You are on page 1of 71

DINÁMICA SOCIO CULTURAL DEL BARRIO 20 DE JULIO DURANTE LOS DIAS

DOMINGOS

ASOCIACIÓN DE TRABAJO INTERDISCIPLINARIO


A.T.I.

Santafé de Bogotá, 1.996


I. INTRODUCCIÓN

El abordar la problemática de los fenómenos sociales, dados de manera regular en


el tiempo y el espacio, implica la apropiación del concepto de lo público, surgiendo
de inmediato preguntas gruesas que podrían fundamentar, justificar o por lo menos
entender dichos fenómenos y que requieren de una respuesta juiciosa a riesgo de
formular alternativas rígidas que no se compadezcan con aquello que subyace en el
fenómeno mismo y le da vida.

La discusión en torno a la construcción de un imaginario sobre la categoría de lo


público nos parece que es pertinente, pues allí se encuentra el centro de este
enfrentamiento de la ciudadanía con el manejo y apropiación de los entornos
político, espacial y económico de carácter común a toda la población.

Veamos....

1. Una nación en la cual el Estado se encuentra privatizado generación tras


generación, donde éste se constituye en el fortín de las corruptelas y premio de la
compraventa, un Estado que es concebido como botín de un grupo particular que
gana las elecciones, de ninguna manera puede aportar a la construcción de lo
público como algo real y prácticamente evidencia la negación de esta categoría más
allá de los discursos y el formalismo de la ley.

En Colombia la apropiación de lo público, de la cosa pública, por parte de los


partidos tradicionales y la exclusión política que ello ha implicado, siempre para el
resto de propuestas diferentes a estas dentro de la lógica amigo enemigo, ha
significado la construcción de un imaginario de exclusión que implica de alguna
manera reproducir esta dinámica de apropiación en los más vastos espacios de la
cotidianidad del ciudadano: La fuerza pública esta al servicio de intereses privados y
no al servicio de la nación, la justicia pública es para los de ruana, el suelo y el
subsuelo es ofertado en el mercado mundial. Así, lo público pierde su contenido y
es interiorizado como lo que no es de nadie, más que de aquel que posea el
recurso o la fuerza para apropiarse de el.
Por ello lo general, lo que es de todos es fácilmente apropiable por los intereses
particulares, allí tenemos la corrupción administrativa que sobrepasa la cifra de
millones de millones de pesos al año.

Venimos en un acelerado proceso de privatizaciones no como uno de los elementos


de la modernización del Estado que eleve la categoría de lo público a su justo valor
social, sino más bien dentro de la lógica del pensamiento neoliberal y la lógica del
capital: se privatiza la salud, las vías públicas son privatizadas, los parques se
entregan a los particulares, las comunicaciones eje estratégico de la soberanía
nacional son privatizadas.

Lo público como real es privado, el interés particular prima sobre el colectivo, este
es un imaginario profundamente interiorizado en el ciudadano corriente de nuestro
país. Por ello cuando definimos lo público como la dimensión última no negociable,
no expropiable, no divisible, no privatizable de una nación y vemos que el Estado no
esta al servicio de ella y que la fragmentada sociedad civil apenas si puede respirar,
lo público desaparece del escenario.

2. Ahora, existen fenómenos de apropiación de lo público que históricamente se han


venido configurando y que por su carácter localizado, masivo, cultural y económico
se sostienen en el tiempo. Estos son fenómenos que si bien es cierto se mueven en
la lógica antes expuesta, se encuentran revestidos de la particularidad de ser
construcción natural, popular, que se ligan fuertemente al entorno social en el cual
se desarrollan y que se constituyen en componente importante de un espacio
determinado: en lo político, lo económico, lo social, lo espacial. Son fenómenos que
requieren ser considerados y analizados no solamente desde la legislación o la
norma en torno a la posibilidad de su existencia como hecho social, sino que implica
asumirlos como fenómenos dados, fuertemente arraigados, constitutivos de
imaginarios, referentes culturales y por tanto del ser social y la personalidad de un
municipio, barrio, localidad o ciudad.

3. Inexistencia de lo público y exclusión. Traslapemos esta discusión a la


apropiación de lo que llamamos cultura ciudadana. ¿Es posible construir ciudad y al
ciudadano moderno cuando las más amplias mayorías se encuentran excluidas de
la participación, de la toma de decisiones, de la redistribución económica, del uso
de la palabra porque los medios de comunicación están controlado por monopolios
privados? ¿Es posible recuperar, sanear y ampliar el espacio público urbano desde
referentes políticos y sociales que excluyen al ciudadano de lo público como
manifestación política? Aquí es donde se liga lo público como lo de todos con lo
privado como lo que es particular.

El ciudadano que se siente excluido entiende que lo que es de todos también es


suyo y que si socialmente se le niega la posibilidad de una existencia digna con
buena calidad de vida, pues debe hacer ejercer su derecho sobre lo que también
considera suyo para ganarse la vida y garantizar su existencia.

El fenómeno de la economía informal, las ventas ambulantes y la apropiación de las


calles para ejercer estas actividades de alguna manera comporta esta lógica. Es el
mecanismo que la exclusión utiliza para incluirse dentro de la dinámica económica.
Por ello es que no basta con aplicar medidas, leyes y decretos para expulsar de las
calles a los miles de ciudadanos que han encontrado en ellas una opción de vida y
ejercen una profesión. Quizá una de las más antiguas del planeta.
II. METODOLOGÍA

La presente es una observación de carácter analítico-descriptivo. Partió de una


indagación y elaboración preliminar en fuentes secundarias en torno a la temática
objeto de la indagación.

En la fase directa de observación se implementó la utilización del diario de campo y


la técnica de entrevista como recursos para la recolección de la información de
fuentes primarias. Las preguntas generadoras y orientadoras de estos dos
instrumentos estuvieron orientadas por las siguientes categorías:

2.1. CATEGORÍAS

Imaginario
Cuál es la representación social que se viene construyendo frente al lugar en los
siguientes aspectos:
* Seguridad
* Comodidad
* Religiosidad

Usos
¿Qué necesidades busca resolver el habitante al acudir al 20 de Julio?
* Religiosidad: oración, compra de utensilios.
* Encuentro y socialización
* Recreativas

Diferentes usos del espacio y localización de los mismos.


* Comercial: Formal e informal
* Vías públicas
* Zonas verdes

Tiempos
¿Con que frecuencia y que tiempo destina el poblador habituado a asistir al 20 de
Julio?
Conflictos
Niveles de conflictividad
* Actores
* Causas
* Tratamiento de los conflictos

2. 2. INSTRUMENTOS METODOLÓGICOS

2. 2. 1. Encuestas
Se aplicaron 170 encuestas de sondeo de opinión, en 4 puntos diferentes aledaños
a la iglesia del 20 de Julio, durante el segundo día de observación. Se entiende que
la muestra no es significativa, pero se debe tener en cuenta que en tanto la guía
metodológica central de la observación pretendía caracterizar la dinámica socio-
cultural con observaciones y recolección de información directas, dichas encuestas
se constituían en material de apoyo a lo observado.

2. 2. 2. Diarios de Campo
La observación se realizó y registró desde las 6:00 a.m. hasta las 8:00 p.m., de
manera simultánea en diversos puntos adyacentes a la iglesia del 20 de Julio,
durante cuatro domingos consecutivos y contó con la participación de siete
observadores permanentes.

2. 2. 3. Entrevistas Semiestructuradas
* Se realizaron 15 entrevistas semi-estructuradas que estuvieron dirigidas
fundamentalmente a residentes en el sector, vendedores ambulantes,
comerciantes, autoridades de policía, miembros de la iglesia salesiana y
profesionales de las ciencias sociales conocedores de la temática

2. 2. 4. Registro Visual
* Se realizó un registro fotográfico y fílmico sin editar en el cual se da cuenta tanto
del flujo de visitantes, manejo y utilización del espacio en las diversas actividades
comerciales, religiosas y recreativas que se llevan a cabo allí.
Finalmente, para la elaboración del informe final se procedió a realizar una
sistematización por cada uno de los instrumentos aplicados, para posteriormente
cruzar la información obtenida, en tanto todos los instrumentos empleados estaban
guiados por las mismas preguntas generadoras.
III. EL BARRIO

3. 1. ANTECEDENTES

El 20 de Julio es un barrio con una historia suigeneris en Santafé de Bogotá. Se


edificó en los terrenos de la finca de Antonio Nariño la cual prácticamente ocupaba
lo que hoy día es el sur-oriente de la capital y su desarrollo estuvo estrechamente
influenciado por la dinámica de la iglesia y la labor de los curas Salesianos como el
padre italiano Juan del Risso, en el año de 1935, labor que estuvo muy ligada con la
misión de los jesuitas en el barrio Villa Javier.

El 20 de Julio fue poblándose con un alto contenido de obreros bogotanos y no de


campesinos migrantes como aconteció con la mayoría de los barrios circundantes
hacia el sur de la ciudad. Para ese entonces el sector poseía una arquitectura
similar a la que hoy día tienen barrios capitalinos como La Perseverancia e incluso
la candelaria aunque con viviendas menos suntuosas, de corte español, adobe y
teja de barro.

Comportaba el ambiente pueblerino con familias prestantes de apellidos


reconocidos como los Tovar o los Millán y albergaba a los artesanos y miembros de
las profesiones liberales, lo que de alguna manera lo distinguía de otros sectores de
la ciudad.

Para entonces, acudir a la iglesia del 20 de Julio era un paseo para los bogotanos y
habitantes aledaños, ya que el barrio daba la sensación de ser un pueblito anexo a
la ciudad donde era posible encontrar elementos diversos en su ambiente religioso,
en su espacio y en su gente.

Es desde allí mismo que surge un ser y una identidad que lentamente se iba
configurando en el tiempo, es desde allí que los espacios cobraron cierta
personalidad que liga la actividad comercial con la dinámica religiosa y la
peregrinación. Los alrededores de lo que hoy día es el santuario del Divino Niño,
desde su origen, han sido lugar de venta de productos varios y espacio de romería,
tanto por el aspecto religioso, como por el ambiente de feria, fiesta, paseo y
distracción.
Los habitantes del lugar desde entonces aprovechaban la ocasión y el espacio
público para vender sus productos caseros: papas chorriadas, los envueltos de
maíz, la aguapanela, el masato o los productos artesanales de calzado y varios. Ello
se ligaba a la existencia del mercado de plaza al cual acudían todos los pobladores
de los alrededores, así como los mismos bogotanos.

En los años 70 uno de los grandes paseos para los estudiantes del sector era el
que los llevaran al 20 de Julio, al teatro o la iglesia que se constituían en referente
de atracción para la juventud. Siempre este micro espacio fue y ha sido considerado
como el centro, el sitio de encuentro, el espacio comercial más importante de la
zona.

3. 2. EL FENÓMENO

Es por lo anterior que sin temor a equivocarnos, podemos aseverar que lo que hoy
día apreciamos en el lugar, no es más que la línea de continuidad de un fenómeno
inherente a este espacio de simbiosis económico-religioso que fue creciendo con el
tiempo. Este es un fenómeno que simplemente se ha multiplicado por mil por diez
mil, al mismo ritmo en que se ha multiplicado la ciudad, y con la misma fuerza y
desplanificación en que esta lo ha hecho.

Aquí, y dentro de la lógica antes mencionada, se dan dos factores que han incidido
para que la situación actual se manifieste con tanta agresividad e impacto. Por un
lado tenemos el prestigio que la imagen del Divino Niño ha adquirido dentro del
imaginario de la comunidad religiosa, superando incluso figuras tradicionales para
los bogotanos y los colombianos en general como el Señor Caído de Monserrate y,
por el otro lado, encontramos el impacto del modelo de acumulación capitalista que
ha arrojado a bastos sectores de la población a la economía de carácter informal y
al dialogo del rebusque.

En la última década el santuario del Divino Niño ha sido instrumentalizado con fines
políticos y económicos; candidatos a alcaldías y aún a la presidencia han llegado
hasta allí a pagar o solicitar favores, se cuentan historias de mafiosos y sicarios
famosos que comparten sus oscuras ganancias con el Divino Baby como se le
llama en el lenguaje callejero, además, y como un elemento de suma importancia la
campaña publicitaria desplegada en torno a la figura del Divino Niño por parte de la
misma iglesia salesiana ha sido muy fuerte, al punto que hoy día vemos su imagen
en todos los rincones de la ciudad.

Por otro lado, el Santuario del Divino Niño se encuentra ubicado en un punto
estratégico dentro de la ciudad, lo cual define algunos elementos que facilitan su
permanencia en el tiempo como sitio de peregrinación; Es de fácil acceso para los
habitantes de la capital desde cualquier punto de ésta ya que cuenta con varias de
las vías más importantes de la ciudad, las cuales circundan sus alrededores: Cl.
22s, Kra 10 y Av. Caracas; de igual manera cuenta con un gran número de rutas de
transporte público aún desde los sitios más alejados de la ciudad; la Kra 10 con Cl.
27s es el corazón de un gran cinturón de pobladores de los sectores populares los
cuales se constituyen en los principales receptores y por consiguiente principales
actores de estas manifestaciones de peregrinación como expresión de sus
imaginarios religiosos

Publicidad, comercio, instrumentalización política, ubicación espacial dentro de la


ciudad, sectores populares, todo esto se conjuga para definir los elementos que
mantienen y reproducen un imaginario cada ves más popular. Como nos decía un
visitante para explicar su veneración:

..... Lo que pasa es que el Señor de Monserrate esta caído en cambio el


peladito esta in, ese chino si es milagroso”

Respecto a la dinámica comercial y la apropiación del espacio público, basta indicar


que fundamentalmente ha variado en cuanto a la oferta de productos y el volumen
de los mismos. El mercado se acomoda y reacomoda según la demanda y el alto
flujo de visitantes durante los días domingo e igualmente lo hace respecto a los
espacios que son " tomados " para dicha actividad. Durante un periodo las ventas
ambulantes están aquí, en el otro están un poco más allá, dependiendo de la
voluntad e intereses tanto de las autoridad como de los politiqueros que han sabido
instrumentalizar el fenómeno para sus intereses particulares.

En el último periodo se observa que se vienen dando pasos hacia la constitución de


una serie de acuerdos donde convergen tanto los intereses de los vendedores
ambulantes, los comerciantes, la administración local y los habitantes, que
visualizan una posible administración del hecho en términos de ganancia colectiva.

Para ello es necesario partir de la comprensión del fenómeno, de su significación


económica, política, social y religiosa, para levantar una propuesta que
considerando todo ello recree el potencial actual del fenómeno: sus actores, el
imaginario sobre el uso del espacio público, los feligreses y sus necesidades en
este espacio, la iglesia y su dinámica social, la relación de la fuerza pública con los
diversos actores etc.

El 20 de Julio es hoy día el sector neurálgico de la localidad de San Cristóbal


constituyéndose en eje de la zona. Sin embargo, a pesar de ello no le esta
generando empleo a sus habitantes en las dimensiones en que podría hacerlo, e
igualmente, no esta generando recursos para su administración en términos de
impuestos por las ventas millonarias y sí de alguna manera esta afectando la
calidad de vida de sus habitantes. La acelerada transformación hacia un área
comercial formal e informal ha implicado la valorización de los predios, el aumento
del desplazamiento poblacional desde el 20 de Julio hacia otros puntos de la
ciudad, y por supuesto, ha transformado la lógica interna de desenvolvimiento de la
cotidianidad barrial.

Por lo anterior vislumbramos que podemos estar ante la mejor de las oportunidades
para elevar a la categoría de proyecto estratégico piloto, este proceso de
reordenamiento que se debe impulsar en el área adyacente a la iglesia del 20 de
Julio. La idea no es destruir la riqueza en variedad, color, sabor, carnaval, feria, se
trata de darle sostenibilidad y proyección que garantice su permanencia en el
tiempo para beneficio de todos, respetando una creación colectiva y cultural de
muchos años.
Así, el urbanismo y el manejo de la espacialidad donde el ser humano se
desenvuelve, en el trabajo, en la calle, en la vivienda, debe estar al servicio de éste,
como lo afirma Ledrut:

“Los hombres no son una realidad plástica a la cual se le pueda hacer


soportar cualquier cosa. Reaccionan siempre frente a las racionalizaciones
puramente técnicas que no consideran los problemas urbanos más que en
términos de cantidad de viviendas, de calles y de consumo. En el orden
mecánico estas reacciones provocan entonces el desorden. La racionalidad
se invierte. En el fastidio y la monotonía de la uniformidad se derrocha, se
saquea y se destruye.

El urbanismo debe dar al hombre la oportunidad de liberarse y recogerse, de


revelarse y esconderse. La ostentación carece de valor sin ocultación, la
1
revelación supone el secreto. "

1
Ledrut, Raymond. El espacio social de la ciudad, Buenos Aires, Amorrourto Editores, 1974, pg 265
IV. ESPACIO PÚBLICO

4. 1. LOS PARQUES

"verde que te quiero verde"


Las zonas aledañas a la iglesia del 20 de Julio, como la mayoría de los barrios de
los sectores populares carecen de una infraestructura de parques y zonas verdes
adecuadas que garanticen un sano esparcimiento para los propios pobladores de la
zona. Por otro lado, la arborización de los andenes es absolutamente precaria, por
lo cual, el aspecto que brinda el lugar es el de una enorme mole de concreto; el
verde de la naturaleza y el color de las flores se conserva casi que exclusivamente
en muy pocas áreas privadas como los jardines de las viviendas.

Dado que los días domingo la población que acude al sector excede en mucho la
capacidad de dichos lugares para albergarlos, era de esperar que estos estuvieran
totalmente llenos de visitantes, pero realmente, podemos afirmar que los parques
aledaños a la iglesia son absolutamente subutilizados al punto que, como zonas de
descanso o recreación no cumplen con su función. La explicación de este fenómeno
puede estar en que la actividad prioritaria se centra en el aspecto religioso en la
plazoleta central y en la actividad comercial sobre las calles y locales del sector.

La escasa arborización del sector, posibilita que las áreas de andenes, que por
cierto son angostas, sean fuertemente utilizadas para la actividad comercial de
carácter informal y parqueo de automotores.

4. 1. 1. La plazoleta central
En 1968 con ocasión de la visita del papa Pablo VI el Distrito decide construir una
plazoleta frente al templo, lugar donde se llevan a cabo las misas en la actualidad.
Este se constituye en el espació público de mayor envergadura del sector, sin
embargo, presta casi que exclusivamente servicio para la realización de los actos
religiosos. Es considerado dentro del imaginario como parte de la iglesia la cual se
encarga de su mantenimiento y aseo de manera permanente.
Comparte una estructura rígida sin mayores atractivos, ni posibilidades de descanso
y aprovechamiento para otras actividades por parte de los pobladores del sector
durante los días entre semana. Durante los días domingo, a pesar de la gran
multitud que se congrega en ella para la celebración de la misa campal, sirve como
corredor de acceso para aquellos feligreses que desean asistir a las celebraciones
en el interior de la iglesia. Es lugar de concentración y "trabajo" de casi la totalidad
de los mendigos y sitio favorito de los aproximadamente 30 bandejeros para la
venta de sus productos religiosos, alimenticios y varios.

4. 2. ESPACIO VEHICULAR

Si bien es cierto tanto los accesos ( Kra 10 y Calle 22s) como las calles y carreras
internas del 20 de Julio se caracterizan por brindar un servicio eficiente en el
transporte vehicular para las características de un barrio popular, por cuanto sus
dimensiones así lo permiten, el alto flujo de vehículos durante los días domingo, la
apropiación de la principal calle por parte del mercado ambulante, la existencia del
mercado de líchigo sobre la Kra 7 con Calle 25 y el alto flujo de visitantes que
transitan por las calles, generan un fuerte estrangulamiento en la circulación de
vehículos.

Por otro, lado la carencia de espacios adecuados de parqueo que soporte la alta
demanda de estos y la utilización de las vías como sitio de estacionamiento y
parqueo de los visitantes, implica que el espacio vehicular se reduzca de dos a un
carril en la mayoría de las vías.

4. 2. 1. Parqueo de automotores
Los dos únicos espacios cerrados, aledaños a la iglesia, habilitados para el
parqueo de vehículos, los cuales son propiedad de la iglesia, son insuficientes para
albergar el número de vehículos que requieren del servicio. Ya que estos se
encuentran ubicados en la misma zona, Calle 28s con Kra 7, se provoca una
enorme congestión en esta vía por cuanto muchos conductores prefieren dejar sus
vehículos en estos parqueaderos ante la otra alternativa de dejarlos al cuidado de
particulares en las calles.
En las horas pico, fin o inicio de las misas, se genera el más fuerte trancón dado
que muchos vehículos deben salir de los parqueaderos mientras otros tantos
pelean por acceder al servicio. Entre misa y misa es usual que los vehículos que
van arribando al lugar se dispongan a hacer fila en la carrera 7 inmovilizándola
durante mucho tiempo, permitiéndose un respiro a esta situación casi que
exclusivamente en los momentos en que se reinicia la entrada al parqueadero.

Además de estos dos parqueaderos existe uno muy pequeño en la Cl. 26s abajo de
la Kra 6 el cual a su vez siempre se encuentra con el cupo completo.

Debido al alto volumen de automotores, tanto de los visitantes como aquellos en los
que se transportan los productos ha ser comercializados en el mercado ambulante y
al escaso espacio para parqueo, las calles y/o andenes adyacentes a la iglesia
cubren la demanda de estacionamiento, generando contradicciones e incidentes
para los habitantes quienes no pueden usar sus vehículos durante los días
domingo.

Exceptuando la Kra 6, la Calle 27s y los alrededores de la plaza informal de


mercado ubicada el la Kra 7 entre calles 25 y 24, la totalidad de las calles y carreras
adyacentes a la iglesia están siendo utilizadas para el parqueo de automotores a
lado y lado de las vías. Actualmente, cerca de 30 personas realizan la labor de
vigilar los vehículos estacionados, distribuyéndose el espacio por cuadras o
fracciones de ésta.

Los cuidanderos, cuidadores, vigilantes o celadores de carros como se les llama, se


apropian de las vías durante el día domingo desde las 7:00 a.m. hasta las 4:00 o
5:00 p.m. dependiendo del lugar donde estén ubicados. La mayoría de ellos son
hombres de diversas edades, jóvenes o viejos, y una minoría de mujeres jóvenes.
Dentro de este grupo existen habitantes del barrio los cuales son los más
numerosos, aunque también existen personas de otras sectores de la capital que,
de todas maneras, tienen algún nexo con el barrio. Siempre cuentan como
mecanismo de defensa del espacio y de su actividad con una autorización o
permiso de alguien para desempeñar esta función durante el día domingo, bien sea
de la iglesia, la policía o los vecinos de la cuadra.
Ahora, el nivel de ingresos de estos personajes es muy variado dependiendo de la
ubicación del espacio "tomado", su tamaño y la cercanía al santuario. Algunos de
ellos tienen entradas hasta de $ 50.000 mientras otros no sobrepasan los $ 20.000.

Dado que es un buen negocio, permanentemente deben defender el espacio en el


cual se han ubicado. Para ello, tanto para desalojar a alguien, como para defender
el sitio existen muchos argumentos, pero el que más pesa para mantenerse allí, es
el hecho de ser habitante de la cuadra o del sector. Aquí se presenta el mismo
fenómeno que con los vendedores ambulantes, la pertenencia, antigüedad,
conocimiento por parte de los vecinos y clientela, define la legitimidad para ejercer
la labor en cualquier espacio.

Se encuentran vigilantes que llevan 8, 6, 4 años, realizando la labor en el mismo o


diferentes lugares del barrio, por lo que ya se consideran profesionales en el arte
del parqueo y la vigilancia. Cada uno de ellos " posee " un espacio que va desde 1/4
hasta media cuadra, se da el caso de los cuidadores que contratan muchachos para
que les ayuden en la labor por una paga determinada previamente, ante la
incapacidad de manejar ellos solos el movimiento de parqueo.

No se observó monopolio del espacio público utilizado para el parqueo automotor,


aparentemente el control que ejercen los vecinos, la misma policía y los vigilantes
mismos ha hecho imposible que se concentre su utilización en unas pocas manos.

La característica de los automotores que utilizan este servicio es que son vehículos,
modestos, no lujosos, populares; taxis, camionetas, etc., que permanecen
estacionados entre 1 y 1 1/2 horas por un precio del servicio de $ 500,
independientemente del tiempo de parqueo. La relaciones entre vigilantes y
conductores son siempre muy cordiales, de camaradería y conocimiento mutuo, no
existen recibos, no se anotan placas, no se controla el tiempo, escasamente se
revisa por encima el vehículo. Los problemas en estos espacios, entre conductores
y vigilantes, en general no son muy frecuentes.
4. 2. 2. Transporte
En general el transporte automotor tanto público como privado genera un
permanente congestionamiento del sector en sus áreas vehiculares,
fundamentalmente el las vías internas del barrio. Como se planteaba con
anterioridad, " no hay vía para tanto vehículo”.

Dado que la venta de productos en la vía es uno de los principales dinamizadores


de la actividad en los días domingo, se observa que desde los mismos vehículos
tipo camión, camioneta o automóviles acondicionados para ello, se comercializan
diversos productos como: líchigo, frutas, alimentos preparados, comidas rápidas,
leche de cabra recién ordeñada, vestuario, tapetes, porcelana etc. Como es obvio,
esta venta directa desde los propios vehículos ocupa un gran espacio público y
genera grandes inconvenientes tanto en la movilidad de los peatones como del
tráfico vehicular. Esta modalidad de comercio se ubica en: la Cl. 27s, 26s, 25s y las
Kra 6, 7, 7a y 9

4. 2. 2. 1. Transporte Público y áreas de congestión


El transporte público durante los días domingo es causante de una serie de
problemas que afectan la convivencia y calidad de vida en el sector. Por un lado,
son un factor de alta contaminación ambiental producida por el escape innecesario
de gases tóxicos al mantener encendidos sus vehículos, aún sin estar estos
dispuestos para iniciar los recorridos o mientras se da una larga espera mientras los
mismos llenan su cupo y, por el otro lado, la contaminación auditiva es fuerte dado
que el trancón permanente exaspera a los conductores quienes pretenden resolver
estos impases por medio de sus bocinas y cornetas de aire.

Las áreas de congestión producidas en el sector y que afectan tanto a los usuarios
como al transporte público son:

En la calle 26s, frente la C.A.I.


Aquí, la congestión es producida por las busetas, buses y ejecutivos que
descienden de los barrios altos, ya que estos esperan a que el semáforo cambie
tres o cuatro veces mientras van llenando de pasajeros sus respectivos vehículos,
aquí se da la pretensión de recoger el mayor número de pasajeros en esta esquina.
Los vehículos se desplazan muy lentamente por la vía debido a situación o bien
porque el alto número de feligreses que se desplazan por la calle impide que el
transporte público sea más dinámico.

Si bien es cierto sobre la Kra 6 los vendedores ambulantes ya no se encuentran


sobre la vía y no existe parqueo o cuidado de carros, el flujo vehicular es muy lento
ya que desde la calle 26s hasta la calle 22s, los vehículos de transporte masivo
recogen ininterrumpidamente la mayor cantidad de pasajeros. Podemos afirmar que
este es un enorme paradero de cinco cuadras.

Sobre la Kra 6: en las calles 25s y 26s.


En la calle 25s la congestión vehicular es producida por el parqueo de los
colectivos que cubren las rutas de Kennedy, Soacha, Britalia, los cuales utilizan la
calle 26s y el cruce de esta con la Kra 6 como sitio de estacionamiento. La
característica de estas rutas de transporte colectivo es que son rutas circulares y no
deberían hacer un pare permanente en este lugar, además, se presenta la situación
que los conductores pretenden iniciar el recorrido con el cupo de pasajeros
completo, para lo cual mantienen los vehículos prendidos durante todo el tiempo
hasta lograr su objetivo.

Sobre la Kra 8
La Kra 8 en el cruce con la calle 27s se constituye en el principal cuello de botella
de esta vía por cuanto: los vendedores ambulantes en esta esquina, tanto en la
calle como en la carrera, se toman parte de la vía estrangulando el flujo de las rutas
de transporte público y de los vehículos particulares que en un buen número buscan
llegar a los parqueaderos de la Kra 7.

La vía que esta adecuada para dos carriles, al alcanzar a la calle 27s, de norte a
sur, se reduce a un solo carril y el cruce sobre la calle debe ser realizado
prácticamente vehículo por vehículo. Además, a pesar de existir un semáforo en
esta esquina, este es poco atendido por conductores y peatones, dado que el alto
número de visitantes que pretenden subir o bajar por la calle 27s se arriesga a
hacerlo, independientemente de la señalización del semáforo. La sensación en este
lugar es de una lucha permanente entre los usuarios de la carrera y los de calle
respectivamente. En la carrera los vehículos y en la calle los peatones.

La calle 27s se congestiona de peatones que no resisten hacer un pare en su fluir,


la masa va presionando y se toman la carrera, de igual manera los conductores
pelean por tomarse el cruce y, muy juntos los unos de otros, los vehículos quieren
conservar el uso de la vía.

En este sector frecuentemente se ubica un agente de transito que se encarga de


controlar el flujo vehicular sobre la Kra 8, pero su misión, ( sin hablar de la
negligencia del funcionario ), se ve entorpecida, ya que cuando éste da paso a los
vehículos, los peatones sobre la calle 27s no permiten la movilización ágil del
transporte.

Otro factor de importancia que ocasiona trancón en este punto, lo constituye el que
las calles 25s y 26s se constituyen en paradero obligado del transporte público para
el descenso de pasajeros.

Calle 27s con Kra 10


La más importante y amplia vía de acercamiento al 20 de Julio, presenta un cuello
de botella en la esquina de la calle 27s en los dos sentidos: norte-sur y sur-norte.
Allí, sobre la carrera 10, desde la 27s incluida ésta hacia, el norte, se ubican los
carreteros vendedores de fruta especialmente, copando un carril de la vía por lo que
los peatones deben caminar sobre la calle para tomar su transporte.

Esta esquina se constituye en paradero de buses por lo cual el semáforo pierde su


función.

4. 3. ESPACIO PEATONAL

Definitivamente los días domingo el 20 de Julio es una enorme vía peatonal que se
ve entorpecida en su fluir por los automotores que osan entrar, perforar ese
enjambre humano en movimiento. Allí es imposible exigirle al visitante que camine
exclusivamente por las aceras debido a que éstas siempre están llenas de
peatones, son miles de personas copando todos los espacios de circulación, por lo
que las vías vehiculares deben ser compartidas forzosamente con los peatones.

Este no es un problema solamente de comportamiento y cultura ciudadana, es un


problema de espacio, la realidad es que la gente no cabe en las angostas aceras
que en muchas ocasiones deben ser compartidas con el mercado ambulante y el
comercio formal.

4. 3. 1. Flujo y movilidad de los peatones


Dado que la iglesia y la plazoleta del 20 de Julio indudablemente se constituyen en
el objetivo a alcanzar por la inmensa mayoría de los visitantes, hemos considerado
este espacio como punto de referencia para definir la movilidad de los peatones y, a
partir del, relacionar la movilidad interna una vez terminadas las ceremonias
religiosas.

4. 3. 1. 1. La llegada
La Avenida Caracas, las carreras 8 y 10, y la calle 22s se constituyen en las
principales vías de acercamiento de los visitantes, dada la existencia de un buen
número de rutas de transporte público que desde todos los puntos de la ciudad se
acercan al 20 de Julio por estas avenidas.

En un constante fluir, marcado fundamentalmente por los horarios de las misas, los
feligreses y visitantes arriban al 20 de Julio en una romería casi que ininterrumpida
ya que prácticamente cada 1/2 hora se inicia una ceremonia religiosa.

Desde la Kra 10 y la Kra 8


Los visitantes ascienden a la iglesia fundamentalmente por las calles 26s y 27s.
Aquí podríamos diferenciar dos tipos de visitantes: por un lado, aquellos que
prefieren hacerlo por la 26s o la 25s son quienes llevan más afán, o bien, desean
eludir el comercio ambulante que se concentra sobre la calle 27s, y por otro lado,
aquellos que suben por la calle 27s que lo hacen de afán o no, pero curioseando los
productos que se ofrecen en el mercado.
Por la Calle 22s
El acceso se da por la Kra 6, esta es una vía mucho más descongestionada, más
amplia, sin venta ambulante por lo cual la movilidad de los visitantes es mucho más
fluida, ágil y sin mayores contratiempos.

No es muy fácil descifrar por cual de estas dos principales vías de acceso arriba
mayor número de visitantes, a simple vista pareciera que son más numerosos los
que se desplazan por la 27s, pero si nos detenemos a observar cuidadosamente
podemos darnos cuenta que ello es debido a la congestión permanente en este
sector ocasionado por las ventas ambulantes.

En la zona comercial de la Cl. 27s casi que se puede afirmar que instintivamente la
masa opta por tomar el sentido de la derecha para movilizarse hacia la iglesia, ello
se puede apreciar por el flujo continuo de ascenso que es más fuerte por este
costado durante todo el tiempo. Sin embargo, debido a la indisciplina social, al
pragmatismo, al afán y los trancones en los corredores del mercado, muchos
peatones van de aquí para allá sin importar esta lógica creando más trancones y
empujones. Se puede observar que son utilizados tanto la acera derecha como el
corredor adyacente a ella dentro del mercado ambulante como canales preferidos
para el ascenso. Así, podemos observar que existe mayor prisa en el ascenso y lo
entendemos en el sentido en que el objetivo principal es alcanzar la plaza y la
iglesia a una hora indicada.

4. 3. 1. 2. La salida
Una vez terminada cada una de las celebraciones religiosas, la de la iglesia y la
misa campal, los feligreses buscan la salida del lugar de acuerdo a las posibles
rutas de transporte para desplazarse fuera del 20 de Julio, o bien se disponen a
realizar alguna actividad de las tantas que se ofrecen en las áreas aledañas a la
plaza.

El primer grupo dentro del cual, distinguimos dos tipos de visitantes bien
diferenciados:
El primer tipo que sin acceder a los servicios y espacios no religiosos, se desplazan
hacia el parqueadero, abordan su vehículo y salen de la zona sin perder mucho
tiempo. La ruta vehicular utilizada para evacuar el lugar es por la Kra 7 o la Kra 8
hacia el sur buscando las vías al oriente o bien la Kra 10 y Caracas. Quienes
parquean el las calles, al norte de la calle 27s, toman la Kra 6 al norte, la Kra 8 al
sur o bien bajan hasta la Kra 10.

Y el segundo tipo de visitantes de este grupo, aquellos que desplazándose a pie


con la misma pretensión que los anteriores, buscan las salidas más rápidas, más
cómodas o simplemente guiados por la oferta de transporte público. En estos
últimos es muy notoria la prisa, evidencian el afán, no quieren saber de nada lo
importante es salir lo más pronto posible del lugar.

Las salidas al igual que las entradas son múltiples, todas las vías son posibles rutas
de escape de estos peatones pero las más empleadas son: la Kra 6 al norte la Kra
5 al sur, la calle 26s al occidente, incluso la calle 27s al occidente, pero
indudablemente la Cl. 27s al norte se caracteriza porque, una vez terminada la
ceremonia, quienes se desplazan hacia allí toman su transporte de manera
inmediata. Con seguridad podemos afirmar que este tipo de visitantes es minoritario
dentro del grueso de feligreses en los días domingo. Son los que solamente van al
oficio religioso, a dar su limosna, al rito de fe.

El segundo grupo, se caracteriza por su despreocupación, en ellos no se


vislumbra la huida como en el grupo anterior, estos por lo contrario se disponen a
curiosear y entran a hacer parte del gran carnaval. Aquí se ponen en juego la
multiplicidad de intereses y necesidades. ¿Cómo definir las posibles rutas de salida
de este grupo que es el mayoritario, si el carnaval esta por todos lados?

Aquí una vez más, al margen de las necesidades y oportunidades que el consumo
ofrece satisfacer, consideramos de mucha importancia la combinación entre la
oferta de transporte masivo y el sitio de vivienda de los visitantes como un elemento
que, de alguna manera, define la movilidad y desplazamiento de éstos una vez
terminado el oficio religioso. Esta es una lógica que de alguna manera define la
circulación hacia la periferia en un lento desplazamiento, que se combina con un
tipo de movilidad de carácter circular al interior del gran mercado.

El desplazamiento hacia la periferia


La muchedumbre sale de la plazoleta formando cuatro enormes ríos humanos. Dos
de ellos, el que se desplaza hacia la Cl. 27s al occidente y el que toma la Kra 6 al
norte, son los de mayor concentración de personas. De los otros dos, de menores
proporciones, uno toma la Cl. 27s al oriente, por este flujo como anotábamos con
anterioridad se movilizan quienes desean abandonar el lugar rápidamente, el otro
se dirige por la Kra 5 al sur.

Este desplazamiento hacia la periferia se mantiene como una constante durante


todo el día, agudizándose su manifestación en los momentos en que salen las
oleadas de muchedumbre de la iglesia o la plazoleta. Aquí es donde hablamos de
ritmos. Ritmos que están definidos más por la cantidad de personas en movimiento
que por el cambio de comportamientos de los visitantes. Ritmos determinados por
los inicios y culminaciones de las celebraciones religiosas.

Desplazamiento circular
Esa lenta movilización hacia la periferia, descontando la salida por la Cl. 27s al
oriente, es la mejor invitación a participar del carnaval y es allí donde las mil y una
opciones que éste ofrece, se activan e imprimen la lógica de feria en el
desplazamiento de los visitantes. Indudablemente es difícil precisar el
desplazamiento en una feria, porque feria es feria y la norma es que todo lo que
puede representar un interés, todo lo que llame la atención es susceptible de ser
probado o visto. Por ello es que se interrumpe el fluir hacia el exterior, la gente
sube, baja, se devuelve, se integra al mercado ambulante o comercial, se detiene a
descansar en la acera o en un recinto cerrado, se refresca, se forman los tumultos
frente al culebrero, el adivino o los mimos.

Ahora, dentro de la dinámica interna del sector y este fluir circular, se encuentran
algunos puntos particulares con ritmos propios: la plaza de mercado y su interior, la
placita de líchigo de la Kra 7 y el Cafam de la Cl. 22s. Estos se constituyen en
espacios en los cuales se integra la lógica, dinámica y movimiento de los visitantes
con las actividades propias de los habitantes del lugar que a su vez tiene sus ritmos
propios.

4. 4. LAS CONTAMINACIONES

4. 4. 1. Contaminación visual
"Ojos que todo ven con razón que se angustian”
La Cantidad de avisos publicitarios es el mejor "aviso" para indicarnos el grado de
comercialización de esta área de la localidad. Como en la mayoría de las zonas
comerciales de Santafé de Bogotá esta propaganda no solo sobrepasa el 20%
reglamentario de acuerdo al área total de la fachada de la construcción, sino que
además las fachadas son sobrecargadas con multiplicidad de anuncios y artículos
de todo tipo. Un ejemplo de ello es una gran oveja disecada e izada a la entrada de
un restaurante para anunciar su plato especial.

4. 4. 2. Contaminación Auditiva
"quien más grita más vende"
La competencia mercantil en esta gran feria donde todo se vale implica promocionar
el producto y para ello que mejor que un altoparlante, un megáfono, una grabadora
a todo volumen o en el "mejor" de los casos vocear a todo pulmón.

Comenzando por las orientaciones espirituales y regaños de los curas que ofrecen
la misa, ya que estos deben tener atentos a sus feligreses, así como lograr llevar
su mensaje a la mayor cantidad de público. El altoparlante a través del cual se
promulgan las misas es uno de los contaminantes auditivos más grandes del lugar
por cuanto este se escucha a varias cuadras a la redonda.

Otro gran contaminante es el transporte automotor, con sus frenos de aire


descargándose permanentemente y sus potentes cornetas, como si con ellas
pudieran despejar la vía. Corneta llama corneta, basta que uno de ellos comience a
pitar y el estruendo se generaliza.

Los locales comerciales y sus potentes equipos de amplificación, los vendedores


legales de productos ilegales que ofrecen las cintas piratas de todo tipo de música
mediante sus grabadoras a todo volumen, los vendedores ambulantes de productos
varios que emiten mensajes pregrabados para duplicar sus mensajes de venta.

!!!Todo a mil, todo a mil, Toooodo a mil, Lo que lleve, lo que escoja, lo que
seleccione, todo a mil…!!! Todos gritan a mil y son más de mil gritando.

Pero definitivamente no es la gritería lo que incomoda, por el contrario ella hace


parte integral de la feria, lo que se constituye como principal contaminador en esta
área comercial es la amplificación electrónica e indiscriminada de mensajes.

4. 4. 3. Contaminación por olores y gases


" De las 7 hierbas y las aromáticas a los orines ":
Todo mercado huele a lo que se vende allí. Pasear por la Cl. 27s de oriente a
occidente es como releer el libro de "El perfume” de Patrick Süskind Los
alrededores de la plaza despiden los aromas de las 7 hierbas y el incienso. Un poco
más abajo, ya en la Kra7, los olores invitan a consumir las comidas preparadas en
el palacio del colesterol: tamales, gallina, morcilla etc.,, en este punto se comienza
a complejizar el ambiente.

En la Kra 8 su confunden los gases de los automotores con las ventas de comida
en su esquina sur-occidental. Más abajo, sobre la Kra 9 el olor de las comidas se
confunde con el ácido úrico del único y más grande orinal público, la vía
despavimentada diagonal a la Cl. 27s que desemboca en este punto.

La Kra 10 con Cll27s es tomada por los gases de los escapes de buses y busetas.

Al finalizar la tarde estos aromas se van volviendo más fuertes y pesados. Los
alrededores de la plazoleta despiden el olor de los desechos producidos por los
visitantes y mendigos, de los pañales desechables arrumados en el único árbol de
la plazoleta que a su vez se convierte en orinal de todos los infantes visitantes, y los
desechos vegetales y orgánicos comienzan a descomponerse en este que se
constituye en el principal basurero de la plazoleta.
V. CARACTERIZACIÓN DE LOS VISITANTES

La mayoría de los visitantes son del pueblo, son sectores populares pero también
acude el burgués, el rico, el emergente, el intelectual, el analfabeta, el
desempleado. Viene gente de todo el país e incluso del exterior ya que el credo,
devoción y fe en el divino niño no es excluyente en cuanto al sector social, pero en
términos generales el grueso de visitantes en cada fin de semana son habitantes de
Santafé de Bogotá.

5. 1. SECTOR SOCIAL

Fundamentalmente son sectores populares y clases medias, trabajadores,


empleados, amas de casa, estudiantes, pensionados. Son estos sectores los que
en Colombia reproducen el imaginario de la peregrinación, hasta alcanzar casi un
90% del total de visitantes en un día domingo. No es muy común ver a la gente de
dinero por las calles, ya que ellos acuden en sus lujosos vehículos y directamente
se dirigen a la iglesia e igualmente hacen lo mismo al término de ésta, buscando
evacuar el lugar lo más pronto posible.

Entre semana la gente adinerada acude a la rogativa. Cualquier miércoles a las


7:00 a.m. es posible ver los carros Mercedes con escolta frente a la iglesia o en el
parqueadero adyacente a ésta. Igualmente sucede durante los días domingos, la
gente del norte prefiere madrugar y a partir de la 8:00 a.m. el sitio ya esta copado
por los sectores populares y medios.

Uno de los imaginario de los peregrinos y residentes del sector es que asiste
mucho visitante de estratos altos, que es la iglesia preferida de estos para
congraciarse con la divinidad, pero parece ser que esto no corresponde con la
realidad.

Lo que realmente si es cierto es que la imagen del Divino Niño se encuentra


diseminada por toda la ciudad; en las tiendas de barrio, los taxis, buses y busetas;
que pasea por barrios y aceras en la cartera de los obreros, los vendedores
ambulantes, pequeños comerciantes; que pende del cuello de los ñeros de la calle,
del ladrón de esquina, del policía; que se encuentra alumbrado en los miles de
hogares de los barrios periféricos de la ciudad.

Se encontró en la encuesta, respecto a los visitantes, que estos provienen


precisamente de localidades con un alto componente de sectores populares: San
Cristóbal, Barrios Unidos, Bosa, Kennedy y Engativá.

Así mismo, en relación a los niveles educativos se detectó un nivel bajo de


escolaridad tanto en hombres como mujeres, siendo mucho más notorio este
aspecto en la población femenina. A nuestro modo de ver estos datos confirman,
aún más, el componente básicamente popular de ésta peregrinación.

5. 2. FRECUENCIA DE VISITAS

La tradición y el imaginario desarrollado en torno a la efectividad de la adoración del


Divino Niño durante un periodo de tiempo que exige continuidad, fue corroborado
por la información misma de los visitantes. Ésta es una condición que domingo a
domingo es pregonada desde el púlpito por los sacerdotes mismos, quienes
además, señalan la importancia de acudir en familia para que las bondades sean
obtenidas. Así, más de la mitad de los visitantes acuden al lugar semanalmente y el
restante de ellos una vez cada 15 días o por lo menos una vez al mes.

Estos hechos permiten afirmar que la devoción al Divino Niño es una práctica
religiosa que las personas avivan semanalmente, aunque no necesariamente es la
misma población ya que ella periódicamente se esta renovando.

5. 3. QUIÉNES Y CON QUIEN/ES VAN LAS PERSONAS AL 20 DE JULIO

El tipo de visitantes a la iglesia no es que haya venido cambiando, inicialmente


pertenecían en su mayoría a la localidad, pero con el tiempo y la masificación del
fenómeno hoy día ya no son mayoría, aunque se observa que de esta localidad
asiste mucho visitante.
Dado que al Divino Niño se le ofrecen los niños menores de 12 años, dentro de la
práctica religiosa, los grupos más frecuentes de visitantes están conformados por
familias nucleares. Dentro de ellos se destacan familias recién integradas
conformadas por jóvenes con sus pequeños hijos; en su mayoría a estas se les ve
solas, aunque en otras ocasiones van conjuntamente con otros miembros de la
familia, padres, abuelos, etc.

Los abuelos/as prefieren hacer sus visitas entre semana para evitar las
aglomeraciones, sin embargo, los domingos también llegan temprano a la misa de
5:OO de la mañana, particularmente los abuelos, vestidos muy formalmente, con
trajes oscuros. A las abuelas muy rara vez se les ve solas, ellas llegan, por lo
general, acompañadas de sus nietos o hijas ya mayores de edad.

La asistencia de los jóvenes es significativa, llama la atención esta gran


participación de carácter juvenil, aunque debemos tener en cuenta que no todos
ellos acuden a los oficios religiosos, aquí se incluyen aquellos que van a acompañar
a sus padres o familiares. Los/Las jóvenes asisten con sus las parejas de novios/as
o en grupos .

Si hablamos de aquellas personas que prefieren asistir solos al lugar observamos


que en mayor proporción estos son hombres, casi doblando el porcentaje de las
mujeres que asisten en esta condición. Aunque realmente al 20 de Julio se va
acompañado, por ser éste, no solo un acto de fe sino también de carácter social,
comercial y recreativo.

Cabe destacar que, en términos generales, la asistencia por sexos al lugar se


inclina levemente hacia el sexo femenino, habida cuenta que se observa más
mujeres acompañadas por otras mujeres o mujeres solas con sus hijos. Es muy
frecuente encontrar grupos formados exclusivamente por mujeres.

5. 4. COMPORTAMIENTO

Cuando hablamos del comportamiento de los visitantes en los diversos espacios


que configuran el escenario veintejuliero, podemos distinguir que éste depende
fuertemente de la actividad realizada en cada uno de ellos. Aquí convergen, como
anotábamos con anterioridad, lo mágico-religioso con lo pragmático-comercial. Aquí
se juntan la plegaria para con el más allá con el negocio y la rentabilidad del más
acá:

5. 4. 1. Vamos a adorar al niño


Si describimos el comportamiento de la muchedumbre en la iglesia o la plazoleta
durante la celebración, advertiremos un profundo respeto e integración al culto con
todos y cada uno de los ingredientes que la religiosidad popular ha construido en
torno a esta manifestación de fe: recogimiento, constricción, arrepentimiento,
promesa, caridad para con los cientos de mendigos que en la plazoleta "trabajan"
estirando su mano. Allí de alguna manera son comunidad que comparte el mismo
credo, la misma angustia, allí todos veneran al Divino Niño y son uno.

En cada uno de los cánticos y plegarias podemos observar la integración de esta


multitud a la celebración, o en la poses de las personas que de pie o sentadas
escuchan con atención los regaños del Padre Gustavo García. Si un transeúnte
desprevenido pasara frente a la plazoleta mientras se celebra la misa, podría
pensar, por el constante movimiento de la multitud, que allí no se respeta la misa y
que la gente esta en otras cosas, pero cuando llega la hora de levantar las
imágenes o los niños mismos para ser ofrecidos al Divino Niño, se asombraría de la
absoluta coordinación de cientos de personas que comparten un mismo momento
religioso.

Existe una notoria diferencia entre la celebración de la misa en la iglesia y aquella


realizada en la plazoleta, de igual modo en el comportamiento de los feligreses en
cada uno de estos espacios. En la iglesia la solemnidad es mucho más notoria en
tanto éste es concebido como templo, como recinto sagrado. Allí el ambiente de
recogimiento y silencio se siente profundamente en el ambiente.

En la plazoleta por lo contrario, por ser espacio abierto, público, la gente viene y va,
los niños juegan, las personas charlan unas con otras, los mendigos piden su
limosna, el cura debe competir con su parlante con el carnaval que se encuentra a
unos metros. Aquí el ambiente no presenta la formalidad y solemnidad del recinto.
5. 4. 2. Guerra de la calle, guerra del alma
Una vez terminada la celebración, los peregrinos se van a prisa, o bien, se integran
al carnaval. O será que la misa hace parte de él?. Basta dar unos pasos fuera de la
plazoleta ó la iglesia y se produce una transformación tanto de los visitantes como
del ambiente mismo. Aquí los visitantes que permanecen en el sector, se ponen la
otra careta, parece que bajaran de los cielos al mundo donde casi todo vale. Ya la
misa y el sermón quedan atrás, ahora solo cuentan los comentarios sobre la
cotidianidad, el qué vamos a hacer?. Se habla del peluquero, del plan para el resto
del día, de la falda que tenía la muchacha en la misa, del descaro de fulano de ir
con sutanita a un templo religioso, de las compras por hacer, de qué hacer, qué
hacer, qué hacer ?

Se inicia para ellos la feria del comercio, y cada cual, según sus intereses, tiempo y
necesidades, se desplaza o se deja desplazar por este río de ofrecimientos. Cómo
se comportan ?, como se comporta un espectador frente a su película favorita, no
quiere perderse el tumulto que se forma frente a cualquier fenómeno,
extravagancia, o producto raro o barato.

La gente vuelve a su tradicional "indisciplina", ahora cada cual va por su lado y la


armonía reinante en la liturgia desaparece, ya no son multitud que escucha una sola
voz, una sola verdad. Ahora, cientos de voces pregonan cientos de verdades y el
peatón a su vez quiere hacer muchas cosas, curiosear, comparar precios, buscar lo
que necesita, pasear y para hacerlo no le importa pasar por cualquier lado.

La sensación que se percibe del comportamiento masivo es como la de una


gigantesca ameba que se expande y contrae según los obstáculos que se le van
presentando. Si se arma un pequeño trancón, ésta expande uno de sus tentáculos y
abre paso por cualquier minúsculo espacio para permitir que las personas sigan
fluyendo y satisfaciendo sus expectativas.

5. 5. ACTIVIDADES REALIZADAS POR LOS VISITANTES

Fundamentalmente los visitantes acuden al 20 de Julio por la fe, por la devoción al


Divino Niño, por el santuario y a cumplir con sus actividades religiosas, pero en
segunda instancia se encuentra la actividad comercial que es de mucha
importancia, por cuanto las mercaderías y productos en la calle son mucho más
económicos que en otros sitios comerciales de la ciudad; tanto en lo que hace
referencia a productos de plaza como de hogar. Esta actividad comercial y de
servicios es un atractivo de tal interés, al punto que se puede plantear que muchos
visitantes acuden los días domingo exclusivamente a pasear y a comprar artículos
varios.

5. 5. 1. De todo hay por hacer


No todos los visitantes van a misa, no todos van a comprar, la gente va también por
otras cosas, simplemente a comerse un helado, a acompañar a otra persona o a
ver ese desfile de cosas, a curiosear, a pasear. La muchedumbre atrae como en un
espectáculo de feria, como el mercado de las pulgas. La gente es atraída por la
gente, por la música, los colores, el ruido.

Qué actividades se realizan en esta feria? pues aquí existe de todo y para todos.

Para los niños están los muñecos gigantes con las figuras de Disney de los cuales
se enamoran todos los chicos hasta lograr ser fotografiados con ellos. En la
plazoleta tenemos el alquiler de triciclos para los más chiquitines, !! Que se diviertan
mientras los grandes escuchan la misa !!. Además, la venta de besitos, rosquitas,
dulcería, juguetes, títeres, helados. Si quiere algo más dinámico arroje la pelotita y
trate de tirar la pirámide de vasitos y así obtendrá un premio.

Para los más grandecitos tenemos los juegos de maquinitas de entretenimiento


electrónico, o si lo que quiere es retar a la suerte, también existen aquellas en las
que es posible pretender obtener alguna ganancia, o los juegos de azar de naipe o
ruleta. Como en toda feria no podía faltar el juego de la bolita tramposa con la que
se engaña tanto ingenuo.

También tenemos el periquito de la suerte, se adivina el futuro, el pequeño Alirio le


vende por más de $100 el número ganador del chance, se rezan objetos, se sacan
maleficios.
Los visitantes que tanto piden por su salud, garantizan trabajo a los mercachifles y
profesionales de la zona durante el fin de semana, algunos consultorios
odontológicos no abren sus puertas entre semana, están dedicados a trabajar
solamente los sábados y domingos, y no dan abasto. Los curanderos a su vez
también tienen mucho que hacer.

5. 5. 2. Consumo de alimentos
En las horas de la mañana, tanto los desayunaderos aledaños a la plaza como
aquellos situados en las calles, reciben a los madrugadores visitantes que una vez
terminada la misa y antes de salir del 20 de Julio tienen como costumbre consumir
un desayuno veintejuliero: tamales con chocolate, aguapanela con almojábana o
caldo con costilla. Estos puestos en la calle, locales o restaurantes, brindan el
servicio prácticamente durante todo el día: venta de fritanga, gallina y papa, palacio
del colesterol como la llaman, hamburguesas, comidas rápidas, platos a la carta,
comida " corriente ", aquí se vende para todos los gustos.

Las dos plazas de mercado, la formal y la informal, proveen de sus productos tanto
a los habitantes del sector como a los visitantes. En la plaza Cooperativa se
refugian los feligreses a consumir las ensaladas de frutas en las mañanas y los
tamales a la hora del almuerzo, quienes prefieren comer bajo cubierta y a bajo
precio aquí lo pueden hacer perfectamente

El consumo de alimentos preparados es generalizado. Las cafeterías, sitios clásicos


de reunión de los jóvenes y de descanso de los feligreses, obtienen muy buenas
ventas. Es habitual escuchar de los muchachos el término, "dar un rolys por el 20".
Bajan o suben de los barrios aledaños a dar un paseo, corto o largo, en pareja o en
gallada, no es que inviertan mucho dinero en su tour, pero se recrean con las cosas
que hay que ver en el sector. Por esto es que podemos afirmar que el 20 de Julio
no ha dejado de ser punto de encuentro y que por el contrario se ha fortalecido este
referente, debido también a la comercialización de la Kra 6, la Cl. 27s y la creación
de los centros comerciales.
VI. MERCADO

!! En el 20 todo se compra, todo se vende !!


..."Pero a más de 100"

Todo carnaval, toda feria se caracteriza por ser un enorme mercado, el intercambio,
la satisfacción de necesidades e intereses convergen aquí para buscar ser
satisfechas. Este mercado en particular, combina todo tipo de comercio, desde el
espiritual, el recreativo, el cultural, la comercialización de productos, el mercado del
espacio público, la explotación de los niños, la venta de la miseria y la mendicidad,
el soborno, la limosna, se negocia con el más allá tanto como con el más acá. Del
20 podemos decir, en suma, que es más que un centro religioso y un barrio
residencial ya que dinámica del comercio hace parte de la construcción del barrio,
sólo que ahora está cobrando una fuerza inusitada.

6. 1. COMERCIO FORMAL

En el 20 subsiste el gran supermercado con la tienda de barrio. El empresario con


el tendero. Los comerciantes formales, vinculados residencialmente a la zona, se
resisten a ser comerciantes en el verdadero sentido del término, las ofertas de éste
siguen siendo el comercio de miscelánea, no hay vitrinas vistosas o lujosas, no hay
la modernización que la demanda puede estar exigiendo. ¿Por qué La actividad
comercial esta siendo sub-explotada, por qué no se ha potenciado?, estando el 20
en un punto estratégico para esa zona.

No obstante lo anterior, es indudable que este sector es un punto de referencia de


toda la zona de San Cristóbal y barrios aledaños a ésta, además comporta un
movimiento mercantil importante entre semana centrado alrededor del sector
financiero, salud oral, alimentos y vestuario, aunque, al igual que el comercio
informal, su día más activo es el domingo. Espacialmente, la dinámica fuerte del
comercio formal se concentra a lo largo de la kra. 6a, entre la calle 22s y la 27s.
6. 2. COMERCIO INFORMAL

" todo mirón es un comprador en potencia, por lo tanto hay que estar alerta en la
jugada, si no necesita el producto hay que crearle la necesidad y esto solo se logra
con la magia de la palabra, el vendedor callejero poco a poco se convierte en un
2
orador popular"

Dentro de los comerciantes ambulantes encontramos una gran diversidad; desde


aquellos que llevan 5, 6, 10 años o prácticamente toda la vida trabajando en las
calles del 20 de Julio con sus puestos de comida: tamales, aguas aromáticas,
morcillas y colesterol en diversas presentaciones; objetos religiosos: veladoras, las
7 hiervas, imágenes, rosarios, escapularios; mercado de plaza y líchigo en general,
hasta aquellos viejos-nuevos vendedores que atraídos por el amplio grupo de
visitantes y potenciales compradores, han accedido al lugar con una amplia gama
de productos de consumo popular, son los vendedores ambulantes profesionales de
otras áreas de Santafé de Bogotá que el día domingo se movilizan a la mejor plaza
de mercado ambulante del distrito capital.

El comercio informal en el 20 de Julio presenta todas las características del


comercio ambulante urbano, son pequeños comerciantes sin ningún tipo de
seguridad y estabilidad económica, que viven al día y que con el producto de sus
ventas, mantienen tanto su plante, como el escaso nivel de vida de sus familias.

A pesar de que el comercio informal se presenta como una salida de sectores


desfavorecidos económica y socialmente, en el 20 de Julio se aprecia el caso de la
monopolización del espacio público por parte de un solo comerciante que posee
hasta 10 puestos, los cuales son administrados por empleados pagos durante los
días domingo. Estos últimos, aparecen como reales propietarios de los puestos
asumiendo todo el roll que ello implica como mecanismo de defensa del espacio.
Los mayoristas nunca ponen la cara, es más, muchos de ellos no son muy
desconocidos por los otros vendedores.

2
Consuelo Posada. El mercado de la fe. tesis U.N. Antropología. 1993
Se observan varias clases o tipo de comercio, desde los vendedores ambulantes
con un pequeño capital invertido en su "plante", hasta los que en un solo puesto
mueven mucho capital, desde los productos legales hasta los más ilegales como la
venta de cassettes piratas.

6. 2. 1. Tipos de Ventas
El mercado ambulante más importante, se ubica sobre la Cl. 27s, comienza a
levantarse desde las 6:30 a.m. de manera desordenada, "quien va llegando va
armando su puesto", en el espacio que milimétricamente considera como suyo. Le
sigue en importancia la placita de la Kra 7. Por el tipo productos y de estructura
utilizada para cada uno de los puestos podemos distinguir siete tipos de ventas en
este sector :

6. 2. 1. 1. Casetas móviles
Básicamente utilizadas por las ventas de artículos religiosos, éstas comparten el
mismo tamaño, estructura y color, ya que se encuentran afiliadas al mismo
sindicato, (Sinucom). Se encuentran ubicadas en la pared del colegio entre las Kras.
6 y 7, en un número de 53. Son los vendedores que se sienten más seguros y
legitimados tanto por su antigüedad como por ser parte integrante del comercio
general de la religiosidad. Se observa a un vendedor/ra atendiendo
simultáneamente 3 puestos, esto da para pensar en un monopolio en este sector.
Se caracterizan por ser muy celosos y prevenidos ante las preguntas en torno a su
actividad comercial.

6. 2. 1. 2. Puestos con carpas uniformes y estructura metálica


A pesar que los podemos encontrar por toda la Cl. 27s, fundamentalmente se
concentran de la parte media hacia la Kra 10, no todos ellos están afiliados a la
misma organización pero la mayoría pertenecen a Coopnalven, de allí la
uniformidad en cuanto al tipo de estructura y tamaño de los puestos. Aunque ellos
aducen que poseen un área más grande ya que cada puesto esta compartido por
varios vendedores, en la observación se destaca el hecho que es una sola persona
quien permanentemente esta atendiendo al público, y que, bajo la carpa se ofrece
el mismo producto. Aquí también se observa monopolio por cuanto se da el caso de
puestos repetidos, casi que gemelos en cuanto al producto que se ofrece y la
camaradería de los propietarios quienes en algunas ocasiones atienden
indistintamente cualquiera de ellos.

6. 2. 1. 3. Puestos con infraestructura compleja


Aquí se ubican todos los puestos dedicados a la preparación y venta de comidas en
cantidad, poseen sus grandes carpas, mesas de madera, butacas y burros de
madera, estufas a gas, grandes pailas y ollas, toda la logística necesaria para el
funcionamiento y atención al público. Se concentran básicamente en las Kras 7, y 8.
Por el tamaño de la empresa, se observa que son unidades familiares y están
atendidas por mujeres fundamentalmente.

6. 2. 1. 4. Puestos de tabla y techo de plástico o sin techo


Estos conforman el grupo mayoritario y más heterogéneo, se da desde el caso del
puesto que apenas posee dos tablas y como base los mismos guacales en los que
transporta su mercancía, hasta aquellos que arman toda una estructura de madera
con cubierta plástica. Estos, son unos magos de la arquitectura y la previsión, es
impresionante ver como cargan de mercancía estas aparentes y enclenques
casetas, y aún más, apreciar que después de los aguaceros la mercancía se
mantiene intacta. Son los vendedores de casettes, vestuario, zapatos, varios,
artículos de hogar. Se concentran sobre la Cl. 27s y los alrededores del Cafam de la
Cll22s

6. 2. 1. 5. Puestos en el piso, una mesa o el mismo guacal


Son los puestos más pequeños, vendedores de líchigo, artesanías, brujos,
culebreros, resanderos, venta de empanadas. Se encuentran diseminados a lo largo
de la calle 27s pero fundamentalmente hacia la Kra 8 y 10. En este grupo podemos
ubicar a los vendedores de aguas aromáticas ubicados al norte de la plazoleta, así
como a los vendedores de líchigo de la placita de la Kra 7, que se identifican como
el grupo de lichigeros más organizado del sector.

6. 2. 1. 6. Los bandejeros
Son los más informales de toda esta informalidad, se les llama bandejeros porque
llevan la mercancía encima, ellos en sí mismos son el puesto ambulante y por cierto
son los más ambulantes en todo el sentido del término. Caminan durante todo el día
a la caza de los compradores, siendo los mejores pregoneros de toda esta feria. La
mayoría de ellos son independientes pero algunos de ellos son una extensión de los
puestos ubicados en otro lugar. Se ubican fundamentalmente en los alrededores de
la plazoleta y son los más perseguidos por la policía.

6. 2. 1. 7. Carreteros
Son los vendedores de fruta y se caracterizan por ser muy móviles. No están
amparados por ninguna organización, quienes madrugan a llegar y cuentan con
suerte se posesionan de la esquina de la Kra 10 con Cl. 27s, esta es una ubicación
muy apetecida ya que se constituye en un muy buen punto de venta, los restantes
se colocan a lo largo de la Kra 10 hasta la Cl. 22s, la placita de mercado y sus
calles adyacentes Son los vendedores que ocasionan mayor incomodidad para el
flujo del transporte público por cuanto tienden a ubicarse en todas las esquinas
sobre la calle, produciendo cuellos de botella, al igual que los bandejeros son
frecuentemente perseguidos.

6. 2. 2. Tipos de productos
El comercio ambulante es una modalidad que básicamente distribuye productos de
consumo popular, de no muy buena calidad y a bajos precios. Son los productos
adecuados para la población que mayoritariamente acude al sector los días
domingo. Dentro de sus mercancías encontramos: Veladoras y artículos religiosos,
vestuario, alimentos de consumo popular, calzado, artículos de hogar, artículos de
decoración, cacharros objetos varios, vestuario, galguerías, adornos, artesanías,
fantasía, líchigo, frutas, aguas aromáticas. Si bien es cierto muchos de los
vendedores se especializan en uno de estos productos, fundamentalmente quienes
se dedican a la venta de líchigo, casettes, artículos religiosos, zapatos y comidas, el
resto de vendedores varia mucho en cuanto a los productos en sus puestos. La
dinámica de la producción y del consumo determina esta movilidad de la oferta,
como ellos dicen : " lo que hoy es machete mañana es hueso "

6. 2. 3. Servicios
Servicios espirituales, de adivinación, servicios recreativos, juegos de azar,
culebreros, fotógrafos, trucos y fantasías. Como los restantes vendedores
ambulantes comportan una territorialidad, ya son ampliamente reconocidos y se
caracterizan por formar corrillos y tumulto alrededor de su labor. La Kra 9 con
Cl. 27s es una zona que se caracteriza por su presencia, fundamentalmente de
aquellos que manipulan los imaginarios religiosos y le apuestan a la suerte. En la
Kra 6 los mimos son los personajes más famosos y quienes cuentan con un público
más numeroso, ésta es una de las actividades recreativas y culturales más sanas
que se aprecian en la feria.

Este tipo de servicios y la afluencia de los visitantes a ellos dejan entrever la


conexión entre lo mágico religioso y el culto al Divino niño, así como la necesidad de
diversión y espectáculo de la muchedumbre.

6. 3. SERVICIOS PÚBLICOS

Los servicios públicos ante la cantidad de la demanda y la insuficiente


infraestructura para ser cubiertos por la administración Distrital o local entran a ser
parte de la oferta del mercado.

6. 3. 1. Comunicaciones
La existencia de solamente 8 teléfonos públicos concentrados en los alrededores de
la plazoleta en un mismo punto es uno de los factores que denotan la deficiencia de
la infraestructura telefónica. Además, particularmente del total de ellos solamente
permanecen en servicio 2, los restantes están conectados para ser utilizados con
tarjeta o se encuentran dañados. Esta modalidad de servicio telefónico con tarjeta
es absolutamente inoperante allí, dado que los sectores que requieren del servicio
desconocen esta modalidad o simplemente no les interesa.

Dado lo anterior, la alta demanda del servicio telefónico es cubierta de manera


privada con los llamados "monederos". La mayoría de los comercios de restaurante
y cafetería ubican a la entrada de sus negocios uno de estos aparatos. Se observa
que la rentabilidad de esta modalidad es muy alta por cuanto dichos monederos
deben ser desocupados por sus dueños varias veces al día, por otro lado el servicio
telefónico se encarece ya que la llamada mínima cuesta $100 y el tiempo de
duración de ella es inferior a tres minutos.
6. 3. 2. Servicio de baño
Este es uno de los problemas más graves y que afectan a todos los visitantes
independientemente de su condición de sexo o edad. Son 300.000 personas que
individualmente deben permanecer varias horas en el sector y que deben suplir sus
necesidades fisiológicas.

Existen dos zonas en el sector que cumplen con la función de baño público a campo
abierto. La mas grande de ellas esta localizada el la Cl. 27s sobre la diagonal a la
Kra 9 en el costado sur. Este se constituye en un inmenso orinal para los varones
quienes incluso deben, en algunos momentos de mucha afluencia, asumir la pose
de espera, para poder utilizar la pared que también sufre del síndrome de la
congestión.

La segunda zona se ubica en el costado norte de la plazoleta central frente a los


dos únicos árboles que allí existen. Este es un orinal especializado en brindar auxilio
a los niños y, como anotábamos con anterioridad, la afluencia de menores al 20 de
Julio es muy alta lo que hace que a su vez, este lugar sea muy utilizado para esta
función.

Así, el servicio de baño, uno de los más solicitados es insuficiente a pesar de la


gran oferta que de éste se hace en todo el comercio formal, tiendas, restaurantes,
plaza de mercado, iglesia. El valor promedio para usar un sanitario es de $ 200.00,
por lo que se espera que el servicio prestado sea aseado y cómodo, pero la verdad
es que la gran mayoría de estos baños son antihigiénicos, sin canecas y con los
utensilios rotos.

Es común la práctica de mantener una buena cantidad de eucalipto al interior de los


orinales para disminuir o por lo menos camuflar los malos olores que ellos despiden
permanentemente, ya que la llave del agua para éste servicio permanentemente
esta bloqueada (!! por aquello de la economía !!).

6. 3. 3. Servicio de aseo
Como es de esperar la producción de desperdicios tanto orgánicos como no
orgánicos es muy elevada. Podemos establecer diversos agentes productores de
desperdicios característicos de su actividad comercial. Tenemos las ventas
ambulantes de aguas aromáticas que a las 9:00 a.m. ya han inundado las calles
con vasitos de color verde, igualmente, las ventas de comida: mazorcas, tamales,
envueltos etc. producen gran cantidad de desechos por las envolturas de sus
productos. Estos desperdicios se diseminan por todas las calles de los alrededores
de la plazoleta y la Cl. 27s hasta la Kra 10.

Las ventas de líchigo en la Kra 6 se constituyen en uno de los productores de


basuras más grande en esta área, ya que los desperdicios orgánicos, así como todo
el papel periódico en el cual vienen envueltos sus productos se disemina por el
sector. A pesar que tanto los vendedores de aguas como las ventas de comida
ubican sus bolsas para la basura,

Los restantes puestos de venta ambulante igualmente son productores de basura


aunque en menor escala. Aquí debemos observar que casi la totalidad de los
comerciantes informales mantienen una bolsa para ubicar los desperdicios, pero,
estas son insuficientes, están muy escondidas y no son un recipiente adecuado
para hacer la recolección de éstos.

Por otro lado podemos afirmar que, por un lado, a los visitantes no les importa
arrojar los desperdicios en cualquier sitio, esconderlos en medio de los puestos o
arrumarlos en las aceras, y por otro lado, que no existe una infraestructura
adecuada para almacenar de manera permanente los desperdicios. En toda el área
del sector son contadas las canecas que presten este servicio y a la 9:00 a.m. ya
están rebosantes de basura.

En cuanto a la recolección de las basuras existen dos mecanismos para asear las
calles una vez terminada la jornada durante el día domingo. Por un lado los
vendedores de la calle independientes y los organizados, barren o pagan para
asear su sector y hacer grandes arrumes de desperdicios a lo largo de las calles.
En segunda instancia esta la actividad realizada por Aseo Capital, quienes a las
9:00 p.m. pasan recogiendo esta basura.
En cuanto al aseo interno de la plazoleta, ésta es asumida por la iglesia, la cual ha
contratado 6 personas para que de manera permanente estén recogiendo las
basuras.
6. 4. EL MERCADO ALREDEDOR DE LA FE: EL CASO DE LOS MENDIGOS

“La economía los maldice, la policía los corre, la cultura los niega”
La dinámica comercial del 20 no se puede entender en su totalidad sino se aborda
el tema de la mendicidad en sus relaciones internas y externas. No es casual que
en el imaginario de una gran parte de la población que asiste a cumplir con la
actividad religiosa, se conciba que alrededor de los mendigos hay todo un mercado
de compraventa de artículos, necesidades y hasta personas.

Domingo a domingo llegan invariablemente los mismos y es fácil reconocerlos


porque siempre se hacen en el mismo sitio, algunos, incluso, destinan un traje
especial para asistir a esta feria de limosnas, lo que nos hace pensar que es una
actividad que se prepara comercialmente para la compraventa. En total calculamos
que un día domingo se concentran cerca de 250 personas dedicadas a esta tarea:
132 en los alrededores de la plazoleta, 13 ancianos, 14 ancianas, 23 parapléjicos,
27 mujeres madres de familia, algunas con deformaciones y 55 niñas/os, en la
plazoleta se ubican cerca de 120, en su mayoría pequeños/as.

6. 4. 1. De la necesidad a la profesión
Nos robamos unas frases del escritor Uruguayo Eduardo Galeano para describir
esta situación:
“Unos cuantos se hacen mendigos. Burlando las prohibiciones, se las
arreglan para asomar bajo el semáforo rojo o en cualquier portal. Hay
mendigos de todos los tamaños y colores, enteros y mutilados, sinceros y
simulados: algunos en la desesperación total, caminando a la orilla de la
locura y otros luciendo caras retorcidas y manos tembleques por obra de
mucho ensayo, profesionales admirables, verdaderos artistas del buen pedir.
3

3
Galeano, Eduardo. El Libro de los Abrazos. Editorial Siglo XXI. 1.990
Aunque es indudable que en una observación de 4 domingos se quedan sin
registrar muchas situaciones, hechos o datos que puedan ayudar a comprender un
fenómeno de esta magnitud, frente al caso de la mendicidad obtuvimos referencias
visuales, gráficas y comentarios que nos permitieron llegar a la siguiente
clasificación:
6. 4. 1. 1. Los mendigos profesionales de la ciudad
En este grupo ubicamos a mendigos que tienen por oficio el arte de pedir y los
cuales, fácilmente, se les ve entre semana en cualquier otra área de la ciudad. La
mayoría de ellos son personas minusválidas, que se apoyan para llegar al sitio de
algún menor.

6. 4. 1. 2. Las ancianas y ancianos


Este grupo, a su vez, podemos subdividirlo en dos: los ancianos que viven con sus
familias, generalmente una de las hijas y que acude al 20 por la necesidad de
contribuir en los gastos de la casa ante la carencia de recursos de los otros
miembros de la familia; otro grupo está constituido por los ancianos abandonados
que viven solos en sus casas. No reconocimos ningún caso donde el anciano
estuviera viviendo en la calle.

6. 4. 1. 3. Minusválidos con malformaciones genéticas


"Todos podemos ser" (frase en la imagen del padre Juan del Risso).
Al igual que los mendigos profesionales éstos son llevados por alguna persona, el
padre, la madre, un hermano, desde tempranas horas de la mañana. En algunas
ocasiones se les deja solos, tirados sobre un saco, sentados en una banca de
madera o acostados en una camilla. Aunque, en este grupo se ve la explotación sin
ningún tipo de escrúpulos, el aprovechamiento de la deformidad, la venta del dolor;
encontramos también personas que ven en este oficio la única posibilidad de
trabajar en esta sociedad, de no ser completamente inútiles.

6. 4. 1. 4. Los mutilados
Es un grupo pequeño, conformado básicamente por hombres que han perdido
algunas de sus extremidades en accidentes o en la guerra.

6. 4. 1. 5. Las mujeres con hijos


En términos de cantidad este es el grupo mayor y donde se generan más
inquietudes acerca de la necesidad de desempeñar este oficio. Esta conformado
por mujeres, la mayoría de ellas sin limitaciones físicas y aparentemente sanas,
con sus pequeños hijos cuyas edades entre 11 y 2 años. Alrededor de una mujer se
pueden ver hasta cinco pequeños, otras en cambio, consideran que no es necesario
llevar tantos y sólo "arrastran" con uno.

Las relaciones que las "posibles madres" mantienen con sus hijos están mediadas
por manifestaciones de ternura y maltrato, gritos, pellizcos, bofetadas, alimentación
escasa y muy pocas caricias. La única diversión de los pequeños es ver el
movimiento constante de las personas, pues deben permanecer todo el tiempo
junto a sus madres, aguantando el frío, sol y, a veces, hasta la lluvia; los más
grandecitos tienen más movilidad pues son enseñados a pedir.

¿Hay explotación de menores concentrada en este sector?, sí. Así lo demostró una
investigación realizada por unos medios de comunicación hace más o menos 4
4
años y una tutela reciente instaurada por Carlos Moreno de Caro ante el
requerimiento de una persona de la localidad, quien tenía testimonios de los
mismos niños donde afirmaban ser alquilados por sus padres para cumplir el oficio
de mendigar. Igualmente, otros testimonios de la misma gente de la calle nos
confirmaron esta versión.

4
La tutela referida es la número 00544, radicada en el juzgado ochenta y siete penal municipal de
Santafé de Bogotá, en ella se conmina a la alcaldía mayor de Santafé y al Departamento
Administrativo de Bienestar Social del Distrito, hacer efectivo el programa de atención integral al
menor en situación irregular, el cual debe contemplar el cumplimiento de los siguientes derechos de
los pequeños, vulnerados en ese espacio: derecho constitucional a la vida, integridad personal, salud,
seguridad social, alimentación equilibrada, subsistencia, educación, cultura, recreación, descanso y
esparcimiento, igualdad y libre desarrollo de la personalidad, entre otros. (página 19 de la mencionada
tutela).
VIII. CONFLICTOS

Toda situación de concentración masiva de personas es fuente generadora de


conflictos por la multiplicidad de intereses que se concentran en un mismo espacio
a un mismo momento. Ahora, existen en la dinámica del 20 de Julio una serie de
conflictos propios de éste, que giran o son ocasionados fundamentalmente por la
utilización del espacio público, además de aquellos típicos de las situaciones
urbanas.

En la actualidad, las tensas relaciones entre los diversos actores se vienen


mejorando. Consideramos que un factor que ha incidido en ello lo constituye la
mesa de concertación en la cual se han producido acercamientos no solo en
términos de las personas, sino de conocimiento de los diversos intereses,
necesidades y valores entre cada uno de los actores.

Los enfrentamientos, disputas o contradicción de intereses, en o alrededor del


espacio público, los clasificamos de acuerdo a los actores implicadas en esta
situación:

7. 1. CONFLICTOS Y ACTORES

7. 1. 1. Conflicto entre vendedores ambulantes


Causas
- Los intereses generadores de este tipo de conflicto están referidos al tamaño de
los puestos, ubicación, apropiación por antigüedad de la permanencia sobre el
espacio y/o la " propiedad " sobre éste.
- Conflictos generados por las disputas entre las diversas organizaciones tanto por
el espacio como por sumar mayor cantidad de afiliados

Mecanismos de tratamiento
Los conflictos entre los vendedores por el uso del espacio público usualmente se
resuelven entre ellos mismos, ya que no pueden acudir a la autoridad para que les
tramite un conflicto de carácter ilegal. Sin embargo, en el período reciente, el
teniente coronel de la policía responsable de la zona 4 ha intercedido, como en
este tipo de conflictividad como es reconocido por los implicados (no se puede
generalizar esto a toda la policía).

7. 1. 2. Conflicto entre vendedores ambulantes y la policía


Causas
- En este período se han presentado conflictos de los vendedores ambulantes con
la policía que se encuentra en una etapa reguladora y de organización del espacio, -
A los primeros les incomoda que les impongan normas. Se ve en la policía el
instrumento que la legalidad podría emplear para desalojarlos de las calles.
- Lo cierto es, que tanto los policías como los vendedores, presentan conductas
hostiles y agresivas, conformando un juego de mutuas acusaciones, unos por la
ocupación del espacio público en zonas vedadas para el comercio informal como la
plazoleta, algunos andenes, la kra. 6, o incluso el tamaño de los puestos, y los otros
por las persecuciones y agresiones injustificadas.

Mecanismos de tratamiento
-Los sindicatos y cooperativas, así como generan, tramitan los conflictos inherentes
al comercio, pertenencia, espacio, e intereses de sus asociados etc..
-La forma más usual se da a través de concertaciones entre la comandancia de la
policía y los dirigentes de los vendedores. Se llega a acuerdos que no están
respaldados por ningún documento.

7. 1. 3. Conflicto entre conductores de vehículos y vendedores ambulantes


Causas
Se dan conflictos entre los transportadores y los vendedores ambulantes, ya que a
los primeros no les importa pasar sus vehículos por encima de las mercancías que
se encuentran en la calle y los segundos entorpecen el flujo vehicular, creando
trancones.

Mecanismos de tratamiento
El mecanismo más privilegiado es la acción directa, el cruce de palabras fuertes; en
ocasiones, los vendedores apedrean los vehículos o los rayan con monedas, ante lo
cual los conductores se atemorizan por la situación de desventaja numérica.
7. 1. 4. Conflicto entre los vendedores con puesto y los bandejeros
Causas
Enfrentamientos entre los vendedores ambulantes y los llamados bandejeros que
ofrecen los mismos o similares productos, incluso en ocasiones a más bajo precio,
frente a los puestos de venta de los primeros o desplazándose por muchos lugares.

Mecanismos de tratamiento
Acción directa
-Los vendedores estacionarios persiguen a los bandejeros, los agreden o los sacan
de los frentes de sus puestos, por su parte los bandejeros se desplazan de manera
circular por la misma área o defienden su espacio a como de lugar.
- La intervención de la policía en este conflicto no es muy claro, se presenta el
soborno en especie o dinero para que los mantenga alejados.

7. 1. 5. Conflicto entre vendedores ambulantes y habitantes


Causas
-Obstrucción de las entradas de las viviendas por parte de los vendedores
ambulantes, esto se produce directamente por la ubicación de los puesto allí mismo
o por el estacionamiento de camionetas o camiones sobre la acera.
-Desaseo producido por los vendedores y visitantes en los jardines de las casas, las
cuales son asumidas como basurero o baño público.

Mecanismos de tratamiento
- Quejas permanentes por parte de los habitantes ante la alcaldía y/o la policía
- Enfrentamientos directos de palabra y de hecho, ruptura de vidrios de las casas, -
- Para evitar el bloqueo de sus casas los habitantes levantan "burritos" en las
aceras, que son levantados por la policía ya que esto se considera invasión del
espacio.

7. 1. 6. Conflictos por robos.


El robo en la modalidad de cosquilleo no se cuenta dentro de éstos ya que es muy
difícil de detectar por cuanto es realizado por profesionales o bien solamente es
parte del imaginario popular.
Se presenta el robo de mercancías de los puestos ambulantes con bastante
frecuencia
Mecanismo de tratamiento
- Los vendedores ambulantes tienen sus propios mecanismos internos para resolver
los problemas de robo: atrapan al ladrón, les propinan una golpiza y los pasean por
todo el mercado para que los demás vendedores los observen, identifiquen y a la
vez sirva como escarmiento público.
- Los vendedores tienen establecido un sistema pago de vigilancia para
contrarrestar este flagelo. Los ladrones que son atrapados por éstos, y en algunas
oportunidades los que son aprendidos por los vendedores, son entregados a la
policía, pero se considera en general más efectivo el mecanismo de la reprimenda.

7. 1. 7. Conflicto entre los comerciantes y vendedores ambulantes


A pesar que los comerciantes consideran que el comercio ambulante adelanta una
competencia desleal, la conflictividad entre estos dos actores no es muy alta. El
comercio formal es muy utilizado por los ambulantes particularmente en lo
referente al servicio de alimentos.
- No obstante, el principal conflicto se genera por la obstrucción de las entradas a
los locales del comercio formal, fundamentalmente por los vendedores novatos en
el sector

Mecanismos de tratamiento
La denuncia ante la policía es el instrumento más común para tratar ésta
problemática, además los vendedores ya instalados con anterioridad no ven
conveniente que se generen estos conflictos y también interceden para resolver
éstas situaciones.

Conflicto entre los visitantes


-Disgustos y peleas por los roces entre los visitantes que se empujan en el difícil
desplazamiento fundamentalmente por la Cl. 27s
- Atentado contra el pudor femenino.

Mecanismo de tratamiento
- Las agresiones físicas y/o verbales no tienen magnitudes considerables
- El que se siente desvalido y ve peligrando sus intereses personales, sea visitante,
vendedor o comerciante acude a la policía que le puede brindar apoyo como
persona.
7. 1. 8. Conflicto entre mendigos
Cada uno de los mendigos tiene sitio definido para sentarse a pedir la limosna;
cuando alguien llega por primera vez y no conoce las normas que rigen, de manera
implícita, la distribución del espacio entre ellos y pretende hacerse en un área que
ya tiene “dueño” puede entrar en roces con él. Este conflicto no es muy frecuente

Mecanismos de tratamiento
- El empleo de la disuasión a través de la palabra para que se retire, si el otro no se
hace caso se puede llegar hasta los golpes, sin embargo, lo más usual es el nuevo
reconozca la situación y se desplace a otra área.

7. 1. 9. Conflicto entre mendigos y la guardia de seguridad de la iglesia


- Enfrentamientos entre la guardia de seguridad privada de la iglesia y los mendigos
por ocupación del interior de la iglesia o puertas de salida de los feligreses. Los
mendigos buscan ocupar un sitio estratégico para pedir la limosna, mientras la
guardia intenta proteger a los feligreses para que no sean incomodados y mantener
despejadas las salidas de la iglesia.

Mecanismos de tratamiento
- Los guardias acuden a sacarlos por la fuerza o recurren a la policía.

7. 2. CONFLICTO LATENTE

En estos momentos se percibe una tensión entre vendedores ambulantes y policía


por el proceso de reordenamiento, donde el alcalde se ha visto involucrado en el
papel de mediador. De parte de los vendedores hay desconfianza y temor por los
posibles resultados del proceso, para muchos de ellos “se da caramelo para poder
dar palo”, otros, vinculados más activamente a las mesas de concertación,
reconocen la necesidad de organizar el sector, aunque también temen por las
medidas que se puedan adoptar, en cuanto a la limitación de los días en los cuales
podrían trabajar en las calles y el tamaño de los puestos. La fuerza pública, por su
parte, está presionando por el desalojo de las calles dando cumplimiento a
disposiciones de la alcaldía mayor.

7. 3. ZONAS DE MAYOR CONFLICTIVIDAD

Los conflictos se presentan donde existe mayor aglomeración de visitantes y


comercio, y por lo tanto donde convergen intereses de todo tipo y el uso del
espacio es limitado : La calle 27s desde la Kra 10 hasta la Kra 5, la placita de
mercado de la Kra 7, la Kra 10 de la Cl. 27s hasta la Cl. 22s, y la Kra 8 en el sector
aledaño a la calle 27s

En la plazoleta el conflicto es de los visitantes, vendedores ( bandejeros ) y


mendigos con la policía que no permite el comercio en esta área y pretende regular
el sitio para actividad exclusivamente religiosa.
VIII. ORGANIZACIÓN Y RELACIONES SOCIALES

Curiosamente el sector informal es el que posee más y diferentes niveles o formas


de organización. Ello se explica por cuanto el ejercicio "profesional" exige un trabajo
de solidaridad o complicidad para mantenerse en las calles. Formar parte de una
organización da al vendedor ambulante seguridad, respaldo y una posibilidad de
ser interlocutor frente a las administraciones locales, la alcaldía mayor o las
autoridades de policía.

Este es un sentimiento que busca ser elevado al grado de solidaridad orgánica sin
llegar a serlo, basta con tener el famoso carnet y aportar las cuotas para sentirse de
alguna manera respaldado.

Se detectaron las siguientes organizaciones de vendedores ambulantes de diverso


tipo que actúan en el mercado del 20 de Julio, así :

- Sinucom, es un sindicato de vendedores ambulantes de carácter nacional que


particularmente en este sector asocia a los vendedores de productos religiosos,
aunque no exclusivamente.

- Coopnalven, es una cooperativa de vendedores ambulantes que dice tener más


1.000 afiliados en el sector comercial del 20 de Julio y solamente sobre la Cl. 27s un
promedio de 700. Nació como su fundador Alejandro Barrera lo manifiesta de un
sector de sinucom que prefirió crear una organización con un perfil diferente.

- En la placita de mercado se ubican dos organizaciones que nuclean a los


vendedores de mercado de plaza, existen muchas rivalidades y celos entre ellas, y
entre ellas y la cooperativa 20 de Julio.

- La cooperativa 20 de Julio es la encargada de administrar la plaza del barrio,


denota un nivel de organización alto y se podría decir que son la organización que
mayor estabilidad posee por cuanto asocia vendedores que cuentan con una serie
de garantías que las demás organizaciones aún no han logrado para sus afiliados.
- Asociación de comerciantes del 20 de Julio, ASOCOVENJUL, se ubican cerca de
CAFAM.

- Solidaridad zona cuarta, es una cooperativa que tiene su radio de acción sobre la
Kra 6 con Cl. 22s, respecto a las anteriormente nombradas es de las más pequeñas

- Organizaciones independientes, son pequeños grupos de allegados que no


pertenecen a ningún tipo de organización en particular, que incluso se asocian de
manera espontánea para no dejarse desplazar del espacio público por las
organizaciones más grandes que los acosan e incluso los desalojan. No cuentan
con personería jurídica.

En general las relaciones entre cada una de estas organizaciones son muy
complejas, dado que las rivalidades y el guerreo han sido las causantes de la
multiplicación de ellas y ha impedido la consolidación de una sola propuesta que
asocie a los vendedores de toda esta área.

Se mantienen en constantes peleas desacreditándose unas a otras, ya que cada


una considera ser la alternativa de organización que esperaban los vendedores al
igual que todas consideran tener la mejor propuesta para ordenar el mercado. Esto
se da fundamentalmente en los organismos de dirección donde el personalismo casi
que guía toda la organización.

Las acusaciones mutuas de traficar con el espacio público están a la orden del día,
aunque todas y cada una de ellas ofrece la posibilidad de vinculación a nuevos
asociados mediante el pago de sumas de dinero no reembolsable que varían según
el tipo de organización.

Los mismos dirigentes admiten el monopolio del espacio público, pero a su vez
alegan no poder controlar el ingreso y asociación de los monopolizadores. Por
ejemplo se llego a admitir que una sola persona poseía hasta 10 puestos sobre la
Cl. 27s. y que se ha llegado ha vender un espacio en la calle para la venta
ambulante por $ 300.000
Históricamente los sindicatos y asociaciones de vendedores ambulantes han sido
manipuladas por intereses politiqueros y el caso del 20 de Julio no escapa a ello.
Esto se evidencia cuando entre las direcciones se tildan unos a otros de
izquierdosos o identifican al contrario como politiquero clientelista de Serpa.

Casi que podemos afirmar que sobre todo en las organizaciones grandes existe un
alto grado de desinformación, que tienen estructuras no muy democráticas y que
por tanto se podría cuestionar la real representación de las direcciones como
interpretes de los intereses de los asociados.

Por el lado de los comerciante no se ve un nivel de organización que pueda


participar como cuerpo con representación en una mesa de concertación sobre la
problemática de la localidad
IX. ASPECTO RELIGIOSO

En Colombia una de las características culturales que se pueden observar y que


identifican la población es la actitud frente a lo religioso. Somos un país creyente
compuesto triétnicamente por indígenas, negros Africanos, e hispanos.

Nuestra historia entonces, colonización hecha de manera importante a través de la


evangelización en un proceso de aculturación que se refleja en los aspectos
mágico- religioso, donde se tiene la necesidad de buscar en el “mas allá”
respuestas a lo desconocido y también a lo que no se consigue por las vías
terrenales.

La conformación de las ciudades, que ha sido acelerada en los últimos diez años,
invirtiendo una proporción de 70%-30%, en la relación campo ciudad, se recoge de
forma significativa en la ciudad de Bogotá, donde sus principales migrantes
proviene de lugares rurales con fuertes sentido religioso (Cundinamarca y Boyacá).

Aunque la nueva población Bogotana ya es producto de últimas generaciones de


personas establecidas en la ciudad, se sigue manteniendo la tradición religiosa,
familiar, en muchos sectores sociales y sosteniendo sus creencias de manera
significativa y reelaborando los contenidos de acuerdo con otro tipo de necesidades
urbanas.

Podemos hablar de religiosidad popular cuando existen muchos comportamientos,


expresiones y prácticas persistentes de procesos de aculturación logrando
elaboraciones sincréticas al tomar contenidos y símbolos de diferentes espacios
sagrados y mágicos. También se caracteriza por el escaso contenido litúrgico y
sacramental de sus prácticas y por el predominio de actitudes devocionales y de
búsqueda de protección (sumisión a seres sagrados para buscar favores en
medio de las dificultades de este mundo).

En la ciudad la religión popular tiene una dinámica de acuerdo con situaciones


específicas con elementos que perduran y otros que se reelaboran frente a lo
religioso pero que las motivaciones tienen que ver con el desarraigo, perdida de
identidad, falta de sentido de pertenencia además de las condiciones económicas
de gran dificultad propias de las ciudades.

En este contexto es que podemos observar que las personas que asisten al culto al
divino niño en el veinte de Julio, tienen un sentido de religiosidad, sin importar su
clase social, género, edad o raza, que les permite buscar respuestas a las
problemáticas propias de la ciudad que son de salud, seguridad, problemas
emocionales, de desempleo y en general a situaciones de desespero, en una
expresión mágico-religiosa representada en una imagen, a la cual se le conceden
poderes especiales.

Esta devoción comenzó desde 1930, ligada a la parroquia y a las prácticas de la


comunidad religiosa que se encontraba al frente de ella. Con el paso del tiempo el
culto tomó su propia dinámica, de una devoción bastante localizada pasó a ser a
nivel nacional, vienen devotos de todas partes de Colombia.

Las condiciones actuales de la problemática social, política y económica que se


están viviendo en nuestro país hace que sea mayor la posibilidad de recurrir a la
búsqueda de milagros para obtener los servicios que el Estado no proporciona y
resistir los cambios que se están dando, donde es el mercado quien define la
manera de estar o no estar en la sociedad.
X. FUERZA PÚBLICA

La policía tiene diseñada una estrategia de seguridad especial para los días
domingo en las cuales interviene un número de personal que oscila entre 120 y 300
hombres dependiendo del personal disponible y de las circunstancias de la zona,
este personal se compone tanto de agentes de civil como personal uniformado:
policías bachilleres y agentes.

10. 1. FUNCIÓN

Ante el enorme flujo de visitantes, la invasión del espacio público y el alto número
de vehículos, la policía dedica gran parte de su actividad al control y regulación de
las ventas ambulantes, así como al control del tráfico especialmente en las zonas
aledañas al santuario.

Es corriente ver las carretas y mercancías de los vendedores ambulantes


decomisadas en el CAI, así como las discusiones con los transportadores que no
acatan las normas diseñadas para el tráfico los días domingo en el sector.

10. 2. RELACIONES DE CONVIVENCIA, LEGITIMIDAD

En general se mantiene una fuerte tensión entre los vendedores ambulantes y la


policía, aunque recientemente y de manera muy lenta se ha ganado terreno en
cuanto a niveles de convivencia entre estos dos actores, a partir de las reuniones de
concertación que se han venido adelantando, como les reconocido por todas las
partes involucradas en este proceso.

Sin embargo la fuerza pública, en este espacio, no escapa a la poca credibilidad


que tiene en todo el territorio nacional como resultado de su actuar en el ejercicio de
la autoridad, nos referimos en concreto a corrupción, abusos de autoridad y
atropello a las personas. Esta falta de reconocimiento es evidente, por ejemplo,
cuando los policías pretenden realizar una acción de desalojo del espacio público
siempre se les ve como los agresores que atropellan injustamente a las personas
aunque ellos solamente se hayan limitado a colocarle las "esposas" a alguien.
Ahora bien, con relación a los policías bachilleres, cuyo número es significativo el
día domingo, se está presentando el mismo fenómeno de falta de reconocimiento a
su autoridad, a nuestro modo de ver, esto puede comprenderse a partir de varios
factores: por un lado, en el imaginario de algunas personas al policía bachiller se le
ve como "media autoridad", es casi un representante de la autoridad sin serlo, esto
conlleva que sus órdenes no se cumplan o sencillamente se ignoren, por otro lado,
la actitud que asumen algunos de ellos, expresada en palabras soeces, miradas
agresivas, gestos impositivos, tratos sucios "levantes, cobro de prima por pasar",
sobornos, todo lo cual genera rechazo hacia ellos de parte de la población.

10. 3. SEGURIDAD

El índice delictivo en los establecimientos comerciales es muy bajo, igualmente los


atracos y robos a residencias aunque de todas maneras existe. En la zona del 20 de
Julio no se presenta, como en otras localidades con áreas comerciales de
importancia, la utilización de rejas al interior de los negocios para evitar los robos,
por otro lado, en los índices delincuenciales de Santafé de Bogotá, la localidad no
presenta mayores índices de robo, homicidio o lesiones personales.

Sin embargo, una de las mayores preocupaciones de los visitantes es la seguridad


ocasionada por los carteristas o cosquilleros que aprovechando el tumulto realizan
sus fechorías. Este es un imaginario muy corriente, pero definitivamente sobre el no
se puede decir mucho ya que durante la observación el número de casos
observados de esta modalidad prácticamente fue (0). Nos preguntamos, será que
los pillos son tan pilos como para que nunca los cojan ? o más bien que la opinión
generalizada no corresponde con la realidad. Incluso en el Santuario mismo se
encuentra ubicado un letrero electrónico que reza " cuide sus bolsillos".

Es mucho más frecuente observar domingo a domingo los intentos fallidos de los
jovencitos y las mujeres fundamentalmente, de llevarse los artículos que ofrecen los
vendedores ambulantes. Como se anotó con anterioridad las ventas ambulantes
tienen un sistema de seguridad privada, y unos mecanismos de escarmiento a los
ladronzuelos con escarmiento público y golpiza fija que de alguna manera garantiza
un nivel de seguridad. A esto se suma el alto grado de solidaridad entre los
vendedores ante este tipo de amenazas.
XI. CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES

El fenómeno que se presenta en el 20 de Julio es un hecho social que trasciende


los marcos de carácter coyuntural y se constituye en parte integral de la historia y la
personalidad de una amplia zona del sur de Santafé de Bogotá.

Es por esto que las propuestas que se impulsen para garantizar el mejoramiento de
las relaciones de convivencia y mejor estar de todos y cada uno de los actores que
allí confluyen: habitantes, comerciantes, vendedores ambulantes, fuerza pública,
iglesia y visitantes, debe contar con la multiplicidad de intereses y valores que
convergen en este espacio.

Existe toda una tradición que combina las manifestaciones de carácter religioso con
la comercialización de productos, bienes y servicios, tanto de manera formal como
informal en los alrededores de la plazoleta del 20 de Julio. Por ello desconocer esto,
sería negar la lógica mediante la cual esta manifestación social se ha construido, se
viene transformando y se puede consolidar de manera rentable para todos.

Este es un hecho social, cultural, estético, político, religioso y por tanto debe ser
visto desde cada una de estas esferas como componentes integrales del fenómeno.
Es como un ser vivo dentro de este monstruo que es la ciudad de Santafé de
Bogotá por lo cual comporta muchas de las problemáticas de tipo urbano
inherentes a ella.

La apropiación y uso del espacio público para actividades de carácter comercial, si


bien es cierto, reviste aquí algunas particularidades propias de su singularidad
histórica, también se observa allí las características inherentes a esta actividad, su
lógica y problemáticas. Hablamos de la venta, arriendo y uso del espacio, del
monopolio de sectores de calles por parte de particulares económicamente no
desfavorecidos, del subempleo, de la guerra entre sindicatos, agremiaciones,
cooperativas y vendedores independientes, de los problemas de explotación de
menores, de la estafa y el engaño, de la venta de productos ilegales, de sectores
que se benefician de las necesidades e inestabilidad de los vendedores
ambulantes, de la politiquería etc.
En suma, acerca de la dinámica del 20 de Julio podemos decir que es un
fenómeno eminentemente de carácter popular, por el tipo de asistentes que en
mayor proporción acuden durante los días domingo, por los imaginarios que allí se
recrean y los productos que se comercializan.

Cuando se aborda al visitante desprevenido y se le indaga sobre las problemáticas


presentadas durante su estadía, inmediatamente responde que ellas son: la
inseguridad, las basuras y la mendicidad. Pero respecto a las ventas ambulantes, el
ruido, la muchedumbre, el despelote aparente, el desorden, los trancones, la
apropiación del espacio público, no se dice nada, ello no se constituye en problema
grave.

Cómo han de serlo si el habitante de los sectores populares está ávido de todo lo
que ofrece el fenómeno?, si se mantiene expectante de todo aquello que causa
curiosidad, de todo lo raro?. Cómo le ha de incomodar la estrechez, si su cotidiano
vivir es de estrechez de espacio, en su barrio, en las calles de éste, en su casa?.
Pareciera que el lugar, como tal, con todas sus problemáticas de espacio no
representara algo ajeno a su ser.

Para él, éste es el mejor lugar para recrear la vista y el gusto junto con su práctica
religiosa. Qué mejor que pasear, socializar, curiosear a bajo costo y en el mismo
lugar?. Por lo anterior es que hemos definido la dinámica socio-cultural del 20 de
Julio durante los días domingo como de feria y carnaval.

Tiene el lugar todos los componentes de carnaval. Están los mimos, los disfraces, el
fotógrafo, los culebreros, los magos, los adivinos, las golosinas, las comidas, la
gritería, la muchedumbre, el ceremonial, el rito, está lo divino y lo humano en todo
su esplendor

Cómo potenciar éste hecho social ?

Nos podemos encontrar frente a la oportunidad de generar propuestas serias que,


sin destruir estas manifestaciones sociales, contando con sus dinámicas y actores
e incorporando sus propias construcciones estéticas y valorativas, aporten a la
construcción de ciudad con todo lo que ello implica.

Una propuesta piloto que se pueda replicar en el sinnúmero de hechos sociales con
características similares no solamente en nuestra ciudad , sino a nivel nacional.
Sabemos que no será una tarea fácil, debido a la cantidad de intereses que allí se
expresan, pero consideramos que dada la magnitud del fenómeno, éste requiere
precisamente de un esfuerzo de amplia concertación y de inversión de capital por
parte de los diversos actores y las administraciones local y Distrital.

La otra alternativa sería aplicar un paliativo, hacer cumplir las normas vigentes
sobre espacio público y desconocer el fenómeno como tal. Esta alternativa
aparentemente sería la más sencilla, pero la que ocasionaría mayores
inconvenientes, generaría un sinnúmero de conflictos y agravaría el problema social
que de alguna manera encuentra un respiro con las ventas ambulantes en el sector.
Esta opción casi que implicaría dar un tratamiento de orden público a la situación
que se presenta en el 20 de Julio.

En el transcurso de la observación y precisamente tratando de formular alternativas


que se compadecieran con el fenómeno, nos acercamos a proyectos que con
anterioridad se han desarrollado frente al problema de las ventas ambulantes y, con
sorpresa, encontramos que la mayoría de ellos, aunque no se consideren
fracasados, no han dado respuesta a la situación.

Veamos. La ubicación de los vendedores ambulantes en edificios o centros


comerciales especialmente diseñados para ellos no ha resuelto la problemática, ya
que estos locales vienen cambiando de destinación e incluso de propietarios, o
bien, se están arrendando mientras los vendedores allí reubicados regresan a las
calles.

Este tipo de propuestas desconocen de entrada que existe toda una cultura de la
calle, del comercio, del manejo del tiempo, de la espacialidad, que se encuentra
atravesando esta modalidad de trabajo independiente. Desconoce a su vez que se
encuentra interiorizado en cada uno de los vendedores un espíritu de informalidad e
ilegalidad que de alguna manera se reivindica, porque ello trae consigo beneficios
económicos y, sobre todo, el sentimiento de libertad. No se pagan impuestos,
servicios públicos, no se tiene un horario inflexible de trabajo. Para ellos la ciudad
es un inmenso local en el cual es posible “parchar” de acuerdo a los requerimientos
de la masa de compradores.

Igualmente no se tiene en cuenta que la mayoría de ellos cambia de producto, al


ritmo en que cambia la producción, la moda o el contrabando. No contempla que
esta modalidad de comercio no paga I.V.A., que no se expiden recibos y lo más
importante que no existe una mentalidad contable a mediano y mucho menos a
largo plazo. Los verdaderos informales viven al día, con el producto de su venta
diaria, comen, ven por su familia y garantizan el plante para los siguientes días de
jornada callejera.

Así, se requiere de una propuesta que teniendo en cuenta todos estos elementos
garantice un proceso, o bien, tendiente a formalizar cada vez más esta modalidad
de trabajo en torno a alternativas novedosas o que apunte a sacarlos de las calles a
mediano plazo, lo que implicaría impulsar estrategias de formación y capacitación
en otras áreas de la economía: producción y/o distribución.

RECOMENDACIONES

1. Continuar con el proceso de reorganización del espacio público


actualmente utilizado por el mercado ambulante en las vías principales y sus
bocacalles.

ACCIONES
a. Censo e identificación
- Actualizar y precisar el censo de vendedores, buscando establecer "propiedad" del
puesto y de la mercancía que ofrece, antigüedad en la zona y lugar de residencia.
* Elaborar y aplicar, los formularios que deben contener hoja de vida, documentos
de identificación e información que pueda ser verificable: estado civil, certificados de
nacimiento de los hijos, lugar de residencia etc.

* Desarrollar e implementar una política de identificación y/o carnetización de los


"propietarios" de los puestos, quienes lógicamente deben ser las mismas personas
que venden.

- Todos los vendedores deben portar de manera visible su carnet con foto.

b. Reubicación
- Unificación de las dimensiones de la totalidad de los puestos ubicados sobre las
vías vehiculares . La propuesta de 1.20 mts X 1.20 mts en términos generales es
bien vista por los vendedores ambulantes.

- Focalizar los puestos de venta de comidas y aguas aromáticas en tres puntos :


* Cll 27s entre Kras 5 y 6
* Kra 7 con Cll 27s, detrás del colegio
* Cll 27s con Kra 9 en el costado sur, (triángulo sin pavimentar).

- Concentrar la venta de artículos religiosos en:


* La pared del colegio sobre la Cll 27s
* La diagonal 27 arriba de la Kra 6.

- Supresión de aquellos puestos que corresponden a un mismo "propietario".

- Tener en cuenta las dos propuestas de los vendedores ambulantes para el


rediseño de la distribución del mercado ambulante sobre la Calle 27s. con el fin de
garantizar el despeje de las aceras.

- Reubicación de los vendedores que actualmente ocupan las aceras, en aquellos


espacios ganados al romper el monopolio y reducir el tamaño actual de los puestos
de venta que exceden las dimensiones antes anotadas.
- Priorizar cabezas de familia en la permanencia y reubicación de los puestos.

- Se debe eliminar la comercialización de productos desde los vehículos.

c. Aseo
- Creación de un sistema de aseo con infraestructura provisional adecuada para los
volúmenes de desechos. Estos pueden ser tambores removibles en los cruces de
calles y en los puntos de comidas ambulantes.

- Concertar con las empresas comunitarias de reciclaje de productos orgánicos y no


orgánicos la implementación de una línea de clasificación, almacenamiento y
recolección.

d. Contaminación
- Limitación de la utilización de equipos de amplificación y parlantes.

- Sanear de avisos publicitarios el sector haciendo cumplir las normas vigentes.

e. Cultura y recreación
Mantener la Kra 6 desde la Cll 27s hasta la Cll 25s como un espacio para la
recreación y manifestaciones culturales.

f. Transporte y flujo de peatones


- Implementar un proceso gradual de peatonalización del sector que podría incluir:
* Prohibir la circulación de camionetas y camiones, durante el día domingo, en el
sector del 20 de Julio.
* Prohibir el estacionamiento dentro del sector de los vehículos donde es llevada la
mercancía de los vendedores ambulantes.
* Eliminación del transporte masivo por las calles aledañas al santuario: Kra 8 y
Calles 26s y 25s. Las rutas que van por la Kra 8 se pueden desviar por la Kra 10 y
subir por la Cll 31s.
* Las rutas circulares de colectivos no deben entrar al 20 de Julio durante los fines
de semana.
* Las rutas de transporte que actualmente descienden de Villa de los Alpes y
aledaños, y toman la Kra 6 en la Cll 25s, podrían tomar la Kra 5 este y tomar la Av.
1 de Mayo, de tal manera que no entren al 20 de Julio.

Parqueo automotor
- Se puede implementar el sistema de zonas azules sobre las calles 26s, 25s y 24s,
entre Kra. 8 y 10, dado el tamaño de estas vías.

2. Estrategia de concertación

Acciones
- Mantener la mesa de concertación y trabajo entre los diversos actores interesados
en la problemática: vendedores ambulantes, comerciantes, habitantes, iglesia,
Administración. local, Administración Distrital, policía y ONG interesadas.

- Implementar el cabildo popular que se retroalimente con el trabajo de las mesas


de concertación, con el fin de garantizar la fluidez y veracidad de la información y
cumplimiento de los acuerdos.

- Los mecanismos anteriores buscan ganar niveles de legitimidad en la


representación de cada sector, a fin de llegar a acuerdos escritos e igualmente
busca elevar la participación ciudadana y la sostenibilidad del proceso.

3. Profundizar la consolidación de la propuesta de mercado móvil orbital para


los fines de semana, contemplando sábados, domingos y festivos.

4. Dinamizar desde la alcaldía local la creación un mercado móvil para la


venta de líchigo en la localidad, conformada por los actuales vendedores que
trabajan en la zona, priorizando a aquellos que son habitantes de la localidad.

El objetivo de estas recomendaciones apunta a que la administración local se


apropie de la propuesta y ésta entre a hacer parte integral del plan de desarrollo
local.
Acciones
- Dentro de los niveles de autonomía local elaborar los criterios de funcionamiento
de éstos.

- Avanzar en la elaboración de las pautas de normatización del uso del espacio


público inherentes a los mercados orbitales y/o móviles.

- Realizar una proyección de los ingresos que podría obtener la localidad por este
concepto, así como de las inversiones tendientes a mejorar esta situación.

- Se debe ir ganando terreno en la concentración y definición del área/s futura/s del


mercado orbital y/o mercado ambulante.

5. Diseño de una estrategia de información sobre el proceso de


reorganización del área.

El objetivo central apunta a sensibilizar a los visitantes sobre la importancia que el


lugar reviste para la Capital y los esfuerzos que se están realizando para un mejor
estar en él.

Para ello se sugiere:

* Fijar públicamente, por medio de un cartel vistoso o una valla, las propuestas y los
acuerdos establecidos sobre la renovación del sector.

* Engalanar el área temporalmente con sugerencias a los visitantes, como:


mensajes de aseo, civismo, convivencia, etc.

* Implementar un boletín informativo que de cuenta del desarrollo del proceso de


concertación.

* Implementar una campaña lúdica permanente de educación del transeúnte sobre


normas de comportamiento ciudadano en éste tipo de espacios.
6. Contratación de un estudio especializado que de cuenta del estado actual
del espacio público y su área de influencia y presente una propuesta de
diseño de espacio público y amoblamiento urbano.

Busca configurar un espacio arquitectónicamente adecuado para mejorar las


condiciones actuales del fenómeno, de tal manera que se potencien sus
particularidades de manera rentable para todos los actores que allí convergen.

Esta propuesta debe tener en cuenta:

A. Inventario y estado actual del área de influencia


B. Levantamiento topográfico de espacio público y redes existentes.

Se debe producir un diseño de espacio público y amoblamiento urbano que


contemple:

-Tratamiento de peatonalización del sector durante los fines de semana


- Ordenamiento del tráfico vehicular y peatonal.
- Adecuación de redes sanitarias, eléctricas y telefónicas
- Diseño de un área para presentaciones culturales
- Amoblamiento urbano que contemple:
* Paraderos, bancas, teléfonos públicos, canecas, señalización informativa, (tránsito
y sitios de interés), puestos de ventas, baños públicos,

- Propuesta de habilitación de una o varias zonas de parqueo con capacidad para la


demanda
- Propuesta de recuperación y restauración de una casa antigua a manera de
museo del 20 de Julio.
- Estudio de impacto urbanístico
- Estudio de medio ambiente (mitigación del impacto)
- Estudio de paisajismo.
- Arte urbano (estética popular)
- Presupuesto detallado del valor total del proyecto de espacio público y adecuación
de áreas culturales y de parqueo.

A mediano plazo

De acuerdo a los resultados del estudio paisajístico, mejoras y adecuación de


espacio público, concertar entre las entidades distritales, la alcaldía mayor, la
alcaldía local y la iglesia Salesiana los mecanismos para la implementación de las
recomendaciones: recursos, obras y ejecución.

La idea central es peatonalizar el sector durante los fines de semana garantizando


espacios de parqueo vehicular externo e interno que no interfieran con el flujo
peatonal.

A largo plazo

Se debe contemplar la proyección del sector como un polo de desarrollo local que,
incorporando el fenómeno actual, garantice el ordenamiento y rentabilidad
económica y social tanto para los actores allí presentes como para la alcaldía local.
TABLA DE CONTENIDO

I. INTRODUCCIÓN

II. METODOLOGÍA
2.1. CATEGORÍAS
2.2. INSTRUMENTOS METODOLÓGICOS
2.2.1. Encuestas
2.2.2. Diarios de Campo
2.2.3. Entrevistas semi-estructuradas
2.2.4. Registro gráfico

III. EL BARRIO
3.1. ANTECEDENTES
3.2. EL FENÓMENO

IV. ESPACIO PÚBLICO


4. 1. LOS PARQUES
4.1.1. Plazoleta central
4. 2. ESPACIO VEHICULAR
4.2.1. Parqueo automotores
4.2.2. Transporte
4.2.2.1. Transporte público y áreas de congestión
4. 3. ESPACIO PEATONAL
4. 3.1. Flujo y movilidad de los peatones
4.3.1.1. La llegada
4.3.1.2. La salida
4.4. LAS CONTAMINACIONES
4.4.1. Contaminación visual
4.4.2. Contaminación auditiva
4.4.3. Contaminación por olores y gases
V. CARACTERÍSTICAS DE LOS VISITANTES
5.1. SECTOR SOCIAL
5.2. FRECUENCIA DE VISITAS
5.3. QUIENES Y CON QUIEN VAN AL 20 DE JULIO
5.4. COMPORTAMIENTO
5.4.1. Vamos a adorar al Niño
5.4.2. Guerra de la calle, guerra del alma
5.5. ACTIVIDADES REALIZADAS POR LOS VISITANTES
5.5.1. De todo hay por hacer
5.5.2. Consumo de alimentos

VI. EL MERCADO
6.1. COMERCIO FORMAL
6.2. COMERCIO INFORMAL
6.2.1. Tipos de Venta
6.2.1.1. Casetas móviles
6.2.1.2. Puestos con carpas uniformes y estructuras metálicas
6.2.1.3. Puestos con infraestructura compleja
6.2.1.4. Puestos de tabla y techo de plástico o sin techo
6.2.1.5. Puestos en el sitio, una mesa o el mismo guacal
6.2.1.6. Bandejeros
6.2.1.7. Carreteros
6.2.2. Tipos de productos
6.2.3. Servicios
6.3. SERVICIOS PÚBLICOS
6.3.1. Comunicación
6.3.2. Servicio de Baño
6.3.3. Servicio de Aseo
6.4. EL MERCADO ALREDEDOR DE LA FE: EL CASO DE LOS MENDIGOS
6.4.1. De la necesidad a la profesión
6.4.1.1. Los mendigos profesionales de la ciudad
6.4.1.2. Los ancianos y las ancianas
6.4.1.3. Minusválidos con malformaciones genéticas
6.4.1.4. Los mutilados
6.4.1.5. Las mujeres con hijos

VII. CONFLICTOS
7.1. CONFLICTOS Y ACTORES
7.1.1. Conflicto entre vendedores ambulantes
7.1.2. Conflicto entre vendedores ambulantes y la policía
7.1.3. Conflicto entre vendedores ambulantes y conductores
7.1.4. Conflicto entre vendedores ambulantes con puesto y bandejeros
7.1.5. Conflicto entre vendedores ambulantes y habitantes
7.1.6. Conflicto por robos
7.1.7. Conflicto entre los vendedores ambulantes y los comerciantes
7.1.8. Conflicto entre los mendigos
7.1.9. Conflicto entre mendigos y la guardia de seguridad de la iglesia
7.2. CONFLICTO LATENTE
7.3. ZONAS DE MAYOR CONFLICTIVIDAD

VIII. ORGANIZACIÓN Y RELACIONES SOCIALES

IX. RELIGIOSIDAD

X. FUERZA PÚBLICA
10.1. FUNCIÓN
10.2. RELACIONES DE CONVIVENCIA Y LEGITIMIDAD
10.3. SEGURIDAD

XI. CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES


DINÁMICA SOCIO-CULTURAL DEL BARRIO
20 DE JULIO DURANTE LOS DÍAS DOMINGO

El presente documento contiene el informe final de la observación realizada durante


cuatro domingos consecutivos en el barrio 20 de Julio en los meses de Agosto y
Septiembre de 1996.

En ella participaron como equipo coordinador del proceso los siguientes


profesionales de la Asociación de Trabajo Interdisciplinario A.T.I: Clara Elena
Salinas, Genoveva Méndez, Consuelo Acevedo y William Tolosa. Además de ellos,
colaboraron en las observaciones directas los estudiantes de la Universidad
Nacional de Colombia: Gladys Janeth Vargas, Romel Rojas, Pablo Alayón y Alberto
Henao.

Por parte del Observatorio de Cultura Ciudadana participó como responsable e


interventora la Doctora Martha N. Bello A.

Agradecemos a todas aquellas personas que de una y otra forma aportaron con sus
conocimientos, vivencias y sueños para hacer posible la realización de este trabajo.

ASOCIACIÓN DE TRABAJO INTERDISCIPLINARIO


A.T.I.

Santafé de Bogotá, 1.996