EL MENSAJERO DE CRISTO

Nombre sin igual
Carlos Alberto Hotema Reza 21/12/2011

JESÚA

Ahora, pues, ¿por qué te detienes? Levántate y bautízate, y lava tus pecados, invocando su nombre. Hechos 22:16

LOS ATRIBUTOS DE DIOS Dios es Omnipotente, Omnisciente, Omnipresente. Él es el Alfa y la Omega principio y fin, para tratar de comprender a Dios tenemos que entender que Él no es humano ni podemos catalogarlo como la primera persona de la santísima trinidad católica la cual desde el año 215 d.C. Tertuliano fue el primero en usar este término (primera, segunda y tercera persona de la santísima trinidad). Dios tiene la condición de ser Todopoderoso, su poder no tiene límites, los elementos naturales le obedecen, todo lo que existe es creación de Dios, el poder de Dios es infinito, logra sus propósitos y lleva a cabo su voluntad en el mundo. Dios es el poder mismo; El Omnipotente. Dios sabe todas las cosas, no hay nada oculto para Él ni aun los pensamientos humanos, enigmas, misterios y secretos, no se le puede ocultar nada incluso puede saber los pensamientos de todos los habitantes de la tierra a la misma vez. Por eso Él es Omnisciente. Dios tiene la potestad de estar en todo lugar y a toda hora, Él escucha todas las oraciones y puede estar en cualquier culto de adoración de todo el mundo al mismo tiempo, entonces ya no hablamos de tres sino de que puede estar en cualquier lugar eso es la omnipresencia de Dios. Dios es el creador digno de la adoración humana en vista de su santa naturaleza y perfecto amor revelados al crear el universo. Dios es único y singular en cuanto a su naturaleza, no hay persona, objeto ni idea que se pueda comparar con Él. La realidad de Dios es siempre mucho más grande de lo que la mente humana puede entender o expresar. Todo lo que se diga sobre Dios debe basarse en la revelación que hizo de sí mismo. Dios es el único Dios. Dios es el Dios viviente. Esto lo diferencia y lo separa de otros dioses e ídolos, es amo y Señor soberano sobre toda la tierra. Para Dios el tiempo es relativo ya que mil años para Él son como un día, no tiene espacio ni tiempo es pasado, presente y futuro. Dios es santo. Esta es la cualidad de Dios que lo separa y distingue de todo lo demás. La santidad le pertenece y lo coloca por sobre nosotros en lo que respecta a majestad, poder, autoridad, justicia, pureza moral y amor. Es eterno no tiene principio ni fin, nadie sabe su origen siempre ha existido y siempre existirá. Es espíritu, Él no es algo material ni físico como nosotros. Como espíritu no tiene las limitaciones de lo material, como espíritu puede estar con su pueblo en todas partes simultáneamente.
Jesúa, Nombre sin igual

Página 1

SE HUMANÓ Por eso eligió humillarse y tomar la forma de carne humana ya que de otro modo no hubiese sido posible escuchar su santa palabra (Filipenses 2:6 al 11). Su condición divina es tan sublime que nosotros no le podemos ver ya que de lo contrario moriríamos al instante. En el principio era el Verbo (la palabra), y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. Juan 1:1 La palabra viva, el poder mismo, expresa la acción que realiza o padece el sujeto en un enunciado. La palabra viva en acción que existía desde el principio la cual es Dios. Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad. Juan 1:14 Así lo manifiesta el evangelio según San Juan de como tuvo que encarnarse para habitar entre nosotros y poder escuchar palabra del Dios viviente. Se humanó para ofrecerse en sacrificio y llevar los pecados de la humanidad dándonos la redención y poder alcanzar la vida eterna con tan solo creer. Juan 3:16 De tal manera para poder alcanzar la salvación tenemos que creer y después bautizarnos ya que de lo contrario seremos condenados. Marcos 16:15 BAUTISMO POR INMERSIÓN Del griego baptisma (bavptisma). La inmersión o sumersión de un creyente en agua para la remisión de pecados. Baptizo, bautizar simboliza el volver a nacer espiritualmente lavando los pecados por medio del sacrificio que hizo El Señor Jesús, al bajar por las aguas bautismales sepultamos al viejo hombre con su vieja manera de vivir dando así un nuevo hombre que emerge libre de pecados. El mismo Señor Jesucristo se bautizó al inicio de su ministerio a los treinta años de edad no porque fuera pecador al contrario, era el cordero inmolado sin mancha para ser ofrecido en sacrificio aun así dio este paso de obediencia como ejemplo demostrando que también estaba sujeto a sus mismos mandatos. Ahora, pues, ¿por qué te detienes? Levántate y bautízate, y lava tus pecados, invocando SU NOMBRE. Hechos 22:16

Jesúa, Nombre sin igual

Página 2

¿Y BIÉN CUAL ES EL NOMBRE? Las palabras de Jesucristo en Mateo 28:19 fueron “Bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Jesús no dijo “en los nombres”, ni “en los títulos” sino “EN EL NOMBRE” (singular). Entonces, ¿cuál es el nombre? ¿Cuál es ese nombre? ¿Cuál es EL NOMBRE; del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo? Primero debemos comprender que Padre, Hijo o Espíritu Santo no son nombres, son solo títulos como pueden ser: tío, abuelo, abogado, doctor, ingeniero, esposo etc. Por ejemplo yo soy un padre porque tengo hijos pero mi nombre no es papá o padre yo tengo un nombre propio. Jesucristo mismo no se podía autonombrar ni ser más ni menos que su misma divinidad es aquí donde debemos comprender los atributos de Dios y separar la primera, segunda y tercera persona de la trinidad católica y dejarla fuera de nuestro credo ya que Dios no es ninguna persona ni es segunda ni tercera esto más bien es elitismo religioso, ya que Dios es espíritu. Lo advierte en Colosenses 2:8 Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres. Lo manifiesta en el capítulo siguiente como la deidad habita en un mismo Dios para que nadie nos venga con fábulas y cuentos sin fundamento. Más adelante explicaremos el origen la trinidad y como se ha inmiscuido en las mentes de las personas. Porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la deidad. (Colosenses 2:9) Se ha revelado como Padre en la creación del universo, como Hijo en la redención de la humanidad y como Espíritu Santo derramándose en los corazones de los creyentes y sí: Tú crees que Dios es uno; bien haces. También los demonios creen, y tiemblan. Santiago 2:19 Aquí es donde debemos pedir al Espíritu Santo la revelación porque los mismos apóstoles no entendieron lo que Jesús había dicho en Mateo 28:19 sino hasta el día del pentecostés en que todos unánimes recibieron al consolador que debía de llevarlos a toda verdad y a toda justicia el cuál había prometido Jesús dejar en su ausencia para preparar morada en los cielos para todos los creyentes hasta que viniera en los cielos por segunda vez “su mismo Espíritu Santo” que les reveló ese día el nombre que es por sobre todo nombre. Entonces Pedro poniéndose en pie alzó la voz y les habló no con sus palabras, les habló acerca de la revelación que el Espíritu Santo le dio para que les hablase. Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en EL NOMBRE de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo. Hechos 2:38

Jesúa, Nombre sin igual

Página 3

LA REVELACIÓN El nombre de Dios Primero debemos conocer el nombre de Dios que desde la antigüedad le reveló por primera vez a Moisés. ¡Dios tiene un nombre! El cuál no es ni Creador, ni Todopoderoso, etc. Esos son solo títulos descriptivos que tiene. Cuando Dios llamó a Moisés en el monte Horeb desde la zarza ardiendo y lo comisionó para ser el líder el pueblo para sacarlo de la esclavitud de Egipto. Y dijo Moisés a Dios: He aquí que llego yo a los hijos de Israel, y les digo: El Dios de vuestros padres me ha enviado a vosotros. Si ellos me preguntaren: ¿Cuál es su nombre?, ¿Qué les responderé? Y respondió Dios a Moisés: YO SOY EL QUE SOY. Y dijo: Así dirás a los hijos de Israel: YO SOY me envió a vosotros. Éxodo 3:13 al 14 YO SOY me ha enviado. YHWH Cuatro consonantes que conforman el nombre divino en hebreo, aparece más de seis mil veces en el AT. El idioma hebreo no incluía vocales, así que los lectores suplían las vocales a medida que leían. La reverencia por el nombre divino llevó a la práctica de evitar su uso para no ir en contra de mandamientos como el de Éxodo 20:7 o Levítico 24:16. Con el tiempo se pensó que el nombre divino era demasiado santo para ser pronunciado. De esta manera, surgió la palabra Adonai : “Señor.” En algunas versiones castellanas YHWH es reemplazado por la palabra Señor. La verdadera pronunciación de YHWH se perdió en la edad media, eruditos judíos desarrollaron un sistema de símbolos ubicados debajo y al lado de las consonantes, para indicar las vocales. YHWH apareció con las vocales de Adonai como una señal que les recordaría decir “Adonai” cuando leyeran el texto. Una latinización de la combinación de las consonantes de YHWH y las vocales de Adonai se pronunciaba “Jehová,” pero esa palabra en realidad no existía. Estudiando la estructura de la lengua hebrea, la mayoría de los eruditos hoy creen que YHWH probablemente se pronunciaba “Yahvé.” La raíz hebrea del nombre Jehová, viene del verbo “hayah” ser, el eterno, el auto existente. Jehová la forma latina del nombre de Dios la cual hemos adoptado solo hace referencia a Dios en el Antiguo Testamento. Ese nombre no se encuentra así ni una sola vez en el Nuevo Testamento, luego en el Nuevo Testamento el único nombre atribuido a la divinidad es: Jesús. Sin embargo, este nombre como tal no aparece tampoco en el Antiguo Testamento. Para colmo, en el Antiguo Testamento Dios dijo: “Este es mi nombre para siempre” (Éxodo 3:15). A través del profeta Isaías dijo: “Yo Jehová; este es mi nombre y a otro no daré mi gloria, ni mi alabanza a esculturas” (Isaías 42:8). Pero en el Nuevo Testamento dice: “Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo dado a los hombres, en que podamos ser salvos” (Hechos 4:12).

Jesúa, Nombre sin igual

Página 4

¿Cómo pueden compaginarse estas dos declaraciones totalmente opuestas? Es muy sencillo, la clave está en el hecho que Jehová y Jesús son el mismo nombre, solo que en dos idiomas diferentes. El Antiguo Testamento fue escrito en hebreo con algunas pocas porciones en arameo, el Nuevo Testamento fue escrito en griego. Por lo tanto Jehová y Jesús son voces en diferentes idiomas, pero el mismo nombre. Jesús iesous ( Ihsou`") en griego. Es una transliteración del nombre hebreo. (Josué), significando j (Jehová es salvación) o (Yahvé es salvación); esto es, (es el Salvador). Jesúa o Yeshúa en el idioma hebreo. Hasta el día de hoy, los judíos no hablan acerca de Jesús (iesous) sino de Jesúa. Nosotros al decir Jesús lo hacemos en su forma castellana que se deriva del griego iesous. DEL PADRE Jesús dijo: Yo he venido en nombre de mi Padre, y no me recibís (Juan 5:43). De que Jesús se estaba refiriendo a su nombre particular y no solo al hecho que venía comisionado, encomendado o autorizado por el Padre, se ve por la segunda parte de este versículo: “ Si otro viniere en su propio nombre, a ése recibiréis”. En efecto Él está diciendo que, Él no viene con su nombre “propio” o diferente al del Padre, como algún otro podría venir trayendo su propio nombre. En la oración registrada en Juan 17:6 dice: He manifestado tu nombre a los hombres que del mundo me diste. En el versículo 26 del mismo capítulo dice: Les he dado a conocer tu nombre, y lo daré a conocer aún. Ahora, ¿Qué nombre había manifestado Jesús al mundo? ¿Qué nombre dio a conocer, y que daría a conocer aún? Osea que se seguiría conociendo a través de la dispensación de la Iglesia, ¡el único nombre divino en el Nuevo Testamento! “Jesús”. No hay otro nombre mencionado, revelado, manifestado, dado a conocer, que el nombre que Él llevaba es el mismo del Padre. De la misma manera Felipe dudo en la divinidad de Jesús y le dijo: Señor, muéstranos al Padre y nos basta. Jesús le dijo: ¿Tanto tiempo hace que estoy con vosotros y no me has conocido, Felipe? El que me ha visto a mí ha visto al Padre; ¿Cómo pues, dices tú: muéstranos al Padre? Juan 14:8 al 9. Así como llevan el mismo nombre, Jesús es el resplandor de su gloria, y la imagen misma de su sustancia. Hebreos 1:3 DEL HIJO No hay quien discuta el hecho que el nombre del Hijo es Jesús (Jesúa en hebreo). El ángel que le anuncio a María de su nacimiento le dijo: Y llamarás su nombre Jesús, porque Él salvará a su pueblo de sus pecados. Mateo 1:21
Jesúa, Nombre sin igual Página 5

DEL ESPÍRITU SANTO Debemos recordar que el Espíritu Santo no es un anónimo, o sin nombre, sino que tiene nombre. El Señor Jesús también lo dio a conocer diciendo: Más el consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviara en mi nombre. (Juan 14:26) En esta porción bíblica Jesús les dice a sus discípulos que el Espíritu Santo llevaría su nombre. (El nombre de Jesús) En otras porciones bíblicas claramente se le llama “el Espíritu de Cristo” (Romanos 8:9 y 1ra Pedro 1:11). “El Espíritu de Jesucristo” (Filipenses 1:19). Porque el Señor es el Espíritu; y donde está el Espíritu del Señor, allí hay libertad. 2da Corintios 3:17 El día del Pentecostés Pedro lleno del Espíritu Santo comprendió por medio de la revelación divina lo que Jesús dio a entender en Mateo 28:19 así como todos los presentes. Por eso no hay ningún bautismo registrado después de Hechos 2:38 en los tres títulos. En el nombre de Jesucristo, El Señor Jesús, Cristo Jesús, etc. Siempre haciendo mención a su nombre con su respectivo título de Mesías. Es la manera en que se bautizó ya con el nombre revelado. El resultado de la ecuación es la siguiente:

En el nombre del Padre (Jehová) + Y del Hijo (Jesúa o Jesús) + Y del Espíritu Santo (Jesús o Jesúa) = EL SEÑOR JESÚS

YHWH (Yo Soy, Yahvé, Jehová). Jesúa (Jehová es salvación). La “Y” indica la unión (adición) entre dos palabras o dos oraciones de la misma función. Es copulativa, que ata, liga o junta una cosa con otra. ¡Español básico! (diccionario enciclopédico usual LAROUSSE. Edición Larousse México). Sí la “Y” es copulativa, entonces en la ordenanza de Jesús en Mateo 28:19 ¡ATA, LIGA Y JUNTA LOS TRES EN UNO! Por eso cuando oramos a Dios por liberación o sanidad divina invocamos SU NOMBRE, ya que no podemos usar los tres títulos de la trinidad católica para pedir por liberación. Yen ningún otro hay salvación: porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos. Hechos 4:12
Jesúa, Nombre sin igual Página 6

EL ORIGEN DE LA TRINIDAD La Trinidad (El Greco). (Según Wikipedia Enciclopedia libre) La Trinidad es un dogma central sobre la naturaleza de Dios de la mayoría de las iglesias cristianas. Esta creencia afirma que Dios es un ser único que existe simultáneamente como tres personas distintas o hipóstasis: • El Padre • El Hijo y • El Espíritu Santo. Existen tríadas de dioses desde la antigüedad histórica, tal vez por el carácter místico que algunas culturas tienen del número tres. En la India existe un concepto parecido, El trimurti. Por su parte, el filósofo griego Platón concibió una cosmología compuesta por tres realidades: • Dios, ser absoluto y causa primera. • Logos, o razón universal y • Anima Mundi, alma universal emanada de Dios que anima y gobierna el mundo visible; en otras ocasiones, la trinidad platónica es descrita como las ideas de Bien, el resto de ideas inteligibles que proceden del Bien, y las ideas materializadas o mundo visible. En el año 215 d. C., Tertuliano fue el primero en usar el término Trinidad. Tertuliano diría en Adversus Praxeam II que (los tres son uno, por el hecho de que los tres proceden de uno, por unidad de sustancia). Conceptualización En los documentos conservados del cristianismo primitivo no existen referencias a la Trinidad: La trinidad de personas dentro de la unidad de naturaleza se define en términos de (personas) y (naturaleza), los cuales son términos filosóficos griegos; en realidad estos términos no aparecen en la Biblia. Las definiciones trinitarias surgieron como resultado de largas controversias en las cuales ciertos teólogos aplicaron erróneamente a Dios estos términos y otros, tales como (esencia) y (sustancia). Dictionary of the Bible, de John L. McKenzie, S. J., Nueva York, 1965, pág. 899 El cristianismo se derivó del judaísmo y el judaísmo era estrictamente unitario. El camino que llevó de Jerusalén a Nicea difícilmente fue recto. El trinitarismo del siglo IV no reflejó con exactitud la enseñanza del cristianismo primitivo respecto a la naturaleza de Dios; manifestó, al contrario, un desvío de esta enseñanza. The Encyclopedia Americana, 1956, tomo XXVII, pág. 294L

Jesúa, Nombre sin igual

Página 7

Ni la palabra Trinidad, ni la doctrina explícita como tal, aparecen en el Nuevo Testamento; tampoco se propusieron Jesús y sus seguidores contradecir el Shema del Viejo Testamento: 'Oye, oh Israel: El Señor nuestro Dios es un Señor' (Deu. 6:4). La doctrina se desarrolló gradualmente en el transcurso de varios siglos y en medio de muchas controversias. Pero a fines del siglo IV la doctrina de la Trinidad adquirió básicamente la forma que ha mantenido desde entonces. The New Encyclopedia Britannica, 1976, Micropedia, tomo X, pág. 126 La fórmula fue adquiriendo forma con el paso de los años y no fue establecida definitivamente hasta el siglo IV: EL CONCILIO DE NICEA Sostenida desde entonces con mínimos cambios por las principales denominaciones cristianas, fue la de afirmar que el Hijo era consustancial (literalmente de la misma sustancia que) el Padre. Esta fórmula fue cuestionada y la Iglesia pasó por una generación de debates y conflictos hasta que la (fe de Nicea) fue reafirmada en Constantinopla en 381 D.C. En Nicea toda la atención fue concentrada en la relación entre el Padre y el Hijo, inclusive mediante el rechazo de algunas frases típicas arrianas mediante algunos anatemas anexados al credo; y no se hizo ninguna afirmación similar acerca del Espíritu Santo. Pero, en Constantinopla (381 D.C.) se indicó que éste es adorado y glorificado junto con Padre e Hijo, sugiriendo que era también consustancial a ellos. Esta doctrina fue posteriormente ratificada por el Concilio de Calcedonia (451 D.C.), sin alterar la sustancia de la doctrina aprobada en Nicea. La escritura y doctrina cristiana descansa en el monoteísmo (un solo Dios), por lo tanto había que ajustarla a lo que decía la Escritura con respecto al Padre, al Hijo y el Espíritu, sin caer en el politeísmo, ni tampoco modificando la Escritura por conveniencia (Eisegesis). Los teólogos de los primeros siglos del Cristianismo elaboraron explicaciones que generaron varias corrientes de pensamiento y una intensa polémica. Esta polémica se acentuó durante el reinado del emperador Constantino I, cuando los dirigentes de la Iglesia comenzaron a contar con el apoyo imperial y tuvieron que precisar cuál debía ser la doctrina compartida por las diversas comunidades cristianas. En contraposición tanto frente a las posiciones subordinacionistas (principalmente los partidarios de Arrio) como a las modalistas, algunos teólogos llegaron a la conclusión de que, si estas tres personas compartían diferentes cualidades y características divinas exclusivas de Dios (señorío, eternidad, omnisciencia, omnipresencia, santidad, etc.), ya que ésta rompe el monoteísmo de Dios y se convierte en politeísmo. La iglesia católica romana La Iglesia Católica Romana dice: “La Trinidad es el término con que se designa la doctrina central de la religión Católica... Así, en las palabras del Símbolo Quicumque: ‘el Dios Padre, el Dios Hijo y el Dios Espíritu, y sin embargo no hay tres Dioses, sino un solo Dios’. En esta Trinidad... las Personas son co-eternas y co-iguales: todas, igualmente, son increadas y omnipotentes." (The Catholic Encyclopedia). Según el Dogma católico definido en el Primer Concilio de Constantinopla (381D.C.), las tres personas de la Trinidad son realmente distintas pero son un solo Dios verdadero. (Wikipedia)
Jesúa, Nombre sin igual Página 8

La santísima trinidad enseña que la divinidad de Dios se divide en tres personas distintas. Anteriormente analizamos que Dios no es ninguna persona (es Espíritu), por lo tanto no lo podemos catalogar como una persona ni en tres dioses diferentes el uno del otro. Este concepto filosófico griego excluye a la revelación dada a los apóstoles en el día del pentecostés, la cual los llevo a toda verdad y a toda justicia dándoles a conocer que el nombre del Señor Jesús es el resultado de Mateo 28:19. ¿Los apóstoles se equivocaron? ¡De ninguna manera! Ya que El Espíritu Santo tendría que ser mentiroso y no hay peor pecado que blasfemar en su contra, siendo éste el único pecado imperdonable. (Marcos 3:28 al 29) (Mateo 12:31 al 32).

TÚ CREES QUE DIOS ES UNO; BIEN HACES. TAMBIÉN LOS DEMONIOS CREEN Y TIEMBLAN. Santiago 2.19

UN SEÑOR, UNA FE, UN BAUTISMO. Efesios 4:5

Jesúa, Nombre sin igual

Página 9

BIBLIOGRAFÍA La Santa Biblia (antigua versión de Casiodoro de Reina 1569, revisada por Cipriano de Valera 1602). Diccionario Bíblico Conciso Holman 2001. Publicado por Broadman & Holman Publishers. Diccionario enciclopédico usual LAROUSSE. Edición Larousse México. Vine Diccionario Expositivo de las palabras del Antiguo y del Nuevo Testamento Exhaustivo. Nueva edición, Editorial Caribe. En el nombre de Jesucristo (bautismo en agua) Thomas W Drost. Edición de 1996. www.Wikipedia.com Santísima Trinidad. Wikipedia Enciclopedia libre (La Trinidad El Greco).

Jesúa, Nombre sin igual

Página 10

Contenido LOS ATRIBUTOS DE DIOS…………………………………………..1 SE HUMANÓ…………………………………………………………..2 BAUTISMO POR INMERSIÓN………………………………….……2 ¿Y BIÉN CUAL ES EL NOMBRE?.......................................................3 LA REVELACIÓN…………………………………………………….4 DEL PADRE…………………………………………………………...5 DEL HIJO……………………………………………………………...5 DEL ESPÍRITU SANTO………………………………………………6 EL ORIGEN DE LA TRINIDAD……………………………………...7 EL CONCILIO DE NICEA……………………………………………8

Jesúa, Nombre sin igual

Página 11