Año 3.

nº 9

Cría salud
y
Detección y tratamiento de terneros enfermos de neumonía. El dolor en el ganado vacuno.

BOVINOs b á s i c o

básicos BOVINO editorial
Los procesos respiratorios son un problema en todas las explotaciones bovinas, especialmente en la recría de novillas y en los cebaderos, donde la mortalidad puede llegar a ser muy elevada. Además, esta patología se da en todas las épocas del año, aunque en nuestro país hay una incidencia ligeramente mayor en las estaciones de verano y otoño. Las neumonías en terneros y novillas no sólo ponen en riesgo la vida de estos animales y generan el mayor coste en medicamentos, también perjudican la productividad y el valor final de los terneros y comprometen la fertilidad y capacidad lechera de las novillas afectadas. Por ello, elegir un tratamiento eficaz desde un principio es la mejor estrategia desde un punto de vista económico. En esta enfermedad es recomendable, además de aplicar antibióticos, el uso de antiinflamatorios no esteroideos de larga duración que minimizan la inflamación pulmonar, eliminan la fiebre, disminuyen el dolor y mejoran la respuesta clínica sin añadir el estrés que supone el empleo repetido de productos de vida media corta. En general, el uso de AINE's se hace indispensable dentro de nuestras explotaciones porque debemos tener presente que la presencia de dolor, ya sea agudo o crónico, disminuye los niveles de producción y, por tanto, los beneficios económicos.

Axón Comunicación axoncomunicacion@axoncomunicacion.net www.axoncomunicacion.net

Edita:
c/ Dulcinea 42, 4º B. 28020 Madrid Telf.: 902 36 39 34

Patrocina:

BOVINO Detección y
Detección y tratamiento de terneros enfermos de neumonía

tratamiento de terneros enfermos de neumonía

La neumonía es el principal factor de enfermedad y bajas en el cebo de terneros. Aproximadamente, entre un 65% y un 82% de estos animales padecen este problema, y la mitad de las bajas en un cebadero (44/65 %) se deben a las enfermedades respiratorias. La mejor manera de controlar la neumonía es evitarla, actuando sobre los factores que predisponen a su desarrollo: el estrés, el hacinamiento, la mezcla de orígenes y los locales mal acondicionados debilitan el sistema inmunitario de los terneros y facilitan la diseminación de enfermedades. Además de actuar sobre el entorno y el “bienestar animal” también debemos mejorar las defensas del ganado. La sanidad de los terneros se puede empezar a construir desde el rebaño de madres, con programas de desparasitación y vacunación frente a los agentes víricos.

Tabla 1: La neumonía afecta a todos los eslabones de la cadena de valor del ternero de cebo. Impacto acumulado ERB (Enfermedad Respiratoria Bovina) Tratamientos no uno dos más N 1699 261 98 56 GMD 28 días 1,23 0,99 0,88 0,75 días 207 209 209 216

GMD: Ganancia Media Diaria.
4

básicos
Esto no sólo mejora la sanidad y la fertilidad de las reproductoras, también mejora el peso al destete y la salud de los terneros producidos. Un buen encalostrado no siempre basta para evitar las infecciones respiratorias y, desde luego, no dura toda la vida del ternero. La protección debe completarse con vacunas específicamente diseñadas bien para defender los animales más jóvenes, bien para proteger rápidamente los terneros comprados en el mercado. La última clave del control de la neumonía bovina es el tratamiento curativo. Los tratamientos pretenden salvar no sólo la vida del ternero sino también su valor productivo, impedir recaídas, que la enfermedad se cronifique y evitar la aparición de residuos en la carne.

¿Cómo detectar un ternero enfermo?
Alguna de las señales que nos indican que un ternero está enfermo son: pérdida de apetito, flanco izquierdo deprimido, se suele apartar de sus compañeros y busca el refugio de las paredes, presencia de conjuntivitis (por lo que busca la sombra), ojos llorosos, patas delanteras separadas, mucosidad en los ollares, cabeza y orejas caídas, aumento de la frecuencia respiratoria, fiebre…

canales 1ª 54,0% 49,0% 51,0% 45,0%

cost. trat. $0 $13,00 $24,00 $40,00

mortalidad 0,4% 3,3% 3,9% 20,3%

beneficio $61 $31 $10 -$108

5

BOVINO
Detección y tratamiento de terneros enfermos de neumonía

Cuando veamos algunos de estos síntomas debemos tomar la temperatura y actuar si hay fiebre. Los animales enfermos se deben marcar y separar del resto, cuando sea posible.

¿Qué signos podemos observar en un lote en la revisión diaria? En el ganado en reposo. • Animales aislados, pegados a las paredes. • Cabezas, orejas gachas. • Flancos demasiado vacíos o demasiado llenos. • Ojos hundidos, lagrimeo, ollares con moco o pienso pegado. • Traseros manchados, heces líquidas, marcha dificultosa. • Arqueo, boca abierta. Al entrar en el corral. • Animales apáticos, poco reactivos. • Cojeras. • Toses de esfuerzo. • Estado de los bebederos (limpieza y funcionamiento). • Limpieza del pienso. • Disponibilidad de paja y pienso.

6

básicos
Las cuatro reglas de oro en el tratamiento de las neumonías
Observar mucho. Los animales deben vigilarse, al menos, dos veces al día y, en momentos críticos, tales como la entrada en cebo, el destete o cuando se producen cambios en el clima, hasta tres veces diarias. Mover poco. Los terneros son muy sensibles al miedo y al estrés. Cuando debamos inmovilizar a un animal tenemos que hacerlo con suavidad y el menor número de veces posible. Actuar rápido. La situación clínica de una neumonía puede agravarse en pocas horas resultando en lesiones pulmonares importantes, por ello, cuanto antes tratemos la neumonía más probabilidades de éxito tendremos. Anotar todo. Cada animal tratado debe identificarse y registrarse (número, causa, fecha, producto empleado, dosis, tiempo de retirada, resultado del tratamiento). De esta manera evitaremos enviar a matadero animales que no han cumplido el periodo de retirada de los productos y podremos evaluar con el veterinario el rendimiento de los tratamientos establecidos.

¿Qué hemos de tener en cuenta a la hora de elegir un tratamiento?
Existen muchas alternativas a la hora de instaurar un determinado tratamiento y el veterinario debe ser el responsable de establecer las pautas más aconsejables en cada explotación. El primer criterio a la hora de establecer un tratamiento es el tiempo que le queda al ternero para completar el cebo. En los primeros meses de cebo, el tratamiento puede establecerse
7

BOVINO
Detección y tratamiento de terneros enfermos de neumonía con productos que sumen un espectro de acción muy completo con una duración muy larga. El tratamiento debe prolongarse hasta que se haya producido la recuperación pulmonar, (unos 10 a 12 días después de la recuperación clínica), para ello puede ser necesario repetir la aplicación de los tratamientos o, mejor y menos estresante, utilizar alguno que dure el tiempo suficiente. La duración del tratamiento es importante porque de ella depende la probabilidad de que algunos animales recaigan o no, y los costes de la neumonía se multiplican según aumenta el número de episodios que se repite.
Tabla 2: Espectro de acción de los principales antibióticos empleados frente a la neumonía bovina. M. haemolytica P. multocida

Draxxin® Florfenicol Tilmicosina (inyect.) Enrofloxacina

• X X X

• X X X

Tabla 3: Productos indicados para el tratamiento de la neumonía, según su periodo de retirada. Productos para usar los primeros meses Draxxin Terramicina LA Florfenicol Tilmicosina
8

Periodo de retirada 49 días 22 días 30-44 días 28 días

Actividad frente a Mannheimia haemolytica 9 días 3 a 5 días 39 horas 3 días

H. somni • X X

M. bovis

básicos
La mayoría de las neumonías ocurre en animales jóvenes o a principio de cebo, pero cuando una neumonía afecta a un ternero de más edad, se presenta un serio dilema entre la decisión de tratarlo o sacrificarlo de urgencia. Por un lado, el sacrificio de urgencia acarrea pérdidas económicas (más de 300 euros) por los gastos del transporte, la pérdida de peso y categoría de la canal, decomisos, etc. Por otro lado, si el ternero no responde al tratamiento, un periodo de retirada muy largo nos impide el recurso al sacrificio de urgencia del animal y perderemos todo su valor. La alternativa es emplear productos de corto periodo de acción y muy corto periodo de retirada, de este modo siempre nos quedará el sacrificio como último recurso y habremos salvado rentablemente muchas situaciones complejas. En estos casos es de especial importancia mantener un control riguroso de los animales tratados y de cuando se pueden llevar sin riesgos al matadero.

¿Qué hacemos con los otros terneros?
Cuando se ha detectado un animal enfermo en un lote, debemos vigilar al resto de terneros y, si se produce un goteo diario de animales enfermos que supere el 5%, conviene tratar a todo el lote. Lo recomendable es aplicar un antibiótico de muy larga acción, como Draxxin, para cortar la recirculación bacteriana entre los animales susceptibles.

Productos para usar al final de cebo Excenel sódico Enrofloxacina Advocin 180

Periodo de retirada 36 horas 7 días 8 días

Nº de aplicaciones Cada 24 horas/3-5 días Cada 24 horas/5 días 1-2 en 48 horas

9

BOVINO El dolor en el
El dolor en el ganado vacuno

ganado vacuno
¿Qué es el dolor?

El dolor consiste en un mecanismo de defensa que permite al organismo responder ante estímulos físico o químicos potencialmente dañinos. Se trata de una percepción consciente que evita así un daño mayor. A este tipo de dolor se le ha denominado dolor fisiológico y es esencial para la supervivencia. Sin embargo, el dolor se hace innecesario cuando la intensidad o la duración de la experiencia dolorosa supone un daño inaceptable, cuando las respuestas del organismo frente a él no son capaces de aliviarlo, o cuando el dolor persiste durante un largo periodo de tiempo, incluso después de haber finalizado la causa que lo inició. El dolor se puede clasificar en agudo o crónico. El dolor agudo es un dolor de alta intensidad y corta duración que generalmente responde bien al tratamiento analgésico. En ocasiones pueden producirse ataques repetidos de dolor agudo con una causa bien definida, hablamos entonces de dolor agudo recurrente. El dolor crónico es un dolor de baja intensidad pero que perdura en el tiempo, rebajando así el nivel de bienestar en el animal. Es muy importante tener claro que la presencia de dolor, ya sea agudo o crónico, provoca unos efectos negativos en los animales de granja, que resulta en una disminución en los niveles de producción y, por tanto, de los beneficios económicos.
en españa, la normativa general básica en materia de

10

básicos
bienestar de los animales en las granjas es el real decreto

441/01

348/2000

de

del consejo de

10 de marzo (modificado por rd 27 de abril). este real decreque incluye los principios de

to es la transposición al ordenamiento jurídico español de la directiva provisión de estabulación, comida, agua y cuidados adecuados a las necesidades fisiológicas y etológicas de los animales, de acuerdo con la experiencia adquirida y los conocimientos científicos. también incluye los requisitos que deben cumplir los cuidadores de los animales. en el caso del ganado vacuno el real decreto de

98/58/ce,

1047/1994 20 de mayo (boe de 7 de julio), modificado por el rd 229/98 (boe de 17 de febrero), establece las normas

mínimas específicas para la protección de terneros en las explotaciones ganaderas.

¿Cómo podemos detectar si nuestros animales sufren?
Muchos procesos patológicos frecuentes en los animales de producción, como son las cojeras y las mamitis, cursan con dolor. Igualmente, prácticas como el descornado, desmochado o el corte de cola pueden provocar dolor tanto agudo como crónico sin olvidarse del momento del parto. Las consecuencias clínicas del dolor pueden resumirse en un incremento del estrés. Esto provoca una disminución de las defensas del animal que le predispone a padecer otras infecciones. Además, puede retrasar la cicatrización tras una cirugía, prolongar los períodos de convalecencia de una enfermedad etc.. Asimismo, disminuye la ingestión de comida y agua, con lo que hay pérdida de peso y como consecuencia, en vacas lecheras, una reducción en el rendimiento de leche y en la función reproductiva. Dolores muy severos o prolongados producen cambios de comportamiento, inmunológicos, hormonales, etc., que pueden deteriorar progresivamente al animal. Cuando los animales experimentan dolor se suele producir un aumento de la temperatura corporal, del ritmo cardiaco y
11

BOVINO
El dolor en el ganado vacuno respiratorio y de la presión arterial. No obstante, estas variables fisiológicas por sí solas, particularmente en el caso de dolor crónico, no son indicadores fiables de la presencia de dolor. Los rumiantes, especialmente las vacas, tienen diferentes comportamientos asociados al dolor. A menudo se muestran ausentes; dependiendo de la causa pasan más tiempo echadas tratando de inmovilizar el área o miembro afectado o, por el contrario, realizan intentos repetidos de colocarse en decúbito lateral, o se muestran intranquilas; se reduce el tiempo que pasan comiendo y rumiando; y muestran comportamientos agresivos y dedican menos tiempo a lamer a otras vacas o a si mismas. Otros signos que podemos atribuir al dolor son actividades motoras repetidas, vocalización y movimientos de cola. Además se cree que el dolor crónico predispone a los animales a padecer cualquier tipo de dolor agudo.

Uso estratégico de los antiinflamatorios no esteroideos
La administración de fármacos antiinflamatorios no esteroideos de forma complementaria a la terapia antibacteriana de diferentes procesos infecciosos es una práctica terapéutica muy beneficiosa en medicina bovina. Durante los procesos respiratorios la inflamación pulmonar reduce la eficacia de la ventilación y provoca dificultades respiratorias que pueden llegar a ser muy graves. Muchos AINES modernos, como el Carprofeno (Rimadyl® solución inyectable), tienen una rápida y acusada acción antiinflamatoria sobre los pulmones de bovino. Este hecho es muy importante porque de este modo se impiden las lesiones irreversibles y se consigue una significativa mejoría clínica. Además, pueden ayudar a disminuir la fiebre sin interferir en la capacidad del sistema inmune para combatir otras posibles infecciones. Las mamitis clínicas graves, deben ser tratadas con terapia de apoyo: fluidoterapia, calcio, solución salina hipertónica, antiinflamatorios y un vaciado completo y frecuente de los cuarterones afectados. Los antiinflamatorios no esteroideos pueden usarse en cualquier caso de mamitis, no sólo para reducir la inflamación de la ubre y favorecer la difusión del antibiótico, sino

12

básicos

para reducir el dolor asociado a este tipo de dolencia y mejorar el estado general de las vacas. En el caso de cirugías, existen diversas estrategias para minimizar el dolor antes de que este aparezca, como la anestesia local, la anestesia general, la sedación y la tranquilización. Es cierto que los fármacos que utilizamos para ello van a eliminar el dolor o, al menos, atenuarlo, pero estas drogas no tratarán los procesos inflamatorios post quirúrgicos asociados, por lo que el estímulo permanecerá. Por ello, los Antiinflamatorios no Esteroideos (AINES) son un eslabón crucial en el tratamiento del dolor en cirugías. Los Antiinflamatorios no Esteroideos tienen un efecto antiinflamatorio, antipirético (disminuyen la fiebre) y analgésico (disminuyen el dolor) porque inhiben la liberación en el organismo de determinadas sustancias que intervienen en la aparición de estos síntomas. Dentro de los de los AINES existen diversos productos, entre ellos cabe destacar el CARPROFENO que está indicado para su uso en bovinos como adyuvante en la terapia para controlar la inflamación aguda en las enfermedades respiratorias, afecciones musculoesqueléticas y mastitis agudas.
13

BOVINO
El dolor en el ganado vacuno
Mejoría clínica al día 1 después del tratamiento con Rimadyl en mamitis inducida por E-coli en novillas.
Journal of Dairy Science, 2005, 88 : 2361–2376

¿cómo aplicar correctamente un aine?
• Presionando alrededor del área de inyección. La vaca sentirá la presión en lugar del dolor. • Evitando las áreas sucias del animal y asegurándonos de que nuestras manos están limpias. • Respetando la vía de administración y la dosis recomendada en el prospecto del producto. • Cambiando el punto de inoculación. • Utilizando agujas de calibre apropiado.

14

La cura que dura

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful