Apuntes sobre Imperialismo y revolución en Centroamérica 1.

Imperialismo y revolución es un libro que es dos libros: El aparato imperialista en Centroamérica y El Salvador en la revolución centroamericana. Como lo advierten los editores, el primero es una serie de anotaciones preliminares que no llegaron a la redacción final, concluidos en septiembre de 1973, a poco más de un año antes de regresar a El Salvador. 2. El primero, sin embargo, es, a nivel formal, el más sugerente. Su carácter de texto preliminar, de texto inconcluso (como lo es Un libro rojo para Lenin, “poema inconcluso- mientras viva el autor”), no da tanto la impresión de ser un texto en borrador, sino de otra cosa. Parece más bien un collage sobre el imperialismo en Centroamérica. No es un collage poético como Historias prohibidas, sino un collage que, sin proclamarlo, subvierte la forma tradicional del ensayo político. En el texto, dividido en 53 secciones, conviven dialécticamente textos propios, junto a estudios de otros autores y, como en Un libro rojo, “voces meramente ambientativas y voces del enemigo”. Ojo: no es un traslado mecánico, sino una apreciación de cómo se ve el texto en el nivel de redacción que Roque lo dejó. No podemos conjeturar cómo quedaría el texto definitiva so pena de intentar practicar ciencias ocultas.

3. El aparato imperialista en Centroamérica logra, por su carácter fragmentario, ser una aproximación hacia una teoría crítica del imperialismo desde el punto de vista centroamericano. Hablar de teoría crítica nos obliga a hablar de la teoría tradicional y a citar lo que dice Horkheimer sobre esta: “La idea tradicional de teoría es abstraída del cultivo de la ciencia tal como se cumple dentro de la división del trabajo en una etapa dada. Corresponde a la

de tal manera que se puede apreciar que el fenómeno imperialista no se puede entender unilateralmente. pues. se expresa en dichos como “Guatemala. gente mala. se unen enfoques anteriormente parciales sobre el problema. De ahí que en esa idea no aparezca la función social real de la ciencia. políticas. un problema que tiene implicaciones económicas. para así poder proponer una praxis revolucionaria a la altura del problema. recogidos por el autor. una teoría integradora de todos estos aspectos. como el listado parcial de agentes de la CIA que operaron en el país. sino solo lo que ella es en esa esfera separada. ideología de las élites criollas dominantes desde el siglo XIX. ni lo que significa la teoría en la existencia humana. 4. algunas de las cuales son más visibles y otras. Una teoría crítica sería. gente sin valor”. En El aparato imperialista en Centroamérica. sino que es. expresión del nacionalismo enajenado que se vive en diferentes espacios de la cotidianidad en nuestros países. Ambos libros hacen su hincapié en Centroamérica. No se puede entender eficazmente el problema del imperialismo desde el nacionalismo metodológico. hasta llegar a prácticas de auténtica xenofobia. dentro de la cual se la produce en ciertas condiciones históricas”.actividad del científico tal como se lleva a cabo en la sociedad junto con las otras actividades. Este nacionalismo. El trabajo de Roque permite ver que el imperialismo en Centroamérica tiene muchas cabezas. como la que se exacerbó entre El Salvador y . El Salvador. La teoría tradicional concibe la realidad como una serie de esferas fragmentadas entre sí. religiosas. sin que se perciba directamente la relación entre las actividades aisladas. como la hidra. comunicativas. a la vez. más sutiles. etc. militares.

Así que lo que estamos viviendo no es nada nuevo. Esto nos lleva a la alarmante tesis que sostiene el autor: mientras el movimiento revolucionario no ha logrado superar ese enfoque nacionalista. En lo que respecta a El Salvador. etc. apunta que Estados Unidos ya estaba listo para desembarcar en el país en enero de 1932 y que el reporte del general Tomás Calderón. conocido como Mercado Común y de integración militar. como bien lo advierte Arturo Taracena. matando a miles de “comunistas” no es otra cosa que la estrategia imperialista actuando a través de sus agentes locales. como el proyecto imperialista de integración económica centroamericana. O el caso del intento de insubordinación militar después del fraude electoral de 1972. 5. Matices más sutiles de esta ideología pueden encontrarse. como podemos advertirlo en el texto de Dalton. cuando intervinieron los ejércitos centroamericanos bajo mando estadounidense para reprimir el movimiento. Roque señala muchas modalidades de intervención imperial en Centroamérica.Honduras en 1969. en la ausencia de una perspectiva centroamericanista en el terreno del trabajo teórico. conocido como CONDECA. las fuerzas imperialistas han actuado y siguen actuando desde una perspectiva regional. en la carencia de un enfoque centroamericano por parte de las organizaciones revolucionarias y. Pero Dalton señala otros mecanismos más sutiles. La integración imperialista . en el que informaba que ya se había hecho cargo de la situación. las bases militares en la región. este tipo de estrategia de integración centroamericana subordinada a los Estados Unidos se da de muchas formas: los TLC. En el presente. añadiríamos nosotros. formando parte de una estrategia unificada para Centroamérica.

“El Salvador. El Salvador y la revolución centroamericana. 2) El análisis de Roque es perspicaz y sirve para entender la modalidad de guerra estadounidense en la región durante los 80. sino desde hace mucho antes y esto en función de que la guerra revolucionaria tampoco comenzó en 1980. es un trabajo anterior.se da bajo la ilusión de la independencia de las repúblicas centroamericanas (ver p. el segundo libro. la industria turística sería como una avanzada— se irían decantando hacia una “sociedad de servicios”. esto es. también se encuentra un análisis importante de cómo las economías capitalistas —y en eso. sino también con mucha anterioridad. La ideologización anticomunista. el istmo y la revolución” y “Partido revolucionario y lucha armada en la formación social . 83-84). Un tema importante que toca Roque en El aparato imperialista es el de la industria turística y sus implicaciones tanto económicas como ideológicas (pp. El neoliberalismo vendió la ilusión de la terciarización de la economía bajo el manto de la “modernización”. la llamada guerra especial. aunque digan otra cosa las cronologías oficiales del conflicto. que reúne dos textos escritos en 1969 y 1972. En este sentido. 7. Quiere decir que la guerra contrainsurgente no surgió en los 80. políticas e ideológicas). convirtiendo la economía dependiente monocultivista agroexportadora en una economía de servicios dependiente que no cultiva nada y sí exporta a su población. no son sino la continuidad histórica de la estrategia de intervención local que se dio en los conflictos centroamericanos de hace treinta años. 6. a economías terciarizadas (con todas sus implicaciones económicas.

que el PCS no pesó gran cosa en la insurrección del 32 es falso. 9. de Roque con los análisis de la dirección del PCS. había un gran trabajo organizativo y una gran capacidad de movilización social por parte de esa primera generación de comunistas organizados en el país. Creo que sería necesario hacer una historia sistemática de la izquierda salvadoreña a la luz de la problemática de las luchas de liberación. años en que se asiste a un proceso multicausal en el que el partido teóricamente de vanguardia pasa a tomar posturas conservadoras. ojo. pues. Dalton realiza un análisis crítico de la trayectoria del PCS posterior al 32. analizan las razones por las cuales Dalton termina distanciándose de la vanguardia política tradicional. escritos para el debate. Hay . pues. de ciertas valoraciones políticas. Estos trabajos. En este libro se hace un reconocimiento histórico de las luchas del 32. Dalton no ha tenido que expurgar en los archivos soviéticos para afirmar que el movimiento insurreccional no fue dirigido por el PC. formaron parte importante de este gran movimiento insurreccional. pero.contemporánea de El Salvador”. a pesar de la inexperiencia militar. como demuestra Dalton. respectivamente. Schafik Handal. Afirmar. dando pie al surgimiento de otras organizaciones revolucionarias. a través de “Alberto Gualán”. los problemas de coordinación e incluso. Pueden apreciarse los matices que cobran las discrepancias pero también coincidencias. 8. para dejar en claro también que junto a los insurrectos de las comunidades indígenas también estuvieron los comunistas que. En ellos puede recogerse parte del debate que se dio en el seno del PCS y que terminó fragmentándolo. es decir. Por otro lado.

ilustra a urgencia de ponerle fin a la historia de explotación: “La idea de la lucha de clases puede inducir a error. O los trabajos de Ricardo Argueta sobre la historia del movimiento estudiantil. no caballerescas.algunos aportes contemporáneos a este respecto. La construcción laboriosa y prolongada de la organización popular no implica pasividad. habrán de resultarle fatales. o el trabajo de recuperación de documentos históricos que hace Roberto Pineda en su página de internet. No se trata de una prueba de fuerza en la que se decide la cuestión de quién vence o quién sucumbe. Es preciso cortar la mecha encendida antes de que la chispa llegue a la dinamita. El verdadero político sólo calcula a plazos. ya salga vencedora o sucumba en el combate. cuando le toca debatir con la postura de las vanguardias tradicionales sobre la supuesta inviabilidad de la lucha armada. Y si la abolición de la burguesía no llega a consumarse antes de un momento casi calculable de la evolución técnica y económica (señalado por la inflación y la guerra química). Pensar así es disimular los hechos bajo un tinte romántico. y sobre todo. . el trabajo de investigación de las organizaciones del FMLN en el que trabaja desde hace algunos años el compañero Alberto Martín. en el curso de su evolución. propia de la socialdemocracia de su época y proponía una concepción más activa por parte del movimiento revolucionario. La intervención. el riesgo y el ritmo del político son cuestiones técnicas . ni de un combate a cuyo término le irá bien al vencedor y mal al vencido. Pues. la burguesía está condenada perecer por las contradicciones internas que. La pregunta es únicamente si perecerá por sí misma o a manos del proletariado.. Una polémica similar es la que se encuentra en el fondo de este segundo libro. 10 Esta cita de Benjamin. de la Universidad de Colima. La historia nada sabe de la mala infinitud contenida en la imagen de esos dos luchadores eternamente en pugna. Su respuesta decidirá sobre la pervivencia o el final de una evolución cultural de tres milenios.. todo estará perdido.” Benjamin discutía con una interpretación naturalista del marxismo. como por ejemplo. . Por lo que puede advertirse en varios tramos del libro.

Ojo: construcción prolongada del movimiento. pero sin que esto implique el esperar ad eternam o ad nauseam a que concurran todas las condiciones objetivas y subjetivas. . la concepción estratégica de Dalton está más cercana a la de la guerra popular prolongada que a una de carácter militarista o incluso a la de una concepción que concebiría la factibilidad de una toma del poder a corto plazo. Y ya se sabe la capacidad de autoregeneración del capitalismo. Tú le diste un corazón de carne y sangre a a verdad pero nos advertiste que funcionaba como una bomba de tiempo o como una manzana. Que podría servir para volar la maquinaria del odio pero que también se podría podrir. nos pone en una situación de resignación. Porque de esperar a que vengan todas las condiciones.que estaría evidenciada en el fracaso del Che en Bolivia. Roque también discute sobre esto en Un libro rojo para Lenin. de esperar que las contradicciones inherentes del capitalismo hagan la labor de destruirlo. Esto se advierte en la insistencia en ir de lo simple a lo complejo. pero también. en la idea de ir creando la base social del ejército guerrillero a partir de un largo proceso de organización. sin prisas por tener el membrete de partido comunista. con el ojo puesto en las situaciones revolucionarias que surjan.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful