UNIVERSIDAD NACIONAL DE COLOMBIA EL CAMPO DE LOS ESTUDIOS EN LA COMUNICACIÓN Y LA CULTURA

David Eduardo Murcia Lesmes. 542870

REPRESENTACIÓN FEMENINA EN PULP FICTION (1994) Y COMO AGUA PARA CHOCOLATE (1992), COMO EXTRACCIÓN DEL CINE EN LOS 90’S.

La normatividad de hombre y mujer ha marcado una gran importancia en el contexto actual de la idea en la que los medios conciben cierta clase de representaciones. Butler ( 2002), señala que el sexo es desde el comienzo una normativa, que se manifiesta como una especie de poder. En el sentido de gobernar la producción entorno a: demarcar, circunscribir y diferenciar los cuerpos que controla. Como tal, el sexo es una construcción ideal que se materializa obligatoriamente a través de los medios de comunicación. Desde la realización de obras artísticas, literatura, pintura, escultura, etc; se ha dejado entrever históricamente el papel y rol de la mujer frente al hombre, enmarcada en una sociedad heterosexual; que por cierto ha dejado entrever el uso de una reiterativa estereotipificación del género femenino, por medio de parámetros de representación como maquillaje, tacones, joyas, sumisión, delicadeza, etc. Veamos una pintura antigua y las imágenes que nos muestran las películas Pulp Fiction y Como agua para chocolate:

Pulp Fiction. 1994.

Como Agua para chocolate. 1992.

Controversialmente se ha usado el término género y sexo, es preciso diferenciar un de lo otro para evitar las confusiones. Butler (2002), señala que el sexo se define como anterior al género, que será una postulación, una construcción ofrecida dentro del leguaje, anterior a la construcción de la representación; mientras que el género se constituye como la construcción social de sexo; que luego absorberá al sexo y lo hará llegar a hacer semejante a la ficción o tal vez a una fantasía. Las representaciones de las anteriores imágenes, demuestran una gran influencia de femeninidad para el deseo heterosexual. Reúne el erotismo, sensualidad y seducción (como la forma en que cierta imagen logra captar nuestra atención), que las haga ser admiradas a las mujeres bajo la mirada de un espectador de género masculino, que suscriba su deseo o placer al contemplar los objetos mediáticos de las artes para definir dicho género, “opuesto al hombre y al servicio de ellos” (Lady Gaga y la representación femenina: entre la norma y la subversión, 2011). Que se manifestará en la inclusión de que es lo adecuado y no, en una sociedad que es espectadora de las tendencias y propuestas de los medios de comunicación, enfocadas en una percepción de la vida que recurre constantemente a “crear una ilusión de que nada ha cambiado”. Berger (1926).

Durante el transcurso de cómo agua para chocolate se narra la historia de Titala menor de las hijas de Doña Elena-, en la que las normas familiares obligan a mantener a la menor de las hijas al cuidado de la madre hasta su muerte, y por tanto evitar el casamiento con Pedro –un joven que apuesta a entregarle su corazón-, quien recurre a casarse con la Hermana de Tita – Rosaura- sin sentir por ella amor, para lograr estar cerca de Tita. Tita recurre a la comunicación de sus sentimientos hacia Pedro a través del sazón, sabor y olor de sus comidas. Es como se diría coloquialmente, conquistar al hombre por el estómago. La historia se desenvuelve entre el ir y venir en búsqueda de la felicidad en pareja rompiendo la norma de la familia en el sentido de cuidado de la madre. Morirá la madre, pero aún así Tita estará encasillada a la sujeción que esperaba tener en su vida; hasta que logra enfrentarse a su madre (en imagen muerta). Es una historia que hace una reivindicación con el rompimiento de la norma del estereotipo de sujeción de la hija a la madre que se refirió su escritora en el libro del mismo título hacia 1982. Aunque libera muchas posturas tradicionales de ver a la mujer en una familia de clase adinerada.

Tita preparando los alimentos. 1992.

A la izquierda Tita preparando los alimentos, a la izquierda una pintura de una mujer vertiendo leche. Llamo éstas imágenes para lograr una visualización del concepto que se tenía y que en los 90’s, se demuestra aún la marcada representación de la mujer al servicio de la cocina, los quehaceres y cuidado del hogar.

Boda de Pedro y Rosaura. 1992.

Pedro Muzquiz rezando antes de tener relaciones con Rosaura. 1992

Tita peinando a mamá Elena.1992

2

Gertrudis (Otra hermana de Tita) y un comandante. 1992 Está imagen demuestra y describe la censura que se tiene de la concepción de familia enmarcada en ciertos “ritos” para llegar a un casamiento. Ya que el deseo entre estas dos personas permite una relación fuera de la norma sobre el matrimonio. Que luego le dará poder de ordenar y mandar a personas por el título que tuvo de su marido.

Pulp Fiction o más conocida como Tiempos violentos dirigida por Quentin Tarantino, se desarrolla en un medio criminal – que enfoca la época de los gánsters- en búsqueda de un maletín, muerte, drogas, seducción, exhibición, entre otras cosas, que irán reuniendo caracteres especiales para identificar el concepto de mujer específico que se tenía demarcado y que se estaba mostrando al espectador. Esta película la conforman varias escenas que se complementan la una con la otra, es un depliegue de creatividad para retomar cada escena. La película inicia en un dinner entre una pareja (Yolanda y Ringo), los cuales quieren tomarselo para un asalto. Consecuentemente aparece la escena de la habitación en búsqueda de un maletín hurtado. Seguidamente aparecen en escena Mia Jones- Wallace (quien es la esposa de jefe de los gansters –Marcellus Wallace-) y Vicent Vega, en una cita en un restaurante de estilo rocanrolero. Después aparecen Butch (un boxeador), Esmarelda Villalobos (Taxista) y Fabienne (Novia de Butch), que ejemplifican una relación estable y un trabajo en el que se podían desempeñar las mujeres, como despliegue creo, de todas las protestas que se llevaron a cabo durante los 90’s que logró que las mujeres tuvieran más participación en la sociedad. Aunque la película contiene otras escenas resalto estás por el contenido femenino que es el que realmente me interesa.

Yolanda (Honey Bunny) y Ringo.1994

Mesera del dinner. 1994

Mia y Vicent bailando. 1994

Mia Jones-Wallace. 1994

Esmarelda Villalobos.1994

Mia en el baño de mujeres frente al espejo. 1994

Estás imágenes representan lo que diría Berger acerca de la visión que tiene la mujer como mujer misma. Berger (1926), dice que una mujer debe contemplarse continuamente. Ha de ir acompañada de la imagen que tiene de sí misma. Desde su más temprana infancia se le ha enseñado a examinarse continuamente. Actualmente lo vemos como vanidad femenina, pero muchas veces esa vanidad viene marcada por los estigmas heterosexuales normativos que vienen marcados a los que me refería sobre el deseo y placer que genera al hombre ver a una mujer, que surgen realmente porque “disfrutas mirándola” Berger (1926).

Vicent y un amigo negociando drogas. 1994

Fabienne.1994

Fabienne y Butch.1994

Fabienne, luego de un ataque te ira de Butch. 1994

La representación que se ofrece en cada escena retomada en las imágenes anteriores, señalan un fuerte concepto entre la importancia de masculinidad (entendida como la serie de atributos que identificarían normalmente al género masculino) y el juego de roles en que participa la mujer. Berger (1926) señala, que la presencia de un hombre dependerá de la promesa de poder que él encarne; el cual puede ser moral, físico, temperamental, económico, social sexual (…). Es así, que en diferentes escenas se ejemplifican diferentes estereotipos que representan constantemente la participación del hombre que va desde el apoyo en un robo (Yolanda y Ringo); pasando por la atracción

física que produce el tener una cita con un hombre seduciéndolo (Mia y Vicent); hasta la espera en casa de una mujer y sumisión al enojarse el hombre (Fabienne y Butch). Además es claro que el hombre era el encargado de los negocios (del dinero) precisamente en una sociedad en la que la mujer debía ser mantenida por el hombre, sujeta a su marido (hombre).

Escena del restaurante donde comían Mia y Vicent. 1994

Jody, esposa de vendedor de drogas. 1994

Mia. 1994

Es evidente que desde la infancia se enseña tanto a hombres como a mujeres a regirse bajo ciertas normas sociales. Sin embargo, es importante tener la

libertad de escoger libremente, no por normas impuestas el tipo, carácter o personalidad que se quiere tener de una sociedad rodeada de medios que en los 90’s encasillan a la mujer con estereotipos heteresexuales reiterativos.

BIBLIOGRAFÌA Berger, J. (1926). Modos de ver. Extraído el 23 de http://es.scribd.com/doc/33293477/Modos-de-Ver-John-Berger enero de

Butler, J. (2002). Cuerpos que importan: sobre los límites materiales y discursivos del “sexo”(1 edición.) [ Resumen]. Buenos aires: Paidós. Lady Gaga y la representación femenina: entre la norma y la subversión (2011, octubre). Conferencia realizada en la Universidad de los Andes, Bogotá, Colombia.