Tema 2: Las competencias del traductor y del intérprete

Procesos y competencias Cristina Negre

1. Tema de reflexión Describe tu propio proceso de adquisición de la competencia de interpretación. Tal y como hemos estudiado en este tema, la competencia traductora es el sistema subyacente de conocimientos, habilidades y aptitudes necesario para traducir cualitativamente distinta a la competencia bilingüe. Como todo conocimiento experto la competencia traductora tiene componentes declarativos y operativos, aunque es un conocimiento básicamente operativo. Además, está formada por un conjunto de subcompetencias en el que existen relaciones, jerarquías y variaciones. Esta competencia traductora se adquiere mediante un proceso de reestructuración y desarrollo de subcompetencias, que son: la competencia lingüística en las dos lenguas (léxico, sintáctico y textual), la competencia extralingüística (temático, cultural y enciclopédico), el conocimiento sobre la traducción (derivado del encargo, de la dificultad en la documentación…), la competencia instrumental (conocimiento sobre el uso de fuentes de documentación y uso de nuevas tecnologías) y los componentes psicofisiológico (memoria, atención, percepción, emociones, curiosidad intelectual, perseverancia, rigor profesional, espíritu crítico, confianza en sí mismo, motivación, creatividad, razonamiento lógico, capacidad de análisis, síntesis, etc.). Todas estas subcompetencias las tengo interiorizadas en un mayor o menor grado. En cuanto a las competencias adquiridas, mi competencia lingüística es fruto, por un lado y sobre todo, de un aprendizaje formal y deliberado con una metodología de enseñanza en escuelas y academias de idiomas y, por el otro, de un contexto autodidacta espontáneo adquirido durante las inmersiones culturales en los países de origen de dichas lenguas. Asimismo, mis competencias extralingüísticas se basan en un cúmulo de conocimientos culturales y situacionales que se adquieren de forma tanto deliberada como implícita, al igual que los componentes psicofisiológicos como la memoria, la motivación o la confianza que aunque sean factores intrínsecos de la persona se pueden mejorar y desarrollar mediante técnicas y métodos de aprendizaje. La competencias varían según la dirección (directa, inversa), la combinación lingüística, la especialidad (jurídica, literaria, etc.) y el contexto de adquisición (adquisición guiada, de modo autodidacta). Todos ellos constituyen factores que influyen en la adquisición de la competencia traductora. Personalmente, me considero más experta en la traducción directa jurídica porque poseo más competencias en la lengua de partida que en la lengua meta y mis conocimientos en el campo jurídico son amplios.

En estos casos intento captar el sentido global de la frase para poder reformularlo. Además. a las ideas. La automatización de los procesos de recepción en la lengua original está interrelacionada con los conocimientos lingüísticos de la misma. es decir. y no a la macroestructura. etc. ya que en la mayoría de los casos mis decisiones son en base a la microestructura del texto. en el momento que habla el orador. poseo competencias que debo reestructurar para conseguir una traducción más rigurosa y eficaz como la competencia lingüística de la lengua meta y un mayor control de mi lengua materna para una reformulación impecable. mis propuestas son fruto de la búsqueda inmediata en la mente de posibles soluciones. usar construcciones sintácticas propias de la lengua de llegada. Además. no poseo un excelente conocimiento y dominio de la lengua de llegada. En mi caso. es decir. lo que a menudo me plantea problemas de comprensión. todavía no puedo hacer una valoración inmediata de los procedimientos mentales que utilizo porque me centro más en la microestructura del discurso que en su macroestructura. parafrasear conceptos o palabras que no tienen una traducción equivalente en la lengua de llegada. Así pues. en el campo de la interpretación el análisis de la situación de traducción y del discurso es imposible realizarlo a priori. tengo automatizados recursos para la lengua materna a la hora de resolver problemas recurrentes o nuevos y mi control sobre los procedimientos que utilizo bueno porque soy capaz de jerarquizar la información y reformular las ideas principales y/o secundarias mediantes la técnica adquirida deliberadamente. con lo que puedo reemplazar elementos que se repiten a lo largo del discurso. tener en mente posibles soluciones para problemas que aparecen con frecuencia. que en general debo mejorar el nivel de la lengua. y los problemas de traducción se detectan en el mismo momento en que se está interpretando. Por ello. no puedo reflexionar sobre los procedimientos que voy a utilizar y los recupero de la memoria bien mediante la comparación con otros casos parecidos que me he encontrado en otras interpretaciones. bien mediante nuevas propuestas. Desde el punto de vista del control de la fase de ejecución todavía tengo problemas de comprensión del discurso original de los que tengo plena conciencia y que no puedo controlar completamente. ya que el acto de traducción es inmediato. . Sin embargo. que todavía no he adquirido e interiorizado los procedimientos de cada una de las fases de las que se compone una interpretación ni los conocimientos resultantes en el ámbito operativo y abstracto. conceptos. usar sinónimos. a las palabras. Sin embargo. Es decir.). evitar los falsos amigos. Quizás la competencia más importante que todavía no poseo es la estratégica.Tema 2: Las competencias del traductor y del intérprete Procesos y competencias Cristina Negre En la evolución de intérprete novato a experto me encuentro en un nivel intermedio.

Tema 2: Las competencias del traductor y del intérprete Procesos y competencias Cristina Negre .