Segunda División B I montañeros El primer entrenamiento tras José Ramón

La mirada del presi
Fausto Vázquez analiza la situación del equipo en una semana complicada
> LA ENTREVISTA
suerte de no encajar goles, si no el equipo baja los brazos. Las victoria nos darían confianza. Hay que darles seguridad. A veces el equipo tiene que arriesgar menos, mantener la portería a cero y no cometer errores impropios de los jugadores que son: ser más fuertes defensivamente y prácticos. —¿Por qué apuestas por Álex y Moncho? —Álex es una persona que llegó al club para desempeñar funciones técnicas y acabó siendo directivo. Ya en su momento se puso el chándal para entrenar el Juvenil B. Moncho es un buen profesional, pero como optamos por él podríamos haber optado por otros entrenamiento, ¿por qué? —Para mí fue un buen entrenamiento, largo, intenso y cara a cara. Generalmente no suelo meterme en cosas de vestuario. Dejo trabajar a los entrenadores. El lunes hablamos de todas las cosas que rodean al club. Cada uno dijo lo que quiso, colectivamente y, luego, individualmente. A partir de ahora, la gente del club estaremos más cerca. Somos nosotros los que tenemos que mimar y cuidar al enfermo. —¿Te arrepientes de algo esta temporada? —La planificamos con ilusión. Creía que teníamos un equipo con buenas prestaciones: mezcla de hagamos lo que hagamos? —No es un drama para el Montañeros bajar a Tercera. En su momento ascendimos y lo asumimos. Hay muchos gastos, es una categoría profesional para un equipo aficionado. Además, nos toca en una época difícil en la que hay muchos problemas. Tiene mucho mérito estar por tercer año consecutivo. Solo hay que fijarse en los equipos que hay en esta categoría y que haces poco estaban en Primera o Segunda División. Vamos a intentar pelear el objetivo es dignificarnos. —¿Hay jugadores acomodados en la plantilla? —Cuando un entrenador lleva mucho tiempo se crean hábitos, vicios y costumbres, pero no creo que haya jugadores acomodados. Debería ser algo bueno. Tenemos futbolistas muy buenos que han jugado en Primera y Segunda recientemente. Iago, Iván Pérez, Rubén Rivera están en la mejor edad de su carrera deportiva y aún les queda mucho fútbol por delante. Debemos soltarnos y ser más ambiciosos. —¿Qué dices a los que se quejan entre comillas de que los problemas económicos han podido influir en el rendimiento del equipo? —Está claro que estamos en una situación económica complicada, pero el problema es deportivo. No se ha empezado bien y eso ha generado dudas. Hay atrasos y las subvenciones tardan más en llegar, pero a los jugadores se les paga muy bien. Lo que merecen. Se han creado alarmas que no tienen sentido. Ni va a desaparecer el Montañeros ni nada por el estilo. El año que viene va a seguir existiendo el primer equipo. —¿Se han cerrado (esta vez sí) las puertas del Montañeros para José Ramón González? —José Ramón era el mejor entrenador que podía tener el Montañeros. No conozco técnicos de tanto nivel como él en todos los aspectos. Lo consideramos una persona de la casa. Ha sido todo en el fútbol gallego y me gustaría que triunfase. Quiero verlo entrenando en Primera División.

Rubén García
n Dormir, lo que se dice dormir, poco. Ayer, Fausto Vázquez podía disfrutar de minutos de sofá después de días de reuniones. De tensión. De tomar decisiones. Algunas difíciles. De informar. De atender medios de comunicación. De planificar cuando no toca. La mirada del presi analiza una de las semanas más complicadas del Montañeros. —¿Es tarde para conseguir la permanencia? —Es difícil. Muy difícil. Matemáticamente quedan posibilidades, pero cada vez se acortan más las jornadas. En estos momentos no pensamos en la permanencia sino en dar la cara el domingo. Llevamos un mes y medio sin ganar. Espero que tengamos suerte y consigamos el triunfo. —¿Debería haberse tomado antes esta decisión? —Nunca sabes. Los resultados llevan un tiempo sin acompañar. Jose había tomado esta decisión en su momento, pero decidimos convencerlo (directiva y jugadores) y se quedó. Esta semana decidió apartarse definitivamente. A la primera contrariedad en los partidos, nos atascamos. Los jugadores tienen experiencia y calidad, pero la cabeza no funciona igual que cuando consigues victorias. —¿Habrá más salidas? —Es posible. Nosotros ya dijimos todo lo que teníamos que decir a quien teníamos que decírselo. Uno que queríamos que se quedara, se fue; y otro que queríamos que saliera, no se fue. Tenemos una plantilla de 20 jugadores con todas las posiciones cubiertas y múltiples variantes. El equipo tiene que volver a recuperar la sensibilidad y la confianza. —¿Cómo se plantea la directiva la contratación del sustituto de José Ramón? —Tenemos muchos ofrecimientos, pero apostamos por gente de la casa y por la unión. Creemos que así los jugadores serán capaces de desarrollar mucho mejor el trabajo. Nos hace falta la

Sus frases
“El equipo tiene que recuperar la confianza y la sensibilidad” “Tenemos que mimar y cuidar al enfermo: nosotros”
de nuestro organigrama. Tenemos buenos entrenadores, con formación. Este cuerpo técnico va a ampliarse. Ha sido todo demasiado precipitado. —¿Hay cinco equipos peores que el Montañeros en esta Liga? —Por nivel y calidad de plantilla, sí. Hay más de 5 y de 10 rivales inferiores al Montañeros. Estando los jugadores al nivel deportivo que pueden dar, es para estar en el medio de la tabla e incluso aspirar a cotas más altas. —Hablas de que las reuniones del pasado lunes en la sede del club fueron un

“Hay más de 5 y 10 rivales inferiores al Montañeros” “Quiero ver a José Ramón entrenando en Primera División”
jóvenes y veteranos. Pero en el futbol nunca está nada escrito. A veces, peores equipos hacen mejores temporadas y viceversa. Empezamos mal y el equipo fue perdiendo confianza. Los jugadores se sienten atenazados. Nos habría gustado empezar y acabar con la misma plantilla. Por segundo año consecutivo cambiamos de entrenador y eso no es bueno. En el fútbol suele pasarle factura a él. Algún error hemos cometido, está claro, y al final de la temporada se recapacitará. —¿En algún momento de los últimos meses has pensado: estamos descendidos

fotoS: SuSy SuáREz