cuandosemuereunviejoescomosise quemaraunabibliotecalabrevedades elalmadelingeniolaovejayellobonunc

Primera práctica de la asignatura aseponertyuiopasdfghjklzonendeac Historia de las Ideas Estéticas: EDIPO REY
Licenciatura de Filosofía. Curso 2011-12 uerdoenvbnmqwertyuiopaenunadefi
Profesor Anacleto Ferrer

niciónsodfghjklzxcvbnmqwdbrelalibe
Jonás Barrachina Huerta

rtadnadieesreponsabledetufelicidad, solotúnadieamaasupatriaporqueesg rande,sinoporqueessuyalajusticiaesl averdadenacciónmásseaprendesob relaspersonasactuandoconellasuna horaqueconversandounañojuzgaau narbolporsusfrutos,noporsushojases

La tragedia de Edipo rey consiste principalmente en la usurpación de la posición paterna por el hijo. Desde el punto de vista de la psicología freudiana más que el llevarla a cabo completamente es la idea y sus manifestaciones. Dos claves importantes para interpretar esta situación habitual en el ser humano pueden ser los conceptos de mimesis y catarsis. La mimesis como pilar de la supervivencia en un medio hostil para los infantes puesto que la copia de hábitos, habilidades y acciones de un referente cercano, como es el padre; sirven para aprender a una velocidad asombrosa a reaccionar en un medio prácticamente por conocer y habituarse. Ésta llevada al extremo de querer situarse en la posición del padre con todas las consecuencias provoca una situación casi impensable, (como seguiremos viendo la posición de Edipo es la consagración de este límite en una realidad), que suscitan deseos difíciles de manifestar abiertamente y con ellos una sensación de culpabilidad cuyas causas se ignoran. Es aquí cuando aparece el concepto de catarsis al nacer el sentimiento de necesitar una purga. Esta se conseguirá según Freud al desplazar los sentimientos sexuales que tienen como referencia al progenitor de sexo contrario, por su cercanía con al infante, hacia otro objeto diferenciado de éste. Siguiendo a Aristóteles, la imitación es connatural en el hombre desde la infancia. Curiosamente nos dice al principio de la IV parte de la Poética en Sobre el origen de la poesía que ahí radica su diferencia con el resto de animales, en que es más apto para la imitación, aparte de que adquiere sus primeros conocimientos imitando. Otra causa es el hecho de que goza con la imitación, le produce placer. También nos dice en la Poética que toda poesía es mímesis y que otras artes no literarias también caen dentro de este concepto. Lo que sí podemos decir claramente es que la tragedia de Edipo ha sufrido muchas imitaciones que han conservado su idea original. ¿Por qué ha seguido representándose tan habitualmente como es en el caso de la película que pasaremos a comentar? Es dudoso, pero tal vez tenga cierto poso que convenga analizar a conciencia en aras de nuestro descubrimiento como ser. Según de las varias lecturas de Edipo Rey conferencia dada en Granada por Luis Gil: ³El cometido del poeta trágico no era inventarse el
argumento de sus piezas, que ya estaba fijado de antemano, si no el de presentarlo, alterando el detalle o la sucesión de los hechos, de una manera coherente y verosímil para el público contemporáneo («) El goce estético originado por este sentimiento ficticio y el espanto, también ficticio, que producía la catástrofe final, funcionaban a la manera de una purga del subconsciente.´

2

Esta segunda afirmación sirve para explicar cómo la tragedia representada en un espectáculo sirve o puede tener la función catártica. Se debe a que es una visualización de una problemática posible de suceder en el espectador. Con ello, en el sentido abierto de la tragedia y sus efectos, se siente identificado con el personaje y vive a través de él sus experiencias. Experiencia adquirida sin por ello tener que sufrir las consecuencias trágicas del desenlace. En este caso representa un complejo que según dicen nos pasa a todos sin vacile posible, difícil de evitar en el espectador, puesto que se da el llamado complejo desde los primeros días de vida del sujeto hasta que éste pueda focalizar sus deseos sexuales en un individuo de naturaleza no incestuosa. Edipo y su moraleja no sirven para abstenerse de la problemática sino más bien para resolverla al poder visualizarla exteriormente con cierta completitud. El desenlace tan dramático sirve en el espectador de aviso: si no la resuelves correctamente lo que te puede pasar es esto. Claro está que un final no feliz no lo quiere nadie. Por ello a medida que avance la representación trágica que, cuestiones de guión y según Freud de naturaleza psíquica, son inamovibles (he aquí un significado del nombre del personaje; hijo de la fortuna). La conciencia del espectador va rechazando cada vez más los actos y los acontecimientos porque como bien sabe, van a acabar bastante mal. Con ello se consigue cierta purificación emocional, corporal, mental, etc. Al compartir la experiencia por medio de la compasión y el miedo el espectador experimenta cierta purificación de esas pasiones incestuosas: Sus propias bajas pasiones, al verlas proyectadas en los personajes de la obra y ésta permitirle ver el castigo merecido (si se afirma que se deben orientar las conductas) e inevitable, sin experimentarlo él mismo, le ayudan a entenderse mejor a sí mismo y no repetir la cadena de decisiones que llevaron a los personajes a su fatídico final. Josef Breuer y Sigmund Freud retomaron de Aristóteles principalmente el concepto y denominaron método catártico a la técnica psicoterapéutica consistente en provocar un efecto terapéutico a través de la purga o descarga de efectos patógenos ligados a sucesos traumáticos a través de su evocación. El propio Sigmund en su introducción al psicoanálisis nos dice: ³el crimen cometido por Edipo va revelándose poco a poco
en una investigación artificialmente retardada y reanimada sin cesar merced a nuevos indicios, proceso muy semejante al del tratamiento psicoanalítico´.

3

Nuestro personaje empieza a sufrir la desesperación desde que acude al oráculo por primera vez o incluso antes, con un sueño que se le repetía; nótese la importancia del sueño como salida del inconsciente y sus deseos, de forma disfrazada, hacia la consciencia; ³reacciona como si encontrase en sí mismo, por autoanálisis, el complejo de Edipo, como
si reconociese en la voluntad de los dioses y en el oráculo representaciones simbólicas de su propio inconsciente´ Esta

desesperación inducirá al observador de la obra trágica hacia el proceso

catártico suscitando su compasión y empatía que posiblemente se deban al temor de que pudiera ocurrirle lo mismo dado que aún siendo una situación baja en porcentaje de posibilidades es verosímil en algunos contextos. ³Aún cuando el individuo que ha conseguido
reprimir estas tendencias en lo inconsciente cree poder decir que no es responsable de las mismas, no por ello deja de experimentar esta responsabilidad como un sentimiento de culpa, cuyos motivos ignora´.

En la película de Pasolini se empieza a forjar la agnición en la mente de Edipo después de que haciendo trampas al lanzar el disco le recriminaron no ser hijo de su madre adoptiva. Esto le lleva a no querer volver a su tierra de acogida pensando que era natal e iniciar un periplo a lo largo de un desierto pedregoso sin dirección consciente hacia la tragedia más acaparadora. En la que se orienta o mejor dicho se desorienta en multitud de ocasiones de forma voluntaria cuando en las encrucijadas se deja llevar cerrando los ojos, se deja llevar por su parte no consciente, podemos decir, al renunciar a enfrentarse a su realidad. Hijo de la fortuna, segundo significado: como le cambia la fortuna al ahora trágico protagonista. Fortuna como forma de sentirse, ahora no se siente afortunado y es cuando le cambia la fortuna. De simple príncipe adoptivo a todo un héroe derrocador de esfinges y reyes; trágicamente ciego, viudo y huérfano flautista antes de morir lleno de desesperación en su interior por esta peripecia. En este caminar se encuentra con un carruaje con diversas personas a las que mata violentamente. Se podría decir que es éste el primer acto real de la tragedia que empieza. No se siente responsable ni culpable de la muerte de su rey/padre en el lance patético del carruaje o al menos cree poder decirlo hasta que pide que le descubran su error, el espectador ya lo sabe. Tiresias un flautista ciego también llamado profeta le descubre su pasado y también su futuro. Su madre/esposa después de escucharlo y besarlo se acuesta con él.

4

Quiere olvidar su culpa. Su cuñado llega y es renegado con las noticias del oráculo que porta. Su madre dice que las profecías no se cumplen, pero se dan cuenta de que es posible. En la cama se confiesa, la madre no quiere escuchar. La llama Madre. Edipo enfrenta al pastor que lo recogió y al que lo abandonó. Busca respuestas ante su propia salud mental y la estabilidad del reino. El sentimiento de malestar y repulsa toma cuerpo y pesa tanto que no puede soportarlo, quiere negarlo con todas sus fuerzas. Ya venía avisado por la esfinge: el abismo al que me empujas está dentro de ti. Tuvo la posibilidad de empezar su curación habiendo regulado sus pasiones si hubiera aceptado la ofrenda casi milagrosa de una muchacha ligera de ropas dentro de un pequeño laberinto de arcilla, pero no lo hizo o mejor dicho, tuvo que hacer lo contrario para que el espectador observase. Se encuentra un cadáver colgando de una cuerda y la aceptación de un destino, de una fortuna. Esto le lleva a querer separarse del mundo, escindirse de él para olvidar su pasado, lo intenta mediante la automutilación ocular y un salto temporal por parte del director hacia la modernidad. Otra forma utilizada para encerrarse en sí mismo es la música, toca la flauta para olvidarse a sí mismo y crear un mundo interior musical. En el prado de vuelta regresan en un ejercicio de memoria a la mente del espectador los momentos iniciales del film, de la madre mirando al hijo, esa cara expresiva a veces pero confusa, el padre solo delante del carro diciéndole vas a ocupar mi lugar, sí, pero con rencor y malestar. El nacimiento entre las mujeres del bebé. Un análisis diferente hace ver que Pasolini conserva por una unidad de acción imitada con necesidad y verosimilitud la imitación de la fábula y el carácter de los personajes de la tragedia de Sófocles utilizando para ello el lenguaje y la sucesión ordenada de las imágenes como medio. Por otro lado y a diferencia de las posibilidades de representación en un teatro la película dispone el tiempo de la infancia del director en el principio y en el final pero conservando como término medio la Tebas y Corinto antiguas por las que la fábula transcurre. Este hecho que parece anecdótico, tiene un significado extraíble no sólo a la persona del director por el tema tan amplio que trata. 5

Por otra parte es curioso el sentimiento de responsabilidad que pide Kundera o su personaje Tomás en la Insoportable levedad del ser. En esta obra postula la idea de que los comunistas acusados de la desgracia del país aún no siendo responsables conscientemente de sus actos debían pagar por ellos de la manera que pagó Edipo marchándose de Tebas ciego. Tomás pide que se le saquen los ojos. En el sistema penal los atenuantes por no actuar de forma consciente están a la orden del día pero no por ello dejan de culparte. ¿Dónde está el límite? Edipo sentía la culpa, los entusiastas no. Éstos al contrario parecían orgullosos, no se iban a auto mutilar.

Bibliografía:
EDIPO REY, Una película de Pier Paolo Pasolini. Silvia Mangano y Alida Valli, 1967. Poética, Aristóteles. De las varias lecturas del Edipo Rey, Luis Gil conferencia pronunciada en la Facultad de Filosofía y Letras de Granada el 2-12-1999. LA INSOPORTABLE LEVEDAD DEL SER, Milan Kundera. Colección andanzas. Introducción al psicoanálisis, Sigmund Freud. El Libro de Bolsillo, Alianza Editorial, Madrid.

Gràcies per fer-nos fer un treball com aquest

6