Boletín informativo para las familias

El

sueño

Dormir no es una obligación, pero en estas edades, establecer la rutina del sueño es importante para el buen desarrollo de los niños y niñas.

en la edad pediátrica
¿QUÉ PODEMOS HACER?

Las horas de sueño necesarias disminuyen con la edad. Un bebé duerme más que otro niño/a más mayor. No es imprescindible dormir siesta, aunque es recomendable en los más pequeños. El niño no debe dormir en la cama con sus padres.

EL NIÑO QUE NO DUERME
Muchos niños y niñas tienen dificultad para conciliar el sueño, o a veces se despiertan durante la noche. Algunas de las causas que provoca esto, son: la dentición, gases, fiebre, el pañal sucio, el hambre etc… En otros casos, puede deberse a que el menor considera el acto de marcharse a la cama o dormir como la separación entre sus padres y él/ella, y que por tanto, intenta evitar. A veces, esta situación puede llegar a ser un problema porque los niños y niñas que duermen, se sienten mejor durante el día y tienen menos alteraciones en el comportamiento, alimentación, rendimiento escolar. Las familias deben ayudar a sus hijos/as desde muy pequeños, a mantener rutinas y buenos hábitos de sueño.

A partir de los 4-6 meses es conveniente que duerma en una habitación sin los padres. La habitación debe tener una temperatura agradable y ropa cómoda. Acuéstale todas las noches a la misma hora. Dale algún objeto que asocie al sueño: peluche, mantita, etc. Mantenga una rutina diaria cada noche para ir a dormir, -hacer pipí, lavarse los dientes, poner al niño en la cama, contar un cuento, dar las buenas noches y despedirse, apagar la luz y salir de la habitación-. Si el niño lo llama, respóndele pero sin volver a entrar. Si al dejarlo en la cama no llora, pero lo hace minutos después, entre y compruebe sólo que no le pasa nada. Acuesta al menor despierto. Debe aprender a dormirse solo, sin la atención de los padres; y evita que su hijo/a asocie dormirse con tu presencia.

No debe mecer ni pasear al niño para que se duerma. Una vez está en su cama, debe permanecer allí. No haga caso de las protestas o rabietas, mantén una actitud firme. No ceda ni se desanime, es sólo cuestión de unas noches… y paciencia. Los niños pequeños suelen despertarse varias veces por la noche, pero deben aprender también a dormirse solos. Si llora y se despierta por la noche, compruebe que está bien y no le ocurre nada. No lo coja, tranquilízale de manera breve y déjelo despierto para que se duerma nuevamente solo. Un niño que se duerme solo podrá volverse a dormir con más facilidad si se despierta por la noche. Si usted va a la habitación del niño cada vez que se despierta, éste le exigirá su presencia para volver a dormirse. Nunca le des al niño medicamentos para dormir. Evita que vea programas de televisión violentos o simplemente inadecuados. Es muy importante conseguir un ambiente tranquilo, realizar actividades relajantes y evitar aquellas que puedan excitar a los niños, por lo menos 30-60 minutos antes de ir a la cama.

¿CUÁNDO CONSULTAR A SU MÉDICO DE FAMILIA?
Si durante el día, el menor o la menor está adormilado/a. Si no llega a conseguir que el niño/a concilie el sueño. Si el niño ronca y deja de oír el ronquido porque deja de respirar.

Con la colaboración del Centro de Salud de Lebrija “Nuestra Señora del Castillo”

Evite las bebidas con cafeína, especialmente, Recuerda: por la noche. La falta de actividad, las siestas prolongadas, La importancia de establecer la rutina en el las riñas de última hora, los juegos violentos, sueño es muy importante para el buen el malhumor de los padres, dificultan el desarrollo de los niños y niñas. sueño del menor. Si no puede cumplir estos consejos, consulte a No amenaces al niño/a con irse a la cama. su médico-pediatra. Debemos transmitirle un hábito agradable.
Escuela Infantil Garabatos C/ Andorra s/n. Lebrija (Sevilla) 41740. Tlf: 95 597 52 15 Fax: 95 597 37 62 e-mail: garabatoseim@gmail.com