¿ Q u é h a r í a e l m u n d o s i n T i , q u e e r e s s u p a z ;

“LUZ A LAS NACIONES.”
SEMANA No. 4 TIEMPO ORDINARIO CICLO B FEBRERO/02/2012 PARROQUIA SAN JOSE, ATHENS GA Búscanos en: WWW.SCRIBD.COM/ORELLANA8582 Siguenos en:

Monitor: Semana No. 4 del Tiempo Ordinario, seguir a Cristo es una vocación de vida, en efecto la accion de Jesus, se manifiesta desde el inicio de su mision; al leer el pasaje de las Sagradas Escrituras del Profeta Isaias, Jesus manifiesta quien lo ha Consagrado y cuales son las acciones de su Consagracion. La Iglesia siempre nos enseñara que en el Sacramento del Bautismo, ya sea en nuestra etapa de bebe o en nuestra etapa de adulto, la accion de este sacramento ha sido nuestra consagracion, hecha no por hombre alguno, sino por el mismo Espiritu Santo, y que nos dice precisamente: este es mi hijo amado en quien tengo complacencia. A muchos catolicos no sucede que creemos, mas por ignorancia que por miedo, que Dios no nos ha llamado a continuar su mision, creemos equivocadamente que esa tarea es de los seminarista, monjas, religiosas y sacerdotes. Continuar la Mision de Cristo, es la causa y efecto de nuestra consagracion. En estos tiempos los catolicos debemos entender y comprender que ser catolico o catolica significa continuar la mision de Jesus, que esta mision se realiza en la sencillez de la vida cotidiana de los Laicos y Seglares catolicos principalmente, así como ocurrio con Jesus y sus Doce discipulos, en la sencillez del corazon y cotianidad de un pueblo y a las orillas de un lago, en medio un pueblo quiza, cansado o esperanzado pero alli en la cotianidad de su gente humilde pero dispuesta al amor de Dios. Así sea. CANTO:---------------------------------------------------------------------Lector: Adorado sea el Santísimo y Divinidisimo Sacramento del Altar. Todos: Por siempre sea bendito y adorado. Padrenuestro.... Lector: Adorado sea el Santísimo y Divinidisimo Sacramento del Altar. Todos: Por siempre sea bendito y adorado. Dios te Salve.... Lector: Adorado sea el Santísimo y Divinidisimo Sacramento del Altar. Todos: Por siempre sea bendito y adorado. Gloria al Padre.... Lector: Ave María Purisima Todos: Sin pecado concebida. Lector: Ven Espíritu Santo Todos: Llena los corazones de tus hijos, y enciende en ellos, el Fuego de Tu Amor Lector: Envía Tu Espíritu y todo será creado, aleluya

“PORQUE MIS OJOS HAN VISTO TU SALVACION”.

Todos: Y renovaras la faz de la Tierra, aleluya Lector: Oh, Dios que haz iluminado los corazones de tus hijos con la Luz de Tu Espíritu Santo, haz que guiados por El mismo Espíritu Santo Todos: Sintamos rectamente y gocemos de su Divino consuelo. Por Jesucristo nuestro Señor, Amen. Lector: Alabad al Señor todas las gentes, alabadle todos los pueblos. Porque se ha confirmado en nosotros su misericordia y la Verdad del Señor permanece para siempre. Todos: Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo, como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amen. Lector: Hermanos adoradores del Santísimo Sacramento del altar, nosotros que adoramos a Jesús Sacramentado, no nos olvidemos que no estamos solos y unámonos en Espíritu a todos los adorados que adoran a Jesús Sacramentado, aquí en Estados Unidos, en América de donde somos originarios y en el mundo entero y junto con los Ángeles del Cielo, adoremos al Rey de reyes y Señor de señores, a Jesús Sacramentado. Todos: Dulcísimo Jesús, Sacerdote eterno y Redentor amandísimo, que desde esa Hostia consagrada estás rogando al Eterno Padre por nosotros, acoge benignamente, por los méritos de vuestro divino Corazón, las súplicas de todos los adoradores, que en Estados Unidos, en América, lugar de nuestro origen y en el mundo, unidos en un mismo espíritu de amor y reparación, te adoramos en esta hora, a fin de que en esta hora con corazón contrito por todos los que te han menospreciado, podamos gozarnos juntamente contigo, contemplándote adorado y glorificado por ángeles y hombres en los siglos de los siglos. Amén. Lector: Señor, ábreme los labios Todos: Y mi boca proclamara Tu Palabra. Lector: Dios mío, ven en mi auxilio Todos: Señor, date prisa en socorrerme. Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo, como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amen, aleluya.

Lector: Sabiendo hermanos adoradores del Santísimo Sacramento del Altar, que somos indignos de adorar a Dios, pero el, si es digno de que nosotros lo adoremos, reconozcamos nuestros pecados y arrepentidos invoquemos a Dios, nuestro Señor. Todos: Amorosísimo Dios - Trino y Uno, Padre, Hijo y Espíritu Santo, en quien creo, en quien espero, a quien amo con todo mi corazón, cuerpo y alma, sentidos y potencias: por ser Tu mi Padre, mi Señor y mi Dios, infinitamente bueno y digno de ser amado sobre todas las cosas, me pesa, Trinidad Santísima; me pesa, Trinidad misericordiosísima; me pesa, Trinidad amabilísima, haberte ofendido, sólo por ser quien sois; confiado en vuestra divina gracia, te suplico me concedas, propongo y te doy mi palabra de nunca más ofenderte y morir antes que pecar; espero en tu suma bondad y misericordia infinita me habéis de perdonar todos mis pecados, y me darás Tu divino auxilio para perseverar en un verdadero amor y cordialísima devoción de vuestra siempre amabilísima Trinidad. Amén. Lector: Señor: tengo delante el trabajo de mañana; con el pan de hoy, el de la mesa, el de tu Palabra y de Tu Gracia, que con generosidad me has regalado, tengo la confianza de decir “mañana lo haré”. Si no caminaras cada día conmigo ¿podría esperar hacerlo en tu nombre mañana? Ciertamente no. Tu fidelidad me alienta a recomenzar tu tarea encomendada, y cada día, amanecer para Ti. Todos: Ilumina mi mente, para descubrirte como verdad; enciende mi amor, para que todos te amemos; fortifica mi voluntad, para no decaer en la lucha; ábreme a mis hermanos, para juntos caminar hacia Ti. Señor: que mi trabajo de mañana te glorifique, para que tu gloria, la vida del ser humano, resplandezca en la medida de Tu Don, como fruto del plan que hoy nos diste. Así sea. CANTO:---------------------------------------------------------------------Lector: Lectura del Santo Evangelio según San Lucas: 2, 22-40. Todos: Gloria a ti, Señor. Lector: Llevaron a Jesus a Jerusalen para presentarlo al Señor, como manda la ley de Señor: Todo primogenito varon sera consagrado al Señor; ademas ofrecieron el sacrificio que manda la ley del Señor: un par de tortolas o dos pichones. Habia en Jerusalen un hombre llamado Simeon, hombre honrado y piadoso, que esperaba la liberacion de Israel y se guiaba por el Espiritu Santo. Le habia comunicado el Espiritu Santo que no moriria sin antes haber visto al Mesia del Señor. Conducido, por

el mismo Espiritu, se dirigio al templo. Cuando los padres introducian al niño Jesus para cumplir con el, lo mandado por la ley. Simeon lo tomo en brazos y bendijo a Dios diciendo: ahora, Señor, según Tu Palabra, puedes dejar que tu sirviente muera en paz, porque mis ojos han visto a tu Salvacion, que has dispuesto ante todos los pueblos, como luz para iluminar a los paganos y como gloria de tu pueblo Israel. Palabra del Señor. Todos: Gloria a ti, Señor Jesús. Lector: MEDITACION PERSONAL EN SILENCIO DEL SANTO EVANGELIO Y ORACION POR LA COMUNIDAD. Canto:-----------------------------------------------------------------------Lector: La espera del profeta que vendria al final de los tiempos, caracterizaba la espiritualidad del pueblo de Israel, en la epoca de Jesus. Mientras que para la cultura grecoromana la historia era una sucesion consecutiva de eventos que escapaban a la comprension humana, para el pueblo de Jesus, la historia era una oportunidad que Dios daba a la humanidad para aceptar su oferta de salvacion. Las corrientes religiosas judias de esa epoca acentuaban varios aspectos de esa espera. Los fariseos por ejemplo: creian que un estricto y minucioso cumplimiento de la ley provocariala intervencion inmediata de Dios. Todos: ¡Bienvenido seas, Jesús! ¡Nuestra casa es tu casa! ¡Eres de los nuestros! Lector: Los fanaticos zelotas, provenientes en su mayoria de los grupos fariseos mas radicales, consideraban que la destruccion del opresor romano provocaria la intervencion definitiva de Dios. Los predicadores del desierto como San Juan Bautista, creian que la transformacion solo llegaria por medio de un cambio radical de todos los valores eticos. Para todos estos movimientos era claro que la historia no habia llegado a su fin y que no era una mera repeticion ciclica de los mismos eventos con distintos personajes. La propuesta de Jesus, es una respuesta singular a este conjunto de esperanzas en las que pesaba cierto orgullo nacionalista y cierta dosis de fanatismo religioso. Todos: ¡Bienvenido seas, Jesús! ¡Nuestra casa es tu casa! ¡Eres de los nuestros! Lector: El Evangelio de San Marcos, nos presenta el inicio de la mision de Jesus en el ambito de las esperanzas del pueblo de Israel. El pueblo

sencillo ya esta familiarizado con la enseñanza de San Juan Bautista y con la radicalidad legalista de los fariseos. Por esta razon, quedan sorprendidos con la enseñanza de Jesus. El, no se sienta a decirles que hacer y que no hacer de acuerdo con codigos secretos de interpretacion de la Ley. La enseñanza de Jesus es abierta y comprensible para todos. Su autoridad no proviene de alguna autorizacion dad por alguno de los principales sacerdotes de Jerusalen o por la enseñanza de un conocido rabino. Todos: ¡Bienvenido seas, Jesús! ¡Nuestra casa es tu casa! ¡Eres de los nuestros! Lector: Al escuchar a Jesus, la gente comprende que Jesus hace realidad sus esperanzas. Jesus, despliega el poder de quien ha sido ungido para defender la vida, al liberar al hombre poseido por ideologias inmundas, violentas y sectarias. Para la gente pobre no cuenta el humilde origen de Jesus, sino su capacidad de transformar el dolor del su pueblo con sus gestos y con sus palabras, como antaño lo hicieron los grandes profetas. Jesus encarna esa esperanza jamas abandonada de un mundo redimido por la misericordia y la solidaridad. Todos: ¡Bienvenido seas, Jesús! ¡Nuestra casa es tu casa! ¡Eres de los nuestros! Lector: La mayor distancia entre los humanos no es la geografia, sino la distancia cultural y religiosa. El lago genesaret representa esta complejidad humana. Mientras en la orilla occidental del lago genesaret esta ocupada principalmente por poblacion judia, con poca presencia de gente griega y siria. La otra orilla oriental esta ocupada casi exclusivamente por poblacion extranjera, que tiene una religion distinta a la de israel. La otra orilla representa un desafio para Jesus y sus discipulos. Todos: ¡Bienvenido seas, Jesús! ¡Nuestra casa es tu casa! ¡Eres de los nuestros! Lector: En la otra orilla, Jesus, enfrenta una opresion mayor, representada por una legion. El hombre agobiado por este mal es incapaz de ubicarse en el ambito de los vivos y prefiere la compañía de los muertos, viviendo en un cementerio. La accion de Jesus lo libera, no sin antes hacer recaer el castigo sobre los cerdos, simbolo del culto a los dioses paganos y a la violencia institucional romana. La liberacion que da Jesus al hombre, solo se completa cuando el hombre recien liberado marcha hacia los suyos para anunciarles la Buena Noticia de su propia salvacion.

Todos: ¡Bienvenido seas, Jesús! ¡Nuestra casa es tu casa! ¡Eres de los nuestros! Canto:-----------------------------------------------------------------------Lector: Nosotros hoy, enfrentamos una legion de ideologias que legitiman la violencia sobre los mas debiles y la manipulacion de todos los seres humanos. Nuestra lucha seria vana si no supieramos de antemano que podemos vencer, de la mano de Jesus. Si nos abandonamos a nuestra propias fuerzas, terminariamos derrotados, porque esta fuerza tiene un carácter sobrehumano. Todos: ¡Bienvenido seas, Jesús! ¡Nuestra casa es tu casa! ¡Eres de los nuestros! Lector: Viva Jesús Sacramentado Todos: Viva y por todos sea amado. Lector: La extraordinaria fuerza narrativa del Evangelio de San Marcos, se expresa en cada uno de los detalles significativos de la accion de Jesus. Una de las anecdotas mas simpaticas es la permanente protesta de los discipulos. Ellos no entienden por que Jesus, en el afan de acudir a la sanacion de la hija de jefe de la sinagoga, se detiene a interrogar a una demacrada mujer. Jesus comprende que la larga enfermedad, ha predispuesto a esa mujer para ir a su encuentro. Ella busca una esperanza de sanacion y la encuentra en Jesus. Nosotros, como los discipulos de Jesus, corremos tras Jesus, pero se nos olvida que con frecuencia, el se detiene a abrazar a las personas que lo buscan. A nosotros nos puede pasar que no compredamos a las otras personas cuando, sin miramientos doctrinales o teologicos, se agarran del manto de Jesus con la esperanza de la salvacion, sobre todo si son del pueblo sencillo. Nos olvidamos de que el cristianismo no es una religion de doctrinas, sino una esperanza de salvacion. Todos: ¡Bienvenido seas, Jesús! ¡Nuestra casa es tu casa! ¡Eres de los nuestros! ¡Bienvenido seas! ¡Entra en nuestros corazones! ¡Quédate en nuestra casa! ¡Haznos nacer de nuevo! ¡Conságranos y danos tu bendición! Gracias, Señor, por nacer en nosotros. Gracias por la vida nueva. Gracias por nuestra consagración. Lector: La aceptacion de la mision de Jesus por parte del pueblo sencillo, corre pareja al rechazo de sus familiares y amigos. Si los

parientes de Jesus, los buscan porque consideran que Jesus, esta fuera de si, o sea esta loco o algo parecido. A Jesus lo desprecian sus pariente y amigos, por conocerle y por tener un oficio humilde como ellos. (San Marcos: 3, 21. 31-34). Es decir, por ser uno de ellos. En respuesta, Jesus no se enoja, sino se sorprende de los despistados que estan sus parientes y amigos: no tiene ojos para el acontecer de Dios en la vida diaria cotidiana. La religion no es para ellos un camino cotidiano, sino una actividad que se realiza en la sinagoga y en el templo. Todos: ¡Bienvenido seas, Jesús! ¡Nuestra casa es tu casa! ¡Eres de los nuestros! ¡Bienvenido seas! ¡Entra en nuestros corazones! ¡Quédate en nuestra casa! ¡Haznos nacer de nuevo! ¡Conságranos y danos tu bendición! Gracias, Señor, por nacer en nosotros. Gracias por la vida nueva. Gracias por nuestra consagración. Lector: ¿Cuantas veces nosotros actuamos de la misma manera que los parientes y amigos de Jesus? Permanecemos completamente despistados y no aterrizamos con nuestras opciones religiosas para dar significado a los acontecimientos maravillosos de la vida cotidiana. Esperamos grandes predicadores, pero dificilmente escuchamos a la vecina que nos narra la salvacion de su economia domestica, o la historia de la mama, que logra rescatar a un hijo alcoholico o drogadicto. Jesus no narra nunca cataclismos inexplicables, sino una accion de un Dios que nos salva en la vida cotidiana. Todos: ¡Bienvenido seas, Jesús! ¡Nuestra casa es tu casa! ¡Eres de los nuestros! ¡Bienvenido seas! ¡Entra en nuestros corazones! ¡Quédate en nuestra casa! ¡Haznos nacer de nuevo! ¡Conságranos y danos tu bendición! Gracias, Señor, por nacer en nosotros. Gracias por la vida nueva. Gracias por nuestra consagración. Canto:-----------------------------------------------------------------------Lector: En el evangelio de San Lucas; la mision de Jesus se desvela en el ambito de las profecias. El anciano Simeon y la profetiza Ana; anuncian la esperanza que se ve realiizada en ese niño, que se llama Jesus y que significa salvacion. Según San Lucas, toda la revelacion del Primer Testamento condensada en la Ley, en los Profetas y en los Sabios se hace realidad en la accion de Jesus. El niño Jesus encarna la Nueva Ley, la Sabiduria Divina y el anuncio del mundo nuevo que se hace realidad en la resurrección para la comunidad creyente, y en la predicación de la Iglesia Cristiana para el mundo. Todos: ¡Bienvenido seas, Jesús! ¡Nuestra casa es tu casa! ¡Eres de los nuestros! ¡Bienvenido seas! ¡Entra en nuestros corazones! ¡Quédate en nuestra casa! ¡Haznos nacer de nuevo! ¡Conságranos y danos tu

bendición! Gracias, Señor, por nacer en nosotros. Gracias por la vida nueva. Gracias por nuestra consagración. Lector: La fiesta de hoy, la Presentacion del Señor, conmemora la consagración de Jesus como primogenito de su familia en el orden de la ley judia y anticipa la primogenitura por la resurrección en el nuevo orden del pueblo cristiano. La fiesta muestra a la familia de Nazaret como una familia fielmente creyente y hace patente como las limitaciones impuestas por su pobreza no le impiden cumplir cabalmente todos lo requisitos religiosos de la epoca. Este relato, en definitiva, nos muestra a un Jesus plenamente inserto en su mundo, su cultura y su religion. Es decir, un ser humano como nosotros. Todos: ¡Bienvenido seas, Jesús! ¡Nuestra casa es tu casa! ¡Eres de los nuestros! ¡Bienvenido seas! ¡Entra en nuestros corazones! ¡Quédate en nuestra casa! ¡Haznos nacer de nuevo! ¡Conságranos y danos tu bendición! Gracias, Señor, por nacer en nosotros. Gracias por la vida nueva. Gracias por nuestra consagración. Lector: ¿Por que causa o proyecto perdemos la cabeza? En el lenguaje cotidiano existe la expresion perder la cabeza, sinonimo de realizar una gran locura o de actuar de una forma poco comprensible. San Juan Bautista es decapitado en prision por una locura de su gobernante Herodes, pero San Juan Bautista no llega alli por accidente, sino como consecuencia de s testimonio. El Evangelio de San Marcos nos narra que San Juan Bautista, es arrestado al comienzo de la mison de Jesus y los otros Evangelios nos dicen que su constante denuncia de las perversiones de los gobernantes provoca pronto una fuerte represion contra el. Todos: ¡Bienvenido seas, Jesús! ¡Nuestra casa es tu casa! ¡Eres de los nuestros! ¡Bienvenido seas! ¡Entra en nuestros corazones! ¡Quédate en nuestra casa! ¡Haznos nacer de nuevo! ¡Conságranos y danos tu bendición! Gracias, Señor, por nacer en nosotros. Gracias por la vida nueva. Gracias por nuestra consagración. Lector: Durante su prision, San Juan Bautista, no cesa de exhortar al rey a observar el camino que la Ley de Moises exige al gobernante de Israel. En esto, sigue el camino de muchos profetas biblicos, aunque sin caer en el servilismo, ya que es consciente de que hace el llamado a un hermano de su propio pueblo. Todos: ¡Bienvenido seas, Jesús! ¡Nuestra casa es tu casa! ¡Eres de los nuestros! ¡Bienvenido seas! ¡Entra en nuestros corazones! ¡Quédate en nuestra casa! ¡Haznos nacer de nuevo! ¡Conságranos y danos tu

bendición! Gracias, Señor, por nacer en nosotros. Gracias por la vida nueva. Gracias por nuestra consagración. Lector: Nosotros ahora debemos preguntarnos: ¿Que nos hace perder la cabeza? ¿Seran las locuras del consumismo, de la violencia, del fanatismo religioso, del sedentarismo? ¿quiza?, atendiendo al llamado de Jesus; ¿estamos dispuestos a perder la cabeza por Cristo y su Evangelio? Todos: ¡Bienvenido seas, Jesús! ¡Nuestra casa es tu casa! ¡Eres de los nuestros! ¡Bienvenido seas! ¡Entra en nuestros corazones! ¡Quédate en nuestra casa! ¡Haznos nacer de nuevo! ¡Conságranos y danos tu bendición! Gracias, Señor, por nacer en nosotros. Gracias por la vida nueva. Gracias por nuestra consagración. Canto:-----------------------------------------------------------------------Lector: En la cultura campesina de la epoca de Jesus, la imagen de las ovejas sin pastor transmite un sentimiento de abandono y desolacion. Las ovejas son animales gregarios, forman rebaños y dependen del liderazgo del pastor para afrontar las amenanzas y para alimentarse. La vision de un pueblo que deambula abandonado de sus lideres institucionales y en busca de un profeta provoca la reaccion de Jesus. Pero el no quiere un rebaño de gente despistada; por eso su primera tarea es la enseñanza. Todos: ¡Bienvenido seas, Jesús! ¡Nuestra casa es tu casa! ¡Eres de los nuestros! ¡Bienvenido seas! ¡Entra en nuestros corazones! ¡Quédate en nuestra casa! ¡Haznos nacer de nuevo! ¡Conságranos y danos tu bendición! Gracias, Señor, por nacer en nosotros. Gracias por la vida nueva. Gracias por nuestra consagración. Canto:-----------------------------------------------------------------------Lector: Jesus dedica sus mayores esfuerzos a la enseñanza. Y es que, Jesus quiere un pueblo creativo, responsable y con inicitiva. Es decir, un pueblo en el que todos ejerzan algun tipo de servicio, de acuerdo a sus capacidades. Por eso, Jesus ha elegido un grupo de evangelizadores a quienes envia por toda la region, para preparar su visita. Jesus forma autenticos y responsables pastores salidos de la masa del pueblo y no espera a que le envien un comisionado de Jerusalen. Todos: ¡Bienvenido seas, Jesús! ¡Nuestra casa es tu casa! ¡Eres de los nuestros! ¡Bienvenido seas! ¡Entra en nuestros corazones! ¡Quédate en nuestra casa! ¡Haznos nacer de nuevo! ¡Conságranos y danos tu

bendición! Gracias, Señor, por nacer en nosotros. Gracias por la vida nueva. Gracias por nuestra consagración. Lector: Nosotros debemos preguntarnos ahora si en nuestra comunidad cristiana ejercemos algun tipo de servicio o nos limitamos a esperar que solo algun funcionario religioso, el pastor, se ocupe de los asuntos espirituales de nuestra comunidad. Todos: ¡Bienvenido seas, Jesús! ¡Nuestra casa es tu casa! ¡Eres de los nuestros! ¡Bienvenido seas! ¡Entra en nuestros corazones! ¡Quédate en nuestra casa! ¡Haznos nacer de nuevo! ¡Conságranos y danos tu bendición! Gracias, Señor, por nacer en nosotros. Gracias por la vida nueva. Gracias por nuestra consagración. Lector: La vida comunitaria es el lugar donde se descubre la herida profunda del propio ser, y donde se aprende a asumirla. Entonces se puede empezar a renacer. Si, se renace a partir de esa herida. Toda comunidad debe tener un proyecto de vida que especifique claramente porque sus miembros estan juntos y lo que se espera de cada uno. Cuando entienden que no estan ahi para ellos mismos, ni por su propia pequeña santificacion, sino para acoger el don de Dios, viven plenamente la comunidad. Todos: ¡Bienvenido seas, Jesús! ¡Nuestra casa es tu casa! ¡Eres de los nuestros! ¡Bienvenido seas! ¡Entra en nuestros corazones! ¡Quédate en nuestra casa! ¡Haznos nacer de nuevo! ¡Conságranos y danos tu bendición! Gracias, Señor, por nacer en nosotros. Gracias por la vida nueva. Gracias por nuestra consagración. Lector: Una comunidad no existe nunca para si misma. Pertenece a algo que la trasciende: a los pobres, a la humanidad, a la Iglesia, al universo. Es un Don, un testimonio que se ofrece a todos. La comunidad no es mas que un punto de partida que permite ensanchar el corazon a dimensiones universales. Y no tiene sentidos, si no se la mira con sus raices, sus ramas y sus frutos. Todos: ¡Bienvenido seas, Jesús! ¡Nuestra casa es tu casa! ¡Eres de los nuestros! ¡Bienvenido seas! ¡Entra en nuestros corazones! ¡Quédate en nuestra casa! ¡Haznos nacer de nuevo! ¡Conságranos y danos tu bendición! Gracias, Señor, por nacer en nosotros. Gracias por la vida nueva. Gracias por nuestra consagración. Lector: Oh sagrado convite en el cual se recibe al mismo Cristo; y se renueva la memoria de su pasión; el alma se llena de gracia; y se nos da una

prenda de la gloria futura. Todos: Yo quisiera, Señor, recibirte con aquella pureza, humildad y devoción con que te recibió tu santísima Madre; con el espíritu y fervor de los santos. Jesús mío creo firmemente que estás en el Santísimo Sacramento del altar. Te amo sobre todas las cosas y deseo tenerte en mi alma. Ya que ahora no puedo recibirte sacramentalmente, ven espiritualmente a mi corazón. Canto:-----------------------------------------------------------------------Lector: Pidamos a Jesús Sacramentado, para que haya hombres dispuestos a entregar sus vidas al servicio de su Palabra y de la Iglesia, hombres sin miedo, hombres valientes, hombres dispuestos a entregar su vida al servicio de los demás, hombres que lo den todo por Cristo y por la Iglesia; para el pueblo judío, era un escándalo, la predicación de San Pablo a los corintios; no de un Cristo que venia con un ejercito poderoso sino de Jesús inmolado en la cruz del calvario, derrotado por sus adversarios, si de un Cristo de Paz, entregándose completo a Dios y a su Iglesia. Todos: Padre Celestial, en cada generación tú regalas a tu Iglesia nuevos ministros de Cristo. Nos ponemos en tu presencia para pedirte que llames a más hombres al servicio de nuestra Arquidiócesis en el sacerdocio ministerial. Lector: Danos sacerdotes que puedan mostrar el camino y guiar a tu pueblo santo reunido por la Palabra y los Sacramentos. Bendícenos con vocaciones sacerdotales que nos ayuden a seguir siendo verdaderamente una Iglesia Eucarística, fortalecida en nuestro discipulado de Jesucristo tu Único Hijo. Todos: Concédenos, te lo pedimos, hombres que sean generosos en el servicio, deseosos de ofrecer sus vidas y todos sus dones para tu mayor gloria y para el bien de tu pueblo. Lector: Concédenos, te lo pedimos, por los hombres que te han ofrecido toda su vida y todos sus dones de origen latinos que pertenecen a esta parroquia de San José, en athens, ten misericordia de ellos uniéndolos y congregándolos a tu ejercito de sacerdotes para mayor gloria y para el bien de tu pueblo. Todos: Te lo pedimos Padre en la presencia poderosa del Espíritu Santo y en el nombre de Jesucristo Nuestro Señor. Amén. Gloria al Padre, Gloria al Hijo y Gloria al Espíritu Santo, como era en el principio por los siglos de los siglos. Amen.