Diploma

de Especialización Profesional Universitario en
Gestión e Intervención en Extinción de
Incendios Forestales.

MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE
LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS


Juan Miguel Suay Belenguer
Ingeniero Industrial. Jefe de Sección de Innovación Tecnológicas del
Consorcio Provincial de Bomberos de Alicante

Raúl Quílez Moraga
Ingeniero Técnico Forestal. Técnico de Coordinación Forestal y
Voluntariado del Consorcio Provincial de Bomberos de Valencia

Enrique Chisbert Cuenca
Ingeniero Industrial. Oficial de Bomberos del Ayuntamiento de Valencia










ISBN:
Nº deposito legal:
© Los autores
Composición - compaginación: General Asde, S.A.®
Imprime: Alfa Delta Digital S.L.
Editorial: Alfa Delta Digital S.L.
C/ Albocacer, 25 - 46020 Valencia (España)
Printed in Spain
Reservados todos los derechos.
No puede reproducirse, almacenarse en sistema de recuperación o transmitirse en forma
alguna por medio de cualquier procedimiento, sea éste mecánico, electrónico, de
fotocopia, grabación o cualquier otro, sin el previo permiso escrito del editor.
DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 3
SUMARIO:
CONCEPTOS GENERALES SOBRE EL FUEGO FORESTAL. BASES DEL COMPORTAMI ENTO DEL
FUEGO ( E. CHI SBERT) ................................................................................................................................... 6 
1.- DEFINICIONES. CONCEPTOS BÁSICOS .............................................................................................................. 6 
1.1.-El incendio forestal ................................................................................................................................ 6 
1.2.-El fenómeno del fuego............................................................................................................................ 7 
2.- FASES DE LA COMBUSTIÓN DE LA MADERA..................................................................................................... 8 
3.- FORMAS DE PROPAGACIÓN DEL FUEGO........................................................................................................... 9 
4.- CLASIFICACIÓN DE LOS INCENDIOS FORESTALES .......................................................................................... 11 
4.1.-Incendios de subsuelo........................................................................................................................... 11 
4.2.-Incendios de superficie......................................................................................................................... 12 
4.3.-Incendios de copas ............................................................................................................................... 12 
5.- PARTES DE UN INCENDIO.............................................................................................................................. 13 
6.- FORMAS DEL PERÍMETRO.............................................................................................................................. 14 
7.- FACTORES QUE DETERMINAN EL COMPORTAMIENTO DE LOS INCENDIOS ...................................................... 15 
7.1.-Combustibles vegetales ........................................................................................................................ 15 
7.1.1.- Cantidad del combustible .............................................................................................................................. 15 
7.1.2.- Disponibilidad............................................................................................................................................... 16 
7.1.3.- Forma y tamaño............................................................................................................................................. 16 
7.1.4.- Compactación................................................................................................................................................ 17 
7.1.5.-Continuidad horizontal ................................................................................................................................... 18 
7.1.6.-Continuidad vertical ....................................................................................................................................... 18 
7.1.7.-Densidad......................................................................................................................................................... 19 
7.1.8.-Sustancias químicas........................................................................................................................................ 20 
7.1.9.-Contenido en humedad del combustible......................................................................................................... 20 
7.2.-Modelos de combustible....................................................................................................................... 21 
7.3.-Condiciones meteorológicas ................................................................................................................ 26 
7.3.1.-La temperatura y la humedad relativa del aire................................................................................................ 26 
7.3.2.-El viento......................................................................................................................................................... 27 
7.4.-La orografía ......................................................................................................................................... 27 
7.4.1.-La pendiente................................................................................................................................................... 27 
7.4.2.-La exposición ................................................................................................................................................. 28 
7.4.3.-El relieve ........................................................................................................................................................ 28 
7.5.-La escala del 30 ................................................................................................................................... 29 
8.- LA PREDICCIÓN DEL COMPORTAMIENTO DEL FUEGO .................................................................................... 29 
8.1.-Modelos de fuego de superficie............................................................................................................ 30 
8.2.-Modelos de predicción de fuegos de copas .......................................................................................... 31 
8.3.-Modelos de predicción de focos secundarios....................................................................................... 32 
9.- LOS SIMULADORES DE INCENDIOS FORESTALES............................................................................................ 33 
9.1.-Objetivos .............................................................................................................................................. 33 
9.2.-Utilidad ................................................................................................................................................ 34 
9.3.-Interpretación....................................................................................................................................... 35 
9.4.-Tipos de simuladores............................................................................................................................ 36 
10.- BIBLIOGRAFÍA............................................................................................................................................ 39 
HI DRÁULI CA APLI CADA A LOS SERVI CI OS DE EXTI NCI ÓN. TENDI DOS FORESTALES ( J . M
SUAY) .............................................................................................................................................................. 40 
1.- CONCEPTOS BÁSICOS DE HIDRÁULICA .......................................................................................................... 40 
1.1.- Características de los fluidos. Densidad. Viscosidad ......................................................................... 40 
1.2.-Presión ................................................................................................................................................. 41 
1.2.1.- Definición de presión estática absoluta y manométrica................................................................................. 41 
1.2.2.- Barómetros y manómetros............................................................................................................................. 42 
1.2.3.- Presión dinámica. Altura de velocidad. ......................................................................................................... 43 
1.3.- Hidrodinámica .................................................................................................................................... 45 
1.4.- Caudal. Ecuación de continuidad ....................................................................................................... 47 
1.5.- Ecuación de Bernoulli ......................................................................................................................... 48 
1.6.- Ecuación general de la energía........................................................................................................... 50 
1.7.-Ecuación de descarga .......................................................................................................................... 51 
2.- BOMBAS CENTRIFUGAS ................................................................................................................................ 53 
2.1.-Elementos y principio de funcionamiento de una bomba centrífuga.................................................... 54 
2.2.-Curvas características de una bomba.................................................................................................. 56 
2.3.-Altura de aspiración. Cavitación ......................................................................................................... 57 
DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 4
2.4.-Mecanismos de cebado......................................................................................................................... 59 
3.- POTENCIA DE EXTINCIÓN DEL AGUA ............................................................................................................ 61 
4.- INSTALACIÓN HIDRAULICA DE EXTINCIÓN.................................................................................................... 62 
4.1.- Instalación básica ............................................................................................................................... 62 
4.2.- Mangueras, mangotes y elementos auxiliares..................................................................................... 64 
4.3.- Lanzas ................................................................................................................................................. 65 
4.4.- Pérdidas de carga ............................................................................................................................... 68 
4.5.- Métodos aproximados de cálculo de las pérdidas de carga................................................................ 72 
4.6.- Punto de funcionamiento de la instalación ......................................................................................... 74 
5.-TENDIDOS FORESTALES ................................................................................................................................ 76 
5.1.- Tipos de tendido.................................................................................................................................. 76 
5.2.- Ejemplos de cálculos de tendidos forestales ....................................................................................... 78 
5.2.1.- Fórmulas utilizadas en el cálculo de tendidos ............................................................................................... 78 
5.2.2.- Calculo del volumen de agua necesario para llenar un tendido simple.......................................................... 78 
5.2.3.- Cálculo de un tendido simple descendente.................................................................................................... 79 
5.2.4.- Cálculo de un tendido múltiple...................................................................................................................... 80 
5.3.- Instalaciones de espuma...................................................................................................................... 81 
APENDICE: CARACTERÍSTICAS FÍSICAS DE LOS INCENDIOS FORESTALES ........................................................... 84 
ORI ENTACI ÓN Y CARTOGRAFÍ A BÁSI CA APLI CADA A SI TUACI ONES DE EMERGENCI A ( J. M
SUAY) ............................................................................................................................................................. 86 
1. LA FORMA DE LA TIERRA .............................................................................................................................. 86 
2. CARTOGRAFÍA............................................................................................................................................... 88 
2.1.- Proyecciones cartográficas................................................................................................................. 88 
2.2.- Proyección UTM. ................................................................................................................................ 93 
2.3.- Escalas y tipos de escalas ................................................................................................................... 96 
2.4.- Representación altimétrica ................................................................................................................. 96 
2.4.1.- Curvas de nivel.............................................................................................................................................. 96 
2.4.2.- Interpretación de las curvas de nivel ............................................................................................................. 98 
2.4.3.- Tintas hipsométricas y sombreados............................................................................................................. 100 
2.5.- Simbología en los mapas................................................................................................................... 101 
2.6.- La hidrografía................................................................................................................................... 102 
2.7.- Vegetación y cultivos......................................................................................................................... 103 
2.8.- Geografía humana. .......................................................................................................................... 104 
3.- SISTEMAS DE COORDENADAS..................................................................................................................... 106 
3.1.- Coordenadas geográficas ................................................................................................................. 107 
3.2.- Coordenadas UTM............................................................................................................................ 107 
3.3.- Coordenadas locales......................................................................................................................... 110 
4.- CARTOGRAFÍA ESPAÑOLA. ......................................................................................................................... 114 
4.1.- Cartografía del instituto geográfico nacional................................................................................... 114 
4.2.- Cartografía del servicio geográfico del ejército............................................................................... 117 
4.3.- Planos a escala grande ..................................................................................................................... 117 
4.4.- Cartografía y referencias catastrales................................................................................................ 118 
5.- NAVEGACIÓN............................................................................................................................................. 122 
5.1.- La brújula.......................................................................................................................................... 122 
5.2.- Utilización de la brújula ................................................................................................................... 123 
5.2.1.- Medida de rumbos....................................................................................................................................... 123 
5.2.2.- Medida de posiciones sobre un mapa.......................................................................................................... 125 
6.- SISTEMAS DE POSICIONAMIENTO GLOBAL (GPS) ...................................................................................... 127 
6.1.- Funcionamiento del GPS .................................................................................................................. 127 
6.2.- Receptores GPS portátiles ................................................................................................................ 128 
7.- ANÁLISIS DE LA ZONA DE INTERVENCIÓN .................................................................................................. 131 
METEOROLOGÍA. INTERPRETACIÓN DE ÍNDICES Y VARIABLES METEOROLOGÍCAS EN INCENDIOS FORESTALES
(R.QUILEZ) ...................................................................................................................................................... 135 
1.- METEOROLOGÍA.- ....................................................................................................................................... 135 
2.- LA TEMPERATURA...................................................................................................................................... 135 
3.- LA HUMEDAD RELATIVA DEL AIRE ............................................................................................................. 136 
4.- EL VIENTO.................................................................................................................................................. 136 
4.1.- Vientos Regionales ............................................................................................................................ 137 
4.2.- Vientos Locales ................................................................................................................................. 138 
4.3.- Brisas Marinas.................................................................................................................................. 139 
4.4.- Vientos Foëhn.................................................................................................................................... 139 
DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 5
5.- ESTABILIDAD E INESTABILIDAD ATMOSFÉRICA .......................................................................................... 140 
5.1.- Inversión Térmica ............................................................................................................................. 141 
5.2.- Tormentas.......................................................................................................................................... 144 
6.- ÍNDICES METEOROLÓGICOS ........................................................................................................................ 145 
6.1.- Índice de Haines................................................................................................................................ 146 
6.2.- Índice meteorológico de peligro canadiense..................................................................................... 147 
6.3.- Sistema de peligro estadounidense.................................................................................................... 147 
6.4.- Índice de peligro francés................................................................................................................... 148 
6.5.- Índice de peligro portugués............................................................................................................... 149 
6.6.- Índice de peligro español .................................................................................................................. 149 
7.-BIBLIOGRAFÍA............................................................................................................................................. 150 


DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 6
CONCEPTOS GENERALES SOBRE EL FUEGO
FORESTAL. BASES DEL COMPORTAMIENTO DEL
FUEGO (E. CHISBERT)
1.- DEFINICIONES. CONCEPTOS BÁSICOS
1. 1. -EL INCENDIO FORESTAL
El fuego además de ser un factor natural, que ha condicionado la existencia y
distribución de los bosques en el transcurso de miles de años, puede considerarse como una
herramienta que el hombre ha venido utilizando para numerosas labores agrícolas, ganaderas
o forestales: quemas de rastrojos y pastos, eliminación de restos de cortas o podas, etc.
Cuando se produce un fuego que no es controlado por el hombre tiene lugar lo que se
entiende por incendio.
En el caso de que este fuego, no controlado, afecte a la vegetación que cubre los
terrenos forestales se origina un incendio forestal, que si encuentra unas condiciones
apropiadas para su expansión puede recorrer extensas superficies produciendo graves daños a
la vegetación, a la fauna y al suelo y causando importantes pérdidas ecológicas, económicas y
sociales, dado los múltiples beneficios, tanto directos como indirectos, que los montes prestan
a la sociedad.
Para evitar estas pérdidas se hace necesario establecer una serie de medidas de
prevención y lucha contra los incendios forestales para cuya aplicación es necesario conocer
las características del fenómeno del fuego, así como los factores que determinan su
comportamiento y en base a estos conocimientos poder predecir como evolucionar en los
incendios.
Para poder actuar sobre estos incendios y llegar a su control, es necesario conocer y
entender la propia naturaleza del incendio forestal y los factores que influyen sobre su
comportamiento. Esto nos permitirá afrontar una intervención inmediata (ataques directos) o
planificar una actuación más espaciada en el tiempo (ataque indirectos), pero en todo caso el
conocimiento del comportamiento del fuego forestal nos permitirá incrementar nuestra
seguridad personal en la intervención.
Atendiendo a lo dispuesto en los artículos 5 y 6 de la Ley 43/2003, de 21 de
noviembre, de Montes, se entiende por incendio forestal el fuego que se extiende sin control
sobre combustibles forestales situados en el monte.
Se entiende por monte todo terreno en el que vegetan especies forestales arbóreas,
arbustivas, de matorral o herbáceas, sea espontáneamente o procedan de siembra o plantación,
que cumplan o puedan cumplir funciones ambientales, protectoras, productoras, culturales,
paisajísticas o recreativas.
Tienen también la consideración de monte:
a. Los terrenos yermos, roquedos y arenales
b. Las construcciones e infraestructuras destinadas al servicio del monte en el que
se ubican
c. Los terrenos agrícolas abandonados que cumplan las condiciones y plazos que
determine la Comunidad Autónoma, y siempre que hayan adquirido signos
inequívocos de su estado forestal
DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 7
d. Todo terreno que, sin reunir las características descritas anteriormente, se
adscriba a la finalidad de ser repoblado o transformado al uso forestal, de
conformidad con la normativa aplicable.
e. Los enclaves forestales en terrenos agrícolas con la superficie mínima
determinada por la Comunidad Autónoma.
No tienen la consideración de monte:
a. Los terrenos dedicados al cultivo agrícola
b. Los terrenos urbanos y aquellos otros que excluya la comunidad autónoma
en su normativa forestal y urbanística
Las comunidades autónomas, de acuerdo con las características de su territorio, podrán
determinar la dimensión de la unidad administrativa mínima que será considerada monte a los
efectos de la aplicación de la ley.

1. 2. -EL FENÓMENO DEL FUEGO
Toda sustancia que puede arder es un combustible y el fenómeno del fuego se origina
cuando, en el proceso de la combustión, el oxígeno del aire se mezcla con cualquier materia
combustible produciéndose el desprendimiento de gases, la emisión de calor y de luz y, con
frecuencia, la aparición de llamas.
El fuego se inicia por la aportación de una fuente intensa de calor al combustible, en
presencia del oxígeno, hasta que alcanza el punto de ignición y comienza a arder. Una vez en
marcha el proceso, el calor generado puede hacer que el fuego se mantenga, por sí mismo,
mientras tenga combustible y oxígeno disponibles o hasta que se proceda a su extinción.
Por tanto para que un fuego tenga lugar es necesaria la coincidencia en el mismo sitio
y al mismo tiempo de los tres elementos que componen el llamado "tetraedro del fuego":
• Combustible
• Oxígeno (comburente)
• Calor (energía de ignición)
• Reacción en cadena


DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 8
En el caso del incendio forestal el primer elemento será el combustible vegetal,
constituido por las plantas vivas tanto herbáceas como leñosas y por los residuos muertos
como las leñas, que se encuentran en los montes.
Para que este combustible arda con facilidad deberá estar muy seco, por lo que la
mayoría de los incendios forestales se producen en los meses de verano cuando las
temperaturas alcanzan valores muy altos.
El oxígeno esta siempre en el aire y generalmente en cantidades suficientes para
mantener la combustión.
El foco de calor puede provenir de causas naturales como el rayo o ser provocado por
el hombre de manera accidental, negligente o intencionada.
En cuanto a la reacción en cadena, una vez en marcha la reacción inicial, el calor
generado puede hacer que el fuego se mantenga por sí mismo mientras tenga combustible y
oxígeno disponibles o hasta que se proceda a su extinción.

2.- FASES DE LA COMBUSTIÓN DE LA MADERA
Conocer las diferentes fases de la combustión de la madera puede ser muy útil para
comprender el desarrollo del incendio forestal, ya que representa, generalmente, el
combustible vegetal más abundante. Veamos cuáles son sus fases:
En la fase de precalentamiento, el calor desprendido por el incendio eleva la
temperatura de los combustibles cercanos hasta algo más de 100º C, con lo que se produce la
pérdida de vapor de agua. La temperatura continúa subiendo eliminando toda la humedad del
combustible y se inicia la destilación de las resinas.

Con el aumento de temperatura entre 260 y 400º C, se alcanza la temperatura de
ignición, los combustibles vegetales desprenden gases inflamables que forman las llamas, es
la fase de combustión de los gases. La temperatura continúa subiendo de 600 a 1000º C.
Además de los gases se desprende calor y se mantiene por si solo el proceso de la
combustión.
La madera arde con llama azulada. Se desprende humo formando por gases, partículas
sólidas no quemados, CO2 y vapor de agua.

DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 9
Por último en la fase de combustión del carbón, la madera arde consumiéndose su
contenido en carbono, quedando las cenizas formadas por sustancias minerales que no arden.


3.- FORMAS DE PROPAGACIÓN DEL FUEGO
Antes de ver el proceso de propagación del fuego en sí, se definirán una serie de
conceptos básicos dentro de la inflamabilidad que servirán para entender mejor cómo se
desarrolla un incendio forestal.
INFLAMABILIDAD = Ignitabilidad + Sostenibilidad + Combustibilidad + Consumibilidad
- Ignitabilidad: es la capacidad del combustible para iniciar el proceso de
combustión. La ignición de un material se da cuando la superficie se calienta
hasta una cierta temperatura. Se puede definir también ignitabilidad, como el
tiempo (medido en segundos) necesario para la ignición, dividido por la
intensidad de energía por unidad de superficie suministrada (medida en
kW/m2).
- Sostenibilidad: Es la capacidad de un combustible para mantener la reacción
del fuego. En el caso del incendio forestal, la sostenibilidad es la propiedad del
combustible vegetal para mantener la propagación del incendio de una
partícula discreta de combustible a la siguiente. Las partículas pequeñas son,
en general, capaces de mantener la combustión por sí mismas y transmiten el
fuego a la partícula siguiente si está lo suficientemente próxima. Por el
contrario, en partículas mayores, la sostenibilidad se hace más dependiente de
la compactación de esos combustibles. Así, las leñas de una hoguera necesitan
el refuerzo de radiación de unas a otras. Si se separan las leñas, el fuego se
apaga en cada una de ellas al poco tiempo.
- Combustibilidad: es la velocidad a la que los combustibles se queman. Los
incendios forestales generalmente se propagan de una partícula discreta a la
próxima, siendo por tanto la combustibilidad, proporcional a la velocidad de
propagación a lo largo de partículas individuales e inversamente proporcional
al tiempo requerido para cada ignición sucesiva.
- Consumibilidad: es la cantidad o porcentaje de combustible que se quema. El
combustible puede inflamarse, sostenerse su combustión y pasar el fuego a
otros combustibles, pero también puede consumirse más o menos, desde sólo
combustión superficial a casi combustión completa.

DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 10
Una vez descrita la inflamabilidad del combustible, se van a describir los 3
mecanismos de transmisión del calor.
El calor y sus formas de transferencia contribuye al mantenimiento de la combustión,
precalienta los combustibles, hace que alcancen su temperatura de ignición y contribuye así
también a su propagación. Es el causante de los daños que provoca el incendio y el que
determina la dificultad de su extinción.
Las tres formas o mecanismos esenciales por los que se transmite el calor son la
conducción, la convección y la radiación, que están presentes de forma combinada en todos
los incendios forestales.
En el mecanismo de conducción el calor se transmite desde un punto de la materia con
más temperatura a otro de menor temperatura a través de sus moléculas, de manera que las
más calientes ceden su energía cinética a las frías adyacentes, sin que se modifique su
posición. Este es el mecanismo de transmisión más lento. Está relacionado con la
conductividad eléctrica, por lo que es fácilmente deducible que la madera es muy mala
propagadora mediante conducción, de hecho algunos autores consideran que este mecanismo
es prácticamente despreciable en los incendios forestales. Otros consideran que la conducción
solamente es importante en el caso de combustibles finos.
Esta forma de transmisión tendrá lugar cuando exista contacto entre las plantas y hace
también que se quemen los materiales leñosos (raíces, troncos, ramas…) que componen la
vegetación.
Las diferencias de temperaturas en los fluidos ocasionan diferencias de densidad y
como consecuencia corrientes de convección que tienden a igualar las temperaturas. En los
incendios forestales los fluidos predominantes, humos de la combustión y aire caliente,
ascienden trasportando gran cantidad de energía calorífica (columna de convección del
incendio) que contribuye especialmente a la propagación del incendio. Hay que recordar
nuevamente el peligro que supone cuando la columna de convección arrastra pavesas que
pueden contribuir a provocar focos secundarios.
Paralelamente a la columna ascendente de gases calientes, se generan corrientes de
aire fresco que alimentan el incendio en su base, aportando oxígeno. Este viento absorbente
provocado por el propio incendio contribuye a facilitar su mantenimiento.
La transmisión del calor por convección tiene especial importancia en la rapidez del
avance del incendio ladera arriba y en el paso del fuego del sotobosque a las copas de los
árboles.
El tercer mecanismo de transmisión del calor, la radiación, o necesita de ningún medio
material, el calor se emite por los cuerpos calientes en forma de radiación electromagnética.
Se considera, conjuntamente con la convección el sistema que más calor transmite en un
incendio forestal y es responsable del precalentamiento de los combustibles mucho antes de
que les alcancen las llamas. También se considera por algunos autores que la radiación
contribuye más al precalentamiento que la convección.
DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 11



4.- CLASIFICACIÓN DE LOS INCENDIOS FORESTALES
En función de los estratos de combustible alcanzados sobre los que básicamente
avanza el incendio forestal, se puede clasificar en incendios de subsuelo, incendios de
superficie e incendios de copas. No siempre un incendio forestal se comporta bajo uno de
estos tipos de propagación, de hecho se pueden observar situaciones en que se combina y
alternan, sobre todo en el caso de incendios de superficie y de copas.
4. 1. -INCENDIOS DE SUBSUELO
Se producen cuando se quema la capa de materia orgánica comprendida entre la
superficie y el suelo mineral. Esta materia orgánica seca está formada por hojas muertas,
raíces, turbas, etc. Suelen detectarse por el humo ya que suelen quemar sin llama, con una
combustión con insuficiencia de óxígeno que implica que su desplazamiento sea el más lento
de los tres tipos. Es poco habitual (sobre el 1% de los incendios) y, dependiendo del grosor de
la capa de materia orgánica, puede ser de difícil extinción.


DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 12
4. 2. -INCENDIOS DE SUPERFICIE
Son los incendios que se propagan quemando la capa inmediatamente superior a la
superficie sin apenas afectar a las copas de los árboles. Esta capa está formada por el tapiz
herbáceo y el matorral, así como las hojas secas y ramillas que se encuentran en el suelo
procedentes de los árboles. También puede estar constituida por troncos y ramas de árboles
caídos o restos de talas. Suelen ser los más frecuentes. Representan el 85% de los incendios.


4. 3. -INCENDIOS DE COPAS
Son aquellos que avanzan consumiendo en mayor o medida las copas de los árboles.
El fuego de copas avanza más rápidamente que el de superficie. En función de la
participación de las copas en la trasmisión del incendio se pueden establecer tres subclases:
Incendios de copas pasivos, en los que debido a un incendio de superficie se
producen entorchamientos o incendios intermitentes de copas. Es frecuente en zonas de pinos
con matorrales densos.
Incendios de copas activos, que se podría considerar como una combinación de
incendio de superficie y de copas. Se denomina también como incendios de copas continuos o
dependientes. Esta última acepción se explica al tratarse de incendios en que el calor de las
llamas proviene de un fuego de superficie que desprende suficiente energía para mantener
activo el incendio de copas.
Incendios de copas independientes, en los que el incendio avanza con rapidez a
través de las copas independientemente de la existencia de un incendio de superficie.
Los incendios de copas suelen estar relacionados con situaciones de elevado riesgo ya
que las pavesas que desprenden pueden provocar saltos de incendios, también denominados
incendios secundarios o fuegos salpicados, que pueden producirse a centenares o miles de
metros del incendio principal. También suelen estar presentes en los incendios con
comportamientos explosivos, o sea, de velocidades de frente de llama muy elevadas.

DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 13
5.- PARTES DE UN INCENDIO
Es básico para los medios de extinción incluyendo los técnicos que se encargan de la
planificación de la extinción, conocer las formas en que se desarrolla un incendio y la
denominación habitual de las partes que lo componen, a fin de poder entenderse entre sí y
poder trasmitir adecuadamente instrucciones, órdenes u observaciones.
- Frente o cabeza es la parte hacia donde avanza el incendio, normalmente
favorecido por el viento o la pendiente, o siguiendo la resultante de ambos
vectores. Es la parte más activa de incendio, con mayor velocidad de
propagación .
- Cola es la parte desde donde evoluciona el incendio, la contraria al frente. En
los primeros estadios de su desarrollo está muy próximo o coincide con el
origen.
- Flancos son las partes del perímetro del incendio ubicadas entre la cola y el
frente. Se denominan en función de su ubicación respecto al vector principal de
propagación del incendio, y así el que queda a la derecha de esa esta dirección
es el derecho, y el contrario es el izquierdo.
- Lenguas o dedos son partes del perímetro del incendio que avanzan más
rápido que el resto, al contrario, los entrantes son las partes que avanzan más
lentamente, debido situaciones desfavorables para la propagación.
- Bolsas o islas son las partes de la vegetación no quemada rodeadas por el
incendio
- Focos secundarios son incendios independientes del principal debido a la
emisión de partículas incandescentes. Una de las formas más habituales del
origen de los saltos de incendio, que es otra forma de denominarlos, es el
debido al arrastre de pavesas de la columna de convención del incendio. Con
menos frecuencia se producen debido a las piñas u otros productos
incandescentes que por su forma puedan rodar ladera abajo en pendientes
pronunciadas. En este caso el incendio secundario se da a poca distancia del
principal, pero en el caso de pavesas desplazadas por la columna de
convección, pueden darse a mucha distancia.

DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 14
6.- FORMAS DEL PERÍMETRO
La forma del perímetro de un incendio está condicionada por los factores que influyen
en la propagación. En el caso de presencia de un combustible homogéneo con pendientes
nulas y viento en calma, el incendio progresará en forma circular y adquirirá una forma
elíptica más o menos alargada en función del viento, de la mayor o menor pendiente o por la
presencia de combustibles que favorezcan o no su propagación. La combinación de todos
estos elementos origina incendios de forma irregular, sobre todo cuando se prolongan en el
tiempo. No obstante uno de los factores más influyentes es el viento que es capaz de provocar
incendios con perímetros muy estrechos.




DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 15
7.- FACTORES QUE DETERMINAN EL COMPORTAMIENTO DE LOS
INCENDIOS
Existe un conjunto de factores que determinan el comportamiento del fuego, y por
tanto, la forma en que va a evolucionar el incendio. Estos factores se agrupan del modo
siguiente:
- Los combustibles vegetales
- Los factores climatológicos
- La topografía del terreno
7. 1. -COMBUSTIBLES VEGETALES
En el monte el combustible vegetal lo constituyen tanto las plantas vivas como los
restos de las mismas, por lo que en una primera clasificación de los combustibles por su
estado los podremos diferenciar entre combustibles vivos (pastos, arbustos y árboles) o
combustibles muertos (tocones, ramas caídas, restos de hojas...) y según su ubicación en un
estrato u otro del bosque los podremos clasificar en:
Combustibles subterráneos: Aquellos que están constituidos por raíces y otros
materiales que se encuentren en el suelo mineral. La combustión de estos materiales da lugar
a fuegos de subsuelo, muy lentos en su desarrollo, pero difíciles de extinguir.
Combustibles superficiales: Compuestos por hojas, acículas, ramas, ramillas, troncos,
etc., que se encuentren a menos de medio metro del suelo.
Combustibles aéreos: Ramas en el fuste del árbol, follaje, musgo, que se encuentren a
más de medio metro del suelo.
No obstante existen otras características de los combustibles que son determinantes a
la hora de estudiar su influencia sobre el comportamiento del incendio:
• Cantidad de combustible
• Disponibilidad
• Tamaño y forma
• Compactación
• Continuidad horizontal y vertical
• Densidad
• Sustancias químicas inflamables
• Humedad

7.1.1.- Cantidad del combustible
Se mide por la carga o peso del combustible seco por unidad de superficie (kg/m2 o
toneladas/Ha). Depende de factores como la exposición, altitud, latitud, tipo de suelo, clima,
etc y puede variar entre los 2-12 Tm./Ha. del pasto y arbustos pequeños, y las 70-250 Tm./Ha.
de los desechos del bosque tras un tratamiento selvícola. En una primera aproximación se
puede decir que tiene una relación directa con la intensidad del incendio, a mayor cantidad de
combustible, más fuerte arde el incendio. Pero al disminuir la carga a la mitad se observa que
DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 16
aproximadamente la intensidad del fuego baja hasta la cuarta parte. En la siguiente fórmula
podemos observar la relación entre la intensidad lineal y la carga del combustible.
IL = h·(Wn-Wr)·R
IL = Intensidad lineal del frente de fuego (kw/m ó kcal/m·s). Potencia calorífica
desprendida por unidad de longitud de frente de fuego.
h = Poder calorífico inferior (Kj/kg ó Kcal/kg) (1 Kcal= 4,18Kj)
Wn= Carga de combustible neto inicial (kg/m2 )
Wr= Carga de combustible neto residual inmediatamente después del paso del frente
de llama (kg/m2 )
R = Velocidad del avance del fuego (m/s)

7.1.2.- Disponibilidad
Cuando se produce un incendio es necesario tener en cuenta que no toda la materia
vegetal se consume. Una cosa es el combustible existente, ya esté vivo o muerto (Wn, de la
fórmula anterior), y otra la cantidad de combustible susceptible de arder bajo una serie de
condiciones determinada. A este último caso se le llama “carga disponible” expresada en la
fórmula anterior como Wn-Wr. En un pastizal la carga disponible es prácticamente del 100%,
mientras que en un matorral puede variar desde el 5 al 95% y en un bosque del 5 al 25%.
Nos queda entonces el llamado “combustible restante”(Wr), que es la cantidad de
materia vegetal que previsiblemente no arderá por una serie de razones, que pueden ser su
contenido de humedad, gran tamaño, o una distribución espacial que impida a las llamas
alcanzarlos.
7.1.3.- Forma y tamaño
Estas características están relacionadas con la superficie que presenta el combustible
susceptible de ser afectada por el incendio. A mayor superficie mayor facilidad de
propagación, como sucede con los pastos y otros combustibles finos. Para poder estimar la
característica de la forma se estudia la relación superficie/volumen, lo que podríamos definir
como el área superficial expuesta al aire en relación con el volumen del combustible vegetal
estudiado. Se mide en m2/m3, y oscila desde valores muy elevados en los pastos, con una
relación de 6.600 m2/m3 a valores de 68 m2/m3 de un brezal o de 0,8 m2/m3 para ramas de
unos 1,3 cm de diámetro.
Es una característica importante que influye directamente en el comportamiento de
incendio. Cuanto mayor es la relación superficie/volumen mayor es el área expuesta al calor
de los combustibles que están ardiendo en sus proximidades, por lo que es más fácil la
evaporación de la humedad y que alcance rápidamente su temperatura de ignición.
A través de esa área superficial se efectúan los mecanismos de captación y
evaporación de la humedad ambiental cuando el combustible, vivo o muerto aún no ha sido
afectado el incendio.
Atendiendo al tamaño podemos clasificar los combustibles en:
• Finos o ligeros: Menores de 5 mm. de diámetro. Se componen de hojarasca, pasto,
capa en descomposición, acículas de pinos, ramillas, etc.
DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 17
• Regulares: De 5 a 25 mm. de diámetro. Constituidos por ramas finas y tallos
pequeños.
• Medianos: Tallos y ramas de 25 a 75 mm. de diámetro.
• Gruesos o pesados: Más de 75 mm. de diámetro. Constituidos por fustes, troncos y
ramas gruesas.


7.1.4.- Compactación
Es la relación entre el volumen real del combustible y su volumen aparente, lo que
también se denomina coeficiente de compactación. Se puede decir que mide el espaciamiento
entre las partículas de un combustible. Así un combustible con poco espaciamiento entre sus
partículas tendrá una compactación más alta.
La compactación influye sobre la humedad del combustible y la velocidad de
propagación. A menor compactación, o sea, más espacio y aire entre las partículas del
combustible, más fácilmente se desecará y, en caso de incendio tendrá mayor velocidad de
propagación dado que el espacio facilitará el aporte de oxígeno de la combustión.

DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 18
7.1.5.-Continuidad horizontal
Es la distribución de los combustibles en el plano horizontal. Es un factor que influye
directamente en la velocidad y dirección de la propagación de un incendio, por lo que tienen
una gran importancia.
La continuidad del combustible hay que determinarla tanto en el estrato de los
combustibles superficiales como en los aéreos. No obstante, aunque puedan establecerse
numerosos grados de continuidad en función de los niveles de interrupciones del combustible,
lo habitual a la hora de valorar los incendios es distinguir entre dos grados:
- Uniforme o continuo, cuando no hay interrupción en la disposición horizontal
del combustible y el incendio se propagan de forma continua y sin barreras.
- No uniforme, cuando el combustible está disperso y la velocidad de avance del
incendio es claramente menor si el resto de condiciones son similares
(pendiente, viento,...).



7.1.6.-Continuidad vertical
Es la distribución de los combustibles en el plano vertical. Lo habitual en los incendios
es que estos se inicien y se propaguen a través de los combustibles superficiales y solamente
alcancen las copas bajo determinados factores. Uno de los principales es la continuidad
vertical de los combustibles que permite la propagación del fuego en sentido ascendente
favoreciendo los mecanismos de radiación y convección.
DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 19





7.1.7.-Densidad
Es la relación entre la masa de un combustible y su volumen real. Este último se puede
determinar por cálculos geométricos o por inmersión en agua o mercurio Está relacionada
directamente con la capacidad calorífica, que representa la capacidad de calor necesaria para
que la madera aumente su temperatura 1 ºC. Cuando mayor es la densidad más elevada es la
capacidad calorífica y más difícilmente se alcanza la temperatura de ignición. Valga como
ejemplo el hecho de que una madera densa como la carrasca es capaz de absorber más calor
antes de arder que otra madera menos densa como las del pino. Los restos de vegetación
muerta con densidades menores alas planteas verdes arden con mayor facilidad.

DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 20
7.1.8.-Sustancias químicas
Aparte de la celulosa que es la materia básica de que están compuestos los vegetales,
existen otras sustancias químicas que pueden incrementar el poder calorífico de los
combustibles y su facilidad de ignición. Tal es el caso de los arbustos aromáticos que
contienen aceites esenciales, o las coníferas, ricas en resina. Estas sustancias químicas son
más volátiles que otros componentes de los combustibles, de forma que la temperatura de
ignición del combustible que las posee es menor y se alcanza más fácilmente, por lo que
también es mayor la velocidad de propagación.
Como ya se ha indicado, estas sustancias aumentan el poder calorífico del
combustible, así maderas ricas en celulosa, como las de chopos y sauces, tienen un poder
calorífico muy bajo, en cambio las coníferas tienen un poder calorífico más elevado al
disponer en su composición de resinas cuyo poder calorífico está en el entorno de las 9.000
kcal/g.
En definitiva, sustancias químicas como los aceites, ceras y resinas, facilitan la
ignición y propagación de un incendio forestal, en condiciones en las que si no existieran
dichas sustancias los riesgos de ignición y propagación serían menores.

7.1.9.-Contenido en humedad del combustible
Se expresa como el porcentaje del peso de combustible húmedo sobre el peso del
mismo combustible en seco. Puede variar del 0 al 300%. A continuación se muestra una tabla
con valores orientativos.
Estado de desarrollo de la vegetación Contenido en agua
Follaje tierno, plantas anuales desarrollándose al principio del ciclo del
crecimiento
300%
Follaje madurando, todavía en desarrollo, con turgencia plena 200%
Follaje maduro, nuevo crecimiento completo y comparable al follaje
perenne antiguo
100%
Comienzo del reposo vegetativo y del cambio de color y algunas hojas
que pueden haber caído del tallo
50%
Completamente seco <30% = muerto

Considerando que la humedad del combustible influye directamente en la probabilidad
de que se inicie un incendio, así como en la velocidad de su propagación, podemos decir que
estamos frente al factor más importante de todos.
Hay que recordar que en la de combustión de los vegetales la primera fase es la de
evaporación de la humedad. A mayor humedad del combustible mayor necesidad de calor
para poderlo desecar e inicial las siguientes fases. Teniendo en cuenta que los combustibles
vivos tienen un alto porcentaje de humedad, en un incendio actúan como freno en su
propagación. Por eso, la proporción entre combustibles vivos y muertos es muy importante en
ciertas formaciones.
Destacar que determinadas especies varían, según la estación del año, su contenido en
humedad de manera notable, ardiendo con facilidad en verano y resultando casi
DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 21
incombustibles en invierno. Un ejemplo claro de todo ello son determinadas especies de
Cistus (jaras).
Los combustibles finos ganan y pierden humedad más rápidamente que los gruesos.
Esto explica porqué se puede dar un incendio en pastizales después de una lluvia, o bien
porqué durante la noche troncos gruesos arden sin problemas mientras que el pasto no arde (el
rocío impide que lo haga).
Los factores que varían el contenido de humedad del combustible son diversos, pero
entre los más importantes se pueden destacar los siguientes:
• Condición de vivo o muerto
• Estación del año
• Temperatura del aire
• Humedad relativa
• Días sin lluvia
• Insolación
• Viento
• Proximidad a combustibles ardientes
• Tamaño de combustible

7. 2. -MODELOS DE COMBUSTIBLE
Todas las consideraciones sobre los factores de los combustibles que se han tratado
tienen como objetivo común poder estudiar y prever el comportamiento del fuego con dos
fines, la planificación de infraestructuras preventivas o la planificación en la intervención
frente a incendios. Con este mismo fin y con el propósito de simplificar y sistematizar el
análisis del comportamiento del fuego, numerosos investigadores han agrupado los factores
característicos de los combustibles (tamaño, forma, continuidad, compactación, etc.)
realizando una clasificación para definir los denominados modelos de combustibles.
Las primeras clasificaciones aparecen como consecuencia de los planes de defensa
forestal en el este de los Estados Unidos a principios del siglo XX, el plan redactado para los
bosques californianos por Dubois en 1914, distingue tres tipos de cobertura: pastizal, matorral
y bosque. En 1936 Hornby utiliza el concepto de tipo de combustible para lo que efectúa una
clasificación de los combustibles basada en su capacidad de propagación y dificultad de
control, estableciendo valores bajo, medio, alto y extremo.
No es hasta los años setenta en que se empieza a hablar de los modelos de combustible
tal y como los conocemos con la acepción actual. Es en esa época 1972 cuando Rothermel y
otros colaboradores realizan una clasificación de combustibles de 13 modelos agrupados en
tres modelos de pastizal, cuatro de matorrales, tres de hojarasca bajo arbolado y tres de restos
de combustible. Aunque se han realizado clasificaciones posteriores por otros investigadores
(Albini, 1976; Deeming y otros, 1977; Andrews, 1986; Forestry Canada Fire Danger Group
1992) y a pesar que la clasificación de Rothermel se efectuó modelizando los combustibles de
Estados Unidos para que diesen resultados adecuados a sus necesidades, es la más utilizada
internacionalmente efectuando modificaciones para adecuarla a cada país. Ha sido utilizada
en el desarrollo de simuladores y, también, en el caso de España el Instituto Nacional para la
DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 22
Conservación de la Naturaleza (ICONA) la utilizó como base en 1987, para iniciar el
desarrollo de una clave fotográfica para 14 zonas del territorio Español que se podían
considerar como homogéneas desde el punto de vista forestal.


En la tabla que aparece a continuación, se ofrece una breve descripción de los 13
modelos de combustible.
CARACTERÍSTICAS DEL
COMBUSTIBLE
PROPAGACIÓN
COMPORTAMIENTO DEL
FUEGO
1
El pasto tiene estructura fina,
con altura inferior a la rodilla,
con poco matorral
Gobernada por combustibles
herbáceos finos, secos o casi
secos
Se propagará rápidamente por
el pasto seco
2
Pastizal con presencia de
matorral o arbolado claro,
cubriendo entre 1/3 y 2/3 de la
superficie
A través de los combustibles
herbáceos finos
Fuego superficial, la hojarasca
y ramillas contribuyen a
aumentar la intensidad del
fuego
M
O
D
E
L
O
S

D
E

P
A
S
T
O
S

3
El pasto grueso. Es espeso y
alto (1 m)
El pasto produce elevadas
velocidades de propagación
Los de mayor intensidad dentro
del grupo de pastizales. El
viento puede hacer que el fuego
salte, incluso en zonas
encharcadas
4
Matorral o arbolado joven,
muy denso de unos 2 metros
de altura. Con continuidad
horizontal y vertical
Se propaga por las copas del
material que forman un estrato
continuo
Son fuegos rápidos y con
grandes llamas. La humedad del
combustible vivo tiene gran
importancia en el
comportamiento del fuego
M
O
D
E
L
O
S

D
E

M
A
T
O
R
R
A
L
E
S

5
Matorral denso pero bajo.
Matorral joven con poco
material muerto menor de 0,6
m.
El incendio se mueve por los
combustibles superficiales
No son fuegos muy intensos,
debido a que las cargas son
ligeras y la mayoría del
combustible está vivo
DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 23
6
Matorral más viejo. Alturas
entre 0,6 y 1,2 metros
Se propaga a través del
matorral que es más
inflamable que en el modelo 5
Con vientos flojos el fuego
descenderá al suelo. Con
vientos más fuertes se propaga
por la capa de matorral. La
velocidad de propagación y la
intensidad es de moderada a
alta
7
Matorral inflamable y/o
palmáceas de 0,6 a 1,2 m. de
altura, generalmente bajo
cubierta de arbolado
Se propaga a través de la
superficie del suelo y del
estrato de matorral con igual
facilidad
Puede desarrollarse con
contenidos más altos de
humedad, debido al alto grado
de inflamabilidad de los
combustibles vivos
8
Hojarasca en bosque denso. La
capa superficial está formada
fundamentalmente por hojas y
algunas ramillas existiendo
poco matorral
La capa superficial de
hojarasca compactada es el
agente propagador
Fuegos superficiales con alturas
pequeñas de llama. Las
acumulaciones originan
llamaradas
9
Hojarasca en bosque denso. Se
diferencia del modelo 8 en que
forma una capa más esponjada
y con aire interpuesto
El incendio se propaga más
rápidamente que en el modelo
8, por la hojarasca superficial
Velocidades mayores de
propagación que anteriormente,
debido a la emisión de pavesas.
Las concentraciones de material
provocan inflamación de
algunas copas de árboles
M
O
D
E
L
O
S

D
E

H
O
J
A
R
A
S
C
A

B
A
J
O

A
R
B
O
L
A
D
O

10
Capa con grandes cantidades
de combustible muerto, que
incluye un porcentaje de ramas
con 7,5 cm o mayor de
diámetro. La altura total es
menor que el nivel de la
rodilla
Los combustibles arden con
mayor intensidad que los otros
modelos de bosque
El incendio de copas es más
frecuente en este modelo que en
los anteriores. Con serias
dificultades para controlarlo
11
Restos ligeros (diámetro < 7,5
cm) de tratamientos silvícolas
o aprovechamientos, que
forman una capa de poca
altura (30 cm)
Los desechos propagan el
fuego, pero deben existir
hojarasca y materiales finos
que ayuden a conducir el
fuego
El incendio será muy activo. El
espaciamiento del combustible,
las sombras de las copas o la
edad de los combustibles
limitan la intensidad del fuego
12
Desechos que cubren todo el
terreno. Su altura media es de
0,6 m, no excesivamente
compactados. Los
combustibles vivos no suelen
afectar al comportamiento del
fuego
Los restos conducen el fuego
rápidamente, siendo capaces
de generar pavesas
En un principio se propaga de
forma continua hasta encontrar
una barrera cortafuego
M
O
D
E
L
O
S

D
E

R
E
S
T
O
S

13
Los desechos forman una capa
continua (más pesada que en
el modelo 12), no muy
compactada y con una altura
media de 1 m. Los
combustibles vivos no afectan
al comportamiento del fuego
Los combustibles finos
aceleran la propagación y
disminuye cuando los
combustibles gruesos
comienzan a arder
En un incendio de gran
intensidad, las llamas duran
mucho tiempo y se generan
pavesas de distinto tamaño.




DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 24




DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 25





DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 26

7. 3. -CONDICIONES METEOROLÓGICAS
Previamente a tratar la influencia en el comportamiento del fuego forestal de las
condiciones climatológicas, hay que indicar que éstas y los otros factores, el combustible y la
orografía no actúan de forma independiente en los incendios, al contrario, actúan de forma
conjunta e interdependiente. Por ejemplo la humedad de los combustibles depende de su
exposición (solana o umbría) y de la temperatura y humedad relativa.
Las condiciones climatológicas influyen tanto previamente al incendio como durante
su evolución. De hecho, es tan importante su influencia previa el incendio que, los índices de
peligro de los incendios se basan en la previsión y determinación de las condiciones
meteorológicas previas y su influencia en el contenido de humedad de los combustibles,
aparte de las condiciones meteorológicas previstas para el día para el que se determina el
índice.
De los factores climatológicos, los de más influencia en el comportamiento y
evolución de un incendio forestal son la humedad, el viento y la temperatura. A continuación
se dan unas indicaciones sobre la influencia de estos factores.

7.3.1.-La temperatura y la humedad relativa del aire
Tanto un factor como otro influyen sobre la humedad de los combustibles secos.
Asimismo existe una relación entre la humedad relativa y la temperatura ambiente. Una regla
de carácter práctico es que cuando la temperatura aumenta 10ºC, la humedad relativa del aire
pasa a ser la mitad de la que tenía, y viceversa, si la temperatura disminuye 10ºC, la humedad
del aire se duplica.
Con el aumento de la temperatura se facilita la desecación de los combustibles, con lo
que disminuyen su humedad. Asimismo aumenta su temperatura por lo que es más fácil
alcanzar la temperatura de ignición. También se produce otro efecto que favorece la
probabilidad de ignición y la propagación del incendio y consiste en la generación de
columnas de convección que se provocan por el calentamiento diurno del suelo, sobre lo que
se tratará más ampliamente cuando se estudien los efectos del viento.
En cuanto a la humedad relativa del aire, actúa directamente sobre el contenido de
humedad del combustible. Se establece un equilibrio entre la humedad relativa del aire y la de
los combustibles, aumentando o disminuyendo la del combustible conforme aumenta o
disminuye la del aire. Su disminución favorece la probabilidad de ignición y la propagación
del incendio. Unas reglas prácticas sobre la propagación del incendio son:
- Cuando la humedad relativa es menor del 30%, hay que prepararse para la
aparición de focos secundarios.
- Cuando la humedad relativa es menor al 10% existe el peligro de focos
secundarios con cualquier tipo de combustible.
En la época estival a primeras horas de la tarde, en que las temperaturas son más
elevadas y la humedad relativa es menor, aumenta el riesgo de inicio y propagación de los
incendios y suele coincidir esta franja horaria con la de mayor número de inicio de incendios

DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 27
7.3.2.-El viento
De los tres elementos atmosféricos estudiados es el de más influencia sobre el
comportamiento del incendio, va a determinar en gran medida la dirección y velocidad
máxima de propagación. El cambio de su intensidad y dirección determinará en muchos casos
los cambios bruscos del sentido del avance del incendio.
Los efectos de cómo influye sobre el incendio son:
- Favorece el desecamiento de los combustibles, por lo que aumenta su
inflamabilidad.
- Incrementa el aporte de oxígeno a la combustión por lo que contribuye a
aumentar la intensidad del fuego
- Favorece el trasporte del calor de convección.
- Aumenta los efectos de la radiación de las llamas al inclinarlas sobre los
combustibles contiguos.
- Facilita los saltos de incendios al trasportar pavesas.
- Colabora en gran medida a los cambios.
En el capítulo de meteorología del presente módulo se hace una descripción más
pormenorizada de los tipos de vientos y su influencia sobre los incendios.
7. 4. -LA OROGRAFÍA
Es un factor constante que interviene de una forma decisiva en la propagación del
incendio. Su carácter constante nos permite predecir el comportamiento del incendio, pero a
su vez hay que tener en cuenta que los terrenos forestales suelen tener una orografía compleja
con pendientes pronunciadas y variables, con picos, valles, cumbres, vaguadas, etc…, que
hacen que el problema para determinar el comportamiento del incendio sea igualmente
complejo.
Entre los elementos de la topografía a considerar, los que más influencia tienen sobre
el comportamiento de los incendios son la pendiente, la exposición y el relieve.

7.4.1.-La pendiente
Es el más importante de los tres elementos y se ha llegado a comparar su efecto con el
del viento debido a puede elevar notablemente la velocidad de propagación, aunque sigue
siendo el viento el factor más importante.
Cuando se incrementa la pendiente aumenta la velocidad de propagación, debido a
que:
- Los combustibles pendiente arriba están más próximos.
- Como consecuencia de lo anterior los efectos de la radiación y convección son
mayores y el precalentamiento del combustible es más rápido.
- Si el viento general es en el sentido ascendente de la pendiente, ésta facilita
que aumente su velocidad.
- Se desarrolla rápidamente la columna de convección.
DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 28


Considerando un viento general nulo, los efectos aproximados del incremento de la
velocidad con el incremento de la pendiente, se indican en la siguiente tabla.



7.4.2.-La exposición
Este término se refiere a la orientación de una ladera respecto a la exposición solar. En
el hemisferio norte las laderas orientadas al sur o solanas, reciben una mayor radiación solar,
lo que implica una humedad y vegetación menor, lo que favorece la propagación. El efecto
contrario lo podemos observar en las umbrías.
Cabe recordar que en las solanas, por su mayor exposición, es más fácil que se
generen vientos locales de ladera, que también participan en la propagación.

7.4.3.-El relieve
La configuración del terreno o relieve de los terrenos forestales, implica la presencia
de cañadas, ríos, barrancos, valles, crestas, collados, etc, que tienen gran influencia sobre el
DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 29
flujo de los vientos dominantes y en la generación de los vientos locales. A su vez éstos
determinan la dirección y velocidad de avance del incendio. Valgan como ejemplo de
situaciones especiales las siguientes:
Cuando el viento sigue el sentido de un cañón o un barranco estrecho, en las curvas
pueden esperarse remolinos. Además este viento con las elevadas pendientes, provoca
velocidades de propagación muy elevadas. Otro efecto que se puede observar es que estas
formas estrechas permiten el precalentamiento de la ladera opuesta por radiación, lo que
puede generar saltos y focos secundarios y que la ladera opuesta arda en muy poco tiempo.
También puede darse el denominado efecto chimenea cuando el viento general en un
valle encuentra un estrechamiento (barranco o cañón), el viento aumenta su velocidad y se
canaliza la columna de convección del incendio igual que en una chimenea, precalentando las
partes elevadas propagándose muy rápidamente. También se pueden generar por la propia
columna convectiva del incendio sin necesidad de ser empujado por un viento general, ya que
para estas situaciones de comportamiento explosivo del incendio es más determinante la
configuración del terreno.
El relieve también permite bajo ciertas condiciones climatológicas que se generen
cinturones térmicos que, en caso de ruptura permiten que un incendio que estaba
evolucionando muy lentamente comprimido por el cinturón derive en situaciones de
propagación explosivas. Este fenómeno se describirá con más detalle posteriormente.

7. 5. -LA ESCALA DEL 30
Como parámetro de referencia y regla nemotécnica, se suele considerar la “escala del
30” como referencia para establecer una situación en la que los incendios forestales pueden
tener comportamientos de elevada gravedad. Dicha escala establece como situación de riesgo
potencial de incendio grave la concurrencia de al menos dos de la tres condiciones siguientes:
- Más de 30 ºC de temperatura ambiente.
- Menos del 30% de humedad relativa.
- Más de 30 Km./h de velocidad del viento.
La situación pasa a ser de riesgo potencial de incendio extremo, cuando concurren los
tres factores anteriores, y puede agravarse a su nivel máximo si las pendientes sobre las que se
desarrolla el incendio, superan el 30 %. En dichas circunstancias, el combate de los incendios
forestales presenta grandes dificultades y exige un esfuerzo máximo del operativo de
extinción.

8.- LA PREDICCIÓN DEL COMPORTAMIENTO DEL FUEGO
Teniendo en cuenta la influencia de estos factores que se han analizado, se puede
predecir de modo estimado, cual va a ser el comportamiento del fuego, lo que permitirá a los
responsables de las tareas de extinción tomar una serie de decisiones como pueden ser:
- Métodos de ataque al fuego a emplear.
- Estimación de recursos humanos y materiales necesarios.
- Despliegue de los recursos.
DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 30
- Medidas de seguridad para el personal que interviene en la extinción.
Las variables más importantes a considerar para esta predicción son las siguientes:
- Velocidad de propagación, definida por la distancia que recorre el fuego en un
tiempo determinado, que será distinta para el frente, los flancos o la cola del
incendio y que condicionar su crecimiento en superficie.
- Altura de las llamas, dependiente del tipo de combustible que arde y
determinante de que el personal pueda acercarse o no al fuego.
- Intensidad de calor, que es la energía desprendida por el incendio y que
igualmente influye en la posibilidad de acercarse al mismo.
Así por ejemplo, si lo que arde es una zona de pastos, al ser un combustible ligero, se
puede estimar que la velocidad de propagación será alta, y en cambio la altura de las llamas
será pequeña, por tanto el personal podrá actuar directamente en el borde del incendio, sin
grave riesgo de accidente.
Por el contrario, cuando se produce un incendio en un área con gran acumulación de
combustibles muertos, como los despojos de una corta, el fuego avanzará lentamente pero se
producirán llamas altas y desprendimiento intenso de calor. No será posible atacar
directamente al fuego con el personal de tierra y habrá que considerar la intervención de otros
medios como pueden ser los aéreos para la descarga de agua.
Para facilitar la gestión de dirección de incendios e incluso en las labores de diseño de
infraestructuras preventivas, desde la década de los setenta, coincidiendo lógicamente con el
establecimiento de los modelos de combustibles, se iniciaron y desarrollaron modelos de
predicción del comportamiento de los incendios. En los apartados siguientes se dan unas
referencias de los modelos existentes más conocidos, que se han desarrollado para predecir el
comportamiento en tres fases de los incendios: la predicción de los fuegos de superficie; la
predicción de fuegos de copas y la predicción de focos secundarios.

8. 1. -MODELOS DE FUEGO DE SUPERFICIE
Teniendo en cuenta que los incendios se inician y desarrollan en sus primeros estadios
como fuegos de superficie, es ese tipo de modelos los que han sido más estudiados y
desarrollados.
MODELOS SEMIEMPÍRICOS: Se apoyan en principios físicos de los principales
parámetros físicos que rigen la combustión, pero también integran información experimental
para resolver problemas parciales dentro del modelo.
- Modelo de Velocidad de Propagación, BEHAVE (Rothermel, 1972; Burgan y
Rothermel 1984 y Andrews, 1996).

MODELOS EMPÍRICOS: Son modelos que se basan en la información recogida en
fuegos reales y, en consecuencia, se ajustan más a la realidad pero dentro del rango de las
variables que fueron medidas en la experimentación, por lo que su extrapolación a otros casos
es difícil.
DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 31
- BOSQUES:
• Mc Arthur, 1996 y Noble y otros, 1980. Modelo desarrollado para la
predicción de la velocidad de avance del frente con expresiones
experimentales de fuegos controlados efectuados en el Este de
Australia.
• FORESTRY CANADA FIRE DANGER GROUP, 1992 y Hirsch,
1996. Iniciado en 1980 y desarrollado hasta inicios de los noventa por
los centros de investigación del Servicio Forestal Canadiense. Está
basado en la identificación de 17 modelos, representativo cada uno de
ellos de un tipo de bosque o formación (frondosas, coníferas, mixto,
restos y pastizal). De cada uno de estos modelos han medido multitud
de comportamientos en función de la humedad de combustible muerto,
viento y topografía,
• Fuegos en sotobosque de P. Pinaster. Fernandes, 2002.
- PASTOS:
• Cheney y otros, 1993, 1998. Desarrollado para praderas de gramíneas
australianas
- MATORRALES:
• Marsden-Smedley y Catchpole, 1995. Modelo desarrollado para una
formación específica de matorrales de Tasmania
• Catchpole y otros, 1998
• Fernandes, 1998 , 2000
• Vega y otros, 1998, 2001. Desarrollado para diversas formaciones de
matorrales del noroeste español.
• Modelo internacional para matorrales. Trabajo de investigación
conjunto para la determinación de un modelo aplicable a matorrales en
terrenos llanos. Base de datos de 109 fuegos en 8 tipos de comunidades
vegetales en España, Portugal, Nueva Zelanda y Australia.

8. 2. -MODELOS DE PREDICCIÓN DE FUEGOS DE COPAS
Los fuegos de copas es un fenómeno del comportamiento del fuego espectacular,
asociado generalmente a un desarrollo fuerte de la columna de convección, a los saltos y
focos secundarios, y a los torbellinos de fuego. Son típicos de los bosques de coníferas y
eucaliptos.
Existe un gran interés en la determinación de la transición de un fuego de superficie a
un fuego de copas, ya que supone riesgos y dificultades añadidas para el personal que
participa en la extinción. La velocidad de propagación sufre un incremento elevado (suele
duplicar a la de superficie) y el ataque directo suele ser imposible. Por dicho motivo los
modelos de predicción de fuegos de copas estudian aparte de la propagación, el propio hecho
de la probabilidad de iniciación del fuego de copas.
Los modelos sobre este tipo de fuegos se desarrollaron, en muchos casos,
conjuntamente con los de matorrales.
DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 32
MODELOS DE INICICIACIÓN:
• Van Wagner, 1977
• Xanthopoulos y Wakimoto, 1993
• Alexander, 1998.

MODELOS DE PROPAGACIÓN:
• Mc Arthur, 1967
• Van Wagner, 1989
• Rothermel, 1991
• Butler, Finney, Andrews y Albini, 2004.

MODELOS DE INICIO Y PROPAGACIÓN:
• Forestry Canada Fire Danger Group, 1992
• Finney, 1993
• Cruz, Alexander y Wakimoto, 2002,2004

8. 3. -MODELOS DE PREDICCIÓN DE FOCOS SECUNDARIOS
Los fuegos salpicados o focos secundarios en un incendio es un fenómeno
especialmente influyente en el desarrollo del incendio y, al igual que en el caso de incendios
de copas, implica riesgos y dificultades añadidas al personal que participa en la extinción. En
dicho sentido es evidente el interés en predecir la probabilidad de aparición de este fenómeno
y la distancia probable que puede recorrer una pavesa capaz de generar focos secundarios.
A pesar de ello son pocos los modelos que han abordado este fenómeno. Albinni, en
1979, 1981 y 1983, desarrolló unos modelos matemáticos, el primero de los cuales estudió la
predicción de la distancia máxima de trasporte originada por un árbol o grupo de árboles
entorchados (incendio de copas). Posteriormente este modelo lo extendió a fuegos de
superficie conducidos por el viento. Estos modelos han sido utilizados con nomogramas, en
calculadoras programables y más recientemente integrados en el sistema informático de
predicción BEHAVE que se estudiará con más detalle en el apartado siguiente.
Otros modelos han surgido del programa de investigación SALTUS (1998-2001),
financiado en parte por el IV Programa marco de Investigación y Desarrollo “Medio
Ambiente y Clima” de la Unión Europea. En este proyecto participaron 10 equipos de cinco
países de la Europa mediterránea: España, Francia, Grecia, Italia y Portugal. Los modelos
empíricos que se elaboraron fueron:
a) Modelo general (Alexandrian, 2002), elaborado con el estudio de los datos de los
250 incendios investigados, aborda la probabilidad y distancia máxima alcanzada por las
pavesas, considerando el tipo de vegetación de la zona de emisión y de la de recepción,
velocidad máxima del viento, cobertura del arbolado, carga de combustible, posición
topográfica y hora del día.
DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 33
b) Modelos elaborados a partir de los datos obtenidos en los incendios estudiados en
España (Guijarro y otros, 2005). Los principales factores implicados en la zona de emisión de
pavesas son las condiciones meteorológicas, las características del arbolado y la altura tanto
del matorral como de las herbáceas. En cuanto a la zona de recepción los factores más
significativos son la pendiente y la presencia de estrato herbáceo.

9.- LOS SIMULADORES DE INCENDIOS FORESTALES
Los simuladores de incendios han entrado en la vida de las emergencias y de los
gestores forestales y de territorio. Con todo en los últimos años ha habido la creencia que el
simulador sería capaz de darnos una estimación buena de cualquier incendio y a partir de allí
cada profesional podría hacer sus cálculos o trabajos, al estilo de simuladores de construcción
o financieros y otras aplicaciones que hace tiempo se aplican en el mercado.
Con todo la simulación del incendio está todavía en sus inicios y es un proceso de
aproximación iterativa importante. De hecho para la correcta simulación se necesitan equipos
multicriterio para interpretar los resultados y diferentes programas informáticos para ajustar
las simulaciones e interpretarlas.
Aparece como una necesidad la comprensión previa del fenómeno incendio y en
concreto del incendio o escenario que se desea simular. Es por ello que el proceso de análisis
del incendio es básico y previo para garantizar un buen resultado e interpretación del trabajo
técnico de simulación.
Se puede encontrar toda la información referente a manuales de formación y descarga
de ficheros para instalar los simuladores en www.fire.org
La simulación la entendemos como el proceso de proyectar el análisis de un incendio
sobre el espacio y en un momento futuro. Esta ha sido muy poco utilizada en el mundo real
hasta ahora por las dificultades técnicas que tiene. Pero en estos momentos existen ya varios
cuerpos de extinción de incendios que utilizan la simulación como una de sus herramientas de
asesoramiento a la toma de decisiones. Entre estos podemos citar a nivel de ejemplo al USFS
y CDF en USA, Bomberos de Cataluña, el plan INFOCA de Andalucía etc…

9. 1. -OBJETIVOS
La simulación de incendios forestales presenta dos grandes campos de aplicación
como son la extinción del incendio y la gestión forestal para la prevención. Inicialmente los
simuladores fueron diseñados como parte de los procesos de toma de decisiones en la gestión
forestal, aunque rápidamente fueron traspasados al mundo de la extinción.
Los objetivos generales para cualquiera de las utilidades son siempre los mismos,
ejecutar una simulación de un escenario para entender cómo se comportaría un incendio en
base a unas variables definidas. En este punto es donde aparece una de las grandes diferencias
de objetivos de simulación y en donde entender y diferenciar las variables de análisis tomó
importancia:
- Objetivo 1: Saber el comportamiento del fuego. Es decir, prever las variables
de longitud de llama, velocidad de propagación, intensidad…. etc… En este
caso la simulación nos sirve para valoraciones de efectos ecológicos o de
capacidad de extinción
DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 34
- Objetivo 2: Conocer y plasmar sobre mapa la propagación del fuego para
identificar puntos críticos u oportunidades. En este caso la simulación es más
compleja, necesita no solo de variables sensibles para simular, sino de una idea
del patrón de propagación. En este caso la simulación nos sirve para saber la
propagación, la superficie de afectación del incendio y el comportamiento que
puede tener en estas zonas.
Los objetivos de formato: Entendemos como estos la forma final en que tiene que
presentarse nuestra simulación. Existen 2 grandes formatos, los numéricos y los mapificados.
Los primeros nos presentan resultados de variables en una tabla, los segundos nos muestran el
objetivo expresado en un mapa.
Las simulaciones de comportamiento pueden ser numéricas o mapificadas, las de
propagación son siempre, por necesidad evidente, sobre soporte cartográfico.

9. 2. -UTILIDAD
Las utilidades dependen como podemos ver del objetivo de la simulación iniciada. Si
bien esto nos parece obvio, no lo es tanto cuando tendemos a confundir procesos de
simulación de comportamiento y de prevención con procesos de simulación de propagación y
para extinción.
Otro aspecto a considerar cuando hablamos de utilidad seria la interpretación de la
simulación. Como principio básico vamos a asumir que la validez de una simulación es escasa
sin la presencia de la interpretación de un experto. El modelo numérico solo nos da respuesta
a unos datos entrados. Estos datos son los que son y es el analista que los introduce el que
conoce su marco y rango de aplicación. Es por eso importante entender este principio. La
utilidad de la simulación depende de nuestra capacidad de interpretación de la misma. Sin
esta, el resultado no deja de ser un ejercicio informático que se podría asemejar a un fuego.
Aclarado este concepto la utilidad actual que se les está dando a las simulaciones se
puede resumir en el cuadro siguiente:

Clasificación general de los objetivos de simulaciones según tipo y aplicaciones

DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 35

9. 3. -INTERPRETACIÓN
La interpretación es la parte esencial de la simulación. Ella incluye el proceso de saber
leer los resultados del análisis y simulación y la necesidad de ajustarlos a la realidad. Sin ella
todo el proceso de simular no nos sirve.
Esto nos deja con una constatación importante: el simulador tiene que ser una persona
experta o un grupo de personas con experiencia real la materia del incendio forestal y los
efectos de este sobre el ecosistema. Sin este conocimiento experto la interpretación de la
simulación no es posible y esta pasa a ser el resultado de un juego informático.
Las diferentes topologías de interpretación de simulaciones se clasifican entendiendo
que todo ejercicio de cálculo estimativo como el que nos ocupa precisa de:
a.- Un objetivo claro. Una simulación sirve para un determinado objetivo y no más.
Los datos seleccionados limitan esta capacidad de utilizarla para otras interpretaciones.
b.- Un interpretador o interpretadores que dominan y entienden la complejidad y
diversidad del comportamiento del fuego y su interacción con el objetivo de simulación.


DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 36


9. 4. -TIPOS DE SIMULADORES
Los tipos de simuladores son múltiples y diversos. Muchos de ellos se diferencian
simplemente por ser herramientas similares desarrolladas por diferentes equipos. Con todo los
modelos ‘libres’, es decir gratuitos y desarrollados sobre los modelos de propagación y
combustibles de Rothermel (Rothermel, Richard, C. 1972) (Anderson, 1982) son los más
utilizados y universales.
La diferenciación que vamos a hacer de ellos es en base a su utilidad y lo haremos
según hemos definido en simuladores de propagación o de comportamiento por un lado y
numéricos o mapificados por el otro.
Una buena referencia de las topologías de simuladores que encontramos por el mundo
las podemos encontrar en el documento An Inventory of Models, Tools, and
ComputerApplications for Wildland Fire Management Donald G. MacGregor, Ph.D.
MacGregor-Bates, Inc. Eugene, OR December, 2004.

SIMULADORES NUMÉRICOS O MONOESCENARIO DE COMPORTAMIENTO
Es el simulador básico. Es un modelo numérico que nos define el comportamiento del
fuego sobre un rodal uniforme e imaginario. Es un solo punto del territorio. Si bien son los
simuladores iniciales de los años 80 y su utilidad actual en extinción es pobre, son un paso
obligado para dominar el complejo mundo de las variables y su interacción. Son pues
referencia básica para poder entender a posteriori simulaciones más complejas. El modelo de
referencia aquí es el BEHAVE (Andrews, 1986).
Estos simuladores tienen diferentes módulos para incendios, quemas prescritas o
aplicaciones de prevención.

SIMULADORES NUMERICOS MULTIESCENARIO DE COMPORTAMIENTO
Son una evolución del modelo anterior pero donde se simulan diversos escenarios a la
vez. Su utilidad es alta para observar las variaciones del comportamiento del fuego cuando se
modifica el valor de una o varias variables. Se utilizan para observar como quema un rodal
DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 37
bajo diferentes situaciones meteorológicas o de sequía y definir así los períodos de riesgo. Se
utilizan también para comparar los efectos sobre el posible incendio de diferentes estructuras
forestales. Es pues un sistema de simulación muy utilizada para planificación, gestión y
prevención. El modelo de referencia aquí es el NEXUS. (Scott, 1999).

SIMULADORES MAPIFICADOS (GIS) DE PROPAGACIÓN DE INCENDIO
Incorporamos ya perímetros masificados en cartografía. Son los modelos anteriores
sobre tecnología GIS. Estos simuladores nos permiten simular un incendio singular después
de definir las condiciones de meteorología y combustible sobre una topografía. Permiten
desmenuzar al completo un incendio y podemos simular propagación o mapificar el
comportamiento en cada píxel. Son una clara evolución y muy útiles cara la extinción. El
modelo de referencia aquí es el FARSITE (Finney, 1998)
Este es el modelo más utilizado y aplicado hasta el momento para extinción o para
valoración de resultados de gestión. Permite simular rasters de propagación y de
comportamiento, por lo que tiene altísima versatilidad.

SIMULADORES MAPIFICADOS (GIS) DE MULTIESCENARIO DE
PROPAGACIÓN
Estos simuladores nos devuelven a la simulación tipo BEHAVE pero masificada. Ya
no simulamos la propagación de un incendio como en FARSITE, lo que hacemos es simular
el comportamiento del incendio en la totalidad del mapa y mostrarlo sobre él. Es decir, no
simulamos propagación, solo comportamiento, pero no en un punto, punto a punto sobre todo
el mapa. Esto nos permite visualizar como en NEXUS el cambio de comportamiento del
fuego cuando alteramos una variable, pero a diferencia de este que lo hacía entre un límite de
situaciones definidas ahora lo hacemos sobre la totalidad del mapa. Son muy utilizados para
diseñar gestión en el territorio y para identificar necesidades o prioridades de actuación. El
modelo de referencia aquí es el FLAMMAP I y II (Finney, 2001)

SIMULADORES MAPIFICADOS (GIS) DE PROBABILIDAD DE
PROPAGACIÓN
Son la última generación de simuladores. Lo que nos dan ya no es comportamiento o
propagación. Nos permiten calcular sobre cartografía la probabilidad de un tipo de
propagación o un tipo de comportamiento. Es decir en base a centenares de simulaciones
iterativas en un rango de condiciones nos calculan probabilidades de resultados según
preguntemos. Son simuladores que tienden a eliminar la necesidad de analistas muy expertos
y aproximan ya la toma de decisiones al usuario generalista o no extremadamente formado en
la materia. El modelo representativo aquí es el FLAMMAP III (Finney, 2005)

DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 38

Clasificación de utilidad ( de 1 como poco a 3 como mucho) según ámbito de aplicación de los
diferentes simuladores en el mundo profesional.

La información práctica de estos simuladores, con los ficheros de instalación,
manuales de usuarios, artículos, ejemplos etc…, la podremos encontrar en la dirección:
www.fire.org

DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 39
10.- BIBLIOGRAFÍA
- Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, ICONA. “Manual de
operaciones contra incendios forestales”.
- Ministerio de Medio Ambiente. Dirección General para la Biodiversidad.
“Curso superior de comportamiento del fuego forestal”
- Ricardo Vélez (Coordinador). Varios autores. “La defensa contra incendios
forestales: fundamentos y experiencias”. Mc GrawHill año 2000.
- Consellería d’Agricultura i Pesca 1988. Los incendios forestales en la
Comunidad Valenciana. Generalitat de Valencia
- Castellnou, M, 2001. L’incendi de Font-Rubi. Exemples d’aplicació de la
simulació d’incendis en la extinció dels focs forestals. DGESC. Departament
d’Interior. Generalitat de Catalunya
- Porrero Rodríguez, M.A. 2000. Incendios forestales. Investigación de causas.
Mundi Prensa
- Varios autores, 1994. Jornadas multidisciplinares sobre incendios forestales.
Un futuro con bosques. Universidad Politécnica de Valencia.





DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 40
HIDRÁULICA APLICADA A LOS SERVICIOS DE
EXTINCIÓN.TENDIDOS FORESTALES (J.M SUAY)
1.- CONCEPTOS BÁSICOS DE HIDRÁULICA
1. 1. - CARACTERÍSTICAS DE LOS FLUIDOS. DENSIDAD. VISCOSIDAD
La materia, en condiciones habituales de presión y temperatura, se presenta en tres
estados de agregación, líquido, gaseoso o sólido. Si observamos un sólido vemos que tiene
una forma y un volumen definidos, mientras que un líquido conserva su volumen adoptando
la forma del recipiente que lo contiene, y mostrando una superficie libre. En cambio un gas no
tiene ni forma ni volumen propio. La diferencia entre los estados de la materia se debe a las
fuerzas de cohesión interna de las moléculas, características de cada sustancia. Denominamos
fluidos a las sustancias líquidas y gaseosas.
Una de las diferencias existentes entre un sólido y un fluido es su diferente respuesta
frente a la acción de una fuerza: los sólidos se deformarán mientras persista la misma, y
recuperaran su forma primitiva total o parcialmente cuando cese este esfuerzo, debido a la
existencia de una fuerza que se opone a la aplicada. Sin embargo, los fluidos fluirán por
pequeño que sea el esfuerzo, es decir, cambiarán continuamente de forma, mientras persista
dicho esfuerzo, ya que no presentan una fuerza que se oponga a la aplicada, lo que indica que
no hay tendencia a recuperar la forma primitiva al cesar el esfuerzo aplicado.
La densidad es la medida del grado de compactación que tiene un fluido, es decir es la
medida de cuanto material (masa) se encuentra contenida en espacio determinado (Volumen):
Se mide el Kg/m
3
.
Si tenemos un metro cúbico de agua (µ = 1000 Kg./m
3
), ¿Qué ocurre con la densidad
si lo repartimos en dos recipientes por la mitad?, La respuesta es nada, ya que ambos
recipientes contendrán la misma masa (500 Kg), pero también ocuparan la mitad de volumen
(0,5 m
3
). Pero, si tenemos un metro cúbico de aire (µ = 1,21 Kg./m
3
) y lo comprimimos, el
volumen disminuye sin variar la masa que lo contiene, por lo tanto la densidad aumenta. Al
contrario si lo expandimos la densidad disminuye ya que la misma masa ocupa menos
espacio.
Se denomina fluido incompresible aquel que mantiene constante la densidad al variar
la presión a la que está sometido, el agua es un ejemplo de este tipo de fluido.
Se denomina densidad relativa al cociente entre la masa de una sustancia y la masa
de un volumen igual de agua. Es decir:
Una sustancia que tenga una densidad relativa mayor que uno quiere decir que
contiene mayor masa que el mismo volumen de agua, es decir que es más pesada que el agua.
Si es menor que uno la sustancia es más ligera que el agua.
Si en vez de la masa medimos el peso por unidad de volumen de la sustancia, a esta
relación se denomina peso específico.
µ =
m
V
µ
µ
µ
r
sus cia
agua
=
tan
DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 41

Se mide en N/m
3
.La constante g es la aceleración de la gravedad y vale (9,81 m/s
2
).
La viscosidad es una resistencia interna que tiene un fluido, consecuencia de las
fuerzas de atracción entre las moléculas del mismo. Esto se materializa en que el esfuerzo que
hay que hacer para que “fluya” un fluido esté en función de esta resistencia. Los fluidos con
alta viscosidad ofrecen cierta resistencia a fluir, mientras que los poco viscosos lo hacen con
facilidad. La viscosidad se ve afectada por las condiciones ambientales, especialmente por la
temperatura y la presión, y por la presencia de aditivos modificadores de la misma, que varían
la composición y estructura del fluido.

1. 2. -PRESIÓN
La presión se define como la fuerza por unidad de superficie.
Se mide en Pascales (Pa) que es igual a la presión ejercida por una fuerza de un
newton sobre una superficie de un m
2
.
1 atm = 101, 325 kPa = 760 mm Hg = 10,32 m.c.a. = 14,7 psi
Si en un punto de un fluido decimos que existe una presión estática (P), significa que
si colocamos una superficie S en dicho punto, aparecerá una fuerza F perpendicular a la
misma y de magnitud P·S. Si el fluido esta en reposo, la fuerza que aparezca sobre dicha
superficie es independiente de la orientación de la misma respecto al punto.

1.2.1.- Definición de presión estática absoluta y manométrica
La presión se puede medir respecto a cualquier base de referencia arbitraría, siendo las
más usadas el vacío y la presión atmosférica local. Cuando una presión se expresa como una
diferencia entre su valor real y el vacío hablamos de presión absoluta. Si la diferencia es
respecto a la presión atmósfera local entonces se conoce por presión manométrica.

¸ µ = =
·
= ·
Peso
V
m g
V
g
P =
F
S
DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 42

1.2.2.- Barómetros y manómetros
Los barómetros son instrumentos que miden presión absoluta es decir, comparar la
presión existente respecto al vacío, en donde la presión es nula. Si medimos la diferencia de
presión respecto a la presión atmosférica, estamos calculando, como hemos visto, la presión
manométrica tomándose con signo más, si la presión es superior a la atmosférica y con signo
menos, si la presión medida es inferior a la misma. Los aparatos que miden esta presión
positiva se denominan manómetros y la negativa vacuometros, si miden ambas se llaman
manovacuometros.
Tanto los barómetros como los manómetros, basan su funcionamiento en equilibrar la
fuerza que aparece sobre una superficie S debida a la presión a medir (P), con la presión que
se ejerce sobre la misma superficie el peso (W) de un volumen de fluido con un peso
especifico (¸), una altura h y base S. Por lo tanto la presión será igual a:

DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 43
P = ¸ h

El valor de h es lo que se conoce como altura de presión. Así, en un barómetro
sometido a una presión atmósfera normal de 101,325 kPa, el valor de h, depende del fluido
que contenga el instrumento
1
:

En mecánica de fluidos siempre se mide la presión manométrica. Los instrumentos
medida utilizados no son manómetros que basan su funcionamiento en el peso de un fluido
sino que se usan unos de tipo mecánico, conocidos como manómetros de tubo de Bourdon.
El tubo Bourdon es un tubo de sección elíptica que forma un anillo casi completo,
cerrado por un extremo. Al aumentar la presión en el interior del tubo, éste tiende a
enderezarse y el movimiento es transmitido a la aguja indicadora, por un sector dentado y un
piñón. Este tubo se encuentra dentro de una cámara que se encuentra sometida a la presión
atmosférica. Por lo tanto mide la presión manométrica.

1.2.3.- Presión dinámica. Altura de velocidad.
Si un fluido se encuentra en movimiento definimos la presión dinámica como:

1
El peso especifico del agua es 9810 N / m
3
y para el mercurio 133416 N / m
3
.
H =
N/ m
N/ m
10,32 m. c. a (Barometro de Agua)
H =
N/ m
/ m
760 mm. de Hg (Barómetro de Mercurio)
2
3
2
3
P
P
agua
Hg
¸
¸
=
·
=
=
·
=
101 325 10
9810
101 325 10
133416 N
3
3
,
,
DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 44
Donde µ es la densidad y v es la velocidad del fluido.
Esta expresión que tiene unidades de presión es la energía cinética del fluido debida a
la velocidad del fluido en su movimiento. La presión dinámica no se manifiesta ejerciendo
una fuerza sobre una superficie, como ocurre con la presión estática, sino que es la energía
por unidad de volumen que posee el fluido en movimiento. Dimensionalmente tiene unidades
de presión, ya que expresa la energía cinética del fluido por unidad de volumen:


Así pues la presión dinámica no se puede medir con un manómetro, pues dichos
instrumentos funcionan solamente con la presión estática. Lo que si podemos hacer es que ya
que dimensionalmente la presión dinámica tiene unidades de presión (Pa) y dichas unidades
son equivalentes a una altura de un cilindro de un determinado fluido de peso especifico ¸,
podemos expresar la presión dinámica como una altura que denominaremos altura de
velocidad
2
(hv), Así:



2
Posee un claro significado físico. Es la altura que habría que dejar caer un metro cúbico de agua para que
alcanzara la velocidad v.
P
d
v
=
· µ
2
2
P
d
v
g
h h
v
g
v v
=
·
= · · ¬ =
·
µ
µ
2
2
2
2
P
1
2
(densidad) (velocidad)
kg
m
m
s
N m
m
J
m
Pascales (Pa)
P
Fuerza
Superficie
(Masa) (Aceleración)
Superficie
N
m
N m
m
=
J
m
= Pascales (Pa)
Energia
Volumen
(Fuerza) (Espacio)
Volumen
N m
m
=
J
m
Pascales (Pa)
d
2
3
2
2 3 3
2 3 3
3 3
= · · = · =
·
= =
= =
·
= =
·
=
·
=
·
=
DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 45
Es habitual en el lenguaje de los bomberos denominar presión dinámica
3
a la que
marca un manómetro cuando el agua que circula en una instalación se encuentra en
movimiento. Esta forma de expresarse no es correcta ya que el concepto técnico de presión
dinámica es el expuesto, lo que marca un manómetro en esa situación es una presión estática,
la cual ha disminuido respecto a la que había ya que parte de la energía, que poseía el agua
cuando estaba en reposo, se ha gastado en poner en movimiento el fluido.

1. 3. - HIDRODINÁMICA
La hidrodinámica es la parte de la mecánica de fluidos se ocupa de las leyes o
principios que rigen el comportamiento de los fluidos en movimiento, estas leyes son muy
complejas, y aunque la hidrodinámica tiene una importancia práctica, para el trabajo del
bombero, sólo trataremos aquí los conceptos básicos que nos ayuden a comprender los
fenómenos que se producen en una instalación de extinción.
El comportamiento de un fluido se encuentra bien definido, si por medio de una
ecuación matemática somos capaces de definir la presión, la velocidad y la densidad que
posee el fluido en cada punto. Por medio de una serie de herramientas matemáticas se llega a
una expresión muy compleja conocida como ecuación de Navier-Stokes. Si esta ecuación se
resolviera podríamos saber en cada momento la velocidad, la presión y la densidad en el
fluido con tan solo sustituir valores en la solución de esta ecuación. Pero como no tiene
solución hay que empezar a realizar simplificaciones en el comportamiento del fluido.
La primera que se puede hacer es que el fluido sea incompresible, es decir que la
densidad no varíe a lo largo de su movimiento, esta simplificación es aceptable para el agua a
presiones en las que se trabaja en hidráulica y para el aire a velocidad por debajo de la mitad
de la velocidad del sonido.
La segunda simplificación es en cuanto a la
viscosidad, es decir, que el fluido no posea rozamientos
internos o contra las conducciones por la que circula. Si
la viscosidad de un fluido se puede despreciar se dice
que el flujo es no viscoso y si encima es incompresible,
entonces es lo que se conoce como fluido ideal, en este
caso la ecuación de Navier Stokes, se resuelve y da la
conocida ecuación de Bernoulli.
Si consideramos que la viscosidad del fluido no se puede despreciar, estamos ante el
denominado fluido viscoso. Las consecuencias de considerar la viscosidad en un fluido es que
la solución de la ecuación de Navier-Stokes, ya no sea tan sencilla. La aparición de estas
fuerzas de rozamiento interno, trae consigo que el fluido que circula por una conducción,
dependiendo de la velocidad, de la densidad, la viscosidad y las dimensiones de la tubería lo
haga de dos maneras en el denominado régimen laminar, en que el fluido circula en capas
que se deslizan unas contra otras como los naipes en una baraja o en régimen turbulento en
el que aparecen remolinos donde es imposible distinguir los filetes fluidos.

En 1883, Osborne Reynolds (1842-1912)
un físico británico observó que cuando el agua

3
En algunos textos la llaman presión residual, expresión que es más correcta.
DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 46
fluía a través de un tubo largo y se marcaba con tinta, a baja velocidad las partículas de tinta
se difundían lentamente y no tenían tiempo de diseminarse. A este flujo lo llamó laminar.
Pero si se incrementa la velocidad por encima de un valor crítico, se observaba que a cierta
distancia de la entrada del tubo se producía un repentino cambio, se producía un movimiento
desordenado del filamento de tinta que llamó movimiento turbulento.
Reynolds probó disminuir y aumentar la viscosidad del fluido, calentando y enfriando
el agua respectivamente. Legando a la conclusión que en todos los casos existe una velocidad
crítica, y que esta varía en proporción directa con la viscosidad del flujo. Para saber en qué
régimen nos estamos moviendo estableció el número de Reynolds:

Donde (µ) es la densidad, V la velocidad, D el diámetro de la conducción y (µ) el
coeficiente de viscosidad dinámica y (v) es el coeficiente de viscosidad cinemática
4
.
Para Re por debajo de 2000, el fluido fluye de manera laminar y por encima de 4000
fluye de manera turbulenta, existiendo un periodo de transición en el que el flujo es difícil de
delimitar si es turbulento o laminar.
Por ejemplo, una manguera de 25 y de 45 mm de diámetro, por la que circule agua a
2,5 m/s, el régimen será claramente turbulento:
Para superar las dificultades que representa emplear esta vía teórica en el estudio de
los fluidos en movimiento, aparecen una serie disciplinas prácticas que estudian desde el
punto de vista de la ingeniería el comportamiento de los fluidos. La hidráulica estudia de una
manera práctica el movimiento de los líquidos, ya sea agua o aceite, a través de una
conducción ya sea abierta (canal) o cerrada (tubería), los almacenamientos (depósitos o
embalses), así como las máquinas, que se emplean para dar o extraer la energía que poseen
estos fluidos debido al movimiento, conocidas como bombas o turbinas respectivamente.
Los conceptos de presión, caudal y velocidad se relacionan mediante los siguientes
principios: la ecuación de continuidad, el principio o ecuación de Bernoulli y la ecuación
de descarga. La ecuación de continuidad nos relacionará la velocidad con el caudal que pasa
por la sección de una conducción. El principio de Bernoulli nos muestra como varían las
energías que dispone un fluido entre dos puntos de una instalación y por último, la de
descarga nos permitirá ver la dependencia entre la presión y el caudal o la velocidad de un
fluido cuando atraviesa un orificio de descarga.


4
Para el agua v = 1,01 · 10
-6
m
2
/s.
Re
, /
,
.
Re
, /
,
25
25
3
6
45
45
3
6
2 5 25 10
1 01 10
56 818
2 5 45 10
1 01 10
mm
mm
V D s
V D s
=
·
=
· ·
·
=
=
·
=
· ·
·
=
÷
÷
÷
÷
v
v
m
m
102.272
Re =
· ·
=
· ·
=
· µ
µ
µ
µ
v
V D V D V D
DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 47
1. 4. - CAUDAL. ECUACIÓN DE CONTINUIDAD

Sea un fluido en movimiento a través de una
superficie S, se dice que la misma es atravesada por
un caudal másico (Q
m
), si relacionamos la masa de
fluido que la atraviesa (m) por unidad de tiempo, se
mide en Kg/s. Si consideramos el volumen de fluido
(V) por unidad de tiempo, entonces se denomina
caudal volumétrico (Q
v
). En este caso se mide en
m
3
/s.
1 m
3
/h = 2,77·10
-4
m
3
/s
1 lpm = 1,66·10
-5
m
3
/s = 0,06 m
3
/h
Se demuestra que si µ es la densidad del fluido y v la velocidad con que atraviesa la
superficie se cumple:
Q
m
= µ · S · v Q
v
= S·v
Sean dos superficies, S
1
y S
2
, atravesadas por el agua a una velocidad v
1
y v
2
respectivamente.
Si suponemos que entre ambas superficies no existe
ninguna aportación o pérdida de agua, el caudal másico que
atraviesa la primera superficie es igual al que sale por la
otra superficie
5
.
Q
m1
= ρ · S
1
· v
1
= ρ · S
2
· v
2
= Q
m2

Luego:
ρ · S · v = constante

Dónde, ρ es la densidad del fluido (Kg./m
3
), S es el área (m
2
) y v la velocidad del
fluido (m/s).
Si consideramos que la densidad del fluido no varía entre las dos superficies, como en
el caso del agua, tenemos la ecuación de continuidad:
S · v = constante
La ecuación de continuidad hace que cuando el agua, en una manguera, pasa de una
sección S
1
hacia otra S
2
, tal que se produce un estrechamiento (S
1
> S
2
), la velocidad aumenta
(v
1
< v
2
).
Esto es similar, cuando por una
autovía de dos carriles con un límite de
velocidad de 100 Km./h, se encuentra
con un estrechamiento a causa de una
obras, la circulación pasa a un solo
carril, bajando el límite de velocidad a

5
Recordar que el caudal másico es igual a la densidad multiplicada por la sección de la conducción y por la
velocidad.
DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 48
50 Km./h, comprobamos que se produce una retención. Para evitar que se embotellaran los
coches en el carril único los vehículos debería circular a 200 Km. /h. Esto no le pasa al agua,
que no se comprime, es decir no se genera un atasco, ya que aumenta la velocidad en el
estrechamiento.
En la práctica la velocidad del agua dentro de una conducción no supera los 2,5 m/s,
ya que a velocidades mayores se producen perdidas de carga
6
importantes en la misma. Esto
limita el caudal que circula por una conducción en función de su diámetro, así para los tres
tipos de mangueras utilizadas en las instalaciones de extinción, el caudal máximo a trasegar
sería:
| (mm.) S (mm
2
) Q (l.p.m.)
25 490,90 73
45 1590 238
70 3848,36 570
Estas limitaciones en cuanto al caudal a trasegar, son importantes en las instalaciones
fijas de distribución de agua, pero en el caso de las instalaciones de extinción, se pueden
asumir velocidades mayores y por tanto mayores pérdidas de carga:

| (mm.) Q
max
(l.p.m.) V (m/s)
25 200 6,8
45 500 5,2
70 1.000 4,3

1. 5. - ECUACIÓN DE BERNOULLI
Consideremos una manguera en carga con una presión P, situada a una altura
geométrica z y que circula el agua a una velocidad v.
Un elemento de agua de volumen V y masa (µ·V) posee tres formas de energía por
unidad de volumen:
Energía de presión, será el trabajo (W) necesario para mover la masa del elemento a
través de la manguera una distancia L contra la presión P:
E = W= F L = P S L = P
E
V
presión
presión
· · · · ¬ = V P

Energía potencial:
E V g z
E
V
g z
P
P
= · · · ) · · ¬ = · · m g z = (µ µ

Energía cinética:
E m v V v
E
V
v
C
C
= · · = · · · ¬ = · ·
1
2
2 2 2
1
2
1
2
( ) µ µ


6
Ver apartado de Pérdidas de carga.
DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 49
Por lo tanto el elemento tiene una energía total por unidad de volumen de:
E = E +E +E =
TOTAL presión P C
P g z v + · · + · · µ µ
1
2
2

Si dividimos la anterior expresión por el peso específico (¸ = µ·g):
e = =
TOTAL
E P v
g
z
TOTAL
¸ ¸
+
·
+
2
2

Ahora consideramos que el elemento
fluido se mueve entre la sección 1 a la 2 de
una manguera como la mostrada en la figura
en que existe un cambio de sección, por
medio de una reducción, y se salva un
desnivel. El principio de conservación de la
energía considera que si no hay pérdidas
entre ambos elementos, se cumple que:
e = e
TOTAL 1 TOTAL 2

Luego:
P v
g
z
P v
g
z
1 1
2
1
2 2
2
2
2 2 ¸ ¸
+
·
+ = +
·
+

Esta es la conocida como ecuación de Bernoulli
7

Cada término de la ecuación de Bernoulli es una forma de energía que posee el fluido
por unidad de peso del fluido que se mueve en el sistema, en el caso que nos ocupa agua. Es
decir se mide en Julios/Newton, que es igual a metros. Por lo tanto cada término representa
una altura.


7
Fue deducida por el matemático y físico suizo Daniel Bernoulli (1700- 1782) en su obra Hydrodynamica
de 1738.
P
v
g
z al
¸
altura de presión
altura de velocidad
tura geométrica
2

DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 50
El siguiente esquema muestra la relación existente entre los tres tipos de energía
conforme el fluido se desplaza desde 1 a 2, cada término cambia de valor, sin embargo la
altura total permanece constante mientras no existan pérdidas de carga.

A la suma de la altura geométrica y la de presión se denomina comúnmente altura
piezométrica.

1. 6. - ECUACIÓN GENERAL DE LA ENERGÍA
Aunque la ecuación de Bernoulli es aplicable a una gran cantidad de casos prácticos,
tiene unas limitaciones que debemos tener en cuenta si queremos aplicarla correctamente:
Solo es válida para fluidos incompresibles, como el caso del agua a las presiones que
estamos considerando.
1. Durante el recorrido de la instalación no deben haber dispositivos (bombas o
turbinas) que añadan o extraigan energía del agua, ya que la ecuación se ha
deducido partiendo de que la energía permanece constante a lo largo de la
instalación.
2. No se ha considerado que exista una transferencia de calor hacia el agua o
fuera de la misma. Este punto en el caso de las instalaciones hidráulicas de
extinción que nos ocupa, se cumplirá siempre.
3. Que no existen pérdidas de energía por fricción con los elementos de la
instalación.
A pesar de estas restricciones, la ecuación de Bernoulli se puede aplicar en un sinfín
de casos prácticos con un cierto grado de aproximación.
DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 51
Cuando haya que considerar las limitaciones anteriores, entonces hay que aplicar lo
que se conoce como la ecuación de la energía que es una generalización de la ecuación de
Bernoulli:
E
1
y E
2
son la energía total que tiene el fluido en las posiciones 1 y 2.
h
B
es la energía añadida por la bomba
h
L
es la energía disipada en la instalación, es decir las pérdidas de carga.
h
M
es la energía cedida a un motor hidráulico (turbobomba, ventilador, etc.)
Como:
E
P v
g
z
E
P v
g
z
1
1 1
2
1
2
2 2
2
2
2
2
= +
·
+
= +
·
+
¸
¸

Podemos escribir la ecuación de la energía como:
P v
g
z h h h
P v
g
z
B M L
1 1
2
1
2 2
2
2
2 2 ¸ ¸
+
·
+ + ÷ ÷ = +
·
+

Esta ecuación la emplearemos cuando analicemos lo que se conoce como ecuación de
línea de una instalación hidráulica.

1. 7. -ECUACIÓN DE DESCARGA
Sea un depósito de agua con un orificio inferior por el que se está vaciando:
DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 52
La velocidad con la que sale en líquido es igual:
v g h = · · 2

Donde:
v: velocidad.
g: aceleración de la gravedad (9,81 m/s
2
).
h: altura.
A esta expresión se conoce como la ecuación de Torricelli
8
y se puede deducir
aplicando Bernoulli entre los puntos 1 y 2, antes y después del orificio. La velocidad en 1 se
puede considerar nula, ya que consideramos que h es lo suficientemente grande y la presión
en 2 es la atmosférica por lo tanto la presión manométrica, será nula, así:
P v
g
h
v
g
v g h
1 2
2
2
2
0 0
2 2
2
¸
+ = +
·
¬ =
·
¬ = · ·

Por lo tanto el caudal que sale por el orificio será:
Q = K · S · v
Q: Caudal.
S: Sección del orificio.
K: es un factor que tiene en cuenta la astricción
9
que sufre el fluido en su salida.
v: velocidad de descarga.

Aplicado el valor de v, queda:
Q K S g h K S g
P
g
K S P k S P = · · · · = · · · ·
·
= · · · ~ · · 2 2
2
µ µ
( )

Por lo tanto el caudal es proporcional a la sección de salida (S) y a la raíz cuadrada de
la presión (P) antes de la salida del orificio. A esta expresión se le conoce como ecuación de
descarga.
La lanza
10
es un aparato hidráulico que
situamos al final de una manguera para conseguir
que el agua salga con gran velocidad y llegue más
lejos. El dispositivo posee un estrechamiento en el
que se transforma la energía de presión que posee
el fluido en velocidad.
Suponemos que no consideramos las pérdidas de carga, aplicamos Bernoulli entre los
puntos 1 y 2, teniendo en cuenta que la presión en P
2
será nula y v
1
es muy pequeña
comparado con v
2
:

8
Fue deducida por primera vez por el matemático y físico italiano Evangelista Torricelli (1608-1647).
9
Se considera que el flujo se estrecha al pasar por el orificio de salida y por tanto no cubre toda la sección.
10
Ver apartado: Lanzas.
DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 53
Sale de nuevo la ecuación de Torricelli.
Para ver el orden de magnitud de esta velocidad de salida (v
2
), supongamos que por
la conducción circula agua con una velocidad (v
1
) de 2 m/s a una presión (P
1
) de 7,6 bares
(7.699 hPa). Esto se traduce en una velocidad a la salida (v
2
) de aproximadamente 40 m/s,
en efecto:


En la práctica será menor ya que no hemos tenido en cuenta las pérdidas de carga
dentro del dispositivo. Este ejemplo nos muestra que el valor de la altura de presión es
muchísimo mayor que el de la altura de velocidad.
Así el caudal que está dando la lanza es igual a:

Q K S g h k S P = · · · · ~ · · 2
1


2.- BOMBAS CENTRIFUGAS
La norma UNE EN 1028-1:2006 define bomba centrífuga contra incendios, como
aquella maquina hidráulica accionada mecánicamente destinada al suministro de fluidos con
objeto de luchar contra los incendios, es decir es una máquina, por lo tanto transforma
energía, en este caso mecánica en hidráulica. Su misión es proporcionar agua a la presión
necesaria para que pueda circular por las mangueras, salvar los desniveles que puedan existir
entre la bomba y el incendio y llagar a la lanza con la presión suficiente para que el fluido
alcance una distancia determinada y así, poder trabajar con seguridad.
Una bomba es un ejemplo de lo que se entiende por máquina de fluido, que es
cualquier dispositivo que intercambie energía mecánica con un fluido que la atraviesa. Las
máquinas de fluido se clasifican en función de la compresibilidad del fluido en:
Máquinas hidráulicas en las que el intercambio de energía se produce con un fluido
incompresible. A este grupo pertenecen las máquinas que trabajan con líquidos, como el agua,
pero se pueden incluir las que trabajan con gases a velocidades bajas, como por ejemplo en
los ventiladores.
Máquinas térmicas en las que el intercambio de energía se realiza con un con fluidos
compresibles, A este grupo pertenecen los motores de combustión interna, las turbinas de
vapor, etc. Este tipo de máquinas no son objeto de nuestro tema.
Si el fluido incrementa su energía, la máquina se denomina generadora, ejemplos de
este tipo son los compresores de aire o las bombas hidráulicas. Por el contrario si la energía
P v
g
v
g
P v
g
P v
g
v g
P
v g h
1 1
2
2
2
1 1
2
1 2
2
2
1
2
2 2 2 2
2 2
¸ ¸ ¸ ¸
+
·
=
·
¬ >>
·
¬ =
·
¬ = · · ¬ = · ·
P
c a
v
g
v g c a
1 1
2
769 9
77 69
2
2
2 9 81
0 204
2 77 69 0 204
¸
= =
·
=
·
=
= · · + ~
,
, . . . ;
(
,
,
( , . . . ,
kPa
9,81 kN/ m
m
m/ s)
m/ s
m. c. a.
m m. c. a. ) 40 m/ s
3
2
2
DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 54
del fluido disminuye, la máquina se denomina motora, como pueden ser las turbinas
hidráulicas, las turbobombas o los motores de explosión.
Atendiendo al tipo de energía que se intercambia con el fluido que atraviesa las
máquinas hidráulicas pueden ser de distintas formas:
Si nos atenemos a las máquinas hidráulicas generadoras (bombas) que intercambian
energía de presión, podemos encontrar, según como intercambian la misma dentro de la
máquina, a dos tipos de bombas: las de desplazamiento y las turbomáquinas.
Bombas de desplazamiento: basan su funcionamiento en aplicar una fuerza (o par si
son rotativas) de una cámara de trabajo y su posterior vaciado de una manera periódica. El
aumento de la energía del fluido se efectúa directamente en forma de energía de presión. Son
por ejemplo las bombas de pistón, las bombas peristálticas, las bombas de membrana o de
diafragma.
Turbomáquinas: basan su funcionamiento en incrementar la energía cinética del
fluido a costa de energía mecánica que se intercambia en un elemento denominado rodete o
impulsor para luego transformar este exceso de energía cinética en presión dentro del cuerpo
mismo de la bomba. Este tipo de bomba es la universalmente usada por los bomberos en los
vehículos de extinción o en las motobombas de achique.

2. 1. -ELEMENTOS Y PRINCIPIO DE FUNCIONAMIENTO DE UNA BOMBA
CENTRÍFUGA
El funcionamiento de una
bomba centrífuga es el siguiente, el
agua entra axialmente por el centro de
un elemento móvil denominado
rodete o impulsor, el cual está
girando accionado por el motor. El
rodete dispone de unas canalizaciones
denominadas álabes por las que el
agua es canalizada desde el centro
hasta su borde, donde es expulsada.
Durante este trayecto el fluido es
acelerado por la fuerza centrifuga
DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 55
generada en el rodete. El agua sale del mismo con presión y velocidad. A continuación entra
en una canalización
11
en forma de espiral que rodea al rodete, es la voluta o caracol. El fluido
que entra en esta conducción a gran velocidad, es frenado por el progresivo aumento de su
sección, tal como establece la ecuación de continuidad y por principio de Bernoulli,
incrementando la presión, que tenía a la salida del rodete, hasta un valor concreto en el
colector de impulsión.
Las bombas destinadas para los servicios de bomberos, pueden ir instaladas o bien en
vehículos contra incendios o en grupos motobombas. En el primer caso es accionada por la
energía motriz del motor del vehículo y en el caso de las motobombas, la bomba dispone de
un motor eléctrico o de explosión para su accionamiento, como veremos más adelante.
La norma UNE EN 1028-1, atendiendo a la presión que pueden suministrar las
bombas las clasifica en: Bomba de presión normal (FPN) son aquellas que con uno o varios
rodetes, son capaces de dar presiones de funcionamiento hasta 20 bar. y Bomba de Alta
Presión (FPH) es una bomba que da hasta 54,5 bar. Se denomina Bomba de Presión
Combinada a aquella que agrupa las dos clases de bomba en una sola máquina. Esto se
consigue conectando en serie una bomba de presión normal y otra de alta presión.
En una bomba contra incendios podemos distinguir las siguientes partes, colectores de
aspiración, desde donde se alimenta la bomba desde un deposito o por aspiración a través de
un mangote, cuerpo de la bomba. Dependiendo que la bomba sea de presión normal o
combinada, la bomba tendrá uno o dos colectores de impulsión, que es donde se conectan las
mangueras, por medio de racores y los elementos auxiliares (manómetros, el cebador,
válvulas, etc.).
Las dos bombas, conectadas en serie, de una bomba combinada se denominan etapas.
Los rodetes de las dos etapas pueden estar montados sobre el mismo eje (como en la figura) o
sobre ejes distintos. Por medio de un conducto provisto de la llave selectora NP/NP HP, se
conecta la salida de una con la entrada de la otra.

Este tipo de bomba se utiliza para alimentar
instalaciones con mangueras dentro de una amplia gama de
presiones y caudales determinados por la localización y
carga de fuego a extinguir.

11
Algunas bombas a la salida del rodete disponen de lo que se conoce como difusor, cuya misión es canalizar el
agua a la salida del rodete hacia la voluta, evitando turbulencias.
DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 56
Las instalaciones con mangueras de 70 y 45 mm, se utilizan cuando se necesita mucho
caudal y por tanto la bomba da poca presión. Las mangueras se conectan al colector de baja y
la bomba trabaja tan solo con la primera etapa (1). En el caso de que se necesite más presión,
porque la instalación tiene una gran longitud o hay que salvar una gran altura. Se conectan las
mangueras, en este caso de 25 mm, al colector de alta.
En esta caso están trabajando las dos etapas de la bomba, la instalación posee una
mayor presión pero trasegando un caudal menor
12
(2). Esta bomba permite, si la intervención
lo requiere, conectar dos instalaciones de alta y baja simultáneamente (3), para ello solo hay
que abrir todas las llaves tal como muestra la figura.

2. 2. -CURVAS CARACTERÍSTICAS DE UNA BOMBA
La presión medida en el colector de impulsión de una bomba, se denomina altura de
impulsión y se expresa en metros de columna de agua (m.c.a.). Se conoce como altura de
aspiración manométrica, a la presión efectiva existente en el colector de aspiración de la
bomba, la cual se verá más adelante, no debe superar un determinado valor ya que se produce
el fenómeno de la cavitación.
La altura de impulsión (H) se puede medir fácilmente, ya que a la entrada y salida de
la bomba la velocidad prácticamente no varía y no existe diferencia de cota entre la entrada y
la salida. Se puede aplicar la ecuación de Bernoulli, entre los puntos A y B:


Se denomina potencia hidráulica del fluido a la salida de la bomba a la expresión:
P
h
= ¸ · H · Q
Donde ¸ es el peso especifico del fluido, H es su presión en metros de columna de
agua y Q es el caudal en metros cúbicos por segundo que circula por la bomba.
Esta potencia es la energía que posee el fluido por unidad de tiempo y se expresa en
vatios. Si tenemos una bomba acoplada a un motor que gira a N revoluciones por minuto, la
potencia mecánica (P
m
) del motor es constante, si no se varían las revoluciones, una fracción

12
Hay que recordar que las bombas trabajando a velocidad de giro constante la presión y el caudal son inversamente
proporcionales.

DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 57
de la potencia mecánica se transformará en potencia hidráulica
13
, por lo tanto, si la instalación
alimentada por esta bomba demanda más agua, por ejemplo se abre una lanza aumentando el
caudal Q, como no hemos variado N, P
m
es constante, por lo tanto también lo será P
h
luego H
debe disminuir. Así pues, la presión que existe a la salida de una bomba funcionando con un
número de revoluciones (N) fijo disminuye a medida que aumenta el caudal que circula por la
bomba.
Los fabricantes de las bombas nos proporcionan la relación entre el caudal que circula
por la bomba y la presión, así como la potencia en función del caudal, por medio de una
gráfica obtenida por medidas realizadas en un banco de ensayo. Esta serie de curvas,
denominadas curvas características, nos muestra la capacidad de la bomba para generar
energía hidráulica y también nos permitirá elegir que tipo de bomba es adecuada en nuestra
instalación.
El significado de la curva altura-caudal es que la bomba girando con N revoluciones,
solo podrá proporcionar los valores de presión y caudal contenidos en la curva
correspondiente. Esto sucederá siempre que N no varíe, puesto que si esto ocurre la curva se
desplazará hacia arriba, si aumenta N o hacia abajo en el caso que disminuya. Por lo tanto un
aumento de las revoluciones, implica que para un mismo caudal, la bomba dará más presión.
Por otro lado la curva potencia-caudal es creciente con el caudal en este modelo de bomba.

2. 3. -ALTURA DE ASPIRACIÓN. CAVITACIÓN
Cuando una bomba aspira del
depósito del vehículo, el agua entra por
gravedad en la bomba con una presión
manométrica positiva, pero si la
alimentación se tiene que realizar desde

13
A esta fracción entre la potencia hidráulica y la potencia mecánica expresada en tanto por cien se le denomina
rendimiento (q). Se cumple Ph = (q /100) · P
m
. El rendimiento de una bomba varía con el caudal. Cuando Q =
0 el rendimiento vale cero, crece con el caudal hasta alcanzar un máximo en el caudal nominal de la bomba. Para
caudales superiores el rendimiento disminuye, debido al aumento de las perdidas por las turbulencias generadas
en el rodete.
DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 58
un pozo o balsa que se encuentran en una cota inferior a la situación de la bomba. Para que se
produzca la entrada de agua, la presión en el colector de aspiración debe ser menor que la
atmosférica, así el agua subirá por el mangote, como sube un refresco al chupar por una
cañita.
Dado que a una atmósfera le corresponde una la altura de presión que ronda los 10 m.,
esta sería la altura teórica máxima que podríamos aspirar, pero en la práctica debido a los
factores que señalaremos a continuación, este límite se reduce a una altura comprendida entre
7 y 6 m.
En efecto, la altura de aspiración de una bomba depende de:

- La presión atmosférica ya que la misma disminuye con la altitud respecto al nivel del
mar desde donde estemos aspirando. Se estima una pérdida de unos 0,13 m. por cada
100 m. de altitud.
- El aumento de la temperatura del fluido hace disminuir la altura de aspiración, ya que
al aumentar la presión de vapor del mismo, se produce una mayor evaporación de
fluido y consecuentemente, se produce un aumento de presión en el colector de
aspiración
14
.
- Las pérdidas de carga en el mangote hacen que al aumentar el caudal o al disminuir su
sección, se reduzca la altura de aspiración.

Además en la toma de aspiración de una bomba, se puede producir un fenómeno no
deseable, para su correcto funcionamiento, denominado cavitación. Esta consiste en la
evaporación del fluido circulante por la bomba a temperaturas muy inferiores a la de
ebullición del mismo como consecuencia del descenso de la presión en el líquido, ya que si
desciende a la presión de vapor a esa temperatura, entrará en ebullición. La cavitación puede
generar averías mecánicas en la bomba, hacer que descienda el caudal en la misma y propicie
la corrosión de los materiales. Para evitar este fenómeno, hay que dimensionar bien la altura
de aspiración.
Cuando tenemos una sustancia a una temperatura T, dentro de un recipiente
parcialmente lleno y cerrado. Algunas moléculas de la fase liquida poseen suficiente energía
para escaparse de la superficie del líquido, es decir se evaporara. Al no poder dispersarse las
moléculas que forman la fase vapor, algunas de ellas, pueden retornan a la fase líquida. Se
origina una situación de equilibrio entre las moléculas que escapan del agua y las que vuelven
a la misma. En estas condiciones, la fase vapor ejerce una cierta presión sobre la superficie
del líquido. A esta presión se le denomina presión de vapor del líquido a la temperatura T.
Si variamos la temperatura el
equilibrio se producirá a otra presión.
Si representamos en una gráfica la
curva presión frente a temperatura,
surge la conocida como Curva de
equilibrio de Claius-Clapeyron. Toda
combinación de presión y temperatura
que se encuentre sobre la curva

14
Experimentalmente se comprueba que para una temperatura del agua comprendida entre 15 y 20 ºC supone
una pérdida de altura de 0,20 m. El agua a 10 ºC implica una pérdida de 0,125 m y a 50 ºC de 1,25 m.
DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 59
coexistirán las dos fases en equilibrio, por encima existirá solo la fase líquida y por debajo
solo la de vapor. La curva termina en un punto denominado Punto crítico (PC), que es la
temperatura y presión a partir de la cual una sustancia no puede permanecer en equilibrio
liquido- vapor, a partir de este punto la sustancia se denomina gas.
Se define como temperatura de ebullición de una sustancia, aquella en que la presión
de vapor es igual a una atmósfera. Si una sustancia se encuentra a la presión de una atmósfera,
pero a una temperatura por debajo de la de ebullición (T
B
), se encontrará en fase líquida (A).
Si bajamos su presión hasta que corte a la curva de equilibrio (B), la presión de vapor (P
B
)
obligará al líquido a evaporarse, entrando en ebullición a una temperatura inferior a la normal.
Este es el fenómeno que se produce durante la cavitación.
Colocamos un vaso lleno de agua dentro de una campana de cristal herméticamente
cerrada. Por medio de una bomba de vacío extraemos el aire de su interior, disminuyendo por
lo tanto la presión. Cuando llega al valor de la presión de vapor correspondiente a la
temperatura a la que se encuentra el agua, esta empezará a hervir.


2. 4. -MECANISMOS DE CEBADO
En el momento del arranque de una bomba, el mangote de aspiración puede estar lleno
de aire, una bomba centrífuga no puede aspirar aire, por lo que no es autosuficiente para crear
la aspiración necesaria para que el fluido llene el rodete y se pueda empezar a bombear con
normalidad. La creación de estas condiciones de carga previas al arranque en la bomba es el
denominado proceso de cebado, que se logra gracias a unos mecanismos que disponen las
bombas. Describiremos los más habituales:
DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 60
Pistones alternativos
Este sistema consta de un pistón provisto de una lumbrera que se comunica con la
aspiración de la bomba, por medio de una válvula. Este embolo accionado manualmente o por
el motor absorbe el aire que pudiera existir en el interior del conducto de aspiración. Hoy esta
prácticamente en desuso.
Por eyección de gases
Este sistema de cebado se emplea
principalmente en motobombas, ya que
necesita de los gases de escape del
motor, para su funcionamiento.
El tubo de escape, que se puede
cerrar por medio de una válvula de
mariposa, presenta una derivación de
forma cónica en su extremo (D), para
que los gases tengan una mayor
velocidad en ese punto. Esto trae
consigo una menor presión y la cámara
C se llena con el aire de los conductos
de aspiración.
El aire saldrá mezclado con los
gases de escape y se producirá un vacío en los tubos de aspiración que se llenarán de agua,
cebando a la bomba.

Anillo de agua
El mecanismo de anillo de agua se compone de una cámara cilíndrica que tiene en su
interior una rueda de paletas que gira excéntrica respecto al eje del cilindro. Esta cámara
posee dos conductos provistos de sus correspondientes válvulas, uno comunica con el cuerpo
de la bomba y por el otro a una salida.
La cámara cilíndrica está llena inicialmente de agua. Cuando la rueda de paletas gira,
por efecto de la fuerza centrífuga, se forma alrededor de la rueda un anillo de agua de un
determinado espesor. Entre las paletas de la rueda se forman unas cámaras de capacidad
variable a medida que ésta va girando. Al pasar, por delante del conducto que comunica la
cámara cilíndrica con la espiración, las cámaras se hacen más grandes y por lo tanto se crea
un vacío que es llenado con el aire que absorbe de la aspiración. Posteriormente al pasar por
DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 61
el conducto de expulsión del aire, la cámara disminuye de tamaño obligado a salir el aire. Con
este sistema se produce vacío en la aspiración y se llena de agua el cuerpo de la bomba.

3.- POTENCIA DE EXTINCIÓN DEL AGUA
La razón por la que el fuego se extingue por enfriamiento es debido a que la superficie
del material en combustión se enfría por debajo de la temperatura de encendido
15
. La cantidad
de agua necesaria para extinguir un fuego está en función del calor desprendido por el mismo.
La velocidad de extinción depende de la rapidez en la aplicación del agua, del caudal y del
tipo de agua que se aplique.
Denominamos potencia de extinción, a la energía que absorbe el agua al ser aplicada
sobre el fuego. Veamos el orden de magnitud de la misma. Supongamos que tenemos un litro
de agua a 10 ºC. ¿Cuánta energía necesita para transformarlo en vapor a 100 ºC?

1
H H2 10ºC 100ºC 100ºC
2 liq 2 liq 2 vap
H O H O H O
A A
÷÷÷÷ ÷÷÷÷

Donde AH
1
= 376,2 KJ es la energía empleada en elevar el agua de 10 ºC a 100ºC y
AH
2
= 2.253 KJ es el calor latente de vaporización. Luego la energía total será:

AH
1
+ AH
2
= 2.629 KJ

Luego un caudal de agua Q igual a un litro de agua por segundo tiene una potencia
extintora de 2.629 KJ/s, que podemos aproximar a 3 MW. Este es el poder teórico. Estamos
suponiendo un comportamiento ideal, es decir que toda el agua proyectada en un incendio se
evapora, pero la realidad puede ser muy distinta, el mejor rendimiento se obtiene con la
posición en la lanza en cono de ataque o de difusión y es del orden del 85 %, Por el contrario
su alcance es reducido, una posición en la lanza de chorro directo no es nada efectivo ya que
gran parte del agua proyectada sobre el incendio no se vaporizará correctamente pero sí
dispondremos de un alcance mayor que en el anterior, en esta caso el rendimiento es del 20
%. Por lo tanto:

15
Según la norma UNE –EN ISO 13943:2001. es la temperatura mínima a la que un material debe ser calentado
para que los vapores se inflamen momentáneamente en presencia de un foco de ignición.
DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 62

Pot. extintora real
(Mw)
Q
(lps)
Q
(lpm)
Pot. extintora
(Mw)
20% 85%
1 60 3 0,6 2,55
2,5 150 7,5 1,5 6,36
3,33 200 10 2 8,5
5 300 15 3 12,75
8,33 500 25 5 21,25

El empleo de una lanza forestal es más efectivo si se descarga el agua de manera que
absorba el máximo calor, es decir durante el cambio de fase. Esto sucede con mayor facilidad
si se aplica pulverizada en vez de un chorro compacto.
Por lo tanto, si tenemos un frente de 60 m en una zona de aulagares de Ulex
parviflourius, con una velocidad de propagación de 2,3 m/min, el fuego desprende
16
2.500
Kw/m · 60 m = 150.000 Kw = 150 Mw, luego teóricamente necesitamos un caudal de 150
Mw / 3 Mw = 50 lps = 3.000 lpm de agua para neutralizar el ataque. Pero con un rendimiento
del 85 % en la aplicación de agua esta cifra aumenta a 3.530 lpm.
Si por el contrario la velocidad de propagación es de tan sólo 0,2 m/min, las fuerzas
del fuego son ahora de 82 Kw/m · 60 m = 4.920 Kw ~ 5 MW, por lo que con 5 Mw / 3 Mw =
1,67 lps = 100 lpm, que corresponde a 117 lpm con un rendimiento del 85 %.

4.- INSTALACIÓN HIDRAULICA DE EXTINCIÓN
4. 1. - INSTALACIÓN BÁSICA
Una instalación hidráulica de extinción es un sistema técnico que tiene por objetivo
transportar agua desde un punto de aprovisionamiento hasta donde se está produciendo un
incendio. La instalación debe proporcionar el caudal necesario para aniquilar la potencia de
fuego que genera el incendio. Pero para ello, hay que suministrar una energía por unidad de
tiempo (potencia) al sistema para poder transportar el agua al lugar del fuego, ya que se
encuentra lejos y a distinto nivel del lugar de aprovisionamiento, además de poder lanzarla
con velocidad desde una distancia de seguridad. Dado que los procesos físicos tienen un
determinado rendimiento, no toda la potencia suministrada se transforma en potencia útil, por
lo que aparecerán pérdidas energéticas, de igual forma que se producen fugas (pérdidas
materiales) no deseadas de agua durante el trayecto.
Podemos dividir la instalación en tres partes diferenciadas: aprovisionamiento,
alimentación y ataque. El aprovisionamiento es la parte de la instalación que suministra el
agente extintor (agua). La alimentación comprende los sistemas de impulsión, conducciones
y elementos auxiliares. El ataque es la parte que garantiza que el agua se proyecta sobre el
fuego, con el caudal suficiente. Los componentes del equipamiento del sistema, que
constituyen la parte de alimentación y el ataque del sistema, son básicamente tres: bomba,
mangueras y lanza.
La bomba es una máquina, que como tal no genera nada sólo transforma potencia, en
este caso potencia mecánica en potencia hidráulica. Es por lo tanto el que suministra el trabajo

16
Ver Apéndice: Características físicas de los incendios forestales.
DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 63
necesario para que el agua adquiera la energía necesaria al artefacto de ataque de la
instalación: la lanza. Este dispositivo hidráulico es el que regula el caudal necesario en cada
momento según las necesidades de la extinción. Además proporciona velocidad al agua, con
el fin de poder ser lanzada desde una determinada distancia de seguridad. Dado que la bomba
y la lanza, habitualmente, no se encuentran en el mismo lugar y al mismo nivel, las
mangueras son las encargadas de unir ambos componentes del sistema. Analicemos las
limitaciones físicas y tecnológicas de estos dispositivos, y veremos si el funcionamiento
conjunto (resultado del sistema) es acorde con el objetivo de la instalación.
Si aplicamos la ecuación de la energía
17
entre la salida de la bomba y la entrada de la
lanza tenemos:


Resultando la siguiente expresión, conocida como ecuación de línea:
PB = PL + HG + PC
Donde:
PB: Altura de presión a la salida de la bomba. (PB/10 bar)
PL: Altura de presión en punta de lanza. (PL/10 bar)
HG: Altura geométrica. Desnivel existente entre la bomba y la lanza, puede ser
positivo si hay que ganar altura o negativo si hay que perder altura. (HG/10 bar)
PC: Pérdidas de carga en mca. (PC/10 bar)
El significado de esta expresión es el siguiente: Para conseguir que el fluido extintor
salga con una rapidez (v)
18
y con un caudal Q, hay que tener una presión en punta de lanza

17
Se tiene en cuenta las perdidas energéticas existentes en la instalación (h
j
). Ver apartado 4.1.6.- Ecuación
general de la energía.
18
v es la velocidad de salida del agua de la lanza, que es distinta de v
1
(velocidad a la salida del colector de
impulsión) y v
2
(velocidad antes de salir por el orificio de la lanza).
DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 64
(PL) y una sección de salida S determinada. Para tener esa PL será necesario disponer de una
presión a la salida de la bomba PB suficiente para dar esa presión demandada, pero
aumentada
19
con la energía necesaria para salvar la altura geométrica AG y vencer las
pérdidas de carga existentes en la instalación PC. Como la presión a la salida de la bomba
(PB), trabajando con un régimen de giro constante, depende del caudal, deberemos analizar la
dependencia de la presión en punta de lanza (PL) y de las pérdidas de carga (PC) en relación
con el caudal.
4. 2. - MANGUERAS, MANGOTES Y ELEMENTOS AUXILIARES
En las instalaciones hidráulicas de extinción, la conducción del fluido empleado en la
extinción se lleva a cabo mediante lo que se denominan mangueras. Éstas han evolucionado
desde las antiguas de lino hasta las actuales, compuestas por un tubo de neopreno recubierto
con una o varias capas externas de fibra
sintética o textil y una capa externa de
caucho, con el fin de darles resistencia y
robustez Se pueden clasificar según su
rigidez en flexibles que son aquellas que
al plegarlas son planas, adoptando su
sección circular cuando circula el fluido
de extinción a presión. Las semirígidas,
mantienen siempre la forma circular
estén o no sometidas a presión. Los
servicios de extinción de incendios,
utilizan generalmente las mangueras
planas en las instalaciones de impulsión.
Para aspiración, no se pueden emplear
mangueras flexibles, ya que no están diseñadas para soportar presiones manométricas
negativas, por lo que se utilizan una mangueras espaciales rígidas formadas por una base de
caucho reforzadas con un entramado metálico, que se denominan mangotes.
La mangueras en España tiene los siguientes diámetros de 25, 45 y 70 mm., en cuanto
a los mangotes utilizados en la aspiración de las bombas montadas en los vehículos tiene un
diámetro de 100 mm., aunque también existen de 45 y 70 mm., para su utilización con las
motobombas. Las mangueras posen una longitud entre los 15 y 40 m., las cuales se almacenan
plegadas habitualmente de un modo denominado enrollado doble. Los mangotes tienen una
longitud de alrededor de 2 m. y dada su rigidez no pueden plegarse.

19
Disminuida en el caso de desnivel negativo.
DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 65
Para conectar estos tramos de manguera y mangotes y así montar la
instalación se emplean unos dispositivos especiales de unión que se
denominan racores. Estos dispositivos también sirven para unirlas a los
hidrantes, lanzas, bombas y de más elementos de la
instalación. Existen varios tipos de racores, pero en
España la reglamentación obliga al uso de un racor normalizado para las
mangueras, es el denominado racor de patillas o tipo Barcelona (1), cuyas
características y forma se rigen por la norma UNE 23400. Este racor está
formado por tres piezas de conexión formando un ángulo de 120º entre ellas,
éstas permiten que el acoplamiento entre dos de ellos sea simétrico, sin que
haga falta la existencia de un racor macho y otro hembra. En la actualidad los
racores son de aluminio, que ha sustituido a los antiguos de bronce. Para los
mangotes no se puede utilizar este racor, por lo que se emplea otro tipo de
origen alemán denominado racor Storz (2), que si bien no esta normalizado,
es de uso general por los servicios de bomberos. Al contrario que el racor
tipo Barcelona el cual se puede realizar la maniobra de conexión y
desconexión de manera manual, el racor Storz necesita de una herramienta especial para el
acoplamiento (3).
Por último hablaremos de las bifurcaciones y de
las reducciones. Las primeras son piezas de unión entre
mangueras que tiene por objetivo repartir el caudal en
dos chorros. Las más comunes son las que tiene una
entrada de 70 mm. y dos salidas de 45 mm. o una
entrada de 45 mm. y dos salidas de 25 mm.
Habitualmente tiene incorporadas válvulas de cierre en
las salidas de diámetro inferior. Existen bifurcaciones,
para casos especiales en los que la entrada y salida tiene
el mismo diámetro, siendo las más comunes las de
entrada de 25 y dos salidas de 25 mm. Las reducciones
tienen como objeto unir racores de distinto diámetro, las
más usuales son de 70 a 45 mm. y de 45 a 25 mm.
También existen reducciones entre racor de 100 mm.
tipo Storz a 70 mm. tipo Barcelona, para situaciones
especiales.

4. 3. - LANZAS
La lanza es un dispositivo hidráulico situado al final de la manguera, responsable de
establecer el caudal Q que circula par la instalación. Al pasar el agua a través de un
estrechamiento que posee la lanza se produce una transformación de la energía de presión,
que le esta suministrado la bomba, en energía cinética (ecuación de descarga). De esta
manera, el agua adquiere una rapidez superior a la que llevaba dentro de la conducción, lo que
le permite, alcanzar, o sea ser lanzada a una distancia suficiente para que no sea necesario
acercarse en exceso al fuego y poderlo extinguir con seguridad. Esta velocidad junto con la
sección de salida fija el caudal Q.
Además de proporcionar el alcance y caudal necesario para la extinción, la lanza debe
permitir regular el chorro de salida para adquirir diferentes configuraciones, según las
necesidades y circunstancias de la extinción. En la posición de chorro recto se usa cuando se
DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 66
necesita una gran fuerza de extinción concentrada en un sitio de difícil acceso. En chorro de
pulverización ancha crea una cortina de agua con el fin de proteger a los que están
manejando la lanza y por último el chorro de pulverización estrecha, que es una posición
intermedia entre los dos anteriores, es el ideal para atacar el fuego con seguridad.
En función del diámetro de la manguera en la que van conectados, podemos encontrar
lanzas para los tres diámetros de manguera: 25, 45 y 70 mm. El rango de caudales para cada
tipo de diámetro es, para el diámetro de 25 mm entre 30 – 200 lpm para 45 mm entre 120 –
500 lpm y para 70 mm. Entre 300 – 1000 lpm.
El caudal que está dando una lanza se deduce a
partir de la ecuación de descarga.
Q K S PL = · ·

Donde S es la sección del orificio de salida. PL
es la presión manométrica en punta de lanza y K es
una constante que depende del modelo de la lanza
20
.
Según esta expresión el caudal que da una lanza se
puede modificar variando cada uno de los tres
factores.
La norma UNE - EN 15182:2007 lanzas de manguera manuales destinadas a los
servicios contra incendios define los siguientes tipos de lanzas: chorro pleno, (Tipo 1) Forma
de chorro variable a caudal variable, (Tipo 2) Forma de chorro variable a caudal constante,
(Tipo 3) Forma de chorro variable a caudal constante, seleccionable y (Tipo 4) presión
constante (Subtipo 4.1 forma del chorro variable a presión constante y Subtipo 4.2 forma del
chorro variable y caudal seleccionable a presión constante).
Las lanzas de chorro pleno son el diseño más simple de lanza que existe, al no poseer
obstáculos en el recorrido del agua, le confiere a la misma el máximo alcance, en función del
orificio de salida, se contemplan en la parte tercera de la norma UNE - EN 15182, pero están
en desuso por los bomberos. Las lanzas multiefectos (Tipo 1) tienen la posibilidad de chorro
variable. Este tipo de lanza presenta el inconveniente de que el caudal que proporciona la
lanza varía al variar el chorro, así poco a poco se han ido sustituyendo por el siguiente tipo.
Las lanzas de caudal constante (Tipo 2) tienen la peculiaridad de permanecer constante su
caudal a una presión fija al variar el efecto. Las lanzas de caudal constante han evolucionado
con la aparición de dos modelos; las selectoras de caudal (Tipo 3) y las lanzas automáticas
(Tipo 4).
Una lanza selectora de caudal (Tipo 3) es aquella que está diseñada de forma que si
mantenemos la presión en punta de lanza marcada por el fabricante, podemos seleccionar
cuatro caudales, con tan solo variar la sección de salida de la lanza
21
. Por lo tanto se modifica
el producto (K·S) de la ecuación de descarga. Otra característica es que conserva el mismo
caudal al variar el chorro, ya que está construida de forma que el orificio de salida que fija el
caudal, sea independiente del dispositivo genere el chorro. Este tipo de lanza, al igual que

20
En esta K se tiene en cuenta las pérdidas de carga que genera la lanza y la relación entre las unidades de PL
(bar) y Q (lpm), utilizadas en las lanzas según la UNE - EN 15182:2007.
21
El caudal marcado por el fabricante en la lanza para cada posición, depende de presión en punta de lanza
(PL) y de la sección (KS) con la que haya calibrado la lanza. Hay que tener en cuenta que la presión PL debe
ajustarse para cada selección, ya que si variamos (KS) al pasar de una posición a otra, como veremos más
adelante, la presión en punta de lanza se modifica.
DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 67
otras, dispone de una válvula manual, que en este caso solo sirve para cortar el paso del
agua. Así pues, este tipo de lanza, dispone de tres controles independientes, uno destinado a
regular el caudal (1), otro el tipo de chorro (2) y un tercero el paso del agua (3).

Las lanzas automáticas, también denominadas de presión constante, son aquellas que
disponen de un mecanismo que mantienen constante la presión dentro de la lanza entre un
amplio rango de caudales. La lanza regula automáticamente la sección de salida de la lanza
para cada caudal seleccionado, estas lanzas mantienen un alcance fijo, independientemente
del caudal, pues la distancia a la que llega el chorro, depende de la presión que es constante.
En este caso la lanza tan solo dispone de dos mandos, el selector de chorro (1) y la válvula
manual (2), que es la encargada de la regulación del caudal, para lo cual esta calibrada
generalmente entre cuatro a seis posiciones. La ventaja de este tipo de lanzas, es que da el
caudal marcado por la posición de la válvula de cierre, cosa que no ocurría con las lanzas
selectoras de caudal, en la que además debíamos mantener la presión en punta de lanza dentro
del rango especificado por el fabricante.
El fabricante de la lanza selectora de caudal proporciona una tabla con los datos del
caudal que suministra la lanza en función de la presión en punta de lanza (PL) y de KS.
DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 68
Por ejemplo, para una lanza TURBOJET de AKRON

TURBOJET
Q (lpm)
PL (bar) | KS
5 7 8,5
19 42 50 57
37 83 95 106
59 132 150 170
25
88 197 230 254
44 98 115 129
87 197 230 254
136 310 360 401
45
180 409 475 530
El diseño de una lanza automática hace que la presión dentro de la lanza (PL) está
comprendida en un estrecho intervalo, el fabricante suministra los datos de caudal y presión
en punta de lanza para las distintas posiciones de la válvula de cierre, por ejemplo:

LEADER MACH 3 (45 mm.)
Posición A B C D E F
Q (lpm) 100 200 300 400 500 600
PL (bar) 3,7 4,4 5,0 5,4 5,6 5,7

La lanza formadora de cortina, a pesar de su
nombre, no son propiamente lanzas, son unas boquillas
especiales que poseen una pantalla, con forma de media luna a
la salida del chorro de agua. Al chocar el agua contra este
elemento, se esparce en forma de cortina, protegiendo la zona
contra el calor radiante. Se emplea en maniobras de
autoprotección en los incendios forestales. En el caso de que
el fuego se encuentre cerca. Tiene el inconveniente del gran
gasto de agua que representan.

4. 4. - PÉRDIDAS DE CARGA
En la ecuación de la energía aplicada a la instalación hidráulica aparecía el término h
j

ó PC, este factor representaba la energía disipada por los elementos físicos que componen
dicha instalación, incluyendo no solo el rozamiento del agua sobre las paredes de las
DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 69
mangueras, sino también con los elementos auxiliares (bifurcaciones, bridas reducciones, etc.)
existentes. Denominamos pérdidas de carga esta energía disipada.
Consideremos un deposito que se descarga por una tubería recta en la que hemos
situado una serie de manómetros, si la llave está cerrada, los manómetros marcarán todos la
misma presión, que será la altura de presión existente a la salida del depósito.


Si abrimos la llave, al agua empieza a circular con un caudal Q y como no varía la
sección de la conducción, a lo largo de la misma habrá la misma altura de velocidad, por lo
tanto los manómetros mancarán una altura menor ya que parte de la presión se habrá
empleado en mover el fluido:

Esto es una situación teórica, ya que en la práctica comprobaríamos que lo que ocurre
es que no todos los manómetros han perdido la misma altura sino que los más alejados del
depósito han disminuido más:

DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 70

Esto es debido a las pérdidas de carga y lo primero que se observa es que aumentan
con la longitud de la conducción. Si ahora aumentamos la velocidad de circulación del agua
por la conducción, se comprueba que el descenso de la altura de los manómetros sería mayor:


Para una misma velocidad si aumentamos el diámetro de la conducción veremos que
el descenso es menor.


Si cambiamos el material de la conducción por otro más rugoso veríamos que el
descenso es mayor. También se puede demostrar que cuando más viscoso es el fluido la
pérdida de carga es mayor.
Resumiendo, las pérdidas de carga son directamente proporcionales a la longitud de la
conducción, el caudal y la rugosidad del material, e inversamente proporcional al diámetro.
Todas estas consideraciones se pueden resumir en la llamada ecuación de Darcy-Weisbach,
que dice que:
Donde:
- PC: pérdidas de carga en mca.
- f: coeficiente de fricción, que tiene en cuenta la rugosidad del material y la viscosidad
del fluido.
PC
D
v
g
= · ·
·
f
L
2
2
DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 71
- L: longitud equivalente de la instalación en metros, se entiende como la longitud
física de la misma incrementada en un valor determinado, en función del número
elementos auxiliares instalados. Este incremento esta tabulado.
- D: diámetro de la tubería en metros.
- v: velocidad de circulación del fluido en m/s
- g: aceleración de la gravedad (9,81 m/s
2
).
Esta expresión se puede poner en función del caudal:
Q: Caudal en metros cúbicos por segundo.
Es decir, directamente proporcionales al cuadrado del caudal, al factor de fricción y a
la longitud de una instalación e inversamente proporcionales al diámetro de la conducción a la
quinta.
El valor del factor f, depende del régimen de flujo que posea el fluido. Si el régimen
es laminar, su valor es:
f = 64 / Re

Donde Re es el número de Reynolds.
En el caso de que estemos ante un régimen turbulento, que es lo habitual, el factor f
no depende exclusivamente de Re y por tanto su cálculo es más complejo. Lo más sencillo es
el empleo de un gráfico denominado diagrama de Moody. Allí se muestran los resultados
experimentales de f, en función del número de Reynolds y lo que se conoce como rugosidad
relativa de la conducción. Dependiendo del material del que esta hecha la conducción se le
asocia una rugosidad absoluta, valor dado por el fabricante mediante ensayos. El diámetro
de la conducción dividido por este valor es precisamente la rugosidad relativa.
Luego el coeficiente de fricción depende del material de la tubería, de su sección por la
rugosidad relativa, la velocidad y la viscosidad por el número de Reynolds.
En la figura vemos en forma exagerada la rugosidad en la pared de una conducción.
Se define el valor de la rugosidad absoluta (c) como la altura promedio de los picos de las
irregularidades existentes.
Estos son los valores tipo para tuberías empleadas en sistemas de distribución de agua
y en la industria:

PC
D
v
g D
Q
S
g D
Q
D
g g D
Q = · ·
·
· ·
·
= · ·
·
·
·
=
·
·
· · f
L
= f
L
f
L f L
2
2
2
2 4
2
2 5
2
2 2
16
2
8
t
t
DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 72

Plástico 0,0003 mm Tubo extrudido 0,0015 mm
Acero comercial 0,0460 mm Hierro galvanizado 0,1500 mm
Hormigón 0,1200 mm Acero remachado 1,8000 mm

Estos valores son cuando la conducción está limpia, con el tiempo la rugosidad cambia
por la corrosión o por la formación de depósitos de impurezas en la pared.
Para hallar el factor de fricción f, usando el Diagrama de Moody hay que conocer la
velocidad de circulación del fluido por la conducción (v), el diámetro de la tubería (D) para
que con la viscosidad cinemática (v), se pueda calcular el número de Reynolds (100.000 en el
ejemplo). Por otro lado, el material con que está hecha la conducción nos delimita la curva de
rugosidad relativa que deberemos usar (tubería lisa en el ejemplo). La intersección entre la
vertical al valor del número de Reynolds y la curva nos da el valor de f buscado. (0,0178 en
este caso).

4. 5. - MÉTODOS APROXIMADOS DE CÁLCULO DE LAS PÉRDIDAS DE CARGA
Este procedimiento de cálculo de las pérdidas de carga puede resultar eficaz en el
diseño de conducciones fijas de distribución de agua. Pero resulta poco práctico en el caso del
análisis de las instalaciones hidráulicas de extinción, por ello se han ideado varios sistemas
sencillos de hallar, de manera aproximada, las pérdidas de carga.
A) El primer sistema de cálculo, se basa en expresar la ecuación Darcy-Weisbach de
la siguiente forma:
DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 73
Donde PC se mide en bares, Q en litros por minuto y la longitud en metros. K es un
factor que depende del diámetro de la manguera:

|25 |45 |70
K 60 3,2 0,35

Por ejemplo, si por 100 metros de manguera de |25 circula un caudal de 100 lpm,
luego las pérdidas de carga serán:


B) Se pueden emplear, si se disponen, tablas o gráficas confeccionadas por los
fabricantes de mangueras que nos indican en función del caudal y del diámetro cual es la
pérdida de carga. Estas gráficas se realizan mediante ensayos, midiendo las pérdidas de carga
para distintos caudales. Como por ejemplo:

Las pérdidas de carga son independientes de la presión, siempre que las conducciones
sean rígidas. En el caso de las mangueras al tener una mayor flexibilidad, se comprueba en
estos ensayos que a partir de cierta presión, por encima de los 16 bar, la manguera se dilata
aumentado de diámetro y por tanto disminuyendo el valor de la perdida de carga respecto a
una conducción rígida del mismo diámetro por la que circula el mismo caudal.
C) Otra forma es fijar una pérdida de carga media para cada diámetro de manguera,
100 metros de longitud y un caudal determinado de la siguiente forma:
PC
g D
Q
K Q L
=
·
·
· · = · ·
8
10 10 000 100
2 5
2
2
f L
t .
2 2
25
K
Q L 60 100 100
PC 6 Bar
10 10.000 100 10 10.000 100
|
= · · = · · =
DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 74

PC cada 100 metros
Diámetro Q (lpm)
bar mca
|25 90 3,6 36
|45 250 1,5 15
|70 500 0,55 5,5

Si no varía el diámetro, el cálculo de las pérdidas de carga para cualquier longitud de
manguera y para un caudal distinto se sigue las siguientes reglas:
1) Las pérdidas de carga para una longitud (L) distinta de 100 m y un mismo diámetro
y caudal:
PC
PC
L
L
= ·
100
100

2) Si las pérdidas de carga para un diámetro, una longitud dada y un caudal Q
1
son PC
1

para otro Q
2
se cumple:
PC PC
Q
Q
2 1
2
2
1
2
= ·

Por ejemplo, si por 100 metros de manguera de |25 circula un caudal de 100 lpm,
luego las pérdidas de carga serán:
Por este método nos da un valor un 23 % inferior que el método A (6 bar), pero por su
sencillez es el que se usa más generalmente por los servicios de extinción, y es el que
utilizaremos en el apartado de cálculo de tendidos.

4. 6. - PUNTO DE FUNCIONAMIENTO DE LA INSTALACIÓN
Ahora vamos a proceder a un análisis cualitativo de la instalación hidráulica con el fin
de explicar porque se producen los fenómenos observados durante las intervenciones.
Supongamos que tenemos la instalación hidráulica básica con un desnivel positivo, si
queremos que la lanza nos de un caudal Q y un alcance determinado deberá poseer una
presión PL, por lo tanto la bomba debe dar:

PB = PL + HG + PC

2 2
2
100 90 2 2
1
Q 100
PC PC 3, 6 4, 4 Bar
Q 90
= · = · =
DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 75
La presión en punta de lanza PL en función del caudal y de la sección de salida es:
Esto significa que si queremos que la lanza nos dé un caudal Q deberemos saber el
valor K·S fijado por el fabricante para saber la presión PL necesaria.
Las pérdidas de carga PC, son iguales a:
Si no variamos los elementos de la instalación, se pueden considerar f, L y D
constantes, por lo tanto:
Donde K
j
es una constante que depende de la instalación. Sustituyendo los valores en
función del caudal deseado:

Esta expresión se conoce como curva resistente de una instalación, que puede ser
representado gráficamente en función del caudal y de la sección S. Los puntos pertenecientes
a esta curva, nos dan la presión que debe proporcionar la bomba para trabajar con las
condiciones impuestas por la instalación hidráulica, es decir que exista una presión PL en
punta de lanza (un alcance) y salga por la misma, un caudal Q. Por otro lado, la curva
característica de una bomba, nos da la presión en función del caudal y de su velocidad de giro.
La intersección de ambas curvas nos da el denominado punto de funcionamiento de la
instalación.

PB
Q
K S
HG K Q
K S
Q
j
=
·
+ + · =
·
+ ·
2
2
2
2
2
1
( ) ( )
) HG + ( K
j
PL
Q
K S
=
·
2
2
( )
PC
g D
Q =
·
·
· ·
8
2 5
2
f L
t
PC K Q
j
= ·
2
DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 76

Dada la instalación, trabajando con una lanza de sección de salida S, por tanto
proporcionando el caudal deseado Q, implicará tener que fijar una determinada presión en
punta de lanza, que nos fijará el alcance de la lanza. La intersección de la curva resistente con
la curva característica de la bomba determina el punto de funcionamiento A, en dicho punto la
bomba trabaja a velocidad N dando una presión H
A
y un caudal Q
A
. Si queremos variar este
caudal, lo podemos hacer de dos maneras.
Si queremos que aumente el caudal sin aumentar la sección, desplazaremos el punto de
funcionamiento de la bomba al punto B acelerándola. En este caso aumentamos la presión en
punta de lanza y por tanto el alcance.
Si aumentamos el factor (K·S) de la lanza, la bomba trabajará en el punto C,
aumentando el caudal y disminuyendo la presión de trabajo (PB). En este caso, la presión en
punta de lanza (PL) disminuye también, ya que ha aumentado las pérdidas de carga (PC). El
caudal extra que da la lanza lo obtenemos por aumento de sección. En cuanto a la velocidad
de salida del agua ha disminuido.

5.-TENDIDOS FORESTALES
5. 1. - TIPOS DE TENDIDO
Los tendidos emplearos en las instalaciones hidráulicas de extinción de incendios
forestales, tienen como característica principal su gran longitud, ya que la localización del
incendio no siempre es accesible a los vehículos autobomba. Está generalizado el uso de la
manguera de 25 mm, en estas instalaciones, que si bien tiene la desventaja de disponer de una
mayor pérdida de carga, que hace que nos limite el caudal máximo que puede trasegar la
instalación, se compensa con la facilidad en la realización del tendido. Además el uso de los
medios aéreos de extinción, es una alternativa cuando se requiera un caudal mayor para
contrarrestar el poder del fuego. Los tendidos forestales los poder agrupar en dos tipos
principales: simple y múltiple.
El tendido simple, es aquel en que la manguera sale directamente de la autobomba
hasta la lanza, la progresión o ampliación del mismo se puede llevar a cabo de dos maneras,
en la autobomba o el punta de lanza. El sistema de ampliación en autobomba, consiste en
empalmar las mangueras junto a la bomba y progresar acarreándolas conforme avanza el
punta de lanza.
DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 77

El sistema de ampliación en punta de lanza, consiste en progresar la instalación
realizando la maniobra que se conoce como empalme en punta de lanza.




La maniobra se realiza siguiendo la siguiente secuencia (ver figura), tras cerrar la
lanza se realiza un pinzado (1, 2, 3) en la manguera, así al desconectar la lanza (4) no se vacía
la instalación. Ahora solo hay que empalmar otro tramo de manguera (5), y se suelta el
pinzado para progresar la instalación.
El sistema múltiple, consiste en colocar una manguera principal con bifurcaciones,
cada cierta distancia, de las que parten líneas secundarias.
DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 78

5. 2. - EJEMPLOS DE CÁLCULOS DE TENDIDOS FORESTALES

5.2.1.- Fórmulas utilizadas en el cálculo de tendidos

Ecuación de línea
PB = PL + HG + PC

PB: Altura de presión a la salida de la bomba. (PB/10 bar)
PL: Altura de presión en punta de lanza. (PL/10 bar)
HG: Altura geométrica. Desnivel existente entre la bomba y la lanza, puede ser
positivo si hay que ganar altura o negativo si hay que perder altura. (HG/10 bar)
PC: Pérdidas de carga en mca. (PC/10 bar)

Pérdidas de carga (PC)
Perdidas de carga de una manguera de diámetro 25 mm y longitud L, por el que
circula un caudal Q:
L
25
2
Q L
PC (Q) 3, 6
8100 100
|
= · ·

5.2.2.- Calculo del volumen de agua necesario para llenar un tendido simple

Calcular la longitud máxima que puede tener la siguiente instalación, sabiendo que se
trata de una manguera de |25 mm, con un presión en punta de lanza PL = 7 bar, un caudal
de 50 lpm y una presión en la bomba PB = 12 bar. ¿Qué cantidad de agua será necesaria
para llenar la instalación?


DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 79
Solución:

1) Aplicamos la ecuación de línea:

L
25
PB PL HG PC (Q)
|
= + +

De aquí conocemos PB = 12 bar y PL = 7 bar y la altura geométrica entre la bomba y la lanza
es la diferencia de cotas entre ambas HG = 130 – 100 = 30 mca = 3 bar, luego:

L
25
PC (50) 12 7 3 2 bar
|
= ÷ ÷ =

Las pérdidas de carga serán como máximo:

L 100
25 25
2 2
2 2
Q L 50 L
PC (Q) 2 bar = PC (90) 3, 6
90 100 90 100
| |
= · · = · ·

Despejando L:
2
L 180,18 m 180 m
0, 0111
= = ~

2) Una manguera de |25 mm (r = 0,0125 mm) tiene una sección de:

S = t·r
2
= 3,14·(0,0125)
2
= 0,00049 m
3


Si su longitud es de 860 metros, cabrá un volumen de agua de:

V = S
|25
· L = 0,00049 m
2
· 180 m = 0,0882 m
3
= 88,2 litros

5.2.3.- Cálculo de un tendido simple descendente
Sea el siguiente tendido simple de |25 mm:


DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 80
Hallar la longitud máxima L de la instalación para que esté funcionando con los
parámetros mostrados en la figura.
Solución:
PB = PL - HG + PC

2 2
Q L 150 L
30 7 6 3, 6 1 3, 6 0,1 L 30 1 290 m
8100 100 8100 100
= ÷ + · · = + · · ¬ · = ÷ ¬
Por lo tanto:
L = 290 m

5.2.4.- Cálculo de un tendido múltiple

Sea el siguiente tendido múltiple de |25 mm:
Calcular:
1.- La presión en las bifurcaciones P
A
y P
B
, así como la presión en la punta de la
lanza 2 (PL
2
).
2.- ¿Qué factor K dispone la primera lanza para que esté dando un caudal de 100
lpm?
3.- Hallar la presión en la bomba PB.

Solución:

1.- Calculamos la ecuación de línea entre la segunda bifurcación y la lanza número 3:

P
B
= PL
3
+ PC
B3
+ (AG
3
– 1,5) = 7 bar + PC
B3
+ (4,5 – 1,5) = 10 + PC
B3

250
25
2
B
60 250
P 10 PC (60) 10 3, 6 14 bar
8100 100
|
= + = + · · =
DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 81
Como la lanza número 2 está cerrada, las pérdidas de carga en el tramo son nulas,
luego la presión PL
2
:
B 2 2 2 2
P PL AG PL 7 14 PL 14 7 7 bar = + = + = ¬ = ÷ =
Luego:
150
25
2
A B
60 150
P P PC (60) 1, 5 14 3, 6 1, 5 17, 9 bar
8100 100
|
= + + = + · · + =
Por lo tanto:
P
A
= 17,9 bar P
B
= 14 bar PL
2
= 7

2.- La presión en la punta de lanza 2:

P
A
= PL
1
+ PC
A1
+ AG
1
= PL
1
+ PC
A1
+ 6 = 17,9 bar

La ecuación de descarga de la lanza nos permite calcular el factor K:

Por lo tanto:
K
1
= 17

3.- Por el tramo entre la bomba y la primera bifurcación circula un caudal Q igual a:

Q = Q
1
+ Q
3
= 60 lpm + 50 lpm = 110 lpm

Luego la presión en la bomba:
100
25
2
A
110 100
PB P PC (110) 17, 9 3, 6 23, 28 bar
8100 100
|
= + = + · · =

PB = 23,28 bar

5. 3. - INSTALACIONES DE ESPUMA
La espuma empleada como agente extintor en las instalaciones hidráulicas, se genera
al introducir aire en una mezcla de un producto denominado espumógeno con agua conocida
250
25
2
1 1 1 1
50 250
17, 9 bar PL PC (50) 6 PL 3, 6 6 PL 2, 78 6 PL 9,12 bar
8100 100
|
= + + = + · · + = + + ¬ =
1
1 1 1 1
1
Q 50
Q K PL K 16, 55 17
PL 9,12
= · ¬ = = = ~
DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 82
como mezcla espumante. Los premezcladores o dosificadores de espuma son los
dispositivos encargados de generar la mezcla espumante con la proporción recomendada por
el fabricante. La mezcla espumante se conduce a través de las mangueras hasta llegar a los
generadores de espuma, donde se le insufla aire produciéndose la espuma, que es aplicada
sobre el fuego.
Los dosificadores más antiguos, que aún se emplean, la mezcla se produce en la
aspiración de la bomba o a la salida de la misma. Para lo cual entre la aspiración y la
impulsión de la bomba, se crea un
circuito (1-2) que tiene intercalado un
estrechamiento (Venturi). El agua por la
ecuación de continuidad sufre un
aumento de la velocidad y por tanto la
presión disminuye, llegando a valores
manométricos negativos, si en este
punto conectamos un tubo conectado a
un deposito con espumógeno que se
encuentra a presión atmosférica. Este
será succionado mezclándose con el
agua que circula por el conducto. Este
premezclador se diseña para que fijando
un caudal, nos dé una mezcla espumante
en una proporción preestablecida. La
desventaja de este sistema es que la
mezcla espumante atraviesa el cuerpo
de la bomba, siendo necesaria la
limpieza posterior del mismo. Par evitar esto, existen unos premezcladores intercalados en la
instalación de la manguera o en punta de lanza, algunos de ellos, provistos de un depósito
para espumógeno.
Hoy en día, se están empezando
a emplear dispositivos electrónicos en
los que el espumógeno se introduce
directamente por medio de una bomba
en la instalación, con la correspondiente
ventaja que supone en cuanto a la
precisión de la proporción de agua y
espumógeno. Para lo cual, dispone de
un sistema de control mediante un
pequeño microprocesador, que con el
valor que le da el sensor que mide el
caudal de agua que trasiega la bomba,
calcula el caudal de espumógeno
necesario para conseguir la proporción
deseada. Así, por ejemplo, si tenemos
un caudal de 100 litros/min. de mezcla espumante y estamos trabajando con un espumógeno
al 0,3% necesitaremos adicionar a 99,7 litros/min. de agua un caudal de 0,3 litros/min. de
espumógeno. El procesador regula la velocidad de una bomba, que trasiegue el caudal de
espumógeno calculado, el cual es inyectado a la salida o entrada de la bomba, dependiendo de
la presión de trabajo de la bomba de espumógeno.
DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 83
Para la generación de la espuma a partir de la mezcla espumante, es necesario
adicionar el aire. Esto se consigue mediante los llamados generadores de espuma. En el caso
de que estemos trabajando con espuma de baja o media expansión
22
, el generador es un tubo
por el que la mezcla espumante se hace pasar. En un extremo del mismo, se encuentra la
cámara de expansión que está diseñada de tal forma, que genere una depresión por medio de
un estrechamiento, que por efecto Venturi, hace que el aire entre a través de unas aberturas
colocadas de forma radial. En esta cámara se forman las burbujas, que se expanden y se
combinan formando la espuma, que es expulsada por el otro extremo del conducto. Este
generador puede ser una lanza especial o un accesorio, que se coloca a una lanza
convencional.

















22
Se define la expansión de una espuma como la relación entre el volumen final de la espuma producida y el
volumen inicial de la mezcla espumante usada. Se dice que una espuma es de baja expansión si este coeficiente
está comprendido entre 3 y 30, de media expansión entre 30 y 250 y de alta expansión entre 250 y 1.000.
DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 84
APENDICE: CARACTERÍSTICAS FÍSICAS DE LOS INCENDIOS
FORESTALES

Geometría del frente de un incendio
Longitud de la llama (L), altura (H), profundidad (D) y anchura del frente (F)

Se define Intensidad lineal del frente del incendio o Intensidad de Byram (I
B
) a la
energía desprendida por un incendio por unidad de tiempo (potencia) y longitud de frente.
Este valor se puede calcular por:

I
B
= AH
C
· m
c
· v
Donde:

I
B
Intensidad lineal del frente del incendio (Kw/m)
AH
C
Poder calorífico del combustible (KJ/Kg)
m
c
Masa de combustible quemado por unidad de superficie (Kg/m
2
).
v Velocidad de avance del frente del incendio forestal (m/s)

De los tres factores de que depende este parámetro, el poder calorífico del combustible
es un valor bastante homogéneo, por lo tanto la intensidad depende de la carga de combustible
y de la velocidad de avance del incendio. La carga de combustible tiene unos valores
comprendidos entre 0,1 – 14 Kg/m
2
(1-140 t/Ha) y la velocidad de propagación se gradúa
según la siguiente clasificación:
Clasificación v (m/min)
Lenta < 2
Mediana 2 - 10
Alta 10 - 40
Muy Alta 40 - 70
Extrema >70

DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 85
Por medio de ensayos es posible estimar los siguientes valores de I
B
, en función del
tipo de combustible, la velocidad de propagación y la carga de combustible, como ejemplo
veamos algunos datos:

Rango de variación
Combustibles forestales
v (m/min) I
B
(Kw/m) Altura (m)
A) Pastizales y regenerados (repoblado)
Gramíneas agostadas (INIA) 0,4 – 2,00 16 - 979 0,26 – 1,10
Gramíneas y acículas (INIA) 0,7 – 6,8 1.121 – 1.212 0,80 – 1,40
Pastizales 0,2 – 20,7 - 0,12 – 1,53
Pastos de Brachbypodium ramasur 0,4 – 1,3 64 – 482 -
Regenerado de P. radiata 1,2 – 1,7 20 - 605 -
B) Matorrales y arbolado en monte bravo
Matorral gallego (LOURIZAN) 0,9 – 11,9 294 – 6.322 1,9 – 8,0
Aulagares de Ulex parviflourius 0,2 – 2,3 82 – 2.500 -
Brezales de Calluna vuylgaris 0,1 – 2,0 43 – 1.112 -
Matorral de Q. coccifera 1,2 – 3,6 487 – 1.462 -
Matorral esclerófilo (fynbos) 2,4 – 53,4 525 – 20.709 2,8 – 7,0
C) Bosques, arde sotobosque y hojarasca
Bosques gallegos de Eucalipto (LOURIZAN) 0,3 – 0,4 108 – 1.405 0,50 – 1,80
Pinares portugueses de P. pinaster 0,3 – 2,8 39 – 812 0,25 – 2,50
Pinares maduros de P. banksiana 0,5 – 15,4 134 – 7.964 -
Masas de pinos americanos con matorral 5,3 – 16,3 355 – 2.750 0,46 – 2,51
Masas de Q. rubra 1,4 – 11,2 140 – 1.330 -
Acícula, gramíneas y ramillas de P. pinea (INIA) 0,3 – 2,7 77 – 671 0,50 – 1,25
Hojarasca de P. pinea (INIA) 0,2 – 5,4 31 – 1.167 0,33 – 1,0
D) Restos de podas y cortas
Restos de cortas de Eucalipto (INIA) 0,2 – 1,6 393 – 4.867 0,88 – 3,0
Restos de P. radiata 0,1 – 9,2 507 – 14.245 0,8 – 2,8
Restos de P. ponderosa 0,2 – 2,3 - 0,3 – 2,59
Restos de Resinosas y Frondosas americanas 0,5 – 3,0 183 – 1.170 0,92 – 1,33

Por lo tanto para un determinado combustible forestal dependiendo de la velocidad de
propagación la intensidad lineal del incendio varía entre dos extremos importantes, por
ejemplo una zona de aulagares de Ulex parviflourius puede variar entre 82 y 2.500 Kw/m,
según el avance del fuego sea de 0,2 ó de 2,3 m/min. Esta velocidad depende de factores
topográficos (pendientes) y climáticos (velocidad del viento).
DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 86
ORIENTACIÓN Y CARTOGRAFÍA BÁSICA APLICADA
A SITUACIONES DE EMERGENCIA (J.M SUAY)
1. LA FORMA DE LA TIERRA
La Tierra posee una forma geométrica irregular que no se ajusta exactamente a ningún
cuerpo geométrico conocido. Como primera aproximación se supuso que nuestro planeta tenía
la forma de una esfera, pero tras numerosos trabajos se concluyó que la forma de la tierra se
podía ajustar a un elipsoide de revolución, aplastado por los polos.


Geoide Elipsoide
Un elipsoide es el cuerpo geométrico que se genera al girar una elipse sobre uno de
sus ejes.

Se define achatamiento a la relación:
a b
b
÷
o =

Donde a es el semieje mayor y b el semieje menor del elipsoide.

DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 87
En 1924, la Asamblea internacional de geodesia y geofísica, reunida en Madrid,
adoptó como forma que más de ajustaba a la forma de la Tierra el elipsoide internacional de
referencia, al definido por el norteamericano Hayford (1868, 1925) en 1909, que tiene las
siguientes dimensiones:
Semieje mayor o radio ecuatorial (a): 6.378.388 m.
Achatamiento (o): 1/297.0
Semieje menor o polar (b): 6.356.909 m.
Esta aproximación sería, cierta si las masas internas del planeta fueran homogéneas.
Pero como no sucede esto, se define otra superficie física real denominada geoide, que es la
superficie que tendría la Tierra definida por los mares en calma idealmente prolongada por
debajo de los continentes. Esta superficie se puede hallar por medio de mediciones del campo
gravitatorio terrestre. El problema es que tampoco se ajusta a una superficie geométrica
conocida representada por medio de una fórmula matemática, cosa que si ocurre con un
elipsoide. Por lo tanto lo que se hace es definir un punto, denominado datum, donde se hace
coincidir el elipsoide y el geoide.


A partir del mismo se sitúan, con una gran precisión, una red de puntos fijos, que
tienen una representación material en la superficie real de la Tierra. Tales puntos reciben el
nombre de vértices geodésicos. Estos puntos estarán referidos a una de las superficies
definidas, ya sea el geoide o el elipsoide. Pero como un elipsoide es una figura que puede ser
representada algebraicamente mediante una fórmula, los vértices geodésicos se refieren al
mismo para poder tratarlos posteriormente con más facilidad. A partir de los vértices
geodésicos, el resto de los puntos sobre la superficie terrestre se trasladan a la superficie del
elipsoide, que por medio de las proyecciones cartográficas se representa en un plano.
En el elipsoide de referencia a los puntos de intersección del eje menor con la
superficie, se denominan polos. Al círculo máximo resultante de la intersección de un plano
que contenga al eje de revolución se denomina meridiano. Todo plano perpendicular a eje de
revolución, genera sobre el elipsoide los paralelos. La intersección del plano que siendo
perpendicular al elipsoide pasa por el centro del mismo se denomina ecuador, que divide a la
tierra en dos hemisferios, el norte y el sur. El primer meridiano es un meridiano elegido por
convenio como origen de la longitud
23
.

23
Ver apartado: Coordenadas geográficas.

DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 88




2. CARTOGRAFÍA
La cartografía es la ciencia y arte de confeccionar mapas, entendiendo como tal una
representación a escala de las características correspondientes a una parte del globo terrestre,
desarrollada sobre una superficie plana. Un mapa tiene una serie de características que lo
definen como tal, siendo las más importantes: el sistema de proyección empleado, la
representación de la planimetría mediante la escala, los signos convencionales y el uso de las
curvas de nivel, para representar la altimetría del terreno.
En mucha ocasiones se confunde el concepto de mapa y plano. Los planos son
representaciones cartográficas en los cuales no se tiene en cuenta la esfericidad terrestre, por
tanto, se emplean en general para representar zonas reducidas de la Tierra. Los mapas si
tienen en cuenta la esfericidad terrestre.
2. 1. - PROYECCIONES CARTOGRÁFICAS
Un mapa, lo hemos definido como una representación plana de la superficie terrestre,
ajustada a un elipsoide. Esta forma geométrica, al igual que una esfera, no se puede
desarrollar en un plano. Esto quiere decir que no podemos dibujar una figura en un plano y
luego plegarla para que de un elipsoide. Cosa que si lo podemos realizar con un cono o un
cilindro (ver figura siguiente). Por tanto, para pasar de la superficie del elipsoide que
representa la Tierra a la del mapa necesitamos establecer unas correspondencias que reciben
el nombre de sistemas de proyección cartográficas. Por ejemplo, podemos proyectar los
puntos de la superficie terrestre sobre un cilindro y después desplegar el cilindro sobre el que
se ha realizado la proyección para obtener una superficie plana, que sería el mapa. Esta
operación de pasar de una esfera a un plano se realiza mediante complicadas operaciones
matemáticas.

DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 89

Cuando una superficie curva se transfiere a un plano, modifica su geometría y la
distorsiona. Pero existen algunas transformaciones que mantienen una o varias propiedades
inherentes a la superficie. Dependiendo de la extensión y ubicación de la zona a representar
en un mapa, se escoge un tipo de proyección u otra. Así que, teniendo en cuenta las
características geométricas que queramos conservar y las que no, ya sean ángulos, áreas,
distancias o direcciones a representar en el mapa, no pueden conservarse simultáneamente
todas. Por lo tanto, tendremos que decidir cuáles de ellas conservar, en detrimento de la
distorsión en las restantes.

En función de la propiedad o atributo que se conserva, las proyecciones podemos
clasificarlas en conformes, equivalentes y automecoicas.
DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 90
Se dice que una proyección es conforme, cuando se conservan los ángulos del terreno
(dos rectas que se cruzan con un cierto ángulo en el terreno, sus homólogas en el plano se
cortaran bajo ese mismo ángulo). Este tipo de proyección es muy utilizada en los mapas
empleados en navegación aérea o marítima, ya que los rumbos trazados sobre el mapa tienen
correspondencia en la superficie terrestre. Por ejemplo si el Norte con el Este forma un ángulo
de 90º en la Tierra, sobre el mapa el ángulo entre el Norte y el Este formarán 90º. Las
proyecciones conformes más utilizadas son cuatro: la de Mercator, la transversal de
Mercator (UTM), la cónica de Lambert y la estereográfica.
En las proyecciones equivalentes, el mapa conserva las áreas del terreno; estas y sus
homólogas en el mapa presentarán la misma área, teniendo en cuenta el factor de escala del
mapa.
En las proyecciones automecoicas se conservan las distancias en ciertas direcciones,
no en todas.
En función de la figura geométrica que se elija para representar a la Tierra: un cono o
un cilindro, que pueden cortarse y extenderse sobre una superficie plana, o un plano. Podemos
clasificar las proyecciones en tres grupos fundamentales: cónicas, cilíndricas y planas.


Proyecciones cilíndricas. Se considera que la superficie del mapa es un cilindro,
secante o tangente a la esfera, que rodea al globo terráqueo. Los meridianos y paralelos son
líneas rectas que se cortan perpendicularmente entre sí. El mapa resultante representa la
superficie del mundo como un rectángulo con líneas paralelas equidistantes de longitud y
líneas paralelas de latitud con separación desigual. Los meridianos se deforman, debido a la
curvatura del globo terráqueo, cerca de los polos. Los paralelos próximos a los polos aparecen
cada vez menos espaciados entre sí. Las áreas se van distorsionando, a medida que se acercan
a los polos. Ejemplo de este tipo de proyección es la de Mercator.
Proyecciones cónicas. Se obtienen al proyectar la superficie esférica sobre un cono
tangente o secante a la esfera. Los meridianos son líneas rectas que convergen en el polo y los
paralelos, circunferencias concéntricas con centro en él. No se puede representar el globo
terráqueo completo. Cuando el cono es tangente al globo en uno o varios paralelos base, el
mapa resultante es muy preciso a lo largo de esos paralelos y áreas próximas, pero la
distorsión aumenta progresivamente a medida que nos alejamos de ellos. Un ejemplo es la
proyección cónica conforme de Lambert, que se utiliza frecuentemente para representar
países o continentes pequeños como Australia o Europa.
DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 91
Proyecciones planas. Se obtienen al proyectar la superficie esférica sobre un plano.
Pueden ser polares (plano tangente al polo), ecuatoriales (plano tangente a un punto sobre el
ecuador) u oblicuas (plano tangente a un punto cualquiera entre el polo y el ecuador). Son las
que representan mejor las zonas polares. Las deformaciones aumentan a medida que nos
alejamos del punto de tangencia. Ejemplos de este tipo de proyección es la gnomónica, la
equivalente de Lambert, la ortográfica, la poliédrica y la estereográfica.
Proyección Mercator
Se empezó a usar en el siglo XVI, y es la que mejor reproduce la forma de continentes
y océanos. Sin embargo las superficies aparecen de una forma muy distorsionada y falseada.
Es el mapamundi más utilizado

Proyección cónica de Lambert
Creada por Lambert en 1772. Proyección matemática con un paralelo de referencia
que se utiliza en mapas de pequeña escala para los atlas. Resulta adecuada para representar
continentes.


Proyección estereográfica
Es un sistema de proyección conocido ya en la antigüedad clásica. Se obtiene
proyectando el globo sobre un plano mediante un foco situado en las antípodas del punto de
DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 92
contacto del globo, con el plano de proyección. Tanto los meridianos como los paralelos son
círculos. Es una proyección conforme cuya deformación aumenta simétricamente hacia el
exterior a partir del punto central. Todos los círculos sobre la superficie aparecen como
círculos en la proyección. Se usa en los mapamundis que se representan los dos hemisferios,
en los mapas de estrellas y en los mapas geofísicos.
Puede ser polar, ecuatorial (ver figura) y oblicua. Los círculos máximos que pasan por
el centro son líneas rectas.

Proyección de Peters


DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 93
Representa las verdaderas superficies de los continentes u océanos, por lo que es
posible comparar superficies dentro del mapa. La forma de los continentes y océanos está
distorsionada.
Proyección Bonne
Al margen de estas proyecciones, existen muchas otras. Hoy en día, la mayor parte de
los mapas se elaboran a partir de proyecciones modificadas o combinadas, muchas veces con
varios puntos focales con el fin de corregir el máximo de distorsiones en ciertas áreas
seleccionadas, aunque ello lleve a que se produzcan otras nuevas deformaciones en lugares a
los que se concede importancia secundaria, como pueden ser las grandes extensiones de mar.
2. 2. - PROYECCIÓN UTM.
La Proyección Universal Transversa Mercator (UTM) es el sistema de representación
oficial para toda la cartografía que se edita en España. Esta proyección considera a la Tierra
con la forma del Elipsoide Internacional de referencia de Hayford, tangente interiormente a un
cilindro, cuyo eje se sitúa en el plano del ecuador.
DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 94

Para evitar las deformaciones que se producirían conforme nos alejamos del punto de
tangencia, solo se proyecta zonas de 6º de amplitud siendo el meridiano tangente al central de
estos 6º, es decir, la proyección abarca 3º Este y 3º Oeste. De esta forma y para una zona
vecina se supone girada la Tierra con respecto al cilindro 6º, volviendo a proyectar 3º Este y
3º Oeste. Conseguiremos así que la deformación sea mínima y en toda la zona igual.
Proyectando los puntos de la superficie de la Tierra sobre el cilindro, según una ley
determinada, y después desarrollándolo, nos aparece sobre el mismo, una figura de
proyección con forma de huso, cuyos meridianos límites están separados 6º y marcados los
paralelos de 8º en 8º hacia el norte y hacia el sur del ecuador. Queda por tanto la tierra
dividida en 60 husos iguales.
La proyección así construida es conforme, siendo el meridiano central de cada huso
automecoico y representado por una línea recta.
DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 95

DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 96

2. 3. - ESCALAS Y TIPOS DE ESCALAS
Todos los mapas están representados a escala, esto significa que hay una relación entre
el tamaño de lo representado y su tamaño en la realidad. Por tanto, la escala de un mapa
corresponde con la relación existente entre la distancia de dos puntos de la superficie terrestre
y la distancia correspondiente a dichos puntos representados en él. Las escalas se pueden dar
en forma numérica, como por ejemplo: 1:25.000, cuyo significado es que una unidad en el
mapa representa, 25.000 en la superficie real
24
o bien de forma gráfica, mediante un segmento
dividido, según la longitud del mapa que corresponde con las unidades de distancia reales.



Normalmente se suelen manejar escalas grandes, como es la 1:10.000 en callejeros y
planos de detalle, escalas medias como la 1:25.000 en los incendios forestales, y escalas
pequeñas de 1:100.000 o 1:200.000 en los mapas provinciales.

Los mapas se encuentran orientados de tal forma que el Norte Geográfico se encuentre
situado en la parte superior del plano, el Norte magnético suele representarse mediante un
símbolo, normalmente una flecha, en la cual se especifica el valor de la declinación
magnética.

2. 4. - REPRESENTACIÓN ALTIMÉTRICA
2.4.1.- Curvas de nivel

La representación de la
orografía del terreno en un mapa
se realiza por llamadas curvas de
nivel. Para lo cual se suponen los
elementos que configuran la
corteza terrestre seccionada por
planos horizontales imaginarios,
equidistantes y paralelos a uno de
referencia. Las curvas resultantes
de esta intersección, proyectadas
sobre el plano, es lo que se conoce
como curvas de nivel. El valor de
la altitud o cota de la curva,

24
1:25.000 (1 cm = 250 m); 1:50.000 (1 cm = 500 m); 1:100.000 (1 cm = 1 Km)
DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 97
respecto al plano de referencia
25
que denominamos cota cero, se representa en el mapa
mediante un número asociado a la misma.



Se llama equidistancia a la distancia medida verticalmente, entre los planos que
generan las curvas de nivel, en los mapas a escala 1:25.000 esta equidistancia es de 10 metros.
Denominaremos desnivel entre dos puntos a la diferencia entre sus altitudes o lo que es lo
mismo, a la diferencia de cota entre las dos curvas, que pasan por los puntos.
Llamaremos línea de máxima pendiente entre dos curvas de nivel, al segmento de
menor longitud, que une dos puntos de dos curvas consecutivas.




25
En España nivel medio del mar en Alicante.

DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 98
Se llama pendiente del terreno, expresada en tanto por cien, entre dos puntos
separados una distancia D y un desnivel H a la relación:

H 100
p(%)
D
×
=


Se denomina perfil
longitudinal a la intercesión de
una alineación con la superficie
del terreno.
Su trazado se realiza de
la siguiente manera:
1 Se dibuja la alineación
que une los dos puntos entre los
cuales se quiere hallar el perfil.
La recta que lo une será la
intersección del plano
longitudinal y el plano del
mapa.
2 Se señalan los puntos
de intersección de la traza del
plano con las curvas de nivel.
3 Se traza un eje de
coordenadas cuya ordenada
representa la cota de los puntos
hallados y la abscisa la distancia
entre los puntos, todo ello a la
escala adecuada.
4 Se sitúan los puntos en
el eje de coordenadas y se unen
esos puntos.

2.4.2.- Interpretación de las curvas de nivel

DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 99
Las curvas de nivel tienen una serie de condiciones por definición, así las curvas de
nivel son líneas cerradas, sin influir los límites del dibujo, no deben cortarse ni pueden
bifurcarse. Si las curvas de nivel están muy juntas, indica la existencia de una fuerte pendiente
y por el contrario si están más separadas, indica una pendiente más suave.


Si las curvas de nivel son concéntricas y las cotas de las mismas son ascendentes hacia
el centro, estaremos representado una cumbre o cota. Puesto que la equidistancia no tiene
porque ser múltiplo de la altura de la elevación, ocurrirá que en la curva central no acabará la
elevación y sin embargo será menor que dicho valor, en estos casos se señala la cota máxima
por medio de un punto con el valor de dicha altura o por medio de un triángulo si la elevación
es un vértice geodésico. En el caso de que las curvas concéntricas, tengan sus cotas asociadas
descendientes hacia el centro, tendremos la representación de una sima o depresión.
Los salientes o crestas son ondulaciones del terreno que presentan convexidad al
observador. Todo saliente tiene dos vertientes y se reconocen porque las curvas de menor cota
envuelven a las de mayor cota (ver figura).
Los entrantes o vaguadas son ondulaciones del terreno que presentan concavidad al
observador. Se reconocen en el plano porque las curvas de mayor cota envuelven a las de cota
menor (ver figura).
Entre dos crestas encontramos siempre una vaguada, encontrándonos esta sucesión en
las laderas o vertientes de las montañas.



DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 100


Un collado o puerto es una formación compuesta de dos crestas y dos vaguadas unidas
de la forma mostrada en la figura

2.4.3.- Tintas hipsométricas y sombreados
Aparte de las curvas de nivel se puede emplear para representar la orografía del
terreno las tintas hipsométricas y el sombreado.
Las tintas hipsométricas, tienen utilidad en
mapas de escalas pequeñas, a partir de 1/500.000 y en
los Atlas. Consiste asignar a las zonas de altitudes
limitadas por curvas de nivel, un color distinto, de
acuerdo con un criterio sistemático. Lo normal es
establecer una escala de altitudes, en metros, de 0,
100, 200, 400, 600, 1000, 1500, 2500 y 3000 m, o
también puedes ser de: 0, 100, 200, 500, 1000, 2000 y
4000 m. En cuanto a las gamas de colores se emplean
los verdes en las zonas más bajas y disminuye su
intensidad hasta llegar a una altura que comienza el
siena claro hasta llegar al siena oscuro. Las cotas más
altas se representan en blanco, simulando las nieves
perpetuas. Para la representación de profundidades marinas se emplea el azul, aumentando su
intensidad con la profundidad.
En muchos mapas se introduce el sombreado para dar mayor sensación de relieve.


DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 101
2. 5. - SIMBOLOGÍA EN LOS MAPAS
Para que la gran cantidad de información que contiene un mapa sea fácilmente legible,
se utilizan una serie de símbolos, sombreados y colores convencionales.
Su significado suele mostrarse en la leyenda del mapa, aunque la frecuencia de su uso
ha permitido la aceptación generalizada de algunos elementos, así por ejemplo los cursos
fluviales y masas de agua se representan de color azul, los núcleos urbanos con puntos, las
explotaciones mineras con dos martillos o picos cruzados, etc.






DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 102
2. 6. - LA HIDROGRAFÍA
Se representa en color azul y corresponde a la planimetría de las aguas.
Hidrografía marina
Para no dejar la zona marina en blanco se emplea, hace tiempo, lo que se conoce como
el denominado dibujo de aguas, que consiste en hacer líneas paralelas a la costa y la distancia
entre ellas se iba aumentando a media que se separaba de la costa. Actualmente esta forma de
representar el mar se ha sustituido por fondo azul en donde se dibujan las curvas de nivel de
profundidad.
Hidrología interna.
Las corrientes naturales de agua son los ríos, arroyos, torrentes y vaguadas. La forma
de representarlos depende de la anchura del elemento a representar, ya que si es inferior a la
escala del mapa se dibuja una línea sencilla azul, pero si la anchura del río es lo
suficientemente ancha como para poder representarlo a la escala del mapa, se representan los
márgenes del río en sus grandes crecidas, aunque en la mayor parte del año el ancho del río es
menor.

DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 103
Las corrientes naturales permanentes, aunque puedan secarse en la época de verano, se
representan mediante una línea continua. Las Intermitentes, que sólo llevan agua cuando
llueve, se representan con trazos discontinuos azules.
En la interpretación de los mapas en ocasiones se plantea la duda de averiguar el
sentido de los ríos, esto ocurre en zonas muy llanas, para saberlo hay recurrir a la forma de las
curvas de nivel o a la forma de confluir un río secundario con uno principal, normalmente se
forma un ángulo entre el afluente y el
principal.
Los canales y acequias, son corrientes
artificiales por lo que suelen tener un trazado
más regular que las corrientes naturales, por
eso, se usa un símbolo distinto en su
representación.
Los lagos, charcas y pantanos se
representan con un relleno de color azul.
Cuando se representan las curvas de nivel del
terreno sumergido éstas son de color azul,
mientras que la superficie que no se sumerge
se representa con curvas de nivel de color
siena.
El dibujo de los glaciares, que son escasos en España, se hace con un color azul en las
curvas de nivel, indicando las morrenas
26
más visibles y las grietas principales.
2. 7. - VEGETACIÓN Y CULTIVOS
Para la representación cartográfica se emplean signos convencionales de forma que se
imita el cultivo visto desde el aire.


Se pueden dividir los usos del suelo en seis grupos:
Bosques: El criterio de considerar una superficie de bosque es muy subjetivo. En
principio se puede considerar bosque cuando hay una densidad suficiente de árboles, la mitad
de la superficie considerada, y éstos tienen una altura superior a la de una persona. Al bosque
se le denomina también “monte alto” y su signo convencional es el de un bosque visto desde
el aire. Se distingue el bosque de coníferas (pinos, cipreses, abetos, etc.) con el signo de
triángulos, imitando a dicho bosque; el bosque de árboles caducos con signos redondeados.

26
Las morrenas son las piedras y barro acumulados por un glaciar en su desplazamiento.
DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 104
Matorrales: Si la altura del arbolado no excesiva se puede incluir en la categoría de
“monte bajo”. El signo convencional es parecido al “monte alto” pero más pequeño y
espaciado. Hay que tener en cuenta que actualmente un “monte bajo” puede ser en un periodo
corto de tiempo un “monte alto”. Por eso hay que tener cuidado a la hora de representarlo en
la cartografía, puesto que si no se tiene en cuenta este tipo de circunstancias el mapa puede
quedar anticuado en pocos años.
Cultivos arbóreos: Los árboles que se plantan para recoger su fruto tienen signos
distintos al del bosque. Cada tipo de árbol tiene un signo distinto, entre ellos destacan los
olivos, naranjos, viñas, etc.
Cultivos herbáceos: Entre ellos destacan los cereales o terrenos de labor y se
representaban antiguamente en color negro, pero empastaban demasiado el mapa y en la
actualidad se han suprimido.
Praderas: También se designan como “erial a pastos” y en la actualidad se han
eliminado, puesto que al hacerse los mapas por métodos fotogramétricos no se diferencia en
la fotografía el suelo de pradera y el de cereal.
Improductivo: En este grupo están los terrenos que debido a sus características físicas
no son aptos para ningún cultivo; entre ellos destacan las dunas arenosas, zonas pantanosas,
roquedo y lavas volcánicas.

2. 8. - GEOGRAFÍA HUMANA.
La acción del hombre sobre la naturaleza es continua y por tanto esto hace que la
cartografía sea un producto vivo que cambia constantemente. Por tanto es conveniente tener
en cuenta la fecha de edición del mapa.
Los principales campos de actuación del hombre son la edificación, vías de
comunicación y divisiones administrativas.

Edificación.
En mapas españoles aparece en color rojo, en mapas europeos en color negro. El color
rojo intenta simular las tejas de las casas y cartográficamente tiene la ventaja que es más
llamativo y permite escribir toponimia encima.
Núcleos de población. Están formados por agrupación de casas o edificios. A escalas
grandes se pueden representar los edificios con todo detalle, en cambio en mapas a escala
pequeña (1:200.000), se emplea la generalización con los signos convencionales para
representar los núcleos de población. Estudiando un plano de población se puede saber cómo
se ha ido desarrollando la ciudad, desde los barrios antiguos (calles estrechas e irregulares)
hasta los ensanches y grandes avenidas, zonas industriales, barrios residenciales, etc
DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 105

Edificación aislada. Un edificio de 10 por 10 metros a escala 1:1.000 aparece como un
cuadrado de 1 por 1 centímetro, pero ese mismo edificio a escala 1:5.000 tendría una
representación de 2 por 2 mm. Lo cual hace imposible su representación a escala.
Cuando el edificio debe ser representado por su importancia, se hace a través de un
signo convencional que debe aparecer en el cuadro de signos convencionales del mapa. En
dicho cuadro figuran entre otros los signos convencionales de casa, corral, cementerio, ermita.

Vías de comunicación
Antes de leer un mapa se debe consultar el cuadro de signos convencionales la
representación de las vías de comunicación. En los mapas encontramos representadas:
Las carreteras: Existen cinco tipos de carreteras:
Autovías y autopistas: doble línea gruesa roja y línea fina en medio.
Carreteras nacionales o de primer orden: se representan en rojo.
Carreteras comarcales o de segundo orden: se representan en verde.
Carreteras locales o de tercer orden: se representan en amarillo.
Las pistas o caminos: se representan en negro.
Los puentes y viaductos se representan si la escala lo permite y si no se emplea su
signo convencional. Las carreteras en construcción se dibujan en línea discontinua.
Los caminos: Los caminos son vías de comunicación que no tienen firme y en el Mapa
Topográfico Nacional se representaban en color negro y se distinguía entre sendas, caminos
de herradura y caminos carreteros.
Las vías de ferrocarriles, se distinguen los ferrocarriles por la anchura de las vías
(A.V.E., ancho español, F.E.V.E.), así como por el número de vías (doble o sencilla) y el
hecho de estar electrificado o no.
DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 106
Las líneas eléctricas, se representan en los mapas dependiendo de la escala de éstos y
del voltaje de la línea eléctrica. Así por ejemplo, un tendido eléctrico de 110 KV aparecerá en
un mapa a escala 1:50.000 o 1:25.000 y no a 1:100.000.


3.- SISTEMAS DE COORDENADAS
Un sistema de coordenadas es un conjunto de valores que permiten definir
unívocamente la posición de cualquier punto de un espacio. Las más habituales son las
coordenadas cartesianas, las cilíndricas y las esféricas.

Las coordenadas cartesianas son un sistema de referencia respecto a dos ejes (plano),
o tres ejes (en el espacio), perpendiculares entre sí (plano y espacio), que se cortan en un
punto llamado origen de coordenadas. En el plano, las coordenadas cartesianas (o
rectangulares) X e Y se denominan respectivamente abscisa y ordenada. En el espacio se
añade la altura Z.
Las coordenadas cilíndricas son un sistema de coordenadas que definen la posición de
un punto del espacio mediante un ángulo ( ), la distancia ( ) con respecto al eje Z y la altura
(z) respecto al mismo eje.

DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 107
El sistema de coordenadas esféricas se utiliza para determinar la posición espacial de
un punto mediante una distancia (r) y dos ángulos: el ángulo polar o colatitud u y el azimuth
¢.
Pero para situar un punto sobre la superficie de la Tierra se suelen utilizar tres tipos de
coordenadas, que se basan en las anteriormente descritas, que son las geográficas, UTM y
locales.

3. 1. - COORDENADAS GEOGRÁFICAS
Por medio de las coordenadas geográficas, la situación del punto se lleva a cabo por
la intersección de un meridiano con un paralelo, los cuales se definen por las coordenadas
denominadas: Longitud y Latitud.

Longitud es la distancia angular de un punto tomada sobre el plano ecuatorial, entre
los 0 - 180º hacia el este u oeste respecto del meridiano de Greenwich.
Latitud es la distancia angular tomada perpendicularmente a un plano ecuatorial de
referencia, de 0 a 90º hacia el norte o el sur, contada para un lugar determinado.
Los puntos de latitud norte se dicen que se encuentran en el hemisferio norte y los de
latitud sur son del hemisferio sur.

3. 2. - COORDENADAS UTM
En la proyección UTM se transforman las coordenadas geográficas, longitud y latitud
de un punto sobre la superficie de la Tierra, en otras de tipo cartesiano, en el plano de
proyección (mapa). Los puntos en este sistema se definen por un tipo de coordenadas con
orígenes distintos para el hemisferio Norte y el hemisferio Sur.

DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 108
Para el hemisferio norte se toma como origen un punto situado en el ecuador y
determinado por la intersección de una paralela al meridiano central del huso, distanciada 500
Km.
Para el hemisferio sur se toma como origen un punto situado en la misma
perpendicular al ecuador desde el punto antes definido para el hemisferio norte pero 10.000
Km por debajo de éste.
Esto se hace para que las coordenadas sean positivas en los dos hemisferios.
Los husos obtenidos en la proyección generan una cuadrícula, donde las 20 filas,
denominadas zonas, de 8º de amplitud se identifican con una letra del alfabeto desde la C,
exceptuando la I y la O pare evitar confusiones, hasta la X. Los husos van numerados del 1 al
60 empezando a contar desde el meridiano 180º hacia el este.



Cada cuadrícula del huso se divide a su vez en rectángulos de 100 Km (cuadrícula
cienkilométrica), que se identifican por una combinación de dos letras. Estos rectángulos se
dividen sucesivamente hasta la obtención de las hojas de los mapas a gran escala.

DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 109

Las coordenadas UTM se identifican mediante unas cifras que podemos encontrar
impresas en los bordes del mapa topográfico español, en color azul. La cuadrícula se
configura para que formen cuadrados de un kilometro de lado.
Así para determinar las coordenadas de un punto sobre el mapa, solo tendremos que
seguir los siguientes pasos:
1. Localizar el punto que
queremos determinar sus coordenadas
(ejemplo: “Casa de Alenda”)
2. Se anota el número que
aparece en el borde vertical del mapa
(coordenada Y) más próximo por
debajo del punto a determinar
(ejemplo: 4247).
3. Se divide verticalmente en
diez partes la cuadrícula donde se
encuentra el punto y se mide la
distancia a la recta horizontal al punto,
estimando las centésimas (ejemplo:
0,75).
4. Se anota el número que
aparece en el borde horizontal del
mapa (coordenada X) más próximo a
la izquierda del punto a determinar
(ejemplo: 703).

5. Se divide horizontalmente en diez partes la cuadrícula donde se encuentra el punto y
se mide la distancia a la recta vertical al punto, estimado si fueran necesario las centésimas
(ejemplo: 0,9).
DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 110
Valor de las coordenadas UTM:
X = 703,90 Y = 4247,75

3. 3. - COORDENADAS LOCALES

Si nos encontramos en un lugar determinado de la Tierra, podemos definir un sistema
local de coordenadas que nos permitirá localizar otro punto, situado en el mismo plano, con
tan solo indicar un ángulo horizontal respecto al Norte y una distancia. En el caso que el
punto no se encuentre en el mismo plano necesitaremos además de un ángulo vertical.
El origen de los ángulos horizontales se denomina Norte. Dependiendo de la forma en
el que se mida dicho norte podemos distinguir:
Norte Geográfico (Ng): es la dirección del polo geométrico de la Tierra, es decir el
punto de intersección del eje de rotación con la superficie del elipsoide de referencia.
Norte Magnético (Nm): es la dirección que marca la aguja imantada de la brújula. El
norte magnético no posee una posición fija respecto a la superficie terrestre, ya que varía a lo
largo de los años. Al ángulo formado por la dirección del norte magnético respecto al
geográfico se denomina declinación magnética ( ). El valor de este ángulo no es fijo, ya que
varía con el tiempo y la posición geográfica del observador. En los mapas viene reflejado el
valor de la declinación magnética, así como el grado de variación anual.
DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 111
Como vemos en la figura, si cogemos una hoja cuya declinación magnética para el 1
de enero de 2001= 3º 37’. Variación anual de la declinación es: -7’,6. Esto quiere decir, que si
nosotros vamos a hacer un cálculo para el mes de enero de 2009, cada año desde 2001 hasta
2009 (8 años) el ángulo de declinación se habrá reducido aproximadamente 61’ ~ 1º en estos
siete años, (3º 37’ - 1º= 2º 37’), lo cual significa que debemos de utilizar como ángulo de
declinación magnética 2º 37’. Como en España la declinación es occidental de momento, el
norte magnético está al oeste del norte geográfico, que estará en 2º 37’ al este del norte
magnético.


Norte de Cuadricula (Nc) o U.T.M.: es la dirección
de la cuadricula vertical kilométrica generada en la
proyección UTM que no coincide con la dirección norte -
sur geográfica, esto solo ocurre en el meridiano central del
huso. Se denomina convergencia (e) al ángulo que forma
en un mapa la cuadricula kilométrica vertical UTM con el
norte geográfico. Dependiendo si la hoja del mapa se
encuentra al este o al oeste del meridiano central del huso,
el Norte de la cuadricula se encontrará al este (posición 1
figura) o al oeste (posición 2 figura) del norte geográfico.
En el mapa vendrá reflejada esta circunstancia así como el
valor del ángulo para el centro de la hoja.

Dependiendo respecto a qué norte
medimos el ángulo horizontal se denomina:
Rumbo (r) es el ángulo que forma una
dirección con el norte magnético y medido en el
sentido de las agujas de un reloj. Se miden con
ayuda de una brújula.
Acimut (a): es el ángulo que forma una
dirección con el norte geográfico y medido en el
sentido de las agujas de un reloj.

DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 112
Acimut = Rumbo ± Declinación

Orientación (o): es el ángulo medido sobre un mapa entre la dirección y el norte de la
cuadrícula en el sentido de las agujas de un reloj.

Los ángulos se miden en grados sobre un mapa, con
ayuda de transportador de ángulos.
Existen tres tipos de grados utilizados en topografía: los
grados sexagesimales son aquellos que suponen la
circunferencia dividida en 360 grados, a la vez cada grado se
divide en 60 partes denominadas minutos y cada minuto en 60
segundos. Los grados centesimales suponen a la circunferencia
dividida en 400 grados y cada grado en cien partes denominada
minutos y cada minuto en 100 segundos. Por último la milésima
militar que divide la circunferencia en 6.400 partes iguales
denominada milésima.




DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 113
Los ángulos verticales se miden sobre la vertical del observador. Se denomina cenit a
la intersección hacia arriba de la esfera celeste
27
y la vertical del observador y nadir a la
intersección hacia abajo. Por lo tanto podemos distinguir los ángulos mostrados en la figura.

Además de los ángulos para localizar un punto es necesario determinar la distancia
que se encuentra del observador. Se definen tres distancias:


Distancia real (D
r
): es el espacio que recorreríamos si fuéramos andando del punto O
al punto P.
Distancia geométrica (D
g
): es la longitud de la recta en el espacio que une los dos
puntos.
Distancia reducida (D
rd
): es la longitud de la proyección sobre un plano horizontal de
la distancia geométrica. Esta distancia es la que obtenemos cuando medimos directamente en
un mapa.

27
La esfera celeste es una esfera ideal, sin radio definido, concéntrica en el globo terrestre, en la cual
aparentemente se mueven los astros

DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 114
Para determinar la distancia geométrica entre dos puntos de un mapa procedemos de la
siguiente forma:

Se traza sobre un mapa, la distancia AB que queremos medir, sobre el punto que tenga
la cota más alta (B), se dibuja una recta BB’ que forme 90º con el segmento AB. La longitud
BB’, es igual al desnivel entre A y B, en el ejemplo 100 m, a la escala del mapa.
AB es la distancia reducida y AB’ será la distancia geométrica.



4.- CARTOGRAFÍA ESPAÑOLA.
En España, la publicación de cartografía, en formato papel y cada vez más en formato
digital depende dos organismos nacionales por un lado el Instituto Geográfico Nacional
(IGN), dependiente del Ministerio de Fomento y por otro el Servicio Geográfico del Ejército
(SGE) dependiente del Ministerio de Defensa.
Pero existen otros organismos que editan su propia cartografía como la realizada por el
Instituto Hidrográfico de la Marina, por el Servicio Cartográfico y Fotogramétrico del aire,
por el Instituto Geológico y Minero, por el Ministerio de Agricultura, así como las
Comunidades Autónomas (planos para urbanismo y planificación a escala 1:1.000 y 1:10.000)
y los por Ayuntamientos (planos de población a escala 1:500).

4. 1. - CARTOGRAFÍA DEL INSTITUTO GEOGRÁFICO NACIONAL
La cartografía más destacada publicada por este organismo es:
Mapa de España (1:1.000.000)
Fue la primera publicación que empleó las tintas hipsométricas. Su proyección es la
cónica conforme de Lambert.
Mapa de España (1:500.000).
Comprende 12 hojas con las siguientes denominaciones: La Coruña, Bilbao, Huesca-
Toulouse, Salamanca-Oporto, Madrid, Barcelona, Badajoz-Lisboa, Albacete, Valencia,
Sevilla y Canarias. El relieve se representa con tintas hipsométricas y la proyección es
Lambert.
DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 115
Mapas provinciales (1:200.000)
Están realizados en proyección U.T.M., tienen datos abundantes de geografía física,
lugares de interés, arqueología, cotas, etc. y se han realizado basándose en otros de escalas
mayores.
Mapa Topográfico Nacional (1:50.000) y (1:25.000)
El mapa topográfico nacional es la base para todos los mapas de España. Su escala es
de 1:50.000, aunque en los últimos años
28
se publican a escala 1:25.000. La proyección que
usa es la UTM, aunque en los mapas antiguos se usaba otra proyección
29
. El territorio
nacional se cubre con 1.130 hojas de escala 1:50.000, la primera es la de Cariño en La Coruña
y la última la de La Restringa en la isla del Hierro. Se comenzó en 1875 y se terminó en 1968.
Para realizar estas primeras hojas se usó la red geodésica. Hoy en día los mapas se trazan en
función de los datos que ofrecen los satélites y la fotografía aérea. En ellos se localizan los
vértices geodésicos y a partir de ahí se traza todo el mapa. Los mapas antiguos toman como
meridiano cero el que pasa por Madrid, pero los actuales toman como meridiano cero el de
Greenwich. En un mapa topográfico aparece la siguiente información:





28
En 1975 se publicó la primera hoja a esta escala.
29
Proyección Poliédrica, sobre planos tangentes al elipsoide de Struve.
DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 116

En la parte superior el nombre del mapa que es la población más importante que se
encuentra dentro del mapa (1).
En el ángulo superior derecho aparece el número del mapa. Los mapas actuales debajo
del número aparecen entre paréntesis dos números separados por un guión. Son las
coordenadas del huso UTM. (2).
DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 117
En la contraportada del mapa cuando está cerrado, aparecen los números de los mapas
que rodean a la hoja que tenemos entre las manos (3). Los números de los mapas anterior y el
posterior son correlativos pero los superiores e inferiores no. Con las coordenadas UTM esto
es innecesario ya que la primera cifra corresponde a números correlativos en horizontal y la
segunda a números correlativos en vertical. Aparece en un pequeño recuadro la división
administrativa.
En la parte inferior del mapa aparece la escala (4), tanto en número como gráfica, el
valor de la equidistancia, 20 metros en la escala 1:50.000 y 10 metros en la escala 1:25.000.
Así como el valor de la declinación magnética, es decir la diferencia entre el norte que marca
la brújula y el norte geográfico (5). También están los datos geodésicos de la proyección
cartográfica: elipsoide internacional de Hayford y el datum europeo (ED50)
30
(6). Además
debe aparecer la leyenda indicando qué significan los signos convencionales (7), y los tipos
de suelo (8).

4. 2. - CARTOGRAFÍA DEL SERVICIO GEOGRÁFICO DEL EJÉRCITO
Cada una de las escalas tiene su propia denominación:
Escala 1:400000: serie 4C. Guía militar de carreteras. Proyección Bonne y tintas
hipsométricas.
Escala 1:200000: serie 2C. Guía militar itinerario. Proyección Bonne y curvas de nivel
de 50 metros.
Escala 1:100000: serie C. Mapa de mando. Elipsoide de Struve, proyección Lambert y
equidistancia 40 metros.
Escala 1:50000: serie L. Proyección U.T.M. y elipsoide Hayford. Mantiene la
distribución de hojas del Mapa Topográfico Nacional del Instituto Geográfico Nacional.
Escala 1:25000: serie 5V. Plano director. Proyección Lambert y equidistancia 10
metros. Se han publicado muy pocas hojas.

4. 3. - PLANOS A ESCALA GRANDE
Se emplean escalas superiores a las estudiadas anteriormente. Estos planos
topográficos oscilan desde 1:10.000 hasta planos aislados a escala 1:100 y 1:50. Se prescinde
de la proyección por tanto ya no se habla de mapas sino de planos.
Planos de población. Destinados a información general, suelen realizarse a escala
1:10.000. Sirven de base para la realización de planeamiento (anexos, proyectos...),
organización administrativa (distritos postales, juzgados municipales, etc.). Mediante una
combinación de letras y números y una cuadrícula se pueden localizar en estos planos
cualquier elemento de la ciudad. Existen planos de población con mayor a escala 1:2.000 y
1:500, en este tipo de planos la altimetría se realiza con la cota de puntos significativos y
curvas de nivel equidistantes 0,5 metros. Las áreas metropolitanas de las ciudades sobre las
que se prevé que se extenderán dichos núcleos urbanos según el plan urbanístico, son
cartografiadas a escalas 1:5.000 y 1:2.000.

30
En un futuro la cartografía nacional utilizará el nuevo datum europeo ETRS-89.

DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 118
Planos para proyectos. Tanto para obras de ingeniería como de arquitectura, se
requieren unos levantamientos topográficos sobre los cuales se proyectan las obras. La escala
está condicionada por la finalidad del plano, así como la precisión y la equidistancia. Por
ejemplo, en la construcción de un embalse se tienen planos a escala 1:5.000 de las
dimensiones del embalse y 1:100 de la zona donde se ubica el dique. En el proyecto de
edificaciones se hacen planos topográficos desde escalas 1:500 a 1:50 y las equidistancias de
las curvas son de 1 metro incluso menores, dependiendo de lo accidentado del terreno.

4. 4. - CARTOGRAFÍA Y REFERENCIAS CATASTRALES.
La cartografía catastral se utiliza para determinar y registrar la propiedad territorial de
los bienes inmobiliarios con el fin de cualquier aplicación económica, social o jurídica. Estos
planos carecen de altimetría, puesto que la representación es de las parcelas del suelo.


La cartografía catastral se divide en dos tipos en función del suelo sobre el que se
aplica:
Urbana: Sobre suelo urbano, es decir aquel en que la edificación está consolidada.
Rústica: Sobre suelo no urbano, que corresponde suelo urbanizable y suelo no
urbanizable.

Estos dos tipos de cartografía difieren en la escala utilizada. La cartografía urbana,
debido a la importancia económica de este tipo de suelo, se emplean escalas 1:500 y 1:1.000.
En el suelo rústico, donde no se necesita tanta precisión, se utilizan escalas 1:2.000 y 1:5.000.
La toponimia es fundamental en este tipo de planos para poder localizar una finca,
pero además del paraje cada finca tiene un número de polígono y un número de parcela, de
forma que se empieza a numerar por el Noroeste y en sentido de las agujas del reloj.
Todos los bienes inmuebles se identifican por un código, la referencia catastral, que
es designado por la Dirección General del Catastro organismo dependiente del Ministerio de
Economía y Hacienda. Este código alfanumérico, permite situar el bien inmueble en la
DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 119
cartografía catastral oficial. Podemos encontrarnos dos tipos de estructura de referencia
catastral, de acuerdo si el bien es urbano o rústico.
Referencia catastral urbana
Está compuesto de veinte caracteres alfanuméricos los siete primeros identifican la
finca o parcela, los siete siguientes indican la hoja de plano donde se ubica, los cuatro
siguientes identifican el inmueble dentro de la finca y, finalmente, los dos últimos son
caracteres de control que permiten conocer si los dieciocho anteriores son correctos,
impidiendo (o detectando) errores de grabación. Veamos un ejemplo:

9377303 YH1497G 0021 XP
Donde:
Finca o parcela: 9377303
Hoja del plano: YH1497G
Local o piso: 0021
Dígitos de control: XP

Veamos el significado de los caracteres referentes a la hoja del plano E1:500. Las dos
primeras letras (YH), corresponden a la cuadricula cienkilométrica UTM, Los dos números
siguientes (14 y 97), fijan la posición en la cuadrícula de cien y diez kilómetros cuadrados
respectivamente:
DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 120

La letra (G) corresponde a las ocho zonas en las que divide el cuadrado de un
kilometro. Dentro del mismo aparece la referencia de la parcela dentro de cuadrado de 100 x
100 metros.

DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 121
Referencia catastral rústica
En este caso los veinte caracteres corresponden a lo siguiente: los dos primeros
identifican la provincia, los tres siguientes el municipio, el siguiente es el carácter que
corresponde al sector, que señala el agregado o zona de concentración parcelaria (en su caso),
los tres siguientes identifican el polígono (el término municipal se divide en polígonos en
función de la homogeneidad de cultivos, existencia de accidentes geográficos, etc.), los cinco
siguientes identifican cada parcela dentro del polígono correspondiente, los siguientes cuatro
caracteres permitirán detectar o identificar los inmuebles existentes dentro de la parcela y,
finalmente, los dos últimos son caracteres de control que cumplen idéntico cometido al
señalado en el caso anterior. Veamos un ejemplo:


03 129 A 008 00023 0000 FP

Provincia: 03
Municipio: 129
Sector: A
Polígono: 008
Parcela: 00023
Identificación de la construcción: 0000
Dígito de control: FP


DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 122
5.- NAVEGACIÓN
5. 1. - LA BRÚJULA
La brújula es el instrumento empleado para orientarse y medir rumbos. Existen
muchos modelos de brújulas, pero el más generalizado es la brújula magnética. Consta de una
aguja imantada que puede girar libremente, dentro de una carcasa, tendiendo a orientarse
siguiendo las líneas de fuerza del campo magnético terrestre, señalando la dirección del norte
magnético.
El modelo, que vamos a describir a continuación, es el empleado en prácticas de
orientación sobre mapas.


Dispone de una carcasa transparente en la que están dibujadas una serie de líneas
auxiliares, un limbo graduado para la medida de rumbos y una aliada o mira para trazar
visuales. La carcasa contiene un líquido que amortigua el movimiento de la aguja imantada,
para que no oscile durante las mediciones. Esta carcasa es circular y está rodeada por un
limbo graduado en grados sexagesimales, en sentido de las agujas del reloj. Dibujado en el
fondo se encuentra la flecha de dirección y las líneas de meridiano. Estas líneas auxiliares
giran solidariamente con el limbo móvil y se emplean para el transporte de ángulos sobre los
mapas, como veremos más adelante.
La punta de la flecha de dirección coincide con el cero de la graduación del limbo, por
lo que la brújula medirá rumbos. Este modelo puede ser ajustado para que mida el acimut,
para lo cual, se puede desplazar los grados de declinación magnética existentes en el lugar de
utilización, la punta de la flecha al este o al oeste del cero del limbo. De esta manera las
medidas que realicemos estarán corregidas en declinación.



DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 123
5. 2. - UTILIZACIÓN DE LA BRÚJULA
5.2.1.- Medida de rumbos

Determinación del rumbo del punto P:

Colocar la brújula frente a nuestros ojos.


Girar el cuerpo hasta que el punto P quede alineado con la mira M.

Sin moverse, girar el limbo graduado de la brújula, hasta que coincida con la flecha de
orientación sobre la aguja magnética, así como los colores.


El valor del rumbo lo podemos leer en el índice de la brújula

DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 124
Determinación de un rumbo conocido:

Girar el limbo graduado de la brújula, hasta que tengamos en el índice, el valor del
rumbo a seguir.

A continuación, girar el cuerpo hasta que la aguja se superponga con la flecha de
orientación, con los colores coincidentes. Los índices determinan la dirección buscada.

Hallar un rumbo sobre un mapa

Dibujar sobre el mapa la posición de partida A y el destino B. Colocar la brújula sobre
el mapa, de modo que uno de los lados coincida con la recta que une dichos puntos y la tapa
quede en dirección al destino. Girar el limbo graduado, hasta que las líneas marcadas sobre la
carcasa giratoria, queden paralelas a los meridianos de la cuadricula del plano, con la flecha
de orientación señalando al norte.

La orientación del destino se lee en el índice. Se realizar las transformaciones
necesarias para obtener el rumbo. Con el rumbo así obtenido se procede como en el apartado
de la determinación sobre el terreno de la dirección de un rumbo conocido.
DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 125


5.2.2.- Medida de posiciones sobre un mapa

Cuando no se conoce la posición en el mapa, pero pueden identificarse dos o más
objetos visibles (vértices geodésicos, edificaciones, etc.) y localizarlos en el mapa, se puede
hallar la posición empleando el siguiente método.
Supongamos que nos encontramos en algún lugar de 3 e identificamos en 1 y 2 los
vértices de San Pascual y del Fontcalent. (Ver figura)



Seguiremos los siguientes pasos:
DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 126
1. Medimos el rumbo del vértice de San Pascual, mediante el método anteriormente
descrito.
2. Hacemos las correcciones oportunas para transformarlo en un ángulo de
orientación.
3. Colocamos la brújula sobre el mapa, con la tapa extendida hacia el vértice, de tal
forma que el borde largo pase por él. Girar la brújula sobre el pico, hasta que las líneas
marcadas sobre el limbo móvil queden paralelas a los meridianos UTM.


4 Trazar una línea que pase por el vértice siguiendo el borde de la brújula.

5 Repetir el mismo procedimiento para el otro vértice, (paso 3 y 4). El punto de
intersección de las dos direcciones obtenidas, nos dará la situación donde nos encontramos.




DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 127
6.- SISTEMAS DE POSICIONAMIENTO GLOBAL (GPS)

6. 1. - FUNCIONAMIENTO DEL GPS
El Sistema de Posicionamiento Global GPS fue desarrollado por el Departamento de
Defensa de Estados Unidos. Consiste en 24 satélites distribuidos en seis planos orbitales.
Los satélites se mantienen en órbitas semicirculares a una altitud de 20.000 Km.,
dando una vuelta alrededor de la Tierra cada 12
horas. Las órbitas están situadas de tal manera que
siempre hay cuatro satélites visibles para un
observador en todo momento y desde cualquier punto
del globo.
Cada satélite posee un reloj atómico de gran
precisión y emite una señal electromagnética que
lleva codificada la hora a la que ha sido emitida, a
que satélite pertenece y su posición exacta en su
órbita. Estas señales emitidas por los satélites son
captadas por un receptor GPS (navegador) situado en
un punto P sobre la superficie de la Tierra, del que
queremos hallar sus coordenadas geográficas o UTM.

El navegador reconoce el satélite que ha emitido la señal, así como el tiempo que ha
tardado en recorrer la distancia que separa la posición del satélite en órbita hasta el punto P.
Esto se consigue mediante una sincronización entre el reloj del satélite y el del receptor.
Como las ondas electromagnéticas van a una velocidad fija (300.000 Km./s), se calcula la
distancia existente entre el satélite y el punto P.
Si te reciben simultáneamente las
señales emitidas por al menos cuatro
satélites, se puede calcular la posición
exacta del punto P. Para ello se emplea
un método conocido como triangulación.
Si captáramos solo la señal del satélite 1
(ver figura), nuestra posición podría ser
cualquier punto situado dentro del círculo
rojo, si captamos también el satélite 2, el
punto estará dentro de la superficie
intersección del círculo rojo con el verde.
Con el satélite 3 la zona se delimita más.
Si el cálculo es correcto la superficie
iluminada por el satélite 4 pasará por el
punto P. Pero como la precisión del reloj
del receptor no es la misma que la del satélite, hacen falta una serie de cálculos matemáticos
correctores, que realiza el receptor, con el fin de determinar las coordenadas geográficas y
altitud del punto P, puesto que la posición de la órbita de los satélites se conoce con precisión.
Si se incrementa el número de satélites la precisión del cálculo es cada vez mayor. De todas
formas hay que tener presente la existencia de errores que hacen que la posición obtenida por
un receptor GPS pueda estar contenida en un círculo de entre 5 y 30 metros.
DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 128
Uno de los errores más importantes es el denominado de disponibilidad selectiva. Esta
inducido deliberadamente por el Departamento de Defensa de Estados Unidos, propietario de
los satélites, con el fin de evitar que el sistema GPS sea empleado contra los intereses de este
país. Para ello introducen en ciertas zonas del globo terrestre un error que puede llegar hasta
los 300 m.
Los errores del GPS se pueden corregir por medio de los que se denomina corrección
diferencial. Este sistema consiste en situar un receptor de referencia situado fijo sobre un
punto de coordenadas geográficas conocidas con exactitud (por ejemplo un vértice
geodésico). Este receptor compara la posición real con la deriva de los datos obtenidos con los
satélites. Esto permite determinar el error existente. A continuación genera un mensaje de
corrección que es emitido por radio. Así que los receptores próximos pueden servirse de este
dato para calcular su posición con una gran precisión. Este sistema se emplea cuando se
necesita una gran precisión como es el caso de los trabajos topográficos o geodésicos.

6. 2. - RECEPTORES GPS PORTÁTILES
Hoy en día, se ha generalizado la utilización de
receptores GPS portátiles en actividades o deportes al aire libre,
tales como senderismo o bicicleta de montaña. Estos receptores
(ver figura) llevan incorporados habitualmente una cartografía
digital accesible a través de una pantalla (1), en el que se puede
visualizar un cursor, con forma de flecha, que nos indica nuestra
posición actual sobre el mapa o de manera numérica mediante
coordenadas geográficas o UTM:

Mediante el mando (2) se puede examinar el mapa y
por medio del teclado (3) acceder a los distintos menús y
configuraciones.
Sobre el mapa digital se pueden situar lo que se
conoce como waypoints. Con este término nos referimos a
una serie de puntos de coordenadas conocidas, que
determina la situación de un objeto o lugar en un mapa.
Dichos puntos se introducen mediante coordenadas
conocidas, memorizando la posición actual del receptor o
señalando un punto del mapa digital. Estos puntos aparecen
señalados con un nombre o por defecto con las siglas WP ó
WPT seguidas de un número (por ejemplo el punto
WP0010).
DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 129


Cuando nos desplazamos con el GPS, el receptor almacena una serie de puntos que
nos dibuja, en la cartografía digital, el camino real recorrido sobre el terreno. Este trazado se
denomina track (senda). Una ruta es una sucesión encadenada de segmentos o tramos que
enlazan waypoints, que son los hitos de la ruta, es decir lugares de referencia que actúan como
vértices. En la figura el primer tramo de una ruta sería es la
linea que une el waypoint A con el B. En los espacios
abiertos, como un desierto o el mar, seguir una ruta es fácil.
Pero en terrenos montañosos el itinerario debe ajustarse al
entorno y rara vez se puede ir en línea recta.
Cuando marcamos una ruta sobre la cartografía digital,
el receptor GPS calcula el rumbo inicial, es decir el ángulo
horizontal que forma con el norte magnético. Si el terreno es
irrecular seguimos un track, el receptor nos indica en cada
momento de manera ininterrumpida, la desviación, es decir la
distancia entre la ruta y la posición actual, representada por un
triángulo en la figura. También nos indicará el rumbo que
llevamos, así como la velocidad que llevamos.

DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 130
Dado que el objetivo de una ruta es guiarnos desde A hasta B, el GPS calcula la
distancia que nos separa del punto de destino y la dirección o giro que deberíamos seguir para
llagar a él.
Toda esta información se presenta de forma numérica. Si el dispositivo dispone de
brújula, en la misma, se indica la dirección de la marcha (flecha verde) y el rumbo al destino
(punta de flecha negra). La diferencia angular entre ambas marcas nos indica el giro (figura
izquierda). Si queremos seguir la dirección correcta este giro debe ser cero (figura derecha).


El empleo de un GPS no sustituye el uso de la brújula y la cartografía tradicional,
simplemente ayuda en la navegación. Pero al ser un dispositivo electrónico puede sufrir
alguna avería o agotarse la batería, por lo tanto siempre hay que disponer de los métodos
tradicionales cuando vallamos por sitios desconocidos, ante posibles contingencias.
Como hemos visto con el GPS podemos conocer las coordenadas geográficas o las
UTM del sitio donde nos encontramos. Para el cálculo del valor numérico de las coordenadas
UTM es necesario fijar un datum
31
, ya que un mismo punto puede tener valores de
coordenadas distintos según el datum considerado. Los receptores GPS trabajan internamente
con el datum denominado WGS84. Pero es posible configurar el equipo para que transformen
los valores de las coordenadas UTM a otros datum, como, por ejemplo, el European 1950
(ED50) que, corresponde al utilizado en la confección de la cartografía española
32
. Hay que
tener en cuenta que al cambiar el datum del GPS, solo es a efectos de la transformación de las
coordenadas al nuevo datum , ya que el aparato sigue trabajando internamente con el datum
WGS84.
Si se va a identificar en un mapa la posición leída con ayuda de un GPS es importante
que el receptor este configurado para que dé los datos en el datum con el que se ha
confeccionado el mapa, ya que puede ser fuente de errores. Así por ejemplo las coordenadas
geográficas
33
: LAT 38º 23’ 17’’ N LOG 0º 25’ 54’’
Se corresponden según el ED50 a: X = 724,340 Km Y = 4252,064 Km.
Pero para el WGS84 son: X= 724,235 Km Y= 4251,865 Km.
Lo que representa una separación de 225 metros entre las dos posiciones.


31
Ver apartado: La forma de la Tierra.
32
Ver apartado: Cartografía del instituto geográfico nacional.
33
Las coordenadas geográficas también dependen del datum, en este caso son las correspondientes al WGS84.
DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 131
7.- ANÁLISIS DE LA ZONA DE INTERVENCIÓN
Supongamos que tenemos el siguiente escenario donde se puede desarrollar un
incendio forestal, suponemos un punto de inicio (PF) y una dirección del viento.
Con estos datos podemos estimar que la dirección del viento hará que el incendio se
propague a la zona marcada, que llamaremos zona de intervención (ZI)

DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 132

En dicha zona deberemos analizar la altimetría y la planimetría existente en la ZI, este
análisis permite planificar y anticipar los trabajos de gestión de la emergencia, tales como
frentes a atacar, posición de los medios de extinción, formas de acceder al incendio, vías de
escape, puntos sensibles, tipo de masa forestal, etc.
Un primer paso sería identificar los salientes o crestas, y por otro lado los entrantes o
vaguadas. La razón es que dependiendo de que el incendio suba por una vaguada o baje o
culmine una cresta, la propagación del fuego será muy distinta, ya que existe una gran
dependencia de la forma del territorio en la propagación del fuego. Para ello solo tenemos que
dibujar sobre el plano la posición de las crestas en rojo y las vaguadas en azul dentro de la
posible zona de intervención.


En cuanto a la planimetría deberemos identificar los vías de comunicación, tanto las
penetrantes (verde) es decir que nos permiten acceder al frente del incendio, como las
circundantes (marrón) necesarias para rodear el incendio con los medios de extinción.
También detallaremos los puntos sensibles, es decir poblaciones, refugios, acampadas,
tendidos eléctricos puntos de abastecimiento de agua, etc. (círculos amarillos). Si la
cartografía esta actualizada, no marcará el tipo de vegetación existente


DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 133

El resultado de este análisis lo tenemos en el siguiente plano, en el que el equipo
interviniente puede guiarse para gestionar los trabajos de extinción:
DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 134

Sobre este plano se puede dibujar el avance del incendio:



DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 135
METEOROLOGÍA. INTERPRETACIÓN DE ÍNDICES Y VARIABLES
METEOROLOGÍCAS EN INCENDIOS FORESTALES (R.QUILEZ)
1.- METEOROLOGÍA.-
La meteorología es la ciencia interdisciplinaria, fundamentalmente una rama de la
física de la atmósfera, que estudia el estado del tiempo, el medio atmosférico, los fenómenos
allí producidos y las leyes que lo rigen.
La meteorología constituye un factor básico que influye en la evolución de los
incendios forestales. Las condiciones meteorológicas son el factor variable sobre el que no se
puede actuar directamente, aunque se puede medir, predecir y utilizar como elemento de gran
ayuda en las operaciones de ataque y control de los incendios forestales.



Las variables meteorológicas más influyentes en la evolución de los incendios
forestales son la temperatura, la humedad relativa del aire y el régimen de vientos (regionales,
locales, de valle, brisas marinas, efecto foëhn), aunque también tienen gran importancia e
incidencia, algunos fenómenos específicos como las tormentas o las inversiones térmicas.

2.- LA TEMPERATURA
La temperatura se puede definir como el grado de calentamiento o enfriamiento de una
sustancia, y en materia de incendios forestales se podría definir como el resultado de la acción
de la radiación solar sobre la superficie terrestre y la atmósfera, además, los grandes incendios
forestales generan mucho calor a escala local.

DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 136
24 ° C
35 ° C
18 ° C
46 ° C
CAMPOS ARADOS
PASTIZALES
Y
ARBUSTOS
BOSQUE
LAGUNA
24 ° C
35 ° C
18 ° C
46 ° C
CAMPOS ARADOS
PASTIZALES
Y
ARBUSTOS
BOSQUE
LAGUNA

La temperatura varía con la hora del día, la exposición y la altura del terreno, y está
influenciada con la cercanía del mar o grandes masas de agua. Cuanto mayor es la
temperatura, mayor es desecación de los combustibles vegetales.

3.- LA HUMEDAD RELATIVA DEL AIRE
Es la relación de la cantidad actual de vapor de agua en un volumen de aire y la
cantidad que podría mantener, si fuera saturado a la misma temperatura (expresado en %).

La humedad relativa está en continuo cambio en la atmósfera, condensándose a estado
líquido, congelándose y pasando a estado de hielo, o evaporándose a estado gaseoso.
Existe un equilibrio dinámico entre el contenido de agua del combustible forestal y la
atmósfera, pasando humedad de la atmósfera a los combustibles forestales, si estos están más
secos que la atmósfera, o desecando estos cuando estos están más húmedos que la atmósfera
que los rodea. Al subir la temperatura, la humedad relativa disminuye, como referencia, cada
10º c que aumente la temperatura, la humedad baja a la mitad.



4.- EL VIENTO
El viento es el factor meteorológico más crítico que afecta al comportamiento del
fuego. Es el más difícil de predecir, ya que varía significativamente en el tiempo y en el
espacio. Esta variabilidad, particularmente en terrenos abruptos, puede acarrear consecuencias
a nivel de seguridad y de control del incendio, y provocar la muerte de algunos combatientes.
DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 137
El viento es el movimiento horizontal del aire relativo a la superficie terrestre. Este
movimiento de aire es el resultado de diferencias de temperatura a pequeña y gran escala, así
como de la rotación de la tierra.
La dirección del viento se define como la dirección desde la cual el viento sopla y
normalmente se describe usando una brújula de 8 puntas (N, NE, E, SE, S, SO, O, NO).
El movimiento del aire, o viento, sucede en un rango de escalas, desde sistemas a gran
escala afectados por la transferencia de calor del ecuador a los polos, hasta pequeños
remolinos o torbellinos que se forman alrededor de obstáculos o barreras.
El viento determina la dirección de avance del fuego y favorece el aporte de oxigeno,
aproxima las llamas al combustible situado en la dirección de avance del viento, desplaza
chispas y pavesas, provocando la aparición de nuevos focos en zonas alejadas del frente de
fuego, y condiciona cambios en la dirección, sentido y velocidad de desplazamiento del
incendio.


4. 1. - VIENTOS REGIONALES
Es necesario conocer y prever los efectos de los vientos regionales ya que su
incidencia en la evolución de un incendio forestal puede llegar a ser determinante, ya que en
función de su dirección de procedencia en relación con la situación del mar o la tierra,
provocará que aporten humedad o desequen el combustible.

N
DEL NORT O
TRAMONTANA
W
PONENT
NW
MISTRAL
NE
GREGAL
E
LLEVANT
SE
XALOC
S
DEL SUR O
MIJORN
SW
LLEBEIG
N
DEL NORT O
TRAMONTANA
W
PONENT
NW
MISTRAL
NE
GREGAL
E
LLEVANT
SE
XALOC
S
DEL SUR O
MIJORN
SW
LLEBEIG


DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 138
4. 2. - VIENTOS LOCALES
Los vientos locales son producto de diferencias a pequeña escala en la temperatura y la
presión del aire y afectan a la parte más baja de la atmósfera.
El terreno afecta en medida considerable a los vientos locales. Cuanto más variado sea
el terreno, mayor será su influencia. Con frecuencia, el efecto de los vientos locales es más
importante para el comportamiento del fuego que los vientos producidos por patrones de
presión a gran escala. En muchas zonas, especialmente en zonas escarpadas, los vientos
locales son los vientos que predominan a diario.
Los vientos de ladera, son vientos ascendentes por el día y descendentes por la noche,
ya que se deben al calentamiento de la superficie terrestre por efecto del sol, y esta a su vez
calienta la masa de aire que está en contacto con ella, produciéndose corrientes de aire
ascendentes, y con la retirada del sol se produce el efecto contrario. Durante el día alcanzan su
mayor intensidad a mediodía, que es cuando más se calienta la superficie terrestre por efecto
del sol. El cambio de sentido es gradual, y suele darse un periodo de calma entre ambos.
Los vientos ascendentes de ladera se desplazan a velocidades que oscilan entre los 6 y
12 km/h, aunque pueden ser incluso mayores. La orientación de la ladera y la duración de la
insolación determinan la velocidad del viento. La cubierta nubosa afecta al calentamiento
solar en la superficie y puede reducir la velocidad de los vientos ascendentes de ladera.
En días despejados, las laderas norte tienden a experimentar los vientos más flojos,
mientras en las laderas oeste y sudoeste soplan los vientos más intensos.


Los vientos locales de valle, son vientos que se producen entre dos laderas unidas y
enfrentadas por la base. tienen el mismo origen y comportamiento que los de ladera.

DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 139


4. 3. - BRISAS MARINAS
Las brisas son vientos originados por la diferente velocidad de calentamiento de la
tierra y el mar. Desde mediodía hasta el atardecer, soplan de mar hacia tierra, y desde 2 o 3
horas después de la puesta del sol hasta el amanecer de tierra hacia el mar. Su influencia es
menor conforme nos alejamos de la costa, y son muy importantes de cara al aporte de
humedad a los combustibles forestales.


A brisa marina diurna
B brisa marina nocturna.

4. 4. - VIENTOS FOËHN
Se denomina efecto Foëhn, a un fenómeno meteorológico que da origen a un viento
muy cálido y seco de gran intensidad, que sopla desde regiones altas, situadas a barlovento,
DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 140
hacia las bajas, a sotavento. Su alta velocidad y las condiciones especialmente desecantes que
conlleva, condicionan el contenido en humedad de los combustibles muertos, modificando el
comportamiento del incendio.


5.- ESTABILIDAD E INESTABILIDAD ATMOSFÉRICA
La estabilidad atmosférica se puede definir como la resistencia de la atmósfera al
movimiento vertical, así, al igual que el viento se definía como el movimiento trasversal de
una masa de aire, el movimiento vertical del viento es controlado por la estabilidad
atmosférica.
Dependiendo de la estabilidad de la atmósfera, el aire puede elevarse, caer, o permanecer a la
misma altura. El viento estable impide el movimiento vertical y el inestable lo acentúa.
La temperatura de aire varía en función de la altitud, así, la temperatura decrece a medida que
aumenta la altura, lo cual afecta al contenido de humedad del aire.
Hay tres tipos de variación de la temperatura con relación a la altura, en función de su
contenido en humedad, la variación seca, la húmeda y la equilibrada.
La variación seca implica un incremento de la temperatura de 1,8º C por cada 100 metros que
se desciende, la variación húmeda un incremento de 1ºC por cada 100 metros que se
desciende y la equilibrada un incremento de 1,15º C por cada 100 metros que se desciende en
altura.
A medida que el aire se enfría, su humedad relativa se incrementa.
Para la extrapolación de lecturas meteorológicas desde observatorios al lugar donde se
desarrolla un incendio, se suele utilizar la siguiente norma, se supone que cada 100 metros
que se desciende, la temperatura se incrementa 1ºC y cuando la temperatura aumenta 10ºC, la
humedad relativa baja a la mitad, excepto en atmósferas con un contenido en humedad
relativa superior al 60 -65%, en donde la humedad relativa baja una cuarta parte.
En la atmósfera hay una serie de procesos que tienden a ganar el balance entre las condiciones
climatológicas que se están dando, así hay un enfrentamiento constante entre altas presiones y
bajas presiones, aire caliente frente a aire frío, aire seco frente a aire húmedo. Parte de este
balance afecta al movimiento vertical de las masas de aire.
DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 141
Si estas condiciones están equilibradas, se habla de atmósfera estable, y si no lo están, se dice
que la atmósfera está inestable.
Se puede afirmar que:
÷ Si el descenso de la temperatura a medida que subimos en altura, es mayor de 1,8ºC por
cada 100 metros, se dice que el aire está inestable y habrá movimiento vertical de la
temperatura. Estás condiciones afectarán directamente al comportamiento del incendio.
Los vientos pueden ser más fuertes y los saltos de fuego se pueden producir a mayos
distancia.
÷ Si el descenso de la temperatura es inferior a 1,8º C por cada 100 metros, se dice que el
aire está estable. El comportamiento del incendio se mantendrá igual o descenderá.
÷ Si el descenso de la temperatura es de 1,8ºC por cada 100 metros, se dice que el aire está
neutral. Estas condiciones se mantienen durante poco tiempo.

El aire en las áreas de altas y bajas presiones está en constante movimiento vertical. El
aire en una célula de altas presiones desciende. En la superficie, este aire descendente diverge
del centro de altas presiones hacia el centro de una célula de bajas presiones. En el centro de
la célula de bajas presiones, el aire asciende. Cuando alcanza la cima del área de bajas
presiones, el aire diverge y se desplaza hacia la cima de la célula de altas presiones.
Los mismos movimientos verticales de aire asociados con las altas y bajas presiones
pueden observarse en una columna de humo y en los gases asociados con un incendio. La
columna de humo actúa como una célula de bajas presiones a pequeña escala, donde el aire
entrante converge en el centro y asciende desde la superficie. A ambos lados de la columna se
forman áreas de altas presiones de pequeña escala, donde el aire descendente diverge hacia el
fuego.


5. 1. - INVERSIÓN TÉRMICA
Una inversión térmica es un incremento de la temperatura del aire con la altura, que
bloquea la circulación vertical de viento, impidiendo su salida hacia capas altas.
Una inversión térmica puede detener el fenómeno de convección, actuando como una capa
aislante, y cuando por algún motivo esta capa se rompe, el fenómeno de convección se
DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 142
acelera, evacuando el aire caliente que hay a nivel de superficie hacia las capas altas de la
atmósfera, reemplazando el aire caliente, por otro frío que entra a nivel superficial.
El fenómeno de inversión térmica se presenta cuando, en las noches despejadas, el
suelo se enfría rápidamente por radiación. El suelo a su vez enfría el aire en contacto con él
que se vuelve más frío y pesado que el que está en la capa inmediatamente superior. Esto
ocurre especialmente en invierno, en situaciones anticiclónicas fuertes que impiden el ascenso
del aire y concentran la poca humedad en los valles y cuencas, dando lugar a nieblas
persistentes y heladas.
Este fenómeno meteorológico es frecuente en las mañanas frías sobre los valles de
escasa circulación de aire en todos los ecosistemas terrestres. También se presenta en las
cuencas cercanas a las laderas de las montañas en noches frías debido a que el aire frío de las
laderas desplaza al aire caliente de la cuenca.

Generalmente, la inversión térmica se termina (rompe) cuando al calentarse el aire que
está en contacto con el suelo se restablece la circulación normal en la troposfera. Esto puede
ser cuestión de horas, pero en condiciones meteorológicas desfavorables la inversión puede
persistir durante días.
La rotura del cinturón térmico, cuando el incendio se encuentra por debajo de este,
puede suponer una situación muy peligrosa, ya que la rápida evacuación de aire caliente por
una masa de aire frío en superficie, provocará un cambio radical en el comportamiento del
incendio, provocando su alineación con las laderas ascendentes, generando rápidas carreras de
propagación en estas alineaciones, es decir, un incendio lento y perezoso puede convertirse en
una deflagración en cuestión de segundos.
En la siguiente fotografía, correspondiente al momento de la rotura de un cinturón
térmico en el incendio de Torremanzanas (Alicante), agosto de 2005, se puede apreciar el
efecto de la deflagración sobre la ladera, y la bola de evacuación de humo en altura, con la
consiguiente entrada de aire en superficie por la ladera, que volvió a quemar la zona por
donde había pasado el incendio, que se encontraba con potencial de retorno.
DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 143


Existen cuatro tipos de inversiones térmicas, y la rotura de su cinturón puede tener un
efecto muy negativo en el comportamiento del incendio. Estas cuatro inversiones son:
1. La de radicación, que es la típica, donde el cinturón térmico se ancla en las laderas de un
valle.
2. La inversión frontal, en donde el movimiento de un frente frío bloquea la salida del aire
hacia las capas más altas por la diferencia de temperatura.
3. La inversión marina, en donde una masa de aire frío entra desde el mar hacia la costa,
bloqueando el ascenso de aire cálido hacia las capas más altas.
4. La inversión de subsidencia, en donde una masa de aire frío desciende desde las capas
altas, bloqueando la salida de aire cálido.


DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 144
5. 2. - TORMENTAS
Una tormenta es un fenómeno caracterizado por la coexistencia próxima de dos o más
masas de aire de diferentes temperaturas. Este contraste asociado a los efectos físicos
implicados desemboca en una inestabilidad caracterizada por lluvias, vientos, relámpagos,
truenos y ocasionalmente granizos entre otros fenómenos meteorológicos.
Aunque científicamente se define como tormenta a aquella nube capaz de producir un
trueno audible, también se denominan tormentas en general a los fenómenos atmosféricos
violentos que, en la superficie de la tierra están asociados a lluvia, hielo, granizo, electricidad,
nieve o vientos fuertes, que pueden transportar partículas en suspensión como la tormenta de
arena o incluso pequeños objetos o seres vivos.
Se deben extremar las precauciones al atacar un incendio forestal en presencia de
tormentas. la atmósfera será muy inestable, lo que puede provocar cambios bruscos en la
dirección e intensidad del viento.
Las tormentas tienen 3 fases en su proceso de formación:
1. Fase de crecimiento.- Esta fase comienza con la formación de una nube cúmulo en la parte
alta de una masa de aire. Durante esta etapa se produce una absorción de aire hacia la base de
la nube.



2. Fase de maduración.- Cuando la nube se va desarrollando el agua y el granizo comienza a
caer en su base, esto provoca que el viento caiga con ella, la tormenta sigue absorbiendo aire
cálido por uno de sus extremos a 10 ó 20 km/h y por el otro genera ráfagas de aire frío
descendentes y erráticas que pueden llegar a alcanzar velocidades de 80 ó 90 km/h. En caso
de que la tormenta se desarrolle sobre un incendio activo, el comportamiento de este se puede
volver errático, debido al desplome de viento que se produce durante esta fase.

DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 145


3. Fase de disipación.- Esta fase comienza cuando la ascensión térmica finaliza, las
corrientes de aire descendentes se hacen mucho más lentas y las fuentes de humedad y energía
finalizan, la lluvia se hace más débil o para. La diferencia de temperatura entre la nube y el
aire circundante se iguala y la nube se disipa.



6.- ÍNDICES METEOROLÓGICOS
En este apartado se van a citar diferentes índices de estimación de riesgo de incendios
y de severidad de los mismos utilizados en diferentes partes del mundo, así como el índice de
Haines, que se creó para valorar el potencial que tiene la atmósfera para que se puedan
producir incendios convectivos.
Las variables meteorológicas consideradas de manera individual no permiten predecir
adecuadamente el peligro de incendio. Por esta razón, se utilizan los denominados índices
meteorológicos de peligro, que sintetizan, a partir de un indicador numérico o cualitativo, el
efecto de las condiciones meteorológicas pasadas y presentes en el estado del combustible.
La mayoría de los sistemas actuales que evalúan el peligro de incendio se basan en
estos índices meteorológicos principalmente por dos razones: por un lado y como hemos
indicado, sintetizan las condiciones meteorológicas que influyen en el contenido de humedad
DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 146
de los combustibles, y por otro, su cálculo no requiere de un muestreo específico, pues
utilizan variables meteorológicas registradas en estaciones tradicionales.

6. 1. - ÍNDICE DE HAINES
Este índice combina dos factores
que pueden influir en el comportamiento
del fuego: el gradiente vertical de
temperatura y el grado de humedad en el
aire. La variación vertical de temperatura,
en la parte baja de la atmósfera, puede
influir en el desarrollo de la columna de
convección sobre el incendio. Los niveles
del gradiente vertical de temperatura,
indican inestabilidad, pudiendo
incrementar el desarrollo de la
convección sobre el fuego, así se
incrementan las posibilidades de que se
de un comportamiento errático o extremo
del incendio.
La humedad relativa en las capas
bajas de la atmósfera es un factor que
influye en la humedad del combustible en
superficie. Valores bajos de humedad del
combustible, incrementan las
posibilidades de que se dé un
comportamiento extremo de incendios.

El estudio de Haines se basó en el análisis de las peores campañas de incendios
forestales, a lo largo de todo USA, durante un periodo de 20 años, recopilando datos de 29
estados, en donde analizó 29 grandes incendios de la costa oeste y 45 del este. De este estudio
concluyó que sólo el 5% de los días de la campaña tenían un índice de Haines extremo,
mientras que el 45% de los grandes incendios o incendios con comportamiento errático,
coincidían con un índice de Haines extremo.
El Índice de Haines, que combina valores de inestabilidad atmosférica y sequedad del
aire, es un indicador de la potencialidad de crecimiento de los incendios.
La sequedad del aire afecta al comportamiento del fuego, reduciendo la humedad del
combustible fino muerto, por lo que hay más combustible disponible para el incendio, e
incrementa la posibilidad de que se den saltos de fuego. La inestabilidad atmosférica afecta al
comportamiento del fuego, aumentando el desarrollo de la columna de convección, lo que
acarrea grandes velocidades de viento en superficie, así como grandes ráfagas de viento
dentro del fuego para reemplazar el aire evacuado por la columna de humo. Este es el
mecanismo por el cual el incendio genera su propio viento.
El índice de Haines tiene valores del 1 al 6, cuando alcanza los valores de 5 ó 6, la
probabilidad de comportamiento extremo de incendio (antorchando y saltando) se incrementa
significativamente. Este índice está bien adaptado para incendios dominados por su columna
Incendio Ayora, julio 2007
DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 147
de convección, que son aquellos donde el poder del incendio es más grande que el del viento.
El viento no es un parámetro que se utilice en este índice.

6. 2. - ÍNDICE METEOROLÓGICO DE PELIGRO CANADIENSE
Índice desarrollado originalmente en 1970 y actualizado en sucesivas ediciones, la más
reciente en 1984. Estima el comportamiento del fuego en un tipo de combustible estándar
(pino maduro) que se encuentra de forma más o menos continua a través de Canadá. En su
diseño se define como principal objetivo la obtención de un índice de peligro de incendio
basado sólo en la meteorología, que utilizaría para dar resultados uniformes en todo el país.
El índice final FWI (Fire Weater Index), como otros componentes del sistema
canadiense, se obtuvo a partir de diferentes fuentes de información. La forma de integrar esta
información consiste en utilizar la teoría y la experimentación en el laboratorio para planificar
y analizar los experimentos de campo. En el desarrollo de la investigación siempre se utiliza
información de varias fuentes, pero el análisis final siempre se base en la experiencia de
campo; por tanto, podemos decir que se trata de un método inductivo.
La estructura del FWI se basa en tres códigos de humedad, que son representativos del
contenido de humedad en distintos tipos de combustibles. En cada uno de estos 3 códigos se
desarrolla un índice auxiliar con dos fases, una aporta humedad tras la lluvia, mientras que la
otra introduce un factor de perdida de humedad en periodos sin precipitaciones.
Resumiendo, el índice meteorológico de peligro canadiense incorpora los efectos de
los factores meteorológicos (pasados y presentes) y la época del año para proporcionar
información acerca del peligro de incendio y sus características. Se calcula diariamente con
datos obtenidos en más de 1.000 estaciones meteorológicas. En la actualidad, el Servicio
Forestal Canadiense realiza una interpolación espacial de los índices meteorológicos, a partir
de métodos tradicionales de interpolación, para conocer la distribución espacial del peligro de
incendio. Como resultado final se pueden consultar mapas diarios, con la distribución de los
índices meteorológicos que componen el FWI.

6. 3. - SISTEMA DE PELIGRO ESTADOUNIDENSE
En Estados Unidos el NFDRS (National Forest Danger Raiting System) utiliza
información meteorológica para determinar el peligro de incendio. En el cálculo de los
componentes e índices del sistema de peligro se otorga un papel importante a la variación
estacional en la humedad del combustible, reflejando en sus resultados el efecto de la sequía.
El fundamento de este sistema es el modelo de comportamiento del fuego de
Rothermel, modelo desarrollado para predecir el comportamiento del fuego de superficie,
pero no fue diseñado para un tipo de combustible en particular. La descripción del
combustible es uno de los elementos que se introducen en el modelo. Otras variables
necesarias para su cálculo son el estado hídrico del combustible vivo y muerto, la velocidad
del viento y la pendiente.
La filosofía del sistema NFDRS es considerar siempre las condiciones más
desfavorables. En consecuencia, las estaciones meteorológicas se localizan en zonas abiertas,
sobre exposiciones sur y las medidas se toman por la tarde, (14:00 horas), momento del día en
que el peligro de incendio es más alto.
Además de la descripción del lugar, el cálculo de este índice está basado en las siguientes
observaciones:
DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 148
÷ Medidas meteorológicas de dos tipos tomadas en una red de estaciones meteorológicas:
÷ Cada tarde, humedad relativa, temperatura del aire, estado del tiempo y velocidad de
viento
÷ Para las últimas 24 horas: máximas y mínimas de humedad relativa y temperatura,
duración de la precipitaciones y volumen de las mismas.
÷ Determinación del contenido de humedad, a partir del peso de diferentes testigos de
madera. Estas mediciones de adquieren diariamente. Para estimar el contenido de
humedad el combustible muerto se clasifica por su diámetro o el tiempo invertido en
conseguir el equilibrio en humedad cuando se produce un cambio en las condiciones
meteorológicas.
El NFDRS dispone de diferentes componentes que nos informan del comportamiento
potencial de incendio. Dichos componentes serian los siguientes:
Componente de propagación: basado en el modelo matemático de Rothermel e integra el
efecto del viento, la pendiente y el combustible para predecir el avance del fuego.
Componente de intensidad, informa sobre la energía potencial emitida por unidad de área
en el frente del incendio. Enfatiza la importancia del combustible con periodo de desfase más
largo (1.000 horas) y en él no interviene el viento.
A partir de estos dos componentes se deriva un índice final, ofreciendo una valoración de
la dificultad de extinción del incendio mediante la estimación de la longitud de llama e
intensidad del frente de avance del fuego.
Recientemente el sistema de peligro estadounidense ha incorporado, además el Índice
propuesto por Haines. En 1988, Donald Haines, desarrolló un índice de severidad para estimar
las posibilidades de aparición de un gran incendio forestal por efecto directo de las
interferencias atmosféricas sobre las condiciones de propagación del fuego. Dicho índice se
basa en la condiciones de estabilidad y contenido de humedad en las capas bajas de la
atmósfera. Recientes investigaciones han confirmado que las masas de aire inestable y con
bajo contenido de humedad proporcionan las mejores condiciones para incrementar la
severidad de los incendios forestales.
Desde finales de los noventa han sido varias las Comunidades Autónomas españolas que
han incorporado diariamente el índice de Haines, ayudando de forma considerable al
establecimiento de grados de alerta y movilizaciones de medios en las etapas iniciales del
incendio.

6. 4. - ÍNDICE DE PELIGRO FRANCÉS
Los índices desarrollados en el área mediterránea francesa utilizan el balance hídrico
para conocer el estado de la vegetación y otra serie de variables, entre las que destaca el
viento, como factor fundamental en la propagación.
Desde 1988 se comenzó a utilizar el denominado Risque Numerique Meteorologique,
se trata de un índice mixto que combina la ignición y la propagación. Se calcula diariamente
en una serie de zonas definidas de acuerdo a su masa forestal, el régimen de vientos, las
precipitaciones y el relieve. El valor del índice oscila entre 0 y 20.
Una de sus principales deficiencias es no considerar la influencia de las
precipitaciones recientes en su cálculo; se introduce posteriormente una corrección manual.
DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 149

6. 5. - ÍNDICE DE PELIGRO PORTUGUÉS
En Portugal, desde 1988, se utiliza un índice de peligro derivado del Índice de
Nesterov. Es un índice acumulativo, es decir, aumenta su valor desde el inicio de la estación
de incendios (principios de mayo), en función del número de días sin lluvia. Utiliza dos
indicadores numéricos y uno subjetivo. El primero puede considerarse como un índice de
ignición, que obtiene a partir de la temperatura del aire y la temperatura del punto de rocío. El
segundo, recoge la acumulación diaria del índice y representa la influencia que tiene la sequía
en el estado de la vegetación viva.
Este índice de peligro indica, para un lugar y momento determinados, las condiciones
atmosféricas referidas a una serie de elementos meteorológicos (humedad relativa,
temperatura y precipitaciones) y su influencia sobre la vegetación.
El indicador subjetivo, por su parte, se obtiene a partir del análisis de los datos
meteorológicos presentes y previstos para días posteriores. Su misión es modificar el índice
en función del viento del Este (viento seco), cuando sopla a más de 40 Km/h, al tiempo que
permite analizar la tendencia del índice para el día siguiente.

6. 6. - ÍNDICE DE PELIGRO ESPAÑOL
Antes de disponer de un sistema de peligro propio, se experimento con diferentes
métodos utilizados en distintos países. En primer lugar, se utilizó un sistema basado en el
método canadiense, al que fue necesario introducir algunas adaptaciones a las condiciones
climáticas de España (efecto de la sequía prolongada y vientos especialmente desecantes).
Posteriormente, se utilizó un índice de peligro desarrollado en Australia, que
consideraba en su cálculo tanto la ignición como la propagación. Para su cálculo se requería,
además de datos meteorológicos, una estimación de la cantidad de combustible existente.
Desde 1987 se encuentra en vigor un índice de peligro diseña por el antiguo ICONA
que se inspira en el método desarrollado por el laboratorio del fuego de Missoula, Montana.
El índice requiere mediciones de temperatura y humedad relativa del aire para estimar el
contenido de humedad de los combustibles ligeros y muertos, situados sobre la superficie del
bosque.
Con la humedad obtenemos la Probabilidad de Ignición, o lo que es lo mismo, la
posibilidad de que una pavesa al caer sobre el combustible ligero muerto pueda inflamarlo.
La Probabilidad de Ignición sirve para estimar a partir de los datos de velocidad y
condición del viento, el nivel de alerta requerido, que finalmente se sintetiza en el
denominado Grado Meteorológico de Peligro. Los niveles de alerta son los siguientes:

Prealerta: peligro bajo o moderado
Alerta: peligro alto
Alarma: peligro extremo

Como se puede observar se trata de un índice de ignición, en el cual no se tiene en
cuenta el estado de la vegetación viva. Para la propagación la antigua DGCN propuso emplear
DIPLOMA EN GESTION E INTERVENCION EXTINCION DE INCENDIOS FORESTALES
MÓDULO III: FUNDAMENTOS TÉCNICOS DE LA EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Pág. 150
otro modulo basado en el programa BEHAVE, que si considera las características de la
vegetación viva, obtenido a partir de los modelos de combustible. En este modelo se atribuye
un coeficiente de peligrosidad a cada formación vegetal, en función de su diferente
combustibilidad, lo que permite obtener una estimación del peligro local de incendios.
En la actualidad sólo está en funcionamiento el índice meteorológico de peligro. Sus
cálculos se realizan tres veces al día y se pretende que sean incluidos en una base de datos
junto al Índice de Riesgo Local de Incendios, en estos momentos no operativo, si bien la
forma de integrar ambos componentes todavía no ha sido definida.
Como resumen se observa que los índices de peligro operativos en los distintos países
ofrecen una gran variedad respecto a las variables meteorológicas que utilizan, el tipo de
combustible para el que se estima la humedad así como los objetivos que persiguen. En unos
casos se considera sólo la fase de ignición, mientras en otros se intenta estimar también la
propagación.

7.-BIBLIOGRAFÍA

Chuvieco, E., Nuevas tecnologías para la estimación de incendios forestales. CSIC, 2004.
Quílez Moraga, R. Curso Avanzado de Incendios Forestales. Instituto Valenciano de
Seguridad Pública. Consellería de Gobernación. Generalitat Valenciana, 2010.
SEMARNAT. Curso de introducción al manejo integral del fuego. The Nature Conservancy.



Sign up to vote on this title
UsefulNot useful