You are on page 1of 4

Rodrigo Vergara Rojas 2006 http://roverg.blogspot.com/2006/03/la-ley-del-mnimo-esfuerzo-y-el.

html ¿Qué es la ley del mínimo esfuerzo?, ¿Qué implica?, ¿Cuáles son sus consecuencias en el proceso del aprendizaje?. Es la gran justificación de los estudiantes que se conforman con pasar “raspando”; la razón final por la que las cosas se suelen hacer a medias; el motivo último por el que nos cuesta deshacernos de nuestros vicios y malas costumbres. La nunca bien ponderada “ley del mínimo esfuerzo” es el mantra preferido, la excusa más solicitada por los que no llegan al máximo de su potencial. Es lo que hace que la gente que quiera adelgazar invierta dinero en comprar las máquinas o píldoras que prometen hacer el milagro sin dieta, gimnasia ni esfuerzo. Parece ser parte del ADN latinoamericano. En México se describe así: “yo hago como que trabajo, y mi empresa hace como que me paga”. En Argentina se describe de esta otra forma: “puedo hacerlo mejor, pero no prometo nada”. Más claro fue Coco Legrand en el pasado Festival de Viña: “¿Para qué hacer las cosas bien, si se pueden hacer como las pelotas?”. Sin embargo, estas descripciones son, en realidad, una descripción parcial y algo tendenciosa de una de las leyes más importantes de la naturaleza. Tal como las personas, los procesos naturales se las arreglan de alguna manera para llevarse a efecto con el menor esfuerzo posible y con el mínimo gasto de energía. La naturaleza es sabia y funciona con una facilidad libre de esfuerzos, busca simplificar los procesos y valora la simplicidad y elegancia. En el yoga se hace una descripción muy interesante: plantea que si uno involucra en cada acción de su vida todo su pensamiento, cuerpo y voluntad, el esfuerzo de cada parte de su ser va a ser mínimo, lográndose así la máxima eficiencia. Más que aplicar mucha energía, hay que saber dónde aplicarla para maximizar los resultados. Según esta ley, las personas tendemos a buscar conseguir el máximo de resultados con el mínimo de gasto posible de energía, con el menor esfuerzo posible. Por ello, tendemos a buscar “atajos”, formas más simples y fáciles de lograr las cosas. Sin embargo, no siempre el camino más fácil es el mejor. Y más aún, no se puede obtener algo a cambio de nada. Todos los procesos de cambio y aprendizaje por los que pasamos para progresar en nuestro desarrollo humano (estudios; adquisición de hábitos positivos y corrección de negativos; enfrentar miedos y traumas; etc.), y en general todo por lo que vale la pena luchar en la vida requieren un esfuerzo sostenido y consciente y mucho gasto de energía. En esos casos, la ley del mínimo esfuerzo se transforma en un obstáculo formidable para nuestras pretensiones del progreso. Para entender mejor el efecto de esta ley, hay que tener presente dos conceptos fundamentales: EFECTIVIDAD o EFICACIA, y EFICIENCIA.

La efectividad se refiere a “hacer lo correcto o lo más conveniente”. En términos simples, se trata de cumplir el objetivo que nos hemos propuesto. Y un objetivo se puede cumplir de diversas maneras, desde un mínimo aceptable (aprobar con nota 4.0) hasta el óptimo (aprobar con nota 7.0). La ley del mínimo esfuerzo lleva a muchos a hacer lo justo y necesario para lograr el mínimo aceptable. La eficiencia consiste en hacer las cosas con el menor gasto de energía posible. En el fondo, la ley del mínimo esfuerzo se refiere a esto. Resulta comprensible, humano y hasta deseable que una persona, con limitados recursos de tiempo, ganas y energía, tome la

Dos alumnos con promedio 7. En la actualidad. pero triviales y superficiales. La ley del mínimo esfuerzo se cruza y combina con otras. la eficiencia no sirve para nada. Sin eficacia. ser capaces de postergar los placeres y gratificaciones inmediatas. Pero para eso hay que ser capaz de proyectarse más allá de la próxima prueba…y ser capaz de vencer la ley del mínimo esfuerzo…o usarla a nuestro favor. en cada cosa que hace. y eso lleva a no aprovechar a full el curso ni a desarrollar todo nuestro potencial. el crecimiento explosivo del conocimiento existe nos obliga a desarrollar la capacidad de escoger lo que necesitamos aprender en función de nuestros objetivos. También se cruza con la tendencia humana de buscar las sensaciones agradables y evadir las desagradables. la única manera de “aprender a aprender” es…. I El proceso de aprendizaje requiere una lucha constante contra la ley del mínimo esfuerzo. pero si creo que uno siempre. en especial. está el tan de moda concepto de “aprender a aprender”. un profesional necesita estar constantemente actualizándose y aprendiendo cosas nuevas para mantenerse vigente. llegar lo más alto que pueda.pragmática decisión de priorizar sus objetivos y decida centrarse más en algunos que en otros (nadie. De estos dos conceptos. Aunque sea redundante. pero lo más probable que el de nota máxima haya logrado mayor grado de aprendizaje. Como tendemos a minimizar el gasto de energía. la capacidad de priorizar y escoger qué aprender y que no……eso si va a ser útil en el futuro. ¿Cómo motivarse para aprender ante esta circunstancia? Además del hecho de que cualquier conocimiento nunca está de más. la eficacia tiene prioridad sobre la eficiencia. tendemos fácilmente a caer en placeres inmediatos y obtenibles con mínimo esfuerzo. se puede pensar en maneras de cumplirlo con el menor gasto de energía posible. en la vida laboral se ocupa poco o nada de lo que se aprende en las aulas universitarias. tiene que dar lo mejor de sí. De hecho. A partir de ese momento. A menos que busquemos algo significativo e importante para nosotros. en especial en temas como la carrera y las relaciones familiares y de pareja.aprendiendo algo. Resulta evidentemente irracional la exigencia de llegar al óptimo en todo. Además. La eficiencia solamente tiene sentido cuando se sabe como cumplir el objetivo. Por ejemplo. con el principio de inercia. Hay que estar pendiente de vencer la inercia. las técnicas o estrategias usadas. . De no ser compensada.0 estarán igualmente aprobados. saber priorizar objetivos y. Quizás nunca van a servir las materias que se aprenden. Y es que no se saca nada con hacer correctamente lo incorrecto. la ley del mínimo esfuerzo nos hace caer en la mediocridad típica del alumno que aprueba todo con el “cuatrito”. Muchas veces me pregunté si valía la pena estudiar materias que nunca tendría que ocupar en el trabajo.0 y 4. que dice que todo sistema tiene a mantener su estado actual a menos que una fuerza externa lo obligue a cambiar. y que uno nunca sabe cuando los puede necesitar. llega al óptimo en todo). pero el trabajo que se tuvo que hacer para lograr el aprendizaje. Muchas veces uno termina estudiando para aprobar y no para aprender. Nadie puede ser experto en todo y existe el riesgo de ahogarse en el interminable mar de información. por más que quiera. Y los estudios se prestan perfectamente para ello. es como ordenar las sillas en la cubierta del Titanic. nos cuesta obligarnos a hacer los esfuerzos que provocarán los cambios. ser capaces de ver más allá de la nota final.

con lo difícil y costoso que supone llevarlo a cabo.. Otros. Sirva de ejemplo . por sistema. cuando te encuentras embarcado . por qué no?. desarrollarlas y hasta las ponen en práctica. notas el frío del espacio vacío que no se ocupa cuando tanto los necesitamos …… El compañero que sabe navegar y . . quien no hace nada. cuando la mayoría de las personas que veo en distintos sectores y actividades de la sociedad. . Son aquellos niños que veían una película de cowboys y al poco tiempo se fabricaban un lazo (con unos cáñamos). las que mejoran las ideas o los proyectos que encuentran etc. bien económicas o técnicas. ¿Crear o "Copiar y Pegar"? En estos tiempos en los que vivimos. o bien lo que otros simplifican con “Copiar y Pegar “. Al fin y al cabo. etc. se atreven a leer. me lo reenvía por mail. no se sentían limitados por las circunstancias propias del momento. ley del Mínimo Esfuerzo. la mía). generalmente plagian y tal cual las presentan y hasta osan exponerlas y apropiarse de ellas (no es la primera vez que un artículo propio. aprender. como “suyo”. y mirando al horizonte que lo tienes enfrente . y sin embargo no lo estudian. trabajan ó lo mejoran. la corta vida de la maceta que no se cuida o vuelve a plantar. una pistola (con un trozo de madera). en cualquier tiempo y lugar. que seguro en un principio alguien les diría que era una locura. la creatividad. el chico o la chica no tenían limitaciones en algo tan importante como su mente. que aspiran de hecho y derecho a lo que algunos llamamos el L. las creativas. observo que las primeras (LME). parece. observar.. Puesto a agrupar a estas personas en dos principales grupos. en cambio. entendía que lo mejor y que me garantizaba resultados a corto plazo para el siguiente examen teórico. son positivos en el papel ……… Y luego . era copiar y plasmar la “extraña sabiduría momentánea” . Lo cual. se copia o plagia tanto las ideas como los trabajos que otros hacen. y que se le olvidó borrar la firma original... No me sorprendo. se encuentran actualmente con lo que llaman “Las Nuevas Tecnologías”.. por lo que una vez pasado un tiempo razonable.. Una norma que puede llevarte al fracaso.… Éstas. las inconformistas. imaginar. No tuvo que pasar demasiado tiempo para darme cuenta que en la “práctica” se vería si esa teoría la dominaba o más bien era fruto de una falsa.. ya que se “queman” o mueren por razones obvias.M. que fueron pioneros. hizo que me diera cuenta que al final engañamos a quien menos debemos engañar.. curiosamente algunas de éstas se crearon gracias a personas con gran imaginación y pocos medios.La Ley del Mínimo Esfuerzo y La Imaginación La ley del mínimo esfuerzo ha dejado de ser propia de los adolescentes para volverse casi la norma de una sociedad cada vez menos creativa. crear ideas. las personas del segundo grupo. lo que les impidió plagiar y además pusieron en marcha la idea original..E. aprovechan algo que les es innato. en náutica cuando se “trabaja” los resultados teóricos del examen . las del LME en primer lugar y las Creativas en segundo lugar.. dicen que “quien hace cosas. porque como mal estudiante en mi etapa juvenil.. cambia las cosas. estas ideas o trabajos copiados están abocados al fracaso.La Virgen del Carmen !!!!! En este grupo. a nosotros mismos.. un “amigo”. Creatividad y nuevas tecnologías Ambos grupos de personas.. deja las cosas como están “ Por otra parte.

tan importantes. cada vez más en función del conocimiento que tenemos de ellos y los valores adicionales que nos presta. estamos mejorando bastante el desarrollo y la finalización de los trabajos.enplenitud. ¡Que así sea! (*) nombres ficticios cosecha del autor Por Ángel Corbalán http://www. ¿nos guiarán y programarán por el “mundo perfecto”?¨¿Habrá margen para otras cosas.asp?notaid=10336#ixzz1QQylRu9d .Estos aparatos. algún error cometeremos ¿y como no?.com http://www. estos curiosos aparatos.. Ahora que gobiernos y empresas en una gran inversión probablemente consigan no sólo mejorar estas tecnologías. seguro que provocaremos una “crisis”…….Con las nuevas tecnologías. ¿será eléctrico? . ¿funcionará con algún medio ecológico? ¿O impedirá que el niño ande con sus pies con cierta independencia? . que nos escribirá los textos que tengan programados? . o sólo habrá que optar por el programa Michiscroft*. sino hacerlas llegar con más facilidad y más rapidez al individuo. Por lo tanto veremos a nuevas generaciones de jóvenes utilizando estos “aparatos” con tanta naturalidad como si de un miembro más de su cuerpo fuera. PaPatoogle* . La Bamborange* etc. seguro que con nuestras limitaciones. ¿Es posible que en algún campo o sector industrial o comercial haya crisis? Pues allí iremos con mucha imaginación.com/nota. Es entonces cuando se plantea por el que escribe.y así podremos recordar a D.metodocorbalan. que ocurrirá con el desarrollo del individuo ante estos “aparatos” y me planteo las siguientes preguntas: -¿Hará falta saber escribir con bolígrafo ó teclado?. Albert Einstein. cuando decía…” En los momentos de crisis sólo la imaginación es más importante que el conocimiento “ . otras alternativas? Afortunadamente pienso que siempre tendremos en cuenta el factor humano y su gran capacidad de improvisación y de estropearlo todo.El “andador” del niño.