Aprender a convivir en pareja

Mª José Carrasco

13
"El amor ha de ser aprendido y reaprendido; nunca existe final" Katherine Anne Porter "Lo que ha de durar una eternidad ha de tardar otra en hacerse” Baltasar Gracián
Pequeños actos cargados de afecto y hechos pensando en la pareja darán a la relación un empuje vivificador y confortante

CONSIDERACIONES PREVIAS Es un hecho evidente que los seres humanos a lo largo de sus primeras etapas de vida adquieren numerosos recursos y habilidades con el objetivo de llegar a ser adultos maduros y responsables. En el tema de las relaciones interpersonales, desde la infancia aprendemos a comunicarnos con los demás, a establecer relaciones de amistad, a relacionarnos con los compañeros del aula y posteriormente con los compañeros de trabajo. En el ámbito laboral, por ejemplo, hay una constante preocupación en la búsqueda de recursos y posibilidades que proporcionen el mejor rendimiento de los individuos ya que se ha constatado que unas relaciones cordiales y agradables dentro del grupo son un buen caldo de cultivo para un trabajo eficaz y fecundo. Surgen así departamentos de "recursos humanos" orientados a prevenir y allanar las posibles dificultades, y nadie se extraña de ello. Cuando nos centramos en el mundo de las relaciones de pareja se pone de manifiesto la dificultad existente para poder llevar a cabo algún tipo de preparación que posibilite la adquisición y/o potenciación de aquellas habilidades necesarias para llevar adelante una relación íntima. Los intentos de los progenitores u otras personas cercanas, orientados a alertar, aconsejar o prevenir, suelen ser vividos frecuentemente por las parejas recién formadas como experiencias que no tienen nada que ver con su nueva vida, un tanto alarmistas y pesimistas y cargadas de un subjetivismo que, en cierta

Por otro lado cuando la fuente de información proviene de foros más objetivos o profesionales las parejas viven sus consejos. En ocasiones. suelen funcionar cediendo uno u otro ante las pequeñas o grandes divergencias que aparecen. Aparecerán los momentos de irritación. en su obra sobre mitos maritales dice: los matrimonios felices se afirman sobre la capacidad de negociar. durante el noviazgo. pues. . pero esta estrategia no es una buena guía para conformar la vida en común. donde ambos aceptan responsabilidad por su propia felicidad" (Lazarus. es necesario que se lleve a cabo una serie de reajustes. períodos de tensión y malestar. una forma de actuar distante e independiente. Las parejas. no representativo de la forma de ser de su pareja. de desagrado. La pareja. Posteriormente. que no tiene en cuenta la gran premisa: Nosotros nos queremos". se convierte en tema de discusión cuando sigue dándose durante la convivencia. estos comportamientos se revelan como algo permanente y estable. Surge. únicamente posible en una convivencia estable. mecánico e incluso ridículo. problemáticas o conflictivas (por ejemplo. desarrollarse y acoplarse para que. la convivencia permitirá valorar al otro desde un punto de vista más ajustado a la realidad. pone en tela de juicio las claves que se quiere proporcionar. por ejemplo. Empiezan a ser fuente de conflictos aquellas diferencias entre los cónyuges que anteriormente habían sido fuente de atracción. el choque entre las expectativas y la vida cotidiana. que se encauce la relación por unas vías que posibiliten a ambos miembros de la pareja crear un espacio en el que desarrollar su intimidad de manera satisfactoria. regulado por el empeño mutuo en compartir una felicidad. Se pone a prueba la capacidad que cada uno tiene para aceptar compromisos. 1983). un comportamiento irascible o violento). Por todo ello. Para muchas parejas el inicio de esta vida en común está unido a las dificultades que la nueva situación les plantea. recomendaciones o reflexiones con un cierto escepticismo e incredulidad. El vivir juntos supondrá un aprendizaje cotidiano en donde dos personas tienen que aprender a desenvolverse. los novios interpretan como algo pasajero y transitorio. resultado de una situación de malestar ocasional o producto de unas circunstancias particulares a las que la vida en pareja pondrá fin. al no ser posible arreglar todas las divergencias según los criterios personales. un consumo excesivo de alcohol. Ya no es posible llevar a cabo únicamente conductas agradables para el otro. formen un conjunto enriquecedor. las "manías" personales. Además. Lazarus. que requieren su afrontamiento por las disputas que generan. entre ambos. transigir y evitar roles rígidos o imperativos categóricos. gastos desmesurados e incontrolados de dinero. tachando este tipo de acercamiento de algo frío.2 forma. que requiere conjuntar armoniosamente la búsqueda de felicidad personal y el deseo de felicidad para el otro. lo que para ellos es garantía de éxito. aquellas pautas de comportamiento vividas como no deseables. pues. atractiva en el noviazgo por el reto de la conquista. los enfados. Esto presupone un grado de madurez. en la convivencia. cuando decide convivir afronta un espacio de relación en el que entra cargado de ilusiones y buenos deseos: la cotidianidad.

junto a ti. sean cada vez menores. a veces ocupa un lugar secundario cuando la pareja comienza a convivir. centrándose el diálogo en temas relacionados con reparto de tareas. Estos ratos pueden ser breves en algunas ocasiones y más largos en otras. en donde se compartan aspectos de carácter íntimo y revelador.3 FACILITANDO LA CONVIVENCIA No sabrás lo que valgo hasta que no pueda ser. el cuidado mutuo y la reflexión personal ocupan lugares preferenciales. Gregorio Marañón Aunque existe una creencia bastante arraigada que basa la felicidad o infelicidad de una vida en común en cuestiones relacionadas fundamentalmente con la compatibilidad e incompatibilidad de los cónyuges. leer la prensa o escuchar la radio. sus necesidades. pero sí convienen que tengan asiduidad. En ambos casos es muy probable que las ocasiones de charla y conversación distendida. para que esta sea gratificante y placentera. ya que "no tiene nada interesante que contar". y se encierra en sí mismo desarrollando actividades incompatibles con la charla como ver la televisión. Así. las dificultades o trabas que los comportamientos de uno u otro cónyuge ponen al proceso de charla. En otras ocasiones. Es pues necesario que la pareja busque y reserve determinados momentos en los que puedan dedicarse el uno al otro sin interrupciones. hacen que sean cada vez menores los momentos dedicados a esta actividad. puede transformar la conversación en largos monólogos en los que las intervenciones del otro sirven básicamente como pie para seguir manteniendo el turno. O uno de los cónyuges puede adoptar un papel pasivo. lo que soy. las investigaciones y estudios llevados a cabo para contrastar esta hipótesis muestran que el éxito de una relación no se basa tanto en las similitudes y diferencias entre los cónyuges sino en cómo se manejan estas diferencias cuando surgen. La rutina y las necesidades del día a día hacen que se vayan abandonando esos momentos en los que ambos miembros de la pareja comparten sus experiencias. permaneciendo en un mutismo más o menos prolongado. la comunicación. que en las primeras etapas de noviazgo juega un papel fundamental en la experiencia de conocerse. frente a otras que la minarán y deteriorarán. tienen que ser capaces de expresar sus deseos. planificación de actividades u otros aspectos de carácter meramente funcional. a transigir. a tomar decisiones solidarias. Sin embargo. un cónyuge charlatán. La . puede convertirse en la vía por la cual logren crisparse mutuamente los nervios" (Feliu y Güell. que deja poco espacio para que el otro hable. sus sentimientos. En la convivencia cotidiana se pueden poner en marcha dinámicas que enriquecerán y afianzarán la relación. sean estas relevantes o triviales. Dentro de esas dinámicas. A lo largo (le su vida común. Feliu y Güell comentan a este respecto: "La comunicación es la vía de entendimiento entre dos personas. los cónyuges deben aprender a cooperar. La comunicación Los problemas de comunicación son una de las principales quejas que presentan las parejas con relaciones maritales insatisfactorias. El diálogo. 1992).

sin que sea necesario que se traten temas especialmente relevantes o profundo. Esto.. La charla se enriquece cuando se abordan aspectos personales. además. deseos y sentimientos. conviene reflexionar sobre el propio comportamiento. Los cónyuges con este tipo de creencia suelen. permiten además el rodaje de aquellas habilidades que cobran una especial importancia cuando la pareja discute asuntos más problemáticos por suponer. honesta y directa de las opiniones... El cónyuge. Al escuchar realmente. preguntar solicitando más información o pedir aclaración sobre la que se tiene. sino más bien vividos como un ponerse al corriente de lo cotidiano. de que se está siguiendo la charla. en donde el interlocutor atiende a lo que se le está transmitiendo. Entre las habilidades que favorecen el diálogo y la comunicación está el desarrollo de una escucha activa. procurando no actuar como un conferenciante que se limita a dar su lección magistral o como un “terapeuta" que cuando su pareja le cuenta algún problema o dificultad rápidamente emite su diagnóstico junto con una exposición detallada de los pasos a seguir.. El fracaso es vivido por ambos de manera negativa y . desea. tanto verbales como no verbales. Es importante resaltar que este tipo de habilidad se combina. confirmando la opinión del otro de que no se le entiende y así hasta el infinito. uno se interesa por lo que el otro transmite y ese interés se refleja en su intervención. No se da este tipo de escucha cuando los diálogos de los cónyuges transcurren en paralelo y el final de la intervención de uno es el pie para el inicio del monólogo del otro." En la charla de la pareja no hay nada que refleje que los cónyuges se han escuchado. dando señales. Ya llegará su turno cuando en la conversación se desplace el punto de mira y ahora sea el otro.". complementarla con una dificultad importante para comunicar sus aspectos más íntimos y personales por lo que colocan a las personas que conviven con ellos en una situación de indefensión. Existen parejas en las que uno. Cuando esto no es así y uno de los cónyuges monopoliza la conversación. cuando su pareja termina de hablar. Si un cónyuge manifiesta que su pareja es muy callada y que no habla. el otro se siente desplazado y puede intentar interrumpir para poder expresar su parecer. fundamentalmente. No hay conexión entre una información y la siguiente. resumir. en su intrascendencia. lo que en muchos casos supone la renuncia del otro a expresarse y en consecuencia la desconexión de lo que se le está contando. facilitar el abordar temas más personales o conflictivos cuando sea necesario. de manera especial. con un reparto equitativo del tiempo de habla. un enfrentamiento entre ambos. el que las dos partes dispongan de tiempo para exponer sus posiciones y que cada uno pueda escuchar relajadamente al otro es fundamental. la información rebota y no es recogida.4 existencia de estos períodos de conversación. o ambos cónyuges. Esta charlas. En un intercambio de información. por ejemplo. es decir la manifestación clara. parten de la premisa de que el otro tiene que poder adivinar lo que necesita. que da lugar a que el otro en su turno diga: "ahora que me acuerdo. comienza a su vez con un "por cierto. Esto implica asentir. el que escuche y atienda. emitiéndose pareceres u opiniones. le gusta o disgusta. Un tercer elemento importante en la comunicación hace referencia al contenido del mensaje. le molesta o quiere. a su vez molesta al que habla. sin dogmatismos ni descalificaciones frente a otras posiciones discordantes. que no se siente escuchado y repite de nuevo su discurso en busca de una mayor aclaración.

de descanso y de placer. dispensados al otro desde el afecto y el cariño. ofrecer ayuda. complacen y satisfacen. En segundo lugar. Es necesario por lo tanto colocarse en el lugar del otro y ofrecer aquello deseable o apetecible para el cónyuge. suelen ser vividos por el otro con irritación y desagrado. es importante que los cónyuge estén atentos para no confundir espontaneidad con descortesía y malos modales. El cuidado mutuo Toda relación de pareja se enfrenta. de tener importancia por lo que emiten conductas que suelen tener un impacto negativo en la convivencia. Algunas personas piensan que en el matrimonio la consideración y cortesía. que posibiliten momentos de diversión. Una vida marital satisfactoria lleva a la búsqueda de actividades que puedan ser compartidas de manera satisfactoria por ambos cónyuges. con el paso del tiempo.5 frustrante. dentro de este cuidado mutuo. son algunos de los ingredientes básicos a considerar para una convivencia gratificante. La cortesía y el respeto. 1994). Conviene. El hacer pequeños favores. generándose sentimientos de enfado. tristeza e incomprensión. El sociólogo Francesco Alberoni ha escrito: "intentar cosas nuevas a dúo es una forma de recrear el estado de enamoramiento” (Alberoni. sus interacciones irán progresivamente volviéndose aburridas y monótonas. pequeños actos cargados de afecto y hechos pensando en la pareja darán a la relación un empuje vivificador y confortante. Comportamientos del tipo: interrumpir al cónyuge cuando está contando una anécdota para "dar su versión". en su inicio. resaltar y comentar de forma apreciativa todos aquellos aspectos de nuestro cónyuge que nos agradan. por agitada que sea la vida que lleve la pareja. 1986). hay que recordar que lo más apreciado suele ser lo inesperado y no solicitado. corregir algún fallo o desliz del cónyuge en público o comentar “jocosamente" con familiares o amigos lo errores o despistes cometidos por nuestra pareja. Sólo puede darse "adivinación" cuando se complementa con un buen proceso de comunicación entre ambos cónyuges. Esto afectará a cualquier área de la relación como el intercambio de información. “La admiración es tan preciosa en las relaciones amorosas y humanas porque significa un . además. que se considera necesaria en toda relación social. alabar. dejan. El fenómeno responsable de esta situación es habituación. pensar en pequeños detalles cotidianos que facilitan el día a día y ponerlos en práctica irán dando forma a una vida en pareja grata y estimulante. Una última consideración a tener en cuenta y que juega un papel importante en la convivencia es el valorar. Por un lado. eran vividas como placenteras. No se requieren grandes gestos o sacrificios en esta búsqueda de la sorpresa y la demostración de amor. que en la convivencia se promueva la oportunidad de complacerse mutuamente con generosidad y consideración. Cómo señala Cáceres: "no importa la intención con que hacemos las cosas. En la medida en que una pareja no altere su repertorio para competir con el desgaste y se aferre a sus rutinas iniciales. Es importante aquí tener en cuenta dos consideraciones. Además. sino su impacto en el otro" (Cáceres. a una disminución del valor gratificante de aquellas actividades que. las personas tienen tendencia a dar lo que desean recibir y se olvidan de las preferencias del otro. las actividades lúdicas o las relaciones sexuales.

y que juega un papel vital en la creación de una unión estable y satisfactoria es el apoyo emocional que los cónyuges se dispensan entre sí. su forma de actuar en la relación. Recordar al otro todos aquellos aspectos que nos atraen de él. confundiendo amor con fusión y considerando al otro. merece la pena destacar. Las creencias poco realistas acerca de la relación son un predictor potente de conflicto en la pareja cuando son inflexibles. o "Mi pareja. Cuando esto no ocurre así y se intenta ajustar la realidad a las expectativas. recelo y hostilidad. 1994). Algunas parejas con relaciones conflictivas mantienen creencias del tipo: "Cualquier forma de desacuerdo es destructiva”. debería de conocer de forma intuitiva mis necesidades y sentimientos".6 reconocimiento de nuestros valores. o "Si hay verdadero amor no debe haber comportamientos desagradables". sí me quiere. crea un marco afectivo de valoración y aprecio en el que los comentarios negativos y las críticas serán aceptados mejor ya que se transmiten desde la aceptación y el respeto. focalizando nuestra atención en lo que es motivo de orgullo y transmitiéndoselo. Uno de los aspectos más valorados en toda relación de pareja. De entre todos aquellos aspectos personales que pueden ser objeto de reflexión y análisis. la vida en común se convierte en un campo de batalla empapado de frustración. 1990). que obliga a tomar en cuenta a la otra persona a la vez que se renuncia a cierto grado de control autónomo sobre la propia vida. sus reacciones y sentimientos ante los comportamientos del otro. de forma individualizada. distinto. “Los debe y no debe constituyen un mil que protege al cónyuge de sentirse vulnerable" (Beck. dictan funcionamientos imposibles de mantener y son tan extremas que su cumplimiento lleva implícito un alto costo para la persona. La convivencia proporciona la posibilidad de ir ajustando estas expectativas a la realidad con el consiguiente desaliento en algunos casos y el placer y la satisfacción en otros. Muchas de estas creencias están apoyadas en la no aceptación del otro como alguien diferente. qué proporciona a la relación y al cónyuge. . sino como una prolongación de uno mismo. este tipo de comportamiento decae en la convivencia diaria. por su relevancia. qué espera de esa relación y de su cónyuge. Junto con las creencias y las expectativas otro tema importante que puede ser objeto de reflexión es la responsabilidad emocional. de nuestro ser" (Gaja. En este proceso de construcción es conveniente que cada miembro dedique algún tiempo a valorar. con virtudes y defectos. las expectativas y creencias que se pueden tener respecto a la relación y al cónyuge. Parecería que ya no es tan necesario transmitir al otro lo positivo. La reflexión personal La vida en pareja supone el acomodo de dos individualidades de tal forma que entre ambos conformen una convivencia satisfactoria. Mientras que en las primeras etapas del noviazgo es frecuente que ambos miembros de la pareja muestren al otro su admiración y se intercambien con frecuencia elogios y alabanzas. lo que supone un aumento de las críticas junto con la disminución de las alabanzas. A través de este apoyo los cónyuges saben que pueden contarle al otro sus problemas. de tal forma que de ese examen puedan surgir algunas revelaciones que proporcionen luz y sirvan de ayuda en este proceso de construcción de la relación. a la vez que se considera imprescindible señalar aquellos funcionamientos valorados como negativos. no como un ser separado.

de comprensión. En un clima de mutuo entendimiento los dos miembros de la pareja tienen que aprender a conectar con su pareja. con un resentimiento acumulado por los problemas no afrontados. al vivirlos como propios. posiblemente la mejor ayuda sea respetar los sentimientos del otro. en cualquier cosa. lo que generará a su vez enfado y así en una espiral triste y agobiante. brindándole el apoyo emocional que necesita y aconsejando y proponiendo soluciones cuando éstas son solicitadas. antes en ellos más se confirma y fortalece. En esta situación. el otro estará ahora enfadado por no haber sido aceptado en sus intentos previos de disipar el mal humor. la decepción surge por la imposibilidad de alguno de los cónyuges de asumir los sentimientos negativos del otro. son dificultosos y que no padece esta regla excepción en los casos de amor. generando una situación de enrarecimiento. sin sentirse enfadado por ello. frialdad y discordia en el ambiente familiar. La relación establecida bajo estas bases se encontrará. con grandes silencios seguidos por explosiones incontroladas en las que se vuelcan a la vez todos los temas sin resolver. el silencio o el malestar del cónyuge. Todos los principios. cuando surgen los primeros problemas. cuando se le cuentan problemas o dificultades. En las parejas en las que no se desarrolla este sentimiento de apoyo. evitando tratar abiertamente los conflictos. En esta situación. los cónyuges adoptan una actitud pasiva. creyendo que de esta forma se contribuye a la armonía familiar. logrando que se supere la situación de una manera satisfactoria para ambos. no apoyada. o bien muestran su eficacia. o bien imposibilitan el entendimiento y la solución negociada. Es en estas situaciones cuando se ponen a prueba las habilidades en comunicarse que tiene una pareja y. los cónyuges se vuelven distantes. Algunos cónyuges. Cada persona es responsable de lo que siente y si los intentos de acercamiento no son útiles. con la consiguiente sensación de frustración. alejados. Las parejas con una relación satisfactoria no se diferencian de aquellas cuya relación es insatisfactoria en el número de problemas que tienen. conocer cómo maneja sus emociones negativas y cómo desea que se le ayude en este proceso. Cuando a un cónyuge se le pase el enfado.7 temores o dificultades con la seguridad de que se es comprendido. con sentimientos de desconfianza y de recelo. todas las parejas se van a enfrentar a una serie de conflictos. Si ante el enfado. con dificultades. poner en voz alta lo que sentía o le preocupaba. sino en la forma de abordarlos. En otras ocasiones. se siente rechazada. problemas que resolver o discrepancias que afrontar. Para poder prestar este apoyo y ayuda de la manera más eficaz posible es necesario que cada cónyuge sea capaz de mantener la suficiente distancia emocional del problema. la otra persona que únicamente deseaba ser escuchada. se lanzan a proponer soluciones con el objetivo de hacer desaparecer que les genera malestar. Miguel de Cervantes En su convivencia. la consiguiente imposibilidad para abordar eficazmente los conflictos irá . En ocasiones. rigiéndose por normas del tipo: "esto es normal al principio y con el tiempo todo se arreglará". a la larga. el otro miembro de la pareja interviene para erradicarlo y no tiene éxito se genera un clima de desasosiego y tirantez del que cuesta salir.

Otras parejas. y cuestionarse la propia conducta y modificarla” (Mager. la amenaza. de una forma exhaustiva y agotadora. los "silencios" y los reproches que el otro miembro de la pareja cambie. buscando el compromiso y la cooperación. mediante la retirada afectiva. Normalmente. Así. al no implicar compromiso. y favorecen la búsqueda de soluciones. Por su parte. el defenderse frente a lo que es vivido como una acusación del otro. viendo el mundo como lo ve. Sin embargo. es decir. buscando resolver la situación a expensas de la pareja. es decir. Tales cónyuges intentarán mediante la coacción. que progresivamente se olvidan y abandonan por lo que el conflicto resurge. Otra de las estrategias posibles y que está más relacionada con insatisfacción y malestar implica la utilización de métodos "coercitivos" para generar los cambios deseados. se observan una serie de pautas o comportamientos que facilitan el entendimiento mutuo. en esta comunicación la pareja nunca llega a comprometerse seriamente en los reajustes necesarios para que la situación cambie. el reconocimiento del derecho que el otro tiende a sentir lo que siente. el menosprecio o. con la consiguiente ausencia de compromiso en la puesta en práctica de las alternativas elegidas. adaptarse al otro y satisfacer recíprocamente las necesidades. opiniones y puntos de vista de cada uno. la discusión se vuelve útil y enriquecedora cuando los cónyuges tienden a "validar". a expresar. con una queja-acusación propia. en unas vagas promesas de cambio no especificado. Esto transforma la discusión en un rosario de queja-contraqueja. Cuando se analizan las formas en que parejas bien avenidas abordan sus discusiones. por el contrario. empleando tiempo y energía en la transmisión de sentimientos. cuando se establecen. en donde el tema de origen queda abandonado y la pareja corta la discusión por agotamiento sin saber de qué se estaba discutiendo y sin haber resuelto nada tras la discusión. A la hora de centrarse en las soluciones. vienen a través de la imposición o la incapacidad para seguir argumentando. Las soluciones. no se trabaja en una búsqueda responsable de las posibles soluciones ante el conflicto. las parejas más armoniosas tienden a entremezclar acuerdos con propuestas de solución. no suelen ser llevadas a la práctica o se abandonan al poco tiempo de su implantación. también. a través de sus comportamientos tanto verbales como no verbales.8 generando en cada cónyuge un poso de desesperanza y una sensación de impotencia para encauzar su relación de una manera más gratificante. las parejas llegan a utilizar este tipo de pautas cuando el empleo de otros métodos no ha resultado eficaz y se enfrentan a los problemas con una carga de sentimientos negativos hacia el otro. Todo queda en una nebulosa de buenas intenciones. 1995). frente a parejas con relaciones más conflictivas. . Cuando se trata de una pareja con una relación conflictiva es frecuente que se utilice “la contraqueja”. Se parte de la idea de que lo único que puede lograr que el conflicto se resuelva es que el otro cambie de actitud y comportamiento ya que es “Ia causa de que las cosas no funcionen". en las parejas con relaciones más insatisfactorias es frecuente que las propuestas no vayan acompañadas de acuerdos y tiendan a hacerse en tonos negativos. desarrollan la habilidad de "hablar sobre los problemas". se da un sometimiento aparente pero. "Sólo pueden discutir correctamente dos personas que estén dispuestas a: tomarse tiempo para hablar con el otro de las dificultades.

• Evitar la utilización de cualquier forma de expresión punitiva aversiva. El objetivo de la fase de solución de problemas es llegar a una decisión que elimine el problema y mejore la relación. permite que cada persona escuche atentamente. En esta fase no es conveniente que se expongan soluciones. queda relegada a un segundo plano. desagradable o que genera malestar lleva en ocasiones a que el centro de la discusión se desplace a las intenciones ya que el otro miembro se siente obligado a defenderse de la acusación que se le hace y. El objetivo es llegar a una comprensión mutua de lo que se está exponiendo. en una pelea en la que el interés fundamental se centra en mostrar el propio enfado o en humillar al otro. Planteando el problema: • Discutir los problemas de uno en uno. sin embargo es más sencillo intentar resolver un problema. actitudes o sentimientos del otro. El achacar al otro malas intenciones cuando se comporta de una forma que es vivida como molesta. y el entendimiento y comprensión de lo que se está trasmitiendo para el que recibe el mensaje. la queja planteada. El llevar a cabo esta tarea. Con vistas a trabajar en este aspecto concreto de la comunicación es conveniente seguir una serie de pautas. La primera centrada en el planteamiento del problema y la segunda centrada en la solución del problema. evita las interrupciones e incrementa las posibilidades de que cada cónyuge adopte las perspectivas del otro. con numerosos ejemplos y buscando las causas en circunstancias del pasado. Se resalta el aspecto de la brevedad porque las parejas. llegando a la fase de resolución en un estado de agotamiento que imposibilita alcanzar un . En esta fase hay que evitar el volver a la fase de planteamiento analizando causas del problema o recopilando ejemplos de las diversas formas en las que puede darse. Si el objetivo de la comunicación es la colaboración y el compromiso. La discusión se transformará. Aunque en una relación es fácil que los problemas estén conectados. más bien. los cónyuges pueden funcionar con ideas erróneas y discrepantes respecto a la naturaleza del conflicto. • Ser específico y breve. que varios a la vez. Los problemas deben definirse de forma precisa resaltando los comportamientos que engloban y los sentimientos que se generan. aunque a veces puede parecer absurdo y mecánico. cualquier forma de castigo o intento de venganza impedirá que dicho propósito se alcance. tras una descripción cuidadosa de lo que es el conflicto para el que lo plantea. • Evitar hacer inferencias sobre motivaciones. Es conveniente que cada cónyuge comience sus respuestas a los planteamientos del otro presentando un resumen de lo que el otro ha dicho. Esto tiene una gran importancia ya que cuando la descripción del problema es vaga o ambigua. en numerosas ocasiones. Así el interlocutor tiene posibilidades de comprobar si está siendo entendido y si el resumen es exacto. • Parafrasear.9 Una interacción en resolución de problemas implica distinguir dos fases claramente diferenciadas. exponen de forma prolija el problema. Durante la fase de planteamiento el objetivo es alcanzar una definición clara y específica del problema.

• Las soluciones deben ser especificas y enunciadas en términos claros y descriptivos. permite que surjan soluciones creativas. generar el mayor número de soluciones posibles. en otros casos. generándose enfrentamientos sobre si eso fue lo acordado o no. toda una gama de sentimientos negativos que nos generan estados afectivos desagradables. Si la expresión de los sentimientos positivos es deseable de . Cuando el que expone una queja admite la posible responsabilidad que puede tener en la creación del problema es más fácil que el otro acepte la queja y la crítica sin sentirse atacado o culpable. • Admitir responsabilidad. el una relación de pareja. que confunden la fase de explicación con la fase de solución. Piensan que el poder explicar un comportamiento es una razón para no hacer algo para modificarlo. es fácil que en muchos problemas de la relación contribuyan ambos cónyuges. disfrutando en algunos casos de toda una serie de emociones gratificantes que nos hacen sentirnos bien con nosotros mismos y con los demás o experimentando. Esto es útil ya que hace que la pareja salga de los caminos trillados busque nuevas formas de abordar las posibles soluciones y. Si la solución se queda en una serie de buenas intenciones y planteadas de una forma vaga. pero no razones y excusas para evitar centrarse en el problema y buscar posteriormente una solución. además. cada uno puede interpretar el acuerdo a su manera.10 buen acuerdo. Buscando soluciones: • Centrar la discusión en las soluciones. Hay parejas. es mucho más sencillo llevarlo a cabo. sin descartar en este punto ninguna. Es difícil que se acepte cambiar algún aspecto del propio comportamiento. en alguna ocasiones. Manejando sentimientos Los sentimientos en las relaciones humanas son un tema de gran importancia. Es conveniente que se intente. • El cambio debe basarse en el compromiso y la cooperación. viviendo la situación como un paso para una vivencia más enriquecedora y no como una imposición o exigencia. si no se percibe una aceptación y afecto que facilite el costo que ello implica. o sobre si lo estipulado se cumplió o no. Los seres humanos respondemos emocionalmente ante el comportamiento tanto propio como ajeno. Cuando se especifica muy claramente lo que cada uno se compromete a hacer. Es conveniente que en la solución se impliquen los dos cónyuges. Evidentemente esto no quiere decir que se deba admitir la responsabilidad en un problema cuando se piense que ésta no existe pero. ya que lo que se quiere es terminar de una vez. La idea fundamental es ser imaginativo y no censor. El que los dos miembros de la pareja se impliquen en el cambio posibilita que ambos se sientan comprometidos en el acuerdo alcanzado. ingeniosas e incluso divertidas lo que facilita un ambiente más distendido. Las causas son factores que deben tenerse en cuenta.

no lo es menos la expresión de los sentimientos negativos. sin acusaciones ni críticas. o de otra persona. el mal humor o la rabia aparecen periódicamente en la convivencia diaria cuando. ve como el otro niega sus sentimientos y se encierra en un silencio culpabilizador. cómo lo interpreto. estableciendo así un importante vínculo con el otro. Los sentimientos negativos son valiosos y es necesario prestarles atención. y no de culpabilizar o castigar. reprimen sus emociones. pero cuando quiere hacerlo explícito preguntando qué es lo que le sucede. Más correcto sería decir "estoy de mal humor" o "estoy enfadado". Reconocer y aceptar las emociones negativas para posteriormente informar y compartir con el cónyuge estos sentimientos es el único camino a través del cual las parejas enriquecen su relación y crean un clima de confianza y seguridad.11 cara a una mayor armonía y bienestar en la convivencia. En este tipo de conducta las personas. la frustración. la irritación. Algunas personas no son capaces de expresar los sentimientos negativos de una manera positiva o constructiva. bien por temor. La tristeza. Esto no quiere decir que el sentimiento no sea válido o importante o que el cónyuge no se vea afectado. Es cierto que el estado de ánimo puede estar en relación con algún comportamiento del cónyuge. pero es la valoración que hago de ese comportamiento. el enfado. La pareja se ve así imposibilitada para abordar de forma franca y esclarecedora aquello que está generando conflicto y malestar y los cónyuges se irán aislando emocionalmente uno del otro al no saber cómo hacer frente a la situación. Esas emociones ocultas se exteriorizan normalmente a través de una serie de comportamientos no verbales corno los silencios". otras personas no hacen lo que se espera o se necesita de ellos. describiendo la situación o la conducta que ha desencadenado este sentimiento. Esta reflexión permitirá hablar del motivo del enfado. Expresar el enfado o malestar de forma constructiva implica reflexionar para identificar con precisión aquello que nos genera este sentimiento. Una manera de manejar de forma destructiva los sentimientos negativos es la que se identifica como agresión. El enfado puede ser vehículo para intimar y amar" (Sellner y Sellner. si es posible. lo que lleva a que se viva de esa manera y no de otra. Es frecuente escuchar expresiones del tipo "me pones de mal humor" o "me sacas de quicio" y sin embargo es uno mismo el que se pone en este estado de ánimo. . Una forma constructiva de expresar estos sentimientos negativos es asumir nuestra responsabilidad por lo que sentimos. por ejemplo. La expresión del afecto negativo. La expresión en la pareja de estos sentimientos facilitará la comprensión entre los cónyuges y la relación se verá fortalecida o debilitada dependiendo de cómo se manifiesten y cómo se responda ante ellos. posibilitará identificar fuentes de conflicto y cambiar. o por no considerar adecuado exponer de forma explícita algo tan íntimo y personal o incluso por no saber cómo hacerlo. 1989). o determinados tonos de voz. las ocultan y van acumulando una carga de hostilidad y rencor hacia el otro. cuando experimentan enfado. las "caras largas". con el objetivo de informar.pasiva. malhumor o se sienten agraviados. el modo de interacción. El cónyuge que se enfrenta a estas señales percibe el malestar y la hostilidad subyacente.

especialmente en aquellos casos en los el estado emocional surge por cuestiones ajenas a la pareja. surgirá el mal humor. qué podría hacer usted para abordar lo que le desagrada. aceptando las críticas. En otras ocasiones. ¿Se tienen en cuenta en sus charlas las recomendaciones que aparecen en el texto sobre la comunicación? ¿Cuáles son sus temas habituales de conversación? ¿Qué le agrada de las conversaciones con su cónyuge? ¿Qué le desagrada en las conversaciones con su cónyuge? Piense. Piense en las ideas que tenía sobre el matrimonio antes de comenzar a convivir con su pareja. Tome como referencia los dos últimos meses y piense: ¿Qué puede hacer usted para que su cónyuge se sienta querido y cuidado? ¿Lo ha puesto en práctica en este período de tiempo? ¿De qué forma le hace saber su cónyuge que se siente querido y cuidado? ¿Qué puede hacer su cónyuge para que usted se sienta querido y cuidado? ¿Lo ha puesto en práctica en este período de tiempo? ¿De qué forma le hace saber usted a su cónyuge que sé siente querido y cuidado? 4. En ocasiones. ¿Que es lo que más le atrajo de su cónyuge cuando le conoció? ¿En la actualidad le sigue atrayendo por lo mismo? ¿De qué forma se lo transmite? ¿Qué es lo que más valoraba de usted su cónyuge cuando se conocieron? ¿De qué forma se lo transmitía? ¿En la actualidad qué es lo que su cónyuge valora de usted? ¿Cómo se lo transmite? 3. contento y con un ánimo conciliador. la pareja puede ir aprendiendo a manejar estas situaciones con una mayor eficacia si previamente los dos cónyuges han hablado sobre lo que necesita cada uno cuando estas emociones surgen. En definitiva. teniendo en cuenta lo comentado en el tema de comunicación. y cuando el enfado o el malestar lo suscitan aspectos de la relación. es conveniente intentar calmar al cónyuge. basta con escuchar de forma comprensiva el discurso del otro. Analice la forma de comunicarse que tienen usted y su cónyuge. y por muy diversas razones. Combatir el enfado con el enfado es una forma de negar al otro sus expresiones de malestar y sus vivencias negativas. No siempre se estará de buen humor. SUGERENCIAS PARA EL TRABAJO PERSONAL 1. 5. ¿Cómo suele responder usted ante los problemas personales de su cónyuge? ¿Es satisfactorio para su cónyuge? ¿Por qué? ¿Existe algún problema que su cónyuge no pueda tratar con usted? ¿Tiene esto algo que ver con su forma de responder? 6. . a la vez que se intenta aclarar el problema. qué pautas de actuación van a poner en marcha y qué compromisos pueden asumir para intentar que estas experiencias sean liberadoras y una oportunidad para profundizar en la relación. ¿Cómo se suele enfadar usted? ¿Qué hace? ¿Le suele expresar a su cónyuge su enfado. si no está relacionado con él? Cuando está enfadado ¿cómo quiere que se comporte su cónyuge? ¿Se lo ha dicho? Piense de qué manera puede ayudarle su cónyuge a que se le pase un enfado más rápidamente. la irritación y el enojo. Aprender a dar un tratamiento eficaz al enfado del otro es algo que se necesita desarrollar. ¿Cree que estas ideas eran realistas? ¿Por qué? ¿Se cumplieron sus expectativas? ¿El no cumplimiento de alguna de las expectativas que tenía ha afectado de alguna forma a la relación? En el caso de que la relación se haya visto afectada de forma negativa ¿han hecho usted y su cónyuge algo al respecto? ¿Por qué? 2.12 En los sentimientos negativos no sólo es importante cómo expresarlos sino también cómo reacciona el cónyuge ante ellos. A veces.

(1994): Vivir en pareja.T. 8. J.A. revisando los consejos expuestos. SELLNER. Intente ver de qué forma siguen las pautas recomendadas para plantear los problemas y si las incumplen. F. BIBLIOGRAFIA ALBERONI. Bilbao: Ediciones Deusto. (1994): Enamoramiento y amor. Barcelona: Paidós CACERES. y GÜELL. GAJA. Madrid: EDAF: LAZARUS. ¿Le ha gustado cómo ha enfrentado usted esta crisis? ¿Piensa que podría haber actuado de otra forma más satisfactoria? Especifique algunos comportamientos que en un futuro a usted le gustaría poder llevar a cabo y que aliviarían situaciones conflictivas con su pareja. (1986): Reaprender a vivir en pareja. FELIU. Piense cómo. Barcelona: Martínez Roca.A. (1992): Relación de pareja. Barcelona: Integral. J. los conversamos o esperamos que se pasen solos? . (1989): Cómo mejorar la relación sentimental hombremujer. (1985): Mitos materiales. MAGER. ESPOSOS (Miguel Ortega) 1) ¿Qué momentos de encuentro más profundos hemos tenido en este último tiempo? 2) ¿Qué piensan nuestros hijos de nosotros corno pareja? ¿Cómo nos ven? 3) Nos damos los momentos necesarios para dialogar. A. Reflexione de qué forma este capítulo le puede ayudar en su vida de pareja. M. Buenos Aires: Editorial IPPEM. para decir lo que sentimos y para escucharnos con delicadeza? 4) ¿Nos ayudamos a superar nuestros defectos o los usamos liara agredirnos? 5) ¿Sabemos pedir perdón y agradecernos? 6) ¿Cómo actuamos en los momentos de conflicto? ¿Los enfrentamos. 9. plasmándolo en comportamientos concretos. Barcelona: Gedisa BECK.13 7. Barcelona: Plaza y Janés.H. (1990): Con el amor no basta. M. J. y SELI-NER. (1995): Guía para mejorar la relación de pareja. ¿Cómo discuten usted y su cónyuge? ¿Cree usted que su forma de actuar puede dificultar la discusión? Piense en las últimas discusiones que han tenido usted y su cónyuge. R. ¿Expresa su cónyuge los sentimientos positivos y negativos que tiene? ¿Cree usted que su comportamiento influye para que esto sea así? Piense en alguna crisis intensa que se haya dado a lo largo de su convivencia. A. puede mejorarse su manera de solucionar los problemas y qué cambios concretos tendrían que darse en su forma de comportarse en estas situaciones. Analice la forma que tienen usted y su cónyuge de buscar soluciones y haga un balance sobre su eficacia. K.

14 7) ¿Qué nos pediríamos con mucha franqueza. para que nuestro amor sea más pleno y total? 8) ¿Hemos ido perdiendo algunos valores con el tiempo? ¿Cuáles? 9) ¿Tú sientes quo yo te amo mucho? ¿Yo siento el amor que tú me tienes? 10) ¿Cómo podemos crecer en nuestro afecto. en especial en mis valores y en la vivencia de mi fe? . en nuestra comunicación y en el cariño que entregamos? PADRES 1) ¿Qué sé yo de cada uno de mis hijos? 2) ¿Cómo los describiría? 3) ¿Cuánto tiempo les dedico? 4) ¿Me intereso por lo que a ellos les sucede? 5) ¿Les doy confianza para dialogar amistosamente? 6) ¿Qué imagen de Dios yo les proyecto? 7) ¿Los reto.. que los amo? 9) ¿Se notan preferencias muy marcadas en mis afectos? 10) ¿Pongo en práctica lo que a ellos les exijo. les grito. les pego. sin lugar a dudas. les insulto? 8) ¿Les hago sentir.