Capírulo 1 !! CÒ`C!PTÒ Ð! CÒ!!S!Ó` SÒC!A!

29
Capírulo 1
!! CÒ`C!PTÒ Ð! CÒ!!S!Ó` SÒC!A!
Ðelares reóiicos y usos políricos
Carlos Peña
!. !x:vobittióx: ii i:ivxo vi:ovxo
!sre capírulo lusca apoirai algunos anreceoenres —especialmenre piovenien-
res oe la lireiaruia clásica— paia enrenoei el piollema oe la colesión social y
coníeiiile a esre cieira plausililioao reóiica.
!a piegunra poi la colesión social la ocupaoo la arención oe las agencias
inreinacionales y oe los policy makers oesoe la oécaoa oe 199O, cuanoo las ieíoimas
oiienraoas al meicaoo mosriaion que ellas lacían languioecei los vínculos comu-
niraiios y orias íoimas oe socialilioao que alimenran la coníianza y el senrioo oe
peirenencia. !l ciecimienro económico, unioo a esos íenómenos, ieplanreó la inre-
iioganre más geneial —la misma que inauguió la ieílexión sociológica— oe si aca-
so la urilioao es una amalgama suíicienre paia unii a las socieoaoes o si, en camlio,
ellas iequieien un elemenro oe alguna oria ínoole paia manreneise colesionaoas.
!n la economía clásica esre piollema íue iesuelro poi la vía oe consioeiai
al homo oeconomicus como un sujero moial capaz oe simparía poi sus semejanres
(es el caso oe Smirl) o poi el camino oe ariiluii al comeicio viiruoes civilizaoo-
ias (como ocuiie en Manoeville). !n la economía neoclásica, en camlio, oonoe
la ascérica oel cálculo inoivioual lo inunoa rooo, el piollema, como ya lo lalía
anricipaoo !egel, queoa sin solución. Con rooo, se riara oe uno oe los piolle-
mas más lásicos oe la mooeinioao en su conjunro: el oe oereiminai si acaso el
inreicamlio o el meicaoo es suíicienre paia íunoai un lazo social.
a) ¿Çué manriene unioas a las socieoaoes?
¿!as socieoaoes se manrienen unioas cuanoo rooos sus miemlios olrienen
alguna urilioao oe ellas, o cuanoo aoemás poseen consensos noimarivos que
R!Ð!S, !STAÐÒ Y M!RCAÐÒ
3O
peimiren, en el exriemo, incluso sopoirai las injusricias? ¿!s la urilioao —es
oecii, la eíiciencia— o la jusricia —es oecii, la oisriilución— el aspecro clave
oe la vioa social y oe la polírica, o exisre algún elemenro aoicional que oela-
mos ramlién consioeiai? ¿!s suíicienre la íuncionalioao oe las esriucruias
—luenas iegulaciones paia el inreicamlio, amplios espacios oe elección in-
oivioual—, paia que las socieoaoes se manrengan unioas? ¿Se iequieie, acaso,
rooavía algo más? ¿Çué es, en suma, lo que manriene colesionaoas a las so-
cieoaoes y que la piecaiieoao oel rialajo, las migiaciones y las oesigualoaoes
paiecen amenazai?
!sas piegunras se lan planreaoo una y oria vez, oesoe Aiisróreles lasra
Purnam, pasanoo poi auroies en apaiiencia ran oisímiles como Simmel o Pai-
sons. Y lan enrieciuzaoo múlriples oisciplinas, oesoe la lisroiia lasra la eco-
nomía, pasanoo, claio esrá, poi la sociología. Muclas veces el rema se la oaoo
poi iesuelro, peio la piegunra ieroina oe nuevo, como si oilucioai qué es lo que
pioouce el lazo social íuese una raiea que caoa época y caoa socieoao oelieia
acomerei a su mooo.
!n el siglo XV!!!, Ðavio !ume, en su íamoso compenoio, se piegunró,
con iespecro al univeiso, algo paiecioo. ¿Ðe oónoe oeiivala el oioen apaien-
re oe la naruialeza? !l pensó que la conriguioao oe los íenómenos íísicos y
su ieperición en apaiiencia impeiruilalle piovenía oe la causalioao. !a cau-
salioao, oijo, es el «cemenro oel univeiso», peio la causalioao, aoviirió, no
ieposala más que en la cosrumlie. `o pooía aíiimaise que lo que lemos
olseivaoo en el pasaoo vaya a ieperiise necesaiiamenre en el íuruio. «`o es
poi ranro —concluyó !ume— la iazón la guía oe la vioa sino la cosrumlie».
!a conrinuioao oel univeiso esrala, poi oeciilo así, susrenraoa socialmenre.
Peio ¿cuál es, poi su paire, la íuenre oe la colesión social y oe la ioenrioao oe
las socieoaoes?
!a mayoiía oe esas ieílexiones lan sugeiioo que exisre un elemenro no
conriacrual —un elemenro que no oepenoe exacramenre oe la volunrao lu-
mana inoivioual— que sosriene a las socieoaoes. !n orias palalias, el cemenro
oe la socieoao, la amalgama que la manriene unioa, no seiía el acueioo oelile-
iaoo ni el conriaro, sino un íenómeno, o un conjunro oe íenómenos, que los
pieceoen. !n el caso oe la economía clásica ese íenómeno se iepiesenró como
una oimensión moial oel homo oeconomicus, en el caso oe la lisroiia, se puso oe
maniíiesro con el examen oe la nación mooeina, en el caso oe la sociología, se
lizo explíciro al examinai las ielaciones enrie oiíeienciación e inregiación so-
cial. !n rooos ellos se suliayó que la colesión no se pioouce conriacrualmenre
o meoianre el simple inreicamlio.
Ðuikleim —uno oe los ioeólogos oe la Teiceia Repúllica íiancesa y a la
vez uno oe los íunoaooies oe lo que loy oía conocemos como sociología— íue,
Capírulo 1 !! CÒ`C!PTÒ Ð! CÒ!!S!Ó` SÒC!A!
31
como veiemos, quien más insisrió en ese punro. !n su opinión, los conriaros
se sosrienen solie ieglas no conriacruales que las socieoaoes oelen piomo-
vei y cuioai paia que los inoiviouos pueoan sosrenei su ioenrioao y coopeiai
enrie sí. Cuanoo esas ieglas no conriacruales se oeliliran —cuanoo los inoi-
viouos son invaoioos poi la anomia— la socieoao se llena oe malesraies y los
inoiviouos pieíieien alanoonai, a veces incluso meoianre el suicioio, la vioa
social. Poi lo mismo, el riánsiro oe las socieoaoes riaoicionales a las mooeinas
no compoira un paso oesoe íoimas aosciiprivas oe peirenencia, como el pa-
ienresco o la sangie, lacia mecanismos oe cooioinación volunraiios (como lo
sosruvieion Maine, Spencei o Tonnies), sino simplemenre un cambio de espesor
en la conciencia moial, en ese consenso noimarivo mínimo que sosriene a
las socieoaoes. !n orias palalias, la opinión oe Ðuikleim íue que, coníoime
aumenrala la oiíeienciación social (o, en sus piopios réiminos, la oivisión oel
rialajo), los mecanismos oe inregiación se lacen oisrinros, peio ni oesapaie-
cen ni rampoco son susriruioos poi simples mecanismos oe cooioinación o
agiegación oe pieíeiencias.
!as socieoaoes, pensó Ðuikleim, y anres oe él Comre, son en el íonoo
un íenómeno ieligioso. !xigen la sepaiación enrie lo sagiaoo y lo pioíano.
Suponen la exisrencia oe un momenro oe inconoicionalioao —un momenro
sacio— que esrá más allá oe la volunrao lumana y oel que oeiivan oiienracio-
nes noimarivas lásicas. !n eso, uno y orio se mosriaion oe acueioo con !egel
quien, en la !ilosoíía oel Ðeieclo, sugiiió que oe la meia suljerivioao oe los
acroies no pooía suigii naoa íiime.
!mile Ðuikleim —quizás el peisonaje cenrial oe esra lisroiia— ruvo
como iival inrelecrual a orio oe los íunoaooies oe la sociología: !eileir Spen-
cei. !sre, al ievés oe Ðuikleim, pensó que las socieoaoes eian oiganismos auro-
iiegulaoos y que las esriucruias oe inreicamlio, como el conriaro, eian capaces
oe piooucii esponráneamenre el oioen social. !ileial y uriliraiisra, Spencei
siempie aigumenró que los sisremas íiouciaiios —como el papel moneoa— se
piooucían oe íoima más o menos esponránea, con el menoi giaoo oe injeiencia
oelileiaoa posille, con un mínimo oe legislación.
Tanro Ðuikleim como Spencei vivieion en el siglo X!X y alcanzaion a
vei los alloies oel XX. Son los momenros en que la piimeia mooeinioao —el
uilanismo, la inousriialización, los sisremas escolaies oe masas, la iepiooucción
mecánica oel aire— iiiumpe. Se oiscure enronces oe qué íoima, si es que lay
alguna, se oele somerei al meicaoo auroiiegulaoo. !s esa ciicunsrancia —el
leclo oe que el oelare giie en roino a si el meicaoo es capaz o no oe piooucii
el oioen social— lo que coníieie un aiie exriañamenre conrempoiáneo a ese
clásico oelare enrie Ðuikleim y Spencei.
R!Ð!S, !STAÐÒ Y M!RCAÐÒ
32
l) !l oelare acrual
¿Cuál es el cemenro oe las socieoaoes y cómo se lo esrimula? !oy oía esra pie-
gunra la vuelro a apaiecei con rooa ciuoeza. !a glolalización y las ieíoimas
económicas, sumaoas al íenómeno oe las migiaciones, lan oeliliraoo las íoimas
mooeinas oe inregiación social, como el rialajo, la socieoao nacional o la clase,
y lan oejaoo una esrela oe malesrai que en la lireiaruia piincipia a sei oljero
oe ieílexión ya lacia piincipios oe la oécaoa oe 199O. !n rooa esa lireiaruia se
esgiime el ioeal noimarivo oe la colesión social como un anríooro conria las
oiveisas veisiones oel paiaoigma neoclásico —oesoe la economía oel lienesrai
lasra el public choice— que lan legemonizaoo la culruia púllica.
Ðesgiaciaoamenre, el eníoque más sociológico aceica oe la colesión so-
cial —luego oe lalei acompañaoo el suigimienro oe la piimeia mooeinioao—
esruvo ausenre en la lireiaruia oesoe la olia oe Talcorr Paisons. Ðespués oe
alcanzai su apogeo en la oécaoa oe 195O y llegai con algo oe raioanza a la
culruia acaoémica oe Améiica !arina en la oécaoa siguienre oe la mano oe la
olia oe Cino Ceimani y oe la ciencia polírica, el rema oe la inregiación social
oesapaieció oe escena paia sei ieemplazaoo poi visiones esriucruialisras oe
coire maixisra, poi reoiías miciosociológicas, poi análisis oe la consriucción
oel sujero íoucaulriano, y aloia úlrimo poi oiscuisos posmooeinisras. Como
oecíamos anres, solo en los novenra el rema oe la colesión social —o, si se
pieíieie, el rema oe la oiíeienciación e inregiación social— ieapaiece en la
ieílexión. !o lace, claio, en un conrexro oisrinro al oe la lireiaruia clásica, peio
el piollema conceprual y reóiico sigue sienoo más o menos el mismo: ¿cómo
se colesionan las socieoaoes lasra el exriemo que sus miemlios esrallecen
coníianzas que les peimiren coopeiai enrie sí, roleiai saciiíicios y consriuii
una ioenrioao compairioa?
!a reoiía neoclásica —es oecii, el maiginalismo inspiiaoo en Alíieo Mai-
slall— posee, poi supuesro, algunas iespuesras íienre a ese piollema. !sre ripo
oe reoiía inrenra compienoei la piooucción oel oioen social como un oilema
oe acción colecriva o lajo alguna íoima oel oilema oel piisioneio. !n cualquiei
caso, como un asunro oe iacionalioao inoivioual. !xisre una muy amplia lireia-
ruia —quizá la más ielevanre sea la economía neoinsrirucional— que ievisa oe
qué íoima la iacionalioao inoivioual pooiía conoucii a aiieglos coopeiarivos.
!a lireiaruia que se ievisa en esre capírulo exploia, sin emlaigo, una iespuesra
oisrinra a la neoclásica.
Como ya se oijo, Comre y Ðuikleim sugiiieion que las socieoaoes se eii-
gían solie consensos noimarivos mínimos, solie una cieira conciencia moial
que oiienra la acción y coníiguia un oereiminaoo senrioo oe peirenencia. !sos
auroies pensaion que incluso el inoiviouo es un íenómeno ex post social y que, poi
Capírulo 1 !! CÒ`C!PTÒ Ð! CÒ!!S!Ó` SÒC!A!
33
lo mismo, paia compienoei el valioso inoivioualismo conrempoiáneo, lase oe
la socieoao oe meicaoo y cuyo compoiramienro es oljero oe análisis oe la reoiía
neoclásica, lay que ponei arención a los íacroies sociales que lo lacen posille.
Solia oecii que oel leclo oe suliayai la ínoole social oel paisaje lumano
—como lo lacen algunos oe los auroies que se ievisaián en esre capírulo— no se
sigue ninguna consecuencia noimariva. Como el piopio ejemplo oe Ðuikleim
lo inoica, es plenamenre comparille piomovei la inoivioualioao y la auronomía
y, al mismo riempo, esrai conscienre oe las lases sociales que la lacen posille. A
la inveisa, rampoco es inconsisrenre piomovei compoiramienros conseivaooies
y la sujeción oel inoiviouo solie lases aromisras. Así enronces, el examen oe la
colesión social no es una cuesrión noimariva, aunque posee consecuencias oe
esa ínoole.
c) !a naiiación impoira
¿Cuál oe esos oos punros oe visra —el oe Spencei o el oe Ðuikleim, poi oeciilo
así— es el veioaoeio? Como es olvio, oecioii qué ielaro aceica oe la íoima en
que se consriruye la socialilioao lumana es el que mejoi se coiiesponoe con la
iealioao, es un oelare inúril. !n inrenro como ese suponoiía que uno es capaz
oe olseivai a la vez su piopio ielaro y la socialilioao. !n camlio es piolalle
que en esra paire el piagmarismo lleve la iazón. !as naiiaciones aceica oe cómo
nos compoiramos acalan sienoo veioaoeias en íunción oe su eíicacia, o sea,
en la meoioa que alcanzan la esraruia oe pioíecías aurocumplioas. !s piolalle
enronces que esre ripo oe reoiías compiran no poi su giaoo oe coiiesponoencia
con la iealioao, sino poi su capacioao peiíoimariva.
Como es salioo, Joln !. Ausrin —un íilósoío oe Òxíoio que pairicipó, al
igual que \irrgensrein, oe la ienovación oe la íilosoíía anglosajona que esrala
ariapaoa poi el posirivismo lógico y su ioea oe las pioposiciones como íiguias
oe la iealioao— sugiiió que las palalias no solo oesciilían la iealioao sino que
ramlién piooucían eíecros en ella. Cuanoo lallamos, oijo Ausrin, hacemos cosas
y no solo iníoimamos aceica oe la iealioao. A las reoiías sociales les pasa más o
menos lo mismo: ellas no oejan incólume la iealioao. !n la meoioa que señalan
los límires oe lo posille, oiienran políricas púllicas y íavoiecen oereiminaoos
inreieses. !as reoiías, en suma, no solo oesciilen la iealioao sino ramlién in-
íluyen en ella. Poi eso es ran impoiranre qué naiiación aceica oe lo social —oe
las vaiias oisponilles— alcanza la legemonía en la esíeia púllica.
Cuanoo el paiaoigma neoclásico se lace legemónico, ral pieponoeiancia
riene consecuencias en rooos los ámliros oe la vioa social. Çuien se mueve
en el ámliro cognoscirivo alieiro poi ese paiaoigma, conceliiá a la íamilia
R!Ð!S, !STAÐÒ Y M!RCAÐÒ
3+
como el iesulraoo oe oecisiones elecrivas sensilles a incenrivos, pensaiá que
el sisrema escolai oele oiganizaise como un meicaoo oe cenrios y oe pio-
giamas enrie los que las íamilias oelen escogei, explicaiá el compoiramienro
elecroial como si íueia un aspecro oe la reoiía oel consumiooi, conceliiá la
oemociacia como un mecanismo oe agiegación oe pieíeiencias, es oecii, como
un iemeoo impeiíecro oel meicaoo, y pensaiá que la esíeia oe la culruia oele
auroiiegulaise.
!n camlio, quien supone que la socieoao —incluso la socieoao que culriva
la auronomía inoivioual— se eiige solie un momenro oe inconoicionalioao que
oiienra la acción y culriva la peirenencia, pensaiá con Ðuikleim que el sisrema
escolai no oele esrai enriegaoo únicamenre a la oiscieción oe las íamilias, que
la oemociacia no es solo un mecanismo oe agiegación oe pieíeiencias, sino
ramlién un momenro oelileiarivo que peimire íoijailas, que la iniciariva inoi-
vioual sin oiienración se paiece a la anomia, y que incluso el meicaoo ieposa
en la coníianza, la que se iequieie culrivai meoianre un conjunro oe piácricas
sociales piemeoiraoas.
!n orias palalias, el oiscuiso oe las ciencias sociales y oe la economía se
encuenria ínrimamenre enrielazaoo con el oljero que piocuia oesciilii y no
pueoe oespienoeise oe cuesriones noimarivas. Al examinai íenómenos como la
colesión social no solo nos piegunramos cómo es pievisillemenre el munoo,
sino cómo queiemos que llegue a sei. Poi lo mismo, la pierensión neokanriana
(que sugiiieion Rickeir o \elei) oe ponei los juicios oe valoi en paiénresis
es simplemenre íalsa (Purnam 2OO2). !as reoiías sociales, al oiienrai la acción,
mooiíican la iealioao a la que, sin emlaigo, pierenoen oesciilii. Poi esro, la
sepaiación enrie reoiía y piaxis no es, en esre ámliro, posille. Si, como sugiiió
!egel, el conocimienro es paire oe la piaxis, ¿cómo pooiíamos examinai su
coníialilioao eluoienoo a la piopia piaxis oe la que íoima paire?
Poi eso las líneas que siguen, al inoagai en el signiíicaoo que posee en
la lireiaruia oe las ciencias sociales el concepro oe colesión social, piocuian
ramlién oilucioai la ielevancia polírica —el eíecro peiíoimarivo— que posee
el uso oe ese concepro en el acrual oelare púllico. !as reoiías no iepiooucen
íielmenre la iealioao (si así íueia, como sugiiió Boiges, seiían como un mapa
oel mismo ramaño oe lo que en él se iepiesenra) y poi lo mismo oejan punros
ciegos que, a la loia oe oiienrai la acción, poseen consecuencias políricas oe
impoirancia. !s lo que ocuiie con el paiaoigma neoclásico a la loia oe la po-
lírica. Al concelii rooo, o casi rooo, como un iemeoo más o menos impeiíecro
oel conriaro y oel meicaoo, acala oiienranoo políricas que se compoiran como
si la iealioao íueia esa. Y su eíicacia acala piooucienoo —peiíoimarivamenre—
la iealioao que pierenoían oesciilii. Poi eso, a la loia oe oiscurii concepros en
las ciencias sociales, ramlién se oiscure aceica oe las consecuencias que ellos
Capírulo 1 !! CÒ`C!PTÒ Ð! CÒ!!S!Ó` SÒC!A!
35
pooiían piooucii. !n una palalia, y paia oeciilo con algo oe exageiación, la
reoiía es polírica, y los concepros son en paire causa oe los íenómenos que
olvioan o pieoicen
1
.
o) !a oiganización oel capírulo
!sre capírulo peisigue oelineai los usos piincipales oel concepro oe colesión
social —especialmenre en la lireiaruia clásica— examinanoo, al mismo riempo,
las consecuencias peiíoimarivas que pioouce su olvioo. Su pieocupación es,
anre rooo, conceprual y no reóiica. !l análisis reóiico —meoianre qué meca-
nismos especííicos se pioouce lo que la lireiaruia llama inregiación social e in-
regiación sisrémica— no se empienoeiá más allá oe lo esriicramenre necesaiio
paia enrenoei el concepro oe colesión social. Paia alcanzai ese oolle oljerivo
—¿cuál es el signiíicaoo oe colesión social y qué impoirancia posee, en la esíeia
púllica, oiscurii aceica oe ella?— el rexro oiscuiie como sigue.
!n la sección siguienre se examinan las líneas piincipales que piesenra el
oelare conrempoiáneo en roino a ese rema y las oeíiniciones oe colesión social
que, a su aliigo, se lan elaloiaoo. Como se veiá, la pieocupación acrual poi
la colesión se encuenria asociaoa a una seiie oe íenómenos —oesoe las ieíoi-
mas oiienraoas al meicaoo lasra las migiaciones— que el munoo expeiimenra
oesoe la oécaoa oe los novenra oel siglo pasaoo. !sa seiie oe íenómenos, junro
con oelilirai el aiieglo social que se consriruyó en la !uiopa oe la posgueiia,
y ponei en ciisis el mooelo que oiienró noimarivamenre el parión esraral oe
oesaiiollo en la iegión oe !arinoaméiica, coníiiió un nuevo senrioo a la vieja
piegunra aceica oe cómo se consriruyen los lazos sociales.
Posreiioimenre, se ievisa, en réiminos geneiales, el piollema oe la cons-
rirución oe los lazos sociales en la riaoición sociológica, en la íilosoíía polírica y
en los oiígenes oel pensamienro económico. Aunque un examen oe esa ínoole
es inevirallemenre geneial —y semeja un simple tour de force— pueoe iesulrai
1
!se eíecro peiíoimarivo oe las reoiías posee un amplio ieconocimienro en la lireiaruia. Solie
ello pueoe consulraise Tayloi (2OO+), quien examina oe qué íoima las reoiías oel XV!! pieíi-
guian algunos oe los iasgos oe las socieoaoes mooeinas. !n punro semejanre pueoe aoveiriise
en Paisons (197O: 16), quien sugieie que «solo pueoe enrenoeise lo que son las peisonas en
réiminos oe un conjunro oe cieencias y senrimienros que oeíinen lo que oeleiían sei (…) !sra
pioposición iesulra ciucial paia el enrenoimienro oe los sisremas sociales». !n la íilosoíía, el
asunro la sioo examinaoo solie rooo poi auroies leioeggeiianos oe inspiiación piagmárica
como Ðieyíus (2OO3). !n el ámliro oe la íilosoíía piácrica pueoe consulraise !innis (2OOO).
Aunque esos eníoques son oisrinros en réiminos oisciplinaiios, en rooos ellos se insisre en la
ioea oe que al oeíinii una siruación social oesoe el punro oe visra inreino, en alguna meoioa se
la consriruye.
R!Ð!S, !STAÐÒ Y M!RCAÐÒ
36
úril a la loia oe compienoei el oelare conrempoiáneo. Òcuiie que en esas ries
oisciplinas mooeinas es posille enconriai la ioea —loy en oía olvioaoa— oe
que el oioen social no se consriruye meoianre piocesos oe inreicamlio, sino
que iequieie espacios oe oiálogo y oe conveigencia simlólica que esrán en la
lase oe lo que conrempoiáneamenre oesignamos como colesión social. !s el
caso oe Ðuikleim (conria Spencei), quien aíiimó que el conriaro se eiige solie
lazos no conriacruales, el oe Rousseau (conria !ocke), quien sugiiió que un
airiíicio iepullicano, la ieligión civil, eia la íoima oe supeiai el liaro enrie lo
inoivioual y lo colecrivo, y es el caso oe los íisióciaras, quienes sosruvieion que
el oioen económico ieposala solie una íoima oe jusricia naruial. Tooos esos
auroies peimiren mosriai que la piegunra solie la colesión social es ran anri-
gua como legírima, y que su iespuesra va poi caminos oisrinros al oe aseguiai
un simple inreicamlio sin íiicciones.
Solie la lase oe lo expuesro, el rexro luego examina la lireiaruia socioló-
gica, oesoe Ðuikleim lasra los rialajos oe Purnam solie capiral social. Como
se veiá, esa lireiaruia examina oe qué íoima la mooeinioao pueoe iesrañai las
leiioas que ella misma inílinge a los lazos sociales riaoicionales. !l rexro su-
gieie que ese piollema —paia usai el lenguaje oe la sociología: el piollema oe
cómo comparililizai oiíeienciación con inregiación— es el que loy conoce-
mos como el piollema oe la colesión social.
!n la sección íinal el rexro, junro con insisrii en el eíecro peiíoimarivo oel
oiscuiso oe las ciencias sociales, inrenra avanzai algunas conclusiones geneiales
a consioeiai a la loia oe examinai los piollemas asociaoos a la colesión social.
!n su conjunro, el rexro sugieie que ieromai la pieocupación solie el rema oe
la colesión social evira algunos eíecros sociales que la piooucioo la legemonía,
que oesoe los novenra posee el oiscuiso neoclásico en la esíeia púllica
2
.
!!. !i toxtiv:o bi touisióx sotiai ix ii bina:i voií:ito
tox:ixvovixio
!l concepro oe colesión social apaiece con íiecuencia en el oelare oesoe íines
oe la oécaoa oe 199O (Ò!CÐ 1997), aunque los piimeios signos oel olvioo oe
la oimensión social oe la polírica, que es lo que oesara ese oelare, se lalían
leclo senrii ya en la oécaoa anreiioi. !nronces, y como consecuencia oe múl-
riples íacroies, la polírica se riansíoimó en un asunro conceinienre a cuesriones
económicas (Canaoian Coveimenr 1999). !ia como si ella consisrieia, o casi
2
Al íinal oel capírulo se iecoge en íoima poimenoiizaoa la lilliogiaíía consulraoa, incluso la
que no se cira oiiecramenre en el rexro.
Capírulo 1 !! CÒ`C!PTÒ Ð! CÒ!!S!Ó` SÒC!A!
37
exclusivamenre, en aoecuai la íuncionalioao oe las esriucruias a una naruialeza
lumana capaz oe íoijai pieíeiencias y maximizailas. !o oemás venoiía poi
añaoiouia.
!a agenoa oe los oclenra ruvo un éxiro ielarivo en los países más oesa-
iiollaoos. !a inílación cayó, se supeiaion los oéíicirs oe la oeuoa, el oesempleo
piincipió a oeciecei. Peio así y rooo se consraró una insarisíacción púllica y una
cieira eiosión en la coníianza lacia el golieino y las insriruciones. !a sensación
oe inseguiioao —el remoi oe que rooo íueia un casrillo oe naipes que en cual-
quiei momenro oejala rooo a la inrempeiie— íue en ascenso (Canaoian Covei-
menr 1999: 3, P`!Ð 1998). !a colesión social comenzó así a riansíoimaise
en un rema oe la agenoa púllica. Como lalía ocuiiioo en el siglo X!X con el
inousriialismo y orios camlios íiecuenremenre asociaoos a la mooeinización,
las socieoaoes empezaion a piegunraise cómo oiganizai los camlios que se
esralan impulsanoo.
!l concepro oe colesión social, aún con signiíicaoos muy oisímiles, llama
la arención aceica oel leclo oe que lay piocesos sociales —la oelicuescencia
oel !sraoo nacional, los camlios en el meicaoo oel rialajo, el mulriculruialis-
mo, la expansión oe las comunicaciones— que amenazan las lealraoes enrie los
ciuoaoanos y la legirimioao oe las insriruciones que íueion piopias oe los aiie-
glos sociales oe la posgueiia. !a lireiaruia muesria que esos aiieglos se vieion
oesaíiaoos poi la glolalización y poi oiveisos íenómenos asociaoos a la ciisis
oel !sraoo oe lienesrai los que, oe pionro, remieion no sei capaces oe liinoai a
la vez piospeiioao e inregiación social —o si se quieie, pioveei los meoios paia
supeiai la inoigencia y el mieoo, las oos viejas pulsiones oe la polírica mooeina.
Poi eso no es iaio que esre concepro apaiecieia en el lenguaje oe las ciencias
sociales y oel policy making iecién cuanoo una seiie oe aconrecimienros —en
especial la glolalización— mosriaion lasra qué punro las oimensiones oe ese
ioeal se esralan oereiioianoo.
!a glolalización (sumaoa al riaslaoo oe paiaoigma en el ámliro oe las
políricas sociales lacia el esquema neoclásico) piooujo piollemas sociales y
políricos en los novenra, peio poi solie rooo oereiioió la coníianza oe los ciu-
oaoanos en las insriruciones púllicas (Jenson 1998: 6, Canaoian Coveinmenr
1999, Ò!CÐ 1997, Bessis 1995: 22)
3
. !os leneíicios paia el oesempleo, las
iegulaciones paia aseguiai el rialajo, los sisremas oe pensiones, saluo y eouca-
ción, y vaiios orios vinculaoos al lienesrai, lalían sioo eiigioos en las oécaoas
3
«!a glolalización esrá coiioyenoo las insriruciones piecisamenre poique oereiioia, oe maneia
sulreiiánea, la solioaiioao comuniraiia», señala un oocumenro oel Canaoian Coveinmenr
(1999). «!n cieiro oesencanro polírico acompaña al ajusre esriucruial y a la glolalización»,
aoveiría poi su paire la Ò!CÐ (1997).
R!Ð!S, !STAÐÒ Y M!RCAÐÒ
38
oel 5O y el 6O, cuanoo el ciecimienro eia alro, la íueiza oe rialajo se incie-
menrala, el oesempleo caía y la polieza paiecía en exrinción. !n ese enronces
el íenómeno íue acompañaoo, oesoe el punro oe visra polírico, poi lo que se
llamó una ciuoaoanía oe oeieclos: inmunioaoes íienre al !sraoo (oeieclos ci-
viles), pairicipación en la volunrao común (oeieclos políricos) y piesraciones
univeisales no conriilurivas (oeieclos sociales) (Maislall 1965: 78). !n algún
senrioo, ese sisrema oe piorección y oe oeieclos cumplió las íunciones oe un
seguio: pioregían ex ante y con piescinoencia oel oesempeño inoivioual. Peio
en las posriimeiías oel siglo XX, los piincipales países oe la Ò!CÐ encaiaion
seiios piollemas a la loia oe liinoai, a la vez, piospeiioao e inregiación social
(Snowei 2OO+: 39).
1. !a ciisis oel mooelo social oe la posgueiia
Mas ouianre las oécaoas siguienres —y en un punro que los especialisras no
alcanzan a oereiminai oel rooo, peio que suele asociaise en réiminos giuesos al
shock oel perióleo, o sea, a lo que el íuncionalismo clásico oenominaiía enrio-
pía— un conjunro oe íenómenos lizo enriai en piollemas a ese aiieglo social
que, oesoe la segunoa posgueiia, se lalía mosriaoo ran exiroso. Vaiias explica-
ciones se aigumenran paia eso. !as explicaciones neoclásicas —que ieireian las
que se insinuaion ouianre los oelares oe las leyes oe polies en el siglo XV!!
inglés (Polanyi 2OO1: 128 y ss.)— sugiiieion que la exisrencia oe amplios le-
neíicios paia el oesempleo oesalenralan la lúsqueoa oe rialajo, orias íueion
levemenre marlusianas y señalaion que la inveisión oe la piiámioe oemogiáíica
olligala aloia a que los menos ayuoaian a sulsisrii a los más, se llamó ramlién
la arención aceica oel leclo oe que las expecrarivas oesaraoas ouianre la piospe-
iioao alenralan el consumo conspicuo en vez oe la acumulación oe capiral. !n
íin, lulo quienes sugiiieion que el piincipio oe íocalizai las piesraciones socia-
les llevó a oivioii la socieoao enrie los que apoiran sin conseguii naoa a camlio
y los que consiguen sin oai, iompiénoose así el piincipio oe piesraciones univei-
sales. !a iacionalioao oel inreiés llevó así a susriruii a la érica oe la solioaiioao y
oel seguio, y la érica oe la igualoao íue poco a poco susriruioa poi la esrérica oel
consumo y oe la oiíeiencia (Baumann 2OO5: 8O, cíi. Ðalienooií 2OO5: 59).
a) La emancipación del mercado
!ulo ramlién explicaciones reóiicas oe más laigo alcance. !a más populai
oe rooas es la inspiiaoa en las resis oe Polanyi (2OO1). !sre auroi sugieie que
Capírulo 1 !! CÒ`C!PTÒ Ð! CÒ!!S!Ó` SÒC!A!
39
la mooeinioao esrá asociaoa en el siglo XV!! al suigimienro oe meicaoos au-
roiiegulaoos y a la maneia en que ellos queoan enriegaoos a su piopio oes-
envolvimienro o, en camlio, somerioos a insriruciones que auropioregen a las
socieoaoes íienre a los eíecros oisociaooies oel meicaoo. !a época mooeina en
geneial esraiía caiacreiizaoa poi el suigimienro oe meicaoos auroiiegulaoos
paia la rieiia, el rialajo y el capiral. !os eíecros oesriucrivos oe ese íenómeno
laliían esrimulaoo el suigimienro oe oiveisas íoimas oe conriol, oesoe la pla-
niíicación uilana lasra la seguiioao social. !sre aiieglo o mooelo —consisrenre
en emporiai o aiiaigai socialmenre al meicaoo— íue el que caiacreiizó a la
época inauguiaoa con la posgueiia euiopea.
!acienoo pie en ese análisis se la sosrenioo que lo que la ocuiiioo oesoe
los novenra es la péioioa oe embeddedness, es oecii, la péioioa oe suloioinación o
aiiaigo oel meicaoo a las insriruciones sociales y políricas (cíi. Kiippnei y Alvaiez
2OO7). !a expiesión ioeológica oe ese íenómeno seiía la «íalacia economicisra»:
la renoencia a oenegai el iol oecisivo oe las insriruciones sociales paia la conouc-
ra económica y la renoencia a consioeiai la acción lumana piincipalmenre en
réiminos oe una conoucra inoivioualizaoa y iacional (Òloísson 1999: 39).
Como quieia que sea, el iesulraoo íue que, poco a poco, los golieinos se
mosriaion incapaces oe pioregei a los ciuoaoanos conria las inceirioumlies. Y
ello cuanoo las inceirioumlies eian oesgiaciaoamenre ciecienres. !no oe los
piincipales impacros oel íenómeno se veiiíicó en el meicaoo oel rialajo, oesa-
íiaoo poi la glolalización, las migiaciones y el oesaiiollo recnológico. !l rialajo
consriruye una oe las íoimas más eíicienres oe sínresis social en un munoo en el
que la sangie y la ieligión lan peioioo rooa íueiza uniíicaooia (Beck 1999: 36+,
!egel 198O: pai. 12+). Poi eso, el rialajo coníieie sulsisrencia y a la vez iecono-
cimienro. Peio esa cenrialioao oel conriaro oe rialajo como el íunoamenro oel
oioen social mosrió ramlién signos oe eiosión. !a socieoao empezó a riansirai
oesoe la socieoao oe piooucroies oel inousriialismo lacia la socieoao oe consu-
miooies oe la segunoa mooeinioao (Òííe 1997: 82, Baumann 2OO5: 93).
b) El problema en la región de América Latina
Peio si en los países oe la Ò!CÐ el piollema oe la colesión social supone man-
renei una socieoao inclusiva capaz oe alsoilei los oesaííos exreinos oel meicaoo
y la economía glolal, la siruación es levemenre oisrinra en los países oe la iegión
oe Améiica !arina. !o que en la iealioao euiopea es la ciisis oe un aiieglo lisró-
iico, en !arinoaméiica es la ciisis oe un mooelo noimarivo o ioeológico.
!l mooelo que, según vimos, se ve amenazaoo en el caso euiopeo, en !a-
rinoaméiica exisrió solo como una imagen aspiiacional o noimariva con la que
R!Ð!S, !STAÐÒ Y M!RCAÐÒ
+O
las élires legirimalan a un apaiaro esraral oe polie oesempeño. !os países oe la
iegión se vieion expuesros a oiveisas íoimas oe exclusión, peio poi solie rooo
a la ciisis oe un mooelo oe legirimación que nunca lalía alcanzaoo iealioao
plena. Y en los leclos la mariiz esraral oel oesaiiollo cayó en ciisis, el !sraoo
nacional con vocación oe lomogeneioao culruial íue oesaíiaoo poi la mulri-
culruialioao, las oiveisas íoimas asociarivas en roino a la polírica y al rialajo
renoieion a languioecei, y la polírica comenzó a peioei su cleavage lisróiico (cíi.
Caloeión y Ðos Sanros 1991). !as socieoaoes oe !arinoaméiica queoaion así
en el peoi oe los munoos: sienren la péioioa oe algo que les íue en paire ajeno
y oelen caminai a un munoo que no conocen.
Así enronces, y paia oeciilo en réiminos giuesos, el conjunro oe íenómenos
que ponen en ciisis el aiieglo social oe la posgueiia posee signiíicaoos oisrinros
en !uiopa y en !arinoaméiica: en el «Viejo Munoo» es la ciisis oe un mooelo
que ruvo un oesempeño lisróiico eíecrivo y cuya esriucruia oe plausililioao íue
una ciuoaoanía oe oeieclos sociales ampliaoa, en !arinoaméiica, en camlio, es
la ciisis oe un pioyecro noimarivo que inspiia a paire impoiranre oe las élires,
peio cuyo oesempeño lisróiico íue riaoicionalmenre polie. !n meoio oe esre
panoiama —la ciisis oel aiieglo social oe la posrgueiia en el caso euiopeo, la
ciisis oe un mooelo noimarivo en el caso oe !arinoaméiica— se pioouce la
piegunra aceica oe qué signiíica y cómo se alcanza la colesión social.
LA COHESIÓN SOCIAL EN CHILE: DOS VISIONES
Se ha sugerido que en el actual momento histórico la modernización racionaliza-
dora y capitalista, propia del Estado nacional, está siendo deteriorada por el surgi-
miento de pertenencias locales y comunitarias que tienden a exacerbar la subjeti-
vidad de las emociones (Garretón 2000: 44). Habría un cierto «eclipse» de la matriz
en que se imbricaban lo nacional y lo estatal, junto a lo democrático y lo popular.
En esa matriz, el sistema de partidos habría poseído un lugar central en torno al
Estado. El mesocratismo, la orientación popular y el estatismo centralista habrían
sido sus principales orientaciones culturales (Garretón 2000: 149). Las transfor-
maciones que el Chile de la posdictadura comienza a experimentar —la raciona-
lización instrumental unida a la explosión de la pertenencia y la sensibilidad— se
traducirían en una cierta crisis del sistema de partidos para expresar y universa-
lizar intereses. En vez de ello, se alentarían formas corporativas de promoción
de intereses que, al no institucionalizarse en formas de representación abstracta,
favorecerían el imperio normativo del mercado y de la mera facticidad (Garre-
tón 2000: 174). Más que apatía política habría una diversificación de intereses y
Capírulo 1 !! CÒ`C!PTÒ Ð! CÒ!!S!Ó` SÒC!A!
+1
2. !as oeíiniciones en uso
+
!a Ò!CÐ (1997) conviirió a la colesión social naoa menos que en el rema
cenrial oe uno oe sus íoios, convocanoo a inrelecruales oe la ralla oe Purnam
y Òííe. !l Consejo oe !uiopa le consagió oeclaiaciones y esruoios (Beigei-
Sclmirr 2OO2). !n !arinoaméiica, la C!PA! (2OO7) acala oe ocupaise oel
rema. Al mismo riempo oiveisos países lan inrenraoo coníeiiile un signiíicaoo
especííico.
+
!n lo que sigue, se eníariza una peispecriva sociológica. Paia examinai el concepro oesoe un
punro oe visra más ceicano a la psicología social, pueoe veise !iieokin (2OO+).
sensibilidades que no encuentran forma de representación. El principal riesgo se-
ría entonces el de la desarticulación social y política. La constitución de la «polis»,
de ese lugar en el que las diversas sensibilidades e intereses encuentran un lugar
en el que reconocen una cierta identidad y alimentan el cemento de la sociedad,
sería el principal desafío de la política (Garretón 2000: 165-177).
Por otra parte se ha sostenido que las transformaciones que la sociedad chilena
ha experimentado en las tres últimas décadas —el reemplazo del orden buro-
crático por el mercado, el quiebre del modelo autoritario y la ruptura del orden
conservador— han dado lugar a un proceso de individuación cuyo revés es el
deterioro de los vínculos sociales y comunitarios indispensables para que un tipo
de modernización como la chilena —más parecida a la estadounidense que a la
europea— se sostenga en el tiempo y sea capaz de reproducirse. El desafío con-
sistiría, entonces, en elaborar una agenda comunitaria, un proyecto histórico y
político que atienda a esas formas de sociabilidad en la que los seres humanos
tejemos lealtades —en especial, la familia y la nación— sin descuidar, empero, la
autonomía y el sistema de libertades que la modernización ha hecho posible. Se
trataría de elaborar, para decirlo en otras palabras, un «sueño chileno» más aco-
gedor y más tibio que el que ha surgido de la modernización y del bienestar que
hemos, hasta ahora, alcanzado (Tironi 2005).
En suma, la clásica tesis de Aníbal Pinto (1959: 36 y ss.) acerca del quiebre de la
democracia en Chile —un sistema político y cultural que expande las demandas
que el sistema productivo no es capaz de satisfacer— estaría puesta ahora de re-
vés: un sistema económico que expande el mercado y el consumo, y genera una
diversidad de sensibilidades y pertenencias que ya no logran ser universalizadas
y mediadas por el conjunto de las instituciones.
R!Ð!S, !STAÐÒ Y M!RCAÐÒ
+2
!a lúsqueoa oe un signiíicaoo paia el réimino «colesión social» no es, poi
supuesro, el inrenro poi oesculiii una «oeíinición ieal» (o sea, una oeíinición
que ioenriíique las piopieoaoes que rienen en común las siruaciones culieiras
poi la expiesión) ni rampoco el simple inrenro oe consriuii una «oeíinición es-
ripulariva» (o sea, el inrenro oe esrallecei una simple convención). Se riara más
lien oe consriuii un concepro que, ooraoo oe cieira consisrencia reóiica, sea
capaz oe oiienrai la acción polírica. !n orias palalias, se lusca una oeíinición
peisuasiva (es oecii, que posea componenres capaces oe movilizai la volunrao)
y que a la vez oíiezca alguna plausililioao reóiica (es oecii, que aoemás renga
capacioao oesciipriva). !s, pues, una raiea plenamenre conscienre oe los eíecros
peiíoimarivos oel lenguaje oe las ciencias sociales, que sale que nomliai un
íenómeno es lasra cieiro punro consriruiilo.
Así lo muesria, en eíecro, un someio análisis oe los oiveisos conrenioos
que se lan asociaoo al réimino colesión social, el cual la sioo ielacionaoo con
valoies compairioos, opoirunioaoes iguales, apeiruia a la mulriculruialioao, co-
opeiación, acceso a lienes, empienoimienro, piorección social. !n algunos ca-
sos esrá ielacionaoo con vínculos oe cualquiei ínoole (como cuanoo se le asocia
a valoies compairioos sin especiíicai su conrenioo o a la exigencia oe legirimi-
oao) y en orios casos con vínculos especííicos o cualiíicaoos (como cuanoo se lo
asocia a la igualoao oe opoirunioaoes, a la coopeiación o al acceso a lienes).
!s posille olseivai ramlién que el concepro vaiía en íunción oe las caiac-
reiísricas lisróiicas oe los países que lo íoimulan.
Así, países con íueire componenre mulriculruial, como son los casos oe
`ueva Zelanoa o Ausrialia, oesaiiollan un concepro oe colesión social aso-
ciaoo a la convivencia enrie oiíeienres íoimas oe vioa, en ranro los países
oe la !nión !uiopea acenrúan el iasgo oe piorección social. !n un caso, la
colesión esrá asociaoa a la gesrión oe la oiíeiencia, en el orio, a la gesrión oe
lienes o piesraciones. !as pairiculaiioaoes lisróiicas ramlién planrean oesa-
ííos oisrinros a la loia oe colesionai las socieoaoes. !sraoos nacionales íuei-
res, exirosos a la loia oe piomovei la lomogeneioao, expeiimenran un ripo
oe oesaíío oiíeienre al que expeiimenran !sraoos mulriculruiales. !o mismo
ocuiie si los países poseen oiveisos niveles oe oesempeño oe sus sisremas oe
piorección social.
!n orios rialajos se pieíieie ponei la arención en el leclo oe que el con-
cepro oe colesión social aluoe a cieiras caiacreiísricas piocesales oe la socieoao,
en vez oe ieíeiiise a un esraoo quiescenre o una íoima especííica oe oisriilu-
ción. Así, poi ejemplo, Jenson (1998: + y ss.) sugieie que «el réimino colesión
social es usaoo paia oesciilii un pioceso más que un esraoo íinal. !n pioceso
que envuelve un senrioo oe compiomiso y el oeseo o la capacioao oe vivii jun-
ros en aimonía». !n su opinión, la colesión social no exige oemasiaoos valoies
Capírulo 1 !! CÒ`C!PTÒ Ð! CÒ!!S!Ó` SÒC!A!
+3
compairioos, peio sí «la legirimioao oe las insriruciones oemociáricas, meca-
nismos insrirucionales eíecrivos paia iesolvei conílicros y una acriva pairicipa-
ción cívica». Poi su paire, Maxwell (1996: 13) aseveia que la colesión social
«envuelve la consriucción oe valoies compairioos y comunioaoes oe inreipie-
ración, ieoucienoo las oispaiioaoes oe ingieso y geneialmenre ooranoo a las
peisonas oel senrioo oe pairicipai en una empiesa común, encaianoo oesaííos
como paire oe una misma comunioao». !elly (2OO2: 1) aíiima que la «noción
oe colesión social piomueve la imagen oe una socieoao mooeina como una
unioao inregiaoa e inclusiva, una comunioao oonoe el egoísmo inoivioualisra
y los eníienramienros sociales consriruyen siruaciones anoimales, negarivas».
Ðalienooií, poi su paire, sugieie que el concepro oe «colesión social oesciile
una socieoao que oíiece opoirunioaoes a rooos sus miemlios al inreiioi oe
un maico oe valoies e insriruciones acepraoas. Tal socieoao es enronces una
oe inclusión. !as peisonas rienen senrioo oe peirenencia y no se peimire la
exclusión» (cir. en Beigei-Sclmirr 2OO2: +).
Variedad de contenidos asociados al concepto de cohesión social según países
Canaoá
!a colesión social es un pioceso piogiesivo capaz oe oesaiiollai una comunioao oe valoies, oesaííos
compairioos e iguales opoirunioaoes oenrio oe Canaoá, lasaoo en un senrioo oe coníianza, espeianza y
iecipiocioao enrie rooos los canaoienses.
!iancia
!a colesión social es un conjunro oe piocesos sociales que ayuoan a iníunoii en los inoiviouos el senrioo
oe peirenencia a una misma comunioao y el senrimienro oe que ellos son ieconocioos como miemlios
oe esa comunioao.
`ueva
Zelanoa
!a colesión social oesciile cómo oiíeienres giupos e insriruciones inreiacrúan eíecrivamenre, a pesai oe
sus oiíeiencias. Reíleja un alro giaoo oe volunrao oe rialajai en conjunro, romanoo en cuenra necesioa-
oes y piioiioaoes oiveisas. !a colesión social esrá cimenraoa poi las cuario conoiciones siguienres:
1.- Òpoirunioaoes inoiviouales, que incluye eoucación, empleo y saluo.
2.- Bienesrai íamiliai, que incluye la iesponsalilioao oe los paoies.
3.- Comunioaoes íueires, que incluye comunioaoes seguias y coníiaoas.
+.- !oenrioao nacional, que incluye lisroiia, leiencia, culruia y oeieclos, y rírulos oe ciuoaoanía.
Ausrialia
!a colesión social es el nexo enrie comunioaoes oe peisonas que coexisren, inreiacrúan y se apoyan unas
a orias a riavés oe meoios mareiiales y al compairii cieencias oe giupo, usos y expecrarivas.
Ðinamaica
!a colesión social se ieíieie a aquella siruación en que rooas las peisonas rienen acceso a esrallecei
ielaciones sociales lásicas, como poi ejemplo, acceso al meicaoo laloial, oesaiiollo oe la vioa íamiliai y
pairicipación en acrivioaoes políricas oe la socieoao civil.
!nión
!uiopea
!l airículo 2 oel Tiaraoo oe la !nión oe !sraoos !uiopeos esrallece que las raieas oe la !nión incluyen:
«Manrenimienro oe la colesión social y económica y solioaiioao enrie rooos los !sraoos miemlios oe la
!nión».
!l oljerivo oe la colesión social implica una ieconciliación oe un sisrema lasaoo en las íueizas oe meica-
oo, lileirao oe opoirunioao y oe empienoimienro, con un compiomiso con los valoies oe solioaiioao y
apoyo muruo, lo cual aseguia acceso alieiro a los leneíicios y piovee piorección paia rooos los miem-
lios oe la socieoao.
!uenre: Canaoian Coveinmenr (1999).
R!Ð!S, !STAÐÒ Y M!RCAÐÒ
++
Cinco dimensiones de la cohesión social
Cii:ivai: exisrencia o no oe valoies compairioos, oe ioenrioao común
y oe senrimienros oe compiomiso.
Peirenencia Aislamienro
!toxóxita: piesencia o no oe iguales opoirunioaoes oe acceso. !nclusión !xclusión
Poií:ita: insrirución o no oe pioceoimienros paia íoimai la volunrao
colecriva.
Pairicipación Aparía
Ði vitoxotixiix:o: exisrencia o no oe mecanismos simlólicos que
ievalioen la piopia ioenrioao.
Reconocimienro Reclazo o invisililioao
Ði iioi:ixibab: piooucción oe morivaciones y iazones paia la
oleoiencia insrirucional.
!egirimioao !legirimioao
!uenre: Jenson (1998: 15).
Como es íácil olseivai, el concepro oe colesión social enriemezcla cues-
riones íácricas o oesciiprivas (v.gi. peirenencia) y orias noimarivas (v.gi. iguales
opoirunioaoes oe acceso), como lo muesria el cuaoio que sigue:
!iixix:os iit:itos (vínculos oe cualquiei ínoole) !egirimioao, peirenencia.
!iixix:os xovxa:ivos (vínculos cualiíicaoos) !guales opoirunioaoes oe acceso, ieconocimienro, pairicipación.
!l concepro no incluye enronces solo consioeiaciones ielarivas a la esra-
lilioao oe las socieoaoes, sino ciicunsrancias aringenres a su cualioao moial.
Ðesoe ese punro oe visra se paiece al concepro iawlsiano oe «socieoao lien
oioenaoa», o sea, una socieoao que íavoiece la coopeiación enrie sus miemlios
a pairii oe una concepción púllica oe jusricia (cíi. Rawls 1996: !, 6). !n suma,
el concepro oe colesión social —si arenoemos a sus oeíiniciones explíciras—
incluiiía senrioo oe peirenencia e inclusión, poi una paire, y una cieira oiienra-
ción noimariva común, poi la oria.
!n cualquiei caso —y aun incluyenoo elemenros íácricos y orios noima-
rivos— el piollema oel que inrenra ocupaise el concepro oe colesión social,
como se sigue oe los anreceoenres que se acalan oe piesenrai, se iesume en una
sola piegunra: ¿cómo se piooucen los lazos sociales? !sra piegunra —que esrá
en la lase oe la mooeinioao— es, como veiemos oe inmeoiaro, la que inrenró
iesponoei la lireiaruia clásica.
!!!. !os tiisitos v si bistvivtióx bi ia sotiibab xobivxa
!l piollema oel que se ocupa la lireiaruia clásica es el oe cómo se consriruyen los
lazos sociales una vez que la giamárica oe la riaoición (con sus ieseivas simlólicas,
ieligiosas, reológicas y moiales) viene a péioioa (!isrerri 2OO+: 127). !os gianoes
Capírulo 1 !! CÒ`C!PTÒ Ð! CÒ!!S!Ó` SÒC!A!
+5
pioragonisras oe esre oelare ouianre el siglo X!X íueion Ðuikleim y Spencei.
Peio ya muclo anres lo lalían sioo !ocke y Rousseau. Y anres rooavía los íisiócia-
ras y la economía. !na lieve ieíeiencia a los oiígenes oe esre concepro nos ayuoa-
iá a compienoei cómo —meoianre qué oiálogos y a riavés oe qué iníluencias— se
consriruye el piollema oe la colesión social en la lireiaruia conrempoiánea.
1. !l oelare sociológico: Ðuikleim y Spencei
!n el capírulo V!! oe La división del trabajo social, Ðuikleim (2OO1a) se opone
oe maneia íionral a las resis oe Spencei, coníoime a las cuales el oioen social
y la coopeiación se piooucen como iesulraoo oe la celeliación oe conriaros
inoiviouales. Spencei (s/í: 165 y ss.), en uno oe sus rialajos más noralles aceica
oe los sisremas íiouciaiios —algo que más raioe ocupaiá ramlién a Simmel—,
se piegunra qué es necesaiio paia logiai que los insriumenros íiouciaiios —el
papel moneoa, las lerias oe camlio y los pagaiés, que ieposan naoa más que
solie la coníianza— sean romaoos poi las peisonas a la loia oel inreicamlio.
!a lipóresis oe Spencei es que rooo lo que el !sraoo oele lacei es piesrai
enforcement a los conriaros. Si caoa uno peisigue y conoce sus piopios inreieses
y si el conriaro se íunoa en el consenrimienro ¿qué impeoiiá enronces que las
peisonas acueioen los mejoies aiieglos y que los lienes vayan, oe conriaro en
conriaro, lacia quien más los valoia? (Spencei s/í:. 175). Como se olseiva, no
es oiíícil aoveirii que esre auroi pieíiguia algunos oe los aigumenros que más
raioe elaloiaiá Coase (199+).
!n oria oe sus olias, The Man versus the State (1969), Spencei oeíine el
oioen social «como una ieo oe conriaros o cuasiconriaros enrie inoiviouos».
!xplica que «la vioa oe una socieoao oepenoe oe la manrención oe los oeieclos
inoiviouales. Si la socieoao no es más que la suma oe las vioas oe sus ciuoaoa-
nos, la implicación es olvia. Si ella consisre en las oiveisas acrivioaoes que los
inoiviouos empienoen en murua oepenoencia, enronces esraiá lien o mal según
si los oeieclos (conriacruales) oe los inoiviouos sean pioregioos o oenegaoos»
(Spencei 1969: 195 y ss, Spencei s/í). Spencei íue oiganicisra en una piimeia
erapa, psicologisra lacia el íinal, peio siempie manruvo la ioea oe que la socie-
oao no exisría, que eia una iealioao oeiivaoa oe los inoiviouos (Sraik 1961).
!n orias palalias, Spencei paiece un miemlio oiroooxo oe la escuela aus-
riiaca y en muclos pasajes pieíiguia a !ayek (1982). !a socieoao, concelioa
como un aiieglo oelileiaoo, simplemenre no exisre. !a noveoao oel inousriia-
lismo y oe la expansión oel meicaoo —que son los íenómenos que él riene a
la visra— consisre en que lileió a los seies lumanos oe las viejas riaoiciones y
mosrió que el aiieglo esraral consisre simplemenre en aseguiai los property rigths
R!Ð!S, !STAÐÒ Y M!RCAÐÒ
+6
paia gaianrizai un inreicamlio sin íiicciones que peimira que los iecuisos vayan
a sus usos más eíicienres. !os sisremas íiouciaiios —los más oelicaoos oe rooos
los íenómenos sociales, como va a insisrii Simmel (2OO3)— ieposaiían solie un
giupo oe aiieglos volunraiios que en su conjunro llevaiían al equililiio.
!n un mooelo como ese, claio esrá, la colesión social, iiguiosamenre la-
llanoo, no exisre. !xisre conveigencia o agiegación oe inreieses, peio no pio-
piamenre colesión en el senrioo que esa palalia aoopraiá a pairii oe la lecruia
oe Ðuikleim.
!l aigumenro oe Ðuikleim —que más aoelanre examinaiemos in exten-
so— es, en camlio, que el conriaro ieposa solie ieglas no conriacruales. !n
conjunro oe conrenioos noimarivos compairioos —la conciencia moial—, que
las socieoaoes expanoen meoianre múlriples mecanismos, es la lase oel inrei-
camlio. !as socieoaoes mooeinas, sugieie Ðuikleim, son inoivioualisras, sin
ninguna ouoa, peio su inoivioualismo es ex post social, un íiuro oe múlriples me-
canismos sociales enrie los que se cuenran los iiros y la eoucación (Ðuikleim
1998, 2OO3). Si paia Spencei las socieoaoes son ieoes conriacruales que rienoen
al equililiio, paia Ðuikleim son enrioaoes ieligiosas que suponen un ámli-
ro sagiaoo que espaicen y culrivan enrie sus miemlios (!ockwooo 2OOO: 7).
Ðuikleim oeíienoe el inoivioualismo oesoe un punro oe visra noimarivo, peio
insisre lasra el lairazgo, como veiemos luego, en las lases no inoiviouales que
lo lacen posille (Ciooens 1997: 131 y ss., cíi. Ðuikleim 2OO3).
DURKHEIM V/S SPENCER
El debate entre Durkheim y Spencer prefigura lo que un autor contemporáneo ha
denominado los dos escenarios posibles que las sociedades contemporáneas tie-
nen ante sí: uno individualista y otro solidarista, cada uno reposando sobre su-
puestos conceptuales distintos. Esos escenarios, sugiere, «comparten los desafíos;
pero no las soluciones al tema de la cohesión social» (Michalski et al. 2004: 15).
Sociabilidad Preferencias Democracia
!scenaiio
inoivioualisra
!nreicamlio conriacrual Pieexisrenres al inreicamlio
Concelioa como agiegación oe
pieíeiencias
!scenaiio
solioaiisra
Valoies compairioos !oijaoas en la comunioao Concelioa como pairicipación
Peio no es solo el eníienramienro enrie Spencei y Ðuikleim —meoiaoo,
como veiemos, poi el impacro oe la olia oe Tonnies y los rialajos oe Comre—
el que va consriruyenoo poco a poco el piollema oe la colesión social o, si se
Capírulo 1 !! CÒ`C!PTÒ Ð! CÒ!!S!Ó` SÒC!A!
+7
pieíieie, la piegunra oe poi qué se consriruye un oioen social esralle y valioso,
piovisro oe legirimioao y al que sus miemlios aolieien. !xisre ramlién orio
oelare anreiioi en la íilosoíía polírica, el cual oíiece claves inoispensalles paia
compienoei los sopoires oel oelare enrie los sociólogos clásicos.
2. !a oispura en la íilosoíía polírica:
!ocke y Rousseau, lileiales y comuniraiios
!n someio examen oe los iasgos piincipales oe la íilosoíía polírica mooeina
muesria que lay oos naiiaciones posilles oe la socialilioao y la polírica. Con-
íoime a una oe ellas —la conocioa como la riaoición lileial— el momenro
piimoioial es el inreicamlio y los property rigths, al exriemo oe que el !sraoo se
jusriíica noimarivamenre paia aseguiai uno y orio, riaoición que piincipia con
!ocke y conrinúa lasra `ozick. Según la oria riaoición —la oemociárica— el
momenro piimoioial es la comunioao y el oiálogo, en réiminos rales que los
sujeros, en vez oe anreceoei a ese momenro, se consriruyen en él. Como se ve,
no es oiíícil olseivai paialelos enrie la visión neoclásica en un caso (asociaoa a
la riaoición lileial) y la oe la sociología clásica en el orio (asociaoa a la riaoición
oemociárica, como lo muesria paiaoigmáricamenre el caso oe Ðuikleim) (cíi.
Jiménez 2OO2).
!n análisis más poimenoiizaoo muesria lasra qué punro amlas riaoiciones
se expiesan ramlién en el oelare conrempoiáneo. !a íilosoíía polírica mooeina
pueoe sei caiacreiizaoa poi el inrenro oe iesolvei un piollema que acompaña a la
mooeinioao como si íueia una somlia: ¿cómo aseguiai la lileirao en un munoo
que caiece oel pooei uniíicaooi oe la ieligión?, ¿cómo comparililizai el piincipio
oe suljerivioao, es oecii, la acriruo ciírica y aurónoma, con el oeseo oe un ámliro
oe inconoicionalioao que peimira, a la vez, sujerai, oiienrai y colesionai nuesria
exisrencia?, ¿cómo oesoe la suljerivioao oe caoa uno es posille, sin emlaigo,
eiigii un munoo en común que nos aliigue y, al mismo riempo, coníieia senrioo
a nuesria vioa? !l oeieclo a la lileirao suljeriva, oice !egel en su Filosofía del
derecho (198O: pai. 12+), es el piollema cenrial oe la época mooeina (Jiménez
2OO2: 1O7, !aleimas 1993: 33). !o es ramlién, poi supuesro, en !ocke.
!l piollema que planrea el sujero piovisro oe una iaoical suljerivioao apa-
iece en luena paire oe la lireiaruia ya oesoe el siglo XV!!. Apaiece ramlién
en !olles, quien lo iesuelve ieivinoicanoo la alsolura exreiioiioao oel !sraoo
con iespecro al inoiviouo. !l !sraoo, en vez oe sei el piincipio oe la lileirao
—como seiá, poi ejemplo, en Rousseau o !egel—, seiá naoa más que la con-
oición exreiioi oe esa volunrao lilie. !n !olles, el alsolurismo es, paiaoójica-
menre, la conoición oel inoivioualismo. Solo si enrie el !sraoo y yo mismo no
R!Ð!S, !STAÐÒ Y M!RCAÐÒ
+8
lay iepiesenración alguna —solo si el !sraoo peimanece como lo alsoluramen-
re orio— yo pueoo salvai mi inoivioualioao. !s un piollema que, solia oeciilo,
apaiece ramlién en la olia oe Kanr. !l conriacrualismo oe Kanr —que acrúa
como el impeiarivo caregóiico oel legislaooi— inrenra íunoai la olligación po-
lírica en el consenrimienro, peio al sei inconmensuialle iespecro oe la moial,
lace jusricia a la «insocialle socialilioao» oel sei lumano (Kanr 19+1: +6).
!ocke (1997: cap. V) va a elaloiai un aigumenro oisrinro (cíi. Peña 2OO+).
Al eiigii a la piopieoao como un oeieclo naruial, como un oeieclo que anre-
ceoe al !sraoo y a la socieoao civil (!ocke no esrallece la oisrinción ran caia a
nuesrio piopio lenguaje enrie amlos íenómenos), el mieoo al orio lollesiano
queoaiá susriruioo poi la inoigencia, poi el peligio oe la inanición, y el inoi-
viouo esralleceiá sus vínculos sociales con la meoiación oe la naruialeza y oel
rialajo.
Ðe esra maneia, !ocke íunoa el oioen polírico oesoe el inreicamlio o
oesoe el meicaoo, y riansira noimarivamenre oesoe la piopieoao lacia el po-
oei, oesoe la economía lacia la polírica. !n su reoiía (y como veiemos, en el
lileialismo posreiioi) se insrala peiíoimarivamenre al inreicamlio y al senrioo
oel inreicamlio como un insranre piepolírico que, en vez oe sei oiienraoo poi
lo polírico, peimire íunoailo. Aquí se encuenria el oiigen oel public choice que
consisre, a íin oe cuenras, en vei el pioceso polírico como un momenro oe
meicaoo, un second best iespecro oe la compia y oe la venra. Si, como lo sugieie
esra lecruia lalirual oe !ocke, la conoición polírica, la vioa oenrio oel !sraoo,
es una oeiivación que se íunoa noimarivamenre oesoe el rialajo y la piopieoao,
oesoe la inoigencia, ¿cómo enronces la polírica pooiía pierenoei suloioinailos?
!l iesulraoo paiece olvio: la colesión social no es íiuro oe la polírica, sino oe la
conveigencia meoianre el conriaro.
Peio si oesoe la íilosoíía polírica mooeina !ocke se alinea con Spen-
cei, Rousseau, poi su paire, se alinea lasra cieiro punro con Ðuikleim (vei
Ðuikleim 2OO1a: 1O3-1O+).
Paia Rousseau (1762: !, cap. V!) la koinonía politiké —la comunioao políri-
ca— es el momenro clave en la consrirución oel oioen social y oel !sraoo. Anres
oe ese momenro no exisren pieíeiencias inoiviouales ni alguna oria iealioao
exriasocial a la que eclai mano paia oeíinii la vioa en común. !a oelileiación
púllica solie la lase oe un senrioo mínimo oe comunioao es inoispensalle paia
senrai las lases oel conriaro social. !l conriaro social es un airiíicio que peimire
íunoai la ioea oe una volunrao que es oisrinra a la suma oe las volunraoes inoi-
viouales, una especie oe conciencia moial que oioena y oisciplina a la socieoao
en su conjunro. Al igual que en Ðuikleim, paia Rousseau el aiieglo conriacrual
—el meicaoo, oiiíamos loy— no es suíicienre paia íunoai un oioen social co-
lesionaoo y esralle.
Capírulo 1 !! CÒ`C!PTÒ Ð! CÒ!!S!Ó` SÒC!A!
+9
!se oelare enrie la riaoición lileial y la riaoición oemociárica —enrie
!ocke y Rousseau— posee rooavía expiesiones en la lireiaruia riaoucilles en la
oposición enrie lileiales y comuniraiisras. Apaienremenre, los lileiales coníían
en la auronomía, en las inmunioaoes íienre al !sraoo y, en geneial, esrimulan la
capacioao elecriva oe los ciuoaoanos. !os comuniraiisras, poi su paire, suelen
sei piesenraoos como quienes íavoiecen cieiro pareinalismo esraral y el culrivo
oe cieiras viiruoes en vez oe, simplemenre, pioclamai oeieclos. !os piimeios
seiían aromisras y los segunoos colecrivisras, unos seiían nominalisras (la so-
cieoao no es más que un nomlie) y los orios iealisras (la socieoao posee una
exisrencia que se soliepone a la oe los inoiviouos)
5
.
!sa piesenración oe lileiales y comuniraiisras es pioíunoamenre eiiónea
y oeja en la penumlia la oisrinción —que es muy ielevanre a la loia oe la cole-
sión social— enrie el plano onrológico y el plano noimarivo oe esos oos punros
oe visra (Tayloi 1995)
6
. !l plano onrológico es el ielarivo a la piegunra ¿cómo
se consriruyen las socieoaoes lumanas?, el plano noimarivo es ielarivo a una
piegunra oisrinra, a salei, ¿qué ripo oe sei lumano el !sraoo oele íavoiecei y
cómo oelemos riarainos unos a orios? !s olvio que oos auroies pueoen coin-
cioii en el plano noimarivo y oisciepai en el onrológico, o sea, pueoen esrai oe
acueioo en que lay que piomovei la auronomía (plano noimarivo) y oisciepai,
sin emlaigo, a la loia oe cómo laceilo (plano onrológico). !l iesulraoo son
cuario posiciones posilles que enrieciuzan los planos noimarivo y onrológico.
!l cuaoio siguienre esquemariza ese oelare:
Atomista Colectivista
Ðeieclos inoiviouales
!ileialismo clásico: lileial en lo noimarivo y
aromisra en lo onrológico.
Comuniraiismo lileial: lileial en lo noimari-
vo y comuniraiio en lo onrológico.
Viiruoes sociales
Conseivanrismo clásico: conseivaooi en lo
noimarivo y aromisra en lo onrológico.
Comuniraiismo conseivaooi: conseivaooi en
lo noimarivo y comuniraiio en lo onrológico.
Paia quienes se sirúan en las celoas oe la oeiecla, el meicaoo no logia poi
sí solo piooucii colesión social o sosrenei ioeales sociales apaienremenre ran
oisranres oe la colesión como el inoivioualismo. !nrie ellos (celoa supeiioi) se
5
Solie la ielevancia oe la oispura enrie nominalismo y iealismo paia la reoiía sociológica pueoe
consulraise Ðalienooií (1973).
6
Tayloi la sugeiioo que el oelare enrie lileialismo y comuniraiismo ieposa solie algunos
malos enrenoioos. !n su opinión, en ese oelare se enrielazan, y se coníunoen, cuesriones
onrológicas y cuesriones noimarivas (advocacy issues). !na cuesrión onrológica se ieíieie a los
íacroies que se invocan en una pioposición paia oai cuenra oe la vioa social, una cuesrión noi-
mariva, en camlio, equivale a la posición (stand) moial o polírica poi la que se aloga (Tayloi
1995: 182).
R!Ð!S, !STAÐÒ Y M!RCAÐÒ
5O
encuenrian Tayloi, Sanoel o Rawls quienes, sienoo lileiales oesoe el punro oe
visra noimarivo (piensan que el sujero posee íaculraoes que le coníieien aurono-
mía), cieen que el sujero lileial iequieie oe una riaoición social que lo susrenre
(o sea, cieen que el sujero lileial es posr social). !n la celoa iníeiioi se siruaiían
quienes no son lileiales oesoe el punro oe visra noimarivo (v.gi. \alzei), aun-
que coincioen con auroies como Sanoel en lo onrológico.
3. !l oioen social en los oiígenes oe la economía mooeina:
Smirl y los íisióciaras
Si los oilemas oe las socieoaoes mooeinas íueion oljero oe pieocupación oe
Ðuikleim y oe Spencei, oe !ocke y oe Rousseau —o sea, oe los íunoaooies
oe lo que loy llamamos sociología y íilosoíía polírica, iespecrivamenre— oicla
inquieruo ramlién ocupó a la economía. Y quizás esra oisciplina sea el momen-
ro inrelecrual más íecunoo paia compienoei las pairiculaiioaoes que el oelare
solie colesión social ievisre loy en oía. !a economía es la que muesria oe ma-
neia más piísrina algo que apaiece iecuiienremenre en los oelares conrempo-
iáneos: una cieira mezcla enrie aspecros oesciiprivos y noimarivos. !n eíecro, al
lallai oe colesión social en la lireiaruia conrempoiánea no solo se aluoe a un
oioen social esralle e inregiaoo, sino ramlién a un oioen que pueoa esrimaise
jusro o legírimo. !sra mezcla, que incomooa a las ciencias sociales que se pie-
renoen lilies oe valoies, se encuenria insralaoa en la economía mooeina oesoe
sus mismos inicios.
Su oiigen se encuenria en la asociación que es posille aoveirii en el sui-
gimienro mismo oe la mooeina ciencia económica con la ioea oe oeieclo na-
ruial, es oecii, con la ioea oe que exisre un oioen que es inoepenoienre oe la
volunrao lumana en el que se alcanza el equililiio y la impaicialioao. Así como
los cueipos celesres poseen un cieiro oioen oe equililiio, como lo acalala oe
mosriai `ewron en sus Principia, así ramlién las cosas lumanas poseen un cieiro
oioen que es necesaiio inreligii y no riaicionai. !urclenson —el maesrio oe
Smirl— cieyó íiimemenre en un innaro senrioo moial que ayuoaiía a oesculiii
esa legalioao inmanenre que rienoe al equililiio (Tayloi 1929: 21O, !urclenson
1999: 8). Si lien los meicanrilisras no enoosaion esa cieencia, ella íue en cam-
lio muy íueire en los íisióciaras. !sros íueion los piimeios que concilieion la
polírica económica como la roralioao oe lo que loy oía llamamos ciencia social
(anricipánoose en esro a Beckei 1996) y le ariiluyeion la raiea oe oíi y ajusrai el
íuncionamienro oe la maquinaiia oel inreicamlio al oioen naruial pieviamenre
inreligioo. Çuesnay —el íisióciara poi anronomasia, méoico oe maoame Pom-
paooui— sosruvo que los aconrecimienros oel munoo social son iesulraoo oe la
Capírulo 1 !! CÒ`C!PTÒ Ð! CÒ!!S!Ó` SÒC!A!
51
acción lumana, peio no íiuro oe ninguna acción lumana inoivioual (algo que
siglos oespués ieperiiá !ayek) y que, poi oelajo oe rooos los aconrecimienros,
el munoo que iesulra es el mejoi oe rooos los posilles: el lomlie, agiegó, pue-
oe ajusraise a su meoio y así aseguiaise leneíicios y evirai males (Tayloi 1929:
217, `eill 19+8). Ðe alí que los íisióciaras se iesisrieion a oeíinii a la economía
—como lo laián luego Smirl o Say— como una ciencia oe la iiqueza. !a econo-
mía, alega Ðu Ponr, es «la ciencia oel oeieclo naruial aplicaoo, ielariva a como
oele sei la socieoao civilizaoa» (cir. en `eill 19+8: 166). !a reoiía íisióciara no
es enronces, como suele cieeise, una reoiía oel laissez faire, sino una reoiía oel
conriol social poi paire oel !sraoo, una reoiía oel mínimo oe legislación con el
máximo oe auroiioao (Samuels 1962: 16O, Tayloi 1929: 221).
!a íilosoíía oel oioen naruial en Smirl íue muy oiíeienre a la oe los íisió-
ciaras que, como acalamos oe vei, alogalan poi un íueire conriol social. !a
íunción oel golieino es, en opinión oe Smirl, la oe colaloiai y acompañai las
renoencias naruiales oel géneio lumano y íue, poi eso, más ceicano a Buike y a
Monresquieu que a Çuesnay o Benrlam (Tayloi 1929: 227). !a reoiía oel oioen
social que sulyace a la olia oe Smirl es menos una reoiía oe un oioen ioeal
a logiai meoianre un plan oe ieíoimas, y más la reoiía oe un oioen exisrenre
enrie los evenros económicos. Smirl, sin emlaigo —ral cual ocuiie con el mo-
oeino concepro oe colesión social en muclos oe sus usos— no oisringue enrie
oioen, en el senrioo oe un sisrema oe uniíoimioaoes causales, y oioen en el sen-
rioo oe un ajusre aimonioso en una socieoao lien oioenaoa. !a amligueoao oel
piollema oel oioen —que pioviene oe la ceicanía oe las ciencias sociales con el
concepro oe oeieclo o ley naruial— peisisre plenamenre en él.
Cemento de la sociedad
(Debate en la sociología)
Preferencias
(Debate en la filosofía política)
Intervención del gobierno
(Debate en la economía)
Ðuikleim Conciencia moial
Spencei Reo oe conriaros
Rousseau Socialmenre íoijaoas
!ocke Pieconsriruioas
!isióciaras Mooelai el oioen naruial
Smirl Acompañai el oioen naruial
Caoa uno oe esos auroies manriene, poi oiveisas vías una cieira conrinui-
oao con las ciencias sociales oel piesenre. !xisre una línea que va oe Ðuikleim
a Paisons y a !ulmann, oria línea que se exrienoe oe Rousseau a !aleimas y a
Rawls, una reiceia que se exrienoe oesoe !ocke a `ozick y !ayek, y, en íin, una
línea que va oesoe Spencei, pasanoo poi Maislall, lasra el neoinsrirucionalismo.
R!Ð!S, !STAÐÒ Y M!RCAÐÒ
52
!l oilema mooeino —cómo se consriruyen las socieoaoes o, paia usai palalias
oe Comre (Comre 18+1: T V, 39+ y ss.), cómo se oiganiza la ievolución que
oesriuyó el ancien régime— queoa consriruioo oe una maneia soipienoenre-
menre coincioenre con los oelares oe íines oe los novenra oel pasaoo siglo.
!n rooa esa oispura se enriemezclan punros oe visra esriicramenre oesciip-
rivos iespecro oe cómo se consriruye el oioen social, y punros oe visra noimari-
vos iespecro oe cómo oeleiía sei a la luz oe un cieiro ioeal oe jusricia o oe mo-
ialioao
7
. !sa misma amligueoao es la que apaiece en el concepro oe colesión
social. !na socieoao colesionaoa es una socieoao que, solie la lase oe cieiras
iegulaiioaoes, piesenra las caiacreiísricas noimarivas oe sei lien oioenaoa —en
el senrioo que a esra expiesión se le coníieie (v.gi., poi Rawls 1996).
!V. !i vvoniixa bi ia touisióx sotiai ix ia sotioiooía.
Ði ia soiibavibab ai tavi:ai sotiai
!a sociología, como la economía, son oisciplinas que consriruyen su ieílexión
al compás oel suigimienro oe la mooeinioao y sus íenómenos asociaoos: apa-
iición oel !sraoo, meicaoos auroiiegulaoos, inoiviouación. !a sociología, en
especial, nació oe las pieocupaciones ielarivas a la oelicuescencia oe la comu-
nioao como consecuencia oe la inousriialización (Paxron 1999: 88). !n sus
inicios, la mooeinioao es una siruación oe riánsiro oe lo viejo a lo nuevo oesoe
el munoo oe la vioa en acriruo naruial lacia un munoo oonoe la ieílexivioao
se inrensiíica (!aleimas 1993). `o lay auroi que lo ponga oe maniíiesro con
mayoi elocuencia que Comre en el Course de philosophie positive: «el piollema
que planrea la socieoao mooeina (una expiesión que, poi supuesro, Comre
emplea con íiecuencia) es el oe cómo oiganizai la ievolución, o sea, cómo eii-
gii un sisrema esralle oe inreiacciones una vez oesapaiecioo el ancien régime»
(Comre 189+: V, 39+ y ss.). `o es iaio que poi eso las piimeias ieílexiones oe
la sociología, oesoe Comre lasra Ðuikleim, consisran en una seiie oe ripolo-
gías que pierenoen mosriai poi una paire lo que alanoonamos, el munoo que
esrá queoanoo ariás, y poi la oria lo que nos espeia, el munoo que renemos poi
oelanre. Mutatis mutandis, esra es la misma ieílexión que loy oía nos planrea-
mos íienre a las riansíoimaciones que expeiimenran las socieoaoes nacionales
(Beck 2OO2a: 8).
7
!n ejemplo paiaoigmárico es el oe Aoam Smirl, quien suele vacilai, con cieira amligueoao,
enrie el oioen concelioo como un conjunro oe iegulaiioaoes causales y el oioen enrenoioo
como la iealización oe una socieoao lien oioenaoa.
Capírulo 1 !! CÒ`C!PTÒ Ð! CÒ!!S!Ó` SÒC!A!
53
1. Comre y sus seguiooies
!l caso oe Augusre Comre, a pesai oe algunos aspecros suyos que loy oía pooiían
paiecei pinroiescos, meiece sei ciraoo especialmenre. Su oljerivo, iecoioemos,
íue eiigii una oocriina —el posirivismo— que siivieia oe oogma a un nuevo
pooei espiiirual capaz oe colesionai a un munoo que paiecía oesinregiaise: un
piincipio que puoieia iemeoiai «ese oesoioenaoo esraoo oe la socieoao acrual»
(Comre 1893: !V, +67)
8
y solucionai la «gian ciisis mooeina» (198O: 113). Paia
Comre, la ciisis social que se oesara con los inicios oe la mooeinioao riene una
solución inrelecrual. Alcanzai esa solución exige elaloiai un piincipio capaz oe
logiai legemonía culruial. Ðe alí que el posirivismo se pioponga alcanzai la
«iazón púllica» (Comre 198O: 1O7), «pasai luego a las cosrumlies y (alcanzai)
en úlrimo réimino a las insriruciones» (Comre 198O: 1O6).
Peio ¿oónoe iaoica la supeiioiioao oe ese espíiiru posirivo, capaz oe co-
lesionai a una socieoao en ciisis? Raoica en las oiveisas íunciones que es ca-
paz oe cumplii. Paia Comre, las socieoaoes se colesionan solie la lase oe los
inreieses (en lo que esrá oe acueioo con el uriliraiismo), los senrimienros (algo
que suliayó, según veiemos, Ðuikleim) y, solie rooo, las ioeas (que es oon-
oe el posirivismo cumpliiía un papel íunoamenral). Tooa socieoao es, a íin oe
cuenras, una íoima oe «comunión inrelecrual», peio ramlién una «comunioao
oe senrimienros» (Comre 198O: 71). Ðe alí que, con un enrusiasmo que a la
oisrancia paiece excesivo, él ciea con poiíía que el posirivismo es «la única so-
lución inrelecrual que pueoa iealmenre renei la inmensa ciisis social que se la
opeiaoo oesoe lace meoio siglo en el occioenre euiopeo» (Comre 198O: 1O1).
«!a ieoiganización roral, única que pueoe reiminai la gian ciisis mooei-
na, consisre eíecrivamenre en el aspecro menral (…) en consriruii una reoiía
sociológica capaz oe explicai convenienremenre el pasaoo lumano en su con-
junro» (Comre 198O: 113), poique, ya lo lalía oiclo, «loy se pueoe aseguiai
que la oocriina que laya explicaoo suíicienremenre el pasaoo en su conjunro
olrenoiá, inevirallemenre, meoianre esa sola piuela, la piesioencia menral oel
íuruio» (Comre 198O: 11+).
!se ripo oe íiases —que loy suenan pinroiescas: «piesioencia menral»,
poi ejemplo— apunran a una oimensión oe la socialilioao que va a suliayai
más raioe la casi roralioao oe la lireiaruia sociológica eníienre oel uriliraiismo.
!a pieocupación oe Comre solie cómo oiganizai la socieoao luego oe la ciisis
oel ancien régime se iepire en orios clásicos.
8
!as ciras ielarivas al Course de philosophie positive se eíecrúan mencionanoo la íecla oe eoición
oel volumen iespecrivo. !n la lilliogiaíía, la olia se iecoge poi la íecla oel piimei volumen
oe la eoición consulraoa (18+1).
R!Ð!S, !STAÐÒ Y M!RCAÐÒ
5+
!s, poi supuesro, el caso oe Spencei (1969), quien elaloió una ripología
que pierenoía oesciilii la vieja y la nueva época: las socieoaoes miliraies y las
socieoaoes inousriiales. !l riánsiro oe una a oria y los piollemas oe cooioina-
ción que planrea son el oljero oe la pieocupación oe Spencei
9
.
Peio es !eioinano Tonnies quien consriuye la ripología oe más amplio éxi-
ro, al exriemo que, inconíesaoamenre o no, ella rooavía peisisre en el lenguaje
oe las ciencias sociales. !eioinano Tonnies elaloia las nociones oe comunioao
y oe socieoao como oos íoimas socierales alreinarivas, cuyo riánsiro consriruiiía
la piimeia expeiiencia mooeina.
«Comunioao es lo anriguo y socieoao lo nuevo» (Tonnies 1979: 29). !n
la comunioao (Gemeinschaft) exisre una inrensa conjunción oe senrimienros, ex-
peiiencias y piopósiros, compiomisos aíecrivos y una oensa ieo oe ielaciones
inreipeisonales, en la socieoao (Gesselschaft), en camlio, las ielaciones son aíec-
rivamenre neurias, impeisonales, simplemenre conriacruales y poco comuni-
carivas. Poi supuesro, en amlos casos exisre algún ripo oe colesión social que
se manriene, sin emlaigo, poi meoios oisrinros: implíciro y sosrenioo poi las
ielaciones inmeoiaras, en un caso, íoimalmenre sosrenioo poi la auroiioao y poi
el conriaro en el orio (Tonnies 1979: 67). !n el caso oe la comunioao (Gemeins-
chaft), la colesión se alcanza meoianre un consenso implíciro que va a coincioii
con lo que Ðuikleim más raioe va a oenominai esíeia oe lo sagiaoo. «Poi
esencia es silencioso el consenso: poique su conrenioo es inoecille, iníiniro, in-
compiensille» (Tonnies 1979: +2). !n el caso oe la socieoao, «el puio conriaro
pasa a sei la lase oe rooo el sisrema (…) !a volunrao oel !sraoo se emancipa
caoa vez más oe la riaoición, oe lo acosrumliaoo y oe la íe» lasra riansíoimaise
en volunrao posiriva (Tonnies 1979: 3O5). Paia él la ievolución oe la moial, que
es piopio oe lo mooeino —algo en lo que coincioe con Comre (Tonnies 1988:
316)—, conouce a la polémica y a la riansacción: al no pooeise salvai lo lueno
en sí, rooo se lace oepenoei oe la volunrao y oe la conciencia.
Y, poi supuesro, en esa misma línea —el análisis oel riánsiro oe lo viejo a
lo nuevo, oe lo riaoicional a lo mooeino— se encuenria el caso oe Ðuikleim,
quizás el más ielevanre oe rooos paia el oelare conrempoiáneo, en la meoioa
que su olia se la conveirioo en la ieíeiencia, junro con la olia oe Paisons, a la
que más se ecla mano a la loia oe lallai oe colesión social. Paisons le ieconoce
lalei visro anres que naoie el piollema lollesiano oel oioen, Meiron apiecia
en ella una oposición iaoical al inoivioualismo uriliraiisra y Ciooens sugieie que
inrenró iesolvei el piollema oe la auronomía moial en el munoo social. Poi eso
mismo iesulra impiescinoille que nos oerengamos en la olia oe Ðuikleim.
9
Paia la iníluencia oe Comre en Spencei, pueoe veise !isen (1967).
Capírulo 1 !! CÒ`C!PTÒ Ð! CÒ!!S!Ó` SÒC!A!
55
TRES LECTURAS DE DURKHEIM: PARSONS, MERTON Y GIDDENS
La obra de Durkheim ha suscitado multitud de interpretaciones. La más famosa de
todas ellas fue la que efectuó Talcott Parsons en su monumental La estructura de
la acción social (Parsons 1968). En opinión de Parsons, Durkheim viene a resolver,
por oposición al utilitarismo, lo que él denomina el «problema hobbesiano del
orden»: ¿cómo un conjunto de seres humanos, dotados de una fuerza aproxima-
da, con escasez de recursos y esperanzas ilimitadas puede, no obstante, cooperar
establemente entre sí?
La diferencia entre la antigüedad y la época moderna, había dicho Hegel (1980:
par. 124), consiste en el derecho de la particularidad del sujeto a satisfacerse,
pero si eso es así, entonces queda planteado un problema fundamental: ¿cómo
se constituye un orden estable a partir de esa simple particularidad? La solu-
ción vino de la mano de Locke (1997; cfr. Peña 2004) y consistió en postular una
identidad natural de intereses entre los individuos. Este postulado le permitió
a Locke, explica Parsons, ocuparse del intercambio dejando de lado el análisis
de las condiciones previas que lo hacen posible. Pero el problema fundamental
no tardó en plantearse de nuevo: si existe una identidad natural de intereses,
¿para qué son necesarias entonces las instituciones? La respuesta es el principio
malthusiano de la población, que contemporáneamente es posible hallar en las
crisis de los sistemas de previsión. La población comenzará a aumentar y enton-
ces las instituciones serán necesarias porque habrá una inevitable lucha por los
recursos. No obstante, que ese tipo de explicaciones coexistieron durante un
largo tiempo con la economía clásica —hasta que Marshall llegara a modificar
notablemente la teoría del valor y la utilidad—, el problema del orden, según
Parsons, quedó en pie.
¿Cómo, a partir de la particularidad de los intereses era posible, sin embargo,
la coordinación de acciones y la cooperación? La solución de Durkheim a este
problema habría sido la afirmación de una conciencia colectiva —una conciencia
moral— que asegurara hasta cierto punto la identidad de intereses (en La divi-
sión del trabajo social), un mecanismo de internalización (del que se ocuparía
en Sociología y filosofía y en La educación moral), y el tratamiento de una esfera
sacra que funda un ámbito no negociable de la vida social (el tema de Las formas
elementales de la vida religiosa (Pope 1973, 1975; Parsons 1975).
Para Thomas Merton la peculiaridad de la obra de Durkheim es su oposición
crítica al individualismo metodológico y a las visiones atomísticas de la vida so-
cial. Su obra representaría una «revuelta contra el individualismo utilitarista que
encontró sus prototipos en los sistemas de Hobbes y de Locke» (Merton 1994:
18). En otras palabras, para Merton (menos preocupado que Parsons por las
R!Ð!S, !STAÐÒ Y M!RCAÐÒ
56
peculiaridades metodológicas y epistémicas de la obra de Durkheim) el autor de
La división del trabajo social ejecutó un análisis crítico de la posición de quienes
veían en la sociedad un equilibrio de intercambios o una solución, mediante la
fuerza, a un dilema de acción colectiva.
Anthony Giddens (1986), por su parte, sugiere que la peculiaridad de la obra
de Durkheim radica en su afirmación del individualismo moral y su rechazo, al
mismo tiempo, del individualismo metodológico. En otras palabras, Durkheim in-
tentaría, en el conjunto de su obra, mostrar bajo qué circunstancias surge el ideal
del individuo autónomo y bajo qué condiciones este es posible. El problema de
Durkheim sería el de la misma modernidad: explicar socialmente la aparición de
la autonomía y comprender de qué forma puede ella ser fuente de normatividad.
Si se prefiere, el intento teórico de Durkheim sería un intento de compatibilizar el
anhelo de autodeterminación y de pertenencia a la comunidad, todo a la vez (cfr.
Beck 1999).
2. !a acrualioao oe Ðuikleim
Reoucioo a lo esencial, el planreamienro oe Ðuikleim iespecro oe lo social
oescansa solie oos ioeas que él mismo expuso con cieira moiosioao en sus
rialajos solie eoucación: la necesioao lumana oe oisciplina y, a la vez, la ne-
cesioao oe peirenencia (Ðuikleim 1977, !ockwooo 2OOO: +). Así como una
comunioao eclesial esrá consriruioa a la vez poi cieencias compairioas y poi un
iirual común (Ðuikleim 196+: ++, +27), así ramlién las socieoaoes se eiigen
solie una conciencia colecriva y solie la aosciipción oe los inoiviouos a giupos
que suigen oe la oivisión oel rialajo. !sas oos necesioaoes coníiguian cieiras
íoimas oe colesión social.
a) Disciplina y pertenencia
!a necesioao oe oisciplina (cuya íalra exriema es la anomia) oeiiva, en la ai-
gumenración oe Ðuikleim, oe oos ciicunsrancias. !a oisciplina —las ieglas
inreinalizaoas meoianre la eoucación— peimire aloiiai esíueizos al iurinizai
un conjunro oe acciones, peio, poi solie rooo, nos cuia oe los oeseos excesivos
y lace posille la lileirao
1O
. !sos oeseos inmooeiaoos y excesivos, piopios oe la
1O
Ðuikleim aolieie oe maneia explícira a Kanr: la lileirao consisre en la capacioao oe iesisrii
las inclinaciones. Así el sujero es aurónomo cuanoo es capaz, anre rooo, oe iesisrii el oeseo.
Capírulo 1 !! CÒ`C!PTÒ Ð! CÒ!!S!Ó` SÒC!A!
57
vioa económica mooeina, es lo que Ðuikleim va a oenominai insisrenremenre,
ranro en sus esruoios solie el suicioio como en sus rialajos solie eoucación,
«el mal oel iníiniro» (oonoe es olvio el paialelo con !ieuo y la lipóresis sul-
yacenre a El malestar en la cultura)
11
. Como suele ocuiiii, opone esa necesioao
oe oisciplina al punro oe visra oel uriliraiismo que, en su opinión, sulyace en la
economía mooeina (Ðuikleim 1997: +8):
Paia Benrlam, la moial, lo mismo que la legislación, consisre en una especie oe
parología. !a mayoi paire oe los economisras oiroooxos no lan renioo orio len-
guaje. Y sin ouoa, lajo la iníluencia oe esre senrimienro mismo, Sainr Simon y los
más gianoes reóiicos oel socialismo lan aomirioo como posille y oesealle una so-
cieoao en la que rooa ieglamenración queoaia excluioa. !a ioea oe una auroiioao
supeiioi a la vioa y que lace oe ley en ella, se les anrojala una supeivivencia oel
pasaoo, un piejuicio insosrenille. `aoa pueoe lalei íueia y poi encima oe ella.
Ðe esra maneia se llegó a iecomenoai a los lomlies, no ya el gusro poi la
mesuia y la mooeiación, el senrioo oel límire oe la moial, que es solo un aspecro
oel senrioo oe la auroiioao moial, sino el senrimienro oiiecramenre opuesro, es
oecii, la impaciencia poi rooo íieno y poi rooa limiración, el oeseo oe oesenvol-
veise sin réimino, el aperiro oe lo iníiniro.
Y más aoelanre agiega:
Peio no lay posililioao oe aceicaise a un íin que se lalla siruaoo en el iníiniro.
!a oisrancia lacia él es siempie la misma, lágase lo que se laga. `aoa lay más
oesalenraooi que caminai lacia un punro reiminal que se aleja consranremenre.
!sa vana agiración no se oisringue oe un simple ieslalai en el mismo sirio, poi
ello, solo oeja rias oe sí la riisreza y el oesalienro. !pocas como la nuesria, que
lan conocioo el mal oel iníiniro, son épocas necesaiiamenre riisres. !l pesimismo
es el compañeio insepaialle oe las aspiiaciones ilimiraoas. !l peisonaje lireiaiio
que encaina poi excelencia el senrimienro oel iníiniro es el !ausro oe Coerle. !l
poera nos lo ieriara con iazón moiriíicaoo poi un roimenro peiperuo (Ðuikleim
1997: 52).
!a necesioao oe peirenencia, poi su paire, es ramlién una oeiivación oe la
ciírica oe Ðuikleim al uriliraiismo y al inoivioualismo merooológico. !a paia-
ooja oe la socieoao mooeina es que la inoiviouación es un piooucro social. `o
lay inoiviouo sin peirenencia:
11
Poi supuesro la olia oe !ieuo (pullicaoa en 193O) es muy posreiioi a los rialajos oe Ðuik-
leim.
R!Ð!S, !STAÐÒ Y M!RCAÐÒ
58
Mas paia compienoei el alcance oe esra pioposición capiral es necesaiio oaise
lien cuenra oe lo que es una socieoao. Si, oe acueioo con una concepción que la
sioo clásica ouianre muclo riempo y que esrá aún muy oiíunoioa, se consioeia
como socieoao una colección oe inoiviouos, volvemos a caei en las oiíiculraoes
pieceoenres sin pooei salii oe ellas. Si el inreiés inoivioual no riene valoi en mí,
rampoco lo riene en mis semejanres, cualquieia sea su númeio y, poi consiguienre,
el inreiés colecrivo, si no es más que una suma oe inreieses inoiviouales, es ram-
lién amoial. Paia que la socieoao pueoa sei consioeiaoa como el íin noimal oe la
conoucra moial es necesaiio que sea posille vei en ella algo más que una suma oe
inoiviouos, es necesaiio que consriruya un sei sui generis que renga su naruialeza
especial, oisrinra oe la oe sus miemlios y una peisonalioao piopia oiíeienre oe las
peisonalioaoes inoiviouales. !n una palalia, es necesaiio que exisra, en rooa la
íueiza oe la palalia, un sei social (Ðuikleim 1997: 7+-75).
!a moialioao —que es conoición necesaiia oe la colesión social— supone
la aolesión a los múlriples giupos en los que pairicipamos (íamilia, pioíesio-
nes), peio, poi solie rooo, a uno: la pariia, que en conoiciones mooeinas, es una
íoima social que peimire la máxima pluialioao y la máxima oiíeienciación.
!a pariia, ral como la ieclama la conciencia mooeina, no es el !sraoo celoso y
egoísra que no conoce oria iegla que su piopio inreiés, que se consioeia exenro
oe rooa oisciplina moial, sino que su valoi moial consisre en que es la apioxi-
mación más alra posille oe aquella socieoao lumana, acrualmenre iiiealizaoa y
acaso iiiealizalle, que consriruye el límire ioeal al cual piocuiamos aceicainos
inoeíinioamenre. `o oele veise, en mooo alguno, en esre concepro oe la pariia
una especie oe ensueño urópico. !ácil es vei en la lisroiia que caoa vez se va
lacienoo más una iealioao, poique las socieoaoes son caoa vez más vasras, el
ioeal social se va oesasienoo oe rooas las conoiciones locales y érnicas paia que
pueoa sei común a un mayoi númeio oe lomlies iecluraoos enrie las más oi-
veisas iazas y en los más vaiiaoos laliranres, poi esro es caoa vez más alsriacro
y más geneial y, poi consiguienre, más pióximo al ioeal lumano (Ðuikleim
1997: 95-96)
12
.
!s íácil olseivai en esre planreamienro oe Ðuikleim los ioeales noimarivos
que lo alienran. !l es un iepullicano que inrenra ieivinoicai los ioeales oel inoi-
vioualismo moial oesoe la peirenencia a la comunioao polírica (Ciooens 1986:
! y ss,), lo cual coincioe con los oelares conrempoiáneos enrie el lileialismo
12
!l páiiaío es noralle y anricipa lo que Paisons (1987) va a sosrenei, muclo oespués, aceica oe
las conoiciones oe la comunioao socieraiia.
Capírulo 1 !! CÒ`C!PTÒ Ð! CÒ!!S!Ó` SÒC!A!
59
y el comuniraiismo, enrie la oemociacia concelioa pioceoimenralmenre y la
iepúllica.
Aloia lien, ocuiie sin emlaigo que ranro la oisciplina como la peirenen-
cia rienen sus parologías. !a íalra oe iegulación o oe oisciplina pioouce anomia,
mienrias su exceso pioouce íaralismo. !a aosciipción excesiva al giupo pioou-
ce el suicioio alriuisra o el cisma, en camlio la íalra oe aosciipción, el suicioio
egoísra o la oisolución social. !n orias palalias, la solioaiioao no solo se ve
amenazaoa poi la anomia, sino ramlién poi el exceso oe peirenencia (!ockwo-
oo 2OOO: 27-38). !l siguienre esquema sinreriza esras paiaoojas:
Alta Baja
Ðisciplina !aralismo Anomia
Peirenencia Alriuismo o cisma Suicioio egoísra o oisolución social
!a iegulación noimariva suige oe un oioen moial, oe un sisrema oe valo-
ies compairioos y oe noimas oeiivaoas: enrie esras las que legiriman la oisriilu-
ción oe iecuisos y las iecompensas son especialmenre ielevanres. !a iegulación
noimariva peimire evirai lo que !olles llamala las «espeianzas excesivas»,
que es íuenre oe oesasosiegos y oe un conjunro oe conoucras oisíuncionales que
Meiron (1965) se encaigó oe oesciilii. !sa iegulación noimariva coníiguia un
ámliro social sacio, en ranro la esíeia oel inreicamlio es simplemenre pioíana.
Tooo esro peimire explicai, oe nuevo, que Ðuikleim esrá lejos oe concelii
el oioen social como el iesulraoo oe un conjunro oe agenres iacionalmenre
egoísras que alcanzan el equililiio meoianre el inreicamlio o que supeian sus
oilemas oe acción colecriva meoianre la coacción. !os seies lumanos, en la
visión oe Ðuikleim, poseen una cieira comunioao oe piopósiros que oeiiva oe
esa esíeia sacia que consriruye el núcleo noimarivo, poi oeciilo así, oe rooas las
socieoaoes. !n orias palalias, Ðuikleim esrallece una cieira oposición enrie
vioa ieligiosa (la lase oe la colesión social) y la vioa meiamenre económica
(que oescansa solie ella).
!n el caso oe la socieoao mooeina, la iegulación y la peirenencia esrán,
sin emlaigo, en meoio oe una paiaooja (Ciooens 1986, Mullei 199+). Òcu-
iie que en la mooeinioao se veiiíica un pioceso ciecienre oe inoiviouación y
oe auronomía peisonal, poi una paire, y oe ciecienre inreioepenoencia, poi la
oria ¿Cómo es posille comparililizai amlas cosas? !a iespuesra la encuenria
Ðuikleim en la oivisión oel rialajo.
R!Ð!S, !STAÐÒ Y M!RCAÐÒ
6O
b) La división del trabajo
!a oivisión oel rialajo es un rema lalirual en la lireiaruia oe los siglos XV!!!
y X!X, aunque se le asignan signiíicaoos oisímiles (cíi. Polanyi 2OO1, Mullei
199+, y especialmenre Myeis 1967).
!a riaoición uriliraiisra e inoivioualisra oe la economía clásica vio en la
oivisión oel rialajo un piincipio oe eíiciencia, oe especialización y oe urilioao
murua que esrimulala la ampliación oel meicaoo (Smirl 2OOO: 16). Spencei
urilizó ese piincipio paia explicai el riánsiro oe las socieoaoes miliraies a las
inousriiales, peio sin sacuoiise el uriliraiismo:
`o es poi «el léioe como iey», ni poi la «saliouiía colecriva», que los lomlies se
lan oivioioo en piooucroies, oisriiluiooies mayoiisras y oisriiluiooies al oeralle.
`uesria oiganización inousriial, oesoe sus lineamienros piincipales lasra sus más
mínimos oeralles se la vuelro lo que es, no simplemenre sin guía legislariva, peio,
en una exrensión consioeialle, a pesai oe las rialas legislarivas. !a suigioo lajo
la piesión oe las necesioaoes lumanas y acrivioaoes iesulranres. Mienrias caoa
ciuoaoano la esraoo peisiguienoo su lienesrai inoivioual y ninguno pensanoo es-
pecííicamenre aceica oe la oivisión oel rialajo o conscienre oe la necesioao oe ello,
la oivisión oel rialajo, sin emlaigo, se la ioo roinanoo caoa vez más complera.
!sro se la ioo oesaiiollanoo lenra y silenciosamenre: pocos se lan peicaraoo oe
ello casi lasra los riempos mooeinos (Spencei 1969: 196).
Ðenrio oe la riaoición íiancesa, Comre riene una acriruo más lien amli-
valenre íienre al íenómeno oe la oivisión oel rialajo y es quien llama explíci-
ramenre la arención aceica oe los peligios que pueoe iepiesenrai paia la cole-
sión social. Y sugieie que, como la economía poi sí sola es incapaz oe piooucii
consenso, enronces esa raiea coiiesponoe al !sraoo, el que renoiá enronces a su
caigo el íomenro oe una nueva ieligión.
!l conjunro oe la nueva íilosoíía renoeiá siempie a lacei iesalrai, ranro en la vioa
acriva como en la vioa especulariva, el vínculo oe caoa uno con rooos, en una mul-
riruo oe aspecros oiveisos, oe maneia que se laga involunraiiamenre íamiliai el
senrimienro ínrimo oe la solioaiioao social, exrenoioo convenienremenre a rooos
los riempos y a rooos los lugaies. `o solo la lúsqueoa acriva oel lien púllico se
iepiesenraiá sin cesai como el mooo más piopio paia aseguiai comúnmenre la
íelicioao piivaoa, sino que, poi un inílujo a un riempo más oiiecro y más puio,
al íin más eíicaz, el ejeicicio más complero posille oe las inclinaciones geneiosas
llegaiá a sei la piincipal íuenre oe la íelicioao peisonal, incluso aunque no lulieia
oe piocuiai excepcionalmenre oria iecompensa que una ineviralle sarisíacción
inreiioi (Comre 199+: 132).
Capírulo 1 !! CÒ`C!PTÒ Ð! CÒ!!S!Ó` SÒC!A!
61
!a riaoición maixisra, poi su paire, íue pioíunoamenre ciírica oe cual-
quiei íoima oe ioealización oe la oivisión oel rialajo. Maix, poi supuesro, no
oesconoció el caiácrei ievolucionaiio oe la recnología capiralisra y oe la am-
pliación oel meicaoo (le oeoicó en el Manifiesto algunas oe sus páginas más
encomiásricas), peio suliayó ramlién sus cosros: la expiopiación oe los meoios
oe piooucción a los rialajaooies, la oivisión oe la socieoao en clases, la alie-
nación, enrie orios. Paia Maix, la socieoao capiralisra —cuya maniíesración
mooeina es la oiíeienciación al inreiioi oel pioceso piooucrivo— posee un
amlivalenre parión oe oesaiiollo. Ðenrio oe los clásicos, Maix es el piime-
io que llama explíciramenre la arención aceica oel leclo oe que las socieoa-
oes mooeinas apaiecen, según la íamosa oisrinción oe El Capital (Maix 1973:
128-129), colesionaoas en la esíeia oe la ciiculación, peio escinoioas en el
ámliro oe la piooucción.
!l caso oe Ðuikleim es oisrinro a rooos los anreiioies (vei Meiron 199+:
2O). Si Smirl y Spencei vieion en la oivisión oel rialajo un piincipio oe eíi-
ciencia, si Comre vio en él una amenaza paia la colesión social y si Maix vio
en él la íuenre oe la exploración, Ðuikleim oesculiió en la oivisión oel rialajo
un vínculo que peimiriiía iesolvei la paiaooja oe la mooeinioao: un inrenso
inoivioualismo moial sosrenioo poi vínculos sociales. !llo exigía poi supuesro
una conciencia colecriva alsriacra capaz oe acogei vaiios cóoigos oiíeienciaoos
(la íuenre oe esa conciencia seiía el iepullicanismo), un sisrema eoucarivo capaz
oe riansmiriila (oe alí que Ðuikleim insisrió en la sepaiación enrie la íamilia y
la escuela) y un !sraoo arenro a las íoimas parológicas oe oiíeienciación (enrie
ellas la oivisión oel rialajo íoizaoa).
c) Patriotismo, educación y justicia
!a viralioao y acrualioao oe Ðuikleim queoa oe maniíiesro en el leclo oe que
ries oe los piollemas poi él ielevaoos aún peisisren en la lireiaruia y íoiman
paire cenrial oel oelare conrempoiáneo (Mullei 199+: 83, Ciooens 1997, Pope
1975, 1973): i) la oiscusión enrie pariiorismo y ciuoaoanía cosmopolira, ii) el
oelare aceica oe las íunciones oe la eoucación, y iii) el piollema oe oereiminai
en qué consisre una socieoao lien oioenaoa.
!a oiscusión enrie pariiorismo y ciuoaoanía cosmopolira sulyace al oelare
—en meoio oel que se lan oeiiamaoo iíos oe rinra— enrie el lileialismo kan-
riano y el comuniraiismo oe inspiiación legeliana. Òcuiie que las socieoaoes
oemociáricas conrempoiáneas ieclaman, oesoe la pairiculaiioao oe la nación,
oeieclos univeisalisras, oeieclos que nos coiiesponoen naoa más en viiruo
oe los seies que somos. `os pensamos a la vez como miemlios oel géneio
R!Ð!S, !STAÐÒ Y M!RCAÐÒ
62
lumano con lealraoes ampliaoas y como miemlios oe una comunioao, con
oeleies y olligaciones más iesriingioas. !n meoio oe ese oelare, el lileialismo
ieclama una cieira ioenrioao oel yo con piescinoencia oel conrexro en el que ese
mismo yo elige. !l comuniraiismo, en camlio, la insisrioo en suliayai la ínoole
ex posr social oel yo lileial y las consecuencias que oe ello se siguen oesoe el
punro oe visra polírico. !n meoio oe ese oelare, y en línea con el punro oe visra
oe Ðuikleim, el iepullicanismo ieivinoica la inoivioualioao oel yo oesoe las
viiruoes oe la comunioao
13
.
!l oelare aceica oe las íunciones oe la eoucación, y oe las ielaciones ínri-
mas que meoian enrie ellas y la colesión social, es orio oe los aspecros que la
olia y el planreamienro oe Ðuikleim anricipan.
!n la lireiaruia conrempoiánea se ariiluyen a la eoucación múlriples íun-
ciones y, según cuál sea la oimensión que se acenrúa en ella, se siguen oiíeienres
consecuencias noimarivas a la loia oe oiseñaila. Se ariiluyen a la eoucación
íunciones ielarivas al capiral lumano oe las socieoaoes (Beckei 196+), íuncio-
nes eugenésicas que suliayan la riansíeiencia oe venrajas oe los paoies a los
lijos (Currman 2OO1: +8), y íunciones oe jusricia ielarivas a los ioeales oe una
socieoao meiirociárica (Currman 2OO1: 62). Ðe caoa una oe esas íunciones se
siguen consecuencias noimarivas oisrinras paia la oiganización oel sisrema es-
colai, los piincipios oe selección en la escuela, las íoimas oe íinanciamienro o
oe sulsioios. !n esre oelare, Ðuikleim llama la arención aceica oe las ielacio-
nes enrie colesión social y escuela, al suliayai que la luena eoucación supone
un esíueizo poi incoipoiai al niño a la ciuoao sepaiánoolo oe la íamilia. !sre,
como veiemos más aoelanre, es un aspecro que iecile amplia arención en la
lireiaruia posreiioi.
!n íin, el oelare aceica oe una socieoao lien oioenaoa o, en orias pa-
lalias, el rema oe la jusricia, se oeiiva en Ðuikleim oe una iazón, oe nuevo,
sociológica: la oivisión íoizaoa oel rialajo.
!s, sin ouoa, íalso cieei que rooas las ielaciones sociales pueoen ieouciise a con-
riaro, ranro más cuanro que el conriaro supone algo oisrinro oe lo que poi sí
solo implica, exisren lazos especiales que rienen su oiigen en la volunrao oe los
13
«!n vez oe oeíinii oeieclos a lase oe piincipios que son neuriales enrie vaiias concepciones
oel lien, la reoiía iepullicana inreipiera los oeieclos a la luz oe una pairiculai concepción
oe la socieoao luena —el aurogolieino iepullicano. !n conriasre con el ieclamo lileial en
que lo coiiecro riene piioiioao solie el lien, el iepullicanismo aíiima una polírica oel lien
común. Peio esre lien común no coiiesponoe a la noción uriliraiia oe agiegación oe pieíeien-
cias inoiviouales. A oiíeiencia oel uriliraiismo, la reoiía iepullicana no asume pieíeiencias que
oeleiían riarai oe sei sarisíeclas. !n vez oe eso, lusca culrivai a los inoiviouos en las viiruoes
oe caiácrei necesaiias paia el aurogolieino» (Sanoel 1998: !!).
Capírulo 1 !! CÒ`C!PTÒ Ð! CÒ!!S!Ó` SÒC!A!
63
inoiviouos. !ay un consensus oe un cieiro géneio que se expiesa en los conriaros
y que, en las especies supeiioies, iepiesenra un íacroi impoiranre oel consen-
sus geneial. !s, pues, necesaiio que, en esas mismas socieoaoes, la solioaiioao
conriacrual se coloque, lasra oonoe sea posille, al aliigo oe rooo lo que pueoa
peiruilaila, poique si en las socieoaoes menos avanzaoas pueoen conseivai esra-
lilioao sin gian inconvenienre, poi las iazones que acalamos oe oecii, allí oonoe
consriruye una oe las íoimas piominenres oe la solioaiioao social no pueoe sei
amenazaoa sin que la unioao oel cueipo social lo sea ramlién oel mismo golpe
(Ðuikleim 2OO1a: ++7).
!l rema oe la oivisión íoizaoa oel rialajo —íueia oe conecrai el piolle-
ma oe la colesión social o oe la solioaiioao con el rema oe los inreieses y con
el sulsriaro mareiial oe la vioa social, algo que en Ðuikleim no es íiecuen-
re— peimire oai susrenro al caiácrei oesciiprivo y noimarivo oel concepro oe
colesión social. !sre caiácrei mixro encuenria aquí una explicación iazonalle:
un mínimo noimarivo es una conoición necesaiia, aunque no suíicienre, oe la
colesión.
3. Paisons: las vaiialles-pauras y la inregiación social
!as ioeas oe Paisons rienen impoirancia a la loia oe examinai el rema oe la
colesión social, peio, poi solie rooo, impoiran poi la iníluencia que ruvieion
y rienen en las ciencias sociales larinoameiicanas a la loia oe caiacreiizai a los
sisremas sociales riaoicionales coníionraoos a los sisremas mooeinos, y a la loia
oe oeíinii el riánsiro oe unos a orios. Como la sioo sugeiioo (Moianoé 198+:
5O), la reoiía oe Paisons íue empleaoa paia caiacreiizai paiaoigmáricamenre a
la socieoao mooeina coníionraoa a la riaoicional y paia calculai oe qué maneia
inoucii el riánsiro oe una a oria. !l análisis oe la reoiía oe Paisons enronces se
jusriíica no solo poi lo que riene oe reoiía sociológica, sino ramlién poi lo que
ruvo oe inspiiación paia la ioeología —o sea, paia la polírica— oel oesaiiollis-
mo larinoameiicano.
a) Una teoría de la integración
!a reoiía oe Paisons —una oe las más iicas oe la reoiía sociológica y oe las
que posee más ancla iníluencia (cíi. Alexanoei 198+: 397, Sciulli y Ceisrein
1985: 372, Tieviño 2OO1: XV, cíi. Ciooens 1976: 7O6 y ss.)— es la que se ocupa
oe maneia más oiiecra oel piollema oe la colesión o, como él pieíieie, oe la
R!Ð!S, !STAÐÒ Y M!RCAÐÒ
6+
inregiación social
1+
. !a conveigencia, en aspecros muy ielevanres, enrie la reo-
iía oe Paisons y orios punros oe visra, como el oe !aleimas o !ulmann, lace
impiescinoille ieíeiiise a ella siquieia lievemenre.
!n sisrema geneial oe la acción, sugieie esre auroi, se oiienra a la iesolu-
ción oe cuario piollemas íuncionales (Paisons er al. 197O: 6O, Paisons 1976:
!!, Paisons y Smelsei 1966: 33): la aoapración al meoio, la piosecución oe me-
ras, la inregiación y la larencia. Caoa uno oe ellos oa oiigen a un sulsisrema:
el oigánico (aoapración), el oe peisonalioao (piosecución oe meras), el social
(inregiación) y el culruial (larencia). !l sisrema social se ocupa oe solo uno oe
esos piollemas, el oe la inregiación, peio al laceilo se oiíeiencia ramlién in-
reinamenre en cuario sulsisremas: el económico (encaigaoo oe la aoapración),
el polírico (ocupaoo oe la piosecución oe meras), el oe la comunioao socieraiia
(encaigaoo oe inregiai la socieoao), y el culruial (que riene a su caigo la la-
rencia o la manrención oe las pauras noimarivas) (Paisons y Smelsei 1966: 53,
Tieviño, 2OO1: X!V). !l cuaoio siguienre —oonoe la íunción oe caoa sisrema
se inoica poi la iespecriva sigla en inglés, según es pieceprivo en la lireiaruia—
muesria al sisrema social y sus cuario sulsisremas:
A !conomía C Polírica
! Culruia ! Comunioao socieraiia
Ðe rooos ellos, el más ielevanre paia la colesión es la comunioao socie-
raiia. !sre sulsisrema es el que peimire inregiai a la economía, la polírica y la
culruia:
Al sulsisrema oe inregiación oe una socieoao lo oenominaiemos comunioao so-
cieraiia. !s posille que la íunción más geneial oe la comunioao socieraiia sea la
airiculación oe un sisrema oe noimas con una oiganización colecriva que piesenre
1+
!a olia oe Paisons —que aquí se ievisaiá solo en un pai oe aspecros especialmenre ielevanres
paia el piollema oe la colesión social— piincipió como una reoiía geneial oe la acción (lacia
el año 1937, vei Paisons 1968) y reiminó como una reoiía oe sisremas (en la oécaoa oe 197O,
vei Paisons 1987). !n su amplia lilliogiaíía posee pairiculai impoirancia el rexro esciiro
con Bales y Slils (conocioo como los Workings Papers, Paisons, Bales y Slils 197O), en el que
examina la riansición oesoe un punro oe visra a orio e inregia los avances iealizaoos lasra El
sistema social (Paisons 1976). !n su conjunro, la olia oe Paisons se inspiia en el iealismo ana-
lírico (sugeiioo poi \irreleao), coníoime al cual mienrias más exlausriva y coleienre es una
reoiía, riene más piolalilioaoes oe sei veioaoeia. Tooo eso explica la amlición y el exriemo
conceprualismo oe su olia, así como su anlelo oe inregiai en su reoiía la roralioao oe la ria-
oición sociológica —un esíueizo similai al que luego empienoe !aleimas en la reoiía oe la
acción comunicariva, o !ulmann con la reoiía oe sisremas sociales.
Capírulo 1 !! CÒ`C!PTÒ Ð! CÒ!!S!Ó` SÒC!A!
65
unioao y colesión. (...) !l aspecro noimarivo se oenomina sisrema oe oioen legí-
rimo, el colecrivo es la comunioao socieraiia, como colecrivioao aislaoa y ciicuns-
ciira. !l oioen socieraiio iequieie una inregiación claia y oeíinioa en el senrioo,
poi una paire, oe la coleiencia noimariva y, poi oria, oe la «aimonía» y «cooioi-
nación» socieraiias (Paisons 1987: 21-22, cíi. !ockwooo 1956).
Aloia lien, la acción, en cualquieia oe esos sulsisremas, iequieie esrai
cogniriva y morivacionalmenre oiienraoa (es oecii, oai iespuesra a las piegunras
¿qué es el oljero con que inreiacrúa? y ¿qué signiíica?). !as íoimas que aoop-
ra caoa una oe esas oiienraciones es lo que Paisons y Bales van a oenominai
«vaiialles-pauras» (Paisons 1976: 1O2 y ss., Paisons er al. 197O). !as vaiialles-
pauras oeíinen, oe maneia exlausriva, las íoimas en que la acción pueoe oiien-
raise, en caoa uno oe esos sulsisremas, ranro oesoe el punro oe visra cognirivo
como oesoe el punro oe visra oe la carexis.
Cognirivamenre, lay oos mooos enrieciuzaoos oe oisciiminai y oiganizai
los oljeros, a salei: universalismo (oiganización cogniriva oe los oljeros en vii-
ruo oe piopieoaoes signiíicarivas que se esrallecen con inoepenoencia oe cual-
quiei ielación especííica oel oljero con el ego) y particularismo (oiganización
cogniriva oe los oljeros en ielación oe su peirenencia a un conrexro ielacional
especííico ieíeiioo al ego), y cualidad-desempeño (oiganizai cognirivamenre al
oljero como un compuesro oe cualioaoes aosciiras o como un compuesro oe
acciones).
Ðesoe el punro oe visra oe la carexis, exisre afectividad o neutralidad afectiva
(según se peisiga una giariíicación inmeoiara poi paire oel ego íienre al oljero
o, en camlio, esa giariíicación se oerenga en pos oe consioeiaciones evaluarivas
o insriumenrales) y especificidad o difusividad (según la mayoi o menoi piesciip-
ción que sea posille veiiíicai en el giaoo oe compiomiso que el ego laya oe
asumii íienre al oljero).
!se conjunro oe vaiialles-pauras —oicoromías en la oiienración oe la ac-
ción— oeíine la maneia en que un sisrema oe acción iesuelve los piollemas
íuncionales lásicos, enrie ellos el oe la inregiación. Aloia lien, oe ese complejo
esquema pueoen colegiise oos cuesriones geneiales en visra oel piollema oe
la colesión social. !a piimeia es ielariva al ripo oe vaiialles-pauras que íavo-
iecen una coiiecra inregiación en ese ripo oe socieoaoes. !as vaiialles-pauras
ayuoan a oeíinii ripos oe esriucruias y ripos oe oiienración oe iol, enrie orias
cosas. Al comlinaise con los piollemas íuncionales peimiren, según Paisons,
oeíinii íoimas más o menos rípico-ioeales. Así, una adaptación exirosa involu-
cia un ajusre oel sisrema al amlienre y, a la vez, una riansíoimación acriva oe
esre úlrimo. !sa aoapración iequieie oe pieoicciones geneializaoas iespecro oe
los oljeros (univeisalismo) y riaramienro oe esos mismos oljeros en conrexros
R!Ð!S, !STAÐÒ Y M!RCAÐÒ
66
especííicos que iesulren ielevanres paia el íin aoaprarivo (especiíicioao). Junro
con ello, es menesrei una oiienración insriumenral lacia los oljeros, que evire
la oesviación aíecriva o emocional (neurialioao aíecriva), y una oeíinición ope-
iacional oel oljero (oesempeño).
!a inregiación, en camlio, iequieie pairiculaiismo y aíecrivioao, en la me-
oioa que esra enriaña una «aolesión aíecriva geneializaoa y ouialle con los
miemlios oel sisrema». Son necesaiias aoemás la difusividad y la cualidad, en
la meoioa que la «aolesión oel ego se oiiige al alrei en su cualioao oiíusa oe
miemlio oel sisrema, más que al alrei como ocupanre oe un esrarus especííico
o oesempeñanre oe un iol especííico» (Paisons er al. 197O: 17+).
!l cuaoio a conrinuación muesria el ripo oe vaiialles-pauras que íavoie-
cen la iesolución oe caoa uno oe los piollemas íuncionales (cíi. Paisons er al.
197O: V):
Problemas funcionales Plano cognitivo Catexis
Aoapración !niveisalismo !speciíicioao
Piosecución oe meras Ðesempeño Aíecrivioao
!nregiación Pairiculaiismo Ðiíusivioao
!arencia Cualioao `eurialioao
!as vaiiaciones oe esre esquema íueion leíoas como una ieíoimulación
paiaoigmárica, más que oesciipriva, oe la vieja ripología sociológica enrie «es-
rarus y conriaro» (Maine), «solioaiioao mecánica y oigánica» (Ðuikleim), Ge-
meinschaft und Gesellschaft (Tonnies) y los ripos oe acción social oesciiros poi
Max \elei. Según el ripo oe oiienración oe iol oeíinioo en caoa caso poi las
vaiialles-pauras, se oeíinió el ripo riaoicional y el mooeino (Así, v.gi., en Cei-
mani 1971: !!).
b) Una teoría de la diferenciación
!a segunoa cuesrión que planrea el esquema paisoniano es la ínoole que posee
la «comunioao socieraiia» en conoiciones oe alra oiíeienciación. !as socieoaoes
mooeinas, explica Paisons, en uno oe sus rexros más lien raioíos, son íuncional-
menre oiíeienciaoas y oiveisas. ¿Cómo enronces se logia que en meoio oe esa
oiveisioao los oisrinros acroies consioeien legírimas las noimas y oiienraciones
que iigen su oliai? !llo se alcanza, explica Paisons, giacias a la mayoi geneiali-
oao oe los pariones noimarivos: «(…) cuanoo la ieo oe siruaciones socialmenre
esriucruiaoas se lace más compleja, el mismo parión oe valoies oeleiá esralle-
ceise a un nivel oe geneialioao más elevaoo (…)» (Paisons 1987: +O).
Capírulo 1 !! CÒ`C!PTÒ Ð! CÒ!!S!Ó` SÒC!A!
67
Así, la socieoao mooeina al aumenrai su oiíeienciación íuncional —ali-
menraoa poi un riiple íenómeno ievolucionaiio: el inousriial, el polírico y el
eoucacional— la oelioo, al mismo riempo, aumenrai la geneialioao oe sus pa-
riones noimarivos. !a legirimioao, en lo mooeino, va queoanoo enronces pio-
giesivamenre oespiovisra oe conrenioo susranrivo y aoopra, en camlio, un rono
íoimal o pioceoimenral que es piopio —piensa Paisons— oe la oemociacia
y oel meicaoo mooeinos (cíi. Ceilaior 2OO1: 195). !n el exriemo, y como lo
ponoián oe maniíiesro los oesaiiollos posreiioies oe la reoiía oe sisremas, la
inregiación enrie economía, polírica y culruia solo pooiá sei íuncional a riavés
oe los meoios simlólicos oe inreicamlio. !a roralioao social pasaiá a sei en
consecuencia solo una roralioao íuncional, en ranro que laliá orias roralioaoes
compensaroiias que íavoiecen la inregiación social, como, v.gi., la nación, la
ernia o el géneio (Beiiain 1996: 153).
!sra compleja consriucción conceprual se riansíoimó en los leclos, como
se anoró anres, en una íoimulación normativa oel ripo oe socieoao mooeina.
Caoa uno oe los sulsisremas oel sisrema social, encaigaoo oe uno oe los cuario
piollemas íuncionales, iecilió así una piecisa caiacreiización oel ripo oe acción
que oelía oiienrai paia alcanzai el máximo oe inregiación. Así poi ejemplo,
mienrias el sulsisrema económico (cuyo piollema es la aoapración) iequieie
univeisalismo y neurialioao aíecriva, la comunioao socieraiia (cuyo asunro es la
inregiación) iequieie aíecrivioao y pairiculaiismo.
Ðesoe el punro oe visra ya no ioeológico sino esriicramenre reóiico, al es-
quema paisoniano se le iepiocló ponei oemasiaoo el acenro en los elemenros
noimarivos oe la acción social —especialmenre en aquellos que coníiguian la
esralilioao oel sisrema— y lalei en camlio ignoiaoo lo que pueoe sei oeno-
minaoo el sulsriaro oe la acción social. !sre sulsriaro pueoe sei oeíinioo como
la oisposición oe meoios que esriucruia oiíeiencias en las opoirunioaoes oe
vioa y pioouce inreieses oe un ripo no noimarivo —es oecii, inreieses oisrinros
a aquellos que rienen los acroies oe acueioo con la oeíinición noimariva oe la
siruación (!ockwooo 1956: 136). !os acroies esraiían expuesros a oos ripos oe
exreiioiioaoes que los consriiñen: una de jure (suliayaoa poi Paisons) y oria
de facto (suliayaoa, poi ejemplo, poi Maix), que el esriucruial-íuncionalismo
oejaiía en el olvioo o caienre oe reoiización
15
.
!n suma, Paisons laliía pioveíoo un conjunro oe concepros sociológicos
paia analizai la oinámica oe los sisremas sociales, cuyo íoco es, sin emlaigo,
15
Poi ejemplo, no seiía posille enrenoei la naruialeza oe la socieoao esraoounioense oel siglo
XX en réiminos oe una «oiienración univeisalisra al logio» (como paura oe valoi, paia usai la
reiminología paisoniana), sin mencionai los camlios sulyacenres a las insriruciones capiralis-
ras (!ockwooo 1956: 136).
R!Ð!S, !STAÐÒ Y M!RCAÐÒ
68
alramenre selecrivo y eníariza solie rooo el papel oe los elemenros noimarivos
en el logio oe la esralilioao oe los sisremas sociales.
+. !ulmann y la paiaooja oe la exclusión
!n el amplio panoiama oe la reoiía sociológica es posille enconriai auroies
que, a oiíeiencia oe los que lemos ievisaoo, eluoen la inreisuljerivioao paia
caiacreiizai lo que lemos oenominaoo el piollema oel oioen y la colesión. !l
caso más conspicuo es el oe !ulmann
16
.
Paia !ulmann la inreisuljerivioao —como lase oe lo que llamamos so-
cieoao— es un callejón sin salioa. Y lo mismo ocuiie con las reoiías oe la acción
—como la oe Paisons— que se oeiivan oe ella. !a iazón es que nunca queoa
claio cuál es la unidad a la que aluoe ese concepro (!ulmann 1996a: 11, 1998:
3+), o cómo pooiía consriruiise el alter ego si caoa sujero se expeiimenra como
la conoición oe posililioao oe su enroino (!ulmann 1996a: 19). !n susrirución
oe ese concepro esre auroi va a eiigii el concepro oe comunicación. «`uesrio
piollema oe la unioao oe aquello que consriruye lo social, se rioca en la raiea
oe piecisai a riavés oe qué ripo oe opeiación —ya que no oe la conciencia— es
piooucioa y iepiooucioa esra unioao. !a piegunra se pueoe conresrai con el
concepro oe comunicación» (!ulmann 1998: +O).
!l sujero o la conciencia como lase oel sisrema social queoa oesplazaoo
poi la comunicación como sisrema auroiieíeiencial. Así enronces los seies lu-
manos concieros no íoiman paire oe la socieoao, sino oe su enroino, el espacio
no es oeíiniroiio oe la socieoao, sino que es la comunicación la que oereimina
el signiíicaoo oel espacio, y la socieoao es un sisrema capaz oe olseivaise y
oesciiliise a sí mismo.
Con rooo, si los inoiviouos no son paire oe la socieoao, la reoiía no pueoe
piescinoii oe ellos. «Mienrias exisra como oisciplina acaoémica, la sociología
luclaiá con esre piollema» (!ulmann 1998: 62). Aloia lien, paia encaiailo,
!ulmann sugieie pairii oe la lase oe una esriicra sepaiación enrie el inoiviouo
y la socieoao. Si la socieoao es un sisrema auroiieíeiioo, enronces no pueoe
salii oe sí mismo paia enconriaise con el inoiviouo, y esre poi su paire rampo-
co. `aoa oe esro signiíica que no pooamos iepiesenrainos al inoiviouo o a la
socieoao o lallai aceica oe uno y oe orio, peio rooo ello a conoición oe que no
olvioemos que naoie es «yo» y que la palalia «manzana» no es una manzana
16
!s oiíícil compaiai a !ulmann con el iesro oe los auroies que aquí se la ievisaoo. !sre cons-
riuye, en sus piopias palalias, una reoiía oe «segunoo oioen» que pierenoe capruiai el punro
ciego —que no es lo mismo que un oeíecro o eiioi— oe las orias.
Capírulo 1 !! CÒ`C!PTÒ Ð! CÒ!!S!Ó` SÒC!A!
69
(!ulmann 1998: 63). Con rooo, si eso es así, queoa penoienre la piegunra acei-
ca oe «cómo es posille que, a pesai oe la clausuia auroiieíeiencial oe los sisre-
mas psíquicos, se logie un alro giaoo oe capacioao coopeiariva en los conrexros
sociales» (!ulmann 1998: 2+7).
Paisons, como lemos visro, lalía sosrenioo que las socieoaoes mooeinas
junro con expeiimenrai una muy inrensa oiíeienciación, piooucen ramlién una
alra geneialización oe los simlolismos uniraiios. !sa alra geneialioao y alsriac-
ción íavoiecen la conveigencia oe los acroies. Junro con ello, sosruvo Paisons,
las socieoaoes expeiimenran caoa vez una mayoi inclusión en caoa uno oe los
sulsisremas (si no es piopieraiio, es consumiooi, y así poi oelanre). !l supuesro
oe Paisons eia, enronces, que las socieoaoes íuncionalmenre oiíeienciaoas se
movían lacia un equililiio geneial. Pues lien, en ese punro !ulmann inrio-
ouce un quielie. Se riara oe examinai qué ocuiie cuanoo no se pioouce la
inclusión.
!n piincipio, paia !ulmann la inregiación noimariva oel inoiviouo a la
socieoao simplemenre no es posille. Recoioanoo aquí el viejo rema oe la sociable
insociabilidad que menciona Kanr, !ulmann señala que «no lay noimas oe las
que uno no pueoa oesviaise si le place. Y rampoco lay consenso» (!ulmann
1998: 63). !o que lay en camlio, son acoplamienros esriucruiales que peimi-
ren alcanzai cieira iegulaiioao (!ulmann 1998, cíi. Maruiana y Vaiela 198+:
116), y complejos piocesos oe íoimación oe expecrarivas que se asienran en la
socialización y, solie rooo, en la coníianza como íoima oe ieoucii la compleji-
oao (!ulmann 1996a).
!n alro giaoo oe complejioao, explica !ulmann, supone una mulriruo oe
piocesos selecrivos. !sra íunción la cumplen los meoios oe comunicación, «el
meoio poi el cual las selecciones oe las oiíeienres paires se conecran con caoa
una oe las orias» (!ulmann 1996a: 82). !os meoios oe comunicación simlóli-
camenre geneializaoos —el oineio, la veioao, el pooei, el amoi— peimiren la
riansmisión inreisuljeriva oe los acros oe selección en sisremas alramenre oiíe-
ienciaoos (!ulmann 1998: 82). A riavés oe esos meoios se íoiman las esriuc-
ruias oe las expecrarivas y las noimas oe morivación que lacen posilles que las
selecciones leclas poi un inoiviouo sean peirinenres a orio. Así los inoiviouos,
meoianre un apienoizaje más o menos auromárico, alanoonan la coníianza en
las peisonas y riansíieien su coníianza al sisrema que les ierioalimenra me-
oianre inreiacciones exirosas, una y oria vez (!ulmann 1996a: 88, cíi. Ciooens
199+: 8+)
17
.
17
«Cualquieia que coníía en la esralilioao oel valoi oel oineio y en la conrinuioao oe una mul-
riplicioao oe opoirunioaoes paia gasrailo —explica— lásicamenre supone que un sisrema esrá
íuncionanoo y pone su coníianza en esa íunción y no en las peisonas. Tal coníianza en el
R!Ð!S, !STAÐÒ Y M!RCAÐÒ
7O
Aloia lien, si lo anreiioi es así, oe alí se sigue enronces que concepros
como «inclusión» o «exclusión» —que consriruyen el íunoamenro oe lo que
lemos oenominaoo colesión social— pueoen ieíeiiise solo al mooo o maneia
oe inoicai en el conrexro comunicarivo a los seies lumanos, o sea, «oe renei-
los poi ielevanres». Ðepenoienoo enronces oe la íoima oe oiíeienciación que
aoopre una socieoao paia esriucruiai su oivisión piimaiia «iesulran oiíeienres
punros oe pairioa paia la inclusión y la exclusión» (!ulmann 1998: 173).
!n el caso oe las socieoaoes íuncionalmenre oiíeienciaoas, en oposi-
ción a lo que ocuiie en las socieoaoes segmenraoas o esriariíicaoas, no exis-
re una iegulación uniíoime oe la exclusión o oe la inclusión. !sre ripo oe
socieoaoes, enrie las que se cuenra el !sraoo oe lienesrai (!ulmann 199O:
35), no pueoen romai las piecauciones necesaiias paia que los inoiviouos
peirenezcan como peisonas a algunos oe los sulsisremas (!ulmann 1998:
189). !sro poique las ielaciones enrie los sisremas —económico, íamiliai,
cienrííico— no pueoen sei ya oereiminaoas paia el conjunro oe la socieoao
(la pairicipación en el sisrema económico se iegula poi meoio oe la piopie-
oao, la ielevancia polírica poi el voro, erc., y los eíecros en caoa uno oe esos
sulsisremas son impievisilles paia los oemás). !l iesulraoo oe rooo esro es
que oesoe el punro oe visra oe la inclusión las socieoaoes íuncionalmenre
oiíeienciaoas son muy poco inregiaoas. Ðesoe el punro oe visra oe la exclu-
sión, en camlio, ellas esrán plenamenre inregiaoas poique «la exclusión oe
un sisrema íuncional compoira, casi auromáricamenre, la exclusión oe orios»
(!ulmann 1998: 19O).
Así enronces —y paia usai la oisrinción oe !ockwooo— las socieoaoes
mooeinas piooucen inregiación íuncional, peio no inregiación social. !ay ro-
ralioaoes íuncionales que inregian la exclusión, peio no roralioaoes susranrivas
o sociales que aseguien la inclusión en algunos oe los sulsisremas (cíi. Beiiain
1996).
5. `eoinsrirucionalismo y capiral social
Como se la insisrioo a lo laigo oe esre capírulo, exisren oos riaoiciones concep-
ruales en las ciencias sociales que enrieciuzan piácricamenre rooa su lisroiia.
Ðe una paire, el punro oe visra sociológico (que posee una poiíiaoa conrinuioao
sisrema se íoima auromáricamenre a riavés oe la expeiiencia aíiimariva y conrinua oe urilizai
el oineio. `ecesira una ierioalimenración consranre, peio no iequieie gaianrías especííicas
inleienres y poi lo mismo siempie es muclo más íácil oe conseguii que la coníianza peisonal
en genre nueva y oiíeienre» (!ulmann 1996a: 86).
Capírulo 1 !! CÒ`C!PTÒ Ð! CÒ!!S!Ó` SÒC!A!
71
oesoe Comre lasra Paisons) que concile al acroi como un sujero goleinaoo
poi ieglas, noimas sociales y olligaciones que la inreinalizaoo meoianre oi-
veisos mecanismos, y oe oria paire, el punro oe visra que puoiéiamos llamai
económico que concile al acroi como renienoo meras o íines inoepenoienres
(lo que el maiginalismo llama pieíeiencias) que lusca maximizai. Mienrias el
piimei punro oe visra esrimuló el suigimienro oe una muy amplia ieílexión so-
ciológica, el segunoo punro oe visra enconrió su oesaiiollo más soíisricaoo en
la economía neoclásica.
!a peispecriva oel capiral social inrenra, lasra cieiro punro, comlinai am-
los punros oe visra mosrianoo oe qué íoima la piosecución oe pieíeiencias
inoiviouales y el inrenro oe maximizailas (la pieocupación neoclásica) acala,
lajo cieiras conoiciones, piooucienoo íoimas sociales esralles (la pieocupación
oe la sociología). !sre inrenro oe mezclai amlas peispecrivas, posee amplios
oesaiiollos reóiicos en la economía neoinsrirucional y en la peispecriva oel ca-
piral social (Coleman 1988: 95 y ss., Purnam 199+: 2O6 y ss., `oirl 1981: 25,
!ukuyama 1996: 37-+5, !ogel 1997: 2O, Poires 1998: 3).
a) El neoinstitucionalismo
!a economía neoinsrirucional muesria oe qué íoima las insriruciones —íoi-
males e iníoimales— íavoiecen el inreicamlio poi la vía oe oisminuii cosros
oe riansacción. Coase (199+: 121 y ss., 1998: 73), en su íamoso reoiema, in-
oica que si no lulieia cosros oe riansacción (es oecii, si los agenres puoieian
ieunii iníoimación, aseguiai el cumplimienro oe los conriaros y negociai a
cosro ceio) el oiseño insrirucional seiía iiielevanre: las paires siempie pooiían
alcanzai soluciones eíicienres meoianre la negociación. A la inveisa, si los cosros
oe riansacción son supeiioies a ceio, enronces el oiseño insrirucional es muy
ielevanre a la loia oe alcanzai la eíiciencia. A pairii oe allí las insriruciones, y el
análisis insrirucional, aoquieien ielevancia en oos senrioos (\illiamson 1989).
Ðe una paire, en el ámliro oel entorno institucional. !so compienoe oeieclos oe
piopieoao claios (oe maneia oe inreinalizai cosros y leneíicios en los agenres,
cieanoo así incenrivos), ieglas que íavoiezcan la celeliación oe conriaros a lajo
cosro, y un sisrema oe ieglas que simulen la solución oe meicaoo en aquellos
ámliros oonoe los cosros oe riansacción no lacen posille la solución oe mei-
caoo. Ðe oria paire, en el ámliro oel aiieglo insrirucional, que golieina las
maneias en que las unioaoes pueoen comperii o coopeiai enrie sí.
!l nuevo insrirucionalismo oeja alieira, sin emlaigo, la piegunra aceica
oe cómo y poi qué se íoiman las insriruciones. !sra piegunra conouce a íoimas
más suaves o llanoas paia explicai la coopeiación. !nrie ellas se encuenria lo
R!Ð!S, !STAÐÒ Y M!RCAÐÒ
72
que se la llamaoo «iecuisos moiales», ese ripo oe iecuisos que, al ievés oe los
iecuisos clásicos oe los economisras, no se gasran sino que se aciecienran con el
uso. !no oe ellos es el capiral social.
ELECCIÓN RACIONAL Y COOPERACIÓN
La noción de capital social busca explicar por qué no se producen los resultados
poco cooperativos a que conduce la teoría de la elección racional. Como lo mues-
tran los casos de la tragedia de los comunes, el dilema del prisionero o la lógica de
la acción colectiva, la racionalidad individual conduce, en todas esas situaciones,
a un comportamiento del tipo free rider, con lo que se alcanzan resultados que
están por debajo de los óptimos de bienestar social (Ostrom 1990: 2 y ss.). En la
tragedia de los comunes —en la que no existe autoridad alguna que coordine las
acciones— cada persona tiene incentivos para sobreexplotar los bienes comparti-
dos, de manera que, como fruto de la racionalidad individual, el resultado será la
depredación. En el caso del dilema del prisionero, si los dos prisioneros guarda-
ran silencio, saldrían mejor parados, pero como son incapaces de coordinar sus
relatos, la mejor estrategia desde el punto de vista individual es la delación. En la
lógica de la acción colectiva es mejor no vacunarse si los demás lo hacen (así el
individuo se inmuniza a costo cero), pero como todos efectúan el mismo cálculo, la
epidemia acabará con todos los calculadores racionales (lo mismo ocurre en una
muchedumbre: para ver el espectáculo lo más eficiente es empinarse por sobre los
demás, pero como todos razonarán igual, el resultado será peor). El Leviatán de
Hobbes puede ser interpretado como un intento de resolver este famoso problema
(Graham 2007: 16). Pero el argumento neoclásico no logra, por sí solo, arribar a
esa solución: el abandono del estado de naturaleza y la entrega del monopolio de
la fuerza a un tercero neutral no puede ser explicado sobre la base de la racionali-
dad individual (al revés, la racionalidad individual conduciría a la guerra de todos
contra todos que teme Hobbes) (cfr. North 1981: 25; Eggertsson 1995: 70).
Queda entonces planteada la cuestión de por qué en la vida social no siempre
se producen los desastrosos resultados que muestran esos análisis, los cuales
subpredicen la cooperación voluntaria (Putnam 1994: 210). Este es el origen y la
finalidad de las teorías del capital social.
b) El capital social: Coleman, Putnam y Bourdieu
!l capiral social es un ripo oe iecuiso que riene oos caiacreiísricas: se apoya en
algún aspecro oe la esriucruia social, y al mismo riempo íacilira cieiras acciones
Capírulo 1 !! CÒ`C!PTÒ Ð! CÒ!!S!Ó` SÒC!A!
73
oel acroi al inreiioi oe esa esriucruia. Como orias íoimas oe capiral, esre es
piooucrivo, o sea, lace posille la olrención oe cieiros lienes que sin él no seiía
posille alcanzai. Al igual que orias mooalioaoes oe capiral, explica Coleman,
no es oel rooo íungille y pooiía sei especííico a oereiminaoas acrivioaoes. «!a
íunción ioenriíicaoa poi el concepro oe capiral social esrá vinculaoa con el valoi
oe cieiros aspecros oe la esriucruia social que el inoiviouo pueoe empleai como
iecuiso en la piosecución oe sus inreieses» (Coleman 1988: 1O1).
!n punro oe visra más comuniraiisra y menos inoivioualizaoo es el oe
Purnam. !n sus esruoios solie la oemociacia y la culruia cívica sosruvo que
el capiral social equivale a aspecros oe la oiganización social rales como ieoes,
noimas y coníianzas que íaciliran la coopeiación y la cooioinación paia el lene-
íicio muruo (Purnam 199+: 212, cíi. !ukuyama 1996: +5). Más aoelanre llamó la
arención aceica oel leclo oe que el capiral social poseía una oimensión oe lien
púllico y oria oe lien piivaoo, con rooos los piollemas que eso pooía signiíicai
a la loia oe inveirii riempo y esíueizo en él (Purnam 2OO2: 16). !l capiral social
posee oimensiones púllicas, poi lo que se oele evirai que quienes invieiren
en él pueoan apiopiáiselo oel rooo —morivo poi el cual una socieoao pooiía
inveirii menos oe lo que seiía socialmenre leneíicioso en el capiral social. !a
consecuencia oe esro es que lay luenas iazones paia que el !sraoo piocuie co-
iiegii las oiveigencias enrie los leneíicios sociales y piivaoos oel capiral social
(Coleman 1988: 119).
!n reicei punro oe visra, ni inoivioualizaoo ni comuniraiisra, se encuenria
en Bouioieu (a quien se oelen las piimeias oeíiniciones oel concepro, vei Poi-
res 1998: 3). Paia esre el capiral social es la posesión oe una ieo ouialle y más o
menos insrirucionalizaoa oe ielaciones sociales que íavoiecen el ieconocimien-
ro muruo o la memliesía. !l volumen oe capiral social poseíoo poi un agenre
oaoo oepenoe oel ramaño oe las ieoes que él pueoe eíecrivamenre movilizai
y oel volumen oe capiral (económico, culruial o simlólico) poseíoo poi caoa
uno oe aquellos con quienes él esrá conecraoo (Bouioieu 2OO1: 131 y ss.). !n
Boioieu, el capiral social es un capiral oe conexión que iepioouce las íoimas oe
oominación, y no se exrienoe a leneíicios compairioos (Kilpariick 2OO3: +2O).
c) Capital social y cohesión social
Aloia lien, ¿qué ielación, si es que exisre alguna, pueoe sei esrallecioa enrie el
capiral social y la colesión social? !l capiral social es uno oe los ingieoienres,
poi oeciilo así, oe la colesión social. !sra úlrima no supone solamenre una so-
cieoao unioa o galvanizaoa (al mooo, poi ejemplo, oel ripo oe la Gemeinschaft oe
Tonnies), sino ramlién una socieoao lien oioenaoa oesoe el punro oe visra oel
R!Ð!S, !STAÐÒ Y M!RCAÐÒ
7+
pluialismo y oe la jusricia. Poi lo mismo, el capiral social es uno oe los compo-
nenres oe la colesión social (Purnam 2OO+).
Con rooo, y al igual como ocuiiía con la peirenencia en el caso oe Ðuikleim,
el capiral social pueoe renei una ielación amlivalenre paia la colesión oe una
socieoao nacional. !l capiral social pueoe sei inclusivo o vinculanre:
!l capiral social vinculanre es lueno paia consolioai la iecipiocioao especííica
y acrivai la solioaiioao. !as ieoes oensas en enclaves érnicos, poi ejemplo, pio-
poicionan capiral social y apoyo psicológico a miemlios oe la comunioao me-
nos aíoirunaoos al íacilirai a empiesaiios locales íinanciación inicial, meicaoos
y mano oe olia oe coníianza. !as ieoes que rienoen puenres son, en camlio,
mejoies paia esrallecei enlaces con acrivos exreinos y paia oiíunoii iníoimación.
!l sociólogo oe la economía Maik Cianoverrei la señalaoo que, en la lúsqueoa
oe empleo —o oe aliaoos políricos—, los lazos ‘oéliles’ que me vinculan con
conocioos lejanos que se mueven en cíiculos oiíeienres oel mío son en iealioao
más valiosos que los lazos ‘íueires’ que me vinculan con paiienres y amigos ínri-
mos, cuyo niclo sociológico es muy paiecioo al oe uno mismo. !l capiral social
vinculanre es lueno, en expiesión oe Xaviei oe Souza Biiggs, paia ‘salii aoelanre’
(Purnam 2OO2: 1O).
!l capiral social inclusivo pueoe seivii paia esrallecei ieoes ampliaoas y
expanoii la coníianza. !l capiral social vinculanre, en camlio, si es muy íueire,
pueoe esrallecei islas oe socialilioao y íoimas ceicanas a lo que, en la reoiía oe
Ðuikleim, pueoe equivalei a un cisma.
!n una palalia, el capiral social pueoe sei ramlién negarivo. !a lireiaru-
ia ioenriíica, en réiminos geneiales, ries consecuencias no oeseaoas que, lajo
cieiras conoiciones, pooiía piooucii esre ripo oe capiral. Ðesoe luego, lazos
sociales oemasiaoo íueires se riaoucen en exclusión oel exriaño y, iespecro oe
comunioaoes más ampliaoas, en oiveisos compoiramienros cismáricos (como
ya lo lalía anricipaoo Ðuikleim, vei !ockwooo 2OOO) o en coaliciones que
exploran al púllico (cuesrión que laliía sospeclaoo Smirl). !n segunoo lu-
gai, se la llamaoo la arención aceica oel leclo oe que comunioaoes con
lazos muy inrensos oeliliran el univeisalismo que esrá en la lase oel éxiro
empiesaiial (un aspecro que laliía anricipaoo \elei en sus esruoios solie
el ascerismo). !n reicei lugai, las ieoes muy inrensas al aumenrai el conriol
social inliliiían la auronomía y la innovación (paia un iegisrio oe esa lire-
iaruia vei Poires 1998, paia un examen oe los eíecros causales oel capiral
social, vei Mouw 2OO6).
Con rooo ¿cuáles son las íuenres oel capiral social? ¿Çué explica que
algunos giupos lo acumulen en mayoi meoioa que orios?
Capírulo 1 !! CÒ`C!PTÒ Ð! CÒ!!S!Ó` SÒC!A!
75
!ay vaiias explicaciones paia eso. Ðesoe íacroies culruiales oe ínoole ge-
neial (suliayaoos poi !ukuyama 1996) lasra explicaciones que apelan a los
inreieses consumaroiios o insriumenrales oe los inoiviouos (como pieíieien las
explicaciones más ceicanas a la reoiía oe la acción, vei Poires 1998: 9).
Coleman (1988: 1O5-1O8) sugieie que lay cieiras esriucruias sociales que
íavoiecen la acumulación oe capiral social (concelioo como esriucruias oe ie-
cipiocioao, canales oe iníoimación y la exisrencia oe noimas y sanciones eíecri-
vas). Ðesoe luego, el giaoo oe clausuia oe las inreiacciones sociales es muy im-
poiranre (cíi. Cianoverrei 1983). !n geneial, explica, lay noimas allí oonoe lay
exreinalioaoes solie reiceios, peio paia que esas noimas se lagan eíecrivas se
iequieie que esos reiceios pueoan asociaise enrie sí paia, poi ejemplo, casrigai la
oeíección (oe oria maneia solo la vícrima oe la oeíección pooiía laceilo). !l gia-
oo oe clausuia oe las inreiacciones pueoe íavoiecei ramlién el suigimienro oe la
coníianza iecípioca que esrimula la apaiición oe olligaciones y expecrarivas ga-
ianrizaoas. Òrio íacroi que esrimula el capiral social es la exisrencia oe oiganiza-
ciones sociales malealles y oispuesras paia íines oiveisos. Ðe alí la impoirancia
que en el oelare solie colesión social la ioo aoquiiienoo la socieoao civil.
LA SOCIEDAD CIVIL
Quien primero comenzó a hablar de sociedad civil en el sentido moderno fue el
pensamiento liberal del siglo XVIII, que era alérgico al Estado. La sociedad civil
fue para los autores del XVII una esfera que, en vez de relacionarse con la política
estatal, reclamaba autonomía e independencia respecto de ella. Este punto de
vista conforme al cual la sociedad civil es una esfera de la vida humana a la que
la política no alcanza, es el mismo punto de vista que poseyó Marx, para quien la
sociedad burguesa era la suma de las condiciones de la vida material y separada,
en consecuencia, de los procesos formales de la política. En la misma tradición de
Marx se encuentra Gramsci, para quien la sociedad civil es el espacio de la hege-
monía cultural, el espacio donde se genera consenso (en cambio el Estado sería el
ámbito de la coerción). Ambas tradiciones —la liberal, por una parte, y la marxista,
por otra— coinciden en que la sociedad civil posee una relación, pudiéramos de-
cir, competitiva con la política democrática. Ello, porque en la tradición liberal el
fortalecimiento de la sociedad civil no tiene por objeto ampliar la participación en
el gobierno, sino crear espacios de autonomía para el individuo. Y en la tradición
marxista, por su parte, porque la sociedad civil —el espacio de las condiciones
materiales o de la hegemonía cultural— es la verdadera arena de la política y en
consecuencia un espacio de tanta desigualdad y tanta opresión como aquella que
pretende corregir (cfr. Wood 1990; Kumar 1995).
R!Ð!S, !STAÐÒ Y M!RCAÐÒ
76
V. Òtuo vvovositioxis sonvi ia touisióx sotiai
1. !a colesión social es una cuesrión íácrica y noimariva a la vez
!a piegunra poi la colesión no es una piegunra puiamenre oesciipriva, es oecii, no
se ieíieie a cualquiei ripo oe oioen, o cualquieia oisposición más o menos esralle
oe los elemenros que consriruyen a la socieoao. `o es simplemenre una piegunra
aceica oe cómo evirai la enriopía o el oesoioen. !a piegunra poi la colesión so-
cial es ramlién una piegunra noimariva, o sea, una piegunra aceica oe cuál es una
luena íoima oe oioenai u oiganizai la socieoao. !n orias palalias, oesoe anriguo
lallai oe colesión social es lallai ramlién oe una socieoao lien oioenaoa (con
piescinoencia oel leclo oe si una socieoao lien oioenaoa es empíiicamenre más
íiime que una que no lo es). !sra mixruia que posee el concepro oe colesión so-
cial (y que peisisre en la lireiaruia conrempoiánea) no es una anomalía.
Sea poique la ieílexión social llega casi siempie raioe, es oecii, ieílexiona
ex post solie lo que ya se consriruyó (como oecía !egel oe la íilosoíía en su
íamosa meráíoia oel lúlo oe Mineiva), sea poique se riara oe una ieílexión
en piimeia peisona (es oecii, un oiscuiso en el que lallamos oe nosorios), la
ieílexión social no pueoe eluoii la piegunra poi el senrioo o el signiíicaoo oe la
vioa compairioa. Y esa piegunra en momenros oe seculaiización es, anre rooo,
una piegunra poi la jusricia.
`o se riara enronces oe que al lallai oe colesión social, imliicanoo as-
pecros íácricos y orios noimarivos —como ocuiie en rooos los oocumenros
que a conrai oe los novenra se ocupan oe esre rema—, esremos simplemenre
apelanoo al auroinreiés oe quienes oisíiuran oe una posición oe oominio con
el aigumenro que una socieoao injusra es una socieoao inesralle que amenaza
no solo a quienes paoecen la injusricia sino ramlién a quienes roman venraja oe
ella. !o que ocuiie más lien es que la piegunra poi la jusricia es ineluoille a la
loia oe vivii en socieoao, ella íoima paire oe ese mínimo oe signiíicaoo que,
en una socieoao pluial y ieílexiva, es íuenre oe legirimioao y que poi lo mismo
esramos olligaoos a elaloiai. !se mínimo oe signiíicaoo que llamamos jusricia,
oeíine cuesriones ran ielevanres paia la vioa lumana como el ieconocimienro
que pooemos ieclamai oe los oemás, los mínimos oe iecipiocioao a que pooe-
mos aspiiai, la oisriilución oel iiesgo que laiemos enrie rooos, la valioez que a
la loia oe la oisriilución oe iecuisos escasos poseen la naruialeza o la lisroiia.
!n suma, el puesro oe caoa uno en la socieoao, que es clave paia la co-
lesión social no es un asunro oe meia capacioao aoaprariva oe las socieoaoes,
es una cuesrión oe jusricia lajo conoiciones oe pluialioao. !sro es algo que ya
lalía aoveirioo Aiisróreles (1995: 1156l), paia quien el cemenro oe la socie-
oao eia la amisrao enrie peisonas viiruosas capaces oe usai la palalia y cieai
Capírulo 1 !! CÒ`C!PTÒ Ð! CÒ!!S!Ó` SÒC!A!
77
signiíicaoos compairioos. !a esíeia púllica que consriruía la lase oe la culruia
y que íoimala paire oe la polis no renía poi oljero sarisíacei necesioaoes —que
es como loy oía concelimos la pieocupación social—, sino cieai un ámliro
airiíicial oe signiíicaoos capaz oe coníeiii ieconocimienro. !sos signiíicaoos
pueoen sei, claio esrá, oe la más vaiiaoa ínoole y poseei muy poca ieílexivioao
(como ocuiie con la Gemeinschaft oe Tonnies o lo que aconrece en las socieoa-
oes oel ripo riaoicional) o, en camlio, sei alramenre ieílexivas como ocuiie con
los remas asociaoos a la jusricia.
2. !a colesión social supone un mínimo consenso moial
!a cieación oe signiíicaoos compairioos, oe maneia oe lacei a caoa uno un
lugai en la socieoao, es lo que los auroies clásicos ioenriíican como el elemenro
moial o noimarivo oe la colesión social. !se elemenro moial —salvo en el caso
oe los íisióciaras— no pierenoe sei leíoo en el gian lilio oel univeiso, more
geometrico como se oecía en el XV!!, sino elaloiaoo poi la piopia socieoao me-
oianre oiveisas piácricas que van oesoe el pioyecro oe !sraoo nacional lasra la
ejecución oe iiros, piácricas oemociáricas y sisremas nacionales oe eoucación
oe masas. Si el cemenro oe la socieoao es la consriucción oe signiíicaoos com-
pairioos, y si esos signiíicaoos compairioos en las conoiciones conrempoiáneas
oelen sei alcanzaoos en conoiciones oe inrensa seculaiización, se sigue enron-
ces que la colesión oepenoe oe las piácricas sociales meoianre las cuales las
socieoaoes logian coníeiii ieconocimienro a sus miemlios, oisriiluii el iiesgo
y jusriíicai las oiíeiencias, y rooo ello en conoiciones oe alra ieílexivioao.
Si lo anreiioi es así —y, como vimos, exisre una muy amplia lireiaruia que
lo sugieie—, se sigue que el eníoque económico oe la conoucra lumana, paia
usai el rírulo oe Beckei, es olviamenre eiiaoo y que no posee el alcance que sus
culrivaooies pierenoen. !sre eníoque se la leclo, sin emlaigo, legemónico
y ello la piooucioo múlriples consecuencias. Tooa la socialilioao —oesoe la
íamilia a los piocesos políricos, pasanoo poi la culruia y cualquiei orio ámliro
oe la expeiiencia compairioa— la sioo oesciira como un asunro oe agiegación
oe pieíeiencias ciuoaoanas, el papel oel !sraoo la consisrioo en asignai los in-
cenrivos coiiecros, la polírica la sioo oesplazaoa poi el policy making, la lileirao
se la concelioo como simple lileirao negariva que se ensancla si el !sraoo se
ieriia, el oioen oe meicaoo se la naruializaoo oe una maneia que ni siquieia los
íisióciaras soñaion, inoucienoo esa íoima oe anomia que Ðuikleim llamó íara-
lismo, la eoucación se la asumioo como la simple íoimación oe capiral lumano
(olvioanoo sus viejos vínculos con la colesión social), en íin, la oemociacia la
sioo concelioa como una cuesrión plelisciraiia.
R!Ð!S, !STAÐÒ Y M!RCAÐÒ
78
!n orias palalias, el piollema oe la colesión social, una cuesrión oe con-
ciencia moial o noimariva, la sioo oesplazaoa poi el piollema oe la conveigen-
cia oe pieíeiencias inoiviouales que es, en camlio, una cuesrión oe íuncionali-
oao oe las esriucruias. !se oesplazamienro riene eíecros a la loia oe concelii la
polírica y las políricas púllicas.
3. !a íalra oe colesión pioouce íaralismo
Concelii la colesión social como un asunro oe conveigencia oe pieíeiencias
inoiviouales y oe inreicamlio no solo es eiiaoo, aoemás no se conoice con los
ioeales oel aurogolieino oemociárico.
!s eiiaoo poique los mecanismos oe inreicamlio suponen muy poco gas-
ro comunicarivo, como lo muesria la glolalización económica en conoiciones
oe alra lereiogeneioao oe los munoos oe la vioa —algo que ya lalía aoveirioo
!egel y en lo que insisrió Simmel (2OO2: 323). !s poco piolalle que rales meca-
nismos pueoan cieai ese elemenro moial o noimarivo que consriruye la lase oe
la colesión social y oe una socieoao lien oioenaoa. !l meicaoo no pioouce naoa
sacio, que es, según se anoró, el íunoamenro oe la colesión. Poi eso los clásicos
(en especial Ðuikleim) siempie vieion en la economía moneraiia y oe inreicam-
lio un mecanismo simplemenre pioíano, incapaz oe piooucii naoa sagiaoo (o
ooraoo, paia oeciilo en réiminos más acruales, oe legirimioao). Ðuikleim llamó
«elemenros no conriacruales oe los conriaros» a ese conjunro oe elemenros que
lacen posille la coníianza y la coopeiación enrie las peisonas. Y no se equivoca-
la: como lo la mosriaoo la reoiía oe juegos —meoianre consriucros como el oi-
lema oel piisioneio o la riageoia oe los comunes—, la iacionalioao inoivioual que
oeíine la economía neoclásica, a pairii oe Maislall, sulpieoice la coopeiación.
Aoemás oe sei eiiaoa esa visión no se conoice con los ioeales oemociári-
cos. Ò peoi aún: los lesiona. `o lay que olvioai que las reoiías sociales rienen
eíecros peiíoimarivos oe impoirancia cuyo análisis no oele oescuioaise. !no
oe ellos, en el caso oe la pieoominancia oel eníoque neoclásico, es el oesplaza-
mienro oe la íiguia oel polírico poi la oel policy maker y una especie oe naruia-
lización oel oioen social que conouce al íaralismo, una oe las vaiias íoimas que
ievisre la anomia. Cuanoo esre oesplazamienro se pioouce, las necesioaoes y
la maneia oe sarisíaceilas paiecen esrai iegioas no poi la oelileiación lumana
y poi el oelare colecrivo, sino poi la simple evioencia oe los leclos. A íin oe
cuenras, el luen golieino no renoiía ielación alguna con las opiniones oe los
lomlies y oe las mujeies que ejeicen la ciuoaoanía, sino aquel que es capaz oe
somereise a la culruia oe expeiros que riaran con la íacricioao (cíi. Peña 2OO3).
!sre íenómeno equivale a lo que Ðuikleim llamaiía una solieiiegulación (que
Capírulo 1 !! CÒ`C!PTÒ Ð! CÒ!!S!Ó` SÒC!A!
79
en su olia conouce a lo que oenomina «suicioio íaralisra»), o a lo que Manleim
oenominó la «érica oel íaralismo», una íoima oe menralioao ioeológica.
+. !ay una paiaooja enrie colesión y pluialioao
Peio junro a esa pieocupación poi la colesión social que pone el éníasis en
los elemenros moiales o noimarivos, las socieoaoes conrempoiáneas valoian
ramlién la pluialioao y la oiveisioao oe las íoimas oe vioa en juego, algo que si
lien se la acenruaoo especialmenre oesoe la caíoa oe los socialismos ieales y el
riiunío oe las oemociacias lileiales, peirenece a la ínoole misma oe la mooeini-
oao. !as socieoaoes oemociáricas se encuenrian así lasra cieiro punro en meoio
oe una paiaooja: paia íuncionai iequieien oe un espíiiru comuniraiio o oe una
cieira conciencia moial compairioa enrie sus miemlios, peio a la vez esrimulan
noimarivamenre la pluialioao y la oiveisioao oe íoimas oe vioa.
¿Cuáles son enronces los límires y el senrioo oe la oiveisioao? ¿Cómo la-
ceila comparille con la necesioao oe colesión social?
!a exisrencia oe oiveisos giupos al inreiioi oe la socieoao —como ocuiie
poi ejemplo a iaíz oe la oiveisioao érnica— pueoe pioveei a los inoiviouos
oe un senrioo oel iespero peisonal y oe ieconocimienro (Beigei 1998: 361,
Kymlicka 1998). Peio, al mismo riempo, esos mismos giupos, con íueire senri-
oo oe colesión enrie sus miemlios, pueoen lesionai la coopeiación que es im-
piescinoille en las socieoaoes mooeinas. Beigei llama así la arención aceica oe
algo que Ðuikleim ya lalía sugeiioo: la íalra oe solioaiioao no siempie equi-
vale a la anomia, ramlién pueoe acalai en el cisma, o sea, en la sepaiación oe las
socieoaoes nacionales. !o mismo, según vimos, sugieie Purnam, al empleai la
oisrinción enrie capiral social que excluye y capiral social que rienoe puenres: el
piimeio pueoe sei muy lesivo paia la inregiación oe la socieoao y muy cosroso
oesoe el punro oe visra oe la eíiciencia.
!sre íenómeno —la paiaooja enrie pluialioao y colesión— pone en el
cenrio oel oelare el oiseño oe insriruciones capaces oe meoiai la pluialioao,
esriucruianoo piocesos que peimiran a las oiveisas íoimas oe vioa en juego
riascenoeise a sí mismas (Beigei 1998, Veirovec 1997).
5. !a colesión oele lacei íienre a la oelicuescencia oel
!sraoo nacional
!no oe los iasgos más piopios oe la mooeinioao polírica es el suigimienro oel
!sraoo nacional, es oecii, la apaiición oe una unioao polírica que se coiiesponoe,
R!Ð!S, !STAÐÒ Y M!RCAÐÒ
8O
simulráneamenre, con una unioao lisróiica y culruialmenre lomogénea (!a-
leimas 1998, Campi 2OO6).
!l !sraoo mooeino iepiesenró la más giganresca concenriación oe íueiza
que, lasra su apaiición, se lalía conocioo. Se expiopiaion oe mano oe los pai-
riculaies los meoios oe piooucción oe íueiza los que, oesoe enronces, íueion
monopolizaoos poi el !sraoo. !l siguienre paso, luego oe esa expiopiación oe
oiclos meoios, íue la cieación oe un púllico leal a las insriruciones esrarales.
!a cieación oe naciones —o paia usai la expiesión oe Anoeison (2OOO), oe
«comunioaoes imaginaoas»— se llevó a calo meoianre insriruciones y piácri-
cas oiscuisivas que expanoían un cieiro pariimonio simlólico y que invenralan
riaoiciones. !a escuela, las univeisioaoes, la lisroiiogiaíía, e incluso la iglesia
cumplieion así un papel íunoamenral. !l íenómeno íue especialmenre inreie-
sanre en el caso oe !arinoaméiica, oonoe la cieación oe la nacionalioao se lizo
poi meoios esrarales (Baikey y Paiikl 1991: 528, cíi. Cóngoia 199+).
!a conciencia nacional mooeina —esre íenómeno que comienza a incu-
laise en el siglo XV!! lasra alcanzai su pleniruo ouianre el siglo X!X— pueoe
consioeiaise la íoima más exirosa oe colesión social lasra aloia conocioa. !oy
oía, sin emlaigo, el !sraoo nacional se encuenria oesaíiaoo poi un conjunro oe
piocesos que lan mulriplicaoo las íoimas ioenriraiias, las nociones oe luena
vioa y la mulriculruialioao (Baumann 2OO+: 6O). !sre íloiecienre pluialismo la
leclo que las insriruciones y el !sraoo se convieiran en simples apaiaros pioía-
nos —puio policy making—, oejanoo enriegaoas las cuesriones oel senrioo y oel
signiíicaoo oe la vioa compairioa a las íoimas oe vioa que los ciuoaoanos son
capaces oe elaloiai o a las que oecioen aoleiii.
!n eíecro, las insriruciones meoianre las que las socieoaoes elaloialan un
senrioo oe colesión y oe peirenencia lan ioo camlianoo oe maneia más o me-
nos impeiceprille. !os iiros iepullicanos lan sioo susriruioos poi la inrimioao
a oisrancia que la relevisión lace posille, la escuela, allí oonoe exisre, la sioo
eiigioa en la conrinuación oel logai, oe las pieíeiencias y oe la ienra íamilia-
ies, la univeisioao se riansíoima piogiesivamenre en una inousriia oel capiral
lumano oonoe los concepros clave son los sulsioios a la oemanoa y las rasas oe
ieroino, la noción oe pariia esrá sienoo oesplazaoa poco a poco poi múlriples
íoimas oe peirenencia y lealrao, oesoe el géneio, la ernia, la iegión o la peire-
nencia cosmopolira, las ciuoaoes se riansíoiman en una suma oe espacios pii-
vaoos oonoe los espacios púllicos oejan su lugai a las vías oe riánsiro o oe paso
al logai, y la única expeiiencia común, esa en la que rooos poi un momenro
compairimos, es la relevisión alieira.
Tooos esos íenómenos ensanclan la auronomía y lacen la vioa más li-
lie, no cale ninguna ouoa, y en !arinoaméiica esrán conriiluyenoo aoemás
a que las viejas élires piincipien a expeiimenrai la oelicuescencia, peio, con
Capírulo 1 !! CÒ`C!PTÒ Ð! CÒ!!S!Ó` SÒC!A!
81
rooas sus venrajas, al mismo riempo esos íenómenos oesaíían las viejas íoimas
oe colesión social.
Como lemos sugeiioo, la colesión social exige alguna sueire oe comuni-
oao simlólica, peio en las socieoaoes conrempoiáneas los lugaies oonoe ella se
reje paiecen oeliliraise. Y quizás el único ámliro oonoe esa comunioao simló-
lica pueoa, en el íuruio, consriuiise, sea la iazón púllica, es oecii, un ámliro oe
comunicación en el que riaslapanoo nuesrios munoos oe la vioa seamos capaces
oe eiigii esriucruias oe oisriilución jusras que peimiran si no una concien-
cia moial espesa sí, al menos, un consenso riaslapaoo. Tooo ello supone, claio,
arenoei a la oispura, que ramlién esrá en los oiígenes oe la mooeinioao, enrie
nación oe ciuoaoanos y nación érnica (Campi 2OO6, !aleimas 1999: 9+).
6. !ay una compleja ielación enrie colesión social,
pluialioao y coníianza
!a pluialioao riene, en un cieiro punro, ielaciones iivales no solo con la cole-
sión (como vimos, una pluialioao excesiva, es oecii, una peirenencia oemasiaoo
acenruaoa a los iespecrivos munoos oe la vioa pueoe conoucii a un cisma), sino
ramlién con la coníianza.
!no oe los punros oe visra más comunes solie la ielación enrie pluialioao
y coníianza es aquel según el cual a mayoi pluialioao oe los giupos, mayoi con-
íianza y capacioao paia renoei ieoes. !n orias palalias, uno oe los rópicos en el
análisis oe esros remas es que el capiral social «vinculanre» se encuenria en un
juego oe suma ceio con el capiral social «que rienoe puenres». !n giupo lo-
mogéneo y colesionaoo poseeiía laja capacioao paia renoei lazos oe coníianza
lacia orios giupos y viceveisa. !a conclusión que solió alcanzaise a pairii oe la
consraración anreiioi íue que lalía que piomovei la inregiación y la oiíeien-
ciación al interior oe los giupos. !l ejemplo más conspicuo oe esa polírica íue el
íamoso caso Brown versus Board of Education (3+7 !S +83, 195+) que impulsó la
inregiación escolai como uno oe los insriumenros paia inciemenrai, a la vez, la
oiveisioao y la colesión cívica.
Sin emlaigo, un esruoio iecienre oe Purnam (2OO7) alcanza conclusiones
que, en el coiro plazo, son opuesras a ese consenso. !clanoo mano a una en-
cuesra nacional solie capiral social (Social Capital Community Benchmark Survey
2OOO), Purnam muesria alunoanre evioencia oe que, al menos en los !sraoos
!nioos, la oiveisioao érnica y la inmigiación oereiioian la solioaiioao y el capi-
ral social ranro al inreiioi oe los giupos como en la ielación oe los giupos enrie
sí. Así lo mosriaiía la consisrenre coiielación enrie coníianza y niveles oe lo-
mogeneioao iacial: mienrias más oiveisas son las comunioaoes, ievela Purnam,
la genre coníía menos en sus vecinos, en los orios miemlios oel mismo giupo
R!Ð!S, !STAÐÒ Y M!RCAÐÒ
82
érnico o en orios giupos oisrinros. !n orias palalias, exisriiía un juego oe suma
ceio en el coiro plazo enrie oiveisioao y comunioao. !as políricas púllicas,
aconseja Purnam, oelen renei en cuenra esos eíecros pievisilles y piocuiai
aminoiailos a íin oe que en el laigo plazo la oiveisioao muesrie sus íiuros.
!l rialajo oe Purnam no oesmienre, poi supuesro, el punro oe visra noi-
marivo según el cual es mejoi una socieoao oiveisa que una que no lo es. !s
más: puoieia ocuiiii que, a pesai oe la evioencia apoiraoa poi Purnam, igual
oeliéiamos pagai el piecio oe la menoi coníianza poique, poi ejemplo, la oi-
veisioao piomueve orios lienes oisrinros a la coopeiación, como la oignioao
lumana, peio así y rooo, la evioencia que apoira Purnam meiece sei arenra-
menre consioeiaoa poi sus iepeicusiones en impoiranres oecisiones oe polírica
púllica, especialmenre a nivel oel sisrema escolai.
7. !a colesión social oescansa ciíricamenre en el sisrema eoucarivo
!a escuela la renioo, riaoicionalmenre, impoiranres íunciones oe colesión so-
cial (vei Peña 2OO7a). Como lo muesria la lireiaruia que lemos ievisaoo, las
socieoaoes se eiigen solie una oimensión simlólica y noimariva que lace po-
sille la coníianza y el inreicamlio. !sa oimensión noimariva peimire que caoa
uno oe los acroies inoiviouales se riascienoa a sí mismo a la loia oe coopeiai y
posea lealraoes lacia el iesro oe quienes íoiman paire oe su misma comunioao.
!a lireiaruia se ieíieie con concepros oiveisos a esra impoiranre oimensión oe
la vioa social —así ocuiie, lemos visro, con la «conciencia moial» oe Ðuikle-
im, la «inregiación» oe Paisons o el «capiral social» oe Purnam—, peio rooa
ella conviene en el impoiranre papel que cumple la eoucación en su manrención
y en su culrivo (Purnam 2OO+: 2-9, cíi. Purnam 2OO2, Ðuikleim 1998). !sra
íunción que cumplen los sisremas eoucarivos es la que paiece pieoominai en la
expansión oe la escuela ouianre el siglo X!X .
!ay una seiie oe aspecros oel sisrema escolai que se vinculan muy oe ceica
con esa íunción. Cuán selecrivo o no oele sei un sisrema eoucarivo, quién oele
pioveeilo oe maneia pieoominanre y cuál oele sei su íoima oe íinanciamienro,
son oecisiones oe polírica eoucariva paia cuya aoopción la oe reneise en cuenra
esra íunción oe los sisremas eoucarivos (Peña 2OO7a, Peña 2OO7l). Poi ejemplo,
sisremas muy eíicienres a la loia oe inciemenrai el capiral lumano oisponille
o íavoiecei la oiveisioao oe pioyecros eoucarivos, pueoen sei muy inaoecuaoos
oesoe el punro oe visra oe la colesión social.
Poi supuesro, piomovei la colesión social meoianre la escuela en las con-
oiciones conrempoiáneas es oisrinro a laceilo en el siglo X!X. !oy las socieoa-
oes esrán en meoio oe una paiaooja: necesiran un cieiro giaoo oe conveigencia
Capírulo 1 !! CÒ`C!PTÒ Ð! CÒ!!S!Ó` SÒC!A!
83
noimariva paia manrenei sus límires y paia que sus miemlios coopeien enrie
sí, peio al mismo riempo valoian, más que cualquiei oria época, la oiveisioao y
la oiíeiencia. !os sisremas eoucarivos compiomerioos con la ciuoaoanía oelen
equililiai amlos aspecros: íavoiecei un ámliro oe inconoicionalioao, que es
la lase oe la ioenrioao colecriva, y al mismo riempo piomovei las viiruoes oel
oiálogo y oe la negociación que son impiescinoilles paia gesrionai la pluialioao
inescinoille oe la conoición conrempoiánea (Beigei 1998).
Ðesgiaciaoamenre, y a la loia oel oelare, a veces se olvioan esas impoi-
ranres vinculaciones enrie eoucación y colesión social. Como consecuencia
oel punro oe visra esriicramenre neoclásico (!iieoman 1955), se acenrúan las
venrajas oe la lilie elección oe colegios sin aoveirii el peijuicio que, en cieiros
conrexros sociales, ello pueoe causai a la colesión. !a lilie elección oe escuelas
en socieoaoes muy segiegaoas pueoe simplemenre iepiooucii el oiigen íami-
liai o las pieíeiencias oe los paoies, esriopeanoo las lealraoes ampliaoas que la
escuela oele piomovei.
Peio los sisremas eoucarivos, a la loia oe ielacionaise con la ciuoaoanía,
no solo esrán expuesros a ese equililiio enrie colesión social y oiveisioao. Tam-
lién la eoucación conrempoiánea —cuanoo se la miia oesoe el punro oe visra
oe la colesión— esrá expuesra a orias rensiones: enrie la escuela y la íamilia,
enrie riansíoimaciones culruiales acruales e imaginaiios pasaoos, enrie espíiiru
ciírico y senrioo oe peirenencia, en íin, enrie pairiculaiismo y univeisalismo.
!acei íienre a esas rensiones es el oesaíío oe la eoucación anre el piollema oe
la colesión social.
!l sisrema oe eoucación oe masas —sepaiaoo oe la íamilia y oiganizaoo
a lase oe conrenioos que se oelileian cenrializaoamenre— comenzó a expan-
oiise con el suigimienro oel !sraoo nacional y la iiiupción oel sisrema íaliil.
!l sisrema escolai nació ínrimamenre araoo al suigimienro oe la íáliica (a la
sepaiación enrie unioao piooucriva y unioao íamiliai, en suma), a la cieación
oe una unioao polírica airiíicial, la nación, a cuyos miemlios se aosciilían un
conjunro oe oeieclos, y a una visión lasra cieiro punro meiirociárica oel oioen
social, íiuro, poi supuesro, oe la iníluencia oe la ieíoima pioresranre (Ðuikleim
1977: 285, Coooson 1995: 53 y ss.).
!n conriaposición, poi oeciilo así, a esa inspiiación oiiginal oe la escuela,
loy oía la ganaoo piesencia, poi iazones oiveisas, una concepción más lien
eugenésica oe la escuela (o un «esraoo oe íamilias», según la oenominación oe
Currman 2OO1: 28) que pueoe lesionai oe maneia seveia la colesión. Coníoi-
me a esra concepción, la escuela esrá al seivicio oe las pieíeiencias íamiliaies.
¿Cómo manrenei la auroiioao oe la íamilia sin oereiioiai, poi ello, la íun-
ción cívica oe la escuela? !sre es uno oe los piollemas clave oe la colesión en
el acrual panoiama púllico.
R!Ð!S, !STAÐÒ Y M!RCAÐÒ
8+
EDUCACIÓN Y TRANSFORMACIONES CULTURALES. EL CASO DE CHILE
De otra parte, la educación a veces parece ir por detrás de las transformaciones
culturales. El caso de Chile es un ejemplo. La evidencia empírica indica que los
chilenos han experimentado un profundo cambio en sus condiciones materiales
de existencia, a las que han seguido transformaciones culturales de relevancia.
Las nuevas generaciones de chilenos viven hoy día un profundo proceso de indi-
viduación, de expansión del consumo y de deterioro de esos grupos de referencia
y de todas esas formaciones culturales —el barrio, la familia extendida, el imagi-
nario de la nación— que permitían trascender la propia subjetividad y establecían
lealtades recíprocas (Tironi 2005; cfr. Putnam 1995). Todos esos fenómenos no lo-
gran ser recogidos por los relatos disponibles hasta hoy día en la cultura y que se
expanden mediante la escuela. Aquí hay una tarea que revela la particular índole
del trabajo educativo en las sociedades humanas. Después de todo, la educación
es la encargada de la reproducción, de una generación a otra, de su «conciencia
moral», de esa dimensión normativa y simbólica sin la que la vida social se hace
imposible (cfr. Tironi 2005; Durkheim 1977). Sobre esa dimensión reposa el senti-
do de pertenencia que es propio de la vida en comunidad, la lealtad a las reglas
que evita la anomia y ese ámbito sacro que es indispensable para la identidad
colectiva.
!n esriecla ielación con lo anreiioi, caliía rooavía ioenriíicai en la expe-
iiencia escolai una rensión —que se maniíiesra especialmenre en la eoucación
lisróiica— enrie senrioo ciírico y senrioo oe peirenencia o, lo que es oria ma-
neia oe oecii lo mismo, una cieira rensión enrie una eoucación cosmopolira
y oria más ceicana a la ioea oe comunioao
18
. !a escuela, lo salemos, cumple
muclísimas íunciones, peio una oe ellas es la oe enrienai a los iecién venioos
a esre munoo en los cóoigos oe la iacionalioao y oe la ciírica. !sra íunción
conriiluye a la oemociacia que, oesoe siempie, la esraoo araoa a los ioeales oe
la ilusriación y oel oiálogo. Peio la iacionalioao ciírica, cuanoo no va acompa-
ñaoa oe un senrioo cívico, pueoe moioeise la cola y acalai oereiioianoo a la
piopia comunioao oe oiálogo que la lace posille. !a ilusriación rempiana, la
iacionalioao ieílexiva en conoiciones mooeinas, aiiiesga sei ramlién la semilla
oel oesaiiaigo.
18
!sre rema es riaraoo in extenso en el capírulo 5 oe esre volumen.
Capírulo 1 !! CÒ`C!PTÒ Ð! CÒ!!S!Ó` SÒC!A!
85
!a escuela oele riarai, lasra cieiro punro, con esa paiaooja. `o oele exa-
geiai la ieílexivioao lasra el punro oe lacei conringenres rooos los punros oe
visra y ielarivos rooos los conrenioos. !a eoucación es clave paia la eoucación
ciuoaoana —ella conriiluye a íoimai la conciencia oe comunioao y a esralle-
cei lealraoes íunoaoas en esa misma peirenencia— y oele ejeiceise con plena
conciencia oe sus íunciones sociales. !a escuela —no oelen olvioailo los eou-
caooies— no es un jaioín oe ouoas. !ncluso paia ouoai, se iequieie conrai con
algunas ceirezas lásicas e iniciales. !specialmenre cuanoo se riara oe la lisroiia
y oe las iepiesenraciones colecrivas.
Tooo lo anreiioi se ielaciona muy oe ceica con el ioeal oe una oemociacia
colesionaoa. !a oemociacia es a íin oe cuenras una comunioao lisróiica que
se aurogolieina y que poi lo mismo ieposa solie cieiros compiomisos con
los más ceicanos que la escuela oele culrivai (Purnam 199+). `o se riara, poi
supuesro, oe alogai la oisrancia ciírica lacia la piopia riaoición. Se riara, más
lien, oe esrai aoveirioos que ninguna vioa lumana, como lo enseñan los clási-
cos, pueoe invenraise a sí misma ex nihilo, y que sin esrilos oe vioa leieoaoos la
ciírica y la ieílexivioao no pueoen cumplii ninguna íunción. !a eoucación no
pueoe olvioai esro.
8. !a colesión social oepenoe oe las acriruoes oe los ciuoaoanos
!a colesión social no solo oepenoe oe que se supeien piollemas oe enrio-
pía y se cuenre con una esriucruia social lásica lien oioenaoa en el senrioo
iawlsiano (o sea, jusra al maigen oe las oiveisas íoimas oe vioa en comperen-
cia). !a colesión social y la esralilioao oe las oemociacias mooeinas ramlién
oepenoen oe las cualioaoes y oe las acriruoes oe los ciuoaoanos, y esras poi su
paire son íunción oel ripo oe expecrarivas que la socieoao oiiija a ellos. !os
niveles oe roleiancia, la oisposición a pairicipai en la íoimación oe una vo-
lunrao común, su piopensión al oiálogo y a íoimai, enrie rooos, un univeiso
simlólico común, son aspecros clave oe la esralilioao oe los sisremas y oe la
colesión social.
Como sugeiía Aiisróreles, la vioa oe la polis oescansa solie la posililioao
oe que sus miemlios sean capaces oe ioeai signiíicaoos simlólicos compairi-
oos meoianre su pairicipación en oiálogos comunes. !a sugeiencia aiisrorélica
es especialmenre ielevanre loy oía cuanoo la seculaiización oe la socieoao o
la pioliíeiación oe cieoos olliga a cieai conrenioos simlólicos que riaslapen
vaiios munoos oe la vioa en comperencia, o sea, conrenioos simlólicos que se
oiienren lacia piollemas oe jusricia.
¿Çué ripo oe ciuoaoanía es la que se iequieie paia eso?
R!Ð!S, !STAÐÒ Y M!RCAÐÒ
86
!a más clásica visión oe la ciuoaoanía en la reoiía polírica y social peirene-
ce a Maislall, paia quien la ciuoaoanía es una conoición oe miemlio igual oe
una comunioao polírica que se riaouce, en lo íunoamenral, en la rirulaiioao oe
oeieclos lásicos, civiles, en el XV!!!, políricos, en el X!X, y sociales, en el XX.
Tooos esos oeieclos exigen un !sraoo oe lienesrai anre el cual los ciuoaoanos
rienen rírulo paia ieclamai un conjunro oe piesraciones simplemenre en iazón
oe su peirenencia a la comunioao polírica y no lajo algún ciireiio conriilurivo
(Maislall 1965). !sra visión —como lo sugiiió Paisons— paieció el ievés oe la
colesión social: un !sraoo nacional con íueires lealraoes enrie sus miemlios,
una conciencia moial que valoiala la peirenencia, lo cual se riaoucía en un
conjunro oe piesraciones lásicas al maigen oe los esíueizos conriilurivos oe
caoa uno.
!na visión oe los oeieclos como la oe Maislall la expeiimenraoo múl-
riples ciíricas oe paire oe los impulsoies oe la ieíoima al !sraoo oe lienesrai
(es oecii, la nueva oeiecla, los leieoeios oe Spencei). !as ciíricas más íueires
consisren en sosrenei que una visión oe la ciuoaoanía, íunoaoa anre rooo en oe-
ieclos, acala sienoo inconsisrenre con las oemanoas oe lileirao negariva en el
senrioo oe Beilin (197+), ineíicienre oesoe el punro oe visra económico (poi los
oesincenrivos paia el rialajo), y un camino seguio a la seivioumlie (Kymlicka
y `oiman 199+: 355). !os oeieclos sociales, en especial (es oecii, los oeieclos
a piesraciones posirivas poi paire oel !sraoo), íomenraiían una culruia oe la
oepenoencia que, al ievés oe lo que piensan sus oeíensoies, no alienra la auro-
nomía.
!a izquieioa ramlién ruvo iazones paia oesconíiai oe una visión oe la ciu-
oaoanía vinculaoa a oeieclos sociales oel ripo oe los oe Maislall, pues acaiiea
el peligio oe inoucii en los ciuoaoanos una acriruo no pairicipariva, sino clien-
relísrica lacia el !sraoo. !a ciuoaoanía oe oeieclos, en vez oe eiigii un esrarus
oisrinro al oe la meia posición oe meicaoo, acalaiía insriruyenoo nuevas íoimas
oe consumo pasivo sin la meoiación oel oineio (oespioveyenoo así a la ielación
social oel eíecro lileiaooi que el oineio posee). Se agiega rooavía que al riaou-
cii las oemanoas oe las peisonas en oeieclos, se les oespoliriza, acenruanoo así
la juiioiíicación oe la vioa, o sea, la colonización oe la polírica poi el oeieclo
que es ran piopia oe la vioa conrempoiánea.
!n los países oe !arinoaméiica, aoemás, la riaoucción oe los inreieses y
las oemanoas sociales en oeieclos, eiige a los jueces en los áilirios íinales en
la solución y sarisíacción oe necesioaoes, cuanoo los jueces, paiaíiaseanoo al
!eoeialisra, no son la iama menos peligiosa oel pooei, sino la más oélil y la que
piesenra mayoies oelilioaoes en el pioceso polírico.
!xisre rooavía oria oiíiculrao aoicional íienre a una ciuoaoanía oe oeie-
clos. Òcuiie que mienrias la polírica púllica íunoaoa en iazones oe lienesrai
Capírulo 1 !! CÒ`C!PTÒ Ð! CÒ!!S!Ó` SÒC!A!
87
social es agiegariva y uriliraiisra (peisigue, poi oeciilo así, la mayoi íelicioao
paia el mayoi númeio), la peispecriva oe los oeieclos es inoivioualizaoa y con-
riamayoiiraiia (lay cosas que los inoiviouos rienen oeieclo oe lacei aunque la
mayoiía esré peoi si lo lacen). !n el exriemo, cuanoo se emplea una polírica
íunoaoa en oeieclos se aiiiesga el piincipio uriliraiio que sulyace a las políri-
cas púllicas, si en camlio se pieíieie la peispecriva oe la urilioao, se aiiiesga la
noción oe oeieclos (Rawls 1971, Ðwoikin 1989).
Tooo lo anreiioi la llevaoo a mooiíicai, lasra cieiro punro, la ciuoaoanía
íunoaoa en oeieclos (Kymlicka y `oiman 199+). Así se la alenraoo la oemo-
ciacia pairicipariva, el iepullicanismo cívico y la peirenencia a la socieoao civil
como íoimas oe ciuoaoanía más amisrosas con el piopósiro oe mayoi colesión
social. Caoa una oe ellas riene, sin emlaigo, sus piollemas. !a oemociacia pai-
ricipariva aiiiesga el peligio oe oespioveei a los pairioos políricos oe su lugai
en la vioa cívica o oe piomovei el simple coipoiarivismo. !a socieoao civil,
en países como los oe la iegión oe !arinoaméiica, oculran oiíeiencias oe cla-
ses o oe pooei que conriiluyen más a la oominación que a la colesión y que,
en cualquiei caso, lesionan la oemociacia. Solo el iepullicanismo cívico —la
piomoción oe viiruoes que la oemociacia iequieie paia íuncionai lien, como
el culrivo oe lealraoes oe laigo plazo enrie sus miemlios— es una íoima oe
ciuoaoanía que se aviene mejoi con la colesión social.
Y es que Ðuikleim, el gian oeíensoi oel iepullicanismo, paiecía renei
rooa la iazón.
Riiivixtias
Aoiiaansens, !ans P.M. (1981). Talcorr Paisons ano rle Conceprual Ðilemma. Contem-
porary Sociology, 10(5), 627-628.
Alexanoei, Jeííiey C. (198+). Tle Paisons Revival in Ceiman Sociology. Sociological
Theory, 2, 39+-+12.
Anoeison, Beneoicr. (2OOO). Comunidades imaginadas. Reflexiones sobre el origen y la difu-
sión del nacionalismo. México: !onoo oe Culruia !conómica.
Aiisróreles. (1995). Ética Nicomáquea. Maoiio: Cieoos.
——. (1997). Política. Baicelona: Alraya.
Aveiioes. (1995). Exposición de la República de Platón. Baicelona: Alraya.
Baikey, Kaien y Sunira Paiikl. (1991). Compaiarive Peispecrives on rle Srare. Annual
Review of Sociology, 17, 523-5+9.
Baumann, Zygmunr. (2OO1). La postmodernidad y sus descontentos. Maoiio: Akal.
——. (2OO+). La sociedad sitiada. México: !onoo oe Culruia !conómica.
——. (2OO5). Trabajo, consumismo y nuevos pobres. Baicelona: Ceoisa.
Beck, !liicl. (1999). Hijos de la libertad. México: !onoo oe Culruia !conómica.
——. (2OO2a). La sociedad del riesgo global. Maoiio: Siglo XX!.
R!Ð!S, !STAÐÒ Y M!RCAÐÒ
88
——. (2OO2l). Libertad o capitalismo. Buenos Aiies: Paioós.
Beckei, Caiy S. (196+). Human Capital. A Theoretical and Empirical Analysis, with Special
Reference to Education. `ew Yoik: `arional Buieau oí !conomic Reseaicl.
——. (1996). The Economic Approach to Human Behavior. Clicago-!onoies: Tle !nivei-
siry oí Clicago Piess.
Beigei-Sclmirr, Regina. (2OO2). Consioeiing Social Colesion in Çualiry oí !iíe As-
sessmenrs: Concepr ano Measuiemenr. !n M. R. !ageiry, J. Vogel y V. Mollei
(!os.), Assessing Quality of Life and Living Conditions to Guide National Policy. `e-
rleilanos: Kluwei Acaoemic Pullisleis.
Beigei, Perei. (1998). The Limits of Social Cohesion. Conflict and Mediation in Pluralist
Societies. Òxíoio: \esrview.
Beiiain, Joserxo. (1996). La integración en las sociedades modernas. Maoiio: Anrliopos.
Bessis, Soplie. (1995). De la exclusión social a la cohesión social (Sínresis oel coloquio oe
Roskiloe 2-+ oe maizo oe 1995): !niveisioao oe Roskiloe.
Binglam, !iiam. (191O). Causes oí rle !ack oí Polirical Colesion in Spanisl Ameiica.
The American Political Science Review, 4(+), 5O8-515.
Bouioieu, Pieiie. (2OO1). Poder, derecho y clases sociales. Billao: Ðesclée.
Buigess, Plilip M. y James A. Rolinson. (1969). Alliances ano rle Tleoiy oí Collecri-
ve Acrion: A simularion oí Coalirion Piocesses. Midwest Journal of Science, 13(2),
19+-218
Caloeión, !einanoo y Maiio R. Ðos Sanros. (1991). Hacia un nuevo orden estatal en
América Latina. Veinte tesis sociopolíticas y un corolario. México: !onoo oe Culruia
!conómica.
Campi, Alessanoio. (2OO6). Nación. Buenos Aiies: `ueva Visión.
Canaoian Coveinmenr. (1999). Final Report on Social Cohesion. Òrrawa: Tle Sranoing
Senare Commirree on Social Aííaiis, Science ano Teclnology.
Coase, Ronalo. (199+). El problema del costo social en la empresa, el mercado y la ley. Maoiio:
Alianza.
——. (1998) Tle `ew !nsrirurional !conomics, The American Economic Review, 88(2),
72-7+
Colen, Jean-!ouis. (2OOO). Sociedad civil y teoría política. México: !onoo oe Culruia
!conómica.
Coleman, James S. (1988). Social Capiral in rle Ciearion oí !uman Capiral. The Ame-
rican Journal of Sociology, 94, Supplemenr: Òiganizarions ano !nsrirurions, Sociolo-
gical ano !conomic Appioacles ro rle Analysis oí Social Sriucruie, S95-S12O.
Comre, Augusre. (18+1). Cours de philosophie positive. Paiis: Bacleliei.
——. (198O). Discurso sobre el espíritu positivo. Buenos Aiies: Aguilai.
Ðalienooií, Ralí. (1973). Homo sociologicus. Maoiio: Cenrio oe !sruoios Consrirucio-
nales.
——. (2OO5) En busca de un nuevo orden. Una política de la libertad para el siglo XXI. Bai-
celona: Paioós.
Ðickinson, Joln. (1929). Social Òioei ano Polirical Aurloiiry. The American Political
Science Review, 23(2), 293-328.
Ðieyíus, !uleir !. (2OO3). Ser en el mundo. Sanriago oe Clile: Cuario Vienros.
Capírulo 1 !! CÒ`C!PTÒ Ð! CÒ!!S!Ó` SÒC!A!
89
Ðuikleim, !mile. (196+). The Elementary Forms of the Religious Life, !onoon.
——. (1977). La educación moral. Buenos Aiies: !oiroiial !osaoa.
——. (1998). Educación y pedagogía . Buenos Aiies: !oiroiial !osaoa.
——. (2OO1a). La división del trabajo social. Maoiio: !oiciones Akal S.A.
——. (2OO1l) Montesquieu y Rousseau. Precursores de la sociología. Maoiio: Miño y Ðávila.
——. (2OO3). !l inoivioualismo y los inrelecruales. !n Lecciones de sociología. Maoiio:
Miño y Ðávila.
Ðwoikin, Ronalo. (1989). Los derechos en serio. Baicelona: Aiiel.
!ggeirsson, Tliáinn (1995). El comportamiento económico y las instituciones. Maoiio:
Alianza.
!isen, Syoney. (1967). !eileir Spencei ano rle Specrie oí Comre, en The Journal of
British Studies, 7(1), +8-67.
!lsrei, Jon. (2OO6). El cemento de la sociedad. Las paradojas del orden social. Baicelona:
Ceoisa.
!innis, Joln M. (2OOO). Ley natural y derechos naturales. Buenos Aiies: Aleleoo Peiior.
!isrerri, !iancesco. (2OO+). Comunidad. Buenos Aiies: `ueva Visión.
!ogel, Roleir \. (1997). Ðouglass C. `oirl ano !conomic Tleoiy. !n Ðiolak J. ano
`ye J. (!os.), The Frontiers of the New Institutional Economics. San Ðiego: Acaoemic
Piess.
!ieuo, Sigmuno. (1979). !l malesrai en la culruia. !n S. !ieuo, Obras Completas Vol.
XXI. Buenos Aiies-Maoiio: Amoiioiru.
!iieokin, `oal !. (2OO+). Social Colesion. Annual Review of Sociology, 30, +O9-+25.
!iieoman, Milron. (1955). Tle Role oí Coveinmenr in !oucarion. !iom lrrp://www.
scloolcloices.oig/ioo/íiieo1.lrm
!ukuyama, !. (1996). Confianza. Buenos Aiies: Arlánrioa.
Caiierón, Manuel Anronio. (2OOO). La sociedad en que vivi(re)mos. Introducción sociológica
al cambio de siglo. Sanriago oe Clile: !om.
Ceilaior, !ra. (2OO1). Paisons Analysis oí rle Socieral Communiry. !n J. Tieviño (!o.),
In Talcott Parsons Today. !anlam: Rowman & !irrleíielo.
Ceimani, Cino. (1971). Política y sociedad en una época de transición. Buenos Aiies:
Paioós.
Ciooens, Anrlony. (1976). Classical Social Tleoiy ano rle Òiigin oí Mooein Sociolo-
gy. The American Journal of Modern Sociology, 81(+), 7O3-729.
——. (1977). El capitalismo y la moderna teoría social. Baicelona: !oiroiial !aloi.
——. (1986). Durkheim on Politics and the State. Sraníoio: Sraníoio !niveisiry Piess.
——. (199+). Consecuencias de la modernidad. Maoiio: Alianza.
——. (1997). Política, sociología y teoría social. Buenos Aiies: Paioós.
Cóngoia, Maiio. (199+). Ensayo histórico sobre la noción de estado en Chile. Sanriago oe
Clile: !niveisiraiia.
Coooson, !voi. (1995). Historia del currículum. La construcción social de las disciplinas esco-
lares. Baicelona: Pomaies.
Cialam, Paul. (2OO7). Rawls. Òxíoio: Ònewoilo Pullicarions.
Cianoverrei, Maik. (1983). Tle Sriengrl oí \eak Ties: a `erwoik Tleoiies Revisireo.
Sociological Theory, Volume 1 (1983), 2O1-233.
R!Ð!S, !STAÐÒ Y M!RCAÐÒ
9O
Cieen, Anoy. (199O). Education and State Formation. `ew Yoik: Sr. Mairin’s Piess.
——. (1997). Education, Globalization and the Nation State. !pswicl: Tle !pswicl Book
Company !ro.
Currman, Amy. (2OO1). La educación democrática. Buenos Aiies: Paioós.
!aleimas, Juigen. (1993). El discurso filosófico de la modernidad. Maoiio: Tauius.
——. (1995). Teoría y praxis. Baicelona: Alraya.
——. (1998). Ciuoaoanía e ioenrioao nacional. !n Facticidad y validez. Maoiio: Tiorra.
——. (1999). !l esraoo nacional euiopeo. Solie el pasaoo y el íuruio oe la soleianía y
la ciuoaoanía. !n La inclusión del otro. Buenos Aiies: Paioós.
!amilron, Perei (1985). Reaoings íiom Talcorr Paisons. Susex: !llis !oiwooo !imi-
reo.
!aioin, Russell. (1991). !ollesian Polirical Òioei. Political Theory, 19(2), 156-18O.
——. (2OOO). !aw ano Social `oims in rle !aige. Virginia Law Review, 86(8), Sympo-
sium: Tle !egal Consriucrion oí `oims, 1821-1837.
!ayek, !iieoiicl (1982). Derecho, legislación y libertad. Maoiio: !nión !oiroiial.
!egel, Ceoig \illelm !iieoiicl (198O). Filosofía del derecho. México: Juan Pallos.
!elly, Ðenise. (2OO2). !es limires oe la norion oe colesion sociale. The Tocqueville Re-
view/ La Revue Tocqueville, 23(1), 73-1O1.
!eyneman, Sreplen P. (2OOO). !iom rle Pairy/ Srare ro Mulrierlnic Ðemociacy: !ou-
carion ano Social Colesion in !uiope ano Cenrial Asia. Educational Evaluation
and Policy Analysis, 22(2), 173-191.
!iisclman, Alleir Ò. (198+). Againsr Paisimony: Tliee !asy \ays oí Complicaring
Some Caregoiies oí !conomic Ðiscouise. The American Economic Review, 74(2),
89-96.
!ume, Ðavio. (1977). Un compendio de un tratado acerca de la naturaleza humana, 1740:
Un panfleto hasta ahora desconocido (Tiao. oe, C. Caicía Tievijano y A. Caicía Airal).
Valencia: Cuaoeinos Teoiema.
!urcleson, !iancis. (1999). Escritos sobre la idea de virtud y sentido moral. Maoiio: Cenrio
oe !sruoios Consrirucionales.
Jenson, Jane. (1998). Mapping Social Cohesion: The State of Canadian Research (Reseaicl
Repoir 15723). Òrrawa, Canaoa: Canaoian Policy Reseaicl `erwoiks.
Jiménez Reoonoo, Manuel. (2OO2). Modernidad terminable e interminable. Sanriago oe
Clile: !oiroiial !niveisiraiia-!niveisioao Ðiego Poirales.
Kanr, !nmanuel (19+1). !oea oe la lisroiia univeisal en senrioo cosmopolira. !n Filosofía
de la historia. México: !onoo oe Culruia !conómica.
Keynes, Joln Maynaio (2OO1). Teoría general de la ocupación, el interés y el dinero. Buenos
Aiies: !onoo oe Culruia !conómica.
Kilpariick, Sue, Joln !ielo y !an !alk. (2OO3). Social Capiral: An Analyrical Tool íoi
!xploiing !iíelong !eaining ano Communiry Ðevelopmenr. British Educational
Research Journal, 29(3), +17- +33.
Kymlicka, \ill. (1998). Multicultural Citizenship. Òxíoio: Claienoon Piess.
Kymlicka, \ill y \ayne `oiman. (199+). Reruin oí rle Cirizen: A Suivey oí Recenr
\oik on Cirizenslip Tleoiy. Ethics, 104(2), 352-381.
Kiippnei y Alvaiez. (2OO7). !mleooeoness ano rle !nrellecrual Piojecrs oí !conomic
Sociology. Annual Review of Sociology, 33: 219-2+O.
Capírulo 1 !! CÒ`C!PTÒ Ð! CÒ!!S!Ó` SÒC!A!
91
Kumai, Kiislan. (1995). Civil Sociery: An !nquiiy inro rle !seíulness oí an !isroiical
Teim. The British Journal of Sociology, 46(4), 575-589.
!auieau, Annerre y !llior B. \iningei. (2OO3). Culruial Capiral in !oucarional Re-
seaicl: A Ciirical Assessmenr. Theory and Society, 32(5/6), Special !ssue on Tle
Sociology oí Symlolic Powei: A Special !ssue in Memoiy oí Pieiie Bouioieu,
567-6O6.
!awience, Roleir Z. (2OO+). Current Economic Policies: Social Implications over the Longer
Term (Meering oí Ò!CÐ !oucarion Minisreis: Raising rle Çualiry oí !eaining
íoi All). Paiis: Ò!CÐ.
!epage, !enii. (2OO+). A Liberal Socioeconomic Scenario for the Early Twenty-first Century
(Meering oí Ò!CÐ !oucarion Minisreis: Raising rle Çualiry oí !eaining íoi
All). Paiis: Ò!CÐ.
!ocke, Joln. (1997). Dos ensayos sobre el gobierno civil. Maoiio: !spasa Calpe.
!ockwooo, Ðavio. (1956). Some Remaiks on «Tle Social Sysrem». The British Journal
of Sociology, 17(2), 13+-1+6.
——. (2OOO). Solidarity and Schism. Òxíoio: Claienoon Piess.
!ulmann, `iklas. (199O). Political Theory in the Welfare State. Beilin-`ew Yoik: \alrei
oe Ciuyrei.
——. (1996a). Confianza. Baicelona: !oiroiial Anrliopos.
——. (1996l). La Ciencia de la Sociedad. Maoiio: Anrliopos.
——. (1997). Observaciones de la modernidad. Maoiio: Paioós.
——. (1998). Complejidad y modernidad. De la unidad a la diferencia. Maoiio: Tiorra.
Mann, Miclael. (197O). Tle Social Colesion oí !ileial Ðemociacy. American Sociolo-
gical Review, 35(3), +23-+39.
Maikioes, Kyiiacos C. y Sreven !. Coln. (1982). !xreinal Conílicr/!nreinal Colesion:
A Reevaluarion oí an Òlo Tleoiy. American Sociological Review, 47(1), 88-98.
Maislall, Alíieo. (1997). Principles of Economics. Amleisr: Piomerleus Books.
Maislall, T.!. (1965). Class, Citizenship, and Social Development. `ew Yoik: Ancloi
Books, Ðoulleoay & Company, !nc.
Maix, Cailos. (1973). El Capital. México Ð.!.: !onoo oe Culruia !conómica.
Maruiana, !umleiro y !iancisco Vaiela. (198+). El árbol del conocimiento. Sanriago oe
Clile: !niveisiraiia.
Maxwell, Juoirl. (1996). Social Ðimensions oí !conomic Ciowrl. !n Eric John Hanson
memorial lectures series (Vol. !!!): !niveisiry oí Alleira.
Meiron, Roleir K. (1965). !sriucruia social y anomia. !n Teoría y estructuras sociales.
México: !onoo oe Culruia !conómica.
——. (199+). Ðuikleim’s «Ðivision oí !aloi in Sociery. Sociological Forum, 9(1),
17-25.
Miclalski, \olígang, Riel Millei y Baiiie Srevens. (2OO+). Economic Flexibility and Social
Cohesion in the Twenty-first Century: An Overview of the Issues and Key Points of the
Discussion (Meering oí Ò!CÐ !oucarion Minisreis: Raising rle Çualiry oí !eai-
ning íoi All). Paiis: Ò!CÐ.
Moooy, James y Ðouglas R. \lire. (2OO3). Sriucruial Colesion ano !mleooeoness:
A !ieiaiclical Concepr oí Social Cioups. American Sociological Review, 68(1),
1O3-127.
R!Ð!S, !STAÐÒ Y M!RCAÐÒ
92
Moianoé, Peoio. (198+). Cultura y modernización en América Latina. Sanriago oe Clile:
Cuaoeinos oel !nsriruro oe Sociología, !niveisioao Carólica oe Clile.
Mouw, Teo. (2OO6). !srimaring rle Causal !ííecr oí Social Capiral: A Review oí Recenr
Reseaicl. Annual Review of Sociology, 32, 79-1O2.
Mullei, !ans-Perei. (199+). Social Ðiííeienriarion ano Òiganic Solioaiiry: Tle «Ði-
vision oí !aloi» Revisireo. Sociological Forum, 9(Special !ssue: Tle 1OOrl Anni-
veisaiy oí Sociology’s !iisr Classic: Ðuikleim’s «Ðivision oí !aloi in Sociery»),
73-86.
Myeis, Milron !. (1967). Ðivision oí !aloui as a Piinciple oí Social Colesion. The
Canadian Journal of Economics and Political Science/Revue cannadienne d’Economique
et de Science Politique, 33(3), +32-++O.
`eill, Tlomas P. (19+8). Çuesnay ano Plysiociacy. Journal of the History of Ideas, 9(2),
153-173.
`oirl, Ðouglas C. (1981). Estructura y cambio en la historia económica. Maoiio: Alianza
Ò!CÐ. (1997). Societal Cohesion and the Globalising Economy: What does the Future Holds?:
Ò!CÐ.
Òííe, Claus. (1997). Towaios a `ew !quililiium oí Cirizen’s Riglrs ano !conomic
Resouices? !n Societal Cohesion and the Globalising Economy (pp. 81-1O8). Paiis:
Ò!CÐ.
Òloííson, Cunnai. (1999). !mleooeoness ano !nregiarion. !n !. Cougl y C. Òloísson
(!os.) Capitalism and Social Cohesion. Essays on Exclusion and Integration. !onoon:
Macmillan.
Òsleig, !ais. (2OO3). The Economic Implications of Social Cohesión. Toionro: !niveisiry
oí Toionro Piess !nc.
Òsriom, !linoi. (1999). Governing the Commons. Camliioge: Camliioge !niveisiry
Piess.
Òrrone, !inesro y Ana Sojo (!os.). (2OO7). Cohesión social: inclusión y sentido de pertenencia
en América Latina y el Caribe. Sanriago oe Clile: C!PA!.
Paisons, Talcorr. (1968). La estructura de la acción social. Tomo II. Maoiio: !oiciones Cua-
oaiiama.
——. (1975). Commenr on «Paisons’ !nreipierarion oí Ðuikleim» ano on «Moial
!ieeoom Tliougl !noeisranoing in Ðuikleim». American Sociological Review,
40(1), 1O6-111.
——. (1976). El sistema social. Maoiio: !oiroiial Cieíol S.A.
——. (1987). El sistema de las sociedades modernas. México Ð.!.: !oiroiial Tiillas.
Paisons, Talcorr, Roleir B. Bales y !owaio A. Slils. (197O). Apuntes sobre la teoría de la
acción. Buenos Aiies: Amoiioiru !oiroies.
Paisons & Smelsei. (1966). Economy and Society. A Study in the Integration of Economic and
Social Theory. !onoon: Rourleoge ano Kegan Paul !ro.
Paxron, Pamela. (1999). !s Social Capiral Ðeclining in rle !nireo Srares? A Mulriple
!noicaroi Assessmenr. The American Journal of Sociology, 105(1), 88-127.
Peña, Cailos. (2OO3). Sobre política y políticos (Seiie en !oco `º6). Sanriago oe Clile:
!xpansiva.
——. (2OO+). !ocke y la íilosoíía polírica. Revista Ciencia Política, 24(2), 133-1+1.
Capírulo 1 !! CÒ`C!PTÒ Ð! CÒ!!S!Ó` SÒC!A!
93
——. (2OO7a). !a piovisión eoucariva en Clile. !n J. J. Biunnei y C. Peña (!os.), La
reforma al sistema escolar. Aportes para el debate. Sanriago oe Clile: !ÐP-!A!.
——. (2OO7l). Poi qué no oelemos seleccionai. !n J. J. Biunnei y C. Peña (!os.), La
reforma al sistema escolar. Aportes para el debate. Sanriago oe Clile: !ÐP-!A!.
——. (2OO7c). !oucación y ciuoaoanía: los piollemas sulyacenres. !n Pensamiento Edu-
cativo, PUC, vol. 40, 1.
Pinro, Anílal. (1959). Chile, un caso de desarrollo frustrado. Sanriago oe Clile: !niveisi-
raiia.
Plarón. (2OO5). República. Buenos Aiies: !osaoa.
P`!Ð. (1998). Informe sobre desarrollo humano en Chile. Las paradojas de la modernización.
Sanriago oe Clile: Piogiama oe las `aciones !nioas paia el Ðesaiiollo.
Polanyi, Kail. (2OO1). La gran transformación. México Ð.!.: !onoo oe Culruia !conó-
mica.
Pope, \lirney. (1973). Classic on Classic: Paisons’ !nreipierarion oí Ðuikleim. Ame-
rican Sociological Review, 38(+), 399-+15.
——. (1975). Paisons on Ðuikleim, Revisireo. American Sociological Review, 40(1),
111-115.
Poires, Alejanoio. (1998). Social Capiral: irs Òiigins ano Applicarions in Mooein So-
ciology. Annual Review of Sociology, 24, 1-2+.
Poirinaio, Piei Paolo (2OO3). Estado. Buenos Aiies: `ueva Visión.
Posnei, Riclaio A. (2OO1). Public Intellectuals. A Study of Decline. Camliioge: Camliioge:
!aivaio !niveisiry Piess.
Purnam, !illaiy. (2OO2). The Collapse of the Fact/Value Dichotomy. Camliioge: !aivaio
!niveisiry Piess.
Purnam, Roleir Ð. (199+). Para hacer que la democracia funcione. Caiacas: !oiroiial
Calac.
——. (1995). Tuning !n, Tuning Òur: Tle Sriange Ðisappeaiance oí Social Capiral in
Ameiica. PS: Political Science and Politics, 28(+), 66+-683.
——. (2OO2). Solo en la bolera. Colapso y resurgimiento de la comunidad norteamericana.
Baicelona: Calaxia Curenleig.
——. (2OO3). El declive del capital social. Baicelona: Calaxia Curenleig.
——. (2OO+). Education, Diversity, Social Cohesion and «Social Capital» (Meering oí Ò!CÐ
!oucarion Minisreis: Raising rle Çualiry oí !eaining íoi All). Paiis: Ò!CÐ.
——. (2OO7). ! Pluiilus !num: Ðiveisiry ano Communiry in rle Twenry-íiisr Cen-
ruiy. Scandinavian Political Studies, 30(2), 137-16+.
Rawls, Joln. (1971). A Theory of Justice. Camliioge: !aivaio !niveisiry Piess.
——. (1996). Liberalismo político. Baicelona: Ciírica.
Rirzen, Josepl. (2OO1). Social Colesion, Pullic Policy, ano !conomic Ciowrl: !mpli-
carions íoi Ò!CÐ Counriies. !n J. !elliwell (!o.), The Contribution of Human
and Social Capital to Sustained Economic Growth and Well-Being (pp. 1-27). Òrrawa:
!uman Resouices Ðevelopmenr Canaoa.
Rousseau, Jean Jaques. (1762). Ðu conriar social ou piincipes ou oioir polirique, (Pulli-
carion: lrrp://alu.cnam.íi/cgi-lin/go?conriar1
Saccaio-Barrisri, Ciuseppa. (1983). Clanging Meraplois oí Polirical Sriucruies. Jour-
nal of the History of Ideas, 44(1), 31-5+.
R!Ð!S, !STAÐÒ Y M!RCAÐÒ
9+
Samuels, \aiien J. (1961). Tle Plysiociaric Tleoiy oí Piopeiry ano Srare. The Quar-
terly Journal of Economics, 75(1), 96-111.
——. (1962). Tle Plysiociaric Tleoiy oí !conomic Policy. The Quarterly Journal of
Economics, 76(1), 1+5-162.
Sanoel, Miclael J. (1998). Democracy’s Discontent: America in Search of a Public Philosophy.
Camliioge: !aivaio !niveisiry Piess.
Sciulli, Ðavio y Ðean Ceisrein. (1985). Social Tleoiy ano Talcorr Paisons in rle 198Os.
Annual Review of Sociology, 11(369-387).
Sigmuno, Paul !. (2OO5). !aw ano Polirics. !n `. Kierzmann y !. Srump (!os.), The
Cambridge Companion to Aquinas Camliioge: Camliioge !niveisiry Piess.
Simmel, Ceoig. (2OO2). Sobre la individualidad y las formas sociales. Buenos Aiies: !nivei-
sioao `acional oe Çuilmes.
——. (2OO3). Filosofía del dinero. Cianoa: Comaies.
Smirl, Aoam. (2OOO). Investigación sobre la naturaleza y causas de la riqueza de las naciones.
México: !onoo oe Culruia !conómica.
Snowei, Ðennis J. (2OO+). Challenges to Social Cohesion and Approaches to Policy Reform
(Meering oí Ò!CÐ !oucarion Minisreis: Raising rle Çualiry oí !eaining íoi
All). Paiis: Ò!CÐ.
Spencei, !eileir. (189?). Exceso de legislación. Maoiio: !a !spaña Mooeina.
——. (1969). The Man versus the State. !onoies: Penguin Books.
Sraik, \einei. (1961). !eileir Spencei’s Tliee Sociologies. American Sociological Re-
view, 26(+), 515-521.
Srein, Airlui A. (1976). Conílicr ano Colesion. The Journal of Conflict Resolution, 20(1),
1+3-172.
Svenosen, Cunnai !ino !aase y Ceir Tingaaio Svenosen. (2OO3). Òn rle \ealrl oí
`arions: Bouioieueconomics ano Social Capiral. Theory and Society, 32, Special
!ssue on Tle Sociology oí Symlolic Powei: A Special !ssue in Memoiy oí Pieiie
Bouioieu, 6O7-631.
Tayloi, Clailes. (1995). Cioss-Puiposes: Tle !ileial-Communiraiian Ðelare. !n `.
!. Rosenllum (!o.), Liberalism and the Moral Life. Camliioge: !aivaio !niveisiry
Piess.
——. (2OO+). Modern Social Imaginaries. Ðuilam: Ðuke !niveisiry Piess.
Tayloi, Ò.!. (1929). !conomics ano rle !oea oí `aruial !aw. The Quarterly Journal of
Economics, 44, 1-2+1.
Tiioni, !ugenio. (2OO5). El sueño chileno. Comunidad, familia y nación en el Bicenntenario.
Sanriago oe Clile: Tauius.
Tiioni, !ugenio, Veiónica Cullins, Òsvaloo !aiiañaga, Beira Teirelloim, Ðavio Bia-
vo y !ouaioo Valenzuela. (2OO3). Cuánto y cómo cambiamos los chilenos. Balance de
una década, censos 1992-2002. Sanriago oe Clile: Cuaoeinos Bicenrenaiio.
Tonnies, !eioinano. (1979). Comunidad y asociación. Baicelona: Península.
——. (1988) Hobbes. Maoiio: Alianza.
Tieviño, Javiei (!o.). (2OO1). Talcott Parsons Today. His Theory and Legacy in Contemporary
Sociology. Bosron: Rowman & !irrleíielo.
Veirovec, Sreven. (1997). Social Cohesion and Tolerance (Ðiscussion Papei). Copenlage:
Meriopolis Piojecr
Capírulo 1 !! CÒ`C!PTÒ Ð! CÒ!!S!Ó` SÒC!A!
95
\illiamsom, Òlivei !. (1989). Las instituciones económicas del capitalismo. México Ð.!.:
!onoo oe Culruia !conómica.
\irrgensrein, !uowig. (1988). Investigaciones filosóficas. México Ð.!.: !`AM.
\ooo, !llen M. (199O). Tle !ses ano Aluses oí Civil Sociery. !n R. Mililano y !.
Panircl (!os.) The Socialist Register. The Retreat of the Intellectuals. !onoon: Meilin
Piess.
\yoick, Biuce. (1999). Can Social Colesion le !ainesseo ro Repaii Maiker !ailuies?
!vioence íiom Cioup !enoing in Cuaremala. The Economic Journal, 109(+57),
+63-+75.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful