You are on page 1of 15

CAD-CHILE, MC, DOCUMENTOS, ENERO DE 2012

Transcripción al castellano del documento “Orientación Estratégica de Defensa” del Departamento de Defensa de EEUU. Traducción realizada por el Equipo Internacional del Colectivo Acción Directa, CAD, de Chile.

CAD-CHILE, MC, DOCUMENTOS, ENERO DE 2012

SUSTENTANDO EL LIDERAZGO GLOBAL DE EEUU:1

PRIORIDADES PARA LA DEFENSA EN EL SIGLO 21

DEPARTAMENTO DE DEFENSA ESTADOS UNIDOS DE AMERICA

ENERO 2012

1

En el texto dice U.S. (United States), pero en vez de tal apelativo o de USA, ambos del inglés, o del castellano EUA, será mejor utilizar la traducción EEUU por ser más cercana al nombre con que comúnmente conocemos a la potencia imperial: Estados Unidos.

CAD-CHILE, MC, DOCUMENTOS, ENERO DE 2012

LA CASA BLANCA
WASHINGTON

3 DE ENERO DE 2012

Nuestra nación está en un momento de transición. Gracias al extraordinario sacrificio de nuestros hombres y mujeres uniformados, hemos dado fin a la guerra en Irak, puesto a al-Qa’ida en el camino de la derrota –lo que incluye haber ajusticiado a Osama bin Laden- y realizado progresos significativos en Afganistán, lo que nos permite empezar la transición a las autoridades afganas. Al mismo tiempo, debemos poner en orden nuestra hacienda pública aquí en casa y renovar nuestros esfuerzos económicos de largo plazo. Para tal fin, el Acta de Control del Presupuesto de 2011 mandata reducciones en el gasto federal, incluyendo gastos de la defensa. Como el Comandante en Jefe, he determinado que salgamos responsablemente al encuentro de los desafíos de este momento y que emerjamos aún más fuertes en una forma que preserve el liderazgo global Americano,2 manteniéndose nuestra superioridad y conservando la fe en nuestras tropas, los familiares de los militares,3 y los veteranos. Por tanto he dirigido esta reseña para identificar nuestros intereses estratégicos y guiar nuestras prioridades de defensa y el gasto en la próxima década. Esta revisión se enmarca en los intereses permanentes Americanos de seguridad nacional. Nosotros ambicionamos la seguridad de nuestra nación, aliados y socios. Buscamos la prosperidad que fluye de un sistema económico internacional libre y abierto. Y buscamos un orden internacional justo y sostenible, donde los derechos y responsabilidades de las naciones y de los pueblos se mantengan, especialmente los derechos fundamentales de todo ser humano. Efectivamente, tal como ponemos fin a las guerras de hoy, nos enfocaremos en un más amplio rango de retos y oportunidades, incluyendo la seguridad y la prosperidad del Asia Pacífico. Así como una nueva generación a través del Medio Oriente y el Norte de África demanda sus derechos universales, nosotros estamos apoyando reformas políticas y económicas y profundizando las asociaciones que aseguren la seguridad regional. En contraste con la visión homicida de los extremistas violentos, estamos haciendo alianzas con aliados y socios alrededor del mundo para edificar su capacidad de promover seguridad, prosperidad y dignidad humana. Y las crecientes capacidades de aliados y socios, como lo demostrado en
2 3

EEUU entiende ‘Americano’ como un adjetivo privativo de ellos, propiedad de ellos. Con ‘familiares de los militares’, se refiere a las familias de aquellos que se encuentran en los diversos frentes de guerra.

CAD-CHILE, MC, DOCUMENTOS, ENERO DE 2012

la exitosa misión para proteger al pueblo Libio, crea nuevas oportunidades para compartir la carga. Enfrentar estos retos no puede ser el trabajo sólo de nuestros militares, ello puesto que hemos fortalecido todas las herramientas del poder Americano, incluyendo la diplomacia y el desarrollo, la inteligencia y la seguridad interior. De cara al porvenir, nosotros además debemos recordar las lecciones de la historia y evitar repetir los errores del pasado cuando nuestros militares fueron dejados mal preparados para el futuro. Así como pusimos fin a las guerras de hoy y reconfigurado nuestras FFAA, nos aseguraremos de que nuestro contingente sea ágil, flexible y preparado para enfrentar una amplia gama de contingencias. En particular, continuaremos invirtiendo en las capacidades críticas para el éxito futuro, lo que incluye inteligencia, vigilancia y reconocimiento; lucha contra las armas de destrucción masiva; operaciones en contextos de difícil acceso; e imperando en todos los dominios, incluido el cibernético. En lo más fundamental, mantendremos la fe en nuestras tropas, las familias de los militares y en los veteranos, quienes han soportado la carga de una década de guerra y que han hecho de nuestro combatiente el mejor del mundo. Si bien debemos tomar difíciles decisiones en hacienda, continuaremos priorizando los esfuerzos que se enfoquen en los combatientes heridos, en su salud mental, y en sus familias. Y en tanto nuestros más recientes veteranos se reincorporen a la vida civil, continuaremos teniendo una obligación moral –como gobierno y como Naciónpara dar a nuestros veteranos los cuidados, beneficios y las oportunidades laborales que ellos se merecen. Las decisiones fiscales que debemos enfrentar son difíciles, pero no debe haber ninguna duda –aquí en EEUU o alrededor del mundo- de que mantendremos nuestras FFAA como la fuerza de combate mejor entrenada, mejor dirigida y la mejor equipada en la historia. Y en un mundo cambiante que demanda nuestro liderazgo, EEUU se mantendrá como la fuerza más grande por la libertad y la seguridad que el mundo haya conocido.

Barack Obama (firma)

CAD-CHILE, MC, DOCUMENTOS, ENERO DE 2012

EL SECRETARIO DE DEFENSA
WASHINGTON

5 DE ENERO DE 2012

Estoy entregando la nueva orientación estratégica para el Departamento de Defensa para articular las prioridades de defensa en el siglo XXI que sustenten el liderazgo global de EEUU. Este guiamiento refleja la dirección estratégica del Presidente para el Departamento y fue profundamente informado a la jefatura civil y militar del Departamento, incluyendo al Estado Mayor Conjunto, a los Secretarios de los Departamentos Militares y de los Mandos de Combate. Este país se enfrenta a un momento crucial estratégico luego de una década de guerra y, por tanto, estamos configurando una Fuerza Conjunta para el futuro que será más pequeña y más compacta, pero que será más ágil, flexible, preparada y aventajada tecnológicamente. Tendrá capacidades de vanguardia, aprovechando nuestra ventaja tecnológica, mancomunada e interconectada. Será conducida con la más alta calidad, por profesionales probados en combate. Tendrá una presencia global y enfatizándose ella en el Asia-Pacífico y en el Medio Oriente mientras aseguramos nuestra capacidad para mantener nuestras obligaciones de defensa en Europa, y fortaleciendo alianzas y asociaciones a través de todas las regiones. Preservará nuestra capacidad para conducir las misiones que juzguemos más importantes para proteger los intereses nacionales medulares: derrotando a alQa’ida y a sus componentes y teniendo éxito en los actuales conflictos; disuadiendo y derrotando agresiones de adversarios, incluyendo las de aquellos que busquen negar la proyección de nuestro poder; haciendo frente a las armas de destrucción masiva; operando efectivamente en el ciberespacio, en el espacio y en todos los terrenos; manteniendo una segura y efectiva disuasión nuclear; y protegiendo la patria. La Fuerza Conjunta será preparada para enfrentar y derrotar agresiones en cualquier parte del mundo. Tendrá la habilidad para levantarse y regenerar fuerzas y capacidades, asegurándose que podremos enfrentar cualquier amenaza futura, mediante la inversión en nuestro pueblo y en una poderosa base industrial. Seguirá siendo la mejor fuerza militar del mundo

Leon Panetta (firma)

CAD-CHILE, MC, DOCUMENTOS, ENERO DE 2012

INTRODUCCIÓN
EEUU ha jugado un rol de liderazgo en la transformación del sistema internacional durante los pasados 65 años. Trabajando con naciones de ideas afines, EEUU ha creado un más seguro, más estable y más prospero mundo para el pueblo Americano, nuestros aliados, y nuestros socios alrededor del globo de lo que existía antes de la Segunda Guerra Mundial. Durante la última década, hemos comprometido amplias operaciones en Irak y Afganistán para brindar estabilidad a esos países y asegurar nuestros intereses. Así como responsablemente utilizamos estas operaciones, tomamos medidas para proteger la vitalidad económica de nuestra nación y proteger nuestros intereses en un mundo en acelerado cambio, enfrentados como estamos a un punto de inflexión. Esto amerita una evaluación de la estrategia de la defensa de EEUU a la luz del inconstante medioambiente geopolítico y de nuestras cambiantes circunstancias fiscales. Esta evaluación refleja la dirección estratégica del Presidente para el Departamento y fue profundamente informado a la jefatura civil y militar del Departamento, incluyendo al Estado Mayor Conjunto, a los Secretarios de los Departamentos Militares y de los Mandos de Combate. Fuera de tal valoración hemos desarrollado una estrategia de resguardo que lleva la empresa de nuestra Defensa desde un énfasis en las guerras actuales a prepararnos para desafíos futuros, que proteja el amplio rango de intereses de la seguridad nacional de EEUU, que avance en los esfuerzos del Departamento para reequilibrar, reformar y apoyar el imperativo de la seguridad nacional de reducción del déficit a través de un nivel más bajo de gasto de defensa. Este documento de orientación estratégica describe el entorno de seguridad proyectado y la clave de las misiones militares por las cuales el Departamento de Defensa (DD)4 se preparará. Se ha propuesto como un prototipo para la Fuerza Conjunta en 2020, proporcionando un conjunto de mandatos que ayudarán a guiar las decisiones en cuanto al tamaño y la forma de la fuerza sobre el programa y ciclos presupuestarios subsiguientes, y resaltando algunos de los riesgos estratégicos que pueden ser asociados con la estrategia propuesta.

UN DESAFIANTE ENTORNO DE SEGURIDAD GLOBAL
El entorno de la seguridad mundial presenta un cada vez más complejo conjunto de retos y oportunidades para los cuales todos los elementos del poder nacional de EEUU deben ser aplicados. El fallecimiento de Osama bin Laden y la captura o muerte de muchos otros líderes principales de al-Qa’ida han dejado muy incapacitado al grupo. Sin embargo, alQa’ida y sus afiliados permanecen activos en Pakistán, Afganistán, Yemen, Somalia y en otras partes. En términos más generales, los extremistas violentos continuarán amenazando los intereses de EEUU, aliados, socios y a la patria. Los lugares primarios de estas amenazas son el Sur de Asia y el Medio Oriente. Con la difusión
4

DoD en el original

CAD-CHILE, MC, DOCUMENTOS, ENERO DE 2012

de tecnologías destructivas, estos extremistas tienen el potencial para plantear amenazas catastróficas que podrían directamente afectar nuestra seguridad y prosperidad. Para el futuro previsible, EEUU continuará adoptando un activo enfoque para el enfrentamiento de estas amenazas5 mediante el monitoreo de actividades amenazadoras no estatales en todo el mundo, trabajando con aliados y socios para establecer el control sobre territorios ingobernados, y directamente golpeando los grupos más peligrosos e individualmente cuando sea necesario. Los intereses económicos y de seguridad de EEUU están indisolublemente ligados a la evolución en el arco que se extiende desde el Pacífico Occidental y el Este de Asia hasta la región del Océano Indico y el Sur Asiático, creándose una mezcla de desafíos y oportunidades en evolución. En consecuencia, al mismo tiempo que el ejército de EEUU continuará globalmente contribuyendo a la seguridad, requeriremos de un necesario reequilibrio en lo tocante a la región del Asia-Pacífico. Daremos énfasis a nuestras alianzas existentes, las cuales suministran la base para la seguridad de esta región. Nuestras relaciones con aliados Asiáticos y socios claves son críticas para la estabilidad futura y el crecimiento de la región. Además, extenderemos nuestras redes de cooperación con socios emergentes en todo el Asia-Pacífico para asegurar la competencia colectiva y la capacidad para asegurar los intereses comunes. EEUU está invirtiendo también en una asociación estratégica de largo aliento con la India para apoyar su habilidad para servir como una economía regional ancla y proveedora de seguridad en la extensa región del Océano Indico. Además, mantendremos la paz en la Península Coreana mediante el trabajo efectivo con aliados y otros Estados regionales para disuadir y defenderse de las provocaciones de Corea del Norte, la cual prosigue activamente un programa de armamento nuclear. La mantención de la paz, la estabilidad, el libre flujo del comercio, y de la influencia de EEUU en esta dinámica región dependerá en parte de un equilibrio estructural militar y presencial. Desde un tiempo a esta parte, China ha emergido como un poder regional que tendrá el potencial de afectar la economía de EEUU y nuestra seguridad en una variedad de formas. Nuestros dos países tienen una fuerte apuesta por la paz y la estabilidad en el Asia Este y un interés en construir una relación bilateral de cooperación. Sin embargo, el crecimiento del poder militar Chino debe estar acompañado por una claridad muy grande de sus intenciones estratégicas en orden a evitar ocasionar fricciones en la región. EEUU continuará haciendo los esfuerzos necesarios para asegurar la mantención de nuestro acceso a la región y la aptitud para operar libremente en conformidad con nuestras obligaciones contraídas y con la legalidad internacional. Trabajando de cerca con nuestra red de aliados y socios, continuaremos promoviendo un orden internacional reglamentado que asegure una estabilidad estructural y que estimule el ascenso pacífico de nuevos poderes, el dinamismo económico y la cooperación constructiva de la defensa.

5

Estas cursivas y las siguientes son propias del texto.

CAD-CHILE, MC, DOCUMENTOS, ENERO DE 2012

En el Oriente Medio, el Despertar Árabe presenta al mismo tiempo oportunidades y retos. Los regímenes cambian, así como las tensiones internas y entre Estados bajo la presión reformadora, lo que introduce incertidumbre para el futuro. Pero ellos además pueden acabar en gobiernos que, en el largo plazo, sean más sensibles a las legítimas aspiraciones de sus pueblos, y que sean más estables y confiables socios de EEUU. Nuestros esfuerzos de defensa en el Medio Oriente apuntarán a devolver el golpe a los extremistas violentos y contener las amenazas desestabilizadoras, así como a sostener nuestras obligaciones para con los Estados aliados y socios. De particular preocupación son la proliferación de misiles balísticos y de las armas de destrucción masiva (ADM)6. La política de EEUU enfatizará la seguridad en la zona del Golfo, en colaboración con los países del Consejo de Cooperación del Golfo cuando sea apropiado, para prevenir la capacidad de Irán de desarrollar armamento nuclear y enfrentar sus políticas desestabilizadoras. EEUU hará esto a la vez que defiende la seguridad de Israel y una paz integral en Medio Oriente. Para sostener estos objetivos, EEUU continuará colocando en primer lugar su preponderancia y a la presencia militar aliada –y apoyada por- las naciones asociadas en y alrededor de esta región. Europa es el hogar de algunos de los aliados y socios más incondicionales de EEUU, muchos de los cuales se han sacrificado junto a las fuerzas de EEUU en Afganistán, Irak y otras partes. Europa es nuestro principal socio en la búsqueda de la seguridad global y económica, y permanecerá así en el futuro previsible. Al mismo tiempo, retos a la seguridad y conflictos no resueltos persisten en diversas partes de Europa y Eurasia, donde los EEUU deben continuar promoviendo la seguridad regional y la integración Euro-Atlántica. EEUU tiene interés permanente en apoyar la paz y la prosperidad en Europa así como en servir de sostén a la fortaleza y la vitalidad de la OTAN, elementos críticos para la seguridad de Europa y fuera de ella. La mayoría de los países europeos son ahora productores de seguridad más que consumidores de ella. Combinada con la reducción de las operaciones en Irak y Afganistán, se ha creado una oportunidad estratégica para reequilibrar el esfuerzo militar de EEUU en Europa, moviéndose desde un enfoque orientado a los conflictos actuales a uno basado en las capacidades futuras. De acuerdo con este escenario estratégico en evolución, nuestra postura también debe evolucionar. Ya que esto ocurra, EEUU mantendrá su cumplimiento del Artículo 5 para seguridad de los aliados y promover una mayor capacidad e interoperabilidad para las operaciones de la coalición. En esta era de recursos limitados, igualmente trabajaremos con los aliados de la OTAN para desarrollar una “Defensa Inteligente” que se enfoque a fundir, compartir y especializar las capacidades requeridas para acometer los desafíos del siglo XXI. Adicionalmente, nuestro compromiso con Rusia sigue siendo importante, y continuaremos construyendo una relación más cercana en áreas de mutuo interés y alentando el que sea una colaboradora en una amplia gama de temas de discusión.
6

(WMD) en el original.

CAD-CHILE, MC, DOCUMENTOS, ENERO DE 2012

La capacidad de construir cooperación en cualquier parte del mundo sigue siendo importante para compartir los costos y responsabilidades del liderazgo global. A través del planeta buscaremos ser el socio de elección respecto de la seguridad, persiguiendo nuevas asociaciones con un creciente número de naciones –incluidas aquellas de África y Latinoamérica- cuyos intereses y puntos de vista estén en consonancia con una común visión de libertad, estabilidad y prosperidad. Mientras sea posible, desarrollaremos enfoques innovadores, de bajo costo, y compactos para alcanzar nuestros objetivos de seguridad, basándose en ejercicios, presencia rotatoria y capacidades de asesoramiento. Para facultar el crecimiento económico y comercial, EEUU, trabajando en conjunto con aliados y socios alrededor del orbe, buscará proteger el libre acceso a todas las áreas comunes del mundo –aquellas áreas más allá de las jurisdicciones nacionales que constituyen el tejido conectivo vital del sistema internacional. La seguridad global y la prosperidad son crecientemente dependientes del libre flujo de bienes transportados por aire o por mar. Actores estatales y no estatales plantean amenazas potenciales para el acceso a las áreas comunes globales, ya sea a través de la oposición a las normas existentes o mediante otros enfoques anti-acceso. Ambos actores poseen la capacidad y la intención de llevar a cabo ciber espionaje y, potencialmente, ciber ataques a EEUU, con posibles severos efectos tanto en nuestras operaciones militares como en nuestra patria. El auge del número de potencias espaciales está además conduciendo al crecimiento de la congestión y de las controversias en el entorno espacial, amenazando la seguridad y la protección. EEUU continuará liderando los esfuerzos globales con los aliados y socios capaces para asegurar el acceso y el uso de los espacios comunes globales, tanto por medio del fortalecimiento de las normas internacionales de comportamiento responsable como mediante la mantención de una capacidad militar relevante e interoperable. La proliferación de tecnología [para desarrollar] armamento nuclear, biológico y químico tiene el potencial de magnificar las amenazas planteadas por actores estatales regionales, dándoles más libertad de acción para desafiar los intereses de EEUU. El acceso de los terroristas aún a simples dispositivos nucleares plantea la perspectiva de consecuencias devastadoras para EEUU. De acuerdo a ello, el Departamento de Defensa continuará mejorando sus capacidades, con toda una serie de socios nacionales y extranjeros, para llevar a cabo operaciones efectivas para contener la proliferación de ADM.

PRINCIPALES MISIONES DE LAS FUERZAS ARMADAS DE EEUU
Para proteger los intereses de EEUU y llevar a cabo los objetivos de la Estrategia de Seguridad Nacional de 2010 en este entorno, la Fuerza Conjunta necesitará recalibrar sus capacidades y hacer inversiones adicionales para tener éxito en las siguientes misiones:

CAD-CHILE, MC, DOCUMENTOS, ENERO DE 2012

Contraatacar al Terrorismo y Guerra Irregular. Actuando en concierto con otros medios del poder nacional, las FFAA de EEUU deben seguir manteniendo a al-Qa’ida y sus afiliados y adherentes bajo constante presión, donde quiera que ellos puedan estar. Conseguir nuestra meta esencial de desbaratar, desmantelar, y derrotar a al-Qa’ida requiere prevenir que Afganistán sea de nuevo un refugio seguro y estará en el centro de este esfuerzo. Al reducir las fuerzas de EEUU en Afganistán, nuestros esfuerzos de contención global del terrorismo llegarán a ser más ampliamente distribuidos y serán caracterizados por una mezcla de acción directa y de asistencia de la fuerza de seguridad. Al reflejar las lecciones aprendidas en la década pasada, continuaremos construyendo y sustentando adaptadas capacidades apropiadas para el contra-terrorismo y la lucha irregular. También permaneceremos vigilantes de las amenazas planteadas por otras organizaciones designadas terroristas, tal como Hezbollah. Disuadir y Derrotar a la Agresión. Las fuerzas de EEUU serán capaces de disuadir y derrotar las agresiones de cualquier adversario potencial. La disuasión creíble es el resultado tanto de las capacidades de denegar a un agresor la perspectiva de llevar a cabo sus objetivos como de la capacidad complementaria para imponer costos inaceptables para el agresor. Como una nación con intereses importantes en múltiples regiones, nuestras fuerzas deben ser capaces de poder disuadir y frustrar la agresión de algún adversario oportunista de una región aún cuando nuestras fuerzas estén comprometidas en una operación en gran escala en otra parte. La planificación prevista para nuestras fuerzas implica que estén plenamente dispuestas a rechazar los posibles objetivos de agresión de un Estado en una región mediante una campaña de armas combinadas en todos los dominios – terrestre, aéreo, marítimo, espacial, y el ciberespacio. Esto incluye estar dispuestos para asegurar el territorio y la población y facilitar una transición a un gobierno estable en una pequeña escala por un corto período de uso de las fuerzas y, sí fuese necesario, por un plazo mayor con fuerzas movilizadas. Aún cuando las fuerzas de EEUU estén comisionadas en una operación de gran escala en una región, ellas serán capaces de rechazar los objetivos de – o de imponer costos inaguantables a- un agresor oportunista en una segunda región. Se planeará que las fuerzas de EEUU operen cuando sea posible con aliados y fuerzas de la coalición. Nuestras fuerzas terrestres serán receptivas y capitalizarán el desbalance a su favor, la presencia, y el posicionamiento para mantener la agilidad requerida para permanecer preparados frente a las diversas áreas en las que tales conflictos puedan ocurrir. Proyectar Poder a Pesar de los Desafíos de Denegación de Acceso a Áreas/Anti-Acceso. En orden a disuadir de manera creíble a adversarios potenciales y para prevenir que puedan llevar a fin sus objetivos, EEUU debe mantener su habilidad para proyectar poder en áreas en las cuales nuestro acceso y libertad para operar estén cuestionados. En estas áreas, adversarios

CAD-CHILE, MC, DOCUMENTOS, ENERO DE 2012

sofisticados utilizarán capacidades asimétricas,7 que incluirán la lucha electrónica y cibernética, balística y de misiles cruceros, defensas aéreas avanzadas, minado, y otros métodos, para complicar nuestros cálculos operativos. Estados tales como China e Irán continuarán aplicando medios asimétricos para contrariar nuestras capacidades de proyección de poder, mientras que la proliferación de sofisticadas armas y tecnología también se extenderá a actores no estatales. De acuerdo con ello, la fuerza militar de EEUU se esforzará tanto como sea necesario para asegurar su capacidad de operar en entornos anti-acceso y de denegación de acceso al área (A2/DA).8 Esto incluirá la implementación del Concepto de Acceso Operacional Conjunto, manteniendo nuestras capacidades submarinas, desarrollando un nuevo bombardero furtivo, perfeccionando las defensas de misiles, y prosiguiendo los esfuerzos para mejorar la resiliencia y efectividad de las capacidades espaciales críticas. Combatir las Armas de Destrucción Masiva. Las fuerzas de EEUU llevan a cabo un abanico de actividades orientadas a prevenir la proliferación y el uso de armas nucleares, biológicas, y químicas. Estas actividades incluyen la implementación del Programa de Reducción Cooperativa de la Amenaza (Nunn-Lugar),9 y la planificación y las operaciones para localizar, monitorear, rastrear, prohibir y asegurar las ADM y los componentes relacionados con ellas y los medios y facilidades para prepararlas. Ello también incluye un activo esfuerzo del conjunto del gobierno para frustrar las ambiciones de las naciones empeñadas en el desarrollo de las ADM, lo que incluye la prevención de la ambición Iraní de disponer de armas nucleares. En asociación con otros elementos del Gobierno de EEUU, el DD continuará invirtiendo en las capacidades para detectar, proteger en contra de, y responder [frente] al uso de las ADM, en caso que fallen las medidas preventivas. Operar Eficazmente en el Ciberespacio y el Espacio. Las fuerzas armadas modernas no pueden llevar adelante operaciones de alto ritmo sin una red confiable de información y comunicación y asegurándose el acceso al ciberespacio y al espacio. Los sistemas espaciales actuales y sus infraestructuras de soporte se enfrentan a un rango de amenazas que pueden degradar, desorganizar, o destruir los activos. En concordancia con ello, el DD continuará trabajando con aliados y socios internos y externos e

7

Sobre el tema de la ‘Guerra Asimétrica’ ver el trabajo “La Doctrina para la Guerra Asimétrica”, del Cnl. Clinton Ancker y el Tte. Cnl. Michael D. Burke, ambos el Ejército de EEUU, en: http://www.geocities.ws/sociologiadelaguerra/ubacyt/Asimetria/doctrina_guerra_asimetrica.pdf 8 (A2/AD) en el original. 9 “Nunn-Lugar”, como a veces se conoce este programa, se refiere a los dos legisladores que auspiciaron su contenido en 1991, cuando lo presentan al entonces presidente de EEUU George H. W. Bush y que se hizo ley en 1992. El Programa RCA –CTR Program en inglés- se corporiza en la Agencia de Reducción de Amenaza a la Defensa –DTRA en inglés- en cuyo sitio se señala que “el propósito del Programa RCA es asegurar y desmontar armas de destrucción masiva y sus infraestructuras asociadas en los antiguos Estados de la Unión Soviética” (en dtra.mil/oe/ctr/). En años recientes, el Programa RCA ha expandido su misión desde las ADM hacia las fuentes principales de estas, con el fin de contener el fenómeno mediante el aumento de la seguridad marítima y terrestre en los ex Estados Soviéticos y más allá.

CAD-CHILE, MC, DOCUMENTOS, ENERO DE 2012

invirtiendo en capacidades avanzadas para defender sus redes, capacidad operacional, y resiliencia en el ciberespacio y en el espacio. Mantener una Adecuada, Segura y Eficaz Disuasión Nuclear. Mientras las armas nucleares existan, EEUU mantendrá un adecuado, seguro, y eficaz arsenal. Dispondremos nuestras fuerzas nucleares de tal modo que bajo cualquier circunstancia puedan hacer frente a un adversario con la perspectiva de causarnos un daño inaceptable, tanto para disuadir a los adversarios potenciales como para asegurar a los aliados de EEUU y a otros socios en el resguardo que ellos pueden contar con nuestro cumplimiento de las obligaciones de seguridad. Resulta posible que nuestras metas disuasivas puedan ser alcanzadas con un dispositivo nuclear más pequeño, lo cual reduciría el número de armas nucleares en nuestro inventario así como su rol en la estrategia de seguridad nacional de EEUU. Defender la Patria y Prestar Apoyo a las Autoridades Civiles. Las fuerzas de EEUU continuarán defendiendo el territorio norteamericano del ataque directo de otros Estados y de agentes no estatales. Vendremos también en asistir a las autoridades civiles nacionales en los eventos tales como falla de la defensa o en caso de desastres naturales, respondiendo en la medida que tal evento sea significativo o aún catastrófico. La defensa patria y el apoyo a las autoridades civiles requiere una fuerza vigorosa, en permanente estado de disposición, la cual incluya una robusta capacidad de defensa misilística. Las amenazas a la patria pueden ser mayores cuando las fuerzas de EEUU están comprometidas en conflictos con un adversario en el extranjero. Prestar una Presencia Estabilizadora. Las fuerzas de EEUU llevarán a cabo un ritmo sostenible de operaciones en el exterior, incluyendo despliegues rotativos y ejercicios de entrenamiento bilaterales y multilaterales. Estas actividades refuerzan la disuasión, contribuyen a construir la capacidad y la competencia de EEUU, de los aliados y de las fuerzas asociadas para la defensa interna y externa, fortalecen la cohesión de la alianza, e incrementan la influencia norteamericana. Una reducción en los recursos requeriría soluciones innovadoras y creativas para mantener nuestro apoyo a la interoperabilidad con aliados y asociados y para la capacidad de crear socios. No obstante, con recursos reducidos, se requerirá realizar elecciones bien meditadas en cuanto a la localización y frecuencia de dichas operaciones. Llevar a Cabo Operaciones de Estabilidad y de Contrainsurgencia. Luego de las guerras en Irak y Afganistán, EEUU enfatizará los medios no militares y la cooperación entre ejércitos para hacer frente a la inestabilidad y reducir la demanda significativa de fuerzas norteamericanas comisionadas para operaciones de estabilización. Las fuerzas de EEUU sin embargo estarán listas para llevar a cabo operaciones limitadas de contrainsurgencia y otras de estabilidad si fueren requeridas, operando junto a las fuerzas de la coalición donde quiera que sea posible. Conforme a lo anterior, las fuerzas de EEUU recogerán y continuarán perfeccionando las lecciones aprendidas, la experticia, y la capacidad especializada que han sido desarrolladas en los pasados diez años de operaciones de contrainsurgencia y estabilización en

CAD-CHILE, MC, DOCUMENTOS, ENERO DE 2012

Irak y Afganistán. No obstante, las fuerzas de EEUU ya no serán de un tamaño como para llevar a cabo operaciones de gran escala, de prolongada estabilidad. Implementar Operaciones Humanitarias, de Ayuda en Desastres y Otras Operaciones. La nación frecuentemente ha llamado a sus FFAA para responder a una gama de situaciones que amenazaban la seguridad y el bienestar de sus ciudadanos y de aquellos de otros países. Las fuerzas de EEUU poseen capacidades rápidamente desplegables, incluidas las de transporte aéreo y marítimo, de vigilancia, de evacuación y de cuidados médicos, y de comunicaciones que pueden ser invaluables para complementar lo que llevan las agencias de ayuda, al extender el socorro a las víctimas de desastres naturales o causados por el hombre, tanto en lo interno como en el extranjero. El DD proseguirá con el desarrollo de la doctrina conjunta y con las opciones de respuesta militar para prevenir y, si fuese necesario, responder a las atrocidades masivas. Las fuerzas de EEUU también seguirán siendo capaces de llevar a cabo operaciones de evacuación no combativas de ciudadanos norteamericanos en ultramar con carácter de emergencia.

Las misiones a las que se ha hecho mención determinarán en gran medida la forma de la futura Fuerza Conjunta. La capacidad global de las fuerzas de EEUU, sin embargo, se basará en los requerimientos que el siguiente subconjunto de misiones demande: contraterrorismo y lucha irregular; disuadir y frustrar la agresión; mantener una disuasión nuclear a resguardo, segura y efectiva; y defender la patria y apoyar a las autoridades civiles.

HACIA LA FUERZA CONJUNTA DE 2020
Para asegurar el éxito en las misiones mencionadas, varios principios guiarán nuestra fuerza y el desarrollo programático. Primero, dado que no podemos predecir cómo evolucionará el entorno estratégico con absoluta certeza, mantendremos una amplia cartera de capacidades militares las que, en su totalidad, ofrezcan versatilidad para cumplir con toda la gama de misiones descritas más arriba. El Departamento [de Defensa] hará una clara distinción tanto entre el tamaño clave y la configuración de las misiones antes apuntadas, como entre las áreas de estas misiones y todas las otras áreas del programa de defensa. La desinversión generalizada de la capacidad de llevar a cabo cualquier misión podría ser imprudente, basados en los usos históricos y proyectados de las fuerzas militares norteamericanas y en nuestra incapacidad de predecir el futuro. Asimismo, el DD gestionará la fuerza de manera de proteger su habilidad para regenerar capacidades que puedan ser requeridas para enfrentar las imprevistas demandas futuras, manteniendo el capital intelectual y la estructura jerárquica que podrían ser convocados para ampliar los elementos claves de la fuerza. En segundo lugar, hemos buscado diferenciar entre aquellas inversiones que debieran ser hechas hoy en día de aquellas que pueden ser diferidas. Esto incluye

CAD-CHILE, MC, DOCUMENTOS, ENERO DE 2012

una rendición de cuentas de nuestra capacidad de hacer un cambio de rumbo que podría ser impulsado por muchos factores, incluidos los choques o la evolución en las esferas estratégica, operativa, y tecnológica. Con arreglo a ello, el concepto de “reversibilidad” –incluidos los vectores sobre los cuales disponemos nuestra base industrial, nuestro pueblo, nuestro balance de los componentes servicio activo-en reserva, nuestra postura, y nuestro énfasis asociativo- es una parte clave de nuestros cálculos [para la toma] de decisiones. En tercer lugar, estamos determinados a mantener una fuerza dispuesta y capaz, aún cuando reduzcamos nuestra capacidad general. Resistiremos las tentaciones de sacrificar disposición en orden a conservar la estructura de la fuerza, y de hecho restableceremos tal disposición en áreas que, por necesidad, fueron desestimadas en la década pasada. Una fuerza mal preparada será vulnerable a la corrosión en su moral, su reclutamiento, y en su retención. A menos que estemos preparados para enviar hombres y mujeres seguros, bien entrenados, y adecuadamente equipados a la batalla, la nación arriesgará su más importante ventaja militar –la salud y la calidad de la fuerza completamente voluntaria. En cuarto lugar, el Departamento [de Defensa] debe continuar rebajando los “costos de hacer negocios”. Esto conlleva reducir la tasa de crecimiento de los costos en recursos humanos, buscando la mayor eficiencia en los gastos generales y en las sedes principales, prácticas comerciales, y otras actividades de apoyo antes de ir más allá en la toma de riesgos al enfrentar las exigencias de la estrategia. Como el DD toma medidas para reducir sus costos en recursos humanos, incluyéndose rebajas en el crecimiento de los costos por compensaciones y de cuidados en salud, mantendremos la fe en aquellos quienes lo integran. Durante la pasada década, los hombres y las mujeres que comprenden la Fuerza de Voluntarios han mostrado versatilidad, adaptabilidad, y compromiso, soportando las constantes presiones y tensiones derivadas de pelear dos conflictos superpuestos. Ellos también han aguantado prolongados y repetidos despliegues. Algunos –más de 46.000 hombres y mujeres- han sido heridos, y aún otros –más de 6.200 miembros de las FFAA- han perdido sus vidas. Como el Departamento [de Defensa] reduce el tamaño de la fuerza, lo haremos en una forma que respete estos sacrificios. Esto significa, entre otras cosas, tomar medidas concretas para facilitar la transición de aquellos que dejarán el servicio. Estas medidas consideran apoyar programas que ayuden a los veteranos a trasladar sus habilidades militares a la fuerza laboral civil y ayudar a su búsqueda de trabajo. En quinto lugar, será necesario examinar como esta estrategia influirá a las campañas existentes y a los planes de contingencia para que los recursos más limitados puedan estar en mejor sintonía con sus requerimientos. Esto incluirá un renovado énfasis en la necesidad de un enfoque interconectado globalmente para la disuasión y la guerra. En sexto lugar, el Departamento [de Defensa] necesitará examinar la mezcla de los elementos de Componente Activo (CA) y Componente de la Reserva (CR), mejor

CAD-CHILE, MC, DOCUMENTOS, ENERO DE 2012

adaptada para la estrategia. Luego de la década pasada, la Guardia Nacional y las Reservas han demostrado consistentemente su disposición y capacidad para hacer contribuciones sostenidas a la seguridad nacional. Los desafíos encarados por EEUU hoy en día y en el futuro requerirán que continuemos empleando las fuerzas de la Guardia Nacional y las Reservas. El ritmo de las operaciones que esperamos para la próxima década será un factor significativo en la determinación de una apropiada mezcla CA/CR y el nivel de disposición de la CR. En séptimo lugar, a medida que transitamos en la salida de Irak y se reduce nuestra participación en Afganistán, tomaremos medidas extras para conservar y consolidar los avances claves en la lucha en red en la cual las fuerzas conjuntas han llegado finalmente a una real interdependencia. Este imperativo configurará un número de disciplinas del Departamento, que van desde el establecimiento de los requerimientos bélicos a la forma en que nuestras fuerzas se instruyan conjuntamente. Finalmente, en el proceso de ajuste de nuestra estrategia y del consiguiente tamaño de la fuerza, el Departamento hará todos los esfuerzos para conservar una adecuada base industrial y nuestra inversión en ciencia y tecnología. Estimularemos también la innovación en los conceptos operativos. Después de diez años, los EEUU y su aliados y socios de la coalición han aprendido duras lecciones y aplicado nuevos enfoques operacionales en las arenas del contraterrorismo, de la contrainsurgencia, y en la asistencia a las fuerzas de seguridad, más a menudo operando en un mar sin oposición y en entornos aéreos. Acorde con lo anterior, un trabajo similar se debe hacer para asegurar que EEUU, sus aliados, y socios sean capaces de operar en A2/DA, en el ciberespacio, y otros contextos operativos en disputa. Para ese fin, el Departamento alentará tanto una cultura de cambio como de prudencia con sus “semillas de maíz”, equilibrando las reducciones requeridas por las presiones por recursos con el imperativo para sostener corrientes claves de innovación que puedan proveer importantes beneficios a largo plazo.

CONCLUSIÓN
EEUU encara profundos desafíos que requieren firmeza, agilidad, y fuerzas militares capaces cuyas acciones estén en armonía con otros elementos del poder nacional estadounidense. Nuestras responsabilidades globales son significativas; no podemos darnos el lujo de esforzarnos y fallar. El equilibrio entre los recursos disponibles y nuestras necesidades de seguridad nunca ha sido más delicado. Las decisiones sobre la fuerza y el programa hechas por el Departamento de Defensa lo serán en concordancia con el enfoque estratégico descrito en este documento, el cual está diseñado para asegurar que nuestras Fuerzas Armadas puedan satisfacer las demandas de la Estrategia de Seguridad Nacional de EEUU en una situación de riesgo aceptable.
Traducción del Equipo Internacional del CAD-Chile