Universidad Central de Venezuela Faculta de Humanidades y Educación Carlos Quintero Escuela de Historia C.I. 13.612.

987 Seminario de Arte de la edad Moderna Profesor Rodrigo Contexto de la obra y autor. La guerra de los 30 años, vitrina por le cual el siguiente informe observará y analizará la vida de Jacques Callot así como su principal obra, la serie de grabados “Las grandes miserias y desgracias dela guerra, es un conflicto largo y complejo, con un periodo de antecedentes de larga data la cual cubre una extensión en el tiempo mucho mayor a los 30 años que da nombre a laguerra1y donde ya en el desarrollo de la misma, intervinieron gran variedad de contendientes e intereses en el cual se entrecruzaron motivaciones de carácter religioso, político y económico. En principio, este conflicto tuvo un carácter religioso y derivó delos enfrentamientos cada ves mas frecuentes y contundentes entre católicos y protestantes dentro del territorio de Sacro Imperio Romano Germánico. El hecho que se toma como referencia y que los historiadores e intelectuales dan como la génesis del desencadenamiento de las hostilidades, es lo que se conoce como la defenestración de Praga, el cual ocurrió el 23 de mayo de 1618, y consistió en el lanzamiento poruña ventana de los representantes católicos de Fernando, duque de Estiria, por los protestantes de la población de Bohemia. De esta manera, comenzaría la guerra que acabó involucrando a Polonia, Francia, Holanda...). La Guerra de los 30 Años. Diez millones de muertos. Defenestración dePraga2. Pero con el estallido de la guerra los fundamentos de su origen tomaron matices distintos adquiriendo también un importante componente político, ya que estaba en debate la figura de quién mandaba en la Iglesia y por lo tanto en los reinos y sobre las personas: si el Papa, el Emperador o los príncipes de los distintos países. Es así como la intervención paulatina de las distintas potencias europeas, poco a poco convirtió el conflicto en una guerra general por toda Europa por razones no necesariamente relacionadas con la religión, sino por la búsqueda de una situación de equilibrio político, causado por los interese hegemónicos del escenario europeo entre potencias rivales.

En este sentido el pedagogo español Ramón Ruiz Amado en torno a las circunstancias que rodean la guerra de los 30 años afirma lo siguiente: “Roto el equilibrio quela Edad Media había procurado establecer sobre los ejes del Pontificado y el Imperio, una parte de los Soberanos territoriales se declaran árbitros absolutos de sus pueblos en lo religioso yen lo político, al paso que los demás se ven reducidos a sus fuerzas para hacer valer sus derechos y los Papas quedan privados del brazo imperial para la ejecución de sus decretos. La rebelión protestante impuesta tiránicamente por los Príncipes, separa dela Iglesia la mitad de Europa y la arroja a la guerra contra la otra mitad. El Catolicismo vence en el terreno de las ideas por el Concilio de Trento y en el terreno de las armas parel apoyo de la Casa de Austria. Pero Francia, temerosa del predominio absorbente de ésta, echa su espada en la balanza y conduce a la Paz de Westfalia, en que se declara la igualdad de derechos entre las dos confesiones religiosas y se confirma la división de Europa en dos campos”3. Es en este contexto y a mediados de la guerra, específicamente en 1633, se publica la obra Las grandes miserias y desgracias de la guerra de Jaques Callot. El encargado de la publicación de este trabajo, tal y como lo indica el primer grabado de la serie, la realiza Israel su amigo, en referencia a Israel Silvestre, también grabador y distribuidor de obras artísticas en Francia y gran amigo de Callot desde la infancia, el cual fue recibido por éste como a un hijo luego de lamerte de su padre. Las Grandes Miserias y Desgracias de la Guerra4 Dentro del complejo proceso de la guerra, Las grandes miserias y desgracias dela guerra, fue realizada dentro de dos puntos específicos del conflicto. El primero de ellos es el que la historiografía ha dado a conocer como la intervención sueca de la guerra entre 1630 y 1635. Este periodo, muestra de manera simple cómalas motivaciones y justificaciones de la guerra para este entonces, se han alejado de forma radical a sus principios espirituales, “…es de notar que Gustavo Adolfo de Suecia no hizo mención, en su declaración de guerra, de motivaciones religiosas, dejando de lado sus creencias y su piedad protestante. Quizás una delas razones para ello era que había recibido dinero y armas dela muy católica Francia, lo que evitaba que primaran las razones ya propaganda religiosa sobre las razones de Estado y políticas propiamente dichas…”5 Aunque Francia era de religión católica, el rey Luis XIII de la mano del Cardenal Richelieu, toma parte en el conflicto a favor del bando protestante, ya que un triunfo del

Sacro Imperio significaría una expansión en el continente, que pondría en jaque los intereses monárquicos de los Borbones en la región. En este sentido el segundo punto influyente en la obra, es la invasión francesa al Ducado de Lorena entre 1630 y 1633, lugar del cual era originario Callot, y región que se encontraba bajo dominio del Sacro Imperio Romano. Esta invasión francesa se debió a que“...Lorena era un territorio estratégico para España, clave para mantener abierta la ruta terrestre entre Italia y Flandes...”6esta disputa fue un hecho que trajo la desgracia al Ducado, ya que los Habsburgo, en su intento por no perder el paso al norte del continente, harían lo imposible para mantener esta importante ruta comercial, lo que significó para Lorena que las batallas fueran “… un cataclismo de desastres. Matanzas, torturas, violaciones, saqueos incendios...Aldeas y bosques fueron pasto del fuego, lo que unido a las epidemias de tifus y peste bubónica que siguieron produjo la mayor sangría económica y demográfica de la historia de Lorena. La densidad demográfica en el medio rural pasó de 18a siete habitantes por kilómetro cuadrado, y murió un 60% dela población. Nancy, la capital del Ducado, pasó de 16.000 a 5.000habitantes a mediados de siglo XVII, y en la misma proporción decayó la población de los pueblos…”7 Aunque hoy día se debate aún sobre la intención y lugares que Jacques Callot reflejada en Las grandes miserias y desgracias de la guerra, queda claro que es bajo esta dinámica e influencia que el autor realiza esta serie de grabados. Autor Jacques Callot, nació en 1592 en Nancy, capital del ducado de Lorena, hoy Francia, y murió en la misma ciudad que lo vio nacer en 1618, fue un artista del periodo barroco que comenzó tempranamente su actividad en el dibujo y en el grabado bajo la dirección de artistas de su cuidad Natal. Callot es considerado uno de los maestros de la técnica de grabado e insignia y referente en la historia del arte del grabad o en Francia, al realizar alrededor de1400 planchas con múltiples representaciones que van desde el tema de la guerra hasta la caracterización de las figuras carnavalesca propia del circo italiano del siglo XVII, pero su mayor legado al grabado, no solo en Francia, sino a la historia de esta disciplina, es su aporte técnico en el uso del aguafuerte.

“Conocido desde el siglo XVI, el aguafuerte tuvo su fase de esplendor en el siglo XVII, en Francia, a través de la denominada Escuela de Lorena, donde destacó Jacques Callot. El Ducado de Lorena alcanzo un alto desarrollo y refinamiento, que se vio bruscamente interrumpido por el estallido de la Guerra de los Treinta Años, en la que se inspiro Callot para su ultima gran serie de aguafuertes, Grandes Miseres de la Guerre”8 Después de varias aventuras y escapes de su hogar se desplaza a Florencia donde conocerá a los maestro que influirán en su formación como grabadista, es así como de la mano de Remigio Cantagallina(1582-1656) y Giulio Parigi (1571-1635) Callot recibirá su formación y primer acercamiento al grabado al buril entre 1611 y 1612. También a Parigi se debe el contacto de Callot con la corte Florentina y su acercamiento con el teatro, la opera y el carnaval siendo influencia en la realización de gran parte de sus grabados donde reflejó el ambiente Jacques Callot9 festivo y burlesco de estas fiestas. Otro importante maestro para Callot, que también dejó huella en la temática de sus obras, fue Antonio Tempesta (1555-1630), pintor y grabadista de la corte de los Médicis, destacado por el grabado de batallas y actividades que reflejan la dinámica del estilo de vida de la corte como la casería y la representación de animales. A los primeros años de la guerra de los 30 años, Jacques Callot regresa a Lorena como gran artista y dejando cantidad de trabajos hechos en la corte de los Médicis, pero a diferencia del ambiente festivo de Florencia, la realidad que encuentra en Lorena es la de una región, que aunque no vive aún los estragos de la guerra “religiosa”, sirve de refugio de los desplazados y combatientes de la guerra de independencia de los Países Bajos10cosa que hará que tenga una primera aproximación a las realidades y consecuencias de los enfrentamientos bélicos, cosa que será la anunciación de lo que años más adelante vivirá su región natal. Esta nueva dinámica determinará en gran manera las actividades de su oficio ya que serán varios los contratos que recibirá para plasmar contiendas y otros acontecimientos de batallas. Su popularidad era tal que los encargos de trabajos vinieron de ambos lados o bandos enconfito, los cuales resultaron en tres de sus trabajos más famosos por sus llamativas imágenes de los horrores de la guerra y por sus grandes grabados de escenas de asedio, los cuales destacan por sus espléndidos dominio del paisaje, que combinaban elementos artísticos y cartográficos. Estos trabajos fueron los Asedio de Breda (16271628) contrato que recibió de la infanta Isabel, Asedio a La Rochelle(1631) y Asedio a la Isla Ré (1631) por parte de la corte de Luis VII de Francia. Asedio de Breda11

Pero para ser recordado y tener un lugar en la historia en el arte del grabado, no basta con haber tenido una vida llena de grandes obras y espléndidas en experiencias, si estos trabajos no dejan huellas en futuros artistas, es así como Callot llena la ecuación de maestro al convertirse en influencia para los posteriores genios del grabado en Europa, ejemplo de ello fue la influencia que ejerció en artistas como Rembrandt Van Rijn (1606-1669), grabador y pintor holandés el cual poseía en su colección grabados de Callot y del que muchos expertos afirman que sirvieron de influencia en la realización de la serie de cuarenta y seis ilustraciones para la obra de Bernardo Amicoda Gallipolli el Trattato delle plante et immagini de sacri edifizi di Terra Santa(1620), Anthony Van Dyck (1599-1641) artista belga que impuso el estilo flamenco en Inglaterra al inicio del período Barroco, tuvo la oportunidad de retratar a Callot y aprendió de él innovaciones técnicas, William Hogarth (1697-1764) ilustrador, grabador y pintor satírico que conocía el trabajo de Callot y que lo influyeron por los aspectos moralísticos, alegóricos, grotescos y algunas veces realísticos de su trabajo, y Francisco José de Goya (1746-1828)del que no se duda que la obra Las grandes miserias y desgracias dela guerra de Callot, hallan sido la base conceptual para realizar su serie los Desastres dela guerra. Colgamiento12 Obra Análisis formal. Jacques Callot aprendió el arte del grabado mediante el uso del Buril, técnica general en el trabajo de esta disciplina, pero como se expresó antes, su gran legado a la historia del arte será la aplicación y masificación de la técnica del aguafuerte. En este sentido las placas, La Batalla y Los Ahorcados de la serie “Las grandes miserias y desgracias dela guerra”, identificadas con los números 3 y 11, fueron realizadas, al igual que el resto de la serie, usando esta técnica. El aguafuerte, consiste en una técnica donde el artista cubre la placa de cobre con un barniz resistente al ácido, el cual “comerá” la parte desprotegida del metal luego de que el artista haya transferido las líneas de su diseño original. En este método, el metal no se corta ya que el artista dibuja o realiza su diseño en la capa protectora usando un “estilete” exponiendo así las partes de la placa que luego serán comidas por el ácido,

luego de terminar el dibujo la placa se ubica en una pileta con ácido (Aguafuerte) donde éste se “come” las partes del cobre que se expusieron al dibujar, formando una “red” de grietas que serán los lugares donde se alojara la tinta. Las líneas más profundas, producto del tiempo que dure la placa en el ácido, retienen más tintas generando zonas más oscuras e intensasen la impresión, luego del baño de ácido la placa protectora se remueve y le se lava con agua y jabón. Las ventajas que tiene esta técnica es que se pueden corregir los errores, ya que como el dibujo se hace sobre el barniz, el mismo funciona como borrador, además permite manipular las intensidades delas líneas recubriendo surcos que ya fueron dejados “comidos “por el ácido y dejando libres otros para una segunda inmersión en el mismo. Otra ventaja es que el artista puede elegir adherir otros elementos de relieve hundido como Aguatinta o punta seca. La ausencia del color es inherente a las técnicas del grabado, por lo que destaca el gran contraste de sombras con el cual se recrea las imágenes. Ritmo. El orden y el equilibrio, son aspectos fundamentales en la realización de las placas, es así como en La Batalla, Callot mostrándonos lo aprendido en Florencia de la mano de AntonioTempesta, nos presenta un enfrentamiento armado en un momento que uno puede imaginar como el más cumbre de la batalla, dentro de inaparente “caos” pero en el que el espectador no se siente perdido con más detalle se puede apreciar como de izquierda a derecha hay toda una movilización de la caballería de uno de los bandos donde desplaza y “corretea” al enemigo hacia sentido y contrario logrando una secuencia que invita a seguir cierta dirección en la obra. La Batalla13 Estilístico. Las placas acá analizadas, así como el resto de las obras de Callot, se ubican al comienzo del Barroco (1600-1750), sin que esto signifique que dicha delimitación haya sido un estándar en todas las regiones donde llegó o se desarrolló este estilo. El Barroco se caracteriza por ser irregular y de apariencia muy llamativa por su forma grotesca, teniendo un ritmo dinámico en sus movimientos gracias al uso de líneas curvas en los diseños, por lo que “A diferencia del Renacimiento, el Barroco no se acompaña de

ninguna teoría. El estilo se desarrolla sin modelos. Parece ser que no se tenía la impresión en principio de estar recorriendo nuevos caminos...”14lo cual deriva en una nueva idea del arte, como la intención de asombrar o maravillar, tomando y valorando herramientas como la ornamentación y la teatralidad. A decir de Wölfflin, unas de las características principales de este movimiento artístico es “El estilo pintoresco que trabaja con efectos de sombra crea una sensación de forma y profundidad;(donde) las distintas partes parecen avanzar y retroceder en el espacio...”15con el fin de crear una sensación de movimiento, que según el mismo autor “...no ofrece en ninguna parte terminación, sosiego o quietud del ser, sino que introduce siempre la inquietud del devenir, la tensión de la inestabilidad. De ello resulta, una vez más, una impresión demovimiento.”16 Aunque las disciplinas con las cuales los teóricos del arte caracterizan el barroco, así como el resto de los movimientos artísticos, son la pintura y la arquitectura, el grabado no escapa de ser permeado y ser ejemplo de las premisas del período, tal como se muestra en las placas de La Batalla y Los Ahorcados de Callot. En La Batalla se aprecia como el uso de las líneas curvas y contrapuestas, causan una gran sensación de movilidad y volumen que aunque de apariencia irregular mantiene en equilibrio la escena por el buen uso de las masas en la distribución del espacio, otro aspecto de suma importancia y característico del barroco es el uso del sfumato, que aunque propio de la pintura en esta placa se observa de forma magistral con la creación de figuras y espacios propios del tenebrismo. Mientras que en Los Ahorcados es imposible no pensar en el antes mencionado estilo grotesco y en la tensión e impresión causada por la escena, donde al creación de luz y de sombras juega un papel importante en el diseño Iconográfico. La descripción de Los Ahorcados, es la de una escena muy bien equilibrada donde resalta un gran árbol ubicado en una pequeña loma, ubicada en todo el centro de un campamento militar protegido por una gran barda de madera, donde se puede apreciar del lado izquierdo un gran número de soldados en formación, llevando estandartes que no reflejan ninguna insignia ni escudo, mientras en el derecho el número de soldados es menor, pero el espacio se complementa con algunas tiendas o centro de mandos.

La escena esta diseñada de forma circular alrededor del árbol del cual no se ve su gran frondosidad, pero si resalta dos grandes extensiones a cada un de los lados, éstos se encuentran libres de ramas y hojas en los cuales reposan los cuerpos de las figuras ahorcadas. Cabe destacar que el equilibrio de la escena es tal que se pueden contar once (11) cuerpos de cada lado del árbol. La imagen de este grabado nos invita a pensar inmediatamente en la aplicación del castigo, ahora el debate se origina en cuanto a quienes son los que sufren dicho sanción. En primera instancia se podría pensar que son prisioneros o enemigos del bando protestante ya que estos son acompañados a su terrible fin de la mano de frailes llevando las figura del crucifijo en fiel representación del catolicismo, pero estudios recientes dan a esta escena así como sus similares en la serie, la idea de que lo que se castiga es la indisciplina y el vandalismo por parte de las tropas, lo cual simboliza el sentido del honor que comenzara a ser característica de la corte de Luis VIII. Otro aspecto importante de Los Ahorcados, es el llamado de atención de Callot al colocar en el primer plano de la obra la imagen de un condenado siendo llamado al arrepentimiento ante la figura de un crucifijo, simbolizando el carácter católico de la obra y dejando por sentado a la religiosidad, específicamente el catolicismo, como el valor fundamental de este grabado La obra intentar reflejar las penurias de la guerra y el costo de las acciones que se toman en ella. La misma responde a un encargo hecho por la corte del Rey Luis XVIII. Por las imágenes antes descritas, podemos determinar que la obra tiene un carácter cristiano que tipológicamente responde a las premisas establecidas en el Concilio de Trento (1545) que defendían los dogmas de la Iglesia Católica ante los postulados protestantes mediante el uso de imágenes la Virgen, algunos santos (Pedro y Pablo), Apóstoles y Evangelistas, Padres de la Iglesia y virtudes teologales y cardinales, este caso se evidencia el uso de la imagen de Cristo Mediante las imágenes de los crucifijos de manos de representantes de la Iglesia Católica. Teoría critica. Las opiniones acerca de la serie Las grandes miserias y desgracias dela guerra, son diversas y han generado un interesante debate, entre las opiniones en conflicto destacan la intencionalidad de la obra y los eventos a que se refiere el autor.

En cuanto al primer punto autores, no necesariamente estudiosos del grabado y de Callot, han usado sus imágenes como referencia y modelo de las barbaries de la guerra, tal es el caso de Susan Sontag en su obra “Ante el dolor de los demás” mientras que Daniel Ternois, investigador de Callot y su obra, afirma que lo reflejado en la serie no es la guerra en si sino sus consecuencias. Otro punto que rescata Ternois es que Callot hace énfasis en los castigos de la indisciplina los cuales viene hacer tema de la mayoría de grabados de la serie. El segundo punto en discusión, es a cual evento se refiere Callot en su obra, si a la invasión de Lorena por parte de Francia, a la guerra de los Países Bajos y España o a la invasión de Mantua, en lo que si se parece estar de acuerdo es que el autor tuvo contacto y en conocimientos de los hechos que representa.

Bibliografía. PANOFSKY, Erwin. “contribución a la historia y teoría del arte” Madrid, Ediciones cátedra, s.a., 1977. _________________________”estudios sobre iconología” Madrid, alianza editorial, 1972 Bibliografía ubicada en la Red. CLEMENTE BARRENA, “La estampa moderna evolución de la imagen impresa desde la talla dulce a la serigrafia”enP.Aullón de Haro (de.)ÓscarEspláyEusebioSempereenlaconstruccióndelamodernidadartística.Madrid,Edi torialVerbum,V.2,p40.2005.En http://books.google.co.ve/books? id=IC43ORf1WHYC&pg=PA40&dq=jacques+callot&hl=es&sa=X&ei=vHcPT6uDYLu0gGw5ZGKAw&redir_esc=y#v=onepage&q=jacques%20callot&f=false Deseo, sexualidad y afectasen la obra deCalderón,duodécimocoloquioAnglogeranosobre Calderón, Leipzig 14– 18 de julio de1999.Archivum Calderonianun, Actas traducidas por Manfred Tietz, Stuttgart,2001. En http://books.google.co.ve/books?id=-cD2jJss1KwC&pg=PA66&dq=invasi %C3%B3n+de+francia+al+ducado+de+lorena&hl=es&sa=X&ei=75gPT7vZEIna0QHU v9GvAw&ved=0CDMQ6AEwAA#v=onepage&q=invasi%C3%B3n%20de%20francia %20al%20ducado%20de%20lorena&f=false

MARTÍNEZ LAÍNEZ, Fernando, Una pica en Flandes. La epopeya del camino español. Madrid,EDAF,S.L.,2007.En http://books.google.co.ve/books? id=h9x8AamdWAgC&pg=PA303&dq=guerra+de+los+treinta+a %C3%B1os+lorena&hl=es&sa=X&ei=epwPT4nfMaXj0QHj3o2bAw&ved=0CDYQ6A EwAQ#v=onepage&q=guerra%20de%20los%20treinta%20a%C3%B1os %20lorena&f=false PATIÑO VILLA, Carlos Alberto, El origen del poder de occidente. Estado, guerra y orden internacional, Bogotá, Siglo de Hombres Editores, 2005.En http://books.google.co.ve/books? id=epPt2jVis5UC&pg=PA41&dq=intervencion+sueca+en+la+guerra+de+los+treinta+a %C3%B1os&hl=es&sa=X&ei=zD0QTvJDMXw0gGmquSXAw&ved=0CDgQ6AEwAQ#v=onepage&q=intervencion %20sueca%20en%20la%20guerra%20de%20los%20treinta%20a%C3%B1os&f=false WÖLFFLIN, Heinrich. Renacimiento y Barroco, Barcelona. Paidos Iberica, s.a.. 1991. En http://books.google.co.ve/books? id=BNC7VM975G8C&printsec=frontcover&dq=diferencias+del+renacimiento+y+barr oco&hl=es&sa=X&ei=hr4WT9H9JoL50gG01tD0Ag&ved=0CC8Q6AEwAA#v=onepa ge&q=diferencias%20del%20renacimiento%20y%20barroco&f=false RUIZ AMADO, Ramón, Compendio de historiauniversal, Barcelona: Librería religiosa, 1917,3 volúmen.En http://enciclopedia.us.es/index.php/Guerra_de_los_Treinta_A%C3%B1os#cite_note-0

1 Los antecedentes de la guerra, se pueden ubicar a mediados del siglo XVI, en el frágil acuerdo firmado entre Carlos V de Alemania y los príncipes luteranos, conocido como la Paz de Augsburgo, en 1555. En él se estipula que los príncipes alemanes podían elegir la religión (luteranismo o catolicismo) en sus señoríos de acuerdo con su conciencia, mantener el territorio que habían tomado a la Iglesia Católica desde la Paz de Passau (1552) y los obispos Católicos que se convirtiesen al luteranismo tenían que entregar su diócesis, entre otras acciones, ocasionando que se acrecentara con el tiempo las disputas y odios entre católicos y luteranos. 2 Grabado realizado por Matthäus Merian el Viejo (1593–1650), no se dispone de fecha de la obra 3 Ramón Ruiz Amado, Compendio de historia universal, Barcelona: Librería religiosa, 1917, 3 volúmenes. En http://enciclopedia.us.es/index.php/Guerra_de_los_Treinta_A %C3%B1os#cite_note-0 4 Primera placa o portada de la serie Las Grandes Miserias y Desgracias de la Guerras, de Jacques Callot, de 1633. 5 Carlos Alberto Patiño Villa, El origen del poder de occidente. Estado, guerra y orden internacional. p. 43. http://books.google.co.ve/books?

6 Deseo, sexualidad y afectos en la obra de Calderón, Duodécimo coloquio Anglogerano sobre Calderón. p. 66. http://books.google.co.ve/books? 7 Fernando Martínez Laínez, “Una pica en Flandes. La epopeya del camino español”. p. 303. http://books.google.co.ve/books? 8Clemente Barrena, “La estampa moderna evolución de la imagen impresa desde la talla dulce a la serigrafía” p 40. http://books.google.co.ve/books? 9 Retrato de Jacques Callot, grabado realizado por Anthony Van Dyck, no se obtuvo la fecha de la obra 10 11Imagen del grabado hecho por Jacques Callot, del Asedio de Breda 1627-1628 12Imagen perteneciente a la serie de 82 grabados, Desastres de la Guerra, de Francisco José de Goya 1810-1815. 13 Grabado perteneciente a la serie Las miserias de la Guerra de Jacques Callot 14Heinrich Wolfflin, Renacimiento y Barroco. p 22 15Ibídem. p. 32. Los paréntesis son míos 16Ibídem. p. 68.