nº 22

PCV2: Control y prevención de la Circovirosis porcina ¿Con qué armas contamos?

Aunque la aparición de vacunas ha mejorado mucho la situación de numerosas explotaciones respecto al PCV2, todavía se desconocen muchos de los factores desencadenantes de la circovirosis porcina y, por ende, qué elementos hay que tener en cuenta para conseguir un verdadero control de la enfermedad. La aparición de este síndrome se ha ligado a factores ambientales, pautas de manejo incorrectas, determinadas líneas genéticas, enfermedades concomitantes, etc. A lo largo del tiempo se han propuesto diversas actuaciones para el tratamiento y control del síndrome de desmedro, como el uso de antibióticos

50

y antiinflamatorios o la sueroterapia. En general, la respuesta a los tratamientos antibióticos no es buena y en algún caso puede resultar hasta negativa, sobretodo en aquellos donde el Síndrome de Desmedro Postdestete aparece conjuntamente con el Síndrome de dermatitis y nefropatía porcino ya que al existir lesiones renales la eliminación de las sustancias inyectadas puede verse alterada. Además, los tratamientos inyectables generalizados originan estrés y lo único que consiguen es aumentar el número de bajas. Respecto a los resultados obtenidos con la sueroterapia (aplicación intraperitoneal o subcutánea de un suero hiperinmune frente a PCV2 procedente de la misma granja) inicialmente fueron

prometedores, sin embargo sucesivos estudios han mostrado resultados variables posiblemente en función del estado sanitario que posea la granja. Hoy por hoy las intervenciones propuestas son: APLICAR EL PLAN DE LOS 20 PUNTOS DE MADEC y VACUNAR. El plan de los 20 puntos consiste en un grupo de medidas que serían potencialmente aplicables a la mayoría de los procesos clínicos que cursan con desmedro, con independencia de las causas que los provocan. Incluyen una serie de acciones tanto en paridera como en transición y engorde, así como aspectos genéricos de la granja.

nº 22

Europa la primera vacuna frente a PCV2. Esta vacuna inactivada, se comenzó a aplicar en cerdas en Francia y Alemania con licencias de uso temporal y, actualmente, es la única autorizada en nuestro país. Por otro lado, en esas fechas los científicos norteamericanos empezaron a trabajar intensamente en esta enfermedad y, a partir de 2006, este mercado dispone de cuatro vacunas frente al virus: la destinada a cerdas y tres de aplicación en lechones. Cabe destacar el espectacular resultado que las vacunas frente a PCV2 han tenido en escenarios de enfermedad epizoótica, especialmente en Estados Unidos y Canadá, pero también en Europa. Área de parideras 1. Realizar un manejo “todo dentro-todo fuera” y vaciar, limpiar y desinfectar las fosas de purines entre lotes. Lavar las cerdas y desparasitarlas antes de parir. Utilizar adopciones solamente en caso necesario y, únicamente, en las primeras 24 horas post-nacimiento. 15. Disminuir la densidad de animales por corralina (espacio mayor de 0,75 m 2/cerdo). Las ventajas obtenidas al aplicar la vacuna en cerdas son: 1) disminución de la mortalidad en todas las fases de

2. 3.

PCV2 se encuentra ampliamente difundido a nivel mundial entre la cabaña ganadera porcina. Aunque en muchas explotaciones la infección es de tipo subclínico, se asocia a diversos cuadros patológicos como el Síndrome de Adelgazamiento Post Destete (PMWS), el Síndrome de Dermatitis y Nefropatía Porcino, la Necrosis Pulmonar Proliferativa, el Tremor Congénito tipo 2, fallos reproductivos y se ha podido aislar como componente del Complejo Respiratorio Porcino en muchas granjas. La ruta de transmisión que se considera más probable para el PCV2 es la vía aerógena. También se ha detectado el virus en heces, orina, saliva, secreciones oculares y semen, pero se desconoce si ésta puede ser realmente una vía de contagio. Experimentalmente, la infección de cerdas gestantes produce fallos reproductivos como lechones nacidos muertos o momificados. Además, es posible el nacimiento de lechones ya infectados. En general, los animales seroconvierten entre las 2 y 4 semanas postinfección. El PMWS es una enfermedad que se presenta en cerdos poco tiempo después de finalizar el destete, especialmente entre las 6 y 14 semanas de vida. Clínicamente se caracteriza por retraso en el crecimiento. Los hallazgos macroscópicos más representativos son: canal caquéctica, nódulos linfáticos (especialmente los inguinales superficiales y los mesentéricos) aumentados de tamaño y ausencia de colapso pulmonar, con o sin patrón lobulillar evidente, lo que evidencia de forma probable una neumonía intersticial. A la hora de establecer un diagnóstico positivo de circovirosis porcina debemos basarnos en diversos criterios. En primer lugar, la sintomatología clínica, por otro lado los hallazgos anatomopatológicos, el historial productivo y sanitario de cada explotación y, por último, cabe conseguir la detección del agente vírico o de su genoma, por “hibridación in situ” o inmunohistoquímica, en las lesiones de los tejidos linfoides de los cerdos afectados.

Área de transición 4. Corralinas pequeñas y con particiones sólidas. 5. Vaciar, limpiar y desinfectar las fosas de purines entre lotes y realizar un estricto manejo “todo dentro-todo fuera”. 6. Disminuir la densidad de animales por corralina (3 lechones/m 2). 7. Incrementar el espacio de comedero por cerdo (mínimo 7cm/lechón). 8. Mejorar la calidad del aire (NH3<10 ppm; CO2<0,1%; humedad relativa<85%, etc.). 9. Mejorar el control de temperatura. 10. No mezclar lotes. Área de engorde y finalización 11. Corralinas pequeñas y con particiones sólidas. 12. Vaciar, limpiar y desinfectar las fosas de purines entre lotes y realizar un estricto manejo “todo dentro-todo fuera”. 13. No mezclar con cerdos que procedan de la transición. 14. No remezclar entre cerdos de distintas corralinas de finalización.

16. Mejorar la calidad del aire y la temperatura. Puntos adicionales 17. Programa vacunal apropiado. 18. Adecuado flujo entre edificios (de animales, de aire, etc.). 19. Higiene estricta (en el corte de colas y colmillos, durante las inyecciones, etc.). 20. Rápida separación de los cerdos enfermos a la zona que hayamos reservado para este fin, o bien, eutanasia de los mismos. En el año 2004 se comercializó en

crecimiento (lactación, destete y cebo), 2) homogenización de las camadas, 3) mejora de los índices de crecimiento y conversión y 4) reducción del gasto en medicamento. Desde el punto de vista de la rentabilidad es conveniente vacunar siempre que en la explotación se den las siguientes premisas: - Que en la granja en cuestión haya cuadros clínicos compatibles, en una cierta medida, con PCV2. - Que se confirme en un laboratorio la implicación del PCV2 en la situación de la granja. - Que la estimación de los resultados consecutivos a la vacunación dé un retorno de inversión suficiente.

52

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful