You are on page 1of 1

Dudas Existenciales Emilio del Barco Agüimes,17/12/2004 Los políticos no son nada, sin el pueblo que los

sostiene. Las ideas pueden estar dormidas, inactivas, hasta que despiertan, manifestándose. Ciencia y creencias pueden coexistir, siempre que no se pretenda destruir la ciencia, por temor a perder poder y hegemonía de las creencias. Los científicos no buscan enemigos, sólo ampliar sus conocimientos, para el beneficio de todos. El cultivo de las creencias suele conducir al incremento de la ignorancia. Se hace imprescindible potenciar las enseñanzas científicas en la escuela y continuar un apoyo efectivo, para su profundización en las enseñanzas superiores. La ciencia tiene enemigos. Más concretamente entre organizaciones religiosas de varias creencias. Especialmente aquellas que basan su doctrina en las revelaciones bíblicas. La descripción bíblica, traspasada al Corán, sobre el proceso de la Creación, es insostenible, desde un punto de vista científico. Pero, siguiendo las directivas del Concilio Vaticano Primero, se presenta como falsa toda afirmación científica que pudiera considerarse divergente del relato bíblico. No se paran a considerar, estos teóricos revisionistas de la ciencia, que tales relatos fueron tomados de otras religiones coexistentes, exteriores y anteriores a la línea bíblica. Actualmente, en los Estados Unidos, bajo la influencia visionaria del presidente Bush, se están revisando los programas de enseñanza. Darwin y su teoría de la evolución desaparecen de la enseñanza. Siendo presentado casi como un timador de feria. Se pretende revisar los descubrimientos sobre la evolución de las especies, para volver a la creencia del Paraíso original, creado con seres perfectos. Esta teoría no nació de la nada, fue el resultado de la evolución interactiva de diversas creencias preexistentes. Si seguimos este mito, el hombre no se perfeccionó con el tiempo, sino que degeneró. Cuando lo que parece haber degenerado es la moralidad de quienes enseñan tales patrañas, bajo la obligación de creerlas como dogmas de fe. Eso conduce sólo a la esclavización de las mentes de sus creyentes. No podemos concebir que esto aporte ventaja alguna a la Humanidad. Sólo los jerarcas que administren tales creencias, pueden salir beneficiados. Es patente su deseo de crear una sociedad crédula, sumisa e ignorante, que les mire como a seres superiores, cercanos a la divinidad. El mismo Bush, ante sus fieles, se presenta como un “renacido”, que habla con Jesús cada día. Si esto les suscita alguna confianza, créanlo. Si no, más vale que sigan apoyando la divulgación de la ciencia. Nunca se supo tanto como ahora y nunca hubo tantos poderosos que, para acrecentar su poder, pretendan crear el estado de ignorancia. Al final, la desautorización de la ciencia, dando prioridad a la creencia, queda reducida a una lucha por el poder, sin límites, donde vale todo. En cada época, los pueblos terminan adoptando la religión del imperio contemporáneo. Emilio del Barco,, DNI 27.968.889 ,, Tel. +34 928 78 09 67 ,, Gran Canaria. delbarco23@hotmail.com