42 2.3.

Energía en un sistema Ya hemos demostrado que las energías cinética y potencial de algún sistema dado pueden cambiar como resultado del trabajo que mediante fuerzas externas se ejerce sobre ellos. Ahora vamos a usar el concepto de trabajo para ampliar el concepto de energía. Para ello se necesita también una ley fundamental de la naturaleza, derivada de la experiencia. Esta ley es la primera ley de la termodinámica. 2.3.1. La primera ley de la termodinámica Este es un principio universal de la naturaleza. Para entenderlo, debemos primero escoger un sistema cerrado que puede cambiar de un estado inicial 1 a un estado final 2 única y exclusivamente por medio de trabajo. Cualquier proceso en el que el sistema interacciona única y exclusivamente por medio de trabajo es un proceso adiabático. Evidentemente, habrá varios procesos adiabáticos distintos por medio de los cuales el estado del sistema pueda cambiar de 1 a 2, pero para todos ellos, el trabajo realizado será el mismo: Muy importante: Decimos entonces que el trabajo hecho adiabáticamente dependerá única y exclusivamente de los estados inicial y final del sistema y no de los detalles de proceso adiabático en sí. Lo anterior se postula en base a evidencias experimentales y observaciones que se han hecho desde la primera mitad del siglo XIX. James Joule fué el primero en llevar a cabo experimentos encaminados a esclarecer lo anterior. Joule se dedicaba a la producción de cerveza en Manchester, Inglaterra. En 1838, a la edad de 19 años, se interesó en los motores eléctricos. En sus experimentos para mejorarlos, descubrió que el trabajo mecánico podía convertirse en calor y que se necesitaban aproximadamente 800 ft-lb de trabajo mecánico para elevar la temperatura de 1 lb de agua por 1°F. Estos resultados, presentados en 1844 ante la Real Sociedad, fueron rechazados por la comunidad científica de la época. No fué sino hasta dos años después que su trabajo despertó el interés de otro joven, William Thompson (que mas adelante se convirtió en Lord Kelvin), quien empezó a dar crédito a sus ideas. Posteriormente en 1849 y con la ayuda de Michael Faraday, Joule presentó a la Real Sociedad el

43 trabajo titulado “Sobre el Equivalente Mecánico del Calor,” mismo que fué publicado en 1850 en las Philosophical Transactions. De ese artículo histórico transcribo el último párrafo:
Entonces concluyó, considerando lo demostrado por los experimentos contenidos en éste artículo— 1°. Que la cantidad de calor producida por la fricción de los cuerpos, ya sean sólidos ó líquidos, siempre es proporcional a la cantidad de fuerza ejercida y, 2°. Que la cantidad de calor capaz de aumentar la temperatura de una libra de agua (pesada en el vacío y tomada entre 55° y 60°) por 1° Fahr. requiere para su evolución el gasto de una fuerza mecánica representada por la caída de 772 lb. a través del espacio de un pié.

El comité que revisó el trabajo como condición para ser publicado, por considerarla “sin fundamento, ” eliminó una tercera conclusión que establecía que la fricción consiste en la conversión de trabajo mecánico en calor. Han transcurrido ya mas de 150 años durante los cuales se han hecho cientos de experimentos. Se han detectado ligeras variaciones al postulado de que el trabajo será el mismo para cualquier proceso, con la condición que sea adiabático. Esas variaciones pueden atribuirse a error experimental y no a que el postulado sea falso. Así, el postulado arriba mencionado se adoptó como un principio fundamental, que se conoce como la primera ley de la termodinámica. Esta es independiente del tipo de sistema ó del tipo de interacción trabajo. 2.3.2. Cambio de energía Si aceptamos que el trabajo realizado adiabáticamente entre un par de estados, podemos aceptar que éste represente alguna propiedad del sistema. Ahora bien, no podemos introducir aquí la confusión de que el trabajo sea una propiedad del sistema. Ya hemos dicho que éste es una característica del proceso y que no es una propiedad. Lo que estamos diciendo es que el trabajo, cuando se realiza adiabáticamente, define el cambio de alguna propiedad del sistema. Ilustramos lo aterior en la figura 2.6, donde se representan dos estados de un mismo sistema y 3 formas adiabáticas de producir el cambio de uno a otro. Aunque los procesos adiabáticos sean

44 diferentes, los dos estados están separados por la misma “distancia,” definida por las propiedades que los caracterizan.

Edo. 2

(a) (b) (c)

Wadiab

Edo.1

Fig. 2.6 Dos estados de un sistema. (a), (b) y (c) son tres procesos adiabáticos distintos y Wadiab es el trabajo adiabático necesario para el cambio. Escogemos E como el símbolo para ésa propiedad, que llamamos energía y decimos que la diferencia de energía entre los estados inicial (1) y final (2) del sistema, ∆E es: ∆E = E2 - E1 = -Wadiabático (2.16)

Donde Wadiabático es el trabajo neto adiabático necesario para llevar al sistema del estado 1 al estado 2. El signo negativo se requiere para indicar que se necesita hacer un trabajo sobre el sistema para hacerlo que cambie de estado. Como lo único que nos interesa es el cambio de estado del sistema, podemos asignar cualquier valor a E1. En general, en termodinámica nunca nos preocupamos por los valores absolutos de la energía, para ningún estado. Solamente ∆E tiene un significado, que es: ∆E = Efinal - Einicial 2.3.3. Energía interna, U

45 Nuestro símbolo para energía, E, denota la energía total de un sistema, que incluye a las energías potencial, cinética, química, etc: ∆E = ∆Ep + ∆Ec + … Sería muy difícil enumerar todos los tipos diferentes de cambios de energía posibles para los distintos sistemas. Otros ejemplos de energía son:
(a) El trabajo mecánico hecho sobre un resorte hace que el resorte almacene energía mecánica porque la energía del resorte aumenta. (b) El trabajo eléctrico hecho sobre una batería para recargarla hace que la batería almacene energía electroquímica porque la energía de la batería aumenta.

Ahora bien: cuando se suministra trabajo por agitación vigorosa a un fluído (un gas ó un líquido) contenido dentro de un recipiente cerrado por todo el tiempo necesario hasta que se alcance algún estado de equilibrio, tendremos que la energía del gas habrá aumentado (como el resorte ó la batería de los incisos (a) y (b), arriba.

Gas Edo.1

Gas Edo.2

Fig. 2.7. Proceso por el cual se aumenta la energía de un gas exclusivamente por medio de trabajo (proceso adiabático). Al igual que el resrte ó la batería, el gas habrá aumentado su energía sin que el proceso descrito hubiera modificado ni su energía cinética, ni su energía potencial ni su naturaleza química. Al tipo particular de energía que ha aumentado se le conoce como energía interna, U. Así, tendremos que el cambio de energía total de algún sistema, deberá incluír a la energía interna. Suponiendo un sistema químicamente estable,

46 ∆E = ∆Ep + ∆Ec + ∆U (E2 -E1) = (Ep2 - Ep1) + (Ec2 - Ec1) + (U2 - U1) (2.17)

En ingeniería termodinámica, el cambio total de energía puede describirse según la ec. 2.17, que nos dice que ésta cambia como resultado de tres contribuyentes macroscópicas: el cambio de energía potencial, el cambio de energía cinética y el cambio de energía interna. Esta ecuación es suficiente para prácticamente todas las situaciones de importancia en termodinámica. De la ec. 2.17 es obvio que las unidades de todas las formas de energía (cinética, potencial, interna y total) son las mismas: el Joule, J (1J = N m). La aparición de la energía interna como una forma macroscópica de la energía es un gran paso adelante en nuestro estudio porque ahora tenemos un concepto de energía distinto al de la mecánica y que es característico, único y propio de la termodinámica. Posteriormente aprenderemos a evaluar la energía interna en sistemas gaseosos, líquidos y sólidos, a partir de datos experimentales. Para madurar nuestra idea de la energía interna, consideremos uno sistema simple y común: un gas contenido en un tanque cerrado. Tenemos así un sistema cerrado de paredes rígidas. Pensemos en la energía que se deriva de los movimientos y configuraciones de todas las moléculas, átomos y partículas subatómicas que componen el sistema. Las moléculas (y/o átomos) que componen el sistema se mueven totalmente al azar y chocan entre sí y con las paredes del tanque. Su movimiento en todas direcciones está asociado a una energía translacional característica, que es parte de la energía interna. Además del movimiento en todas direcciones, las moléculas poseen movimientos de rotación y de vibración, que estarán asociados a las energías rotacional y vibracional, que son también contribuyentes a la energía interna. Como contribuyentes a ésa energía interna habrá también energía química, asociada a las fuerzas que sirven para mantener los átomos unidos formando moléculas. A éstas debemos sumar las que sirven para mantener unidos los diferentes componentes de los átomos, la energía nuclear y la electrostática.

47 Finalmente, en todos los gases, líquidos y sólidos se presentan fuerzas relativamente débiles que resultan de las interacciones intermoleculares. Estas también son contribuyentes de la energía interna. En resumen, la energía interna U está compuesta por la suma de todas las energías: nuclear, electrostática, química, translacional, rotacional, vibracional, intermolecular, etc., todas ellas debidas a la materia misma que compone al sistema. 2.3.4. El principio de conservación de la energía para sistemas cerrados Hasta el momento sólo hemos hablado de una interacción de tipo adiabático, es decir, un cambio de estado del sistema que resulta exclusivamente de una interacción tipo trabajo con los alderredores. Es claro que los sistemas pueden interaccionar —y de hecho lo hacen— por otros medios. Como ejemplo, supongamos el gas en un tanque al que nos referíamos en el apartado anterior y coloquemos en su vecindad una llama cuya temperatura sea superior a la del gas:

Gas

llama

Fig. 2.8. Interacción por medio de calor
La diferencia de temperaturas entre la llama y el gas, Tllama > Tgas, hace que el sistema no esté en equilibrio térmico con el ambiente y por lo tanto, si las paredes del recipiente lo permiten, habrá una interacción entre el sistema y el ambiente.

48 A ése tipo de interacción se le conoce como calor, Q y al proceso se le conoce como diabático.. El cambio de energía ocasionado por un proceso diabático no consiste unicamente de trabajo y debemos entonces proceder a la evaluación cuantitativa de la energía y su intercambio en ésos casos. Para un proceso adiabático A y dos procesos B y C diabáticos diferentes que ocurran entre los estados inicial y final de un sistema, fig. 2.9.

Edo. 2

A B C Edo.1

Fig. 2.9. Dos procesos diabáticos B y C y un proceso adiabático A
El trabajo adiabático, W adiab, puede tener sólo un valor pero éste será diferente al de los procesos diabáticos: W B ≠ Wadiab W C ≠ Wadiab que además serán distintos uno del otro:

WB ≠ WC
Como los estados inicial y final son los que caracterizan al sistema en los estados extremo (ó estados de equilibrio), ∆E = E2 - E1 = -Wadiab

49 Entonces,

E2 - E1 ≠ WB
y

E2 - E1 ≠ -WC
Un aspecto fundamental del concepto de energía es que ésta siempre se conserva. Entonces, para que el proceso adiabático y los dos procesos diabáticos produzcan el mismo cambio de energía, el cambio neto de energía, ∆E, deberá ser idéntico para los tres procesos. Decimos que ∆E = E2 - E1, independiente del proceso (propiedad) También decimos que otra forma de transferir energía es el calor Q, y además, que la cantidad transferida como calor al sistema cerrado deberá ser igual a la suma del cambio de energía del sistema mas la cantidad de energía transferida como del sistema al ambiente:

Q = (E2 -E1 ) + W
Esta ecuación puede re-escribirse en una forma mas fácil de reconocer: (E2 -E1) = Q - W ó también: ∆E = Q - W El lado izquierdo de ésta ecuación representa el cambio de energía en un sistema que cambia de un estado a otro, el lado derecho representa las transferencias de energía durante el proceso. La ecuación nos dice que el cambio de energía del sistema es igual a la transferencia neta de energía al sistema. (2.18)

50 La ec. 2.18 es a la vez una generalización y un resumen del principio de conservación de la energía par sistemas cerrados de cualquier tipo.. Está basada en todo género de evidencias experimentales y será tratada en detalle un poco mas adelante. 2.4. Transferencia de energía por calor Por lo establecido en el apartado anterior, podemos decir que Q es la cantidad de energía transferida al sistema por medios que no son trabajo. Por experiencia se sabe que la transferencia por calor se logra sólo mediante, ó como resultado de, una diferencia de temperaturas entre el sistema y el ambiente. También se sabe que siempre ocurre en la dirección de disminución de la temperatura, fig. 2.10.a. El concepto de calor es de capital importancia en termodinámica.

51 2.4.1. Signos y notación A semejanza del trabajo Q denota una cantidad de energía transferida a través de la frontera de un sistema por medio de una interacción calor con el ambiente. Q>0 cuando el sistema recibe calor del ambiente y Q<0 cuando el sistema transfiere calor al ambiente.Para un proceso adiabático, no habrá transferencia alguna de energía como calor, Q = 0. Esta convención de signos es exactameite la opuesta a la adpotada para la transferencia de energía como trabajo. Si lo indicamos por flechas, Q ó W va a ser (+) en la dirección de la flecha, fig. 2.10.b:

a

Ta > Tb b

(a)

Q>0 W<0 Ambiente (b) Sistema Q<0 W>0

Fig. 2.10. (a) Dirección de la transferencia de energíaa por calor. (b) Convención de signos.
Nota: En muchos libros de texto, la convención adpotada es Q>0 para calor que ingresa al sistema, Q<0 para calor que sale del sistema. Los términos endotérmico y exotérmico se usan, respectivamente, para indicar la entrada y salida de calor a un sistema. Esto es igual a la convención aquí establecida. La diferencia se presenta en que al trabajo producido por el sistema se asigna W<0, mientras que W>0 se deja para el trabajo suministrado al sistema. Esto es exactamente opuesto a nuestra convención. Debe aclararse que en ésos casos, la ec. 2.18 (primera ley de la

52 termodinámica) se escribe ∆E = Q + W, mientras que la ec. 2.15 (definición de trabajo) queda ∂W = -PdV. Combinando las ec. 2.15 y 2.18 en forma diferencial e independientemente de la convención utilizada, tenemos que dE = ∂Q - pdV Podemos ahora escribir algunas diferencias y semejanzas entre las transferencias de energía por calor y por trabajo, Q y W: (1) Q y W tienen las mismas unidades. (2) Q y W no son propiedades: dependen de los detalles del proceso y no de los estados estremo inicial y final. (3) Al igual que ∂W, la diferencial de Q, ∂Q es inexacta y el valor de Q está dado por la integral ∫∂Q;

Q = ∫∂Q
(4) Al igual que W, hablar de calor como algo asociado a un estado del sistema no tiene sentido alguno. ¡Nunca puede decirse ∆Q = Q2 - Q1!. Se habla de Q y W como cantidades asociadas a los procesos. (5) Al igual que tenemos una razón de transferencia de energía por trabajo, W •, también tenemos la razón de transferencia de energía por calor, Q•, tal que:

Q = ∫ Q• dt
(6) A la cantidad de calor transferido por unidad de área —de superficie de transferencia—, por unidad de tiempo, se le conoce como flujo de calor, q•,

Q • = ∫ q• dA
2.4.2. Resumen Hasta ahora hemos aprendido que para cualquier análisis termodinámico se debe proceder primero que nada a la identificación del sistema, su frontera y sus alrededores. Hemos también aprendido que los sistemas almacenan energía, que puede transformarse durante los procesos. Las transformaciones de energía de mayor interés para nosotros son las que se llevan a cabo por calor y por trabajo.

53 Hay varios casos en los que no hay transferencia por calor. Les llamamos procesos adiabáticos y pueden darse (a) si el sistema se encuentra rodeado de paredes aislantes; (b) si la diferencia de temperaturas entre el sistema y los alrededores es muy pequeña, ∆T ≈0 (Ts ≈ Ta) ó (c) si el área a través de la cual se transfiere calor es muy pequeña, AÆ0. 2.5. Balance de energía para sistemas cerrados Para hacer un balance de energía, partimos siempre de la ecuación 2.18, ∆E = Q -W, que es una forma de expresar el principio de conservación de la energía. Esta ecuación, en palabras dice:

El cambio de la cantidad de denergía de un sistema, durante un cierto tiempo ó proceso

=

La cantidad neta de energía transferida como calor al sistema durante ése lapso ó proceso

-

La cantidad neta de energía sacada del sistema como trabajo durante ése lapso ó proceso

Es claro que la ec. 2.18 representa una forma de contabilizar energía, es decir, nos permite hacer balances de energía, de manera semejante a los balances fiscales, donde se tienen en cuenta todas las entradas y salidas de dinero. Aquí se requiere que para cualquier proceso que se lleve a cabo en un sistema cerrado, la energía del sistema va a aumentar ó disminuír en la misma medida que se transfiere energía a través de su frontera. Con las ec. 2.17 y 2.18: (E2 -E1) = (Ep2 - Ep1) + (Ec2 - Ec1) + (U2 - U1) = Q - W 2.5.1. Formas del balance de energía Podemos escribir una ecuación general en forma diferencial: dE = ∂Q - ∂W (2.20) (2.19)

54 Donde dE es la diferencial de energía (diferencial exacta, diferencial de una propiedad); ∂Q es la diferencial del calor, ∂W la del trabajo (diferenciales inexactas, diferenciales de no propiedades). La misma ecuación, escrita en función del tiempo transcurrido ∆t es: DE Q W = Dt Dt Dt dE Si ∆TÆ0, dt = Q• - W• Como dE = dEp + dEc + dU, dE dEp dEc dU • • dt = dt + dt + dt = Q - W (2.22) (2.21)

2.5.1. Importancia de la frontera en un balance de energía Para ilustrarlo, considere un sistema gaseoso contenido en un recipiente como el de la figura 2.11.

+ Gas Pared Aislante Generador

Fig. 2.11. Interacciones de un Sistema Gaseoso a Través de su Frontera
El sistema es un gas contenido en un recipiente de paredes aisladas. Este gas recibe energía a través de una placa de cobre conectada a un generador eléctrico. Las flechas de la figura indican que éste a su vez puede ser actuado por un objeto que cae, simplemente para estar de acuerdo a nuestra

55 definición de trabajo. En los incisos (a)-(c) se ilustra la importancia de la selección de la frontera del sistema:

(a)La frontera es las paredes interiores del recipiente, sin incluír la placa de cobre:
W = 0; Q >0

(b) cobre:

La frontera es el exterior de las paredes, incluyendo la placa de

W >0, Q = 0

(c) La frontera incluye el tanque, el generador y el objeto que lo mueve:
W = 0, Q = 0
De ahora en adelante las transferencias de energía como calor (Q) y como trabajo (W) serán llamadas simplemente calor y trabajo.
Ejercicios 2.1. Un sistema cerrado de 50 lb de masa, inicialmente en reposo y en la superficie terrestre, cambia de estado por una transferencia neta de energía al sistema, como trabajo, en la cantidad de 200 Btu. Durante el proceso, hay una transferencia neta de calor al ambiente por 30 Btu. Cuando alcanza un nuevo estado de equilibrio, el sistema tiene una velociad de 200 ft s-1, a una altura de 200 ft. La aceleración de la gravedad son 32 ft s-2. Determine el cambio de energía interna para ése sistema, expresando su resultado en Btu. Suponemos que el sistema es cerrado, que la velocidad final es uniforme y que la aceleración de la gravedad es constante. Aplicamos un balance de energía para sistema cerrado: ∆E = ∆Ec + ∆Ep + ∆U = Q - W ∆Ec =
1

2

m (V22 - V12)

∆Ep = m g (z2 - z1) Resolviendo para ∆U: ∆U = Q - W 1

2

m (V22 - V12) - m g (z2 - z1)

56
Insertando valores: ∆U = (-30 Btu) - (200 Btu) 1 [ 2 0 0 f t s-1]2 50 lb X 2 3 2 . 2 l b f t s-2 1 lbf

1 Btu (200 ft) 1 Btu - 50 lb X 32 ft s-2 X X -2 778 ft lbf 778 ft lbf 32.2 lb ft s 1 lbf = (-30 Btu) - (- 20 Btu) - (39.9 Btu) - (12.8 Btu ∆U = + 117.3 Btu Vea que en éste caso la energía interna de sistema aumenta por 117 Btu. A éste sistema entran 200 Btu como trabajo, salen 30 Btu como calor y las energías cambian así: ∆Ec ∆Ep ∆U + 39.9 Btu + 12.8 Btu + 117.3 Btu

La entrada neta de energía, menos la salida neta son 170 Btu, que podemos decir también como la diferencia de energía entre los estados inicial y final del sistema: ∆E = E2 - E1 = 170 Btu 32.2 y 778 son los factores de conversión necesarios en el sistema inglés. 2.2. Considere 5 kg de vapor de agua (que de aquí en adelante llamaremos unicamente ‘vapor) contenidos en un cilindro dotado de un pistón. El vapor se expande de un estado inicial donde la energía interna específica (u, energía interna por unidad de masa) es u1 = 2709.9 kJ kg-1 a un estado final donde u2 = 2659.6 kJ kg-1. Durante el proceso hay una transferencia de energía como calor al vapor, Q = 80 kJ. Por medio de agitación con aspas se suministran también -18.5 kJ de energía como trabajo. Si las energías cinética y potencial permanecen constantes, encuentre la cantidad de energía que el vapor podrá ejercer como trabajo sobre el pistón, en kJ. El balance de energía, en éste caso se reduce a: ∆U = Q- W ∆U = m(u2 - u1) = Q -W Aquí W representa el trabajo neto, es decir: W = Waspas + Wpistón entonces, m(u2 - u1) = Q - (Waspas + Wpistón) de donde Wpistón = Q - Waspas - m(u2 - u1) Insertando valores,

57
kJ Wpistón = (+80 kJ) - (-18.5 kJ) - 5kg(2659.6 - 2709.9) kg Wpistón = (+80 kJ) - (-18.5 kJ) - (-251.5 kJ) Wpistón = +350 kJ El trabajo, siendo (+), indica una transferencia de energía del sistema al ambiente. Es el trabajo de expansión del vapor sobre el pistón. Si tuviéramos los valores de la presión ejercida y los cambios de volumen, podríamos calcularlo también mediante W = ∫PdV. El balance de energía se presenta en la tabla: Entradas W Q Totales 18.5 kJ, Waspas 80 kJ 98.5 kJ Salidas 350 kJ, Wpistón 0 350 kJ

Como las salidas son mayores que las entradas, el sistema deberá perder energía interna como resultado de la expnsión. Esa cantidad, calculada arriba como m(u2 - u1) es -251.5 kJ. También: ∆U = 98.5 kJ - 350 kJ = -251.5 kJ

2.3. 4 kg de un gas están contenidos en un cilindro dotado de un pistón. El gas cambia de estado por medio de un proceso para el cual PV1.5 = constante. La presión inicial son 3 bars, el volumen inicial es 0.1 m3 y el volumen final son 0.2 m3. Para ése proceso ∆u = -4.6 kj kg-1. No hay cambios significativos de energías cinética y potencial. Encuentre el calor transferido en kJ. Suponemos un sistema cerrado y consideramos unproceso politrópico de expansión. Para éste caso, ∆U = Q - W Q = ∆U + W Ya sabemos el valor de W. En un problema anterior (página 39, inciso a), Wa = +17.6 kJ. Como ∆U = m(u2 - u1) = 4 kg(-4.6 Entonces Q = (-18.4 kJ) + (+17.6 kJ) = -0.8 kJ En éste caso Q <0, el sistema pierde calor al ambiente como resultado de la expansión. kJ = -18.4 kJ kg

2.6. Ciclos termodinámicos

58 En los aspectos prácticos de la termodinámica, es decir, en el diseño de máquinas de potencia y de refrigeración, es muy importante considerar los procesos que ocurren de manera contínua. En los aspectos teóricos de la termodinámica, los procesos que inician y terminan en el mismo estado del sistema sirven para desarrollar las ideas que derivan de las leyes primera y segunda de la termodinámica. En ambos casos se trata de procesos cíclicos. 2.6.1. Conceptos preliminares Es evidente que para un proceso cíclico, es decir alguna secuencia de procesos que empieza y termina en el mismo estado del sistema, ∆Eciclo = E2 - E1 = 0 porque Efinal = Einicial, denotado aquí con los subíndices 2 y 1, respectivamente. Por lo anterior, la ecuación general para energía, ∆E = Q - W nos dice que: Qciclo = Wciclo (2.23)

La ecuación 2.23 exige que para cualquier ciclo se respete el principio de conservación de la energía. Esto es sin que importe el tipo de ciclo ó procesos que lo componen, ni la naturaleza de la substancia que constituye el sistema. Existen dos tipos generales de ciclos termodinámicos de importancia para nosotros. Estos están representados de manera esquemática en la fig. 2.12 (a) y (b).

59

H Q W >0 Sistema Sistema Q

H

W <0

Q C (a)

Q C (b)

Fig. 2.12. Representación de los ciclos termodinámicos para producción de potencia (a) y de refrigeración (b) En ambos casos, el sistema está en contacto con dos objetos. Uno de ellos, denominado H es el cuerpo “caliente”, a una temperatura TH, mientras que el otros, denominado C es el cuerpo “frío”, a una temperatura menor, TC. Tanto el objeto H como el C no pertenecen al sistema, es decir, forman parte del ambiente. Esto se logra si la frontera del sistema se establece coincidiendo con la cara interior de las paredes que lo contienen. Observamos que en la figura hay flechas que indican la dirección de las transferencias de energía por calor y trabajo. En el caso (a), el calor suministrado al sistema proviene del objeto H y le llamamos QH y se descarga al objeto frío, QC. Para el sistema QH >0 y QC <0. El trabajo es psitivo, W >0 En el caso (b) la dirección de las flechas indica que las transferencias de calor y trabajo son en sentido inverso, usando la misma notación tenemos que para el sistema QH <0, QC >0 y W <0. De la ec. 2.23 tenemos que Qciclo = Wciclo por lo que el trabajo producido en el ciclo (a) ó requerido en el caso (b) será igual al calor neto intercambiado: W ciclo = (QH - QC) 2.6.2. Ciclos de potencia (2.24)

60 Los casos representados en la figura 2.12(a) tienen como resultado una transferencia neta de energía del sistema al ambiente en forma de trabajo en cada ciclo completo de operación. A éstos se les conoce como ciclos de potencia. La ec. 2.24 nos dice que el trabajo es igual a la diferencia entre el calor suministrado al sistema entre el objeto caliente y el calor perdido por el sistema al objeto frío. Es condición para el ciclo de potencia que˙QH˙ > ˙QC˙. La energía suministrada como calor al sistema en los ciclos de potencia, QH,viene por lo regular de la combustión de algún material (petróleo, carbón, gas natural, combustible nuclear, etc., ver pag. 26-27) ó por fuentes no convencionales, que ahora se exploran en substitución de los recursos norenovables como la eólica y la solar. Por otra parte, el calor que sale del sistema al ambiente, QC, se descarga por lo regular a algún cuerpo de agua (río, lago ó mar). Evidentemente, la producción de potencia está asociada a fenómenos de contaminación del ambiente, por los subproductos de la combustión y la descarga de calor al medio ambiente. Como hemos dicho, la condición para el ciclo de potencia,˙QH˙ > ˙Q C˙, impone que parte del calor suministrado se convierta en trabajo. La porción de calor que en un ciclo se convierte en trabajo se denomina eficiencia térmica, h, W ciclo h = QH (2.25)

Si combinamos las ecuaciones 2.24 y 2.25, para un ciclo de potencia, h= [QH-QC] QC = 1 - QH QH (2.26)

Examinando la ec. 2.26 podemos convencernos de que la eficiencia máxima sería la unidad y resultaría de la conversión total del calor en trabajo, de manera contínua. Esto es una consecuencia de la primera ley de la termodinámica, que impone la necesidad de que la energía total es constante, pero como veremos mas adelante es una violación a la segunda ley de la termodinámica. Así, aún con los mejores diseños, no podemos esperar jamás eficiencias superiores al 100% porque por lo menos una parte del calor suministrado tendrá que descargarse como calor al ambiente, con la diferencia siendo el trabajo producido. 2.6.3. Ciclos de Refrigeración

61 La figura 2.12.b representa un ciclo de refrigeración. Aunque están relacionados, los ciclos de refrigeración tienen una finalidad muy distinta a la de los ciclos de potencia. Esencialmente tienen los mismos componentes que un ciclo de potencia: un objeto a temperatura mas alta y uno a temperatura mas baja, H y C, respectivamente, en contacto con un sistema. Lo que es distinto es la dirección de las transferencias de calor y trabajo. Ahora el calor entra al sistema proveniente del objeto a menor temperatura y es descargado al objeto a mayor temperatura. Esto se efectúa mediante un suministro de energía como trabajo. De manera semejante a los ciclos de potencia, W ciclo = (QH - QC) (2.27)

Sólo que ahora el trabajo es suministrado al sistema, por lo que para el sistema, W ciclo <0, lo cual sólo puede ocurrir si ˙QH˙ < ˙QC˙. El parámetro que se usa para medir la eficiencia de los ciclos de refrigeración es conocido como el coeficiente de operación, .ß Qc ß = W ciclo (2.28)

Mas comunmente expresado como: Qc ß = QH-QC (2.29)

En el caso del refrigerador doméstico, el calor QC proviene del interior del aparato, QH se descarga al aire circundante y Wciclo es suministrado con la electricidad que acciona el motor del refrigerador. Un caso parecido es el da las bombas de calor, que se usan para mantener la temperatura del interior de residencias y edificios. En verano funcionan como enfriadores del aire interior, sacando el calor del efificio al ambiente. En invierno funcionan como calefactores, extrayendo calor del medio ambiente (el suelo, aire ó algún cuerpo de agua) y descargándolo en el interior. En ésos casos al coeficiente de operación se le define como g: QH g = W ciclo también, (2.30)

62 QH g = QH-QC (2.31)

Tanto ß como g se definen como la relación entre la cantidad de calor que se desea transferir y el trabajo necesario para ello. Por éso se desea que ambos coeficientes sean >1. Entre mayor sea su valor, mayor será su capacidad de transferencia de calor. En la práctica, ésto también deriva de la primera ley y está limitado por la segunda ley de la termodinámica.