You are on page 1of 2

Únete a la izquierda

nº 1

Boletín de la Asamblea Local de Izquierda Unida en Loja - Febrero 2012

Por la emancipación de los trabajadores
La crisis y la estrategia del miedo
Desde que "oficialmente" se inició la actual crisis, los trabajadores andaluces hemos sufrido un fuerte retroceso en nuestros derechos. Derechos que habían sido adquiridos tras siglos de lucha social. Eso ha sido posible gracias a una estrategia que se utiliza desde hace siglos: La estrategia del miedo. Si recordamos, desde poco después de comenzar la crisis, España ha estado amenazada por cuestiones tan abstractas como "La Prima de Riesgo", o "Los Rescates". Todas extraídas de la lógica y el discurso neoliberales. La Prima de Riesgo, por ejemplo, no ha sido otra cosa que una amenaza intangible, la cual ha justificado todo tipo de recortes, antes de parte del gobierno del PSOE, y ahora de parte del gobierno del PP. Mensajes como "los Mercados están nerviosos", se han convertido en un sofisticado "hombre del saco" adaptado a la clase trabajadora. Estos recortes, están siendo destinados generalmente a cohartar nuestra capacidad de tomar decisiones. Ya que una ciudadanía que está necesitada, no tiene más remedio que amoldarse a cualquier propuesta laboral que le hagan. Más cuando existen 5.300.000 parados en España que podrían ocupar su puesto. Y por si el miedo a perder el trabajo fuera poco, para muchas familias se une también el miedo a perder la propia vivienda, y quedarse con una deuda imposible de pagar.

Es necesaria la emancipación
Hemos vivido durante demasiado tiempo bajo un dominio "benevolente" de los grandes capitales. Se ha aceptado, como algo natural, que existían una serie de "estatus sociales": Trabajadores temporales, asalariados, autónomos, funcionarios, pequeños y medianos empresarios, y en lo alto del todo los grandes capitalistas. Y que si todos aceptábamos el lugar que nos había tocado, todos tendríamos un mínimo de bienestar garantizado, gracias a una especie de "pacto social": Los capitalistas cedían un poco de sus ganancias, y el Estado usaba esas ganancias para garantizar unos servicios sociales. Es lo que tantas veces se ha llamado el "Estado del Bienestar". Sin embargo, el pacto social se ha roto, en cuanto los grandes capitales han visto la oportunidad de utilizar la crisis como excusa para quedarse con todo el dinero. Ante una situación así, está claro que la solución no pasa por seguir dando dinero a esos mismos grandes capitales (la banca y las multinacionales), y esperar a que algo de ese dinero llegue a la clase trabajadora en un "acto de caridad". Para muchas familias andaluzas la situación es trágica. Y la respuesta no puede ser obligarlas a humillarse todavía más ante las exigencias del neoliberalismo. Es necesario que los trabajadores puedan empezar a controlar su propia vida, tomar sus propias decisiones. La clase trabajadora no puede dejar su futuro en manos de neoliberales que solo entienden de perdidas y ganancias, por muy benevolentes y paternales que aparenten ser. Los trabajadores andaluces tienen derecho a prosperar, a tener sus propios proyectos de futuro y a la posibilidad de realizarlos. Es por eso que es necesaria una emancipación de la clase trabajadora.

Por la emancipación de los trabajadores
Desde Izquierda Unida defendemos la igualdad de todos los andaluces, sin la existencia de clases ni privilegios. Defendemos un nuevo modelo económico: La Democracia Económica, donde prime el bienestar de las personas. La economía no puede ser entendida como una forma de enriquecimiento para unos pocos, sino que debe estar al servicio de todos, mediante la introducción de la democracia. Los trabajadores deben poder participar por ley en los órganos de decisión, y ser partícipes en el reparto de beneficios. Además, la administración debe promover y apoyar la creación de cooperativas de trabajadores. La administración debe servir para equilibrar el sistema, mediante la intervención en la economía con empresas públicas. Debe garantizar que se cumplen derechos básicos que hasta ahora se reconocían pero no eran efectivos: el derecho a la vivienda y el derecho al trabajo. Y debe servir para garantizar las necesidades de la ciudadanía, la salud, el bienestar y la estabilidad. La democracia económica será la garante de que nadie se queda marginado por el sistema. Trabajamos por una enseñanza pública, universal y gratuita, donde se eduque a los estudiantes en los valores de la cooperación, el espíritu de mejora, la confianza y el respeto por los demás, y no el individualismo y la competencia. Los estudiantes se formarán, no para ser asalariados, sino para poder realizarse como personas, y ser capaces de pensar y decidir por si mismos. Para poder participar activamente en las decisiones que nos atañen a todos. La justicia tampoco puede ser el privilegio de unos pocos. IU rechaza el nuevo modelo judicial del PP, que promueve una justicia para ricos y otra para pobres. La justicia debe ser un servicio garantizado de forma gratuita. Además, si el desconocimiento de la ley no exime de la culpa, entonces la administración debe hacer todo lo posible para que todos conozcan las leyes, no ocultarlas y hacerlas difusas e incomprensibles. Defendemos que la ciudadanía tenga acceso a una información veraz y completa para participar en la democracia. Es necesaria una Ley de Transparencia de las Cuentas Públicas. Del mismo modo, son necesarios unos medios de comunicación, prensa, radio y televisión, que sean públicos, y que sirvan para informar de forma veraz a la ciudadanía, con un sistema de control democrático que impida la manipulación interesada de los mismos. Los medios de comunicación públicos, también deben estar al servicio de la Libertad de Expresión de todos los ciudadanos, no solo de unos pocos privilegiados. La libertad de expresión es un derecho de todos, y el gobierno debería velar para que ese derecho sea efectivo. La libertad de expresión y el acceso a la información son la base de la Libertad de Pensamiento, la cual está en la raiz del concepto mismo de la Democracia. La administración debe promover la creación de lugares de encuentro y debate para la ciudadanía, donde primen la libertad de expresión y el respeto, como ocurrió en las Acampadas y Asambleas del movimiento 15M. El gobierno debería potenciar estas voluntades de participación libre ciudadana, no prohibirlas o manipularlas. En la Asamblea Local de IULV-CA en Loja, creemos en la emancipación de la clase trabajadora, como un aspecto esencial para alcanzar una nueva sociedad, con un modelo social y económico que sea sostenible y garantice el bienestar para todos. Es el momento de tomar la iniciativa.

Loja,

Ya es hora
Asamblea Local de IULV-CA en Loja
http://iuloja.blogspot.com iu.loja.asamblea@gmail.com

tlf: 679 123 058