Perspectivas de futuro

El futuro es tan volátil como el propio presente. Hace tan sólo un mes mi situación era totalmente distinta y, por tanto, mis planes de futuro eran otros. Ahora, sin embargo, mi visión a largo plazo a cambiado completamente. Hace un mes mi situación laboral no era demasiado esperanzadora: trabajaba como administrativa en los servicios sanitarios de urgencias de un hospital, a media jornada. Dada la situación laboral actual en este país, no puedo decir que me sintiera desafortunada pero no me sentía realizada. Mi idea, entonces, era seguir trabajando hasta encontrar algo mejor y, mientras tanto, seguir formándome en el ámbito de la traducción, más concretamente en el de la mediación, ya que es el ámbito que, después de realizar esta asignatura, más me interesa. Me había incluso planteado empezar el doctorado en este ámbito, ya que me habían comentado que la universidad de Granada lo ofrecía. Ahora, un mes después, mi idea de futuro ha cambiado un poco respecto a la anterior de realizar un doctorado. Hace aproximadamente un mes recibí una llamada telefónica de una empresa en la que me informaban que mi currículo había llegado a sus manos y que estaban muy interesados en realizarme una entrevista. Se trataba de una empresa que se dedica a la fabricación de piezas de vehículos para diferentes marcas. Buscaban a alguien para llevar todo el sector comercial del sector alemán y realizar, además, alguna traducción ocasional. Después de realizar la entrevista me explicaron un poco más acerca de la empresa, de las condiciones laborales y económicas y de las tareas que debía llevar a cabo. Además de ofrecerme la oportunidad de trabajar con el alemán y de realizar alguna que otra traducción, me ofrecía la posibilidad de estar en contacto con otras personas (ya que debía estar muy en contacto con los clientes) y lo que para mí supone un plus, la posibilidad de viajar casi una vez por semana a Alemania, República Checa y otros países. Esperé unas semanas una llamada que parecía no llegar nunca y, finalmente, sucedió. Me llamaron para decirme que el puesto era mío, y fue en ese justo instante cuando vi que mi futuro acababa de cambiar por completo. Creo que, por lo menos durante una temporada, voy a centrarme en mi nuevo trabajo. Por ahora me resulta interesante y me gusta el hecho de no tener que pasarme 8 horas diarias traduciendo. Trabajo con alemán y no con inglés, que es lo que pretendía y además me permite viajar muy a menudo. La idea de realizar un doctorado sigue en mente, pero quizás no en mi futuro más próximo. Me he dado cuenta de que no quiero dedicarme a la traducción por completo y que me veo en una empresa como en la que estoy actualmente o en cualquier otra, realizando tareas que tengan que ver con los idiomas que hablo y que además me permita relacionarme.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful