¿Piensas que tu hijo puede ser autista?

Cuestionario para detección de riesgo de autismo a los 18 meses
Dra. Lilia Negrón Centro de Diagnóstico y Tratamiento para Autismo Sociedad Venezolana para Niños y Adultos Autistas (SOVENIA) (lnegron@cantv.net)

Se habla hoy de una “epidemia” de autismo motivado a que la incidencia ha venido aumentando excesivamente en los últimos 20 años. En estos años los avances sobre el origen y tratamiento de los trastornos del espectro autista (déficit de Atención con Hiperactividad, déficit de Atención, Trastornos Generalizados del Desarrollo, Autismo, Síndrome de Asperger, Síndrome de Rett) han sido posibles gracias a la intervención de investigadores, entre los que se encuentran padres, profesionales en las áreas de Medicina, Nutrición, Química, Farmacología, Psicología, etc. Estos último hallazgos de las investigaciones nos permiten decir que los trastornos del espectro autista tiene una base orgánica y es un trastorno del desarrollo de origen multifactorial en el que tenemos factores genéticos, inmunológicos y ambientales. De acuerdo con las últimas investigaciones el trastorno autista es considerado como un trastorno fisiológico inadecuadamente explorado y “potencialmente curable” si empezamos el tratamiento muy temprano, antes de los 2 años de edad. De esta manera evitaremos el deterioro cognitivo, la aparición de alteraciones neurológicas y facilitaremos el aprendizaje al mejorarse su condición fisiológica alterada. Es urgente que nuestros Pediatras en las consultas de niños sanos puedan hacer un diagnóstico presuntivo empleando el “Cuestionario para Detección de Riesgo de Autismo a los 18 meses” (“Checklist for Autism in Toddlers) de Baron – Cohen. (ver el artículo en la sección “Padres al Día”) Desafortunadamente menos del 30% de los profesionales de atención primaria aplican pruebas estandarizadas de detección de conductas en las entrevistas del niño sano.

Además en las consultas de atención primaria, los Pediatras aplican pocos minutos para la visita del niño sano. Y es necesario un alto grado de implicación por parte de los padres, profesionales de la salud y políticos para que las recomendaciones de estos Parámetros Prácticos puedan ser llevados a cabo. Es importante comprender que los padres normalmente están en lo cierto en lo referente a sus sospechas sobre el desarrollo de sus hijos (Glascoe, 1994, 1997, 1998; Glascoe y Doorkin, 1995; Negrón, 1986). Puede que estos padres no sean tan precisos en el grado de anormalidad evolutiva, pero casi siempre si tienen una sospecha hay con seguridad algún problema, en algún aspecto del desarrollo del niño e insistimos que cualquier sospecha de cualquier complicación importante debe ser valorada y conducir a posteriores investigaciones. En una muestra de 100 niños diagnosticados en nuestro centro (C.D.T.A) de SOVENIA encontramos que los padres habían detectado problemas en el desarrollo de sus hijos a una edad promedio de 12,2 meses y sin embargo habían llegado a la consulta para diagnóstico y evaluación a una edad promedio de 4 años 8 meses. Esto es consecuencia de la poca atención que los profesionales de la salud le brindan a las quejas de los padres. TABLA I: Sospechas de los Padres que son ALERTAS ROJAS para el Autismo COMUNICACIÓN: No habla ni balbucea No responde a su nombre No sigue instrucciones Parece “sordo” a veces SOCIALIZACION: No tiene sonrisa social Se aísla No mira la cara No alza los brazos para ser cargado Busca las cosas por si mismo Juega solo(a) Retraso del Lenguaje A veces parece oír y a veces no No señala No dice “adiós” con la mano Dejó de decir palabras

No pide ayuda CONDUCTAS: Le dan “rabietas” Coloca juguetes en hilera Se altera si le quitan algún objeto preferido o si va a lugares poco conocidos Es hipersensible al dolor Tiene movimientos repetitivos y extraños (gira objetos, balancea Cuerdas, se balancea, mueve los Dedos, etc.) Es hipersensible a texturas o sonidos Es hiperactivo Apego a ciertos objetos No sabe jugar con juguetes

TABLA II: Indicación ABSOLUTA para una EVALUACION más AMPLIA INMEDIATA No balbucea a los 12 meses No hace gestos (señalar, decir “adiós” con la mano, etc.) a los 12 meses No dice palabras sencillas a los 16 meses No dice frases espontáneas de 2 palabras (no ecolalia) a los 24 meses CUALQUIER pérdida en CUALQUIER lenguaje o habilidad social en CUALQUIER edad

TABLA III: Síntomas Físicos a tomar en consideración Intolerancia a leche de fórmula Reflujo esofágico Crisis de diarrea y constipación Infecciones respiratorias altas (otitis, amigdalitis, sinusitis) Gastritis Colitis Cólicos Alergias (asma, eczema, rinitis)

Flatulencia

Selectividad en los alimentos, solo quieren comer un tipo de alimento y rechazan otros

Pestañas largas Bolsas debajo de los ojos

Aros oscuros alrededor de ojos Mejillas rosadas

Un área importante en los trastornos del espectro autista es la de los hábitos alimenticios, los padres durante años han reportado que sus hijos son muy selectivos en la alimentación, comen un determinado tipo de alimentos y rechazan otros. Esos alimentos que ellos más consumen son justamente los que más daño le hacen. Sabemos de niños que comen cebollas como si fueran mandarinas, otros son capaces de comerse un repollo crudo entero, otros comen huevos crudos. Esta selectividad en la alimentación hoy en día tiene una explicación científica y permite entender muchos de los cambios comportamentales, neurológicos y cognitivos de nuestros niños con autismo. Si nosotros logramos un diagnóstico temprano (antes de los 2 años) y establecemos la alimentación apropiada y los suplementos nutricionales (vitaminas y oligoelementos) necesarios, estamos mejorando los síntomas del autismo y previniendo el deterioro neurológico y cognitivo. Karyn Seroussi, madre de Miles, dice: “Yo puedo decir que mi hijo tiene la enfermedad que causa el Autismo, pero no puedo aseverar que en este momento él es autista”. K. Seroussi inició el tratamiento médico apropiado, cuando su hijo tenía 15 meses. Nuestro consejo a padres y profesionales, si usted sospecha que su niño(a) tiene algún síntoma de autismo no se quede esperando, consulte de inmediato a un equipo de profesionales capacitados en el área de autismo

Autores: Baron – Cohen et al. Extraído del artículo “El Déficit de la Teoría de la Mente en autismo; algunas cuestiones para la enseñanza y el diagnóstico” de Baron – Cohen y Patricia Howlin,

Revista Siglo Cero, No – Dic, 1993 y del artículo “An epidemiological study of autism at 18 months of age” de J. Swettenham, 5º Congreso de Autismo Europa, 1996. El CHAT (“Checklist for Autism in Toddlers”) es un cuestionario para determinar posibles casos de niños con autismo en la exploración evolutiva de los 18 meses por parte de Médicos Generales (MG) o Visitadores Sanitarios (VS). Se tarda alrededor de 20 minutos en completarlo. Toddler: niño pequeño, entre 1 y 2 años de edad. Actualmente, el autismo se detecta hacia los 3 años. El estudio llevado a cabo por Baron – Cohen y sus colaboradores en 1992 pretende establecer si es posible detectar el autismo a los 18 meses de edad. Es especialmente importante para aquellos niños de alto riesgo, que tienen hermanos mayores con autismo. En general, los pediatras no tienen un conocimiento muy específico del autismo. Este hecho, unido a la poca frecuencia del trastorno y a la dificultad para detectar síntomas del autismo en una revisión normal a edades tan tempranas, tiene como consecuencia la detección tardía del autismo.

CHAT
Para uso de Médicos generales o Visitadores Sanitarios durante la exploración evolutiva de los 18 meses.

Proyecto del “Medical Research Council”

SECCION A: PREGUNTAR AL PADRE / MADRE:

¿Disfruta su hijo al ser mecido, saltar en sus rodillas, etc.? ¿Se interesa su hijo por otros niños? (*) ¿Le gusta a su hijo subirse a los sitios, como a lo alto de las escaleras? ¿Disfruta su hijo jugando al cucu-tras / escondite? ¿SIMULA alguna vez su hijo, por ejemplo, servir una taza de té usando una tetera y una taza de juguete, o simula otras cosas? (*) ¿Utiliza alguna vez su hijo el dedo índice para señalar, para PEDIR algo? ¿Usa alguna vez su hijo el dedo índice, para indicar INTERES

Si / No Si / No Si / No Si / No Si / No Si / No Si / No

por algo? (*) ¿Sabe su hijo jugar adecuadamente con juguetes pequeños (ej.: coches o bloques), y no solo llevárselos a la boca, manosearlos o tirarlos? ¿Alguna vez su hijo le ha llevado objetos para MOSTRARLE algo? (*)

Si / No

Si / No

SECCION B: OBSERVACIÓN DEL MG O V

I.¿Ha establecido el niño contacto ocular con usted durante la observación? II. Consiga la atención del niño, entonces señale un objeto Interesante en la habitación y diga: “¡OH, mira! ¡Hay un (nombre de juguete)!”. Observe la cara del niño: ¿Mira el niño lo que usted está señalando? III. Consiga la atención del niño, entonces déle una tetera

Si / No Si (1) / No

Si (2) / No

y una taza de juguete y diga: “¿Puedes servir una taza de té?” (*) Si (3) / No IV. Diga al niño: “¿Dónde está la luz?”. ¿Señala el niño con su dedo índice a la luz? (*) V. ¿Sabe el niño construir una torre de bloques? Si es así, ¿Cuántos? (número de bloques) Si / No

(*) Indica las preguntas críticas que son las más indicativas de la existencia de rasgos autistas

(1) Para contestar “Si” en esta pregunta, asegúrese de que el niño no ha mirado solo su mano, sino que realmente ha mirado el objeto que usted ha señalado (2) Si puede lograr un ejemplo de simulación en cualquier otro juego, puntúe “Si” en este item

(3) Repítalo con. “¿Dónde está el osito? O con cualquier otro objeto inalcanzable, si el niño no entiende la palabra “luz”. Para registrar “Si” en este item, el niño debe haber mirado a su cara en torno al momento de señalar

Como se puede ver, este listado examina la presencia de las conductas de juego simulado y atención conjunta, entre otras cosas. El estudio de Baron – Cohen halló que, dentro de un grupo de niños de 18 meses (n=50, edad: 17 a 21 meses), aleatoriamente seleccionados, mientras algunos carecían del señalar protodeclarativo y algunos de juego simulado, ninguno carecía de ambos a la vez.

En este trabajo fueron examinados también con el CHAT un grupo de hermanos de niños ya diagnosticados con autismo (n=41, edad: 18 a 21 meses), suponiendo que el 2 al 3% de ellos desarrollaría autismo por razones genéticas. El punto clave de interés es que 4 niños de este grupo de alto riesgo carecían, a los 18 meses, tanto de juego simulado como de atención conjunta, y continuaron recibiendo el diagnóstico de autismo a los 30 meses.

Estos hallazgos ofrecen apoyo a las afirmaciones de que la simulación y la atención conjunta pueden ser útiles en la detección temprana del autismo.

La Sección “A” evalúa 9 áreas del desarrollo, con una pregunta para cada área: juego brusco y desordenado, interés social, desarrollo motor, juego social, juego simulado, señalar protoimperativo, señalar protodeclarativo, juego funcional, atención conjunta.

La Sección “B” se ha incluido para que el médico compruebe el comportamiento del niño, comprobando las respuestas de los padres dadas en la Sección “A”.
Dra. Lilia Negrón Centro de Diagnóstico y Tratamiento para Autismo Sociedad Venezolana para Niños y Adultos Autistas (SOVENIA)

(lnegron@cantv.net)

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful