agrario, a
través de la Federación Argentina
de Cooperativas Agrarias (FACA);
se orienta según la política de
sectores de gran burguesl'a agra-
ria, pese a que integra en su se-
no gran número de campesinos,
particularmente de la pampa hú-
meda.
A d e m ~ s de estas entidades
gremiales, cuya organización re-
flejamos en el cuadro" adjunto,
existen otras asociaciones no fe-
deradas, entre ellas las de criado-
res de ganados y granjas (leche,
cerdos, aves, etc.) y de produc·
tores agrl'colas. Y, fundamental-
mente, las organizaciones que
con el nombre de ligas agrarias,
movimientos agrarios y otras
denominaciones similares han
adquirido en los últimos años un
gran desarrollo, particu larmente
en el noreste argentino. Estas
organizaciones han agrupado a
sectores del campesinado pobre y
medio que como tales y en fun-
ción de sus producciones espect'·
ficas no son expresados por las
anteriores asociaciones; su in-
fluencia se extiende hasta la
pampa húmeda. Sin embargo,
aún hoy la mayorl'a del campesi-
nado pobre de nuestro pal's care-
ce de organizacióp especl'fica; no
se nuclea ni tampoco es expre-
sado por prácticamente ninguna
de las asociaciones existentes.
Revista Comunicación y Cultura, No. 4
Sabbatini, Di Siena, Rossi-Landi, Melis,
I1Iuminati
Diccionario teórico-ideológico
16
Richard Gardner
El libro para los chicos de padres separados
Tercera edición
Osvaldo Bayer
Los anarquistas expropiadores,
Simón Radowitzky y otros ensayos
Andreas Madsen
La Patagonia Vieja
Asencio Abeijón
Recuerdos de mi primer arreo
(Memorias de un carrero patagónico)
En todas las librerías y en Librería Galerna,
Talcahuano 487 y Tucumán 1425, 35-8918,
Buenos Aires.
Editorial
Galerna
Talcahuano 487,
Tel. 35-8918
Buenos Aires

'"
..
ti
Y>I
...
....

ro---
1
¡
I-
n

c:
1
!-
J
-
L....--
-
I
Entidades
4 de 3er. grado
Entidedes
adheridas
87.000 asociados
I
F.A.A.
Fed..aci6n
Agraria
Argentina
Entidades
de 1er. grado
Sociedades Rurales
locales: 2.000 asociados
Sociedades Rural..
locales: 5.000 asociados
Sociedades Rurales
locales: 22.000 alociados
-
vo se ha desvirtuado en sus ,..------------::====-,
objetivos: la mayor(a de las Aso-
ciaciones se segundo grado se
han convertido en verdaderas em-
presas comerciales bajo la direc-
ción de los secto,-es de gran bur-
guesía agraria que las controlan.
Estos sectores, a través del sis-
tema de gerentes (que son verda-
deros empleados de la entidad
de segundo grado) controlan el
funcionamiento de las coopera-
tivas que se transforman así, en
los hechos, en sucursales de la
entidad de segundo grado conver-
tida en una gran empresa de ti-
po capitalista. Situación que na
llevado a exclu ir a la mayorla
del campesinario pobre del movi-
mie'1to cooperativo e incluso a
importantes sectores del campesi-
nado medio.
Filiales
35.000 asociados
Sociedad.. Ruralas
locales: 8.000 asociados
/L..-------'
Sociedades Rurales
locales: 10.000 asociados

C.R.A.
Confederaciones Rurales Argentinas
Fed..ción de
Sociedades Rurales
de la Patatonie
Confederación de
Soc:iedades Rurales
del Litoral
CARBAP
Confederación de
Asociaciones Rurales
de Buenos Air.
y La Pempa
ConfHeraci6n de
Asodac:1ones Rurales
3ra. Zona
CARCLO
Confedenlción de
Asociaciones Rurales
del Centro y Litoral
081t8
S.RA.
Sociedad Rural
Argentina
11.000 asociados
Entidad..
de 2do. grado
"
Entidlldes gremiales agropecuarias
El movimiento cooperativo
agra'rio
El desarrollo del movimiento
Cooperativo agrario está estrecha-
mente ligado en sus or(genes con
el movimiento gremial campesino,
particularmente con aquel del
que surge la FAA. Hoy se en-
cuentra mucho más extendido
qUe éste, sobre todo en la re-
gión pampeana. En el conjunto
del país y a través de unas
1300 cooperativas que se nuclean
en distintas asociaciones y fede-
raciones de segundo grado (ver
cuadro adjunto), integra unos
360.000 asociados, en su mayo-
n'a campesinos medios y ricos.
De todas maneras, y en gran
medida, el movimiento coopera ti-
· l!)
"Ja I

.1"
e e .. 1 I
ID

I1 :
1 E
\ í
I 11 i
Cc:i¡ § j
gt ti \ .; :)uc N 11I z:
- __....Ij
Al. o-
la·
ti il
. 11
lO! lo! .. II
s: 11I 11I .. l"
CONAOE. Plen
clonal d. O..rrollo 1970-74. Volumen 3. Sector Agropecuerio. Bs. Ai..... 1970. .. ILJ
los LIBROS, Setiembre-Oetubre 1975
17
FICHAS
Trink

Como un resultado de este proce-
so, en cuya base está la penetración
del capital estadounidense y su do·
minio de la estructura productiva in-
terna, particularmente en la industria,
aumenta año a año nuestra dependen-
cia financiera respecto de los EstadOS
Unidos: por capital llegaba a los
2.100 millones de dólares al 31 de
diciembre de 1973, lo cual obliga a
unos 135 millones de dólares anuales
por intereses, actualmente. A ello se
...
agrega la deuda con los llamados or-
ganismos internacionales (Fondo Mo-
netario Internacional, Banco Mundial
y Banco Interamericano de Desarro-
110), controlados en lo fundamental
por el capital estadounidense, que al
31 de diciembre de 1973 se acercaba
a los 850 millones de dólares; esta
deuda, a su vez, implica una salida
anual por intereses del orden de los
40 millones de dólares.
,------------------------------
I
.La penetración del capital. mono: BASES DRPODER propia.s in.versiones en el país,
pohsta de las grandes potencias esta que Implican un drenaje anual de
I ligada nuestra VANKI EN LA fondos utilidades y
I clon de pals dependiente, oprimido 1" muy supenor al monto que se mVler·
por el imperialismo. Hasta la segunda ARGENTINA te. As(, por ejemplo, en 1972 mien-
I guerra mundial predominaba sobre tras hubo un ingreso neto por inver·
I
nuestro país el imperialismo inglés, siones directas estadounidenses de 25
cuyos capitales habían penetrado y expande, fundamentalmente automoto- millones de dólares, dichas inversiones
I controlaban gran parte del aparato res e industrias conexas; luego, ya ra- representaron una salida por benefi-
I
económico-financiero interno (desde dicados en el país, invertirán en sec- cios de 70 millones de dólares (fuen-
los ferrocarriles hasta el aanco Cen- tores nuevos. te: Departamento de Comercio de los
I traO. Con posterioridad a la segunda Estados Unidos, of Current
I
guerra mundial, y particularmente des- . Business, setiembre de 1973). A ello
pués de 1955, el imperialismo yanki El dominio del capital yanki en la debe agregarse las salidas por regalías
I pasó a ser hegemónico tanto por la Argentina se centra fu ndamentalmente (royalties), además de los intereses de
I
colocación que logró entonces en el en la industria manufacturera, donde la creciente deuda externa con los
mundo capitalista como por su pene- controla resortes claves de diversas ra- Estados Unidos.
I tración económica creciente en la que mas. Ello condiciona su desarrollo y,
I
las llamadas inversiones directas ocu- a la vez, le permite apoderarse de los
pan un papel fundamental. recursos y subordinar numerosas em-
I El capital estadounidense, simultá- presas de capital nacional. En el caso
neamente con su expansión imperialis- de la rama automotriz, por ejemplo,
I ta en todo el mundo, comenzó a pe- el imperialismo yanki controla impor-
I
netrar en nuestro país desde comien- tantes terminales (como
zos de siglo. Entonces era secundario Ford, Chrysler V General Motors)' a
I respecto de 'os capitales británicos y partir de las que subordina la indus-
I
su expansión se produjo sin violentar tria de partes. En el caso de la quí-
el esquema de desarrollo que nos im- mica y petroquímica, mediante em-
I ponía nuestra dependencia de !nglate- presas como PASA y Union Carbide
I
rra. As( invirtió en frigoríficos, luego controla insumos fundamentales de la
en teléfonos y en alguna empresa de industria plástica. Lo mismo sucede
I electricidad. Aprovechando el período con los laboratorios Squibb y Lepetit
de auge de la economía agroexporta- que manejan los insumos críticos de
I dora, en la década del veinte, comen- la industria farmacéutica, o con em·
Izaron a radicarse empresas yankis presas químicas como Ducilo, por cuyo
productoras de bienes de consumo in- intermedio se controlan los insumos
dustrial, como la General Electric fu ndamentales de la industria textil
(productos eléctricos), en 1923, o la de sintéticos.
Esso. la penetración del imperialismo en
el país, condiciona todo el desarrollo
c:='1 1,., V de la industria que se transforma en
.;;;;;;;;1&.1...,,., I altamente dependiénte del exterior,
tanto en materia de capitales como
de insumos y bienes de equipo. En
el caso del capital yanki, ello ha pro-
vocado un permanente desbalance en
el comercio con los Estados Unidos,
pues la Argentina se ve ob ligada a
comprar allí mucho más de lo que
puede vender. Este desequilibrio co-
mercial llega actualmente a los 200
millones de dólares anuales. De esta
forma, año a año aumenta el endeu-
damiento y por consiguiente también
nuestra dependencia financiera. Al
efecto del comercio, derivado de la
dependencia de nuestro desarrollo in-
dustrial, se agrega el efecto de las
El primer gran salto se produce
en la década del treinta cuando se
instalan diversas industrias manufactu-
reras: Sudamtex (textil) que se radica
en 1933 V Ducilo (química) en 1937.
Con posterioridad a 1955, en el pe-
rlado de hegemonía del capital esta-
dounidense en nuestro país, se produ-
ci'" una nueva gran expansión particu-
larmente en la industria automotriz y
conexas -neumáticos- y en la quími-
ca y petroquímica. Los imperialismos
rival. de Estados Unidos, ahora se-
cundarios respecto de él en nuestro
pa(s, procurarán penetrar en forma
. similar a la de los yankis en relación
I con comienzos de si· GOO I EA I
I
a'o, es dee.. sin Violentar el esquema
impuesto por el dominio yanki y, ,
l
además, en los rubros en que éste se

18
Papel e imprenta
Celulosa
Vidrio
Cristalerías Rigolleau
Limpieza y cosméticos
Gillette
Productos eléctricos
Standard Electric
Laboratorios
SQuibb
Lepetit
Cigarrillos
Nobleza
Massalin y Celasco
Picardo
Cementeras
Cía. Arg. Cemento Portland
Bebidas
Coca Cola
Pepsi Cola
Textiles
Ducilo
Sudamtex
Productex
Automotores
Ford
Chrysler
General Motors
Eaton ICSA
Químicas y petroquímicas
PASA
Union Carbide
Electroel or
Ipako
----------------------------- Algunas de las principales empreSé!S Minería Tractores Alimentaci6n
yankis o con participación del capital Minera Aguilar John Oeere Insa
yanki en la Argentina, por rama de Cargill
producción (entre las 150 empresas Petroleras Caucho Refinerías de Maíz
más importantes del país), son: Esso Good Year
Amoco Firestone
Cities Service
A......
8U84
91.800
113.451
141.944
Ill.9OO
12.412
18.814
23.041
398
411
413
445
LUltorfl I ! rl'!i .. nd"lil nH'(Ú<1 ddl' I\I[M 'lduq d
l,tdhll"{'t11Icnln, ptulp'.. •
119;blQ¡O
AIo
1951i
19&0
1965
1910
La formación de técnicos de nivel
medio en esas especialidades requiere
el cumplimiento de un plan de estu-
dios cuya duración promedio es de 7
años (aunque hay carreras de 5 y 6
añoS>, pero el ca NEl entrega tam-
bién certificados de auxiliar técnico
(carreras de 1 a 4 años de duración),
o bien de operario especializado o ca·
lificado, y certificado de aptitud pro-
fesional a los alumnos de los cursos
de formación de operarios (Que por
lo general duran dos años).
Esta información no pretende ser
exhaustiva: se trata de ofrecer un pa·
norama global de las características
de la modalidad Que sirva como mar-
co de rl'tl'rencia para algunas conside-
raciones en torno al rendimiento de
este sector del sistema educativo, y
para alumbrar la relación existente
entre ese rendimiento y la contribu-
ción que realiza el sistema educativo
a la reproducción del capitalismo de-
pendiente.
Anora bien, ¿cuál es el interés
Que presenta el conocimiento de las
tasas de rendimiento de la enseñanza
técnica industrial?
En primer lugar, se trata de un
dato que nos permite determinar, des.
FERNANDO MATEO
LA ENSEÑANZA
TECNICA
EN ARGENTINA
La expansión de la enseñanza téc-
nica industrial de nivel medio en el
interior del sistema ed ucativo argen-
tino, y su articulación diferenciada en .
la órbita del ap'arato del Estado, tie-
ne lugar a partir de 19511 con la
creación del Consejo Nacional de
Educación Técnica (CONEl).
Sin embargo, la organización del
curriculum de la modalidad, así como evolucionado la cantidad de alumnos
su inserción en la política educativa matriculados, el personal docente em·
global comparten un rasgo del sistema pleado y los establecimientos dedica-
educativo argentino: constituyen res- dos a la modalidad, entre 1956 y
puestas pragmáticas a exigencias ina- 1970. Asimismo se advierte que, a
plazables del aparato productivo. Es- pesar de perder importancia en el
tas exigencias se corresponden con el conjunto de la enseñanza media, en
tipo de desarrollo dependiente y de· el interior de la modalidad la canti-
formado que caracteriza al capitalismo dad de alumnos matriculados ha cre-
en la Argentina. Pero este carácter cido sin altibajos desde 1959, y algo
dependiente y deformado no involu- análogo ha ocurrido con los docentes
cra necesariamente un raquitismo y el número de establecimientos.
cuantitativo en la enseñanza técnica la centralización a través del
industrial. Hacia 1972, por ejemplo, y CONET implicó la unificación de to-
en relación con la evolur;ión de la dos los tipos de establecimientos exis-
matrícula, el peso cuantitativo de esta tentes (Escuelas Industriales, Fábricas,
modalidad dentro de la enseñanza de Capacitación y Perfeccionamiento)
. media era considerabll' -la matrícula bajo la denominación de Escuelas Na-
representaba el 16,6% de la matrícula cionales de Educación Técnica, y,
total de la enseñanza media- y ten- posteriormente, la creación de las Mi-
día a recuperar el puesto privilegiado siones Monotéfllicas y de Extensión
que había alcanzado durante la época Cultural.
peronista (21,1%), aunque en la fase Entre la gran variedad de sus es·
actual del desarro110 capitalista los pecializaciones, la enseñanza técnica
Contenidos, orientaciones Y objetivos industrial incluye: mecánica, construc-
se insertan en una formación econó- ciones civiles, comunicaciones, meta-
mico-social profundamente modificada. lurgia, electricidad, mecanismos elec-
Por otra parte, conviene tener en trónicos, química, minería, textiles,
cuenta, como ya señalamos, Que re- ferrocarriles, aviación, construcciones
cién hacia 1958 se produce la crea· navales, elaboración del petróleo, artes
ción del CONET como organismo gráficas, y otras como ebanistería, oro
Centralizador y homogeneizador de la y
tnodalidad a escala nacional. En el herrena artlstlC8, topografía, optlca,
CUadro I se puede apreciar cómo han etc•
. -.._----------------------------
LOS LIBROS, Sltiembre-Oc:tubre 1975
19
Cuadro 111. Enseñanza media. Tasa de desereión, permanencia promedio y nivel educativo
promedio alcanzado por los desertores de 18 cohort. teórica. (1966/1967)
1 No entramos aqu ( a analizar la5
pecualiaridades de la estructura pro-
ductiva argentina, en la que es posi-
ble profundizar esta orientación, dis·
aiminando mercados de trabajo sepa-
rados segú n se trate de la industria
de capital nacional, predominantemen-
te de pequef'as y medianas empresas,
de escasa complejidad tecnológica, o
de empresas ligadas al capital mono-
polista de d isti ntas procedencias, de
gran tama"o y tecnológicamente muy
dnarrol'adal.
----------, · lidad residual de la modalidad técnica,
industrial, dentro de la orientación I
general del sistema educativo a repro-
ducir las condiciones del desarrollo I
capitalista dependiente.
Esa utilidad residual estaría dada I
por el nivel educativo promedio que I
alcanzan los desertores. (Véase Cuadro
111). Si bien existe una masa de de-I
sertores muy numerosa en todo el ni-
I vel medio, los desertores de escuelas
técnicas industriales poseen un nivell
educativo específico, es decir, no sólo I
1 año y 3 meses, sino 1 año y 3
meses de un tipo de formación muy I
determinada, que los hace más útiles I
para la industria que los desertores
de otras modalidades, pues están en I
una mejor situación (en lo relativo a
conocimientos técnicos muy rudimen-I
tarios y a disposición y práctica para I
el trabajo manual) para competir en
el mercado de trabajo. Desde luego, I
esta hipótesis debe entenderse en un
nivel macrosocial, puesto que la califi-
cación que puede obtener un desertor
de la escuela técnica industrial en el
plano individual (comparado con un
joven que no ingresó a la escuela me-
dia, o es desertor del bachillerato), se
traduce en una descalificaci6n social,
una descalificación del obrero colec-
tivo, y por lo tanto, una elevación
del nivel general de exigencia de cali-
ficación individual en el mercado de
trabajo)
ca de los matriculados en 1° año en
1966/1967, se comprueba que al ter-
minar el seRundo año de estudios, la
mitad de los alumnos matriculados ya
desertó y que al llegar al 7° año los
desertores ascienden al 70,6% (véase
cuadro 11). En cuanto a la "produc-
ción de egresados", 7 de cada 100
inscriptos en 1° año, egresan en 3°
año (algún tipo de certificado de auxi-
liar), 13,1 egresan en 6° y sólo 3 en
7°. El total de egresados (29,4%) es
elocuente demostración de la inefica-
cia de la modalidad para cumplir con
los objetivos que le fija la política
educativa. Agreguemos en este senti-
do, que los datos que hemos utiliza-
do no sirven sólo para el año consi-
derado, ya que se trata de una ten-
dencia: en efecto, la deserción en la
cohorte de 1963-64 fue estimada por
la fuente que utilizamos en 70,1%,
en la cohorte del cuadro 11, 1966/67,
fue del 70,6% y en la de 1968/69
aumentó al 72,6%.
Ahora bien, estas cifras no d.e-
muestran solamente la ineficacia glo-
bal del sistema en relación con sus
propios objetivos; a nuestro modo de
ver, los datos disponibles nos permi-
ten adelantar la hipótesis de una u t ¡ ~
Cuadro 11. Enseñanza técnica industrial. Rendimiento definitivo de la
cohorte teórica de atumnos que ingresan a 10. año (1966/1967).
Deserci6n
Años de Supervivencia A nivel de Acumulada Egresados
estudio cada año
10. 100,0 33,9 33,9 0,3
20. 65,8 16,6 50,5 1,4
30. 47,8 4,5 55,1 7,0
40. 36,3 6,4 61,5 4,0
50. 25,9 3,4 64,9 0,6
60. 21,9 4,4 69,3 13,1
70. 4,4 1,4 70,6 29,4
TOTAL 70,6 29,4
Fuente:
Ministerio de Cultura y
Educación, "Rendimiento cuantitativo
del nivel medio", Ss. As. 1974, pág. 51.
de un punío de vista cuantitativo, en
qué proporción cumple la educación
técnica con los objetivos que le fija
la política educativa dictada por las
clases dominantes.
En segundo término, se trata de
una variable que, correctamente defi-
nida y categorizada, adquiere una
enorme importancia en'c la determina-
ción del nivel general de formación y
calificación técnica del conjunto de la
fuerza de trabajo. De otra parte, en-
tra indirectamente en la construcción
de variables relacionadas con la natu-
raleza y alcances relativos del pasaje
de grandes masas de obreros de unas
ramas a otras de la producción, y
con el funcionamiento del mercado
de trabajo.
Aqut' nos vamos a limitar a seña-
lar algunas conclusiones relacionadas
con el primer aspecto mencionado.
Tomando los indicadores más corrien-
tes para la medici6n del rendimiento,
es decir, promoción, repetición, aban-
dono y egreso, en un año determina-
do, 1966-1967; para los distintos
años de estudio, las tasas de aban-
dono son muy altas, sobre todo si se
consideran las cifras relativas a los
alumnos matriculados en cada año de
estudios. Conviene señalar también
que los repitientes, en 2°, 3° Y 4°
año superan el 1 ~ de los matricula- E..eftlnu mlllil corriente
dos de su respectivo año. Las cifras (.) (b) (e) (d) (e) Industril
l
de promoción parecen bastante altas Tasa de deserci6n' 49,0 51,0 38,5 43,3 42,2 70,6 I
en los primeros cinco años (hay que Permanencia promedio
2
2,8 3,0 2,2 2,6 2,5 2,5 .1
recordar que muchas de las carreras N¡vel educativo
duran 6 años, y de ahí que haya un promedio alcanzado
2
1,5 1,7 1,0 1,4 1,3 1,3 I
57,6% de egresados en 6° año) pero
el carácter engañoso de este dato se 1 Expresado en porcentaje I
1Expresado en años
disipa cuando en lugar de hacer un (a) 8achillerato I
corte en el tiempo, tomando un solo (b) Bachillerato especializado I
año para analizar, se organizan los (c) Ncrmal
datos en una secuencia temporal. En (d) Comercial . 9 ~
efecto, considerando la cohorte te6ri- (e) Subtotal Fuente: Id. ant., p. . .•
- - - - - - - - - - ~ - - - - - - - - - - - - - - - - -
20
El texto que aquí presentamos ha sido estractado del artículo Proceso
revolucioftlrio y organizaci6n del espacio en China - Hacia el fin de la separa·
ci6n entre las ciudades y el campo, redactado por Micheline Luccioni (Depar-
tamento de Sociología, Universidad de París VIII, Vincennes)
1810 1856
1950
Comuftls populares runles
de las zonas rurales que permite el
arrivo de nuevos habitantes. A partir
de 1960 se afianza el movimiento de
desurbanización que ya en 1969 tuvo
una tasa del 14% y cuyos dos rasgos
principales fueron los desplazamientos
masivos de trabajadores urbanos hacia
las zonas rurales, y la ocupación de
las regiones periféricas por millones
de pioneros.
DE LA CIUDAD
AL CAMPO
sas, el ejemplo de la primera comuna
popular ''Sputnik'', en el Hunan, no
es aprobado oficialmente por el Co-
mité Central del Partido Comunista
Chino hasta el 22 de diciembre de
1958, luego de una primera fase de
experimentación. Popularizada a travá
de directivas flexibles, la iniciativa
podrá luego generalizarse en el con-
junto del país. El apoyo oficial del
Partido consagra la victoria de la
línea revolucionaria sobre la derechis-
ta, que preconiza el reagrupamiento
de población en la rrJi6n urbana y
el distanciamiento de posiciones socia-
listas en el campo. Según Liu Shao·
shi y los representantes de esta línea,
conviene reservar las inversiones e los
centros industriales y fomentar el de-
sarrollo de ciertos polos prioritarios.
Mao Tsetung por el contrario, fe-
vorece un desarrollo más lento pero
distribuido con mayor uniformidad.
Alienta el reagrupamiento de las fun·
ciones económicas, educativas, y mili'
De 1949 a 1957, la presi6n de las tares en las células de base campe-
masas va a influir sobre algunas for- sinas, con el objetivo principal de
mas de adaptaci6n del marco espacial convertirse en unidades capaces de
a las necesidades de un modo de vi- abastecerse, administrarse, industriali-
da más colectivo. La organización de zarse y defenderse por sí mismas, y
la vida colectiva, tanto política como "contar con sus propias fuerzas". El
social, se hace sobre todo en los lu· cuadro 2 muestra el rápido aumento
gares de producción, a partir de los del número de comunas y de su po-
cuales se inicia una transformación blaci6n durante el año 1958.
del espacio en una sucesión de cortas Se trata además de crear una or-
redes de comunicación (que el traba- ganización de la vida social má co-
jador recorre a pie o en bicicleta des- lectiva, mediante equipos comunes
de el lugar de trabajo) ligadas entre tales como escuelas, hospitales, casas-
sí por una red de transportes colec- cuna, refectorios, talleres de costura,
tivos urbanos. cantinas, clubs, cines, teatros, etc. Se
Pesa a lo señalado, la ruptura con establecen progresivamente, según las
la organización tradicional e imperia- prioridades propuestas por cada co.
lista del espacio no se evidencia clara- muna y no de acuerdo a una erono·
mente sino a partir de 1958, cuando logía impuesta_ La propiedad de los
las comunas populares rurales ya son medios de producción y de la tierra
una respuesta histórica a las exigen- recae en la comuna.
cias políticll-8COnómicas del campo. Tomemos el ejemplo de una comu-
Fruto de una iniciativa local de ma- ni, en el Sechuan, creada en 1958,
Gr6rico 1. Evoluci6n de la POblea6n urbeftl en chiftl 1948 ·1911
e
00
.¡¡ ..
~ !IR
1:
o.J:I
et I
Espacio y revoluci6n
Una característica esencial del de-
sarrollo de nuevo tipo que se ha afir-
mado en el curso de la lucha de cla·
ses en China es el establecimiento de
una relación dialéctica (única en la
historia) entre la desurbanización y el
crecimiento econ6mico, donde el de-
sarrollo de las fuerzas productivas ya
no ocasiona de modo inevitable un
crecimiento urbano. La redefinición
del curso de la industrialización en
las zonas rurales y el comienzo de
una ocupaci6n total del territorio ba-
jo la forma de unidades medianas ca-
paces de atender por sí solas y en
conjunto, 18s funciones de produc-
ci6n, de administración, de defensa
militar y de la vida colectiva (que en
1958 abarcaban el 99% de la pobla-
ci6n rural, la que a su vez representa
el 80% de la población total! son las
respuestas dominantes a las contradic-
ciones heredadas entre las ciudades y
el campo, y entre los sectores de
producción y las jerarquías del anti-
guo régimen. A su vez la eliminación
de rasgos generalmente aceptados
como índices de progreso (tales como
el aumento de los medios de trans-
pOrte individuales) conduce en China,
en un plazo mediano, a una redefini-
ción completa de la relación entre
progreso tecnol6gico y modo de vida
(v6ase cuadro 1 y gráfico 11.
En el año 1960 se llega al más
alto nivel de urbanización en China,
y en el mismo año se inicia una ten·
dencia a la desurbanización. Hasta
1952 se observa un crecimiento urba-
no incontrolado, en relaci6n con las
necesidades de reorganización econó-
mica del país. A partir de 1953 la
taza de urbanización aumenta pero
con un ritmo decreciente. Entre 1958
y 1960 se asiste esencialmente a un
trastrocamiento de la relación pobla·
cional entre los diversos sectores de
la producci6n, radistribución de las
fuerzas campesinas y reorganización
lOS LIBROS, Setiembre-Octubre 1975
21
CUADRO 1. EVOLUCION DE LA POBLACION URBANA EN CHINA, 1949 • 1969
Año Población Creci miento Población Crecimiento de Población Crecimiento de Población
total global de urbana la población rural la población urbana en %
(Millares) la población (millares) urbana % (millares) rural % de la
% población
total
1949 541.670 57.650 484.200
1951 563.000 2.00 66.320 7.50 496.650 1.31 11.1
1953 587.960 2.29 77.670 8.43 510.290 1.41 12.5
1955 614.650 2.14 82.850 1.59 531.500 2.24 13.6
1957 656.630 3.20 92.000 7.10 564.630 1.30 14.2
1960 18.5
'11969 14.0
Fuentes: Morris B. Ullman, Ciudades de China Continental, 1953-59, U.S.Oficina de censos, Washington, DC 1961
Michele Radiere, Evolución de la población urbana en China, Art. inédito París 1971. Franz Schurmann, Ideología y
organización en China Comunista. Keith Buchanan, Transformación de la tierra. China, 1970, pág. 384. Han Suyin, La
planificación familiar en China. La nueva China, París No. 1 1971.
res o pequeños sectores de produc-
ción. Una forma muy frecuente de
comuna popular urbana está centrada
en torno a escuelas o establecimientos
superiores. Algunas cubren un sector
territorial preciso, la comuna o muni-
cipalidad.
El establecimiento de las comunas
populares urbanas es más complejo
que el de las rurales, se está en pre-
sencia de una combinación más varia-
da de clases y sólo se ha resuelto
parcialmente el problema de los inte-
lectuales aún no reeducados. En un
Comunas populares urbanas
cuelas primarias con 2630 alumnos, 8
secundarias con 1670, y 4 clfnicas.
para evaluar el carácter complementa-
rio de los elementos que la compo-
nen:
Población: 56600 (14560 hogares).
Superficie: 18000 acres cultivados,
sobre todo con arroz, trigo, legum-
bres, tabaco, papas, etc.
Ganadería: 35000 cerdos, 2500
bueyes, 15 vacas.
Posee 5 tractores y una gran va-
riedad de pequeñas industrias, 250 ta-
lleres que ocupan a 3750 obreros.
Administra 286 cantinas, 282 casas
cuna, 119 jardines de infantes, 39 es-
En 18 meses, de 1958 a abril de
1960, 6 millones de trabajadores, el
80% mujeres, integran estas nuevas
unidades de producción, las comunas
populares urbanas, administrativas,
económicas, políticas y sociales. De
estos trabajadores, 314000 están em-
pleados en empresas barriales o de
calle, denominadas industrias popula-
------------- -------------
IUICIONIB PUI8l0
Casilla de Correo 4624, Correo Central
teoría y política
Publicación del Comité CentraJ del
Partido Comunista Revolucionario de
la Argentina
distribuye
Año VI - N
0
15 Abril-Octubre 1975
• Cerlos Echagíie, El otro imperialismo 88,00 $
• China hoy. Diez respuestas a diez cuestiones
fundamentales. 32,00 $
• Vietnam: guerra de liberación. Historia del
Partido de los Trabajadores de Vietnam.
50,00$
• Polémica China· URSS
Cartas enviadas por el Partido Comunista de Cllina
al PCUS 100,00 $
-Eugenio Gastiazoro, Argentina hoy.
Latifundio dependencia y estructura de
clases. 96,00 $
En prensa: Mao Tsetung: Textos inéditos.
Economía, filosofía y política.
Sumario
EditorIal: El pueblo quiere y puede derrotar a
los golpistas.
Enseñanzas de la gran lucha obrera de Ford.
Porqué la crisis no se resuelve sin revolución,
por Hugo Páez.
El otro imperialismo, por Carlos Echagüe.
El socialimperialismo y la FFAA, por A. MontieL
i Viva la lucha de los pueblos indochinos!
De donde provienen las ideas correctos, por
Mao Tsetung.
Pídala en quioscos
22
CUADRO 2. AUMENTO DEL NUMERO DE COMUNAS RURALES DURANTE 1958
Número Población campesina % de población Número de
de de las comunas total campesina familias por
comunas (en millones de comunas
familias) (promedio)
EI nuevo espacio
y sus determinaciones
(el estado es responsable de su man-
tenimiento) por cantidades que repre-
sentan aprox imadamente entre el 3 y
el 7% del salario mensual medio de
un obrero.
Una medida esencial se refiere a
la adecuación de la vivienda a las
condiciones económicas y técnicas del
momento V también al nivel de vida
de la población. Se ha emprendido
una campaña para economizar el cos-
to de los materiales y la mano de
obra, sin perjuicio de la calidad ni
del modo de elaboración del proyec-
to, que pasa por estas fases: encuesta
'de masa, discusión de síntesis, retor-
no a las masas, ex perimentación y
generalización.
4.328
4.662
4.781
4.614
4.637
30.4
48.1
65.3
98
99.1
Los datos que se han ido propor-
cionando señalan las tendencias en
curso en la República Popular China.
Ellas expresan, sin duda, el lugar pre-
eminente de la política en el conjun-
to de la sociedad china y por ello en
las formas de distribución y empleo
social del espacio. El modo de ocupa-
ción y de organización del espacio
tiende a transformar de manera rad ¡.
cal el conjunto de las relaciones de
separación y dependencia entre las
ciudades y el campo que caracteriza-
ban al viejo régimen. Se observa esta
transformación no sólo en el plano
de la liquidación de la oposición eco-
nómica entre clases sino también en
su acción sobre las contradicciones se-
cundarias y las diferenciaciones fun-
cionales y sociales, en el sentido de
una tendencia a la desaparición de las
separaciones entre esos dos polos.
Como lo. ha demostrado la Gran
Revolución Cultural Proletaria que ha
potenciado las tendencias menciona-
das, la experiencia china es histórica-
inédita en lo que atañe a la
aplicación de medios para resolver las
contradicciones entre trabajo manual
e intelectual, y entre ciudad y cam-
po.
Período
Fin agosto 1958 8.730 37.78
Principio septiembre 1958 12.824 59.79
Mitad septiembre 1958 16.989 81.82
Fin septiembre 1958 26.525 121.94
Fin diciembre 1958 26.578 123.25
considerablemente: hay 2000 auto-
buses en Pek{n, 12 veces más que en
1949. Los hospitales, servicios públi-
cos, teatros, centros de reunión para
los trabajadores, etc., fueron instala-
dos en el sur de la ciudad, y la zona
industrial (q u{micas, curtiembres} en
el SE para evitar la polución, pues el
viento sopla del NO y en este senti-
do corre también el agua.
Se ha evitado realizar nuevas cons-
trucciones urbanas en los mejores
campos en torno a la ciudad, cuyo
cultivo asegura una parte de la ali-
mentación local. La agricultura recibe
abonos de lo's excrementos humanos
y se beneficia con agua y electrici-
dad.
En China el promedio para 1964
sería de 7 m2 de vivienda por habi-
tante, y recientemente ha ascendido a
8,5 m2 (sin contar las instalaciones
san itarias).
Actualmente cada familia tiene en
general su casa, y só lo se crean cen-
tros de habitación reagrupados en las
regiones nuevas o cuando se constru-
yen nuevos centros industriales agríco-
las. Los dormitorios comunes no exis-
ten en el campo, salvo tal vez en
obras de desmonte, antes de la cons-
trucción de alojamientos definitivos.
En cada comuna, las prioridades ex-
presadas por las masas, determinan las
formas de control del problema de la
vivienda.
En los centros urbanos el departa-
mento típico de una familia obrera
comprende, según datos de 1964, 2 ó
3 dormitorios, cocina, placards, agua
corriente, electricidad, baño y a veces
balcón, lo que representa un progreso'
considerable (barrio típico de Tsao-
yang, en las afueras de Shanghai).
las viviendas son parte del plan
económico· estatal y prácticamente to-
das son construidas por el estado,
son propiedad de la nación y perte-
necen al pueblo entero. Todas depen-
den de la gestión unificada de las or-
ganizaciones del estado encargadas de
la administración de viviendas y de
las autoridades locales; son alquiladas
informe sobre las industrias de calle
(Renmin R¡bao, 8 de febrero de
1960) se habla de reagrupamiento y
reorganización, y el término comunas
populares urbanas cubre una realidad
algo diferente. Las ciudades obreras y
los comités de barrio parecen ser la
forma de evolución de estas comunas.
La ciudad obrera de Pangtu, cons-
truida en 1959 en terrenos baldíos
de Shanghai, distrito de Chapei, cons-
ta de 129 edificios donde se alojan
las familias de obreros que trabajan
en 15 fábricas cercanas. En total,
3600 hogares' con 16000 personas.
Las construcciones son simples: pare-
des de ladrillos blanqueados con cal,
agua, gas, pisos en las habitaciones,
escaleras de cemento, y electricidad
en todas partes.
El comité de barrio cumple un pa-
pel importante en la creación de ser-
vicios colectivos destinados a mejorar
la vida cotidiana de las masas organi-
zando el estudio político y la vida
colectiva.
Estas comunas configuran una eta-
pa de desaparición de los artesanos y
trabajadores independientes, y van por
tanto en el sentido de la eliminación
de las supervivencias capitalistas. Han
permitido integrar a las mujeres a la
producción ubicándolas en condiciones
aptas para la toma de conciencia po-
Ihica, han participado en la integra-
ción y en el desarrollo de la produc-
ción de las pequeñas empresas, con la
ayuda de las medianas y las grandes;
y han acelerado la transformació n de
las antiguas ciudades de consumo en
centros de producción. Según un in-
forme de Mao que data de 1949:
"La tarea principal para fortalecer el
Poder popular es transformar las ciu-
dades de consumo en ciudades de
Producción".
En Pek ín, inmensas superficies de
oficinas han sido transformadas en vi-
viendas, lo que constituye uno de los
utilizados para limitar el creci-
urbano y permitir el desplaza-
flllento de trabajadores intelectuales
hacia el campo. Así han sido desocu-
P!ldos 260000 km2 en 1958. Esta
Cifra es enorme si se considera que
e?tre 1949 y 1956 toda la construc-
Ción d " P k'
f e VIViendas nuevas en e In
Ue de 3660000 km2.
los transportes han aumentado
Algunos datos sobre organizaci6n
espacial y vivienda
-----------------------
lOS l
·IBROS, Setiembre-Octubre 1975
23
ESTADO YIIRECHO
FULVIO CARPANO
G. W. F. Hegel, Principios de Ié.
fllosof(a del derecho; traducción de
Juan Luis Vermal; Buenos Aires,
Sudamericana, 1975, 392 págs.
Los Principios de la Filosofía del
Derecho de Hegel -primer traba-
jo de envergadura del período
berlinés (1818-1831) a la vez
que última obra sistemática pu-
b I i ca da en vida del autor
(1821)- representan la elabora-
ción más lograda de la problemá-
tica jurídica y política que ofre-
ce, a nuestro juicio, el hilo con-
ductor para la comprensión del
significado histórico de la filoso-
Ha hegeliana} El interés por
temas allí tratados es una carac-
terística constante de toda la
producción filosófica de Hegel,
desde los juveniles hasta
sus últimas lecciones en la Uni-
versidad de Berlín
2
-un interés
permanentemente avivado por los
acontecimientos históricos que ja-
lonan su vida: la Revolución
Francesa, las campanas napoleó-
nicas, la Restauración
3
y, funda-
mentalmente, la posibilidad de
consolidación bajo la férula pru-
siana de un Estado nacio",1 ale-
mán que constituyera la "realiza-
ción" del Espíritu de la época.
Los Principios exponen, entonces,
la estructura del Estado "cristia-
no-germánico"4, punto final del
"camino de Dios por el mundo"
-como leemos en el Agregado al
parágrafo 258-, síntesis de dos
movimientos históricos y de sus
respectivas manifestaciones ideol6-
gicas (como lo indica el segundo
Utulo de la obra): por un lado,
el "Derecho Natural", es decir,
la moderna teoría poll"tica (siglos
XVII y XVIII) que refleja el
proyecto liberal-burgués, en ma-
yor o menor medida "democrá-
tico"; por otro, la "Ciencia del
Estado", esto es, la doctrina tra-
dicional (desde los clásicos gre-
co-romanos hasta Christian Wolff,
a través de la EscolásticaS) y su
conexión con determinadas formas
históricas, como las monarquías
absolutistas, revigorizadas por los
24
canones de la Santa AlianLd.
Si las peculiaridades del mo-
mento histórico permiten enten-
der el espíritu que anima la pro-
puesta hegeliana, es en cambio
su Lógica -su concepción idealis-
ta del movimiento dialéctico de
la "Totalidad"- la que se con-
figura como el "instrumento teó-
rico" del cual se vale Hegel para
intentar tan arduo sincretismo
entre lo antiguo (la tradición
aristotélica que privilegia "el to-
do" sobre "las partes") y lo mo-
derno (el individualismo o "ato-
mismo" burgués), manipulando
categorías e Instituciones fuera
de sus contextos espedficos
(piénsese, por ejemplo, en la co-
presencia de un sistema corpo-
rativo y de una representación
parlamentaria!) para poder pre-
sentar el todo articulado como
culminación del proceso de auto-
desarrollo de la Idea
6
• Sobre el
particular, los parágrafos relativos
a la Sociedad Civil y al Estado
presentan los motivos de mayor
interés de la obra.
Con el primero de estos dos
conceptos Hegel describe "el
campo de batalla del interés pri-
vado individual de todos contra
todos" (Observación al parágrafo
258), la t(pica sociedad moderna
de la "libre concurrencia", que
nace con la Revolución Industrial
y tiene en el egoísmo del pro-
ductor privado y en la anarqUl"a
del mercado su principio motor.
Antes que en Hegel, ésta ha sido
objeto de análisis del pensamien-
to político liberal -al menos en
su s .. pri n c i pi os fi 1056ficos"
(Locke y Kant, por ejemplo)-,
de la "Escuela Escocesa" (Hume,
Ferguson, Steuart, entre otros) y,
especialmente, de la incipiente
Economía Política (en la Obser-
vación, al parágrafo 189 Hegel
menciona expresamente a Smith,
Ricardo y Say). Sin embargo,
dos características distinguen la
noción hegeliana: 1) mientras
que en las doctrinas precedentes
"sociedad civil", y "Estado" se
confunden en un único concep-
to, Hegel los diferencia clara-
mente, de modo de asignar a la
Sociedad Civil la mera función
de momento necesario en el in-
terior de la totalidad ética -pero
nada más que "momento" y,
como tal, subordinado a la uni-
versalidad del Estado-; 2) de
este modo, Hegel cree poder
conciliar el principio (moderno)
de la propiedad privada con la
exigencia (tradicional) de "totali-
dad" representada por el Estado:
el interés individual no sería así
ni rechazado ni abolido sino sim-
plemente "superado" (en el sen-
tido hegeliano del término') por
el interés general. Las institucio-
nes históricas que permitirían tal
conciliación son los "estamen-
tos", las "corporaciones", la PQIL-
cía y la Administración de la
Justicia, la representación parla-
mentaria.
Es sintomático que el joven
Marx, desarrollando una crítica
-rica de implicancias ulterJores-
al Estado de los "principios" y
denunciando simultáneamente el
carácter arbitrario y a·científico
de la dialéctica especulativa, haya
accedido -a través de la exposi-
ción que hace Hegel- a la com-
prensión del nexo que corre en-
tre el mundo de la propiedad
privada (y, por consiguiente, de
la desigualdad y la explotación)
y el de la "Política" (entendida
como la esfera de los "derechoS
civiles", de la formal y vacía
"igualdad de los ciudadanos ante
la ley").S Porque la presenc'ia de
motivos que aparecen como una
involuci6n
9
respecto de las pro-
puestas teóricas más avanzadas
de la burguesía! o no llega a
ocultar el esp'"ritu moderno de la
arquitectura política hegeliana: el
carácter burgués de su doctrina
es confirmado por la estructura
sistemática y por el desarrollo
conceptual mismo de la "Filoso"
fía del Derecho"_
Hegel identifica "subjetividad"
y "propiedad privada", santifican-
do así a esta última como una
condición natural, eterna, propia
del hombre en cuanto hombre.
Asimismo, no se limita a expO-
ner la rp.alidad contemporánea
(aunque fuera en un incómodo
uniforme prusiano) sino que en
él prevalece aquella motivación
ética personal (su proyecto bur-
gués "conservador") que lo em-
puja a proponer una (ilusoria)
superación del principio "subje-
tivo" de la Sociedad Civil en el
principio "substancial" del Esta-
do. Un correcto tratamiento de
esta cuestión, por el contrario,
debe concluir tanto en la distin-
ción entre "individuo" u "hom-
bre" por un lado, y
privado" por el otro, como as'
también en la comprensión que
el Estado burgués (o sea aquella
esfera totalizante encargada de
salvaguardar el "interés general",
en la cual todos los hombres
participan como "ciudadanoS"
con iguales derechos y deberes
cualquiera fuera su condición
cial), es realmente tan poco
versal como la Sociedad C'VI
misma (donde, en cambio, eS
transparente la desigualdad Y la
lucha ,de intereses
mAs aun, que la universall
da
formal de aquél (el "cielo" de la
"política", de la abstracta igual-
dad jurídica) es funcional a .Ia
desigualdad real de ésta (la "tle"
rra" de la "economía" de la IIJ-
cha entre clases explotadas y
explotadoras). Esta tarea, se eO'
tiende. está más allá del horizoll'
TENGA
COLEe-
Tucumán 1427 - 2
o
Piso-
Of.207
Buenos Aires
'
-biaS
Iros
13
18
15
21
$ 360.00
U$S
U$S
SUSCRIBASE
Europa
12 números
Vía aérea
su
Am6rice
12 números
Vía aérea
Pedidos de colección a:
CION
COM-
PLETA
Arventina
12 números
S!Jscripciones:
10 Pensamos en primer lugar en Rou·
sseaU; pero valga también, en este
caso. el mismo Locke y, eh general,
la tradición constitucionalista Iliberal)
inglesa Y francesa.
8 Nos referimos a la Critica de la
Filosof(a del Estado de Hegel. datable
en 1843, que representa el primer
combate teórico del joven Marx con
la filosofía. En espal'lol existen dos
versiones de esta obra (Buenos Aires,
1946 -inutilizable- y México. 1968)
pero. pese a ello, no ha merecido es-
pecial atención por parte de los intér-
pretes, situación que no es peculiar
del ámbito hispanoparlante. ya que es
mérito casi exclusivo del filósofo ita·
liano Galvano Delia Volpe el haber
llamado la atención sobre la importa-
ncia de este trabajo juvenil de Marx,
dando lugar a una corriente de pensa-
miento que ha continuado. desarro-
llado y modificado en ciertos casos
sus pautas interpretativa, (Bedeschi.
Cerroni, Colletti, Merker, Mario Rossi,
etc.).
11 Véase lo Colletti. Ideologia e
5ocl.... Bari, 1970. p. 129 y siguien-
tes. .pecialmente p. 284 y siguientes.
9 En particular, el "espíritu cor-
porativo": el sistema de estamentos
(Stande) gremios, comunas. etc.. con
la función ética de armonizar la par-
ticularidad individual con la universe-
lidad estadual. de integrar la Sociedad
Civil en el Estado. Pero considérese
también la concepción hegeliana del
matrimonio y de la familia en gene-
ral, su juicio sobre "quien debe hacer
la constitución" (Observación al pto.
273) y sobre "lo que sebe el pue-
blo" (Observaciones a los ptos. 301 y
308); la justificación de la monarquía
hereditaria Y del hecho de que los jun-
k.s sean senadores por nacimiento;
el "mayorazgo" (un régimen feudal
de propiedad de la tierra) como fun-
damento del Estado.
final (la unidad recompuesta luego .de
la "escisión") se revela como el suje-
to -único y absoluto- de todo el
proceso y. consecuentemente, las fases
precedentes como meros "momentos"
o "figuras" que dicho sujeto ha dado
a sí mismo para "mostrarse" (hacer
explícito lo implícito; devenir "para-
sí" de lo "en-sí") en la totalidad de
sus articulaciones. Nos permitimos re-
comendar una lectura atenta de la
Observación al pfo. 256 y del pfo.
262: el Estado, aunque "históricamen-
te" proviene de los momentos prece-
dentes (familia y sociedad civill. en
realidad (esto es, para la especulación,
para la verdadera filosofía o idealis-
mo) se revela como el "fundamento"
(Grund) o sujeto que ha determinado
el proceso desde el comienzo; el Es-
tado "es lo primero, dentro del cual
la familia se desarrolla en sociedad
civil y es la idea misma del Estado
(1 ) que se separa en estos dos mo-
mentos" (p. 2821.
6 Véanse: Prefacio (p. 12); pará-
rafos 31 y 32; Observación al pfo.
41; Agregado al pro. 260; pto. 272;
al pfo. 279; Observación
apto. 302.
" 1" Calificar la "Aufhebung" como
e no revela
la riqueza del movi-
la picamente especuIativo. de
ció • ecItaclón hegeliana. La "supera-
n' tiene lugar porque el resultado
1 la publicación de una versión
correcta y completa de este importan-
tfsimo escrito de Hegel colma así una
laguna inexplicable dentro de la lite-
ratura filosófica hegeliana disponible
en lengua española.
te dentro del cual se mueve He-
gel: luego de estudiar cr{ticamen-
te la teoría hegeliana del Estado
(y a través de ella la doctrina
política burguesa), Marx dedicará
los restantes cuarenta años de su
vida a la investigación y formula-
ción de la ley de movimiento de
la moderna Sociedad Civil.
2 Los escritos juveniles "teológi-
cos" (así llamados, tal vei restrictiva-
mente, por su editor Nohl -un discí-
pUlo de Dilthey que en 1907 cuidó
la publicación de estas obras de ju-
llentud de Hegel, tan importantes pa-
ra entender la génesis del pensamien-
to del filósofo-) son ilustrativos de
la amplitud de los intereses del joven
Hegel; en Jena (1801-1807) Hegel pu-
blicó el famoso artículo sobre el
"Derecho Natural" que junto con el
COntemporáneo, pero inédito, "Siste-
ma de la Eticidad", preanuncian la
obra de madurez en sus I{neas funda-
mentales. También en Jena Hegel de-
sarrolló en sus cursos una completa
Filosofía del Derecho que será siste-
matizada en los parágrafos 483 a 552
de la Enciclopedia (Heidelberg, 1817)
y en los Principios.
3 La derrota de Napoleón y el
SUcesivo Congreso de Viena (septiem-
bre 1814 - junio 1815) sel'lalan el
COmienzo de la política reaccionaria y
antirrevolucionaria tendiente a "restau-
rar" los sistemas feudales tardíos y
absolutistas que habían sido barridos
Por el Código de Napoleón, por la
legislación civil impuesta en los terri-
torios ocupados por las tropas france-
sas. Gestor principal de esta Restau-
ración fue, recordemos, el canciller
aUstríaco Metternich: su país, junto
Rusia y Prusia, constituyó el bas-
tión de la reacción post-napoleónica.
4 Véanse los parágrafos 358 Y
y también el capítulo correspon-
diente en las Lecciones sobre la Filo-
IOfla de la Historia.
11 s cfr. Manfred Riedel, Studien zu
1;ee1s RechtlphilOlophie, Frankfurt,
69.
loa l
IBROS, Setiembre-oetubre 1975
2&
Friedrich Engels, Ludwig Feuerbach y el fin de la
filolOfía clásica alemana, Buenos Aires, La Rosa Blin-
dada, 1975, 123 págs.
Friedrich Engels y Georgi Plejánov, Ludwig Feuerbach
y el fin de la filolOfía clásica alemana; Notas al
Ludwig Feuerbach, Córdoba, Cuadernos de Pasado,
y Presente, No. 59, 1975, 168 págs.
Con un intervalo muy breve entre sí, Qajo el
sello de La Rosa Blindada, primero, y de Pasado
y Presente, después, aparecieron estas dos nuevas
edicwnes del famoso escrito de Engels. A mbas inclu-
yen también otros trabajos, algunos del mismo En-
gels, además del complemento ya tradicional de las
"Tesis sobre Feuerbach", de Marx.
Como es sabido, el ensayo de Engels desempeñó
un papel importante en la constitución teórica del
marxismo, así como en su difusión, sobre todo en
el perlodo que sucedió a la muerte de Marx. Junto
con el Anti-Dühring, Del sociali8lno utópico al socia-
li8Ino científico y El origen de la familia, la propie-
dad privada y el Estado, formó parte del grupo de
obras que cimentó el prestigio teórico de Engels en
el movimiento obrero socialista. El motivo inmediato
de su redacción fue la aparición de un libro sobre
L. Feuerbach, circunstancia que Engels aprovechó
como ocasión para exponer en sus l(neas funda·
mentales ~ concepción materialista dialéctica de la
historia y del mundo que haMa contribuido a ela·
borar junto con Marx, como órgano te6rico del
proletariado. Pero fue la ocasión también para trazar
un ajuste de cuentas con Hegel (y, en g e n e r a ~ con
el ciclo filosófico burgués iniciado en Alemania por
Kant), por un lado y con el materialismo naturalista
de Feuerbach, por otro. Este ajuste de cuentas im-
plicaba el reconocimiento de la "deuda" teórica de
la nueva concepción respecto de Hegel y de Feuer·
bach, así como la ruptura radical que la separaba
de ambos y cuyo referente práctico era la indepen-
dencia, ideológica y política, de la clase obrera.
Hay dos temas en el escrito de Engels que ten-
drán larga incidencia en el desarrollo posterior del
marxismo. El primero es la distinción, que se volvió
clásioa, entre método y sistema en el interior de la
filosofla hegeliana, el método como "lado" subversivo
de dicha filosofía, el sistema como su "lado" con-
servador. Se trata de una cuestión que integra una
problemática más vasta y, sin dudas, fundamental:
la de las relaciones entre el marxismo y Hegel. Al
margen de sus versiones más o menos académicas,
los debates /sobre esta problemática dentro del mar-
xismo han tenido siempre significación políticO,
dado que conciernen al carácter dialéctico, materÍIJ-
lista y de clase del marxismo. El tema se planteó
en cada ocasión en coyunturas históricas específicas
desde el punto de vista político e ideológico, y sólo
en el contexto de esas coyunturas puede ser aferro-
do plenamente el sentido teórico y práctico de los
Director:
Torcuato S. Di Tella
DESARROLLO ECONOMICO
Revista de Ciencias Sociales
Publicación trimestral del
INSTITUTO DE DESARROllO
ECONOMICO y SOCIAL (lOES)
Volumen 15 Julio - Setiembre 1975 No. 58
REVISTA
DE CIENCIAS
DE LA
EDUCACION
Articule.
SERGIO BITAR: Los oligopolios internacionales en la
industria. Algunos efectos sobre las economías la·
tinoamericanas.
HEBE M. C. VESSUR': La explotación agrícola fami-
liar en el contexto de un sistema de plantación:
un caso de la provincia de Tucumán.
LEOPOLDO J. BARTOLOME: Colonos, plantadores y
agroindustria. La explotación agrícola familiar en
el sudeste de Misiones.
LUCIO G. RECA y NICOLO GLlGO VIEL: Evolu-
ción de estructuras agrarias en la Argentina. Estu-
dio de un caso en la provincia de San Juan.
HORACIO TORRES: Evolución de los procesos de
estructuración espacial urbana. El caso de la ciu-
dad de Buenos Aires.
EDUARDO L1ZANO: Integración económica entre
países en vías de desarrollo.
Cr(tlCl de Libros· Informaciones - R_fta BlbllogrMiCII
28
número 13 -14
SEELlGMAN, MaríB T.rtlSB G. d.: Empirismo yespiritUl'
Iismo; dos orientaciones en la ciencia de la educación.
RISO, alga: les deformaciones en los profesoredos foro
madores de maestros primarios.
ANADON, MBlú - ARGUMEDO, MBnu.1 y otros: Anéli'
sis ideológico de textos escolares.
F/NKEL, Saf8 R.M. d.: Hegemonía y educación.
SOR/ANO, M.re: Escuela y lectura.
C/POLATTI d. FANTINO, A". MBríB . LE/DERMAN,
Pi". d• . LOSO d. PARACHE, María Inh • ROLDAN,
G/sdys: Orientación vocacional: sobrldeterminaci6n.
COUREL, Raú/: Problemática pare la orientaci6n voca-
cional: la ideologización del campo.
SRA va, Hletor: los recursos financieros de la educaci611.
YAPUR d, CACERES, C/oti/d,: Aportes para une ac-
tualización de la teoría didáctica.
COMENTARIOS DE LIBROS ......
diferentes posICIOnes. Así, la especificidad y la auto-
nomía te6rica del marxismo debió afirmarse, en de-
terminados momentos, contra la tendencin a disolver
el carácter materinlista de la dialéctica de Marx, a
1uJcer de ésta una mera prolongación de la dialéctica
hegeliana y cuya novedad radÍl:arfa en que el mismo
instrumento metódico se aplicaría a las "cosas" y
no ya a las "ideas". En este sentido, la edición de
La Rosa Blindada incluye un texto fundamental de
Engels: se trata de un fragmento de una de las
recensiones que escribiera pora llamar la atenci6n
sobre Contribución a la crítica de la economía polí.
tica, el primer trabajo de Marx en que tomaban
forma los descubrimientos decisivos del laborioso pe-
ríodo que haMa abarcado prácticamente la década
de 1850. En dicho escrito, Engels explica que si
bien la dialéctica hegelinna constitufa el "material
lógico" más rico de que disponía Marx como ante-
cedente teórico, era "absolutamente inutilizable" tal
como se presentaba, dado su carácter idealista. De
modo que la elaboración del método correspon-
diente a la "concepción del mundo más materialista
que todas las precedentes" tenía como requisito
" d ante to o... someter el método de Hegel a una
crítÍl:a profunda" (véase pág. 104 a 107 de la edi-
ci6n mencionada).
Sin embargo, no sólo las variantes hegelianízantes
han representado una tentativa de revisi6n de la sus-
tancia teórica del marxismo. Este fue, y es, también
el sentido de buena parte de las Uamadas corrientes
"anti-hegelianas" del marxismo, que tienden a negar
toda filiLlción entre el marxismo y Hegel (tal vez el
caso extremo lo constituya el althusserianismo, para
el cual lo que Marx habría tomado de Hegel sería
únicamente una supuesta visión de la historiLl como
"proceso sin sujeto"). Es evidente que en este caso
lo que está en cuestión es la función misma de la
diLlléctica en la doctrina marxista. Y no nos refe-
rimos a su papel más o menos retórico dentro de
Un discurso.
I
Nos referimos a su función como ins-
trumento teórico, orgánicamente vinculada con la
significaci6n conceptual de base que la idea de dia-
léctica comporta, como idea de movimiento o pro-
Ceso de la movimiento o proceso que se
desarrolla a través de contradicciones. En suma se
trata de esa concepción metódica que en su ''figura
racional", como decía Marx, es "por esenciLl critica
y revolucionariLl".
Por último, el otro tema planteado por Engels en
Ludwig Feuerbach... es el que se refiere a la "re-
lación entre el ser y el pensar", como cuestión cen-
tral en torno a la cual se ordenan las diversas es-
cuelas de filosofía y permite discriminar las dos
siciones fundamentales: el idealismo y el materlO-
lumo. Para Engels, y para el marxism?, la
entre aquellas dos instancias en las diferentes POSI-
ciones filos6ficas no es simétrica, siempre una prece-
de a la otra y es condición de existencia de
otra. En e&te sentido, son materiLllistas aquellas POSI-
1 Es lo que sucede con los trabajos del filósofo
G. Delia Volpe, pera cuya interpretación -de
te- del marxismo es superflua toda noción de dialéctica: V
la conservación del término parece más bien una concesión
vtrbel a la tradición.
lOS LIBROS, Setiembre-oetubre 1975
ciones que afirman la prioridad del ser respecto del
pensamiento o conciencia. Y anexo a dicha cuesti6n
va el problema de la posibilidad del conocimiento
objetivo y sus premisas. Veinte años más tarde en
Materialismo y empiriocriticismo, Lenin retoma;á y
desarrollará ambas tesis, convirtiéndolaJ en uno de
los ejes de su polémica contra los qale pretend(an
" 1 d"" 1 .
poner a la· e marxISmo amputándole su carácter
materiLllistao
CARLOS AlTAMIRANO
Eugenio Gastiazoro, Argentina hoy. latifundio y tlflo
tructura de clases, Buenos Aires, Ediciones Pueblo,
1975, 234 págs., 3a. ed.
Comentar la tercera edición de una obra no le
justificaría si no fuera que, como en este CtuO, la
reelaboración llevada a cabo por el autor nos pone
frente a un nuevo libro. Si bien permanece inalte-
rada la concepci6n principal de las ediciones anterio-
res -a saber la ubÍl:ación de la Argentina como
paú dependiente y oprimido por el imperialismo
dentro del conjunto de las naciones que integran el
Tercer Mundo- los avances realizados en la caracte·
rización de la estructura de clases de nuestro paú y
de la función que cumple en él la disputa interim-
perialista nos muestran un nuevo estadio dentro del
annlisis de /as contradicciones de la sociedad argen-
tina.
La contradicción principal que cruza su realidad
es, como lo señala GastiLlzoro, "la que enfrentn al
imperialismo, la olÍ/5Drqu(a terratienente y al gran
capital a ellos asociado, con la clase obrera, los
campesinos pobres y medios, la pequeña burgues(a
urbana, la mayoda de los estudiantes e intelectuales
y los sectores patri6ticos y democráticos de la bur-
guesía urbana y rural" (pág. 224). Esta contradic-
ción es producto del desarrollo histórico de nuestra
sociedad y se basa en las trabas objetivas que se
oponen a su progreso: la estructura terrateniente
sobre la propiedad de la tierra y el dominio del
imperiLllismo en la industria del paú, lo cual es la
la de la oligarqu(a terrate-
niente con el ¡mperlOllSmo; el inglés en primer 1
y ahora el yanqui. ugar
Es por eso que el libro ha sido dividido en tres
27
parles: una dedicada a estudiar el problema agrario
y a determinar 14 contradicción principal en ese
campo, otra que investiga el desarrollo industrial y la
concentración capitalista, donde se ponen de mani-
las causas del desarrollo deformado del capita-
lIsmo en la Argentina y una tercera, donde avanzán-
dose sobre la estructura de clases se investiga el
papel que desempeña cada una y los proyectos que
poseen. demuestra en este aspecto que
en la ArgentIna sólo hay dos alternativas reales en
al. y practicabilidad: el proyecto
del los terratenientes y la gran burgue-
sia a ellos, o el proyeeto del proletariado.
de la situaci6n descripta por Gastiazoro se
define In· etapa presente de la revolución en la Ar-
gentina, la cual ha de ser una revolución democrá-
tica de nuevo tipo, la que ha de romper con los
relfOl de la estructura pre-capitalilta que traban el
progreso de nue,tro campo y las cadeoos que nos
atan al imperialismo, que caultJn el desarrollo defor-
mado de nuestra industria.. y nos oprimen y sojuz-
gafL
El análÚlis del libro deja en claro que los cam-
bios estructurales que necesita la Argentina para del-
plegar el progreso de sus fuerzas productivas actual-
mente trabadas, s610 podrán lograrse a través de la
revolución y no por medio de reformas paulatinas.
E,te camino debe basarse, por otra parte, en las
propiIJs fuerzas, ya que la no puede ni
proyecto hegemónico de otra, poten-
CIO' ImperUJlutas, dado que -al no atacar ninguno
de eso, proyecto, la, e,tructura, fundamentales que
28
traban el progreso de nuestro pa(s- estdn destinadas
a perpetuar la situación actual y acentuar aún' más
los rasgos del sistema. Es as( como la lucha por la
independe neia determina el carácter de las alianzas
que el proletariado como clase ha de establecer con
los otros sectores de la sociedad. Es aqu(, donde
-como señaláramos al pincipio- se avanza en la
caracterización de las clases sociales y por ,obre
todo en la de la burgues(a nacional.
El libro añade todav{a otras virtudes a las ya
señaladas. Su estilo claro y la sencillez y corrección
con que son expuestos los fundamentos de la teorla
marxista muestran una preocupación pedagógica del
autor que coincide con lo que expresa en el pró-
logo. Esta es una de las diferencias más notables
respecto de las ediciones anteriores. Por otro lado
se hn logrado una mayor rigurosidad cient(fica en la
exposición de los diferentes problemas, ,obre todo
en lo que atalle a la determinación de cltue, y
sectores sociales. El libro se caracteriza ademlu por
u.oo gran profusión de datos elaborados con preci-
31ón apoyar las tesis del autor. Es por e,o que
se constItuye en una obra que sin abandonar la exac-
titud necesaria, es accesible- a todo tipo de público.
Es esto lo que la convierte en un instrumento des-
tacable en la lucha que lleva el proletariado por
sacudir el yugo oligárquico-imperialista.
JUAN CARLOS CINTIDNI
liBROS DISTRIBUIDOS II BUIIOS AlBIS
AGOSTo-SEPTIEMBRE DE 1975
CIENCIAS
SOCIALES
t
uc
BoItansk i
10& USOs sociales del cuerpo
raduc .,
B Clon de Arturo Armada
Aires, Periferia,
pago
Fuller
p",Cie l. utopía.
l' Pectiva de le humanid.t
tadUcción de
J. Prieto
45;OOs Aires, Troquel.
Pág.
I
'el la Echenique
..... 810. matemáicoa de la
'Pli .pecial urbe..:
en
Latina
.
de '.aCión de trabajos
Qu autores
8flos Aires, Ediciones Síap,
Pág.

le Carlos Ferrar;
Iaact""!'efa y la crisis del
Bu Ir ''''Per_'
Siglo XXI,
JGrge
Habermas
:c:::.de ....tim.d6n M
'lc:tUCC'Ó mo --dfo
Joa, Lu'. n de
'S Etcheverrv
Buenos Aires, Amorrortu,
175 pág.
A partir del concepto
weberiano de 'legitimación',
Habermas -continuador de la
escuela de Francfurt- analiza
el modelo de crisis del
capitalismo tard (o, las tendencias
que la generan, para
desembocar en tesis (vinculadas
con 'a temática de la alienación
y el ·1in del individuo') que
desarrollan lo que el autor
denomina una "toma de
partido en favor de la razón".
Margaret Mead
La antropologfa y el
mundo contemporáneo
Traducción de
Alfredo Llanos
Buenos Aires, Siglo XX,
160 Jl6g•
M. Sabbatini, G. Di Siena,
F. Rossi-Landi, A. MeUs,
A. IlIuminati
Diccio..rio te6rico·ideol6gico
Traducción de
Beatriz Sarlo
Buenos Aires, Editorial
Galerna, 230 pág.
Primer di<:cionario de su
ti po editado en nuestro
país. Los trabajos que incluye
fueron publicados por primera
vez y traducidos de la revista
italiana Ideologie e incluye
notas informativas sobre la
producción de sus
Corporativismo, Oarwln.smo
social, Guevarismo, Progreso
tecnolÓgico, Racismo,
Revolución cultural, son
algunos de los temas
presentados con un
tratamiento excelente.
ECONOMIA
=. J. Davis
Investigación de mercados
Traducción de E. N.
Gugelmeier Mart(
Buenos Aires, El Ateneo,
192 pág.
Gene K. Groff y
John Muth
Planeamiento y control
de producción
Traducción de Anlbal
Carlos Leal
Buenos Aires, EI Ateneo,
356 pág.
Octavio lanni
Estado y planificaci6n
econ6mica en Brasil
Buenos Aires, Amorrortu,
276 pág.
Leonardo Tomasetta
Participaci6n Y autogesti6n
Traducción de
Marino Ayerra Red!'n
Buenos Aires, Amorrortu
Editores, 310 pág.
EDUCACION
Francisco Gutiérrez
Pedegogla de la comunicaci6n
Buenos Aires, Humanitas.
160 pág.
Reina Reyes
Drama en la educeci6n
Buenos Aires, Alfa
Argentina, 118 pág.
ENSAYOS
Andrés Fidalgo
Panorama d. la
literatura j ujeña
Buenos Aires, La Rosa
Bti ndada, 191 pág.
FILOSOFIA
Leszek Kolakowski
La Pl'8I8ncie del mito
Traducción de
Cristóbal Piechocki
J
Buenos Aires, Amorrartu
Kolakowski elabora un

"OS, Setiembre-Oetubre 1.7&
29
Pacho O'Oonnel
La ",ucci6n d. la hija
d.1 port.o
Buenos Aires, Siglo XXI,
138 pág.
Cuentos del autor de d
Copai donde, en nombre •
una literatura que incorpOr'
el lenguaje coloquial
portel'lo. se propone cierta
facilidad chata y al mismo
tiempo segura en sus efectO'
y efectismos: al lector se "
propone cuentos de final
sorpresivo, un poco
escandalosos, atenuadoS
invariablemente por la
trivialidad.
Alfredo Pippig
....
B'.Jenos Aires, Sudam.
iCl
'
388 pág.
Andreas Madsen
La Patagonla vI.Je
Buenos Aires, Galerna,
220 pág.
Federico Moreyra
Los reos
Buenos Aires, Ediciones de
la Flor, 202 pág.
En el camino de L.
tumba de Medina, la Flor
reedita el éxito de público
del realismo naturalista que
elige como tema el barriO y
las experiencias juveniles
V maralnales
Osvaldo Fasolo
El hombre que yo Invent'
Buenos Aires, Rodolfo
Alonso Editor, 79
Silvina Ocampo
Autobiografra d. lrane
Buenos Aires, Editorial
Sudamericana, 120 pág.
Arturo Carrera
Oro
Buenos Aires, Sudamerical18,
94 pág.
Juan Gelman
Obra po6tic.
Buenos Aires, Corregidor,
420 pág.
OSlde Vlolln y otra
cu8ltlona (19561, su
primer libro, hasta
Relaclon. (19731, toda la
producción de uno de los
poetas más importantes
de Amáríca latina.
" pubiicada en 1949 V punto
de pertida -reconocido o
no- de buena parte de la
'nueva narrativa
latinoamericana'. El prólogo
proporciona un estimable
marco histórico-cultural.
LITERATURA
LATINOAMERICANA
Thomas Wisernan
La i",l_ rom6ntic.
Traducción de
Floreal Mazía
Buenos Aires, Sudamericana,
328 pág.
Alejo Carpatier
El reino d. ... mundo
Estudio preliminar de
Florlnda Frledman de
Goldberg
Buenos Aires, Librer(a del
Colegio, 170 pág.
Reedición, en una colección
cuyo objetivo es la escuela
media, de la fundamental
novela de Carpentier,
Angel Bonomini
Libro d. ioI CIlIOS
Buenos Aires,
Sudamericana, 110 pág.
Varios autores
la mejor ciencia ficción d.
los aRol 60
Buenos Aires, Ediciones
Oronte, 348 pág.
John Osborne y
Anthony Creighton
Epitafio pera George Dillon
Buenos Aires, Sudamericana,
98 pág.
la traduccfón de Mallarmá
por Gorbea es sumamente
cuidadosa; un prólogo y una
cronolog(a completan la
edición biligüe.
Leonor Calvera
Mi c:ua en .. ciudad
Buenos Aires, Oead Weight,
80 pág.
Cesare Pavesa
Poemas in6ditos . Poemas
elegidos
Traducción de Horacio Armanl
Armani
Notas de Italo Calvino
Buenos Aires, Ediciones
librerías Fausto, 196 pág.
Los 29 poemas intiditos que
Italo Calvino recogiera de
los borradores de Pavese en
1962, son publicados por
primera vez en castellano.
Todos posteriores a "Los
mares del sur" (19301, poema
que abre las dos ediciones
italianas de Lavorara ItIInca,
libro del que además S6
presenta aquí una cuidada
selección.
LITERATURA
EUROPEA
Y
NORTEAMERICANA
Stéphane Mallarmé
Po.la
Traducción V prólogo de
Federico Gorbea
Buenos Aires, Ediciones
Librerías Fausto, 204 pág.
Desde sus primeros poemas
hasta "Un golpe de dados"
William D. Blamkenship
Ladro... d. uniforme
Buenos Aires, Sudamericana,
257 pág.
Matthew G. Lewis
El monje
Traducción de
Floreal Mu(a
Buenos Aires, Ediciones
librer(a Fausto, 363 pág.
Con prólogo de Jaime Rest
que ubica a El monje en el
contexto de la narrativa
inglesa de su siglo, se edita
en castellano un clásico de
la novela gótica, donde el
pacto satánico es el hilo
conductor de un extenso
relato muchos de cuyos
elementos -la imaginación
truculenta no es el menor
de ellos- preanuncian el
romanticismo y, al mismo
tiempo, inaugura el camino
de los grandes lixitos
populares de la literatura
moderna.
Henrv Bauchau
El regimiento negro
Traducción de
José Bianco
Buenos Aires, Sudamericana,
370 pág.
James Kirkwood
Po"atll: tu uno BId muertoI
Traducción de
Floreal Mazía
Buenos Aires, Editorial
Sudamericana, 234 pág.
oligárquico-portuaria,
(aboriosemente forjada por
Rosas, abordados en un
ensayo que propone
exclusivamente el ángulo
polhico-militar y no vacila
tampoco en incurrir en el
anecdotario.
Joseph Conrad
El negro del "Narciso"
Traducción de
Floreal Maz(a
Buenos Aires, Ti41mpo
Contemporáneo, 181 pág.
HISTORIA
Leszek Kolakowski
Vigenei8 y caducidad d. la
tradiciona cristia.....
Traducción de
Ramón Bilbao
Buenos Aires, Amorrortu",
153 pág.
Breve ensayo sobre Erasmo,
Pascal, Teilhard de Chardin,
la R.forma, en un marco
filosófico e histórico que
afirma la comunidad de
tradición cultural entre el
cristianismo y las posiciones
antifideístas y ateas.
Luis C. Alén Lascano
La Argenti.. ilusionada.
1922·1930
Buenos Aires, La Bastilla,
392 pág.
Alveer y la segunda
presidencia de Yrigoyen en un
ensayo que aborda desde
algunos ejes de historia
cultural (MaRln Fierro y la
vanguardia, el tango, Boedo
V Floridal hasta cuestiones
capitales como la del
petróleo o la política exterior,
desda una óptica yrigoyenista
y con cierta propensión al
enfoque period(stico de los
los tarnas tratados.
ensayo sobre el mito
considerado como actitud
fundante del hombre;
analiza las relaciones entre
mito y conocimiento, mito y
valores, mito y naturaleza,
etc. Aunque la obra del
filósofo polaco pretenda
inscribirse en el marco del
racionalismo crítico, es
innegable el peso de
tendencies irracionalistas
sobre ella.
R. O. P.fte I E. Ouhalde
F.Upe V...... contra .1
Imperio bridnico
Un extenso apéndice
documental cierra la
biografía politica V militar del
caudillo, a propósito de la
que se desarrollan núcleos
importantes de la historia
argentina del siglo XIX: la
penetración británica y la
politica portella, entre otros.
Julio Horacio Rube
Hacia C-os 1850·1862
Buenos Aires, la Bastilla,
281 pág.
Dos al'los capitales de nuestra
historia, en cuyo transcurso
se desmorona la hegemonía
30
31
J'
REVISTAS
[
O...rollo Econ6mico
Revilte de CiencIM So."
Número 58, wl. 15,
julio..tiembre 1975
Publicación del Instituto de
O.-rrollo Económico y
Social, Buenos Aires.
Cuad.nol de cristianismo
Y sociedad
Número 16, Editorial Tierra
Nueva, Air••
ComuniQlci6n y cultura
Le comunicaci6n muiva en
el proceso polttico
IatinoeR*'icMo
Número 4
Buenos Aires, Editorial
Galerna
Contiene entre otros ensayos:
"La investigación sobre
comunicaci6n masiva", por
Héctor Schmucler; "Hacia
la formación de los aparatos
ideológicos del estado
multinacional", por Armand
"Educación
popular por televisión" por
Carlos Alberto Douhourq.
Estudios InternllCio.1eI
Número 29, enero-marzo
de 1976
Buenos Aires•
Asemal
Números 5 y 6, setiembre
y octubre de 1975
Buenos Aires, Daría Canton
Mepf6n
Revista interdisciplinaria de
estudios latinoamericanos
Tort:lQ 1, Número 1, juno
de 1975
Buenos Aires, Centro de
Estudios Latinoamericanos.
Nexo
Número 2, julio de 1975,
Buenos Aires.
Reencuentro
Número O, octubre de 1975
Publicación del Centro de
Practicantes del Hospital
Neuropsiquiátrico Provincial,
Córdoba.
relato de su experiencia con
un grupo de niftas, en la
I(nea de que "mejor que
escribir sobre la técnica es
contarla". La autora agrega
comentarios, a propósito de
ejemplos concretos, acerca de
sus concepciones mái
generales en materia de
técnica.
Que desempefta la imaginación,
manifestado en los estados
oníricos. Las ascensiones y
descensos, guiados por el
terapeuta, por la vía del
lenguaje olvidado de lo
imaginario, propondfán
realizar la unidad ps(quica
del sujeto, ayudándolo a
situar su vida vivida en
relación oon su vida softada.
Nicole Fabre
El tr.ngulo roto
Psicot.apill de niños por
....efio dirigido
Traducción de
Jorge A. Zarza
Buenos Aires, Amorrortu,
176 pág.
Nicole Fabre, discípula de
Desoille, aplica a sus
pequeros pacientes, el método
terapéutico del ensuefto
dirigido_ El texto presenta un
informe acerca de la marcha
de la terapia en estos
casos canaetos.
María E. Sirlin
Una eXl*iencill t ••p6utice.
HiltOl'iI de un grupo da
niftos de 5 anos
Buenos Aires, Amorrortu,
200 pig.
Sirlin ofrece aquí un v(vido
Carlos L. Sastre
a.. plicologl., red ideol6gice
Buenos Aires, Tiempo
Contemporáneo, 216 pág.
Sastre importa razonamientos,
de la vanguardia &uropes qUtt,
luego de la consabida 'poca
de furor, va no son
sostenidos ni por sus propios
inventores. El texto de Sastre
no responde a ninguno de
los verdaderos problemas de
la psicolog(a en nuestro pa(s;
es Que, más alld de algunos
juegos verbales, tampoco se
lo propone.
Pacho O'Oonnell
TeorCa y t6c:nice de la
paicot..pia gru..1
Buenos Aires, Amorrortu,
240 pág.
O'Oonnell sostiene que el
grupo psicoterapéutico
reproduce inevitablemente las
caracter(sticas del macrogrupo
socioeconómico. Hay que
hablar entonces de
Utransformación" y no de
"curación": nadie puede
ser "sano" si se adapta a una
sociedad capitalista y
dependiente. O'Oonell
aitica la ortodoxia
psiooanalrtica en dos puntos:
su enfoque fundamentalmente
individual e intraps(quioo
(incluso en et encuadre grupal)
y su énfasis casi exclusivo en
la psicop¡tología.
PSICOLOGlA
Robert Oesoille
Lecciones sobre ensuefto
dirigido en psicot.apia
Traducción de
Jorge A. Zarza
Buenos Aires, Amorrortu
Editores, 242 pág.
El ensuefto dirigido propone
recuperar el papel esencial
Morag Coate
Ma .116 de la raz6n
Cr6nica de una experiencie
....,.1 de locura
Traducción de
Leandro Wolfson
Buenos Aires, Amorrortu,
208 pág.
Con un prólogo de Ronald
O. Laing, el texto es un
relato en primera persona
del tránsito de la autora por
el mundo de lo irracional.
El libro nos muestra, con
la carnalidad de lo vivido,
el otro lado de I la
esquizofrenia: el
sufrimiento humano, Que se
oonvierte en un llamado de
atención a los terapeutas.
Pedro Urra Veloso
La guerra del banano
De la Mamita Yunai a
la UPEB
Buenos Aires, Tierra Nueva,
90 pág.
Breve panorama que
comprende desde los orígenes
del imperialismo bananero con
la United Fruit, hasta el
examen de las condiciones
actuales de tres naciones
centroamericanas, Honduras,
Costa Rica y Panamá,
signadas por el monocultivo
y la dependencia.
Pro y contra de ItaipCI
Traducción de
Neiva Moreira
Buenos Aires, Corregidor,
328 pág.
EI ensayo se propone una
indagación sobre la cuestión
energética en lo que concierne
al aprovechamiento
hidroeléctrico del Paraná y
sus consecuencias políticas
y económicas sobre la Cuenca
del Plata. Traza la historia
de los tratados bilaterales y
múltiples entre Argentina,
Paraguay y Brasi I y analiza
los intereses imperialistas
yankis que se mueven en
torno a los proyectos de
represas.
POLITICA
Ii'ctor Romeo
loa rlos que nos habitan
Bueno - .
E. s Aires, Burnichon
.,d1tor, 62 pág. Poemario
1Ultrado por Hugo Pereyra.
Ernesto Sábato

preliminar de
a' tlly Mart ínez
eo
UtnoI
Aires, Librería del
legio, 164 pág.
de sus tres noveles
de fragmentos de sus
Pretensiosos ensayos. El
se limita a exponer
in¡ resumen de los juicios
CIUe y extravagantes
..... "tu8n a Sábato como
.. all es -
filóto altor y profundo
fo.
T- .
Izzlani
8u lin lunes ni 101.
1e;nos Aires, Siglo XXI,
Pág.
e, aUge
lUac:i de la serie negra
"0_ta la primera tanda de
"'tr lal POliciales argentinas,
-,: .las que se inser ibe esta
ción de Tizziani.
t:: Mauro de Vasconcelos
de Fray
tu •
192 El Ateneo.

ROdolfo Rabanal
El -..nado
A-
200 s Ires, Sudamericana,
pág.

08, Setiembre-Oetubre_1976

Y podw en l.
''-no1.... mod.... (1930-1946)
le Aires, Ediciones de
i lit r, 414 pq.
. Ciri':"8 ed!ci6n del ensayo de
' PUbhcado por primera
1964, uno de cuyos
Dra Os es ordenar el
dttoteto POl(tico argentino
la revoluci6n del
I"'a,,- 8 través de la O'cada
, ' hasta 1943 y el
de Per6n. En su
le tern: .Plrte, el autor aborda
sociol6gica de
."Po idos pOI (ticos y los
ft"" s de POder, Iglesia,
Armadas, CGT
I"IUrac· ,
IOnes empresarias, etc.
D
lt ......uerte Pereira

'-.......ttIho-br.....
......:...__---l.::::=-:....::::.:...:::.:.:.:-..J-,;...--------a.-------.....I
CADA DOS MESES EN KIOSKOS Y UBRERlA!
~
- - _ · · _ · · · · · · · · · · · · _ ~ · _ · · · - 1
para Usted para RegalarI
NOMBRE •••..•.•........ o •••••••••••••• o NOMBRE ••..•.• o •••••••••••••••••••••••••
DIRECCION •••• o •••••••••• o • • • • • • • • • • • •• DIRECCION ••..•....• o ••••• oO•••••••• , ., •
LOCALIDAD .....•. o •••••••••• F.C•. o o • • •• LOCALIDAD .......•.•......•. F.C••.•••• ,
PCIA••• " .•.•. " PAIS. o. o ••• o •• o o. •• PCIA••..••.• o ••• PAJS .•.••••••••••••
T...He d. lUla'ipci6n. 12 números: Argemine. S 380.00. Am6rice. USS 13; V{a a'r8l. u$S
18. Europe. USS 15; V{a A'rea U$S 21. Cheques y giros a la orden de: OSVALDO.
BONANO. Tucumán 1427. 20. piso. oto 207. Buenos Aires. ..
•••••••••••••••••••••••••

UNA POllllCA
Comité de dirección: Carlos Altamirano Osvaldo Bonano Beatriz Sarlo.

IlACUUURA
LOS LIBROS. Redacción y publicidad: Tucumán 1427,20
Registro de la propiedad intelectual NO 1.024.846. Hecho el depósito que marca la ley IMPRESOEN LA ARGENTINA Impreso en INTEGRAF Ponsonby 966 Buertos Aires

43 ~\i:::

19~ _

S.R.L.

Tarifa d. suscripción
Argentina 12 números América 12 números Vía aérea Europa 12 números Vía aérea

$ 360.00
U$S U$S

13 18

U$S U$S

15

21

Cheques y giros a la orden de OSVALDO BONANO, Tucumán 1427, 20. piso,ot. 207, Buenos Aires. Distribuidor kioscos, Buenos Aires: E. Gentile Larrea 5043 Villa Insuperable Distribuidor en Córdoba: E.J. Greco Vélez Sarsfield 169 Córdoba Librerías: Tres Américas S.R.l.

SUIARIO
Informaciones Clara Galllnl, Antropolog(a e Imperialismo Eugenio Gastiazoro, La cuestión agraria Fichas: Bases del poder yanki en Argentina La ensel\anza técnica en Argentina Michellne Luccloni, China: de 'a ciudad a' campo Fulvlo Carpano, Hegel, estado y derecho Resenas Libros distribuidos en Bs. As. 3 9 14 18 19 21 24 26 29

INfORMICIONIS
Literatura de las provincias
la euesti6n de una cul-

tura nacional, y vinculadal
COn ella la discusi6n de la

~tina, tiene que ver muy directamente con los rasgos qUe una organizaci6n de la CUltura centralizada y dirigidt desde Buenos Aires imPrirni6 al proceso cultural Irgentino, caracterizado agud~ente por la contradicci6n entre el interior y la CIp ita1. La concentración : . editoriales. revistas y lirIOs en Buenos Aires ~ a la literatura argentina que circula en los ma....1 ••, se en18ft8 i!n las Uhiv.sidades y colegios, se ~iona en los medios ,.. COrnunicaci6n, un aire ~ que acepta con di· !k=ultades la produccibn del 'nterior, producción que Par otra parte 1610 accede • l. circulaci6n nacional ~ndo es editada y difunIdI por los ceneles de ~ Air. As(. la Iiter. " argentina _ presentl ~o la literatura portefta I 1, que se agregan un pu~ de eteritores del in18,_ I los que un concurso uwc""dese el CIIO de Mo: -•. Por ejemplo) convier· en 'editables'. Los nú::- CUltural. y literarios in ' te constituyen en el q:r kw Padecen los raIgOs rrart SOfocan a las '&Cono"..... regionales': si Buenos . . : no los absorbe en.. 't eso. su vida .. efímera " Penosa -cuando no imOlible- su aa biistencia Basta recorrer el ~ de revistes literarias ..... Idas en las provincias dea COnstatar las dificult. !'it de desarrollo de co"tes regionales.

tern6tica de la literatura ar-

:"-ial.

Testimonio de este complejo de problemas es el meritorio ensayo de Andris Fidalgo, Panorama de la literatura jujena, publicado por La Rosa Blindada recientemente. El (ndice de la obra con toda probabilidad sólo muestre al lector porteño una esea.. decena de nombr. conocidos (lito es, de circulaci6n nacional) si se exceptúan algunos .critores y viajeros del siglo XIX -que no IOn jujeftos, por otra p"18-. De los grupos literarios mencion. dos, qu iz6s sea "T arja" el único que. en su momento, llegara . . .r mencionlldo en Buenos Aires. La lectura del trabajo de Fidalgo -mi· nuciosa recopilaci6n que, como el autor lo declara, se constituye en una tarea previa a la de la cr(ticaes indispensable en el cami· no de una cultura nacional que 18 haga Clrgo de los fen6menos de desarrollo desigual que caracterizan al conjunto de la producci6n cultural en la Argentina. Fidalgo apunte algunas con· elusiones: entre ell. la de la 'debilidad' de la literatura jujefta. Al margen de que parezca posible COtn-. partir este juicio, no - obvio pregunblr. d6nde residen las causas de .te debilidad; la lectura del libro que comentamos ilustra sobre el c.kter no profesional de la gran mayoría de los eecritores estudiados Y ello nos vuelve a remitir a la cuesti6n del d. .rrollo desequilibrado de la cultura argentin. Y la concentreci6n de los mediol de producci6n ma18rial y circul. ci6n de las manifestaciones culturales Y literarias. Finalmente, es preciso referirse al p~ qU~ los elementos folklbrlcos tienen

en literaturas como las del noroeste argentino. F idalIO registra, en un primer capltulo, la poesía an6nima tradi cional, cuya influencia estA sin duda praente en muchos de los escritores citados. En ellos, sin embargo, la presencia de lo traelicional no alcanza a articu· larse en una propu.ta firme de literatura regional popular que debib esp• • décadas, quizá hoy en la n..rativa de H6ctor T iz6n, para manifesterse. Ello tBmbién tiene que ver con el carActer depend iente respecto de Buenos Air. que signa I1I corrientes y las manifestaciones de la literatura regional argeritina y también con una 6ptica de clase que suele llegar a transfonnar los elementos folkl6ricos y tradiciona" en variantes del pintol'8lquilmo y del fo.lorismo.

B.s.

Socialimperialismo en la India
Ultimamente, .. pren. de todo el mundo ha ..... tredo un caso esc8nct.101O de corrupci6n pol(tiCl: Indir. Gandhi, jefe de EIt8do de la India, debi6 enfrenw les denuncia. de frMlde electoral y corrupci6n d. 1.. norma. democr6tic8; por razones que no • • • can con evidencia 1Orte6

-aunque tlHnporari.nen.la situaci6n y .1v6 la litabilidad de un gobierno cuya politice • C*'8Cteriza por las excelentes relllCio... estableei.. con la Uni6n Sov_tic. y, correlativamente, con el deterioro de l . relaciones con le Rep(iblic8 Popular China y el Pak¡.

t6n.
La
historia

de

8It8I

lOlll8R

OS, Setiembre-Octubr. 1976

3

economlas de los dos paises.!. Por aquel entonc. a los . cuyo fin es el de organizar la "complementarielad" de l.. A través de los aftos los soviéticos han impulsado la constituci6n de un poderoso grupo pro-rqso en la industria y las finanzas hindúes.. A la India ello le representa fabr~ algunos produclOs que re. en el Partido del Congreso abriÓ el camino para que buenos amigos de la URSS y ex miembros del P.s primeras b. En este I*'lodo. ast el caso de las nueces de caj6 hincti..po explotar h. a la vez que del deserro110 dependiente de la industria pesada hindú.2 en 1968~9 y al 13.. ministro de finanzas y Mishra de comercio exterior. . ~ procklcciones para Venderlas mAs caro en el mercado internacional. calientes de la guerra fria.cesivos por el régimen IOviético. desde ese afto la India -cuya situaci6n fi: naneiera es por otra parte catastrófica. en 1969. entre los que se inclulan Kumaramangalan. ministro de minas y acero."buenas relaciones" se remonta a mediados de la d6cada del cincuenta. econ6m1cas: entre ellas.. cabecera de puente de la "cooperación" indolOviética. Tal el calO del acuerdo COmercial firmado en 1972 y que ya se aplica en gran escala en la industria del algod6n: se importan 2‫סס‬oo toneladas de algodón JOviético para su transformación y las hilenclerras indias se ven obligadas a pagar un 15% mAs de lo que pegarlan a los productores locales. el 10 de septiembre de 1972 el 90bierno de la India y le URSS firmaron un acuerdo por el cual se cre6 una Comisi6n Intergubernamental para la COOl*'aci6n Eco~mica. l.. Ganesh. Esto quiere decir que. la división producida. la importante acerla de Bhilai. Cientlfica y Técnica. propio patio tr. Pero la URSS no 1610 obliga a "s aliados a realiz. ci6n econ6mica socialimperial ista.C.. y mientras que entre 1960 y 1970 el comercio exterior hindú se multiplicó por 2. aflos en los cuales Estados Unidos se habla lanzado con resolución a la conquista de mercados y lOnas de influencia més alié de . en . el comercio exterior de la India con la URSS crece a ritmos acelerados: del 2. berAn apuntarse en contra de Pakistén. E1 proceso de esta penetraei6n es complejo e iiultnltivo para las naciones dependientes del Tercer Mundo. $Obre estos ejes se apoya la penet. bllrnenta estos conflictos y sentar . Compras de ProdlllCtos que Podñan ellos millnos aprovisiona. quieren una fuerte inversl6n de mano de obra e intervenir en algunas etapas del procesamiento de Productos indUstriales reexportados luego a la URSS.2% del lOtal en 1966-67 ha pasado al 10. En la dtkada del cincuenta. asegurarse la hegemonla sobre el Océano Indico r.. la fracci6n nacio. en este sentido se impulsen las tendencias expansionistas de la gran burguesla hindú (que lndira Gandhi representa en alianza con los grandes propie_ios ruralas) a la que le proporciona armas que d. carécter de potencia 10cialimperialista. esta justa POlici6n antimperialista fue c.. Hoy la URSS es el principal comprador de la India.3.s europeos de los zapalOs que revend~ 4 .. los intercambios con la URSS se multiplicaron por 240..reembolsa a la URSS mAs de lo que de eUa recibe (94 millones de d61ares contra 66 millones ' en 1970-71). Pero no es únicamente sobre el plano de las alianzas pollticas y el aprovisionamiento de armas que se desarrollan las relaciones indo soviéticas.. En lo que concierne a la ayuda soviética. del " que revende a pa(.. al mismo tiempo. la situaci6n a comienzos de la década del setenta era la siguiente: en 1971 la India habla utilizado 1610 un 10% de los c~itos atados que la URSS le habla 01Orgado en 1969. pitalizada en aftos . nalista de la gran burguesl'a hidú ponla en el tapete de IUI nIIOC_iones con las otras potencias capitalistas ... India se niega a formar parte de la OTASE. Por otra parte.8 en 1971. presentaba una pieza importan18 de una polltica irn~ rialista. ocuparan cargos decisivos en el gobierno y el Estado: tal el caso de varios miembros del gabinete en 1912. hace que la India desempefte un papel capital en una polltica agresiva y de cerco en torno de la República Popular China.s relaciones con la URSS. sero. que le URSS revende a los Estados Unidos. estado que la URSS ha convertido en enemigo "natural" de la India. que estrechó sus relaciones con la India y que hoy. . La URSS . también les COmpra . En 1954.

rilla proyanki· de lon Nol. in. religi6n que en Camboya tiene los rasgos fundamentales de una fe popu lar. ció" de la producción y de la vida de ald. un Frente Khemer 1118rak organiz6 la lucha contra los fascistas japoneses y franceses. de pe1rÓÜO construidas por la ~SS en Bareun y Koyeli.0 "1'".. ci6n de industrias pesadas en la 1ndia. En 1941 los franceses eligieron al prfncipe Sih. .. UM campana periodfltiCl orquestad8 por la CIA fue desatada con . los ..~ en ~lgicL La extensi6n de ~. las d finerr.~erno cUyo car6cter repre~. En 1968. El príncipe construyó una línea neutralista en plena guerra frIa. qua en ~72 se design6 una comili6n para estud iar· lo que es una pr6ctica uaJaI del COmercio exterior soviético ~ los paIses que hegemo- tales "negocios" soviéticos despen6 tal inqu ietud entre nlza. d nstruidal por finnas occi~ntales. bajebe pare sabotear su neutnlidMI". Las ejecuciones masivas no parecieron merecer la repu Isa de los amigos soviéticos.viétiCOa impulsaron la instalaci6n de otras plantas. 1884 Y 1923 se produjeron revueltas campesinas de pelO contra el agresor francés..I"steneia de las m. Sin embargo.. 1883.. mismal que surgieron d. mismos eliado. socios y aUldos que los yankis • apoyaron pera dlr el golpe de _tado de 1970. en malt:ha ante los gobiernos y pueblos del T..ios camboyanoL El Frente Khmer 11896 a controlar un tercio del país en 1946 Y SUI be•• de guerrilla fueron pr6ctic8l11en18 11. Durante la década del 40. una capacidad de dos "'tllones de toneladas costaron 76 y 60 millones de ~11Ir" respectivamente.gú n la definici6n de t86logos occidentales. de Medrés y HalYa 2 con una capacidad de . totalmente la ayuda en 1963 y explicando que esa -ayuda" habla abierto las puerta I a la Cl'eaci6n de un '·Iobby proyanki en el pafs.r•. El imperialismo Ylnki utiliz6 todo el lil18ma de presiones econ6mic8l. "atea" .. de 810 intentaron una .tldo proinperillista de Lon Nol. 011'~o es de extraftar.tiv~ntll se desarro~ '. politicas y militar... durante la firma de los Acuerdos de Ginebra.mieron respeede 8Inente 21 y 25 millones d61.' tarniento notable de la I " " "a de las grandes.. s intereses. nuk respondió llegando a rechaz. millones de tonelades. irritando particularmente a los norteamericanos que ya habian comenzado su expansión aparentemente veloz y legura sobre el Extremo Oriente. A estas insurrecciones ligui6 una represión sangrienta.Itas plantas cu_tan a la "di. _te rasgo particular del budismo khmer fue cuidadosamente estudiado y respet8do por 101 revolucion. tas y convertirlo en un fantoche al servicio de . nuk como rey camboyano con la intención de repetir viejos procederes coloniali. cuya lucha armada fue organizada por grupos marxistas leninistas.. Setiembre-Octubre 1976 6 . etc. por medio de eleccioMI freudulentll a la cam. suficientemente co'1 ido.lda mAs all6 de un d~"'bral de pobreza" pes6 Cor 52 al 70% del total. maIlor Ent~e 1966 y 1968 el Con~taJe de la poblaci6n " IId.rie de maniobras política cuyo Óbjetivo era aisl..no. por la asistencia de~ICa. Una buena parte de los COnvenios indosoviéticos tienen que v.. toa la_OS. Comenzó con la . y cuyos sacerdotes viven mezclados con el campesinado colaborando en las tareas de organiz.ior a Camboya. Miles de militantes fueron muertos y miles encarcelados.11O de la India y su 90. cons~cei6n que para la URSS Significa un desemboque en "'nas de la industria a las ~e quede definitivementll I~da. . línea que 18 manifestó.. especlalmeA. que el socialim8r "Iillno por boca de ". refinería. a Sihlnuk. En _te sentido Sih.spensi6n de importantes rubros de la "ayuda" ext.. La via de desarrode~ndiente elegida por In IJObterno hindú tuvo cot~ Consecuencia un acre. las posiciones independentistas de Sihanuk no tardaron en hacer aflorar lal primeras contradicciones respecto a la política di_fiada por el invasor extranjero. En 1863. A partir de la leerfa d6 Bhilai. uno de sus mAximos dirigentes era un monje budista. cuyo centro se situ6 unos 150 km al sur 'de Calcuta.. e. En los barrios populares de Calcuta se colgaron cabezas de inSlrgentes a los tranvias. que tr. obligarlo • la represi6n popular y consolidar en el gob. que suele pon. 116 ~I. con la insta'. CAMBOYA la derrota del imperialismo La lucha del pueblo khmer contra los opresores extranjeros tiene u na larga historia.. la.~hnev se declare gren b. la 1IIcnología. Pero ant. . fue precisamente sobre este grupo de amigos. por Iler~ lado. que consideran a la India su gran aliada para el disefto hegemonista y agresivo de su politica en Asia.pu6s del golpe de . capitalistas: por ejem~o.1 objetivo de oblipr 1 Sih. mucho mAs que las COnstruidas por otras nacione.cer Mundo. entre tri- bus y nacionalidades del este del subcontinente.

terminada la resistencia contra los franceses. maestros. mente con la República Popular China. el pequeño grupo parte. no obstante denunciaron en toda oportunidad las taras que . son esperados por algunos campesinos con los que • puede contar. cuya seguridad y firmeza fueron la primera garant(a de la resistencia que comenzó después de las elecciones fraudulentas de 1966. por lo general. se acentuó en 1969 y se hizo armada.. y luego se escucha a los campesinos que cuentan sus sufrimientos y sus humillaciones frente a los funcionarios policiales y administrativos.nuk a dar eleeeiones ··Iibr. Las medidas de . o a vec."o. después de haber saludado respetuosamente al superior del monasterio budista. En ningún momento se descuidó la construcción de sólidas bases campesinas. organizó a los guerrilleros que sal(an de la clandestinidad. Esta política explica que cuando el golpe de estado contra Sihanuk se produjo. Camboya abrió sus puertas de par en par a los capitales extranjeros.Sirik Matak : se sucedieron . situaci6n clave que de ningtí n modo podla desvincular. como Imples viajeros _ instalan en una casa. la tenacidad con que 18 construy6 la fuerza propia V la dirección de la lucha armada.. toda una nueva generaci6n de intelectuales.tonces las medidas antinacionales. después del golpe de estado de 1970. a los cómunistas) fue la de "unir a todo el pueblo a fin de llevar a cabo la lucha contra los imperialistas americanos y sus vasallos".bsist(an. la corrupción. que comienzan a organizar activamente la resi. Durante todo este per(odo complejo de resistencia y conciliación que se inaugura en 1946. en la 'sala' de la pagoda. quien en un momento incorpora a su gobierno a dirigentes como Khieu Samphan de decisiva participación posterior en la guerra de liberación de C. 6 . por el momento se evitan los enfrentamientos con las tropas gubernamentales y todos los esf. algunos de ellos desarmados. Hoy Camboya afirma. se dejarán algunos documentos contra el régimen de Lon Nol y Sirik Matak. intelectuales y cél11pesinos. el imperialismo y el hegemonismo" en un marco político. Al mismo tiempo y especialmente a partir de 1963 se denuncia a la camarilla contrarrevolucionaria de Lon Nol y muchos de los militantes patri6ticos comienzan a retirarse hacia las aldeas campesinas en vistas a preparar la resistencia contra el imperialismo que avanza sobre las posiciones neutralistas de Sihanuk. esto es a no intervenir en la nominación de los candidatos del partido en el gobierno. tencia. la u. de Sihanuk y e s p e r a n d o la situación oportuna para desencadenar la lucha armada.erzos se consagran a trabajar en profu ndidad". al voluntad de resistir l6el coloniali.guridad son muy discretas. entran en una aldea donde. los patriotas camboyanos supieron combinar todas -las tácticas.ra que pesaba sobre los hombros del campesinado pobre de Camboya. La proxima visita de los rebeldes permitirá evocar la corrupción y autoritarismo de los grandes mandarines y de la camarilla que está en el gobierno. La poI(tica desarrollada por el Pracheachon (o "partido popular" que.. Los patriotas camboyanos consideraron que el aspecto principal del régimen de Sihanuk era su voluntad de independencia. etc.. desde la lucha armada hasta la participación en el gobierno real en los momentos de mayor resistencia contra el imperialismo yanki."boya. La derrota del imperialismo después de cinco aftos de guerra demostró la justeza de la línea de los revolucionarios camboyanos: su pol(tica de frente único antimperialista. La oposición de Sihanuk a este giro duro meses para finalmente fracasar ante el golpe de es1ado producido por Lon Nol en 1970. se anularon las nacionalizaciones de la banca y el comercio exterior. donde por tradici6n la población de la aldea _ reúne para escuchar a aquellos que vienen de otral tierras. se los ayuda a que tomen una concreta conciencia de las injusticias que padecen. económico y militar donde "se vuelve cada vez m6s enconada la contienda por la hegemonía mundial entre las . fruto complejo de siglos de dominación imperialista. contemplando en todo momento de separar a Lon Nol y los aliados del imperialiuno.. a obreros. generalizando a la casi totalidad de la nación. la resistencia estuviera lista y preparada para la lucha en todos los frentes. se bromea.pwpotencias". Sihanuk cae en la trampa y ello tiene como resultado un parlamento ultrareaccionario que en 1969 desemboca en el gobierno de Lon Nol . después de haber insinuado alguna sugestión sobre los medios para protegerse de los agentes del Estado. en una declaración suscripta en agosto de 1975 conju nt. de un trabajo que arraigara a los patriotas revolucionarios entre las masas campesinas: "AI anochecer cinco o diez hombres. Luego.". Se charla. A partir de 1966 el repliegue hacia las zonas rurales tiene como protagonistas a ..

El desarroo desequilibrado del camPa arroja miles de trabajadores rurales hacia los centros urbanos o hacia las ~Plotaciones rurales en los atados Unidos. d rov ec haron la oportu mId fic' de utí'l' Izar en su benetri: a un "ejército indus". ciudades mexicanas conformadas en el marco de la más estrecha dependencia respec10 de los Estados Unidos. si la industria estaba radicada sobre la frontera. el 40 de la población activa. el informe aconsejaba la radicación de industrias en la zona mexicana. permite a las industrias yankis elegir entre los obreros más diestros y mejor calificados. electr6nica y juguetes. en Nogales. 273 en 1972. rar Los Estados Unidos miOn con atención un prode concentración de la de tra que puso en manos 'iosUn 16% de los propietatul . sus slnd' IcatOS produjeron la P'escripción de mayores ~ntroles sobre la inmigraIa~n golondrina al norte de frontera. Por otra perte. tres errores de armado en el curso de la jornada. baja renta de la tierra. Setlembre-octubre 1975 7 . Ciudad JuArez y Nuevo Laredo.. en las 6 SO% fronterizas.Motorola. se pasó a 147 en 1969. Asf por ejemplo... if de e ras que a mediados la década del sesenta a alcanzar.. Entre los pioneros figuraban monopolios como L itton Industries. Las industrias que se beneficiaron con el nuevo plan fueron.1sa campesinos pobres al l'Cado de trabajo' no deIllP '. En 1967 el en10nces presidente Lyndon Johnson considero un informe confidencial sobre la tensi6n poIftica y social en Estados Unidos y México. . De 72 plantas cuya radicación se autorizó en 1967. al instalar su planta en México. el fundamental atractivo de la inversión radica en la diferencia entre los salarios pagados en Estados Unidos y en México: este da10 es especialmente importante en el caso de plantas para el armado de piezas y partes. la abundancia de mino de obra mexicana. Hughes Aircraft y General Electric. la presión popular se. en la zona de frontera. en particular.) un operador de montaje percib(a 5.350 dólares anuales.el 51% de la tierra tivable mexicana y ex::a. que importlln mano de obra mexicena. Nogales. puede significar el despido de la obrera.060 dólares. Hacia fines de la década del sesenta el jornal que se pagaba en las ciudades fronterizas mexicanas era de 3.de reserva" constituido . el 9obierno mexicano decidi6 ~ renovar los convenios I e mano de obra agrfco~ Ello.ialismo yanki. significó la n más desocupación en s localidades de frontera. empero. las del vestido. 426 en 1973 y 665 en 1974. . por el mismo trabajo un obrero mexicano percib(a 1. fuerza motriz con tarifas reducidas y red de transportes ya existente. realizó economfas anuales equivalentes a cuatro millones de d6lares.UU. Los :'0 1"CiucI::' inversores extranjeros aprovecharon las facilidades brindadas por la existencia de parques industriales. la organizeción sindice! de los braceros que trabBJaban en Estados Unidos en Condiciones infrahumallas. en una planta electrónica. operaciones sobre cuyo costo total la mano de obra incide en un 50% o más. solteras. productividad inducida lOS Ll aROS. Transitron. sólo 300 km al sur. se prefieren en general las mujeres jóvenes. mientras que por tareas equivalentes. E1 sistema de supervisi6n es férreo. Fairchild. fueron la sede de esta nueva ola expansiva del imp. Tijuana. entre 16 y 22 años. Así la productividad de estas industrias radicadas en México es entre un 25 a un 40% superior a la de plantas gemelas en Estados Unidos. mientras que en la Motorola de Phoenix (EE. en Estados Unidos se pagaba alrededor de 25 dólares. En 1964.52 dólares.Explotación yanki enMéxico La frontera de México COn Estados Unidos es escenario de un constante flujo de radicación de industrias de capital nortea""ricano que llegan all( :r:afdas no sólo por las faIlidades y exenciones ilnIl?'itivas que ofreció el gobierno del anterior presidente Dfaz Drdaz sino también por la sup~rexplo­ 1aci6n de mano de obra ""xicana utilizada en las ~as plantas. ejerció a través de que .. Sobre 1000 operarios. Motorola. Pero.

ni Kieffer estuvieron en condiciones de proponerse seriamente la reelaboración admisible de la leyenda.a través de los que amplios sectores populares reconocen o forjan los instrumentos para la expresión de su s luchas. ya como un rasgo propio y constituyente de u na Corrientes convertida en mu ndo primitivo". su cultura. personaje fabuloso con que en Corrientes se amenaza a los chicos: si salen a la hora de la siesta el Yaciyateré los perseguirá y castigará. por lo menos si con ella se aspira a lograr un producto cultural que supere la exterioridad con que el "habitante de la ciudad" percibe el rnundo rural. la fórmula desdeña u na condición inexcusable que no desdeñaron en cambio las pellculas de Olivera y Favio que mencionamos es dif(cil proponerse un cine popular de masas al margen de una profundización en el carácter de las tradiciones. Según las oscilaciones del mercado pueden cerrar sus operaciones o trasladarse a regiones -incluso dentro del mismo Méxicoque ofrezcan condiciones aun más favorables. últimamente guardias de trabajadores vigilan durante las 24 horas las plantas instaladas: el imperialismo. El público que aplaudi6 a Juan Moreira. 39 plantas abandonaron la zona de frontera. mitos. CINE folklore yexotismo Cuando el cine argentino descubre en la historia de las luchas populares o en las leyendas. las fiestas populares con caminata sobre brasas inclu ida. II B. o Nazareno Cruz iluminó. etcétera. los contenidos. 8 . la muerte por mal de ojo del hijo de esa unión. La respuesta de los obreros ha comenzado a hacerse sentir. Por otra parte. son las peripecias de un relato en el que se intercala el carnaval correntino. que pensamos es peligroso pasar por alto. La película toma como pretexto la leyenda del Yaciyateré. La exterioridad dél relato es tal que por momentos la cámara parece detener una mirada de I'hombre blanco" sobre las máscaras de los extras. para beneficio de produc. dotarla de un fondo con los paisajes y fastos que registran las guias turísticas. estas plantas fronterizas no significan ni siquiera una fuente de trabajo estable en la zona.por un número tres o cuatro veces mayor de supervisores que los empleados en las plantas en territorio norteamericano. sino también con el proceso de afianzamiento de preocupaciones y expectativa nacionales en amplios sectores.. cargarla de peripecias ajenas a la trad ic ión en la cual esa leyenda se inscribe. la estanciera-hechicera que no sólo juega con vlboras en sus aposentos sino que obliga a la chinita a un pacto de posesión por su marido-pájaro de oro. si se qu ier&. Lo que resulta menos admisible es la mescolanza inventada por Gudiño Kieffer y filmada en Corrientes por Kuhn. La Patagonia rebelde tores y directores. Tomar una leyenda popular. los procedimientos -dispersos e inconexos. campesinos de Corrientes. Asl el pintoresquismo se convierte en el rasgo decisivo y ordenador de una pellcula trivial donde la superstici6n aparece ya como una urareza". se presenta heterogéneo y contradictorio. como los delincuentes. una perspectiva que ha comenzado a adoptarse en algunos casos con cierta superficialidad e inconsistencia. la percepci6n exterior de lo folklórico. S. Ni Kuhn. en él están presentes buena parte de los conflictos que definen la fisonomla de lo popular urbano o ru ral. no es una buena fónnula. Soslayar este punto conduce a un desenlace infeliz: el exotismo de clara intención comercial. el pintoresquismo. el maleficio con un San La Muerte. narraciones de la cultura folklórica campesina un repertorio temático y la posibilidad de trabajar con esos elementos en el camino de la construcción de expresiones art(stico-culturales articuladas en torno a contenidos nacionales de repercusibn popular. La historia de Mar(a. Entre octubre de 1974 y abril de 1975. Y precisamente en esta encrucijada se ubica u no de los últimos productos de la ola inaagurada ante el éxito de la obra de Leonardo Favio: La hora de María o el pájaro de oro de Rodolfo Khun. Las variantes folklóricas de esta leyenda son sin duda innumerables y es admisible que un escritor urbano la utilice como punto de partida para un desarrollo narrativo. su h istoria. puede desaparecer en una sola noche. los recursos formales. psicologizarla en una clave reconocible para la burguesía y sectores de la pequeña burguesía urbana. no puede menos que ubicarse este proceso en un marco global que tiene que ver no 1610 con las leyes económicas que rigen la produccibn cinematográfica. el velorio del angelito. el curanderismo. etcétera. Este repertorio. En efecto.

directo o indirecto. ta El proyecto Camelot se inserba coherentemente en un diseo político preciso y. Las "naciones modelo" que debt'an estudiarse eran: Argentina.s~c. El caso Camelot fue un fracaso. Se trat6 del famo~o caso concerniente al proyecto amelot. De él hablaron los diversos órganos de información.'a convertido en una práctica habitual. y fue una casualidad que el escándalo estallase aI le'. Se proyecta una recolecci6n de gran cantidad de datos primarios. Bolivia. parece probable que la orientación geográfica de la investigación se dirija hacia las regiones de América Latina. con su contribuci6n activa. que hasta entonces hab. Santo Domingo. sintético -relativamente se em (StICO en el sentido de que 'le empl. individualizar la posibilidad de prescribir las características de un sistema para obtener y usar las informaciones esenciales necesarias para lograr los dos objetivos arriba mencionados.strativo. por su ~rte. Perú. 'El debate se amplió hasta alcanzar el. debía asumir la función recolec~ar inform~ciones relatis eu I al objeto espeCifico sobre el a había que intervenir.ro.ea en él un lenguaje a la adz . para finalidades declaradamente represivas. bien conocida en el ambiente de los poll'ticos y de los investigadores sociales. que próximamente publicará en ccutellano la editorial Galerna. SOCiedades nacionales.'an podido permitirse ignorarla: la existencia de instituciones dirigidas a la recolección. de uno ~ los tantos instrumentos disestos por los Estados Un idos Para extender su control militar ~o~OI(tico.o el conflicto mayor fue el que surgió entre el ejército y el departamento de estado. tanto de América Latina como de Estados Unidos y la cuestión alcanzó rápidamente los niveles más altos del debate poll'tico. durante la reunión anual de los miembros de la American Anthropological Association. cada uno de los cuales se arrogaba el derecho exclusivo de ocuparse de operaciones en el exterior. por lo menos hasta aho. dado que fue ~Io una minon'a radical la que Intentó poner en t'rminos poli. Más prirn samente. "El proyecto es concebido como un esfuerzo que se extenderá a lo largo de tres o cuatro anos. econ6micas y poi (ticas.'ficas relativas a países extranjeros.oantropoIÓgico y técnico•• E~ln. Nuna se puso en discusión la legitimidad de emprender en el exterior operaciones de este tipo. p. de informaciones cient. En este momento. Se trada . en gra n parte. Fueron mis Dien conflictos de competencias los que estallaron en el nivel del poder poh'tico. Los planes actuales exigen una agencia para esa regi6n". En 1965 estalló. Setiembre-Oetubre 1975 . El Salvador. y la utilización extensiva de los datos de los que ya se dispone respecto de las funciones sociales. por primera vez. pero no salió de alli una de€laración común. Debemos a un óptimo trabajo de Horowltz 1 la recolección del material documental. sedo d' Identificar con mayor graun e terteza las acciones que gObierno podría emprender CD para Quitar del medio las condiciones que sean Individualizadas como origen de una potencial guerra interna.ANIROPOlOGIA I IMPIRIAllSMO CLARA GALLINI El siguiente texto es un fragmento del libro de la antrop6loga italiana Clara Gallin~ Le buone inteMioni. México y Paraguay.. en pocas palabras. o si lo hubo que haya skJo tan limitado. ro de intervenciones de sociólogos y antropólogos en contra o a favor del proyecto. El pror~to había sido elaborado en .64 en el ámbito del SORO (SPecial Operation Research Office) y sus finalidades concretas e~~n la prevenci6n o la interven~I n en los focos de guerrillas r n estas regiones de historia partle~armente atormentada. en fin. La historia de Os ultimas anos nos ensena ~~!l'o la operaci6n logr6 sus obra IVOS. La diplomacia chilena protest6 por no haber sido informada. Por primera vez se obligó a Udestapar" públicamente. ~ncontrar procedimieneial ~ara Individualizar el potenbito de gue~ra interna en el ámtundo e . un plan de investigación "cientffica" que ten (a como ?bj~tivo principal y declarado la Individualización de condiciones d~ guerrilla... y será subvencionado con aproximadamente un millón o un milIon y medio de d61ares por ano. I . sobre el campo. completado a su vez por un cierto núm. El caso provocó un revuelo.. el mismo Horowitz lamenta el hecho de que no se haya dado un verdadero debate acacMmico. sus objetivos son: tos . Por otra parte. que haga posible prever e rne Ulr s~bre aspectos poh"ticaSOt7t~ sIgnificativos del cambio de ~ en el ámbito del desarrollo preCias naciones del mundo. n v: loa LIBROS. Brasil. Guatemala. un hecho que por lo menos desde hacl'a un decenio se hab. Es sostenido por el ejército y por el departamento de defensa y será dirigido con la cooperación de otras agencias de gobierno. un escándalo poll'tico que entre los diferentes investigadores sOCiales envolvió también a los antrop6logos. en 1966. los "casos especiales". En su inf eUforme . . Pero si lo fue -y ello hay que senalarlo inmediatamenteno lo fue por cierto en virtud de una protesta un~nime y motivada por parte de sociólogbs y antropólogos. operaciones de este g'nero. Chile no estaba previsto. y la consecuente disponibilidad de un cierto número de investigadores sociales para avalar. en curso o potenCial. en América Latina. se discutió sobre la cuesti6n. e buena parte del continente ~~Inoamericano. ticos el problema de la relación entre investigador y gobierno. con la revelación y luego la denuncia en la prensa local de lo que fue caracterizado como una actividad de espionaje. La universidad no se expresó nunca oficialmente. que participaron en número muy reducido. Colombia.n modelo general de sistema Infl a.se afirma que: 'lest" pr~yecto Camelot es una inte I~aclón cuyo objetivo es de~rnlnar la posibilidad de estudio SOCiu.parlamento y la presidencia: finalmente e' departamento de esbdo tuvo la mejor parte y el proyecto se anuló mediante una carta presidencial.

e cuesti6n. su avance masivo. con motivo.Horowitz imputa este apoliticismo generalizado del académico al hecho económico concreto de su dependencia respecto de las grandes fundaciones que subvencionan la investigación y que. que de este modo resutta involucrado en el mismo tipo de relaciones. constituyeron r as una mayoría silenciosa frente al proyecto Camelot es un dato que. de la cual los pueblos latinos sólo tienen una lejanl'sima experiencia. a fa Ita de mejores términos.. que segu. en particular so. El apoyo ideológico era relativamente indoloro. se puede afirmar globalmente que el apoyo del antropólogo al sistema fue en un principio importante. Mediante este trárnl~ se ha agregado un nuevo Y e 10 . según loS presuntos fines de contribuir ~I progreso econ6mico. mediación de conflictos internos). Se considera. que prefiere la cantidad a la calidad. y de las expectativas vincu ladas con la posibilidad de coparticipación en la gestión del poder politico yecOnómico. Ford. en la dificultad comprobada de llevar a fondo un análisis poi (tico de esos m ismos hechos. El también está en condiciones de proporcionar un material cognoscitivo que podrá tornarse útil inmediatamente o más adelante. al sociólogo muy pronto se le agregaría el psicólogo. etc. aunque limitado sólo al nivel ideológico. que mostraron entre las dos guerras una relativa contención dei poder de Estados Unidos y luego. al término del conflicto mundial. en la última posguerra. de" pendencias y contradicciones que sus otros colegas. en particular. estamos tentados de definir ligeramente como apoh'tica. encuentra ocupación también el antropólogo. de la marina y los asuntos interiores. tido más particularmente a una serie de hechos nuevos.). Este estado de cosas no duró mucho. tiene ra(ces mucho más complejas. En estos mismos "staffs". En este sentido la instrumentaci6n del antropólogo ha llegado después de la de otros colegas en las llamadas "ciencias humanas". como consecuencia de los cua les el propio papel de estos estudiosos se hab(a transformado profundamente. el poder económico estadounidense emprendió el camino de la expansión neocolonialista.se distinguen actitudes relativamente diferenciadas: -al n'gido rechazo de cualquier discurso poI(tico. debe ser remi. Y de aqul' las colaboraciones con el gobierno. como instrumento de poder político y económico y ello se evidencia en el sentido opulento de una dirección de investigación no selectiva. se remonta la creación de un President's Research Commitee on Social Trends. sin embargo. que sabiendo todo sobre todo ninguna novedad nos tomará de sorpresa. o En la estructura capitalista es. Por "antropología aplicada" se entiende ese sector particular de la disciplina que comporta la posibilidad de formular análisis locales y planes de acción gubernativa. indios. la era de la antropol09la "aplicada" habl'a comenzado en pleno conflicto bélico con una oportuna fundación. por necesidades obvias. etc.. minoritariamente. En este sector. Para el antropólogo estado un. Ya antes de la primera guerra. Las cosas cambiaron en la medida en que el aparato de control internacional debla. a partir de la posguerra. hacerse cada vez más complejo y en la medida en que se volv(a cada vez más importante la recolección de cualquier tipo de información sobre naciones extranjeras.y las posteriores referidas al cambio cultural -con la hipótesis de un pasaje desde modelos culturales "arcaicos" a otros más umodernos"habían convalidado sucesivamente los diversos momentos de las relaciones de fuerza internacionales. portorriquenas.'a económica y cultural que en sus aspectos más recientes se designan como neocolonialismo. tadounidense. precisamente por estar controladas financieramente por nombres como Rockefeller. comienzo de toda una relación de colaboración entre la presidencia y el "staff" de investigadores sociales y de la creación de relaciones análogas en el interior de los diversos departamentos del ejército. y no afectaba el rol tradicional del antropólogo.. que al comienzo debía parecerle extremadamente gratificante por el doble motivo de las implicaciones prácticas de una disciplina de la cual nunca estuvo ausente la aspiración a una incidencia sobre la realidad. Se reconoce cada vez más la importancia de la información. sin embargo. actitudes cn'ticas caracterizadas por formas de libertad y desprejuicio individuales que tienen sus ra(ces en una tradición de udemocracia" burguesa. la explotación de clase asu . el físico nuclear. en térm inos más rigurosos. Pero también esta libertad de juicio resultará ilusoria ante la prueba (poh'tica) de los hechos.. la industria habia descubierto las "human relations" y habia intentado su utilización a loS fines de controlar I~s masas obreras. como es bien sabido. El sociólogo. se plantean con mayor complejidad. con raexcepciones. Pero la 50ciologl'a habl·a llevado adelante también la escalada hacia el poder politico: a la administración Hoover. Que los antropólogos.'a -siendo "libre" de operar dentro de los II'mites de la investigación de campo y de la enseñanza en las aulas universitarias. Las cosas. en el exterior se configura con esas formas de hegemon. el geólogo. sociat. Ante el expansionismo neocoloníal los servicios del antropólogo pasan a ser tan útiles como los del economista. Especialmente por lo que concierne a estas relaciones con el exterior y con el mundo colonial. El problema. una vez que. que son las que más nos interesan aqut'.. poll~ tico y cultural de la zona . bre aquellas que recién habían pasado el proceso de descolonización o estaban por emprenderlo. en cuanto no "científico" se le oponen a veces. Las teor(as del relativismo cultural -según las cuales cada "cultura" tendr(a un valor en sa'.'" dense. me un doble aspecto: en el interior se plantea sobre todo como problema étnico (negros. incomparable con otros sistemas de valores. que se conectan con toda una actitud de la capa intelectual que. ya antes de la primera guerra mundial habl'a encontrado un empleo universitario oportuno. etc. . instrumentado para los mismos fines (selección cel personal. orientan la investigación misma hacia resultados de apoyo ideológico al establishment. y más precisamente a los años 1930-32. si es verdad que -al menos entre los antropólogos.

de utilización ¡Polrtica del antropólogo. sí se tiene en ~Uenta las consecuenc. a "as éxigencias de las Pa ersas instituciones estatales o deraestatales: desde los diferentes m partamentos hasta la C lA mis- un fenómeno nuevo: el o del antropólogo.rnl ca de clase en el exterior. ')(i~ace grupos étnicos subalternos.n. que ligan al \¡estlgador individual o en ~~lIipo. éste último para el examen de ufinalidades y estructuras de finalidades" de Estados Unidos. el eje de de utilización del especialista tienlóg' a desplazarse del plano sociotro~O a! más específicamente ~n­ ren ?'6glco. que tenran una situación pol(ticoadminlstrativa muy diferente. .las de un colonialismo de nuevo t IPO. Es imposible permanecer indiferente frente a discusiones como la sigu iente: "¿Podemos llegar a saber qué efecto tendrt'a sobre la actitud de los habitantes de las aldeas una presión negativa como el aumento de las fuerzas policiales (locales) o el corte de las orejas? " No son preguntas retóricas sino práctico-concretas. Se concluye de ello que es necesario un esfuerzo represivo mayor".r las fundaciones -que perpet~~n el ilusorio mito de la liberr6 de investigación.ias de este IIllPortante instrumento . Surgida en Inglaterra en la década del veinte. se imPortó durante la guerra. con un sentido de la oportu n¡dad verdadera~ente notable. No obstante. dinAI . en una tabla relativa al balance. que se expresa en sus finalidades as": "Identificar un área donde se encuentren comunistas activos. n los Estados Unidos. u~a vez readaptado a las ex igenC.? ~demás de este sector particu lar. por contrato. sobre poblaciones ex t\Ue\#a~a es en rebeli6n. 5610 una minor(a estaba financiada por el ARPA. surge claramente también de la documentación.o de campo pero que tenga finalidades exclusivamente cognoscitivas y no de intervención práctica). siempre según Harowitz. se tuvo conocimiento de la existencia de otros proyectos de esa especie: dos del departamento de defensa. por el nombre del cient(fico que lo dirigia). cada ~ más amplios. sobre los problemas de los "slums" y los conflictos raciales. la anropología aplicada tuvo en los Estados Unidos un renacimiento altamente significativo.1 ROS. De hecho. El gobierno rodea entonces el área en cues- tión con el Cuerpo Defensa de las Aldeas (VDC: Village Defense Corps) y env"a un contingente de tropas especiales a rastrillar la zona (técnica '09-'10). sobre ~Ill'ritaas de clase y polt'tlcas en Ignorará del Sur. En este per(odo la dVlerte de manera progresiva cionurgencia de reun ir informamat~ -:-cualquier tipo de inforeOlon. formu ladas por un antropólogo en 1967 a propósito de una reunión de trabajo de un proyecto antiguerrilla para Vietnam. En 1964. ampliarse y complicarse la en. o rebeldes la PO~~ncialmente tales.se agregaci n bien pronto las investigainones. independientes" y de contenido pol(ticamente neutro. lingüistas. los papeles ya están asignados. A las ~\#estigac io nes subvencionadas t. cuando la investigación opera en el ámbito de un sístema imperialista. estud ¡osos de ciencias poll'ticas. sobre las las IUch naciones africanas. y uno del departamen t . son realmente imperceptibles las modal idades de pasaje de la investigación "pura" a la "aplicada". de la racionalización a la represión. En la época del escándalo Camelot la apuesta está hecha. t Sostenida por el descubrimiende la necesidad histórica del cambio cultural". El hecho de que ya a partir de la década del cincuenta los antropólogos hayan apoyado de manera considerable las más variadas y brutales formas de intervención en Indochina y en América del Sur.ente. Otros datos se encuentran. Tampoco se de aUi n las tensiones Internas: los estudios sobre los a. v abren nuevos campos. en ocasión del escándalo Camelot. recientemente divulgada por la contra información estudiantil. Con esto no se pretende sostener que todos los antropólogos son de esta raza. presentados por los departamentos del ejército y del ARPA para 1965. URSS y China. actualizada Ulteriormente con las teorl'as eco~ómicas del subdesarrollo. referidos respectivamente al Canadá de habla francesa (proyecto Rebelión) y a la política agraria en Colombia (proyecto Simpático). habt'a sido entonces teorizada y practicada para sostener el viejo colonialismo británico y ~U práctica del control indirecto. todas las da nClas humanas" son empleaPr~ ahora en u na suerte de gran Yecto Camelot. Las razones últimas tanto del desinterés precedente como de los nuevos intereses son de orden poi 1'tico militar: a partir de mediados de la década del cincuenta se temió (y los he~hos habr(an de demostrar que se trataba de lOSl 8 .ricanas" al exterior que le abrió Sustancialmente a la gran nación vencedora el ingreso a los merca~os exteriores y en particu lar a Os de las zonas pobres. éste es el punto de referencia que se debe mantener permanentemente fijo. M ientras en la década del cincuenta no existían estudios sobre lás poblaciones montanesas de Tailandia. impresionante en su consistencia. toda vez que se quiera examinar el papel de la antropología norteamericana en la posguerra. O más bien: a dlfe··Ci~la. Pero los comunistas con toda probabilidad se desplazan hacia las zonas adyacentes. entre 1957 y 1967 se computó la presencia de treinta y cuatro investigadores de campo: antropólogos. t~cnica de las "ayudas norteame- caz instrumento a la compleja . de los Fondos para las I nvestigac iones Sociales. Po e los paises dependientes o o tencialmente tales. del POdemos situar la uescalation" los antr op61ogo entre el fin de de ~nos cincuenta y el comienzo mad a década del sesenta aproxise aam. del pasado.) de marina (proyecto Michelson. ya sea en el nivel de la "aplicación" ya en el de la llamada investigaci6n "pura" (con este último término se suele indicar toda forma de investigac ió n exclusivamente teórica --en este caso llamada "de base".. Setiembre-Oetubre 197& 11 .práctico. como investigaciones antiguerrilla. realizaban sus trabajos por lo general bajo la forma de investigaciones su bvencionadas.

. Asistimos al m'Ís va. .~ 'odltwl \tnft"llll. Por otra parte el silencio del antropólogo encu bn'a la madU~a" ción de una serie de contradl C " ciones (que a nuestro criterio nO han explotado todav{a del todo)..11. U" I . gozaba d.ialmente limitado o consider ado marginal. Esta interesante historia ha sido contada por Jones (1971). El etnólogo de la época colonial depend{a ~el sistema según las formas pro~las de ese per{odo. Todo parec{a desarrollarse de la mejor manera. Es posible que el emrleo del antropólogo hubiese sIdo inlr." ..•.1. Dentro de estor condicionamientos.101""10. hallaba una red de apoyoS entre la burgues{a blanca residen" te. concretamente ligada a la explotación económica de los re~ cursos locales. y las Hmidas denuncias llegaban ante los hechos consumados... Pero ninguna rapidez de "escalatíon" justifica el largo silencio de toda una categoria de La <D estudiosos. pudiesen ser campo fácil de penetración comunista.1<11. una situación política de aecien' te avance económico de lo que luego se lIamar{a neocolonialísmo. d. con un análisis que en cierto modo (i pero con cuán· ta reticencia!) las vincula a la expansión del imperialismo norte· americano. H".. Sobre este punto no hay ninguna duda... 1. sin embargo se siguieron multiplicando.. Las apologías de este importante instrumento de "ayuda al exterior". Nahuel Moreno Método d(' interl?retación de la historia argentina '.s: do camuflaje de los p~pe ~to emisarios de la CIA."".. con el cons. a mediados de la década del sesenta.~ ~"'~' j J. A excepción de raras voces de discrepancia sobre las que volveremos." _1" ..... 11¡!..~ . ccM.h H.•. La violencia obraba a hurtadillas.bo· rack. As{ fue que la ausencia de denuncia enmascaró.h""~l'nf''''~1. la colusión y la depen?e S da se h. gozaba P~e otra parte de un cierto gradO autonom¡'a. En fin.I. pedido al TE: 47-4089 ediciones plumd Haga SIl -----------~ 12 avanzada del antropólogo era un dato aceptado.• 1. L e..•. más directas y determinantes.\J1._1 Con .~erabli" progreso de la antropologla aP _ n cada.....(" :.1" 1.o K•••wJ(.Colección Teoría y Crítica (~'urltt'~t".' \1"" 1". se arribó a la organización de un Thai Information Center. el rol del antropólogo hab¡'a variadO profundamente respecto del pe' r{odo prebélico.!cen menos episódica.. una vez inmerso en la situación colOnial.1 1"... Los antropólogos -"aplicados" o nOpod{an tener la conciencia tran' quila. cuando la práctica colaboracionista ya se había consolidado. . cuando la denuncia al respecto comenzó a expresarse en términos más anal{ticos y motivados. tual" le confer{a un status tO integración • marginación respee de la elite colonial. . Y ello le consenHa también la man~ festación de actitudes cr{ticaS le disidentes. provisto de una rica biblioteca que reúne 150000 entradas... ~ 1I)'I'n~. No faltaron tampoco las justificaciones teóricas: fueron justamente las de la antropología aplicada.11.~u Los ori!r=s:~. incluso en los manuales. 2 I'. \"_1'" l!' " temores motivados) la posibilidad de que esas poblaciones.1 "'''~'''~ I.h "~f' '"'' "" "~... Incluso era bien visto defenderse del "peligro rojo" interviniendo en el exterior mediante su siso tema de "ayuda". su posición de "intel~. quien justamente comenta que "el conocimiento es poder": de qué poder se trata y cuál es la real actividad de contraespionaje de este centro de informaciones nos lo informa todav{a más documentadamente el material reunido por Mastromattei.. marginales respecto de las zonas rurales.*k =~..: las inherentes al papel del cientlfico social y consecuentemente a los contenidos teóricos mismoS de la disciplina. .. en el nivel de la teorización. el antropólogo a'l (a r vicio del gobierno puede deC a o . l"'" . '-a '''. apoyándola. la antropolog{a apl icada estadounidense continuó triunfante durante las décadas del cuarenta y cincuenta y rara vez fue impugnada antes de la segunda m itad de la década del sesenta. pero lal consecuencias de ello no reperc uHan en el interior de la nación con ex igencias y contribuciones de sangre consideradas excesivas.. además.~ .. Su investigaciÓn estaba subvencionada por el gObierno y él como persona. I _ _-. ." .1. °V" '.lhulll. Ahora. En el plano internacional.• 1_.j. también La relevancia que. predominan" temente burocrático-comercial. Hab{a poco que decir sobre el tema. Trabajando solo ~ en grupos restringidos.. del eJérclen o de otras organizaciones pued ra disfrazarse de antropólog?S pa el hacer plausible su presencia enser" extranjero. "'. Estados Unidos intervenía también militarmente en las dife' rentes partes del globo.~" antropolog¡'a se ha hecho cola 'a' racionista.."'. es decir prácticamente todo cuanto ha sido escrito sobre los Thai montaf'leses. al menos si se atienden las indicaciones de los acadé· micos que sitúan en la década del sesenta el punto culminante y la crisis de las disciplinas antropológicas.1. las viejas libertades human{stica S . tuvo durante todos estos años la antropología aplicada es tal que ya de por sI' nos hace reflexionar seriamente sobre las dimensiones del fenómeno del avance del antropólogo como apoyo práctico utilizado junto con las intervenciones militares directas o indirectas en las zonas "peligrosas"." ..'11~~.

En el nivel teóriCO.igliero. el antropólogo puro llncuentra cada vez más dificultades en la investigación de camSu presencia es rechazada en ~nto signo tangible de una contmuidad de los poderes coloniales. Si. pero de las que se preferIa no hablar. raciones del concepto de C"ultur. . en cuanto a la metodología. sobre la relación entre tradición y modernidad. Se reChazan las premisas teóricas de a antropología (social y cultural). También estas cuestiones il11 f:'ortan t1simas fueron recibidas (y con razón) escasa y tardl'amente por la cultura estadounidense: por el momento era una de las tantas contradicciones cuya existencia se conocla. si la antropología no ha llegado ya a su fin. justificadamente.. de la burocratización de los cuadros. En el nivel teórico. 25 3 Los estudiosos africanos en ciencias sociales son pocos e inevitablemente dependientes. el precio es el de un fatigoso remachar sobre las mismas posiciones. y está r Inculado con las posibilIdades Il~al. todo andaba bien. La antropología pareda la nueva ciencia humana en condiciones de reemplazar al viejo clasicismo ofreciendo soporte teórico al ecumenismo burgués. Dieci antropologi per ogni guer.¡ aUI~l1tlca­ mente revolucionaria de los II1cv'm'('n t?s..esto tenIa (y tiene) un precio.lO presentes las. Para que la antropología -y no toda. según los mismos canales del drenaje de las materias primas.. incluso la investigación Pura es percibida. por el momento en otra parte. Setiembre-Octubre 1975 . por un lado Impugnados.fracasaron. 3 Stu. :j. que tullO por objeto el (oncepto de cultlJrll. linaje. sujeta a dinamismos de dIverso género. por primera vez. con motivos.1 1 Horowitz. frente a la desaparición del "primitivo". se revisaba el funcionalismo descubriendo la existencia de conflictos sociales. Por el simple hecho de que toda ~ gestión.es difícil preverlo v~n tan poca distancia..n el sentido de la negritud) a ). O al menos así lo parecla.Su propia profesión. externos: y es r ~Isamente la presencia de un ég 1men colonial lo que el antrologO habrl'a ignorado sistemálcl~mente en sus análisis funcioa Istas. es decir en la tent'. se hace cada vez más difícil establecer el lImite exacto entre investigación Y eSPionaje.P?siciones -si en un neohauvtnlsmo o en una reflexión autónoma de la función social ~ la cultura. más diversas po~iclo¡)e' lt?scle la ~aclonal. El esfuerzo de reflexión a(tica (¡BÓrico-práctica) más interesante es preciso buscarlo. con importantes <l. COrno un acto de colonialismo. que encontraban inermes a quienes./Ia de un continente que Viv~pez6 mal" y que hoy está lendo todo el espectro de las experiencias posibles. e En qué pueden desembocar estas . que reducen a sistemas cerrados (clan. o bien enmascararla' para obtener un maYor número de informaciones. a cambios históri~os internos y.es de maduración revoluciol. Mass. pera. Desde el punto de vista de qUienes son objeto de la inve~ti­ gación.. Los dos mayores representantes de la antropologla cultural -el democrático Kluckhohn y el conservador Kroeber-.colonialismo.<\ . The MIT Press. de 1968. La rebelión del ex colonizado planteaba. El número de estudiantes y graduados iba en progresivo aumento. no podían sino estar firmemente convencidos de que los estudios debían ser realizados por los blancos. mientras que los indlgcnas deblan soportarlos y proporcionar el material informativo.. y se lo pagaba (y se lo paga)' con las contradicciones del colaboracionismo. los jóvenes adeptos fragmentaron en una serie de estudios parciales y pretensiosos la realidad de una carencia de carácter teórico. tanteo los LIBROS. Relationltlip b«w~ Social Science and Practical Politics. de hber~ción de Angi). con la imposición .¡ I . esta nueva realidad planteaba problemas no pensados. AII( estuvi. De cualquier modo. Má~ adelante será percibido también por los antropólogos estadounidenses: pero es sintomático que incluso el estancamiento teórico comience a ser denunciado (y muy oarcialmente) recién en 1968.) lo que for el contrario posee una esf~Uctura variadamente estratiI~ada.ltiva de superación de la peligrosa ideolog(a de la negrotud. dies in th. Peter Worsley se pregunta. etc. sino sólo una minonil "comprometida". de las dificultades de investigación.· Tra. "The rise and fall o: Proyect Camelot". El drenaje de las informacione.etions. Se discutla sobre el cambio social.r.. r Il 2 Mastromattei R.laudatoria ltodav(~ i. se digerla la lucha de clases formu lando hipótesis de sistemas que funcionaran integrando los desniveles. está en ma~os de extranjeros y en particu~I de una nación que detenta la egemonía a escala mundial.intentara sacudirse de este inmovilismo serán neceszrios los estallidos del napalm. se cumplla de satélite a metropoli. etnología y anpudieron adaptarse t r o pologl'a actualizando su propio objeto en el sentido dt'l estudio del "cambio cultural". La distancia que separa la antropología pura de la aplicada se hace cada vez mayor Y el "staft" de los burócratas de la investigación aumenta continuamente.. En especial las nuevas naciones africanas muestran serias reticencias para aceptar investigadores extranjeros. La crrtica IOcio- lógica.3 negativas pero también positivas.. teamericanos. por una tradición por lo menos centenaria de colonialismo cultural. Gu~nea-B'ssau. y ello por motivos concretos de orden poll'tico y cultural que no dejan de subraYar. En 1966. desde el proyecto asta el usufructo. a nuestro entender. Pero todo . El problema t's percibido más clara y razonadamente por los extranjero~ que denuncian la inadecuación de la disciplina para r· formu lar hipótesis teóricas de carácter general. un reexamen del sentido V la funCión de una cultura africana actual: véase la documentación de la Conferencia Panafflcana de Dakar. ae modelos euro-nor. Cambridege. A su vez. el problem<' del control de la información y por lo tanto el de su rrcnejo democrático. por el otro no reemplazados too dav(~ por propuestas mUodológicas conVincentes.

La clave de la estructura económica argentina descansa.intentaremos su breve caraGterización e historia. p~ de afirmarse que sólo un 1\17" de las tierras aptas arroja el 5~ de la producción. El desarrollismo. Es indudable que en las últl' mas décadas ha tenido lugar uoa importante incorporación de tec' nolog(a al agro. las posibilidCldes ~ acceso que a ella tienen los ca . el rendimiento por hectárea. como la agricultu~e representa un 50 % del total la producción agropecuaria. PO~ otra parte.. esquemáticamente.EUGENIO GASTIAZORO Los debates sobre el carácter de la estructura económica argentina ponen de manifiesto una gama de posiciones que. cuyo efecto es la 50" bremecanización del campo y la persistencia de grandes exteo' siones sin cultivar. bosques o montes naturales. tienen que ver con el peso que se adjudique al sector agrario respecto del industrial y del de servicios y con el carácter más o menos determinante con que se considera dicho sector. principalmente. En lo que respecta al uso de ' la tierra la situación puede res U mirse con algunos datos básiCOf~: aunque dos tercios de la super l' cie del pa(s se consideran apt~S para la producción agropecuarta (175 millones de hectáreas sobre 278 millones). ni redundó en uoa intensificación de la producciÓ 0' En este marco se produce no s6' lo la disminución de la ocupa' ción de mano de obra sino taro' bién la subutilización de las roa' qu inarias. por ejemplo. se ha mantenido es" table. . Las condiciones de la producci6n agropecuaria El medio fundamental de la producción agropecuaria es la tierra: así el problema de la tenencia y propiedad de la tierra configura en modo determinante la estructura agraria. desplazando el punto de vista que arranca de las relaciones de producción internas e internacionales. determinantes de las primeras. como la proporción de la industria en el producto es similar a la de los paIses más avanzados del mundo. en lo fundamental. al retraimiento en la cr(a de caballar y ovino. en segunda instancia. Sin embargo el desarrollismo se equivoca al fundar su caracterización únicamente sobre el complejo de relaciones comerciales con el exterior.'s? Por un lado existen gr'el! des extensiones territoriales manos de pocas familias: pr . en lo cuantitativo. pesinos. Desde la década de 1930. Una I(nea de pensamiento económico "tecnocrática" (uno de cuyos representantes es. sin duda. las estadísticas enseñan que la producción agraria no ha sufrido. alteraciones de importancia.. Los altibajos se relacionan. ImperlaIismo y grandes terratenientes latifundistas fueron y son por tanto protagonistas económicos y políticos de primera I(nea. Aldo Ferrer) describe la estructura económica argentina según el porcentaje en que participan en ella los tres sectores mencionados: le corresponderían así un 13% al sector agropecuario. lo cual es esencialmente justo. vista. Esta tecnolog(a. las principales contradicciones que es preciso resolver. en cambio. sólo un 10% se dedica a la agricultura. se concluye apresuradamente que la Argentina tiene una economía "moderna" o avanzada. basada sobre io" versiones de los propios prodU~" tares y el apoyo que éstos recl' bieron por parte de gobierOOS cuya poli'tica diagnosticaba 10 esencial del problema agrario e. desde nuestro punto de. Casi lo mismo ha ocurrido con la ganader(a: el aumento en el número de cabezas de ganado vacuno se debe. con las variaciones climáticas y. afectó el nivel de ero¡ pleo de la mano de obra rur~ porque su incorporación no sigo lficó una extensión de las áreaS sembradas. mientras q~_ el 90% sólo produce el 50% ~ o tanteo El nudo de esta situaCI~e radica en el uso y propiedad e la tierra. central: ¿quiénes poseen Y diS':o nen de la tierra en nueS 11' pa.o la carencia de una tecnolog la adecuada. si" embargo. La cuestión nacional y la cuestión agraria son pues el eje de todo pensamiento económico que se plantee el conocimiento de los problemas y crisis que aquejan a nuestro pa(s y sus soluciones reales. puesto que las relaciones comerciales con el exterior no son autónomas del complejo de relaciones internas.tl' 14 . y la evolución de la producción agropecuaria en la Argentina. un 46% a los servicios. Algo pasa en el campo: las necesidades de la población. en una palabra las ba~ro ras impuestas por el latifun ~ Este. y -habida cuenta del peso que las organizaciones agrarias han tenido y tienen en momentos cr(ticos de la polltica nacional. sobre dos rasgos: la dependencia respecto del capital imperialista y el latifundio. cuyo efecto es que la Argentina compre ciertos productos y venda otros. es el proble . intenta una descripción más precisa al definir la estructura como "agroimportadora": ello apunta a su constitucipn como pa ís exportador de productos agropecuarios e importador de bienes industriales: se explica as( el carácter atrasado y dependiente de nuestra economía. de la industria y también de las eXportaciones han crecido en los últimos cuarenta años según uO ritmo que el campo ignora. un 34% a la industria. sus nudos. por su parte. con las fluctuaciOnes de precios. En tal sentido es que nos proponemos una caracterización general del problema agrario en nuestro pare. mientraS que la mayor parte del resto SO" campos naturales de pastoreO.

· el problema crucial del agro argentino: el monopolio de la tierra por parte de la clase terrateniente.3% de los que el censo denomina productores agrarios dispone del 47.269 hogares (cerca de dos millones de habitantes) oCupando 19. compelidos a abandonar la tierra. Setiembre-Octubre 1975 16 .000 habitantes) disponen de 99.. Además.047 hectáreas. que representan la renta de un grupo de grandes terraten ientes. Sus efectos se reflejan también en la permanente expulsión de mano de obra (obreros rurales y campesinos) hacia la ciudad.6% de la tierra. la concentración de la proPiedad es au n mayor que la concentración de establecimientos que arrojan los censos. cuyo precio determinado por la renta latifundista es cada vez mayor. y ~a subutilización de las maquinarias y del potencial productivo de la tierra. la mayor traba que frena la expansión de la produc~ión reside en las dificultad para acceder a la tierra. -_. pues son campos Ue Vuelven a manos del latifun- ma de grandes latifundios. Los rasgos que ven imos caracterizando configuran la traba fundamental para la expansión de la producción en el campo. mientras que en el otro polo.483. los campesinos pobres y medios atraviesan por una situaci6n aun más grave. sea posible. se benefician con las grandes rentas que arroja su condición de monopolio real y._ algunas zonas. Las ganancias de este sector tienen su ha se en la renta y la especulaci6n.. cosechas. por su reducida dimensión. Optan. Por ello.= _ ----- -~. -. latifundio no se limitan al agro sino que.camente un 1. tierra aunque muchas veces lejos de la que están explotando-. Este proceso de Concentración de la propiedad rural tiene como revés . Enfrentamos aqu. monopoi io que se ejerce bajo la for- . por las producciones más extensivas.). en el curso de las generaciones. posibilidades de compra. más que en la producción. las in:~rsiones permanentes en tier~as i~nas arrendadas son también q practicables. suponen inversiones de capital que exceden las posibilidades económicas de los campesinos pobres. ~n . 6868 familias (unos 30. Proliferó esa forma moderna del trabajador golondrina: el contratista por una sola cosecha. !os campesinos que producen baJ~ arriendo y pagan rentas al la~fundista se ven imposibilitados t e realizar inversiones importanes. Por su parte. por tanto su polftica en materia agraria es reducir al mínimo la inversión en el campo y trasladar sus ingresos a otros sectores de la producción o a la especulación. los campesinos pobres y medios difícilmente puedan acumu lar un excedente. o resignarse a trabajar s610 10 6 20 hectáreas cuyo precio estaba al alcance de sus. en explotaciones de más de 5000 hectáreas. tal como la ganadera que es la que menos inversiones requiere y a la vez abre la posibilidad de trasladar rápidamente la tierra a la agricultura -mediante arrendatarios o contratistas por una cosecha. repercuten sobre el c~njunto ~e. posibilitó una aun más flexible disposición de la tierra por parte de los terratenientes.354 hectáreas. &\ en un polo de la propiedad agraria hay 413. Ello resultó en la disminución de las áreas sembradas y desemboc6 en la ru ina de muchos pueblos del interior ya que los campesinos. de este modo. por falta de capital. no cubre las necesidades del campesino y su familia. en ocasiones. parcelas que no admiten. por otra parte. "liberalización" de los La arrendamientos.cuando los precios agra'colas prometen una renta más elevada que los de la producción pecuaria.. . Un 25% de la tierra es utilizada bajo distintas formas de arrendamiento. Los terratenientes. la económía argentina: restrlccl6n del mercado interno tanto de bienes de consu~o como de producción. por una conjunci6n de factores (precios. en general. Ninguna consideración secundaria puede ocu Itar la esencia del problema agrario argentino: dista terminado el contrato. Los efectos de. a través de la ley Ragio de 1967. y en el caso que esta acumulación. desechan el beneficio que devengan'a la inversión misma. incluso muchos campesinos ricos se encuentran en estas condiciones. debieron malvender sus maquinarias y emigrar. mejoras técnicas las que. A esta distribución extremadamente desigual de la tierra se agregan los problemas de tenencia y acceso para un elevado número de pequeños y medianos ~ropietarios que no disponen de tierra propia. que detentan el 75% de la tierra apta.523.de la trama un elevadl'simo número de productores que trabajan sobre parcelas mínimas cuyo producto. por el contrario. M ientras que los productores agrarios recién mencionados tienen alguna posibilidad de capitalizarse -y por tanto de adquirir maquinaria y. En lo que se refiere a los productores chicos y medianos.. la emigración y el despoblamiento de las zonas rura les. Por esta vt'a se extendió y se extiende el minifundio cuyo efecto es. etc. incapaCidad del sector agropecuario de abastecer holgadamente de productos alimenticios y materias primas industriales al mercado interno y a los requerimientos de lOS LIBROS. la dificultad de acceso a la tierra bloquea una utilización eficiente de los escasos recursos de capital.

Melis. entre ellas las de criadores de ganados y granjas (leche. no se nuclea ni tampoco es expresado por prácticamente ninguna de las asociaciones existentes. aún hoy la mayorl'a del campesinado pobre de nuestro pal's carece de organizacióp especl'fica. a nuestro juicio. Buenos Aires. uno de sus hitos fundamentales. Simón Radowitzky y otros ensayos Andreas Madsen La Patagonia Vieja Asencio Abeijón Recuerdos de mi primer arreo (Memorias de un carrero patagónico) En todas las librerías y en Librería Galerna. Sin embargo. a través de la Federación Argentina de Cooperativas Agrarias (FACA). 35-8918 Buenos Aires . pese a que integra en su seno gran número de campesinos.) y de produc· tores agrl'colas. etc. Tel. 35-8918. Talcahuano 487 y Tucumán 1425.la exportación. fundamentallas organizaciones que mente. existen otras asociaciones no federadas. Editorial Galerna Ultimas novedades Revista Comunicación y Cultura. No. 4 Sabbatini. su influencia se extiende hasta la pampa húmeda.' expresa a los terratenientes y grandes burgueses agrarios marginados por la SRA. aves. etc. En este marco es preciso pensar los graves problemas que aquejan a la producción agraria argentina y que hoy han agudizado la lucha de clases en el campo y las contradicciones entre los sectores agrarios y los industriales. su posición actual en la crisis argentina y los intereses de clase de los que son portadoras. traducidas en la pugna y el desplazamiento de unos por otros. Y. Estos conflictos tienen su traducción y expresión en las entidades corporativas de los sectores agrarios que. al disponer de lo fundamental de la tierra. qUE! conformaron la Confedtiación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (CARBAP) en la década del treinta de este siglo. I1Iuminati Diccionario teórico-ideológico Richard Gardner El libro para los chicos de padres separados Tercera edición Osvaldo Bayer Los anarquistas expropiadores. con el nombre de ligas agrarias. surge a partir del nucleamiento de las sociedades rurales de la provincia de Buenos Aires y La Pampa. se orienta según la política de sectores de gran burguesl'a agraria. A su vez. Es una asociación de segundo grado que se integra con filiales y entidades adheridas. particu larmente en el noreste argentino. está estrechamente ligado al sector dominante en la estructura productiva del país. Rossi-Landi. 16 Editorial Galerna Talcahuano 487. la Federación Agra· ria Argentina (FAA) surge del movimiento campesino que enfrenta a lós terratenientes desde comienzos del siglo XX y que reconoce en el "Grito de Alcorta" (1912). con las contrad icciones que el desarrollo del país ha suscitado entre los distintos sectores terratenientes. siempre ha tenido una gran influencia política y económica pues está integrada por los gran"des terratenientes cuyo peso económico y social es decisivo. particularmente de la pampa húmeda. Asociaciones gremiales del sector agropecuario La Sociedad Rural Argentina (SRA) es la asociación gremial agropecuaria más antigua del país y. CRA es una entidad de tercer grado que agrupa a las entidades de segundo grado como CARBAP y las otras Confederaciones (ver cuadro adjunto) que nuclean a las diferentes sociedades rurales del interior del pal's. El origen de las Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) es mucho más reciente. a pesar de ser una entidad de primer grado con un reducido número de asociados. cerdos. cuya organización reflejamos en el cuadro" adjunto. Controla una parte importante del sistema cooperativo agrario. movimientos agrarios y otras denominaciones similares han adquirido en los últimos años un gran desarrollo. merecen ser analizadas en lo que respecta a su historia. Adem~s de estas entidades gremiales. Estas organizaciones han agrupado a sectores del campesinado pobre y medio que como tales y en función de sus producciones espect'· ficas no son expresados por las anteriores asociaciones. Su fundación data de la década del sesenta del siglo pasado y su desarrollo. Di Siena.

Ruralas locales: 8.1~ ~ I1 : ~~HJI :~Jlj ~U! \ I~ ~1 i~ § I S..-_:::~... en los hechos.LJ I los LIBROS.R.El movimiento cooperativo agra'rio El desarrollo del movimiento Cooperativo agrario está estrechamente ligado en sus or(genes con el movimiento gremial campesino.1" . y en gran medida.-------' Sociedades Rurales locales: 2.000 asociados. integra unos 360..-es de gran burguesía agraria que las controlan.. II ~~ 11I .: CONAOE. grado ro--- " CARBAP Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Air.J~-! I . 11 N 11I í i j E - .000 alociados Sociedades Rural. y La Pempa CARCLO Confedenlción de Asociaciones Rurales del Centro y Litoral 081t8 ~ Entidades de 1er.. Estos sectores.... Sector Agropecuerio.Ij ola· s: ~... ~ Entidlldes gremiales agropecuarias Entidad.A. Volumen 3. Situación que na llevado a exclu ir a la mayorla del campesinario pobre del movimie'1to cooperativo e incluso a importantes sectores del campesinado medio. . grado C..A. Zona Fed. Sociedad Rural Argentina 11.aci6n Agraria Argentina Sociedad. Bs.. Ai. grado 1 ¡ ~ I- Sociedades Rurales locales: 22.------------::====-. locales: 5.RA... De todas maneras. En el conjunto del país y a través de unas 1300 cooperativas que se nuclean en distintas asociaciones y federaciones de segundo grado (ver cuadro adjunto)....rrollo 1970-74. en sucursales de la entidad de segundo grado convertida en una gran empresa de tipo capitalista.. . Y>I !- J - ~==~ ~tj'l e e ·~ "Ja tl"~ ~ .. -_-:.. _ _..-- ti . Confederaciones Rurales Argentinas 4 Entidades de 3er.. ~ Confederación de Soc:iedades Rurales del Litoral ConfHeraci6n de Asodac:1ones Rurales 3ra.000 asociados n c: 1 L.ción de Sociedades Rurales de la Patatonie ~L-. a través del sistema de gerentes (que son verdaderos empleados de la entidad de segundo grado) controlan el funcionamiento de las cooperativas que se transforman así.000 asociados Filiales 35...000 asociados ~..000 asociados F. sobre todo en la región pampeana. Plen 11I ti ~t il I~ 11 lO! lo! . en su mayon'a campesinos medios y ricos. 1970. . de 2do. particularmente con aquel del que surge la FAA. . . Fed..000 asociados Cc:i¡ gt ti \ :)uc Al. ~ ~ l" clonal d.--_---I /L.A..~ z: .. Hoy se encuentra mucho más extendido qUe éste.000 asociados I Entidedes adheridas 87. el movimiento coopera ti- vo se ha desvirtuado en sus objetivos: la mayor(a de las Asociaciones se segundo grado se han convertido en verdaderas empresas comerciales bajo la dirección de los secto. 1 I ID l!)I •'". Setiembre-Oetubre 1975 17 . O.000 asociados Sociedades Rurales locales: 10.

esta deuda. invertirán en sectores nuevos. en el perlado de hegemonía del capital estadounidense en nuestro país... El capital estadounidense. por cuyo intermedio se controlan los insumos fu ndamentales de la industria textil de sintéticos. mediante empresas como PASA y Union Carbide controla insumos fundamentales de la industria plástica. a su vez. controlados en lo fundamental por el capital estadounidense. ello ha provocado un permanente desbalance en el comercio con los Estados Unidos. En el caso del capital yanki. As( invirtió en frigoríficos. aumenta año a año nuestra dependencia financiera respecto de los EstadOS Unidos: por capital llegaba a los 2. . en cuya base está la penetración del capital estadounidense y su do· minio de la estructura productiva interna. Los imperialismos rival.. la penetración del imperialismo en el país. implica una salida anual por intereses del orden de los 40 millones de dólares. simultáneamente con su expansión imperialista en todo el mundo. pués de 1955. Aprovechando el período de auge de la economía agroexportadora. similar a la de los yankis en relación ~ El dominio del capital yanki en la Argentina se centra fu ndamentalmente en la industria manufacturera. oprimido . Este desequ ilibrio comercial llega actualmente a los 200 millones de dólares anuales. de Estados Unidos. FICHAS I por el imperialismo. en los rubros en que éste se GOO I EA 18 -~------------------------~- fIIII'~~ ..1.. se agrega el efecto de las ~ propia. As(.. Con posterioridad a 1955. dichas inversiones representaron una salida por beneficios de 70 millones de dólares (fuente: Departamento de Comercio de los Estados Unidos. I I I I I I I I c:='1 1. expande. fundamentalmente automotores e industrias conexas. A ello se agrega la deuda con los llamados organismos internacionales (Fondo Monetario Internacional.y en la química y petroquímica. ahora secundarios respecto de él en nuestro pa(s. ya radicados en el país. o la Esso. a la vez. luego. donde controla resortes claves de diversas ramas... Como un resultado de este proceso. derivado de la dependencia de nuestro desarrollo industrial.1&. . el imperialismo yanki pasó a ser hegemónico tanto por la colocación que logró entonces en el mundo capitalista como por su penetración económica creciente en la que las llamadas inversiones directas ocupan un papel fundamental. De esta forma.. I pohsta penetración del potenciasmono: de las grandes esta I clon de pals ligada ~ nuestra ~o~di~rechament~ I dependiente. además de los intereses de la creciente deuda externa con los Estados Unidos.. o con em· presas químicas como Ducilo. actualmente. Chrysler V General Motors)' a partir de las que subordina la industria de partes... Banco Mundial y Banco Interamericano de Desarro110). por ejemplo. Entonces era secundario respecto de 'os capitales británicos y su expansión se produjo sin violentar el esquema de desarrollo que nos imponía nuestra dependencia de !nglaterra.La capital. condiciona todo el desarrollo de la industria que se transforma en altamente dependiénte del exterior. comenzó a penetrar en nuestro país desde comienzos de siglo.versiones yanki~ en el país.s in. el imperialismo yanki controla importantes empre~s terminales (como Ford. Al efecto del comercio. año a año aumenta el endeudamiento y por consiguiente también nuestra dependencia financiera. Lo mismo sucede con los laboratorios Squibb y Lepetit que manejan los insumos críticos de la industria farmacéutica.-----------------------------BASES DR PODER VANKI EN LA 1" ARGENTINA nuestro país el imperialismo inglés..en~os muy supenor al monto que se mVler· te. le permite apoderarse de los recursos y subordinar numerosas empresas de capital nacional.. como la General Electric (productos eléctricos). en 1923. en la década del veinte. por ejemplo.des~e comienzos de si· a'o.. además. procurarán penetrar en forma . pues la Argentina se ve ob ligada a comprar allí mucho más de lo que puede vender. que al 31 de diciembre de 1973 se acercaba a los 850 millones de dólares.. I cuyos capitales habían penetrado y I controlaban gran parte del aparato económico-financiero interno (desde I los ferrocarriles hasta el aanco Cen- I I I I I I Con posterioridad a la segunda guerra mundial.. setiembre de 1973). lo cual obliga a unos 135 millones de dólares anuales por intereses. Ello condiciona su desarrollo y. ~1VI"'e'V . particularmente en la industria.100 millones de dólares al 31 de diciembre de 1973. se produci'" una nueva gran expansión particularmente en la industria automotriz y conexas -neumáticos. que Implican un drenaje anual de fondos po~ utilidades y divid. tanto en materia de capitales como de insumos y bienes de equipo. en 1972 mientras hubo un ingreso neto por inver· siones directas estadounidenses de 25 millones de dólares. I ~A El primer gran salto se produce en la década del treinta cuando se instalan diversas industrias manufactureras: Sudamtex (textil) que se radica en 1933 V Ducilo (química) en 1937. luego en teléfonos y en alguna empresa de electricidad. y particularmente des. En el caso de la rama automotriz. comenIzaron a radicarse empresas yankis productoras de bienes de consumo industrial. Hasta la segunda guerra mundial predominaba sobre I traO.. En el caso de la química y petroquímica. A ello debe agregarse las salidas por regalías (royalties). es dee. sin Violentar el esquema impuesto por el dominio yanki y.. Surve~! of Current Business. &g~ I Trink I I l con Inglate~a ...

pero el ca NEl entrega también certificados de auxiliar técnico (carreras de 1 a 4 años de duración). se trata de un dato que nos permite determinar.6% de la matrícula total de la enseñanza media. así como su inserción en la política educativa global comparten un rasgo del sistema educativo argentino: constituyen respuestas pragmáticas a exigencias inaplazables del aparato productivo. ¿cuál es el interés Que presenta el conocimiento de las tasas de rendimiento de la enseñanza técnica industrial? En primer lugar. entre 1956 y 1970.412 18. Arg. el personal docente em· pleado y los establecimientos dedicados a la modalidad. comunicaciones. la organización del curriculum de la modalidad.tdhll"{'t11Icnln. etc• La formación de técnicos de nivel medio en esas especialidades requiere el cumplimiento de un plan de estudios cuya duración promedio es de 7 años (aunque hay carreras de 5 y 6 añoS>. _---------------------------19 LOS LIBROS. oro febrer~a. Sin embargo.rte~ía. aviación. y otras como ebanistería. y para alumbrar la relación existente entre ese rendimiento y la contribución que realiza el sistema educativo a la reproducción del capitalismo dependiente. por rama de producción (entre las 150 empresas más importantes del país). orientaciones Y objetivos se insertan en una formación económico-social profundamente modificada. herrena artlstlC8. ferrocarriles.451 141. Anora bien. tiene lugar a partir de 19511 con la creación del Consejo Nacional de Educación Técnica (CON El). conviene tener en cuenta.. Que recién hacia 1958 se produce la crea· ción del CONET como organismo Centralizador y homogeneizador de la tnodalidad a escala nacional. c~rt~ernbre y talaba. nd"lil nH'(Ú<1 ~'ll\jdl ddl' '~ I\I[M 'lduq • d l. elaboración del petróleo. aunque en la fase actual del desarro 110 capitalista los Contenidos. construcciones navales. la órbita del ap'arato del Estado. electricidad.. y algo análogo ha ocurrido con los docentes y el número de establecimientos. ptulp'. Sltiembre-Oc:tubre 1975 . construcciones civiles. a pesar de perder importancia en el conjunto de la enseñanza media.. la creación de las Misiones Monotéfllicas y de Extensión Cultural. Pero este carácter dependiente y deformado no involucra necesariamente un raquitismo cuantitativo en la enseñanza técnica industrial. minería. 398 411 19&0 1965 1910 413 445 Ill. Hacia 1972. Estas exigencias se corresponden con el tipo de desarrollo dependiente y de· formado que caracteriza al capitalismo en la Argentina.1%). metalurgia.. textiles. son: Automotores Ford Chrysler General Motors Eaton ICSA Químicas y petroquímicas PASA Union Carbide Electro el or Ipako Minería Minera Aguilar Tractores John Oeere Caucho Good Year Firestone Cementeras Cía. Cemento Portland Cigarrillos Nobleza Massalin y Celasco Picardo Laboratorios SQuibb Lepetit Petroleras Esso Amoco Cities Service Textiles Ducilo Sudamtex Productex Bebidas Coca Cola Pepsi Cola Alimentaci6n Insa Cargill Refinerías de Maíz Productos eléctricos Standard Electric Limpieza y cosméticos Gillette Vidrio Cristalerías Rigolleau Papel e imprenta Celulosa La expansión de la enseñanza técnica industrial de nivel medio en el interior del sistema ed ucativo argentino. y en relación con la evolur. Fábricas. optlca. y certificado de aptitud profesional a los alumnos de los cursos de formación de operarios (Que por lo general duran dos años).ión de la matrícula. la centralización a través del CONET implicó la unificación de todos los tipos de establecimientos existentes (Escuelas Industriales.. LUltorfl I ! rl'!i . química. media era considerabll' -la matrícula representaba el 16.IHf'~ ~IUIllIHI "~'rl("ld{l" 119. Por otra parte. Entre la gran variedad de sus es· pecializaciones.----------------------------Algunas de las principales empreSé!S yankis o con participación del capital yanki en la Argentina. FERNANDO MATEO LA ENSEÑANZA TECNICA EN ARGENTINA evolucionado la cantidad de alumnos matriculados.041 8U84 91.944 -. y. de Capacitación y Perfeccionamiento) bajo la denominación de Escuelas Nacionales de Educación Técnica..800 113. des.. y su articulación diferenciada en . topografía. En el CUadro I se puede apreciar cómo han .9OO 12. el peso cuantitativo de esta modalidad dentro de la enseñanza . Esta información no pretende ser exhaustiva: se trata de ofrecer un pa· norama global de las características de la modalidad Que sirva como marco de rl'tl'rencia para algunas consideraciones en torno al rendimiento de este sector del sistema educativo. o bien de operario especializado o ca· lificado. como ya señalamos. la enseñanza técnica industrial incluye: mecánica.. posteriormente.y tendía a recuperar el puesto privilegiado que había alcanzado durante la época peronista (21.814 23. Asimismo se advierte que. en el interior de la modalidad la cantidad de alumnos matriculados ha crecido sin altibajos desde 1959. por ejemplo. mecanismos electrónicos. artes gráficas.blQ¡O AIo 1951i A.

----------. dentro de la orientación general del sistema educativo a reproducir las condiciones del desarrollo capitalista dependiente. Tomando los indicadores más corrientes para la medici6n del rendimiento. De otra parte.6 4. en qué proporción cumple la educación técnica con los objetivos que le fija la política educativa dictada por las clases dominantes.4 3. 3° Y 4° año superan el 1~ de los matriculados de su respectivo año. las tasas de abandono son muy altas.9 4.7 38.5 6. fue del 70.• 20 ----------~----------------- .1 egresan en 6° y sólo 3 en 7°.4 7. TOTAL Supervivencia 100. año (1966/1967). una elevación del nivel general de exigencia de calificación individual en el mercado de trabajo) Años de estudio 10.5 2. y por lo tanto.4 42.0 43. se trata de una variable que. de gran tama"o y tecnológicamente muy dnarrol'adal.8 47. de escasa complejidad tecnológica. se organizan los datos en una secuencia temporal.6% (véase cuadro 11).0 I I I 4. Conviene señalar también que los repitientes. . (1966/1967) E.6 1. ya que se trata de una tendencia: en efecto. 9~ (c) Ncrmal (d) Comercial (e) Subtotal Fuente: Id. En segundo término. en la cohorte del cuadro 11.1%.6 70.5 55. 20.8 1.6%. dis· aiminando mercados de trabajo separados segú n se trate de la industria de capital nacional.4 Deserci6n A nivel de Acumulada cada año 33.9 21. correctamente definida y categorizada. la mitad de los alum nos matricu lados ya desertó y que al llegar al 7° año los desertores ascienden al 70.I · lidad residual de la modalidad técnica.eftlnu mlllil corriente (. los datos disponibles nos permiten adelantar la hipótesis de una ut¡~ I I 1 No entramos aqu ( a analizar la5 pecualiaridades de la estructura productiva argentina. en la que es posible profundizar esta orientación. a nuestro modo de ver. sobre todo si se consideran las cifras relativas a los alumnos matriculados en cada año de estudios. ant. En efecto. Si bien existe una masa de de-I sertores muy numerosa en todo el nivel medio. Cuadro 111. p.4 I I I Fuente: Ministerio de Cultura y Educación. 60. puesto que la calificación que puede obtener un desertor de la escuela técnica industrial en el plano individual (comparado con un joven que no ingresó a la escuela media.5 1. repetición.6 2. tomando un solo año para analizar. para los distintos años de estudio. Ahora bien.1 I I I I . o es desertor del bachillerato)..0 3.3 1.4 29.4 4.0 2. se comprueba que al terminar el seRundo año de estudios.5 64.0 0.4 1.6 13.5 51. 13. Esa utilidad residual estaría dada por el nivel educativo promedio que alcanzan los desertores. los desertores de escuelas técnicas industriales poseen un nivell educativo específico. Aqut' nos vamos a limitar a señalar algunas conclusiones relacionadas con el primer aspecto mencionado. promoción. predominantemente de pequef'as y medianas empresas. El total de egresados (29.3 25. una descalificación del obrero colectivo. pág.3 2. "Rendimiento cuantitativo del nivel medio". Enseñanza media. Las cifras ca de los matriculados en 1° año en 1966/1967. 40. Tasa de desereión.4 33.0 65.9 50.3 70. en un año determinado. sino 1 año y 3 meses de un tipo de formación muy determinada. 70. que los hace más útiles I para la industria que los desertores de otras modalidades. 50.emuestran solamente la ineficacia global del sistema en relación con sus propios objetivos. 30. 1966-1967. 1966/67. pues están en una mejor situación (en lo relativo a conocimientos técnicos muy rudimen-I tarios y a disposición y práctica para el trabajo manual) para competir en el mercado de trabajo.3 I . 1974. Rendimiento definitivo de la cohorte teórica de atumnos que ingresan a 10. es decir. y de ahí que haya un 57. entra indirectamente en la construcción de variables relacionadas con la naturaleza y alcances relativos del pasaje de grandes masas de obreros de unas ramas a otras de la producción.4%) es elocuente demostración de la ineficacia de la modalidad para cumplir con los objetivos que le fija la política educativa.2 1.3 70. la deserción en la cohorte de 1963-64 fue estimada por la fuente que utilizamos en 70. considerando la cohorte te6ri- Tasa de deserci6n' Permanencia promedio 2 N¡vel educativo promedio alcanzado 2 1 Expresado en porcentaje 1Expresado en años (a) 8achillerato (b) Bachillerato especializado 49. abandono y egreso. teórica.9 69. . estas cifras no d.1 61. Enseñanza técnica industrial. 51. y con el funcionamiento del mercado de trabajo. Desde luego..6 Egresados 0. es decir.8 36. As.6% de egresados en 6° año) pero el carácter engañoso de este dato se disipa cuando en lugar de hacer un corte en el tiempo.2 2. I esta hipótesis debe entenderse en un nivel macrosocial. que los datos que hemos utilizado no sirven sólo para el año considerado.9 16. permanencia promedio y nivel educativo promedio alcanzado por los desertores de 18 cohort. o de empresas ligadas al capital monopolista de d isti ntas procedencias. en 2°. egresan en 3° año (algún tipo de certificado de auxiliar). (Véase Cuadro 111).) (b) (e) (d) (e) Industril l de promoción parecen bastante altas en los primeros cinco años (hay que recordar que muchas de las carreras duran 6 años. Agreguemos en este sentido. se traduce en una descalificaci6n social.1 29. industrial. no sólo 1 año y 3 meses.6% y en la de 1968/69 aumentó al 72.5 1. de un punío de vista cuantitativo. adquiere una enorme importancia en'c la determinación del nivel general de formación y calificación técnica del conjunto de la fuerza de trabajo. 7 de cada 100 inscriptos en 1° año. Ss. En cuanto a la "producción de egresados".Cuadro 11.0 1.

La organización de zarse y defenderse por sí mismas. casasel campo. con el objetivo principal de una ocupaci6n total del territorio bamas de adaptaci6n del marco espacial convertirse en unidades capaces de jo la forma de unidades medianas caa las necesidades de un modo de viabastecerse. ci6n rural. mado en el curso de la lucha de cla· principales fueron los desplazamientos ses en China es el establecimiento de conviene reservar las inversiones e los masivos de trabajadores urbanos hacia una relación dialéctica (única en la centros industriales y fomentar el delas zonas rurales. cines. ción completa de la relación entre cias políticll-8COnómicas del campo.. según las de rasgos generalmente aceptados la organización tradicional e imperiaprioridades propuestas por cada co. Entre 1958 y 1960 se asiste esencialmente a un trastrocamiento de la relación pobla· e 00 cional entre los diversos sectores de . luego de una primera fase de experimentación. La redefinición Alienta el reagrupamiento de las fun· del curso de la industrialización en ciones económicas. cuando logía impuesta_ La propiedad de los pOrte individuales) conduce en China. radistribución de las 1: o. y la ocupación de historia) entre la desurbanización y el sarrollo de ciertos polos prioritarios. en el Hunan. El ci6n. creada en 1958. Se guo régimen. y en el mismo año se inicia una ten· dencia a la desurbanización. Hasta 1952 se observa un crecimiento urbano incontrolado. industrialipaces de atender por sí solas y en da más colectivo. de defensa social.sas. y mili' De 1949 a 1957. el ejemplo de la primera comuna popular ''Sputnik''. Tomemos el ejemplo de una comuprogreso tecnol6gico y modo de vida Fruto de una iniciativa local de mani. Comuftls populares runles crecimiento urbano. donde el deMao Tsetung por el contrario. las regiones periféricas por millones crecimiento econ6mico. educativas. etc. En el año 1960 se llega al más Gr6rico 1. (v6ase cuadro 1 y gráfico 11. en el Sechuan. Popularizada a travá de directivas flexibles. tanto política como "contar con sus propias fuerzas". y conjunto. la ruptura con establecen progresivamente. Setiembre-Octubre 1975 21 . sarrollo de las fuerzas productivas ya vorece un desarrollo más lento pero no ocasiona de modo inevitable un distribuido con mayor uniformidad. que preconiza el reagrupamiento Espacio y revoluci6n arrivo de nuevos habitantes. talleres de costura. refectorios. la iniciativa El texto que aquí presentamos ha sido estractado del artículo Proceso podrá luego generalizarse en el conrevolucioftlrio y organizaci6n del espacio en China . Evoluci6n de la POblea6n urbeftl en chiftl 1948 ·1911 alto nivel de urbanización en China. El apoyo oficial del ci6n entre las ciudades y el campo. Según Liu Shao· sarrollo de nuevo tipo que se ha afiruna tasa del 14% y cuyos dos rasgos shi y los representantes de esta línea. no es aprobado oficialmente por el Comité Central del Partido Comunista Chino hasta el 22 de diciembre de 1958. y entre los sectores de sí por una red de transportes coleccuna. administrarse.Hacia el fin de la separa· junto del país. de administración. la presi6n de las tares en las células de base campelas zonas rurales y el comienzo de masas va a influir sobre algunas forsinas. A su vez la eliminación Pesa a lo señalado. a una redefiniuna respuesta histórica a las exigenrecae en la comuna. A partir de población en la rrJi6n urbana y de 1960 se afianza el movimiento de el distanciamiento de posiciones sociaUna característica esencial del dedesurbanización que ya en 1969 tuvo listas en el campo. producción y las jerarquías del antitivos urbanos. redactado por Micheline Luccioni (DeparPartido consagra la victoria de la tamento de Sociología. A partir de 1953 la taza de urbanización aumenta pero con un ritmo decreciente. Universidad de París VIII. clubs. las comunas populares rurales ya son medios de producción y de la tierra en un plazo mediano. a partir de los del número de comunas y de su po1958 abarcaban el 99% de la poblacuales se inicia una transformación blaci6n durante el año 1958. cantinas.¡¡ . se hace sobre todo en los lu· cuadro 2 muestra el rápido aumento militar y de la vida colectiva (que en gares de producción.J:I fuerzas campesinas y reorganización et I 1856 1810 1950 DE LA CIUDAD AL CAMPO lOS LIBROS. teatros. hospitales. mediante equipos comunes ciones heredadas entre las ciudades y de el lugar de trabajo) ligadas entre tales como escuelas. ~ !IR la producci6n. la que a su vez representa del espacio en una sucesión de cortas Se trata además de crear una orel 80% de la población total! son las redes de comunicación (que el trabaganización de la vida social má corespuestas dominantes a las contradicjador recorre a pie o en bicicleta deslectiva. como índices de progreso (tales como lista del espacio no se evidencia claramuna y no de acuerdo a una erono· el aumento de los medios de transmente sino a partir de 1958. 18s funciones de producla vida colectiva. en relaci6n con las necesidades de reorganización económica del país. Vincennes) línea revolucionaria sobre la derechisde las zonas rurales que permite el ta. fede pioneros.

Ciudades de China Continental.29 2. Ideología y organización en China Comunista.00 $ En prensa: Mao Tsetung: Textos inéditos. el 80% mujeres.50 8.00 $ • Vietnam: guerra de liberación. administrativas. La nueva China.5 13. Superficie: 18000 acres cultivados. las comunas populares urbanas. 6 millones de trabajadores.960 614. Argentina hoy.0 Fuentes: Morris B. Algunas cubren un sector territorial preciso. Keith Buchanan. Pídala en quioscos 22 . Una forma muy frecuente de comuna popular urbana está centrada en torno a escuelas o establecimientos superiores. China.CUADRO 1. filosofía y política.30 11. Franz Schurmann. integran estas nuevas unidades de producción. la comuna o municipalidad.500 564.200 496.630 2. EVOLUCION DE LA POBLACION URBANA EN CHINA. Comunas populares urbanas En 18 meses.31 1. ------------. 1953-59.1 12. Historia del Partido de los Trabajadores de Vietnam.5 14. Latifundio dependencia y estructura de clases. de 1958 a abril de 1960.59 7.N 0 15 Sumario Abril-Octubre 1975 distribuye • Cerlos Echagíie. Correo Central para evaluar el carácter complementario de los elementos que la componen: Población: 56600 (14560 hogares).10 484. MontieL i Viva la lucha de los pueblos indochinos! De donde provienen las ideas correctos.00$ • Polémica China· URSS Cartas enviadas por el Partido Comunista de Cllina al PCUS 100. y 4 clfnicas.00 2. 119 jardines de infantes. etc. El otro imperialismo 88. La planificación familiar en China. 2500 bueyes. Enseñanzas de la gran lucha obrera de Ford. Posee 5 tractores y una gran variedad de pequeñas industrias. por Hugo Páez. París No. De estos trabajadores.43 1. 250 talleres que ocupan a 3750 obreros. Evolución de la población urbana en China.24 1. pág. por Mao Tsetung. se está en presencia de una combinación más variada de clases y sólo se ha resuelto parcialmente el problema de los intelectuales aún no reeducados. legumbres. Ullman. En un teoría y política Publicación del Comité CentraJ del Partido Comunista Revolucionario de la Argentina Año VI . El otro imperialismo.Oficina de censos.S.650 66.------------IUICIONIB PUI8l0 Casilla de Correo 4624. El establecimiento de las comunas populares urbanas es más complejo que el de las rurales. 314000 están empleados en empresas barriales o de calle. Washington. DC 1961 Michele Radiere.2 18.000 7. denominadas industrias popula- res o pequeños sectores de producción. 32.670 563. por Carlos Echagüe.850 92.00 $ • China hoy. Diez respuestas a diez cuestiones fundamentales. trigo. 50. 8 secundarias con 1670. 1949 • 1969 Año Población total (Millares) Creci miento global de la población % Población urbana (millares) Crecimiento de la población urbana % Población rural (millares) Crecimiento de la población rural % Población urbana en % de la población total 1949 1951 1953 1955 1957 1960 '11969 541.650 656. 384.670 82. Transformación de la tierra. por A. Administra 286 cantinas. Economía. económicas. 39 es- cuelas primarias con 2630 alumnos.6 14. El socialimperialismo y la FFAA. 282 casas cuna. políticas y sociales.630 1.000 587. inédito París 1971.320 77.41 2. sobre todo con arroz. Porqué la crisis no se resuelve sin revolución. Art.20 57.00 $ -Eugenio Gastiazoro. 96.650 510. Ganadería: 35000 cerdos. tabaco.290 531. Han Suyin. EditorIal: El pueblo quiere y puede derrotar a los golpistas. 1970. 1 1971. 15 vacas. U. papas.14 3.

cuyo cultivo asegura una parte de la alimentación local.5 m2 (sin contar las instalaciones san itarias). inmensas superficies de oficinas han sido transformadas en viviendas. pues el viento sopla del NO y en este sentido corre también el agua. Según un informe de Mao que data de 1949: "La tarea principal para fortalecer el Poder popular es transformar las ciudades de consumo en ciudades de Producc ión". placards. Los dormitorios comunes no existen en el campo.525 26.578 37.1 65. y recientemente ha ascendido a 8. en las afueras de Shanghai). 3600 hogares' con 16000 personas. y só lo se crean centros de habitación reagrupados en las regiones nuevas o cuando se construyen nuevos centros industriales agrícolas. etc. antes de la construcción de alojamientos definitivos. y electricidad en todas partes. AUMENTO DEL NUMERO DE COMUNAS RURALES DURANTE 1958 Período Número Población campesina % de población de de las comunas total campesina comunas (en millones de familias) 8. distrito de Chapei. y la zona industrial (q u{micas. los transportes han aumentado considerablemente: hay 2000 autobuses en Pek{n. Los hospitales. en el sentido de una tendencia a la desaparición de las separaciones entre esos dos polos.328 4. Ellas expresan. la experiencia china es históricam~nte inédita en lo que atañe a la aplicación de medios para resolver las contradicciones entre trabajo manual e intelectual. discusión de síntesis. Se ha evitado realizar nuevas construcciones urbanas en los mejores campos en torno a la ciudad. escaleras de cemento. son alquiladas (el estado es responsable de su mantenimiento) por cantidades que representan aprox imadamente entre el 3 y el 7% del salario mensual medio de un obrero.824 16. Todas dependen de la gestión unificada de las organizaciones del estado encargadas de la administración de viviendas y de las autoridades locales. 8 de febrero de 1960) se habla de reagrupamiento y reorganización. Se observa esta transformación no sólo en el plano de la liquidación de la oposición económica entre clases sino también en su acción sobre las contradicciones secundarias y las diferenciaciones funcionales y sociales. gas. lOS l ·IBROS. En total. las prioridades expresadas por las masas. curtiembres} en el SE para evitar la polución. Estas comunas configuran una etapa de desaparición de los artesanos y trabajadores independientes. En cada comuna. El modo de ocupación y de organización del espacio tiende a transformar de manera rad ¡.781 4. Actualmente cada familia tiene en general su casa. determ inan las formas de control del problema de la vivienda. que pasa por estas fases: encuesta 'de masa.78 59.79 81. y han acelerado la transformació n de las antiguas ciudades de consumo en centros de producción.989 26. teatros. La agricultura recibe abonos de lo's excrementos humanos y se beneficia con agua y electricidad. Una med ida esencial se refiere a la adecuación de la vivienda a las condiciones económicas y técnicas del momento V también al nivel de vida de la población.662 4. salvo tal vez en obras de desmonte.25 30.730 12. sin perjuicio de la calidad ni del modo de elaboración del proyecto. servicios públicos. según datos de 1964. El comité de barrio cumple un papel importante en la creación de servicios colectivos destinados a mejorar la vida cotidiana de las masas organizando el estudio político y la vida colectiva. y van por tanto en el sentido de la eliminación de las supervivencias capitalistas. En los centros urbanos el departamento típico de una familia obrera comprende. fueron instalados en el sur de la ciudad. bañ o y a veces balcón. Setiembre-Octubre 1975 23 . ha demostrado la Gran Revolución Cultural Proletaria que ha potenciado las tendencias mencionadas. La ciudad obrera de Pangtu. son propiedad de la nación y pertenecen al pueblo entero. Las ciudades obreras y los com ités de barrio parecen ser la forma de evolución de estas comunas. agua. pisos en las habitaciones.614 4. electricidad.94 123. 12 veces más que en 1949. Las construcciones son simples: paredes de ladrillos blanqueados con cal. construida en 1959 en terrenos baldíos de Shanghai. y entre ciudad y campo. Algunos datos sobre organizaci6n espacial y vivienda CUADRO 2. ex perimentación y generalización. En China el promedio para 1964 sería de 7 m2 de vivienda por habitante.637 Fin agosto 1958 Principio septiembre 1958 Mitad septiembre 1958 Fin septiembre 1958 Fin diciembre 1958 99. y el término comunas populares urbanas cubre una realidad algo diferente. EI nuevo espacio y sus determinaciones Los datos que se han ido proporcionando señalan las tendencias en curso en la República Popular China. Como lo. retorno a las masas. consta de 129 edificios donde se alojan las familias de obreros que trabajan en 15 fábricas cercanas. agua corriente. 2 ó 3 dormitorios. sin duda..informe sobre las industrias de calle (Renmin R¡bao.4 48. con la ayuda de las medianas y las grandes.82 121. cocina. centros de reunión para los trabajadores.1 ----------------------En Pek ín. lo que constituye uno de los Ill~dios utilizados para limitar el creciIll~ento urbano y permitir el desplazaflllento de trabajadores intelectuales hacia el campo. lo que representa un progreso' considerable (barrio típico de Tsaoyang.3 98 Número de familias por comunas (promedio) 4. Esta Cifra es enorme si se considera que e?tre 1949 y 1956 toda la construcCión de VIViendas nuevas en Pek' " f In Ue de 3660000 km2. las viviendas son parte del plan económico· estatal y prácticamente todas son construidas por el estado. Así han sido desocuP!ldos 260000 km2 en 1958. Han permitido integrar a las mujeres a la producción ubicándolas en condiciones aptas para la toma de conciencia poIhica. han participado en la integración y en el desarrollo de la producción de las pequeñas empresas. el lugar preeminente de la política en el conjunto de la sociedad china y por ello en las formas de distribución y empleo social del espacio. cal el conjunto de las relaciones de separación y dependencia entre las ciudades y el campo que caracterizaban al viejo régimen. Se ha emprendido una campaña para economizar el costo de los materiales y la mano de obra.

la "Ciencia del Estado". ésta ha sido objeto de análisis del pensamiento político liberal -al menos en su s . como as' también en la comprensión que el Estado burgués (o sea aquella esfera totalizante encargada de salvaguardar el "interés general". punto final del "camino de Dios por el mundo" -como leemos en el Agregado al parágrafo 258-. Las instituciones históricas que permitirían tal conciliación son los "estamen- tos". la t(pica sociedad moderna de la "libre concurrencia". Sin embargo. la representación parlamentaria. Hegel los diferencia claramente. fllosof(a del derecho. de la "Escuela Escocesa" (Hume. la estructura del Estado "cristiano-germánico"4.de intereses persona. Steuart. entonces. Hegel cree poder conciliar el principio (moderno) de la propiedad privada con la exigencia (tradicional) de "totalidad" representada por el Estado: el interés individual no sería así ni rechazado ni abolido sino simplemente "superado" (en el sentido hegeliano del término') por el interés general. está más allá del horizoll' 24 . por ejemplo)-.Ia desigualdad real de ésta (la "tle" rra" de la "economía" de la IIJcha entre clases explotadas y explotadoras). 392 págs. Los Principios exponen.la que se configura como el "instrumento teórico" del cual se vale Hegel para intentar tan arduo sincretismo entre lo antiguo (la tradición aristotélica que privilegia "el todo" sobre "las partes") y lo moderno (el individualismo o "atomismo" burgués). Sudamericana.1 alemán que constituyera la "realización" del Espíritu de la época. desde los escrito~ juveniles hasta sus últimas lecciones en la Universidad de Berlín 2 -un interés permanentemente avivado por los acontecimientos históricos que jalonan su vida: la Revolución Francesa. Ricardo y Say). Buenos Aires. de la formal y vacía "igualdad de los ciudadanos ante la ley"). de la incipiente Economía Política (en la Observación.n~i versal como la Sociedad C'VI misma (donde.S Porque la presenc'ia de motivos que aparecen como una involuci6n9 respecto de las propuestas teóricas más avanzadas de la burguesía! o no llega a ocultar el esp'"ritu moderno de la arquitectura política hegeliana: el carácter burgués de su doctrina es confirmado por la estructura sistemática y por el desarrollo conceptual mismo de la "Filoso" fía del Derecho"_ Hegel identifica "subjetividad" y "propiedad privada". la posibilidad de consolidación bajo la férula prusiana de un Estado nacio".ESTADO YIIRECHO FULVIO CARPANO G. especialmente. subordinado a la universalidad del Estado-.. por otro. al parágrafo 189 Hegel menciona expresamente a Smith. en mayor o menor medida "democrático". Los Principios de la Filosofía del Derecho de Hegel -primer trabajo de envergadura del período berlinés (1818-1831) a la vez que última obra sistemática puautor b I i ca d a en vida del (1821). desarrollando una crítica -rica de implicancias ulterJoresal Estado de los "principios" y denunciando simultáneamente el carácter arbitrario y a·científico de la dialéctica especulativa. y "Estado" se confunden en un único concepto. como tal. pri n c i pi os fi 1056ficos" (Locke y Kant. a través de la EscolásticaS) y su conexión con determinadas formas históricas. manipulando categorías e Instituciones fuera de sus contextos espedficos (piénsese. Con el primero de estos dos "el conceptos Hegel describe campo de batalla del interés privado individual de todos contra todos" (Observación al parágrafo 258). por consiguiente. 1975.representan la elaboración más lograda de la problemática jurídica y política que ofrece. Ferguson. Es sintomático que el joven Marx. no se limita a expOner la rp. como las monarquías absolutistas. en la cual todos los hombres participan como "ciudadanoS" con iguales derechos y deberes cualquiera fuera su condición s~" cial). es realmente tan poco u. síntesis de dos movimientos históricos y de sus respectivas manifestaciones ideol6gicas (como lo indica el segundo Utulo de la obra): por un lado. dos características distinguen la noción hegeliana: 1) mientras que en las doctrinas precedentes "sociedad civil". Hegel. a nuestro juicio. debe concluir tanto en la distinción entre "individuo" u "hombre" por un lado. W. F. de modo de asignar a la Sociedad Civil la mera función de momento necesario en el interior de la totalidad ética -pero nada más que "momento" y. Asimismo.les~ mAs aun. 2) de este modo. haya accedido -a través de la exposición que hace Hegel. Esta tarea. en la copresencia de un sistema corporativo y de una representación parlamentaria!) para poder presentar el todo articulado como culminación del proceso de autodesarrollo de la Idea 6 • Sobre el particular. Si las peculiaridades del momento histórico permiten entender el espíritu que anima la propuesta hegeliana. por el contrario. es en cambio su Lógica -su concepción idealista del movimiento dialéctico de la "Totalidad". de la abstracta igualdad jurídica) es funcional a . traducción de Juan Luis Vermal. en cambio. las "corporaciones". la moderna teoría poll"tica (siglos XVII y XVIII) que refleja el proyecto liberal-burgués. por ejemplo.alidad contemporánea (aunque fuera en un incómodo uniforme prusiano) sino que en él prevalece aquella motivación ética personal (su proyecto burgués "conservador") que lo empuja a proponer una (ilusoria) superación del principio "subjetivo" de la Sociedad Civil en el principio "substancial" del Estado. santificando así a esta última como una condición natural. entre otros) y. se eO' tiende. el "Derecho Natural". propia del hombre en cuanto hombre. la PQILcía y la Administración de la Justicia. esto es. y "propietari~ privado" por el otro. es decir. que la universall da formal de aquél (el "cielo" de la "política". los parágrafos relativos a la Sociedad Civil y al Estado presentan los motivos de mayor interés de la obra. eterna. las campanas napoleónicas. que nace con la Revolución Industrial y tiene en el egoísmo del productor privado y en la anarqUl"a del mercado su principio motor. la doctrina tradicional (desde los clásicos greco-romanos hasta Christian Wolff. Antes que en Hegel. el hilo conductor para la comprensión del significado histórico de la filosoHa hegeliana} El interés por lo~ temas allí tratados es una característica constante de toda la producción filosófica de Hegel.a la comprensión del nexo que corre entre el mundo de la propiedad privada (y. la Restauración 3 y. de la desigualdad y la explotación) y el de la "Política" (entendida como la esfera de los "derechoS civiles". eS transparente la desigualdad Y la lucha . fundamentalmente. revigorizadas por los canones de la Santa AlianLd. Un correcto tratamiento de esta cuestión. Principios de Ié.

284 y siguientes. Studien zu 1. su juicio sobre "quien debe hacer la constitución" (Observación al pto. junto ~n Rusia y Prusia. para la especulación. Setiembre-oetubre 1975 .s sean senadores por nacimiento. 2821.pecialmente p. Cerro ni. 4 11 s cfr.00 Am6rice 12 números Vía aérea Europa 12 números Vía aérea 13 18 U$S U$S 15 21 11 Véase lo Colletti. Mario Rossi. Nos permitimos recomendar una lectura atenta de la Observación al pfo. 10 Pensamos en primer lugar en Rou· sseaU. etc. el "mayorazgo" (un régimen feudal de propiedad de la tierra) como fundamento del Estado. parárafos 31 y 32. en realidad (esto es.207 Buenos Aires Véanse los parágrafos 358 Y ~9. 273) y sobre "lo que sebe el pueblo" (Observaciones a los ptos. Bari. final (la unidad recompuesta luego .. recordemos. preanuncian la obra de madurez en sus I{neas fundamentales. ya que es mérito casi exclusivo del filósofo ita· liano Galvano Delia Volpe el haber llamado la atención sobre la importancia de este trabajo juvenil de Marx. constituyó el bastión de la reacción post-napoleónica. por su editor Nohl -un discípUlo de Dilthey que en 1907 cuidó la publicación de estas obras de jullentud de Hegel. desarrollado y modificado en ciertos casos sus pautas interpretativa. En espal'lol existen dos versiones de esta obra (Buenos Aires. eh general.ee1s 69. comunas. el canciller aUstríaco Metternich: su país. 279. y también el capítulo correspondiente en las Lecciones sobre la FiloIOfla de la Historia. tan importantes para entender la génesis del pensamiento del filósofo-) son ilustrativos de la amplitud de los intereses del joven Hegel.2 o PisoOf. el "espíritu corporativo": el sistema de estamentos (Stande) gremios. 262: el Estado. 3 La derrota de Napoleón y el SUcesivo Congreso de Viena (septiembre 1814 . devenir "parasí" de lo "en-sí") en la totalidad de sus articulaciones.de la "escisión") se revela como el sujeto -único y absoluto. pero inédito. SUSCRIBASE 2& loa l IBROS. 302. 272. Manfred Riedel. su COLEeCION COM- PLETA Pedidos de colección a: Tucumán 1427 .. Gestor principal de esta Restauración fue. datable en 1843. 129 y siguientes. pto. 8 Nos referimos a la Critica de la Filosof(a del Estado de Hegel. S!Jscripciones: Arventina 12 números $ 360. situación que no es peculiar del ámbito hispanoparlante. 41.de todo el proceso y. Pero considérese también la concepción hegeliana del matrimonio y de la familia en general. 256 y del pfo. "Sistema de la Eticidad". Frankfurt. 6 RechtlphilOlophie.junio 1815) sel'lalan el COmienzo de la política reaccionaria y antirrevolucionaria tendiente a "restaurar" los sistemas feudales tardíos y absolutistas que habían sido barridos Por el Código de Napoleón. 301 y 308). dando lugar a una corriente de pensamiento que ha continuado. aunque "históricamente" proviene de los momentos precedentes (familia y sociedad civill. etc. Ideologia e 5ocl. 1817) y en los Principios.y México. en Jena (1801-1807) Hegel publicó el famoso artículo sobre el "Derecho Natural" que junto con el COntemporáneo. ~bservación al pfo. La "superan' tiene lugar porque el resultado 9 En particular. (Bedeschi. También en Jena Hegel desarrolló en sus cursos una completa Filosofía del Derecho que será sistematizada en los parágrafos 483 a 552 de la Enciclopedia (Heidelberg. 1970. consecuentemente. 1 la publicación de una versión correcta y completa de este importantfsimo escrito de Hegel colma así una laguna inexplicable dentro de la literatura filosófica hegeliana disponible en lengua española. el mismo Locke y. Observación apto. . en este caso. la justificación de la monarquía hereditaria Y del hecho de que los junk. Colletti.te dentro del cual se mueve Hegel: luego de estudiar cr{ticamente la teoría hegeliana del Estado (y a través de ella la doctrina política burguesa). la tradición constitucionalista Iliberal) inglesa Y francesa. 1946 -inutilizable. de ció • ecItaclón hegeliana. 12). de integrar la Sociedad Civil en el Estado. el Estado "es lo primero.). 1968) pero.. Véanse: Prefacio (p. las fases precedentes como meros "momentos" o "figuras" que dicho sujeto ha dado a sí mismo para "mostrarse" (hacer explícito lo implícito. Merker. Marx dedicará los restantes cuarenta años de su vida a la investigación y formulación de la ley de movimiento de la moderna Sociedad Civil. no ha merecido especial atención por parte de los intérpretes. -biaS Iros ' TENGA 2 Los escritos juveniles "teológicos" (así llamados. con la función ética de armonizar la particularidad individual con la universelidad estadual. que representa el primer combate teórico del joven Marx con la filosofía. Agregado al pro. pero valga también. tal vei restrictivamente. Observación al pfo. para la verdadera filosofía o idealismo) se revela como el "fundamento" (Grund) o sujeto que ha determinado el proceso desde el comienzo. por la legislación civil impuesta en los territorios ocupados por las tropas francesas. " 1" Calificar la "Aufhebung" como e !~inación-conservación" no revela ~IClentemente la riqueza del movila le~o... pese a ello. p. dentro del cual la familia se desarrolla en sociedad civil y es la idea misma del Estado (1 ) que se separa en estos dos momentos" (p. t~ picame nte especu Iativo. 260.

FANTINO. el sistema como su "lado" conservador.. F/NKEL. ideológica y política. así como en su difusión. después. formó parte del grupo de obras que cimentó el prestigio teórico de Engels en el movimiento obrero socialista. Algunos efectos sobre las economías la· tinoamericanas. Córdoba. Qajo el sello de La Rosa Blindada. de la clase obrera. La Rosa Blindada. Pi". SRA va. HEBE M. Cr(tlCl de Libros· Informaciones . Del sociali8lno utópico al sociali8Ino científico y El origen de la familia. alga: les deformaciones en los profesoredos foro madores de maestros primarios. dos orientaciones en la ciencia de la educación. Buenos Aires. C/oti/d. Di Tella Volumen 15 Julio . primero. Como es sabido. LEOPOLDO J. BARTOLOME: Colonos. HORACIO TORRES: Evolución de los procesos de estructuración espacial urbana. la propiedad privada y el Estado. MaríB T. 1975. PARACHE. como órgano te6rico del proletariado. los debates /sobre esta problemática dentro del marxismo han tenido siempre significación políticO. d. d. 123 págs.: Empirismo yespiritUl' Articule. G/sdys: Orientación vocacional: sobrldeterminaci6n. 59. No. Al margen de sus versiones más o menos académicas. Feuerbach. La explotación agrícola familiar en el sudeste de Misiones. COUREL.. 58 REVISTA DE CIENCIAS DE LA EDUCACION número 13 -14 SEELlGMAN. Se trata de una cuestión que integra una problemática más vasta y. EDUARDO L1ZANO: Integración económica entre países en vías de desarrollo. MBlú . plantadores y agroindustria. SOR/ANO. de Marx.ARGUMEDO. Cuadernos de Pasado. El caso de la ciudad de Buenos Aires. aparecieron estas dos nuevas edicwnes del famoso escrito de Engels.M. María Inh • ROLDAN. 1975. RISO. Hletor: los recursos financieros de la educaci611. por un lado y con el materialismo naturalista de Feuerbach. sin dudas. sobre todo en el perlodo que sucedió a la muerte de Marx.. El tema se planteó en cada ocasión en coyunturas históricas específicas desde el punto de vista político e ideológico. Saf8 R.R_fta BlbllogrMiCII Iismo. Hay dos temas en el escrito de Engels que tendrán larga incidencia en el desarrollo posterior del marxismo. en genera~ con el ciclo filosófico burgués iniciado en Alemania por Kant). fundamental: la de las relaciones entre el marxismo y Hegel. entre método y sistema en el interior de la filosofla hegeliana. Este ajuste de cuentas implicaba el reconocimiento de la "deuda" teórica de la nueva concepción respecto de Hegel y de Feuer· bach.1 y otros: Anéli' sis ideológico de textos escolares. LUCIO G.. Con un intervalo muy breve entre sí. Pero fue la ocasión también para trazar un ajuste de cuentas con Hegel (y.Setiembre 1975 No. VESSUR': La explotación agrícola familiar en el contexto de un sistema de plantación: un caso de la provincia de Tucumán.. MBríB . algunos del mismo Engels. dado que conciernen al carácter dialéctico.rtlSB G. Ludwig Feuerbach y el fin de la filolOfía clásica alemana. C. Notas al Ludwig Feuerbach. COMENTARIOS DE LIBROS 28 . d• .: Aportes para une actualización de la teoría didáctica. por otro.: Hegemonía y educación. Raú/: Problemática pare la orientaci6n voca- cional: la ideologización del campo. SERGIO BITAR: Los oligopolios internacionales en la industria. circunstancia que Engels aprovechó como ocasión para exponer en sus l(neas funda· mentales ~ concepción materialista dialéctica de la historia y del mundo que haMa contribuido a ela· borar junto con Marx. y sólo en el contexto de esas coyunturas puede ser aferrodo plenamente el sentido teórico y práctico de los DESARROLLO ECONOMICO Revista de Ciencias Sociales Publicación trimestral del INSTITUTO DE DESARROllO Director: ECONOMICO y SOCIAL (lOES) Torcuato S. ANADON. el método como "lado" subversivo de dicha filosofía. El motivo inmediato de su redacción fue la aparición de un libro sobre L. CACERES. y Presente. 168 págs. YAPUR d. A". materÍIJlista y de clase del marxismo. El primero es la distinción. además del complemento ya tradicional de las "Tesis sobre Feuerbach". Friedrich Engels y Georgi Plejánov.Friedrich Engels. Estudio de un caso en la provincia de San Juan. M. C/POLATTI d. Ludwig Feuerbach y el fin de la filolOfía clásica alemana. que se volvió clásioa. LOSO d. el ensayo de Engels desempeñó un papel importante en la constitución teórica del marxismo. RECA y NICOLO GLlGO VIEL: Evolución de estructuras agrarias en la Argentina. . así como la ruptura radical que la separaba de ambos y cuyo referente práctico era la independencia. LE/DERMAN. Junto con el Anti-Dühring. y de Pasado y Presente. A mbas incluyen también otros trabajos. MBnu.re: Escuela y lectura.

el primer trabajo de Marx en que tomaban forma los descubrimientos decisivos del laborioso período que haMa abarcado prácticamente la década de 1850.. Setiembre-oetubre 1975 27 . era "absolutamente inutilizable" tal como se presentaba.. I Nos referimos a su función como instrumento teórico. pera cuya interpretación -de co~e e~plns­ te. a 1uJcer de ésta una mera prolongación de la dialéctica hegeliana y cuya novedad radÍl:arfa en que el mismo instrumento metódico se aplicaría a las "cosas" y no ya a las "ideas".diferentes posICIOnes. contra la tendencin a disolver el carácter materinlista de la dialéctica de Marx. la pequeña burgues(a urbana. en determinados momentos. En dicho escrito.. "la que enfrentn al imperialismo. 3a. dado su carácter idealista. 234 págs. como en este CtuO. Por último. Este fue. el otro tema planteado por Engels en Ludwig Feuerbach. y para el marxism?. Y no nos referimos a su papel más o menos retórico dentro de Un discurso. siempre una precede a la otra y es condición de existencia de '~ otra. orgánicamente vinculada con la significaci6n conceptual de base que la idea de dialéctica comporta. convirtiéndolaJ en uno de los ejes de su polémica contra los qale pretend(an " poner a1 d"" e 1 marxISmo amputándole su carácter . como cuestión central en torno a la cual se ordenan las diversas escuelas de filosofía y permite discriminar las dos p~­ siciones fundamentales: el idealismo y el materlOlumo. 1975.los avances realizados en la caracte· rización de la estructura de clases de nuestro paú y de la función que cumple en él la disputa interimperialista nos muestran un nuevo estadio dentro del annlisis de /as contradicciones de la sociedad argentina. someter el método de Hegel a una crítÍl:a profunda" (véase pág. Ediciones Pueblo. Sin embargo. De modo que la elaboración del método correspondiente a la "concepción del mundo más materialista que todas las precedentes" tenía como requisito "ante to do. latifundio y tlflo tructura de clases. la· materiLllistao CARLOS AlTAMIRANO Eugenio Gastiazoro. En e&te sentido. son materiLllistas aquellas POSI1 Es lo que sucede con los trabajos del filósofo . que tienden a negar toda filiLlción entre el marxismo y Hegel (tal vez el caso extremo lo constituya el althusserianismo. como lo señala GastiLlzoro. la especificidad y la autonomía te6rica del marxismo debió afirmarse. la relaci6~ entre aquellas dos instancias en las diferentes POSIciones filos6ficas no es simétrica. Es por eso que el libro ha sido dividido en tres lOS LIBROS. Es evidente que en este caso lo que está en cuestión es la función misma de la diLlléctica en la doctrina marxista. la olÍ/5Drqu(a terratienente y al gran capital a ellos asociado. tica. 224). Lenin retoma. los campesinos pobres y medios. Así.tali~~o G. Comentar la tercera edición de una obra no le justificaría si no fuera que. no sólo las variantes hegelianízantes han representado una tentativa de revisi6n de la sustancia teórica del marxismo. y es.del marxismo es superflua toda noción de dialéctica: V la conservación del término parece más bien una concesión vtrbel a la tradición. como idea de movimiento o proCeso de la "cosa'~ movimiento o proceso que se desarrolla a través de contradicciones. Buenos Aires. como decía Marx. Veinte años más tarde en Materialismo y empiriocriticismo. para el cual lo que Marx habría tomado de Hegel sería únicamente una supuesta visión de la historiLl como "proceso sin sujeto"). Esta contradicción es producto del desarrollo histórico de nuestra sociedad y se basa en las trabas objetivas que se oponen a su progreso: la estructura terrateniente sobre la propiedad de la tierra y el dominio del imperiLllismo en la industria del paú. 104 a 107 de la edici6n mencionada). Delia Volpe. lo cual es la c~nsecuencia d~ la ~li~nza de la oligarqu(a terrateniente con el ¡mperlOllSmo. la reelaboración llevada a cabo por el autor nos pone frente a un nuevo libro.. En este sentido. la edición de La Rosa Blindada incluye un texto fundamental de Engels: se trata de un fragmento de una de las recensiones que escribiera pora llamar la atenci6n sobre Contribución a la crítica de la economía polí. Engels explica que si bien la dialéctica hegelinna constitufa el "material lógico" más rico de que disponía Marx como antecedente teórico. Si bien permanece inalterada la concepci6n principal de las ediciones anteriores -a saber la ubÍl:ación de la Argentina como paú dependiente y oprimido por el imperialismo dentro del conjunto de las naciones que integran el Tercer Mundo. Para E nge ls. es el que se refiere a la "relación entre el ser y el pensar". ciones que afirman la prioridad del ser respecto del pensamiento o conciencia. Y anexo a dicha cuesti6n va el problema de la posibilidad del conocimiento objetivo y sus premisas. la mayoda de los estudiantes e intelectuales y los sectores patri6ticos y democráticos de la burguesía urbana y rural" (pág. el inglés en primer 1 ugar y ahora el yanqui. En suma se trata de esa concepción metódica que en su ''figura racional".á y desarrollará ambas tesis. Argentina hoy. La contradicción principal que cruza su realidad es. también el sentido de buena parte de las Uamadas corrientes "anti-hegelianas" del marxismo. es "por esenciLl critica y revolucionariLl". con la clase obrera. ed..

El libro se caracteriza ademlu por u. Es por e. El libro añade todav{a otras virtudes a las ya señaladas. en las propiIJs fuerzas. que caultJn el desarrollo deformado de nuestra industria . proyecto. los terratenientes y la gran burguesia ?~ocUJda a ellos. E.parles: una dedicada a estudiar el problema agrario a determinar 14 contradicción principal en ese campo. Esta es una de las diferencias más notables respecto de las ediciones anteriores. la cual ha de ser una revolución democrática de nuevo tipo.oo gran profusión de datos elaborados con preci31ón par~ apoyar las tesis del au tor.tructura.te camino debe basarse. es accesible. s610 podrán lograrse a través de la revolución y no por medio de reformas paulatinas. o el proyeeto del proletariado. Es esto lo que la convierte en un instrumento destacable en la lucha que lleva el proletariado por sacudir el yugo oligárquico-imperialista. dado que -al no atacar ninguno de eso. donde -como señaláramos al pincipio. Par~lendo de la situaci6n descripta por Gastiazoro se define In· etapa presente de la revolución en la Argentina.tro campo y las cadeoos que nos atan al imperialismo.atars~ ~l proyecto hegemónico de otra. fundamentales que 28 . JUAN CARLOS CINTIDNI relfOl de la estructura pre-capitalilta que traban el progreso de nue. y nos oprimen y sojuzgafL El análÚlis del libro deja en claro que los cambios estructurales que necesita la A rgentina para delplegar el progreso de sus fuerzas productivas actualmente trabadas. ~ontenido y practicabilidad: el proyecto del unp~'UJllSmo.. la que ha de romper con los y traban el progreso de nuestro pa(s.obre todo en lo que atalle a la determinación de cltue.obre todo en la de la burgues(a nacional. potenCIO' ImperUJlutas. donde avanzándose sobre la estructura de clases se investiga el papel que desempeña cada una y los proyectos que poseen. Por otro lado se hn logrado una mayor rigurosidad cient(fica en la exposición de los diferentes problemas. por otra parte. Su estilo claro y la sencillez y corrección con que son expuestos los fundamentos de la teorla marxista muestran una preocupación pedagógica del autor que coincide con lo que expresa en el prólogo. otra que investiga el desarrollo industrial y la concentración capitalista. .estdn destinadas a perpetuar la situación actual y acentuar aún' más los rasgos del sistema. la. Gast~oro demuestra en este aspecto que en la ArgentIna sólo hay dos alternativas reales en cuan~o al. Es as( como la lucha por la independe neia determina el carácter de las alianzas que el proletariado como clase ha de establecer con los otros sectores de la sociedad. ya que la A~entina no puede ni d~be . donde se ponen de mani~esto las causas del desarrollo deformado del capitalIsmo en la Argentina y una tercera.se avanza en la caracterización de las clases sociales y por . e. y sectores sociales.o que se constItuye en una obra que sin abandonar la exactitud necesaria.a todo tipo de público. Es aqu(.

Oarwln. MeUs. La Rosa B ti ndada. la literatura j ujeña Buenos Aires. de '.. EDUCACION ~ =. Habermas -continuador de la escuela de Francfurt. Gene K.rio te6rico·ideol6gico Traducción de Beatriz Sarlo Buenos Aires. Amorrortu Editores. matemáicoa de la 'Pli\lct~ra . Di Siena. Gugelmeier Mart( Buenos Aires. Setiembre-Oetubre 1. ~ ~Uckminster Fuller Buenos Aires. Octavio lanni Estado y planificaci6n Andrés Fidalgo Panorama d. ECONOMIA ~ Francisco Gutiérrez Pedegogla de la comunicaci6n Buenos Aires. Los trabajos que incluye fueron publicados por primera vez y traducidos de la revista italiana Ideologie e incluye notas informativas sobre la producción de sus au~~res.liBROS DISTRIBUIDOS II BUIIOS AlBIS AGOSTo-SEPTIEMBRE DE 1975 CIENCIAS SOCIALES t 1 uc Bo Itansk i 0& USOs sociales del cuerpo raduc . IlIuminati Diccio. p". F. 191 pág. B Clon de Arturo Armada l~~I')O.t ~ tadUcción de 8~Uardo J. N.pecial urbe.smo social.aCión de trabajos Qu ~IOS autores ~ 8flos Aires.. Ediciones Síap. G. Guevarismo. 310 pág. Alfa Argentina..s Aires. 230 pág. A partir del concepto weberiano de 'legitimación'. Rossi-Landi. 'lc:tUCC'Ó 'S Leszek Kolakowski La Pl'8I8ncie del mito ~n Habermas de . E I Ateneo. ENSAYOS "'~rc' 'el la I Echenique . A. Siglo XX. Progreso tecnolÓgico..tim. Amorrortu. fa y la crisis del ~~~ires. Pág. 192 pág. Humanitas. Amorrortu.Cie l.. J~n Bu Iaact""!'e Ir le Carlos F errar.. Editorial Galerna..d6n M Joa.: ~ C8~lOnea en ~rnp'l . Pág. 356 pág. 810. Sabbatini. pago Periferia. 160 Jl6g• M.. l' Pectiva de le humanid.OOs Aires. n de mo --dfo Traducción de Cristóbal Piechocki Buenos Aires. para desembocar en tesis (vinculadas con 'a temática de la alienación y el ·1in del individuo') que desarrollan lo que el autor denomina una "toma de partido en favor de la razón". Amorrartu Etcheverrv J Kolakowski elabora un ~l'a"OS. . utopía. Reina Reyes Drama en la educeci6n J.. las tendencias que la generan. Margaret Mead La antropologfa y el Revolución algu nos de presentados tratamiento cultural.. Davis Buenos Aires.. Prieto 45. :c:::.analiza el modelo de crisis del capitalismo tard (o.7& 29 . Lu'. Investigación de mercados Traducción de E. 118 pág. Groff y John Muth mundo contemporáneo Traducción de Alfredo Llanos Buenos Aires. Primer di<:cionario de su ti po editado en nuestro país. Corporativismo. FILOSOFIA Siglo XXI. 276 pág. JGrge ''''Per_' econ6mica en Brasil Buenos Aires. Leonardo Tomasetta Participaci6n Y autogesti6n Traducción de Marino Ayerra Red!'n Buenos Aires. son los temas con un excelente. Troquel.~tC8 Latina Planeamiento y control de producción Traducción de Anlbal Carlos Leal Buenos Aires. A. El Ateneo. Racismo. 175 pág. 160 pág.

. William D. " pubiicada en 1949 V punto de pertida -reconocido o no. 196 pág.. en una colección cuyo objetivo es la escuela media. 202 pág. Teilhard de Chardin. italianas de Lavorara ItIInca. Julio Horacio Rube Hacia C-os 1850·1862 Buenos Aires. . al mismo tiempo.. libro del que además S6 Andreas Madsen presenta aqu í una cuidada La Patagonla vI. la traduccfón de Mallarmá por Gorbea es sumamente cuidadosa.1 port. Cuentos del autor de d Copai donde. 79 pág. en cuyo transcurso se desmorona la hegemonía 30 . 281 pág. se propone cierta facilidad chata y al mismo tiempo segura en sus efectO' y efectismos: al lector se " propone cuentos de final sorpresivo. En el camino de L. Arturo Carrera Oro Buenos Aires.. Matthew G. 370 pág. toda la Todos posteriores a "Los producción de uno de los mares del sur" (19301. Ediciones librer(a Fausto. (19731. Buenos Aires. en nombre • una literatura que incorpOr' el lenguaje coloquial portel'lo. la Bastilla. O. uniforme Buenos Aires. Ediciones Librerías Fausto. Joseph Conrad El negro del "Narciso" Traducción de Floreal Maz(a Buenos Aires.la Traducción V prólogo de Federico Gorbea Buenos Aires. mito y valores.~ Armani Notas de Italo Calvino Juan Gelman Buenos Aires. los aRol 60 Buenos Aires. Varios autores la mejor ciencia ficción d. d. Traducción de Ramón Bilbao Buenos Aires. ilusionada. Ediciones de la Flor. 120 pág. Reedición. LITERATURA EUROPEA Y NORTEAMERICANA Henrv Bauchau El regimiento negro Traducción de José Bianco Buenos Aires. R..forma. ciudad Buenos Aires. 392 pág. 80 pág. Morad~ Luis C.o Buenos Aires. lrane Buenos Aires. Rodolfo Traducción de Horacio Armanl Alonso Editor.. inaugura el camino de los grandes lixitos populares de la literatura moderna. Sudamericana. se edita en castellano un clásico de la novela gótica.l_ rom6ntic. Desde sus primeros poemas hasta "Un golpe de dados" LITERATURA LATINOAMERICANA V. 363 pág. 138 pág. 328 pág. Stéphane Mallarmé Po. librerías Fausto. Librer(a del Colegio. 234 pág. Relaclon. la Flor reedita el éxito de público del realismo naturalista que elige como tema el barriO y las experiencias juveniles V maralnales Silvina Ocampo Autobiografra d. Alveer y la segunda presidencia de Yrigoyen en un ensayo que aborda desde algunos ejes de historia cultural (MaRln Fierro y la vanguardia.. La Bastilla. mito y naturaleza. James Kirkwood Po"atll: tu uno BId muerto I Traducción de Floreal Mazía Buenos Aires. entre otros. Galerna. mundo Estudio preliminar de Florlnda Frledman de Goldberg Buenos Aires. Siglo XXI. Thomas Wisernan La i". Sudamerical18. Ediciones Oronte. Oead Weight. 181 pág..Upe contra Imperio bridnico Un extenso apéndice documental cierra la biografía politica V militar del caudillo. Alfredo Pippig . 204 pág. 110 pág. desda una óptica yrigoyenista y con cierta propensión al enfoque period(stico de los los tarnas tratados. es innegable el peso de tendencies irracionalistas sobre ella. Ediciones Obra po6tic. Buenos Aires. 220 pág. Pacho O'Oonnel La ". Amorrortu". Leszek Kolakowski Vigenei8 y caducidad d. Poemas El hombre que yo Invent' elegidos Buenos Aires.. Con prólogo de Jaime Rest que ubica a El monje en el contexto de la narrativa inglesa de su siglo. Italo Calvino recogiera de OSlde Vlolln y otra los borradores de Pavese en cu8ltlona (19561. John Osborne y Anthony Creighton Epitafio pera George Dillon Buenos Aires. poema poetas más importantes que abre las dos ediciones de Amáríca latina. el tango..1 Angel Bonomini Libro d. un poco escandalosos. 98 pág. El prólogo proporciona un estimable marco histórico-cultural. tumba de Medina. 153 pág. ioI CIlIOS Buenos Aires. 170 pág. Editorial Sudamericana.ucci6n d. Sudamericana. Boedo V Floridal hasta cuestiones capitales como la del petróleo o la política exterior. 348 pág.preanuncian el romanticismo y.fte I E. Aunque la obra del filósofo polaco pretenda inscribirse en el marco del racionalismo crítico. oligárquico-portuaria. analiza las relaciones entre mito y conocimiento. Corregidor..ensayo sobre el mito considerado como actitud fundante del hombre. . de la fundamental novela de Carpentier. Traducción de Floreal Mazía Buenos Aires. Dos al'los capitales de nuestra historia. .. 94 pág. B'. P. Sudamericana. Ti41mpo Contemporáneo. a propósito de la que se desarrollan núcleos importantes de la historia argentina del siglo XIX: la penetración británica y la politica portella. Lewis El monje Traducción de Floreal Mu(a Buenos Aires. Editorial Sudamericana. Sudam. su 1962. la R.. Blamkenship Ladro. en un marco filosófico e histórico que afirma la comunidad de tradición cultural entre el cristianismo y las posiciones antifideístas y ateas. un prólogo y una cronolog(a completan la edición biligüe. Alejo Carpatier El reino d. 257 pág.de buena parte de la 'nueva narrativa latinoamericana'. etc. Pascal. abordados en un ensayo que propone exclusivamente el ángulo polhico-militar y no vacila tampoco en incurrir en el anecdotario. atenuadoS invariablemente por la trivialidad. (aboriosemente forjada por Rosas. Ouhalde F. hasta primera vez en castellano. donde el pacto satánico es el hilo conductor de un extenso relato muchos de cuyos elementos -la imaginación truculenta no es el menor de ellos. Los 29 poemas intiditos que 420 pág..Jenos Aires. . 1922·1930 Buenos Aires. Breve ensayo sobre Erasmo . HISTORIA Cesare Pavesa Osvaldo Fasolo Poemas in6ditos .iCl ' 388 pág.. Leonor Calvera Mi c:ua en . son publicados por primer libro. la tradiciona cristia.. Alén Lascano La Argenti. Federico Moreyra Los reos Buenos Aires. Sudamericana. la hija d.Je selección. Sudamericana.

-. El ~Iogo se limita a exponer in¡ resumen de los juicios CIUe ro~entes y extravagantes P . Sastre importa razonamientos. Nicole Fabre. Amorrortu. más alld de algunos juegos verbales. Córdoba. 176 pág.lvalidad Pereira ~'ll8R 08.116 de la raz6n Cr6nica de una experiencie . Buenos Aires.. julio. el autor aborda ~. . En su le .uerte '-. Las ascensiones y descensos. Pacho O'Oonnell TeorCa y t6c:nice de la paicot.::.. Sirlin Una eXl*iencill t •• p6utice. ~ Izzlani 8u lin lunes ni 101.: .apill de niños por . Traza la historia de los tratados bilaterales y múltiples entre Argentina. PSICOLOGlA Número 16. 62 pág. Zarza Buenos Aires. enero-marzo de 1976 Buenos Aires• Mepf6n Revista interdisciplinaria de estudios latinoamericanos Tort:lQ 1... manifestado en los estados oníricos. El ensuefto dirigido propone recuperar el papel esencial O"'~ D lt .. Daría Canton ComuniQlci6n y cultura Le comunicaci6n muiva en el proceso polttico Ftu~n T. ~1\A. Corregidor. Amorrortu.... IOnes empresarias. Iglesia.. Con un prólogo de Ronald O..efio dirigido Traducción de Jorge A.. el texto es un relato en primera persona del tránsito de la autora por el mundo de lo irracional. Tierra Nueva. Bu~s Air•• POLITICA ~OI Y podw en l. 328 pág.tiembre 1975 Publicación del Instituto de O.las que se inser ibe esta ción de Tizziani. Ii'ctor Romeo Buenos Aires.. ~Ciria I"'a. juno de 1975 Buenos Aires. Número 1.. Costa Rica y Panamá.. Estudios InternllCio. Sirlin ofrece aquí un v(vido Número O. red ideol6gice Buenos A ires. t:: ~nf"'on... Tiempo Contemporáneo. Carlos L. Buenos Aires. Setiembre-Oetubre_1976 . . Amorrortu. -. pág. 414 pq.. hasta el examen de las condiciones actuales de tres naciones centroamericanas. 1e.. .-rrollo Económico y Social.. 1 Ultrado loa rlos que nos habitan . CGT I"IUrac· . es Que.. HiltOl'iI de un grupo da relato de su experiencia con un grupo de niftas. plicologl... Pro y contra de ItaipCI Traducción de Neiva Moreira Buenos Aires. luego de la consabida 'poca de furor.. O'Oonell aitica la ortodoxia psiooanalrtica en dos puntos: su enfoque fundamentalmente individual e intraps(quioo (incluso en et encuadre grupal) y su énfasis casi exclusivo en la psicop¡tología. discípula de Desoille.:. guiados por el terapeuta. Hay que hablar entonces de Utransformación" y no de "curación": nadie puede ser "sano" si se adapta a una sociedad capitalista y dependiente.. aplica a sus pequeros pacientes.. signadas por el monocultivo y la dependencia.~ ROdolfo Rabanal ~8ueno El -.. el método terapéutico del ensuefto dirigido_ El texto presenta un informe acerca de la marcha de la terapia en estos casos canaetos.. Editorial Galerna Contiene entre otros ensayos: "La investigación sobre comunicaci6n masiva". "tu8n a Sábato como . aUge lUac:i de la serie negra lal POliciales argentinas.. ... ''-no 1.. O'Oonnell sostiene que el grupo psicoterapéutico reproduce inevitablemente las caracter(sticas del macrogrupo socioeconómico. . Ernesto Sábato ~fttoIogla U eo tnoI ~1t:lo preliminar a' tlly Mart ínez ~Iltolog(a de Aires.all es filóto altor y profundo fo. Laing. [ REVISTAS J' Asemal Números 5 y 6. (1930-1946) le r:~ Aires.8s Armadas. Honduras. 240 pág. Reencuentro So. de sus tres noveles de fragmentos de sus Pretensiosos ensayos."Po Morag Coate Ma . wl.. Que se oonvierte en un llamado de atención a los terapeutas. Editorial Tierra Nueva.d1tor.::::=-:.--------a.. el otro lado de la esqu izofrenia: el sufrimiento humano.. con la carnalidad de lo vivido. 15. Paraguay y Brasi I y analiza los intereses imperialistas yankis que se mueven en torno a los proyectos de represas.. La autora agrega comentarios.. 200 pig. octubre de 1975 Publicación del Centro de Practicantes del Hospital Neuropsiquiátrico Provincial... Cuad." Robert Oesoille ft"" Lecciones sobre ensuefto dirigido en psicot. El texto de Sastre no responde a ninguno de los verdaderos problemas de la psicolog(a en nuestro pa(s.pia gru. e. a propósito de ejemplos concretos. . acerca de sus concepciones mái generales en materia de técnica.apia Traducción de Jorge A. .J-. tampoco se lo propone. :.. El libro nos muestra. 208 pág. Pert~Ica sociol6gica de idos pOI (ticos y los s de POder. uno de cuyos Dra Os es ordenar el dttoeto POl(tico argentino t tr'ill~ la revoluci6n del 8 través de la O'cada . Que desempefta la imaginación. 216 pág. 242 pág. ' hasta 1943 y el ~: de Per6n. va no son sostenidos ni por sus propios inventores. . por la vía del lenguaje olvidado de lo imaginario.... por Armand ~attelart..- tern: ..-------. Ciri':"8 ed!ci6n del ensayo de ~l ' PUbhcado por primera ~i:n 1964.:::.. 90 pág.1eI Número 29.__---l. mod.ngulo roto Psicot.nado 200 As Ires.nol de cristianismo Y sociedad tu" • 192 ':u~ires. "Educación popular por televisión" por Carlos Alberto Douhourq.I 31 niftos de 5 anos Buenos Aires...::::.. María E.. Ediciones de i lit r.. de Fray Mauro de Vasconcelos IatinoeR*'icMo Número 4 Buenos Aires.nos Aires.:. Burnichon .. Nicole Fabre El tr. Centro de Estudios Latinoamericanos.~Q. en la I(nea de que "mejor que escribir sobre la técnica es contarla". ayudándolo a situar su vida vivida en relación oon su vida so ftada. etc. Sudamericana. Amorrortu Editores.. setiembre y octubre de 1975 Buenos Aires.Plrte. de la vanguardia &uropes qUtt... "'tr "0_ta la primera tanda de Pedro Urra Veloso La guerra del banano De la Mamita Yunai a la UPEB Buenos Aires. Poemario por Hugo Pereyra. Nexo Número 2. .:. 164 pág. julio de 1975. propondfán realizar la unidad ps(quica del sujeto.1 Buenos Aires. I O.rollo Econ6mico Revilte de CiencIM Número 58. por Héctor Schmucler. EI ensayo se propone una indagación sobre la cuestión energética en lo que concierne al aprovecham iento hidroeléctrico del Paraná y sus consecuencias políticas y económicas sobre la Cuenca del Plata. Librería del legio. Pág.. Siglo XXI...1 de locura Traducción de Leandro Wolfson Buenos Aires. Amorrortu..:-.. Zarza Buenos Aires.l. Sastre a. El Ateneo. "Hacia la formación de los aparatos ideológicos del estado multinacional".ttIho-br.. E. Breve panorama que comprende desde los orígenes del imperialismo bananero con la United Fruit.

•• PAJS . o. oto 207.• o ••• PCIA ••• " ... Am6rice.C••.•. u$S 18...00. . V{a a'r8l.. S 380.. Buenos Aires. USS 15.•. piso.. Europe.. o •• o o • • •• LOCALIDAD . . V{a A'rea U$S 21. " PAIS.• o ••••••••••••••••••••••••• •••••••••• o • • • • • • • • • • • •• DIRECCION ••..C•.. PCIA ••.. Cheques y giros a la orden de: OSVALDO.•.He d. 20.•..•.•.. .• o ••••• oO• • • • • • • • ..... USS 13.. 12 números: Argemine. Tucumán 1427.••...•.. F... DIRECCION •••• o o •••••••••••••• o I NOMBRE ••.•... lUla'ipci6n. BONANO..CADA DOS MESES EN KIOSKOS Y UBRERlA! ~ --_··_············_~·_···-1 para Usted para Regalar NOMBRE •••.•••• ...•••••••••••• ••••••••••••••••••••••••• T.•...•....•. • LOCALIDAD . o ••• o o. o •••••••••• F.