JOSÉ CECILIO ÁVILA Y EL COPIADOR: PERIODISMO CONSERVADOR EN LOS INICIOS REPUBLICANOS

GUILLERMO T. AVELEDO ESCUELA DE ESTUDIOS LIBERALES UNIVERSIDAD METROPOLITANA , CARACAS

Preliminares: Sobre la naturaleza del conservadurismo Iniciamos este trabajo con el atrevimiento de hacer una aparente digresión, ante la necesidad de presentar a este curioso objeto de prensa que fue El Copiador. Entre agosto de 1830 y febrero de 1832 aparecieron en Caracas, de manera irregular, una serie de 6 gacetillas en octavo, bajo el título de El Copiador. Estos papeles, dotados de gran energía polémica aunque sin agresividad panfletaria, eran editados en la imprenta de Fermín Romero mientras era su redactor el ilustre presbítero José Cecilio Ávila (1786-1833) 1, y tenían como lema la frase Dic verum mihi, Marce, dic, amabo: Nihil es quod magis audiam libenter2, extraído de los famosos epígrafes del poeta latino Marcus Valerius Martialis (8, §72). Guiados por esta rogativa a favor de la verdad, y por la interesante personalidad del padre Ávila, los números de El Copiador sirvieron, sucesivamente, como respuesta a los ataques de la prensa caraqueña contra la Iglesia y la religión Católica, así como se configuraron en una suerte de primer digesto del pensamiento conservador en Venezuela. Es esta caracterización que nos trae a nuestra aparente digresión, en tanto queremos explicar la especificidad del pensamiento conservador en tanto que tradición discursiva contradictoria con el proyecto político-social liberal iniciado en 1830, y no meramente como una vertiente socialmente moderada de aquél. Así, el pensamiento conservador esbozado en El Copiador se encuadra, en sus fuentes y argumentos, en la emergente tradición conservadora surgida a la luz de la crítica de los procesos revolucionarios de finales del siglo XVIII. Ya fuesen las perturbaciones políticas a ambos lados del Atlántico, o las transformaciones económicas en Europa, esta tradición respondía alarmada ante las amenazas filosóficas y materiales sobre lo que, consideraba, era el espíritu inmutable del ser humano. En este punto es preciso ir de lo particular a lo general. Antes de tocar lo que, dentro de los estudios de la historia del pensamiento social occidental se considera como la ideología y los dogmas del conservatismo ó conservadurismo , debemos tratar de abordar el significado que entre nosotros tiene el término. Tanto para la historiografía de las ideas en Venezuela como en medio más corrientes- el término conservador es utilizado como adjetivo descriptivo de una actitud hacia el orden y hacia la vida social determinados: toda persona de mentalidad pacata, mojigata, beatífica y timorata cuando no francamente reaccionaria- sería conservadora. Esta caracterización implica un juicio de valor:

Silva Montañez, Ismael (1971): Algunos papeles periódicos venezolanos 1808-1830. Caracas, Amazonas Artes Graficas, pp. 39-40. Para este trabajo utilizaremos los números que quedan de El Copiador, recogidos en un sólo volumen encuadernado en la Colección Arcaya de la Biblioteca Nacional. Este volumen tiene una numeración continua, de modo que la numeración de las páginas continúa entrega por entrega. Esta será la numeración que utilizaremos al citarlos, junto al número correspondiente al ejemplar. Así mismo, se mantiene la ortografía original. 2 Dime la verdad, Marco, dime, eso quiero: no hay nada que sea más grato al oír .

1

2 son preferibles los cambios y las novedades3, así que la orientación conservadora y su hermana conceptual, la derecha - es un epíteto lanzado externamente más que una ubicación ideológica propia. En ese sentido, el juicio acerca del período dominado por el que, historiográficamente, ha sido conocido como el partido conservador , se ve afectado por esta carga semántica: ¿cómo puede ser un gobierno tan ilustrado, cuyo proyecto nacional fue tan decididamente liberal, un régimen conservador? El origen de esa denominación provendría de la Historia Constitucional de Gil Fortoul, donde le dedica su segundo volumen a la oligarquía conservadora . Gil Fortoul utiliza el mote más publicable que los simpatizantes del Partido Liberal usaban para los partidarios de la aristocracia ligada al predominio paecista. Al estudiar el proyecto nacional y la actuación política de este núcleo social claramente definido y polémicamente diferenciado (los llamados godos, aristócratas, oligarcas, logreros, realistas, colombianos, paecistas, comerciantes, canastilleros, reaccionarios ), se observa que, como señala Urbaneja: El centro de la posición conservadora [que se fue acrisolando desde 1830 ] consiste en el mantenimiento de los tabiques del orden social existente mediante el ejercicio fuerte de la autoridad ( ) Ejercicio firme de la autoridad quiere decir que, para resguardarlo que entienden por orden social y político, los conservadores no vacilarán en aplicar los instrumentos de control y represión que el ordenamiento legal, restrictivamente interpretado, ponga en sus manos 4 Aún más, este orden social y político no corresponde a una visión regresiva de la sociedad y sus instituciones, sino más bien a un proyecto abiertamente perturbador de sus estructuras (lo cual acaso justificaba la cautela con la cual era políticamente desplegado): La formación del bloque que se moteja entonces de conservador, oligarca, godo y logrero- no resulta de un plan concebido con frialdad y anticipación. Nace del acomodo progresivo de las piezas frente a los asuntos administrativos. Poco a poco se ubican en una línea común, cuya fortaleza reside en la confianza depositada en un programa de transformación nacional. ( ) Según las nuevas reglas, la prosperidad pública depende de las condiciones materiales que pueda proveer la autoridad con el objeto de hacer expedito el juego de los patrimonios particulares ( ). Las reformas impuestas por los godos profundizan la marcha hacia el capitalismo, en cuanto sacuden muchas conductas y concepciones de la sociedad tradicional que permanecían pese al huracán de la guerra anterior.5 El énfasis del proyecto político-social del partido conservador no correspondería a una genuina posición conservadora (salvo, en un criterio mínimo y teóricamente insatisfactorio, de defensa del orden social): la única institución sobreviviente de la
Esta preferencia estriba en lo que hemos denominado nuestra visión whig de la historia; es decir, una visión que dicta una marcha inevitable del progreso que descarta como nulas las ideas tradicionalistas. Nuestras escuelas historiográficas fundamentales (el marxismo, el positivismo y hasta el romanticismo), comparten esta visión progresista. La crítica clásica de la historiografía whig (referida a la tradición liberal anglosajona) se lee en Butterfield, Herbert (1931/2002): The Whig Interpretation of History. Documento en línea; [http://www.eliohs.unifi.it/testi/900/butterfield]. Florencia, Electronic Library of Historiography/ Biblioteca di Storiografia Moderna, Università degli Studi di Firenze. Recuperado el 09 de octubre de 2006. 4 Urbaneja, Diego Bautista (2006): El gobierno de Carlos Soublette, o la importancia de lo normal. Caracas, UCAB, p. 71 5 Pino Iturrieta, Elías (1991): Estudio Preliminar , en VVAA (1991): Pensamiento Conservador del Siglo XIX. Caracas, Monte Ávila Editores, p. 15
3

Caracas. ídem. prominentes conservadores tenían una filosofía moral y social contraria al individualismo que sirve de sustento económico (Urbaneja. 75) Claro está que tales prominentes conservadores no surgirían sino tras la década de 1840. UCAB. Elena (2007): El patriotismo ilustrado. en esencia.. Si bien también se ha hecho énfasis en su práctica política oligárquica y cuasiautoritaria (dadas las limitaciones propias de un Estado Liberal como el entonces establecido) 10. queda fuera del abrigo del proyecto llamado conservador . gracias a los sucesivos estudios de las ideas políticas.cit. el carácter novedoso y liberal del proyecto nacional esbozado en 18309 y defendido por el que sería el partido conservador . liberales del orden (con todas las contradicciones y salvedades del caso)11. de clase. Cuadernos Lagoven. Naudy (s. Caracas. UCAB. Especialmente. Caracas. digamos. era la suya una concepción liberal cuyo énfasis se ubicaba en el mantenimiento del status quo favorable. y el liberalismo paternalista del proyecto ilustrado contiene aspectos tanto prácticos como ideológicos contrarios a dicha tradición. 10 Raynero. planteamos la ruptura con la denominación usual. en personajes influidos por la opinión eclesiástica de la década 1830: Toro. 2006. El conservatismo es una tradición o lenguaje político. 2001. Si bien es difícil que deje de utilizarse la calificación conservadora para designar al grupo político predominante entre 1830 y 1848. Urbaneja. su anticlericalismo militante. si había alguno. Caracas. ya no a la estructura colonial destruída. 1991.Germán (1997): Una nación llamada Venezuela. FCJP-UCV. Baralt (Suárez Figueroa. sin apoyos políticos en su defensa: muy al contrario. históricamente particular. además de Pino Iturrieta. Lucía (2001): La noción de libertad en los políticos venezolanos del siglo XIX (1830-1848). ni a la validez del dogma. esp. Acosta. Los estudios sobre su doctrina. sino al desarrollo pacífico y pausado de sus reformas socio-económicas. o la organización del Estado en Venezuela 1830-1847. Este pensamiento conservador venezolano (que en ocasiones y ciertas personalidades puede tener coincidencias con el partido conservador) se articula con las corrientes de su disputa no se refiere a aspectos propiamente espirituales. La confusión reinante estriba en la identificación paulatina de las prevenciones del sector dominante a partir de 1830 para con la apertura social y política (prevenciones y prejuicios que. con su proyecto y práctica política concretos. sino como obstáculo al nuevo esquema de relaciones sociales propuesto6. pp. hacen énfasis en sus posturas sociales. p. la Iglesia. Caracas. estos conservadores o liberales godos fueron. por otra parte. se le ataca no por cuestiones dogmáticas. 2006. Es justo decir. cuando más. y Urbaneja. 5a.cit. 38) 7 Pino Iturrieta. que ha quedado aclarado. Así. 11 Raynero. 6 . 2003. Monte Ávila Editores. Diego Bautista (1988): Idea política de Venezuela: 1830-1870. p. González. Caracas. 8 En todo caso. existían) con una ideología genéricamente conservadora. como diremos. sin duda. Edición. y el pensamiento conservador que efectivamente se desarrolló en Venezuela durante el siglo XIX. tomándola como una posición excepcional8 sin explorar los orígenes religiosos de este disenso. económicas y.f. el cual era un elemento cohesionador. apuntes transcritos electrónicamente. op. y para decirlo abiertamente.133-142. ironizando sobre la base espiritual de la crítica de algunos notables conservadores a sus contemporáneos7 o. debe diferenciarse entre este partido. Plaza.) 9 Sobre este proyecto nacional léanse a Carrera Damas.3 crisis emancipadora. op. La Iglesia es objeto de sus dardos en cuanto significa un escollo para el desarrollo económico (Pino Iturrieta(2003): Las ideas de los primeros venezolanos.): La restauración Católica venezolana del siglo XIX (1830 a 1870). entre nuestras desunidas élites: tanto godos como demagogos liberales manifestaban una disposición entre escéptica y hostil frente al cristianismo católico. como corresponde.

los grandes autores de la tradición conservadora (Burke. etc. s. el Rey.Z. el conservadurismo es más que un modo de pensar. la distintiva relación del catolicismo con el ancien règime europeo y el predominio del secularismo en el movimiento intelectual ilustrado cimentaron esta mutua oposición. Paul B. y que no estimaban que existiera relación directa entre esta y la independencia política. y Baltes. Al señalar que se rata de una ideología históricamente peculiar como el liberalismo o como el socialismo. Lammenais. y en el cual colaboraba Louis de Bonald. léase a Trigo. (2001): Conservatism: Historical Aspects . en Inglaterra se empezó a utilizar el término conservador para denominar al partido Tory hacia 1830. Haller. El término conservador tiene su origen. Fermín Toro y Cecilio Acosta) una apreciación distinta sobre la catolicidad. pero su relativa marginalidad entre los intelectuales venezolanos no pueden aminorar su existencia y su eventual influencia14: la generación que siguió a la guerra contó entre sus miembros a venezolanos que se socializaron en el estudio crítico de la filosofía ilustrada (por las nuevas lecturas. se desarrolló en algunos de ellos (de manera más notable en personajes como Juan Vicente González. Humboldt. Pergamon. Oxford. En rigor. la Iglesia. en el título del periódico francés Le Conservateur.generalizada13.de las revoluciones ilustradas acaecidas a ambos lados del Atlántico. Aunque dependiendo del grado en que las convulsiones del siglo aparecían sobre sus sociedades.15 Tal como el vocablo liberal y quizás por su oposición fácilsería adoptado rápidamente como el centro de uno de los clivajes políticos centrales del siglo XIX: el conflicto entre los Estados seculares y las sociedades religiosas (especialmente las promovidas por Roma). 2626 13 12 . por la autoridad de algunos eclesiásticos). dentro del discurso politico contemporáneo. Caracas. Bonald. A su vez. como veremos. Madrid. De Maistre. la libertad. fundado en 1818 por el autor de El Genio del Cristianismo François-René de Chateaubriand. Paulatinamente.de finales del siglo XVIII e inicios del XIX. Pedro (1998): Una ausencia significativa: el intelectual cristiano . 14 Suárez Figueroa. Chateaubriand. en Smelser. Neil J. Este periódico se declaraba defensor de la religión. el valor de la herencia hispánica y la peculiaridad social venezolana. 99 Sobre la excepcionalidad del intelectual cristiano en Venezuela. En tanto que promotores de una ideología. Esta defensa (que en el caso de Venezuela corresponde esencialmente a la Iglesia Católica. p. 15 Muller.f. Rafael María Baralt. presentaron como constante una desconfianza hacia la capacidad Nisbet.la encuadramos alrededor del conjunto de pensadores críticos de las revoluciones liberales y de los cambios sociales. Alianza Editorial. Mayo.la defensa de la religiosidad y su manifestación institucional-organizacional concreta. la figura de José Cecilio Ávila y El Copiador merece especial atención. Baltes (Editores. no. p. en SIC. a sus clérigos y fieles más comprometidos) no fue -ciertamente. que los hizo oscilar entre la moderación y la reacción. Aunque la doctrina liberal tiene orígenes religiosos. especialmente y esto le da su carácter históricamente peculiar12. 604. Centro Gumilla.) muestran una genuina preocupación por las ventajas efectivas que se derivaron de los cambios políticos y sociales ocurridos. Sobre ellos. 2001): International Encyclopedia of the Social & Behavioral Sciences. Coleridge. J. Balmes. Esta corriente de pensamiento conservadora tendría como eje central su defensa de las tradiciones sociales.4 pensamiento críticas desde una perspectiva religioso-moral e institucional. es decir. la Antigua Constitución y la gente decente . Robert (1995): Conservadurismo. Burckhardt.

p. in the moment of riot. destruir o debilitar el orden social tradicional y. and one great source of civilization amongst us. Edmund (1791): Reflections on the revolution in France and on the proceedings in certain societies in London relative to that event. necesarias sin duda. Esto implica una seria limitante al alcance e importancia de las instituciones políticas frente a las instituciones sociales18. and amongst many other nations. which in France is now so furiously boiling. sino porque observa en sus instituciones limitaciones infranqueables para el ánimo secular. we are apprehensive (being well aware that the mind will not endure a void) that some uncouth. and degrading superstition might take place of it. sino el que pretende crear un nuevo orden secular . sino por su carácter espiritual y su apego a sus comunidades inmediatas. cuya designio sobre una mudanza total e ilimitada de la sociedad buscaba. 25 18 Harbour. La vida humana no estaría definida por su pertenencia a la comunidad política. El voluntarismo social revolucionario no el que restaura viejos derechos. But if. Las instituciones políticas. 1985:15 19 Burke. se desconfía de la capacidad de reforma de la sociedad. by throwing off that Christian religion which has hitherto been our boast and comfort. in a letter intended to have been sent to a gentleman in Paris. Buenos Aires. 14 Nisbet. 1995. Edmund Burke establecería esto de forma diáfana: We know. en suma. (1985): El Pensamiento Conservador. ( ) La razón del hombre [en contraste con la razón perfecta de Dios] está seriamente limitada cuando tiene que abordar los problemas humanos más importantes 16 Este orgullo llevaría a los seres humanos a sobreestimar la novedad y a valorar de manera exagerada su capacidad de introducir cambios intencionales y súbitos dentro de una sociedad. and it is our pride to know.5 humana de controlar las sociedades y sus cambios. Londres.a través de las instituciones que reflejan la naturaleza verdadera (espiritual y religiosa) del hombre: la familia. Imprenta de J. p. not only our reason. Su designio es espiritual. Amenazar a éstas últimas es abrir la posibilidad de que la sociedad se descarrile hacia su desintegración y anomia. aunque sin duda esto tiene un efecto político concreto: el resguardar el interés eclesiástico. ( ) El mayor pecado del hombre es su orgullo. no deben topar contra todos los espacios de la sociedad. por tanto. and that it cannot prevail long. 135 17 16 . de manera intencional según veían los conservadores. por su durabilidad. Pero esto es un medio. that man is by his constitution a religious animal. sino como la deriva del orgullo del político. no un fin en sí mismo. han demostrado ser más confiables. y se plantea la necesidad del mantenimiento de las instituciones que. la cuál existe y persiste presumiblemente. William R. al mismo tiempo llenar con las nuevas armas del Estado cualquier vacío que pudiera quedar 17 En este punto es necesario aclara que el pensamiento político conservador resulta más bien antipolítico y desmovilizador: no porque reniegue de la política. ni siquiera por su sociabilidad. 19 Harbour. la religión es la fortaleza del hombre en un mundo incomprensible y. that atheism is against. and in a drunken delirium from the hot spirit drawn out of the alembic of hell. we should uncover our nakedness. Dodsley. pernicious. la Iglesia. but our instincts. Grupo Editorial Latinoamericano. p. A decir de Harbour: El conservador percibe al hombre en términos de sus imperfecciones.es el foco de sus invectivas: los cambios promovidos no aparecen como una mejora honesta y científicamente neutral . hostil. El fin es la defensa de la faceta espiritual del ser humano. así como hacia su propia razón.

como apuntaría décadas más tarde Durkheim. como aparte curioso. et des autres Institutions humaines. sino una herramienta de nuestra eticidad. p. Joseph [Comte] (1821). universidades. Chacun de ces êtres occupe le centre d'une sphère d'activité dont le diamètre varie au gré de l'éternel géomètre. pp. Librería de Chez Potey. 21 de Maistre. una capacidad para obrar bien o mal: Nous sommes tous attachés au trône de l'Être Suprême par une chaîne souple. De Maistre inicia con esta idea sus dos grandes textos político-religiosos. 1791. Burke señalaba que en la Iglesia sólo debía escucharse la dulce voz de la caridad cristiana (Burke. c'est l'action des êtres libres sous la main divine. qui nous retient sans nous asservir Ce qu'il y a de plus admirable dans l'ordre universel des choses. no en tanto que la autonomía del individuo. lleno de imágenes. a la política de púlpito como la llamaba Burke23. ésta mezcla de lo político con lo religioso es una desordenada combinación que pone en peligro lo genuino de la creencia al exponerla a falsas ideas. 14). una causa que deba ser defendida. Société Typographique. En ese sentido. mais sans pouvoir déranger les plans généraux. haría Juan Vicente González sobre el estilo retórico del padre Ávila.es tan peligroso como politizar la religión. Essai sur le principe générateur des Constitutions politiques. que se oponía a la estética del fanatismo. 1-2 23 Cabe comentar. p. que los comentarios que hace Edmund Burke en contra de la febril retórica de los predicadores más populares concuerda con la visión que. Librement esclaves. 208) 20 . qui les professa toutes. En su Ensayo sobre el principio generador de las Constituciones advierte que: Un des grandes erreurs d'un siècle. HarperCollins. incluidas nuestras obras políticas. 1 22 de Maistre. claro. Joseph [Comte] (1814). Considérations sur la France. debilitando por tanto todo el vínculo social. qui sait étendre. restreindre. ils opèrent tout à la fois volontairement et nécessairement: ils font réellement ce qu'ils veulent. en sus Consideraciones sobre Francia. arrêter ou diriger la volonté. Nueva York. fut de croire qu'une constitution politique pouvoit être écrite es créée à priori. sans altérer sa nature. La libertad no es un fin en sí mismo. París. léase a Burleigh. González decía de Ávila que su estilo se caracterizaba por la Sobria belleza moralidad profunda Buffon ha dicho que el estilo es el hombre. Someter las instituciones civiles al celo religioso. sino de los cuerpos intermedios (familia. gremios y estamentos.6 Aunque no se niega el carácter de devoción casi religiosa en términos de una sociabilidad primal y no siempre explicable racionalmente. décadas más tarde. ( González. Iglesias) Sobre este vínculo. sencillo. sin declamación ni fraseología. Michael (2005): Earthly Powers: Religion and Politics in Europe from the French Revolution to the Great War. La amenaza a la religión institucionalizada es una afrenta ala premisa conservadora que hace de la divinidad cristiana el origen de toda la historia y de todas las sociedades humanas. señala que nuestra libertad está mál concebida entre los contemporáneos. Por su parte. El estilo de Ávila era como su carácter. et que de qu'il y a précisément de plus fondamental et de plus essentiellement constitutionnel dans les lois d'une nation ne sauroit être écrit. 22 Nuestra capacidad moral de errar y pecar debe advertirnos sobre las limitaciones de nuestras obras. los conservadores se harían defensores irredentos de la autonomía social. Editorial Cecilio Acosta / Impresores Unidos. Caracas. París. masculino. Para la doctrina conservadora la religión no debe guiar a la política más allá de su tarea general de guiar a los hombres.del cual son objeto las revoluciones modernas20. tandis que la raison et l'expérience se réunissent pour établir qu'une constitution est une oeuvre divine. Juan Vicente (1941): Tres biografías. de pastorear sus almas. p. 21 Y más adelante. Tenía el molle atque facetum .

Pedro (2005): El pensamiento político de la derecha española en el siglo xx. la existencia concreta del catolicismo. sino utópico. Su principismo fue. puesto que. González Cuevas. 25 24 . Carlos (2000): Historia del Conservadurismo Español: una línea política integradora en el siglo XIX.. el pensamiento político conservador era esencialmente pragmático. moralmente sana. esto coloca a la religión como un requerimiento esencial de la buena sociedad y se vincula a la consideración del hombre como un ser religioso que debe adoptar cierta orientación religiosa en su vida si se desea que la misma se encuentre adecuadamente ordenada y que la sociedad sea estable. y eso generaba una expresión ideológica que. Su permanencia. si bien es cierto que pretendía robustecer de manera férrea la estructura tradicional. 25. 1941. En cada una de las áreas específicas de la doctrina conservadora ( ) la premisa constante es el derecho a sobrevivir surgido del desarrollo histórico y social de todas las estructuras intermedias de la nación [la familia y su propiedad. parecía olvidar el desarrollo efectivo de las circunstancias: En el fondo. en consecuencia. De la crisis de la restauración al estado de partidos(1898-2000). no pretendía conservar las estructuras reales Nisbet. 1985. n la que habían circulado libremente y cuajado en actos e instituciones las ideas del liberalismo. 214. una Iglesia representada de manera destacada e inevitablemente fuerte. frente a cualquiera de su actos del poder arbitrario 24 La autonomía por excelencia será la autonomía religiosa (es decir. El caso extraño fue el del conservatismo ultramontano.H. en consecuencia. claro está. p. especialmente a partir del momento en que la Iglesia decidió dar la batalla frontal contra el liberalismo. en rigor. 41. es decir. Madrid. se encontraba con una situación de permanente amenaza y cuestionamiento. Como corresponde al contexto iberoamericano. 102-103 Harbour. la vida económica. y libre. las instituciones políticas y los hábitos civilizados habían sufrido cambios determinantes. Madrid. 16 26 Sobre el conservadurismo en España. pp. Seco Serrano. en ocasiones. ( ) El conservadorismo ultramontano salió a la palestra y propuso un sistema político y social que. Si Dios es la medida de todas las cosas. Madrid. p. la doctrina conservadora en América debía partir de lo único conservable: mientras la estratificación social. 1995. polémico e inclinado a deslizarse hacia la controversia y la argumentación. ( ) Empero. la religión y su Iglesia permanecían como la única autoridad en pie de las ruinas de la revolución 27. la Iglesia y sus derechos y doctrina] Una Iglesia establecida. ya como práctica social y como institución sobreviviente de las revoluciones. léase: Herrero. de la Iglesia establecida).7 que moderan el egoísmo personal y el potencialmente avasallante poder del Estado moderno. no sólo polémico. Javier (1988): Los orígenes del pensamiento reaccionario español. 27 González. actuaría como contrapeso del poder del Estado. la hace el centro del conservadurismo genuino en la región. Ediciones T. Alianza Editorial. hubo una línea de pensamiento conservador que fue principista y. Claro está. Editorial Tecnos. parecía ignorar las modificaciones irreversibles que ese sistema había sufrido ya desde la época de la Independencia. con ciertas variantes: si bien el conservadurismo español no sólo contaba con la Iglesia sino con la monarquía como instituciones tradicionales (y por tanto podía obviar algo de la desconfianza hacia el Estado)26.

8 e ese momento sino restaurar las que habían sido ya modificadas en alguna medida y gozaban de cierto consenso. sin herir la ideas revolucionarias. su vida pausada y libresca se ve opacada por los rigores y aventuras políticas de religiosos como José Cortés de Madariaga. pese a lo limitado de su influencia posterior y a lo discreto de su vida. Ávila no sólo ocupó cargo importantes y participó en el debate ideológico de su tiempo. por realizar sin permiso las celebraciones del centenario de la cátedra de Cánones en la Universidad de Caracas. que en su delirio la imploraban como auxiliar. 29 28 . sino que. Luis (1933): Notas biográficas del Dr. conservando lo que encerraba de provechoso. donde viviría hasta su muerte (incluso. Pese a encontrarse casi siempre en el centro de diversas y enconadas polémicas periodísticas. Narciso Coll y Prat y Ramón Ignacio Méndez. redactor de El Copiador. 28 Saliendo al paso de la caracterización hecha por Romero donde ultramontanismo aparece más un señalamiento crítico que una descripción de la preferencia de muchos eclesiásticos conservadores-. carece de la fama de otros polemistas. durante los eventos más críticos de la guerra de emancipación). José María Cecilio Ávila: ofrenda con motivo de su primer centenario (1833-1932). existe otra biografía corta: Woodberry. Frente a la amenaza vital contra la fe por parte de la razón y e Estado. era una figura de consideración entre su contemporáneos. podemos decir que es en este conservadurismo principista y utópico donde es posible ubicar la fuerza ideológica de los textos de El Copiador. José Cecilio Ávila29 nació en Pedernales (cerca de Güigüe. C. sería criticado por el General Pablo Morillo por el contenido de sus sermones (que por su piedad con los muertos en la guerra eran poco susceptibles de ser utilizados como medio de propaganda). a inicios de la década de 1820. que hemos citado. y Romero. González pinta la imagen general de la época desde esta perspectiva: La revolución había arrastrado peligrosas alteraciones: antes de procurar las mejoras sociales y políticas. Tipografía El Paréntesis. En extesa cita. que en ciertas épocas han experimentado los pueblos. Combatirla. y citado judicialmente por el Censor Regio. aunque es uno de los sacerdotes más importantes de nuestros inicios republicanos. Siguiendo la vocación sacerdotal (y acaso renegando el camino de menos resistencia. Maracay. que era la vida como propietario y hombre de familia). hizo su vida escolar y académica en Caracas. J. hoy en el estado Carabobo) en 1786. en las escasas noticias biográficas que existen sobre él. la supervivencia del catolicismo en Venezuela debe a Ávila un impulso clave. parece generalizado el comentario sobre lo concurrido de sus exequias en 1833. 1978:xiv-xv Utilizamos como referencia los datos existentes en la muy elogiosa biografía de Ávila redactada por Juan Vicente González. abrió la puerta a la filosofía francesa. el sacerdote no se habría doblegado ante el triunfo del liberalismo. Doctor en teología y profesor de Cánones. es un ilustre desconocido de nuestra historia. en el seno de una familia de agricultores de pequeña fortuna. Andrés Level de Goda. Aparte de ésta. aparentemente. que acababa de conmover a Europa. Ávila y el conservadurismo en Venezuela El padre José Cecilio Ávila. Ávila tuvo diversos roces con las autoridades civiles: durante el tiempo de la ocupación militar española. Para Juan Vicente González.

sin disciplina. Instituto de Investigaciones Históricas Bolivarium. En un folleto resultante de esta defensa. y al ver ha cambiado en los demás el espíritu religioso de aquellos días. obediente a intereses y pasiones.9 defender bajo el régimen monárquico. Caracas. año X. comúnmente atribuido a Santana y titulado Día que no se contará entre los de Colombia. si un sentimiento religioso no penetraba en ella de antemano. p. 31 30 . Con feliz postura pudo [la religión] sin embargo conducir la enseñanza hasta el año de 21. en la Caracas de 1826". si reconozco el mérito del catequizador de las nuevas generaciones. Obra son de su activo cuidado los que tributan hoy un culto serio y profundo al Cristianismo. era empresa ardua en extremo. lo que ella había tomado del Cristianismo y del progreso de los siglos. si no puede llamarse imposible.. Universidad Simón Bolívar. exasperado por la lucha. sin alarmar la índole suspicaz e impaciente de la tiranía. con generosos premios y distinciones. los veía como una parte de la libertad que conquistaba.199-201 Aveledo Coll. Ávila expresa su creciente desdén hacia la concepción de la libertad de la élite política caraqueña. una masa joven e impetuosa. nacía de los escritos irreligiosos é inmorales. Nº 11. de sangre ardiente y virgen.. reflejada en el proceso al folleto La Serpiente de Moisés de Francisco Margallo. en que se comenzó a hollar en Caracas la libertad de la Imprenta. que. la polémica lo acompañaría durante la época inicial de la república. pero sin ilustración. proclamando la libertad. y que con insultante ironía contra los dogmas y disciplina católicos. Anuario de Estudios Bolivarianos. 1941. vencedoras las armas republicanas. Guillermo Tell (2005): ¡CALLA SERPIENTE! El liberalismo y el problema de la tolerancia religiosa. en su inexperiencia. previsivo y delicado. que podían corromper más tarde la victoria. Cualquiera que haya visto en el Espíritu de los mejores diarios discursos enérgicos en pro y contra de la tolerancia. al autor del Genio del Cristianismo. La querella judicial desatada contra el padre Miguel Santana en 1826. dirá con indignación republicana González. iniciada por la publicación del panfleto La Serpiente de Moisés (escrita y publicada en Bogotá por el padre Francisco Margallo)31 que al defender la intolerancia religiosa era susceptible de violentar las disposiciones de la ley de libertad de imprenta. Ávila sirvió como promotor de la publicación.) La Serpiente ha sido proscripta cuando ya contamos 15 años de libertad. y que preserva a Colombia de irremediables males. posiciones contrarias a la opinión oficiosa: la Serpiente [de Moisés] que defiende el don más estimable concedido a los hombres [su fe]. Pero. con que manos sacrílegas envenenaban en su cuna nuestra República. y de que incautamente y a paso gigantesco se ven hechas presa de la irreligión. ( ) Y a este fin consagró todos sus esfuerzos. debo hacer justicia al dulce y poderoso influjo de Ávila que le precedió y se siente con fuerza todavía. se introdujo el odio a la gerarquía eclesiástica y el celo de su autoridad. que convertida en sistema político nada dista de la barbarie (. alentándolos. criticando su insinceridad y falsa candidez al perseguir. el 18 de Marzo de 1826. 30 Como hemos anotado. Ávila había visto con tiempo bajo esta capa corrompida de una sociedad mutilada y en desorden. y además como defensor de Santana ante el jurado ad hoc que se instituyó (y en el que nuevamente se enfrentaría a Andrés Level). traídos por los emigrados en las colonias. con el entusiasmo y las esperanzas de una República libre. ay! y próspera.

32 . Hermann González Oropeza. en que se comenzó a hollar en Caracas la libertad de la Imprenta. dada la impresión de que había prisa de ejecutar el Santana. territorial y financiera de la necesitada casa de Estudios. que incluían el mantenimiento del núcleo teológico en las cátedras impartidas. quien defendería los límites de la tolerancia liberal33. 1826: Día que no se contará entre los de Colombia. una transición controlada que pretende mantener la preeminencia intelectual del clero. Juan de Dios (1924): Historia de la Universidad Central de Venezuela. en Méndez y Mendoza. Ediciones del Rectorado de la UCV. Los estatutos mantendrían. al punto que el nuevo rector. folletos y periódicos estaban llenos de invectivas y ditirambos contra la religión. porque la haría retroceder mas allá del glorioso 19 de Abril 32 En esta discusión intervendría anónimamente el Dr. sentían una creciente perplejidad e insatisfacción hacia sus instituciones. anima el espíritu conservador de los eclesiásticos que. pp. Tomo II Caracas. La reforma universitaria negociada entre Lima y Caracas. Imp.10 que en una corte monárquica fue más liberal la imprenta que en Caracas. Lynch. 17-19. la Iglesia había logrado un inusual rol de autoridad en la política del decaído régimen bolivariano37. Durham. 34 Leal. la enseñanza del fundamento y apología de la Religión 36. Editorial Crítica. José M. p. por tanto. y en medio de la crisis final de Colombia. esp. que logra el reconocimiento de las prerrogativas de cuerpo correspondientes a la Universidad a despecho de una concesión del poder civil. de Valentín Espinal. convendrá en que el 18 de Marzo de 1826 no ha de contarse entre los días de Colombia. 63:1. ya que ambos doctores. Vargas. pp. Miguel (atribuido). en Leal. la opinión Católica se sentía agobiada. pp. Ávila lidera. Vargas escrita por Laureano Villanueva. Para el momento de la ruptura con Bogotá y la reinstauración de la república venezolana en 1830. en lo tocante a la educación de la jurisdicción canónica. en perfecto sentido conservador. Caracas. El que recuerde las apologías de la intolerancia que contra los escritos de Burke se publicaron el año 1811. a finales de la década de 1820. a fin de cuentas. Imprenta de Devisme Hermanos. si bien incluyó reformas al régimen docente y la apertura de nuevas cátedras. 123 36 Léanse los artículos 97 al 105 de los estatutos. Vargas. David (1983): The Last Dictatorship: Betrayal or Consummation? Hispanic American Historical Review. 14-16 33 Un Ciudadano (1826): Reflexiones Imparciales acerca del Folleto titulado La Serpiente de Moisés. 1981. como cuerpo intermedio entre la sociedad y el Estado. Caracas. serán los protagonistas de la reforma republicana que adelantaría la Universidad de Caracas bajo el amparo del gobierno de Simón Bolívar34. anotaban para aquella una elevada posición de influencia en la vida social. La imagen que planteaba González en su semblanza del padre Ávila se hacía más vívida entre los fieles. garantizó la autonomía académica. quienes se sentían perseguidos en una república que consideraban históricamente cristiana y. las prerrogativas que exigía desde sus orígenes bajo el dominio absolutista español: esas prerrogativas autonómicas. como Ávila. las pretensiones de ascendencia que podía tener la Iglesia y los defensores de la religión Católica se veían retadas por el ánimo contrario de las élites caraqueñas y valencianas. 144 35 Cita de la biografía del Dr. Barcelona. De modo que se consagró a la Universidad de Caracas. el Dr. Duke University Press. Panfletos. Tipografía Americana. juró dedicar sus esfuerzos ala gloria de la Universidad y al esplendor de la religión 35. 326-333. Ildefonso (1981): Historia de la UCV. Ávila y Vargas. p. Este triunfo de la Iglesia. Es curioso este enfrentamiento. John (2006): Simón Bolívar. Decretada por su Rector como contribución del instituto a la celebración del Primer Centenario de la Independencia Nacional. Caracas. el 18 de Marzo de 1826. 37 Al respecto léanse Bushnell. no rompen con el pasado ni con el énfasis espiritual y religioso del cuerpo.

la condena a la usura y la censura al progreso material). Caracas. las demandas de tolerancia religiosa.3 39 38 . primero dijo Religión que Libertad. Esa era la voz constante de la prensa. El Conciso y -de modo más recalcitrante. Esta actitud libertina y hostil era tanto más sorprendente para los clérigos que. 1975. Gustavo (1975): Historia Político-Eclesiástica de Venezuela (1830-1847). la ilustrada y religiosa Caracas. Es reveladora al respecto la imagen planteada por Ávila en 1826 en su defensa del padre Santana: en la ocasión primogénita de la libertad. El 19 de Abril. Tipografía Americana. Navarro y Ocando-Yamarte se adelantan a esta impresión. UCAB (segunda edición). p. (1951): Anales eclesiásticos venezolanos. que cuando resolvió ser independiente de la España protestó espontánea. 45-53 40 Navarro. a través de la licencia. Como expresaba en 1831 el Arzobispo Ramón Ignacio Méndez (de quien era secretario y fiel seguidor el padre Ávila) en carta al Presidente Páez: En estos últimos diez años se ha trabajado. el protestantismo y la lujuria casi diluviana 39) azuzaban el conflicto entre la sociedad y la religión. Hermann (1997): Iglesia y Estado en Venezuela. por el asunto del patronato eclesiástico apropiado por la potestad civil40. Biblioteca de la Academia Nacional de la Historia. la Gaceta de Venezuela. y cuando menos.El Fanal de Tomás Lander. pp. la francmasonería. (atribuido) 1826. los que dilatan los asquerosos senos de la voluptuosidad y los que mortifican menos la soberbia y el orgullo 41 La libertad. Sus dogmas (la intolerancia. todos defendían esta visión secular del patriotismo que. 283 41 Méndez. Nicolás E. La Gaceta Constitucional de Caracas. a veces de soslayo. 183 Ocando Yamarte. prefiriendo solamente los que sueltan más la rienda a las pasiones. citado por Ocando Yamarte. señalando que a la suma de errores y amenazas ideológicas (el racionalismo religioso. cuando más. pp. por cierta clase de hombres. había sobrevivido a la guerra como último vínculo entre los ciudadanos. El Constitucional. sus ritos (la abundancia de días festivos. con los cimientos de la vida social. defendida por la ley. Los Venezolanos. que tenían su correspondencia en la agria disputa entre la Iglesia y el Estado. sino para acabar. no servía para resguardar el espíritu religioso (que consideraban como genuinamente venezolano). observaba a la religión Católica como un fundamento moral secundario. llegados a verse convencidos sobre el carácter providencial de una República que se había declarado independiente en nombre de Dios todopoderoso y que había defendido en sus orígenes a la verdadera religión del despotismo irreligioso francés (causa de fe que aliviaba la violencia del cambio y que terminaba de convencer a los más monárquicos sacerdotes. 51-52 42 Santana. Caracas. p. 42 Pero la prensa liberal no concebía a la República de ese modo: la ruptura con el pasado implicaba. p. a veces frontalmente. a su juicio.11 degüello de la vida religiosa 38. un cuestionamiento de la religión Católica. incluido el propio Ávila). la carga económica del diezmo piadoso) y su ambivalente conducta frente a la emancipación y a la ruptura con Colombia (al considerarla a la vez aliada del despotismo español y de la dictadura bolivariana) la hacían el centro de la mirada crítica de los más importantes ciudadanos y sus periódicos. solemne y repetidamente que se honraba quedar dependiente del Dios verdadero a quien había tenido la dicha de conocer. en desmoralizar el pueblo introduciendo con profusión y haciendo moda la lectura de cuantos libros impúdicos e impíos ha abortado el libertinaje en todo el mundo. El liderazgo civil y militar disfrutaba del González Oropeza. la consideraban como una entidad peligrosa. reaccionaban no sin incomodidad frente a las expresiones públicas de diferencias con la institución que. Caracas.

de modo docto. la redacción del periódico no abunda en citas bíblicas. Joseph De Maistre y Claude Fleury. se manifiesta una línea evidente. y las opiniones citadas así la mostraban: ADVERTENCIA.) repetimos que no adherimos a todas las doctrinas de los autores que copiamos. el argumento hilado por el editorialista. Es una colección de ortodoxia religiosa. y d) los límites de la filosofía y de las instituciones políticas liberales. como Voltaire. y el jansenita Louis-Sébastien Le Nain de Tillemont). Por otra parte. pues hay algunos de que solo tomamos para batirles con la confesión que á pesar suyo les ha obligado á hacer la fuerza de la verdad. que se encadena con la tradición expuesta arriba: la vida social y política de la nación venezolana dependen de la protección de la 43 Una excepción notable es el periódico El Patriota Venezolano. y con ello hallaba a la Iglesia sin aliados ni defensores. b) la necesidad de la intolerancia religiosa. Con esto traían a la luz nuevos referentes: en lugar de Condillac y Locke. sólo se quería la verdad. Rousseau y el moderado Montesquieu. Tras un año de interrupción. 44 Esto cambia por las presiones de la opinión pública. Como señalaba su lema. reforzaban la crítica generalizada a la filosofía irreligiosa de la prensa criolla. para hacer más decidido énfasis en editorializar abiertamente contra escritos de El Fanal y otros textos polémicos. o de Constant. 45 a) El predominio público de la religión Católica Aunque el primer número del irregular periódico se encuentra perdido. que cubre el mismo período que El Copiador (18301832). Sus paladines escaseaban entre los políticos y publicistas civiles43.. Giuseppe Agostino Orsi. y la aparición de pastorales y sermones notables. según la crítica que se manifieste en el momento.. que ameritaría otro estudio. a las siguientes cuestiones en progresión casi lógica44: a) el rol preponderante de la religión y de la Iglesia Católica. Hasta este número el Copiador funcionó con el mismo formato. los breves periódicos iban repletos de citas y selecciones de lo más granado de la emergente tradición conservadora Europea. como comentaremos. que apunta.12 breve consenso político-económico de inicios de la década de 1830. Cuando aparecían los filósofos franceses. Hay entre ambas publicaciones una impresionante similitud de temas. 9 . asunto éste que será referido recurrentemente. historiadores eclesiásticos (como Claude Fleury. Vicente Volgemi. Antoine Henri de Bérault-Bercastel. Tal sería la labor de El Copiador. (.en la vida pública. Fenelón. aparecían los nombres de Edmund Burke. Helvecio y Bentham. se reanuda el trabajo en el n° 5. para suspender u impresión durante más de un año. y se abandonan muchas de las citas de autores célebres. lo hacían para servir al lector de sus comentarios favorables a la religión que. así como de autores eclesiásticos y filósofos que ilustraban. c) la autonomía de la Iglesia y el ataque al Jansenismo. Manteniendo la severidad académica. Así es que bien conocidos por sus delirios respectivos no hacen argumento alguno en los lugares en que se contradicen. p. encontrándose sólo dentro de su seno. nº 2. no usa la palabra sagrada como argumento: a los publicistas modernos los acompañan referencias a los textos de sabios doctores de la Iglesia y famosos moralistas (como François Fénelon). La defensa de la fe en El Copiador (1830-1832) El examen de los números sobrevivientes de El Copiador dan cuenta de su nombre: acompañado de comentarios editoriales (que solían estar hacia el final de cada ejemplar). extrapolados y fuera de su contexto. 45 El Copiador.

el condenarlo a una vida de indiferencia sólo invita a la disolución del vínculo social. si bien critica la religión Católica y aspira al predominio de lo político sobre lo religioso. lo esencial de su postura es reproducido en el periódico: la religión cristiana.10). es que la religión no debe ser perturbada. una nación católica antes de ser El Copiador. Caracas.17 49 El proyecto decía: Título Tercero/De La Religión/ Art. sólo puede alcanzarse la virtud por medio de la religión. El gobierno la protegerá. quien señalaba que el ateísmo era más socialmente conveniente que la idolatría bajo una religión equivocada. quiere sin duda que cada pueblo tenga las mejores leyes políticas y las mejores leyes civiles.13 religión propia de esta sociedad. tras la imparcialidad de los legisladores. 46 . pp. y no permitirá otro culto público. el redactor recoge las opiniones favorables a la religión y a su relación con la vida civil.. Instituto Autónomo Biblioteca NacionalFundación para el rescate del Acervo Documental Venezolano.. Esta es para El Copiador una verdad palmaria. a través de sus Cartas de la Montaña. único y siempre semejante á a sí mismo. El periódico parece preguntarse si la insistencia de los opositores a esta declaración no esconde. so pena de afectar la paz pública. nº 2. 110-117. p. Los preceptos de Platon son muchas veces sublimes. el redactor trae a colación la discusión que hace Montesquieu sobre las ideas de Pierre Bayle. el cual se encontraría seguro con una Iglesia establecida y defendida por el poder civil. pp. No es de extrañar para el lector atento. sino protegida por él.16-17 48 El Copiador.. 9. John (Bolingbroke). ¿acaso no es Venezuela. En la siguiente referencia toca el tema de la tolerancia. el 2. IV. Este rechazo produjo el conflicto sobre el juramento a la Constitución entre la República y el Arzobispo Méndez.1 y 25. Edmund Burke y François Marie Arouet (Voltaire)47. defendido por la jerarquía eclesiástica. un distanciamiento con la religión nacional. que ordena a los hombres a que se amen. extraídas de textos de Henry St. son el mayor bien que los hombres pueden dar y recibir . 15. una previsión favorable a la religión católica49. después de la propia religión. Eleonora (1991): Constitución de 1830 (el debate parlamentario y la opinión de la prensa). El mismo Rousseau es citado. verdadero. que se refiere a la propuesta hecha hacia finales de 1830 para incluir. Estos textos sirven para el comentario editorial del número. No sometida a éste. La premisa. El artículo. Siendo que el ser humano es un ser espiritual. continuando la tradición francesa de preferir la intolerancia cuando exista una religión establecida48. fue casi unánimemente rechazado en la Constituyente.º La Religion de Venezuela es la Católica. como se adelantará en seguida. En ese mismo número. ¡Pero cuanto no yerra otras. Al respecto puede verse su Contrato Social. y hasta donde no llegan sus errores! El evangelio es en cuanto á la moral siempre seguro. nº 2. nº 2. ya que el censurado Rousseau quien.ix. Utilizando a Montesquieu y su Espíritu de las Leyes (24. al punto que hasta los filósofos más virulentos en su ataque contra la Iglesia reniegan del ateísmo y la indiferencia (o cuando menos admiten la utilidad civil de la experiencia religiosa). para resaltar la infalibilidad de la religión como fuente de doctrina moral: Yo no sé por qué no se quiere atribuir á los progresos de la filosofía la hermosa moral de vuestros libros. Gabaldón. En la primera referencia. 46 Así dicho. aunque el célebre autor evita hablar de una religión verdadera . el Catolicismo. porque. en el artículo 9º de la nueva constitución. fortalece la argumentación de modo accesible a los no creyentes entre sus lectores contemporáneos. 47 El Copiador. pp. dígalo o no la constitución. Apostólica y Romana. defiende en varias ocasiones al cristianismo y a la fortaleza civil de la experiencia religiosa. otros caminos son engañosos (para lo cual vuelve a echarse mano de una frase de Rousseau). Esta moral sacada del Evangelio era cristiana antes de ser filosófica.

Refiriéndose al calvinismo. Mas fuese ó no cierta la imputación.17 52 El Copiador. Nos encontramos esactamente en las circunstancias en que dice Montesquieu. no por ser ella supuesto de la Constitución. se asoma a la tolerancia como una mal en sí mismo: se trata de la aceptación del error. para hacer los hombres insensatos y crueles 52. que una nación está obligada á no permitir una nueva Religión. y en contraste con el catolicismo. No conocemos entre nosotros incrédulos de corazón. apenas pueden concebirse unos señalados hombres que aunque hablen y derroquen. nº 2. Dada la naturaleza espiritual del hombre. y acaso por lo que se observa. es causa de furores y de violencias. conducta insidiosa. Sin hacer disquisiciones sobre la distinción entre tolerancia civil y religiosa (disquisición tal que era frecuente en episodios polémicos previos). cual ningún otro culto presenta en todo el mundo una faz magnífica.). el solo haberse dicho obliga á nuestros actuales diputados. la exclusividad religiosa. conservando la memoria del bautismo y figurando confesarse en la muerte. &c. si hubiere tiempo. p. á prevenir los tiros de la calumnia y los conatos del abuso. que si fué cierta. retada por la impiedad y el error. según se dijo en las sesiones. 50 51 El Copiador. se desprende una premisa obvia: la defensa de la religión Católica implica la negación de la tolerancia de cultos. Poseemos aquella que el mismo dice. p. Ustariz. que sirve para resaltar el argumento el carácter dulcificador y pacífico de la fe verdadera: De cada opinión de la impiedad nace una furia armada de un sofisma y de un puñal. y que por consiguiente sus representantes intentaron oprimirla. por una parte. sancionando el artículo sin que le quede ambigüedad. mucho menos después que se ha publicado que el de Cúcuta guardó silencio acerca de la Religión. y un carácter exclusivo de divinidad en términos que se cree ya tiempo perdido el que se gaste en atacar su verdad. que tiene su raíz en el cielo. que se honran de ser continuadores de la buena fe y justicia de los Mayas. Rivás Tovar.. nº 2. es un comprobante mas de que la voluntad de los pueblos. y la amamos de todas veras. Finaliza el número citando a Voltaire. 50 Lo que es más. Contra su esclusiva escistencia no hay aspiraciones. ( ) Solo podría haber inconveniente si se dificultara que el Catolicismo es la religión verdadera. que todavía hierve 51. como que había precedido á la asociación. sino por abrir insensiblemente la puerta a los cultos. existirá un vacío que llenarán nuevos cultos. de que la potestad civil vuelva a reconocer la fe del pueblo de cuya soberanía depende?: En ningún caso podemos creer que el Congreso suprima el artículo. acaso. b) La necesidad de la intolerancia religiosa Del asunto anterior. y él. por el otro. apuntando que éste no se propaga sino por repetidos ríos de sangre. no renuncian al nombre ni á la firme y dulce esperanza del católico. que aun humea. pero nadie entre nosotros lo duda siquiera.18 . lleva a la indiferencia. Roscios.17-18 El Copiador. y el esfuerzo en socavar la autoridad eclesiástica verdadera. pp. necesariamente.14 una república libre? ¿No es hora. Por parte de los criollos se han dado ya pruebas irrevocables de esto (. del relativismo que.. nº 2.

Pero si llega a admitirse la necesidad de orden público. La razón humana. comote un error al plantear que éste deba prevalecer por encima 53 54 El Copiador. que yerra al promover la tolerancia. deben ser verdades evidentes. sin reparar además que la unidad de religión está consignada en el propio derecho. No se presenta acá un argumento original en este tipo de polémicas. es irracional: enemiga de la sólida instrucción: ruinosa de los gobiernos: gravosa á los pueblos. nº 3. -. especialmente en países que como el nuestro. Creemos hablar con muchas personas que han trabajado por hacerse independientes de la vulgaridad y del fanatismo. ó el hipo de la introducción de cultos. que la ve como un bien en sí misma. c) La autonomía de la Iglesia Para poder mantener el culto a la verdad con plena seguridad.54 Puede que la verdad religiosa no sea admitida por los publicistas liberales. debía combatirse la noción según la cual el poder civil tenía potestad para someter a la Iglesia efectiva defensora de la fe. que fue ilustrado con la revejación. no han tenido mas que uno. ó que no está persuadido de la verdad del catolicismo. por que la razón no conoce mas que una verdad y detesta el error que le es contrario: no pudiendo haber dos religiones igualmente verdaderas. es una idea sumamente mezquina. no se atreven a negar que hay un derecho natural ordenado por el mismo Dios á que todos los racionales están obligados. y por fortuna el único verdadero. p.15 Los cultos no católicos. hubiera de tener lugar. no puede fomentar sus errores: y sin llegar el caso en que la tolerancia. Si el dogma liberal se basa en la tolerancia. El poder civil. ó juzga falsa: por consiguiente. es fundamental y radicalmente pernicioso. ó que no usa de la razón. nº 3. por no poderse mas. y asesina de los pobres y desvalidos. la necesidad política de religión. discutida ampliamente en el número 3. cuya tarea es el orden público terrenal. aunque ame las personas heterodoxas en razón de la proximidad.25-26 . avivarían la llama de la discordia civil. censor de sus doctrinas y árbitro de sus actividades.a sus designios. p. y acelerarían el quiebre de la sociedad. Adviértase para mas esclarecimiento de la verdad. que los mismos que limitan el poder de Dios en orden á dictar una sola religión. es superstición idolatría ó heregía. el que es verdaderamente Católico. podría generar terribles consecuencias. La tolerancia y la libertad de cultos implican así una falsa idea de la libertad 53. no puede competir con la recta razón de la Divinidad: Ahora insistimos en las funestísimas consecuencias de la tolerancia religiosa. El Copiador coloca así la crítica sobre el carácter antisocial de las creencias en los planteamientos de sus escépticos contrincantes. y aquella más ennoblecida. y la consecuente negativa a la tolerancia de cultos. profusos de errores y fanáticos en su heterodoxia. ( ) Dios es uno y lo que está fuera del único culto ó religión.Es carácter de la verdad ser intolerante. y por esto repetimos con doble satisfacción: que la tolerancia o introducción de nuevos cultos.25 El Copiador. manifiesta muy bien. ( ) Es irracional la idea. salvo en el énfasis que se hace en la variabilidad de las leyes humanas frente a la infalibilidad de la norma espiritual. de modo que aquél se convirtiera en administrador de sus bienes. repele la que no es. consiente en la permisión de creencias falsas. regidor de sus autoridades. Esta concepción errada de la libertad.

a la indiferencia y a la disolución moral. el asesino buscaba la satisfacción de un interés. las instituciones civiles no pueden depender. la redacción del periódico muestra una cita de Fenelón (François de Salignac de la Mothe). Guillermo Burke. Nº 61-62. p. como se apuntaba antes. sino para garantizar una protección de la autonomía y seguridad del culto verdadero. ante la profusión de Biblias protestantes y las presiones sociales de los nuevos aunque minúsculos. sin embargo. la potestad civil necesita de la Iglesia para defender a la sociedad del pecado y la licencia abominables. 51. de modo explícito. Guillermo Tell (2001): "Orden Fe y Libertad". hay un curioso golpe de efecto: el nombre del asesino (seguramente conocido por los lectores) no es otro que William Burke. el moralista y religioso francés. ya que a fin de cuentas puede ser un criminal mayor al promover la impiedad generalizada. se toman por ejemplo casos espeluznantes. Tras la referencia al asesino W. no debe servir para hacer de la Iglesia una dependencia del poder terrenal. Vargas. 58 William Burke (1792-1829). la cual generaría horrendas situaciones. Burke fue el único condenado a muerte. en su interés por el orden público. nº 3. donde había estudiado años antes el prominente Dr. La cita reza: LAS DOS POTESTADES El Copiador. Por lo tanto. en la racionalidad de una sociedad sin religión. ¿Habría llegado a matar si sus impulsos hubieran estado controlados por la religión? ¿Cuántos como él no sufrirán de esta tentación? Más allá de la templanza piadosa que promociona el redactor. ni la casualidad que los crímenes ocurrieron dentro de la comunidad médica de Edimburgo. Instituto Internacional Jacques Maritain. repetida por d. Alimentar esa creencia lleva. famoso por su oposición a Jacobo Benigno Bossuet y sus trabajos sobre el derecho divino de los reyes y las potestades regias.. Edición Latinoamericana. Claro está. No deja de llamar a atención que El Copiador no mencione a Hare. ni siquiera la respetable actividad médica. Dicho de otro modo.no es garantía de probidad. 56 55 . Caracas.25 Aveledo Coll. Burke se empleaba en asesinar á cuanta personas entraban solas á buscarle visitarle. Pero la ironía queda allí: aquél Burke habría podido ser el nuestro. Se ha descubierto en Edimburgo una casa cuyo dueño. casi veinte años más tarde. y la Iglesia requiere de la protección del Estado para desestimular el error. Qué tal! ¿No es escelente modo de buscar la vida? 55 El caso sirve. junto a su cómplice William Hare cometieron una serie de asesinatos (diecisiete en total) para proveer cadáveres a estudiantes de anatomía en el Medical College de Edimburgo. para defenderla idea según la cual la vida científica y racional en este caso.16 del orden espiritual defendido por la Iglesia. Como es frecuente en algunos textos conservadores. aleccionadores por su estridencia frente a la aspiración de orden. 57 Tan sólo un año antes el Arzobispo Méndez había redactado una carta pastoral titulada Contestación del illmo. En El Copiador nº 3 aparece la siguiente nota de escándalo: POCO PUEDE LA POLICIA SIN RELIGION El Redactor de Nueva York n. no se trata del famoso irlandés William Burke que en 1811 defendiera en la Gaceta de Caracas la libertad religiosa56 (y que seguía siendo censurado. Burke.cultos. en Notas y Documentos. sino un infame criminal escocés58. Racionalmente. un tal Mr. la cual se publica para que sirva de preservativo y desengaño contra le herética y fatalísima máxima de que cada uno puede salvarse en su religión. quienes rutinariamente compraban cuerpos a profanadores de tumbas y roba-muertos . señor arzobispo de Caracas al informe de un cura de la archidiócesis. y vender después los cadáveres á los cirujanos! Cuando se registró la casa se encontraron en ella doce vestidos. por la jerarquía católica57). Esta mutua interacción. que sirvieron sin duda á otras tantas víctimas.

que desconfiaban de la autoridad civil y de las pretensiones de una élite que. y es impudente. nº 3. la libertad. para hacer reinar las buenas costumbres.17 ( ) No permita Dios. es decir. nº 5. se les aparecía como excesivamente débil en materia religiosa. 59 60 El Copiador. la tiene mucho mayor todavía de conservar su independencia. de modo de continuar ahora a favor de la piedad ilustrada . 25 El Copiador. Por grande que sea la necesidad que tenga la Iglesia de un pronto socorro contra las herejías. 59 Esta argumentación revela un salto cualitativo por parte de la jerarquía eclesiástica republicana respecto de sus pares coloniales. con exactitud. p. y como tal será considerada como usurpadora. sino que se ve incapacitada para adentrarse en sus misterios: podrá dominar por la fuerza. Aunque este salto fue paulatino.había sido muy celosa en el mantenimiento de esta institución colonial. ( ) la Iglesia ha recibido de Jesucristo su fundador. el derecho y el poder no solamente de decidor todas las cuestiones de doctrina. una pura hipocrecía. además. En una palabra el protector de la libertad jamás la disminuye. la prosperidad en todos sus miembros. y con el éxito que la divina Providencia ha dispuesto. proporciona este argumento de manera explícita: Vuestras jactancias sobre este punto [el dominio político sobre la Iglesia] no son mas que una deplorable ilusión. la idea de controlar a la Iglesia en sus criterios ideológicos y en su organización era rechazada por la gran mayoría de los eclesiásticos. para contener a los perturbadores de adentro. y contra los abusos. nota 9 . y lo ha cumplido siempre. 60 Esta desconfianza se fundamenta. 39. Allí acaba su derecho y su autoridad. que no es más que el protector de ella. Así. el rechazo a la potestad temporal sobre la autoridad espiritual. la República salvo entre 1810 y 1811. Su protección no seria ya un socorro. sino para cumplir sus deberes. para repeler los enemigos de afuera.el influjo oficial sobre la religión. Citando un texto crítico de la iglesia constitucional napoleónica (acaso la exacerbación del galicanismo). con exclusión de toda otra potestad. en la sensación de incompetencia detona autoridad terrenal. y si como compuesta de hombres puede haber males que corregir. Esta persecución es mas cruel. sino un yugo disfrazado. No sólo no debe entrometerse en la religión. queriendo hacer gefe de la Iglesia al Príncipe. la paz y prosperidad en el cuerpo político. que el protector gobierne ni prevenga jamás los reglamentos de la iglesia . Es particularmente reveladora de la creciente aprehensión del redactor de El Copiador hacia el Estado esta nota marginal que encontramos en el nº 5: Desde que cesó el cuchillo de los Césares no se persigue á la Iglesia. para mantener la seguridad. Dios no abandona su Iglesia. Como se sabe. sin quisiese dirigir la Iglesia en lugar de dejarla dirigir á sí misma. p. según su propia crítica. para atender á su objeto y llenar su destino. á ella y no á otro ha dejado el encargo de hacerlo. porque es la intención los que mas necesitan de reformarse á sí mismos. Este exceso funesto fue el que arrastró a la Inglaterra á romper el sagrado vínculo de la unidad. sino también de organizar su disciplina ( )¿No volveremos jamás á la verdad? El gobierno temporal sea el que fuere no tiene ni puede tener derecho. que en la circunstancia concreta de Venezuela implicaba una condena al Patronato como institución. sino con el pretexto de reformarla y santificarla.

nota 44) 62 61 .215. tales son los sentimientos de los verdaderos fieles. para El Copiador. nº 5. p. los ejecutores de sus decretos.era el sacerdote José A. ( ) esto no es un derecho. 42. Si la educación religiosa no fuera independiente. 27 63 La polémica jansenista se entremezcló. es como yo lo he dicho. en efecto. los ministros de sus voluntades. que es el señor natural. que no ve en los que los que gobiernan este bajo mundo. cualesquiera que seáis. y la fuerza coercitiva está en manos del Estado. Pérez de Velasco. si también podría derivarse de la sagaz conciencia de la historia del pensamiento conservador. Madrid.61 Pesa también la necesidad de diferenciar a los maestros de la fe de los oficiales del Estado ya que. en la encíclica Unigenitus de 1713. ambos críticos de Roma. no es un legítimo uso del poder. Aunque en términos puramente teológicos (en particular su celo en retornar a las premisas morales agustinianas) el jansenismo había dejado de existir. provenientes de la Edad Media. salud &. Era éste el carácter que. Manuales de la Biblioteca de Autores Cristianos. su intervención en la enseñanza moral sólo puede acarrear confusión y temor. con las controversias y tensiones. mas concluir de aquí que la potestad pública sujetándose a esta prueba. Pérez de Velasco exponía la necesaria sumisión de la Iglesia al Estado dentro del cual se encontraba: su preeminencia política así lo exigía.18 Mas prohibir á los enviados de aquel á quien toda potestad se ha dado en el Cielo y sobre la tierra. de que las potestades el siglo deben ser obedecidas y respetadas por conciencia. episcopados nacionales y reyes o emperadores cristianos (Illanes. así El Copiador. pues de otro modo el mandante déspota y vicioso ordenaría la instrucción o doctrina que fuese análoga á sus intentos. respetar al gobierno cuando aun abusa de su poder. pp. en realidad se trataba de un planteamiento vívido. por la amenaza concreta del Jansenismo. que se dedicaba de un modo docto y polémico a defender el patronato: la causa de alarma radicaba en que su autor escondido bajo el anonimato. sino los depositarios de su poder. nº 4. sobre las relaciones entre primado romano. una vergonzosa adulación y un vil arrojo. no hace sino usar de su derecho.. por otra parte. y el pueblo en el predicador del Evangelio no creería oír á un Mensajero de la verdad. Circulaban en la opinión pública venezolana textos derivados de esta corriente condenada por el Papa Urbano VIII en su bula In eminenti en 1642 y nuevamente por Clemente XI. José Luis y Saranyana. además. no seria eficaz la enseñanza. su influencia en movimientos católicos contrarios a la supremacía de Roma (y por lo tanto partidarios de iglesias católicas nacionales dependientes del poder civil local) seguía vigente63. pues que es su criador. la reimpresión de la historia popular Verdadera Idea de la Santa Sede del jansenita italiano Pedro Tamburini (1737-1827). Aunque. Fue particularmente alarmante la serie de panfletos A vosotros. es una tiranía: y tarde o temprano cualquier gobierno se encontrará mal conduciéndose domo tirano. Joseph Ignasi (2002): Historia de la Teología. soberano inevitable de las sociedades como de los individuos. tenían textos como La Iglesia de Jerusalén hasta Caracas (publicada en El Fanal). no sublevarse jamás bajo pretesto de religión es sin duda un deber. como la creencia y la fe sólo puede ser genuina si no es forzada. sino a un Agente del poder 62 La denuncia al poder civil viene aderezada. En este documento. 48-49 El Copiador. p. Sufrir en paz esta opresión. Esta invocación de una disputa teológico-política entre la ortodoxia católica y una heterodoxia francesa del siglo XVI puede parecer un abigarrado alarmismo por parte de un celoso fiel o de un propagandista avezado.

la cual limitaría irremediablemente su potestad legítima de no defender el patronato: Si Venezuela se desprendiese [del derecho de patronato]. ( ) Es indispensable confesar. sin que pueda obstar á ello el temor de algunos pequeñuelos. sino que además eran contrarios a la República y su independencia (tal como abrigaban los peores prejuicios de los más liberales publicistas). creo que desde luego renunciaba por este hecho una brillante prerrogativa de su soberanía. Así: Mientras que las iglesias cristianas no eran sino asociaciones particulares. pero desde el momento que la iglesia se ha incorporado en el estado. 8 65 Pérez de Velasco. 25 67 Al respecto. y de las contradicciones subyacentes a la supuesta neutralidad liberal: la denuncia. no. es vital. Ortiz (2004): La polémica elección de José Antonio Pérez Velasco como Arzobispo de Caracas y Venezuela (1849-1852) . desde que han tenido publicidad. debe estar libre de toda superstición y fanatismo. p. Esta heregía mas sutil . José A. p. salud. p.64 Para Pérez de Velasco este llamado era un imperativo para la República. ó revestirse de una justa enerjía capaz de hacerlo respetar de todos los ciudadanos de Venezuela cualesquiera que sean. y los actos del réjimen esterno. pero es necesaria. el cristianismo se ha hecho una de las instituciones reconocidas por las leyes. y cualesquiera también sea el puesto que ocupen. como la califica El Copiador. objeto de sus gloriosos sacrificios. entraron bajo el imperio de la administración general. que siendo una virtud. que con esto crean puede ofenderse á la piedad. .19 como la distinción entre su régimen externo (la administración y organización. y dejando de ser una asociación particular. revela la existencia de presiones directas por parte de las instituciones 64 Pérez de Velasco. que abre el n° 4. del mismo modo que ahora se gobiernan en todo aquello que corresponde á la disciplina interna. que nuestro gobierno se halla en la disyuntiva de ó renunciar la soberanía y declararse feudatario de la Santa Sede. 15 66 El Copiador. Es fuerte sin duda la disyuntiva. Fundación Tierra Firme. debieron gozar y gozaron de un amplio derecho para gobernarse sin dependencia de la autoridad civil. Caracas. (1832. y que tanto entusiasmaba a sus detractores. y de la cual no puede prescindirse absolutamente.22. cuando fracase su nominación como Arzobispo de Caracas durante los primeros años del régimen de los Monagas67. d) Los límites de la filosofía y el liberalismo La otra gran serie de argumentos en defensa de la religión esgrimidos por El Copiador se basan en la minoridad moral y política de la filosofía ilustrada. afectaría eventualmente las aspiraciones de ascenso de Pérez de Velasco. alarmante y en tipografía llamativa hecha por el editor Fermín Romero. que estaría fuera de la jurisdicción civil). 1832. La piedad debe ser ilustrada para que pueda ser agradable al Ser Supremo 65 ¡Cuán hiriente ha debido ser este párrafo! No sólo se dejaba dicho que los defensores de la autonomía de la Iglesia eran unos supersticiosos y unos fanáticos. que dependería del Estado) y su régimen interno (el dominio doctrinario. &. nº 3. atribuido): A vosotros cualesquiera que seáis. Caracas. ya que divide a la jerarquía y sus fieles sin separarse jamas esteriormente de la Iglesia 66. vol. y también de su independencia. léase Coro Venezuela.141-160. reimpresión de 1851. p. en Tierra Firme.85. imprenta de Domingo Salazar.

º de este periódico porque en la secretaría de Gobierno se me há intimado una órden por la cual se prohíbe hasta otra determinación imprimir papeles Eclesiásticos y aunque considero que esta prohibición es contra la Constitución. por escusar disgustos me privo de la utilidad que la impresión me produce. ni uno solo que aunque llegue á conocer lo verdadero y lo falso. abre una pendiente resbaladiza hacia el desorden. y que aunque no lo fuera. y de los males. que no puedo imprimir el núm· 4.B. No solo pues conocemos la gravedad del mal. y sus errores aceptados. parsimonia. Consuelo de tontos: hacia 1832 (cuando apareció este último número) la decadencia de la autoridad eclesiástica venezolana pesaba mucho en el ánimo de sus defensores. Entre los que creen es ateo. nº 4. porque es suyo. que de aquí resultan á la Iglesia cristiana. 70 El declive allí mostrado era universal y derivaba. o eclipse la gloria de sus concurrentes o rivales.20 oficiales68. pero lo sostiene. corrompiendo la única fuente estable y confiable de virtudes sociales (como habrían reconocido hasta Voltaire y Rousseau). 27) 69 El Copiador. del interés particular y LIBERTAD DE IMPRENTA/ Sres. repito á UU. y distribución. débil para combatir el error. la causa fundamental fue la falta de los Concilios provinciales. lograrían desquiciar a la Iglesia. según Ávila. ¿cual se tomaría interés por ella? Todos y cada uno sabe bien que su sistema no está mejor fundado que el de los demás. Todos los argumentos anteriores decantan en esta idea: la propagación de las doctrinas liberales sólo sirven para debilitar los vínculos sociales y la fe individual. á la cual se siguió la inobservancia. El ánimo innovador de nuestros políticos sería así nuestra ruina.S. En su n° 2 abre con una cita del libro IV de El Emilio de Juan Jacobo Rousseau. que seria eficaz remedio el reintegro de los diezmos á la iglesia. 69 Incapaz para mantener el orden. al citar la carta pastoral de un Obispo catalán: Pero sea lo que fuera la causa inmediata del desamparo de los pobres. Tal como se insiste en El Copiador nº 6. que la verdad descubierta por otro. creyente. Con ellos resalta las principales debilidades que. en buena medida.M. el restablecimiento de la antigua disciplina. ¿Dónde está el filósofo que por una vislumbre de celebridad de gloria no engañaría voluntariamente al género humano? ¿Cuál de ellos se propone en el secreto de su corazón otro objeto que el de distinguirse? Con tal que él sea ensalzado sobre el vulgo. Soy de UU. 10 70 El Copiador. su legal equitativa administración. Editores del Copiador. la indiferencia. p. voluble o elástica según el capricho de la decantada Filosofía. lo demás ¿qué le importa? El punto esencia es pensar de distinta manera que los demás. último de la serie existente. más graves de lo que algunos se figuran. la filosofía era concebida por este periódico conservador como un azote moral. ::: FERMÍN ROMERO (El Copiador. nº 2. que impuso la iglesia sobre la modestia. mios. y para decirlo de una vez. y el olvido de las justas sagradas leyes. y entre ateos. La sensación generalizada entre los líderes de la causa religiosa era que la opinión generalizada. sino que tambien juzgamos./ Muy SS. La prensa y las leyes liberales crean un nuevo orden que se encamina á establecer entre nosotros una Iglesia humana. nº 6: 55 68 . El escepticismo. no prefiera la mentira inventada por él. p. de la afectación que el poder civil hacía de la potestad eclesiástica. el ginebrino de la filosofía frente a la religión: su orgullo y su doblez Aun cuando los filósofos se hallasen en un estado de descubrir la verdad. atento servidor Q. No hay siquiera uno de ellos. y fue consiguiente la impunidad de sus transgresiones. que el Copiador por las variedades que publica no es de la clase de dichos papeles. y misericordia de los Obispos y Clérigos.

p. Los obispos venezolanos que han sobrevivido las penurias del exilio que les impuso su polémica con el gobierno pancista. derivado de la casi inevitable suspicacia mutua entre la novedad y la tradición (tal como había decantado la diatriba político-religiosa de la crisis emancipadora).231-232.es reveladora: A las diez de la mañana salió el cuerpo en medio de una pompa fúnebre. la influencia política de la Iglesia. nº 5: 38 La descripción hecha por J. los jóvenes que recibían entonces sus lecciones. insatisfechos con las limitaciones y sobresaltos causados por el Estado liberal instaurado en 1830.. en lugar de la divina. sus exequias fueron un evento notable72. De ese modo. quedaron los testimonios de sus reflexiones. inmensa y popular.V. que se tratan de oscurecer y destruir 71 Comentarios finales José Cecilio Ávila no sobrevive por mucho a su trabajo en El Copiador. genera un nuevo locus de autoridad.celebraba íntimamente73. Caracas. Poco más de un año y medio después a finales de 1833. Editorial Cecilio Acosta / Impresores Unidos.21 de la licencia. segura y consoladora en sus promesas. parece decimos.de modo que los enemigos de la tolerancia religiosa en esta República son uno menos en esa asamblea . de manera casi unánime y en una sucinta ley de un artículo. Las aceras estaban cubiertas de una multitud inmoble. Foundation Otto and Magdalena Blohm. Pocos meses más tarde. pp. El General Páez. A la cabeza marchaba el Ilmo. ¿Pero fue la instauración ideológica del liberalismo el causante del declive de influencia de la Iglesia. se mantuvo su autoridad moral. algunos de los miembros más notorios de las generaciones venideras. miembro del Congreso. marchaba sin ninguna distinción en medio de todos. 73 SÁBADO 27. inalterable en sus máximas. 1966): Sir Robert Ker Porter s Caracas Diary. Walter (comp. Diario de Robert Ker Porter. atenuada la amenaza percibida por los liberales más importantes en la existencia de una Iglesia fuerte. posiblemente harían énfasis en el despliegue de los errores y la impiedad. que por particular providencia de Dios hemos heredado de nuestros padres. Allí donde cesó. La Universidad en cuerpo venía después. Dupoy. Él era. o al arzobispo Méndez. González educado por el clero y seguidor de Ávila. la defensa apasionada de la religión. González.de la aparición del último número fallece víctima de las fatigas a que lo someten sus intereses periodísticos y sus ocupaciones académico-religiosas. que se dilataba desde la casa hasta el templo . además.758 72 . Caracas. El pueblo mismo era la policía. al punto que hasta el cónsul británico Robert Ker Porter asistió. aprueba la Ley de libertad de cultos. 1825-1842: a British diplomat in a newborn nation. el Congreso nacional. que el medio mas oportuno que podemos tomar es recalcar sobre los principios. Presidente del Estado. Sin embargo. pese a su desagrado personal hacia el prelado cuya muerte en tanto que publicista del clero. Ningún accidente en esta multitud de almas apiñadas en menos de cuatro cuadras. se encuentra humillados y políticamente aislados. Este enfrentamiento. pura en su doctrina. En medio de la crisis de élites acaecida en Venezuela entre 1850 y 1870. luego los primeros ciudadanos de la República. y señalándose por su aflicción. Fui al funeral del padre Ávila uno de los más recalcitrantes fanáticos (considerando al Arzobispo) con que cuenta la Iglesia Católica Romana en esta ciudad. 27-10-1833. así como de su limitada influencia. inflexible en sus mandamientos. podían expresar su crítica haciendo un nuevo llamado a la restauración moral. señor Arzobispo y los miembros del Cabildo eclesiástico. El panorama de la causa genuinamente conservadora es desolador. o más bien el modo natural en que ese vacío fue llenado por los sectores intelectuales de la nueva nación? Si le preguntamos al padre Ávila. Juan Vicente (1941): Tres biografías. 71 El Copiador. por la fuerza de los hechos.

y puede rescatarse para nuestros manuales y estudios. No puede usarse rigurosamente el mote de conservador para denominar a los gobiernos de la república deliberativa iniciada en 1830. los cuales de por sí iniciaron un replanteamiento profundo (si bien no muy acelerado ni demasiado radical) de la nación venezolana. que no se amedrentaba ante la censura que se dio. Por último. . sino para el naciente Estado: este ánimo deliberativo. hojas sueltas) que corresponden a dicha línea intelectual. pastorales.22 refleja un límite de nuestros usos historiográficos: el conservatismo genuino. panfletos.ni la presión social del resto de los publicistas. que no pretendía una reacción política sino la conservación de instituciones y fueros piadosos. Queda como un aval tanto para la Iglesia Católica venezolana (no sólo la tenacidad de sus pensadores conservadores. indica una peculiar pero sincera adhesión al juego republicano. con sus limitaciones y contradicciones. se encontraba en los textos de los defensores de la potestad eclesiástica y de la preeminencia social de la religión. así. sino su interés en usar la palabra y no la fuerza y la conspiración. como surgen otras muestras (cartas. La tradición conservadora católica. El Copiador es apenas una muestra de esta línea conservadora. es más claramente identificable. tal como demuestran la accidentada publicación de El Copiador. cuando éstas eran los medios propios de casi todo movimiento de oposición decimonónico). históricamente peculiar. resulta interesante plantear el uso relativamente eficaz de la prensa por la ideología conservadora.