Salmo 91

Dr. Guido Luis Núñez El Salmo 91 habla de vivir en el mundo real, donde hay ataques, con ictos, luchas, amenazas, temores, situaciones adversas de toda clase, pero que a pesar de ellas, “habitando al abrigo del Altísimo” tendremos victoria en todas estas cosas. Pudo ser David o Moisés (porque el Salmo 90 lo escribió Moisés, y hay una similitud en términos en los Salmos 90,91 y 92), pero si fue uno u otro, eso no cambiaría el testimonio. Ambos habían tenido experiencias con Dios como para testi car igualmente el Salmo 91. Moisés con Faraón, y David con Saúl. Si lo escribió David, Abraham diría “amén”, y si lo escribió Moisés, David perfectamente diría también “amén”. V.1 1. “El que habita...” (1) Indica una condición. Si queremos morar bajo la sombra del Omnipotente debemos entonces “habitar al abrigo del Altísimo”. (2) Para habitar en Dios debemos someternos a sus reglas, como cuando alguien venga a vivir a nuestra casa, por ser nuestra casa ahora debe adoptar las normas de la nueva casa. (3) No dice “el que visita el abrigo”. No se trata de algo ocasional, sino de una continua comunión con el Señor. No se trata de venir a Dios solo cuando hay problemas. (4) “habita” (he. yashab) signi ca: habitar, permanecer, vivir, sentarse, establecer un lugar como habitación, conocer a una persona, disponerse a seguirlo, y también restaurarse. (5) Para entrar a esta “habitación” Jesús es la puerta. No hay otro lugar para entrar (Jn. 14:6). De nitivamente vemos a Jesús en el Salmo 91. 2. “abrigo” (1) (he. cether”) signi ca: lugar donde me oculto, escondite, refugio, lugar donde me puedo proteger del peligro, nube de truenos y relámpagos que producen ruido (Sal.81:8), astucia. El Altísimo es mi lugar secreto. (2) No es la idea de una prenda de vestir que nos ponemos y quitamos para calentarnos un poquito. 3. “Altísimo” (1) (he. Elyon) signi ca: superior en posición y status, implicando respeto y esplendor, porque es preeminente, excelso, supremo y majestuoso.

(2) Entonces: No hay nadie más fuerte, más grande, más sabio, más bueno, más poderoso, más amoroso, más santo, más glorioso. (3) Decir “te exalto” es la misma palabra en hebreo para llamar a Dios “Altísimo”. (4) “Altísimo” se aplica a los que gobiernan. Y no hay nadie con más autoridad. Todo lo demás, y todos los demás están debajo de Él (Lc.2:14 comp. Is.14:13-15). ¡Qué diferente la actitud frente al Altísimo tuvieron los ángeles que anunciaron el nacimiento de Jesús a la que tuvo el diablo cuando contemplaba la gloria de Dios! (5) “Altísimo” viene del verbo que signi ca “ascender”. Cuando ponemos a Dios por nuestra habitación comenzamos a “ascender”. Vamos de gloria en gloria. De altura en altura. (6) La primera vez que se menciona a Dios como el Altísimo fue en Gn.14:18-20, y desde ahí aprendemos varias cosas que implican reconocerle como el Altísimo: 1) 2) 3) 4) 5) Qué Él se quiere dar a conocer, para eso son los sacerdotes. Que Él tiene una característica sobresaliente que es bendecir. Que Él es el creador de los cielos y la tierra (dueño y soberano). Qué Él nos libra de nuestros enemigos y nosotros le bendeciremos. Qué Él es digno de darle los diezmos.

4. “Morará” (1) (he. lun) signi ca: alojarse confortablemente, pasar la noche (en los momentos oscuros Él es nuestro lugar secreto), permanecer. (2) Otro signi cado: presentar una queja verbal contra otro. Entonces, yo vengo a Dios, y porque habito bajo su abrigo, le traigo mis quejas y Él me hará sombra, Él me protegerá bajo su abrigo. La gente que “mora” en Dios sabe donde ir a quejarse, pero los que no, se andan quejando al mundo, a los compinches, a los débiles en la fe, y hasta buscan a algunos con alguna autoridad, pero no a Dios. 5. “sombra” (1) (he. tsel) signi ca: estar bajo una sombra que protege y refresca, defensa. (2) En el NT hay varias referencias de la sombra de Dios. Dos muy importantes son Mr.9:7 y Lc.1:35. El primero nos hace ver que estar bajo la sombra del Altísimo es estar bajo experiencias sobrenaturales, y el segundo que se genera vida, la vida de Jesús. 6. “Omnipotente” (1) (he. Shadday) signi ca: el que es su ciente, todo-su ciente, el que todo lo puede, enfocado en completar promesas de bendiciones y prosperidad (Gn.49:25; 28:3). Él me

puede satisfacer completamente. (1) Otro signi cado: “montaña”, en el sentido de que Dios las hizo, y estas son como símbolos de su poder y su grandeza (Sal.121:1,2). (2) Las montañas son símbolo de la manifestación de Dios, de la actividad divina, como el Monte de Sión (lugar del Templo), el Monte Sinaí (lugar de la promulgación de la Ley, la Palabra de Dios), el Monte de los Olivos (lugar profético -Mt.24-, donde Jesús a rmará sus pies cuando vuelva)y muy especialmente el Monte de la Trans guración (Mr.9:2,3). (3) Desde la antigüedad se considera a los montes son un punto de contacto entre el cielo y la tierra. De ahí el signi ca de proximidad y comunión.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful