ENTREVISTA

Dr.  Miriam  Calle Neumóloga,   trabaja   en   el  Hospital   Clínico   San   Carlos   de  la   Comunidad   de  Madrid.   Coordinadora   del   área  de  EPOC  en  la  Sociedad  Española  de  Neumología  y  Cirugía  Torácica,  SEPAR.    

¿Qué   novedades   aporta   esta   nueva   edición   del   Congreso  de  la  Separ? El   programa   del   Congreso   es   un  programa   muy   ambicioso,   muy   denso,   porque   son   diferentes   áreas   de  trabajo.  En  la  que   he  desarrollado  en   el   área  Epoc   hay  novedades  relacionadas  tanto  con   lo   que   es   fisiopatogenia,   hay   sesiones   que   van   enfocadas   al   mayor   conocimiento   de   la   patogénia,   en   los   marcadores   inflamatorios   que   participan  en  la   enfermedad,   sesiones  dirigidas   a   la   práctica   clínica,   aportando   novedades   en   lo   que   es   la   aproximación,   al   nuevo   manejo   de   los   pacientes  con  Epoc,  que   va  a  ser  una   novedad  en   cuanto  al   cambio  en  las   directrices   a   la   hora   del   tratamiento.   Yo   diría   que   tanto   para   los   clínicos   como  para  los  que  están  más   interesados  a  nivel   de  investigación  estarán  contentos   porque  es   un   programa  muy  diverso. ¿Qué   percepción   tiene   sobre   el   estado   de   la   neumología  en  nuestro  país? Si  entendemos  la   neumología  por  el  colectivo  de   neumólogos   creo   que   es   una   especialidad   muy   cohesionada,  con  directrices   muy  comunes.  Y  sin   embargo,   contrasta   un   poco   con   el   adecuado   manejo   de   las   enfermedades   respiratorias.   Las   enfermedades   respiratorias   son  tremendamente   prevalentes   en   España   y   los   estudios   que   han   abordado  un  poco  el   esta   enfermedad  nos  dicen   que   no  estamos  alcanzando  las  cuotas  de  calidad;   tanto   para   el   paciente,   en   control   de   la   enfermedad,   tanto   en  el  asma   como  en  la   Epoc.  

Por   tanto   tenemos   mucho   que   trabajar   para   la   m e j o r a   d e l   p a c i e n t e   e n   e n f e r m e d a d e s   respiratorias,  y  en  concreto  también  en  la  Epoc. Como  coordinadora  de  la  Separ,  ¿qué   opinión  tiene   sobre  la  elevada  prevalencia  de  esta  patología  en  la   actualidad?,   ¿qué   acciones   plantea   Separ   para   mejorar  esta  situación? Un   problema   que   conocemos   desde   hace   ya   varios   años   es   que   la   Epoc   es   una   enfermedad   muy  prevalente  porque  afecta  a  más  de   un  10%  de   la  población  adulta  en  España.  Estamos  hablando   de  más   de  un   millón   y  medio  de  afectados.   Pero   la  mayor  preocupación  no  es  tanto  la  prevalencia,   que   está   relacionado   con   el   hábito   tabáquico   y   con   el   envejecimiento   de   la   población.   Yo   creo   que   eso   es   muy   importante   saberlo,   sobretodo   desde  el  punto  de  vista  de  la  prevención  primaria,   todo   lo   que   serían   medidas   para   incidir   en   el   hábito   tabáquico   porque   van   a   tener   un   gran   impacto  en  lo  que  es  la  prevalencia.  Pero  también   es   importante   saber   que   esta   enfermedad   se   diagnostica   poco   y   tarde.   Más   del   78%   de   los   afectados   no   está   diagnosticado.   Y   la   falta   de   diagnostico,   o   un   diagnostico   tardío  incide   en  la   progresión   y   en   el   impacto   de   la   enfermedad.   Tanto  en  el  paciente,  como  en  el  gasto  sanitario.   Con   lo   que   tenemos   mucho   que   trabajar   y   mejorar   con   esta   enfermedad,   prevalencia,   diagnostico  y  tratamiento. La   Epoc   está   experimentando   un   cambio   conceptual   en   su   diagnostico   y   abordaje,   ¿cúales

ENTREVISTA

son  los  factores  que  lo  está  provocando? En   los   últimos   años   ha   habido   un   cambio   en   lo   que   es   el   concepto   de   la   enfermedad.   Si   recordamos,   en   los   años   50-­‐60   la   Epoc   era   una   enfermedad   de   vía   aérea,   se   hablaba   de   obstrucción   solamente.   Ya   en   los   años   90   sabemos   que   la   Epoc   es   una   enfermedad   inflamatoria,   y  en  la   última   década  sabemos  que   los  pacientes  con  Epoc   no  sólo  tienen  un  daño  en   la   vía   aérea,   en   el   pulmón,   sino   también   tienen   unas  manifestaciones   sistémicas  que  acompañan   a  la   enfermedad.   Y  estos  cambios  de  conceptos,  y   por   tanto,   en   el  manejo  de  la  enfermedad  van  de   la   mano   de   un   mayor   conocimiento,   y   esto   se   refleja  en  los  cambios  en  la  práctica  clínica.   ¿Qué  piensa   de  los  nuevos  fármacos  aparecidos   en   el  mercado,   como   Indacaterol  o   Rofumilast?,   ¿qué   beneficios   aportan   al   arsenal   terapéutico   existente?   Considero   que   son   unos   beneficios   muy   importantes.   Porque  es   una  enfermedad  crónica,   que   afecta   también  a   personas   mayores,   que   ya   están   polimedicados,   y   ambos   fármacos   tienen   un   denominados  común,  que  es  la  comodidad.  Es   una   administración   de   una   vez   al   día,   y   esto   implica,   no  sólo  comodidad   para   el  paciente,  sino   mejor   adherencia   y   por   lo   tanto   mejor   cumplimiento.   Pero   no   solamente   es   esto,   considero  que   tanto  Indacaterol,  que  va  a   ofrecer   una   broncodilatación  muy   eficaz,   y  por   tanto   un   mejor   control   de   los   síntomas   del   paciente,   ofrece   una   mayor   contención   de   la   enfermedad   porque  el  paciente  percibe  unos  beneficios  desde   primera  hora   del  día.  Y   lo  mismo  con   Rofumilast   que   es   un  anti-­‐inflamatorio   específico   que   actúa   en   la   base   inflamatoria,   que   va   a   ser   la   responsable   de   todas   estas  consecuencias   que   a   la   larga   van  a   producir   obstrucción.   Yo  diría  que   son  dos   fármacos  que  van  a  ir   de  la   mano,  y  que   muchos   de   nuestros   pacientes   van   a   poder   beneficiarse   tanto   de   Indacaterol,   como   de   Rofumilast  porque  actúan  de  forma   diferente.   El   Indacaterol   actuaría   sobretodo   en   el   control   de   síntomas   y  Rofumilast  en  el  control  del  riesgo,  en   el  control  de   la  inflamación.  Y  ambos  son  grandes  

novedades   en   este   último   año   que   podemos   disfrutar   los   médicos,   y   por   supuesto,   los   pacientes.