You are on page 1of 30

9.

Gravitación
245
9. GRAVITACIÓN
La Ley Universal de la Gravitación
Desde la más remota antigüedad se sabe que los cuerpos caen porque una fuerza los atrae hacia
abajo: el peso. Sin embargo pasó mucho tiempo hasta que los físicos lograron unificar la expli-
cación de este fenómeno tan familiar con la del movimiento de los cuerpos celestes (Luna, Sol y
planetas), que también se conocía desde la antigüedad pero cuya causa última se ignoraba. El
primer avance importante se debió a Galileo, quien observó que si se descuentan los efectos de
la resistencia del aire, cerca de la superficie de la Tierra todos los cuerpos caen con la misma
aceleración g, cualquiera sea su tamaño y el material que los compone. De acuerdo con la II Ley
de la Dinámica
a F m = (9.1)
luego si todos los cuerpos caen con igual aceleración la fuerza que la provee, es decir el peso,
debe ser proporcional a su masa, o sea m ~ P F = . La constante de proporcionalidad no puede
ser otra que g, luego
g P m =
(9.2)
La (9.1) y la (9.2) son formalmente semejantes, pero expresan conceptos muy diferentes. La II
Ley dice que la aceleración es proporcional a la fuerza (que se supone conocida como dato del
problema) e inversamente proporcional a la masa, lo que implica que la masa es una medida de
la inercia. En cambio la (9.2) establece un hecho nuevo no contenido en la II Ley: que el peso es
proporcional a la masa, es decir que el origen del peso está en la masa. Este resultado no es
trivial, ni es consecuencia de las tres leyes de la Dinámica: es un hecho experimental nuevo que
proviene de la observación de Galileo. En efecto, combinando (9.1) y (9.2) se obtiene
a g = (9.3)
independientemente de la masa y de los materiales que componen los cuerpos. Ser proporcional
a la masa es la característica distintiva de la fuerza gravitatoria y de las fuerzas inerciales. Nin-
guna otra fuerza de la naturaleza es proporcional a la masa, por ejemplo las fuerzas eléctricas
son proporcionales a la carga eléctrica.
El siguiente progreso se debió a Newton, quien especuló que si todos los cuerpos son atraídos
por la Tierra con una fuerza proporcional a su masa, la Luna también es atraída por la Tierra con
una fuerza del mismo tipo y esa es la causa de su movimiento. Su razonamiento fue en esencia el
siguiente: si arrojamos horizontalmente una piedra con velocidad v la piedra cae a una cierta
distancia, si la arrojamos con una velocidad mayor llega más lejos; si seguimos aumentando la
velocidad llegará el momento en que la piedra no tocará nunca el suelo sino que dará vueltas y
vueltas alrededor de la Tierra (Fig. 9.1a). Obsérvese que la piedra está cayendo (aunque su dis-
tancia al suelo no disminuye) pues si no fuera acelerada se movería con movimiento rectilíneo y
uniforme
1
. Newton pensó entonces que a la Luna le sucede lo que a la piedra de nuestro imagi-

1
Desde luego todo este razonamiento vale si se ignora la resistencia del aire, que frena la piedra.
9. Gravitación
246
nario experimento: es atraída por la Tierra debido a su peso y cae continuamente en la medida
necesaria para mantenerse aproximadamente a la misma distancia (Fig. 9.1b).
1
r
T
v
2
3
3
v
L
a
L
r
L
Luna
Tierra
(b) (a)
Fig. 9.1. (a) Una piedra lanzada horizontalmente cae a la superficie tanto más lejos cuanto
mayor es su velocidad; si la velocidad inicial es suficiente no llega nunca a la superficie.
(b) La Luna cae hacia la Tierra pero se mantiene (aproximadamente) a la misma distancia.
Calculemos la aceleración de la Luna. Si su movimiento fuera circular con un radio r
L
, la acele-
ración hacia la Tierra (centro de la órbita) sería la correspondiente aceleración centrípeta
a
v
r
L
L
L
=
2
(9.4)
Si T
L
es el período de revolución de la Luna,
v
r
T
L
L
L
=

(9.5)
Luego la aceleración de la Luna es
a g
r
T
L L
L
L
= =
4
2
2
π
(9.6)
Con igual razonamiento se obtiene que cuando la piedra describe una órbita circular
a
v
r
g
T
= =
2
(9.7)
Como r
T
≈ 6400 km la velocidad necesaria es v ≈ 8 km/s y el período de la piedra sería
T r v
T
= ≈ = ′ 2 5000 1 25 π / s h . En términos del período
g
r
T
T
=
4
2
2
π
(9.8)
Comparando (9.6) y (9.8) resulta
9. Gravitación
247
g
g
r
r
T
T
L L
T L
=
2
2
(9.9)
Aquí g
L
y g no tienen porqué ser iguales porque la distancia de la Luna a la Tierra es muy
grande y es plausible que la fuerza de atracción disminuya con la distancia. Para deducir como
tiene que variar Newton se basó en la III Ley de Kepler. Estudiando el movimiento de los pla-
netas, Kepler descubrió que sus períodos de revolución dependen de la longitud a de los semie-
jes mayores de sus órbitas (Fig. 9.2). Este resultado, llamado Tercera Ley de Kepler, establece
que T a
2 3
~ . Si comparamos dos planetas
T
T
a
a
1
2
2
2
1
3
2
3
= (9.10)
2a
Sol
Planeta
Fig. 9.2. Kepler descubrió que los planetas describen órbitas elípticas, uno de cuyos focos
ocupa el Sol (I Ley de Kepler). También descubrió que el cuadrado de su período de re-
volución es proporcional al cubo del semieje mayor de la órbita (III Ley de Kepler).
Newton supuso que esta misma relación se cumple para las órbitas de la Luna y de la piedra:
T
T
R
r
L
T
L
2
2
3
3
= (9.11)
Sustituyendo esta relación en (9.9) encontró
g
g
r
r
g r gr
L T
L
L L T
= ⇒ = =
2
2
2 2
cte. (9.12)
La aceleración de la Luna es pues
g r
r
( ) =
cte.
2
(9.13)
El peso de la Luna (fuerza que ejerce la Tierra sobre la Luna) es entonces
9. Gravitación
248
F m g
m
r
LT L L
L
L
= = × cte.
2
(9.14)
Por otra parte, por la III Ley la Luna debe ejercer sobre la Tierra una fuerza igual y opuesta
F m g F
m
r
TL T T LT
L
L
= = − = − × cte.
2
(9.15)
donde g
T
es la aceleración que sufre la Tierra debido a la atracción de la Luna. Evidentemente,
g
r
T
L
= ′ × cte.
1
2
(9.16)
Comparando (9.15) con (9.16) vemos que F
LT
es proporcional a m
L
, proporcional a m
T
e inver-
samente proporcional a r
L
2
.

Luego, en módulo:
F G
m m
r
LT
L T
L
=
2
(9.17)
donde G es una constante. Obtenida esta expresión de la fuerza con que la Tierra atrae a la Luna,
Newton la generalizó para cualquier par de cuerpos dotados de masa y postuló la Ley Universal
de la Gravitación, que podemos enunciar de la siguiente forma:
Todos los cuerpos se atraen con fuerzas directamente proporcionales al producto de sus
masas e inversamente proporcionales al cuadrado de su distancia.
Sean dos cuerpos de masas m
1
y m
2
y sea r
12
el vector que va de m
1
a m
2
(Fig. 9.3). La Ley
de la Gravitación dice entonces que
F F r
21 12 12
1 2
12
2
= − = −ˆ G
m m
r
(9.18)
donde F
21
es la fuerza que m
1
ejerce sobre m
2
y F
12
es la fuerza que m
2
ejerce sobre m
1
.
La constante G se denomina constante universal de la gravitación.
m
1
m
2
r
12
F
12
F
21
Fig. 9.3. La Ley Universal de la Gravitación: todos los cuerpos se atraen con fuerzas di-
rectamente proporcionales al producto de sus masas e inversamente proporcionales al cua-
drado de su distancia.
Ya dijimos en la Introducción que la gravitación es una de las interacciones fundamentales de la
naturaleza. La Teoría Newtoniana de la Gravitación se basa en la (9.18) y describe satisfacto-
riamente las interacciones gravitatorias a escala terrestre y astronómica. Sin embargo no es co-
9. Gravitación
249
rrecta pues falla a escala cósmica y cuando las fuerzas gravitatorias son muy intensas. Hasta hoy
la teoría más completa de la gravitación es la Relatividad General de Einstein (que no tratare-
mos). A partir de la misma, la teoría Newtoniana se obtiene en el límite de campos gravitatorios
no muy intensos.
Las dimensiones de G son [ ] [ / ] G mt = l
3 2
. Su valor se determina midiendo la fuerza entre dos
masas conocidas a una distancia dada (experimento de Cavendish) y es
G = 6.6720 × 10
–8
(cgs) = 6.6720 × 10
–11
(MKS) (9.19)
A escala de laboratorio la interacción gravitatoria es casi imperceptible y sólo se pone de mani-
fiesto con experimentos muy delicados. Por ejemplo dos masas de 1 kg a 1 m de distancia se
atraen con una fuerza de 6.672 × 10
–11
N; por contrapartida la fuerza con que la Tierra atrae a la
Luna es de unos 10
20
N. Claramente los efectos de la gravitación sólo se perciben cuando las
masas que interactúan son muy grandes.
La masa de la Tierra se puede deducir de la ley de gravitación si conocemos G, g y r
T
:
g G
m
r
m
gr
G
T
T
T
T
= ⇒ =
2
2
(9.20)
Se obtiene así m
T
= . kg 5 975 10
24
× . Del mismo modo se puede calcular la masa de la Luna
y resulta m m
L T
= . kg = 0.0123 0 0735 10
24
× . En la Tabla 9.1 figuran las masas de los prin-
cipales cuerpos del sistema Solar en unidades de la masa terrestre.
Tabla 9.1. Masas de los principales cuerpos del sistema Solar en unidades de la masa te-
rrestre ( m
T
= . kg 5 975 10
24
× ).
Objeto m m
T
/
Sol 333441
Luna 0.0123
Mercurio 0.0556
Venus 0.8161
Marte 0.1076
Júpiter 318.36
Saturno 95.22
Urano 14.58
Neptuno 17.26
Plutón 0.0016
Potencial gravitatorio y campo gravitatorio
La fuerza entre dos masas puntiformes M y m debida a la gravedad
F r = −ˆ G
Mm
r
2
(9.21)
es central y conservativa. La energía potencial gravitatoria es
9. Gravitación
250
V Fdr V G
Mm
r
V
r
r
= −

+ = − +
0
0 0
(9.22)
La constante V
0
se suele elegir de modo que V → 0 cuando r → ∞. La energía potencial gravi-
tatoria depende de ambas masas, porque se refiere a la interacción entre M y m. Podemos enton-
ces poner
V G
Mm
r
Mm
= − (9.23)
Si acercamos otra masa ′ m a M tendremos
V G
Mm
r
Mm′
= −

(9.24)
Para toda masa m que interactúa con M podemos entonces escribir
V m G
M
r
Mm M M
= = − φ φ ; (9.25)
donde la función φ
M
, que se llama potencial gravitatorio, depende sólo de M y de la distancia a
esta masa. Si conocemos φ
M
en todo punto podemos calcular de inmediato la energía potencial
gravitatoria debida a la interacción de M con cualquier otra masa m mediante la (9.25).
Así como introdujimos el potencial gravitatorio, podemos introducir el concepto de campo gra-
vitatorio. Debido a su interacción con M, sobre m actúa la fuerza
F r g = − = ˆ
GM
r
m m
M
2
(9.26)
Por lo tanto
F m
GM
r
Mm M M
= = − g g r , ˆ
2
(9.27)
La función g
M
, que depende sólo de r se llama campo gravitatorio de M y no es otra cosa que la
aceleración de la gravedad debida a la presencia de M. Está claro que
g g r
r
M M M M
y d = −∇ = − ⋅

φ φ (9.28)
Campo y potencial gravitatorio de cuerpos extensos
El efecto gravitatorio de un cuerpo extenso se puede calcular suponiendo que está constituido
por un conjunto de masas puntiformes (Fig. 9.4). La masa dm dV = ′ ′ ρ( ) r de un elemento de
volumen dV′ en ′ r produce en el punto P cuya posición es r un potencial gravitatorio
d G
dV
r
φ
ρ
= −
′ ′
′′
( ) r
(9.29)
9. Gravitación
251
y un campo gravitatorio
d G
dV
r
g r
r
r r r = − ′′
′ ′
′′
′′ = − ′
ˆ
( )
,
ρ
2
(9.30)
Si sumamos las contribuciones de todos los elementos de volumen del cuerpo obtenemos
φ
ρ ρ
( )
( )
, ( )
ˆ ( )
r
r
r r
g r
r r
r r
= −
′ ′
− ′


[
= −
′′ ′ ′
− ′


[
′ ′
G
dV
G
dV
V V
2
(9.31)
Aquí las primas indican las fuentes del potencial y del campo, la variable de integración es
dV dx dy dz d ′ = ′ ′ ′ ≡ ′ r y la integral se extiende a todo el cuerpo. Al calcular las integrales r se
mantiene constante.
r
O
dm =ρ (r')dV'
P
r – r'
r'
Fig. 9.4. Cálculo del efecto gravitatorio de un cuerpo extenso.
Claramente
g r r ( ) ( ) = −∇φ (9.32)
o sea g x
x
( ) ( ) / r r = −∂φ ∂ , g y
y
( ) ( ) / r r = −∂φ ∂ , g z
z
( ) ( ) / r r = −∂φ ∂ y
φ( ) ( ) r g r r
r
= − ⋅

d (9.33)
Es equivalente calcular g r ( ) o φ( ) r pero es más cómodo calcular φ( ) r porque es una función
escalar mientras que g r ( ) es una función vectorial (o sea tres funciones: g g g
x y z
( ) , ( ) , ( ) r r r ).
Cáscara esférica con densidad constante
Sea una cáscara esférica de radio r, espesor infinitesimal δr y densidad ρ ρ = ( ) r . Calculemos
φ( ) r en un punto P que dista R del centro de la misma.
9. Gravitación
252
α
r
x
x'

P
δr
P' R' R
Fig. 9.5. Cálculo del potencial gravitatorio de una cáscara esférica.
Si P está fuera de la cáscara toda la corona circular gris de la Fig. 9.5 está a la distancia
x R r Rr = + − ( cos )
/ 2 2 1 2
2 α de P, entonces
δφ π ρ δ
α α
π
r
G r
r
R
r
Rr d
x
= −


[
2
0
( )
sen
(9.34)
pues dV r d = 2
2
π α α sen . Obsérvese que dx d x Rr / sen α α =
−1
. Luego
δφ π ρ δ
α
α
π ρ δ
π
r
G r
r
R
r
dx
d
d
r G r r
R
= −


[
= − 2
4
0
2
( )
( )
(9.35)
y por lo tanto indicando con δ π δ ρ m r r r
r
= 4
2
( ) la masa de la cáscara, resulta
δφ
δ
r
r
G
m
R
= − (9.36)
Luego el potencial en P es igual al que se tendría si toda la masa estuviese reunida en el centro.
El campo gravitatorio es también el de una masa puntiforme:
δ φ
δ
g R
r r
r
G
m
R
= −∇ = −
ˆ
2
(9.37)
Si ′ P está dentro de la cáscara ′ = ′ + − ′ x R r R r ( cos )
/ 2 2 1 2
2 α , luego
δφ π ρ δ
α α
π
r
G r
r
R
r
R r d
x
= −





[
2
0
( )
sen
(9.38)
Como antes dx d x R r ′ = ′ ′

/ sen α α
1
, pero ahora
9. Gravitación
253
δφ π ρ δ
α
α π ρ δ
π
r
G r
r
R
r
dx
d
d G r r r = −




[
= − 2 4
0
( ) ( ) (9.39)
y en consecuencia:
δφ
δ
r
r
G
m
r
= − (9.40)
Luego todos los puntos dentro de la cáscara tienen igual potencial gravitatorio. Entonces
δ δφ g
r r
= −∇ = 0 (9.41)
y por consiguiente el campo gravitatorio en el interior de la cáscara es nulo.
r
P
δr
O
r
0
R
r
P
δr
O
r
0
R
(a) (b)
Fig. 9.6. Cálculo del potencial y el campo gravitatorio de un cuerpo con simetría esférica.
(a) en un punto fuera del cuerpo; (b) en un punto en el interior del cuerpo.
Potencial y campo gravitatorio de un cuerpo con simetría esférica
Muchos cuerpos celestes son aproximadamente esféricos y su densidad depende sólo de la dis-
tancia al centro. Si r
0
y ρ( ) r son el radio y la densidad del cuerpo podemos calcular φ( ) r y g r ( )
como suma de las contribuciones de una serie de cáscaras esféricas. En un punto externo P:
φ δφ δφ
δ
( ) ( ) , R R G
m
R
r r
r
= = −

cáscaras
(9.42)
Por lo tanto
φ δ = − = −

G
R
m
Gm
R
r
(9.43)
siendo m la masa del cuerpo. Luego el potencial en P es el mismo que habría si toda la masa de
la esfera estuviese concentrada en el centro. El campo gravitatorio es
g = −
Gm
R
r
2
ˆ (9.44)
9. Gravitación
254
La aceleración de la gravedad en la superficie del cuerpo ( R r =
0
) es
g
Gm
r
0
0
2
= − (9.45)
Por ejemplo para Júpiter r
J
≅ 71400km mientras que r
T
≅ 6400km. Luego g g
J T 0 0
2 56
, ,
. ≅ .
~R
1 2 3
1
1 2 3
1
1 2 3
1
R/r
0
R/r
0
R/r
0
~R
–2
~R
2
~R
–1
ρ(r)
ρ
g(r)
g
0
φ(r)
φ(r
0
)
Fig. 9.7. Variación de ρ, g y φ con R para un cuerpo esférico de densidad uniforme.
Gravedad en el interior de una esfera uniforme
El valor de g en el interior del cuerpo interesa para la teoría de la estructura estelar y de otros
cuerpos celestes. Como R r <
0
sólo influyen en el cálculo las capas con r R ≤ . Luego
g R
G
R
r r dr
G
R
M R R r
R
( ) ( ) ( ) , ( ) = −

= − <
2
2
0
2
0
4π ρ (9.46)
Para avanzar precisamos ρ( ) r , que depende de la composición del cuerpo, su estado, tempera-
tura, presión y propiedades mecánicas, por lo que el problema es complicado.
9. Gravitación
255
En el caso ideal ρ( ) r = cte. se tiene
M R R M
R
r
( ) = =






4
3
3
0
3
π ρ (9.47)
donde M es la masa total. Por lo tanto resulta
g R g
R
r
( ) =
0
0
(9.48)
La Fig. 9.7 muestra la variación de ρ, g y φ con R.
Gravedad en el interior de la Tierra
Lo anterior no se aplica a la Tierra ya que la densidad varía con la profundidad. Diversas evi-
dencias geofísicas (velocidad de propagación de las ondas sísmicas, momento de inercia, etc.)
indican que la Tierra se divide en varias capas (Tabla 9.2) y que ρ aumenta hacia el interior (Fig.
9.8a) pasando de 2.65 g/cm
3
en la corteza continental y 2.87 g/cm
3
en la corteza oceánica hasta
casi 13 g/cm
3
en el núcleo interno. El valor medio de ρ es de 5.5 g/cm
3
. De resultas de esto g
varía como se ve en la Fig. 9.8b. En todo el manto (capas B, C y D) g g ≈
0
; recién al llegar al
núcleo g comienza a disminuir al acercarnos al centro.
Tabla 9.2. El interior de la Tierra.
Capas % del volumen
A 1.55 corteza
B 16.27 manto superior
C 21.31 zona de transición del manto
D 44.28 manto profundo
E 15.16 núcleo externo (líquido)
F 0.28 zona de transición del núcleo
G 1.15 núcleo interno (sólido)
2
6
ρ (g/cm
3
)
4
6
8
10
12
2
4
6
8
10
g (m/s
2
)
5 4 3 2 1 0
profundidad (miles de km)
B C D G F E
núcleo manto
g(r)
ρ(r)
Fig. 9.8. Densidad y aceleración de la gravedad en el interior de la Tierra.
9. Gravitación
256
Cuerpos sin simetría esférica
Cuando el cuerpo no tiene simetría esférica el cálculo del potencial gravitatorio no es tan simple.
Se tiene que usar la (9.31) y conviene referir r (punto del campo) y ′ r (posición del elemento de
masa del cuerpo) al centro de masa, tomando O ≡ CM en la Fig. 9.4. En general no se puede
decir a priori gran cosa acerca de φ( ) r , pero lejos del cuerpo, donde r r > ′ , podemos desarrollar
| | r r − ′
−1
en serie de potencias de d r r ≡ ′ / . Se obtiene así:
| | ( cos ) [ cos ( cos ) ]
/
r r − ′ = − + = + + − +
− − −
r d d r d d
1 2 1 2 1 1
2
2 2
1 2 1 3 1 θ θ θ K (9.49)
donde cos / θ = ⋅ ′ ′ r r r r y los K indican términos de orden superior en d. Sustituyendo (9.49) en
(9.31) resulta
φ θ ρ ( ) ( cos ) ( ) r r = − − ′ − ′ ′



+

GM
r
G
r
r dV
V
2
3 1
3
2 2
K (9.50)
pues el término d cosθ de (9.49) no contribuye a φ( ) r porque tomamos O ≡ CM y entonces
′ ′ ′

=

r r ρ( )dV
V
0 (9.51)
Por lo tanto
− ′ ′

= − ⋅ ′ ′ ′

=
′ ′
G
r
d dV
G
r
dV
V V
cos ( ) ( ) θρ ρ r r r r
3
0 (9.52)
El resultado (9.50) nos dice que muy lejos del cuerpo, donde se puede despreciar el segundo
término, el potencial (y el campo gravitatorio) es igual al de una única masa puntiforme ubicada
en el centro de masa del cuerpo. Para distancias menores, sin embargo, el potencial es una fun-
ción complicada de r y no tiene simetría esférica, dado que el término cosθ en la integral del
segundo término de la (9.50) depende de las componentes de r.
Velocidad de escape
Para que un objeto lanzado con velocidad inicial v desde la superficie escape al campo gravitato-
rio se debe cumplir que
E mv G
mM
r
= − ≥
1
2
2
0
0 (9.53)
lo que requiere que v v
e
≥ , donde
v GM r g r
e
≡ = 2 2
0 0 0
/ (9.54)
se denomina velocidad de escape. Para la Tierra v
e
≅ 11 17 . km/s, como vimos en el Capítulo 5.
Para cuerpos de masa muy grande y radio pequeño v
e
puede ser enorme. Si v c
e
≥ , donde
c ≅ × 3 10
5
km/s es la velocidad de la luz, nada escapa a la gravedad del cuerpo. Esto ocurre si
r r GM c
S 0
2
2 ≤ ≡ / (9.55)
9. Gravitación
257
En tal caso el cuerpo es un agujero negro y su presencia se manifiesta sólo por medio del campo
gravitatorio porque nada, ni siquiera la luz, puede escapar del mismo. El valor crítico r
S
se llama
radio de Schwarzschild y para un objeto con la masa del Sol es de unos 2.7 km. En las proximi-
dades de un agujero negro, es decir a distancias del mismo del orden de r
S
, el campo gravitatorio
es enormemente intenso y la Teoría Newtoniana no se puede aplicar. La teoría correcta de la
gravitación, que describe objetos masivos y compactos cuyo radio es del orden o menor que r
S
(agujeros negros o estrellas de neutrones) es la Relatividad General
2
, cuyo estudio escapa los
propósitos de este libro. Pero la Teoría Newtoniana se puede aplicar a la mayoría de los sistemas
formados por cuerpos celestes (sistemas planetarios, estrellas dobles o múltiples, etc.).
Liberación de energía en la contracción de una nube autogravitante
Las teorías sobre el origen de estrellas y planetas postulan que se formaron por la contracción de
una nube de polvo y gas debida a la atracción gravitatoria mutua de las diversas partes de la
nube. Es interesante estimar la variación de la energía potencial durante la contracción. Como la
atracción gravitatoria es conservativa podemos calcular esa variación siguiendo cualquier pro-
ceso (no necesariamente el que ocurre en realidad) que lleve del mismo estado inicial al mismo
estado final. Supongamos que inicialmente las partes de la nube están a distancia infinita entre
sí. Luego V = 0. Supongamos que el cuerpo es esférico y se forma por capas. En un momento
dado habrá adquirido una masa
M r r ( ) =
4
3
3
π ρ (9.56)
siendo ρ un valor medio de la densidad. Entonces en la superficie
φ π ρ ( ) r G r = −
4
3
2
(9.57)
Si agregamos una capa de espesor dr y masa dm r dr = 4
2
πρ que estaba dispersa a distancia in-
finita, la energía potencial gravitatoria del material de la nueva capa tendrá una variación pro-
porcional a
φ π ρ dm G r dr = −
16
3
2 2 4
(9.58)
Sumando (es decir integrando) sobre todas las etapas del proceso,
φ π ρ π ρ dm G r dr G r
r
= −

= −

16
3
2 2 4
0
16
15
2 2
0
5
0
(9.59)
Ahora,
φ φ dm dm dm dm
G
r
V
i
i
i i
j i i
j
ij
= = − =


∑ ∑

2 (9.60)
porque al sumar tomamos en cuenta dos veces cada par de elementos dm
i
, dm
j
. Por lo tanto

2
El resultado (9.55) es correcto pese a que lo obtuvimos a partir de la teoría de Newton, porque por una afortunada
coincidencia los errores de la teoría se cancelan.
9. Gravitación
258
V G r
GM
r
= − = −
16
30
2 2
0
5 3
10
2
0
π ρ (9.61)
La energía potencial gravitatoria de una nube que se contrajo para formar una esfera de radio r
0
es pues:
V
GM
r
= −
3
10
2
0
(9.62)
La variación de energía potencial desde el estado inicial completamente disperso es igual
3
a V.
Si la nube se contrae disminuyendo su radio está claro que el grueso de la variación ocurre hacia
el final, cuando r se hace pequeño.
¿En qué se transforma la energía potencial perdida en la contracción? Durante el colapso las
partículas que caen hacia el centro de la nube adquieren energía cinética, que se convierte even-
tualmente en calor al chocar entre sí las partículas. La energía liberada de esta forma es enorme.
Calculemos por ejemplo la energía liberada por una contracción del Sol en 1 cm:
E V
GM
r
r = − = ≅ × δ δ
3
10
2
0
2
30
1 7 10 . J (9.63)
Tiempo atrás los físicos pensaron que la energía irradiada por el Sol provenía de la contracción
gravitatoria. La energía disponible desde el comienzo del proceso de formación del Sol hasta
alcanzar su radio actual es de ≈10
41
J. Por lo tanto, suponiendo que la potencia irradiada se hu-
biera mantenido constante al nivel actual de 3 86 10
26
. × W, alcanzaría para 2 5 10
14
. × s, es decir
8 millones de años (1 año ≅ 3.15 × 10
7
s). Hoy sabemos que la edad del Sistema Solar es de
4600 millones de años, luego esta explicación es inadecuada: la contracción gravitatoria sólo
jugó un papel importante en los primeros estadios de la evolución del Sistema Solar.
Otra estimación interesante es calcular la energía por unidad de masa liberada en la contracción:
V
M
GM
r
= −
3
10
0
(9.64)
Para el Sol V M / . ≅ × 1 5 10
7
cal/g es mucho más de lo que se libera en cualquier reacción quí-
mica (que es del orden de 10
3
-10
4
cal/g). Luego la energía del Sol no puede provenir de reac-
ciones químicas.
En este contexto es interesante mencionar que entre fines del siglo XIX y comienzos del XX se
ventiló una aguda controversia entre físicos, geólogos y biólogos acerca de la edad de la Tierra
(y del sistema Solar). Los geólogos al estudiar los estratos sedimentarios, estimaban la duración
de las eras geológicas en centenares de millones de años, lo que estaba de acuerdo con las con-
clusiones de los biólogos, basadas en el estudio de los fósiles y en cálculos del tiempo requerido
para la evolución de los animales y plantas a partir de las formas primitivas. Sin embargo estas
estimaciones contradecían la opinión de los físicos, quienes en base a las formas de energía que
conocían creían imposible que el Sol pudiera haber brillado por más de 8 millones de años. El

3
Debe quedar claro que este cálculo es una estimación dado que en la práctica la densidad no es uniforme, por lo
tanto el factor 3/10 no se puede tomar muy en serio.
9. Gravitación
259
error fue en este caso de los físicos de entonces, que ignoraban la existencia del núcleo atómico
y sus propiedades y por lo tanto desconocían la posibilidad de liberar grandes cantidades de
energía mediante las reacciones de fusión de núcleos livianos. La fusión del hidrógeno para
formar helio libera una enorme cantidad de energía, comparada con la que se libera en una
reacción química. En efecto:
4 2 10
4 11
H He cal/g → + × (9.65)
Cuando se conocieron estas posibilidades terminó la polémica y desaparecieron las discrepancias
en las escalas de tiempos. La energía nuclear es tan abundante que una estrella como el Sol
puede brillar por más de 10000 millones de años.
Lo anterior no significa que la contracción gravitatoria no tenga importancia. Por de pronto es
fundamental en la formación y evolución de una estrella. Gracias a la contracción de la nube que
la origina, la estrella naciente alcanza las condiciones de densidad y temperatura
4
necesarias para
que arranquen las reacciones nucleares. Además la contracción gravitatoria es importante en las
fases finales de la vida de la estrella, cuando se agota su combustible nuclear y se enfría, pues
entonces colapsa
5
por efecto de su propia gravedad hacia su destino final de enana blanca, estre-
lla de neutrones o agujero negro.
La contracción gravitatoria es también una fuente importante de energía durante la formación de
cuerpos de tamaño planetario. La energía liberada por unidad de masa en la contracción de la
Tierra hasta su tamaño actual es de ≅ × 4 5 10
3
. cal/g, más que suficiente para fundir el material
del interior. Vemos de todas formas que V M / decrece al disminuir M. La disminución del radio
no alcanza a compensar este efecto pues r M ~
/ 1 3
, luego V M M / ~
/ 2 3
. Para la Luna V M / es
un 6 % del valor para la Tierra: 200-300 cal/g, que todavía alcanzan para fundir el material del
interior. Pero cuerpos más pequeños no se funden y por eso su interior no se diferencia.
Para completar estos breves comentarios sobre la termicidad del interior de los planetas corres-
ponde mencionar otra fuente de energía: se debe a la presencia de pequeñas cantidades de sus-
tancias radioactivas, que al decaer liberan energía. Pese a que la cantidad de energía que pro-
viene de estos procesos no es mucha, tiene efectos importantes
6
.
Gravimetría
La gravimetría estudia el campo gravitatorio cerca de la superficie terrestre, asunto que reviste
gran importancia práctica. Examinaremos aquí los factores que influyen sobre el valor de g.
Efectos de la no esfericidad de la Tierra y de su rotación
Todo apartamiento de la simetría esférica da lugar a variaciones del campo gravitatorio. En la
Tierra hay varios factores que producen tales variaciones tanto en escala global como local.

4
Las reacciones de fusión requieren temperaturas de millones de grados.
5
Mientras la estrella quema su combustible nuclear el calor liberado mantiene caliente el interior y la presión
generada equilibra la gravedad de modo que el radio de la estrella no varía, pero al terminarse el combustible el
interior se enfría y la presión ya no puede equilibrar la gravedad, por lo tanto el colapso gravitacional se reanuda.
6
El calor liberado en el interior de la Tierra por el decaimiento radioactivo provoca los movimientos convectivos
del manto que a su vez causan la deriva de los continentes y también los movimientos convectivos del núcleo que
dan origen al campo magnético terrestre.
9. Gravitación
260
θ
N
S
r
p
r
e
r

Fig. 9.9. La forma de la Tierra. Se ha exagerado el achatamiento.
En primer lugar la Tierra no es esférica (Fig. 9.9): debido a la rotación su forma se asemeja a un
elipsoide achatado (radio polar r
p
= 6356.912 km y radio ecuatorial r
e
= 6378.388 km). Podemos
definir un radio medio como el radio de una esfera que tiene el mismo volumen y resulta r
m

=
6371.2 km. El achatamiento se define como
f
r r
r
e p
e
=


1
297
(9.66)
En segundo lugar g se mide en un referencial no inercial. Si g es el valor medido en la superficie,
g g a = +
i c
(9.67)
donde g
i
es el valor que se mediría en un referencial inercial y a
c
es la aceleración centrífuga.
Recordemos que a r
c
=

ω
2
, luego a r
c
= ω θ
2
cos (θ es la latitud) y entonces
a r g
a
c e
c
( ) . /
( )
θ ω
θ
= = ≈ ≈
= =
0 3 4 289
90 0
2
0
cm/s
2
(9.68)
Combinando los efectos del achatamiento y la fuerza centrífuga se encuentra
g g g
p e e
− ≈
1
189
(9.69)
Como f <<1, se tiene que r r f
e
≅ − ( sen ) 1
2
θ y se puede obtener una fórmula aproximada al
primer orden en f (debida a Clairault) que da g( ) θ al nivel del mar:
g g
q
f q
a
g
r
g
e
c
e
e
e
( ) sen , θ θ
ω
= + −
[
\
¸
)
|
|
|
|
|
|
= = 1
5
2
2
2
(9.70)
La fórmula internacional de la gravedad
7
al nivel del mar corregida por la forma de la Tierra es:
g
0
2 4
978 0318 1 0 00527889 0 00002346 = + + . ( . sen . sen ) θ θ cm/s
2
(9.71)

7
Ver A. Scheidegger, Foundations of Geophysics, Elsevier Scientific Pub. Co (1976).
9. Gravitación
261
Además de estos efectos, que dan lugar a variaciones de g de escala global, las mediciones pre-
cisas de las gravedad ponen de manifiesto apartamientos de escala local respecto de los valores
medios determinados por la forma y la rotación de la Tierra. Estas irregularidades, llamadas
anomalías, se deben a inhomogeneidades de la corteza terrestre y a la topografía local. El estu-
dio de las anomalías de la gravedad es de gran importancia ya que permite inferir propiedades
del subsuelo de interés tanto científico como económico (por ejemplo localización de yacimien-
tos) a partir de mediciones simples y de bajo costo hechas en la superficie. Por estas razones
discutiremos brevemente las diferentes anomalías, sus orígenes y sus valores típicos, como re-
sultan de las medidas de g en la superficie de la Tierra.
Las mediciones precisas de g se efectúan mediante instrumentos llamados gravímetros. No en-
traremos a discutir los aspectos instrumentales, baste decir que los gravímetros más comunes se
fundan en el empleo de péndulos. En gravimetría se suelen expresar los resultados de las medi-
das en gal y miligal = 1 mgal = 10
–3
gal (recordemos que 1 gal = 1 cm/s
2
).
El efecto de la forma y la rotación de la Tierra discutido antes puede alcanzar unos 7 gal. Los
factores locales se dividen en cuatro grupos y en conjunto su efecto no supera 1 gal.
Anomalías por efecto de la topografía y el relieve
Estos efectos se pueden estimar en base a datos del relieve en el lugar de la medición y sus in-
mediaciones y comprenden:
• La corrección por altura en aire. A una altura h r << sobre la superficie tenemos que
g h g
h r
g
h
r
( )
( / )
=
+
≅ −
[
\
¸
)
0
2
0
1
1
1
2
(9.72)
Luego
g h g g h g h
h
r
g ( ) ( ) , ( ) = + = −
0 0
2
δ δ (9.73)
El valor de esta corrección es
δg
h r
g = − = −
2
0 3086
0
. mgal/m (9.74)
y es negativa para elevaciones por encima del nivel de referencia. La corrección que lleva
del valor observado g a g
0
se denomina reducción por altura.
• La corrección por mayor espesor de la corteza externa. Si se mide g en un lugar elevado
como una altiplanicie (Fig. 9.10a), la corrección por altura en aire es excesiva porque no
toma en cuenta el efecto gravitatorio debido a la capa de material entre el nivel de referencia
y el nivel del suelo en el lugar de la medición. El efecto de esta capa adicional es
δ π ρ g G h ≈ 2 (9.75)
donde ρ es la densidad del medio que forma el relieve. Si tomamos un valor típico para ro-
cas graníticas ( ρ = 2 67 . g/cm
3
) resulta
δg
h
≈ 0 1119 . mgal/m (9.76)
9. Gravitación
262
Esta corrección tiene signo opuesto a la reducción por altura. El efecto combinado de (9.74)
y (9.76) se denomina corrección de Bouguer por elevación y vale
δg
h
= −0 1967 . mgal/m (9.77)
α
(a)
P
(b) (c)
0 0 0
P P
h
α
ρ
Fig. 9.10. Efectos sobre g de la topografía y el relieve: (a) mayor espesor de la corteza ex-
terna; (b) y (c) elevaciones y depresiones cerca del punto de observación.
• Corrección por relieves vecinos al punto de observación. Esta corrección se llama también
corrección topográfica. Si hay relieves (elevaciones o depresiones) cerca del punto de ob-
servación (Fig. 9.10 b y c), la corrección de Bouguer está en error debido al exceso de masa
encima del nivel de observación o al defecto debajo del mismo. En ambos casos la correc-
ción es negativa y puede ser grande cerca de una pendiente fuerte. Si el ángulo α subtendido
por el relieve desde el punto de observación es pequeño (α < 10°) el efecto no supera 1 mgal.
Anomalías de Bouguer.
Aquellas desviaciones del valor de g que no se pueden descontar por las correcciones anteriores
se llaman anomalías de Bouguer y su presencia indica variaciones anormales de la densidad en
el interior de la Tierra. Por variaciones anormales entendemos desviaciones respecto a los valo-
res medios ya discutidos cuando tratamos la variación de densidad en el interior de la Tierra.
Luego de efectuar las correcciones de Bouguer los valores observados de g son en general apro-
ximadamente correctos en tierra firme y cerca del nivel del mar. Pero suelen ser demasiado bajos
(anomalías de Bouguer negativas) en los lugares altos como las altiplanicies. Viceversa son de-
masiado altos (anomalías de Bouguer positivas) sobre los océanos. Este comportamiento indica
que bajo una extensión elevada la densidad media es menor que bajo de una depresión. Tales
anomalías son evidencia de la isostasia, o sea la hipótesis de que la corteza terrestre flota sobre
un manto fluido más denso
8
, de modo que las partes más elevadas corresponden a lugares donde
la corteza es más gruesa y tiene una raíz de baja densidad que penetra más en el manto, y vice-
versa en correspondencia con las depresiones la corteza es más delgada (Fig. 9.11).
Si se supone equilibrio isostático se puede calcular teóricamente una corrección isostática. Se
entiende por corrección isostática la que deriva de las variaciones de espesor de la corteza nece-
sarias para el equilibrio isostático. Las anomalías isostáticas son las diferencias entre el valor
medido de g y el valor teórico que se obtiene combinando los efectos de topografía y relieve con
la corrección isostática. La presencia de anomalías isostáticas indica un apartamiento del equili-
brio isostático, y por consiguiente la presencia de esfuerzos mecánicos en la corteza terrestre. La
observación muestra que los continentes están muy aproximadamente en equilibrio isostático,

8
Este tema se trata en el Capítulo 13.
9. Gravitación
263
pero ciertas islas tienen anomalías de hasta + 0.1 gal, y en algunas fosas oceánicas hay anoma-
lías negativas de hasta – 0.2 gal. Una anomalía positiva revela un empuje neto hacia abajo,
mientras que una anomalía negativa indica un empuje neto hacia arriba.
corteza
manto fluido
raíz
antiraíz
Fig. 9.11. Equilibrio isostático: la corteza es más gruesa bajo las elevaciones y más del-
gada bajo las depresiones.
Otras anomalías de origen local
Diversas otras condiciones locales pueden dar lugar a anomalías y entre ellas mencionamos:
• Densidad anormal de las rocas bajo la superficie. Difícilmente este efecto supera ~ 0.1 gal.
• Variaciones de la densidad de las rocas superficiales. Generalmente es < 0.01 gal y se puede
tomar en cuenta cambiando el valor de ρ en la corrección por espesor de la corteza.
• Alteraciones de la topografía oculta de la base cristalina cubierta por sedimentos. General-
mente es < 0.0005 gal.
Corrección de Eötvös
A veces se mide g desde plataformas en movimiento (barcos, aviones o vehículos terrestres). Es
necesario entonces descontar el efecto de la aceleración de Coriolis.
Fuerza de marea
La fuerza de marea es un efecto importante que tiende a deformar un cuerpo extenso sometido a
un campo gravitatorio no uniforme. Para entender su origen consideremos el efecto del campo
gravitatorio de la Luna sobre la Tierra (Fig. 9.12).
α
Tierra
R
d
r
Luna
O
z
π/2
Fig. 9.12. Geometría para el cálculo de la fuerza de marea.
Un objeto situado en un punto O de la Tierra está sometido al campo gravitatorio terrestre
g r
T
T
Gm
r
= −ˆ
2
(9.78)
9. Gravitación
264
y al campo gravitatorio de la Luna
g d
L
L
Gm
d
= −
ˆ
2
(9.79)
Desde luego g g
L T
<< . Para ver el efecto de esta superposición para un observador en O es pre-
ciso recordar que la Tierra cae hacia la Luna con la aceleración
a R
T
L
Gm
R
= −
ˆ
2
(9.80)
Para nuestro observador esta aceleración equivale a un campo gravitatorio ficticio:
g a R
a T
L
Gm
R
= − =
ˆ
2
(9.81)
El campo total en O es entonces
′ = + + = − − + g g g g r d R
T L a
T L L
Gm
r
Gm
d
Gm
R
ˆ
ˆ ˆ
2 2 2
(9.82)
pero d R Rr r
2 2 2
2 = + + senα , luego
d R
r
R
r
R
2 2
2
2
1 2 = + +






senα (9.83)
Como R r ≈ 60 tenemos que r R
2 2
<< y al orden más bajo en r R / tenemos que
d R
r
R
≅ +




1 senα (9.84)
Además d R Z = + + ( sen )
ˆ
cos
ˆ
r R r α α y
ˆ ˆ
cos
ˆ
d R Z ≅ +
r
R
α (9.85)
Luego
′ ≅ − + − g r R Z
Gm
r
Gm
R
r
R
T L
2 2
2 ˆ ( sen
ˆ
cos
ˆ
) α α (9.86)
Por lo tanto el campo gravitatorio de la Luna, descontando la aceleración producida sobre la Tie-
rra, deja un efecto neto dado por un campo que llamamos campo de marea y que vale
g R Z
m
L
Gm
R
r
R
=





2
2 ( sen
ˆ
cos
ˆ
) α α (9.87)
El campo de marea (Fig. 9.13a) es simétrico respecto del plano que pasa por el centro de la Tie-
rra y es perpendicular a R (la dirección Luna-Tierra). También es simétrico por rotaciones al-
rededor de R, luego la configuración completa se obtiene girando la Fig. 9.13a alrededor de R.
En los puntos A y ′ A situados sobre el eje Luna-Tierra g
m
se aleja del centro de la Tierra. En la
9. Gravitación
265
intersección de la superficie terrestre con el plano perpendicular a R que pasa por O, g
m
se di-
rige hacia el centro de la Tierra. La fuerza de marea tiende pues a estirar la Tierra a lo largo de la
dirección Tierra-Luna y a reducir su radio en sentido perpendicular a dicha dirección, para darle
una deformación en forma de cigarro (Fig. 9.13b).
R
α
A
z
A'
B
O
B'
a la Luna a la Luna
(a) (b)
Fig. 9.13. (a) El campo de marea. (b) La deformación que el campo de marea tiende a pro-
ducir.
Para estimar la magnitud de g
m
podemos escribir
g R Z
m T
L
T
g
m
m
r
R
=





3
2 ( sen
ˆ
cos
ˆ
) α α (9.88)
con g Gm r
T T
= /
2
. El factor
m
m
r
R
L
T




≈ ×

3
8
5 10 (9.89)
es muy pequeño, de modo que g
m
es muy pequeño
g R Z
m T
g ≈ × −

5 10 2
8
( sen
ˆ
cos
ˆ
) α α (9.90)
Sobre el eje Tierra-Luna senα = ±1 y g
m
≈ ±0 1 . mgal (por eso no lo tuvimos en cuenta en el
estudio de g). Pero pese a ser pequeña la fuerza de marea tiene importantes consecuencias.
Esfera fluida sometida a la fuerza de marea
Si la Tierra estuviera cubierta por un océano y no rotara, por efecto del campo ′ = + g g g
T m
ad-
quiriría una forma alargada en la dirección del eje Tierra-Luna y simétrica respecto del plano
α = 0. Para calcular esa forma escribimos g
m
como
g x z
m
L
Gm
R
x z = −
3
2 ( ˆ ˆ) (9.91)
donde x r = senα, z r = cosα. Definiendo el potencial del campo de marea como
9. Gravitación
266
φ α
m
L L
Gm
R
x z
Gm
R
r
R
= − − =





2
2
2
1 3
3
2 2
2
2
( ) ( sen ) (9.92)
tenemos que ( ) / g
m x m
x = −∂φ ∂ , ( ) / g
m z m
z = −∂φ ∂ . El potencial total es
φ φ φ φ = + ′ = −∇
T m
, g (9.93)
o sea
φ α = − +





Gm
r
Gm
R
r
R
T L
2
1 3
2
2
( sen ) (9.94)
En el equilibrio la superficie del océano debe ser perpendicular a ′ g , luego corresponde a
φ = cte. Podemos elegir la constante como −Gm r
T
/
0
, valor que tendría en ausencia de la fuerza
de marea. Esta condición nos da la ecuación de la superficie:
1 1 1
2
1 3
0
2
2
r r
m
m R
r
R
L
T
= −




− ( sen ) α (9.95)
Como el efecto de marea es muy pequeño podemos poner r r r = +
0
δ , (δr r <<
0
), luego
1 1
1
0 0
r r
r
r
≅ −






δ
(9.96)
Por la misma razón podemos poner r r
2
0
2
≈ en el término de marea. Obtenemos así:
δ α α δ α r r
m
m
r
R
r
L
T
( ) ( sen ) ( sen ) =






− = −
0
0
3
3
2 1
2
0
2
1
2
3 1 3 1 (9.97)
Luego la deformación es un estiramiento en la dirección α π = ± / 2 y una contracción en el
plano α = 0. La superficie dada por (9.97) es un elipsoide alargado cuyo eje mayor apunta en la
dirección Tierra-Luna. El alargamiento es pequeño, ya que
δr r
m
m
r
R
L
T
0 0
0
3
3
0 36 =






≈ . m (9.98)
luego δ π r( / ) . ± = 2 0 54 m, δr( ) . 0 0 18 = − m. La excentricidad de la órbita lunar es ε = 0 054 . ,
luego R R R
min
( ) . = − = 1 0 956 ε , R R R
max
( ) . = + = 1 1 054 ε y δr
0
varía en ±15% según sea la
posición de la Luna en su órbita.
Efecto combinado de la Luna y el Sol
Podemos hacer un razonamiento idéntico para el efecto de la atracción solar y resulta
δr r
m
m
r
R
S
S
T ST
0 0
0
3
0 17
,
. =






≈ m (9.99)
9. Gravitación
267
donde R
ST
es la distancia entre la tierra y el Sol. Los efectos debidos a la Luna y al Sol se com-
binan y el resultado depende de las posiciones relativas de ambos astros (Fig. 9.14). Los efectos
se restan cuando la Luna está en cuarto creciente o menguante y resulta
δ δ δ r r r
L S 0 0 0
0 19 = − ≈
, ,
. m (9.100)
y se suman cuando se tiene Luna llena o Luna nueva y entonces
δ δ δ r r r
L S 0 0 0
0 53 = + ≈
, ,
. m (9.101)
Teniendo en cuenta la excentricidad de la órbita lunar, resulta que el máximo es
δ α π r = ± ( ) ≅ / . 2 0 90 m (9.102)
Luna
al Sol
Luna
al Sol
Cuarto creciente
Luna
al Sol
al Sol
Luna
Luna llena
Cuarto menguante Luna nueva
Fig. 9.14. Efecto combinado de marea de la Luna y el Sol.
El plano de la órbita lunar está inclinado 18º respecto del ecuador terrestre. Si la Tierra respon-
diera instantáneamente al campo de marea se produciría un abultamiento fijo respecto del eje
Tierra-Luna (Fig. 9.15). Como la Tierra gira sobre su eje el abultamiento, visto desde un obser-
vador en la Tierra, giraría siguiendo el movimiento aparente de la Luna. El período de revolu-
ción de la Luna es de ≈ 28 días, luego el intervalo entre dos pasos sucesivos de la Luna por el
meridiano es de
24
24
28
24 50 h h h + ≈ ′ (9.103)
9. Gravitación
268
El intervalo entre dos máximos de la marea lunar es pues de 12 h 25′ aproximadamente. A esto
hay que agregar la marea solar, cuyos máximos están separados por un intervalo de 12 h.
Mareas
No se deben confundir las deformaciones de que hablamos hasta ahora con las pleamares y ba-
jamares que se observan en las costas, que son un efecto combinado del campo de marea y de la
rotación terrestre. En realidad el problema es complicado porque el agua de mares y océanos no
responde de inmediato al campo de marea tomando la configuración de equilibrio. La forma
correcta de analizar el problema es considerar que el campo de marea, visto desde un lugar de la
Tierra, equivale a una fuerza que varía periódicamente con el tiempo. En diferentes lugares la
fuerza oscila con el mismo período pero con distinta fase. La respuesta de las masas de agua a
este campo variable
9
plantea un problema análogo al de las oscilaciones forzadas de un resorte.
Las oscilaciones, en este caso, son ondas. Análogamente al caso de las oscilaciones forzadas de
un resorte, aparecen aquí dos tipos de efectos:
• La resonancia, cuando la frecuencia excitadora es próxima a la de las oscilaciones libres del
sistema. En estos casos la amplitud de las mareas puede llegar a ser muy grande. Esto ocurre
en algunos lugares del globo debido a la particular configuración de las costas. Por ejemplo
en la Bahía de Fundy y en Río Gallegos la amplitud de la marea supera los 10 m.
• La disipación de energía, relacionada con el desfasaje entre el desplazamiento y la fuerza
excitadora. La disipación se debe básicamente a la generación de turbulencia en el movi-
miento del agua. Esta disipación de energía produce interesantes efectos dinámicos en el
sistema Tierra-Luna que pasamos a discutir ahora.
w
Luna
18˚
Fig. 9.15. El campo de marea gira respecto de la Tierra.
Efecto de las mareas sobre la rotación terrestre y la órbita lunar
La reacción de las fuerzas que disipan la energía de las mareas genera un momento que frena la
rotación de la Tierra. Esto conduce a un aumento de la longitud del día y finalmente llevará a
que la rotación diurna del planeta se pondrá en sincronismo con la rotación del satélite. Tal cosa
ya ocurrió con la Luna, que muestra la misma cara (es decir hemisferio) a la Tierra, y también

9
Es importante en este contexto tener presente la componente horizontal del campo de marea.
9. Gravitación
269
con los demás satélites del Sistema Solar, que presentan todos la misma cara a sus respectivos
planetas.
A medida que la rotación de la Tierra se frena disminuye su momento angular de rotación L
r,T
.
Pero el Sistema Tierra-Luna debe conservar su momento angular total L ya que las fuerzas y
momentos que estamos considerando son internos. Luego la disminución de L
r,T
se debe com-
pensar por un aumento del momento angular en otra parte del sistema, para que
L L L L = + + =
r,T o r,L
cte. (9.104)
donde L
r,L
es el momento angular de rotación de la Luna y L
o
es el momento angular orbital de
la Luna. Si R es el radio de la órbita lunar (que para simplificar vamos a suponer circular) y T el
período, la velocidad de la Luna es v R T
L
= 2π / y el módulo de L
o
vale
L
m R
T
L
o
=
2
2
π
(9.105)
Veremos en el Capítulo 10 que el momento angular de un cuerpo esférico de masa m y radio r
que gira sobre su eje con velocidad angular ω es
L I I
T
r
≅ = ω
π 2
(9.106)
donde I es el momento de inercia, cuyo orden de magnitud es I mr ≈
2
. Suponiendo para simpli-
ficar los cálculos que L
r,T
, L
o
y L
r,L
están alineados, y recordando que T T
L
= porque la Luna
muestra siempre la misma cara a la Tierra, la (9.106) implica
I
T
m R
T
I
T
T
T
L L
+ + =
2
cte. (9.107)
Dado que I m r
L L L

2
y que r R
L
<< , podemos despreciar el último término de la (9.107) y queda
I
T
m R
T
T
T
L
+ =
2
cte. (9.108)
Además por la III Ley de Kepler
T
Gm
R
T
=
2
3 2
π
/
(9.109)
Sustituyendo en (9.108) obtenemos
I
T
m
Gm R
T
T
L
T
+ ≅

cte. (9.110)
Diferenciando esta expresión resulta
I
T
T
m
Gm
R R
T
T
T
L
T
δ
π
δ
2
1 2
1
2 2
=
− /
(9.111)
9. Gravitación
270
Este resultado muestra que si el día se alarga la Luna se aleja de la Tierra (y aumenta su período
de revolución). Usando nuevamente la III Ley de Kepler en (9.111) obtenemos
δ δ R
I T
m RT
T
T
L T
T
= 2
2
(9.112)
Podemos escribir la (9.112) en una forma más útil para el cálculo:
δ δ R
R
I
m R
T
T
T
T
T
L T
T
T
=












2
2
(9.113)
Ahora I m r
T T T
= 0 3308
2
. y m R m r
L T T
2 2
44 28 = . . Luego I m R
T L
/ .
2 2
0 75 10 ≈ ×

y T T
T
/ = 28.
Por lo tanto
δ δ R
R
T
T
T
T
≅ 0 42 . (9.114)
Vemos así que si el día se alarga en 1s (δT T
T T
/ ≈

10
5
) la Luna se aleja de la Tierra en
δR ≈1 6 . km. Observaciones del crecimiento de corales fósiles han mostrado que efectivamente
la duración del día ha aumentado. Hace 350 millones de años el año tenía unos 400 días en lugar
de los 365 actuales, lo que implica un alargamiento del día de un 10 % y por lo tanto un aumento
de la distancia de la Luna de un 4 % , que equivale a algo más de 15000 km.
Órbitas directas y retrógradas
El razonamiento que acabamos de exponer vale para un sistema como el de la Tierra y la Luna,
en el cual la órbita es directa, es decir los tres momentos angulares L
r,T
, L
o
y L
r,L
están apro-
ximadamente alineados como lo indica la Fig. 9.16a. Entonces la disminución del momento an-
gular de rotación del planeta debe ser compensada por un aumento del momento angular orbital
del satélite para que se conserve el momento angular total L. La situación es diferente si el mo-
vimiento orbital del satélite es retrógrado. En ese caso (Fig. 9.16b) para conservar L la dismi-
nución del momento angular de rotación del planeta L
r,p

debe ser compensada por una dismi-
nución de L
o
. Por lo tanto al revés que en el caso de la Luna el satélite se acerca al planeta pu-
diendo caer en él si L
r,p
es mayor que L
o
. Un caso así es el de Tritón, el mayor satélite de
Neptuno, que se mueve en sentido retrógrado. El momento angular de rotación de Neptuno es
L
r,N
≈ m r
N N N
2
ω donde
m m r
N T N N
≅ ≅ = 17 2 25 000 2 16 . , . km , h ω π (9.115)
y el momento angular orbital de Tritón es L
o
/ = 2
2
πm R T
s s
donde
m m R T
s T s
≅ ≅ = 0 06 354000 145 . , km , h (9.116)
Luego L L
o r,N
<< y la disipación de las mareas generadas por Tritón sobre Neptuno terminará
por agotar el momento angular de Tritón y éste se acercará más y más a Neptuno.
9. Gravitación
271
L
L
o
L
r T
L
r, L
L
L
o
L
r, p
L
r, s
(a) (b)
Fig. 9. 16. Momento angular de un sistema planeta-satélite. (a) El sistema Tierra-Luna. (b)
Un planeta y un satélite en órbita retrógrada.
El límite de Roche
La fuerza de marea ejercida por la Luna sobre la Tierra es muy pequeña (apenas ~10
–7
g). No
siempre es así, ya que si los cuerpos orbitan muy cerca el uno del otro esta fuerza puede ser muy
grande. En particular, puede ser muy grande la fuerza sobre el satélite (es decir el cuerpo más
pequeño) debida al planeta. Sobre la Luna el campo de marea debido a la Tierra está en relación
de 1:10
5
con el campo gravitatorio de la Luna. El satélite Io orbita alrededor de Júpiter aproxi-
madamente a la misma distancia que la Luna de la Tierra, y está sometido a una fuerza de marea
mucho mayor aunque todavía pequeña, pues
g g
M Io
/ ≈

10
2
(9.117)
Si un satélite orbitara mucho más cerca de su primario la fuerza de marea llegaría a ser tan in-
tensa que lo rompería en pedazos. Para ver cuando esto ocurre calculemos las fuerzas a las que
está sometido un elemento de volumen de un satélite. Sobre un elemento como el de la Fig. 9.17,
situado a una distancia r del centro, actúa la gravedad del satélite, cuyo campo es
g r x y z = − = − + +
4
3
4
3
π ρ π ρ G r G r x y z ˆ ( ˆ ˆ ˆ ) (9.118)
pues se debe a la masa contenida en ′ < r r . Además actúa la fuerza centrífuga debida a la rota-
ción; si el satélite presenta siempre la misma cara al planeta (como ocurre siempre) ω π = 2 / T
r
donde T R GM
r
= 2
3 1 2
π( / )
/
es el período de revolución, M es la masa del planeta y R el radio de
la órbita del satélite. El campo que produce es entonces
f r x y x y
c
x y
GM
R
x y = = + = +

ω ω
2 2
3
( ˆ ˆ) ( ˆ ˆ) (9.119)
Por último actúa la fuerza de marea, cuyo campo es
g x y z
m
GM
R
x y z = − −
3
2 ( ˆ ˆ ˆ) (9.120)
9. Gravitación
272
El campo total es entonces ′ = + + g g f g
c m
.
w
planeta
r
x
y
z
dV
Fig. 9.17. Cálculo del efecto combinado de la fuerza de marea y la fuerza centrífuga sobre
un satélite.
Vemos así que sobre el eje satélite-planeta ( y z = = 0) el campo es
′ = − + g G x
GM
R
x
x
4
3
3
3
π ρ (9.121)
de modo que tanto la fuerza centrífuga como la de marea tienden a contrarrestar la gravedad.
Sobre el eje y el campo es
′ = − g G y
y
4
3
π ρ (9.122)
porque la fuerza centrífuga cancela la fuerza de marea. Por último sobre el eje z la fuerza de ma-
rea se suma a la gravedad:
′ = − − g G z
GM
R
z
z
4
3
1
2
3
π ρ (9.123)
planeta
x
y
z
a
b
c
Fig. 9.18. Deformación de un satélite fluido debida a la rotación y al campo de marea.
Si el satélite fuera fluido la forma de equilibrio en el campo ′ g sería un elipsoide con tres ejes
distintos: el mayor en la dirección x, el menor en la z y el intermedio en la y (Fig. 9.18). Sin em-
bargo si R disminuye mucho el equilibrio ya no es posible porque el campo de marea y el de la
9. Gravitación
273
fuerza centrífuga crecen y a un cierto momento se llegaría a que ′ < g
x
0; entonces el satélite, si
fuera fluido, se rompería en pedazos
10
. La condición límite es ′ ≈ g
x
0. Si ρ
0
es la densidad del
planeta y R
0
su radio, esto requiere
R R R ≤ =







3
0
1 3
0
ρ
ρ
/
(9.124)
El valor crítico R
*
se llama límite de Roche
11
. En realidad nuestro resultado no es correcto, pues
R R


0
y para calcular el campo de marea usamos una fórmula aproximada que vale para
R R

>>
0
. Cálculos más exactos dan
R
A
R A








= −
ρ
ρ
0
1 3
0
8 14
/
, (9.125)
Lo dicho vale para un satélite fluido que no opone resistencia a esfuerzos de tracción. Para un
cuerpo sólido rocoso es necesario un acercamiento mayor, para que las fuerzas de marea puedan
vencer la resistencia del material. Si Y es el esfuerzo límite que puede resistir el material (valores
típicos para rocas pueden ser 10
8
-10
7
dy/cm
2
o incluso tan poco como 10
6
dy/cm
2
), la ruptura se
produce cuando ρ ′ ≅ g a Y
x
donde a es el radio del satélite. Tendremos entonces un nuevo valor
crítico R
Y
*
diferente, dado por la condición
Y a
GM
R
G
Y
= −






ρ
π
ρ
2
3
3 4
3
*
(9.126)
de donde obtenemos
R
R
F
F
Y
G a
Y
*
*
/
( )
, =
+
=
1
1 3 4
3
2 2
π ρ
(9.127)
Para un dado Y, F disminuye con a, de modo que R
Y
*
aumenta y se acerca a R
*
. Luego si
F R R
Y
<< ⇒ ≈ 1
* *
(9.128)
Esto ocurre para cuerpos de gran tamaño que cumplen
a a
Y
G
>> ≡
*
4
3
2
π ρ
(9.129)
con ρ ≅ 2 5 . g/cm
3
, Y ≈10
7
dy/cm
2
resulta a
*
≈ 25 km. Luego un objeto de esta clase con a >
25 km se rompe cuando llega a una distancia R R
Y

*
. Uno mucho más pequeño se precipita en-
tero sobre el planeta.

10
Este es el destino de Tritón, que como está orbitando en sentido retrógrado de acerca a Neptuno.
11
El límite de Roche tiene también otro significado; a saber, que a distancias menores que el límite de Roche es
imposible que se forme un satélite por acreción de masa. Esto es lo que ocurre con los anillos de Saturno.
9. Gravitación
274
Comentarios
En este Capítulo introdujimos la Teoría Newtoniana de la gravitación y presentamos algunas de
sus consecuencias, complementando el estudio del movimiento planetario que hicimos en el Ca-
pítulo 7. Más allá del éxito de la teoría es oportuno comentar un aspecto básico de la misma. Se
trata de que la Ley Universal de la Gravitación (9.18) implica la idea de acción a distancia, es
decir de una fuerza que se ejerce entre cuerpos separados, sin un intermediario material entre los
mismos. Este concepto es contrario a la intuición y preocupó a los científicos de la época, inclu-
yendo el mismo Newton. Casi un siglo después de Newton el gran matemático Leonhard Euler
decía: “si se viera que un carro sigue a los caballos sin estar de ningún modo vinculado a ellos y
sin ver ni cuerda ni otro dispositivo que conecte los caballos al carro, no se diría que el carro está
siendo atraído por los caballos …” y agrega: “los filósofos ingleses sostienen que atraerse mu-
tuamente es una propiedad esencial de todos los cuerpos … como si estuviesen dotados de una
suerte de sentimiento o deseo” y afirma que esta idea “repugna al intelecto” de igual modo que
las cualidades ocultas de los antiguos filósofos, según los cuales el opio hace dormir porque está
dotado de la “virtud de adormecer” y “entonces se tendría que considerar que la atracción es una
cualidad oculta” que no debería tener lugar en la Física.
De manera semejante Huygens y Leibnitz, aún reconociendo el valor de los resultados obtenidos
por Newton sobre el movimiento planetario y las mareas, criticaron el concepto de acción a dis-
tancia y lo consideraron incomprensible cuando no absurdo. En cuanto a Newton, si bien no ig-
noraba la dificultad, adoptó una actitud pragmática al afirmar que “la gravedad existe de hecho y
explica todos los movimientos de los cuerpos celestes y del mar”. Sin embargo reconocía que
sobre esta cuestión aún no se había dicho la última palabra.
Como se ve el asunto reviste un carácter filosófico y su origen proviene de que para explicar las
cosas en un cierto nivel de la realidad hace falta invocar propiedades de cosas que pertenecen a
un nivel más profundo. Como no se puede seguir indefinidamente por esta vía es necesario dete-
nerse en algún punto y admitir que las propiedades de las cosas que pertenecen al nivel en que
nos hemos detenido no tienen explicación y se deben aceptar siempre y cuando las consecuen-
cias que se derivan de ellas estén de acuerdo con la observación y los experimentos.
La introducción del potencial gravitatorio y el campo gravitatorio elimina el problema de la ac-
ción a distancia, pues implica que la presencia de todo cuerpo material se traduce en propiedades
de los puntos del espacio, de modo tal que por el hecho de ubicarse en un punto dado cualquier
otro objeto adquiere una energía potencial gravitatoria y siente una fuerza de atracción, propie-
dades ambas que pertenecen al punto donde se encuentra el objeto. Pero la eliminación del pro-
blema es sólo formal e introduce en su lugar un nuevo problema pues no se explica en virtud de
qué los puntos del espacio tienen que poseer esas propiedades.
Del mismo modo la acción a distancia no aparece en el marco de la Relatividad General pues en
esa teoría el espacio-tiempo no es un receptáculo pasivo de los eventos sino que forma parte de
la descripción de la realidad. La acción a distancia tampoco aparece en la Teoría Cuántica de
Campos en la cual (como mencionamos en la Introducción) toda interacción ocurre por medio
del intercambio de los bosones mensajeros. En todos estos casos, sin embargo, sigue siendo
cierto que hay que aceptar sin explicación las propiedades de los entes fundamentales en que se
funda la teoría.

9. Gravitación nario experimento: es atraída por la Tierra debido a su peso y cae continuamente en la medida necesaria para mantenerse aproximadamente a la misma distancia (Fig. 9.1b).
Luna v 1 2 3 vL aL

3

rL

rT Tierra

(a)

(b)

Fig. 9.1. (a) Una piedra lanzada horizontalmente cae a la superficie tanto más lejos cuanto mayor es su velocidad; si la velocidad inicial es suficiente no llega nunca a la superficie. (b) La Luna cae hacia la Tierra pero se mantiene (aproximadamente) a la misma distancia. Calculemos la aceleración de la Luna. Si su movimiento fuera circular con un radio rL , la aceleración hacia la Tierra (centro de la órbita) sería la correspondiente aceleración centrípeta

aL =
Si TL es el período de revolución de la Luna,
vL =

2 vL rL

(9.4)

2π rL TL

(9.5)

Luego la aceleración de la Luna es

aL = gL =

4π 2 rL 2 TL

(9.6)

Con igual razonamiento se obtiene que cuando la piedra describe una órbita circular

a=

v2 =g rT

(9.7)

Como rT ≈ 6400 km la velocidad necesaria es v ≈ 8 km/s y el período de la piedra sería T = 2π rT / v ≈ 5000 s = 1h 25′ . En términos del período g= Comparando (9.6) y (9.8) resulta 246 4π 2 rT T2 (9.8)

9. Gravitación

gL rL T 2 = 2 g rT TL

(9.9)

Aquí gL y g no tienen porqué ser iguales porque la distancia de la Luna a la Tierra es muy grande y es plausible que la fuerza de atracción disminuya con la distancia. Para deducir como tiene que variar Newton se basó en la III Ley de Kepler. Estudiando el movimiento de los planetas, Kepler descubrió que sus períodos de revolución dependen de la longitud a de los semiejes mayores de sus órbitas (Fig. 9.2). Este resultado, llamado Tercera Ley de Kepler, establece que T 2 ~ a3 . Si comparamos dos planetas
3 T12 a1 = 3 T22 a2

(9.10)

Planeta

Sol 2a

Fig. 9.2. Kepler descubrió que los planetas describen órbitas elípticas, uno de cuyos focos ocupa el Sol (I Ley de Kepler). También descubrió que el cuadrado de su período de revolución es proporcional al cubo del semieje mayor de la órbita (III Ley de Kepler). Newton supuso que esta misma relación se cumple para las órbitas de la Luna y de la piedra:
3 T 2 RT = 3 2 TL rL

(9.11)

Sustituyendo esta relación en (9.9) encontró
2 gL rT = 2 g rL 2 2 ⇒ gL rL = g rT = cte.

(9.12)

La aceleración de la Luna es pues

g(r ) =

cte. r2

(9.13)

El peso de la Luna (fuerza que ejerce la Tierra sobre la Luna) es entonces

247

18) donde F21 es la fuerza que m1 ejerce sobre m2 y F es la fuerza que m2 ejerce sobre m1. Obtenida esta expresión de la fuerza con que la Tierra atrae a la Luna.3).16) vemos que FLT es proporcional a mL . Ya dijimos en la Introducción que la gravitación es una de las interacciones fundamentales de la naturaleza. que podemos enunciar de la siguiente forma: Todos los cuerpos se atraen con fuerzas directamente proporcionales al producto de sus masas e inversamente proporcionales al cuadrado de su distancia.16) Comparando (9. Newton la generalizó para cualquier par de cuerpos dotados de masa y postuló la Ley Universal de la Gravitación.15) donde gT es la aceleración que sufre la Tierra debido a la atracción de la Luna. × mL 2 rL (9. proporcional a mT e inver2 samente proporcional a rL . × mL 2 rL (9.18) y describe satisfactoriamente las interacciones gravitatorias a escala terrestre y astronómica. Gravitación FLT = mL gL = cte.15) con (9.′ × 1 2 rL (9. 9. La Ley Universal de la Gravitación: todos los cuerpos se atraen con fuerzas directamente proporcionales al producto de sus masas e inversamente proporcionales al cuadrado de su distancia. por la III Ley la Luna debe ejercer sobre la Tierra una fuerza igual y opuesta FTL = mT gT = − FLT = − cte. Sin embargo no es co248 . La Teoría Newtoniana de la Gravitación se basa en la (9. 12 La constante G se denomina constante universal de la gravitación. en módulo: FLT = G mL mT 2 rL (9. Sean dos cuerpos de masas m1 y m2 y sea r12 el vector que va de m1 a m2 (Fig. La Ley de la Gravitación dice entonces que ˆ F21 = − F = − r12G 12 m1m2 2 r12 (9. Luego.9. gT = cte.17) donde G es una constante. m2 r12 m1 F12 F21 Fig.3. Evidentemente. 9.14) Por otra parte.

g y rT : g=G mT 2 rT ⇒ mT = 2 g rT G (9.20) Se obtiene así mT = 5. En la Tabla 9. por contrapartida la fuerza con que la Tierra atrae a la Luna es de unos 1020 N. Del mismo modo se puede calcular la masa de la Luna y resulta mL = 0. Masas de los principales cuerpos del sistema Solar en unidades de la masa terrestre ( mT = 5. la teoría Newtoniana se obtiene en el límite de campos gravitatorios no muy intensos. Las dimensiones de G son [G] = [l3 / mt 2 ]. Claramente los efectos de la gravitación sólo se perciben cuando las masas que interactúan son muy grandes.0123 mT .9. La energía potencial gravitatoria es 249 .21) es central y conservativa.1. Su valor se determina midiendo la fuerza entre dos masas conocidas a una distancia dada (experimento de Cavendish) y es G = 6. A partir de la misma.22 14. Objeto Sol Luna Mercurio Venus Marte Júpiter Saturno Urano Neptuno Plutón m/mT 333441 0. Tabla 9.672 × 10–11 N.6720 × 10–8 (cgs) = 6.975 × 10 24 kg ).26 0.1076 318. La masa de la Tierra se puede deducir de la ley de gravitación si conocemos G. Por ejemplo dos masas de 1 kg a 1 m de distancia se atraen con una fuerza de 6. Hasta hoy la teoría más completa de la gravitación es la Relatividad General de Einstein (que no trataremos).0123 0.8161 0.19) A escala de laboratorio la interacción gravitatoria es casi imperceptible y sólo se pone de manifiesto con experimentos muy delicados. Gravitación rrecta pues falla a escala cósmica y cuando las fuerzas gravitatorias son muy intensas.36 95.0016 Potencial gravitatorio y campo gravitatorio La fuerza entre dos masas puntiformes M y m debida a la gravedad ˆ F = −r G Mm r2 (9.975 × 10 24 kg .0556 0.0735 × 10 24 kg = 0.6720 × 10–11 (MKS) (9.1 figuran las masas de los principales cuerpos del sistema Solar en unidades de la masa terrestre.58 17.

Podemos entonces poner VMm = − G Si acercamos otra masa m ′ a M tendremos Mm r (9.28) Campo y potencial gravitatorio de cuerpos extensos El efecto gravitatorio de un cuerpo extenso se puede calcular suponiendo que está constituido por un conjunto de masas puntiformes (Fig. La masa dm = ρ ( r ′)dV ′ de un elemento de volumen dV ′ en r ′ produce en el punto P cuya posición es r un potencial gravitatorio dφ = − G ρ ( r ′)dV ′ r ′′ (9.26) FMm = mg M ˆ .25). porque se refiere a la interacción entre M y m.9. Así como introdujimos el potencial gravitatorio. sobre m actúa la fuerza ˆ F = −r Por lo tanto GM m = gM m r2 (9. φ M = −G M r (9.4). Está claro que g M = −∇φ M y φ M = − ∫ g M ⋅ dr r (9.23) VMm′ = − G Mm ′ r (9. podemos introducir el concepto de campo gravitatorio. que se llama potencial gravitatorio.27) La función g M .24) Para toda masa m que interactúa con M podemos entonces escribir VMm = mφ M . depende sólo de M y de la distancia a esta masa. La energía potencial gravitatoria depende de ambas masas. Debido a su interacción con M. 9.22) La constante V0 se suele elegir de modo que V → 0 cuando r → ∞ . gM = − r GM r2 (9.29) 250 . que depende sólo de r se llama campo gravitatorio de M y no es otra cosa que la aceleración de la gravedad debida a la presencia de M. Gravitación V = − ∫ Fdr + V0 = − G r0 r Mm + V0 r (9.25) donde la función φ M . Si conocemos φ M en todo punto podemos calcular de inmediato la energía potencial gravitatoria debida a la interacción de M con cualquier otra masa m mediante la (9.

Gravitación y un campo gravitatorio ˆ dg = − r ′′G ρ ( r ′)dV ′ . g( r ) = −G 2 ⌡ r − r′ ⌡ r − r′ V′ V′ (9.32) o sea gx ( r ) = −∂φ ( r ) / ∂x .33) Es equivalente calcular g( r ) o φ ( r ) pero es más cómodo calcular φ ( r ) porque es una función escalar mientras que g( r ) es una función vectorial (o sea tres funciones: gx ( r ) . Claramente g( r ) = −∇φ ( r ) (9. Cálculo del efecto gravitatorio de un cuerpo extenso. Al calcular las integrales r se mantiene constante. gy ( r ) .4. r ′′ = r − r ′ r ′′ 2 (9. la variable de integración es dV ′ = dx ′ dy ′ dz ′ ≡ dr ′ y la integral se extiende a todo el cuerpo. Calculemos φ ( r ) en un punto P que dista R del centro de la misma. dm =ρ (r')dV' r – r' P r' r O Fig. gy ( r ) = −∂φ ( r ) / ∂y . gz ( r ) ). espesor infinitesimal δr y densidad ρ = ρ (r ) . Cáscara esférica con densidad constante Sea una cáscara esférica de radio r. gz ( r ) = −∂φ ( r ) / ∂z y φ ( r ) = − ∫ g( r ) ⋅ dr r (9.31) Aquí las primas indican las fuentes del potencial y del campo. 251 .9. 9.30) Si sumamos las contribuciones de todos los elementos de volumen del cuerpo obtenemos ˆ ⌠ r ′′ρ ( r ′ )dV ′ ⌠ ρ ( r ′)dV ′ φ ( r ) = −G .

37) r R′r sen α dα δφr = −2π Gρ (r ) δr ⌠  R′ ⌡ x′ 0 π (9. Cálculo del potencial gravitatorio de una cáscara esférica. luego (9.38) Como antes dx ′ / dα = x ′ −1 R′ r sen α . El campo gravitatorio es también el de una masa puntiforme: ˆ δm δgr = −∇φr = − GR 2r R Si P′ está dentro de la cáscara x ′ = ( R′ 2 + r 2 − 2 R′r cos α )1 / 2 . Gravitación δr dα r x' x α R' P' R P Fig.5 está a la distancia x = ( R2 + r 2 − 2 Rr cos α )1 / 2 de P. entonces r Rr sen α dα δφr = −2π Gρ (r ) δr ⌠  R ⌡ x 0 π (9.36) Luego el potencial en P es igual al que se tendría si toda la masa estuviese reunida en el centro.5.9. 9. Obsérvese que dx / dα = x −1 Rr sen α . resulta δφr = − G δmr R (9. pero ahora 252 .34) pues dV = 2π r 2 sen α dα . Luego 4πr 2 Gρ (r )δr r dx δφr = −2π Gρ (r ) δr ⌠ dα = −  R ⌡ dα R 0 π (9. Si P está fuera de la cáscara toda la corona circular gris de la Fig.35) y por lo tanto indicando con δmr = 4π r 2δrρ (r ) la masa de la cáscara. 9.

43) siendo m la masa del cuerpo. (a) en un punto fuera del cuerpo. (b) en un punto en el interior del cuerpo. 9. El campo gravitatorio es g=− Gm ˆ r R2 (9. Entonces δgr = −∇δφr = 0 y por consiguiente el campo gravitatorio en el interior de la cáscara es nulo.44) 253 . Cálculo del potencial y el campo gravitatorio de un cuerpo con simetría esférica. Si r0 y ρ (r ) son el radio y la densidad del cuerpo podemos calcular φ ( r ) y g( r ) como suma de las contribuciones de una serie de cáscaras esféricas. En un punto externo P: φ ( R) = Por lo tanto cáscaras ∑ δφr ( R) .39) y en consecuencia: δφr = − G δmr r (9. Gravitación r dx ′ δφr = −2π Gρ (r ) δr ⌠ dα = −4π Gρ (r )rδr  R ′ ⌡ dα 0 π (9.42) φ=− G Gm ∑ δmr = − R R (9.9. r0 r0 (9.40) Luego todos los puntos dentro de la cáscara tienen igual potencial gravitatorio.6. δφr = − G δmr R (9.41) δr O r R P O δr P R r (a) (b) Fig. Potencial y campo gravitatorio de un cuerpo con simetría esférica Muchos cuerpos celestes son aproximadamente esféricos y su densidad depende sólo de la distancia al centro. Luego el potencial en P es el mismo que habría si toda la masa de la esfera estuviese concentrada en el centro.

9. Variación de ρ. presión y propiedades mecánicas. ( R < r0 ) 2 ∫ R 0 R R (9. Luego g0. su estado.46) Para avanzar precisamos ρ (r ) . 1 ρ(r) ρ R/r0 1 2 3 1 ~R ~R–2 g(r) g0 R/r0 1 1 φ (r) φ (r0 ) 2 3 ~R2 ~R–1 R/r0 1 2 3 Fig. Gravedad en el interior de una esfera uniforme El valor de g en el interior del cuerpo interesa para la teoría de la estructura estelar y de otros cuerpos celestes. 9. Gravitación La aceleración de la gravedad en la superficie del cuerpo ( R = r0 ) es g0 = − Gm r02 (9. por lo que el problema es complicado.56 g0. Como R < r0 sólo influyen en el cálculo las capas con r ≤ R . Luego g( R ) = − G G 4π r 2 ρ (r )dr = − 2 M ( R) . g y φ con R para un cuerpo esférico de densidad uniforme. J ≅ 2.7. temperatura. 254 .T .45) Por ejemplo para Júpiter rJ ≅ 71400 km mientras que rT ≅ 6400 km . que depende de la composición del cuerpo.

28 15. Densidad y aceleración de la gravedad en el interior de la Tierra.31 44.8. Gravitación En el caso ideal ρ (r ) = cte. etc. 255 .2) y que ρ aumenta hacia el interior (Fig. De resultas de esto g varía como se ve en la Fig.16 0. recién al llegar al núcleo g comienza a disminuir al acercarnos al centro. Por lo tanto resulta g( R) = g0 R r0 3 (9.28 1.48) La Fig.47) (9.65 g/cm3 en la corteza continental y 2.55 16. 9. El interior de la Tierra. g y φ con R.8a) pasando de 2. Diversas evidencias geofísicas (velocidad de propagación de las ondas sísmicas. 9.9.27 21. momento de inercia.2.7 muestra la variación de ρ.) indican que la Tierra se divide en varias capas (Tabla 9. Gravedad en el interior de la Tierra Lo anterior no se aplica a la Tierra ya que la densidad varía con la profundidad. El valor medio de ρ es de 5. se tiene  R 4 M ( R) = π ρ R 3 = M   3  r0  donde M es la masa total. C y D) g ≈ g0 . Tabla 9.8b.5 g/cm3. En todo el manto (capas B.87 g/cm3 en la corteza oceánica hasta casi 13 g/cm3 en el núcleo interno.15 ρ(r) corteza manto superior zona de transición del manto manto profundo núcleo externo (líquido) zona de transición del núcleo núcleo interno (sólido) g (m/s2) g(r) 10 5 4 3 2 1 profundidad (miles de km) Fig. Capas A B C D E F G ρ (g/cm3) 12 10 8 6 4 2 6 núcleo manto G F E D CB 8 6 4 2 0 % del volumen 1. 9. 9.

Velocidad de escape Para que un objeto lanzado con velocidad inicial v desde la superficie escape al campo gravitatorio se debe cumplir que E = 1 mv 2 − G 2 mM ≥0 r0 (9.9.31) resulta φ (r ) = − GM G ⌠ − 3  r ′ 2 (3 cos2 θ − 1)ρ ( r ′)dV ′ r 2r ⌡ V′ +K (9.51) Por lo tanto − G d cosθρ ( r ′)dV ′ r V′ ∫ G r ⋅ r ′ρ ( r ′)dV ′ r3 V′ ∫ =0 (9. En general no se puede decir a priori gran cosa acerca de φ ( r ) . Sustituyendo (9.49) en (9. sin embargo. donde r > r ′ . podemos desarrollar | r − r ′ |−1 en serie de potencias de d ≡ r ′ / r .50) depende de las componentes de r.17 km/s . tomando O ≡ CM en la Fig. 9.50) pues el término d cosθ de (9. donde ve ≡ 2GM / r0 = 2 g0 r0 (9.50) nos dice que muy lejos del cuerpo.49) donde cosθ = r ⋅ r ′ / r r ′ y los K indican términos de orden superior en d. dado que el término cosθ en la integral del segundo término de la (9. como vimos en el Capítulo 5. el potencial es una función complicada de r y no tiene simetría esférica. Se obtiene así: | r − r ′ | = r −1 (1 − 2 d cosθ + d 2 )−1 / 2 = r −1[1 + d cosθ + 1 d 2 (3 cos2 θ − 1) + K] 2 (9. el potencial (y el campo gravitatorio) es igual al de una única masa puntiforme ubicada en el centro de masa del cuerpo. nada escapa a la gravedad del cuerpo.4.55) .52) El resultado (9. Se tiene que usar la (9. Si ve ≥ c . Esto ocurre si r0 ≤ rS ≡ 2GM / c 2 256 (9. Para la Tierra ve ≅ 11. donde se puede despreciar el segundo término. Para cuerpos de masa muy grande y radio pequeño ve puede ser enorme. Para distancias menores.49) no contribuye a φ ( r ) porque tomamos O ≡ CM y entonces V′ ∫ r ′ρ(r ′)dV ′ =− =0 (9.54) se denomina velocidad de escape.53) lo que requiere que v ≥ ve . Gravitación Cuerpos sin simetría esférica Cuando el cuerpo no tiene simetría esférica el cálculo del potencial gravitatorio no es tan simple.31) y conviene referir r (punto del campo) y r ′ (posición del elemento de masa del cuerpo) al centro de masa. donde c ≅ 3 × 10 5 km/s es la velocidad de la luz. pero lejos del cuerpo.

Luego V = 0 .56) φ (r ) = − G 4 πr 2 ρ 3 (9. Por lo tanto 2 El resultado (9. 257 . En las proximidades de un agujero negro. Gravitación En tal caso el cuerpo es un agujero negro y su presencia se manifiesta sólo por medio del campo gravitatorio porque nada. Supongamos que inicialmente las partes de la nube están a distancia infinita entre sí.7 km. Es interesante estimar la variación de la energía potencial durante la contracción. dm j . Como la atracción gravitatoria es conservativa podemos calcular esa variación siguiendo cualquier proceso (no necesariamente el que ocurre en realidad) que lleve del mismo estado inicial al mismo estado final.55) es correcto pese a que lo obtuvimos a partir de la teoría de Newton.59) ∫ φ dm = ∑ dmiφi = − ∑ ∑ dmi dm j r i i j ≠i G ij = 2V (9. En un momento dado habrá adquirido una masa M (r ) = 4 π r 3 ρ 3 siendo ρ un valor medio de la densidad. La teoría correcta de la gravitación. cuyo estudio escapa los propósitos de este libro. Liberación de energía en la contracción de una nube autogravitante Las teorías sobre el origen de estrellas y planetas postulan que se formaron por la contracción de una nube de polvo y gas debida a la atracción gravitatoria mutua de las diversas partes de la nube. El valor crítico rS se llama radio de Schwarzschild y para un objeto con la masa del Sol es de unos 2.9. la energía potencial gravitatoria del material de la nueva capa tendrá una variación proporcional a φ dm = − 16 Gπ 2 ρ 2 r 4 dr 3 Sumando (es decir integrando) sobre todas las etapas del proceso. Supongamos que el cuerpo es esférico y se forma por capas. Entonces en la superficie (9. porque por una afortunada coincidencia los errores de la teoría se cancelan. ni siquiera la luz. etc. − 16Gπ 2 ρ 2 3 r0 0 ∫ r 4 dr = − 16 Gπ 2 ρ 2 r05 15 (9.58) ∫ φ dm = Ahora. el campo gravitatorio es enormemente intenso y la Teoría Newtoniana no se puede aplicar. es decir a distancias del mismo del orden de rS .60) porque al sumar tomamos en cuenta dos veces cada par de elementos dmi . estrellas dobles o múltiples.). Pero la Teoría Newtoniana se puede aplicar a la mayoría de los sistemas formados por cuerpos celestes (sistemas planetarios. (9.57) Si agregamos una capa de espesor dr y masa dm = 4πρr 2 dr que estaba dispersa a distancia infinita. que describe objetos masivos y compactos cuyo radio es del orden o menor que rS (agujeros negros o estrellas de neutrones) es la Relatividad General2. puede escapar del mismo.

7 × 1030 J 2 r0 (9. lo que estaba de acuerdo con las conclusiones de los biólogos. Si la nube se contrae disminuyendo su radio está claro que el grueso de la variación ocurre hacia el final. alcanzaría para 2.61) La energía potencial gravitatoria de una nube que se contrajo para formar una esfera de radio r0 es pues: 3 V = − 10 GM 2 r0 (9. 258 .15 × 107 s).9. La energía liberada de esta forma es enorme. estimaban la duración de las eras geológicas en centenares de millones de años. Sin embargo estas estimaciones contradecían la opinión de los físicos. quienes en base a las formas de energía que conocían creían imposible que el Sol pudiera haber brillado por más de 8 millones de años. Calculemos por ejemplo la energía liberada por una contracción del Sol en 1 cm: 3 E = −δV = 10 GM 2 δr ≅ 1. Luego la energía del Sol no puede provenir de reacciones químicas. geólogos y biólogos acerca de la edad de la Tierra (y del sistema Solar). por lo tanto el factor 3/10 no se puede tomar muy en serio. es decir 8 millones de años (1 año ≅ 3.5 × 10 7 cal/g es mucho más de lo que se libera en cualquier reacción química (que es del orden de 103-104 cal/g). que se convierte eventualmente en calor al chocar entre sí las partículas. Hoy sabemos que la edad del Sistema Solar es de 4600 millones de años.86 × 10 26 W . suponiendo que la potencia irradiada se hubiera mantenido constante al nivel actual de 3. En este contexto es interesante mencionar que entre fines del siglo XIX y comienzos del XX se ventiló una aguda controversia entre físicos. Por lo tanto. luego esta explicación es inadecuada: la contracción gravitatoria sólo jugó un papel importante en los primeros estadios de la evolución del Sistema Solar.63) Tiempo atrás los físicos pensaron que la energía irradiada por el Sol provenía de la contracción gravitatoria. Gravitación 3 V = − 16 Gπ 2 ρ 2 r05 = − 10 30 GM 2 r0 (9. cuando r se hace pequeño. ¿En qué se transforma la energía potencial perdida en la contracción? Durante el colapso las partículas que caen hacia el centro de la nube adquieren energía cinética.5 × 1014 s .62) La variación de energía potencial desde el estado inicial completamente disperso es igual3 a V. Otra estimación interesante es calcular la energía por unidad de masa liberada en la contracción: V 3 GM = − 10 M r0 (9.64) Para el Sol V / M ≅ 1. basadas en el estudio de los fósiles y en cálculos del tiempo requerido para la evolución de los animales y plantas a partir de las formas primitivas. Los geólogos al estudiar los estratos sedimentarios. La energía disponible desde el comienzo del proceso de formación del Sol hasta alcanzar su radio actual es de ≈ 10 41 J . El 3 Debe quedar claro que este cálculo es una estimación dado que en la práctica la densidad no es uniforme.

Para la Luna V / M es un 6 % del valor para la Tierra: 200-300 cal/g. Gravimetría La gravimetría estudia el campo gravitatorio cerca de la superficie terrestre. Pero cuerpos más pequeños no se funden y por eso su interior no se diferencia.65) Cuando se conocieron estas posibilidades terminó la polémica y desaparecieron las discrepancias en las escalas de tiempos. La energía liberada por unidad de masa en la contracción de la Tierra hasta su tamaño actual es de ≅ 4. tiene efectos importantes6. La contracción gravitatoria es también una fuente importante de energía durante la formación de cuerpos de tamaño planetario. En efecto: 4 H → He 4 + 2 × 1011 cal/g (9. pues entonces colapsa5 por efecto de su propia gravedad hacia su destino final de enana blanca. La fusión del hidrógeno para formar helio libera una enorme cantidad de energía. pero al terminarse el combustible el interior se enfría y la presión ya no puede equilibrar la gravedad. Mientras la estrella quema su combustible nuclear el calor liberado mantiene caliente el interior y la presión generada equilibra la gravedad de modo que el radio de la estrella no varía. Gracias a la contracción de la nube que la origina. 4 5 Las reacciones de fusión requieren temperaturas de millones de grados. comparada con la que se libera en una reacción química. La energía nuclear es tan abundante que una estrella como el Sol puede brillar por más de 10000 millones de años. que todavía alcanzan para fundir el material del interior. En la Tierra hay varios factores que producen tales variaciones tanto en escala global como local. Vemos de todas formas que V / M decrece al disminuir M. asunto que reviste gran importancia práctica. 6 El calor liberado en el interior de la Tierra por el decaimiento radioactivo provoca los movimientos convectivos del manto que a su vez causan la deriva de los continentes y también los movimientos convectivos del núcleo que dan origen al campo magnético terrestre. Por de pronto es fundamental en la formación y evolución de una estrella. Gravitación error fue en este caso de los físicos de entonces. Lo anterior no significa que la contracción gravitatoria no tenga importancia. Examinaremos aquí los factores que influyen sobre el valor de g. que al decaer liberan energía. Además la contracción gravitatoria es importante en las fases finales de la vida de la estrella. que ignoraban la existencia del núcleo atómico y sus propiedades y por lo tanto desconocían la posibilidad de liberar grandes cantidades de energía mediante las reacciones de fusión de núcleos livianos. La disminución del radio no alcanza a compensar este efecto pues r ~ M1 / 3 . cuando se agota su combustible nuclear y se enfría.5 × 103 cal/g . más que suficiente para fundir el material del interior. la estrella naciente alcanza las condiciones de densidad y temperatura4 necesarias para que arranquen las reacciones nucleares. estrella de neutrones o agujero negro. Para completar estos breves comentarios sobre la termicidad del interior de los planetas corresponde mencionar otra fuente de energía: se debe a la presencia de pequeñas cantidades de sustancias radioactivas. Efectos de la no esfericidad de la Tierra y de su rotación Todo apartamiento de la simetría esférica da lugar a variaciones del campo gravitatorio. por lo tanto el colapso gravitacional se reanuda.9. 259 . luego V / M ~ M 2 / 3 . Pese a que la cantidad de energía que proviene de estos procesos no es mucha.

4 cm/s2 ≈ g0 / 289 ac (θ = 90 ) = 0 Combinando los efectos del achatamiento y la fuerza centrífuga se encuentra (9.912 km y radio ecuatorial re = 6378. q = c = e  ge ge    2 (9.00527889 sen 2 θ + 0. Se ha exagerado el achatamiento. Podemos definir un radio medio como el radio de una esfera que tiene el mismo volumen y resulta rm = 6371. En primer lugar la Tierra no es esférica (Fig.9. Elsevier Scientific Pub. 260 . 9. luego ac = ω 2 r cosθ (θ es la latitud) y entonces ac (θ = 0) = ω 2 re ≈ 3. Scheidegger.69) Como f << 1. 9. La forma de la Tierra.2 km. Foundations of Geophysics.0318 (1 + 0. El achatamiento se define como f = re − rp re ≈ 1 297 (9. Co (1976).9): debido a la rotación su forma se asemeja a un elipsoide achatado (radio polar rp = 6356. g = gi + ac (9.71) Ver A.388 km). se tiene que r ≅ re (1 − f sen 2 θ ) y se puede obtener una fórmula aproximada al primer orden en f (debida a Clairault) que da g(θ ) al nivel del mar: 5q a r ω2   g(θ ) = ge 1 +  − f  sen 2 θ  .9. Gravitación N rp r⊥ θ re S Fig.68) g p − ge ≈ 1 ge 189 (9. Si g es el valor medido en la superficie. Recordemos que ac = ω 2 r⊥ .67) donde gi es el valor que se mediría en un referencial inercial y ac es la aceleración centrífuga.70) La fórmula internacional de la gravedad7 al nivel del mar corregida por la forma de la Tierra es: g0 = 978.66) En segundo lugar g se mide en un referencial no inercial.00002346 sen 4 θ ) cm/s2 7 (9.

El efecto de la forma y la rotación de la Tierra discutido antes puede alcanzar unos 7 gal. La corrección que lleva del valor observado g a g0 se denomina reducción por altura. Si se mide g en un lugar elevado como una altiplanicie (Fig. En gravimetría se suelen expresar los resultados de las medidas en gal y miligal = 1 mgal = 10–3 gal (recordemos que 1 gal = 1 cm/s2). La corrección por mayor espesor de la corteza externa. Estas irregularidades. Si tomamos un valor típico para rocas graníticas ( ρ = 2.3086 mgal/m h r (9.73) δg 2 = − g0 = −0. 9. se deben a inhomogeneidades de la corteza terrestre y a la topografía local.1119 mgal/m h 261 (9.10a). baste decir que los gravímetros más comunes se fundan en el empleo de péndulos. El estudio de las anomalías de la gravedad es de gran importancia ya que permite inferir propiedades del subsuelo de interés tanto científico como económico (por ejemplo localización de yacimientos) a partir de mediciones simples y de bajo costo hechas en la superficie. No entraremos a discutir los aspectos instrumentales.72) Luego g(h) = g0 + δg(h) .75) donde ρ es la densidad del medio que forma el relieve. como resultan de las medidas de g en la superficie de la Tierra. Los factores locales se dividen en cuatro grupos y en conjunto su efecto no supera 1 gal. Las mediciones precisas de g se efectúan mediante instrumentos llamados gravímetros. Anomalías por efecto de la topografía y el relieve Estos efectos se pueden estimar en base a datos del relieve en el lugar de la medición y sus inmediaciones y comprenden: • La corrección por altura en aire. Gravitación Además de estos efectos. que dan lugar a variaciones de g de escala global. δg(h) = − El valor de esta corrección es 2h g0 r (9. El efecto de esta capa adicional es δg ≈ 2π Gρ h (9. la corrección por altura en aire es excesiva porque no toma en cuenta el efecto gravitatorio debido a la capa de material entre el nivel de referencia y el nivel del suelo en el lugar de la medición.76) .9.67 g/cm 3 ) resulta δg ≈ 0. sus orígenes y sus valores típicos. Por estas razones discutiremos brevemente las diferentes anomalías.74) • y es negativa para elevaciones por encima del nivel de referencia. llamadas anomalías. A una altura h << r sobre la superficie tenemos que g(h) = g0 1 2h ≅ g0 1 −  2  (1 + h / r ) r  (9. las mediciones precisas de las gravedad ponen de manifiesto apartamientos de escala local respecto de los valores medios determinados por la forma y la rotación de la Tierra.

la corrección de Bouguer está en error debido al exceso de masa encima del nivel de observación o al defecto debajo del mismo. Las anomalías isostáticas son las diferencias entre el valor medido de g y el valor teórico que se obtiene combinando los efectos de topografía y relieve con la corrección isostática. 9. Esta corrección se llama también corrección topográfica. y viceversa en correspondencia con las depresiones la corteza es más delgada (Fig. 262 . Se entiende por corrección isostática la que deriva de las variaciones de espesor de la corteza necesarias para el equilibrio isostático.10. 9.9. En ambos casos la corrección es negativa y puede ser grande cerca de una pendiente fuerte. La presencia de anomalías isostáticas indica un apartamiento del equilibrio isostático.77) α P 0 ρ (a) (b) α (c) 0 Fig. o sea la hipótesis de que la corteza terrestre flota sobre un manto fluido más denso8.76) se denomina corrección de Bouguer por elevación y vale δg = −0. Si hay relieves (elevaciones o depresiones) cerca del punto de observación (Fig.74) y (9. Este comportamiento indica que bajo una extensión elevada la densidad media es menor que bajo de una depresión. de modo que las partes más elevadas corresponden a lugares donde la corteza es más gruesa y tiene una raíz de baja densidad que penetra más en el manto. 9. Gravitación Esta corrección tiene signo opuesto a la reducción por altura. Si el ángulo α subtendido por el relieve desde el punto de observación es pequeño (α < 10°) el efecto no supera 1 mgal.11). Si se supone equilibrio isostático se puede calcular teóricamente una corrección isostática. Viceversa son demasiado altos (anomalías de Bouguer positivas) sobre los océanos. (b) y (c) elevaciones y depresiones cerca del punto de observación.1967 mgal/m h P h P 0 (9. La observación muestra que los continentes están muy aproximadamente en equilibrio isostático. Efectos sobre g de la topografía y el relieve: (a) mayor espesor de la corteza externa. Tales anomalías son evidencia de la isostasia. Por variaciones anormales entendemos desviaciones respecto a los valores medios ya discutidos cuando tratamos la variación de densidad en el interior de la Tierra. y por consiguiente la presencia de esfuerzos mecánicos en la corteza terrestre. Luego de efectuar las correcciones de Bouguer los valores observados de g son en general aproximadamente correctos en tierra firme y cerca del nivel del mar. Aquellas desviaciones del valor de g que no se pueden descontar por las correcciones anteriores se llaman anomalías de Bouguer y su presencia indica variaciones anormales de la densidad en el interior de la Tierra. Anomalías de Bouguer.10 b y c). El efecto combinado de (9. 8 Este tema se trata en el Capítulo 13. Pero suelen ser demasiado bajos (anomalías de Bouguer negativas) en los lugares altos como las altiplanicies. • Corrección por relieves vecinos al punto de observación.

mientras que una anomalía negativa indica un empuje neto hacia arriba. Corrección de Eötvös A veces se mide g desde plataformas en movimiento (barcos. Equilibrio isostático: la corteza es más gruesa bajo las elevaciones y más delgada bajo las depresiones. Geometría para el cálculo de la fuerza de marea.12). • Alteraciones de la topografía oculta de la base cristalina cubierta por sedimentos. Generalmente es < 0. Otras anomalías de origen local Diversas otras condiciones locales pueden dar lugar a anomalías y entre ellas mencionamos: • Densidad anormal de las rocas bajo la superficie. Una anomalía positiva revela un empuje neto hacia abajo. Difícilmente este efecto supera ~ 0.78) 263 .11. • Variaciones de la densidad de las rocas superficiales.1 gal. 9.2 gal.0005 gal.9.01 gal y se puede tomar en cuenta cambiando el valor de ρ en la corrección por espesor de la corteza. Es necesario entonces descontar el efecto de la aceleración de Coriolis. Para entender su origen consideremos el efecto del campo gravitatorio de la Luna sobre la Tierra (Fig. y en algunas fosas oceánicas hay anomalías negativas de hasta – 0. aviones o vehículos terrestres). 9.12.1 gal. Generalmente es < 0. 9. O r α z d π/2 R Luna Tierra Fig. corteza antiraíz manto fluido raíz Fig. Fuerza de marea La fuerza de marea es un efecto importante que tiende a deformar un cuerpo extenso sometido a un campo gravitatorio no uniforme. Un objeto situado en un punto O de la Tierra está sometido al campo gravitatorio terrestre ˆ gT = − r GmT r2 (9. Gravitación pero ciertas islas tienen anomalías de hasta + 0.

En la 264 . En los puntos A y A′ situados sobre el eje Luna-Tierra gm se aleja del centro de la Tierra. 9. Gravitación y al campo gravitatorio de la Luna ˆ Gm gL = − d 2L d (9.87) El campo de marea (Fig.13a alrededor de R. luego GmT ˆ GmL ˆ GmL −d 2 +R 2 r2 d R (9.9. deja un efecto neto dado por un campo que llamamos campo de marea y que vale gm = GmL  r  ˆ ˆ (2 sen α R − cos α Z ) R2  R  (9. También es simétrico por rotaciones alrededor de R.79) Desde luego gL << gT .80) ˆ Gm ga = − aT = R 2L R El campo total en O es entonces (9. luego la configuración completa se obtiene girando la Fig.86) Por lo tanto el campo gravitatorio de la Luna. descontando la aceleración producida sobre la Tierra. Para ver el efecto de esta superposición para un observador en O es preciso recordar que la Tierra cae hacia la Luna con la aceleración ˆ Gm aT = − R 2L R Para nuestro observador esta aceleración equivale a un campo gravitatorio ficticio: (9.81) ˆ g ′ = gT + g L + ga = − r pero d 2 = R2 + 2 Rr sen α + r 2 .84) ˆ ˆ Además d = (r sen α + R) R + r cosα Z y ˆ ˆ r ˆ d ≅ R + cos α Z R Luego (9. 9.83) (9.85) g′ ≅ − GmT Gm r ˆ ˆ ˆ r + 2L (2 sen α R − cos α Z ) 2 r R R (9.13a) es simétrico respecto del plano que pasa por el centro de la Tierra y es perpendicular a R (la dirección Luna-Tierra).82)  r r2  d 2 = R2 1 + 2 sen α + 2   R R  Como R ≈ 60 r tenemos que r 2 << R2 y al orden más bajo en r / R tenemos que r d ≅ R1 + sen α    R (9.

Para calcular esa forma escribimos gm como gm = GmL ˆ ˆ (2 xx − zz) R3 (9. El factor (9.1 mgal (por eso no lo tuvimos en cuenta en el estudio de g). Definiendo el potencial del campo de marea como 265 . de modo que gm es muy pequeño ˆ ˆ gm ≈ 5 × 10 −8 gT (2 sen α R − cos α Z ) (9. Pero pese a ser pequeña la fuerza de marea tiene importantes consecuencias. 9.88) mL  r  3 ≈ 5 × 10 −8 mT  R  es muy pequeño. 9.9. z B α A' O R A a la Luna a la Luna B' (a) (b) Fig.13b). z = r cos α . por efecto del campo g ′ = gT + gm adquiriría una forma alargada en la dirección del eje Tierra-Luna y simétrica respecto del plano α = 0 . La fuerza de marea tiende pues a estirar la Tierra a lo largo de la dirección Tierra-Luna y a reducir su radio en sentido perpendicular a dicha dirección.90) Sobre el eje Tierra-Luna sen α = ±1 y gm ≈ ±0. Esfera fluida sometida a la fuerza de marea Si la Tierra estuviera cubierta por un océano y no rotara. Gravitación intersección de la superficie terrestre con el plano perpendicular a R que pasa por O. gm se dirige hacia el centro de la Tierra.89) (9. para darle una deformación en forma de cigarro (Fig. (b) La deformación que el campo de marea tiende a producir.13. (a) El campo de marea. Para estimar la magnitud de gm podemos escribir mL  r  3 ˆ ˆ gm = gT (2 sen α R − cos α Z ) mT  R  con gT = GmT / r 2 .91) donde x = r sen α .

ya que  m r3  δr0 = r0  L 03  ≈ 0. Gravitación φm = − GmL GmL  r  2 (2 x 2 − z 2 ) = (1 − 3 sen 2 α ) 2 R3 2 R  R (9. El alargamiento es pequeño.97) Luego la deformación es un estiramiento en la dirección α = ±π / 2 y una contracción en el plano α = 0 .54 m .9. ( δr << r0 ). Podemos elegir la constante como −GmT / r0 . Obtenemos así:  m r3  1 δr (α ) = r0  L 03  (3 sen 2 α − 1) = 1 δr0 (3 sen 2 α − 1) 2  mT R  2 (9.17 m mT  RST  3 (9.92) tenemos que ( gm ) x = −∂φ m / ∂x .054 . La excentricidad de la órbita lunar es ε = 0. δr(0) = −0.18 m .95) (9.98) luego δr( ±π / 2) = 0. luego Rmin = R(1 − ε ) = 0.054 R y δr0 varía en ±15% según sea la posición de la Luna en su órbita. Efecto combinado de la Luna y el Sol Podemos hacer un razonamiento idéntico para el efecto de la atracción solar y resulta δr0.97) es un elipsoide alargado cuyo eje mayor apunta en la dirección Tierra-Luna. ( gm ) z = −∂φ m / ∂z . S m  r  = r0 S  0  ≈ 0.36 m  mT R  (9. Esta condición nos da la ecuación de la superficie: 1 1 mL 1  r  2 = − (1 − 3 sen 2 α )  R r0 r mT 2 R Como el efecto de marea es muy pequeño podemos poner r = r0 + δr .93) GmT GmL  r  2 φ=− + (1 − 3 sen 2 α ) 2 R  R r (9. luego 1 1  δr  ≅ 1 −  r r0  r0  Por la misma razón podemos poner r 2 ≈ r02 en el término de marea.956 R . Rmax = R(1 + ε ) = 1.94) En el equilibrio la superficie del océano debe ser perpendicular a g ′ . g ′ = −∇φ o sea (9. valor que tendría en ausencia de la fuerza de marea. El potencial total es φ = φT + φm . La superficie dada por (9.99) 266 .96) (9. luego corresponde a φ = cte.

9. Gravitación donde RST es la distancia entre la tierra y el Sol.102) Luna al Sol Luna Cuarto creciente Luna llena al Sol Cuarto menguante al Sol Luna nueva al Sol Luna Luna Fig. L + δr0. visto desde un observador en la Tierra.53 m Teniendo en cuenta la excentricidad de la órbita lunar. giraría siguiendo el movimiento aparente de la Luna. Si la Tierra respondiera instantáneamente al campo de marea se produciría un abultamiento fijo respecto del eje Tierra-Luna (Fig. El período de revolución de la Luna es de ≈ 28 días.100) δr0 = δr0. El plano de la órbita lunar está inclinado 18º respecto del ecuador terrestre. 9. Efecto combinado de marea de la Luna y el Sol. L − δr0.14). resulta que el máximo es (9.103) . Como la Tierra gira sobre su eje el abultamiento. S ≈ 0. Los efectos debidos a la Luna y al Sol se combinan y el resultado depende de las posiciones relativas de ambos astros (Fig.9. S ≈ 0. luego el intervalo entre dos pasos sucesivos de la Luna por el meridiano es de 24 h + 24 h ≈ 24 h 50 ′ 28 267 (9.90 m (9.19 m y se suman cuando se tiene Luna llena o Luna nueva y entonces (9. 9.101) δr(α = ±π / 2) ≅ 0.14. Los efectos se restan cuando la Luna está en cuarto creciente o menguante y resulta δr0 = δr0.15).

Gravitación El intervalo entre dos máximos de la marea lunar es pues de 12 h 25′ aproximadamente. visto desde un lugar de la Tierra. Análogamente al caso de las oscilaciones forzadas de un resorte. Efecto de las mareas sobre la rotación terrestre y la órbita lunar La reacción de las fuerzas que disipan la energía de las mareas genera un momento que frena la rotación de la Tierra. • La disipación de energía. w Luna 18˚ Fig. La disipación se debe básicamente a la generación de turbulencia en el movimiento del agua. A esto hay que agregar la marea solar. Por ejemplo en la Bahía de Fundy y en Río Gallegos la amplitud de la marea supera los 10 m. La forma correcta de analizar el problema es considerar que el campo de marea. Esta disipación de energía produce interesantes efectos dinámicos en el sistema Tierra-Luna que pasamos a discutir ahora. cuyos máximos están separados por un intervalo de 12 h. El campo de marea gira respecto de la Tierra. La respuesta de las masas de agua a este campo variable9 plantea un problema análogo al de las oscilaciones forzadas de un resorte. 268 . Esto conduce a un aumento de la longitud del día y finalmente llevará a que la rotación diurna del planeta se pondrá en sincronismo con la rotación del satélite.15. Esto ocurre en algunos lugares del globo debido a la particular configuración de las costas. cuando la frecuencia excitadora es próxima a la de las oscilaciones libres del sistema. que muestra la misma cara (es decir hemisferio) a la Tierra. son ondas. que son un efecto combinado del campo de marea y de la rotación terrestre. En estos casos la amplitud de las mareas puede llegar a ser muy grande. Mareas No se deben confundir las deformaciones de que hablamos hasta ahora con las pleamares y bajamares que se observan en las costas. 9. y también 9 Es importante en este contexto tener presente la componente horizontal del campo de marea. equivale a una fuerza que varía periódicamente con el tiempo.9. En diferentes lugares la fuerza oscila con el mismo período pero con distinta fase. relacionada con el desfasaje entre el desplazamiento y la fuerza excitadora. Las oscilaciones. aparecen aquí dos tipos de efectos: • La resonancia. En realidad el problema es complicado porque el agua de mares y océanos no responde de inmediato al campo de marea tomando la configuración de equilibrio. Tal cosa ya ocurrió con la Luna. en este caso.

104) donde Lr.T .110) IT GmT −1 / 2 δTT 1 = mL δR R 2 2 2π TT (9.T + Lo + Lr. (9. Pero el Sistema Tierra-Luna debe conservar su momento angular total L ya que las fuerzas y momentos que estamos considerando son internos. Si R es el radio de la órbita lunar (que para simplificar vamos a suponer circular) y T el período.108) obtenemos GmT R IT + mL ≅ cte.111) 269 .T se debe compensar por un aumento del momento angular en otra parte del sistema.109) Sustituyendo en (9.106) implica IT mL R2 I L + + = cte. Suponiendo para simplificar los cálculos que Lr.105) Veremos en el Capítulo 10 que el momento angular de un cuerpo esférico de masa m y radio r que gira sobre su eje con velocidad angular ω es Lr ≅ Iω = I 2π T (9. TT 2π Diferenciando esta expresión resulta (9. para que L = Lr. podemos despreciar el último término de la (9. cuyo orden de magnitud es I ≈ mr 2 .L es el momento angular de rotación de la Luna y Lo es el momento angular orbital de la Luna. TT T T (9.9.L = cte. que presentan todos la misma cara a sus respectivos planetas. Gravitación con los demás satélites del Sistema Solar. y recordando que TL = T porque la Luna muestra siempre la misma cara a la Tierra.L están alineados.106) donde I es el momento de inercia.108) (9. A medida que la rotación de la Tierra se frena disminuye su momento angular de rotación Lr. Luego la disminución de Lr. la velocidad de la Luna es vL = 2π R / T y el módulo de Lo vale Lo = 2π mL R2 T (9.107) y queda IT mL R2 + = cte. TT T Además por la III Ley de Kepler T= 2π R3 / 2 GmT (9. la (9.T . Lo y Lr.107) 2 Dado que I L ≈ mL rL y que rL << R .

p debe ser compensada por una disminución de Lo . Lo y Lr.112) en una forma más útil para el cálculo:  I   T  δT δR = 2 T 2    T R  mL R   TT  TT (9.p es mayor que Lo .N ≈ mN rNω N donde mN ≅ 17.16b) para conservar L la disminución del momento angular de rotación del planeta Lr. En ese caso (Fig.116) Luego Lo << Lr.000 km . R ≅ 354000 km .L están aproximadamente alineados como lo indica la Fig. ω N = 2π 16 h (9. Entonces la disminución del momento angular de rotación del planeta debe ser compensada por un aumento del momento angular orbital del satélite para que se conserve el momento angular total L.2 mT . Órbitas directas y retrógradas El razonamiento que acabamos de exponer vale para un sistema como el de la Tierra y la Luna. 9. Por lo tanto al revés que en el caso de la Luna el satélite se acerca al planeta pudiendo caer en él si Lr.115) y el momento angular orbital de Tritón es Lo = 2πms R2 / Ts donde ms ≅ 0.113) 2 2 Ahora IT = 0.06 mT . en el cual la órbita es directa. Hace 350 millones de años el año tenía unos 400 días en lugar de los 365 actuales.112) Podemos escribir la (9. el mayor satélite de Neptuno. Usando nuevamente la III Ley de Kepler en (9.16a.75 × 10 −2 y T / TT = 28 .N y la disipación de las mareas generadas por Tritón sobre Neptuno terminará por agotar el momento angular de Tritón y éste se acercará más y más a Neptuno.111) obtenemos δR = 2 IT T δTT 2 mL RTT (9.28 mT rT . que equivale a algo más de 15000 km.T . 9. El momento angular de rotación de Neptuno es 2 Lr. Ts = 145 h (9. que se mueve en sentido retrógrado. lo que implica un alargamiento del día de un 10 % y por lo tanto un aumento de la distancia de la Luna de un 4 % . Observaciones del crecimiento de corales fósiles han mostrado que efectivamente la duración del día ha aumentado.9. 270 . rN ≅ 25. es decir los tres momentos angulares Lr.42 T R TT (9.6 km . Por lo tanto δR δT ≅ 0. Gravitación Este resultado muestra que si el día se alarga la Luna se aleja de la Tierra (y aumenta su período de revolución). La situación es diferente si el movimiento orbital del satélite es retrógrado.114) Vemos así que si el día se alarga en 1s ( δTT / TT ≈ 10 −5 ) la Luna se aleja de la Tierra en δR ≈ 1.3308 mT rT y mL R2 = 44. Un caso así es el de Tritón. Luego IT / mL R2 ≈ 0.

situado a una distancia r del centro. actúa la gravedad del satélite. El límite de Roche La fuerza de marea ejercida por la Luna sobre la Tierra es muy pequeña (apenas ~10–7g).117) Si un satélite orbitara mucho más cerca de su primario la fuerza de marea llegaría a ser tan intensa que lo rompería en pedazos. 9. 16. L Lr. p Lr T L (a) (b) Fig. si el satélite presenta siempre la misma cara al planeta (como ocurre siempre) ω = 2π / Tr donde Tr = 2π ( R3 / GM )1 / 2 es el período de revolución. El campo que produce es entonces ˆ ˆ fc = ω 2 r⊥ = ω 2 ( xx + yy) = Por último actúa la fuerza de marea. Sobre la Luna el campo de marea debido a la Tierra está en relación de 1:105 con el campo gravitatorio de la Luna.120) . Sobre un elemento como el de la Fig. No siempre es así. ya que si los cuerpos orbitan muy cerca el uno del otro esta fuerza puede ser muy grande. El satélite Io orbita alrededor de Júpiter aproximadamente a la misma distancia que la Luna de la Tierra. M es la masa del planeta y R el radio de la órbita del satélite. Gravitación Lr.119) gm = GM ˆ ˆ ˆ (2 xx − yy − zz ) R3 271 (9.9. Además actúa la fuerza centrífuga debida a la rotación. Momento angular de un sistema planeta-satélite.118) pues se debe a la masa contenida en r ′ < r . En particular.17. (b) Un planeta y un satélite en órbita retrógrada. cuyo campo es ˆ ˆ ˆ ˆ g = − 4 π Gρ rr = − 4 π Gρ r ( xx + yy + zz ) 3 3 (9. puede ser muy grande la fuerza sobre el satélite (es decir el cuerpo más pequeño) debida al planeta. 9. (a) El sistema Tierra-Luna. pues gM / gIo ≈ 10 −2 (9. y está sometido a una fuerza de marea mucho mayor aunque todavía pequeña. s Lo L Lo Lr. Para ver cuando esto ocurre calculemos las fuerzas a las que está sometido un elemento de volumen de un satélite. cuyo campo es GM ˆ ˆ ( xx + yy) R3 (9.

17.18. Vemos así que sobre el eje satélite-planeta ( y = z = 0 ) el campo es 4 GM gx = − πGρx + 3 3 x ′ 3 R (9. Sin embargo si R disminuye mucho el equilibrio ya no es posible porque el campo de marea y el de la 272 . el menor en la z y el intermedio en la y (Fig. 9.9. Por último sobre el eje z la fuerza de marea se suma a la gravedad: 4 1 GM gz = − π Gρ z − z ′ 3 2 R3 (9.18). w dV r z planeta y x Fig. Deformación de un satélite fluido debida a la rotación y al campo de marea.123) z c a b y x planeta Fig.122) porque la fuerza centrífuga cancela la fuerza de marea. Cálculo del efecto combinado de la fuerza de marea y la fuerza centrífuga sobre un satélite. Gravitación El campo total es entonces g ′ = g + fc + gm . 9. Sobre el eje y el campo es 4 gy = − π Gρ y ′ 3 (9.121) de modo que tanto la fuerza centrífuga como la de marea tienden a contrarrestar la gravedad. Si el satélite fuera fluido la forma de equilibrio en el campo g ′ sería un elipsoide con tres ejes distintos: el mayor en la dirección x. 9.

Luego un objeto de esta clase con a > * 25 km se rompe cuando llega a una distancia R ≈ RY . la ruptura se produce cuando ρ gx a ≅ Y donde a es el radio del satélite. Uno mucho más pequeño se precipita entero sobre el planeta. para que las fuerzas de marea puedan vencer la resistencia del material.127) * Para un dado Y.125) Lo dicho vale para un satélite fluido que no opone resistencia a esfuerzos de tracción. dado por la condición crítico RY  3GM 4π  Y = ρa 2  − Gρ *3 3  RY  de donde obtenemos * RY = (9.126) R* (1 + F )1 / 3 . F= Y 4 π Gρ 2 a 2 3 (9. F disminuye con a.129) con ρ ≅ 2. A = 8 − 14 (9. Gravitación fuerza centrífuga crecen y a un cierto momento se llegaría a que gx < 0 .124) El valor crítico R* se llama límite de Roche11. Esto es lo que ocurre con los anillos de Saturno. si ′ 10 fuera fluido. Y ≈ 10 7 dy/cm 2 resulta a* ≈ 25 km . Si ρ0 es la densidad del ′ planeta y R0 su radio. a saber. que a distancias menores que el límite de Roche es imposible que se forme un satélite por acreción de masa. pues R∗ ≈ R0 y para calcular el campo de marea usamos una fórmula aproximada que vale para R∗ >> R0 .128) Esto ocurre para cuerpos de gran tamaño que cumplen a >> a* ≡ Y 4 πGρ 2 3 (9. 273 .5 g/cm 3 . Para un cuerpo sólido rocoso es necesario un acercamiento mayor. se rompería en pedazos . que como está orbitando en sentido retrógrado de acerca a Neptuno. En realidad nuestro resultado no es correcto. Tendremos entonces un nuevo valor ′ * diferente. La condición límite es gx ≈ 0 . de modo que RY aumenta y se acerca a R* . Cálculos más exactos dan  Aρ  R∗ ≈  0   ρ  1/ 3 R0 .9. Si Y es el esfuerzo límite que puede resistir el material (valores típicos para rocas pueden ser 108-107 dy/cm2 o incluso tan poco como 106 dy/cm2). esto requiere R≤ R∗  3ρ  =  0  ρ  1/ 3 R0 (9. Luego si * F << 1 ⇒ RY ≈ R* (9. entonces el satélite. 10 11 Este es el destino de Tritón. El límite de Roche tiene también otro significado.

Se trata de que la Ley Universal de la Gravitación (9. Más allá del éxito de la teoría es oportuno comentar un aspecto básico de la misma. incluyendo el mismo Newton. Sin embargo reconocía que sobre esta cuestión aún no se había dicho la última palabra. criticaron el concepto de acción a distancia y lo consideraron incomprensible cuando no absurdo. De manera semejante Huygens y Leibnitz.9. sin un intermediario material entre los mismos. pues implica que la presencia de todo cuerpo material se traduce en propiedades de los puntos del espacio. según los cuales el opio hace dormir porque está dotado de la “virtud de adormecer” y “entonces se tendría que considerar que la atracción es una cualidad oculta” que no debería tener lugar en la Física. complementando el estudio del movimiento planetario que hicimos en el Capítulo 7. Casi un siglo después de Newton el gran matemático Leonhard Euler decía: “si se viera que un carro sigue a los caballos sin estar de ningún modo vinculado a ellos y sin ver ni cuerda ni otro dispositivo que conecte los caballos al carro. 274 . no se diría que el carro está siendo atraído por los caballos …” y agrega: “los filósofos ingleses sostienen que atraerse mutuamente es una propiedad esencial de todos los cuerpos … como si estuviesen dotados de una suerte de sentimiento o deseo” y afirma que esta idea “repugna al intelecto” de igual modo que las cualidades ocultas de los antiguos filósofos. sigue siendo cierto que hay que aceptar sin explicación las propiedades de los entes fundamentales en que se funda la teoría. Gravitación Comentarios En este Capítulo introdujimos la Teoría Newtoniana de la gravitación y presentamos algunas de sus consecuencias. de modo tal que por el hecho de ubicarse en un punto dado cualquier otro objeto adquiere una energía potencial gravitatoria y siente una fuerza de atracción. aún reconociendo el valor de los resultados obtenidos por Newton sobre el movimiento planetario y las mareas. adoptó una actitud pragmática al afirmar que “la gravedad existe de hecho y explica todos los movimientos de los cuerpos celestes y del mar”. propiedades ambas que pertenecen al punto donde se encuentra el objeto. En todos estos casos. La acción a distancia tampoco aparece en la Teoría Cuántica de Campos en la cual (como mencionamos en la Introducción) toda interacción ocurre por medio del intercambio de los bosones mensajeros. Este concepto es contrario a la intuición y preocupó a los científicos de la época. es decir de una fuerza que se ejerce entre cuerpos separados.18) implica la idea de acción a distancia. Como no se puede seguir indefinidamente por esta vía es necesario detenerse en algún punto y admitir que las propiedades de las cosas que pertenecen al nivel en que nos hemos detenido no tienen explicación y se deben aceptar siempre y cuando las consecuencias que se derivan de ellas estén de acuerdo con la observación y los experimentos. Del mismo modo la acción a distancia no aparece en el marco de la Relatividad General pues en esa teoría el espacio-tiempo no es un receptáculo pasivo de los eventos sino que forma parte de la descripción de la realidad. si bien no ignoraba la dificultad. Pero la eliminación del problema es sólo formal e introduce en su lugar un nuevo problema pues no se explica en virtud de qué los puntos del espacio tienen que poseer esas propiedades. Como se ve el asunto reviste un carácter filosófico y su origen proviene de que para explicar las cosas en un cierto nivel de la realidad hace falta invocar propiedades de cosas que pertenecen a un nivel más profundo. En cuanto a Newton. La introducción del potencial gravitatorio y el campo gravitatorio elimina el problema de la acción a distancia. sin embargo.

Related Interests