FORMACION DE USUARIOS: El término formación de usuarios hace referencia al conjunto de actividades orientadas hacia el desarrollo de habilidades, competencias y conocimientos

en los miembros de una sociedad para que usen la información en cualquier lugar del mundo, independiente del formato y el soporte. Se establecen cuatro períodos para la historia de esta actividad: de 1850 a 1920, de 1921 a 1979, década de 1980 y hasta hoy. Modulo 1 Una biblioteca pública, más allá de su edificio o colecciones existe por y para las personas que la utilizan. Sin usuarios que las quieran utilizar no habrá bibliotecas y por tanto, si estamos convencidos de que los usuarios son nuestra razón de ser, la supervivencia de las bibliotecas públicas será proporcional a la capacidad que tengamos para satisfacer las necesidades y expectativas de los ciudadanos, con la esperanza puesta en que éstos las continúen utilizando y las continúen considerando útiles. Y para ello, será imprescindible conocerlos. Y plantearnos desde la óptica de la biblioteca pública ¿Quiénes son nuestros usuarios actuales, qué piensan y qué imagen tienen de su biblioteca, y que necesitan realmente de ella? En las últimas décadas el aumento de población que cursa estudios y que no tienen satisfechas sus necesidades de espacio para estudiar, acude a la biblioteca pública buscando material para sus trabajos en algunos casos, pero la mayoría únicamente pretenden encontrar un espacio para estudiar. El mantenimiento de esta situación a lo largo de muchos años ha provocado un alejamiento de la mayoría de los ciudadanos de un servicio público que debería ser considerado esencial y también ha provocado una imagen minusvalorada de la potencialidad de la biblioteca pública para ofrecer nuevos servicios que den respuesta a nuevas necesidades de los ciudadanos.

Usuarios de una biblioteca son realmente todos los que la utilizan. La interrelación y la comunicación de la biblioteca con los agentes sociales, culturales, políticos, económicos y con los medios de comunicación son básicas, pues ellos servirán como plataforma y altavoz de la biblioteca. Todos ellos a su vez, pueden llegar a ser usuarios de la biblioteca pública si podemos ofrecer todo aquello que necesitan y por tanto convertirlos en nuestros clientes. El paso siguiente, ya más fácil, será convertirlos de clientes en aliados. El lector es quien codifica el mensaje de un texto o imagen, lo cual implica un proceso comunicacional: la lectura. Este se convierte en receptor de los datos contenidos en el texto para convertirlos en información, y quizás en conocimiento. Los Usuarios son individuos o grupos de personas que enfrentan una realidad que les plantean problemas y que tienen una capacidad para resolverlos, la que supone la identificación de requerimientos de información y la utilización de dicha información. La biblioteca debe dotarse de fondos multiculturales para estos usuarios en sus propias lenguas y a su vez de materiales didácticos para el aprendizaje de la lengua nativa de la comunidad, convirtiéndose en un espacio de recursos interculturales. Un nuevo segmento en auge para las bibliotecas públicas son los usuarios virtuales. Las bibliotecas públicas están transformando su recelo inicial a Internet por una nueva tendencia de expansión de servicios y de informaciones dirigidos a los nuevos ciudadanos virtuales, convirtiéndose en bibliotecas públicas virtuales a las que los usuarios acceden sin distancias ni horarios. La oferta de servicios virtuales para atender las demandas de estos nuevos usuarios puede ser muy variada y dependerá no únicamente de las necesidades detectadas y no cubiertas, si no también de los recursos disponibles.

Modulo 2 Según el diccionario de la lengua de la Real Academia Española, usuario es la persona que tiene derecho de usar una cosa ajena con cierta limitación. ¿Quiénes son los usuarios de la información? La literatura corriente ha definido dos grupos de usuarios de la información: los potenciales, que son los que necesitan información pero no están concientes de ello, y los reales, que también la necesitan; no tienen tanto nivel de incertidumbre y son los que la

utilizan frecuentemente. La información debe responder a las necesidades de los usuarios; en este aspecto la biblioteca se verá en la necesidad de brindar más y mejores servicios para satisfacer las demandas. La interacción información-usuario-biblioteca constituye un ciclo que se retroalimenta en forma continua. Para realizar un estudio y determinar las necesidades y el grado de satisfacción del usuario habrá que diseñar un instrumento de evaluación. Generalmente los estudios se basan en encuestas, pero en las bibliotecas donde el público es asiduo se puede mantener un contacto directo que posibilite conocerlo más profundamente. Las estadísticas de la biblioteca, las memorias y el cumplimento de los objetivos propuestos, junto con la herramienta utilizada para la evaluación, constituirán un marco de referencia importante para llevar a cabo el estudio. El estudio de usuarios trata de analizar cualitativamente y cuantitativamente lo hábitos de información, establecer las necesidades y lograr la satisfacción de los usuarios. Se basa, por un lado, en observar su comportamiento. Frente a los servicios que se les presentan y al manejo de los recursos documentales, teniendo en cuenta sus motivaciones y necesidades. El papel del usuario se sitúa en varios niveles. Se presenta, por lo general, como una interacción de doble sentido con las unidades de información. El usuario constituye la base de la orientación y de la concepción de las unidades de información y de los sistemas. El usuario interviene en la mayoría de las operaciones de la cadena documental. Naturalmente, el usuario utiliza los productos y servicios y formula sus exigencias en cuanto a su naturaleza y presentación. Produce información y documentos y participa directamente en la circulación de la información gracias a sus contactos personales. Los usuarios deben considerar la unidad de información como su herramienta de trabajo, lo que significa que la actividad, la apertura y la eficacia de la unidad se conviertan en hechos tangibles para ellos. La unidad debe hacer todo lo que esté a su alcance para conocer bien las necesidades reales y su evolución, para determinar el grado de satisfacción de los usuarios a fin de poder adaptarse en consecuencia.

Los obstáculos a la comunicación son numerosos y complejos a pesar de que ésta es el fundamento mismo de las sociedades. Estos obstáculos existen entre individuos, entre grupos y, en relación con los sistemas de información, bajo diferentes formas y debidos a distintas causas: - Obstáculos institucionales. - Obstáculos financieros. - Obstáculos técnicos. - Obstáculos lingüísticos. - Obstáculos psicosociológicos. Los estudios de usuarios pueden tener tres objetivos complementarios: El análisis de las necesidades. El análisis de los comportamientos de la información. El análisis de las motivaciones y actitudes.

Estos estudios pueden realizarse también con un fin de conocimiento teórico.

Modulo 3 La elección de un método depende en primer lugar de los datos que se quieran obtener y en segundo lugar de la posibilidad de adquirirlos a un precio aceptable, teniendo en cuenta naturalmente los medios de que se dispone y la posible utilización de los resultados. Estos estudios competen a los especialistas, que deben asumirlos completamente o por lo menos orientar en su concepción, realización y explotación. Se pueden distinguir dos tipos de formación: el primero, dirigido a crear una conciencia individual y colectiva sobre las condiciones modernas de información; el segundo, a proporcionar conocimientos o cualificaciones en función de una necesidad específica de información o de un sistema particular de información. Las acciones de formación del primer tipo se apoyan esencialmente en la trans misión de conocimientos generales y fundamentales. Las acciones del segundo tipo pueden pretender una serie de objetivos cada vez más precisos. Es complejo elegir la herramienta más conveniente para realizar un estudio de usuarios que permita conocer su grado de satisfacción respecto de los servicios, infraestructura,

instalaciones, recursos, atención, etc. Para recoger información se puede utilizar un cuestionario, donde se incluirán las preguntas que respondan a los objetivos propuestos. Es conveniente realizar el estudio sobre una muestra probabilística de sujetos-tipo. Con respecto a los parámetros para el diseño del método de medición, hace referencia al cuestionario, diciendo que debe ser sencillo, debe enumerar los servicios específicos, se debe asignar una escala de 1 a 5 puntos en cada ítem y se debe realizar sobre una muestra (aleatoria) representativa de usuarios. Estas normas también indican cómo establecer un valor promedio de satisfacción, teniendo en cuenta los valores indicados por los usuarios para cada servicio y el número de personas que respondieron a las preguntas. Muchas unidades de información, al igual que otras organizaciones, poseen los denominados libros de quejas, a los que las bibliotecas han agregado la caja de sugerencias. Desde hace tiempo este ha sido un método para realizar una compulsa de opiniones negativas y/o positivas de los posibles aciertos o deficiencias en las prestaciones de la biblioteca Generalmente este tipo de opinión suele ser anónima, por lo que el registro y evaluación de la misma se hace en la propia biblioteca y por la subjetividad que conlleva no resulta fehaciente para darla a conocer a las autoridades de la institución. El estudio de usuarios, tratado por especialistas de la información de diferentes partes del mundo, es un tema que ha sido abordado profundamente y se comprueba por la gran cantidad de literatura existente referida a él. Allí se tratan las necesidades de los usuarios y su grado de satisfacción, y muchas veces se encuentran recetas que ayudan a satisfacer esas demandas. Lo que no se conoce con exactitud es si las bibliotecas en forma generalizada realizan este tipo de estudios y, si lo hacen, qué medios utilizan para llevarlos a cabo.

Modulo 4 Podemos decir que hay dos razones que justificarían la necesidad de desarrollar un programa de Formación de usuarios: una profesional y otra de tipo social. La razón profesional viene dada por sí misma: la biblioteca sólo se justifica en función de sus

usuarios; La razón social, está en que la biblioteca adopta una actitud activa y solidaria de cara al usuario al informarle de los servicios que puede recibir y enseñarle a extraer las informaciones deseadas. Para desarrollar un servicio de Formación de usuarios debemos tener en cuenta tres cosas: hay que establecer un plan de acción, elegir un modelo de ejecución y adoptar un método de instrucción. Tradicionalmente, los modelos de Formación de usuarios se clasifican en dos grupos: modelo colectivo y modelo individual: Formación colectiva de usuarios Es la destinada a grupos de usuarios, y dentro de ella encontraríamos:     indicadores informativos (carteles, posters, señalizaciones de servicios, etc.) visitas guiadas conferencias, charlas y seminarios programas audiovisuales (sesiones de vídeos informativos).

Tienen la ventaja de que ahorran tiempo, personal y dinero, así como una eficacia cuantitativa; están especialmente destinados para usuarios de nivel bajo o grupos de iniciación. Formación individualizada Es la destinada a la orientación individual, y donde nos encontramos:     guías impresas generales guías monográficas (de cómo usar un tipo de material o servicio) casetes-guía instrucciones impresas o audivisuales sobre manejo de aparatos para los distintos soportes (microformas, computadoras, CD-ROM, vídeos...) – instrucción Asistida por Computadora (IAC)  modelos de juegos/simulación. Presentan la ventaja de que cualitativamente son más eficaces, ya que se adecuan más al usuario; en contrapartida, su coste es mucho más elevado. Podemos clasificar los métodos instruccionales en tres: instrucción directa, instrucción indirecta e instrucción semidirecta.

Los métodos de instrucción operan, a su vez en cuatro niveles diferentes, que van programados de lo simple a lo complejo. Dichos niveles son: nivel básico, nivel activo, nivel de "cómo utilizar la biblioteca" y nivel de instrucción bibliotecaria. La Formación de usuarios debe comenzar desde el primer momento que el individuo muestra una necesidad de formación e información. Debe abordarse antes de que sea un profesional especializado en un área concreta del conocimiento. Debe comenzar, por tanto, en las primeras etapas de escolarización, debe iniciarse en la escuela, así se elevará el nivel educativo general, la Universidad recibirá estudiantes de mayor calidad y la biblioteca universitaria usuarios con mayor formación. Las técnicas de comunicación y relaciones públicas en las bibliotecas se basan en la necesidad de incrementar el uso y mejorar los modos de relación que se dan entre biblioteca y sociedad. Un primer aspecto a mejorar es la sensibilización hacia la biblioteca, haciendo que se valore la importancia de su uso y del acceso a la información, y mejorando su imagen. A veces el usuario no valora la importancia de informarse, o lo que le puede enriquecer el uso de la biblioteca, o desconfía de que pueda obtener todas las informaciones que necesita en la biblioteca, desconfía de las que recibe y su eficacia. Para que la sociedad sea consciente de la necesidad de acceder permanentemente a la información, hace falta convencerla de la necesidad de aprender a lo largo de toda la vida, y que ello entraña aprender a manejar la información y las tecnologías que le dan acceso y la condicionan.

Modulo 5 Formas para formar Una gran variedad de herramientas son utilizadas por las bibliotecas para la orientación o instrucción de sus usuarios; cuando se aplican en forma aislada, sólo se comportan como ayudas para el uso de la información o la utilización de los servicios, y cuando se incluyen en los programas de formación de usuarios cumplen una función integradora.

La señalización Es generalmente lo primero que percibe el usuario para orientarse; es parte de la comunicación visual que utiliza la biblioteca para la mejor y la más rápida accesibilidad a los servicios y para una mayor seguridad en los desplazamientos y las acciones. La orientación Cuando el usuario ingresa a la biblioteca por primera vez necesita informarse. Para dar repuesta a estos requerimientos, el usuario generalmente establece el primer contacto con el personal de la biblioteca en el mostrador de préstamos, que es el lugar donde puede obtener los materiales de consulta que necesita. Allí también se le entrega material impreso que lo ayudará en el conocimiento y uso de la biblioteca Las visitas guiadas y charlas orientadoras Las bibliotecas suelen organizar visitas guiadas y charlas orientadoras para atraer e informar a sus futuros usuarios, generalmente dirigidas a los alumnos del primer curso. Este método supone un primer contacto, donde se suele informar sobre los servicios que presta la biblioteca, cómo localizar un libro o cómo encontrar una revista. Los impresos Generalmente las bibliotecas distribuyen material impreso, publicaciones propias como guías de uso, folletos, boletines, normativas y otros, que tienen un desarrollo secuencial y se estructuran temáticamente o por ítems. El sitio Web de la biblioteca como portal de formación La biblioteca utiliza el entorno virtual, provee información a través de la web y crea portales con diferentes contenidos. Modulo 6 ¿Cómo formar lectores competentes? Actividades para iniciar a los niños en la metodología bibliotecaria:    El semáforo. Conocemos nuestra biblioteca. CDU en combinación con colores identificativos.

     

Los duendes de la biblioteca. Como es un libro? Buscamos información. CDU: juego de adivinanzas. Curioseamos en la biblioteca. Jugamos con el diccionario.

Las estrategias para la promoción de la lectura son una serie de acciones orientadas a incentivar, consolidar y desarrollar este comportamiento. Serán particulares en la medida en que respondan a una determinada necesidad y a un contexto específico; requieren de una planificación previa y de cierta flexibilidad que permita realizar ajustes durante su implementación para garantizar una acción eficaz. Promover la lectura supone continuidad para que los chicos puedan explorar distintos textos y se afiancen en su proceso.

Donde estoy: www.bibliotecologias.blogspot.com Biblio MCG Bibliotecologías