INFORMES DE LA SECRETARIA DE AGRICULTURA Y LA BOLSA DE CEREALES

Creció fuerte la producción de trigo en esta campaña agrícola
A pesar de las heladas habrá entre 800.000 y 1 millón de toneladas más que en la anterior.
Por: Sergio Persoglia

A TRILLAR. LOS TRABAJOS, RECIENTEMENTE EN LA PROVINCIA DE SANTA FE, DONDE SE REGISTRARON ALTISIMOS RINDES. A pesar de las fuertes heladas tardías y de la falta de agua que sufrió en etapas claves del desarrollo del cultivo, la cosecha de trigo de esta campaña terminará con casi un millón de toneladas más que en la anterior, según las últimas cifras difundidas por la Bolsa de Cereales de Buenos Aires. Con la cosecha prácticamente finalizada (ya se trillaron cerca del 99% de los lotes), la entidad dijo que la producción total del cereal se ubicará en 15,2 millones de toneladas, casi un millón de toneladas por encima de lo obtenido en la campaña anterior. Aunque con pequeñas diferencias con los de la Bolsa, los números difundidos ayer por la Secretaría de Agricultura también hablan de un fuerte crecimiento: dicen que se producirán 15,4 millones de toneladas, aunque considera que el año pasado se cosecharon 14,6 millones de toneladas, con lo cual la trepada sería de 800.000 toneladas. A esta buena producción, impensada en los momentos más duros de la campaña, se llegó a pesar de las durísimas heladas que golpearon a los trigos a mediados de noviembre pasado, sobre todo en el centro y sur de Aires Aires, donde habitualmente están los lotes más rendidores. Allí, hubo caídas promedio en los rendimientos de hasta un 25%, aunque no fueron pocos los productores que no pudieron cosechar prácticamente nada. Lejos de ese drama, más al norte del país, en diversas zonas de las provincias de Santa Fe y Córdoba, las condiciones climáticas mucho más favorables permitieron obtener rendimientos récord. Hubo algunos lotes que arañaron los 7.000 kilos por hectárea y muchos campos promediaron más de 5.000 kilos por hectárea. Se trata de números más que interesantes, sobre todo si se los compara con la productividad media nacional, que la Bolsa de Cereales estima para esta campaña en unos 2.900 kilos por hectárea. Justamente, fueron aquellos rendimientos los que permitieron compensar con creces las pérdidas sufridas más al sur, para totalizar las más de 15 millones de toneladas actuales. El despegue de los rindes, sustentados en el moderno paquete tecnológico que aplican los productores, en el que se destacan los avances en genética y la creciente fertilización, permitió más que compensar el estancamiento en el área sembrada en torno a 5,5 millones de hectáreas. Ahora, la expectativa pasa por lo que pueda traer la próxima campaña. Los productores sostienen que el cierre del registro de exportaciones, decido por el gobierno con el declarado objetivo de tener asegurado el abastecimiento interno, está provocando que ellos reciban un precio muy inferior al que podrían obtener sin esa restricción (ayer el trigo cerró en Rosario a 510 pesos por tonelada). Y dicen que eso podría impactar en la próxima siembra.

Pero para que ese momento llegue (la siembra arranca fuerte a partir de mayo, aunque las decisiones se toman bastante antes), todavía falta. Y, desde el gobierno, altas fuentes dijeron ayer a Clarín que, una vez finalizada la cosecha, se determinarán los saldos exportables para evaluar la eventual reapertura del registro.

Se expandió un 21% la molienda de soja
Entre enero y noviembre del año pasado, la molienda de soja totalizó 36.668.741 toneladas, frente a las 30.120.897 toneladas procesadas en el mismo período de 2006. La cifra implica un crecimiento del 21%, según datos de la Dirección de Mercados Agroalimentarios de la Secretaría de Agricultura, difundidos ayer. El crecimiento supera ampliamente al que registró la producción de soja, que en la campaña pasada, la 2006/2007, alcanzó a 47,5 millones de toneladas, un 17,2% más que en la anterior (la 2005/2006), según los datos oficiales.

El girasol, con mayor área sembrada
La superficie sembrada con girasol será de 2,63 millones de hectáreas, lo que implica una suba del 10,5% respecto a la campaña 2006/07, según indican las estimaciones agrícolas mensuales de la Secretaría de Agricultura difundidas ayer. El informe señala que hubo una mayor cantidad de hectáreas sembradas en las provincias de Buenos Aires, Entre Ríos, La Pampa y Santa Fe. Con el aumento de la superficie sembrada, las estimaciones oficiales pronostican que la producción final del girasol se ubique entre 3,8 y 4,2 millones de toneladas.