You are on page 1of 2

Actividades para los más pequeños

Recuerdos de lectura. Una vez a la semana lea un libro en voz alta. Al terminar la lectura, dé a los alumnos un pequeño objeto relacionado con la misma, por ejemplo, unas semillas si el libro trata de plantas, una lentejuela si habla sobre tesoros, etcétera. Pida que al llegar a casa lo entreguen a algún familiar y le cuenten sobre la lectura. Puede solicitar a los padres que envíen una nota en la que informen sobre los comentarios del niño. Con esta actividad se logra estimular en los niños la expresión oral y la memoria, involucrar a los padres en las experiencias lectoras de los niños y generar recuerdos positivos sobre la lectura. Realidad o fantasía. Enseñe a los pequeños a identificar si un libro es de ficción o informativo. Al finalizar la lectura guíelos a través de preguntas sobre el entorno planteado, los personajes que aparecen, sus características, los hechos que presenta, la época en la que sucede. Anote sus comentarios en el pizarrón y ayude para que concluyan qué tipo de libro es. Poco a poco generarán criterios para reconocer los diferentes tipos. Una función de títeres. Muchos cuentos se prestan para ser representados. Invite a los niños a presentar una función. Recuerden la trama, los personajes que aparecen, identifiquen el inicio, el nudo y el desenlace. Haga títeres digitales con cartón; si las habilidades de los niños son suficientes, permita que colaboren en su elaboración y decorado. Improvise un teatrino con una mesa o una sábana y disfruten la representación. En torno a las imágenes. Los libros para este nivel tienen un alto contenido visual. Aprovéchelo para estimular la aplicación de estrategias de lectura como formulación de hipótesis, inferencias, anticipación de contenidos, encontrar el hilo conductor, entre otras. Algunas ideas son: antes de leer el cuento muestre las ilustraciones para que en grupo inventen la historia; lea una parte y solicite que imaginen el resto; al terminar la lectura presente fotocopias desordenadas de las láminas e invite a que las acomoden en el orden correcto. A jugar con rimas. Introduzca a los pequeños con el juego del lenguaje y las palabras a través de las rimas. Elija una rima que resulte atractiva para los ellos. Escríbala en el pizarrón y léala a los niños, pueden repetirla varias veces para que se la aprendan. Invite a que mencionen otras rimas que conozcan. Puede motivar a musicalizarla con alguna tonada que les sea común. Estimule para que encuentren palabras que rimen y creen sus propias rimas en grupo. Y si… Después de haber leído un cuento invite a los niños a imaginar y expresar qué pasaría si cambiaran ciertas condiciones en la historia, por ejemplo, si fueran diez cerditos en lugar de tres, si Cenicienta no hubiera perdido la zapatilla, etcétera. Inventen en grupo un cuento bajo las nuevas condiciones, vaya anotando las ideas en el pizarrón y estructuren juntos la historia. Motive para que hagan un dibujo del nuevo relato. Puede pegar los dibujos en una pared del aula para que todos puedan apreciarlos. Dramatizaciones. Desarrolle las competencias comunicativas mediante el recurso del teatro. Motive a los niños para que en pequeños grupos transformen narraciones en teatro y las escenifiquen frente al grupo. Otra opción es que de manera individual elijan a un personaje real o ficticio e investiguen o imaginen la información más relevante del mismo; invite a que hagan una redacción en primera persona para que la utilicen como base para su representación. Pida que diseñen su vestuario y se animen a presentarlo ante sus compañeros. Mural de personajes. Estimule al grupo a recordar varias narraciones que hayan compartido y los protagonistas de cada una. Invite a hacer un mural que incluya a todos los mencionados. Decidan en conjunto el ambiente en el que se encontrarán (la playa, el campo, etc.) y en qué lugar colocarán a cada uno. Cubra con papel kraft un muro del aula y dibujen primero el ambiente, luego los personajes. Al terminar, motive a que escriban una narración colectiva con base en el mural. Inviten a otros grupos a verlo, mencionen los personajes y los libros de los que salieron y finalmente lean su creación literaria.

Como habrá podido observar. etcétera para que cada uno plasme su creación en el muro. Facilite implementos de dibujo diversos como gises de colores. Refuerce la apropiación de las lecturas invitando a los estudiantes a diseñar pasatiempos alrededor de los textos. entre otros. Esperamos que estas ideas le sean de utilidad para enriquecer las experiencias lectoras de sus alumnos y. por supuesto. plumones. pida que los intercambien y los resuelvan. las posibilidades que ofrecen los libros para el desarrollo de competencias para la vida son muy amplias. Al finalizar compartan si les parecieron fáciles o difíciles y proporcionen las soluciones que no hayan podido encontrar. frases encriptadas.Pasatiempos. El único límite es su imaginación y entusiasmo para involucrar a los chicos y conseguir resultados positivos. Lectura mural. Cuando los terminen. sopas de letras. Muchas de las actividades sugeridas pueden simplificarse o hacerse más complejas para aprovecharlas en otros niveles. Los pequeños aún no tienen la habilidad plasmar por escrito las reflexiones sobre algún libro. 3 . es importante desarrollar la creatividad para expresar ideas por medio de dibujos. Cubra una sección de un muro del aula con papel kraft. De esta manera todos los alumnos recordarán y se apropiarán de la lectura que hicieron. Con esta actividad deberán esforzarse por recordar lo leído tanto para el diseño del pasatiempo como para su resolución. Motive para que cada alumno idee un pinte un dibujo en torno a su libro. las suyas. Aproveche este interés natural en los pequeños por los dibujos para socializar sus lecturas. como crucigramas. acuarelas.