You are on page 1of 5

ASPECTOS CRISTOLÓGICOS

PRIMER BLOQUE: Mc 1
22 Y se admiraban de su doctrina; porque les enseñaba como quien tiene autoridad, y no como los escribas. 23 Pero había en la sinagoga de ellos un hombre con espíritu inmundo, que dio voces, 24 diciendo: ¡Ah! ¿qué tienes con nosotros, Jesús nazareno? ¿Has venido para destruirnos? Sé quién eres, el Santo de Dios. 25 Pero Jesús le reprendió, diciendo:¡Cállate, y sal de él! 26 Y el espíritu inmundo, sacudiéndole con violencia, y clamando a gran voz, salió de él. 27 Y todos se asombraron, de tal manera que discutían entre sí, diciendo: ¿Qué es esto? ¿Qué nueva doctrina es esta, que con autoridad manda aun a los espíritus inmundos, y le obedecen? 

La enseñanza de Jesús queda ratificada por su acción. Ambos aspectos de su ministerio quedan indisolublemente unidos bajo una marca: autoridad.  Sus palabras doctrinales y su acción exorcista un signo del poder divino otorgado a Jesús y un signo de que en Él y con Él «se abre camino la soberanía de Dios en el mundo»1.  Jesús es considerado el ³Santo de Dios´

Mt 5
22 Pues yo os digo: Todo aquel que se encolerice contra su hermano, será reo ante el tribunal; pero el que llame a su hermano "imbécil", será reo ante el Sanedrín; y el que le llame "renegado", será reo de la gehenna de fuego. 23 Si, pues, al presentar tu ofrenda en el altar te acuerdas entonces de que un hermano tuyo tiene algo contra ti, 24 deja tu ofrenda allí, delante del altar, y vete primero a reconciliarte con tu hermano; luego vuelves y presentas tu ofrenda. 25 Ponte enseguida a buenas con tu adversario mientras vas con él por el camino; no sea que tu adversario te entregue al juez y el juez al guardia, y te metan en la cárcel. 26 Yo te aseguro: no saldrás de allí hasta que no hayas pagado el último céntimo. 27 "Habéis oído que se dijo: ³ No cometerás adulterio´. 28 Pues yo os digo: Todo el que mira a una mujer deseándola, ya cometió adulterio con ella en su corazón. 

Jesús exhorta a perdonar a los enemigos  Jesús considera que para presentarse ante Dios antes se ha de amar al prójimo (pues si no amamos a quienes vemos cómo vamos a amar a Dios).  Jesús afirma que se pueden cometer pecados también de pensamiento, no sólo de obra.

SEGUNDO BLOQUE:
1

F. PÉREZ HERRERO, Evangelio según San Marcos, Madrid 1989, 35

Misterio de Dios

Mt 11
19 Vino el Hijo del Hombre, que come y bebe, y dicen: He aquí un hombre comilón, y bebedor de vino, amigo de publicanos y de pecadores. Pero la sabiduría es justificada por sus hijos. 

El Mesías, el Hijo del Hombre, se ha encarnado en un hombre más, ha pasado por la condición humana, pasando por uno de tantos. Lc 15
2 y los fariseos y los escribas murmuraban, diciendo: Este a los pecadores recibe, y con ellos come. 11 También dijo: Un hombre tenía dos hijos; 12 y el menor de ellos dijo a su padre: Padre, dame la parte de los bienes que me corresponde; y les repartió los bienes. 13 No muchos días después, juntándolo todo el hijo menor, se fue lejos a una provincia apartada; y allí desperdició sus bienes viviendo perdidamente. 14 Y cuando todo lo hubo malgastado, vino una gran hambre en aquella provincia, y comenzó a faltarle. 15 Y fue y se arrimó a uno de los ciudadanos de aquella tierra, el cual le envió a su hacienda para que apacentase cerdos. 16 Y deseaba llenar su vientre de las algarrobas que comían los cerdos, pero nadie le daba. 17 Y volviendo en sí, dijo: ¡Cuántos jornaleros en casa de mi padre tienen abundancia de pan, y yo aquí perezco de hambre! 18 Me levantaré e iré a mi padre, y le diré: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti. 19 Ya no soy digno de ser llamado tu hijo; hazme como a uno de tus jornaleros. 20 Y levantándose, vino a su padre. Y cuando aún estaba lejos, lo vio su padre, y fue movido a misericordia, y corrió, y se echó sobre su cuello, y le besó. 21 Y el hijo le dijo: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti, y ya no soy digno de ser llamado tu hijo. 22 Pero el padre dijo a sus siervos: Sacad el mejor vestido, y vestidle; y poned un anillo en su mano, y calzado en sus pies.23 Y traed el becerro gordo y matadlo, y comamos y hagamos fiesta; 24 porque este mi hijo muerto era, y ha revivido; se había perdido, y es hallado. Y comenzaron a regocijarse. 25 Y su hijo mayor estaba en el campo; y cuando vino, y llegó cerca de la casa, oyó la música y las danzas; 26 y llamando a uno de los criados, le preguntó qué era aquello.27 El le dijo: Tu hermano ha venido; y tu padre ha hecho matar el becerro gordo, por haberle recibido bueno y sano. 28 Entonces se enojó, y no quería entrar. Salió por tanto su padre, y le rogaba que entrase. 29 Mas él, respondiendo, dijo al padre: He aquí, tantos años te sirvo, no habiéndote desobedecido jamás, y nunca me has dado ni un cabrito para gozarme con mis amigos. 30 Pero cuando vino este tu hijo, que ha consumido tus bienes con rameras, has hecho matar para él el becerro gordo. 31 El entonces le dijo: Hijo, tú siempre estás conmigo, y todas mis cosas son tuyas. 32 Mas era necesario hacer fiesta y regocijarnos, porque este tu hermano era muerto, y ha revivido; se había perdido, y es hallado. 

Jesús ama también a los pecadores. El amor de Dios no entiende de distinciones y siempre precede a nuestra conversión. La misericordia de Dios es para con todos: para los que le siguen y para los que le rechazan.  Se trata de una «invitación a los fariseos para que sepan acercarse a los pecadores y necesitados»2, como Jesús lo hacía, y de esta manera participar de la bondad y la alegría del Padre.

Jn 14

2

L. F. GARCÍA-VIANA, Evangelio según San Lucas, Madrid 1989, 156

2

Misterio de Dios

9 Jesús le dijo: ¿Tanto tiempo hace que estoy con vosotros, y no me has conocido, Felipe? El que me ha visto a mí, ha visto al Padre; ¿cómo, pues, dices tú: Muéstranos el Padre? 

Jesús habla por el Padre, es el enviado del Padre y junto con Él ³son uno´. TERCER BLOQUE Mc 3
13 Después subió al monte, y llamó a sí a los que él quiso; y vinieron a él. 

Fue Jesús quien los eligió y no ellos quienes eligieron a Jesús.  Sólo cuenta la voluntad de Jesús, su predilección y su amor. Mt 10
24 El discípulo no es más que su maestro, ni el siervo más que su señor. 25 Bástale al discípulo ser como su maestro, y al siervo como su señor. Si al padre de familia llamaron Beelzebú, ¿cuánto más a los de su casa? 26 Así que, no los temáis; porque nada hay encubierto, que no haya de ser manifestado; ni oculto, que no haya de saberse. 27 Lo que os digo en tinieblas, decidlo en la luz; y lo que oís al oído, proclamadlo desde las azoteas. 28 Y no temáis a los que matan el cuerpo, mas el alma no pueden matar; temed más bien a aquel que puede destruir el alma y el cuerpo en el infierno. 29 ¿No se venden dos pajarillos por un cuarto? Con todo, ni uno de ellos cae a tierra sin vuestro Padre. 30 Pues aun vuestros cabellos están todos contados.31 Así que, no temáis; más valéis vosotros que muchos pajarillos. 32 A cualquiera, pues, que me confiese delante de los hombres, yo también le confesaré delante de mi Padre que está en los cielos. 33 Y a cualquiera que me niegue delante de los hombres, yo también le negaré delante de mi Padre que está en los cielos. 34 No penséis que he venido para traer paz a la tierra; no he venido para traer paz, sino espada. 35 Porque he venido para poner en disensión al hombre contra su padre, a la hija contra su madre, y a la nuera contra su suegra; 36 y los enemigos del hombre serán los de su casa. 37 El que ama a padre o madre más que a mí, no es digno de mí; el que ama a hijo o hija más que a mí, no es digno de mí; 38 y el que no toma su cruz y sigue en pos de mí, no es digno de mí. 39 El que halla su vida, la perderá; y el que pierde su vida por causa de mí, la hallará. 40 El que a vosotros recibe, a mí me recibe; y el que me recibe a mí, recibe al que me envió. 41 El que recibe a un profeta por cuanto es profeta, recompensa de profeta recibirá; y el que recibe a un justo por cuanto es justo, recompensa de justo recibirá.42 Y cualquiera que dé a uno de estos pequeñitos un vaso de agua fría solamente, por cuanto es discípulo, de cierto os digo que no perderá su recompensa. 

Jesús es el Maestro, quien nos enseña  Jesús nos invita a no temer3: y Porque el anuncio del evangelio es imparable: todo tiene que salir a la luz y Porque la pérdida ocasionada por la persecución es parcial: sólo puede matar el cuerpo, nunca al hombre entero y Porque nunca les faltará la asistencia de Dios.  Quien ama a sus semejantes ama también a Jesús. Mt 23
3

Cfr. S. GUIJARRO, Evangelio según San Mateo, Madrid, 1989, 87-88

3

Misterio de Dios

8 Pero vosotros no queráis que os llamen Rabí; porque uno es vuestro Maestro, el Cristo, y todos vosotros sois hermanos. 

Las enseñanzas de mos maestros pueden ser válidas para los cristianos, sin embargo, cuando bajamos al terreno de la práctica, la incompatibildad es manifiesta, porque el estilo de vida de los fariseos es contrario al espíritu de la ley. En Jesús no: sus palabras con acordes con su modo de vivir. Mc 8
34 Y llamando a la gente y a sus discípulos, les dijo: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame. 

El discípulo debe negarse a sí mismo y convertirse de raíz, renunciando a sus propios criterios humanos para asumir los criterios de Dios, que no pocas veces trastuecan nuestros juicios y valoraciones. Mc 10
28 Entonces Pedro comenzó a decirle: He aquí, nosotros lo hemos dejado todo, y te hemos seguido. 

El hombre no se salva, es salvado. Su salvación será «el don que, anticipado ya de algún modo en este mundo, otorgará Dios en el futuro ±como recompensa gratuita- a aquellos que decidan desprenderse de todo por responder a la llamada de Jesús»4. CUARTO BLOQUE: Mc 14
36 Y decía: Abba, Padre, todas las cosas son posibles para ti; aparta de mí esta copa; mas no lo que yo quiero, sino lo que tú. 

Jesús es también hijo del Padre (Abba).  Jesús nos enseñó que siempre debemos aceptar la voluntad de Dios.

Mt 11
25 En aquel tiempo, respondiendo Jesús, dijo: Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque escondiste estas cosas de los sabios y de los entendidos, y las revelaste a los niños. 

Dios ha manifestado a los sencillos el misterio del reino.  Jesús manifiesta su alegría alabando a Dios al experimentar la acogida de los sencillos.  El rechazo de los sabios y prudentes revela con claridad que la fe en Jesús como Hijo de Dios es un don.
4

F. PÉREZ HERRERO, o.c., 110

4

Misterio de Dios

Lc 6
36 Sed, pues, misericordiosos, como también vuestro Padre es misericordioso. 

Ha de buscarse siempre el bien del otro y no la estricta reciprocidad, pues el amor no se limita sólo a evitar el mal sino también a ser misericordiosos con los demás. Mt 23
9 Y no llaméis padre vuestro a nadie en la tierra; porque uno es vuestro Padre, el que está en los cielos. 

Nuestro Padre está en el cielo y sólo a Él debemos adorar. Jn 20
17 Jesús le dijo: No me toques, porque aún no he subido a mi Padre; mas ve a mis hermanos, y diles: Subo a mi Padre y a vuestro Padre, a mi Dios y a vuestro Dios. 

Somos hijos del Padre como lo es Jesús también.  Nuestro Padre es Dios, como lo era para Jesús también, pues Él se encarnó en la condición humana.

5