DERECHO DE LA COMUNICACIÓN

Apuntes de la asignatura BORRADOR

Derecho de la Comunicación

TEMARIO DE LA ASIGNATURA   
   
El concepto de derecho natural frente al de derecho positivo      El orden jurídico en el sistema social.   La visión global de la pirámide de Kelsen.   La estructura de la Constitución                3 

 

 

 

 

 

 

    5 

  La construcción histórica del constitucionalismo.   El péndulo de Hauriou           

 

 

 

 

 

    7 

El Preámbulo de la Constitución: un análisis lingüístico      El Título Preliminar de la Constitución. Análisis.  Artículos fundamentales: 1, 2 y 9         

 

 

 

 

  13 

 

 

 

 

 

  14 

El Título I de la Constitución: el patrimonio jurídico de la ciudadanía    El Artículo 10: el concepto de persona y su relación con   la Declaración Universal de los Derechos del Hombre    La Sección 1ª del Capítulo Segundo.   Artículo fundamental: 14      La Sección 2ª del Capítulo Segundo  El Capítulo Tercero       

 

 

  16 

 

 

 

  17 

     

     

     

     

     

     

  19    24    24 

El Capítulo Cuarto.   Artículo fundamental: 53    El Tribunal Constitucional  ANEXOS             

 

 

 

 

 

 

 

  25    26 

 

 

 

 

 

 

 

  27 

Este  sumario  se  corresponde  con  el  temario  propuesto  para  el  examen  de  la  asignatura.  En  los  apuntes  se  recogen  otros  conceptos.  No  obstante  se  recuerda  que  en  el  examen  se  valorará  la  relación de todos los conceptos tratados en las clases. 

CAMPUS 2.0

2

Derecho de la Comunicación

Definición y disyuntiva de la definición de derecho  Derecho: Constante y perpetua voluntad de dar a cada uno lo que es suyo (traducción de la  expresión romana que hace referencia a la voluntad; es decir, se trata de de un trabajo que  arranca  en  el  propio  corazón  de  las  personas).  Esta  expresión  nos  remite  a  la  pregunta  siguiente: ¿qué es de cada uno?   El  derecho  es  voluntad,  un  trabajo  que  arranca  en  el  corazón  de  uno.  Por  otro  lado,  existe  una realidad fáctica sobre lo que es de cada uno, es decir, la propiedad. De ahí que se haga  necesario  un  lenguaje  jurídico,  que  es  una  doble  articulación  semántica  y  sintáctica  en  la  cual,  a  través  de  reflexionar  en  los  conceptos  y  articularlos  en  ese  sintagma  verbal,  conseguimos articular una expresión entendida por otros. Es necesario además entender que  el  propio  lenguaje  verbal  surge  de  la  necesidad  de  expresar  algo  a  otros  componentes  de  nuestro  entorno.  Si  no  existiera  esa  necesidad,  no  existiría  el  lenguaje;  así  que  aunque  lo  parezca, no existe un lenguaje natural, puesto que es construcción de las personas. En tanto  se  considera  un  lenguaje  artificial,  y  por  tanto  algo  antinatural,  podemos  deducir  que  el  derecho nos lleva a controlar nuestros propios impulsos (que serían lo propiamente natural).  Aquello a lo que nos incita la naturaleza es lo que nos impide el derecho.  La  cultura  representa  la  neurosis  del  ser  humano,  y  a  partir  de  la  cultura  surge  el  derecho  que, en principio, nos priva de la felicidad más inmediata. Ello nos diferencia de los animales.  No obstante, Rousseau nos plantea la posibilidad de la consideración de persona (como ser  pensante y por lo tanto ser jurídico) desde nuestro nacimiento, lo que convertiría al derecho  en  un  concepto  natural;  y  es  en  este  punto  donde  encontramos  la  disyuntiva  de  las  definiciones y conceptos propios del derecho. Sólo encontramos el concepto de derecho en  el reconocimiento de la personalidad del otro.  Es a partir de Erasmo de Rotterdam y la aparición de la escuela de Salamanca (y esencialmente  con el pensamiento de los dominicos) cuando surgen las primeras reflexiones sobre las que se  construye la idea de la personalidad: para ser personas necesitamos compartir derecho. Hasta  entonces  somos  animales  y  no  estamos  en  el  marco  de  la  civilización.  También  el  derecho,  como  lenguaje,  necesitará  varios  hablantes.  Lo  que  se  quiere  enunciar  es  que  el  derecho  necesita una pluralidad de participantes, es decir, no existe derecho sin la pluralidad social. No  obstante  podemos  plantear  estas  reflexiones  con  anterioridad  con  el  Código  de  Hammurabi  (1728–1686 a.C.).    Resumen:   ‐El derecho tiene un carácter artificial.  ‐Surge de la voluntad compartida de distintos seres humanos (en la idiosincrasia no existe la  posibilidad de derecho).  ‐El derecho tiene una doble característica: es un elemento volitivo, es decir, quiere dar a cada  uno lo que es suyo, entendiendo “lo que es suyo” dentro de la estructura de leyes o estructura  normativa (que nos hace la propuesta que determina qué es de cada cual).    En  Antígona  de  Eurípides  se  plantea  el  conflicto  entre  el  concepto  de  ley  natural  y  ley  póstuma.  Antígona  actúa  en  contra  de  las  reglas  de  la  ciudad  enterrando  a  su  hermano,  porque una ley interior, llamémosla conciencia o ética, hace que considere que pese a haber  sido su enemigo, también tiene derecho a un acto fúnebre digno como persona.  
CAMPUS 2.0 3

Derecho de la Comunicación

Es  la  sima  ética  que  genera  el  nazismo    lo  que  lleva  a  los  juristas  (a  partir  de  1945)  a  reincorporar el concepto de derecho natural. Fue Locke quien introdujo este término en sus  obras como un modelo de convivencia social.   Otra de las grandes dicotomías del derecho es la que opone el derecho positivo específico de  cada  momento  y  el  derecho  histórico.  Ferdinández  Saviní  plantea  que  existen  distintas  maneras  de  actuar  que  vienen  determinadas  por  la  tradición  que  constituye  y  configura  el  marco del derecho jurídico; según él, no es tanto un derecho natural u original, sino lo que es  la  costumbre  de  los  propios  pueblos  (“nos  empapamos”  de  lo  que  nos  rodea).  Esto  se  enfrenta  al  derecho  positivo,  el  cual  es  capaz  de  cambiar  leyes;  mientras  que  el  derecho  histórico es un derecho enraizado en las costumbres de un pueblo, en el que no es tan fácil  cambiar normas.  La estructura de toda norma entraña un elemento sancionador, ya que se presupone que la  norma  surge  cuando  la  acción  de  un  individuo  puede  crear  perjuicios  en  otros.  Una  ley  se  convierte en una norma cuando se convierte en obligatoria. Esa fuerza de obligar procede de  la época en que la norma tenía una cierta santidad. Algo sagrado se introduce en la norma;  sancionar la ley es convertirla en sagrada.  Es  necesario,  en  derecho,  incorporar  una  tercera  dicotomía  dentro  de  los  campos  de  derecho, que sería la distinción entre derecho público y derecho privado. Entendemos como  derecho privado el planteamiento de un principio de equilibrio de derecho civil o de igualdad  (que resuelve todas aquellas relaciones que implican conflictos entre personas). Es la raíz del  derecho. En su marco, la estructura clásica es la del derecho civil (conflictos entre personas).  _  Dentro del derecho privado también existe el derecho mercantil. Surge en la era medieval. La  herencia  recibida de  la  época romana no se caracterizaba por su unicidad,  de modo que  los  comerciantes no estaban amparados por procedimientos y garantías ágiles. Surgieron entonces  elementos como el arbitraje (propagado hasta la actualidad).   El  derecho  público  no  se  basa  en  el  principio  de  igualdad,  como  el  anterior,  sino  que  pretende favorecer a quien sufre un mayor daño (la sociedad).  Hay instituciones nacidas en el derecho privado que se ramifican hacia el ámbito público. Por  ejemplo  el  derecho  laboral.  Los  contratos  laborales  sufren  una  evolución  a  lo  largo  de  la  historia desde el S. XIX, por la que el derecho, como fruto de la desigualdad social existente  entre las empresas y los trabajadores, asume que no existe igualdad a nivel jurídico. El Estado  regula  las  acreditaciones  mínimas  de  tal  manera  que  la  relación  de  las  empresas  y  los  trabajadores adquiere un cariz social (de ahí la intervención estatal).   Las  ramas  específicas  del  derecho  público  son:  la  construcción  del  propio  estado  (derecho  público  o  constitucional),  relaciones  entre  el  sujeto  y  la  administración  (derecho  administrativo)  imponiéndose  una  serie  de  factores  diferentes  en  las  que  intervendrán  diferentes elementos para la protección de la administración o del Estado que representan la  integridad de la sociedad. En los últimos años, sin embargo, se está produciendo un retorno a  la privatización que implicaría un reflujo del derecho para compensar el exceso de protección  en el que incurría el derecho público.  El ámbito de la información normalmente se enmarca en las bases del derecho público.   
CAMPUS 2.0 4

Derecho de la Comunicación

  _  La estructura del sistema jurídico. El orden jurídico en el sistema social.  El  lenguaje  jurídico  se  basa  en  símbolos.  Como  individuos  precisamos  de  esa  estructura  simbólica,  que  nos  remite  al  lenguaje.  Dado  que  mediante  el  lenguaje  construimos  la  realidad, no somos capaces de concebir la realidad sin una normativa jurídica.   La  estructura  normativa  toma como  referencia  el  modelo de  Hans  Kelsen,  uno de  los  grandes  juristas de principios del siglo XX y exponente del positivismo jurídico. Su pirámide representa un  modelo deóntico: una estructura jurídica jerarquizada, de carácter obligatorio, que se recoge en  códigos  y  en  sucesivas  normas  de  orden  superior,  cuya  subordinación  las  convierte  en  obligatorias  (es  decir:  toda  norma  de  rango  inferior  procede  o  se  basa  en  una  de  categoría  superior, y además depende de ella en caso de derogación).   
Norma de soberanía (Constitución)

         

 
Pirámide de Kelsen 

En la pirámide de Kelsen, el vértice superior corresponde a una norma de soberanía, lo que,  en los países desarrollados, se conoce como constitución. Es el ordenamiento jurídico de más  alto rango, y se apoya, según Kelsen, en diferentes orígenes, como pueden ser la religión, la  fuerza o el consenso. Sin embargo, este autor desprecia ese origen como objeto de estudio,  ya  que,  según  él,  trasciende  los  límites  de  lo  jurídico  para  adentrarse  en  el  terreno  de  lo  sociocultural. 

CAMPUS 2.0

5

Derecho de la Comunicación

Desde  una  perspectiva  opuesta,  el  elemento  que  determina  la  validez  de  la  norma  de  soberanía  es,  según  Rousseau,  la  voluntad  general.  Así,  dicha  voluntad  general  debe  ser  absoluta  (no  sujeta  a  norma).  Y  eso  significa  que  la  Constitución,  siendo  la  suprema  de  las  leyes,  queda  sometida  a  la  voluntad  general,  que  no  obedece  a  ninguna  ley:  pertenece  al  poder político (como poder público). El pueblo, como soberano, es quien posee la autoridad:  los funcionarios sólo velan por el cumplimiento de la norma. Sin embargo, en la práctica, se  da una contradicción por la que el individuo no se considera soberano. Rousseau consideraba  que debe actuar como tal incluso desde su individualidad (no únicamente de manera conjunta  con otros individuos).   La pirámide de Kelsen se divide en tres estamentos: 

  _  Definimos  tres  niveles;  en  el  superior  se  encuentra  la  norma  de  soberanía,  es  decir,  las  normas  constitucionales,  que  no  es  sólo  la  Constitución,  sino  también  las  normas  que  adquieren una competencia soberana. En el segundo nivel están las leyes, o, de forma más  amplia,  normas  con  rango  de  ley.  En  el  nivel  más  bajo  de  la  estructura  kelseniana  se  encuentran  las  normas  con  rango  reglamentario,  que  incluyen  desde  normas  de  alto  nivel  político hasta circulares de la facultad o las normas que pone un profesor.  Legitimidad  de  la  norma  de  soberanía.  Como  ya  se  dijo,  esta  norma  tiene  su  origen  en  un  elemento extrajurídico, pues es el eslabón último de la cadena: no hay normas por encima de  ella. Ese marco extrajurídico lo englobamos en la política, y esta, en un estado democrático,  depende  de  la  voluntad  general.  Sin  embargo,  no  se  puede  hacer  una  diferenciación  total  entre lo jurídico y lo político, en tanto todo texto constitucional abarca también la estructura  política. 

  _ 

CAMPUS 2.0

6

Derecho de la Comunicación

Factores de concentración del poder  Poder.  Durante  la  Edad  Media  existía  un  modelo  de  poder  tributario,  de  modo  que  cuando  cambiaba el poder (debido a una invasión o a otra causa) el modelo permanecía invariable. El  poder  se  configura  desde  una  concepción  imperial:  una  pirámide  en  cuya  cúspide  se  encuentran el Emperador y el Papa, a quienes los reyes, que ostentan el mandato en pequeños  territorios, rinden vasallaje. En ocasiones también existe vasallaje entre reyes. La particularidad  del derecho feudal reside en que, mientras el emperador tiene competencia sobre el territorio,  el Papa la tiene sobre el espíritu.  Territorio.  A  partir  del  siglo  XII,  los  juristas  aprecian  que  el  orden  existente  ha  entrado  en  declive.  Se  aplica  la  Reforma  Gregoriana,  impulsada  por  los  papas  desde  León  IX  hasta  Bonifacio  VIII,  y  cuyo  propósito  es  el  retorno  a  los  valores  originales  del  cristianismo,  así  como la implantación de un modelo de vida acorde a los textos bíblicos. De forma paralela,  cada  reino  deja  de  depender  de  la  figura  imperial  y  se  establece  como  una  estructura  independiente, basada en la unificación de un poder y un territorio. Como dice Alfonso X: «El  rey es emperador en su propio reino».  Ideología. Posteriormente, durante el Renacimiento y hasta el Barroco (S. XVII) tiene lugar un  proceso  ideológico,  por  el  cual  la  religión  se  vincula  al  poder  para  aumentar  su  influencia.  Surgen las universidades, siempre bajo la premisa del fortalecimiento y el desarrollo  de las  formas de control por parte del poder imperante.  Población. Por último, en el siglo XVIII se da una unidad poblacional; mediante los procesos  revolucionarios, el poder recae en el pueblo, que se identifica con el territorio dando lugar al  nacionalismo como forma política.  _  La construcción histórica del constitucionalismo  En  el  S.  XVII,  Thomas  Hobbes  introduce,  por  primera  vez, el  concepto  de  comunidad en  su  obra «Leviatán». El término hace referencia a un monstruo marino de la Biblia que posee un  poder descomunal. El Leviatán (un cuerpo formado por otros cuerpos menores) representa al  Estado, como una institución a favor de la cual renunciamos al poder que nos es propio y, por  lo  tanto,  a  la  violencia  que,  de  forma  natural,  nos  conduce  a  la  destrucción;  homo  homini  lupus: el hombre es un lobo para el hombre. Es decir: delegamos nuestra fuerza en el Estado  para  que  éste  construya  la  sociedad  y  defienda  los  intereses  de  sus  ciudadanos,  debiendo  renunciar éstos, incluso, a la autodefensa. Dicha concepción del Estado se corresponde con la  legitimación que da la política a todo el orden jurídico.  La  doctrina  de  Hobbes,  de  corte  pesimista,  se  propaga  a  lo  largo  de  los  siglos  XVII  y  XVIII  hasta  llegar  a  Rousseau,  para  quien,  por  el  contrario,  la  ley  nos  ayuda  a  ser  libres;  sin  embargo,  la  idea  de  la  construcción  del  estado  se  encuentra  ya  en  el  S.  XII,  con  la  identificación del poder con un determinado territorio, como promulgaba el papa Gregorio  VII.  La  Iglesia  es,  por  lo  tanto,  el  punto  de  partida  del  estado  moderno,  lo  que  explica  su  influencia decisiva hasta finales del S. XVIII, cuando acaecen la Guerra de Independencia de  los Estados Unidos y la Revolución Francesa.  En el S. XVIII la vida giraba en torno a la Ilustración pero se mantenía una forma de gobierno  de monarquía absoluta (que, por su parte, no estaba sujeta a ninguna norma). Los estados  europeos luchan por la hegemonía en el continente, a raíz de la extinción de algunas de las 
CAMPUS 2.0 7

Derecho de la Comunicación

antiguas dinastías, como sucede en España en el año 1700 a raíz de la muerte de Carlos II,  último rey de la dinastía de los Austrias; hecho que desencadena la Guerra de Sucesión. En  Austria sucedió otro tanto tras el fallecimiento de Carlos VI en 1740. No obstante, el conflicto  más  importante  fue  la  Guerra  de  los  Siete  Años  en  la  que  tomaron  parte  numerosos  contendientes provocando que  se extendiera a la India y a las colonias de Norteamérica.  #1. Ver mapa  En  el  frente  americano,  la  Guerra  de  los  Siete  Años  causó  a  Francia  la  pérdida  del  control  estratégico  del  río  Misisipi.  Inglaterra,  por  su  parte,  recibió  buena  parte  de  los  territorios  franceses,  no  sólo  en  América  sino  también  en  la  India;  pero  la  guerra  tuvo  un  coste  económico  muy  alto.  El  agotamiento  de  las  arcas  motivó  que  ambos  gobiernos,  inglés  y  francés,  aumentaran  la  presión  fiscal  para  conseguir  recursos  económicos.  En  el  caso  de  Inglaterra, considerando que los mayores beneficiarios de la Guerra habían sido las colonias  norteamericanas,  se  procedió  a  gravarlas  de  forma  más  severa,  desencadenando  la  Guerra  de Independencia. En Francia, mermado el poder colonial, la búsqueda de recursos se centró  en su territorio continental.   En  1789,  Luis  XVI  procedió  a  convocar  los  «Estados  Generales»  para  paliar  la  situación  económica. Éstos eran tres: la nobleza, el clero y el pueblo llano. La última reunión de esta  asamblea había tenido lugar en 1614, ya que los sucesivos monarcas habían preferido evitar  contar con la voz del pueblo llano en la toma de decisiones.   La convocatoria de los Estados Generales es un proceso que reviste cierta modernidad. Los  representantes  de  cada  región  son  elegidos  mediante  un  proceso  electoral  y  llevan  un  mandato específico de la asamblea que les escoge, recogido en cuadernos de quejas. Por lo  tanto, son representantes civiles, con un mandato imperativo. Aun así, la toma de decisiones  se hacía a través de un sistema de un voto por cada estado, de modo que las alianzas entre la  nobleza y el clero siempre terminaban por desplazar la voluntad del pueblo.   Como consecuencia de la Revolución Francesa el Tercer Estado, es decir, el pueblo, abandona  los Estados Generales y se constituye como Asamblea General. En primer lugar, entienden que  los problemas que debe resolver Francia son mayores que lo que se recogen los cuadernos de  quejas, y los queman. El pueblo se erige en  representante de la Nación: asume un mandato  representativo.  En  segundo  lugar,  rechazan  reunirse  con  la  nobleza  y  el  clero  y  logran  que  algunos miembros de estos estamentos se unan al Tercer Estado. Tal es el caso del sacerdote E.  Sieyès, que escribe un artículo titulado «¿Qué es el Tercer Estado?», a lo que responde que es  la  nación;  esta  identificación  excluye  a  los  otros  estamentos  de  la  nacionalidad:  ya  no  les  considera franceses, sino enemigos.   En  tanto  el  Tercer  Estado  se  convierte  en  el  único  Estado,  surge  una  identidad  que  perdura  hasta  nuestros  días:  la  del  estado‐nación,  como  una  asociación  total  del  territorio  con  el  pueblo.  Durante  la  primera  mitad  del  siglo  XIX,  este  modelo  desarrolla  una  conciencia  social  que da lugar al romanticismo (en el arte) y a un movimiento político parejo: el nacionalismo,  que establece una relación directa del individuo, no ya con el territorio de su estado, sino con  su nación. El patriotismo, surgido en la Revolución Francesa (en la que los revolucionarios se  denominaban a sí mismos patriotes, patriotas), también está ligado al nacimiento de la acción  política terrorista. Los revolucionarios (ya desde el Estado) pusieron el marcha el Terror como  «la justicia rápida, severa, inflexible», en palabras de M. Robespierre. Se trataba, en realidad,  de defender los logros de la Revolución y luchar por el establecimiento de las libertades; sin 
CAMPUS 2.0 8

Derecho de la Comunicación

embargo,  se  trata  de  una  forma  de  acción  que  «devora  a  sus  propios  hijos»,  como  dijo  P.  Vergniaud.   Desde  este  momento  histórico,  los  sucesivos  gobiernos  hacen  uso  del  Terror;  cuando  Napoleón es vencido en Waterloo  y se restaura la monarquía borbónica en Francia (1815),  Luis  XVIII  promueve  el  Terror  Blanco.  Considérese,  entonces,  que  el  terrorismo  como  fenómeno sociopolítico surge bajo el amparo de la legalidad y del Estado.  _  M.  Hauriou,  uno  de  los  grandes  constitucionalistas  de  mediados  del  siglo  XX,  plantea  una  metáfora  pendular  para  explicar  la  evolución  que  el  modelo  de  Estado  ha  vivido  a  raíz  del  primer impulso revolucionario en América y Francia a finales del S. XVIII. 

    De acuerdo a las leyes de la Física, este péndulo oscila de forma constante y nunca pasa dos  veces por un mismo punto. En su trayectoria se distinguen cuatro procesos, que dan lugar a  otros tantos momentos revolucionarios:  ‐REVOLUCIÓN  FRANCESA.  Se  produce  un  cambio  en  el  sistema,  instigado  por  la  alta  burguesía,  que  es  quien  establece  unos  derechos  fundamentales,  de  tipo  individual:  los  derechos  civiles  (a  diferencia  del  Antiguo  Régimen  que  se  basaba,  principalmente,  en  la  discriminación). Dentro de esos derechos se pueden encontrar el derecho a la propiedad y el  principio  de  igualdad.  Ello  supone  el  abandono  de  los  estamentos  y  la  creación  de  una  estructura de clases. También se liberan los bienes de manos muertas, como las tierras de la  Iglesia,  mediante  procesos  de  desamortización;  se  impone,  en  definitiva,  un  modelo  de  constitucionalismo liberal, de derecho. 
CAMPUS 2.0 9

Derecho de la Comunicación

‐Primera restauración monárquica o Reacción. Luis XVIII en Francia (1815) y Fernando VII en  España  (1813)  recuperan  el  trono  y  tratan  de  retornar  a  un  modelo  absolutista,  reconstruyendo las antiguas instituciones y estructuras. Esta situación tiene algunos altibajos  (como el Trienio Liberal en España) que provocan su agotamiento a partir de 1830.  ‐REVOLUCIONES  ROMÁNTICAS.  Entre  1830  y  1835,  y  posteriormente  en  1848  y  1870,  se  producen  una  serie  de  revoluciones  con  ideales  democráticos.  Se  establece  un  modelo  constitucional  y  democrático,  dentro  del  que  la  pequeña  burguesía  se  erige  en  la  clase  dinamizadora del progreso; quedan instituidos los derechos políticos. La pequeña burguesía  se  sirve  de  la  competencia  asociativa  para  poder  avanzar  más  que  de  manera  individual,  creando y potenciando estructuras intermedias para relacionarse con el Estado: asociaciones  y colegios de periodistas, abogados, médicos… Grupos que, en principio, palian su escasez de  recursos con su amplia cultura. Así, la pequeña burguesía adquiere un mayor poder no sólo a  nivel  político,  sino  en  todas  las  expresiones  artísticas,  lo  que  motiva  la  búsqueda  de  unas  raíces:  el  concepto  del  nacionalismo.  Fruto  de  ello,  tienen  lugar  varias  guerras  de  independencia,  como  la  de  Grecia  (1821‐31)  del  Imperio  Otomano;  y  otros  conflictos  democratizadores,  como  los  que  en  1848  (Segunda  República)  y  1871  (Comuna  de  París)  tienen  lugar  en  Francia.  Los  ideales  comunistas  de  Karl  Marx  inspiran  algunos  de  estos  movimientos, que provocan la desestabilización de los estados europeos.  ‐Segunda  restauración  monárquica  (Restauración):  Este  movimiento  puede  considerarse  constitucionalista (no opuesto, en este sentido, a la corriente revolucionaria anterior) aunque  basado  en  una  ideología  conservadora.  Fruto  de  este  nuevo  modelo  se  dan  la  Tercera  República Francesa, la unificación de Italia bajo el reinado de Víctor Manuel II o la creación  del Imperio Alemán (II Reich) con Otto von Bismarck. Algunos textos constitucionales de este  periodo  son  fundamentales  para  comprender  el  modelo  actual,  como  por  ejemplo  la  Constitución de la III República Francesa o la española de 1876.   La mujer se convierte en un sujeto dinámico y revolucionario y es en esta época cuando se  producen las primeras reivindicaciones sociales por parte de este colectivo. Numerosas obras  literarias  dan  fe  de  esta  tendencia:  Madame  Bovary,  Anna  Karenina,  La  Regenta…  Sin  embargo y al igual que con las causas en pro de la libertad sexual (Oscar Wilde) y religiosa  (Alfred  Dreyfus),  la  Justicia  de  los  diferentes  estados  siempre  tomó  medidas  de  carácter  conservador. Por otra parte, es el momento histórico en el que surge el capitalismo moderno.  Desde finales del siglo XIX tiene lugar el expansionismo imperialista de las grandes potencias  europeas,  principalmente  hacia  el  continente  africano,  con  una  finalidad  de  explotación  económica. África es dividida en colonias: por ejemplo el Congo belga, sometido al expolio  de Leopoldo II. Los países ocupadores, ansiosos de expandir sus mercados, pronto entraron  en  conflicto.  Francia  e  Inglaterra  se  disputaban  el  centro  del  continente  en  pos  de  la  construcción de un eje territorial que atravesara África (de norte a sur los ingleses; de este a  oeste los franceses). Alemania trataba de hacerse con el control de un espacio estratégico en  la costa del Atlántico norteafricano, por lo que también forzó un enfrentamiento con Francia.  #2. Ver mapa.  En el Extremo Oriente, Rusia y Japón se enfrentaron repetidamente; y el Imperio Otomano,  en  descomposición,  era  un  objetivo  preciado  para  Rusia,  Austro‐Hungría  y  los  reinos  balcánicos. Todos estos puntos de fricción desembocaron en la I Guerra Mundial en 1914, a  raíz del asesinato del príncipe Francisco Fernando de Austria en Sarajevo. 
CAMPUS 2.0 10

Derecho de la Comunicación

‐I GUERRA MUNDIAL. Finalizada la guerra, comienza un nuevo periodo de corte progresista:  desaparecen  los  antiguos  imperios  y  dan  lugar  a  nuevos  estados,  la  mayoría  de  ellos  en  forma  de  repúblicas  (la  U.R.S.S.  a  partir  de  la  Revolución  Rusa,  la  República  de  Weimar  en  Alemania;  el  Imperio  Austro‐Húngaro  se  desintegra  en  varios  países  con  limitado  poder  y  territorio, como son Austria, Hungría, Checoslovaquia y Serbia).  El  esfuerzo  que  se  ha  llevado  a  cabo  para  lograr  la  finalización  de  la  guerra  no  ha  estado  relacionado  directamente  con  el  poder  de  los  ejércitos,  sino  con  el  aspecto  económico:  Alemania  ya  no  disponía  de más  recursos  financieros  ni armamentísticos  como  para  seguir  en combate, pese a que sus tropas aún no se habían rendido. Debido a esta circunstancia, los  trabajadores,  el  proletariado,  se  encuentra  en  una  situación  ventajosa  (como  motor  de  la  actividad económica de los estados) y comienzan a serle otorgados derechos sociales, en el  marco del constitucionalismo social: derecho a la huelga, a un salario justo, y, en general, al  trabajo.  Se  llega  a  los  “Felices  años  20”,  en  los  que  predomina  un  estilo  de  vida  alegre,  que  se  manifiesta  en  las  formas  de  ocio  y  de  cultura  (vanguardias,  cubismo,  etc.),  opuestas  al  formalismo del arte y el modelo social de principios de siglo.  ‐Fascismo. Sin embargo, en 1929, una grave crisis económica desemboca en el Crack del 29  de la Bolsa de Nueva York, que rápidamente tiene consecuencias para la economía mundial.  Se dan casos de hiperinflación (Alemania) y se expande el fascismo como forma política en  toda Europa. Mussolini había accedido al poder en Italia en 1922 y su modelo establece las  pautas  para  los  demás  movimientos  totalitaristas,  amparándose  en  una  cierta  legitimidad  intelectual,  al  estar  apoyado  por  algunos  movimientos  culturales  (futurismo)  y  por  la  interpretación de algunas corrientes filosóficas, como en el caso de Nietzsche.  Hitler  accede  al  poder  en  Alemania  en  1933,  Franco  en  España  en  1939  al  término  de  la  Guerra  Civil,  y  en  otros  países  el  fascismo  está  cerca  de  convertirse  en  la  fuerza  predominante. Tal es el caso de Francia, Inglaterra y Japón, cuyas ambiciones imperialistas le  llevan a alinearse con el régimen nazi.  ‐CONSTITUCIONALISMO  MODERNO.  Al  finalizar  la  II  Guerra  Mundial,  el  carácter  antihumanista de los regímenes fascistas es reemplazado por una vuelta al humanismo en el  constitucionalismo  de  cuarta  generación  (según  el  esquema  de  Hauriou).  Se  priman  los  derechos  de  los  ciudadanos,  tratando  de  desarrollar  la  plenitud  de  la  persona  como  integrante de la sociedad.  _  Ejemplos  de  este  nuevo  constitucionalismo  son  textos  como  la  Ley  Fundamental  de  Bonn  (1949),  la  Constitución  de  la  República  Italiana  (1947),  la  de  las  IV  y  V  República  Francesa  (1946 y 1958, respectivamente) o la Constitución española actual (1978). Pese a su carácter  humanista,  es  preciso  señalar  que  todas  estas  constituciones  también  se  ven  afectadas  por  diferentes  procesos:  la  descolonización  de  numerosos  territorios  por  parte  de  las  potencias  europeas, los conflictos a distancia (Vietnam, Guerra Fría) y la desaparición de los últimos reductos  del fascismo, como en Portugal (Revolución de los Claveles, 1974).   Los estados se organizan en instituciones como la ONU, bajo cuyo amparo y con el referente  del  constitucionalismo  europeo  se  crean  muchas  de  las  nuevas  constituciones  de  cuarta  generación. Estados Unidos, que se mantiene fiel a su texto de 1787, es la única excepción a  esta  evolución.  Una  evolución  que  entraña  contradicciones  (esclavismo,  regímenes 
CAMPUS 2.0 11

Derecho de la Comunicación

autoritarios) que, no obstante, no enturbian el espíritu liberador de los hombres que emana  de los sucesivos textos.   Es en este momento histórico cuando la actual Constitución española encuentra su razón de  ser.  Ver información complementaria en Anexo.   

CAMPUS 2.0

12

Derecho de la Comunicación

LA CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA DE 1978 
  La Constitución es la norma de soberanía del Estado español. No debe entenderse como un  marco, sino como un proyecto que implica un continuo desarrollo. Se trata de un recorrido  delimitado por la convivencia, y que debe tener sentido en cada momento presente; ya que  el poder constituyente de la Constitución (la Nación) es el conjunto de ciudadanos a quienes  rige.     Preámbulo de la Constitución 
PREÁMBULO La Nación española, deseando establecer la justicia, la libertad y la seguridad y promover el bien de cuantos la integran, en uso de su soberanía, proclama su voluntad de: Garantizar la convivencia democrática dentro de la Constitución y de las leyes conforme a un orden económico y social justo. Consolidar un Estado de Derecho que asegure el imperio de la ley como expresión de la voluntad popular. Proteger a todos los españoles y pueblos de España1 en el ejercicio de los derechos humanos, sus culturas y tradiciones, lenguas e instituciones. Promover el progreso de la cultura y de la economía para asegurar a todos una digna calidad de vida. Establecer una sociedad democrática avanzada, y Colaborar en el fortalecimiento de unas relaciones pacíficas y de eficaz cooperación entre todos los pueblos de la Tierra.

La  constitución  es,  más  que  un  marco,  una  estructura  limitada  por  los  marcos  de  la  convivencia. Es un camino que nos impulsa continuamente a avanzar. Es un texto que tiene  sentido en el presente.   La  voluntad  popular  es  anterior  a  todo  orden  normativo  y,  por  lo  tanto,  surge  de  la  propia  Constitución. El poder constituyente somos todos: la reclamación de un cambio o sustitución  en la constitución debe partir de la propia voluntad de los ciudadanos.   1.  La  globalización  ha  introducido  un  dilema  en  la  consideración  del  concepto  pueblo,  al  desplazarse,  cada  vez  en  mayor  medida,  los  ciudadanos  entre  diferentes  estados.  De  tal  modo que, actualmente, pueblo puede referenciar a los grupos sociales oriundos de España  tanto como a los que habitan en el territorio estatal.  Al respecto, es interesante resaltar que las leyes de un Estado son aplicables en el extranjero,  en tanto no atenten contra el orden público.   

CAMPUS 2.0

13

Derecho de la Comunicación

El Título Preliminar de la Constitución  Los  nueve  primeros  artículos  de  la  Constitución  son  una  sinopsis  del  texto.  Se  pueden  clasificar en cuatro bloques:  • • • •  
Artículo 1. 1. España se constituye en un Estado social y democrático de Derecho1, que propugna como valores superiores2 de su ordenamiento jurídico la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político. 2. La soberanía nacional reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado3. 3. La forma política del Estado español es la Monarquía parlamentaria4.

Artículos 1* y 2*. Resumen específico de la naturaleza de la Constitución.  Artículos 3, 4 y 5. Donde se definen los elementos de la nación española.  Artículos 6, 7 y 8. Establecen los pilares del funcionamiento del Estado.  Artículo 9*. Piedra angular del equilibrio constitucional. 

Los artículos marcados con un asterisco fueron resaltados como de especial importancia por el profesor. 

1. Esta definición es una herencia del constitucionalismo histórico. Hace referencia a los derechos  adquiridos en los anteriores periodos constitucionalistas (sociales y políticos).  2. No se recoge de forma explícita la naturaleza del nuevo constitucionalismo, pero se insta a  lograrlo en la supeditación del texto a los valores superiores que propugna.  3.  Se  establece  una  igualdad  entre  ciudadanos,  y  además  se  hace  constar  que  el  gobierno  corresponde a la Nación. Este planteamiento se opone a la concepción de un pueblo ajeno a  las cuestiones políticas que imperaba en el pasado; ahora, las estructuras del poder emanan  del pueblo.  4. La organización del Estado corre a cargo de un sistema de representación parlamentaria. El  pueblo elige a unos representantes; por lo tanto, no es correcto hablar, en este sentido, de  una separación de poderes (ya que el único poder es el del pueblo). Esta es una perspectiva  que plantean numerosos constitucionalistas desde Jean Bodin hasta la actualidad. Se pueden  definir dos modelos en función de la relación de los diferentes poderes entre ellos:  ‐Modelo parlamentario. Uno de los poderes tiene potestad de veto y de control sobre  las decisiones de los otros. Tal es el caso de una monarquía absolutista (origen de este  modelo), en la que el Rey podía desestimar las decisiones de las Cortes. En el modelo  parlamentario,  los  poderes  están  supeditados  a  una  instancia  superior.  Es  el  modelo  establecido en España. Al respecto, pueden consultarse los artículos 66, 102 y 106 de la  Constitución.  En  este  modelo,  existe  una  interpretación  constitucional  individualizada  o  iurisdictio  (se  dicta  la  ley,  desde  el  poder  legislativo),  y  otra  interpretación  constitucional  abstracta  o  iurisdatio (se provee y se ejerce la ley, desde el poder judicial).  ‐Modelo  presidencialista.  Los  diferentes  poderes  tienen  una  competencia  electiva  independiente,  de  forma  que  las  instituciones  son  inviolables,  ya  que  no  pueden  ser  juzgadas  por  otras  instituciones.  Este  modelo  está  presente,  por  ejemplo,  en  Estados  Unidos. Da lugar a que los diferentes poderes puedan ostentarlos fuerzas políticas de  diferente signo. 
CAMPUS 2.0 14

Derecho de la Comunicación

Artículo 2. La Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad1 de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles, y reconoce y garantiza el derecho a la autonomía1 de las nacionalidades y regiones que la integran y la solidaridad entre todas ellas2.

Este artículo establece el modelo territorial de España.   1.  Se  incurre  en  una  aparente  contradicción  entre  ambos  conceptos,  que  además  se  relacionan  mediante  una  conjunción  copulativa  y.  De  ello  se  deduce  la  no  oposición  de  la  unidad y la autonomía, entendida a la vez como una cualidad (nacionalidad) y una naturaleza  (región), Debe considerarse el momento histórico en el que es promulgada la Constitución; el  constituyente  reconoce  la  (entonces  futura)  existencia  de  esa  realidad  autonómica,  pese  a  haber  sido  ignorada  hasta  ese  momento.  Este  es  un  ejemplo  de  la  Constitución  como  un  proyecto en constante evolución.  2. El equilibrio entre unidad y autonomía reposa sobre el principio de solidaridad, que tiene  una dimensión social, cultural y económica, como se desprende del Capítulo I del Título VIII  del Texto (artículos 137, 138 y 139).    
Artículo 3. 1. El castellano es la lengua española oficial del Estado. Todos los españoles tienen el deber de conocerla y el derecho a usarla. 2. Las demás lenguas españolas serán también oficiales en las respectivas Comunidades Autónomas de acuerdo con sus Estatutos. 3. La riqueza de las distintas modalidades lingüísticas de España es un patrimonio cultural que será objeto de especial respeto y protección.

Este artículo 3 establece la unidad lingüística de España. 
Artículo 4. 1. La bandera de España está formada por tres franjas horizontales, roja, amarilla y roja, siendo la amarilla de doble anchura que cada una de las rojas. 2. Los Estatutos podrán reconocer banderas y enseñas propias de las Comunidades Autónomas. Estas se utilizarán junto a la bandera de España en sus edificios públicos y en sus actos oficiales. Artículo 5. La capital del Estado es la villa de Madrid.

Ambos artículos, 4 y 5, hacen referencia a la unidad administrativa de España. 
Artículo 6. Los partidos políticos expresan el pluralismo político, concurren a la formación y manifestación de la voluntad popular y son instrumento fundamental para la participación política. Su creación y el ejercicio de su actividad son libres dentro del respeto a la Constitución y a la ley. Su estructura interna y funcionamiento deberán ser democráticos. Artículo 7. Los sindicatos de trabajadores y las asociaciones empresariales contribuyen a la defensa y promoción de los intereses económicos y sociales que les son propios. Su creación y el ejercicio de su activi-dad son libres dentro del respeto a la Constitución y a la ley. Su estructura interna y funcionamiento deberán ser democráticos.
CAMPUS 2.0 15

Derecho de la Comunicación

Artículo 8. 1. Las Fuerzas Armadas, constituidas por el Ejército de Tierra, la Armada y el Ejército del Aire, tienen como misión garantizar la soberanía e independencia de España, defender su integridad territorial y el ordenamiento constitucional. 2. Una ley orgánica regulará las bases de la organización militar conforme a los principios de la presente Constitución.

Estos tres artículos establecen los elementos básicos para el funcionamiento del Estado: los  partidos políticos, los sindicatos y las Fuerzas Armadas. Sin embargo, una lectura histórica de  la  Constitución  permite  plantear  cómo,  en  el  artículo  7,  el  papel  de  los  sindicatos  ha  sido  asumido,  en  parte,  por  el  asociacionismo  solidario  de  los  ciudadanos  (comunidades,  organizaciones  no  gubernamentales);  mientras  que  en  el  artículo  8,  no  sólo  las  Fuerzas  Armadas, sino también la Policía y otros cuerpos de seguridad, desempeñan la defensa de la  soberanía  y  el  ordenamiento  constitucional.  La  inclusión  de  las  Fuerzas  Armadas  en  detrimento de otros cuerpos es fruto de la tradición histórica.   
Artículo 9. 1. Los ciudadanos y los poderes públicos están sujetos a la Constitución y al resto del ordenamiento jurídico1. 2. Corresponde a los poderes públicos promover las condiciones para que la libertad y la igualdad del individuo y de los grupos en que se integra sean reales y efectivas2; remover los obstáculos que impidan o dificulten su plenitud y facilitar la participación de todos los ciudadanos en la vida política, económica, cultural y social. 3. La Constitución garantiza el principio de legalidad, la jerarquía normativa, la publicidad de las normas, la irretroactividad de las disposiciones sancionadoras no favorables o restrictivas de derechos individuales2, la seguridad jurídica, la responsabilidad y la interdicción de la arbitrariedad de los poderes públicos.

1.  Este  artículo  sienta  el  carácter  obligatorio  de  la  norma  constitucional;  como  cúspide  del  ordenamiento  jurídico,  contiene  su  propia  afirmación  normativa  (no  depende  de  ninguna  otra  norma).  Al  mismo  tiempo,  se  refiere  al  resto  del  ordenamiento  jurídico  porque  la  Constitución lo excede: también se adentra en el ámbito del ordenamiento político.  2.  La  obligatoriedad  de  la  Constitución  tiene  por  finalidad  la  defensa  de  la  libertad  de  los  ciudadanos.  Fruto  de  ello,  existe  el  principio  de  irreversibilidad,  por  el  cual  no  se  pueden  restaurar  impedimentos  a  dicha  libertad  una  vez  han  sido  eliminados  de  la  normativa.  Las  nuevas normas (del rango que sean) no pueden ser regresivas en cuanto a las libertades, y  para ello deben tener como modelo a las normas vigentes.  _  El Título I de la Constitución: De los derechos y deberes fundamentales  El  Título  I  sirve  como  encaje  constitucional.  Constituye  el  patrimonio  jurídico  de  la  ciudadanía. Nada en él es superfluo; se trata de un título largo y complejo. Su organización  consiste  en  un  primer  artículo  (artículo  10),  que  queda  fuera  de  la  estructura  de  caja  del  resto de los artículos.   #4. Ver sumario del Título I.     
CAMPUS 2.0 16

Derecho de la Comunicación

Artículo 10 1. La dignidad de la persona, los derechos inviolables que le son inherentes, el libre desarrollo de la personalidad, el respeto a la ley y a los derechos de los demás son fundamento del orden político y de la paz social. 2. Las normas relativas a los derechos fundamentales y a las libertades que la Constitución reconoce se interpretarán de conformidad con la Declaración Universal de Derechos Humanos y los tratados y acuerdos internacionales sobre las mismas materias ratificados por España1.

Estamos frente a uno de los derechos más esenciales y vitales del ser humano, entendiendo  que  la  dignidad  es  el  respeto  debido  a  toda  persona,  por  encima  de  sus  circunstancias  propias,  y  que  prohíbe  cualquier  tratamiento  que  pueda  suponer  un  menoscabo  en  el  ejercicio de los derechos fundamentales.  Con  este  artículo,  la  persona  adquiere  una  dimensión  por  encima  de  todas  las  realidades  jurídicas. Este marco específico en el que se encuentra delimitada la persona se encuentra en  el segundo punto de este artículo, planteando un proceso de integración en nuestro sistema  constitucional  del  Derecho  Internacional  de  los  Derechos  Humanos,  DIDH,  que  rige  en  las  situaciones de paz (ius ad bellum); y del Derecho Internacional Humano, DIH, que rige en las  situaciones de guerra (ius in bello).  La  Constitución  recoge  la  normativa  de  esos  tratados,  de  modo  que  establece  el  cumplimiento de todos los derechos humanos. 
1. Una lista de dichos tratados puede consultarse en:   http://www.congreso.es/consti/constitucion/indice/sinopsis/sinopsis.jsp?art=10&tipo=2 

  ‐El  Capítulo  Primero.  A  lo  largo  del  Capítulo  Primero  se  establecen  los  derechos  de  los  ciudadanos. La CE establece la siguiente clasificación de derechos:  ‐Del art. 14 al 29 nos encontramos con los derechos fundamentales y libertades públicas.  ‐Del art. 30 al 38, derechos y deberes de los ciudadanos.  ‐Del art. 39 al 52, principios rectores de la política económica y social.  Los derechos fundamentales nacen con el objetivo de limitar el poder estatal, protegiendo así  la  esfera  propia  de  los  ciudadanos.  Tienen  una  doble  perspectiva:  por  un  lado,  impedir  injerencias  del  Estado  en  el  ámbito  personal,  y  por  otro,  implican  el  reconocimiento  de  determinadas competencias que tiene que llevar a cabo el Estado.   Mientras  que  algunos  de  esos  derechos  son  comunes  a  todos  los  ciudadanos,  existen  otros  cuya aplicación depende de la persona. Tal es el caso del artículo 13. 
Artículo 13 1. Los extranjeros gozarán en España de las libertades públicas que garantiza el presente Título en los términos que establezcan los tratados y la ley. 2. Solamente los españoles serán titulares de los derechos reconocidos en el artículo 23, salvo lo que, atendiendo a criterios de reciprocidad, pueda establecerse por tratado o ley para el derecho de sufragio activo y pasivo en las elecciones municipales. 3. La extradición sólo se concederá en cumplimiento de un tratado o de la ley, atendiendo al principio de reciprocidad. Quedan excluidos de la extradición los delitos políticos, no considerándose como tales los actos de terrorismo.

CAMPUS 2.0

17

Derecho de la Comunicación

4. La ley establecerá los términos en que los ciudadanos de otros países y los apátridas podrán gozar del derecho de asilo en España.

Los derechos de los extranjeros pueden considerarse desde tres grandes perspectivas: según el  origen  de  la  persona,  según  el  desarrollo  convencional  o  legal,  y  a  través  de  los  derechos  específicos de los españoles.  Por nacionalidad se puede entender la nacionalidad de origen (la del estado en el que se nace),  pero  también  la  nacionalidad  adquirida  mediante  la  residencia.  En  este  sentido,  el  sistema  español exige que el extranjero lleve diez años viviendo de forma legal y continuada en territorio  español. Existen, no obstante, una serie de privilegios que reducen este plazo a cinco años para  refugiados  políticos;  dos  para  ciudadanos  iberoamericanos,  filipinos,  judíos,  sefardíes  y,  por  proximidad, naturales de Andorra, Portugal y Marruecos. El plazo queda reducido a un único año  en  algunos  casos:  extranjeros  con  un  cónyuge  español,  hijos  de  españoles  nacidos  fuera  del  territorio nacional, e hijos de padres extranjeros nacidos en territorio español; caso en el que se  da  la  opción  de  hacerse  con  la  doble  nacionalidad.  También  existe  la  figura  de  la  Carta  de  Naturaleza,  por  la  que  el  Gobierno,  mediante  Real  Decreto,  concede  la  nacionalidad  a  determinadas personas.    Una  vez  se han  denotado  los  derechos,  su  estructura  se  recoge  en  los  capítulos  segundo  y  tercero del Título I. En el Capítulo Segundo aparecen los derechos que requieren abstención  por parte de los ciudadanos, es decir, que se comporten como sujetos pasivos. Por ejemplo,  en  el  caso  del  derecho  a  la  vida;  se  reclama  que  nadie  mate  a  nadie,  es  decir,  un  acto  de  pasividad.  Son  derechos  surgidos  en  los  tres  movimientos  constitucionalistas  previos.  En  el  Capítulo Tercero se obliga al Estado a una serie de acciones; se tratan de derechos sociales o  de prestación, que acarrean un determinado coste económico. Estos derechos son nuevos,  fruto del último movimiento constitucionalista. Establecen los principios de solidaridad entre  los  ciudadanos,  por  lo  que  unifican  la  sociedad,  proveyendo  mecanismos  para  proteger  a  quienes se encuentran en situaciones de vulnerabilidad por razón de su edad o cualquier otra  forma de desprotección.  ‐El Capítulo  Segundo  se  divide en dos secciones;  la Sección  1ª está compuesta por  derechos  fundamentales  y  libertades  públicas  (son  derechos  puros,  que  no  implican  ningún  condicionante), mientras que los derechos recogidos en la Sección 2ª entrañan una obligación  en  sí  mismos.  Por  ejemplo,  el  derecho  a  la  creación  de  empresas  conlleva  una  serie  de  responsabilidades  hacia  los  accionistas  y  los  trabajadores  de  las  empresas.  Todos  ellos  son  derechos heredados de anteriores generaciones constitucionalistas.  _ 
Artículo 14* Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.

En  base  a  este  principio  de  igualdad,  aunque  en  nuestra  sociedad  existen  numerosos  sistemas  discriminatorios  que  son  admisibles,  otros  son  aborrecibles;  la  discriminación  no  puede estar fundamentada en la propia condición de nacimiento de la persona.  Sin embargo, en el artículo 57, relativo a la Corona, existe una contradicción con este principio  de igualdad, ya que en cuanto a la sucesión se prefiere la línea anterior a las posteriores; en la 
CAMPUS 2.0 18

Derecho de la Comunicación

misma línea, el grado más próximo al más remoto; en el mismo grado, el varón a la mujer, y en  el mismo sexo, la persona de más edad a la de menos.   #5. Ver artículo 57.  En  el  Art.  1  se  establece  la  soberanía  nacional,  es  decir,  del  pueblo;  su  representación  legislativa la ejercen las Cortes Generales (Art. 66), así como la judicial recae en los Jueces y  Magistrados  (Art.  117).  Estos  representantes  administran  la  soberanía  popular  y  controlan  la  acción  del  Gobierno,  que  desempeña  el  poder  ejecutivo.  Como  se  recoge  en  el  Art.  106,  los  Tribunales controlan la potestad reglamentaria. 
Pueblo Justicia (Iurisdictio) Corona Gobierno Cortes (Iurisdatio)

  La  Corona  no  tiene  una  legitimación  soberana;  su  legitimidad  es  extraconstitucional,  puesto  que radica en el régimen franquista (por desestimar la dinastía que habría permitido reinar a D.  Juan de Borbón) y en la personalización del título de Rey en una persona concreta, como se  recoge en el Art. 57. La Corona también es de una naturaleza extrademocrática, puesto que no  emana de la soberanía popular.  Estas características hacen difícil plantear una reforma constitucional acerca de la preferencia  del varón sobre la mujer. Ya que, ante dicha reforma, se plantea la disyuntiva de abolir todos los  demás derechos recogidos en el Art. 57, pues atentan igualmente contra lo estipulado en el Art.  14;  con  el  condicionante  añadido  de  que  los  primeros  artículos  de  la  Constitución  son  considerados de una importancia mayor que los últimos.  _  • Sección 1ª. Recoge los derechos humanos, entre los que destaca el derecho a la vida, no  limitado a una oposición a la muerte, sino dotado de otros matices humanistas modernos  como la defensa de la integridad física y moral de la persona. 
Artículo 15 Todos tienen derecho a la vida y a la integridad física y moral, sin que, en ningún caso, puedan ser sometidos a tortura ni a penas o tratos inhumanos o degradantes. Queda abolida la pena de muerte, salvo lo que puedan disponer las leyes penales militares para tiempos de guerra.

Este  planteamiento  se  recoge  en  el  artículo  15.  La  vida  adquiere  una  dimensión  que  excede lo biológico, y se entiende como calidad de vida. Por ello se prohíben la tortura  y los tratos degradantes.  Mientras  el  ordenamiento  jurídico  de  otros  estados  modernos  recoge  la  pena  de  muerte,  en  países  como  España  existe  una  movilización  por  la  erradicación  de  esta  pena a nivel internacional, que se manifiesta, por ejemplo, en la negativa a extraditar a  individuos a países con pena de muerte. Ya que se entiende que, no ya la ejecución del  reo, sino la espera para el cumplimiento de esta condena, es degradante y por lo tanto  atenta contra la dignidad del individuo y sus derechos fundamentales. 
CAMPUS 2.0 19

Derecho de la Comunicación

En relación con este artículo, la Constitución también recoge el derecho a la libertad  (personal,  circulatoria,  de  pensamiento  y,  ligada  a  este,  la  libertad  de  expresión);  así  como a la seguridad, que implica una serie de derechos de protección social, los cuales  aparecen en el Capítulo III de la Constitución junto a los derechos colectivos. 
Artículo 16 1. Se garantiza la libertad ideológica, religiosa y de culto de los individuos y las comunidades sin más limitación, en sus manifestaciones, que la necesaria para el mantenimiento del orden público protegido por la ley. 2. Nadie podrá ser obligado a declarar sobre su ideología, religión o creencias. 3. Ninguna confesión tendrá carácter estatal. Los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad española y mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y las demás confesiones.

En cuanto a la libertad ideológica, el Estado no puede entrometerse en la conciencia  de los individuos, ni obligarles a manifestarse acerca de ello. Lo que define un ataque a  esta libertad es la intencionalidad de la pesquisa, ya que en otras ocasiones responde  únicamente a fines administrativos.  La  interdependencia  de  estos  dos  derechos  fundamentales:  el  derecho  a  la  información y el derecho a la libertad ideológica es verdaderamente marcado. Ambos  dependen para su pleno ejercicio del otro. Las personas elaboran sus planteamientos  ideológicos  a  partir  de  la  información  y  de  la  formación  que  poseen  y  que  reciben.  Estructuran  e  interpretan  la  información  y  los  datos  a  partir  de  la  ideología  que  detentan.  Nuestra  libertad  ideológica  exige  y  requiere  un  pluralismo  en  nuestra  educación  y  formación  y,  por  supuesto,  también  de  nuestra  información.  Si  la  información  que  recibimos  solo  nos  muestra  una  única  perspectiva  o  enfoque  de  la  realidad  nuestra  libertad ideológica será más ilusoria que otra cosa. Los ciudadanos de un país que no  disfruten de un pluralismo informativo y de un auténtico derecho a la información no  podrán disfrutar un verdadero derecho a la libertad ideológica. 
Artículo 17 1. Toda persona tiene derecho a la libertad y a la seguridad. Nadie puede ser privado de su libertad, sino con la observancia de lo establecido en este artículo y en los casos y en la forma previstos en la ley. 2. La detención preventiva no podrá durar más del tiempo estrictamente necesario para la realización de las averiguaciones tendentes al esclarecimiento de los hechos, y, en todo caso, en el plazo máximo de setenta y dos horas, el detenido deberá ser puesto en libertad o a disposición de la autoridad judicial. 3. Toda persona detenida debe ser informada de forma inmediata, y de modo que le sea comprensible, de sus derechos y de las razones de su detención, no pudiendo ser obligada a declarar. Se garantiza la asistencia de abogado al detenido en las diligencias policiales y judiciales, en los términos que la ley establezca. 4. La ley regulará un procedimiento de «habeas corpus» para producir la inmediata puesta a disposición judicial de toda persona detenida ilegalmente. Asimismo, por ley se determinará el plazo máximo de duración de la prisión provisional.

Referido  a  la  actuación  del  Estado  en  cuanto  a  la  libertad  de  la  persona  y  a  su  seguridad, con el apoyo del Código Penal. Sólo el Estado puede privar de libertad a los  ciudadanos, y debe hacerlo con unas condiciones estrictas, si es de forma preventiva. 

CAMPUS 2.0

20

Derecho de la Comunicación

En caso de que no se respeten esas condiciones, la autoridad estará incurriendo en un  delito. Se dan dos figuras asociadas a este artículo:  o El habeas corpus: Obligación de poner al detenido a disposición de un juez de  forma  inmediata,  a  petición  de  un  allegado  al  detenido  (familiar,  abogado)  o  del Defensor del Pueblo.  o La enmienda Miranda: Los detenidos deben ser informados de su situación, de los  hechos por los que se les acusa y por los que son detenidos.   
Artículo 18 1. Se garantiza el derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen. 2. El domicilio es inviolable. Ninguna entrada o registro podrá hacerse en él sin consentimiento del titular o resolución judicial, salvo en caso de flagrante delito. 3. Se garantiza el secreto de las comunicaciones y, en especial, de las postales, telegráficas y telefónicas, salvo resolución judicial. 4. La ley limitará el uso de la informática para garantizar el honor y la intimidad personal y familiar de los ciudadanos y el pleno ejercicio de sus derechos.

Relativo  a  la  libertad  y  la  seguridad,  en  cuanto  al  derecho  a  la  intimidad  (concepto  antiguamente conocido como derecho al honor). Incluye la protección de la imagen, el  domicilio y la propia intimidad como ámbitos concéntricos a la persona física, en los  que esta se desarrolla física e intelectualmente. 
INTIMIDAD DOMICILIO IMAGEN

  La  inviolabilidad  del  domicilio  lo  convierte  en  una  esfera  de  protección  de  los  individuos  ante  el  poder  y  ante  la  vida  pública.  Por  lo  que  respecta  al  concepto  de  intimidad,  incluye  toda  manifestación  de  la  persona  en  cualquier  lugar,  sea  físico  o  virtual.   
Artículo 19 Los españoles tienen derecho a elegir libremente su residencia y a circular por el territorio nacional. Asimismo, tienen derecho a entrar y salir libremente de España en los términos que la ley establezca. Este derecho no podrá ser limitado por motivos políticos o ideológicos.

Este artículo no está dirigido a todas las personas, como los anteriores, sino a aquellas  que tienen la nacionalidad española.   
Artículo 20 1. Se reconocen y protegen los derechos: a) A expresar y difundir libremente los pensamientos, ideas y opiniones mediante la palabra, el escrito o cualquier otro medio de reproducción.
CAMPUS 2.0 21

Derecho de la Comunicación

b) A la producción y creación literaria, artística, científica y técnica. c) A la libertad de cátedra. d) A comunicar o recibir libremente información veraz por cualquier medio de difusión. La ley regulará el derecho a la cláusula de conciencia y al secreto profesional en el ejercicio de estas libertades. 2. El ejercicio de estos derechos no puede restringirse mediante ningún tipo de censura previa. 3. La ley regulará la organización y el control parlamentario de los medios de comunicación social dependientes del Estado o de cualquier ente público y garantizará el acceso a dichos medios de los grupos sociales y políticos significativos, respetando el pluralismo de la sociedad y de las diversas lenguas de España. 4. Estas libertades tienen su límite en el respeto a los derechos reconocidos en este Título, en los preceptos de las leyes que lo desarrollen y, especialmente, en el derecho al honor, a la intimidad, a la propia imagen y a la protección de la juventud y de la infancia. 5. Sólo podrá acordarse el secuestro de publicaciones, grabaciones y otros medios de información en virtud de resolución judicial.

Libertad  de  prensa.  En  este  derecho  existe  un  sujeto  activo  plural,  ya  que  no  sólo  el  emisor de la información tiene derecho a informar, sino que el receptor lo tiene a ser  informado.  Existe  una  tradicional  confrontación  entre  este  derecho  y  el  derecho  a  la  intimidad.  A la hora de analizar el derecho a la información tenemos que atender a dos cuestiones  que forman parte de la mayoría de los derechos fundamentales y que en el Derecho de  la Información  adquiere una especial relevancia. Nos referimos a la esfera individual y  social de este derecho.  Hay  derechos  que  a  pesar  de  tener  gran  trascendencia  para  el  individuo,  tienen  un  marcado carácter social, como por ejemplo, el derecho de reunión, de asociación o de  sufragio.  De  la  misma  forma,  existen  otros  derechos  que  teniendo  una  importante  vertiente social, se encuadran claramente en el ámbito particular e individual del sujeto,  como el derecho a la intimidad.  Sin embargo, se hace difícil precisar si el derecho a la información se incluye más en la  esfera  individual  o  en  la  esfera  social  de  la  persona.  La  información  juega  un  papel  fundamental  para  la  sociedad,  pero  no  es  menor  su  papel  para  la  información  del  individuo.  De  ahí  la  importancia  de  este  derecho  en  cada  una  de  las  dos  esferas,  la  individual y la social.  _  Los artículos 21, 22 y 23 recogen derechos de ejercicio colectivo. Estos derechos surgen  en  el  constitucionalismo  de  segunda  generación,  ya  que  en  un  primer  momento  se  consideraba que el asociacionismo y la delegación en las instituciones empobrecían los  derechos  individuales.  Sin  embargo,  hacia  el  primer  tercio  del  S.  XIX  surgieron  las  primeras asociaciones obreras, como cuerpos mediadores entre el poder y el pueblo  llano.  Hoy  día,  el  asociacionismo  se  considera  imprescindible,  lejos  de  las  antiguas  posturas abstencionistas. 
Artículo 21. 1. Se reconoce el derecho de reunión pacífica y sin armas. El ejercicio de este derecho no necesitará autorización previa.

CAMPUS 2.0

22

Derecho de la Comunicación

2. En los casos de reuniones en lugares de tránsito público y manifestaciones se dará comunicación previa a la autoridad, que solo podrá prohibirlas cuando existan razones fundadas de alteración del orden público, con peligro para personas o bienes.

 
Artículo 22 1. Se reconoce el derecho de asociación. 2. Las asociaciones que persigan fines o utilicen medios tipificados como delito son ilegales. 3. Las asociaciones constituidas al amparo de este artículo deberán inscribirse en un registro a los solos efectos de publicidad. 4. Las asociaciones sólo podrán ser disueltas o suspendidas en sus actividades en virtud de resolución judicial motivada. 5. Se prohíben las asociaciones secretas y las de carácter paramilitar. Artículo 23. 1. Los ciudadanos tienen el derecho a participar en los asuntos públicos directamente o por medio de representantes, libremente elegidos en elecciones periódicas por sufragio universal. 2. Asimismo, tienen derecho a acceder en condiciones de igualdad a las funciones y cargos públicos, con los requisitos que señalen las Leyes.

Este  derecho  de  participación  política  de  todos  los  ciudadanos  debe  ponerse  en  relación con el artículo 28, que recoge el derecho a la sindicación y a la huelga.  El derecho al voto es el derecho a la libertad de expresión política, mediante el que el  pueblo expresa libremente su pensamiento político, sus ideas políticas en la elección  de  nuestros  gobernantes.  Posiblemente  sea  en  el  derecho  al  voto  donde  se  aprecie  con  mayor  claridad  la  clara  dependencia  de  este  derecho  respecto  del  derecho  a  la  información. Si un gobierno tiene controlados los medios de comunicación social, si la  información que llega al pueblo es la que quiere, elige, selecciona, elabora y manipula  el gobierno, las elecciones en ese país nunca serán verdaderamente libres.  Los artículos siguientes recogen los derechos de garantía. Hacen referencia específica a  la seguridad de los ciudadanos. 
Artículo 24. 1. Todas las personas tienen derecho a obtener la tutela efectiva de los jueces y tribunales en el ejercicio de sus derechos e intereses legítimos, sin que, en ningún caso, pueda producirse indefensión. 2. Asimismo, todos tienen derecho al Juez ordinario predeterminado por la Ley, a la defensa y a la asistencia de letrado, a ser informados de la acusación formulada contra ellos, a un proceso público sin dilaciones indebidas y con todas las garantías, a utilizar los medios de prueba pertinentes para su defensa, a no declarar contra sí mismos, a no confesarse culpables y a la presunción de inocencia. La Ley regulará los casos en que, por razón de parentesco o de secreto profesional, no se estará obligado a declarar sobre hechos presuntamente delictivos.

La tutela efectiva establece que los poderes públicos tienen como única razón de ser  hacer accesibles los derechos a la persona, y garantizarle una calidad de vida digna. El  aparato  judicial  se  encarga  de  esta  misión  de  protección  al  ciudadano.  El  artículo  24  también ampara la defensa de los intereses públicos aun no existiendo una defensa de  los intereses personales. 
CAMPUS 2.0 23

Derecho de la Comunicación

Artículo 25. 1. Nadie puede ser condenado o sancionado por acciones u omisiones que en el momento de producirse no constituyan delito, falta o infracción administrativa, según la legislación vigente en aquel momento. 2. Las penas privativas de libertad y las medidas de seguridad estarán orientadas hacia la reeducación y reinserción social y no podrán consistir en trabajos forzados. El condenado a pena de prisión que estuviere cumpliendo la misma gozará de los derechos fundamentales de este Capítulo, a excepción de los que se vean expresamente limitados por el contenido del fallo condenatorio, el sentido de la pena y la Ley penitenciaria. En todo caso, tendrá derecho a un trabajo remunerado y a los beneficios correspondientes de la Seguridad Social, así como al acceso a la cultura y al desarrollo integral de su personalidad. 3. La Administración civil no podrá imponer sanciones que, directa o subsidiariamente, impliquen privación de libertad.

El principio de irretroactividad civil establece que la finalidad de las penas privativas de  libertad es la reinserción social de los individuos. Esto inhabilita la pena de muerte y la  de  cadena  perpetua).  El  sistema  penal  no  es  punitivo,  sino  que  está  destinado  a  la  futura concordia social. Por ello hay delitos que no tienen prescripción.  […] Lectura y comentario de los artículos 26‐29.    • Sección  2ª.  En  esta  parte  del  articulado  se  recogen  derechos  funcionales:  conllevan  una  serie  de  obligaciones.  Algunos  de  ellos  han  sido  derogados,  como  el  servicio  militar,  para  adaptarse  a  la  realidad  sociocultural  de  cada  momento  histórico.  Como  ejemplo, en el servicio militar la defensa del Estado no era sólo un deber sino también  un  derecho,  como  también  lo  es  la  sustentación  del  Estado  mediante  el  pago  de  impuestos.  En  definitiva,  quien  tiene  estos  derechos  tiene,  también,  la  potestad  de  decidir  sobre  ellos  y  sobre  sus  fines.  Por  este  motivo  surgen  las  fundaciones  y  las  colegiaciones;  que,  además  del  beneficio  de  sus  miembros,  tienen  una  determinada  utilidad social. Véase el derecho a la propiedad, o la libertad de empresa, que acarrea  una  responsabilidad  social  corporativa  para  con  la  protección  del  empleo,  de  los  accionistas y del entorno ambiental.  […] Lectura y comentario de los artículos 30‐38.  _  ‐El Capítulo Tercero. De los principios rectores de la política social y económica. Este capítulo  no se enuncia como un compendio de derecho, sino como una conceptualización social. Son  derechos  modernos,  y  por  ello  no  se  tratan  de  la  misma  forma  que  los  derechos  ya  constituidos, sino con una visión de futuro. Hacen referencia a la solidaridad, y requieren de  los  ciudadanos  una  actitud  activa,  no  ya  por  obligación  sino  para  el  propio  disfrute  de  los  derechos, que precisan de la participación común.  Estos  derechos  de  prestación  se  oponen,  por  lo  tanto,  a  los  derechos  asistenciales,  puesto  que  no  son  de  caridad:  implican  el  beneficio  de  quien  asume  su  carga,  que,  al  hacerlo,  también  recibe  un  compromiso  para  disfrutarlos.  Tienen  un  coste  económico  que  supone  una fuerte carga impositiva para la sociedad.   Los  principios  de  solidaridad  se  diferencian  de  la  naturaleza  animal,  que,  por  ejemplo,  no  protege a los individuos de avanzada edad. Fruto de esta diferencia, se habla de solidaridad  como un compromiso que excede los límites biológicos, y que permite alcanzar la plenitud a 
CAMPUS 2.0 24

Derecho de la Comunicación

quienes,  per  se,  no  tienen  acceso  a  las  prestaciones  sociales  (personas  en  situación  de  desamparo).  […] Lectura y comentario de los artículos 39‐52.  _  ‐El  Capítulo  Cuarto.  Se  trata  de  un  capítulo  breve  que  sólo  comprende  dos  artículos.  Se  refiere al riesgo que existe de que las normas no cumplan con los preceptos constitucionales  y legales. Dicho riesgo se da en dos fases. En primer lugar, durante el desarrollo normativo; es  decir,  cabe  la  posibilidad  de  que  el  planteamiento  normativo  no  se  adecue  a  la  legalidad  vigente. En segundo lugar, a la hora de la aplicación y ejecución de las normas; es decir, si la  ley dispone unos mecanismos cuyo cumplimiento implica actos antijurídicos.  
Artículo 54. Una Ley orgánica regulará la institución del Defensor del Pueblo, como alto comisionado de las Cortes Generales, designado por éstas para la defensa de los derechos comprendidos en este Título, a cuyo efecto podrá supervisar la actividad de la Administración, dando cuenta a las Cortes Generales.

Se prevé, en el artículo 54, la figura del Defensor del Pueblo como un instrumento encargado  de velar por los intereses del pueblo en la utilización del marco jurídico. Puesto que el pueblo  es el constituyente, esta figura llama la atención por manifestar la necesidad del pueblo de  defenderse  de  la  normativa  que  de  él  mismo  emana.  En  la  actualidad,  el  Poder  Judicial  ha  ganado terreno al Defensor del Pueblo, por lo que la actuación de este ya no es tan frecuente  ni tan determinante como al principio de la etapa democrática.  […] Lectura y comentario del artículo 53.  Los derechos recogidos en el Capítulo Segundo y en el Capítulo Tercero de la Constitución se  regulan de la siguiente forma, atendiendo a su importancia:  Articulado CE  Capítulo  Segundo  Desarrollo normativo  Ejecución  Principios de preferencia y sumariedad  Recurso de amparo (TC)  Principio de sumariedad  Jurisdicción ordinaria  Procedimiento ordinario  Jurisdicción ordinaria 

Sección 1ª  Ley orgánica*  Sección 2ª  Ley ordinaria  Ley ordinaria  Reglamentación 

Capítulo Tercero 

*  En  el  art.  81  CE  se  recoge  que  el  desarrollo  de  los  derechos  fundamentales  requiere  ley  orgánica.  _ 

CAMPUS 2.0

25

Derecho de la Comunicación

El Tribunal Constitucional  Los  orígenes  del  control  de  constitucionalidad  moderno  están  en  los  postulados  de  Kelsen.  De  acuerdo  con  su  modelo,  las  leyes  se  desarrollan  en  las  Cortes,  en  representación  del  pueblo  soberano.  Originalmente,  los  legisladores  no  admitían  la  posibilidad  de  que  una  institución enmendara las decisiones tomadas en representación popular. Sin embargo, sí era  necesario  un  organismo  que  regulara  la  potestad  normativa  de  las  Cortes  dentro  de  los  límites  constitucionales  que  se  habían  positivado.  Este  problema,  por  el  contrario,  no  ha  existido en países como Inglaterra, donde ha perdurado una constitución consuetudinaria; la  legislación se agiliza y la mayoría de las cuestiones están sujetas a la interpretación puntual  del Parlamento. Pese a la inestabilidad que sugiere este modelo, se ha probado de una mayor  consistencia que el nuestro.  Existen  dos  modelos  de  control  constitucional.  El  primero  surge  de  la  Revolución  Francesa,  que  tiene  lugar  contra  un  régimen  absolutista  y  reclama  el  poder  para  una  Asamblea.  El  segundo parte de la Guerra de Independencia de los Estados Unidos, que se rebelan contra  el imperialismo de corte liberal de la metrópolis inglesa; lo que estos reclaman es el control  del poder parlamentario. Crean una Constitución como una norma jurídica, otorgando a los  tribunales  la  potestad  de  defender  sus  postulados.  Este  modelo  es  el  que  inspira  a  Kelsen  para  establecer  su  modelo  de  ordenamiento  jurídico,  creando  un  legislador  negativo:  allá  donde exista una legislación que exceda los límites del ordenamiento, el legislador borra las  normas; pero en ningún caso puede crearlas.  El modelo de España está a medio camino entre el modelo jurisdiccional y el legislativo; esto  es lo que provoca los problemas sobre su funcionamiento. Cuenta con dos herramientas: el  recurso de inconstitucionalidad, que tiene un carácter político; y el recurso de amparo. El TC  actúa como un Tribunal por encima del Tribunal Supremo, una última instancia, al igual que  sobre el Tribunal Europeo lo es sobre el TC, y la Comisión de Derechos Humanos de la ONU lo  es sobre el Tribunal Europeo.  El  Tribunal  Constitucional  no  surge  del  pensamiento  democrático,  sino  del  pensamiento  jurídico.  Esto  debe  plantear  la  conveniencia  de  mantener  esta  institución  en  un  Estado  moderno. Se trata, al fin y al cabo, de crear un orden jurídico por encima de la soberanía del  Estado,  pero  esta  es  una  competencia  que  han  asumido  los  organismos  internacionales,  dando lugar, incluso, al concepto de justicia universal. Los estados son pequeños para tratar  las  grandes  cuestiones  relativas  al  Derecho.  Por  ejemplo,  en  los  conflictos  bélicos,  en  las  fronteras  se  producen  choques  entre  la  soberanía  de  los  contendientes,  dándose  una  ausencia de derecho; una institución como el Tribunal Penal Internacional tiene competencia  para  observar  y  juzgar  los  hechos  que  allí  sucedan;  algo  que  es  imposible  para  un  órgano  como el TC.   

CAMPUS 2.0

26

Derecho de la Comunicación

ANEXO 
 
  #1. Las colonias norteamericanas antes de la Guerra de los Siete Años (volver al texto) 

 

CAMPUS 2.0

27

Derecho de la Comunicación

#2. Las colonias africanas antes de la I Guerra Mundial (volver al texto) 

   

CAMPUS 2.0

28

Derecho de la Comunicación

#3. Proceso de conceptualización de los derechos (volver al texto) 
  El  nacimiento  del  estado  soberano  supone  la  aparición  de  los  derechos  fundamentales.  Posteriormente el reconocimiento de estos derechos se convirtió en requisito indispensable para la  existencia  de  un  autentico  estado  de  derecho.  En  definitiva,  el  ejercicio  de  los  derechos  fundamentales representa un acto de defensa frente a las intromisiones del poder en la esfera de la  libertad  individual.  Es  necesario  crear  un  control  de  ese  Estado  a  través  de  los  derechos  fundamentales.  Se  distinguen  las  siguientes  fases  en  el  proceso  de  desarrollo  y  reconocimiento  de  los  derechos  fundamentales:  1. Iusnaturalismo: Se refiere al derecho natural. Existen unos derechos permanentes e inmutables,  anteriores al Estado y a las leyes e inherentes a la naturaleza del hombre.  2. Positivación:  Proceso  por  el  cual  se  plantean  por  escrito  los  derechos  fundamentales.  Serán  únicamente derechos fundamentales aquellos que reconozcan la Constitución y las leyes.  3. Generalización: Esos derechos fundamentales ya no van a ser privilegio de una clase sino que se  convierte  en  titular  de  los  derechos  fundamentales  el  pueblo  (todas  las  personas  independientemente de su estatus social o residencia).  4. Internacionalización:  Aparece  en  el  s.  XX  cuando  la  declaración  universal  de  la  ONU  en  1948  y  otros pactos internacionales posteriores reconocen estos derechos de forma internacional.  La Constitución Española (CE) de 1978 refleja cada una de esas fases de la siguiente manera:  • • La influencia del Iusnaturalismo se refleja en el art. 1 de la CE a través de los valores superiores  que recoge: libertad, justicia, igualdad y pluralismo político.  En cuanto a su positivación, nuestra CE incluye en el capítulo 2, título 1º el catálogo de derechos  fundamentales. Según García de Enterría estos derechos gozan de un plus de constitucionalidad.  En primer lugar, estos derechos van a vincular a todos los poderes públicos (art. 53. 1); se van a  desarrollar a través de una ley Orgánica (art. 81). El art. 168 de la CE establece un procedimiento  extraordinario para su reforma.  Un ejemplo de Generalización lo podemos encontrar en el art. 14 de la CE. “Todos somos iguales  ante la ley”.  En  cuanto  a  la  internacionalización,  la  CE,  art.  10,  establece  que  las  normas  de  derechos  se  interpretarán  de  acuerdo  a  los  Derechos  Universales  del  hombre,  del  Tribunal  Europeo  de  Derechos Humanos y otras instituciones y acuerdos internacionales. 

• •

CAMPUS 2.0

29

Derecho de la Comunicación

#4. Sumario del Título I de la Constitución (volver al texto) 
Título I. De los derechos y deberes fundamentales Artículo 10 Capítulo primero. De los españoles y extranjeros Artículos 11-13 Capítulo segundo. Derechos y libertades Artículo 14 Sección 1ª. De los derechos fundamentales y de las libertades públicas Artículos 15-29 Sección 2ª. De los derechos y deberes de los ciudadanos Artículos 30-38 Capítulo tercero. De los principios rectores de la política social y económica Artículos 39-52 Capítulo cuarto. De las garantías de las libertades y derechos fundamentales Artículos 53-54 Capítulo quinto. De la suspensión de los derechos y libertades Artículo 55

    #5. Artículo 57 de la Constitución (volver al texto) 
Artículo 57 1. La Corona de España es hereditaria en los sucesores de S. M. Don Juan Carlos I de Borbón, legítimo heredero de la dinastía histórica. La sucesión en el trono seguirá el orden regular de primogenitura y representación, siendo preferida siempre la línea anterior a las posteriores; en la misma línea, el grado más próximo al más remoto; en el mismo grado, el varón a la mujer, y en el mismo sexo, la persona de más edad a la de menos. 2. El Príncipe heredero, desde su nacimiento o desde que se produzca el hecho que origine el llamamiento, tendrá la dignidad de Príncipe de Asturias y los demás títulos vinculados tradicionalmente al sucesor de la Corona de España. 3. Extinguidas todas las líneas llamadas en Derecho, las Cortes Generales proveerán a la sucesión en la Corona en la forma que más convenga a los intereses de España. […]

 

CAMPUS 2.0

30

Derecho de la Comunicación

ANÁLISIS DE LA CONSTITUCIÓN    El Título Preliminar de la Constitución. Artículos fundamentales: 1, 2 y 9.  En  el  Título  preliminar  de  la  Constitución  se  nos  obliga  a  estructurar  la  Carta  magna  reproduciendo su estructura en una síntesis, clasificable en cuatro bloques:  ‐ El primero lo componen los artículos 1 y 2, que recogen la proclamación de la nación española  como un Estado social y democrático de derecho donde la libertad, la justicia, la igualdad y el  pluralismo político priman como valores superiores. La soberanía nacional reside en el pueblo y  es de donde emanan las estructuras de poder del Estado. Se impone la Monarquía parlamentaria  como forma política (el pueblo elige a sus representantes y los poderes están supeditados a una  instancia superior).  Se  establece  el  modelo  territorial  del  Estado  español,  donde  se  garantiza  el  derecho  a  la  autonomía a la vez que la indisoluble unidad de la Nación española, por lo que la Constitución  no se opone a la unidad y la autonomía, que reposa sobre  el principio de solidaridad social,  cultural y económica entre las diversas partes del territorio español, atendiendo en particular a  las zonas insulares.  ‐ El segundo bloque esta compuesto por los artículos 3, 4 y 5, en relación a la unidad lingüista  de  España,  donde  se  proclama  el  castellano  como  lengua  oficial  siendo  también  oficiales  las  demás  lenguas  españolas  de  acuerdo  con  los  Estatutos  de  las  respectivas  Comunidades  Autónomas; ambas son patrimonio cultural objeto de respeto y protección. Se dan a conocer la  composición y colores de la bandera española así como el reconocimiento de las banderas de las  Comunidades Autónomas.   Se establece como capital del Estado la villa de Madrid.  ‐ En el tercer bloque, recogido en los artículos 6, 7 y 8, se reconocen los elementos básicos  para el funcionamiento del Estado:  ∙ Los partidos políticos expresan el pluralismo político y son instrumentos fundamentales para  la participación política; su creación y actividad es libre siempre que respete la Constitución y  las leyes.  ∙ Los sindicatos de trabajadores y asociaciones empresariales, que contribuyen a la defensa y  promoción  de  los  intereses  económicos  y  sociales  que  les  son  propios  (este  papel  ha  sido  asumido por el asociacionismo de los ciudadanos); su creación y actividad son libres siempre  que se respete la Constitución y las leyes.  ∙ Las Fuerzas Armadas, compuestas por los ejércitos de Tierra, Aire y Armada que garantizan  la  soberanía  e  independencia  de  la  Nación  española,  defienden  su  integridad  territorial  así  como  el  orden  constitucional  (debe  incluirse  el  trabajo  de  otros  cuerpos  como  la  Policía  y  otros cuerpos de seguridad). Sus bases serán reguladas mediante ley orgánica.    ‐  El  último  y  cuarto  bloque  lo  compone  el  artículo  9,  piedra  angular  de  todo  el  equilibrio  constitucional. Proclama que todos los ciudadanos y los poderes públicos quedan sujetos a la  Constitución  y  al  resto  del  ordenamiento  jurídico  (establece  a  la  Constitución  como  norma  suprema  que  contiene  su  propia  regulación  normativa  y  es  de  donde  deriva  todo  el  ordenamiento jurídico).  Por  otro  lado,  corresponde  a  los  poderes  público  promover  las  condiciones  de  libertad  e 
CAMPUS 2.0 31

Derecho de la Comunicación

igualdad del individuo y de los grupos que forma parte sean reales y efectivas, debe eliminar  los  obstáculos  que  impiden  a  los  ciudadanos  formar  parte  de  la  vida  política,  económica,  cultural y social.  La Constitución garantiza unos principios generales del derecho: Legalidad (conforme al cual  todo  ejercicio  del poder  público debería  estar  sometido  a  la  voluntad  de  la ley de  su  jurisdicción y  no  a  la  voluntad  de  las personas.  Íntimamente  relacionado  con  la  reserva  de  ley), jerarquía normativa, publicidad de las normas y  la irretroactividad de las disposiciones  sancionadoras  no  favorables  o  restrictivas  (las  nuevas  normas  no  pueden  ser  regresivas  en  cuanto  a  las  libertades  y  deben  tener  como  modelo  las  normas  vigentes,  la  seguridad  jurídica, la responsabilidad y la interdicción de la arbitrariedad de los poderes públicos.    El Título I de la Constitución: el patrimonio jurídico de la ciudadanía  Es en el titulo primero donde arranca la practica más dogmática de la Constitución, sirve como  encaje  constitucional,  que  da  sentido  a  todo  el  mecanismo  del  que  se  compone.  El  índice  muestra su complejidad; queda dividido en capítulos, secciones y artículos que pueden parecer  desorganizados que, sin embargo, dan sentido a todos los demás.  Podría entenderse mejor mediante una metáfora de cajas: El título abarca y comprende los  demás artículos aunque se encuentre separado de ellos.   La  dignidad  de  la  persona  se  convierte  en  el  fundamento  de  todo  el  sistema  y  adquiere  dimensión  en  todo  el  mundo  jurídico;  fundamentado  en  tratados  internacionales  de  derechos humanos que quedan incorporados a la Constitución (Derecho Internacional de los  Derechos Humanos, en situaciones de paz y el Derecho Internacional Humano en situaciones  de guerra).  ¿Cómo se va a tener acceso a los derechos desarrollados en este Título? ¿Hay elementos que  modulan estas situaciones?   El art. 11 hace alusión al código civil y el acceso a la nacionalidad española, el art. 12 habla  de la mayoría de edad, el art. 13 de lo extranjeros; sin embargo, el art. 10 nos habla de la  persona,  y  los  extranjeros,  junto  con  los  menores  también  lo  son,  por  tanto,  poseen  una  carta de derechos fundamentales.   En lo que respecta a la ciudadanía, se accede a ella en base a dos acontecimientos:  ∙  Origen:  Basada  en  el  principio  de  sangre  (España  reconoce  la  nacionalidad  española  de  origen  cuando  se  pertenece  a  la  tercera  generación  de  nacidos  en  el  territorio  nacional),  aunque  no  rige  en  todos  los  países  (ciudadanía  de  suelo,  que  reconoce  como  propios  a  aquellos que nacen dentro de su territorio).  ∙ Adquisición: con una nacionalidad anterior, podemos adquirir la española de 3 formas:  a) Opción:  Se posee  doble  nacionalidad  reconocida  por  el  Estado  cuando  existe  un  tratado específico entre países.  b) Carta de naturaleza: Se concede la nacionalidad a aquellas personas cuyos méritos  merezcan el honor de poseer una nacionalidad característica.  c) Residencia: Se exige un periodo de tiempo residiendo de manera continuada. En  algunos casos pueden darse situaciones especiales (en España, iberoamericanos, 

CAMPUS 2.0

32

Derecho de la Comunicación

judíos‐sefardíes, colonos, portugueses deben residir tan sólo dos años frente a los  diez que se les exige al resto).     Una vez accedido a los derechos; los capítulos segundo y tercero contienen una estructura  compleja:  el  capítulo  II  contiene  los  derechos  acumulados  en  toda  su  historia  mediante  herencias  del  propio  derecho;  por el  contrario,  el  capítulo III  profundiza  en  la  modernidad,  formulando derechos que se deben construir (propio de las constituciones siguientes a la II  Guerra Mundial).   También  podemos  diferenciarlos  en  base  a  los  “modos  de  ser”:  en  el  capítulo  II,  el  sujeto  pasivo debe no actuar (el derecho a la vida en realidad afirma “no me mates”; son, por tanto,  derechos de abstención. El capítulo III, por su parte, obliga a la actuación; los sujetos pasivos  (en este caso, el Estado y los poderes públicos) deben actuar. El derecho a la salud entiende  que es el Estado quien debe proveer a los ciudadanos de hospitales y personal médico). Son  derechos de solidaridad que normalmente suponen un coste económico para el Estado.  La  sección  I  del  capítulo  II  cita  los  derechos  “puros”,  que  no  entrañan  ningún  tipo  de  contraprestación  o  condicionante;  sin  embargo,  los  de  la  sección  II  conllevan  una  responsabilidad y unas obligaciones.  ARTÍCULO 10  El art. 10 queda fuera de la estructura de caja del resto del Título I, y sirve como introducción  a  todo  el  desarrollo  de  los  derechos,  para  poner  de  manifiesto  que  están  basados  en  la  Declaración  de  los  Derechos  Humanos.  En  este  artículo  se  exponen  los  principios  más  importantes de toda persona, sus derechos y deberes fundamentales.  El texto cita los derechos de la persona en dos categorías, los que se recogen textualmente a  continuación:  • En la primera categoría establece: La dignidad de la persona, los derechos inviolables  que le son inherentes, el libre desarrollo de la personalidad, el respeto a la ley y a los  derechos de los demás son fundamento del orden político y de la paz social.  • Y a continuación: Las normas relativas a los derechos fundamentales y a las libertades  que  la  Constitución  reconoce  se  interpretarán  de  conformidad  con  la  Declaración  Universal de Derechos Humanos y los tratados y acuerdos internacionales sobre las  mismas materias ratificados por España.  Si  nos  fijamos  en  el  primero  de  los  apartados, aquí  la Carta  magna  pretende  garantizar  los  derechos personales de todo individuo –esto es, su desarrollo como persona ‐  pero, a su vez,  el texto se preocupa por el desarrollo de esa persona dentro de una comunidad o sociedad.  Por  eso,  la  Constitución  habla  de  “libre  desarrollo  de  la  personalidad”  pero  también  se  refiere al “respeto a la ley”. Y es que, esa libertad de la persona tiene también sus límites:  respetar la legislación y los derechos de los demás. Según el texto, de esa forma quedaría  garantizado el orden político y la paz social; un objetivo clave de este texto fundamental que  regula el Estado español.  Ahora  pasemos  a  analizar  el  segundo  apartado.  Evidentemente,  las  normas  relativas  a  los  derechos  fundamentales  y  a  las  libertades  que  la  Constitución  reconoce  son  de  suma  importancia  para  todo  ciudadano.  Por  eso,  este  texto  no  se  quiere  limitar  únicamente  a  citarlas. Pero tampoco lo desarrolla.  
CAMPUS 2.0 33

Derecho de la Comunicación

Lo que hace es remitir en este artículo 10 a la Declaración Universal de Derechos Humanos,  donde  todo  esto  queda  garantizado  y  a  la  que  se  acogen  multitud  de  países,  todos  los  constitucionalistas.  Además,  el  texto  prevé  que  estos  derechos,  por  su  importancia,  requieran  un  desarrollo  mayor o una explicación en otro tipo de documentos legales que se pueden desarrollar en  un  ámbito  trasnacional.  Por  ello  establece  en  este  artículo  (como  un  principio  a  tener  en  cuenta  con  posterioridad)  que  los  tratados  y  acuerdos  internacionales  que  se  hagan  sobre  este  mismo  asunto  y  que  sean  ratificados  por  España  también  se  tendrán  en  cuenta  para  interpretar estos derechos de la persona.     Capítulo II. Derechos y libertades.   Sección 1ª. De los derechos fundamentales y de las libertades públicas (artículos 15‐29)  Podríamos  decir  que  esta  sección  de  la  Constitución  es  una  copia  de  la  Declaración  de  los  Derechos del Hombre y del Ciudadano, libertades y derechos que fueron conseguidos en la  Revolución Francesa (1789).  La sección se divide en 14 artículos, en los cuales se intenta cubrir las dos clases distintas de  derechos fundamentales: los individuales y los que han de ser ejercidos en común.  Los  derechos  individuales  son  aquellos  que  los  individuos  gozan  como  particulares.  En  la  constitución los encontraríamos recogidos entre los artículos 15 y 20 y cubren los siguientes  aspectos:  Derecho  a  la vida  y  a  la  integridad  física  y  psíquica,    y  prohibición  de  la  pena de  muerte(  salvo  en  tiempos  de  guerra);  libertad  ideológica,  religiosa  y  de  culto;  derecho  a  la  seguridad y a la libertad personal; derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la  propia imagen; derecho a elegir libremente  residencia y a circular por el territorio nacional;  derecho a la libertad de expresión , divulgación y libertad de cátedra. Estos son entendidos  como  derechos  naturales  desde  su  reivindicación  en  el  siglo  XVIII  en  Francia,  entendidos  como aquellos que posee el hombre por el mero hecho de haber nacido, otorgados por el  orden natural mismo, sin participación humana, y por tanto no pueden ser ni desconocidos  ni ilegitimados por las autoridades. Se los puede caracterizar de inalienables, inmanentes e  imprescriptibles.   Los derechos en común son aquellos que los individuos gozan en compañía de un grupo. Los  encontramos recogidos entre los artículos 21 y 29 de la Constitución española y  cubren los  siguientes aspectos: Derecho de reunión pacífica y sin armas; derecho de asociación; derecho  de  los  ciudadanos  a  la  participación  en  los  asuntos  públicos,  bien  directamente,  bien  escogiendo  libremente  representantes  mediante  sufragio  universal;  prohibición  de  los  Tribunales  de  Honor  en  el  ámbito  de  la  Administración  Civil  y  de  las  organizaciones  profesionales; derecho a la educación y a la libertad de enseñanza; y por último, el derecho a  la sindicalización libre ( libertad a la hora de hacer huelgas).   Dentro  de  los  derechos  en  común  encontramos  dos  artículos,  el  24  y  el  25,  dedicados  a  las  garantías  procesales.  Es  decir,  los  derechos  que  disfrutan  los  españoles  ante  la  justicia.  El  artículo 24 aclara que todo individuo tiene derecho a la tutela efectiva de jueces y tribunales en  el ejercicio jurídico, obligando así que ningún sujeto quede bajo indefensión. Por otro lado, el  artículo 25 sostiene que nadie puede ser condenado o sancionado por acciones cometidas que 

CAMPUS 2.0

34

Derecho de la Comunicación

en  el  momento  del  acto  no  constituyeran  un  delito  según  la  legislación  vigente  de  aquel  momento.  Quedarían  así  recogidas  la  primera  parte  de  los  derechos  fundamentales  y  las  libertades  públicas  de  la  sociedad  española,  que,  como  anteriormente  hemos  dicho,  está  claramente  ligada  con  la  Declaración  de  los  Derechos  del  Hombre  y  del  Ciudadano  en  la  Revolución  Francesa.  Aunque  en  nuestra  Constitución  se  ve  una  mayor  evolución  y  desarrollo  de  las  libertades  a causa del transcurso de la Historia y de la continua lucha del hombre por aquellos  privilegios que le corresponden.   Para concluir decir que también es visible en esta sección la característica principal  que rige  la Constitución española de 1978: El poder emana del pueblo. Es decir, es el pueblo el que  decide  por  sufragio  universal  quiénes  serán  sus  representantes  (y  serán  estos  representantes  gente  de  a  pie),  qué  pautas  educativas  y  religiosas  se  instalarán  en  las  instituciones  pedagógicas,  la  libre  asociación,  libertad  de  expresión  (art.  20)  pudiendo  por  este derecho criticar, valorar o  desaprobar los actos de cualquier autoridad, ya sea escogida  por el pueblo, como es el caso del presidente, o tratarse de una autoridad monárquica de  carácter hereditario, como sería la Familia Real española.  Sección 2ª. De los derechos y deberes de los ciudadanos  En  esta  parte  del  articulado  se  recogen  derechos  funcionales:  conllevan  una  serie  de  obligaciones. Como ejemplo, en el servicio militar la defensa del Estado no era sólo un deber  sino también un derecho, como también lo es la sustentación del Estado mediante el pago  de impuestos. En definitiva, además del beneficio de sus  miembros, estos derechos tienen  una determinada utilidad social. Además quien posee estos derechos, como contribuyente a  que funcionen, tiene, también, la potestad de decidir sobre ellos y sobre sus fines.  Algunos  de  los  derechos  de  esta  Sección  han  sido  derogados  o  modificados,  debido  a  la  naturaleza  cambiante  del  contexto  sociocultural  de  la  Constitución.  Es  el  caso  del  servicio  militar,  que  ya  no  es  obligatorio;  y  del  matrimonio,  que  en  la  actualidad  puede  celebrarse  entre personas del mismo sexo.   No se trata de derechos fundamentales, y por lo tanto no cabe para ellos el recurso de amparo  ante el Tribunal Constitucional, aunque tienen una reserva de ley (ordinaria) para preservar su  ejercicio.  Se  pueden  catalogar  como  derechos  del  ámbito  público  y  de  carácter  socioeconómico.  Artículo  30.  Servicio  militar  y  objeción  de  conciencia.  Con  la  supresión  del  servicio  militar  obligatorio (Ley 17/1999) y la profesionalización de los Ejércitos, se ha de valorar la distinción  entre  "el  deber  de  defender  a  España"  y  la  obligación  de  "cumplir  el  servicio  militar".  El  primero, se reconoce en el apartado uno y el segundo, de acuerdo con lo que exprese la ley, en  el apartado dos. El deber de defender a España es un concepto más amplio que las posibles  obligaciones  militares  que  se  puedan  imponer  a  los  ciudadanos  por  el  legislador,  y  que  no  queda regulado por éste en todos sus extremos.  El  establecimiento  de  deberes  militares  en  la  Constitución  no  es  una  novedad  de  la  actual  Constitución;  por  el  contrario,  tenemos  antecedentes  en  la  mayor  parte  de  los  textos  históricos  de  nuestro  país.  No  sucede  así  con  la  consideración  de  la  participación  en  la  defensa nacional como derecho, que aparece por primera vez en la Constitución de 1978 y 

CAMPUS 2.0

35

Derecho de la Comunicación

que hay que poner en relación con la extensión del principio de igualdad también al ámbito  militar. Tampoco la objeción de conciencia tiene precedente.  Artículo  31.  Pago  de  impuestos.  El  deber  de  contribuir  al  sostenimiento  de  los  gastos  públicos es una necesidad para el mantenimiento del Estado. Lo que genera discusión son las  condiciones en las que de acuerdo con la Constitución debe cumplirse dicho deber. Por ello,  se  establecen  los  principios  de  universalidad,  individualidad,  igualdad  y  progresividad,  no  confiscatoriedad y capacidad económica, así como el principio de eficacia y economía en la  ejecución del gasto.  Artículo 32. Matrimonio. Desde el punto de vista del Derecho privado el matrimonio es un  negocio  de  Derecho  de  familia  que  se  perfecciona  con  la  voluntad  concordante  de  los  contrayentes y que se expresa con la declaración que emiten los cónyuges de acuerdo con  ciertos requisitos formales y materiales, como la capacidad o ausencia de impedimentos. El  reconocimiento  del  derecho  al  matrimonio  en  la  Constitución  lo  convierte  en  mucho  más  que un negocio privado, es la plasmación constitucional de la manifestación del derecho de  toda persona a configurar libremente su vida, en tanto que reconoce y garantiza la capacidad  de constituir una familia de acuerdo con las previsiones legales y constitucionales.  Artículo 33. Derecho a la propiedad. Si bien la propiedad privada y la herencia se incluyen en  el Capítulo Segundo del Título Primero, referente a los derechos y libertades, no se integra  en los derechos fundamentales y libertades públicas de la Sección 1ª, sino que se sitúa entre  los "derechos y deberes de los ciudadanos" de la Sección 2ª. Ello se debe a que la propiedad  ha pasado de entenderse como el derecho individual y personal por antonomasia a ser un  derecho  "estatutario"  y  a  articularse  como  una  institución  jurídica  objetiva,  cargada  de  limitaciones impuestas por la función social a la que se encuentra sujeta.     Artículo 34. Derecho de fundación. La Constitución consagra el derecho de fundación como un  derecho fundamental de segundo grado, excluido de la tutela del recurso de amparo, a pesar  de la remisión que en este artículo 34 se hace al derecho de asociación (que sí tiene esta tutela  constitucional). El concepto de fundación reconocido en la Constitución es el que la considera  como  "la  persona  jurídica  constituida  por  una  masa  de  bienes  vinculados  por  el  fundador  o  fundadores  a  un  fin  de  interés  general".  El  concepto  de  persona  no  equivale  sólo  al  de  ser  humano, sino que es más amplio, ya que también incluye a las personas jurídicas, que pueden  ser fundaciones o empresas. Estas se basan en la idea de compartir, presente en el credo de las  religiones.  Artículo 35. Derecho y deber del trabajo. El derecho al trabajo es una de las bases sobre las  que  se  asienta  jurídicamente  el  modelo  laboral  de  nuestra  Constitución.  Este  modelo  comprende  otras  disposiciones  constitucionales  de  carácter  fundamental  como  son,  entre  otras,  el  reconocimiento  del  papel  de  los  sindicatos  (artículo  7),  el  reconocimiento  del  derecho  de  huelga  (artículo  28),  el  reconocimiento  de  la  negociación  colectiva  y  los  conflictos colectivos (artículo 37), y la distribución de la renta, la formación profesional y la  seguridad e higiene en el trabajo (artículo 40). Todos ellos constituyen una sistemática que  conforma la estructura de las relaciones laborales desde el punto de vista constitucional. El  Derecho  al  trabajo  como  parte  de  este  articulado  aparece  configurado  como  un  derecho  dinámico  que  comprende  no  sólo  su  reconocimiento  formal  sino  también  el  deber  de  los  Poderes públicos de promover su realización efectiva.  Artículo  36.  Colegiación.  La  libertad  del  ejercicio  profesional  se  encuentra  contemplada  en  dos preceptos constitucionales. Primero en el artículo 35 que reconoce con carácter general 
CAMPUS 2.0 36

Derecho de la Comunicación

el derecho a la libre elección de profesión u oficio y, segundo, este artículo 36 que establece  la regulación de las profesiones tituladas. La libertad de elegir una profesión no tiene límites  jurídicos, sí, en cambio, el ejercicio de la profesión, más aún cuando ésta se encuentra bajo la  tutela de un colegio profesional. La Constitución no establece un modelo predeterminado de  colegio profesional. Solamente impone que "su estructura interna y funcionamiento deberán  ser democráticos".  Artículo 37. Convenio laboral. Conflicto. El artículo 37 junto con el 35 y el 38 comprenden el  marco  constitucional  de  las  relaciones  laborales.  Conforme  este  precepto,  la  ley  debe  garantizar  el  derecho  a  la  negociación  colectiva  laboral  y  la  fuerza  vinculante  de  los  convenios,  reconociendo,  además,  el  derecho  de  los  trabajadores  y  empresarios  a  tomar  medidas de conflicto colectivo. Hay vínculos estrechos con otros preceptos constitucionales:  con el artículo 7, porque la negociación colectiva y los convenios son instrumentos utilizados  por los sindicatos de trabajadores y las asociaciones de empresarios para la defensa de sus  intereses;  con  el  artículo  28,  también  porque  el  derecho  de  huelga  tiene  un  vínculo  inmediato con las medidas de conflicto colectivo a las que se refiere este artículo.  Artículo  38.  Libertad  de  empresa.  Este  derecho  conlleva  una  responsabilidad  social  corporativa  para  con  la  protección  del  empleo,  de  los  accionistas  y  del  entorno  ambiental.  También establece los límites dentro de los que han de moverse los poderes constituidos al  adoptar medidas que incidan sobre el sistema económico de nuestra sociedad, que responde  a un modelo de economía de libre mercado.    Capítulo III  El  Capítulo  III  de  la  Constitución  de  1978  hace  referencia  a  los  principios  rectores  de  la  política social y económica (poderes públicos) abarcando desde los artículos 39 hasta el 52.  Artículo  39:  Protección  a  la  familia  y  a  la  infancia  por  parte  de  los  poderes  públicos  que,  además, han de dar protección oficial a los menores. Por otra parte, se obliga a la atención  de los hijos, por parte de sus padres, dentro o fuera del matrimonio.   Artículo 40: Se divide en dos apartados que hacen referencia a la obligación de promover el  progreso social mediante la redistribución de la renta y la política orientada al pleno empleo.  Además establece exigencia de la existencia y cumplimiento de una política de formación y  readaptación laboral, así como de la seguridad, higiene y descanso del trabajador durante el  periodo de la jornada laboral.   Artículo    41:  Establecimiento  de  un  régimen  público  de  la  Seguridad  Social  para  todos  los  ciudadanos,  de  tal  manera  que  se  garantice  la  cobertura  de  las  prestaciones  suficientes,  especialmente, en caso de necesidad.   Artículo 42: Artículo por el que el Estado ha de garantizar la salvaguardia de los derechos de  los emigrantes españoles.  Artículo  44:  Los  poderes  públicos  han  de  promover  y  tutelar  el  acceso  a  la  cultura,  la  investigación científica con el fin de la obtención del beneficio general.   Artículo  45:  Derecho  al  disfrute  del  Medio  Ambiente  necesario  para  el  desarrollo  de  la  persona, motivo por el que los poderes públicos quedan obligados a velar por la utilización  racional de los mismos reservándose el derecho de establecer sanciones penales.  
CAMPUS 2.0 37

Derecho de la Comunicación

Artículo  46:  Garantía,  por  parte  de  los  poderes  públicos,  de  la  conservación  y  enriquecimiento del enriquecimiento del patrimonio artístico determinando la sanción penal  para aquellos que atenten contra dicho patrimonio.   Artículo 47: Dos apartados que exponen el derecho a la vivienda digna y adecuada así como  la  obligación  de  los  poderes  públicos  de  establecer  las  normas  pertinentes  para  hacer  efectivo este derecho mediante la regulación del suelo evitando posibles especulaciones. Por  otra parte, la comunidad participará en la plusvalía de las acciones urbanísticas públicas.   Artículo  48:  Derecho  a  la  participación  por  parte  de  la  juventud  en  el  desarrollo  de  la  sociedad.   Artículo  49:  Realización  de  una  política  de  previsión  y  atención  de  los  disminuidos  físicos,  psíquicos o sensoriales.   Artículo 50: Garantía de pensiones adecuadas y actualizadas para la suficiencia económica de  los ciudadanos de la tercera edad, siendo también necesario promover su bienestar.   Artículo  51:  Se  divide  en  tres  apartados  que  hacen  referencia  a  la  defensa  de  los  consumidores,  la  información  y  educación  de  los  mismos,  y  la  regulación  del  comercio  interior así como del régimen productivo.   Artículo  52:  La  ley  deberá  encargarse  de  regular  las  organizaciones  profesionales  que  contribuyan a la defensa de los intereses económicos propios, siempre que sea de manera  democrática.     Capítulo IV  El  capítulo  IV  de  la  Constitución  habla  de  las  garantías  de  las  libertades  y  derechos  fundamentales del ciudadano. Y trata los artículos 53 y 54.   Artículo  53:  De  este  artículo  deriva  el  concepto  esencial  de  «derecho  fundamental» 1   y  vincula a todos los poderes públicos y a la ley, además persigue la eficacia en el ejercicio de  los  mismos.    Asimismo  se  establece  que  cualquier  ciudadano  puede  alcanzar  o  exigir  los  derechos expuestos en el artículo 14 de la sección 1º de la constitución «Los españoles son  iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento,  raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.»; por  otra  parte  establece  la  relación  jurídica  de  derecho  fundamental  y  su  limitación  así  determina que cualquier ciudadano puede exigir dichos derechos por un procedimiento de  principios de preferencia (ponderación judicial directa de los derechos y bienes en conflicto)  y,  en  caso  de  que  no  funcionase,  mediante  el  recurso  de  amparo  ante  el  TC,  aplicable  a  la  objeción  de  conciencia  del  artículo  30:  «La  ley  fijará  las  obligaciones  militares  de  los 
 Derechos Fundamentales: Son aquellos Derechos Humanos garantizados por el ordenamiento jurídico  positivo. De  este  modo  podemos  observar  en  la  práctica  que  no  siempre  que  se  atenta  contra  los  Derechos  Humanos se atenta contra los Derechos Fundamentales. Comprenden junto a las libertades tradicionales, los  nuevos Derechos de carácter económico, social y cultural.   Los Derechos Fundamentales son una pieza fundamental del Constitucionalismo actual; tanto es así que  las  normas  que  los  rigen  son  decisivas  para  determinar  un  modelo  u otro  de  sociedad.  Estado  de Derecho  y  Derechos  fundamentales  mantienen  una  relación  de  mutua  exigencia  e  implicación:  Los  Derechos  fundamentales constituyen la principal garantía con la que cuentan los ciudadanos de un Estado de Derecho, y  así éste se orienta hacia el respeto y la promoción de la persona humana.    CAMPUS 2.0 38
1

Derecho de la Comunicación

españoles  y  regulará,  con  las  debidas  garantías,  la  objeción  de  conciencia,  así  como  las  demás causas de exención del servicio militar obligatorio, pudiendo imponer, en su caso, una  prestación social sustitutoria».   Además  se  expone  (en  el  apartado  3)  el  reconocimiento,  respeto  y  protección  de  estos  principios  atendiendo  a    la  legislación  positiva,    la  práctica  judicial  y  la  actuación  de  los  poderes  públicos  (previamente  vinculados  en  el  apartado  1)  sólo  pudiendo  ser  ordenados  ante  la  jurisdicción  ordinaria  de  acuerdo  con  las  leyes  que  desarrollen.  Regulando,  de  esta  manera, el margen de intervención legislativa, la construcción jurisprudencial, los derechos  fundamentales, entre jurisdicción ordinaria y jurisdicción constitucional, el llamado «amparo  ordinario»  de  los  derechos  fundamentales,  el    panorama  legislativo  e  incertidumbres  constitucionales y el marco de la exigencia constitucional.  Artículo  54:  Sobre  el  Defensor  del  Pueblo.  «Una  Ley  Orgánica  2 regulará  la  institución  del  Defensor  del  Pueblo,  como  alto  comisionado  de  las  Cortes  Generales,  designado  por  éstas  para la defensa de los derechos comprendidos en este Título, a cuyo efecto podrá supervisar  la actividad de la Administración, dando cuenta a las Cortes Generales.»         

 

  Ley  orgánica:  Se  trata  de  la  ley  que  se  necesita  desde  el  punto  de  vista  constitucional  para  regular  algún aspecto de la vida social. Estas leyes tienen una competencia distinta a las leyes ordinarias y, por tanto,  requieren de algunos requisitos extraordinarios (como la mayoría absoluta a la hora de su aprobación).   CAMPUS 2.0 39

2

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful