You are on page 1of 176

La región mediterránea ha sido lugar de presencia humana durante milenios, se trata de un paisaje adaptado a la imagen del ser humano y q ue a la v ez , alb erga una sorprendente b iodiv ersidad. E l M editerráneo se caracteriz a por una enorme riq uez a b iológica con un elev ado grado de endemismos, con especies emb lemáticas como la P osidonia, el C oral A naranjado o la F oca M onje. P ero el M editerráneo es ecológicamente v ulnerab le, sob re todo deb ido a la presión humana. P or todo ello es imprescindib le la protección de lugares de riq uez a natural y representativ os de ecosistemas mediterráneos. D esde una perspectiv a amb iental, las z onas costeras andaluz as son ecosistemas particularmente v aliosos y desde una perspectiv a socioeconómica, una importante fuente de recursos. La R ed de E spacios N aturales P rotegidos de A ndalucía incluy e un conjunto de Á reas M arinas y Litorales cuy a gestión unificada pretende articularse a trav é s del P lan A ndaluz de Á reas M arinas P rotegidas q ue tiene como finalidad estab lecer y gestionar un sistema de áreas marinas y litorales protegidas q ue contrib uy a a la conserv ación de la b iodiv ersidad y la funcionalidad de los ecosistemas marinos regionales así como a la preserv ación de los recursos marinos y el patrimonio cultural para lograr el desarrollo sostenib le del litoral andaluz . La C onsejería de M edio A mb iente de la J unta de A ndalucía ha sido b eneficiaria durante el M arco C omunitario de A poy o 2 0 0 0 - 2 0 0 6 de ay udas europeas, canaliz adas a trav é s del F ondo de C ohesión, del P rograma LIF E o de Iniciativ as C omunitarias como E Q U A L e IN T E R R E G III. D entro de esta ú ltima Iniciativ a, cuy o ob jetiv o es estimular la cooperación, é sta D irección G eneral ha participado como socia en cinco proy ectos, entre los q ue se encuentran el proy ecto IN T E R R E G IIIC M edP an (2 0 0 5 - 2 0 0 7 ), q ue nace con el propósito de crear una R ed de G estores de Á reas M arinas P rotegidas del M editerráneo y q ue está representada por 2 3 socios de distintos países europeos y terceros. U no de los ob jetiv os de este proy ecto ha sido la elab oración de herramientas de gestión q ue faciliten la tarea diaria de los gestores de estos espacios protegidos y a la v ez impliq uen a la ciudadanía en dicha gestión. C on esta finalidad nace el presente trab ajo, dirigido a la sociedad en su conjunto, como herramienta div ulgativ a q ue permita adv ertir, mediante la ob serv ación detallada del entorno, camb ios en el ecosistema litoral y en el paisaje q ue é ste configura, así como en la fauna y en la flora. S e trata de q ue la pob lación se forme adecuadamente en la detección de procesos anómalos q ue puedan ser trascendentes, y se impliq ue en una red de v igilancia amb iental de los fondos mediterráneos y de su red de espacios protegidos.

M ª R osario P intos M artín
D irectora G eneral de la R E N P A y S erv icios A mb ientales

11. En av s f ap í l yco s cu n . .8 Bl o ” g al s ).7 e as mar as u in s meg as s mis meg as rid y e u rid (Ficha 13 ). an as b ce oe yp e ts oin t id s . 8 1 7 . ÁMBITO GEOGRÁFICO Y AVISO A LOS LECTORES (Ficha 1).10 Re e . 5 7 7 .3 n o p r b o y u e ticació (Ficha 9 u n ). 7 3 7 . ES EN LOS FON DOS MARIN OS Y EN LA BIOTA IN TERMAREAL 5 3 7 . N OCIMIEN TOS BÁSICOS (Ficha 3 ). 7 1 7 . 4 5 7 AFECCION . Su cie adin d ace t l (Ficha 17 pab e ). Fo d s al r o ys id nif .2 n o in t ad s e u e ticació (Ficha 8 n ). MOVILIDAD. 2 5 3 U OS CON .6 En av s f ap í l in tr o yp r rad s cl e inr al id co as al ad s e et b o (Ficha 12 u ). MO AYU DAR A LA VIGILAN CIA AMBIEN TAL DE N ESTRO LITORAL (Ficha 6 U ).í n d i c e INTRODUCCIÓN 1 1 A NTE CE DE NTE S 1 5 1 OBJETIVOS DE LA OBRA. Fo d s etrad s s id nif . . 6 1 7 . ds cl . Cu v . u ad rs as ane n s u o (Ficha 16 r ).1. TÓ ICA COMO ALIADA EN LA VIGILAN N CIA DE LAS AGU AS LITORALES (Ficha 4 ). 4 1 6 CÓ . 7 7 7 .5 cl e inr al id co as n e e cias es in es n(Ficha 11).4 cl e v r ical yhoiz nal e s r o t e (Ficha 10 s ). 8 3 índice . FOQ E METODOLÓ U GICO Y RECOMEN DACION ES P RELIMIN ARES (Ficha 2 ). 3 7 5 IN . 6 5 7 . GRAN TAMAÑ Y ABU DAN O N CIA: LA MEJOR COMBIN ACIÓ (Ficha 5 N ). 1 9 2 EN . En av s et . 5 5 7 .9 ib s ns or t o) ). 7 5 7 . d u v rió 6 9 7 . ” o ms al e (Ficha 14 . Ep io is (ou o s beors (Ficha 15 . 3 1 4 LA VIDA BEN . Fo d s al r o v ru p r rad s n o in t ad s es s et b o (Ficha 7 e u ).

B an h l re ia Gosse (Ficha 23). L h h l itop y um in rust s Philippi (Ficha 19).1. P ura mic y roc osmus (Savigny) (Ficha 26). ESPECIES TOLERANTES 85 87 89 91 93 95 97 99 101 103 105 107 8. ial 8.10. on at 8. S n y oic um bl h oc man i (H n eiden) (Ficha 28). c in q a 9. S c acorh a p y h iz ol sc ide (Lightfoot) Batters (Ficha 31). Coral a e l in l g a Ellis y Solander (Ficha 20). P nap e t ora f asc is (Pallas) (Ficha 24).2. 8. 9. 8.1 . ia c at 8.10.7.9 . Cy modoc a n e odosa (Ucria) Ascherson (Ficha 36).2 .11.3 . 9. B ry us l ot l l e h Savigny (Ficha 27).í n d i c e 8. 8. l c an índice 8.11. is 9. . ac i 8. uc 9. Crambec rambe(Schmidt) (Ficha 21). 8. L amin aria oc rol h e a De la Pylaie (Ficha 32). A t ia e uin Linnaeus (Ficha 37).5. L h h l itop y um e p sum Philippi (Ficha 34). O mal ose osa ramul c osa (Linnaeus) (Ficha 25). 9.8 .3. L posammia p et ruv i Lacazeot Duthiers (Ficha 38). s ) 9. F us sp uc iral Linnaeus (Ficha 29). s 9. ia e ic 9.8 . L h h l itop y um by l ssoide (Lamarck (Ficha 33). al op y ia l g 8.4 . P osidon oc an a (Linnaeus) Delile (Ficha 35).9. A e n mon sul a (Pennat) (Ficha 22).6 . Cy ose st ira usn oide (Linnaeus) Roberts (Ficha e s 113 115 117 119 121 123 127 131 133 135 9.4. Codium bursa (Linnaeus) (Ficha 18).6. l x an 9. ESPECIES SENSIBLES 10 9 111 30).5 .7 . 9. A roide c y ul st s al c aris (Pallas) (Ficha 39).

9.13. 9. H alocynthia papillosa (Linnaeus) (Ficha 46). Polycitor adriaticum (Von Drasche) (Ficha 50). Pinna nobilis Linnaeus (Ficha 44). Paramuricea clavata (Risso) (Ficha 40).19.17. T halassoma pavo (Linnaeus) (Ficha 56).27. 9.18. 9. 9.22. Aplidium conicum (Olivi) (Ficha 49). Apogon imberbis Lacepè de (Ficha 55).23 . 9.28.21. 9. rè 9. 9.26. Anthias anthias (Linnaeus) (Ficha 54). 9. Polycitor crystallinum (Renier) (Ficha 51).15.20. D endropoma petraeum (Monterosato) (Ficha 43). Polysyncraton lacazei (Giard) (Ficha 47). Corallium rubrum (Linnaeus) (Ficha 41).16.14. 9. Aplidium punctum (Giard) (Ficha 48).25.í n d i c e 9. 9. Pseudodistoma obscurum Pé s (Ficha 52). 9. Stolonica socialis Hartmeyer (Ficha 53). 9.24. Pinna rudis Linnaeus (Ficha 45). Parazoanthus axinellae (Schmidt) (Ficha 42). 9. BIBLIOGRAFÍA 185 AGRADECIMIENTOS 191 índice . 139 143 145 149 151 153 155 157 159 161 165 167 169 173 177 181 183 9.12 .

ANTECEDENTES .

16 .

17 .

18 .

1.OBJETIVOS DE L A OBRA. Á M BITO G EOG RÁ F ICO Y AV I S O A L O S L ECTORES ..

S e pretend e con ella d ar un prim er paso para q ue este em erg ente colectiv o d e bucead ores d esarrolle su capacid ad d e observ ació n subm arina. La finalid ad es q ue pued an colaborar v oluntariam ente con las autorid ad es com petentes. se form e ad ecuad am ente en la d etecció n d e procesos anó m alos q ue pued an ser trascend entes. poniend o en conocim iento d e é stas señ ales d e cam bios am bientales o d e perturbaciones q ue pued an acontecer en el m ed io m arino. la obra pretend e estim ular la creació n d e secciones d e buceo am biental en los clubes d e buceo m ed iterrá neos.1. d estinad o al d esarrollo d e una h e rra m ie n ta d iv u lg a tiv a q ue perm ita ad v ertir.FICHA Nº 1 BIOTA LITORAL Y VIGILANCIA AM BIE NTAL E N LAS Á RE AS M ARINAS P ROTE GID A 1. OBJETIVOS DE LA OBRA La presente obra constituye una fa s e e x p e rim e n ta l d e un proyecto m á s am plio y com plejo. en particular al colectiv o d e bucead ores científicos y d eportiv os. para q ue é stos se im pliq uen en el lev antam iento d e series tem porales larg as (los cam bios en el m ar suelen ser lentos y d e d ifícil percepció n a corto 1 21 . así com o a los d e titulació n profesional. E n este sentid o. así com o en su fauna y flora. d e form a q ue tales autorid ad es intenten v alid arlas posteriorm ente y. m ed iante la observ ació n d etallad a d el entorno. E stos cam bios pued en ser naturales o antropog é nicos y sus causas m uy d iv ersas. em prend er las acciones prev entiv as o correctoras a q ue h ubiere lug ar. S e h ará especial referencia a estos ú ltim os. cam bios en el ecosistem a litoral y en el paisaje q ue este config ura. a s í c o m o d e s u re d d e e s p a c io s p ro te g id o s . protecció n y conserv ació n d el m ed io litoral (m uy especialm ente en el á m bito d e las á reas proteg id as prom ov id as por M ed P A N ). pues la obra pretend e contribuir a la v ig ilancia efectiv a. y s e im p liq u e e n u n a re d d e v ig ila n c ia a m b ie n ta l d e lo s fo n d o s m e d ite rrá n e o s . estand o orientad a a la socied ad en su conjunto. si ello proced iera.

con el incremento de la profundidad se asiste a un progresivo aumento de la complejidad estructural de las comunidades observadas. El escenario físico propuesto lo integran. o bien en inmersión a cotas más profundas con la ayuda de equipos autónomos adecuados. tanto pueden aportar a la detección de cambios en la naturaleza marina.hasta una profundidad máx ima recomendada de 30 metros. con tonos apagados y monótonos (verdosos. pueden estar ausentes en numerosas zonas litorales de este mar. la zona de mareas (que puede ser ex plorada periódicamente durante la bajamar sin necesidad de efectuar inmersiones) (fot. 22 2 3 . En el citado rango se pasa. 1) y por otra. de fondos someros donde las macroalgas son hegemónicas. en los recubrimientos biológicos de superficies horizontales o verticales ex puestas a la iluminación. 1. 2 a 6 ). por una parte. En este rango de 0 a 3 0 metros. derivadas de la contaminación por hidrocarburos en la zona intermareal. Pero ello no invalida su utilización respecto al enfoque. la zona ubicada por debajo del límite inferior de la marea -el mundo submarino. como ha sucedido con el seguimiento de las aves en tierra -especialmente de las migratorias. Se ha puesto especial énfasis en especies indicadoras sensibles a cambios significativos y perniciosos en el medio y se ha evitado en lo posible afrontar situaciones obvias (por ejemplo. consecuencia de la mayor estabilidad ambiental y de la progresiva incorporación de especies animales. pues los diferentes países mediterráneos pueden contribuir a desarrollarla con una futura aportación de otras especies sensibles que sean comunes o abundantes en sus específicas zonas litorales. pardas o rojas. por tanto.FICHA Nº 1 plazo). las cuales añaden colores vivos y variados -con ayuda de focos o linternasal paisaje submarino (fots. propios de algas verdes. Á M BITO G EOG RÁ F IC O Y ESC EN ARIO F ÍSIC O La obra ha sido concebida para ser ensayada en el litoral Mediterráneo (especialmente en su parte occidental) y áreas próx imas. parduscos o rojizos. Es un indicativo del aumento progresivo de la diversidad y.por grupos ornitológicos y de voluntariado. las cuales.2. por tanto. pues. Esta última zona se puede vigilar ambientalmente en apnea (mediante la práctica de “snork eling” en fondos someros). fácilmente perceptibles por el observador). teniendo en consideración que las especies sensibles que integran el elenco preliminar aportado no tienen una distribución homogénea y que. de las “fuentes biológicas” de información que pueden resultar más útiles a efectos de vigilancia y monitorización ambiental.

pues es la luz azul. 4 1. en la práctica. 5. Por otra parte. con el aumento de la profundidad. a veces puede resultar complicado. dada la creciente pérdida de luz efectiva para la implementación de fotosíntesis) lo que se advierte por los tonos multicolores intensos que pueden descubrirse con la ayuda de una fuente artificial de luz (como se sabe. Además. 4. numerosas especies de ciclo de vida corto desaparecen en determinadas épocas del año de su zona habitual para reaparecer cuando estacionalmente les corresponda. la que tiene mayor poder de penetración) (fots. de cuantas integran el espectro lumínico. de ahí que discernir entre ellas. una tempestad puede provocar aterramiento masivo de especies.3.FICHA Nº 1 respectivamente) (fots. propiciando un paisaje submarino de fuerte contraste en relación al preexistente en situación de bonanza y estabilidad ambiental). los colores vivos no pueden distinguirse con luz natural y el paisaje submarino está teñido de azul. las especies marinas. 2 y 3) a otros donde la presencia de animales se intensifica (en parte como consecuencia de la falta de competitividad de las algas por el espacio. en el mar. como unidades genéticas y funcionales dife- 5 6 23 . AVISO A LOS LECTORES Las perturbaciones naturales y antrópicas pueden entremezclarse o tener efectos perniciosos similares (por ejemplo. 6). por desplazamiento violento de áridos.

sin embargo. la temática abordada es de una complejidad extrema y hay que intentar manejarla con la debida cautela y moderació n. sensibles a otros contaminantes y las primeras a éstos. también puede afectar de manera diferente a individuos de una misma especie ya sean de similar edad o diferente (por ejemplo. juveniles o adultos). experimentan respuestas distintas según la variedad y naturaleza de las alteraciones. a determinadas concentraciones y nivel de carga en el sistema. A comprender mejor esta última afirmación puede ayudar el caso de la especie humana. dependiendo de su sensibilidad a las mismas. puede provocar alteraciones significativas en unas especies (sensibles) y en otras no (tolerantes). Esta contribución. pretende fundamentalmente estimular la capacidad de observación de cuantos deseen implicarse en este tipo de retos y compromisos. a sabiendas de que podrán diagnosticar evidencias o establecer conjeturas y supuestos probables que deben asumirse con la prudencia y el sentido común que aconsejen las circunstancias. Además. pues las personas pueden mostrar desigual nivel de tolerancia a diferentes tipos de agresiones o responder de manera distinta a un similar tratamiento médico. lo que añade particular complejidad al tema. Y estas últimas podrían ser. Ello también puede extrapolarse al nivel de individuo. como ya se ha expuesto. tolerantes. pues. U n determinado contaminante.FICHA Nº 1 rentes que son. pues. Autor: J osé C arlos G arcía-G ómez ISB N nº : 9 7 8 -8 4 -9 6 7 7 6 -1 1 -1 24 . Es decir.

2.ENFOQUE METODOLÓGICO Y RECOMENDACIONES ..

rev elarán incontestablemente la natu- 7 8 27 . con la finalidad de que el observ ador pueda familiariz arse con ellas y distinguirlas de las que son sensibles. se ha puesto especial é nfasis en e s p e c ie s s e n s ib le s (só lo pueden v iv ir en z onas de alta calidad ambiental y tienden a desaparecer cuando é sta se deteriora). de repercusiones impredecibles. de forma que intente corroborarlas mediante observ aciones colaterales que permitan dibujarle una tendencia negativ a.FICHA Nº 2 BIOTA LITORAL Y VIGILANCIA AMBIENTAL EN LAS Á REAS MARINAS P ROTEGID AS 2. por una parte. con la ay uda de esta guía preliminar. un proceso de pequeñ a pero persistente contaminació n en un área costera pudiera producir una inicial y casi imperceptible afecció n. P or otra parte.1 ENFOQUE METODOLÓGICO La idea básica ha consistido. A l principio só lo se intuiría que algo está pasando pero. se describen algunos ejemplos de e s p e c ie s to le ra n te s (muy adaptativ as a diferentes condiciones ambientales. indicadoras del buen estado del ecosistema (v er criterios de selecció n de especies. para lo cual se le sugieren pautas sencillas de có mo hacerlo y de identificar v isualmente anomalías en el ecosistema o en las especies que lo integran. prev iamente. faunísticas o florísticas de normalidad ambiental con otras que ev idencien o sugieran su posible perturbació n. pero a medio o largo plaz o podría prov ocar un sev ero impacto ambiental. en combinar imágenes que plasmen situaciones paisajísticas. de manera que su comparativ a permita instruir al observ ador en la detecció n de modificaciones o situaciones de estré s ambiental que puedan conllev ar cambios estructurales perniciosos en el ecosistema. P or ejemplo. si la hubiere. en funció n del equilibrio de sus poblaciones o de regresió n o desaparició n de las mismas. S e pretende. se adv ertirán probablemente claros cambios en la estructura de la comunidad. con el transcurrir del tiempo. pues. puede contribuir eficaz mente a determinar la ex istencia de perturbaciones de origen antró pico (aunque tambié n é stas puedan ser de origen natural). pudiendo v iv ir tanto en medios perturbados como en z onas de buena calidad ambiental). recomendados en fic h a 5 ) cuy o seguimiento en z onas donde son comunes. F otografías de comparació n de un “antes” y un “despué s”. P ara ello. que el observ ador se implique activ amente en la v igilancia ambiental de nuestros fondos litorales.

2 RECOMENDACIONES PRELIMINARES Las situaciones de cambio paisajístico submarino evidente y su atribución a causas antrópicas (ejemplo: en espacios protegidos. incorporar especies de pequeño tamaño que imposibiliten o dificulten extremadamente su reconocimiento durante la inmersión. se recomienda que el observador intente motivarse con el problema y confirmar sus sospechas en el menor tiempo posible (una respuesta demasiado tardía podría ser contraproducente y contravenir el espíritu de la obra). con el fin de evitar colapsar la Administración de quejas o denuncias débilmente argumentadas. Sin embargo. en general de un tamaño adecuado para ser reconocidas “in situ”. E n este caso. la percepción de un problema ambiental no confirmado y que se intuye irá a más. por tanto. Las especies seleccionadas son. Para ello se sugiere que 28 .FICHA Nº 2 9 raleza y alcance de tales cambios. de forma que el observador pueda advertir su presencia con relativa facilidad. 2. Se ha evitado. las señales que deja el paso de un arte de arrastre sobre fondos estructurados y ricos en especies) no plantean mayores problemas diagnósticos para formalizar una queja correctamente fundamentada. debe intentar ratificarse antes de ponerlo en conocimiento de la autoridad competente.

su completa desaparición en el tiempo podría estar relacionada con un proceso perturbador que habría de investigarse. 10 11 12 29 . Si son especies sensibles y su presencia en los enclaves seleccionados para su vigilancia es significativa.FICHA Nº 2 el observador elija una zona concreta de su área habitual de buceo (por ejemplo. Si tal observación se extiende a varias especies. las conclusiones serán más robustas. una pared vertical de un fondo rocoso) observe y fotografíe las especies que se describen si allí existieren (u otras que el observador piense que puedan reportar valiosa información ambiental) y observar su evolución temporal.

) (fot. 10). el marcaje de zonas de monitorización para su vigilancia periódica debe hacerse visualmente (mediante la asignación de puntos a atributos de referencia) o con la ayuda de elementos que no deben causar daños en el ecosistema (cuadrículas de muestreo. pequeñas boyas. 4 ). 7 y 8 ). debe seguirse las recomendaciones expresadas en las fichas dedicadas a “enclaves infralapidícolas” (fot. 9).11 y 12). 8). Así como de libretas plásticas para efectuar anotaciones “in situ” (fots. 10. y 5 ) es muy recomendable el uso de equipos sumergibles de fotografía digital (muy asequibles de precio actualmente) o de vídeo. 2 ) No voltear piedras en la zona intermareal o infralitoral – pese a la información ambiental que bajo ellas puede existir. explicada en esta guía. en cualquier caso. 3 ) la observación detallada y periódica de los recubrimientos biológicos del fondo constituye el elemento clave de un buen programa personal o colectivo -profesional o no.de vigilancia ambiental de la biota litoral (fot. son: 1) No capturar organismos en la medida de lo posible (fots. gavillas metálicas.FICHA Nº 2 Otras recomendaciones básicas no obviadas más adelante pero que merecen una atención preferente. etc.salvo que se considere muy importante hacerlo por falta de información exterior. Autor: J osé C arlos G arcía-G ómez ISB N nº : 9 7 8 -8 4 -9 6 7 7 6 -11-1 30 .

UNOS C ONOC IM IE NT OS B Á SIC OS ..3.

15 ). 13 14 33 . proteg idos casi en su totalidad por la leg islació n europea y otras disposiciones de á mb ito estatal o autonó mico. el mar requiere de una atenció n especial y la may or de las implicaciones de todos los colectivos sociales. de ahí que. los fondos litorales someros pueden palidecer. por lo que no tienen capacidad de desplaz amiento y . como el plancton) que. sino en el suelo marino. UNOS CONOCIMIENTOS BÁSICOS El agua marina es casi novecientas veces más densa que el aire. dificultando sob remanera la exterioriz ació n de cuantos prob lemas amb ientales pueda padecer. frecuentemente multicolor. propende a ocultarse a sí mismo. sin emb arg o. enfermar o desplomarse a escasos metros de distancia del ob servador. siendo por antonomasia el g ran escenario de la b iodiversidad marina (de ah í su may or frag ilidad amb iental en comparació n con los precedentes). por tanto. L as tres fotog rafías expuestas ilustran la potencialidad espacial del medio marino. incluso cuando nos concedemos un g ratificante b añ o y el ag ua nos lleg ue por la cintura. S e advierte que la may or frag ilidad amb iental sub y ace no en la columna de ag ua ni en la superficie de é sta. Por ello. Por tales raz ones. por imperativo físico. como las medusas y org anismos afines. E l mar. en una b reve secuencia desde la superficie del ag ua h asta el fondo. E l fondo marino rocoso (fot. por imperativo físico. E s la z ona marina por excelencia donde triunfan los tonos plateados de los peces y la transparencia de otros much os de sus h ab itantes. L a columna de ag ua (fot. de h uída ante cualquier deterioro del medio en el que viven. L a interfase ag ua. suelen ser muy ab undantes. desde que se asientan y metamorfosean sus larvas. Y much as de ellas. estos org anismos. suele contener numerosas especies con moderada o b aja ab undancia. al depender é stos del oxíg eno del aire. como los peces. a diferencia del b osque cuando se quema (podemos advertirlo a k iló metros de distancia y reaccionar con prontitud). sino porque es el escenario de vida de cetá ceos y tortug as marinas. no se pueda contemplar desde fuera la exultante vida que esconde.FICHA Nº 3 BIOTA LITORAL Y VIGILANCIA AMBIENTAL EN LAS Á REAS MARINAS P ROTEGID AS 3.aire (fot. Por tan seria desventaja respecto al sistema terrestre. y a para alimentarse). o pasivas. 14 ) tiene usualmente pocas especies (mó viles activas. Toda su vida. devienen fijas (sé siles) sob re el sustrato. transcurre en el mismo sitio. 13) merece considerarse no só lo porque en ella penetran usualmente las aves marinas (y a sea para sostenerse. ademá s. pues.

G eneralmente. las algas declinan progresivamente en pro de los animales. En la medida que descendemos hacia niveles más profundos y la luz disminuye. desde la zona supralitoral (la más iluminada y expuesta a la desecación). especialmente aquellas especies particularmente sensibles a cambios que puedan producirse en su hábitat. la que disfrutan los buceadores por excelencia es la infra litora l. A lgunos autores conceden el calificativo de nec tobentó nic os a los peces que se mueven activamente sobre el fondo.FICHA Nº 3 15 especialmente los de mayor tamaño (el cual facilita su localización y reconocimiento por los buceadores). mientras que en las aguas más profundas 34 . constituido por los organismos vinculados al fondo marino (éste puede ser. D e las zonas anteriormente referidas. m ed iolitora l (llamada también interm a rea l o de mareas). Las comunidades bentónicas del M editerráneo se extienden. los cuales cada vez son más abundantes y ricos en especies.5 0 0 metros. pudiendo estar fijados al sustrato (sé siles) o desplazarse sobre él (v á g iles). oscuras y expuestas a la presión (el M editerráneo tiene una profundidad media de 1 . infra litora l (desde el límite inferior de la marea hasta la profundidad máxima donde pueden vivir las fanerógamas marinas y las algas fotófilas) y c irc a litora l (desde el límite inferior de la zona infralitoral hasta donde pueden vivir las algas multicelulares autótrofas capaces de tolerar bajas condiciones de iluminación). el compartimiento del ecosistema que más posibilidades ofrece en relación a los objetivos de esta obra y a quienes va dirigida. Los límites batimétricos entre las zonas infralitoral y circalitoral dependen de la turbidez de las aguas. en síntesis. la cual condiciona enormemente la capacidad de penetración de las microalgas y fanerógamas marinas). menos de la mitad de la media cifrada para los océanos. posándose o no circunstancialmente sobre él.8 0 0 metros). Los organismos bentónicos pueden vivir muy próximos al fondo sin estar en contacto con él (su p ra bentó nic os). en la franja litoral de los océanos se distinguen usualmente las zonas su p ra litora l (ambiente extremo. Es pues. pues. las algas son dominantes. el bentos (ver diferencias con p la nc ton y nec ton en la fic h a 4). son los más adecuados para utilizar como “testigos” permanentes o temporales de las condiciones ambientales de su entorno inmediato. de 3 . protagonizando la mayor parte de la cobertura de los asentamientos biológicos. en los enclaves iluminados de aguas someras las formas erectas y masivas dominantes son algas (fot. hasta el límite inferior de la circalitoral y desde éste hasta las cotas más profundas. En superficies iluminadas de los niveles superiores. duro o blando). 16 ). sobre el mismo en estrecho contacto físico (ep ibentó nic os) o dentro de él (end obentó nic os). sólo beneficiado por las salpicaduras de las olas). C omo consecuencia de ello.

FICHA Nº 3 son esponjas o animales coloniales (antozoos. En el 4 destacan esencialmente esponjas masivas de mayor porte Fig. El estrato 3 lo componen organismos incrustantes (Mesophyllum alternans. inerte pero de origen biogénico. con morfotipos similares a los citados anteriormente. lo definen concreciones calcáreas de organismos que en su día estuvieron vivos. altamente estructurada y de predominio animal. El estrato 2. expansum) o perforantes (esponjas Clionidae). 1). El estrato 1 lo componen especies perforadoras de la roca madre. Al respecto. masivas (Codium bursa) y de porte erecto discreto (Dictyopteris membranacea) (estrato 2). apreciándose situaciones de frecuente epibiosis en ambientes muy estructurados y compactos donde la competencia por el espacio deviene extrema. C. el nú mero de estratos que pueden perfilarse depende de la sensibilidad de los autores y de la diversidad y morfotipos de algas preexistentes. 1 16 35 . M. A continuación. concerniente a ambientes donde la luz está muy debilitada y existe predominio animal. con escasa iluminación) suelen estar muy bien representadas con especies calcáreas incrustantes. briozoos. para entender gráficamente lo recién expuesto. se pueden distinguir hasta cinco estratos (fig. Saccorhiza polischides) (estrato 3). y de porte erecto desarrollado (Cystoseira mediterranea. En el segundo caso. con formas laminares incrustantes como Lythophyllum incrustans y Mesophyllum alternans (estrato 1). 2). en el Mediterráneo. de configuración laminar o ligeramente masiva (numerosas esponjas) y baja elevación. usneoides. como el bivalvo Lithophaga lithophaga. podemos destacar tres estratos (fig. y los que existirían en una zona de semipenumbra. las cuales cementan y concrecionan gran parte de la estructura bioarquitectónica de la comunidad. H emos considerado tres niveles por razones didácticas y de simplificación. ascidias) (fot. En el primer caso. si bien en este ú ltimo caso las macroalgas esciáfilas (éstas prefieren ambientes umbríos. 17). pueden contemplarse en zonas bien iluminadas con predominio total de macroalgas. describimos sinópticamente los estratos o niveles estructurales espaciales que.

FICHA Nº 3 y altura (Sarcotragus spinosula. Fig. 2 17 Autor: J osé Carlos García-Gómez ISB N nº : 9 7 8-84 -9 6 7 7 6 -11-1 36 . alimentación) de ahí que los mismos constituyan. Crella elegans.4 y 5 pueden vivir numerosas especies de pequeño tamaño por razones diversas (endobiosis. Asociados a los niveles 3. como las gorgonias en general. un factor de diversidad. El estrato 5 lo justifican especies de morfología erecta de gran porte. epibiosis. O malosecosa ramulosa. Spongia officinalis) o corales masivos (Astroides calycularis) y especies coloniales de porte erecto discreto (Myriapora truncata. intrínsecamente. Gymnangium montagui). ocultamiento. sobre las cuales pueden existir frecuentes manifestaciones de epibiosis.

.4.LA VIDA B E N T Ó N IC A C O M O ALIADA E N LA VIG ILAN C IA DE LAS AG U AS LIO R ALE S .

el comp artimento de la b iota marina que m á s y m e jo r in fo rm a c ió n o fre c e p a ra s a tis fa c e r lo s o b je tiv o s q u e s e p re te n d e n c u b rir. son siemp re transp ortados p or las corrientes (con lo que no p ermanecen en el área afectada) y tienen una gran cap acidad de restitució n de sus p ob laciones (gran cap acidad rep roductiva). p ues generalmente sus integrantes son de p equeñ o tamañ o. Es el b e n to s (organismos vinculados estrechamente al fondo marino). p ese a que las alteraciones amb ientales son fundamentalmente de tip o físico o químico. y un efecto a corto. el p la n c to n (conjunto de organismos que se desp lazan con las corrientes p or no tener cap acidad de hacerlo en contra de ellas) no es el comp artimento de la b iota marina que p uede resultar más ú til. tienen ciclo de vida corto. El vertido accidental o recurrente de un agente p erturb ador en el medio marino tiene el efecto inmediato de p rovocar camb ios físico-químicos en las p rop iedades del agua. El n e c to n incluy e organismos (p rincip almente p eces) que. los organismos b entó nicos.FICHA Nº 4 BIOTA LITORAL Y VIGILANCIA AMBIENTAL EN LAS Á REAS MARINAS P ROTEGID AS 4. p ese a su tamañ o y fácil visualizació n en inmersió n. En efecto. el análisis tradicional de muestras de agua o sedimentos) se ha revelado como no suficiente p ara detectar y / o p revenir camb ios en la comp osició n de esp ecies y en la estructura del ecosistema marino. p oseen una amp lia movilidad. p onga esp ecial é nfasis en el manejo de indicadores b ioló gicos p ara evaluar el estado de los ecosistemas costeros y la calidad de las aguas de la que forman p arte. las derivadas de contaminació n p or agentes químicos) generan un estré s amb iental que rep ercute en la b iota marina con diferentes niveles de intensidad o afecció n. teniendo cap acidad de huída y desp lazamiento en b usca de mejores condiciones. LA VIDA BENTÓNICA COMO ALIADA EN LA VIGILANCIA DE LAS AGUAS LITORALES El control físico-químico de la zona litoral (esto es. esp ecialmente Fig. las p erturb aciones que generan constituy en esencialmente un fenó meno b ioló gico deb ido a su imp acto directo sob re los organismos vivos. P ara ob tener informació n de este tip o de alteració n sob re los organismos litorales. A unque influy en sob re los organismos de forma individual y é stos p ueden p resentar diferentes niveles de tolerancia. de ahí que la imp lementació n de la actual D irectiva de A guas 2 0 0 0 / 6 0 de la U E. dep endiendo de la sensib ili18 dad a tales p erturb aciones de las esp ecies constituy entes. medio o largo p lazo en la b iota. Es p or ello que. 3 39 . Tales p erturb aciones (p or ejemp lo. p ues p rovocan en ellas camb ios cuantitativos y cualitativos. las p erturb aciones p ueden incidir de forma medib le en la estructura de la comunidad y de las p ob laciones integrantes.

pudiendo ser utilizadas como indicadoras de estrés ambiental o contaminación. hemos elegido un primer elenco de este tipo de organismos que proveen de importante información ambiental. Debe matizarse que una especie sensible lo puede ser en relación directa al factor perturbador. así como otros organismos móviles que sean sedentarios. Por tanto. lo que motiva su inex orable desaparición del sistema alterado. los grupos animales que más información reportan a la noble causa de vigilar ambientalmente nuestros fondos litorales son las esponjas. de carácter ex perimental por su gran singularidad y el ex traordinario reto que representa. En otro contex to. pero sí lo es indirectamente. aunque incorporamos algunos ejemplos de especies tolerantes para una mejor comprensión y aplicación de la temática tratada. o perecen en su totalidad desapareciendo del sistema. deben prestar particular atención a las praderas de fanerógamas. En esta obra. Autor: J osé C arlos G arcía-G ómez IS B N nº : 9 7 8 -8 4 -9 67 7 6-1 1 -1 40 . especies sensibles (de estrecha valencia ecológica y de estrictos requerimientos ambientales de calidad). pero sus especies-presa sí podrían verse afectadas letalmente. localizables y.FICHA Nº 4 los que viven fijos al sustrato (sésiles) durante toda su fase adulta. los cnidarios bentónicos (antozoos e hidrozoos). En el bentos encontraremos. o indirecta al mismo. C omo ejemplo. Y por otra. L os buceadores que deseen implicarse en la vigilancia ambiental de nuestras costas y que habitualmente recorran fondos blandos. M oluscos y anélidos sésiles también pueden ayudar. Pueden actuar. en menor grado. y. o sobreviven a tales cambios si ellos se produjeren. 18). Por tanto. o se mantienen con evidentes señales de estrés y merma parcial de sus efectivos. una especie depredadora móvil podría tolerar la presencia de cierta carga contaminante que. también lo haría la primera por falta de alimento (esto puede ocurrir con ciertas especies de nudibranquios depredadores específicos de esponjas. Al respecto. En los fondos blandos ex isten organismos que viven dentro (endobentónicos) o sobre él (epibentónicos). la especie depredadora de nuestro ejemplo no es directamente sensible al factor perturbador considerado. sino que suelen aumentar anormalmente su número (desplazando a otras especies más sensibles). por una parte. por tanto. las cuales no sólo se mantienen en situaciones de elevada perturbación. indicadoras de aguas limpias y renovadas. que no son capaces de adaptarse (o lo hacen muy precariamente) cuando tales condiciones empeoran (son poco o nada adaptativas). pues se ve seriamente afectada por la ausencia de presas. 3 ). pues éstas son muy visibles. permanecen en el área afectada durante todo el tiempo y no tienen capacidad de eludir los cambios ambientales que puedan acontecer en su hábitat (fot. especies tolerantes (de amplia valencia ecológica y gran plasticidad adaptativa) que se observan tanto en ambientes estresados como en impolutos. las macroalgas fijadas a las rocas también coadyuvan a un adecuado seguimiento de la evolución del ecosistema y de la evaluación de alteraciones que en éste pudieran producirse. como los equinodermos y muchos crustáceos y peces. como “centinelas” permanentes del nivel de calidad ambiental de las aguas donde viven y contribuir sobremanera a la vigilancia ambiental de las aguas litorales. si éstas desaparecen al no soportar las nuevas condiciones). las ascidias. centraremos especialmente la atención en las especies sensibles a los cambios ambientales. los briozoos (fig . no la eliminaría del sistema. En esta guía. Al desaparecer éstas. o aquellos que poseen movimientos muy lentos y son intrínsecamente sedentarios. en sí misma. con inclusión de algunas especies de peces que pueden considerarse nectobentónicas. en general sensibles a los eventos de perturbación y contaminación ambiental. pues son las que mejor contribuirán al desarrollo de la h erramienta de control y vig ilancia de los fondos que MedP AN pretende implementar.

5.INMOVILIDAD.. G R A N TA M A Ñ O Y ABUNDANCIA: LA MEJ OR COMBINACIÓN .

puede resultar compleja la identificació n de especies ú tiles en la vigilancia ambiental de nuestros fondos litorales. h an de estar preferentemente fijo s al sustrato. los colores vivos (como el rojo y el naranja) se pierden h asta que só lo domina el az ul (radiació n del espectro lumínico que tiene may or poder de penetració n en el agua). a modo de ejemplo. La primera de ellas es que las inmersiones son siempre muy limitadas. por lo que es importante instruirse en ello. D e ah í la raz ó n de ser de esta guía preliminar. así como de cuantos observadores quieran sumarse a ella. en la que se incluy en algunos ejemplos. el coral naranja (A stroides caly cularis) y la gorgonia 43 . y 3 ) D eben ser a b u n d a n te s (o comunes. por lo que deben intentar organiz arlas muy bien para que les cundan lo más posible. GRAN TAMAÑO Y ABUNDANCIA: LA MEJOR COMBINACIÓN Los buceadores que deseen implicarse en la vigilancia de nuestros fondos litorales. pues ello no só lo comporta su firme . E n segundo lugar.y no accidental. las tres reglas de oro que h emos considerado para seleccionar e s p e c ie s in d ic a d o ra s s e n s ib le s (una vez indentificadas como tales con la ay uda de esta guía) y facilitar así el estímulo y la implicació n de los buceadores deportivos en la vigilancia ecoló gica de nuestro litoral. de forma que el buceador pueda descubrirlos y reconocerlos con cierta facilidad “in situ” y en las fotografías que efectú e (h ay numerosas especies bioindicadoras de pequeñ o tamañ o que só lo son detectables a travé s de muestras bioló gicas obtenidas indirectamente.presencia en el h ábitat que se vigile.ausencia pueda ser controlada perió dicamente en un mismo punto y se descarte la posibilidad de h uída o desplaz amiento). son: 1 ) In m o v ilid a d sobre el fondo de los organismos seleccionados (es decir. INMOVILIDAD. especialmente en z onas umbrías y a una cierta profundidad (se recomienda. 2 ) tales organismos deben tener m o d e ra d o o g ra n ta m a ñ o . Teniendo en cuenta lo recié n ex puesto. lo que ex cede de los objetivos de esta obra). a escasos metros de profundidad. pues. pero nunca raros).FICHA Nº 5 BIOTA LITORAL Y VIGILANCIA AMBIENTAL EN LAS Á REAS MARINAS P ROTEGID AS 5. como y a se h a indicado con anterioridad. estar aux iliado en las inmersiones por linternas o focos). se encontrarán con importantes dificultades que deben afrontar. E n las fo to g ra fía s 19 y 2 0 . tenga relació n directa con cambios ambientales significativos acontecidos en su h ábitat. Y en tercer lugar. debido en parte a lo anteriormente ex presado. con el fin de que su presencia. sino que por tal raz ó n su posible desaparició n a nivel local o merma notable de sus efectivos. por lo que no se puede distinguir la llamativa coloració n que ex h iben los organismos 19 que h abitan nuestros fondos rocosos.

corvallos. su utilización como bioindicadora debe evitarse. razón por la cual también dedicamos algunas fichas a ellos. ambas especies sensibles. sus representantes son sedentarios y requieren de aguas limpias y renovadas. de ahí que. Thalassoma pavo). C onviene reseñar que una especie de distribución mediterránea no sólo puede estar -de forma natural. mejor. Así. de la puesta en marcha de una red que coordine la participación colectiva de quienes pretendan implicarse en este tipo de actividad (por ejemplo. lo que por otra parte es deseable. sino que puede ser abundante en una zona y accidental o rara en otras. como algunos peces (Anthias anthias.FICHA Nº 5 20 (color amarillo) P aramuricea clavata. si poseen larga vida y su presencia es continua durante todo el año. S in embargo. donde una especie sea accidental o rara. por tales razones. pues del espíritu de la obra dimana la vigilancia efectiva de roquedos o zonas marinas restringidas. pues. P or tanto. la familia Lábridos es una de las que más información ambiental reporta pues. también hay buenos indicadores entre organismos que se desplazan lentamente por el sustrato y que no son de gran tamaño (aunque sí bien visibles por sus vistosos colores. es ciertamente relevante. cumplen las tres premisas antes expuestas. R especto a los peces. para la evaluación del “efecto reserva” en zonas protegidas. en general. etc. no sea recomendable incorporar este tipo de animales a guías de monitoriz ació n ambiental que pretendan contribuir a la detección de cambios en el sistema no relacionados con capturas (aunque sí hayamos considerado destrozos mecánicos derivados del mal uso de las artes). la gorgonia P aramuricea clavata puede vivir muchos años) y en cualquier época del año. el concepto de abundancia que transmitimos aquí tiene fuertes connotaciones locales.ausente en ciertas áreas geográficas de este mar. C laro que. También hay especies sensibles pero de interés comercial. N o obstante. como ciertos nudibranquios) o que son muy móviles pero de hábitos sedentarios. falsos abadejos. Además.) o crustáceos (langostas. como ciertos peces (meros. pero su ausencia en zonas donde antes abundaban no tiene porque significar que han huido por cambios en las condiciones ambientales de su hábitat. clubes de buceo deportivo que deseen incorporar una sección conservacionista y de vigilancia ambiental) la información globalizada y convenientemente tratada. Autor: J osé C arlos G arcía-G ómez IS B N nº : 9 7 8 -8 4 -9 6 7 7 6 -1 1 -1 44 . sino por haber sido extraídos por pescadores de superficie o submarinos. pues los mismos individuos o colonias pueden testimoniar con su presencia condiciones no cambiantes durante largo tiempo (por ejemplo. bogavantes). no amplias o extensas. excedería del ámbito local. monitorizar periódicamente la evolución de las especies de interés comercial.

C Ó M O AY U D A R A LA VIGILANCIA A M B I E N TA L D E NUESTRO LITORAL . .6 .

D esde u n control general del estado de los contingentes monitorizados. pero de mayor constancia temporal y niv el de compromiso.. E l paisaje su bmarino debe ser v a ria d o e n e s p e c ie s . pero constante y efectiv a. pero aq u í nos conformamos con q u e su colaboración sea de mínimos. pu es.FICHA Nº 6 BIOTA LITORAL Y VIGILANCIA AMBIENTAL EN LAS Á REAS MARINAS P ROTEGID AS 6. q u e observ aciones de gran detalle q u e hipoteq u en la du ración íntegra de las inmersiones y q u e lu ego no se mantengan en el tiempo por hastío. de m o d e ra d o o g ra n ta m a ñ o (así son má s fá cilmente localizables y reconocibles). S obre estos ú ltimos. consisten en q u e sean in m ó v ile s sobre su su strato (por tanto. 4 47 . podemos destacar tres Fig. observ aciones menores y generalistas. E s preferible. primero se debe elegir u n lu g a r g e o g rá fic o de bu ceo habitu al (o si lo decide el observ ador. v arios lu gares) q u e pu eda considerarse má s a m e n a z a d o (presión hu mana de diferente origen) q u e otros. a su v ez. fo rm a s y c o lo re s . E sto no sólo facilita la localización de indiv idu os o colonias sino q u e. C omo recomendaciones generales. y a b u n d a n te s . en el cu al la biota marina sea rica en especies y bien estru ctu rada en su organización espacial. E sto dependerá de hasta dónde q u iera comprometerse el observ ador v olu ntario. abu rrimiento o falta de motiv ación. así como en los diferentes tipos de recu brimiento q u e tales especies pu edan protagonizar. ello permite u na v igilancia ambiental q u e pu ede ser todo lo rigu rosa q u e deseemos. al permanecer inmóv iles (fijos al su strato) sobre su s enclav es. hasta el control indiv idu alizado de los mismos el cu al. pu ede implementarse con diferente niv el de detalle y minu ciosidad. CÓMO AYUDAR A LA VIGILANCIA AMBIENTAL DE NUESTRO LITORAL Las mejores prestaciones de los organismos sensibles para monitorizar en inmersión los fondos litorales –como ya se ha insistido anteriormente. no pu eden desplazarse sobre el mismo y hu ir ante cambios ambientales q u e no les fav orezcan).

como la de much as esponjas. 4 y 5.FICHA Nº 6 21 configuraciones morfológicas principales (entre las cuales se podrían caracterizar otros tipos intermedios) que deben tenerse en cuenta. corales y ascidias. má s efectiv a la captura de alimento). las cuales se observ an en las macroalgas y en los macroinv ertebrados que v iv en fijos al sustrato. la configuración erecta es la má s frecuente (may or nú mero de especies) y la que ofrece un may or rango de tamañ o (desde especies de pequeñ o porte que se y erguen a muy poca altura del sustrato h asta las grandes laminarias). y ev itar h acerlo h acia arriba). la cual responde a una estrategia “compulsiv a” por recubrir el sustrato (con ella se intenta un crecimiento rá pido en un plano h acia los bordes. con el fin de situarse perpendicularmente a la corriente y h acer. 2 2 y 2 3 ): 1) la m in a r o a p la n a d a . cuy as ramificaciones propenden a disponerse en torno a un plano. como la ex h ibida por las gorgonias. de este modo. las cuales sólo necesitan de una mínima superficie rocosa para erigir una compleja estructura de cientos de pólipos o zooides que se “abre” por encima de los competidores por el sustrato (recordando las ramas de un á rbol sin h ojas. fo ts. en el may or nú mero de direcciones posibles de la superficie colonizada. y 3 ) e re c ta o a rb o re sc e n te . las cuales pueden adoptar una apariencia globosa o de sección irregular (ex plotan. L a configuración masiv a es la má s rara y se observ a claramente como tal (forma globosa) en algu- 48 . minimizando. el efecto de la competencia por el sustrato. E n zonas bien iluminadas y moderadamente umbrías tambié n son frecuentes las formas laminares. E ntre las macroalgas. ascidias coloniales y briozoos que tapizan superficies rocosas. pues el á mbito tridimensional y crecen en todas las direcciones posibles. así. especialmente representadas por las algas calcá reas incrustantes. 2 ) m a siv a . como la de much as esponjas. especialmente en los coloniales (figs.

es recomen- 23 49 . 5 Formas ap lan ad as o lamin are s nas especies como C odium bursa. Es conveniente que el observador marq ue o referencie las superficies fotografiadas para que pueda fotografiar siempre las mismas en el transcurso del tiempo (monitoriz ació n perió dica). ya que a finales de otoño e invierno desaparecen para rebrotar en primavera). que sean fácilmente localizables en la ruta de inmersión. que hay especies susceptibles de monitorizarse durante todo el año y otras que no (entre estas últimas están. bajo coste y reducido tamaño de las cámaras y carcasas) cuya utilización en la actualidad resulta económicamente muy asequible.FICHA Nº 6 Fig. no deben distraer su atención). Entre los macroinvertebrados “prisioneros” del sustrato. y así observar la evolución detallada de su biota. las tres configuraciones son frecuentes si bien a medida que el ecosistema es más maduro y estructurado. C omo ejemplo. N o debe olvidarse que para una buena monitorización de los fondos debe prevalecer no tanto la búsqueda de una excelsa calidad en la imagen. que deben fotografiarse cada año en verano. Formas e re c tas 22 Formas masiv as U na vez seleccionado el lugar geográfico y el escenario (por ejemplo. pues en esta época es cuando alcanzan la plenitud de su crecimiento y desarrollo. tal elección podría centrarse sobre una determinada pared vertical (que el buceador conoce y localiza perfectamente). paredes verticales entre 5 y 3 0 metros de profundidad). se elige uno o varios enclaves específicos. la fuerte competencia por el espacio desplaza a las especies de morfotipo laminar en beneficio de las formas masivas y erectas. las cuales se reparten la mayor parte de la cobertura útil de las superficies rocosas disponibles. además. C olpomenia sinuosa y Lythophyllum byssoides. donde exista una buena presencia de fauna-flora que el observador haya identificado como sensible o que la considere como tal (las especies tolerantes que identifique. por ejemplo. las grandes algas laminariales. En el caso del sustrato rocoso. como dónde obtener ésta y el compromiso de repetirla en el tiempo en el mismo punto o superficie elegida para su control. D ebe recordarse. D ebe ayudarse del vídeo o la fotografía submarina (las prestaciones de la fotografía digital son enormes por su polivalencia.

zonas elipsoides). 4. en torno a 2 0-30 metros). por ejemplo delimitando metros cuadrados) puede ayudar a ello. 4. la detección de pérdidas parciales (pero llamativas) o masivas de individuos o colonias.FICHA Nº 6 24 dable sectorizar “grosso modo” la zona elegida (por ejemplo. no se producirá señal de alarma. zona superior. 21) siempre las mismas zonas. se recomienda ejercer la vigilancia (al menos en parte) sobre tales enclaves por ser éstos más vulnerables a procesos anormales de sedimentación (por ejemplo. bien por su desaparición donde antes abunda- Fig. S in embargo. S i no se observan cambios significativos en el transcurso del tiempo. así como de otros aspectos morfológicos y ecológicos monitorizables. La fijación de pequeñas boyas (corchos coloreados en tramos de pared. cornisas o escalones (fig. y en la superficie seleccionada reconocer salientes. S i las especies sensibles preseleccionadas se observan también acantonadas sobre superficies horizontales o de mínima pendiente (lo que frecuentemente sucede en fondos umbríos. garreo de anclas o arrastre de redes). círculos amarillos en trazo discontinuo). provenientes de actuaciones de dragado) o de abrasión por medios mecánicos (por ejemplo. media o inferior de una pared rocosa: fig. En este contexto. bordes o esquinas de las rocas que permitan fotografiar (fot. facilita la localización rápida y el seguimiento de especies la elección de superficies próximas a bordes. de forma que pueda facilitarse la evolución de las coberturas de organismos. 6 50 .

A l respecto. por lo que se debe actuar con la debida prudencia y finura diagnóstica). pueden ayudar a la monitorización ambiental de impactos mecánicos en nuestros fondos litorales. proveniente del mar R ojo. progresión o regresión de las mismas (la utilización de cuadrículas ligeras de muestreo. no sólo el control batimétrico exacto del mismo (lo que puede facilitar un profundímetro colocado sobre el fondo). 7 .también coloreadas. P or otra parte. de algunos corales coloniales (Dendrophylia ramea). oceanica puede también hacerlo sobre rocas). proveniente de vertidos de aguas residuales). por ser sus colonias muy frágiles ante la acción abrasiva de redes de arrastre. con cordel corto para que no queden muy distanciadas del fondo y con ello tener mayores probabilidades de pérdida). En este sentido. P or ejemplo. puede guardar relación con una perturbación de origen humano (a veces también natural. Cymodocea nodosa. de forma que la parte coloreada sobresalga del fondo al menos 50 cm para que pueda localizarse fácilmente por el buceador. pues si la columna de agua se enturbia progresivamente como consecuencia de un proceso de pequeña pero continuada contaminación orgánica (por ejemplo. si las observaciones específicas obtenidas del examen periódico de una pared vertical. aunque los parámetros físico-químicos medioambientales preexistentes en la columna de agua no se hubieran modificado). Z ostera marina. debe comunicarlo a las autoridades competentes. puede ayudar a ello). avance o retroceso. ofrecen buena información los bordes más extremos y antagónicos dispuestos a lo largo de la línea de costa. P uede ayudar a “marcar” cada borde. respectivamente. existen especies que. las cuales pueden constituir densos céspedes sobre sustrato blando (aunque P . lo que conviene confirmarse en el entorno sometido a vigilancia ambiental. o de submarinistas 51 . La desaparición de especies indicadoras sensibles podría ir acompañada de la intrusión de otras especies que no estaban instaladas anteriormente en la zona monitorizada. lo que podría reforzar la hipótesis de una alteración ambiental. este borde retrocederá a menor profundidad. Si el observador concluye que en su zona habitual de inmersión la especie o especies “delatoras” desaparecen o se expresan con sus efectivos muy mermados o disminuidos. por el tamaño y fragilidad de sus estructuras calcáreas. por ejemplo. es recomendable familiarizarse con los bordes periféricos de las mismas. fot. sino la colocación de pequeñas boyas de corcho coloreadas (conviene que no excedan de 1 0 centímetros de diámetro. sólo establecida en el M editerráneo oriental). 25). esta última. como la observada en la fotografía 24. y. La figura 6 muestra un hipotético caso de regresión de una pradera hasta su total desaparición. gusanos poliquetos (Salmacina disteri) y briozoos (P entapora fascialis). si el borde más profundo “marcado” por un buceador se encuentra a 20 metros y en el control de seguimiento este desciende a 1 5 metros. A efectos de monitorización y vigilancia ambiental. donde la luz llegue convenientemente para que la planta pueda efectuar fotosíntesis. garreo de anclas. P ara la vigilancia subacuática de las fanerógamas marinas (en el M editerráneo existen cinco especies: Z ostera noltii. de situaciones de estabilidad ambiental. Es el caso. En este sentido. o con aspecto ostensiblemente deteriorado. con independencia de que sean sensibles o tolerantes. ya sea por cambios físico-químicos acontecidos en el medio.FICHA Nº 6 ban o por la presencia de sus esqueletos córneos o calcáreos. el borde periférico más profundo resulta especialmente relevante. o de gavillas metálicas -preferiblemente de aluminio. A l ser sus llamativas formaciones fácilmente reconocibles (tamaño y vistosidad) durante un itinerario de buceo. así como los ubicados a menor y mayor profundidad. o bien porque las “nuevas” pudieran tratarse de especies invasoras (lo que también sería una alteración. P osidonia oceanica y H alophyla stipulacea. hay que estar atentos a lo que pueda depararnos durante las próximas décadas el cambio climá tico. enterradas sólida y verticalmente en el sustrato blando. la causa de ello podría estar relacionada con un aumento de turbidez derivado de un persistente evento de contaminación del tipo antes referido (fig. pues estos pueden advertir en función de su inmovilidad. revelan la total desaparición de especies indicadoras sensibles (al menos de una de ellas) tales observaciones deben validarse examinándose el recubrimiento de otras paredes próximas donde otros ejemplares o colonias también se deben encontrar presentes (mejor si se tiene plena constancia de ello).

al comenzar su plan particular de vigilancia. además son comunes o abundantes. que no se den las condiciones naturales que requiere la especie para vivir en la zona en cuestión). o porque no van bien lastrados o tienen un deficiente dominio del chaleco compensador). Por ejemplo. los buceadores no suficientemente instruidos en el respeto de los fondos marinos. 7 Cada buceador. no debe realizarse la elección de una zona donde las especies indicadoras sean raras o accidentales. Fig. de gran belleza paisajística submarina. debe reinsistirse. Sólo de esta forma se puede controlar la evolución de sus poblaciones y si éstas menguan. la cual ha sido corregida y se pretende observar la evolución positiva del ecosistema. el cual será determinante en la futura serie periódica de control ambiental. levantará una primera información que constituirá un estado cero o inicial. el observador debe recordar que esta guía tiene sentido si en el estado cero están presentes las especies y éstas. Por tanto. Ni tampoco si están ausentes. Para ello. pues la razón de su ausencia podría ser totalmente natural (por ejemplo. Esto último sólo tiene sentido en un planteamiento de vigilancia y recuperación de zonas apriorísticamente perturbadas por una afección antrópica conocida. la fotografía submarina resulta también muy útil para certificar el antes y el después. o desaparecen. con la esperanza de que éstas aparezcan algún día.FICHA Nº 6 25 inexpertos. se arrodillan frecuentemente sobre éstos (para tomar fotografías o realizar una determinada observación. muestran severas señales de estrés. Si se observan tales destrozos en zonas donde las comunidades del fondo son biodiversas y altamente estructuradas. Al respecto. ello debe ponerse en conocimiento de las autoridades competentes. Autor: J osé Carlos G arcía-G ómez ISB N nº : 9 7 8 -8 4 -9 6 7 7 6 -11-1 52 . tales especies pueden ser vigiladas en términos de controlar sus pérdidas o destrozos en ambientes muy estables y estructurados.

AFECCIONES EN L OS FOND OS M AR INOS Y EN L A B IOT A INT ER M AR EAL .7..

de un sistema constituido por numerosas especies biológ icas (sobre las cuales ex iste una g ran lag una de conocimiento) es difícilmente predecible en situaciones de baja o moderada contaminación. biodiverso y altamente estructurado (fo t. la posición de q uienes intentamos interpretar la salud de los ecosistemas costeros es de absoluta y total desventaja. ex iste una g ama de g rises. Fo n d o s in a lte ra d o s v e rs u s p e rtu rb a d o s La comparación de un sistema inalterado. es siempre lo mejor. E s como asumir q ue ambos sistemas encarnan el blanco y el neg ro y q ue. lo q ue da idea de la ex trema complejidad del tema q ue tratamos. AFECCIONES EN LOS FONDOS MARINOS Y EN LA BIOTA INTERMAREAL 7.FICHA Nº 7 BIOTA LITORAL Y VIGILANCIA AMBIENTAL EN LAS Á REAS MARINAS P ROTEGID AS 7. A unq ue la prevención. representa los ex tremos del “continuum” ex istente en un proceso de prog resiva transformación del primero al seg undo. ex presa la dificultad de implementar diag nósticos ambientales correctos en las situaciones intermedias. en el caso q ue nos ocupa debemos conformarnos (aunq ue sin menoscabar má x imas aspiraciones) con saber aplicar una metodolog ía sencilla q ue nos permita detectar cambios neg ativos en los fondos litorales q ue podamos poner en conocimiento de las autoridades competentes en aras de paliar o revertir sus efectos.1. 2 7). con diferente capacidad de respuesta a las alteraciones antrópicas. E ste imag inario “g radiente de color”. 2 6 ). sino q ue los individuos de cada una de ellas tambié n lo son (como ocurre con los h umanos. q ue podemos tener diferente tolerancia y comportamiento ante un mismo tipo de conting encia perturbadora). C omo los elementos perturbadores pueden ser mú ltiples así como las combinaciones de sus concentraciones. carg a total y prevalencia en el sistema. con uno fuertemente perturbado (fo t. P rocede recordar q ue no sólo las especies son unidades biológ icas independientes. P or tanto. entre ambos colores. la respuesta integ rada a un determinado factor de perturbación. como en medicina. 55 26 27 .

incluyendo peces sensibles a la calidad de aguas (Anthias anthias). blanqueamientos anormales. con especies sésiles (que viven fijas al sustrato) de diferente tamañ o y diseñ o espacial. pueden observarse tímidos o importantes recubrimientos de algas generalistas (manchas verdosas en la imagen).FICHA Nº 7 A B La fotografia 26 (como la fot. etc. desde un escenario de alta diversidad y complejidad estructural de las comunidades (A). pero éstos manifiestan señ ales morfológicas de estrés (z onas necrosadas. La figura 8 contribuye a explicar en cuatro pasos cómo podría producirse un evento de progresiva degradación del ecosistema bentónico. brioz oos.). en el que la diversidad bentónica se ha desplomado y donde la sensación de desolación es absoluta. En C se advierte un empeoramiento de la situación con pérdida medible de efectivos y aumento de la presencia de algas oportunistas (manchas verdosas en la imagen). ofreciendo numerosas posibilidades de vida a otras muchas especies. 8 Autor: J osé Carlos G arcía-G ómez IS B N nº : 9 7 8 -8 4 -9 6 7 7 6 -1 1 -1 56 . C D 28 Fig. modificaciones en las formas corporales. hasta otro donde esta se desploma. esponjas. ascidias). 28 ) revela un elevado nivel de organiz ación y equilibrio de las comunidades bentónicas. con invasión generaliz ada de algas oportunistas (mancha verdosa en la imagen) asociadas a procesos de contaminación que conlleven un importante suministro de nutrientes (D). cambios de tonos de color. asimismo. las cuales conforman el soporte bioarquitectónico del sistema (algas pétreas. En B no se produce aún pérdida de efectivos. corales. mientras que la fotografía 27 muestra un paisaje submarino prácticamente yermo.

sí suele cumplirse. no necesariamente la calidad ambiental “alta” de unas aguas va asociada a la pureza o transparencia de las mismas. en la práctica.FICHA Nº 8 BIOTA LITORAL Y VIGILANCIA AMBIENTAL EN LAS ÁREAS MARINAS PROTEGIDAS 7. que. para referirnos a situaciones de estrés ambiental (este puede ser de origen natural o antrópico) provocado por el hombre. es decir. Por ejemplo. por extensión. ausencia de especies protegidas. pues. una zona de “alto valor ecológico” en buen estado de conservación es. Por tanto. son más cercanos y descriptivos para referirnos a situaciones del grado de conservación. son realmente imaginarias y dependen en gran medida de la opinión de expertos.2. las aguas impolutas y continuamente renovadas de estuarios de gran caudal). debido al continuo impacto mecánico del oleaje y al intenso movimiento subsuperficial derivado de él. poblaciones y comunidades) pudiendo desatar mortalidades masivas que culminen en impacto ambiental medible. debemos convenir que.). pero de bajo valor ecológico por existir pocas especies y muy baja estructuración del ecosistema. a otras de estrés ambiental que provoquen tensión funcional en la biota (individuos. sin embargo. de forma natural. pues. de “alta calidad ambiental” (salvo que se haya introducido un factor contaminante no detectado en la estructura y composición de la comunidad). Fondos inalterados y su identific ac ió n Si en la naturaleza no hay nada que involucre a la vida que sea estrictamente estable en el tiempo. que la semántica debe 57 29 30 31 . Es. Lo contrario. Además. No deben confundirse expresiones tales como “alta calidad ambiental de los fondos” de una zona litoral con “alto valor ecológico de los mismos”. AFECCIONES EN LOS FONDOS MARINOS Y EN LA BIOTA INTERMAREAL 7. pues la calidad ambiental puede ser alta (aguas renovadas e impolutas) y el valor ecológico bajo (baja diversidad. preferimos utilizar los términos perturbados e inalterados. aquélla está siempre sujeta al vaivén de múltiples alteraciones y de gradientes de las mismas. constituyen un tipo de alteración de las muchas que podrían significarse. una zona de rompientes en costa abierta donde el embate del oleaje es casi continuo. pues pueden ser crónicamente turbias y merecer tal calificativo (por ejemplo. salud ambiental. etc. en definitiva. Las líneas rojas que avisan del paso de alteraciones sostenibles por la estructura del sistema y su biota constituyente. equilibrio o desajuste de nuestros fondos litorales. presencia de especies generalistas. puede ser de alta calidad ambiental (por ser sus aguas muy limpias y exentas de contaminación).

podrían conducir a interpretaciones erróneas. Por ejemplo. en ellas se pueden significar aquellos fondos que parecen más biodiversos y estructurados (fots. en el M editerráneo occidental. pues los mensajes que pueden dimanar del uso de algunas palabras o expresiones incorrectamente elegidas y sacadas de contexto. la cual es indicadora de aguas limpias y renovadas. denotándose un lento pero progresivo aumento de la turbidez. A reconocerlos ayuda el criterio de que cuanto más próximo a la superficie del mar nos encontremos. La situación contraria subviene a mayor profundidad (como se argumenta más adelante). Su hábitat posee. En nuestras aguas litorales. de la lapa ferruginea (Patella ferruginea). sólo por esta razón. indiscutible valor ecológico. en la práctica. pues resulta “ecológicamente fundamental” para la supervivencia de la especie. el sistema es más dinámico e inestable y la estructuración de sus comunidades y número de especies. el concepto de “valor ecológico” es intrínsecamente subjetivo y también puede asumirse en términos cualitativos y no necesariamente cuantitativos. estructuradas y ricas en especies a medida que la profundidad aumenta. en fondos no perturbados puede existir baja estructuración espacial y escaso número de especies.32). 33 34 En las fotografías 29 a 38 se observan diferentes tipos de fondos no perturbados.FICHA Nº 8 32 utilizarse con prudencia contextualizándola en cada ámbito concreto. Al revés puede significar una mejoría en el sistema. la diversidad aumente y también el valor ecológico de lo observado (en términos de complejidad estructural y riqueza de especies). En la zona de buceo habitual (situemos el rango entre 0 y 40 metros de profundidad) las comunidades devienen más organizadas. un nivel de transparencia habitual que pueda remitir con el tiempo. y lo contrario. 33. aunque la alta calidad de las aguas sea idéntica en un recorrido lineal sobre las rocas desde 0 a 40 metros. donde resulta fácil (al menos relativamente) distinguir fondos no perturbados y distinguirlos de los que lo están. Nótese. La razón de ello estri- 58 . puede significar la intrusión en el sistema de elementos extraños que disminuyen la calidad del agua (por ejemplo. Este es el caso. pero puede vivir en la zona intermareal de tramos costeros donde apenas existe estructuración del sistema y el número de especies acompañantes es mínimo. una zona de baja diversidad y escaso interés paisajístico puede ser significada como de “alto valor ecológico” por su singularidad o porque pueda incluir poblaciones estables de una especie considerada en “peligro de extinción”. pues. menor. de ahí que. sin embargo que. 29.38) de los que son menos (fots. debido a la puesta en funcionamiento de un nuevo emisario de aguas residuales en zonas próximas). de alta calidad ambiental y diferente valor ecológico. Por la simple apariencia de la biota. Así.

cuando existe abundancia de nutrientes o materia orgánica en suspensión explosionan numéricamente. pero podría desconcertarnos la sensación de gran pobreza florística y faunística imperante. a escasa profundidad donde. 29. no suelen padecer perturbación significativa alguna. La finura diagnóstica debe experimentarse. no se adaptan al nuevo y más deficiente estado de calidad de las aguas donde viven (ver fich a 9). derivada fundamentalmente de la presencia de algas calcáreas incrustantes. por ejemplo). la abundancia natural de esta especie. ello pudiera ser atribuido. 35 36 U n ejemplo de lo expuesto puede ilustrarlo algunos tramos submareales de escasa profundidad donde las aguas pueden ser de excelente calidad ambiental. entre otros organismos (fots. sin embargo.FICHA Nº 8 ba en que los fondos con muchas especies y elevada heterogeneidad espacial de la biota fijada al sustrato. mientras que los fondos perturbados nunca exhiben tal tipo de diversidad y organización. 30 y 32). o bien. también es un tipo de alteración que lo estresa. En estos casos. renovadas e impolutas. los cuales el observador no experimentado podría asociar a procesos de eutrofización. al existir comúnmente pocas especies y escaso nivel de organización estructural. en cierto modo. Para evitar que un fondo paisajísticamente monótono y con pocas especies observables pueda ser tildado erróneamente de perturba- 59 . es señal de todo lo contrario. no está acompañada de la abundancia desmedida de algunas de ellas fijadas al sustrato (ver también siguiente ficha). de aguas límpidas. 31) de los fondos someros del Mar de Alborán. D e lo expuesto se deduce que lo esencial para colaborar en la vigilancia de nuestro litoral es saber elegir el escenario que pueda aportar mayor información y que ésta pueda ser más fácilmente interpretable y susceptible de ser controlada en el tiempo. muy competitiva en su hábitat. simplemente. Nuestras dudas debieran disiparse si comprobamos la ausencia de algas generalistas (asociadas frecuentemente a episodios puntuales o crónicos de contaminación) y de gusanos tubícolas. como los temporales de invierno) sino a un factor de perturbación de origen antrópico (contaminación orgánica. O tro ejemplo lo proporcionan los bosques de Cystoseira usneoides (fot. si las características de generalizada pobreza de especies y formas que se observa. se puede inferir con aceptable posibilidad de acierto que la calidad de las aguas es buena y que no hay aparentemente motivo alguno para pensar que son fondos perturbados. es decir. no a la inestabilidad natural del sistema (la cual. siendo una de las especies vegetales más sensibles al deterioro de la calidad del medio en que vive. confundiendo el taxón citado con un alga generalista. donde la diversidad aparente de especies es baja y el paisaje monótono. ascidias solitarias y otros organismos que. Sin embargo. se hacen muy abundantes y desplazan a otras especies del sistema que no pueden competir con ellas. algunas especies de esponjas (éstas asociadas a enclaves umbríos) y erizos.

Este tipo de sistemas. obteniendo el máximo partido de las posibilidades que le brinda el sistema). en el entramado de especies fijadas a la pared que podamos contemplar. Además. al menos sobre enclaves verticales umbríos.FICHA Nº 8 37 38 do. La belleza paisajística que generan. sino por los variados e intensos colores que frecuentemente exhiben (sólo apreciables. generalmente coloniales. con numerosos intersticios. con la ayuda de una linterna o foco). son animales invertebrados. conviene centrarse en el intervalo 20-40 metros (¡el preferido por la mayor parte de los buceadores!). si las hay de tipo masivo y erecto (explotan multidirecionalmente el espacio habitable. las hay de tipo laminar (propenden a crecer en un plano) pero. en el rango de profundidad antes señalado. por ser muy estructurados y ricos en especies. generan sobre este un microcosmos de concrecionamiento biológico (débil o fuertemente cementado). sobre todo. son muy sensibles y vulnerables a las perturbaciones de origen humano. la mayor parte de las especies fijadas al sustrato y que son visibles “in situ” por los buceadores. con excepción de las algas pétreas incrustantes y otras macroalgas esciáfilas. no sólo se justifica por la compleja arquitectura de los jardines que conforman. cavidades y recovecos donde viven muchísimas especies de pequeño tamaño que el buceador no ve. Esto se confirma si. Autor: José Carlos García-Gómez ISBN nº: 978-84-96776-11-1 60 . existan instaladas comunidades complejas y ricas en especies. De ahí que su elección por los submarinistas en una zona de buceo habitual que estos consideren amenazada por circunstancias diversas. de coloración muy diversa. Estos tres tipos morfológicos y su fijación al sustrato. donde lo usual es que. es una de las mejores opciones para vigilar con acierto nuestros fondos litorales.

en el supuesto de concluir que se ha producido o se está produciendo una alteración significativa en el ecosistema. 61 . dirimir la relación causa-efecto. sedimentos y organismos. AFECCIONES EN LOS FONDOS MARINOS Y EN LA BIOTA INTERMAREAL 7. multicolores y de alta riqueza específica (ver ficha 8). sin embargo. identificar la causa que la origina y arbitrar las medidas oportunas para corregirla. Dicho lo anterior. en una actuación de vigilancia ambiental. pues. se confirme una pérdida neta de E x trema ab u ndancia 40 39 especies. sin necesidad de obtener muestras y. vigilancia que consistirá en controlar temporalmente que éstas no desaparezcan de la zona elegida donde puedan ser Alta sedimentación y carga orgánica comunes. en cuyo caso se advertirán cambios cuya tipificación nos aproximaría a un diagnóstico ambiental de la situación. las perturbaciones significativas podrán reconocerse como tales cuando. como para establecer un punto de partida es recomendable elegir lugares “ajardinados”.FICHA Nº 9 BIOTA LITORAL Y VIGILANCIA AMBIENTAL EN LAS ÁREAS MARINAS PROTEGIDAS 7. del espíritu de esta obra. a la vigilancia del medio litoral bien conservado y exento de elementos contaminantes. se puede determinar fehacientemente si las comunidades sometidas a seguimiento se mantienen en equilibrio o no. no implica garantizar la inexistencia de otro tipo de perturbaciones de “efectos invisibles” que sólo podrían ser diagnosticadas a través de métodos indirectos del tipo de los anteriormente reseñados. “no se ve” (por su pequeño tamaño o permanecer oculta). Expresado esto. sustitución de las de p oliq u etos tu b ícolas habituales por otras diferentes. ideada para detectar perturbaciones a través de la fauna y flora que. o más raramente. Mediante la comparación de un “antes” (estado cero) y un “después”. resultará de especial utilidad la vigilancia de las especies sensibles descritas en esta obra (a las que deben sumarse otras en el futuro). por métodos indirectos. de realizar daño alguno al ecosistema. A las autoridades competentes correspondería validar esta circunstancia.3. por tanto. La obra está orientada. por su tamaño. huelga indicar que la detección de perturbaciones sobre las recomendaciones aquí expuestas. podrían diagnosticarse en laboratorio perturbaciones en el medio marino a través de la biota que está presente pero que. en inmersión. Otra cuestión es. Fondos perturbados y su identificación Resulta obvio que. de forma que se levante un estado cero o inicial. o de análisis físicoquímicos y microbiológicos que pudieran realizarse en agua. Ello excede. a partir del cual puedan identificarse en el tiempo perturbaciones de “efectos visibles” . se aprecia a simple vista e “in situ”. Para ello. intrusión de alguna nueva no esperable (especies invasoras).

39).FICHA Nº 9 41 42 Abundancia de ascidias solitarias Exceso de sedimentación (dragados) F ondos portuarios Tras lo expuesto. intencionalidad elogiable pero no recomendable (por entrar de lleno en el terreno de la estricta conjetura). pero la escasa abundancia de ésta ya no lo es tanto. pueden resultar aclaratorios de lo recién expuesto y. Es más. comentados a continuación. Y a hemos señalado con anterioridad que una baja diversidad y estructuración espacial de las comunidades bentónicas no tiene porque significar baja calidad ambiental de las aguas del medio donde viven. contribuir a guiarnos para diagnosticar adecuadamente una serie de perturbaciones que pudieran advenir donde no son esperables. lo que impide comparar con el “después”. La práctica inexistencia de vida es una pista obvia (fot. la calidad ambiental de las aguas es buena o excelente. a su vez. pese a la penuria de especies. adolece de ausencia de información del “antes”. Algunos ejemplos. no monitorizados con anterioridad. No obstante. Como ya se indicó en la ficha 8 esto puede suceder a escasa profundidad donde existan bloques 62 43 . debe al menos intentar pronunciarse (¡todo un reto!) sobre si existe o no perturbación en base a lo que en ese momento puede contemplar. de ahí que el observador juegue con clara desventaja. Y así hasta encontrar situaciones intermedias en las que la confusión puede ser total. aunque el problema es extraordinariamente complejo y multifactorial. Con independencia de que éste intente imaginar lo que pudo haber “antes”. es muy probable que no erremos si afirmamos que. relacionados habitualmente con la presencia de materia orgánica en la columna de agua. si estas circunstancias se observan en ausencia de abundancia de organismos filtradores o suspensívoros. ello no es óbice para intentar aproximarnos a lo que realmente pudiera acontecer. el reconocimiento de fondos perturbados.

si se mide la materia orgánica en agua y sedimentos. 41. debemos sospechar que la calidad ambiental puede ser deficiente (fots. excepto por algas calcáreas litotamniáceas (otorgan un color rosado o violáceo a las rocas que incrustan o tapizan). Sin embargo. holoturias dendroquirotas) o su abundancia es mínima. pero ésta se disipa si en los enclaves iluminados y paredes verticales. La fotografía 43 muestra un exceso de sedimentación proveniente del rebose de las cántaras de una embarcación tipo “draga de succión”. La fotografía 41 ilustra este supuesto. recubiertas de algas generalistas. esta puede ser ligeramente elevada. 40. las aguas suelen ser turbias. tubos irregulares de coloración blanquecina). 42 y 44). ascidias solitarias. y. no existen organismos filtradores o suspensívoros de los habitualmente asociados a carga orgánica y elevada tasa de sedimentación (algunas especies de gusanos poliquetos. existe una alta tasa de sedimentación. La fotografía 40 plasma una situación similar de moderada o baja calidad ambiental.FICHA Nº 9 44 Fondos de restos biogénicos y anormal carencia de v ida recubriente y/o cementante rocosos apenas recubiertos por organismos. raramente de colores vivos) es grande y el número de especies que se aprecia bajo. erizos en abundancia (se alimentan de tales algas) y algunas otras especies. claramente dominantes. advirtiéndose abundante presencia de ascidias solitarias. o de colores apagados. El paisaje es de tonos monótonos y puede inducir a confusión. oscuros. debido a la presencia masiva de gusanos tubícolas filtradores (en la imagen. en un proceso de extracción de áridos. amarillentos. cuando tal abundancia de organismos filtradores o suspensívoros (generalmente son blanquecinos. En estos casos. 63 .

Autor: José Carlos García-Gómez ISBN nº: 978-84-96776-11-1 64 . y si ello ocurre es muy probable que los fondos sufran alguna perturbación cuyo alcance real extralimita nuestra capacidad diagnóstica. ascidias solitarias. debe comprobarse si hay abundancia de macroalgas generalistas (tanto verdes como rojas). los tonos de los recubrimientos biológicos son apagados (entre blanquecinos. cuando se observe baja diversidad de organismos. o todos a la vez. a diferencia del colorido vivo y variado de la biota multicolor que caracteriza los fondos bien conservados de alta riqueza biológica. En este tipo de escenarios. verdosos. pardos y oscuros).FICHA Nº 9 En síntesis. poliquetos filtradores.

los que albergan mayor diversidad de organismos reconocibles en las inmersiones. Aunque la morfología de las formaciones rocosas sumergidas es intrínsecamente irregular. Los enclaves horizontales o de mínima pendiente son generalmente iluminados. donde la luz ha sido significativamente filtrada. puede considerarse a partir de 15 -20 metros). más cuanto mayor sea nuestra aproximación al fondo y muy especialmente en cuevas. AFECCIONES EN LOS FONDOS MARINOS Y EN LA BIOTA INTERMAREAL 7. A cierta profundidad (no puede establecerse una cota prefijada. lo que debemos tenerlo en cuenta si nuestra capacidad de maniobra es limitada y decidimos elegir uno u otro tipo de organismos para desarrollar nuestro propio programa de vigilancia ambiental. por la estabilidad del sustrato y la heterogeneidad espacial de los mismos. podemos distinguir fundamentalmente entre enclaves verticales y horiz ontales. tanto menos cuanto a mayor profundidad se encuentren. o similares a éstos por su disposición y pendiente. suelen tener una mayor cobertura de macroalgas y menor presencia de animales invertebrados que los verticales. por disponer de mayor iluminación.y entre grandes paredes. Los enclaves horiz ontales. son esencialmente umbríos. bajo piedras – enclaves infralapidícolas. en techos de cuevas. Enclaves verticales y horiz ontales Los fondos rocosos son. Los enclaves verticales suelen ser umbríos. en tales enclaves pueden coexistir macroalgas y animales 45 46 65 . pues factores locales como la turbidez condicionan fuertemente la zonificación batimétrica de los organismos bentónicos. que son los que más atención deben suscitarnos para colaborar en la vigilancia ambiental de los fondos litorales. particularmente de aquellos fijos al sustrato con capacidad bioindicadora.4.FICHA Nº 10 BIOTA LITORAL Y VIGILANCIA AMBIENTAL EN LAS ÁREAS MARINAS PROTEGIDAS 7. aunque en el cono sur ibérico.

elegida. Los enclaves verticales son generalmente más ricos en especies y biológicamente estructurados que los horizontales. Por ejemplo. Este tipo de enclaves es más vulnerable a la sedimentación tanto de origen natural (temporales y dinámica litoral) como antrópicos (sedimentos finos provenientes de diferentes fuentes. en un lento pero inexorable proceso de contaminación por vertido de aguas residuales. se desplaza en la columna de agua decantando progresivamente sobre los fondos marinos. Los pares de fotografías 49-50 y 51-52 ilustran un “antes” y un “después” en la misma zona. tras el influjo de sedimentos provenientes del “overflow ” de un dragado. sobre colonias del antozoo Astroides calycularis y de la ascidia colonial Stolonica sociales. La fotografía 46 ilustra un episodio de afección directa (exceso de sedimentación) a enclaves verticales. tanto. a medio-largo plazo. la biota que los recubre es más sensible a este tipo de perturbaciones que la fijada a enclaves verticales (fots. Por.en procesos de extracción de áridos en el mar. impacto que en este tipo de enclaves también se observa en las fotografías 50 y 52. 45. por tanto. por lo que pueden someterse a seguimiento ambos tipos de organismos sobre una misma superficie rocosa horizontal -o de mínima pendiente. puede producirse una seria afección en los enclaves horizontales (menos diversos y organizados) y de menor grado en los verticales (pudiendo prevalecer ante el impacto las zonas de mayor complejidad estructural y riqueza biológica). siendo también sensibles las pérdidas en los enclaves horizontales. por ejemplo. con afección directa a las comunidades asentadas sobre roquedos sumergidos). por lo cual son más frágiles y sensibles que éstos en relación a procesos generales de perturbación que conlleven pérdida progresiva de biodiversidad. un vertido de sedimentos finos que. del “overflow ” de dragas de succión –fot. el ”overflow ” es el rebose del exceso de agua con elementos finos que se produce desde las embarcaciones que utilizan dragas de succión cuando éstas extraen áridos y es. 47 y 48). a modo de lengua de turbidez.FICHA Nº 10 47 48 invertebrados sensibles a perturbaciones. con pérdida masiva e irreversible de estructuración y número de especies. 66 . las consecuencias pueden ser peores en los enclaves verticales. aunque ante una sedimentación anormal proveniente de dragados intempestivos de corta o mediana duración.

FICHA Nº 10 49 50 51 52 67 .

FICHA Nº 10 Autor: José Carlos García-Gómez ISBN nº: 978-84-96776-11-1 68 .

FICHA Nº 11 BIOTA LITORAL Y VIGILANCIA AMBIENTAL EN LAS ÁREAS MARINAS PROTEGIDAS 7. AFECCIONES EN LOS FONDOS MARINOS Y EN LA BIOTA INTERMAREAL 7. Básicamente. en la primera se instalan las macroalgas y en la segunda los animales. 10).5. en esencia. Por tanto. En el caso de los fondos submareales. en su posición original. con el enclave infralapidícola. con el mayor cuidado posible. una roca suelta en el medio litoral (ya sea intermareal o submareal) posee una zona iluminada (la superior) y otra umbría (la inferior). de realizarse. donde están cubiertas por agua permanentemente. esta última coincidente. Cuando se voltea una piedra y observamos su zona inferior contemplamos. No obstante. pues. dos sistemas completamente diferentes que. a las rocas sueltas de la zona infralitoral. el volteo debe efectuarse con un ángulo máximo de 90º (sosteniéndose la piedra por el buceador o un acompañante) y no de 180º (esto provoca inversión total de las superficies y aplastamiento de la macrobiota instalada en la zona iluminada. si por razones que deben ser justificadas (por ejemplo. por razones obvias. susceptibles de colonización por la biota marina. provocará la pérdida generalizada de sus especies constituyentes. 9 69 . por tanto. si se invierten. Este tipo de enclaves puede proveer de importante información ambiental que no debemos desdeñar. de gusanos para pescar) y. como se describe gráficamente en la figuras 9 y 11 antes referidas. No existe información ambiental relevante en aquellas piedras que yacen sobre fondos blandos y están parcialmente enterradas en él (fig. debe ponerse especial precaución en colocarlas de nuevo en la posición original. sino que provocará resuspensión masiva de sedimento con posible afección a la biota inmediatamente colindante. Fig. las cuales no contactan con el sustrato subyacente siendo. 9 y 11). Enclaves infralapidícolas y consecuencias de su inversión Se llaman así las superficies inferiores de las rocas sueltas existentes en la zona litoral. minimizándose posibles daños. un enclave infralapidícola. el volteo de piedras en la zona intermareal se debe evitar efectuar por razones de curiosidad o de capturar ejemplares (por ejemplo. para obtener información adicional del estado de nuestras aguas litorales) se eligen bloques sueltos relativamente fáciles de voltear durante la inmersión. los bloques rocosos deben situarse nuevamente. Como se expone en las ilustraciones adjuntas (figs. Son pues. por lo que éstas no deben voltearse ya que la actuación no sólo será estéril. Posteriormente a las observaciones y toma de fotografías. resulta preceptivo efectuar algunas recomendaciones para evitar cometer errores que puedan tener un coste ambiental no deseable. Estas consideraciones se hacen extensivas.

FICHA Nº 11 Fig. 11 Autor: José Carlos García-Gómez ISBN nº: 978-84-96776-11-1 70 . 10 Fig.

En fondos perturbados. Los enclaves infralapidícolas. con organismos sensibles a la disminución de la calidad de agua como las comátulas (crinoideos de la especie Antedon mediterranea). 54). o de contaminantes).FICHA Nº 12 BIOTA LITORAL Y VIGILANCIA AMBIENTAL EN LAS ÁREAS MARINAS PROTEGIDAS 7.para el crecimiento en altura (en este caso. mayor o menor cantidad de plancton. de especies que la exhiben. están sometidos al flujo de aguas límpidas y renovadas (inalterados). las cuales desplazan a otras especies del sistema haciéndose éstas más abundantes. Se denotan. dejando a la fauna sésil espacio para desarrollarse y. fot. por lo que en ellos vive es fiel reflejo de las características físico-químicas de la columna de agua y de lo que esta suministra (por ejemplo. por tanto. hacia abajo). por tanto. a modo de techos colonizados muy próximos al sustrato subyacente. 71 . especialmente porque en los mismos no suelen producirse los efectos perniciosos de la sedimentación (salvo en situaciones de severo aterramiento de los bloques rocosos). no ofrecen muchas posibilidades -por falta de espacio. El resultado es que tales enclaves presentan una exigua o mínima variedad de especies. fot. Enclaves infralapidícolas inalterados y perturbados Aparte de la afección generada por la inversión mecánica de los bloques (explicada en la ficha 11). 13. parches y variedad de colores. se facilita el asentamiento de especies generalistas o ubiquistas. las comunidades asentadas en los enclaves infralapidícolas. por exceso de sedimentación o carga orgánica en la columna de agua (éstas es por ello generalmente turbia). 53). y ausencia de las que son indicadoras de aguas limpias (fig. que se alimentan de materia orgánica en suspensión esencialmente. de materia orgánica en suspensión. mucha abundancia en los efectivos de éstas. en fondos estabilizados en torno a 20-3 0 metros. especialmente de bloques sumergidos a cierta profundidad donde el movimiento de áridos provocado por los temporales apenas les influye (a partir de unos 15 metros) y donde el medio físico es más estable. 12. su biota colonizadora presenta habitualmente una variedad multicolor de formas y especies que ofrecen tonos intensos y variados (fig.6. y. posibilidades de crecimiento vertical. Estos enclaves acogen numerosos organismos que pueden suministrar valiosa información ambiental. de modo que su biota sólo puede devenir espacialmente estructurada cuando los bloques sueltos descansan sobre dos o más piedras sueltas. pues. AFECCIONES EN LOS FONDOS MARINOS Y EN LA BIOTA INTERMAREAL 7. Cuando tales enclaves. pueden aportar importante información para pulsar el nivel de salud ambiental de nuestras costas y vigilar su evolución futura. al voltear las piedras en un ángulo de 90º.

10 Fig.FICHA Nº 12 Fig. 11 53 54 Autor: José Carlos García-Gómez ISBN nº: 978-84-96776-11-1 72 .

o de contaminantes). En fondos perturbados. las comunidades asentadas en los enclaves infralapidícolas. a modo de techos colonizados muy próximos al sustrato subyacente. no ofrecen muchas posibilidades -por falta de espacio. especialmente de bloques sumergidos a cierta profundidad donde el movimiento de áridos provocado por los temporales apenas les influye (a partir de unos 15 metros) y donde el medio físico es más estable. de materia orgánica en suspensión. por lo que en ellos vive es fiel reflejo de las características físico-químicas de la columna de agua y de lo que esta suministra (por ejemplo. Los enclaves infralapidícolas. mayor o menor cantidad de plancton. 13. por exceso de sedimentación o carga orgánica en la columna de agua (éstas es por ello generalmente turbia). las cuales desplazan a otras especies del sistema haciéndose éstas más abundantes. de especies que la exhiben. parches y variedad de colores. y ausencia de las que son indicadoras de aguas limpias (fig. al voltear las piedras en un ángulo de 90º. dejando a la fauna sésil espacio para desarrollarse y.FICHA Nº 12 BIOTA LITORAL Y VIGILANCIA AMBIENTAL EN LAS ÁREAS MARINAS PROTEGIDAS 7. fot. pueden aportar importante información para pulsar el nivel de salud ambiental de nuestras costas y vigilar su evolución futura. se facilita el asentamiento de especies generalistas o ubiquistas. pues. 54). están sometidos al flujo de aguas límpidas y renovadas (inalterados). con organismos sensibles a la disminución de la calidad de agua como las comátulas (crinoideos de la especie Antedon mediterranea). especialmente porque en los mismos no suelen producirse los efectos perniciosos de la sedimentación (salvo en situaciones de severo aterramiento de los bloques rocosos). y. por tanto. de modo que su biota sólo puede devenir espacialmente estructurada cuando los bloques sueltos descansan sobre dos o más piedras sueltas. por tanto.para el crecimiento en altura (en este caso. mucha abundancia en los efectivos de éstas. 12. 53). fot. Cuando tales enclaves. 71 . hacia abajo). Enclaves infralapidícolas inalterados y perturbados Aparte de la afección generada por la inversión mecánica de los bloques (explicada en la ficha 11). Se denotan. El resultado es que tales enclaves presentan una exigua o mínima variedad de especies. su biota colonizadora presenta habitualmente una variedad multicolor de formas y especies que ofrecen tonos intensos y variados (fig. que se alimentan de materia orgánica en suspensión esencialmente. posibilidades de crecimiento vertical.6. AFECCIONES EN LOS FONDOS MARINOS Y EN LA BIOTA INTERMAREAL 7. en fondos estabilizados en torno a 20-3 0 metros. Estos enclaves acogen numerosos organismos que pueden suministrar valiosa información ambiental.

10 Fig. 11 53 54 Autor: José Carlos García-Gómez ISBN nº: 978-84-96776-11-1 72 .FICHA Nº 12 Fig.

Cuevas marinas sumergidas y semisumergidas La Directiva 92/43/ CEE del Consejo. que en estado adulto vive fija sobre el sustrato). espectaculares por ser carnívoras y no suspensívoras. Esto se ha observado recientemente en ciertas esponjas de profundidad. se corresponden con los existentes a gran profundidad. pues los severos umbrales de oscuridad que pueden caracterizar algunas partes de ellas.7. etc. especialmente porque estas últimas. 73 . especialmente ante amenazas emergentes (por ejemplo. al menos cerca de su entrada. acaban por desaparecer. A partir del punto donde la luz es completamente insuficiente para la realización de fotosíntesis. Si las larvas de especies de esta zona deambulan con las corrientes por aguas superficiales y recalan en este tipo de enclaves. antozoos. AFECCIONES EN LOS FONDOS MARINOS Y EN LA BIOTA INTERMAREAL 7. debido a la tenue luz preexistente. acogen comunidades de estructuración más compleja y mayor número de especies. aunque notablemente inferior que las sumergidas. pueden establecerse especies submareales protegidas como Astroides calycularis y Dendropoma petraeum.) los cuales. briozoos. contempla las “cuevas marinas sumergidas y semisumergidas” como hábitat a proteger dentro del Anexo I (“H ábitats naturales de interés comunitario para cuya conservación es necesario asignar zonas especiales de conservación”). el ambiente oscuro de las cuevas puede propiciar su fijación y metamorfosis en las paredes de la misma. manchas de 55 hidrocarburos). posibilitando gradientes de distribución florísticos y faunísticos. más hacia el interior donde las condiciones para vivir pueden ser extremas. En las cuevas sumergidas puede encontrarse ocasionalmente fauna profunda sésil (esto es. Las cuevas son ambientes donde la luz progresivamente disminuye hacia el interior. lo que contribuye a realzar la fragilidad ambiental de este tipo de hábitats. de ahí su particular relevancia de considerarlas en esta obra. sobrevivirían organismos muy especializados. alcanzándose en algunos casos la fase adulta. En la zona intermareal de las primeras. en todo caso. Las cuevas semisumergidas tienen elevado valor ecológico. Esta sería la zona final del gradiente donde.FICHA Nº 13 BIOTA LITORAL Y VIGILANCIA AMBIENTAL EN LAS ÁREAS MARINAS PROTEGIDAS 7. la flora esciáfila (que prefiere zonas umbrías) desaparece y las paredes se tapizan de animales invertebrados (esponjas.

donde los buceadores provocan destrozos perceptibles en las frágiles estructuras calcáreas de numerosos organismos sésiles. quedan en emersión y. pues si no hay zonas de escape para las burbujas de aire. Además. También puede ser indicador del mal uso de este tipo de hábitats el exceso de sedimentación que en la zona interna próxima a la entrada. estas quedarán retenidas (formando bolsas) en la parte superior matando a todas las especies recubrientes que. por tanto. Las fotografías 55 y 57 ilustran. sencillamente.FICHA Nº 13 56 57 Las cuevas sumergidas. techo y suelo de cuevas. debería comunicarse a las autoridades competentes para que corrijan esta tendencia. incluso en los que poseen esqueletos córneos. La vigilancia ambiental de este tipo de enclaves debe efectuarse incidiéndose en la existencia o no de burbujas en la parte superior de la cueva. devienen especialmente amenazadas en su zona de entrada. entrada de cueva). sensibles a la acción abrasiva de grupos de buceadores que visitan habitualmente este tipo de enclaves. como las gorgonias de la fotografía 56 (Paramuricea clavata. pueda percibirse sobre la superficie de los organismos suspensívoros. contemplar la posibilidad de prohibir la inmersión con equipos autónomos dentro de ellas. deben mejorar su desenvoltura en el agua. en casos en los que las cuevas sumergidas no permitan la evacuación del aire. den instrucciones a los guías de los clubes de buceo y. en escena surrealista. o de destrozos palpables en la fauna sésil de la entrada o zona interna. que no manejan bien el chaleco compensador o que. la techumbre de las cuevas resulta especialmente vulnerable a la acción de los submarinistas. Si ello se apreciara con certeza. excluidas del seno del agua que les da la vida. Autor: José Carlos García-Gómez ISBN nº: 978-84-96776-11-1 74 . en la zona interna próxima a la entrada de las mismas. singularmente reputadas en los itinerarios de ecoturismo subacuático. respectivamente. lo que podría estar relacionado con el sedimento levantado por las aletas de buceadores inexpertos.

aspecto filamentoso y consistencia gelatinosa. 58 Ectocarpus sp. Si la persistencia de este tipo de “plaga recubriente” es grande. ya que físicamente –por su tamañopueden contemplarse sin el menor esfuerzo. 58 a 60) no tienen mayor trascendencia si no son de larga duración. cuando sea detectada. Está formada por ejes finos y largos (de hasta 50 cm). bien por la noche (por el añadido de la respiración de este alga). AFECCIONES EN LOS FONDOS MARINOS Y EN LA BIOTA INTERMAREAL 7. Suele aparecer abundantemente en primavera. podría asociarse a pulsos anormales de eutrofización.FICHA Nº 14 BIOTA LITORAL Y VIGILANCIA AMBIENTAL EN LAS ÁREAS MARINAS PROTEGIDAS 7.8 “ Blooms” algales Los “blooms” de macroalgas costeros encajan adecuadamente como elementos de perturbación. la escala microscópica de sus protagonistas no recomienda su tratamiento aquí. claridad del agua y temperatura se optimiza. los “ blooms” de microalgas exceden del alcance de este trabajo. de color verde amarillento. exceptuando zonas de modo calmo donde puede disminuir el oxígeno cerca del fondo. por ser perfectamente “tangibles” e identificables por los observadores. Estas explosiones reproductivas que acaban atosigando a la biota que recubre (fots. pueden teñir el paisaje submarino configurando en ocasiones auténticas alfombras que tapizan gran parte de los organismos que viven en el fondo. puede propiciar “blooms” especialmente en primavera. Sin embargo. dentro de la filosofía que impregna esta obra. las macroalgas subyacentes pueden verse afectadas. así como otro tipo de organismos. fertilizándolo en demasía. su evolución. 75 . se introduce en el sistema. cuando la sinergia entre carga de nutrientes. bien por la muerte y descomposición masiva de ésta. de lo que se aprovechan algunas algas que se reproducen y crecen con extremo vigor. Por su extrema abundancia. Es cosmopolita y puede aparecer ramificada sobre fondos rocosos o como epífita de otras algas grandes. así como la de la biota parcial o totalmente recubierta por ella. Como ejemplo. La presencia masiva de este alga. debe vigilarse su tiempo de prevalencia. pues. Se localiza desde zonas superficiales hasta varios metros por debajo de la marea. Diversas especies de algas macroscópicas protagonizan estas explosiones reproductivas con incremento exponencial de biomasa. incluso por el paseante desde fuera del agua (mareas rojas). que sólo puede ser explicable por un exceso de nutrientes que. de ahí. aunque pueden también ser perceptibles por los buceadores. circunstancialmente. capaz de acumular metales pesados. que. hemos elegido el alga parda Ectocarpus sp...

pues lo relevante es que el observador pueda advertir en sus zonas habituales de buceo la aparición del fenómeno (esto es. cuya persistencia debe intentar vigilar antes de comunicarlo a las autoridades competentes ya que la presencia de estas algas puede ser efímera y de carácter natural.FICHA Nº 14 59 60 Como ya se ha indicado. la abundante o masiva presencia de este tipo de algas) y sospechar que pueda estar asociado a un factor de perturbación (por ejemplo. existen también otras especies algales que protagonizan estos “blooms” visibles que recubren masivamente los organismos bentónicos sésiles. ello es secundario a efectos de lo que pretende esta guía. inyección de exceso de nutrientes en el sistema proveniente de actividades humanas incontroladas). Si bien a simple vista su identificación taxonómica puede resultar muy complicada o virtualmente imposible. sin apenas provocar daños en el sistema. Autor: José Carlos García-Gómez ISBN nº: 978-84-96776-11-1 76 .

de elevada heterogeneidad espacial en sus comunidades. como la endobiosis (vivir dentro de otros organismos) es una realidad natural que. Las fotografías 61 a 63 recogen situaciones normales de epibiosis del briozoo Membranipora membranacea sobre algas laminariales. frecuentemente anunciando el tiempo de vida del alga (por el nivel de recubrimiento). lo que se aprecia en la imagen inferior derecha. descrito en la ficha 14) o bien confirmar que un ecosistema es altamente estructurado y frágil. como el caso del briozoo Electra posidoniae sobre las hojas de Posidonia oceanica. en la medida de lo posible. impulsa a numerosas especies a ubicarse sobre otras preexistentes. desde un punto de vista ambiental. donde el efecto de la competencia extrema por encontrar un hueco en el sustrato. También se da este tipo de epibiosis sobre fanerógamas marinas. puede significar que hay perturbación por exceso de nutrientes y subsiguiente eutrofización (el caso de los “blooms” algales. aunque no por ello renunciaremos seguidamente a ofrecer algunas pistas de cómo afinar. Epibiosis (o unos sobre otros) La epibiosis o facultad de vivir sobre otros organismos. en la mayor parte de los casos. Al margen de que pueda existir una relación mutualística o parásita. en nuestras observaciones.FICHA Nº 15 BIOTA LITORAL Y VIGILANCIA AMBIENTAL EN LAS ÁREAS MARINAS PROTEGIDAS 7. desconcertante. lo cierto es que la epibiosis puede ser. Las fotografías 64 a 67 ilustran el 61 62 63 77 . AFECCIONES EN LOS FONDOS MARINOS Y EN LA BIOTA INTERMAREAL 7. que plasma un ejemplar grande de alga.9. no guarda relación con perturbaciones antrópicas. Este último sería el caso de los fondos coralígenos. Es por ello que el diagnóstico ambiental de un determinado escenario ecológico puede resultar complejo. de aspecto defíciente y prácticamente tapizado del citado briozoo. las cuales le sirven de soporte. exento de cualquier tipo de perturbación significativa. Así.

ello posibilita el asentamiento de otras algas (fot 68). pero si éstas son excesivas. las fotografías 68 a 71 sí están asociadas a perturbaciones moderadas. 70). las incrustaciones de áridos o finos posibilitan el anclaje de hidrozoos generalistas (fot. casi siempre libre de epibiontes. el círculo destaca el ojo izquierdo del animal). 78 . sino por los organismos capaces de asentarse sobre él (fot. Un alga verde como Codium bursa frecuentemente presenta incrustaciones sedimentarias. sólo excepcionalmente presenta epibiontes y cuando ello sucede. 69. en fondos biodiversos de alta competencia espacial. Es el caso también de la gorgonia Eunicella singularis. por lo que su consideración que debe asociarse a procesos anormales de perturbación. derivadas de un exceso de sedimentación.FICHA Nº 15 64 65 66 67 fenómeno sobre invertebrados bentónicos. La ascidia Halocynthia papillosa. la cual no sólo es perceptible por la superficie de su cefalotórax. El centollo (Maia squinado) puede vivir en zonas de alta sedimentación. pero cuando sufre un evento de anormal sedimentación. Sin embargo. de estrecha valencia ecológica y excelente indicadora de aguas limpias y renovadas.

79 . pues cuando están enfermas. dificultan enormemente cualquier intento de conclusión general más allá de la que pueda detraerse del episodio puntual que la genere. En los delfines. Como los delfines. especialmente asociadas a ejemplares más viejos suele ser frecuente. si una situación como la expuesta se observa casualmente en un determinado ejemplar. pues podrían concurrir causas directamente relacionadas con la contaminación del medio en que viven. 73 y 74) puede revelar que los ejemplares afectados son viejos o están levemente enfermos. suelen tener ectoparásitos en la cabeza (zona supraorbitaria) e incluso algas generalistas. que no suelen presentar ectoparásitos (fot.FICHA Nº 15 68 69 70 71 habitualmente está asociado a eventos puntuales o persistentes de moderada perturbación (fot. Con las tortugas marinas sucede algo similar. Esto último. debe intentar corroborarse en más ejemplares de la manada. Si un porcentaje elevado de delfines exhibe similar tipo de parasitosis. junto al hecho de que las tortugas se observen más raramente y de forma aislada (no en grupo). si bien en este tipo de animales las situaciones de epibiosis natural. como cetáceos y tortugas. 71). lo que puede tener un origen natural o antrópico (contaminación). a diferencia de otros cetáceos. La epibiosis con “mensaje ambiental negativo” también puede advertirse en organismos marinos no bentónicos. ello debiera ponerse en conocimiento de las autoridades competentes para que se interesen por el caso. 72) la presencia de los mismos (fots. no son proclives a facilitar la adhesión de ectoparásitos.

FICHA Nº 15 72 74 73 Autor: José Carlos García-Gómez ISBN nº: 978-84-96776-11-1 80 .

FICHA Nº 16

BIOTA LITORAL Y VIGILANCIA AMBIENTAL EN LAS ÁREAS MARINAS PROTEGIDAS
7. AFECCIONES EN LOS FONDOS MARINOS Y EN LA BIOTA INTERMAREAL
7.10. Redes, anclas, buceadores y paseantes no instruidos
En zonas litorales, protegidas o no, son sobradamente conocidas las frecuentes incursiones de barcos arrastreros a profundidades no permitidas. Este tipo de intrusiones adquiere especial relevancia en zonas litorales que, por sus valores ecológicos y ambientales, están bajo la custodia de cierta figura de protección. Por ello, en zonas protegidas adquiere particular importancia la vigilancia ambiental de este tipo de actividades, ya sea por detección de las marcas que dejan sobre el fondo las artes de arrastre (muy patentes en fondos de praderas de fanerógamas), o bien por la presencia física de éstas donde no deben estar (por ejemplo, trasmallos o nasas) (fot. 78). El buceador debe tomar conciencia de este tipo de actividades cuando son ilegales, las cuales también pueden suponer peligro para su integridad física (fot. 79), y ponerlas en conocimiento de las autoridades competentes cuando las detecten. El furtivismo en zonas protegidas, en este sentido, merece mención especial.
76

75

77

81

FICHA Nº 16

78

El garreo de anclas es muy pernicioso para las praderas de fanerógamas marinas (fot. 75) y para la biota asentada sobre fondos precoralígenos y coralígenos (fots. 76 y 77) los cuales, en el cono sur ibérico, se localizan a partir de 15-20 metros de profundidad. Este aspecto es más espinoso dado que en la mayor parte de los fondos marinos no existe prohibición legal expresa de este tipo de fondeos, por lo que la conciencia ambiental debe robustecerse en aquellos usuarios de embarcaciones deportivas, los cuales deben poner su interés en preocuparse por conocer el tipo de fondo donde habitualmente gustan de anclar. Si los buceadores deportivos frecuentan fondos de alto valor ecológico, que no afectan con sus embarcaciones, donde observan frecuentemente anclas fondeadas de otras embarcaciones de recreo, deben poner ello en conocimiento de las autoridades para que ésta intente corregir los perniciosos efectos que se derivan de ello y pueda gestionar así, adecuadamente, la forma de minimizar este tipo de impactos. Concerniente a los propios buceadores deportivos, científicos o profesionales, a quienes preferentemente va dirigida esta guía por ser ellos elementos-clave en la vigilancia ambiental que aquí se pretende estimular, debemos solicitarles continuo ejercicio de autocrítica, de forma que, si no desean contribuir a tal vigilancia, al menos sepan comportarse bajo la superficie, nadando a cierta distancia del fondo, procurando rozar lo menos posible la biota instalada en éstos, evitando capturas para consumo o coleccionismo y enamorándose si pueden, en suma, de la fotografía submarina, la cual no sólo es inocua para la vida marina, sino que la realza, fomenta y engrandece. En la zona intermareal, especialmente en las vulnerables plataformas de abrasión, debe advertirse a los paseantes no instruidos que adquieran unos conocimientos básicos de respeto a la biota, para que su paseo no revista incidencia ambiental alguna. En tal sentido, el efecto abrasivo de las pisadas puede ser muy pernicioso sobre recubrimientos vírgenes de macroalgas (especialmente si se trata de grupos de visitantes, turistas o alumnos a zonas específicas de alto valor ecológico en espacios protegidos). Al respecto, especialmente sensibles son las formaciones calcáreas del molusco Dendropoma petraeum o del alga Lithophyllum byssoides, ambos tratados en esta obra.

79

Autor: José Carlos García-Gómez ISBN nº: 978-84-96776-11-1

82

FICHA Nº 17

BIOTA LITORAL Y VIGILANCIA AMBIENTAL EN LAS ÁREAS MARINAS PROTEGIDAS
7. AFECCIONES EN LOS FONDOS MARINOS Y EN LA BIOTA INTERMAREAL
7.11. Suciedad inaceptable
El uso del mar como vertedero habitual, especialmente por dueños de embarcaciones que no tienen el menor reparo, por razones de comodidad, de liberarse de basuras o deshechos de las embarcaciones que patronean, convierte determinadas áreas sumergidas en auténticos estercoleros (fots. 80-82). En este sentido, las zonas de mareas en las plataformas de abrasión y roquedos litorales, constituyen un sumidero de desechos que frecuentemente dejan los desaprensivos que las frecuentan, y también de las basuras flotantes arrojadas por el mar, en gran medida desde embarcaciones.
81 80

En fondos ricos en especies y de gran belleza paisajística, los buceadores que los frecuentan debieran implicarse en vigilar que no se produzca un deterioro del paisaje como consecuencia de este tipo de vertidos al mar, los cuales tienen larga prevalencia en el fondo y, además pueden ser fuertemente contaminantes (por ejemplo, pilas o baterías de suministro eléctrico a embarcaciones, las cuales se observan en los fondos con más frecuencia de lo deseable). Aparte las iniciativas de limpieza de fondos (fots. 83 y 84), hoy afortunadamente prodigadas por numerosos clubes de buceo del mundo, los buceadores que simpaticen con la filosofía de vigilancia ambiental que dimana de esta obra, deben contribuir a detectar y denunciar situaciones antes no conocidas, por ejemplo, derivadas de itinerarios de buceo que “de novo” sufren fondeos de embarcaciones deportivas que suelen arrojar por la borda todo tipo de deshechos, conculcando flagrantemente los principios de respeto ambiental que aquí se pretenden estimular, cultivar y transmitir. Es decir, si los aludidos buceadores perciben que sus zonas habituales de buceo, supuestamente limpias, propenden a ensuciarse con cierta progresión, deben preocuparse de averiguar las causas y contribuir a que esta tendencia se frene o invierta.
83

aunque no podamos tan siquiera sospecharlo. los cuales pueden ser confundidos con medusas por las tortugas marinas. Autor: José Carlos García-Gómez ISBN nº: 978-84-96776-11-1 84 . como ya se ha indicado).FICHA Nº 17 82 84 83 No debe olvidarse que. parte de los mismos pueden provocar afección directa sobre las especies marinas. además del impacto estético que tiene sobre el fondo del mar el vertido de desechos de alta persistencia (y en muchos casos de no despreciable poder contaminante. pudiendo ocasionarles lesiones graves e incluso la muerte. Es el caso. por ejemplo de los plásticos transparentes.

8.- ESPECIES T O L ER A N T ES

FICHA Nº 18

BIOTA LITORAL Y VIGILANCIA AMBIENTAL EN LAS Á REAS MARINAS P ROTEGID AS
8. ESPECIES TOLERANTES
8.1. C o d iu m b u rs a (L in n a e u s )
División: Chlorophyta Clase : Chlorophyc e ae O rd e n: B ryopsid ale s F am ilia: Cod iac e ae G é ne ro: Cod iu m N om b re c om ú n: no tie ne

De sc ripc ión
E s u n alg a c on form a d e g lob o y su d iá m e tro osc ila e ntre 5 y 4 0 c m . De c olor ve rd e osc u ro, su c onsiste nc ia e s e sponjosa e lá stic a. P or d e ntro e s hu e c a, d e ahí q u e los e je m plare s m á s d e sarrollad os pu e d an pre se ntar la parte c e ntral hu nd id a.

H á b itat
85

S u e le e star e n fond os roc osos c on e sc asa inc linac ión y b ie n ilu m inad os, d ond e c re c e e n form a aislad a o e n g ru po. S e e nc u e ntra d e sd e 1 m d e profu nd id ad hasta 4 5 m . N o ob stante ha sid o c itad a a 9 0 m .

Distrib u c ión
A tlá ntic o orie ntal, d e sd e Irland a hasta las Islas Canarias. P re se nte e n tod o e l M e d ite rrá ne o, M ar d e A lb orá n y E stre c ho d e G ib raltar.

Tole ranc ia am b ie ntal
E sta e spe c ie e s d e am plia vale nc ia e c ológ ic a y, por tanto, tole rante a los c am b ios am b ie ntale s. S in e m b arg o, e n siste m as d e alta c alid ad am b ie ntal (fo t. 85 ), pu e d e n c ontrib u ir a d e te c tar

87

FICHA Nº 18

86

87

cambios negativos en el mismo, provocados por un ex ceso de sedimentación (por ejemplo, proveniente del “overflow ” – ex plicado en ficha 10 - de un dragado próx imo), pues el sedimento anormalmente depositado permite una atípica epibiosis de otras macroalgas, como la apreciada en la fotog rafía 87 . Aunque esta especie soporta cierto recubrimiento de sedimentos (fot. 86 ), una sedimentación ex cesiva si no es posteriormente lavada (por las corrientes o efectos del oleaje) puede conllevar la muerte de los ejemplares afectados (fot. 88).

88

Autor: J osé Carlos García-Gómez ISBN nº : 97 8 -8 4-96 7 7 6 -11-1

88

L os ejemplares más viejos. ESPECIES TOLERANTES 8. cuando contactan con los de otros individuos en su continuo crecimiento. V ive en el mediolitoral inferior (incluyendo las pozas intermareales) y en la zona submareal. Especie muy polimorfa. donde es muy común en los primeros 2 0 metros de profundidad. de color rosa violáceo o ligeramente grisáceo. 89 Distribución Mediterráneo y Atlántico Tolerancia ambiental Es una especie de amplia valencia ecológica. presentan talos cuyos márgenes devienen ondulados los cuales. Recubre también restos calcáreos de origen biogénico. Hábitat Se encuentra generalmente tapizando bloques rocosos naturales expuestos al oleaje y también en zonas donde el hidrodinamismo es muy moderado. con talo de hasta 3 -4 cm de diámetro y costras generalmente gruesas.FICHA Nº 19 BIOTA LITORAL Y VIGILANCIA AMBIENTAL EN LAS Á REAS MARINAS P ROTEGID AS 8. tolerante a situaciones ambientales diversas. Lithop hy llum incrustans Philip p i División: Rhodophyta Clase: Florideophyceae Orden: Corallinales Familia: Corallinaceae Género: L ithophyllum Nombre común: no tiene Descripción Alga calcárea incrustante. conforman crestas que son bien aparentes.2 . L a fotografía 89 muestra los recubrimientos (tonos rosados) de las 89 .

También se encuentra en zonas de mediana calidad ambiental muy próximas a entornos portuarios (fot. sometidos a moderada sedimentación y carga orgánica (fot. Autor: José Carlos García-Gómez ISBN nº: 978-84-96776-11-1 90 .FICHA Nº 19 90 91 92 rocas en zonas semibatidas de aguas limpias. Es también el caso reflejado en la fotografía 90. renovadas e impolutas (junto a indicadores de alta calidad ambiental. 91) y de calidad aún menor. como el coral naranja Astroides calycularis). 92). en charcos intermareales de alta calidad ambiental (manchitas rosadas aisladas).

aplanados. ESPECIES TOLERANTES 8. Corallina elongata Ellis y Solander División: Rhodophyta Clase: Florideophyceae Orden: Corallinales Familia: Corallinaceae Género: Lithophyllum Nombre común: liquen marino (NOTA: citada también como Corallina mediterranea) Descripción Alga erecta.FICHA Nº 20 BIOTA LITORAL Y VIGILANCIA AMBIENTAL EN LAS ÁREAS MARINAS PROTEGIDAS 8. De color rosado violáceo o gris violáceo. Atlántico nordeste. pero se diferencia de ésta por poseer artículos con alas. Mar Negro. Mar de Alborán y Estrecho de Gibraltar. desde las Islas Británicas hasta Mauritania. pudiendo quedar en emersión. forma recubrimientos muy espesos y resistentes al embate del oleaje. 91 . con ramificación pinnada y ejes ramificados. 93 Hábitat Vive sobre sustrato rocoso. articulados y calcificados. En las pozas o cubetas mediolitorales es frecuente. Es muy similar a Corallina officinalis. en el mediolitoral inferior y primeros niveles infralitorales. Distribución Mediterráneo.3 .

aunque prefiere aguas limpias y batidas (fots. 94 y 96). incluso sometidas a contaminación orgánica y donde la tasa de sedimentación puede ser alta. Es capaz de colonizar. también resiste situaciones ambientales precarias. Autor: José Carlos García-Gómez ISBN nº: 978-84-96776-11-1 92 . 93 y 95). con pleno éxito (más del 90% de la cobertura) bloques de escolleras artificiales dentro de recintos portuarios (fots.FICHA Nº 20 94 96 95 Tolerancia ambiental Pese a la apariencia vigorosa de la especie.

4. tunicados. Distribución Mediterráneo. que alcanza entre 1 y 3 mm de espesor pero que tapiza superficies. Es epibionte de otros organismos como son bivalvos. suele aparecer en sustratos horizontales. rojo anaranjada. por tanto. 93 . 97). Hábitat Suele ser muy abundante en zonas poco profundas. sobre sustratos rocosos verticales o ligeramente inclinados. Mar de Alborán y Estrecho de Gibraltar. Crambe crambe (Schmidt) Filo: Porifera Clase: Demospongea Orden: Poecilosclerida Familia: Crambeidae Género: Crambe Nombre común: no tiene 97 Descripción Esponja incrustante. Su superficie está recorrida por grandes canales que desembocan en ligeras elevaciones que se abren en un orificio (ósculo) bien reconocible en inmersión (fot. Su consistencia es compacta y carnosa.FICHA Nº 21 BIOTA LITORAL Y VIGILANCIA AMBIENTAL EN LAS ÁREAS MARINAS PROTEGIDAS 8. Se localiza desde la zona intermareal hasta a más de 100 metros de profundidad. superando incluso 1 m2 de recubrimiento en algunas paredes verticales (fot. declina la intensidad lumínica. briozoos y algas. 98). ESPECIES TOLERANTES 8. aunque blanda. También se encuentra en fondos detríticos. A medida que la profundidad aumenta y. fondos coralígenos y zonas portuarias. praderas de Posidonia.

Constituye. un buen ejemplo de lo que no debe seleccionarse para controlar su evolución en fondos bien conservados que. de amplia valencia ecológica. su elevada plasticidad adaptativa no le otorga el cartel de buena indicadora de aguas limpias e impolutas. Por tanto. como de gran turbidez. Autor: José Carlos García-Gómez ISBN nº: 978-84-96776-11-1 94 . pues. alta sedimentación y moderada concentración de materia orgánica en suspensión y sedimentos (fot. para garantizar su prevalencia en el futuro. Aunque se encuentra en aguas límpidas y fondos biodiversos en excelente estado de conservación. 99).FICHA Nº 21 98 99 Tolerancia ambiental Especie tolerante. pretenden someterse a una vigilancia ambiental basada en especies indicadoras sensibles. por lo que su información al respecto es bien limitada. es capaz de soportar ambientes de elevado estrés ambiental.

y. ESPECIES TOLERANTES 8. Tiene numerosos tentáculos. En sus tentáculos se refugian especies de crustáceos y de peces. También son típicos de las charcas de marea. Su tronco es generalmente cilíndrico con una consistencia carnosa. Distribución Se extiende por todo el Mediterráneo. entre 180 y 260. desde el norte de Europa hasta el Estrecho de Gibraltar.5. Anemonia sulcata (Pennat) Filo: Cnidaria Clase: Anthozoa Orden: Actiniaria Familia: Actiniidae Género: Anemonia Nombre común: Anémona común.30 m de profundidad. cuando están 100 totalmente extendidos. que se distribuyen en 5 o 6 círculos.FICHA Nº 22 BIOTA LITORAL Y VIGILANCIA AMBIENTAL EN LAS ÁREAS MARINAS PROTEGIDAS 8. grava o rocas que están iluminados o ligeramente umbríos y donde existe cierto movimiento del agua. El color varía entre pardo-amarillento y verde (debido a la presencia de algas zooxantelas simbiontes) y las puntas de los tentáculos son violetas. Hábitat Se asientan en fondos de arena. largos y delgados. ortiga de mar Descripción Esta especie de anémona alcanza los 30 cm de altura y 25 cm de diámetro. En el Atlántico oriental. Se fija al sustrato a través de una base adherente amplia. la punta de cada uno de ellos es algo ensanchada. 95 . Los tentáculos no pueden retraerse completamente. de superficie lisa y algo mucosa. Se distribuye desde la superficie hasta 25. cubren el tronco.

si bien debe tenerse en cuenta que es comestible (se consumen frecuentemente en restaurantes con el nombre de “ortiguillas de mar” fritas) y no suele pasar controles de sanidad. 101. 100). muy adaptativa. donde aparece de forma abundante es en zonas próximas a puertos. que tolera ambientes con moderada cantidad de materia orgánica y tasa de sedimentación (fots. como se observa en las fotografías. No debe. pues. moderada o altamente perturbadas.FICHA Nº 22 101 102 Tolerancia ambiental 103 Aunque se puede encontrar en fondos someros de aguas límpidas y renovadas (fot. es una especie de amplia valencia ecológica. por lo que debe garantizarse la procedencia de los ejemplares ya que. utilizarse como indicador ecológico de aguas impolutas o de alta calidad ambiental.103). Autor: José Carlos García-Gómez ISBN nº: 978-84-96776-11-1 96 .

Por ello no es reco- 97 . Distribución Mediterráneo. Estrecho de Gibraltar y Mar de Alborán. También en paredes verticales y extraplomos. 104. ESPECIES TOLERANTES 8. aunque con una textura frágil y esponjosa. turbidez y sedimentación (fot. 105) como en aquellos expuestos a moderada carga orgánica. B alanophyllia regia G osse 105 Filo: Cnidaria Clase: Anthozoa Orden: Scleractinia Familia: Dendrophylliidae Género: Balanophyllia Nombre común: no tiene Descripción Es un coral solitario.FICHA Nº 23 BIOTA LITORAL Y VIGILANCIA AMBIENTAL EN LAS ÁREAS MARINAS PROTEGIDAS 8. ligeramente ovalada o poligonal. Tolerancia ambiental Es una especie tolerante que puede encontrarse tanto en fondos no alterados (fot. En el Atlántico oriental se extiende desde el suroeste de Irlanda hasta las Islas Canarias. 106 y 107).5 cm de longitud del mismo color que el resto del organismo (fots.6. Entre 3 y 25 m. 108). de hasta 1. cuyos individuos tienen su base de naturaleza calcárea. El pólipo es de color amarillo o naranja con alrededor de 48 tentáculos de 2. Su sección puede ser circular.5 cm de diámetro. Hábitat Suele encontrarse en zonas iluminadas sobre superficies de rocas de diverso tamañ o.

regia. se encuentra en abundancia a mayor profundidad en fondos coralígenos y procura evitar superficies horizontales donde frecuentemente se asienta B. pues esta tiene mayor número de tentáculos. Esta especie no debe confundirse con la especie afín Leptosammia pruvoti que es sensible (ver ficha 38). Autor: José Carlos García-Gómez ISBN nº: 978-84-96776-11-1 98 .FICHA Nº 23 108 107 104 106 mendable como indicador biológico en programas de vigilancia teniendo en consideración los objetivos de la obra. Las fotografías 104 y 106 ilustran diferentes niveles de afección a un proceso de sedimentación provocado por dragados litorales.

7. Prefiere aguas calmas. la parte superior de las ramificaciones recuerda a los cuernos de los alces mientras que la parte inferior tiende a fundirse y forma una estructura laminar compacta y uniforme. pero también puede encontrarse en zonas de corrientes moderadas. Pentapora fascialis (Pallas) Filo: Bryozoa Clase: Eurystomata Orden: Cheilostomida Familia: Hippoporinidae Género: Pentapora Nombre común: cuerno de alce Descripción Este briozoo se caracteriza por formar colonias erectas que se elevan sobre una base incrustante. El morfotipo “foliáceo” (fots. festoneadas. 109-113). Su color es rosa anaranjado intenso y no se mantiene fuera del agua. las cuales pueden dividirse dicotómicamente. las colonias tienen un aspecto masivo109 foliáceo rígido en la que las láminas pueden estar unidas entre sí. se caracteriza porque posee expansiones muy anchas. En uno de los clásicos morfotipos. pudiendo alcanzar gran tamaño. Puede alcanzar los 15 cm de altura y los 20 de diámetro. Distribución Se extiende desde las Islas Británicas hasta el Mediterráneo.FICHA Nº 24 BIOTA LITORAL Y VIGILANCIA AMBIENTAL EN LAS ÁREAS MARINAS PROTEGIDAS 8. Hábitat y rasgos ecológicos Se asienta sobre fondos rocosos y sustratos detríticos poco iluminados. ESPECIES TOLERANTES 8. que no se dividen dicotómicamente ni tienen forma de cuerno de alce. Sus ramas son planas rígidas y bilaminares. Se localiza entre 5 y 100 metros de profundidad. En este caso. 99 .

Por tales razones no es una especie indicadora de buenas condiciones 113 ambientales y. Si se observan tales destrozos en zonas donde las comunidades del fondo son biodiversas y altamente estructuradas. o porque no van bien lastrados. y por ser muy frágiles ante impactos de tipo mecánico (redes de arrastre. no resulta útil en un proyecto de vigilancia de la calidad de las aguas litorales. Autor: José Carlos García-Gómez ISBN nº: 978-84-96776-11-1 100 . si bien prefiere aguas limpias y relativamente calmas. 110. o porque no dominan el uso del chaleco hidrostático). garreo de anclas. 111) como en fondos de alta sedimentación. se arrodillan frecuentemente sobre el fondo (por ejemplo. ello debe ponerse en conocimiento de las autoridades competentes. fragilidad y vigilancia de la especie 112 Es una especie tolerante. Esta especie se ha considerado apropiada como indicadora de las condiciones térmicas de una zona.FICHA Nº 24 110 111 Tolerancia ambiental. por la acción abrasiva de buceadores los cuales. 112 y 113). al ser sus llamativas colonias fácilmente reconocibles (tamaño y vistosidad) durante un itinerario de buceo. no suficientemente instruidos en temática conservacionista subacuática. Sin embargo. carga orgánica moderada y de aguas persistentemente turbias (fots. o para realizar una determinada observación. la especie puede ser vigilada en términos de controlar sus pérdidas o destrozos en ambientes muy estables y estructurados. pero al menos en el cono sur ibérico tal cualidad no es reconocible. para tomar fotografías. de gran belleza paisajística submarina. en tal sentido. 109. submarinistas inexpertos). Se encuentra tanto en fondos de alta diversidad y calidad ambiental (fot.

FICHA Nº 25 BIOTA LITORAL Y VIGILANCIA AMBIENTAL EN LAS ÁREAS MARINAS PROTEGIDAS 8. En enclaves muy umbríos puede encontrase raramente a menos de 5 m de profundidad. fragilidad y vigilancia de la especie Es una especie tolerante. cerca de hidrozoos y otros briozoos. Las ramas son cilíndricas y rígidas. pero también se 101 114 . ESPECIES TOLERANTES 8. Distribución Se extiende desde Noruega hasta Mauritania y por todo el Mediterráneo. Tolerancia ambiental. pero normalmente es abundante entre 10 y 40 metros. de color anaranjado. Hábitat Suele encontrarse en sustratos duros. incluido el Estrecho de Gibraltar. Omalosecosa ramulosa (Linnaeus) Filo: Bryozoa Clase: Eurystomata Orden: Cheilostomida Familia: Celleporidae Género: Omalosecosa Nombre común: no tiene Descripción Configura colonias erectas cuyas ramas se dividen dicotómicamente. 114). Es más abundante en fondos estructurados y biodiversos (precoralígeno) donde viven especies muy sensibles y de estrecha valencia ecológica (fot. a veces sobre otros organismos como gorgonias. pero prefiere aguas limpias y con moderada o intensa corriente.8.

o simplemente. como ha sido explicado detalladamente para el briozoo Pentapora fascialis. Autor: José Carlos García-Gómez ISBN nº: 978-84-96776-11-1 102 . una buena especie indicadora de aguas limpias (aunque las prefiera) y en este contexto no conviene utilizarla en un programa de vigilancia ambiental de los fondos litorales. alta sedimentación y moderada carga orgánica (fots. pues.FICHA Nº 25 115 116 encuentra en fondos de aguas turbias. 115 y 116). arrodillándose o apoyándose sobre el fondo. su seguimiento puede resultar útil para detectar impactos en la biota de los fondos por la acción mecánica de redes o anclas y de buceadores no experimentados o no suficientemente instruidos los cuales inadvertidamente provocan destrozos con sus aletas. Sin embargo. No es. dada la vistosidad y fragilidad de sus colonias.

Se ha localizado esta especie desde 1-2 metros hasta 250 metros. y presentan líneas longitudinales rojas y blancas que son más visibles en la superficie interna. rugosa y está cubierta de protuberancias redondeadas o poligonales (fot. y que pueden encontrarse en ambientes de aguas limpias y perturbadas. Distribución Atlántico oriental. 120). en estas últimas crece sobre sustratos artificiales. Mediterráneo.9. La superficie es gruesa. También puede aparecer cubierta de algas. cuya longitud varía entre 1 y 4 cm. en el coralígeno. de amplia valencia ecológica. en fondos detríticos costeros. ESPECIES TOLERANTES 8. entre otras) que son tolerantes. Tolerancia ambiental. fragilidad y vigilancia de la especie Esta especie. sedimentos u otros organismos. Styela plicata. Pyura microcosmus (Sav igny) Filo: Chordata Subfilo: U rochordata (Tunicata) Clase: Ascidiacea Orden: Pleurogona Familia: Pyuridae Género: Pyura Nombre común: no tiene Descripción Ascidia solitaria de cuerpo ovalado. se ha elegido como ejemplo de una serie de ascidias solitarias (Microcosmus squamiger. Los sifones son largos y muy sensibles a la luz o a cualquier tipo de perturbación. en praderas de Posidonia. También debajo de piedras en zonas superficiales. Estrecho de Gibraltar y Mar Rojo.FICHA Nº 26 BIOTA LITORAL Y VIGILANCIA AMBIENTAL EN LAS ÁREAS MARINAS PROTEGIDAS 8. En este tipo de circunstancias. estas últimas por moderada o alta carga orgánica y tasa de sedimentación. Hábitat Se encuentra sobre conchas de moluscos y rocas en una gran variedad de ambientes ya que puede aparecer en comunidades de algas expuestas a la luz y de lugares umbríos en aguas calmas. fondos arenosos y zonas semiportuarias. desde las Islas Británicas a Cabo Verde. Es de color marrón-rojizo. estos organismos son 103 .

suelen estar completamente recubiertos de algas u otros epibiontes. cuando ello se advierte sobre las piedras (fots. 119 120 Autor: José Carlos García-Gómez ISBN nº: 978-84-96776-11-1 104 . es señal de que los fondos no son de buena calidad ambiental. no se torne progresivamente abundante. pues el diagnóstico de baja calidad ambiental subviene de la presencia sobre las rocas de numerosos ejemplares los cuales. manifestado por la abundancia de este tipo de ascidias. Por tanto. En cualquier caso. su identificación taxonómica (compleja) no es particularmente relevante. aumentan sus efectivos y. 117-119). además. en la vigilancia submarina de nuestro litoral debe controlarse que en superficies rocosas donde la especie tratada u otras afines es accidental o ausente.FICHA Nº 26 117 118 transgresivos. para advertir un evento de perturbación.

10. Desde la zona intermareal (donde puede aparecer bajo piedras sueltas.FICHA Nº 27 122 BIOTA LITORAL Y VIGILANCIA AMBIENTAL EN LAS ÁREAS MARINAS PROTEGIDAS 123 121 8. amarillo o rojizo-violeta (fots. naranja. 125 124 Hábitat Aparece incrustada en rocas y conchas así como sobre macroalgas pardas y esponjas. Es de simetría irregular y pueden ser de configuración masiva (de hasta 5 cm de espesor y 7-8 de diámetro mayor) o aplanada (pueden tener más de 50 cm de diámetro mayor). ESPECIES TOLERANTES 8. Aunque puede vivir en zonas de hidrodinamismo muy moderado. 121-127). Botryllus leachi Savigny Filo: Chordata Subfilo: Urochordata (Tunicata) Clase: Ascidiacea Orden: Pleurogona Familia: Styelidae Género: Botryllus Nombre común: no tiene Descripción Ascidia colonial. de consistencia gelatinosa. 105 . Sobre la superficie se observa un sistema de líneas alargadas y paralelas. prefiere zonas de aguas renovadas y corrientes. también sobre gorgonias. en zonas muy umbrías) hasta más de 100 metros. con apariencia de meandros. Su color es variable ya que puede ser gris.

FICHA Nº 27 Distribución 127 Es una especie muy extendida. no es una especie indicadora de la calidad de agua de los mismos por las razones recién apuntadas. Ante sedimentos provenientes del “overflow” –explicado en ficha 10. En este tipo de fondos. 122 y 123). de amplia valencia ecológica. capaz de resistir o asentarse en zonas donde la diversidad bentónica deviene muy mermada. ecológicamente sensibles y vulnerables. nocivos para la fauna bentónica general si la perturbación es persistente en el tiempo. Soporta especialmente situaciones de elevada turbidez. Autor: José Carlos García-Gómez ISBN nº: 978-84-96776-11-1 106 . por tanto. en fondos biológicamente estructurados y. aunque esta especie es fácilmente reconocible con la ayuda de esta obra (aunque sea muy variable en color y forma). Tolerancia ambiental Especie tolerante. Se encuentra en el Mediterráneo. pues podría ayudar a un diagnóstico ambiental más robusto el incremento de su abundancia cuando disminuye la presencia o desaparecen otras especies bentónicas sensibles. en ambos lados del Atlántico y en el Pacífico. carga orgánica y sedimentación. de ahí que no sea recomendable como indicadora ecológica de aguas limpias. puede resultar útil fijarse en ella. sorprende su capacidad adaptativa para resistir el envite (fots. No obstante.de dragados de ári126 dos en la costa. es frecuente en zonas de alta diversidad. No obstante.

11. Los zooides. Cuando los zooides están activos. las estructuras globulares tienen una superficie ligeramente rugosa y el color rojo es oscuro y de tono mateado (fots. 130 y 131). En las formas de resistencia. que son difíciles de percibir externamente dada la homogeneidad e intensidad del color rojo que exhibe esta especie. los cuales pueden ser de diferente tamaño (normalmente no exceden de 3-4 cm de diámetro ni de 10 cm de altura).FICHA Nº 28 BIOTA LITORAL Y VIGILANCIA AMBIENTAL EN LAS ÁREAS MARINAS PROTEGIDAS 128 129 8. ESPECIES TOLERANTES 8. muy característica por ser siempre de color rojo intenso y presentar un conjunto de estructuras terminales globulares (a veces digitiformes) muy apretadas entre sí y unidas por la base. 130 131 107 . Synoicum blochmanni (H eiden) Filo: Chordata Subfilo: Urochordata (Tunicata) Clase: Ascidiacea Orden: Pleurogona Familia: Polyclinidae Género: Synoicum Nombre común: no tiene Descripción Ascidia colonial. en número de 10 a 15 conforman agrupaciones circulares o estrelladas. dando la apariencia de un grupo de globos rojos (entre 3 y 20) que se yerguen a partir de una zona basal común. 128 y 129). la superficie es lisa y de color rojo brillante (fots.

Es una especie infralitoral que normalmente se encuentra a partir de 10-15 metros de profundidad hasta los primeros niveles circalitorales. 133 Tolerancia ambiental Pese a su colorido y apariencia. En los fondos de alto valor ecológico no es recomendable fijarse en esta especie. lo que se aprecia en la cantidad de sedimento que cubre las colonias. Puede vivir tanto en sistemas poco organizados y de baja diversidad como en los que son altamente estructurados con gran riqueza de especies (fondos coralígenos). tanto en superficies horizontales como en verticales. También puede observarse en fondos biodetríticos. entre otras posibles tolerancias. Distribución 132 Mediterráneo Occidental y Estrecho de Gibraltar. En fondos sometidos a moderada sedimentación. aunque en ellos la competencia por el espacio sea mayor. 134). es una especie que soporta los efectos (si éstos no son muy persistentes en el tiempo) generados por el “overflow” –explicado en ficha 10.FICHA Nº 28 Hábitat Se encuentra preferentemente en fondos rocosos umbríos.de dragados de áridos en la costa. Autor: José Carlos García-Gómez ISBN nº: 978-84-96776-11-1 108 . el cual puede enmascarar la vistosa coloración roja que las caracteriza (fots. sino también respecto a las condiciones ambientales imperantes). 132 y 133). se instala sin aparentes señales externas de estrés. sino en otras más sensibles que puedan delatar este tipo de afecciones con mayor prontitud. No obstante. especialmente perniciosos para los organismos suspensívoros asentados sobre el lecho marino (sobre todo si la tasa de sedi134 mentación es muy alta y de larga duración). de amplia valencia ecológica y gran plasticidad adaptativa (no sólo respecto al tipo de sustrato. es una especie tolerante. Por ello. biodiversos y estructurados (fot. prefiere los fondos limpios. Atlántico Oriental (Galicia). de cascajo y asociados a praderas de fanerógamas.

ESPECIES SEN SIB L ES .9..

el c intu rón d e esta alg a resu lta inc onfu nd ib le. H á b itat E s u na espec ie perenne q u e vive en z onas proteg id as y ex pu estas al oleaje. S i ello oc u rriera. Distrib u c ión A tlá ntic o noroc c id ental y oriental.1 . E n su z ona d e d istrib u c ión pu ed e asentarse en la franja interm areal c onform and o u n c intu rón m u y típic o (fo ts . F u c u s s p ira lis Lin n a e u s División: Phaeophyta O rd en: F u c ales F am ilia: F u c ac eae G é nero: F u c u s N om b re c om ú n: no tiene Desc ripc ión S u altu ra osc ila entre 1 y 5 0 c m . S ería señ al d e alarm a la c u al d eb ería investig arse. Tod as las ram as tienen u n aspec to ac intad o c on u na anc hu ra d e entre 2 y 2 5 c m . es c onveniente valid ar tales ob servac iones c on otras sim ilares c entrad as en otras espec ies interm areales (por ejem plo d el alg a c alc á rea L ithophyllu m b yssoid es. q u e ex ig e ag u as renovad as y lim pias para vivir. en este ú ltim o d esd e el Á rtic o hasta M au ritania. q u e efec tivos d e esta espec ie perm anentem ente ob servad os sob re enc laves roc osos d e u n m ism o tram o litoral. E n los á pic es d e las ram as hay u nas estru c tu ras esfé ric as o c ilínd ric as q u e está n relac ionad as c on la reprod u c c ión. y perm anec e u nid a al su strato a travé s d e u n d isc o sob re el q u e se ob serva u n ped ú nc u lo red ond ead o. 1 3 6 y 1 3 7 ). S oporta d istintos g rad os d e salinid ad e inc lu so c am b ios por lo q u e pu ed e vivir en estu arios. c am inand o sob re las roc as en m area b aja. V ive en la z ona interm areal o en los prim eros niveles su b m areales. E n el M ed iterrá neo sólo penetra hasta las c ostas d e M á lag a en el su r d e la Penínsu la Ib é ric a. Desd e aq u í parte u n eje q u e se d ivid e d ic otóm ic am ente y en u n ú nic o plano. S u c olor es pard o oliva (fo t. o inc lu so la ané m ona roja A c tinia eq u ina. 111 .FICHA Nº 29 BIOTA LITORAL Y VIGILANCIA AMBIENTAL EN LAS Á REAS MARINAS P ROTEGID AS 9. Tales ram as tienen u n nervio interior c entral y los m á rg enes pu ed en ser lig eram ente ond u lad os o lisos. d esaparez c an sin q u e vu elvan a reaparec er. am b as tratad as en esta ob ra) antes d e poner los hec hos en c onoc im iento d e las au torid ad es c om petentes. 1 3 5 ). d e ahí q u e su vig ilanc ia sea senc illa. F orm a u nas franjas d e varios c m d e anc ho. ESPECIES SENSIBLES 9. S ensib ilid ad am b iental y vig ilanc ia E spec ie sensib le. S in nec esid ad d e b u c ear.

FICHA Nº 29 135 137 136 Autor: José Carlos García-Gómez ISB N nº : 9 7 8 -8 4 -9 6 7 7 6 -11-1 112 .

En los ápices de las últimas ramillas aparecen unos receptáculos cilíndricos que acaban en una pequeña punta y que pueden tener espinas sobre su superficie. La superficie del alga tiene unas vesículas situadas en cadena y llenas de aire. que sirven de estructura de reserva. Las ramas que se forman desde la segunda ramificación están cubiertas de unos pequeños apéndices de distinta morfología: pueden ser curvos. Cystoseira usneoid es (Linnaeus) R ob erts División: Phaeophyta Orden: Fucales Familia: Cystoseiraceae Género: Cystoseira Nombre común: no tiene 139 Descripción Esta especie. simples. 14 1).FICHA Nº 30 BIOTA LITORAL Y VIGILANCIA AMBIENTAL EN LAS ÁREAS MARINAS PROTEGIDAS 9.2 . con forma de arbolillo. lisos o rugosos. En la base de las ramas existen unos receptáculos alargados. 113 . ESPECIES SENSIBLES 138 9. aciculares o bífidos. puede rebasar el metro de altura (fots. 139. Las ramificaciones primarias y secundarias son también cilíndricas pero en la base del organismo existen unas ramas que son planas y muy finas (2-4 mm de anchura). Presenta un eje central cilíndrico ramificado que se une débilmente al sustrato por unas estructuras cilíndricas que a veces forma un disco. que sirven como órgano de flotación.

Argelia. 138. desde Francia hasta las Islas de Cabo Verde. pudiendo encontrarse. de forma que tiende a desaparecer de las zonas donde se produce este tipo de afecciones. Puede formar densos bosques sumergidos. por debajo de -20 m. 141 Sensibilidad ambiental y vigilancia Esta especie es sensible al incremento de turbidez y a la carga orgánica. Malta y los estrechos de Messina y Gibraltar. Distribución Atlántico. Se asienta fundamentalmente sobre enclaves horizontales o de mínima pendiente bien iluminados.FICHA Nº 30 Hábitat y profundidad 140 Es una especie infralitoral que se reproduce durante todo el año y que suele formar comunidades complejas con otras especies en sustratos rocosos. En el Mediterráneo aparece en todas las áreas con influencia atlántica como las costas de la Península Ibérica. aunque excepcionalmente. Desde -3 m. la disminución de la presencia de esta especie o su total desaparición puede estar relacionada con un proceso de degradación ambiental que debe ponerse en conocimiento de las autoridades competentes. En el cono sur ibérico es frecuente su presencia junto a laminariales (fots. casi contactando con la superficie del agua. 140 ). Si un buceador acostumbra a deambular por zonas donde la especie es común o abundante. En algunas pozas intermareales de gran volumen puede observarse en marea baja. Autor: José Carlos García-Gómez ISBN nº: 978-84-96776-11-1 114 .

146).144. hinchada. incluso por debajo de 40 metros.3. Después de los temporales de otoño suelen encontrarse masivamente en las playas (fot. pasando por importantes períodos de emersión. bulbosa y recubierta de fuertes y cortas garras de sujeción. generalmente en zonas de corrientes. 145). 142. En el mar de Alborán se localiza normalmente en el intervalo 0-25 metros. ESPECIES SENSIBLES 9. 142 143 115 . Color pardo oscuro (fots.FICHA Nº 31 BIOTA LITORAL Y VIGILANCIA AMBIENTAL EN LAS ÁREAS MARINAS PROTEGIDAS 9. La base es hueca. coronado por una lámina muy desarrollada que a su vez aparece dividida. flexible y aplanado de unos 8 cm de ancho. De esta base parte un eje erecto. En el norte de España se encuentra bien asentada en el intermareal inferior de zonas batidas. Se encuentra enclavada sobre superficies rocas iluminadas donde el agua está en movimiento constante. aunque ha sido observada a mayor profundidad. Hábitat Es una especie anual que pierde todas sus estructuras menos la parte bulbosa en el otoño y vuelve a regenerarse en primavera. Saccorh iz a polysch ides (Lig h tfoot) Batters División: Phaeophyta Orden: Laminariales Familia: Laminariaceae Género: Sacchoriza Nombre común: no tiene Descripción Es una de las algas de mayor tamaño del litoral europeo (puede alcanzar más de 5m de largo).

desde Noruega a Marruecos. Autor: José Carlos García-Gómez ISBN nº: 978-84-96776-11-1 116 . de un año a otro. a efectos de vigilancia o monitorización. pero deben recordar que durante todo el año tales formaciones no se man146 tienen. centrar sus observaciones fundamentalmente en primavera y verano. el fenómeno podría estar relacionado con causas antrópicas como las recién expuestas. Si por ejemplo. diques de abrigos en zonas 145 extraportuarias). pues. Deben. En zonas muy próximas a la línea de costa. donde es emblemática (por los bosques sumergidos que conforma). áreas sumergidas donde la especie es testimonial o rara) y luego tales formaciones desaparecen.FICHA Nº 31 144 Distribución En el Mediterráneo puede considerarse rara (Italia occidental y Grecia). a efectos comparativos. en verano. por ejemplo a obras de ingeniería civil que interceptan. U n aumento de la turbidez y de la carga orgánica puede ser motivo de su merma o desaparición. los buceadores deben controlar zonas de fondo donde se observan densos parches o auténticas formaciones boscosas de la misma. En el Mediterráneo ha sido considerada amenazada por la contaminación. dado el ciclo natural del alga ya comentado. En la vigilancia de la especie. debe descartarse siempre. También se encuentra en el Atlántico oriental. excepto en el mar de Alborán y Estrecho de Gibraltar. en la misma zona de buceo hay primero Saccorhiza polyschides en densas formaciones o ciertos niveles de abundancia (como regla general. minimizan o anulan las corrientes costeras (por ejemplo. deviene especialmente sensible a cambios en el régimen hidrodinámico (de más a menos). Sensibilidad ambiental y vigilancia Es una especie que requiere de aguas limpias y renovadas. y es especialmente vigorosa en zonas de corrientes. debido. a escasa profundidad.

Hábitat Es una especie perenne pero los adultos renuevan la lámina todos los años. Se fija sobre sustratos rocosos y en aguas tanto batidas como calmas pero con temperaturas inferiores a 15 º C. a diferencia de la primera especie. rígido y flexible de sección redondeada que se va estrechando desde la base al ápice. Se pueden presentar masivamente formando bosques sumergidos de gran belleza paisajística. En el norte de España puede vivir en fondos rocosos más someros.4. De esta estructura parte un eje liso. Su color es pardo amarillento (fots.FICHA Nº 32 BIOTA LITORAL Y VIGILANCIA AMBIENTAL EN LAS ÁREAS MARINAS PROTEGIDAS 9. es una de las algas de mayor tamaño del litoral europeo (puede alcanzar hasta 6 m de alto). 147-149). aunque existen estrechas franjas batimétricas donde coexiste con Saccorhiza polyschides. de éste nace una lámina bastante ancha que se divide en segmentos longitudinales y cuya consistencia es coriácea. En el Mar de Alborán. Lam inaria ochroleuca D e la Pylaie División: Phaeophyta Orden: Laminariales Familia: Laminariaceae Género: Laminaria Nombre común: no tiene Descripción Como Saccorhiza polyschides. La base se fija al sustrato a través de unas ramas cilíndricas gruesas (forman un tronco cónico) y soldadas entre ellas. ESPECIES SENSIBLES 9. Es frecuentemente 147 117 . Laminaria ochroleuca se distribuye frecuentemente por debajo de los 25 metros.

su vulnerabilidad ante la influencia humana es ostensiblemente menor al quedar relegada a mayor profundidad (y. polyschides. desde las Islas Británicas a Marruecos. Su sensibilidad ambiental. Distribución Atlántico oriental. En el Estrecho de Mesina se encuentra a gran profundidad. las recomendaciones de vigilancia subacuática son similares a las propuestas para S. por tanto. parece similar a la de aquella especie. por tanto. No obstante. por lo que debiera ponerse en conocimiento de las autoridades competentes e investigarse su origen. En el Mediterráneo es menos frecuente. pues si se constatara la ausencia del alga en zonas donde anteriormente abundaba. a mayor distancia de la costa).FICHA Nº 32 148 149 arrojada a las playas tras los temporales de otoño. el fenómeno debe ser causal y no casual. Sin embargo. requiere de aguas limpias y en continuo estado de renovación (en el Mar de Alborán está esencialmente vinculada a zonas de intensas corrientes). Sensibilidad ambiental y vigilancia de la especie Como Saccorhiza polyschides. quedando virtualmente alejada de la influencia perniciosa que sobre ella podrían generar las obras de ingeniería civil y la contaminación costera. Autor: José Carlos García-Gómez ISBN nº: 978-84-96776-11-1 118 . pero es abundante en el Mar de Alborán y el Estrecho de Gibraltar.

simples fotografías de zonas concretas de plataformas de abrasión o farallones donde se encuentre (fots. Es de color violáceo claro o blanquecino. Sensibilidad ambiental y vigilancia La especie requiere de aguas limpias y batidas. incluso cornisas (“trottoir”). La superficie está cubierta de numerosas láminas más o menos verticales. Y Atlántico oriental. escamosas o en forma de cresta de gallo. Lithophyllum byssoides (Lamarck ) División: Rhodophyta Clase: Florideophyceae Orden: Corallinales Familia: Corallinaceae Género: Lithophyllum Nombre común: liquen marino (NOTA: citada también como Lithophyllum lichenoides) Descripción Alga calcárea de configuración masiva e incrustante. ESPECIES SENSIBLES 9. 153). plegadas y que pueden unirse formando pequeños y numerosos alvéolos (fots. desde las costas francesas a las marroquíes. muy proclives a romperse ante cualquier roce mecánico dada su fragilidad. Las láminas. Nótese que al ser la especie intermareal y muy frágil su estructura. 150-151). es extraordinariamente vulnerable a las pisadas humanas (pro- 119 . 152. Es sensible a la contaminación orgánica y a la sedimentación.5. pueden ser espinosas. Hábitat Genera importantes asentamientos sobre rocas naturales en el mediolitoral superior. pues su observación no precisa del buceo ya que en emersión. También ha sido citada en el océano Indico.FICHA Nº 33 BIOTA LITORAL Y VIGILANCIA AMBIENTAL EN LAS ÁREAS MARINAS PROTEGIDAS 9. pueden ser suficientes para detectar cambios en el tiempo que puedan ser atribuibles a perturbaciones ambientales crípticas en la masa de agua. razón por lo que su vigilancia ambiental puede resultar cómoda y fácil. Distribución Mediterráneo (sobre todo en la parte occidental siendo más rara en la oriental). generalmente en zonas bien iluminadas y expuestas al oleaje. incluyendo el Estrecho de Gibraltar.

Si se observan pérdidas masivas de efectivos por razones aparentemente no abrasivas (pisadas). con observaciones similares en otras especies intermareales (por ejemplo del alga parda Fucus spiralis o de la anémona roja Actinia equina. 151 152 153 Autor: José Carlos García-Gómez ISBN nº: 978-84-96776-11-1 120 . es conveniente reforzar la información ambiental que ello reporta. de ahí que ello deba evitarse. tratadas en esta obra).FICHA Nº 33 150 vocan su múltiple fractura).

De aspecto laminar y contorno redondeado. Es común en la base de las matas de Posidonia. Hábitat Suele encontrarse en fondos rocosos poco iluminados y moderadamente batidos. También en el Estrecho de Gibraltar. formando parte de los fondos detríticos de algas calcáreas de vida libre (maë rl). Lithophyllum ex pansum Philippi División: Rhodophyta Clase: Florideophyceae Orden: Corallinales Familia: Corallinaceae Género: Lithophyllum Nombre común: no tiene Descripción Alga calcárea de hasta 30 cm de diámetro. Distribución Mediterráneo y Atlántico oriental. También se pueden observar esta especie en sustratos blandos. y requiere de aguas limpias y renovadas. Sensibilidad ambiental y vigilancia La especie es de estrecha valencia ecológica. por ser más vulnerables a la sedimentación que los verticales. ver recomendaciones generales sobre cómo hacerlo en ficha 6. Color violáceo (fots. Para establecer un estado cero y someter la especie a un control periódico de sus efectivos. su superficie es lisa y sus bordes lobulados. 121 . Como puede encontrarse también en superficies horizontales (aunque prefiere las verticales donde alcanzan su mayor grado de estructuración y complejidad espacial).6. es preferible elegir enclaves de este tipo para su vigilancia. Es sensible a la contaminación orgánica y a la sedimentación. 154-155). ESPECIES SENSIBLES 9. desde las Islas Británicas hasta Mauritania. con la finalidad última de comprobar en el tiempo que no desaparece de la zona habitual de buceo. ligeramente ondulados.FICHA Nº 34 BIOTA LITORAL Y VIGILANCIA AMBIENTAL EN LAS ÁREAS MARINAS PROTEGIDAS 9. Desde los 10 m hasta los 100 m.

FICHA Nº 34 154 155 Autor: José Carlos García-Gómez ISBN nº: 978-84-96776-11-1 122 .

anclan la planta al sustrato y. ESPECIES SENSIBLES 9. Posidonia oceanica (Linnaeus) Delile División: Spermatophyta Clase: Liliopsida Orden: Najadales Familia: Posidoniaceae Género: Posidonia Nombre común: no tiene Descripción 156 157 Planta herbácea constituida por unos tallos que pueden ser horizontales o verticales y que forman una intricada red. están ligeramente comprimidos y aparecen recubiertos por escamas provenientes de la base de antiguas hojas. Tienen aspecto de cinta con alrededor de 1 cm de ancho y una longitud de entre 20 y 140 cm. Las hojas parten del extremo terminal de los tallos y se agrupan en haces de 4-10 unidades. Las raíces parten de los tallos. Estos tallos alcanzan 1 cm de grosor y son leñosos. son robustas y numerosas y su longitud alcanza entre 10 y 15 cm.7. Las partes más jóvenes (basales) son de color verde más intenso que las partes más viejas (parte distal).FICHA Nº 35 BIOTA LITORAL Y VIGILANCIA AMBIENTAL EN LAS ÁREAS MARINAS PROTEGIDAS 9. en zonas de elevado hidrodinamismo el número de raíces aumenta. de color verde 123 . por ello. frecuentemente recubiertos por sedimentos.

El ritmo de elevación puede ser de hasta 1 cm por año. Las praderas que conforma pueden crecer en el plano horizontal (fots. de ahí que se conozca vulgarmente como “aceituna de mar”. En este último caso. en cada hoja se distinguen dos partes. La primera tiene una gran resistencia mecánica y no se desprende de la planta por lo que permanece unida al tallo donde forma las escamas que lo cubren. 160). 159. En función de la transparencia del agua. Puede crecer en fondos rocosos pero lo hace mejor sobre arenosos. 156. 159 160 124 . pero también en el vertical. Además. especialmente en las grandes ensenadas o en zonas donde el hidrodinamismo es menor (fots. la base o peciolo y el limbo. cubiertas frecuentemente de organismos.FICHA Nº 35 158 oscuro o pardo. Las flores son hermafroditas y se sitúan en el centro del haz de hojas. se encuentra desde las zonas superficiales hasta 40 metros de profundidad. la elevación de la pradera puede originar terrazas constituidas por un entramado de rizomas que pueden superar los dos metros. 131-132). Hábitat Vive en fondos de aguas someras o zonas abiertas sometidas a un elevado hidrodinamismo. en grupos de 3-5 flores. El fruto es más o menos carnoso y su aspecto y color es similar al de la aceituna. pudiendo alcanzar la superficie constituyendo los llamados “arrecifes de posidonia”.

impolutas y bien oxigenadas. Aunque las hojas de esta planta poseen frecuentemente epibiontes. puede ser un evento anormal de corta duración (exceso puntual de nutrientes en el medio) pero también. por lo que debe confirmarse ulteriormente la estabilización del frente vigilado. como ya se ha explicado anteriormente (ficha 6). La vigilancia ambiental de esta especie debe centrarse fundamentalmente marcando zonas periféricas de la misma y observando en inmersiones periódicas si el frente monitorizado se encuentra estable o si. aspecto y longitud de las hojas) de las zonas subperiféricas (fot. por ejemplo. resulta especialmente sensible a incrementos medibles de turbidez generados. si el incremento de nutrientes es semicontinuo o se 125 162 . por un incremento de carga orgánica inyectada al sistema litoral. por el contrario.FICHA Nº 35 Distribución 161 Endémica del Mediterráneo. Es particularmente sensible al progresivo aumento de la turbidez. También se pueden realizar observaciones (para ver la densidad. especialmente si ésta conlleva una elevada carga orgánica y alta tasa de sedimentación. la presencia anormal sobre ellas de algas generalistas. La vigilancia de la zona más profunda. 158). 157). A veces estos retrocesos son naturales y limitados. Sensibilidad ambiental y vigilancia Es una especie indicadora de aguas limpias. retrocede (fot.

desde 10 a 28 ºC. Autor: José Carlos García-Gómez ISBN nº: 978-84-96776-11-1 126 . 161) y a 600 metros de la desembocadura del emisario. P.FICHA Nº 35 163 hace persistente (por ejemplo. puede desencadenarse un proceso de regresión. a 26 metros de profundidad. alejado de la misma (fot. sino porque éstas conforman uno de los hábitats de mayor valor ecológico de cuantos existen en el citado mar. no sólo por la sensibilidad que denotan sus praderas ante perturbaciones antropogénicas. como consecuencia de la presencia próxima de vertidos de origen humano que anteriormente no existían). también pueden ser la pista de un proceso de cambio negativo en el sistema. Esta especie es una de las más emblemáticas del Mediterráneo a efectos de monitorización y vigilancia ambiental. contempla las praderas de esta especie como hábitat prioritario dentro del Anexo I (“Hábitats naturales de interés comunitario para cuya conservación es necesario asignar zonas especiales de conservación”). De hecho. J.M. donde se aprecia con claridad el severo impacto provocado. Es una especie que no tolera grandes variaciones de salinidad. Las fotografías en blanco-negro (Astier y Tailliez. 1978). ilustran los efectos de un emisario de aguas residuales sobre Posidonia oceanica.Impacts des effluents du grand collecteur du cap Sicié sur la vie des fonds marins. 1978. El aspecto de las hojas y otro tipo de epibiontes no habituales ni advertidos con anterioridad. y Tailliez.. Observatoire de la Mer. aunque sí puede soportar un amplio rango de temperatura. Referencias Astier. con pérdida medible de la superficie de la pradera y merma o desplome de parte de la biodiversidad asociada. la Directiva 92/ 43/ CEE del Consejo. Bulletin de la Fondation scientifique Ricard. nº 3: 13-23. 162 y 163). Las matas supervivientes están literalmente recubiertas de macroalgas generalistas (fots.

Su función es tanto de anclaje como de nutrición. Las hojas se agrupan en haces y se encuentran en los extremos de los dos tipos de tallos.FICHA Nº 36 BIOTA LITORAL Y VIGILANCIA AMBIENTAL EN LAS ÁREAS MARINAS PROTEGIDAS 9. Las raíces parten de ambos tipos de tallos a nivel de los nudos y pueden estar muy ramificadas o no. tienen una longitud de hasta 60 cm y 0. Su forma es acintada 127 . Los de los tallos horizontales son más gruesos y largos que los de los verticales. Cymodocea nodosa (U cria) A scherson Filo: Spermatophyta Clase: Liliopsida Orden: Najadales Familia: Cymodoceaceae Género: Cymodocea Nombre común: no tiene Descripción 164 Planta herbácea caracterizada por presentar un sistema de tallos horizontales largos del que parten en ciertos puntos otros verticales de pequeño tamaño. de color rosado o anaranjado con una serie de nudos a intervalos más o menos regulares. Son de color blanquecino y en sus extremos forman pelos absorbentes. 165-168).4 cm de anchura (fots. Estos tallos son delgados y herbáceos.8. ESPECIES SENSIBLES 165 9. se encuentran enterrados en el sedimento.

FICHA Nº 36 166 128 .

Las femeninas están cubiertas por vainas de hojas modificadas.FICHA Nº 36 con el ápice redondeado y obtuso. cuando la hoja muere se desprende y deja una cicatriz circular en forma de anillo que es la que forma el nudo. presenta además entre 7 y 9 nerviaciones paralelas. simples y se asientan en el extremo de un pedúnculo de hasta 10 cm de longitud. Los frutos son redondeados y comprimidos lateralmente. A diferencia de Posidonia oceanica. oceanica o Z ostera marina. Los haces están formados por entre 2 y 7 hojas. Existen dos tipos de flores. las praderas no se elevan y sólo crecen en el plano horizontal. Unas son las masculinas. ambas pequeñas y solitarias. La base de las hojas está envuelta por una vaina que. Se encuentra desde zonas superficiales hasta 30 m. con un corto pico. 168 129 . y también en zonas de confluencia con praderas de P. Es una planta colonizadora y puede formar praderas más o menos densas y aparecer en solitario o junto a otras especies como el alga Caulerpa prolifera. también en lagunas costeras. 167 Hábitat Suele crecer sobre sustratos arenosos o arenosos-fangosos y raramente en fondos rocosos o de maërl.

también pueden ser sometidas a vigilancia por procedimientos similares a los expuestos para Posidonia oceanica y Cymodocea nodosa. estimadas en 4 k m2 de recubrimiento de fondos blandos someros. hace más de tres décadas). debiéramos considerarla como sensible. siendo capaz de soportar condiciones de anoxia en éste y concentraciones de sulfuro de hidrógeno en el agua intersticial. 164). para vigilar esta especie en las aguas litorales europeas (fot. También en el Mediterráneo incluido el Estrecho de Gibraltar. hasta el Mar Negro sin penetrar en él. Sensibilidad ambiental y vigilancia Aunque es una especie reputada como más tolerante y resistente que Posidonia oceanica. Este fue el motivo. que prevalezca un tiempo significativo en el sistema. en líneas generales. desde el sur de Portugal a Senegal. lo sugerido para P. Zostera marina y Z. que originó la pérdida masiva de las formaciones de esta especie en la Bahía de Algeciras (sur de la península Ibérica. noltii. Autor: José Carlos García-Gómez ISBN nº: 978-84-96776-11-1 130 . Las dos restantes especies mediterráneas de fanerógamas marinas citadas en la ficha 6. que suele requerir sedimentos enriquecidos con materia orgánica. Se debe insistir en los bordes más profundos de las praderas. lo cierto es que esta especie. pues no soporta los vertidos de aguas residuales y es muy frágil ante las obras de ingeniería civil costera y un incremento medible de la turbidez. no volviendo a reinstalarse en la zona y constatándose en la actualidad su total desaparición. los más sensibles a un incremento de la turbidez (ver ficha 6). incluidas las Islas Canarias y Madeira. Aunque las praderas de esta especie son menos estables que las de P. globalmente. oceanica puede servir. oceanica y en zonas litorales abiertas es más susceptible de sufrir variaciones naturales en sus zonas periféricas.FICHA Nº 36 Distribución Atlántico oriental. a modo de ejemplo.

170). muestra su aspecto de anémona.9. por estar éstos retraídos para evitar la desecación (fots. cortos y ensanchados en la base. cuya altura y diámetro alcanzan hasta 8 cm y 7 cm. con los tentáculos visibles y prestos para la captura de alimentos (fots. habiéndose citado incluso hasta 20 metros (en esta profundidad la coloración puede variar y ser verde o anaranjada). preferentemente iluminados o ligeramente umbríos. 172. 169. 131 . Actinia eq uina Linnaeus Filo: Cnidaria Clase: Anthozoa Orden: Actiniaria Familia: Actiniidae Género: Actinia Nombre común: Tomate de mar 169 170 Descripción Es una anémona de color rojo intenso. Cuando sube la marea y el agua la cubre. respectivamente. 173). Debido a la elevada capacidad que tiene para retener agua en su interior soporta periodos de inmersión prolongados. ESPECIES SENSIBLES 9. frecuentemente se ubica en paredes verticales. Puede también encontrarse a pocos metros de profundidad.FICHA Nº 37 BIOTA LITORAL Y VIGILANCIA AMBIENTAL EN LAS ÁREAS MARINAS PROTEGIDAS 9. Aunque puede localizarse tanto en grietas y fisuras expuestas al oleaje como bajo piedras y superficies horizontales o ligeramente inclinadas. Los tentáculos son numerosos (hasta 192). Hábitat Se encuentra fijada sobre sustratos rocosos de la zona intermareal. con las puntas redondeadas. a modo de estructura globosa color rojo intenso en la que no se aprecian los tentáculos. En marea baja queda en emersión. 171.

desde el norte de Europa hasta los límites del ecuador. puede ser suficiente para percibir cambios significativos en su abundancia o la desaparición total de la especie. en la costa occidental africana. La vigilancia de esta especie es. es conveniente validar esta circunstancia con observaciones similares en otras especies intermareales (por ejemplo del alga parda Fucus spiralis o de la roja Lithophyllum bissoides. considerándose un buen indicador de aguas no contaminadas. sencilla. tratadas en esta obra) antes de poner los hechos en conocimiento de las autoridades competentes. Un paseo periódico (en marea baja) por zonas de la costa donde existan numerosos ejemplares de la misma. como se deduce de las fotografías. puede advertir de cambios negativos en la calidad del agua.FICHA Nº 37 Distribución 171 172 Mediterráneo y Atlántico oriental. Sensibilidad ambiental y vigilancia Requiere para vivir de aguas muy limpias y bien oxigenadas. Su ausencia en zonas donde anteriormente abundaba. 173 Autor: José Carlos García-Gómez ISBN nº: 978-84-96776-11-1 132 . Si ello ocurriera.

Su color es amarillo anaranjado (fots. grietas profundas y cuevas (fot. El pólipo tiene hasta 2 cm de altura y 1. Los pólipos tienen su base calcárea y cónica. el ápice ligeramente más largo que la base. Tiene hasta 96 tentáculos de color amarillo traslúcido. 174. aunque el color amarillo global.FICHA Nº 38 BIOTA LITORAL Y VIGILANCIA AMBIENTAL EN LAS ÁREAS MARINAS PROTEGIDAS 9. Poseen un esqueleto calcáreo. 175). Hábitat Se asienta en zonas muy umbrías en paredes verticales. Leptosammia pruv oti Lacaze-Duthiers 174 Filo: Cnidaria Clase: Anthozoa Orden: Scleractinia Familia: Dendrophyliidae Género: Leptosammia Nombre común: Madrépora amarilla Descripción Es una especie solitaria aunque a veces los individuos aparecen reunidos formando una falsa colonia. es intenso. cuyas características contribuyen a la identificación de la 133 175 .10. 176.5 cm de diámetro. ESPECIES SENSIBLES 9. 177). Es característica de fondos coralígenos muy concrecionados. de alta estructuración espacial y biodiversidad. extraplomos. que se plasma en las fotografías.

ver también recomendaciones generales expuestas en ficha 6. También se encuentra en el Atlántico oriental. normalmente se encuentra a partir de 15-20 metros. con la finalidad última de comprobar en el tiempo que no desaparece de la zona habitual de buceo. Es sensible a la sedimentación y a la contaminación por materia orgánica en la columna de agua. Para establecer un estado cero y someter la especie a un control periódico de sus efectivos. La elección de roquedos sumergidos donde tales superficies sean fácilmente localizables. En las superficies que coloniza suele ser abundante. Distribución Se extiende por todo el Mediterráneo hasta el Estrecho de Gibraltar. lo que de ocurrir debiera ponerse en conocimiento de las autoridades competentes. es fundamental para implementar una vigilancia efectiva de la evolución de los efectivos de la especie. Fotografías periódicas de las mismas zonas de pared. permitirán un seguimiento detallado del equilibrio de la población. detectándose los cambios importantes (disminución significativa de su abundancia o desaparición total de la especie) que pudieran acontecer. pudiendo alcanzar los 150 metros. Aunque puede localizarse raramente a escasa profundidad.FICHA Nº 38 176 177 especie. por lo que generalmente está ausente en fondos sujetos a estrés ambiental de tipo físicoquímico. teniendo su límite norte de distribución en las Islas Británicas. Autor: José Carlos García-Gómez ISBN nº: 978-84-96776-11-1 134 . Sensibilidad ambiental y vigilancia Requiere para vivir de aguas limpias y bien oxigenadas.

Hábitat Se desarrolla sobre sustrato rocoso. El esqueleto es calcáreo y los pólipos son cilíndricos. 179). donde el embate de las olas es moderado e incluso alto (fot. 135 179 . 180). los cuales suelen colocarse uno junto a otro. Hasta los 50 metros de profundidad. 178). Si éstos aparecen pegados pueden tener forma poligonal. Toda la colonia es de color naranja intenso (fot. Astroides calycularis (Pallas) Filo: Cnidaria Clase: Anthozoa Orden: Scleractinia Familia: Dendrophylliidae Género: Astroides Nombre común: Coral naranja 178 Descripción Es una bella especie colonial. Suele formar colonias de aspecto masivo y en ocasiones arborescente.11. Los tentáculos son pequeños y apuntados. generalmente en extraplomos. A veces en el suelo de cuevas o en superficies horizontales de cierta profundidad donde la luz llega muy atenuada.FICHA Nº 39 BIOTA LITORAL Y VIGILANCIA AMBIENTAL EN LAS ÁREAS MARINAS PROTEGIDAS 9. Puede ser intermareal en superficies rocosas completamente umbrías de la costa. ESPECIES SENSIBLES 9. paredes verticales y techos (fot.

136 . deja entrever el impacto al exhibir las colonias su impregnación masiva por sedimentos. Ante procesos de sedimentación excesiva de origen antrópico. Al respecto. Sensibilidad ambiental y vigilancia Es sensible a la polución marina.de dragas de succión incursas en procesos de extracción de áridos en los fondos litorales. a escala de objetivo gran angular y macrofotográfica. un exceso de sedimentación proveniente del “overflow ” – explicado en ficha 10.FICHA Nº 39 180 Distribución Está bien representada en el Mediterráneo occidental y llega hasta el Estrecho de Gibraltar. En la costa atlántica se ha observado en la parte norteafricana y en el sur de la Península Ibérica (costa de Cádiz). La muerte de colonias “in situ” también puede ser reconocida por el esqueleto calcáreo de los pólipos (fot. Es una buena especie indicadora de calidad de las aguas litorales. respectivamente. 183). las fotografías 181 y 182 ilustran. particularmente al incremento de carga orgánica y de turbidez.

FICHA Nº 39 181 183 182 137 .

Especie protegida como “vulnerable” por el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas.FICHA Nº 39 En gradientes de afección ambiental su distribución indica las zonas a partir de las cuales las aguas son limpias. ya sea a nivel científico. aunque los parámetros físico-químicos medioambientales preexistentes en la columna de agua no se hubieran modificado). de este modo. provenientes de actuaciones de dragado como las anteriormente referidas) o de abrasión por medios mecánicos (por ejemplo. se puede realizar una serie temporal que reflejará fielmente la evolución de las colonias en un mismo punto. Si se observa esta especie acantonada sobre superficies horizontales o de mínima pendiente (lo que frecuentemente sucede en fondos umbríos. Autor: José Carlos García-Gómez ISBN nº: 978-84-96776-11-1 138 . además protegida. Ver también recomendaciones expuestas en la ficha 6. lo que podría reforzar la hipótesis de una alteración ambiental. y también por el Convenio de Barcelona (Anexo II) y el Convenio de Berna (Anexo II). ello podría interpretarse como la consecuencia de cambios físico-químicos producidos en la columna de agua. merma significativamente su cobertura o desaparece la especie. la convierte en una especie preferencial en cualquier iniciativa de vigilancia ambiental de los fondos litorales donde viva. La desaparición de la especie podría ir acompañada de la intrusión de otras especies que no estaban instaladas anteriormente en la zona monitorizada. técnico o de voluntariado. La muerte parcial o masiva de sus pólipos deja entrever su esqueleto calcáreo y la desaparición de las colonias donde antes abundaban puede guardar relación con una perturbación de origen antrópico. garreo de anclas). Si no se observan cambios significativos en el tiempo. El seguimiento puede ser efectivo durante todo el año. Su vigilancia es sencilla. Se recomienda fotografiar siempre una superficie concreta de la formación rocosa natural elegida pues. que pueden tapizar paredes umbrías enteras del precoralígeno. especialmente por la vistosidad de las colonias. lo que conviene comunicar a las autoridades competentes. no se producirá señal de alarma. ya sea por cambios físico-químicos acontecidos en el medio. o bien porque pudiera tratarse de una especie invasora (lo que también sería una alteración. El hecho de que sea una excelente indicadora de aguas limpias y de que esté. se recomienda ejercer la vigilancia sobre tales enclaves por ser éstos más vulnerables a procesos anormales de sedimentación (por ejemplo. en torno a 20-30 metros). Si por el contrario.

pero si el amarillo es dominante en las colonias. 188). 185 y 187). 184 y 186) y también de este color pero virando al amarillo hacia el extremo de las ramas (fots. Paramuricea clavata (Risso) Filo: Cnidaria Clase: Anthozoa Orden: Gorgoniaria Familia: Paramuriceidae Género: Paramuricea Nombre común: Gorgonia roja Descripción Es una gorgonia de aspecto arborescente de hasta 1 m de altura. 184 185 139 . ESPECIES SENSIBLES 9. puede dar la impresión de que estas son completamente de tal color pero. El color puede ser rojo oscuro o violáceo uniforme (fots. siempre cerca del eje central y de la zona basal prevalece el rojo oscuro o violáceo (nunca al revés) (fot. En este último caso. Su estructura es cornea y flexible. Sus ramas se dividen de dos en dos en un solo plano por lo que tienen forma de abanico. 187).FICHA Nº 40 BIOTA LITORAL Y VIGILANCIA AMBIENTAL EN LAS ÁREAS MARINAS PROTEGIDAS 9.12. las colonias bicolores suelen expresar el contraste cromático de ambos colores (fot. si se observan con detenimiento.

190). No así las colonias de menor tamaño (fot. 188-189). es sensible al incremento de carga orgánica. incluyendo el Mar de Alborán y Estrecho de Gibraltar. Es una excelente especie indicadora de la calidad del agua marina costera. las cuales se implementan ocasionalmente en la zona litoral. en paredes verticales muy umbrías). Sensibilidad ambiental y vigilancia Es sensible a la polución marina y al aumento de la temperatura. Distribución Mediterráneo occidental. 140 .FICHA Nº 40 Hábitat y rasgos ecológicos 186 187 Suele encontrarse en fondos rocosos y moderadamente umbríos sobre paredes verticales y bloques. Particularmente.de las actuaciones de extracción de áridos. cuando están extendidos) y en la forma de las colonias (en abanico en P. Sin embargo. las colonias grandes (fots. de alrededor de 1 cm por año. Especies similares Las colonias pequeñas pueden confundirse con las de coral rojo (Corallium rubrum). más vulnerables por tener pocos pólipos y encontrarse éstos muy próximos al sustrato. clavata y arborescentes en el coral rojo). suelen soportar el envite –siempre que no sea muy prolongado.de una sedimentación excesiva derivada del “overflow” –explicado en ficha 10. Aparece en zonas con corrientes constantes de forma que el abanico colonial se orienta perpendicularmente a éstas. por lo que ha de transcurrir mucho tiempo para que pueda alcanzar el tamaño máximo anteriormente referido (1 m). Su crecimiento es lento. hasta 50 metros. Es más abundante en zonas profundas (30 m) donde su densidad aumenta formando auténticos “bosques”. también en pecios. diferenciándose en el color de los pólipos (blanquecinos en el coral rojo. Normalmente se encuentra a partir de los 15 m (excepcionalmente a menor profundidad.

FICHA Nº 40 188 189 Su vigilancia puede implementarse con gran facilidad. ver recomendaciones generales sobre cómo hacerlo en ficha 6. probablemente pueda estar relacionada con una actuación de origen antrópico. lo que deberá ponerse en conocimiento de las autoridades competentes. Aparte su sensibilidad ambiental. no sólo por el gran tamaño y color de las colonias. o la desaparición de las colonias en zonas donde antes abundaban. Para establecer un estado cero y someter la especie a un control periódico de sus efectivos. sino porque estas son perfectamente reconocibles en paredes verticales concretas donde pueden marcarse y monitorizarse de forma individualizada. su vigilancia puede efectuarse durante todo el año. con la finalidad última de comprobar en el tiempo que no desaparece de la zona habitual de buceo. La muerte parcial o masiva de sus pólipos dejando entrever el armazón córneo que los sustenta. 141 .

FICHA Nº 40 190 Autor: José Carlos García-Gómez ISBN nº: 978-84-96776-11-1 142 .

FICHA Nº 41

BIOTA LITORAL Y VIGILANCIA AMBIENTAL EN LAS ÁREAS MARINAS PROTEGIDAS
9. ESPECIES SENSIBLES
9.13. Corallium rubrum (Linnaeus)
Filo: Cnidaria Clase: Anthozoa Orden: Gorgoniaria Familia: Corallidae Género: Corallium Nombre común: coral rojo

Descripción
Esta especie colonial se caracteriza por tener un esqueleto rígido y compacto de naturaleza calcárea. Tiene forma arborescente y las ramificaciones se orientan en todas direcciones (fot. 192, varias colonias señaladas con flechas; no confundir con la de la izquierda, de gran tamaño, perteneciente a Paramuricea clavata). Aunque las colonias pueden alcanzar los 50 cm de altura, generalmente tiene entre 4 y 16 cm. El aspecto es de color rojo, no así los pólipos que son blanquecinos transparentes, anulando casi completamente el rojo de las “ramas” cuando están completamente protraídos, esto es, en estado de máxima extensión. En estas circunstancias, la colonia se presenta con un aspecto global casi blanco, algo translúcido, por la que puede pasar completamente desapercibida. Es decir, las colonias con los pólipos retraídos y extendidos tienen un aspecto muy diferente, como se aprecia en la fotografía 191 (interior de círculos). La fotografía 193 recoge la fracción de una colonia de esta especie con los pólipos retraídos (de ahí su color rojo intenso) con la gambita asociada Ballsia gasti, la cual suele pasar desapercibida por presentar también el color rojo del coral.

Hábitat
Es una especie típica de ambientes con poca luz como grietas, cuevas y paredes verticales de zonas profundas, en el coralígeno y comunidades rocosas de la plataforma. Batimétricamente, se encuentra entre 10 y 200 m, generalmente por debajo de la cota de los 40 m ya que es una especie muy escasa.

Distribución
Ampliamente extendida por el Mediterráneo, incluido el Estrecho de Gibraltar. También se encuentra en el Atlántico oriental desde Portugal hasta Senegal, así como en las Islas Canarias.

Observaciones
Es utilizada en joyería desde hace miles de años debido a su consistencia vítrea que es fácil de trabajar. Este hecho ha llevado a
143

FICHA Nº 41

191

su desaparición en aguas someras y a su escasez en zonas profundas puesto que se recolecta indirectamente mediante el uso de artes específicas, como directamente mediante buceo (el cual requiere de alta preparación y profesionalidad, por las profundidades que se alcanzan).

Sensibilidad ambiental y vigilancia de la especie
Es una especie cuya explotación está legalmente regulada, protegida por la Directiva Hábitats (Anexo V), Convenio de Barcelona (Anexo III), Convenio de Berna (Anexo III). Vive en fondos rocosos muy estructurados y bañados por aguas lim192 pias y renovadas, parece sensible a la contaminación y degradación de la 193 calidad del agua. No obstante, su principal amenaza deriva de la recolección masiva por buceadores o por medio de artes ilegales. La vigilancia de paredes de coral debe centrarse en zonas que el observador controle y en las que el coral rojo abunde, de forma que aquel no observe en el transcurso del tiempo extracciones masivas y desgarros o roturas de la fauna acompañante, producto de la acción mecánica de piquetas que son utilizadas manualmente. Para establecer un estado cero y someter la especie a un control periódico de sus efectivos, con la finalidad última de comprobar en el tiempo que no desaparece de la zona habitual de buceo, ver recomendaciones generales sobre cómo hacerlo en ficha 6. Esta es, de todas las especies incluidas en la obra, la que puede conllevar mayores dificultades y riesgos para su vigilancia, pues normalmente se encuentra a partir de 40 metros de profundidad, lo que excede de la profundidad máxima recomendada aquí (30 metros, ver ficha 1), de ahí que su encomienda la dirijamos a buceadores expertos que tienen experiencia en realizar inmersiones por debajo de esta cota.
Autor: José Carlos García-Gómez ISBN nº: 978-84-96776-11-1

144

FICHA Nº 42

BIOTA LITORAL Y VIGILANCIA AMBIENTAL EN LAS ÁREAS MARINAS PROTEGIDAS
9. ESPECIES SENSIBLES
9.14. Parazoanthus axinellae (Schmidt)
Filo: Cnidaria Clase: Anthozoa Orden: Zoantharia Familia: Parazoanthidae Género: Parazoanthus Nombre común: Anémona amarilla

Descripción
Es una anémona colonial de color amarillo y naranja (fot. 194). Cada pólipo tiene entre 28 y 32 tentáculos dispuestos en dos filas. La colonia tiene una altura de 2 a 3 cm mientras que su superficie varía pues depende de la disponibilidad de sustrato, pudiendo cubrir grandes extensiones. Los pólipos están muy próximos entre sí y a veces se disponen en líneas o en grupos.

Hábitat y rasgos ecológicos
Aparece cubriendo sustratos rocosos en ambientes umbríos tanto en paredes como en el suelo de cuevas y sobre organismos (fot. 195). Frecuentemente se encuentra asociada a esponjas del género Axinella. Aunque es raro localizarla a escasa profundidad (a 5-10 m, en enclaves muy umbríos), normalmente se encuentra a partir de 20 metros, habiéndose detectado a más de 300 metros de profundidad.

Distribución
Se distribuye en el Mediterráneo y en el Atlántico oriental desde las Islas Británicas hasta la costa africana, también en el Estrecho de Gibraltar.

Sensibilidad ambiental y vigilancia
Requiere de aguas limpias y renovadas, por lo que es una buena indicadora de este tipo de aguas. Es muy vulnerable también a la sedimentación excesiva proveniente de actuaciones de dragados (“overflow”, explicado en ficha 10), especialmente si las colonias están aposentadas sobre superficies horizontales, como refleja la secuencia de fotografías 196-199. La merma significativa de sus colonias o la desaparición íntegra de éstas en una zona concreta del litoral puede poner al descubierto la intrusión de una perturbación cuya caracterización y origen debieran determinarse.

145

FICHA Nº 42 194 195 146 .

que contenga un buen nú mero d e colonias. conviene elegir un roqued o en uno d e los lugares h abituales d e buceo. d e la p rox imid ad a una z ona muy antrop iz ad a). U na p ared vertical fá cilmente localiz able en inmersió n.FICHA Nº 42 196 Para su vigilancia ambiental. se recomiend a ejercer la vigilancia sobre este tip o d e sup erficies p or ser má s vulnerables que las verticales o d e acusad a p end iente a p rocesos anormales d e sed imentació n (p or ejemp lo. p or ejemp lo. p ued e ser suficiente p ara observar su evolució n en el tiemp o y controlar si se p rod ucen o no cambios morfoló gicos negativos en ellas o p é rd id a masiva o comp leta 197 198 199 d e su cobertura. esp ecialmente asociad a a esp onjas d el gé nero A x inella). S i es localiz ad a esta esp ecie sobre sup erficies h oriz ontales o d e mínima p end iente (lo que a veces suced e en fond os umbríos. p rovenientes d e actuaciones d e d ragad o) o d e 147 . en torno a 3 0 metros. p referentemente si ex iste algú n tip o d e amenaz a (d erivad a.

Autor: J osé C arlos G arcía-G ómez ISB N nº : 9 7 8 -8 4 -9 6 7 7 6 -1 1 -1 148 .. Para establecer un estado cero y someter la especie a un control periódico de sus efectivos. con la finalidad última de comprobar en el tiempo que no desaparece de la zona habitual de buceo. La ausencia de cambios llamativos indica que las condiciones ambientales preexistentes se mantienen o han sufrido escasas variaciones de irrelevante repercusión en la biota. garreo de anclas). ver también recomendaciones generales expuestas en ficha 6.FICHA Nº 42 abrasión por medios mecánicos (por ej.

5 cm de diámetro. junto con algas calcáreas incrustantes Neogoniolithon brassica-florida. Forma agregados compactos con algas calcáreas.FICHA Nº 43 BIOTA LITORAL Y VIGILANCIA AMBIENTAL EN LAS Á REAS MARINAS P ROTEGID AS 9. 2 0 0 ). ESPECIES SENSIBLES 9. H ábitat 200 V ive en fondos rocosos iluminados y ambientes con un movimiento del agua entre fuerte y moderado. 2 0 2 ). pudiendo vivir bajo el límite inferior de la marea hasta 3 metros de profundidad. Forman densos agregados que constituyen. 149 . 2 0 3 ). D e n d ro p o m a p e trae u m (M o n te ro s ato ) Filo: Mollusca Clase: Gastropoda O rden: Mesogastropoda Familia: V ermetidae Género: D endropoma Nombre común: No tiene D escripción La concha de este gasterópodo es más o menos irregular en forma de tubo y se enrolla en espiral. V ermetus triquertus. pero este último posee una concha de sección ligeramente triangular. antes M. antes Spongites notarisii (fo t. Puede confundirse con otro vermétido. presentándose como densas formaciones multiperforadas. E l tubo puede tener hasta 0. Se encuentra en aguas limpias. los cuales en algunos casos son considerados microarrecifes. También estos agregados pueden establecerse sobre conchas de pateliformes (lapas y formas afines) (fo t.15. lichenoides (fo t. E s intermareal y submareal. muy bien cementadas (fo t. con una cresta longitudinal dorsal y no llega a conformar agregados compactos. unos conglomerados calcáreos de diferentes formas (frecuentemente a modo de crestas o cornisas de hasta 2 0-30 cm de grosor). 2 0 1) y Mesophyllum alternans.

incluid o e l E stre ch o d e G ibra lta r. e l p iso te o d e ba ñ ista s y p e rso na s q ue fre cue nta n la s ro ca s lito ra le s y so bre to d o p o r la s m a re a s ne g ra s y la co nta m ina ción d e la ca p a sup e rficia l d e l m a r. C o m o y a a p untá ra m o s p a ra A stro id e s ca ly cula ris. té cnico o d e v o lunta ria d o . S e e ncue ntra a m e na z a d a p o r e l d e te rio ro d e la co sta . P a ra e sta ble ce r un e sta d o ce ro y so m e te r la e sp e cie a un co ntro l p e riód ico d e sus e fe ctiv o s. A uto r: J o sé C a rlo s G a rcía . p o r sí m ism a s. un h á bita t q ue p o sibilita la co nv iv e ncia d e o tra s e sp e cie s d e inv e rte bra d o s a so cia d a s. y a se a a niv e l cie ntífico .1 1 . e sté p ro te g id a . S e nsibilid a d a m bie nta l y v ig ila ncia E s una e sp e cie d e e stre ch a v a le ncia e co lóg ica . co n la fina lid a d ú ltim a d e co m p ro ba r e n e l tie m p o q ue no d e sa p a re ce d e la z o na h a bitua l d e buce o .FICHA Nº 43 201 202 Distribución M e d ite rrá ne o o ccid e nta l.1 . v e r re co m e nd a cio ne s g e ne ra le s so bre cóm o h a ce rlo e n ficha 6. a d e m á s. d o nd e p a re ce te ne r e l lím ite o e ste d e su d istribución.G óm e z IS B N nº : 9 7 8 . la co nv ie rte e n una e sp e cie p re fe re ncia l e n cua lq uie r inicia tiv a d e v ig ila ncia a m bie nta l d e lo s fo nd o s lito ra le s d o nd e v iv a .9 6 7 7 6 . L a s fo rm a cio ne s d e e sta e sp e cie so n. y ta m bié n p o r e l C o nv e nio d e B a rce lo na (A ne x o II) y e l C o nv e nio d e B e rna (A ne x o II).8 4 . E s una e sp e cie d e a lto v a lo r e co lóg ico y a q ue la s bio co nstruccio ne s q ue co nfo rm a n p ro te g e n la s ro ca s d e la e ro sión. e l h e ch o d e q ue se a una e x ce le nte ind ica d o ra d e a g ua s lim p ia s y d e q ue . se nsible a la co nta m ina ción y a la se d im e nta ción. 203 E sp e cie p ro te g id a co m o “v ulne ra ble ” p o r e l C a tá lo g o N a cio na l d e E sp e cie s A m e na z a d a s.

Pinna nob ilis Linnaeus Filo: Mollusca Clase: Bivalvia Orden: Mytiloida Familia: Pinnidae Género: Pinna Nombre común: Nacra Descripción La concha de este bivalvo es triangular. 207). 204 ) o esponjas (fot. En ningún caso. Las valvas tienen una coloración parda en la superficie externa mientras que la interna es nacarada. como gorgonias y algas (fot. Es recogida como adorno por los submarinistas y sufre la amenaza directa del garreo de anclas y de las redes arrastre que suelen faenar ilegalmente sobre los fondos donde esta especie vive. ESPECIES SENSIBLES 9. Se fija a través de unos filamentos disponiéndose en posición vertical. Puede alcanzar casi 100 cm de altura y 30 de longitud. lo que la convierte no sólo en el mayor bivalvo del Mediterráneo. un lado de la cual es muy agudo y el opuesto redondeado y frágil.FICHA Nº 44 BIOTA LITORAL Y VIGILANCIA AMBIENTAL EN LAS ÁREAS MARINAS PROTEGIDAS 9. y también por el Anexo IV de la Directiva Hábitat y Anexo II del Convenio de Barcelona. con forma de quilla. con líneas de crecimiento onduladas y puede estar cubierta por epibiontes. aunque existen algunas poblaciones aisladas en el Cantábrico. su escasa frecuencia no posibilita su utilización en programas de monitorización relacionados con la calidad ambiental del agua. habiendo sido citada también en la costa atlántica de Marruecos y en Portugal. Desde 2 a 60 m. Se ha observado que los individuos jóvenes están en zonas superficiales y los adultos en áreas más profundas. suele tener casi un tercio de la concha enterrada en el sustrato aunque en zonas donde el agua está muy batida la porción puede ser mayor. 206. Hábitat Vive en fondos de arena. amarillento-anaranjada e irisada. Distribución Es una especie endémica del Mar Mediterráneo. puede ser perfectamente vigilada por buceadores que frecuentemente realicen inmersiones en zonas donde la especie pueda 15 1 . Sensibilidad ambiental y vigilancia Especie protegida como “vulnerable” por el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas.16. 205). fango o detríticos y también entre las matas de las fanerógamas marinas (fots. deben ser suministrados a establecimientos comerciales para ser vendidas como piezas de coleccionismo o decoración. Sin embargo. La superficie está cubierta de finas costillas radiales. como sucede a menudo. sino en el mayor molusco con concha de este mar. debido a su inmovilidad y tamañ o. Aunque prefiere aguas limpias y fondos no perturbados.

com Fot. 205 204 Referencias fotog rafías 205 a 207 Fot.marenostrum. 205.org 206 207 Autor: José Carlos García-Gómez ISBN nº: 978-84-96776-11-1 152 . Si se detecta desaparición de ejemplares atribuible a causas no naturales. Este aspecto es clave para implementar un seguimiento efectivo de las pérdidas o ganancias de ejemplares que puedan detectarse en el futuro. como punto de partida (o estado cero de las observaciones) los buceadores deportivos deberían realizar un censo por unidad de superficie en las zonas que frecuentan donde la especie esté presente.FICHA Nº 44 estar presente. Al respecto y. 206. ello debería comunicarse a las autoridades competentes para que estas adopten las medidas oportunas.musee-coquillages. np-mljet. w w w . 207.hr Fot. w w w .

17. Puede alcanzar los 40 cm de altura. también en fondos rocosos expuestos a la luz. 153 . 208. ESPECIES SENSIBLES 9.211). En la superficie presenta entre 5 y 8 costillas radiales bastante marcadas con numerosas escamas tubulosas de mayor longitud en los bordes. peineta. en los primeros metros de profundidad. Pinna rudis Linnaeus Filo: Mollusca Clase: Bivalvia Orden: Mytiloida Familia: Pinnidae Género: Pinna Nombre común: Nacra de roca. nacra áspera Descripción 208 209 Este bivalvo tiene una concha triangular fina y frágil en forma de quilla. Hábitat Se asienta sobre fondos fangosos y arenosos. donde suele ubicarse entre las anfractuosidades de las rocas. Se localiza desde el límite inferior de la marea. hasta la cota aproximada de 50 metros.FICHA Nº 45 BIOTA LITORAL Y VIGILANCIA AMBIENTAL EN LAS ÁREAS MARINAS PROTEGIDAS 9. Es de color marrón-rosada y generalmente presenta incrustaciones de briozoos y algas calcáreas y otras formas de epibiosis (fots.

Estrecho de Gibraltar y costas atlánticas del sur de la Península Ibérica. Es recomendable que los buceadores que observen varios ejemplares en su zona habitual de buceo realicen un censo por unidad de superficie o por recorrido de inmersión (levantando un estado inicial o cero de las observaciones) y vigilen su evolución en el tiempo. También sufre la amenaza del garreo de anclas y de ser capturada por redes de arrastre. sólo se encuentra en este mar) las Islas Azores y las Islas Canarias. Como Pinna nobilis. Autor: José Carlos García-Gómez ISBN nº: 978-84-96776-11-1 209 154 . puede ser perfectamente vigilada por buceadores que frecuentemente realicen inmersiones en zonas donde la especie esté asentada. suscita la atención de los submarinistas que suelen capturarla por razones ornamentales o de coleccionismo. También en el Mar de Alborán. Aunque no tiene especial utilidad en programas de monitorización ambiental costera dada su escasa abundancia. con la finalidad de detectar posibles pérdidas no naturales. Sensibilidad ambiental y vigilancia Especie protegida por el Convenio de Barcelona (Anexo II) y el Convenio de Berna (Anexo II).FICHA Nº 45 209 Distribución Mediterráneo y Atlántico (es anfiatlántica. localizándose en zonas templadas de ambos lados de este océano). Prefiere aguas limpias pero es menos selectiva que Pinna nobilis. como sucede a menudo. lo que de comprobarse. En ningún caso. pero carentes de contaminación. pudiendo encontrarse en fondos no límpidos. incluyendo el Caribe (en el Atlántico oeste. deben ser suministrados a establecimientos comerciales para ser vendidas como piezas de coleccionismo o decoración. debe ponerse en conocimiento de las autoridades competentes para que estas adopten las medidas a que hubiere lugar.

siendo relativamente frecuente entre 20 y 40 metros. Es fácilmente reconocible en inmersión (fot. ESPECIES SENSIBLES 9. que la hace inconfundible. 214). H alocy nthia papillosa (Linnaeus) Filo: Chordata Subfilo: Urochordata (Tunicata) Clase: Ascidiacea Orden: Pleurogona Familia: Pyuridae Género: Halocynthia Nombre común: ascidia roja. Distribución Común en todo el Mediterráneo desde Israel hasta el Estrecho de Gibraltar.18. en praderas de Posidonia y en ambientes detríticos costeros. Hábitat Es una especie sublitoral que suele encontrarse fijada sobre sustrato rocoso de zonas poco iluminadas como paredes verticales. aunque a veces el color puede ser amarillento-hueso (fot. con la finalidad de vigilar que no se pro155 . 212). grietas. 212. patata de mar o ascidia del Mediterráneo Descripción Es una ascidia solitaria y su cuerpo tiene forma de botella de entre 12 y 20 cm de longitud. También está presente en Portugal y Canarias. Sus efectivos tienden a disminuir drásticamente cuando aumenta el grado de estrés ambiental (especie regresiva). 213). por lo que es muy buena indicadora de aguas limpias y renovadas. Es habitualmente de color rojo intenso y su consistencia coriácea (fots. Es singularmente sensible a la contaminación por materia orgánica y a la turbidez continuada. por lo que puede ser utilizada para el control de la evolución biológica de enclaves apropiados. Sensibilidad ambiental y vigilancia Especie muy sensible a perturbaciones ambientales.FICHA Nº 46 BIOTA LITORAL Y VIGILANCIA AMBIENTAL EN LAS ÁREAS MARINAS PROTEGIDAS 9. A escasa profundidad (menos de 10 metros) es excepcionalmente rara. en fondos coralígenos y precoralígenos. en el Atlántico oriental. Su superficie tiene un aspecto aterciopelado. También se puede localizar en comunidades de algas. es decir. cuevas y extraplomos.

plasmar la evolución de la biota y detectar cambios signi215 213 214 ficativos en la misma si ellos se produjeren. y ponerlo en conocimiento de las autoridades competentes. en cuyo caso conviene validar las observaciones. resulta clave para.FICHA Nº 46 212 duzcan pérdidas o desapariciones anormales que pudieran estar vinculadas a un progresivo deterioro del medio marino litoral. y. Es excepcional que contenga epibiontes por lo que. sobre las cuales esté bien representada la especie y no sea accidental. además. tal circunstancia podría estar relacionada con un proceso de perturbación (fot. ver recomendaciones generales sobre cómo hacerlo en ficha 6. Para establecer un estado cero y someter la especie a un control periódico de sus efectivos. Autor: José Carlos García-Gómez ISBN nº: 978-84-96776-11-1 156 . con ayuda de fotografía submarina si ello es posible. La adecuada elección de superficies rocosas fácilmente localizables en inmersión donde esta se practique habitualmente. 215). ello se advierte en diversos ejemplares. cuando los posee. deducir una situación de impacto y deterioro ambiental. con la finalidad última de comprobar en el tiempo que no desaparece de la zona habitual de buceo.

Distribución Atlántico oriental. pues en la ascidia aparece una alta densidad de puntitos más claros que no aparecen en las esponjas recubrientes de similar color. Polysyncraton lacaz ei (G iard) Filo: Chordata Subfilo: Urochordata (Tunicata) Clase: Ascidiacea Orden: Enterogona Familia: Didemnidae Género: Polysyncraton Nombre común: no tiene Descripción Es una ascidia colonial. También en el Atlántico occidental y el indopacífico.19. 157 . donde sólo se aprecian los agujeros exhalantes (ósculos).FICHA Nº 47 BIOTA LITORAL Y VIGILANCIA AMBIENTAL EN LAS ÁREAS MARINAS PROTEGIDAS 9. Mar de Alborán y Estrecho de Gibraltar. casi siempre de color rojo-anaranjado. entrada de cuevas o bajo piedras. Mediterráneo oriental y occidental. Puede aparecer asociada a comunidades de algas de zonas iluminadas y oscuras. Desde el límite inferior de la marea 30-40 m de profundidad. Suele tapizar amplias superficies de rocas. 216-218). También en enclaves semiexpuestos. Se ha observado en praderas de Posidonia y de Caulerpa prolifera. por donde sale el agua. Forma colonias laminares o ligeramente masivas y lobuladas. ESPECIES SENSIBLES 9. fondos coralígenos y detríticos costeros. 216 Hábitat Se encuentra en zonas protegidas como paredes verticales. desde Escandinavia a Sudáfrica. Se diferencia de éstas al observarse las colonias de cerca. de tamaño variable. con lo que puede fácilmente confundírsele con especies rojas o anaranjadas de esponjas (fots. extraplomos.

A u to r: J o sé C arlo s G arcía. bio ló gicamente rico s y bien estru ctu rado s. D e ah í q u e su to tal desap arició n de enclaves do nde antes abu ndaba indiq u e q u e algo imp o rtante p u ede estar su cediendo . ver reco mendacio nes generales so bre có mo h acerlo en ficha 6.FICHA Nº 47 2 17 2 18 Sensibilidad ambiental y vigilancia E s u na esp ecie sensible.8 4 .1 1 . p u ede to lerar cierto s grado s de p ertu rbació n si bien en esto s caso s su p resencia deviene ex cep cio nal.1 . D ebido a su co lo ració n y a q u e su s co lo nias p u eden o cu p ar u na imp o rtante su p erficie del su strato . típ ica de fo ndo s bien co nservado s.G ó mez ISB N nº : 9 7 8 .9 6 7 7 6 . esta p u ede co ntribu ir a la vigilancia de z o nas h abitu ales de bu ceo do nde su p resencia es co nstante. lo q u e co nviene validarse co n o bservacio nes p aralelas similares centradas en o tras esp ecies indicado ras sensibles. P ara establecer u n estado cero y so meter la esp ecie a u n co ntro l p erió dico de su s efectivo s. co n la finalidad ú ltima de co mp ro bar en el tiemp o q u e no desap arece de la z o na h abitu al de bu ceo . u na vez el bu ceado r se familiarice co n la esp ecie. A u nq u e req u iere fu ndamentalmente de agu as limp ias y reno vadas.

cuyo diámetro es de 1 a 3 cm. 159 . Su consistencia es carnoso-gelatinosa y su color naranja. fijada sobre superficies rocosas preferentemente verticales donde la iluminación es atenuada. 219 y 220).20. ESPECIES SENSIBLES 9. en forma de globo. De estos ensanchamientos distales. 219 220 Hábitat Se encuentra en la zona infralitoral. No tiene incrustaciones de arena. A plidium punctum (Girad) Filo: Chordata Subfilo: Urochordata (Tunicata) Clase: Ascidiacea Orden: Enterogona Familia: Polyclinidae Género: Aplidium Nombre común: no tiene Descripción Esta ascidia se caracteriza porque las colonias están constituidas por estructuras pedunculares “mazudas” en su extremo apical (fots.FICHA Nº 48 BIOTA LITORAL Y VIGILANCIA AMBIENTAL EN LAS ÁREAS MARINAS PROTEGIDAS 9. Además tiene preferencia por lugares de moderado a intenso hidrodinamismo. parten largos pedúnculos que acaban en una base común.

Por su vistosidad y fácil reconocimiento en inmersión. Para establecer un estado cero y someter la especie a un control periódico de sus efectivos. 221 Señales morfológicas de estrés agudo Distribución Se encuentra en el Estrecho de Gibraltar y mar de Alborán. muy buena indicadora de aguas limpias y renovadas. con presencia significativa de la especie. tras un periodo de permanencia al agente perturbador relativamente corto (fot. Es especialmente sensible a la carga orgánica. tendiendo a desaparecer con éstas. Sensibilidad ambiental y vigilancia Especie sensible a perturbaciones ambientales. puede ser suficiente para advertir cambios en el sistema si se constata su desaparición. Es. es recomendable utilizarla como indicadora en programas de vigilancia ambiental de los fondos litorales. normalmente se encuentra entre 10 y 30 metros. La elección de un enclave rocoso fácilmente identificable en las inmersiones habituales. Se reproduce en los meses de marzo. ver recomendaciones generales sobre cómo hacerlo en ficha 6. En el Atlántico oriental se ha observado desde las Islas Británicas hasta Portugal. con la finalidad última de comprobar en el tiempo que no desaparece de la zona habitual de buceo. Cuando esta última es de origen antrópico y se produce en áreas próximas a un dragado que experimenta “overflow” (explicado en ficha 10).FICHA Nº 48 Aunque ocasionalmente se encuentra en aguas someras. a la turbidez extrema y a la sedimentación alta. lo que de suceder debería ponerse en conocimiento de las autoridades correspondientes una vez se efectuaran las comprobaciones oportunas. Autor: José Carlos García-Gómez ISBN nº: 978-84-96776-11-1 160 . por tanto. abril y mayo. 221: se observa el mal aspecto de la colonia tras algunos días de exposición a la columna de turbidez sedimentaria). la sedimentación fina proveniente de éste las embadurna y acaban pereciendo.

Presenta un color que varía desde blanquecino hasta amarillo anaranjado. Su consistencia es carnoso-cartilaginosa y no suele tener arena adherida. en algunas zonas el color es naranja intenso. de configuración masiva y forma generalmente de pera o de disco. en ambientes umbríos. fondos coralígenos y detríticos costeros. 223). También se integra en comunidades de algas de ambientes umbríos. siendo muy sensible al deterioro de la calidad del agua y a perturbaciones ambientales significativas. Su tamaño oscila normalmente entre 5 y 10 cm de diámetro aunque se pueden observar colonias de hasta 25 o más centímetros de diámetro mayor. Distribución geográfica Se extiende desde el Cabo de Trafalgar en el Estrecho de Gibraltar hasta Italia y Túnez. Sensibilidad ambiental y vigilancia Especie excelente indicadora de aguas limpias y renovadas. Aplidium conicum (O liv i) Filo: Chordata Subfilo: Urochordata (Tunicata) Clase: Ascidiacea Orden: Enterogona Familia: Polyclinidae Género: Aplidium Nombre común: no tiene Descripción Ascidia colonial. sobre roquedos naturales pero fundamentalmente en paredes verticales y extraplomos (fots. hasta 40 metros.FICHA Nº 49 BIOTA LITORAL Y VIGILANCIA AMBIENTAL EN LAS ÁREAS MARINAS PROTEGIDAS 9. Hábitat Suele encontrarse asociada a comunidades de algas de zonas iluminadas en aguas batidas o semibatidas. Puede localizarse a escasos metros de profundidad. a la sedimentación alta y a la turbidez elevada. Es especialmente sensible a la carga orgánica. Se ha observado en praderas de Posidonia y fondos de Caulerpa prolifera. Baleares y Ceuta. 224). ESPECIES SENSIBLES 9. 222. incluyendo las costas mediterráneas españolas. Las fotografías 225 y 226 muestran su extrema sensibilidad a la sedimentación excesiva proveniente de actividades huma- 161 . o bien irregular (fot.21.

P or su tam añ o y v istosid ad es id ó nea p ara u tiliz arla c om o ind ic ad ora en p rog ram as d e v ig ilanc ia am b iental d e los fond os litorales. La elec c ió n d e u na p ared v ertic al fá c ilm ente id entific ab le en las inm ersiones h ab itu ales. P ara estab lec er u n estad o c ero y som eter la esp ec ie a u n c ontrol p erió d ic o d e su s efec tiv os. 2 2 7 ). lo q u e d e oc u rrir d eb ería p onerse en c onoc im iento d e las au torid ad es c orresp ond ientes u na v ez se efec tu aran las c om p rob ac iones op ortu nas. p or el c olor p á lid o q u e m anifiesta (c om p arar c on fot. v er rec om end ac iones g enerales sob re c ó m o h ac erlo en fic h a 6 . La fotografía 2 2 7 ilu stra u na c olonia c asi c om p letam ente im p reg nad a d e sed im entos finos. La 2 2 8 es la m ism a c olonia y su entorno inm ed iato q u e h a sid o lim p iad a m anu alm ente. c on p resenc ia sig nific ativ a d e la esp ec ie (al m enos 5 a 1 0 c olonias). la situ ac ió n “p re m ortem ” d e la c olonia. 224 162 .FICHA Nº 49 222 223 nas en el litoral. c on la finalid ad ú ltim a d e c om p rob ar en el tiem p o q u e no d esap arec e d e la z ona h ab itu al d e b u c eo. S e ad v ierte. p u ed e ser su fic iente p ara ad v ertir c am b ios en el sistem a si se c onstata su d esap aric ió n.

FICHA Nº 49 225 226 163 .

FICHA Nº 49 227 228 Autor: José Carlos García-Gómez ISB N nº : 9 7 8 -8 4 -9 6 7 7 6 -11-1 164 .

fondos detríticos (ex cepcionalmente se ha identificado en arenas fangosas). Batimétricamente. Sensibilidad ambiental y vigilancia E specie sensible a perturbaciones ambientales. que corresponden a los zooides (fots . no perceptible o sólo ocasionalmente en inmersión. con puntuaciones pardo oscuras. que tienen hasta 10 cm de diámetro y 5 cm de altura (fot. esto es. asociada a comunidades algales en zonas sujetas a corrientes o de hidrodinamismo moderado. Generalmente se establece en fondos umbríos o medianamente umbríos. algo traslúcida. como es el ex terior de los puertos. D istribución M editerráneo. 231 ). 165 . Se ha observado en paredes de hormigón donde el hidrodinamismo es elevado. de consistencia gelatinosa-cartilaginosa y superficie lisa. dentro de círculos). tienen un pedúnculo muy corto. 229. se localiza entre 2 y 40 metros. a la turbidez ex trema y a la sedimentación alta.FICHA Nº 50 BIOTA LITORAL Y VIGILANCIA AMBIENTAL EN LAS Á REAS MARINAS P ROTEGID AS 9. que sus poblaciones disminuyen cuando aumenta el grado de estrés ambiental. por tanto. H ábitat Suele encontrarse en paredes verticales y ex traplomadas. ESPECIES SENSIBLES 9.22. 230 . Las colonias. Poly citor ad riaticu m (V on D ras che ) Filo: Chordata Subfilo: U rochordata (Tunicata) Clase: Ascidiacea O rden: E nterogona Familia: Polycitoridae Género: Polycitor Nombre común: no tiene D escripción E sta especie constituye colonias masivas de forma variable. regresiva. en forma de ocho. La coloración es blanquecina. M ar de Alborán y E strecho de Gibraltar. y. También en praderas de Posidonia. si bien entre 10 y 3 0 metros su frecuencia parece mayor. E s singularmente sensible a la carga orgánica.

lo que de acontecer debería ponerse en conocimiento de las autoridades correspondientes una vez se efectuaran las comprobaciones oportunas. con presencia notable de la especie. Autor: José Carlos García-Gómez ISBN nº: 978-84-96776-11-1 166 .FICHA Nº 50 229 231 230 por lo que es muy buena indicadora de aguas limpias y renovadas. Aunque no es vistosa por su color blanquecino. es fácilmente reconocible en inmersión y debe tenerse en cuenta en programas de vigilancia ambiental de los fondos litorales y como referencia para los buceadores deportivos que pretendan contribuir a dicha vigilancia y a la protección y conservación del ecosistema litoral. ver recomendaciones generales sobre cómo hacerlo en ficha 6. Para establecer un estado cero y someter la especie a un control periódico de sus efectivos. La elección de un enclave rocoso fácilmente localizable en las inmersiones habituales. con la finalidad última de comprobar en el tiempo que no desaparece de la zona habitual de buceo. puede ser suficiente para descubrir cambios en el sistema si se advierte una merma en sus efectivos monitorizados o su desaparición total de la zona.

232). es recomendable utilizarla como indicadora en programas de vigilancia ambiental de los fondos litorales siempre que su presencia en la zona vigilada sea común o abundante. de forma globosa y entre 6 y 7 cm de diámetro. sensible a perturbaciones ambientales. Hábitat Presente en fondos rocosos de zonas preferentemente umbrías con moderado hidrodinamismo. así como en fondos detríticos costeros y enfangados. Las colonias son masivas. la cual está ausente en el resto de la superficie de las mismas. Puede ser epibionte de gorgonias (Eunicella). La elección de un enclave adecuado (rocoso. Son blanquecinas y generalmente exhiben numerosos círculos de color blanco intenso. que se adhiere al sustrato directamente. en rizomas da algas laminariales. ESPECIES SENSIBLES 9. Distribución Mediterráneo y Estrecho de Gibraltar. sobre paredes verticales y extraplomos en el coralígeno. 167 . algueros de Caulerpa. Desde 4 m de profundidad hasta la zona batial. los cuales bordean los sifones de los zooides (fot.23. También se ha citado en praderas de Posidonia. Polycitor crystallinum (R enier) Filo: Chordata Subfilo: Urochordata (Tunicata) Clase: Ascidiacea Orden: Enterogona Familia: Polycitoridae Género: Polycitor Nombre común: no tiene Descripción Es una ascidia colonial. Sensibilidad ambiental y vigilancia Especie indicadora de aguas limpias y renovadas. Por su vistosidad y fácil reconocimiento en inmersión.FICHA Nº 51 BIOTA LITORAL Y VIGILANCIA AMBIENTAL EN LAS ÁREAS MARINAS PROTEGIDAS 9. sin existir un pedúnculo intermediario. Atlántico Oriental (costas africanas de Senegal y Gambia). de superficie lisa. Tiende a la reducción de efectivos o a desaparecer cuando aumenta el estrés ambiental derivado de algún tipo de afección antrópica significativa. En la base de las colonias puede haber arena (zona de unión al sustrato). En las colonias más desarrolladas el color blanquecino adquiere mayor intensidad y otras pueden ser incluso amarillo-anaranjado. Su consistencia es carnosa y gelatinosa.

puede ser suficiente para advertir cambios en el sistema si se constata su desaparición.) donde puedan fijarse marcas o puntos de referencia para el examen periódico de las mismas superficies y colonias. Autor: José Carlos García-Gómez ISBN nº: 978-84-96776-11-1 168 . etc. Para establecer un estado cero y comprobar en el tiempo que la especie no merma o desaparece de la zona habitual de buceo. lo que de suceder debería ponerse en conocimiento de las autoridades correspondientes una vez se efectuaran las comprobaciones oportunas.FICHA Nº 51 232 praderas de fanerógamas. zona de laminarias. ver recomendaciones generales sobre cómo hacerlo en ficha 6.

a veces casi negro (de ahí el nombre específico obscurum) (fots. sin tener habitualmente incrustaciones de arena (este tipo morfológico se adscribía anteriormente a la especie Pseudodistoma crucigaster. 234. 169 . 237. 233). 238). La profundidad a la que se encuentra normalmente es de 5 a 35 metros. 233.FICHA Nº 52 BIOTA LITORAL Y VIGILANCIA AMBIENTAL EN LAS ÁREAS MARINAS PROTEGIDAS 9. piramidales y cónicas de gran tamaño. carnosas. su color es grisáceo. son también carnosas. y también vinculada a zonas escasamente iluminadas de aguas calmadas y en el coralígeno. Se ha observado en praderas de Posidonia y en sustratos detríticos costeros. Por otra parte. También existen morfotipos de tonos amarillentos más apagados (fot. ESPECIES SENSIBLES 9. Ocasionalmente pueden contemplarse 233 ambas variedades casi juntas (fot. 236) o intensamente oscurecidos (fots. 239). Por un lado forma colonias globosas. existen colonias de morfología similar a la anterior (aunque a veces son aplanadas o discoidales). pero más consistentes que el morfotipo anterior y presenta incrustaciones de arena. 235). considerada actualmente sinónima de P. obscurum). que pueden medir más de 50 cm de altura.24. Hábitat La especie se encuentra asociada a comunidades de algas de ambientes luminosos. Pseudodistoma ob scurum Pé rè s Filo: Chordata Subfilo: Urochordata (Tunicata) Clase: Ascidiacea Orden: Enterogona Familia: Polyclinidae Género: Pseudistoma Nombre común: no tiene Descripción Es una ascidia colonial que presenta dos aspectos diferentes. cuyo tamaño no suele exceder de 5 cm de altura y 10 cm de diámetro mayor. de color amarillo intenso o pálido (fots. en zonas de moderado-alto hidrodinamismo.

Es especialmente sensible a la carga orgánica. Sensibilidad ambiental y vigilancia Es una especie sensible a perturbaciones ambientales de origen humano. R equiere para vivir de aguas limpias y moderado o alto hidrodinamismo. a la turbidez extrema y a la sedimentación alta. Mar de Alborán y Estrecho de Gibraltar. siendo por tanto una buena indicadora de este tipo de condiciones medioambientales.FICHA Nº 52 234 235 236 Distribución Mediterráneo occidental. 170 .

FICHA Nº 52

237

238

Fácilmente identificable en inmersión (amarilla u obscura, con forma generalmente masiva de simetría irregular), su presencia abundante en fondos litorales testimonia una situación de calidad ambiental de las aguas que debe cuestionarse cuando la especie desaparece a sus efectivos poblacionales menguan o se advierten en clara regresión. Es recomendable, pues, utilizarla como indicadora en programas de vigilancia ambiental de los fondos litorales o para el voluntariado que quiera contribuir durante sus inmersiones de ocio a la conservación del ecosistema litoral. La elección de un enclave rocoso fácilmente identificable en las inmersiones habituales, con presencia significativa de la especie, puede permitir (con la ayuda de la fotografía, si ello es posible), denotar cambios en el sistema en el caso de que se advirtiera su desaparición, lo que de suceder debería ponerse en conocimiento de las autoridades correspondientes una vez se efectuaran las pertinentes comprobaciones. Para establecer un estado cero y someter la especie a un control periódico de sus efectivos, con la finalidad última de comprobar en el tiempo que no desaparece de la zona habitual de buceo, ver recomendaciones generales sobre cómo hacerlo en ficha 6.

171

FICHA Nº 52

239

Autor: José Carlos García-Gómez ISBN nº: 978-84-96776-11-1

172

FICHA Nº 53

BIOTA LITORAL Y VIGILANCIA AMBIENTAL EN LAS ÁREAS MARINAS PROTEGIDAS
9. ESPECIES SENSIBLES
9.25. Stolonica socialis H artmeyer
Filo: Chordata Subfilo: Urochordata (Tunicata) Clase: Ascidiacea Orden: Pleurogona Familia: Styelidae Género: Stolonica Nombre común: no tiene

Descripción
Ascidia colonial, cuyas colonias la constituyen zooides de unos 25 mm de altura, de forma oblonga o de barrilete, los cuales se disponen muy agrupados permaneciendo unidos por su base. La superficie corporal es delgada y de color anaranjada (fots. 240, 242, 243).
240

Hábitat
V ive en fondos rocosos, fija sobre superficies verticales y extraplomos en zonas donde el hidrodinamismo es de moderado a intenso y existe poca sedimentación. También puede aparecer vinculada a sustratos arenosos o biodetríticos cercanos al roquedo, donde puede observarse fijada a concrecionamientos biogénicos. A veces se encuentra como epibionte de otros organismos sésiles, sobre todo de gorgonias (fot. 240). Desde 10 a 40 metros de profundidad, con mayor frecuencia entre 20 y 30 metros.

173

Sensibilidad ambiental y vigilancia Especie sensible.FICHA Nº 53 241 242 Distribución En el Atlántico oriental desde las Islas Británicas hasta Marruecos incluido el Estrecho de Gibraltar. Por estas razones. típica de aguas limpias y renovadas. No tolera ciertos niveles de carga orgánica ni elevada tasa de sedimentación. no se encuentra en fondos perturbados sometidos al influjo directo o indirecto de los emisarios de aguas 174 .

FICHA Nº 53 243 244 245 246 175 .

También ha mostrado su vulnerabilidad ante una sedimentación excesiva derivada de la decantación de áridos finos provenientes de dragados litorales (“overflow ”. explicado en ficha 10). también se ven seriamente afectadas las colonias fijadas sobre superficies verticales (fot. Su llamativa coloración. 241). con la finalidad última de comprobar en el tiempo que no desaparece de la zona habitual de buceo. Autor: José Carlos García-Gómez ISBN nº: 978-84-96776-11-1 176 . ver recomendaciones generales sobre cómo hacerlo en ficha 6. y su aspecto inconfundible (una vez el observador se familiarice con la especie) la postulan como idónea para desempeñar funciones de vigilancia submarina de nuestro entorno sublitoral. Para establecer un estado cero y someter la especie a un control periódico de sus efectivos.246).FICHA Nº 53 residuales. sobre todo si las colonias están aposentadas sobre superficies horizontales (ver secuencia de progresivo aterramiento en las fotografías 243. el tamaño de sus colonias. Cuando este tipo de impactos es alto.

donde es muy abundante.FICHA Nº 54 BIOTA LITORAL Y VIGILANCIA AMBIENTAL EN LAS ÁREAS MARINAS PROTEGIDAS 9. Se encuentra en fondos rocosos. especialmente junto a paredes verticales (fot. las aletas pectorales son grandes. alto y comprimido lateralmente y alcanza una longitud de 25 cm aunque suele ser más pequeño. La cabeza es alta y el rostro corto. Hábitat Suele vivir en grupos pocos densos y se reproduce en primavera. Generalmente se encuentran a partir de 15 metros de profundidad. 252). moluscos y alevines de peces. y numerosos dientes pequeños. Los bordes de las aletas son violetas.26. 248). En los flancos y sobre el morro exhibe tres bandas amarillas longitudinales. anchas y redondas. oblicua y protráctil. La mandíbula inferior es más prominente que la superior y los ojos son grandes. 247. 251). 250) y en las entradas de agujeros y grietas (fots. 249. ESPECIES SENSIBLES 9. Distribución Mediterráneo y Atlántico. Su aleta dorsal ocupa prácticamente todo el dorso. con el vientre más claro. El color del cuerpo es rojo. pero también se observan densos cardúmenes de esta especie sobre bloques rocosos y enclaves rocosos horizontales (próximos a promontorios rocosos) (fot. Es una especie muy voraz que se alimenta de crustáceos. con boca amplia. las aletas ventrales son muy largas y la aleta caudal frecuentemente escotada (fots. pero también se puede localizar a menor profundidad en zonas rocosas umbrías (fot. A nthias anthias (Linnaeus) Filo: Chordata Subfilo: Vertebrata (Craniata) Clase: Actinopterigii Orden: Perciformes Familia: Serranidae Género: Anthias Nombre común: Tres colas Descripción El cuerpo de esta especie es ovoidal. incluido el Mar de Alborán y Estrecho de Gibraltar. 247). 177 .

FICHA Nº 54 247 248 178 .

pues el llamativo color. Por tanto. permitiendo un acercamiento al submarinista que se siente gratamente acompañado en los fondos rocosos donde esta especie vive. tiene en el control visual de sus efectivos un gran aliado. impolutas y renovadas. movilidad 179 . la vigilancia ambiental de los fondos litorales donde este bello animal exista. entre 20 y 40 metros. Hace las delicias de los buceadores. sino por vivir muy próximas a las superficies rocosas. Por esta razón. en las zonas habituales de buceo.FICHA Nº 54 249 250 Sensibilidad ambiental y vigilancia Es una especie sensible que requiere de aguas limpias. estos acompañantes permanentes se echarán en falta si aparece un factor de perturbación grave que provoque su huída y desaparición de las zonas donde siempre estaban presentes. no sólo por su abundancia y color.

donde el buceador observe la presencia continua de la especie en densas formaciones.FICHA Nº 54 y densidad de sus cardúmenes. debe elegirse una zona de fácil localización. al tener capacidad de huída activa ante un hipotético empeoramiento de las condiciones ambientales de su hábitat. 252 251 Autor: José Carlos García-Gómez ISBN nº: 978-84-96776-11-1 180 . puede ser de los primeros indicadores en advertir con su desaparición una perturbación ambiental en su fase inicial. Como recomendación. con lo que tal vez los indicadores bentónicos fijos al sustrato no pueden ofrecer tan rápida respuesta (entre otras razones porque son prisioneros de su sustrato y no pueden huir). Aunque no hemos podido confirmarlo. Sería una señal de alarma que puede destapar la existencia de un evento de perturbación que convendría validar con la respuesta al mismo de otros indicadores sensibles incluidos en esta obra. permitirá que no pase desapercibida su ausencia si estos desaparecen. en la zona de buceo habitual. es razonable pensar que. si bien esta especie es de hábitos sedentarios.

La boca es grande y la mandíbula inferior prominente. Hábitat Es un animal migratorio y puede aparecer solo o formando grupos. ESPECIES SENSIBLES 9. durante el día sólo puede ser observada por los buceadores si éstos introducen la cabeza en grietas u oquedades. exige para vivir ambientes estrictamente umbríos). 255). La primera aleta dorsal es triangular y la segunda es más alta y amplia que la primera. Los ojos son grandes y tanto la parte dorsal como la ventral de la cabeza es marrón. Por ello. Sensibilidad ambiental y vigilancia Aunque ha sido ocasionalmente citada en sustratos fangosos. Vive normalmente en sustratos rocosos. Se encuentra desde los fondos más someros.27. Ap ogon imberbis Lacep ède Filo: Chordata Subfilo: Vertebrata (Craniata) Clase: Actinopterigii Orden: Perciformes Familia: Apogonidae Género: Apogon Nombre común: salmonete real o pez cardenal Descripción Es una especie con el cuerpo oval y corto. la cual presenta pequeños y finos dientes. Las aletas pectorales son redondeadas y largas que alcanzan al menos el comienzo de la aleta anal. es una especie típica de enclaves rocosos muy umbríos y “techa181 . Es una especie muy esciáfila (esto es. donde se dejan entrever al fondo de las mismas. macho con huevos expulsados por estrés causado en cautividad). 253. Se reproduce en primavera y verano. Distribución Mediterráneo y Atlántico próximo. incluido el Estrecho de Gibraltar. incluso a 1-2 metros de profundidad en zonas muy umbrías. hasta 200 m. en grietas o cuevas (fots. A lo largo de la base de la aleta caudal presenta 2 o 3 puntos negros que a veces pueden estar unidos. La fecundación es interna y una vez que la hembra expulsa los huevos el macho los introduce en su boca y los incuba en el interior (fot.FICHA Nº 55 BIOTA LITORAL Y VIGILANCIA AMBIENTAL EN LAS ÁREAS MARINAS PROTEGIDAS 9. 254.253255). de color rojo vivo con las aletas rosadas y con una longitud de hasta 15 cm (fots.

cuya presencia en la zona ya debíamos tener registrada. así como su localización. impolutas y renovadas. que prefiere aguas limpias. debemos intentar validar su trascendencia y gravedad con la observación de la posible respuesta de otras especies indicadoras contempladas en esta guía. Con ello. en su zona de buceo habitual. y.FICHA Nº 55 dos”. el observador debe controlar. fácilmente localizables durante los itinerarios de inmersión. vigilando su presencia durante los mismos meses en el futuro. podrá advertir si la especie permanece o no en el tiempo. los meses del año donde está siempre presente (grupos de al menos algunos individuos) en cuevas o grietas específicas. sensible a perturbaciones del medio. Autor: José Carlos García-Gómez ISBN nº: 978-84-96776-11-1 182 . Si desaparece y ello sucede en todas las grietas sometidas a vigilancia ambiental. Pese a no dejarse ver fuera de sus refugios oscuros en las inmersiones diurnas. aunque no sepamos 253 254 255 de qué se trata. será señal de que algo ha cambiado en el sistema.

desde Portugal hasta el Congo. con la cabeza rojiza. Las aletas pectorales son largas y oblicuas y las ventrales cortas. 183 . Las hembras tienen una longitud de hasta 15 cm. También se ha observado en la interfase rocas-arena y arena-fanerógamas. Además. Existen diferentes variedades de color que en su tiempo fueron consideradas como especies diferentes. cascajos y detritos. adornada de dibujos arabescos azulados y de labios blancos. arenas fangosas y gruesas. frecuentando cuevas. así como en el interior de esponjas y de tubos vacíos de gusanos poliquetos. Atlántico orientaL. en la zona de las aletas pectorales. son de color verde claro con 5 o 6 bandas azules transversales y en la cabeza exhiben unos dibujos arabescos azulados. Los machos alcanzan los 25 cm de longitud y son de color verde con finas líneas transversales rosadas. bloques de rocas y piedras recubiertas de algas.28. alargado y comprimido lateralmente. T halassoma pav o (Linnaeus) Filo: Chordata Subfilo: Vertebrata (Craniata) Clase: Actinopterigii Orden: Perciformes Familia: Labridae Género: Thalassoma Nombre común: Fredi o pez verde Descripción Este pez se caracteriza por presentar un cuerpo fusiforme. Presentan una franja azul en los flancos. Pese a tales diferencias de color. el extremo posterior es agudo. presentan una mancha negra en el dorso y bandas longitudinales en las aletas impares. los dientes son cónicos y se disponen en una sola fila en cada mandíbula. Hábitat Es un animal gregario y muy activo que vive en fondos rocosos y praderas de fanerógamas (fot. aberturas. Distribución Mediterráneo. en las aletas dorsal y anal posee bandas longitudinales de varios colores. La cabeza es mediana y convexa con los labios no muy gruesos y con repliegues. Se encuentra entre 1 y 50 metros de profundidad. En los flancos existen bandas transversales de color variable. ESPECIES SENSIBLES 9. de ahí que no deba producirse error en la identificación durante las inmersiones. el aspecto de esta especie es inconfundible con la del resto de lábridos. interior de círculos). paredes verticales. Las aletas dorsal y anal son largas aunque la primera más que la segunda. Los ojos son pequeños. 256.FICHA Nº 56 BIOTA LITORAL Y VIGILANCIA AMBIENTAL EN LAS ÁREAS MARINAS PROTEGIDAS 9. incluido el Estrecho de Gibraltar.

tambié n es u n lábrido sensible al deterioro de la c alidad ambiental del medio en q u e v iv e. esta espec ie es de c omú n presenc ia en fondos someros.9 6 7 7 6 . la desaparic ió n de lábridos de fondos someros donde antes ex istían. esta espec ie resu lta fác ilmente loc aliz able. espec ialmente a esc asa profu ndidad (interv alo 0 . en las z onas de bu c eo h abitu al. D e ah í q u e. se aprox ima sin reparo al bu c eador c ientífic o c u ando este lev anta c u idadosamente u na piedra para observ ar su s rec u brimientos infralapidíc olas o ex trae selec tiv amente mu estras del su strato.G ó mez IS B N nº : 9 7 8 . pu ede ayu dar al observ ador a detec tar proc esos de reg resió n en z onas de ag u as someras donde la espec ie era h abitu al y lleg ó a desaparec er. impolu tas y renov adas. P or ello.FICHA Nº 56 Sensibilidad ambiental y vigilancia 256 Como la mayor parte de los lábridos mediterráneos. es u na espec ie sensible q u e req u iere de ag u as limpias. por lo q u e su c ontrol. loc aliz ada a mayor profu ndidad y de A pog on imberbis (difíc il de enc ontrar en mu c h as z onas). A u nq u e es mu y h u idiz a.1 184 . ex presa u na llamativ a c arenc ia q u e h a de relac ionarse c on u n deterioro de su medio de v ida c u ya c au sa debiera inv estig arse y c orreg irse.1 5 metros) y si los fondos no están pertu rbados sig nific ativ amente. c omo se h a ex plic ado para otras espec ies de pec es en esta obra.8 4 . Como norma g eneral. A diferenc ia de A nth ias anth ias. A u tor: J osé Carlos G arc ía. ju nto al de otros representantes de la familia tambié n mu y sensibles.1 1 . D e h ec h o la otra espec ie c aptada en la fotografía 256. su au senc ia de z onas donde anteriormente abu ndaba debe ser interpretada c omo u na señ al de alarma. Coris ju lis (sin c írc u los).

BIBLIOGRAFÍA .

.C. 34 ( 0 : 7 in 1 ) 80 93 -7 . o.h ipod community as a bioindicator in Alg eciras Bay ( South ern Iberian Peninsula) based on a spatio-temporal distribution.T onomic sufficiency: an ov 0 3 ax erv iew of its use in th monitoringof sublittoral benth communities after oil spills.. 1 ( ) 2 in c 7 4: 11-3 7 0 . S.C. 1 35 : 10 9-12 . 2 Carballo. J. 2 0 . oc y . J. E.. J.E.. Gómez Gesteira.. J. Conradi. 2 0 . M arin P e ollu ionBu t llet .. 6 : 7 2 1-2 2 5 6 .J. y García-Gomez. 1 ( ) 15 -16 . J. 0 2 Env ironmental assesment of a larg industrial marine complexbased e on a community of benth filter-feeders. E. 0 3 A comparativ study of th marine ecoreg e e ions of th South Iberian Peninsula. J. Bandera. J.M. endang ered limpet as a bioindicators? Biodiv .. F Guerra-García.o. Sánch ez-Moyano.C. as identified from different e coastal h abitats. y N aranj S. 39: 197 0 .Spatio-temporal distribution of th cumacean community associated to seaw e eed as a bioindicator in Alg eciras Bay.E. J. J..Sew . Sánch ez-Moyano. J..nostic des systè mes é colog ues. J. García-Asencio I. Bolet del I st u o E añ in n it t sp ol de O ean c ograf í 1 ( . y García-Gómez. y Sh eader M. 1998.C.C. . y García-Gómez... J.C. D auv in.E. o.C.... F D D a . y García-Gómez. F García-Adieg .A. M. F inlayson... N aranj S.C.. 2 0 . oologic al J rn ou al of he L n t in eanS iet 1 2 4 7 2 . M.ax el and simple size sufficient for assessingpollution impacts on th e south ern California big t h macrobenth os... Spain. N aranj o.C.. Bu iq llet E ologie. 2 0 . M arin E ologyP Z . F a. Conradi.L. Carballo. ag pollution and ex e tinction risk An . and env ironmental implications. J.L. J rn ou al of Cru ac st eanBiology 2 ( ) 3 4 4 .. . J.. y García-Gómez.. L... J. F García-Adieg .C.. 1 : 0 -4 4 Carballo. J. Cahiers de Biologie M arin e. J.. 1994 T onomic and ecolog ... M e ic arin P e ollu ionBu t llet . .L.. C.) in Alg eciras Bay..) 13 -14 . ou al of Biogeograp . F y Gómez-Ariza. S.E.. 187 bibliografía . Estacio. J rn ou al of Coast R al esearc h.b i b l i o g r a f í a Alfonso. 1990 T onomic lev .M. López-González. M. 0 2 : 3 -3 9. -2 5 Blandin P . J. arin E ologyP e c rogress S eries. a.L. e c S N 1 ( ) 97 8 2 : -111. 1999. García-Gómez. Cerv era. y Salv ande F rag a. y García-Gómez.L. J. y García-Gómez. P .. M. J.ax ical remark on s boringspong es ( Clionidae) from th Strait of Gibraltar ( e South ern Spain) T : entativ bioindicators? Z e .. J. ersit an Con y d serv ion at . 2 -2 2 Carballo. P . J. P .J. H ortas.. 4 : 6 5 10 in 4 0 -6 . 1997 T e amph . López-González. M ic arin P e ollu ionBu t llet .C.Interpreting temporal disturbances in an estuarine benth community under combined anth ic ropog enic and climatic effects. 4 : 5 2 in 6 5 5 5 5 .A..L.. F . Sánch ez-Moyano.Seasonality and spatial 0 0 distribution of peracarids associated w ithth bryozoan Bu e gu la n erit a ( in L. 1997 . Carballo..h es as stress indicators in marine ecosystems at Alg eciras Bay ( South ern Iberian Peninsula) M .. F D García-Gómez. 1996 T e use of marine spong o. en prensa. J. 1997 Ecolog .. y García-Gómez. Espinosa. 1986 Bioindicateurs et diag . 5 1 : 5 7 Estacio... a . 2 : hy 4 2 3 3 .P y Cole. 9 14 : 5 7 F erraro.ical analysis in a polluted area of Alg eciras Bay ( South ern Spain) ex : ternal v Internal outfalls s. D .L. López-González.L. aza.I. M.Wh ere does th Mediterranean Sea beg e in? Z oog eog raph ical affinities of th littoral spong e es of th Straits of Gibraltar J rn e .J.. J. M arin e E ology P c rogress S eries.

J. J. J. J. 2004b. Ecology. 135: 281-291... Guerra-García. y García-Gómez. Environmental Pollution.J. F .O xygen levels versus chemical pollutants: do they have similar influence on macrofaunal assemblages.M.R y García-Gómez.Zoogeographical study of the Cheilostomida from the Straits of G ibraltar En: Biology and Paleobiology of Briozoans (P . Guerra-García.C. J.C. C. Guerra-García.M. Guerra-García. North Africa. C.J. Estuarine Coastal and Shelf Science. 1997... J. López de la Cuadra. Hurlbert.M.Assessing a quick monitoring . Journal of Environmental Management.. González. Gómez Gesteira.Short-T erm Benthic R ecolonization after Dredging in the Harbour of Ceuta. 2005a.b i b l i o g r a f í a bibliografía García-Gómez. Ed.. 1994.M.Los Océ anos y el Litoral A ndaluz como escenario..M. 2003 b. y García-Gómez. y García-Gómez. y García-Gómez. J. 77: 1-11. J.. En: Naturaleza de Andalucía: El Mar (2). Crustaceana. 52: 577-586. Guerra-García..Paradigmas de una fauna insólita. Marine Pollution Bulletin. Corzo..H. Dauvin. A.D..Crustacean assemblages and sediment pollution in an exceptional case study: a harbour with two opposing entrances. 1971.C..Distribución vertical de la macrofauna en sedimentos contaminados del interior del puerto de Ceuta..C. 2003. . Guerra-García.T axonomic level for assessing oil spill effects on sofa-bottom sublittoral benthic communities. J. J. Corzo. J.Poychaete assemblages and sediment pollution in a harbour with two opposing entrances. Hayward.? A case study in a harbour with two opposing entrances. Marine Ecology PSZN. Marine Ecology Progress Series. Boletín del Instituto Español de Oceanografía.M.The spatial distribution of Caprellidea (Crustacea: Amphipoda): A stress bioindicator in Ceuta (North Africa.C. y García-Gómez.M. Environmental Monitoring and A ssessment.. Marine Ecology PSZN. 22 (4): 357-367. method using rocky intertidal communities as a bioindicador: a multivariate approach in Algeciras Bay. M. González-V ila. 2001. J.. J. y Salvande Fraga. y García-Gómez. R yland y P . O lsen y O lsen. y García-Gómez. H elgoland Marine Research. 46 : 562-572. L. . Manzano.C.C..M. Maestre. Guerra-García.L. J. J. J.. 68: 328-342.M. J. T aylor eds. J... y García-Gómez.. Los Moluscos Opistobranquios del Estrecho de G ibraltar . Guerra-García.C.M. J. Publicaciones del Instituto de Estudios Campogibraltareñ os. Guerra-García. M.... pp: 27-81. J. Giralda.J. 2006. J. J.C. 77(3): 353-370... y García-Gómez... 2005b. Denmark. y García-Gómez. 29: 397 pp... J. 2003. García-Gómez. J.The nonconcept of species diversity: a critique and alternative parameters. J. 2003 a. Guerra-García.). 19: 105-121. Gibraltar Area). J.C. 24 (3): 1-13.C..M.R ecolonization of defaunated sediments: Fine versus gross sand dredging versus experimental trays. 116: 345-361..C. J. 2005.Assessing pollution levels in sediments of an unusual harbour with two opposing entrances.. 58: 183-191.Aliphatic hidrocarbon pollution and macrobenthic assemblages in Ceuta harbour: a multivariate approach. Serie Ciencias. 188 . 263: 127-138... S. y O laya Ponzone.C.C. 2004a. 2002. J.S..

Journal of Coastal Research.. García Asencio.. J.The arthropod community. Estacio. 1988. 1996..C. Ollero. Monitorización de la macrofauna del sedimento y calidad I) ambiental de los fondos sublitorales. Sánchez-Moyano... Leal..... A. 200 pp.. García Asencio. J. Sánchez-Moyano. E. Estacio.. Southern Spain..b i b l i o g r a f í a Magurran A. 2005a.. Sánchez-Moyano. J.C. 470: 133-148. Ed..C.. García-Gómez.E. Estacio. E. 66: 431-448. Fraidías. J. E. F . García-Gómez.C. 34: 355-367. Ollero.Environmental factors .Effects of environmental stress on ascidian populations in Algeciras Bay (Southern Spain). E. García-Adiego. 2000 b.... J. F . Sánchez-Moyano.C.M. 189 bibliografía .. J...Towards a knowledge of marine boundaries using ascidians as indicators.M. 60: 243-365. E. 2005b. as a bioindicator in Algeciras Bay (Southern Sapin) based on a spatial distribution. Junta de AndalucíaConsejería de Medio Ambiente.. F y García-Gómez.M y García-Gómez. J.J. J. 271 pp.V igilancia Ecológica del litoral andaluz ( .Caracterización ambiental de los fondos del estuario del río Guadiana. 1998. I. S. Estacio. J. Sánchez-Moyano. Characterising transition zones for species distribution along Atlantic-Mediterranean shores. F . J. C.. Sánchez-Moyano. E. y García-Gómez.. J. Sánchez-Moyano. S. 2002. factors on the spatial variation of the epifaunal polychaetes of the algae Halopteris scoparia in Algeciras Bay (Strait of Gibraltar)..E. E.The molluscan epifauna of the alga Halopteris scoparia in Southern Spain as a bioindicator of coastal environmental conditions. Sánchez-Moyano. García-Adiego.J. Fraidías.M..E...Dredging impact on the benthic community of an unaltered inlet in southern Spain. Marine Ecology Progress Series.. Estacio.C. J. Leal. 1998. García-Gómez. 2006.C. J. Carballo.L. 144: 119131.. 58: 32-39. Vedrá. y García-Gómez. F y García-Gómez. 2003 . D. García-Adiego.. Naranjo. J. Journal Molluscan Studies. Junta de Andalucía-Consejería de Medio Ambiente. 2000 a. 14 (13): 1119-1133.C.. Aquatic Ecology. Possible marine bioindicators?. 64: 151-177. García-Adiego. influence on the spatial distribution of the epifauna of the alga Halopteris scoparia in Algeciras Bay.. Helgoland Marine Research. C.Effects of environmental . Hydrobiologia. E. Ed. E. García-Adiego. Naranjo. Barcelona. especially crustacea.. J. Ed. J. Fa..C.C.. y García-Gómez. 271 pp...E.- Monitoring of marine benthic communities and taxonomic resolution: an approach through diverse habitats and substrates along the Southern Iberian coastline. Respuesta de la fauna bentónica a gradientes físicoquímicos y a la calidad ambiental de los sedimentos. García-Adiego.. Diversidad ecológica y su medición.L. y García-Gómez. J.. Carballo.. J.. I. J..E. A. Biological Journal of the Linnean Society. Helgoland Marine Research. J.E.

AGRADECIMIENTOS .

Son numerosas las personas a quienes debo expresar mi agradecimiento por contribuir directa o indirectamente a que esta obra h ay a sido posible. Isabel G arcía y P aco R uíz y a nuestro ú ltimo fich aje G eorgina R iv era. A R osario P intos. quienes formaron un “lobby ” de presió n. E milio Sá nch ez . les debo una consideració n especial. y con gran capacidad resolutiv a. sin el cual no h ubiese encontrado la motiv ació n suficiente para elaborarla durante el brev e periodo en que debía concluirse. gracias a los continuos intercambios de ideas y opiniones sobre cuestiones científicas. G racias tambié n a P aco R odríguez . J osé M anuel G uerra. particularmente por su capacidad de solucionar problemas administrativ os e informá ticos y su continuo apoy o para colaborar en cuanto fuera necesario (es poliv alente). E n primer lugar. A urora R uíz . D arren F a y Á ngel L uque E scalona. A todos ellos les debo.en tiempos muy difíciles para el L B M U S. junto a J osé M iguel P oz anco. quien mantiene un excelente recuerdo de su andadura univ ersitaria como alumna de la F acultad de B iología de Sev illa. P aco G arcía. Sin olv idarme de J uan C orz o. A ellos tuv e el h onor y la satisfacció n de dirigir sus respectiv as tesis doctorales . A J oaquín D eañ o. de su antiguo profesor. C arlos M aría L ó pez . pues sin su estrech a y v aliosa colaboració n esta obra no se h ubiera concluido en el exiguo margen de tiempo disponible. A na E lena Sá nch ez y C lint G arcía. lo que me 192 . L ucas C erv era. tambié n merecen especial menció n. por apoy ar la obra en todos sus té rminos y autoriz ar los fondos para su publicació n. M enció n aparte merecen mis colaboradores y amigos del L aboratorio de B iología M arina (L B M U S). A mi buen amigo y colega F ernando M olina. A Iné s M artínez P ita. por h aberme empujado a la realiz ació n en un “tiempo ré cord”. Santi N aranjo y P ablo L ó pez . a E gmasa y a la C onsejería de M edio A mbiente de la J unta de A ndalucía. así como de las campañ as e inmersiones que h emos tenido la oportunidad de compartir. de quien esperamos much o (sírv ale esto de motiv ació n). A todos ellos les expreso mi má s profunda gratitud y . por su contribució n directa o indirecta en todo lo que produce el L B M U S. mi gratitud sincera por contribuir a enriquecer div ersos aspectos tratados directa o indirectamente en esta obra. M anu M aestre. J osé L uis C arballo. A A ndré s L eal y J osé F raidías.. quien cuando lo h emos necesitado siempre estuv o. A M ilagros P é rez y R afael B arba por sus v aliosos comentarios al texto e imá genes. L iliana O lay a y A lexandre R oi G onz á lez . F ree E spinosa. le agradez co sobremanera que prologue este libro. director del P arque N atural del E strech o. por los intercambios de opinió n en el á mbito de proy ectos de v igilancia ecoló gica desarrollados en el litoral andaluz . por extensió n. relacionadas con grupos taxonó micos complejos tratados en esta obra. debo destacar a J esú s C abello. C é sar M egina.

subviene un recuerdo muy especial para Santiago Miño Fugarolas. Juan Enrique Puche. su presencia es constante. Salvador Díaz. esta obra se ha visto sustancialmente reforzada de la experiencia acumulada en proyectos financiados por la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía. por su constante apoyo y su capacidad de sufrimiento ante el tiempo de dedicación que recurrentemente les he sustraído. Finalmente. Autoridad Portuaria de Ceuta y el Ministerio de Medio Ambiente. son también dignos de una mención especial. ha sido determinante. con quienes tantas veces departí en relación con la temática tratada. 193 . Maria de los Ángeles. Gracias a estos patrocinadores fue posible una profundización en el conocimiento de los bioindicadores marinos y de mi formación específica en el tema. Jorge Padilla. Su excelente profesionalidad y predisposición para que esta obra haya visto la luz. Estas tesis se desarrollaron en el ámbito del “Proyecto de Investigación Biológica Bahía de Algeciras”. A ellos agradezco vivamente su comprensión e inagotable paciencia. en Ceuta: José Manuel Ávila. Al ojear este libro. Al respecto. también ha hecho gala de mi más sincero agradecimiento. T odos ellos extraordinarios buceadores y amigos que han sido elementos-clave en los inicios y posterior consolidación de esta “aventura ambiental submarina”. dedico un recuerdo muy especial a mi mujer Liliana y a mis cuatro hijos Gabriel. y no por ello en último vagón de cola. Álvaro López-Pozas. muy especialmente para Simón Chamorro. Javier Martínez y José Luis Ruíz.permitió profundizar en el conocimiento y actualización de los mismos. Jorge Martín. de quienes tanto aprendí y a quienes tanto debo. Agustín Ausejo y Carlos Cano. Asímismo. La Compañía Sevillana de Electricidad (ahora perteneciente al grupo ENDESA) y la Mancomunidad de Municipios del Campo de Gibraltar. Los fieles compañeros de buceo “de toda la vida”. Germán Rodríguez. de Coria Gráfica. Gabriel. promovido y financiado por CEPSA. A mi hijo mayor. Álvaro y Carlos. Eduardo Briones. le transmito mi particular emoción al contemplarlo en numerosas de las fotografías submarinas (algunas de las cuales se incluyen en la obra) que son fiel reflejo de las inmersiones que hemos compartido juntos y que tantas satisfacciones nos han deparado. Autoridad Portuaria de la Bahía de Algeciras. V aya también mi gratitud para el Instituto de Estudios Campogibraltareños y el Instituto de Estudios Ceutíes. en tiempo y forma. Federico Contreras. Manolo Torroba. Enrique Guzmán. principal impulsor del proyecto. Juan Bravo y Juan Rodríguez. En Andalucía: Francisco José Molina.