You are on page 1of 1

6 January 2009 Volume 3 Issue 2

Trip report

SVBC Newsletter
Birding Expedition to Rancho Naturalista
By Gail Hewson-Hull cinos and marvelous muffins. Navigating the trails this day and again the On the afternoon of our arrival we next morning we saw over 100 species gazed in awe at the action around the including a pair of Red-headed Barbet. feeding stations next to the main lodge. A few individuals were even fortunate Trogons, Oropendolas, Chachalacas, to spot the male Snowcap. Herman, and Toucans were among the many the lodge’s chief guide was excellent sensational birds competing for our as was a young azure-eyed Belgian attention. We also walked a bit in the guide named Frederich -- who could forest and hung out at the hummingsay he was leading a tour to the Great bird happy hour—four feeders that Sahara Desert, and many of us would Extending to 120 acres on fairly steep provide sipping opportunities for fren- cancel all other commitments to acslopes, Rancho Naturalista offers pri- zied Green-breasted Mangos, Redcompany him. mary and secondary forest habitat with footed Plumeleteers, Coppery-headed well-designed trails and a small wetEmeralds and White-necked Jacobin All in all, a great trip and our hats are off to Dorothy McKinnon and her felland with a stealthy (but visible) Sun- amongst others. low BCCR members. bittern. With its well-appointed rooms, delicious dining and excellent The next morning we met early on the service it more than lived up to its ster- second story porch for foamy cappucDecember saw five of our members accepting BCCR’s invitation to join with them at Rancho Naturalista on the Caribbean slope for two days. This was the second get-together for the clubs, the first being six months earlier in San Vito. BCCR were wonderful hosts providing scrumptious hors d’oeuvres and refreshments and making all the arrangements. ling reputation.

Expedición Pajarera al Rancho Naturalista
Para Gail Hewson-Hull confortables, la comida deliciosa y el piso para tomar espumosos capuccinos excelente servicio superaron en mucho con quequitos. Navegando los su genuina reputación. senderos todo ese día, al igual que la mañana siguiente, vimos más de 100 La tarde de nuestra llegada nos especies, incluyendo un par de maravillamos con la acción alrededor barbudos cabecirrojos. Unos pocos de los comederos cerca del edificio individuos fueron aún más afortunados principal. Entre las sensacionales aves de hallar un macho copete de nieve. que competían por nuestra atención Herman, el guía principal del hotel fue estaban los trogones, oropéndolas, excelente, al igual que lo fue un joven chachalacas y tucanes. También guía ojos-azules belga llamado caminamos un poco en el bosque y nos Frederich –quien pudo haber dicho que quedamos al ”happy hour” de los guiaría un viaje al gran Desierto del Con sus cerca de 50 hectáreas en colibríes –cuatro comederos que dan Sahara y muchas de nosotras terrenos con buena pendiente, el de comer a los frenéticos manguitos hubiéramos cancelado nuestros Rancho Naturalista ofrece hábitats de pechiverdes, colibríes patirrojos, compromisos para acompañarlo. esmeraldas de coronilla cobriza y bosque secundario y primario con senderos bien diseñados y un humedal jacobinos nuquiblancos, entre otros. En general, un magnífico viaje y pequeño con una sigilosa (pero visible) nuestros respetos a Dorothy McKinnon A la mañana siguiente nos reunimos garza del sol. Con sus habitaciones y sus colegas miembros del BCCR. temprano en la terraza del segundo Diciembre vio a cinco de nuestros miembros aceptar una invitación del Club de Aves de Costa Rica (BCCR por sus siglas en inglés) para visitar el Rancho Naturalista en la vertiente Atlántica por dos días. Esta fue la segunda estadía conjunta de los clubes, la primera ocurrió seis meses atrás en San Vito. El BCCR fue un anfitrión maravilloso, proveyendo deliciosos bocadillos y refrescos, y haciendo todos los arreglos.