You are on page 1of 3

LA DEPRESION EN EL NIÑO DE EDAD ESCOLAR

Vicmar Rossana Bolívar Peralta

La existencia de una depresión en los niños ha sido reconocida desde comienzos de este siglo, relacionándola con las pérdidas afectivas que ocurren en los primeros 2 ó 3 años de vida. En las últimas dos décadas se comienza a individualizar un Síndrome depresivo en niños utilizando los mismos criterios que se usan en el adulto. Paralelamente surge la necesidad de considerar la variable de desarrollo cognitiva y emocional para reconocer la existencia de la depresión, sobre todo en la edad preescolar. http://bases.bireme.br/cgibin/wxislind.exe/iah/online/?IsisScript=iah/iah.xisHYPERLINK "http://bases.bireme.br/cgibin/wxislind.exe/iah/online/?

Se ha recomendado el uso de múltiples informantes para evaluar la sintomatología infantil. Se analiza la concordancia entre las informaciones de padres y de educadores de la sintomatología depresiva de los niños y niñas de edad preescolar. Existe una alta concordancia entre maestros y padres ante la no presencia de síntomas http://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=2007677

Diversos estudios demuestran que existe un aumento de la patología psiquiátrica en el mundo tanto en adultos como en la población infanto-juvenil. Tal cosa ocurre con problemas tales como el abuso de drogas y del alcohol, la violencia intrafamiliar, la depresión, la delincuencia, las conductas suicidas, etc. El progresivo aumento de las separaciones matrimoniales y del divorcio, junto con el creciente fenómeno del embarazo de adolescentes, dan cuenta de un dramático aumento de hogares monoparentales. Esta situación, a su vez, determina que el adulto a cargo de los hijos debe trabajar jornada completa y por ende reducir al mínimo el tiempo dedicado a su cuidado y protección http://www.scielo.cl/scielo.php?script=sci_arttextHYPERLINK

Los factores de riesgo asociados a la psicopatología del niño y el adolescente es uno de los objetivos prioritarios de la investigación epidemiológica. La utilidad de estos datos se pone de relieve al considerar sus posibles aplicaciones en el ámbito de la salud mental. Existen perfiles de riesgo distintos para cada categoría diagnóstica: tener un padre joven, estar muy preocupado por la muerte de un ser querido, las discusiones y peleas familiares, el maltrato físico, repetir curso y problemas tempranos de comportamiento se asociaban a los trastornos conductuales; la edad de la madre, problemas en el parto y miedo al maltrato físico, a los de ansiedad; tener más edad, estar preocupado por la familia, alcoholismo familiar, padecer enfermedades frecuentes y el estado psicopatológico de la madre a los trastornos depresivos; y, tener menos edad, ser varón y el retraso en las pautas de desarrollo a los de eliminación. http://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=2012905 La tristeza respecto de la pérdida de una persona importante envía señales para que dicha persona regrese, o una actitud de desamparo puede ayudar a atraer una nueva persona que puede actuar como sustituto de la persona que se ha ido. Si una vida agitada y apresurada ha vuelto a sus niños propensos a la irritabilidad y la ira, usted puede enseñarles a reconocer y controlar estos sentimientos. http://wwwisis.ufg.edu.sv/wwwisis/documentos/EB/152.4S299iInteligencia %20emocional%20de%20los%20ni%F1os.pdf

La reflexividad-impulsividad se refiere a la manera característica en la que un niño se enfrenta con incertidumbre a las tareas, Se eligió este estilo de respuesta por haberse demostrado su relación con los cuadros psicopatológicos, como la depresión, y por operativizarse con incertidumbre en las tareas de respuesta. Para evaluar la depresión se utilizó la adaptación española del Inventario de Depresión Infantil, CDI http://www.medigraphic.com/pdfs/salmen/sam-2001/sam013d.pdf

El niño se va dando cuenta de que su madre tiene unas relaciones de las que él está excluido, como puede ser la relación de pareja y percibe que no es el centro de todo lo que le rodea. Esto genera en el niño cierto sufrimiento y algo de celos del progenitor del mismo sexo pues se da cuenta de que es pequeño en comparación con el padre o la madre y necesita sentirse apoyado y comprendido. Por lo tanto, durante este periodo de edad, el padre se vuelve una figura fundamental y central, tanto para el niño como para la niña. http://bilbao.net/castella/salud_consumo/publicaciones/mara_mara/200506/mara200506 .pdf

El maltrato infantil y el bajo status sociométrico son dos condiciones que han sido relacionadas con la adaptación actual y futuro de los niños que experimentan estas circunstancias. En definitiva, entre las consecuencias que más sistemáticamente aparecen asociadas con el maltrato físico se encuentra toda una gama de problemas internalizados (depresión, desesperanza, retraimiento, ansiedad, etc.) y externalizados (conducta agresiva y delincuente), junto con bajo autoconcepto, locus de control externo y bajo rendimiento escolar, entre otros. http://www.psicothema.com/pdf/80.pdf Las dificultades emocionales y de la conducta en los escolares constituyen un serio y difícil problema tanto para la educación y la salud mental de los estudiantes como para los padres cuyos hijos no logran en la escuela un rendimiento acorde con sus esfuerzos y expectativas. La mayoría de los alumnos que presentan dificultades emocionales y conductuales poseen leves alteraciones en su desarrollo cognitivo, psicomotor o emocional, sin que –en general– puedan ser asignados a categorías diagnósticas específicas tales como retardo mental, síndrome de déficit atencional o trastornos específicos del aprendizaje. La duración, la frecuencia y la intensidad con que ocurre la conducta disruptiva son algunos de los elementos que permiten concluir que el alumno presenta un problema. http://www.scielo.cl/scielo.php?pid=S0718-07052002000100012HYPERLI INK