You are on page 1of 50

Documento base del V Congreso Extraordinario DOCUMENTO BASE DE DISCUSIÓN DEL V CONGRESO EXTRAORDINARIO :”ALBERTO ALTESOR”: EL PARTIDO ES LA MEDIDA

REVOLUCIONARIAS DE LA ETAPA DE LAS TRANSFORMACIONES

Los comunistas uruguayos asumimos que:  El socialismo y el comunismo en Uruguay es una necesidad histórica y se puede construir.  Lo haremos avanzando en democracia, con las masas movilizadas y organizadas en torno a un programa. Es un paso fundamental en este proceso desarrollar el contenido nacional, popular y democrático del programa del FA a través de nuestro gobierno.  Si bien, ha aumentado papel de la clase obrera y su Partido, es aun insuficiente para hegemonizar el proceso revolucionario.  La medida del avance en democracia hacia estos objetivos dependerá del papel de la clase obrera y su Partido en este proceso. Esto exige una rápida transformación del Partido en tamaño, organización, educación, medios e instrumentos de llegada a masas. Su orientación política debe ser capaz de movilizar y guiar a las grandes masas. Respecto al Partido necesario, el XXVII Congreso plantea: “Aproximándonos a una definición general podemos decir que se trata de construir un Partido de cuadros y de masas con las siguientes características fundamentales: sólida unidad ideológica, política y organizativa, que resulta en la unidad de acción y disciplina conciente de los comunistas inserto en todos los sectores de la sociedad y particularmente bien organizado en la clase obrera y los trabajadores capaz de movilizar y conducir a las grandes masas populares por su inserción en ellas, con un profundo conocimiento de su realidad y sus problemas, por su firmeza ideológica y la justeza de su línea política, por la incidencia en la fuerza política, por la autoridad moral y política de sus dirigentes, por su combatividad y flexibilidad táctica, por la cohesión y organización de sus filas y por su tamaño.” SITUACIÓN INTERNACIONAL El imperialismo yanqui y sus aliados progresan en su plan de convertirse en gendarmes del mundo, incluyendo sus propios pueblos. Con el trasfondo de las contradicciones básicas e irresolubles del sistema capitalista. Basándose en su nueva teoría de la seguridad nacional y sus conceptos de guerra preventiva y de larga duración, invaden Irak y amenazan a todo lo que se mueve en un sentido no ya antiimperialista, sino con un mínimo de autonomía. En el plano interior, refuerzan la 1

Documento base del V Congreso Extraordinario seguridad, endurecen la Corte Suprema, aprueban un sin fin de leyes represivas bajo la excusa de la lucha contra el terrorismo(fin del habeas corpus). Así se practica la interna de EEUU espionajes telefónicos, de los e-mails, de las cuentas bancarias. Los comunistas no podemos olvidarnos, mas allá que Bush y sus colaboradores más cercanos acentúan todos sus rasgos más negativos, que la agresión, el saqueo y la represión son propios de la esencia capitalista del sistema, hoy en una fase exacerbada de su desarrollo, en la que más que nunca el hombre es lobo del hombre. Esta abierto un período histórico de agudización de la lucha de clases, de confrontaciones entre los Estados y de enfrentamientos económicos en el ámbito mundial, en que la principal fuente de desestabilización planetaria es la agresividad intrínseca del imperialismo, llevada hoy a extremos de poner en riesgo la existencia misma de la humanidad. Afirmamos que la política nacional e internacional de la administración Bush y su gobierno son de creciente signo fascistizante. Esto se ve continuamente demostrado en el accionar en diferentes partes del mundo con el objetivo de dominio de lugares estratégicos relacionados con los recursos naturales (petróleo, gas, agua, biodiversidad) En América latina EEUU busca romper con el proceso de unidad de los pueblos y gobiernos. Hoy, aparte del objetivo histórico de derrotar a la revolución cubana, se trata de aislar a Venezuela El imperialismo no ha dudado en utilizar todos los mecanismos a su disposición. De cooptación y presión económica como puede ser el que frente al fracaso del ALCA ha buscado realizar acuerdo bilaterales( TLC y sucedáneos) o las ofensivas diplomáticas con el fin de beneficiar a los países que hacen los deberes del imperio. De agresión indirecta o directa, como puede ser su intento de utilizar el Comando sur con el objetivo de generar ejércitos profesionales pequeños pero fieles o directamente el apoyo a los intentos de golpe de Estado AMERICA LATINA Vivimos un tiempo de avances en América latina, en donde cada país resolverá de manera particular, singular sus propias contracciones. Cada pueblo hace su historia. Cada proceso tendrá sus características, avances, disonancias propias de la correlación de fuerzas de cada país, del grado de organización, conciencia y hegemonía de la clase obrera y sus aliados. Por eso hay que ser cuidadosos a la hora de analizar los cambios que vive nuestro continente. Los comunistas hemos planteado, desde hace décadas, el carácter común de la revolución latinoamericana. Esto se afinca en aspectos comunes (históricos, culturales, geográficos) que nos unifican frente al mismo opresor, pese a la diversidad de los procesos nacionales. En el último tiempo existe el intento de encajonar la rica experiencia de los pueblos y gobiernos americanos en conceptos estancos que no ayuda o en realidad buscan

2

Documento base del V Congreso Extraordinario dificultar el proceso de integración. Estas definiciones esquematizan y no aportan a resolver la unidad de los pueblos. Los comunistas debemos ver cómo se desenvuelve los procesos y cuáles son sus tendencias. Hay claros avances democrático avanzados en varios países: nacionalización de la matriz energética (Venezuela, Bolivia), reformas agrarias (Bolivia, Venezuela), integración regional bajo el concepto de solidaridad (firma del ALBA y el TCP por Cuba, Nicaragua, Bolivia, Venezuela). Debemos saber diferenciar los cambios con contenido democrático avanzado de aquellos que tiene carácter socialista. Para no caer en la trampa de catalogar todo dentro de una misma bolsa llamada socialismo del siglo XXI. El problema central es siempre quién conduce, quién hegemoniza los cambios. Pero, sepamos que un antiimperialismo consecuente es el camino al socialismo. LA CONTRADICCIÓN FUNDAMENTAL DE LA COYUNTURA Y EL PAPEL DE LA CLASE OBRERA Y EL PUEBLO El gobierno conquistado ha llevado a la práctica una política enormemente importante en aspectos que tienen que ver con la ampliación y profundización de la democracia tanto en los derechos sociales y sindicales, en la atención de la emergencia social, en los DDHH, etc. Pero por reflejar en su composición (en mayor medida aun que el FA) mayoritariamente el peso de las capas medias tiende a ser permeable a la presión política e ideológica del imperialismo y la oligarquía. Así hoy esta muy comprometida la posibilidad de un desarrollo independiente y soberano del Uruguay por la política económica ejercida, y sus efectos secundarios. La contradicción fundamental de la coyuntura es entre país productivo con justicia social o más dependencia. La actual política económica profundiza la dependencia con el imperialismo, a través del pago escrupuloso de la deuda y la apuesta exclusiva a la inversión extranjera que impiden la concreción del país productivo con justicia social. Esto se refleja en la firma del Tratado de Inversiones, o del anexo del TIFA. Además, se habilita la acumulación de la riqueza en pocas manos mientras se limita la suba de salarios y jubilaciones, y hay recortes a la salud, enseñanza, vivienda. En imprescindible dar un golpe de timón para cambiar la política económica. El desarrollo del país productivo con justicia social debe apostar a una integración regional soberana que favorezca romper amarras de la dependencia, aumentar la inversión publica, fortalecer el mercado interno, aumentar sustancialmente los salarios y jubilaciones, el gasto social… Es posible cambiar, en la medida que las grandes masas movilizadas y organizadas en torno al programa del FA y del movimiento popular, apoyen la labor del gobierno en sus aspectos positivos y que lo corrijan empujando en el sentido de las transformaciones necesarias. Para lograr esto es indispensable cambiar la correlación de fuerzas a la interna del movimiento popular y ponerlo en condiciones de dar la batalla contra el enemigo, generando condiciones para 3

Documento base del V Congreso Extraordinario derrotarlo. Es necesario fortalecer el movimiento popular, hacer crecer al bloque político-social-radical democrático de los cambios en tamaño, movilización, organización, definiciones y decisión política. Para poder avanzar hacia el objetivo de la etapa es preciso conquistar-en un proceso- una mayor hegemonía de la clase obrera y hacer pesar su concepción en el bloque político-social-radical democrático de los cambios. Presupone el desarrollo del bloque social tanto en tamaño, entrelazamiento, organización, como en contenidos, y su expresión a la interna del FA y en la política y organización de este. Decíamos en el XVII congreso “(...)podemos y debemos desarrollar el carácter nacional popular y democrático que nuestro gobierno contiene profundizando la democracia hacia una Democracia Avanzada rumbo al socialismo y al comunismo, en un proceso de gigantescas dimensiones económicas, sociales, políticas, éticas, culturales e ideológicas, militares. Proceso que debe involucrar a miles de uruguayos. Esto pasa necesariamente por consolidar, radicalizar y extender el bloque de los cambios nacional e internacional a través de la participación de las grandes mayorías organizadas y movilizadas en torno al programa y su cumplimiento y profundización, construyendo diversas formas de poder popular.” Avanzar sustancialmente hacia el objetivo de la etapa hace necesario desarrollar en el gobierno el contenido nacional, popular y democrático del programa del FA, creando la base material para su realización: el país productivo con justicia social. Decíamos en el XXVII congreso “Es un gobierno en construcción, en disputa con el bloque dominante y a la interna, y lo que definirá que cumpla su papel estará: en la voluntad política del equipo de gobierno, la decisión de la fuerza política de orientar y decidir, pero sobre todo en el papel de la clase obrera y el pueblo organizados y movilizados, y del PCU para hacer pesar los principios, el programa y el relacionamiento previamente definidos. “ Lo antedicho exige grandes transformaciones en: 1) La correlación de fuerzas en el campo popular, con un cada vez mayor peso de la ideología de la clase obrera, y su reflejo a la interna de un gobierno en disputa 2) La realización grandes transformaciones: a) de la política económica y social b) del estado i) de la educación ii) de la salud iii) de la seguridad social iv) de la política exterior v) en verdad y justicia 3) Elevar el nivel de elaboración en todos los ámbitos y de concreción en todos los planos. La concreción de estos tres ejes permitirá seguir avanzando en el cambio de correlación de fuerzas que nos permita acumular fuerzas para combatir al enemigo. 4

Documento base del V Congreso Extraordinario En ese marco debemos cambiar los rumbos del gobierno hacia la plena aplicación del programa del FA, y la concreción del País Productivo con Justicia Social como la base esencial de poder transformar plenamente a nuestro gobierno en nacional, popular y democrático. Recorriendo este camino avanzaremos en democracia hacia la democracia avanzada y el Socialismo El desarrollo de este proceso de profundización de la democracia implica convencer a las grandes masas. En primer lugar a los trabajadores de la necesidad de orientar y empujar al gobierno. De ir logrando crecientes acciones de movilización, organización y unidad, permanente o puntual, que permitan además enfrentar las trampas y acechanzas del enemigo. Es preciso lograr que la clase obrera cumpla su papel hegemónico en el bloque social. Un momento clave en este camino es la concreción de un gran II Congreso del Pueblo. El proceso hacia el Congreso debe ser capaz de proyectar el papel de las grandes herramientas populares, de los contenidos que portan, de su movilización y sistemas de alianzas. Síntesis de la movilización del pueblo organizado que discute, elabora y defiende un programa de cambios profundos. En segundo lugar que el Frente Amplio asuma su papel de fuerza política determinante en el plano político y que dirija a su gobierno en el marco del programa. Tercero, en ese marco que debemos dar un gran impulso al desarrollo de ese espacio político-social, estratégico para potenciar la línea del PCU y su accionar: el Espacio Democrático Avanzado . El “proceso de avanzar en democracia hacia una democracia avanzada necesita de un grado mayor de coordinación político social de las fuerzas motrices que deben expresarse a través del Espacio Democrático Avanzado. Luchamos por alcanzar formas nuevas de la unidad en el plano social y al interior del FA, eliminando la dispersión de los que estamos de acuerdo en la actitud a asumir frente al gobierno, en una concepción coincidente en relación a la acumulación de fuerzas, el papel de los trabajadores organizados y una común inspiración democrática. (...)Consolidaremos, de este modo, la unidad de los sectores sociales más avanzados y comprometidos con el programa, de la ciudad y del campo y haremos una gran contribución al cumplimiento de las tareas más importantes del período. El EDA esta destinado a ser el eje político ideológico del bloque alternativo por concepción, amplitud, organización y también debe serlo por numero. Es necesario elaborar y levantar una Plataforma clara y precisa a impulsar con masas organizadas y movilizadas que ayuden al desarrollo del programa de gobierno”( XVII Congreso) Solo avanzaremos sustancialmente en este objetivo a través fortalecimiento del Partido y su labor, con propuestas de trabajos conjuntos, y una política de amplitud que habilite ir creando alrededor del Partido este espacio que no es esencialmente, ni únicamente un espacio estrictamente organizado o con exclusiva expresión electoral. 5

Documento base del V Congreso Extraordinario Por ultimo, todo lo anterior solo será posible si el PCU se transforma en la vanguardia política e ideológica de la clase obrera y los trabajadores y juega un papel clave dentro del FA. Es necesario dar un vuelco muy importante en el peso político e ideológico del Partido en la sociedad, que implica aumentar radicalmente su tamaño, su organización y su inserción de masas en las grandes herramientas populares. Un Partido consustanciado con la concepción del mundo marxista-leninista, que sea capaz de prever y funcionar en todas las circunstancias que la agudización de la lucha de clases requiera. Cumplir con los objetivos planteados significa dar un vuelco sustancial y rápido para concretar la consigna: crecer, organizar y educar en medio de la lucha de masas. Hoy es más valida que nunca la afirmación de que “el partido es el problema cardinal de la revolución uruguaya”, es nuestro deber transformarla en realidad.

OBJETIVOS DEL PCU Nuestro Partido definió a partir de 1955 una estrategia, con el objetivo de construir la fuerza social y política de la revolución. La acumulación de fuerzas se desplegó en la llamada táctica de los 3 círculos. Hoy debemos profundizarla e incorporar al gobierno como un nuevo gran factor que puede potenciar esa acumulación de fuerzas. Porque debemos avanzar en democracia hacia la democracia avanzada y el socialismo. Esto incluye ganar de nuevo el gobierno, y más gobiernos departamentales en las elecciones del 2009 y 2010. Hace imprescindible un peso muy superior de la 1001. Para poder guiar este conjunto de batallas debemos tener claros cuales son los objetivos de los comunistas:  De la etapa: avanzar en democracia hacia la Democracia Avanzada y el Socialismo  Hacia este objetivo, en primer lugar, convertir plenamente al gobierno en nacional, popular y democrático para lo cual es necesario resolver la contradicción fundamental de la coyuntura: país productivo con justicia social, o más dependencia.  Es necesario acumular fuerzas en medio de la lucha, movilización y organización popular, que hegemonizada por la clase obrera y los trabajadores organizados posibilite cambiar la correlación de fuerzas para aplicar el programa. Resolviendo las distintas instancias de la lucha de clases en el sentido del objetivo de la etapa. Los comunistas debemos matrizarnos en nuestras cabezas, en el accionar diario, que el año 2007 debe ser de viraje: en el gobierno, en el FA, en la clase obrera y los trabajadores, en el Partido. Para esto hay que incidir en el gobierno, en los planes de las grandes herramientas populares, y pesar en decisiones del Congreso del FA, del encuentro de autoconstrucción del PIT CNT, culminando el proceso con un gran II Congreso del Pueblo.

6

Documento base del V Congreso Extraordinario Todo se dará en el marco de una intensísima lucha de clases que impulsamos organizadamente y de dos proyectos enfrentados antagónicamente:  Por un lado el del enemigo de clase: el bloque de poder conformado por la oligarquía y el imperialismo (que mantiene la mayoría del poder y del domino del aparato estatal,-no solo- pero particularmente en gran parte de los mandos medios).  Por otro el de la clase obrera y el pueblo. Esta lucha se da hoy y se dará en cada uno de los ámbitos de la sociedad: económico, social, político, ideológico, cultural. La ideología dominante es la del enemigo de clase, enfrentarse a ella incluye combatirla ideológicamente también a la interna del campo popular y del gobierno. Nos encontramos continuamente con expresiones que la reflejan directa o indirectamente (posibilismo, alternancia, la política económica del gobierno…). En imprescindible ser capaces de distinguir lo que es el enemigo, de aquellos sectores del campo popular que puedan portar partes de la ideología de este. Para ello es necesario que el peso y la incidencia del PCU aumente en primer lugar en la clase obrera y los trabajadores, y esto tiene que ver con el acierto de sus definiciones, con que estas se hagan carne en masas cada vez mas amplias, organizadas y combativas. Esto se relaciona dialécticamente con el tamaño del Partido, su organización, su formación ideológico-política, con los medios propagandísticos y financieros. Con su capacidad de realizar alianza y acuerdos, de debatir ideológica y políticamente, de llevar adelante la línea en todo momento. Decimos en la Conferencia Nacional de 1985 : ” Es indispensable desarrollar el Partido para ganar y gobernar en pos de los objetivos estratégicos del PCU de avance, profundización, y defensa de la democracia en el proceso hacia la vía de aproximación al socialismo que hemos dado en llamar, Democracia Avanzada “ (...)Democracia Avanzada, no como un esquema político o una simple formulación propagandística de un programa, sino como un amplio proceso de participación y movilización de todo el pueblo”. Nuestro objetivo debe ser avanzar hacia un Partido sustancialmente más grande, mejor organizado, con fundamentos ideológicos y políticos sólidos. Partido marxista leninista, y por tanto destacamento de combate para toda circunstancia. El Partido del comunismo crece, se educa y organiza en el fragor del combate político e ideológico de masas. El V Congreso Extraordinario debe servir para poner en evidencia aquellos problemas que resolviéndolos ayudan a resolver el resto, para poder así combatirlos. Es necesario un peso decisivo del PCU en las grandes organizaciones populares; sociales y políticas, y en expresiones electorales. Involucra entre otras cosas, una fuerte organización partidaria, con miles de militantes desarrollando nuestra orientación política en las organizaciones populares:  PITCNT 7

Documento base del V Congreso Extraordinario  ONAJPU  FUCVAM  UDELAR  FEUU  FA Para ello debemos conjugar en la discusión del Partido hacia el V Congreso Extraordinario:  La batalla ideológica dentro del Partido, para afirmar la concepción del Partido, para elevarnos política e ideológicamente, y aumentar nuestro compromiso militante.  La batalla organizativa y orgánica, para partiendo de los principios definir colectivamente las mejores formas, la más flexibles, combinándolas creativamente y aplicándolas con continuidad.  Las medidas y la estructura para dar el salto  La propuesta del nuevo estatuto  La batalla política en torno a la ejecución del plan 2007, y los grandes lineamientos del plan 2007-2010

NUESTRA SITUACION El Partido ha mejorado sustancialmente y esto se puede visualizar en.  El aumento de su peso en la clase obrera y el pueblo, también en el FA.  Un importante crecimiento en afiliados en los últimos años. Inclusive en el 2006 ha crecido de manera muy importante (superando el plan) siendo el 3° más grande crecimiento desde 1992 ( los otros 2 son en año electoral, inclusive en 2006 superamos al año electoral 2005). Debemos tener presente que el 40% tiene menos de 4 años de afiliado. Existe además un avance en calidad al ir desarrollándose con mas fuerza el crecimiento dentro de la clase obrera.  Existe un aumento del número de organismos, un avance en la situación político-ideológica interna y en el estado de ánimo. Estos avances cuantitativos y cualitativos en la composición y organización del Partido nos ponen ante nuevos desafíos y una diversidad de problemas a superar: su tamaño, su calidad, su influencia de masas, la organización y educación, la ética y las obligaciones comunistas, etc.  Tenemos un tamaño todavía pequeño para la complejidad e inmensidad de tareas a desarrollar.  Una organización con grandes debilidades.  Un crecimiento todavía insuficiente  Sin instrumentos de formación y organismos adecuados para educar como comunistas a quienes ya están o a los que recién ingresan en el Partido

8

Documento base del V Congreso Extraordinario Formas de actuar de algunos colectivos y camaradas que no tienen que ver con un Partido Comunista Esto es producto en parte de nuestra actitud ante el plan, ante el crecimiento. Somos tímidos a la hora de resumir en organización partidaria las grandes luchas que encabezamos en el ámbito social y político. Se contrapone mecánicamente la asimilación a la afiliación. Se manifiesta una ajenidad acerca de la responsabilidad de cada uno por el crecimiento, ante la cotización, ante la difusión y el cobro de Carta. Frente a la orgánica se constata además una cierta autonomización de algunos dirigentes de masas y de gobierno. Nuestro aparato de educación es muy pequeño para la inmensa tarea a desarrollar A nivel del sistema de direcciones nuestras carencias se expresan en que:  La Dirección nacional llega a los organismos es forma esporádica, sin regularidad.  Las Direcciones intermedias tiene importantes dificultades en atención a las agrupaciones.  Contacto esporádico de la agrupación con el afiliado. Solo 1/3 afiliados participan con cierta regularidad en tareas Este conjunto de falencias va generando un Partido que se define como Marxista leninista pero que no lo es totalmente en su vida orgánica y en los hechos. Corremos el riesgo de que si no tomamos las medidas adecuadas y las aplicamos consecuentemente esto se profundice poniendo en peligro la concepción del Partido y su papel. Decía Arismendi “Tampoco debe reducirse la teoría de Lenin del partido a una formula organizativa, o simplemente a una eficiente concepción de organización. Es cierto que sobre el tema de organización se deslindan las fronteras entre mencheviques y bolcheviques, en términos actuales, entre socialdemócratas y comunistas” Afirmamos que los problemas antedichos provienen de diversas causas. Algunas son producto del crecimiento o de la complejidad y volumen de temas a resolver. Sin embargo, la fundamental es porque el Partido aún no esta totalmente ganado por nuestra concepción ideológica. Existe la proclividad a que en importantes sectores, su organización tienda al “movimiento” y no a un partido leninista. Esto se manifiesta en que:  La línea se fragmenta en vías paralelas y no como parte de un todo.  No se comprende o no se toma conciencia del valor de la organización comunista. Se produce una falta de organicidad que muchas veces imposibilita la participación de todos los afiliados en la elaboración y puesta en practica de la línea. Esto impide la plena realización de la democracia partidaria.  Las tendencias al individualismo y personalismo, que son parte de la ideología dominante, se potencian. 

9

Documento base del V Congreso Extraordinario

Mucho tiene que ver esto con lo analizado en el XXVI Congreso, que avanzó en el estudio de las causas de los problemas que están planteados para resolver: “Podemos afirmar que gran parte de los problemas que hoy detectamos en la elaboración y en el trabajo, están determinados por los terremotos que significaron: a) el momento más traumático para la sociedad uruguaya, para sus organizaciones sociales, sindicales y políticas y muy en particular, para el Partido Comunista, que fue la dictadura; b) la crisis de los Partidos Comunistas en el mundo y su resultado más profundamente transformador del panorama internacional, la derrota de la experiencia socialista en el Este de Europa, y en ese marco, c) la crisis del PCU, que condensa ambas causas, incluyendo la peculiar situación de un Partido como el nuestro, que estando en uno de sus mejores momentos en su presencia en la vida nacional, teniendo una historia que la realidad ratifica a cada paso como esencialmente justa, queda acéfalo de una dirección que lo abandona en masa, y sigue existiendo como Partido comenzando a demostrar nuevamente su papel en la vida del país”. “...Y claro está, el proceso liquidacionista tenía que destruir los pilares de la organización del Partido. No debe sorprender entonces que la crisis apuntara al centralismo democrático y de hecho al principio del centro único de dirección. Comenzaron a revisarse los métodos de dirección y de autoconstrucción, la naturaleza y el carácter de las organizaciones, el funcionamiento de los organismos de base apoyándose en novelerías organizativas de todo tipo. Y a eso se le pretendió llamar renovación. A partir del Congreso Extraordinario, fue preciso reconstruir el Partido desde la inmensa operación de diversionismo práctico y organizativo, que se había instalado en la vida del Partido y teñía el tejido de sus organizaciones. La moral revolucionaria, la disciplina, la abnegación, la militancia cotidiana, pasaron a ser sustituidas por conductas liberales y no comprometidas. El Partido marxista leninista estaba gravemente dañado...”. Todo en el marco de una gran batalla de la clase dominante por imponerse a través de la estrategia neoliberal convertida en plan imperialista en la década del 70, sobre la cual se afirma en el XXIII Congreso del PCU (diciembre de 1993):: “...El neoliberalismo abarca todos los planos de la sociedad. Para obtener sus objetivos, necesita transformaciones profundas a nivel político, social, cultural, educativo, que permitan y fundamenten las económicas... ...La aplicación de estas profundas transformaciones socio económicas, genera y a la vez hace necesario, un basamento ideológico que sustente la inviabilidad de las salidas colectivas...

10

Documento base del V Congreso Extraordinario ...Se promueven Partidos en esquemas movimientistas, con propuestas de coyuntura, en donde se apuesta al predominio del marketing político, con slogans impactantes, abonando a una tendencia que otorga mayor credibilidad a líderes que a programas... ...El trabajo sistemático del neoliberalismo, logra que desde la izquierda, al margen de intenciones, se repitan aspectos del discurso debilitador y entreguista “recomendado”, se descrea de la lucha del pueblo y del protagonismo de los trabajadores al grado de proponer formas organizativas y de lucha que se basan en asumir la imposibilidad de avanzar en conquistas y conciencia... ...Los medios de comunicación, manejados por un pequeñísimo grupo de transnacionales, coadyuvan a la desintegración de las identidades nacionales, trabajando para reproducir y reforzar la ideología dominante... ...La sustitución de macroexplicaciones y macroestrategias en aras del reconocimiento de la heterogeneidad social, de microprocesos y construcción de espacios diferenciados donde los diversos intereses se puedan expresar, son parte del sustento ideológico que abona en contra de la necesidad de la confluencia a forjar...” Los cambios profundos producidos en la actividad económica, en la organización productiva y del trabajo, no fueron acompañados por la organización de los trabajadores en su conjunto. Hoy se ha producido una gran fragmentación social en general y de los trabajadores en particular, lo que genera grandes dificultades para su organización y movilización. Este tema incide fuertemente en el desarrollo de la política de cuadros del movimiento en su conjunto y del Partido. Hace algunas décadas, las grandes concentraciones de obreros, eran verdaderos semilleros de cuadros y masas comunistas, con grandes sindicatos en los que el Partido tenía un peso ideológico fundamental”. El V Congreso debe ayudarnos a convertir a nuestro Partido, que tiene grandes virtudes pero enormes carencias, en un verdadero Partido Comunista. Es preciso dar una gigantesca doble batalla ideológica simultánea: 1) en y con las masas, contra las ideas del enemigo y sus reflejos en el campo popular, y 2) dentro de las masas partidarias y con ellas, para extender la comprensión de sus principios, de la concepción del Partido de nuevo tipo, porqué y para qué el PCU, su organización, su educación, sus formas y medios de autoconstrucción, el papel de cada comunista y de los organismos. Ninguno de nosotros esta inmune a lo expresado anteriormente, por tanto el Congreso será un gran proceso de concientización y aprendizaje para cada uno de los que participemos en el proceso de debate. La concepción del partido debe ser patrimonio de sus organismos y militantes, para permitirnos que todo el Partido se haga cargo del Partido.

11

Documento base del V Congreso Extraordinario LA NECESIDAD HISTORICA DE UN GRAN PARTIDO COMUNISTA DE CUADROS Y DE MASAS

Arismendi citando a Lenin decía que el Partido Comunista, era la unión dialéctica de teoría, táctica y organización. Construir PCU es hacerlo crecer en su numero, organización, medios financieros y propagandísticos, en el contexto de desarrollar su línea en toda su amplitud y profundidad, impulsando la lucha de la clase obrera y las grandes masas, por sus objetivos inmediatos, en el marco de una estrategia de largo plazo Partido de la clase obrera, Partido marxista leninista, Partido para la revolución ( entendida como cambio de clases en el poder), en este caso para el proceso revolucionario de avanzar en democracia hacia una democracia avanzada y el socialismo. Lo comunistas debemos conocer los fundamentos de para que existe el Partido, de porque Lenin planteo determinadas características para “el Partido de nuevo tipo” en el marco de la fase imperialista del capitalismo. Conocer como los comunistas uruguayos hemos incidido con nuestro PCU durante 87 años. Debemos profundizar las bases que definen al Partido Comunista para construir en esta etapa tan fundamental para la vida del país ( y cuando hablamos de Partido esta incluida en lo esencial la UJC, mas allá de las peculiaridades de ella). Debemos releer a los fundadores de nuestras ideas, a los constructores de los Partidos revolucionarios en diversos países del mundo. La experiencia acumulada nos debe servir para esclarecer la forma en como debemos construir nuestro Partido, para pesar decisivamente en el momento actual y hacia el futuro. Debemos dar una enorme batalla ideológica y política para ganar a la clase obrera y pueblo para nuestra concepción. En combate contra el enemigo y la ideología dominante, inclusive dando batalla ideológica dentro del Partido por construir Partido marxista leninista. Enfrentamos un enemigo-el imperialismo y la oligarquía- con objetivos precisos, sin escrúpulos, con grandes medios y más peligroso porque sufre la crisis estructural del sistema capitalista. Ya ha demostrado fehacientemente su carácter de clase y su ferocidad en la defensa de sus intereses: las Guerras mundiales, el fascismo como dictadura abiertamente terrorista del capital financiero en sus diversas expresiones: el de Alemania nazi, Italia fascista, el de los golpes de Estado en América Latina, Vietnam, Corea, el Plan Cóndor y el terrorismo de Estado, etc. No podemos dejarnos convencer que es cosa del pasado ni producto de una supuesta y maligna “falsa ideologización”. El imperialismo está presente hoy y actúa brutal o sutilmente: penetración ideológica y cultural, dependencia económica (deuda externa, TLC, ALCA..), acción militar permanente. Su peligrosidad se muestra claramente con la actitud permanente hacia Cuba, el golpe de Estado en Venezuela, las invasiones de Irak y Afganistán. Su papel terrorífico apoyando la política imperialista del gobierno de Israel, el Plan Colombia.

12

Documento base del V Congreso Extraordinario Hay que tener siempre presente el marco mundial y regional en que nos movemos para comprender cabalmente porque nuestro Partido es como es. Las normas que definen a un Partido Comunista son los instrumentos que luego de un análisis científico de la sociedad y del enemigo que enfrentamos, generan las condiciones para, que en el marco de la lucha de clases, derrotarlo y construir la sociedad del pan y de las rosas, la sociedad sin explotados ni explotadores, el socialismo y el comunismo. Somos portadores de lo nuevo, somos los verdaderos enemigos del enemigo del pueblo, y por tal debemos construir al PCU para poder ser la vanguardia de la lucha del pueblo. Convenciéndolo de dar la lucha por una nueva sociedad, colaborando en su organización, proponiendo medidas. El Partido tiene sus propias sus formas de organización, su vigilancia revolucionaria, su ética proletaria contrapuesta a la de la burguesía, la necesidad de la relación permanente con la clase obrera y el pueblo a través de absolutamente todos los afiliados. Sobre el final del documento como anexo hemos incluido un conjunto de cita que busca profundizar algunos de los conceptos manejados.  Carlos Marx y Federico Engels: La lucha de clases. La burguesía y su papel. El proletariado y su misión histórica  Vladimir Lenin: El parido de nuevo tipo. El imperialismo. El Estado  Ernesto “ Che” Guevara : la ética comunista. El burocratismo  Rodney Arismendi: El Partido como unidad dialéctica de teoría, táctica y organización. El centralismo democrático  Las definiciones del PCU del III congreso Extraordinario * LA PRUEBA DE LA HISTORIA. La historia de nuestro Partido demuestra su fidelidad y compromiso con la causa del pueblo, su inmenso sacrificio para aplicarla y el éxito para llevarla a la práctica. Desde el XVI Congreso de 1955, partiendo de nuestra concepción marxista leninista y luego de un profundo análisis de la situación latinoamericana y de nuestro país, definimos que vivíamos en un país con un capitalismo deformado y dependiente por la acción de la oligarquía y el imperialismo. Ubicábamos así a los enemigos principales de las aspiraciones populares. Nuestro análisis nos llevaba a la conclusión que no vivíamos una situación revolucionaria concreta, pero que había que crear las condiciones para que existiera. Generamos una estrategia para un periodo de acumulación de fuerzas hacia la revolución agraria, democrática y antiimperialista como primera etapa hacia el socialismo. Nuestra teoría de la revolución uruguaya se dio en el marco de la lucha ideológica en el seno de la izquierda con quienes - sin concepción revolucionaria real- creían que no importaban ni las condiciones objetivas ni las masas como protagonistas y se lanzaron a la acción directa, o con quienes creían en una supuesta unidad que excluía a los comunistas

13

Documento base del V Congreso Extraordinario En el marco nuestra teoría de la revolución uruguaya, se definió y aplicó la llamada táctica de los 3 círculos: 1.En el marco de la lucha unir a la clase obrera en una sola central (había 3), y lograr aunar a su alrededor a los principales sectores populares del país. Esto se logró con el Congreso del Pueblo (1965), la unión de obreros y estudiantes, y la creación de la CNT (1966), hoy PIT CNT. 2. Generar una síntesis política de esa acción de lucha y unidad en el plano social, que permitiera disputar políticamente el gobierno y el poder político a los Partidos Tradicionales como representantes de la oligarquía y el imperialismo. De esta concepción nació primero el FIDEL en 1962 como primera experiencia de la unidad sin exclusiones, y luego nuestro FA en 1971. Muchos no entendieron ni entienden este proceso de unidad “No veían que la historia y la lucha de los pueblos se construye así. Que ni es un relámpago, ni es un despertar repentino, sino que es el trabajo organizado, disciplinado, pero que es el camino de una orientación correcta que unifica al pueblo y que lo lleva a la lucha por el poder. Y es natural que gente bien intencionada, que revolucionarios sinceros llegaran un día al 26 de marzo (de 1971) sin explicarse por qué esa multitud se congregaba allí. Y entonces comenzaron a especular, a definir cuál era el secreto. Unos pensaban que eran 300.000 independientes que se habían juntado; otros pensaban que un día, especie de parto milagroso, el Frente Amplio había permitido la congregación y la reunión de multitudes infinitas. Se había abierto una flor y no veían la raíz. Pero no veían la raíz porque tampoco habían regado la tierra, porque tampoco habían plantado la semilla, porque en última instancia, siendo participantes del acontecimiento político no lo habían vivido en su entraña misma, conociendo las leyes que lo rigen y teniendo conciencia para conducirlo.” Rodney Arismendi. 3.Construir un gran PCU y una gran UJC, que fueran fuerza política real Contra esta concepción y sus avances, y particularmente contra el Partido, golpeo la oligarquía y el imperialismo: represión, asesinato de trabajadores y estudiantes. Frente al avance popular se dio el golpe de Estado, y la dictadura abiertamente terrorista del capital financiero, la dictadura fascista. Hoy se intenta distorsionar la historia, basándose en la “teoría de los 2 demonios”, planteado que la dictadura se produjo a raíz de la guerrilla urbana. La realidad es que el MLN había sido derrotado militar y políticamente 1 año antes del Golpe de estado y no se le conoce acción alguna en el país en esos 12 años El avance del terrorismo de Estado fue enfrentado por la clase obrera y el arco social reunido en torno a ella, por el FA, y principalmente por el PCU. Nuestro Partido fue el verdadero, real y único Partido de la Resistencia que desde el primer al ultimo día de la dictadura. La enfrentó organizadamente fuera y dentro del país, manteniendo y rearmando su organización y medios propagandísticos y financieros, ante los permanentes golpes del enemigo. Mas allá de decenas de miles de exiliados, mas de 14

Documento base del V Congreso Extraordinario 5000 presos y torturados, decenas de muertos, decenas de desaparecidos, la dictadura no pudo hacer desaparecer a este Partido “por 50 años” como planteo un general del régimen. La derrota de la dictadura, pese al Plan Cóndor de EEUU y las oligarquías y mandos fascista de la región, se debe a un conjunto muy importante de factores (no al capricho de EEUU por cierto). Tiene dentro del país dos protagonistas fundamentales: la clase obrera organizada y el PCU. La vida dolorosamente demostró cual era la estrategia correcta, y cual era el Partido revolucionario capaz de enfrentar cualquier circunstancia y vencerla, por ser partido obrero, marxista leninista. La derrota de la dictadura, y la conquista de la democracia fue un avance cualitativo sustancial producto de la concreción en la lucha clandestina de la concepción de los tres círculos, expresada en la labor de Unidad y Convergencia contra el enemigo fundamental: la dictadura. Lo que continua desarrollándose posteriormente contra los gobiernos neoliberales blanquicolorados. Esta lucha y la definición hecha por la Conferencia Nacional del 85 del PCU de impulsar nuevos procesos de unidad y convergencia social y política (voto verde, plebiscitos, concertación para el desarrollo, elecciones, creación del EP primero y FA EP NM después) posibilitaron la conquista del gobierno en el 2004, un importante salto cualitativo de la acumulación de fuerzas. La línea del PCU continua siendo justa. Así hemos estado en cada una de las peleas del pueblo uruguayo. Nuestra postura en torno a temas claves como Haití y el tratado de inversiones fueron acompañadas por la mayoría de las bases frenteamplistas. En el ámbito de la gestión los logros del Plan de Emergencia y del MIDES coadyuvan a elevar el prestigio del Partido. En el movimiento de masas los comunistas cumplen un rol indiscutido en la dirección y organización de la central sindical. En el Parlamento nuestras posturas marcan la firmeza de principios con el respeto de las decisiones de nuestra fuerza política. Hemos encabezado la lucha contra la dependencia económica primero oponiéndonos al Tratado de Inversiones con EE.UU y posteriormente al ALCA y sus sucedáneos. Igualmente, las iniciativas generales y particulares adoptadas: por ejemplo, sobre el endeudamiento público, la lucha por la organicidad en el FA, las posiciones sobre las maniobras UNITAS, el refuerzo del contingente en Haití, la posición sobre la ley de libertades sindicales, acerca de los derechos humanos, etc. Afirmamos con inmenso orgullo y sin ninguna soberbia que el PCU ha sido, y debe continuar siéndolo, el más importante Partido de la izquierda en el siglo XX y XXI. Por su concepción justa y su practica; por el número de militantes comprometidos en la primera línea de fuego con las necesidades y reivindicaciones populares, por su espíritu de sacrificio y el terrible precio pagado; por la firmeza de principios y la flexibilidad táctica, por su concepción y practica unitaria; por su aporte a la cultura, la ciencia, la política, la labor social y sindical. Y también por haber acumulado fuerzas propias para poder enfrentar el vendaval liquidacionista, que actuó sobre las deformaciones y problemas irresueltos o mal resueltos instalados en la vida partidaria- y que afecto a la inmensa mayoría de los Partidos comunistas del mundo, en muchos casos logrando su destrucción o transformándolos en partidos reformistas, socialdemócratas. 15

Documento base del V Congreso Extraordinario ¡ CAMARADAS, EL MOMENTO ES AHORA¡¡¡ Debemos culminar este debate con un crecimiento de la conciencia de todos los comunistas, con resoluciones asumidas por todos, y con la convicción de la necesidad del aporte militante de miles de comunistas para cambiar la sociedad. Apropiarnos de nuestra concepción y tener la estructura necesaria y las medidas adecuadas para convertirlas en acción concreta. El plan político y el control permanente permitirá ir asegurando la armonía, la agilidad y la corrección permanente de la acción política del PCU. Necesitamos un plan 2007-2010 que refleje el despliegue de nuestra táctica y que sea el conductor del accionar partidario permanente. El proceso de discusión hacia el V Congreso Extraordinario debe dejar claro, entre otros, los siguientes conceptos: 1) Unidad dialéctica entre la construcción el Partido y la lucha de masas 2) Porque el Partido Comunista debe ser como es. i) Las tres condiciones mínimas para ser comunista ( estar de acuerdo con el programa y estatutos, militar en un organismo, cotizar). ii) El principio del centralismo democrático. El centro único de dirección y el sistema de organismos 3) Valor de la militancia como parte de la concepción comunista 4) Papel de la organización comunista, y los organismos, sus funciones. Ser comunista y el papel de los comunistas. El valor de lo colectivo e individual en el marco de la organización, derechos y responsabilidades 5) Porque del trabajo planificado y como hacerlo. Plan y control 6) Papel de las direcciones y su importancia 7) Política de cuadros La selección de los cuadros del seno del propio Partido. La responsabilidad de todos los organismos y también el trabajo especifico de una comisión, que permita dotar a los organismos del conocimiento de los cuadros, control, ayuda, corrección de la labor, y propuestas de una adecuada distribución de las fuerzas. La llegada permanente del Partido a sus afiliados y su atención permanente ( frentes, talleres y seguimiento individual) 8) Como debe ser el funcionamiento del Partido. Papel del informe político 9) La formación en sus diversas vertientes, en nuestra concepción y en las tareas que debemos desarrollar como luchadores concientes por el comunismo. i) Educación de los comunistas: deben confluir por lo menos tres cosas, la participación en los distintos ámbitos de la lucha de clases, la formación teórico-política brindada y exigida por el PCU, la participación en la vida orgánica del Partido ii) En la tarea: atención, talleres, ayuda, corrección, distribución

16

Documento base del V Congreso Extraordinario 10) La permanente llegada y atención a todos los afiliados. A través del funcionamiento regular de los organismos. El trabajo 1 a 5, la cotización, la prensa partidaria 11) El indispensable crecimiento del Partido para asegurar el rumbo del proceso 12) La vigilancia revolucionaria 13) Relación y aporte de los comunistas con respecto al Partido i) Los comunistas en las organizaciones de masa ii) Los comunistas en el Frente Amplio iii) Los comunistas en los distintos ámbitos de gobierno; legislativo y ejecutivos, descentralizados, nacionales, departamentales o locales iv) Los comunistas en la construcción del Partido. Profundizando algunos conceptos La Dirección colectiva Uno de los principios fundamentales de la vida del Partido, es la dirección colectiva en todos los organismos, la discusión y resolución de los distintos temas por parte de los afiliados. Este principio genera condiciones para la consolidación y desarrollo de los organismos, así como para la participación y el crecimiento político de los camaradas. El análisis colectivo de los temas, minimiza la posibilidad de que los organismos cometan errores importantes, permite educar mejor en el cumplimiento de las tareas con criterio político y no administrativo, estimula la independencia de criterio y la iniciativa política. Es a la vez, apoyo y control de la acción que desempeñan los camaradas, en la medida que parte de la discusión en una reunión, debe ser la evaluación de los resultados políticos de decisiones anteriores. Todo ello forja al organismo y a sus militantes en un estilo de trabajo que valora al colectivo, a la organización y la planificación, y es un valioso instrumento contra el culto a la personalidad y el individualismo. En el marco del funcionamiento regular del organismo guiado por su Plan, la dirección colectiva se desarrolla en estrecha relación con la responsabilidad individual de los camaradas. Este método de trabajo, no sólo no rebaja el papel del dirigente, sino que lo apoya y genera las mejores condiciones políticas para su elevación, ya que como todos los principios y normas leninistas, se basan en una estrecha ligazón con las masas, que es donde los cuadros comunistas deben desarrollarse y encontrar el camino para cumplir su papel. El centralismo democrático supone la utilización del método de la crítica y la autocrítica, como instrumento de valoración y calificación permanente del trabajo del Partido y de sus militantes. Debemos estimular y generar condiciones para la discusión fraterna de la orientación política y las tareas, para la identificación de nuestros aciertos, errores y carencias, con el objetivo permanente de mejorar nuestro trabajo. El estímulo a la discusión política, al análisis objetivo de las diferentes situaciones y a tomar decisiones basadas 17

Documento base del V Congreso Extraordinario en el intercambio de opiniones, debe traducirse luego, en que todos los comunistas de ese organismo actuemos en función de lo que se resolvió. En ese aspecto, la crítica y autocrítica, fortalecen al organismo, a sus militantes y a la disciplina partidaria. Entonces, el centralismo democrático surge del carácter revolucionario del Partido, de la necesidad de garantizar la unidad de la teoría y la práctica, la cohesión de la organización y de su acción, la posibilidad de actuar en todo momento y circunstancia, surge de la necesidad de garantizar la unidad de dirección y de acción de los comunistas como valor fundamental de la organización, sin la cual los demás atributos se vuelven inoperantes y presa fácil del enemigo de clase.” La agrupación Alberto Altesor en el folleto “La agrupación comunista”, son los órganos de dirección política en su ámbito de acción, son la vanguardia en cada lugar. “Su misión es organizar, educar y promover la experiencia del pueblo en cada fábrica, barrio y en el campo, es la conciencia revolucionaria. La agrupación es el principal instrumento para convertir en lucha las ideas y las resoluciones del Partido. Para ello debe crear las condiciones políticas y orgánicas necesarias. Vale decir, conquistar y mantener permanentemente una posición dirigente, de vanguardia, en su lugar de trabajo. No basta poseer la orientación más justa y más avanzada, aunque esto naturalmente es esencial. Una posición justa, deriva de la aplicación de la línea del Partido frente a cada acontecimiento. A la luz de esa orientación general la agrupación discute y elabora su política, adopta la posición que corresponda ante cada acontecimiento concreto, y sobre esta base los cuadros dirigentes y los miembros del Partido de la empresa o del lugar, orientan a la masa, la organizan, la conducen a la lucha. La agrupación debe conquistar la confianza y el apoyo de las masas. Y esto se logra cada día; es el producto de la actuación e iniciativa permanentes. Para cumplir esta misión es preciso elevar constantemente el nivel político, ideológico y orgánico de la agrupación y profundizar y extender sus vínculos de masas hasta fundirse con ellas”. El plan y su control El plan y su control es un formidable instrumento de transformación de la realidad y de Dirección del Partido. Una vez definida la estrategia y la táctica en el Congreso, el Comité Central elabora los lineamentos políticos generales que presidirán el plan político del Partido hasta el próximo Congreso. Este plan se ajusta anualmente, de acuerdo al análisis de la

18

Documento base del V Congreso Extraordinario realidad que realiza el Comité Central, y es una de las principales herramientas que tiene para organizar y conducir la actividad política del sistema de organismos. Para que los lineamientos del plan general del Partido se materialicen adecuadamente en cada organismo, estos deben transformar esa orientación general en un plan político a la luz de la realidad concreta en la que actúan. Dicho plan debe abarcar todos los aspectos de la línea política, entrelazando la acción de masas con el desarrollo político-orgánico del Partido. El plan une todos los esfuerzos volcados en el sistema de organismos y los encauza en un mismo sentido detrás de los objetivos comunes. Para guiar la acción, el plan debe estar sobre la mesa del organismo a la hora de discutir los pasos a dar. El plan y la tarea cotidiana de Dirección no corren por vías paralelas, se enlazan y se retroalimentan permanentemente: el plan orienta la acción, y su resultado trae la realidad a la mesa de discusión, mide la justeza del plan, corrige su contenido y éste el sentido y el ritmo de la acción, lo que incide nuevamente en la realidad, en un proceso dialéctico de carácter permanente. La planificación no es un documento teórico que se guarda y se lee recién cuando pasó el período planificado, para ver cómo nos fue. Es un invalorable instrumento de Dirección y de trabajo, de conocimiento y transformación de la realidad, que se debe controlar y evaluar, y sobre esa base corregir rumbos si así lo amerita la situación. En ese sentido el control, que permite evaluar el grado de cumplimiento de los objetivos y metas que nos proponemos, le da consistencia al proceso de planificación y Dirección. Lo que caracteriza la planificación, no es la estabilidad sino el movimiento, lo que nos obliga al permanente cambio y analizar las diferentes situaciones lo más colectivamente posible, en un proceso de aproximaciones sucesivas a su conocimiento. Esta situación fundamenta la importancia decisiva para el éxito del plan, que tienen los controles y las evaluaciones periódicas. La planificación marca la diferencia entre una actitud política activa frente a la realidad, y la actitud pasiva (aún la militante), que va detrás de los acontecimientos que otros impulsan. Marca la diferencia entre el trabajo artesanal e improvisado y el trabajo profesional, organizado del revolucionario comunista. La elaboración y el trabajo sobre el Plan de cada organismo, constituyen un proceso de creación y aporte permanente de los comunistas a la línea política. Y en la medida que organizan y guían la actividad cotidiana, no sólo permiten aprovechar mejor las fuerzas y recursos de que disponemos, también contribuyen a superar la improvisación y el voluntarismo que muchas veces aparece en nuestra actividad. En este proceso es necesario establecer los instrumentos de control que permitan medir lo más objetivamente posible el desarrollo de la lucha por el plan en todos los frentes, en qué medida avanzamos o no hacia los objetivos planteados. En el Cuaderno de Organización sobre el plan leninista, Alberto Altesor señala dos puntos esenciales para la realización de un buen control :“A) Un conjunto de cifras y datos objetivos que valoran cuantitativamente los avances logrados en el cumplimiento de los objetivos fijados por el plan y que están contenidos en la planilla de 19

Documento base del V Congreso Extraordinario control, B) una valoración de la ejecución del plan: logros, avances, retrasos, errores, dificultades, inarmonías en el desarrollo de las líneas de trabajo y tendencias que muestran las cifras del control en su desarrollo a lo largo del período.” (Evaluaciones políticas) Altesor plantea que los hechos o su ausencia son la única medida posible en la que pueda apoyarse una valoración verdaderamente objetiva. Y que el método de la crítica y autocrítica es un importante instrumento político de análisis. “En toda ciencia, el error no debe ser factor de desaliento, sino fuente de aprendizaje, de corrección, motor de investigación y búsquedas nuevas que permitan aproximar –en instancias futuras- los logros a los objetivos planificados, haciendo más certero y consciente nuestro accionar.” El plan y control es nuestro método de organización del trabajo. Es una unidad. No alcanza con planificar si no se controla rigurosamente la actividad, se evalúan sus resultados y se ajustan y planifican los pasos siguientes de acuerdo a la experiencia evaluada. La organización, la planificación y su control, no sólo son parte de nuestro trabajo, planificación, acción, control y evaluación, es un proceso permanente, son aspectos de nuestra identidad como comunistas que debemos afirmar y perfeccionar continuamente. Los cuadros El fortalecimiento y desarrollo de las Agrupaciones, está relacionado dialécticamente, con la construcción de sus Direcciones y con que cada una tenga su Plan de transformación de la realidad sobre la que actúa, que debe incluir sin excepción, la formación de los cuadros necesarios y la llegada a todos los afiliados. En este proceso y particularmente en esta etapa, el Partido deberá dedicar mayor esfuerzo y atención, a la formación de los cuadros comunistas que militan en los centros de concentración del Plan, de cada nivel de la organización. La actuación del cuadro, también requiere la capacitación adecuada para la tarea que se le encomienda. O sea, tiene que saber, estar preparado para desempeñarla bien. Esto tiene suma importancia, en la medida que el Plan del Partido está sobre los hombros de la experiencia, la calificación y el accionar concreto de los cuadros. En ese aspecto, hay una responsabilidad conjunta del camarada y del Partido, con el fin de desarrollar los conocimientos y habilidades personales, profesionales, teóricas, políticas y metodológicas. El estudio de los cuadros, el conocimiento de sus características, su educación en la lucha, su promoción a tareas de responsabilidad, debe ser acompañada del adecuado control. No alcanza con planificar y asignar responsabilidades. Entendemos que la mejor forma de hacerlo, es el apoyo en la organización de la tarea, con el fin de que se realice tal cual fue concebida y de tener el conocimiento directo del desempeño del camarada en la responsabilidad asignada. Este método de control, también contribuye a combatir la burocratización en el trabajo de los cuadros En el marco de la política de cuadros general, una tarea de gran trascendencia, valor

20

Documento base del V Congreso Extraordinario político y complejidad, es planificar la construcción del sistema de Dirección, particularmente del CC. La construcción de una Dirección nacional con autoridad política frente a las masas y al propio Partido, que es un proceso permanente y planificado, debe desarrollarse como primera condición general, en la estrecha relación de sus cuadros con la lucha de masas y el imprescindible vínculo regular con los organismos y afiliados. En ese marco, en el plano personal es necesario que cada miembro del CC, realice y asuma una justa valoración de la responsabilidad que le encomendó el Partido y el cumplimiento de sus obligaciones como Dirección, desde el mínimo esfuerzo requerido, que significa asistir a las reuniones del CC, donde se consideran los principales problemas de nuestro pueblo. Un capítulo especial en la política de cuadros en esta etapa, está referido a la necesidad de continuar tomando medidas con el fin de recuperar para la vida del Partido a cientos de camaradas, que no trabajaron ni trabajan contra el Partido, y que por equis razones hoy no militan en sus filas. “Entre las lecciones de criterios y métodos que se revelaron correctos y adecuados deben subrayarse: ganar al colectivo para la idea de hacer todo por defender la unidad del Partido, insistir pacientemente en el esclarecimiento y en la profundización del análisis y del debate, hacer todo para evitar la cristalización de opiniones; utilizar medidas disciplinarias, no con motivo de divergencias, sino solo por graves infracciones a los principios orgánicos; situar en el plano estrictamente ideológico y político las diferencias de opinión y las divergencias, procurando superarlas a través del debate democrático y de la decisión colectiva” “...El trabajo de dirección involucra así grandes responsabilidades, múltiples competencias y amplios poderes. Es esencial que su ejercicio sea conforme con los principios orgánicos del Partido, y en particular, con el respeto a la democracia interna y con la concepción del trabajo colectivo. Dirigir no es mandar, ni comandar, ni dar órdenes, ni imponer. Es, ante todo, conocer, indicar, explicar, ayudar, convencer, dinamizar. Son pésimos rasgos para dirigentes el espíritu autoritario, el placer del mando, la idea de superioridad con respecto a los menos responsables, el hábito de decidir por sí solo, la suficiencia, la vanidad, el esquematismo y la rigidez en la exigencia del cumplimiento de las instrucciones.Una cualidad esencial en un dirigente comunista es la conciencia de que siempre tiene que aprender, siempre tiene que enriquecer su experiencia, siempre tiene que saber escuchar a las organizaciones y los militantes que dirige.”“...De aquí resulta que un dirigente da una contribución más rica, positiva y creativa cuanto más basa su opinión en la comprensión de la opinión de los demás y en la asimilación de la experiencia colectiva, cuanto más consigue que su pensamiento traduzca, exprese y sintetice el pensamiento elaborado

21

Documento base del V Congreso Extraordinario colectivamente. No sólo de su organismo, sino de su organización y del Partido en general.” Álvaro Cunhal”El Partido de paredes de cristal” Decíamos en el III Congreso Extraordinario “El Partido Comunista es una organización de combate, que lucha para que la clase obrera y el pueblo asuman su papel transformador en la historia y conducirlos políticamente en ese proceso. Trabajamos cotidianamente en la construcción del Partido, para que sea capaz de estar a la altura de las circunstancias, para cambiar una realidad que permanentemente nos golpea: tenemos un Partido chico en relación a las necesidades que el proceso revolucionario nos plantea y nos faltan cuadros. ¿Cómo abordamos este problema, en la actual estructura y en la perspectiva inmediata de un ingreso importante de afiliados al Partido? Lenin planteaba al respecto lo siguiente: “...el estado crítico, el estado de transición de nuestro movimiento puede formularse del modo siguiente: no hay hombres y hay infinidad de hombres. Hay infinidad de hombres, porque tanto la clase obrera como sectores cada vez más variados de la sociedad proporcionan cada año más y más descontentos, que desean protestar, que están dispuestos a cooperar en lo que puedan en la lucha contra el absolutismo, cuyo carácter insoportable no lo ve aún todo el mundo, pero lo sienten masas cada vez más extensas, y cada vez más agudamente. Pero, al mismo tiempo, no hay hombres, porque no hay dirigentes, no hay jefes políticos, no hay talentos capaces de organizar un trabajo a la vez más amplio y unificado, coordinado, que permita utilizar todas las fuerzas, hasta las más insignificante.”(Lenin: ¿Qué hacer?).” Partido de masas y de cuadros Dicha teoría reclamaba la necesidad de construir un gran Partido Comunista de masas y de cuadros, como un problema central a resolver. Hoy, el desarrollo más probable del proceso revolucionario en nuestro país, lo sigue reclamando. Para que el Partido cumpla su rol de conductor de masas, el desarrollo de esta unidad dialéctica de cantidad y calidad, nos plantea planificar el imprescindible crecimiento numérico permanente, la extensión del vínculo directo del Partido con las masas, la profundización de sus raíces a través de la incorporación a sus filas, en el marco de la lucha, de lo más avanzado y combativo de la clase obrera y el pueblo, al punto de convertirse realmente en un Partido de masas, organizado en torno a su sistema de Dirección, desde el Comité Central a los Secretariados de las Agrupaciones. O sea, nos plantea junto con el crecimiento en cantidad, ser capaces de asegurar la calidad del Partido desde el punto de vista ideológico, teórico, político y organizativo, a través de la formación de miles de cuadros, que asuman las diferentes responsabilidades que requiere el desarrollo de la actividad política en todas las áreas.

22

Documento base del V Congreso Extraordinario Es muy importante señalar no obstante, que la categoría masas partidarias, está concebida sobre la base de los principios leninistas que caracterizan a nuestro Partido: que los afiliados al PCU al ingresar, deben recibir y aceptar el Programa y los Estatutos, luchar por su aplicación, militar en una Agrupación, cumplir las decisiones del Partido y abonar su cotización. Construir un Partido que sea capaz de ser la vanguardia real del proceso revolucionario en Uruguay, en todo momento y circunstancia, implica su permanente desarrollo, significa construir planificadamente un Partido de decenas de miles de comunistas organizados, actuando en función de la orientación general, desarrollar una permanente y adecuada labor de asimilación de los afiliados a la vida política del Partido, lo que reclama a su vez, una política de cuadros que dé respuesta a las necesidades que surgen de este proceso. Cuanto mayor sea la cantidad de afiliados, la influencia del Partido en el pueblo y su grado de movilización y de lucha, mayor será la importancia de tener una sólida estructura de cuadros comunistas, actuando en todos los ámbitos de la sociedad -especialmente en los centros de concentración definidos en el Plan- y en todos los niveles de la organización. Esta concepción, implica invertir esfuerzos y recursos en el trabajo ideológico del Partido y prestar una gran atención y trabajo en el sistema de Dirección, para asegurar el respeto irrestricto de los principios leninistas de organización, particularmente del centralismo democrático. La formación de los cuadros comunistas en estos principios, es una de las condiciones y garantías fundamentales del desarrollo político organizativo del Partido, de la preparación de la organización para cumplir su papel en la sociedad, a lo largo de todas las etapas del proceso revolucionario. El PCU es un Partido con una concepción del mundo, con un Programa, con una Dirección, con una línea, con un Plan y con una organización, regida por los principios del centralismo democrático, unidad dialéctica concebida en función del carácter del Partido y que junto con la libertad de discusión, garantiza la unidad de acción. Debemos elaborar y desarrollar una política de cuadros que se corresponda con dicha concepción, con el Partido que nos proponemos construir, con los lineamientos generales del Congreso y el objetivo político central de la etapa, con la actual realidad política y orgánica del PCU (y la UJC). Sin dudas que para la elaboración de tal política de cuadros, nos basaremos en dichos lineamientos y en la experiencia del PCU en la materia, por lo que a pesar de los retrasos que tenemos, no partimos de cero. Entendemos que antes de avanzar en el desarrollo de las características de la política de cuadros, es necesario realizar algunas consideraciones sobre los comunistas y los cuadros del Partido. El comunista es un revolucionario, un organizador político y dirigente de masas, que se guía en su accionar por las ideas del marxismo leninismo, que como dicen los Estatutos: Es un revolucionario que lucha para ganar ideológica y políticamente a la mayoría de la clase obrera y el pueblo, que lucha para introducir las ideas del marxismo leninismo en su seno, para transformar la lucha reivindicativa en lucha política. Es un 23

Documento base del V Congreso Extraordinario revolucionario comprometido con el desarrollo de su Partido, en tanto lo asume como su organización política de combate “para cambiar el mundo”, como la herramienta fundamental para hacer la revolución. A su vez, la lucha en el Partido, su formación como comunista, la batalla por las ideas en diferentes circunstancias, la alegría por la lucha compartida, el nivel de desprendimiento que conlleva, el estímulo a la sensibilidad por los demás, a la solidaridad, a dar la batalla moral y ética por los mejores valores del ser humano, va unido a su realización como tal, le da sentido a su vida. Estos atributos adquieren su expresión concreta y llena de vida, cuando el comunista vincula su militancia a su formación teórica y política. En efecto, esta actitud es la propia del comunista que no se guía por el olfato ni el repentinismo, sino que actúa guiado por una teoría, un programa, una estrategia y una táctica. Y esto no es fácil de alcanzar. El estudio, la formación política que el Partido debe darle a los militantes y la autoformación, es tarea y obligación de todos. En el seno del pueblo, en primer lugar en las fábricas y centros de trabajo que nuclean a los obreros, están sembradas virtudes esenciales que forman parte de la personalidad del comunista. Nos referimos en primer lugar a la solidaridad y a la sensibilidad ante cualquier forma de injusticia. Aquél que no sienta como propia la injusticia social, no llegará a ser comunista. Muchos hombres y mujeres del pueblo desarrollan esta sensibilidad, pero ésta no siempre se expresa bajo la forma de lucha sistemática y consecuente contra sus causas. Por ejemplo, el asistencialismo de inspiración religiosa o surgido de otras fuentes ideológicas y filosóficas, suele esterilizar la acción surgida de esta vocación de servicio, del dolor ante la pobreza y la injusticia. Por lo demás, el reconocimiento del enemigo de clase, una de las claves de la formación del militante comunista, es vivido directamente por los trabajadores organizados en sus sindicatos. En ese sentido, Lenin afirmaba que los sindicatos son escuelas de comunismo. Hay quienes, ocupando posiciones diferentes en la sociedad, tienen dificultades para reconocer al enemigo de clase y encontrar su lugar en la lucha de clases que mueve la historia. Pero ni aquellos ni éstos llegan intuitivamente a comprender el marxismo leninismo, ya que éste es una ciencia y hay que estudiarla como tal. Al Partido ingresan trabajadores y gente de pueblo provenientes de horizontes, de experiencias muy diversas, derivadas en esencia, del lugar que ocupan en la sociedad. El proceso de asimilación es prolongado y une la formación teórica a la práctica, donde el organismo de base desempeña un papel prácticamente insustituible. Es en la agrupación donde el recién afiliado hace sus primeras armas, y es la agrupación la que lo convertirá en militante. No obstante, el devenir de la condición de militante a la de cuadro, implica un proceso de formación teórico-práctica complejo, en el que inclusive, intervienen circunstancias concretas y hasta fortuitas que le permiten asumir tareas de responsabilidad, en cuya resolución se va formando. Así se matriza la personalidad del cuadro, lo que lo hace identificable y distinto. Madura en la reflexión, la autocrítica y la ayuda que el Partido está obligado a 24

Documento base del V Congreso Extraordinario prestarle. De allí que la promoción de los cuadros, las tareas que el Partido le asigna, la audacia responsable con que debe proceder en estos casos, están directamente asociada con la suerte que el militante tenga en este proceso. El trato directo con los cuadros, el conocimiento oportuno de sus problemas y una alta sensibilidad para percibir su situación, es tarea cotidiana de los organismos y de la Comisión de Cuadros y es parte imprescindible de la aplicación de una correcta política de cuadros. En definitiva, las tareas tan complejas que debe abordar el Partido, lo obligan a obtener el máximo rendimiento de sus militantes y cuadros. De aquí que toda forma de amiguismo e improvisación en esta materia, causa problemas que luego son de muy difícil solución. El Partido necesita cuadros con capacidad de pensar con cabeza propia, con el valor suficiente para defender sus opiniones donde corresponda y dialécticamente, actuar basados en el centralismo democrático y el principio de la unidad de dirección y acción. En esta etapa del desarrollo de nuestro Partido, entendemos que son particularmente importantes en su accionar, las siguientes características del cuadro comunista:  Cuidado de la unidad, del desarrollo y la cohesión de la organización, sobre la base de los principios y de la lucha consecuente desde su papel de organizador y dirigente de masas.  Apego al trabajo orgánico, al estudio y a la militancia cotidiana.  Modestia, ajena a todo culto a la personalidad, que enfrenta y valora a una persona, por encima del trabajo colectivo y del papel de las masas. El concepto de cuadro es dinámico y está supeditado a su condición de hombre de Partido, militante, asimilado a la organización, no actuando aislado, por más capaz que sea o papel importante que haya cumplido en determinado momento. El cuadro comunista, asume las responsabilidades que el Partido le asigna en cada momento. Entonces, basados en todas las consideraciones anteriores y en lo señalado en otra parte del material, en cuanto a la necesidad de recurrir a las fuentes, ¿cuáles deben ser las características principales de la política de cuadros del PCU? Dimitrov, en su informe al VII Congreso de la Internacional Comunista, señalaba que una justa política de cuadros se basa en primer lugar, en el conocimiento y en el estudio de los cuadros, que tiene la doble virtud de permitir “descubrir” las aptitudes de camaradas que hasta ese momento estaban desaprovechadas y por otro lado, detectar personas extrañas política e ideológicamente a la organización. En segundo lugar, en promover adecuadamente a los cuadros, en función de su aptitud real para la tarea y su prestigio en las masas. En tercer lugar “es necesario saber aprovechar los cuadros” en función de las cualidades que tiene en ese momento y trabajar en su superación a partir de cómo son, estimulando sus aspectos positivos y corrigiendo sus defectos. En cuarto lugar, “distribuir acertadamente los cuadros”, haciéndolo de modo que en los lugares fundamentales, en los centros de concentración del Plan, estén los camaradas más firmes y con mayor influencia en ese ámbito. En quinto lugar, es necesario brindar apoyo regular a los cuadros, en cuanto a la orientación sobre su responsabilidad, la planificación, la organización y el control de la tarea 25

Documento base del V Congreso Extraordinario asignada. En sexto lugar, es necesario el cuidado de los cuadros en todas las circunstancias, incluso su relevo a tiempo si es necesario. A su vez, el camarada Alberto Suárez, en un artículo sobre el tema, señalaba: ”Para la elección, formación y promoción de cuadros, debemos guiarnos siempre por los principios extraídos de la experiencia universal del proletariado y que el camarada Dimitrov resumiera así en su informe al VII Congreso de la I. C.:“Qué CRITERIOS FUNDAMENTALES deben guiarnos en la elección de los cuadros”. “Primero: LA MÁS PROFUNDA ABNEGACIÓN por la causa de la clase obrera y FIDELIDAD al Partido, probada en las luchas, en las cárceles, ante los tribunales, cara a cara con el enemigo de clase”. “Segundo: la más íntima CONEXIÓN CON LAS MASAS: vivir para los intereses de las masas, a su estado de espíritu y a sus pretensiones. La autoridad de los dirigentes de nuestras organizaciones del Partido, debe basarse ante todo, en el hecho de que la masa vea en ellos a sus dirigentes, se convenza sobre la propia experiencia de su capacidad de dirigirles, de su decisión y abnegación en la lucha”.“Tercero: saber ORIENTARSE POR SÍ MISMOS EN LAS SITUACIONES y no tener miedo A LA RESPONSABILIDAD POR SUS DECISIONES. No es un dirigente quien teme incurrir en responsabilidades. No es bolchevique quien no sabe demostrar iniciativa, quien dice: “Yo me limito a hacer lo que me mandan”. Sólo es verdadero dirigente bolchevique, aquel que no pierde la cabeza en la hora de la derrota ni se ensoberbece en la hora del triunfo y demuestra una firmeza inconmovible en la aplicación de las decisiones adoptadas. Los cuadros se desarrollan y crecen del mejor modo cuando se ven colocados ante la necesidad de resolver por su cuenta los problemas concretos de la lucha y sienten toda la responsabilidad que esto supone. “Cuarto: DISCIPLINA Y TEMPLE BOLCHEVIQUE, lo mismo para luchar contra el enemigo de clase que para combatir irreconciliablemente todas las desviaciones de la línea del bolchevismo”Dimitrov subrayaba que los cuadros deben asociar el conocimiento de los que hay que hacer a la conciencia bolchevique y a la firmeza revolucionaria de carácter y de voluntad para llevarlo a la práctica”. El camarada Alberto Altesor a su vez, en el Cuaderno de Organización Nº 3, en el que se refiere a las tareas de los secretarios de organización, señalaba: “Al margen de la lucha es imposible el florecimiento de estos. Para nosotros, la idea de un cuadro, no es la de un hombre al margen de la lucha, sino la de un combatiente al frente de las luchas, conduciendo a las masas al combate contra el enemigo de clase y que en medio de esas luchas, se ingenie para elevar la conciencia política de las masas, para introducir las ideas del Partido, para ganar al Comunismo a los mejores luchadores. Un cuadro dedicado a la labor interna del Partido, es también un combatiente político de masas, tiene siempre en cuenta a las masas, 26

Documento base del V Congreso Extraordinario sus problemas, sus reivindicaciones, su estado de ánimo y buscar lanzar a todo el Partido a la lucha por encauzar y desenvolver el combate de las masas, profundizando su contenido político, etc. Otro aspecto esencial del trabajo con los cuadros, es el de la lucha contra la fluctuación. Ya hemos dicho que se trata de afirmar a los cuadros en sus puestos, de no cambiarlos sin causas plenamente justificadas. Pero además, sucede en diversos organismos, que un cuadro desaparece de la actividad y nadie se preocupa de ir a buscarlo, de saber qué pasa, qué problema tiene, de discutir con él pacientemente para ayudarlo a resolver sus problemas y reincorporarlo a la lucha”. En esta concepción, existen tres direcciones fundamentales en la formación de los cuadros: la participación en la lucha y el trabajo de masas, la participación regular en los organismos y la formación teórica y política (los cursos, el estudio, la lectura, etc.). Junto con el imprescindible crecimiento por miles y el desarrollo de los cuadros en cantidad y calidad, debe ir el fortalecimiento de la organización. El funcionamiento de los organismos, especialmente de las Agrupaciones, es para el PCU una tarea de principal importancia. Requiere de un gran, creativo y multifacético trabajo político y de organización, junto a la plena comprensión de que las transformaciones radicales, verdaderas, sólo son posibles con la participación organizada de las masas, para lo cual es imprescindible la acción de un Partido Comunista organizado en todos los sectores de la sociedad. El informe político. Papel de la información y la comunicación. En las reuniones, los comunistas discutimos todos los temas del Partido, participamos en el proceso de elaboración colectiva de la línea política, del Plan y de su puesta en práctica. Allí se construye la voluntad común y se organiza la unidad de acción de los comunistas en la sociedad. Como todas las actividades del Partido, las reuniones se planifican. Su preparación es muy importante, independientemente del tema a considerar y del tiempo que se disponga, y la llegada en tiempo y forma adecuada de la información necesaria para el funcionamiento de los organismos y la actividad cotidiana de los comunistas, necesaria para preparar, tomar, ejecutar y controlar diferentes decisiones operativas, la información tiene un alto valor político para materializar el centralismo democrático: es imprescindible para poder aportar a la elaboración y ejecución de la línea política. Entre las premisas necesarias para tener un buen sistema de información interna, queremos destacar: el funcionamiento regular y el relacionamiento fluido del sistema de organismos y de Dirección, el vínculo de las agrupaciones con los afiliados, y una política de cuadros y educación acorde a los objetivos que se propone el Partido. El sistema de comunicación interna en el Partido es un proceso que interrelaciona dialécticamente la información, la formación y la acción. La información que cada organismo y afiliado debe aportar y recibir para cumplir su función en la organización, con la formación que debe tener para interpretarla y utilizarla correctamente y con la acción que debe desarrollar de acuerdo a esa información. 27

Documento base del V Congreso Extraordinario Hoy tenemos la situación que a pesar de los avances en la llegada de la información vía orgánica y del mayor alcance de Carta popular y de las audiciones radiales entre otros instrumentos, la mayoría de los afiliados se “informan” de la situación nacional e internacional a través de los medios masivos de comunicación, que hacen su trabajo de penetración político-ideológica de las clases dominantes, también sobre nosotros. Por lo tanto como parte indivisible de la política general del Partido, es fundamental tener aceitado el sistema de información interno. Es clara la necesidad de desarrollar una política de comunicación única hacia la sociedad e interna, elaborada en función de los objetivos políticos, que abarque la adecuada utilización de la estructura orgánica y de todos los instrumentos de difusión masiva, de la orientación y de información política general y partidaria. Enlazado indisolublemente es fundamental hacer llegar al pueblo la opinión del Partido sobre todos los temas en todo el país. Para eso Carta popular, las audiciones, un plan de difusión a través de los medios masivos de comunicación, las carteleras, los boletines, los folletos, la página Web, los muros, las asambleas, las reuniones abiertas con trabajadores y vecinos, nuestra militancia en todos los organismos populares, la voz, la posición y la acción de nuestros representantes en el gobierno nacional, en los gobiernos departamentales y locales. Los tiempos de comunicación de lo que hacemos políticamente, se deben corresponder con las formas y los tiempos socialmente adecuados y con la capacidad de asimilación y comprensión del pueblo en cada caso. La continuidad en la llegada del informe político a los organismos y a los afiliados ocupa un lugar jerarquizado. Esto es muy importante porque la línea no se inventa, se elabora colectivamente en un proceso permanente de consideración de todo el Partido, en el cual la circulación fluida de la información juega un papel esencial. De allí que todas las reuniones deben comenzar con el informe. Así como la información juega un papel insustituible en el desarrollo del proceso democrático partidario general, el informe político orienta la discusión y la acción de los organismos del Partido y se nutre de sus aportes. Para el desenvolvimiento de este proceso, el correcto traslado del informe político en todos los frentes y áreas de trabajo del Partido cumple una función central. Incluso podemos decir que buena parte de la unidad política y de acción del Partido, se asienta en que todos los organismos reciban y discutan lo esencial del informe político. Este permite interpretar la variada y permanente información que recibimos por distintos medios extra partidarios, y orientar la actividad de todos los organismos en el mismo sentido, cada cual de acuerdo a la realidad en la que actúa. Es un elemento de enorme valor para el desarrollo de la vida política del Partido y de su relación con las masas. Todas las reuniones deben comenzar con el informe político: Asamblea de Agrupación, Frente, Comisión, etc. Al reunir los Frentes, el informe completo se traslada a través del Frente de Secretarios Generales. En los otros Frentes se comienza con un resumen de los ejes del informe general, y luego se desarrolla el informe del frente respectivo. La formación partidaria

28

Documento base del V Congreso Extraordinario Crecer, organizar y educar en medio de la lucha de masas es la consigna central de nuestra política organizativa. La construcción del partido revolucionario es un proceso en el que estos factores se entrelazan dialécticamente. Ninguno de ellos está separado de los otros y todos inciden directa e indirectamente en la actividad política del Partido. Así como cuando realizamos un curso contribuimos a la organización, a la comprensión de la importancia del crecimiento y aportamos elementos para materializarlos, cuando realizamos una entrevista de afiliación, entregamos Carta popular, planificamos una actividad, participamos de una asamblea o de una jornada puerta a puerta, nos estamos educando como comunistas. A la vez, estas acciones que denominamos “internas” son parte y se realizan en el medio y para la lucha de masas. Nos organizamos y promovemos la organización del pueblo, crecemos y trabajamos activamente para el crecimiento de las organizaciones populares en las que participamos, nos educamos y nos preparamos para aportar a la educación revolucionaria de la clase obrera y las masas trabajadoras. Por eso decimos que orientados por la línea del Partido, nuestra principal fuente de aprendizaje es la lucha de masas y la participación en nuestros organismos, particularmente en la agrupación. La formación de los cuadros es mucho más que los cursos. ¿Cómo trasladar la experiencia de la lucha por la unidad del movimiento sindical y de las fuerzas de izquierda otrora dispersas? ¿Cómo “enseñar” en un curso el cuidado y fortalecimiento de esa unidad conquistada, si no se practica? Y esto se hace desde su organismo, cotidianamente en su lugar de militancia, en su organización de masas, en su responsabilidad de gobierno, en su comité de base sindical y político, desde su agrupación. El dominio y la destreza en estos temas, es un proceso de aprendizaje continuo. Todos estamos de acuerdo en que necesitamos que nuestros militantes tengan un nivel de instrucción por lo menos básico, como para desarrollar bien sus tareas políticas y dar la batalla contra el enemigo de clase y sus expresiones ideológicas en filas del movimiento popular. También estamos de acuerdo en que el entusiasmo, la voluntad y el empuje son muy importantes, pero que no son suficientes para alcanzar ese objetivo; es necesario estudiar; un estudio planificado y enlazado con la práctica política cotidiana que materialice los conocimientos teóricos, que fundamente y fortalezca nuestra coherencia colectiva, que nos dé confianza, consolide y califique nuestro accionar político. La atención regionalizada: en general y en el Interior en particular Tenemos planteado un desafío organizativo que contemple la organización del Partido como una sola a nivel Nacional, que contemple también la realidad de cada lugar pero que no divida al Partido en interior y capital- Este planteo organizativo previsto en nuestro estatuto, apunta a un desarrollo de la orgánica partidaria, pero también podemos convertirlo en un instrumento formidable en la formación y desarrollo de los cuadros a condición aquellos distintos frentes dedican cuadros adecuados a la tarea, estaremos llegando a los departamentales con la línea, las 29

Documento base del V Congreso Extraordinario resoluciones, el plan, a cada uno de los secretarios, pero esto tiene que ser entendido a cabalidad por los distintos frentes y los secretarios nacionales de los frentes, esto es una condición indispensable para poder desarrollar la tarea de auto construcción del Partido. De esta manera estaremos formando un contingente importantísimo de cuadros, no solo especializándolos en la tarea concreta de cada frente, sino que a la vez cada frente podrá nutrirse de nuevos cuadros formados y con experiencia; esta forma de trabajo nos permite construir los organismos de Partido desde el departamental hasta la agrupación con dirección y con compañeros apoyados en su tarea recibiendo formación e información que no solo será un apoyo sino que en la medida que se van formando a su vez están formando a otros a través del Frente Departamental, a los responsables de los Seccionales. Y a su vez a los de las agrupaciones... Esta cadena de funcionamiento, control, plan, formación, tiene o necesita de forma imprescindible una permanente coordinación o funcionamiento de los regionales que elaboraran un plan acorde con el plan nacional del Partido, y aplicara los controles del mismo. La experiencia hecha desde marzo del 2006 nos muestra la importancia que tiene este trabajo a través de los frentes. También es importante destacar que esta tarea regional no debe ni pude ser solo una tarea de organización. Podemos decir que tenemos tremendas posibilidades de crecimiento en el interior, pero el Partido debe destinar esfuerzo y medios importantes para concretarlo sin demora, tenemos que revertir las tendencias oportunistas, caudillescas, sectarias, con mas Partido, con mas democracia interna, con mas disciplina, la correlación de fuerzas entre masas y cuadros dentro del interior es muy desfavorable para el núcleo duro que plantea Lenin... A partir del XXVII Congreso el CC se plantea la atención del interior como cuestión fundamental en la construcción del Partido a nivel Nacional. El crecimiento en nuevos afiliados y en votos, no es acompañado por el crecimiento en la estructura orgánica ni en la formación de nuevos cuadros, esto se suma también al constante reclamo por parte de los propios compañeros del interior, de un mayor apoyo a nivel central del Partido. Dentro de lo que son las características y realidad de cada lugar encontramos factores que son comunes aunque se expresan de diferente manera.  Las diferentes crisis que nuestro Partido a tenido que enfrentar, tiene también una particularidad en cada lugar, la etapa de la Dictadura, el desarrollo de la clase obrera, la influencia de los Partidos Tradicionales, el nivel cultural, la historia del Partido y el peso de antiguos cuadros dirigentes etc.  Otro elemento a tener en cuenta es la composición de clase que tiene el Partido en el interior, son muy pocos los compañeros que vienen del Movimiento Sindical y esto hace que no tengan la experiencia primaria que nos da la participación sindical, gremial.  Tenemos un Partido con enormes posibilidades pero muy desorganizado, con mucha debilidad ideológica, se desconoce en la gran mayoría los documentos y principios fundamentales que hacen la vida de nuestro Partido como 30

Documento base del V Congreso Extraordinario programa, estatutos, centralismo democrático. etc. El no funcionamiento o el funcionamiento no Leninista (movimiento) es lo que esta trabando el desarrollo democrático del Partido, como también deformando la formación de los cuadros y militantes Hay cierta influencia de funcionamiento de los Partidos Tradicionales donde se nota el caudillismo, el regionalismo, la militancia puntual en campañas electorales. No se comprende en muchos casos el concepto disciplina partidaria, cuestión que puede traer graves consecuencias para el Partido; tenemos cada vez mas ediles y son pocos los que desarrollan su actividad dentro de la orgánica del Partido, a este tipo de cosas se refería Arismendi cuando decía que necesitábamos un gran Partido con músculo y no fofo.

Nuestro Partido tiene experiencia en este sentido; la comisión del interior que funcionó del 84 al ¿92?, (sin entrar en un análisis profundo). Podríamos decir que no resolvió los principales problemas planteados en cuanto atención al interior. También los esfuerzos realizados desde organización, por un lado y Propaganda por otro (en el último periodo) con talleres y atención sistemática pudieron por separado avanzar en la construcción del Partido. Falto coordinación y la participación de los otros frentes (teniendo en cuenta esto). Formar-educar y organizar es hoy mas que nunca la tarea prioritaria para el interior sino resolvemos esta contradicción estamos poniendo en peligro todo lo que hemos sembrado durante muchos años de historia. Cada agrupación que formemos, cada dirección de agrupación, tiene que ser atendida automáticamente por los frentes del Partido. El primer secretario de la agrupación tiene que integrarse al frente de primeros secretarios para conocer y aprender a desarrollar su rol, a dar un informe, a mantener y desarrollar la unidad etc. Lo mismo con el secretario de organización dentro del frente, junto a los otros secretarios de organización de las otras agrupaciones a través del intercambio de experiencia, en la realización de talleres debe irse formando en el arte de la construcción del Partido, desarrollando iniciativa, apoyando al desarrollo del plan, a realizar controles etc. El de propaganda que no sea solo el que se encargue de Carta sino que se encare la Propaganda y la agitación como partes fundamentales de la actividad ideológica del Partido. Hoy las radios comunitarias pueden jugar en el interior un papel fundamental en este sentido de difusión de ideas, pero además puede y debe servir como un instrumento de organización, atrayendo a jóvenes y a sectores de la población que necesitan comunicarse por este medio, las organizaciones sociales fundamentalmente. Los compañeros responsables de finanzas también deben desarrollar su actividad y formación dentro del frente de finanzas. Necesitamos en el interior recursos importantes para construir el Partido que necesitamos para que funcione en cualquier circunstancia. Así podríamos argumentar la importancia de cada uno de los frentes en cuestión. 31

Documento base del V Congreso Extraordinario

TEMAS RELACIONADOS CON LA ESTRUCTURA Existen temas relacionados con la estructura que debe estar en la discusión, aunque no sea tema de resolución del congreso. Debemos saber distinguir entre la discusión de fondo que debemos dar y las formas particulares de organización que los comunistas nos damos. No podemos solidificar una forma en un congreso por que las mismas nos ataría para llevar adelante los objetivos políticos.  Hoy existen seccionales territoriales y/o funcionales cada uno por separado, cristalizando en la practica la fragmentación de la línea. Hay que ver sino que seria conveniente una organización global, convergente, que incluya a agrupaciones territoriales y funcionales, similares a los viejos comités seccionales. En este marco ver solo algunas excepciones ( universidad, seccional entes o de empresas publicas, COFE )  Sindicatos y organizaciones sociales nacionales, con seccionales que supuestamente atienden todo el país, transvasando las estructuras departamentales. Esto debe cambiarse por una fracción central que orienta en lo sindical o gremial mientras que los organismos son atendidos por cada departamental  Definir los centros de concentración (cuales y que medidas) y la política de concentración ANEXO DOCUMENTAL En el conjunto del documento hemos afirmado la necesidad de conocer nuestra concepción, de releer a los teóricos del marxismo y a nuestras propias definiciones. Sabemos que algunos de los materiales no se encuentran a disposición del conjunto de los afiliados, por lo que hemos agregado en este anexo algunos textos que permitirán abordar la profundización de los conceptos vertidos. CARLOS MARX(1818-1883) Y FEDERICO ENGELS (1820-1895) La lucha de clases ”La historia de todas las sociedades que han existido hasta nuestros días es la historia de la lucha de clases. Hombres libres y esclavos, patricios y plebeyos, señores y siervos, maestros y oficiales, en una palabra; opresores y oprimidos se enfrentaron siempre, mantuvieron una lucha constante, velada unas veces y otras franca y abierta; lucha que termino siempre con la transformación revolucionaria de toda la sociedad o el hundimiento de las clase beligerantes”.La moderna sociedad burguesa que ha salido de entre las ruinas de la sociedad feudal, no ha abolido las contradicciones de clase. Únicamente ha sustituido las viejas clases, las viejas condiciones de opresión, las viejas formas de lucha por otras nuevas. Nuestra época, la época de la burguesía, se distingue por haber simplificado las contradicciones de 32

Documento base del V Congreso Extraordinario clase. Toda la sociedad va dividiéndose cada vez mas, en dos grandes campos enemigos, en dos grandes clases, que se enfrentan directamente: la burguesía y el proletariado.” Manifiesto del Partido Comunista La burguesía y su papel “(...)la burguesía ha destruido las relaciones feudales, patriarcales, idílicas. Ha sustituido las numerosas libertades escrituradas y bien adquiridas por la única y desalmada libertad de comercio. En una palabra, en lugar de la explotación velada por ilusiones políticas y religiosas, ha establecido una explotación abierta, descarada, directa y brutal…no puede existir sino a condición de revolucionar incesantemente los instrumentos de producción y, por consiguiente las relaciones de producción y con ello todas las relaciones sociales. Espoleada por la necesidad de dar cada vez mayor salida a sus productos recorre el mundo entero. Necesita anidar en todas partes, establecerse en todas partes, crear vínculos en todas partes. Mediante la explotación del mercado mundial...le dio un carácter cosmopolita a la producción y consumo de todos los países. Las antiguas industrias nacionales han sido destruidas y están destruyéndose continuamente. Son suplantadas por nuevas industrias…que ya no emplean materias primas indígenas, sino venidas de las mas lejanas regiones, y cuyos productos no solo se consumen en el propio país. Los bajos precios de sus mercancías constituyen la artillería pesada que derrumba todas las murallas…forja el mundo a su imagen y semejanza. Ha sometido el campo a la ciudad La burguesía suprime cada vez más el fraccionamiento de los medios de producción, de la propiedad, de la población. Ha aglomerado la población, centralizado los medios de producción y concentrado la propiedad en manos de unos pocos. La consecuencia obligada de ello ha sido la centralización política….consolidando en una sola nación, bajo un solo gobierno, una sola ley, un solo interés nacional de clase y una sola línea aduanera. Las relaciones burguesas de producción y de cambio,..de propiedad, toda esta sociedad burguesa que ha hecho surgir tan potentes medios de producción, se asemeja al mago que ya no es capaz de dominar las potencias infernales que ha hecho surgir a sus conjuros…la historia de la industria y del comercio no es mas que la historia de la rebelión de las fuerzas productivas modernas contra las actuales relaciones de producción…las crisis comerciales con su retorno periódico plantean en forma cada vez mas amenazante , la cuestión de la existencia de toda la sociedad burguesa. Durante cada crisis comercial se destruye no solo una parte de productos elaborados, sino incluso de las mismas fuerzas productivas ya creadas. Durante las crisis una epidemia social se extiende sobre la sociedad; la epidemia de la superproducción. Las relaciones burguesas resultan demasiado estrechas para contener las riquezas creadas en su seno. ¿Cómo vence esta crisis la burguesía? Por un lado por la destrucción obligada de fuerzas productivas, de otra, por la conquista de nuevos mercados y la explotación más intensa de los antiguos. Preparando crisis más extensas y más violentas y disminuyendo los medios para prevenirlas. Las armas de que se sirvió la burguesía para derribar al feudalismo se vuelven ahora contra la propia burguesía” Manifiesto del Partido Comunista 33

Documento base del V Congreso Extraordinario

Los proletarios y su misión histórica “Pero la burguesía no ha forjado solamente las armas que deben darle muerte; ha producido también los hombres que empuñaran esas armas: los obreros modernos, los proletarios. En la misma proporción en que se desarrolla la burguesía, se desarrolla también el proletariado, la clase de los obreros modernos, que no viven sino a condición de encontrar trabajo, y lo encuentran únicamente mientras su trabajo acrecienta el capital. Estos obreros, obligados a venderse al detalle, son una mercancía como cualquier otro articulo de comercio, sujeta a todas las vicisitudes de la competencia, a todas las fluctuaciones del mercado. El proletariado pasa por diferentes etapas de desarrollo. Su lucha contra la burguesía comienza con su surgimiento. Al principio, la lucha es entablada por obreros aislados, después por obreros de una misma fabrica, mas tarde por los del mismo oficio de la localidad….la industria en su desarrollo acrecienta el numero de proletarios, los concentra en masas considerables, su fuerza aumenta y adquieren conciencia de la misma. Como resultado de la competencia de los burgueses entre si y de las crisis comerciales que ocasiona, los salarios son cada vez mas fluctuantes, el constante y acelerado perfeccionamiento de la maquina coloca al obrero en situación cada vez mas precaria, las colisiones individuales entre el obrero y el burgués adquieren mas y mas el carácter de colisiones entre dos clases. Los obreros empiezan a formar coaliciones contra los burgueses y actúan en común…A veces los obreros triunfan, pero es un triunfo efímero. El verdadero resultado de sus luchas es la unión cada vez mas extensa de los obreros...favorecida por el crecimiento de los medios de comunicación creados por la gran industria que ponen en contacto a los obreros de diferentes localidades, las numerosas luchas locales que en todas partes revisten el mismo carácter, se centralicen en una lucha nacional, en una lucha de clases. Toda lucha de clases es política. Esta organización del proletariado en clase y, por tanto, en partido político, es socavada por la competencia entre obreros. Pero surge de nuevo y siempre más fuerte, mas firme, más potente…De todas las clases que hoy enfrentan a la burguesía, solo el proletariado es una clase verdaderamente revolucionaria. Las demás clases desaparecen con el desarrollo de la gran industria, el proletariado sin embargo es su producto más peculiar. Todas las clases que en el pasado lograron hacerse dominantes trataron de consolidar la situación adquirida sometiendo a toda la sociedad a las condiciones de su modo de apropiación. Los proletarios no pueden conquistar las fuerzas productivas sociales, sino aboliendo su propio modo de apropiación en vigor, y, por lo tanto, todo modo de apropiación existente hasta nuestros días. Los proletarios no tienen nada que salvaguardar; tienen que destruir todo lo que hasta ahora ha venido garantizando y asegurando la propiedad privada existente. Todos los movimientos han sido hasta ahora por minorías o en provecho de minorías El movimiento proletario es el movimiento independiente de la inmensa mayoría en provecho de la inmensa mayoría. El progreso de la industria, del que la burguesía, incapaz de oponérsele, es agente involuntario, sustituye el aislamiento de 34

Documento base del V Congreso Extraordinario los obreros, por su unión voluntaria mediante la asociación. Así el desarrollo de la gran industria socava bajo los pies de la burguesía…La burguesía produce ante todo, sus propios sepultureros. Su hundimiento y la victoria del proletariado son igualmente inevitables” Manifiesto del Partido Comunista Los comunistas “Los comunistas solo se distinguen de los demás Partidos en que por una parte, en las diferentes luchas nacionales de los proletarios, destacan y hacen valer los intereses comunes a todo el proletariado, independientemente de la nacionalidad; y, por otra parte, en que, en las diferentes fases de desarrollo por que pasa la lucha entre el proletariado y la burguesía, representan siempre los intereses del movimiento en su conjunto. Prácticamente , los comunistas son, pues, el sector mas resuelto de los partidos obreros de todos los países, el sector que siempre impulsa adelante a los demás, teóricamente, tienen sobre el resto del proletariado la ventaja de su clara visión de las condiciones, de la marcha, y de los resultados generales del movimiento proletario. El objetivo inmediato de los comunistas es el mismo que el de todos los demás partidos proletarios: constitución de los proletarios en clase, derrocamiento de la dominación burguesa, conquista del Poder político por el proletariado. Las tesis teóricas de los comunistas no se basan en modo alguno en ideas y principios inventados o descubiertos por tal o cual reformador del mundo. No son sino la expresión de conjunto de las condiciones reales de una lucha de clases existente, de un movimiento histórico que se esta desarrollando ante nuestros ojos. La abolición de las relaciones de propiedad hoy existentes no es una característica peculiar y exclusiva del comunismo. …La revolución francesa por ejemplo, abolió la propiedad feudal en provecho de la propiedad burguesa. La revolución comunista es la ruptura más radical con las relaciones de propiedad tradicionales; nada de extraño tiene que en el curso de su desarrollo rompa de la manera más radical con las ideas tradicionales. Como ya hemos visto, el primer paso de la revolución obrera es la elevación del proletariado a clase dominante, la conquista de la democracia. El poder político, hablando propiamente, es la violencia organizada de una clase para la opresión de otra.” Manifiesto del Partido Comunista “En resumen, los comunistas apoyan por doquier todo movimiento revolucionario contra el régimen social y político existente. En fin, los comunistas trabajan en todas partes por la unión y el acuerdo entre los partidos democráticos de todos los países. Las clases dominantes pueden temblar ante una Revolución Comunista. Los proletarios no tienen nada que perder en ella más que sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo que ganar. ¡PROLETARIOS DE TODOS LOS PAISES, UNIOS!” Manifiesto del Partido Comunista VLADIMIR LENIN (1871-1923)

35

Documento base del V Congreso Extraordinario El aporte de Lenin a la teoría marxista “La teoría del Partido de Lenin nace de la revolución inminente y para la revolución. Esto le otorga la plasticidad dialéctica que la caracteriza. Que la distingue de la secta, pero también que la distancia de la hibridez ideológica y de la inoperancia revolucionaria de los partidos de la II Internacional. Según Palmiro Togliatti, Lenin aporta al marxismo tres nuevos capítulos: Una doctrina del imperialismo como fase superior del capitalismo, una doctrina de la revolución, por lo tanto del Estado, del poder, y una doctrina del Partido. Son tres capítulos estrechamente unidos, casi fundidos entre sí, y cada uno de ellos contiene una teoría y una práctica...” Rodney Arismendi, “Lenin, la Revolución y América Latina El partido de nuevo tipo “Uno de los más graves y peligrosos errores de los comunistas (...) es el de imaginarse que la revolución puede llevarse a cabo por los revolucionarios solos (...) La vanguardia cumple sus tareas como tal vanguardia sólo cuando sabe no aislarse de la masa que dirige, sino conducir realmente hacia delante a toda la masa.” V.I.Lenin: “Sobre el significado del materialismo militante”. “Si no queremos ser un partido de masas solamente de palabra, debemos incorporar a la participación en todos los asuntos del partido a masas cada vez más amplias, elevándolas constantemente de la indiferencia política a la protesta y a la lucha, del espíritu general de protesta a la identificación consciente con las ideas socialdemócratas, de la identificación con estas ideas al apoyo del movimiento, del apoyo a la participación organizada dentro del partido.” V.I.Lenin: En las tesis aprobadas por la Conferencia Nacional del PCU de 1985, se plantea: "No se puede ser Partido de la clase obrera sólo por definición teórica. Lo debemos ser por nuestra composición social, por nuestro arraigo, nuestra gravitación, capacidad orientadora y militancia en el interior de las fábricas, de los gremios, de los sindicatos “El problema de la revolución es siempre, antes y después de lograr el poder, el problema de la unidad del pueblo, el problema de la amplitud que faculta para la profundización, es la gradación de los objetivos programáticos (…)” “(…) Porque la preocupación esencial de toda revolución –y mucho más cuando se halla en sus etapas de aproximación- es la línea de ensanchar el apoyo de masas.” Rodney Arismendi: “La revolución uruguaya en la hora del Frente Amplio” El imperialismo “El imperialismo surgió como desarrollo y continuación directa de las propiedades fundamentales del capitalismo en general. Pero el capitalismo se trocó en imperialismo capitalismo únicamente cuando llego a un grado determinado, muy alto, de su desarrollo, cuando algunas de las características fundamentales del capitalismo comenzaron a convertirse en su antitesis, cuando tomaron cuerpo y se manifestaron en toda la línea los rasgos de la época de transición del capitalismo a una estructura 36

Documento base del V Congreso Extraordinario económica y social mas elevada. Lo que hay de fundamental en este proceso, desde el punto de vista económico, es la sustitución de la libre competencia por los monopolios capitalistas. La libre competencia es la característica fundamental del capitalismo y de la producción mercantil en general; el monopolio es todo lo contrario de la libre competencia...creando la gran producción, desplazando a la pequeña, reemplazando la gran producción por otra todavía mayor y concentrando la producción y el capital hasta el punto que de su seno ha surgido y surge el monopolio: los carteles, los consorcios , los trusts y fusionándose con ellos el capital de bancos que manejan miles de millones. Al mismo tiempo los monopolios, que surgen de la libre competencia, no la eliminan, sino que surgen por encima de ella y al lado de ella, dando origen así a contradicciones, roces, y conflictos particularmente agudos y bruscos. El monopolio es el tránsito del capitalismo a un régimen superior. Si fuera necesario una definición lo mas breve posible del imperialismo, debería decirse que el imperialismo es la fase monopolista del capitalismo...conviene dar una definición que contenga sus cinco rasgos fundamentales, a saber: 1) la concentración de la producción y el capital llega hasta un grado tan elevado del desarrollo, que crea los monopolios, los cuales desempeñan un papel decisivo en la vida económica; 2) la fusión del capital bancario con el industrial y la creación, en el terreno de este”capital financiero”, de la oligarquía financiera; 3) la exportación de capitales, a diferencia de la exportación de mercancías, adquiere una importancia particularmente grande. El mundo ha quedado dividido en un puñado de Estados usureros y una mayoría gigantesca de Estados deudores..; 4) se forman asociaciones internacionales monopolistas de capitalistas, las cuales se reparten el mundo, y 5) ha terminado el reparto territorial del mundo entre las potencias capitalistas mas importantes…no en el sentido que sea imposible repartirlo de nuevo-al contrario nuevos repartos son posibles e inevitables- de modo que lo que en adelante puede efectuarse son únicamente nuevos repartos, el paso de territorios de un “propietario” a otro y no el de un territorio sin propietario a un “dueño”.El capitalismo financiero es una fuerza tan considerable, tan decisiva, en todas las relaciones internacionales que subordina, incluso a Estados que gozan la independencia política más completa. Pero la subordinación más beneficiosa y más “cómoda” es la que trae aparejada la perdida de la independencia política de los países y pueblos sometidos. Cuanto mas desarrollado esta el capitalismo, cuanto mas sensible se hace a la insuficiencia de materias primas, cuanto mas ardua es la competencia y la busca de fuentes de materias primas en todo el mundo, tanto mas encarnizada es la lucha por la adquisición de colonias. La política colonial de la época del imperialismo capitalista, el capital financiero y la política internacional correspondiente, la cual consiste en la lucha de las grandes potencias por el reparto económico y político del mundo, originan formas transitorias de dependencia estatal…son típicos los países dependientes que desde un punto de vista formal, político, gozan de independencia, pero que en realidad, se hallan envueltos en las redes de la dependencia financiera y diplomática. Es notorio hasta que punto el capitalismo monopolista ha exacerbado todas las contradicciones del capitalismo. Esta exacerbación de las contradicciones es la fuerza motriz más potente del periodo histórico de transición iniciado con la victoria 37

Documento base del V Congreso Extraordinario definitiva del capital financiero internacional. Los monopolios, la oligarquía, la tendencia a la dominación en vez de la tendencia a la libertad, la explotación de un número cada vez mayor de naciones pequeñas o débiles por un lado de naciones riquísimas o muy fuertes: todo esto ha originado los rasgos distintivos del imperialismo que obligan a calificarlo de capitalismo parasitario o en estado de descomposición. En su conjunto, el capitalismo crece con una rapidez incomparablemente mayor que antes, pero este crecimiento no solo es cada vez más desigual, sino que la desigualdad se manifiesta asimismo, de un modo particular, en la descomposición de los países donde el capitalismo ocupa las posiciones más firmes. El imperialismo es la antesala de la revolución social del proletariado” (del libro “El imperialismo fase superior del capitalismo” El Estado “ ¿Que es el Estado, cuál es su naturaleza, cuál es su significación y cuál es la actitud de nuestro partido, el partido que lucha por el derrocamiento del capitalismo, el partido comunista, cuál es su actitud hacia el Estado?(...) Ya he dicho que difícilmente se encontrará otro problema en que deliberada e inconscientemente, hayan sembrado tanta confusión los representantes de la ciencia, la filosofía, la jurisprudencia, la economía política y el periodismo burgueses como en el problema del Estado.(...) Este problema ha sido tan embrollado y complicado porque afecta más que cualquier otro (cediendo lugar a este respecto solo a los fundamentos de la ciencia económica) los intereses de las clases dominantes. La teoría del Estado sirve para justificar los privilegios sociales, la existencia de la explotación, la existencia del capitalismo, razón por la cual sería el mayor de los errores esperar imparcialidad en este problema, abordarlo en la creencia de que quienes pretenden ser científicos puedan brindarles a ustedes una concepción puramente científica del asunto. Cuando se hayan familiarizado con el problema del Estado, con la doctrina del Estado y con la teoría del Estado, y lo hayan profundizado suficientemente, descubrirán siempre la lucha entre clases diferentes, una lucha que se refleja o se expresa en un conflicto entre concepciones sobre el Estado, en la apreciación del papel y de la significación del Estado. Para abordar este problema del modo más científico, hay que echar, por lo menos, una rápida mirada a la historia del Estado, a su surgimiento y evolución.(...) lo más importante para abordar el problema científicamente, es no olvidar el nexo histórico fundamental, analizar cada problema desde el punto de vista de cómo surgió en la historia el fenómeno dado y cuáles fueron las principales etapas de su desarrollo y, desde el punto de vista de su desarrollo, examinar en qué se ha convertido hoy. Espero que al estudiar este problema del Estado se familia rizarán con la obra de Engels El origen de la familia, la propiedad privada y el Estado. (...) En relación con este problema hay que tener presente, ante todo, que no siempre existió el Estado. Hubo un tiempo en que no había Estado. Este aparece en el lugar y momento en que surge la división de la sociedad en clases, cuando aparecen los explotadores y los explotados. 38

Documento base del V Congreso Extraordinario Antes de que surgiera la primera forma de explotación del hombre por el hombre, la primera forma de la división en clases (...) hubo una época más o menos similar a un comunismo primitivo, en la que aún no existía la división de la sociedad en esclavistas y esclavos. En esa época no existía el Estado, no había ningún aparato especial para el empleo sistemático de la fuerza y el sometimiento del pueblo por la fuerza. Ese aparato es lo que se llama Estado. (...)Si dejamos de lado las llamadas doctrinas religiosas, las sutilezas, los argumentos filosóficos y las diversas opiniones erigidas por los eruditos burgueses, y procuramos llegar a la verdadera esencia del asunto, veremos que el Estado es en realidad un aparato de gobierno, separado de la sociedad humana. Cuando aparece un grupo especial de hombres de esta clase, dedicados exclusivamente a gobernar y que para gobernar necesitan de un aparato especial de coerción para someter la voluntad de otros por la fuerza -- cárceles, grupos especiales de hombres, ejércitos, etc. --, es cuando aparece el Estado. (...)La historia demuestra que el Estado, como aparato especial para la coerción de los hombres, surge solamente donde y cuando aparece la división de la sociedad en clases, o sea, la división en grupos de personas, algunas de las cuales se apropian permanentemente del trabajo ajeno, donde unos explotan a otros. (...)verán que antes de la división de la sociedad en clases, como ya lo he dicho, no existía ningún Estado. Pero cuando surge y se afianza la división de la sociedad en clases, cuando surge la sociedad de clases, también surge y se afianza el Estado. La historia de la humanidad conoce decenas y cientos de paises que han pasado o están pasando en la actualidad por la esclavitud, el feudalismo y el capitalismo. En cada uno de ellos, pese a los enormes cambios históricos que han tenido lugar, pese a todas las vicisitudes políticas y a todas las revoluciones relacionadas con este desarrollo de la humanidad y con la transición de la esclavitud al capitalismo, pasando por el feudalismo, y hasta llegar a la actual lucha mundial contra el capitalismo, ustedes percibirán siempre el surgimiento del Estado. Este ha sido siempre determinado aparato al margen de la sociedad y consistente en un grupo de personas dedicadas exclusiva o casi exclusivamente o principalmente a gobernar. Los hombres se dividen en gobernados y en especialistas en gobernar, que se colocan por encima de la sociedad y son llamados gobernantes, representantes del Estado. Este aparato, este grupo de personas que gobiernan a otros, se apodera siempre de ciertos medios de coerción, de violencia física, ya sea que esta violencia sobre los hombres se exprese en la maza primitiva o en tipos más perfeccionados de armas, en la época de la esclavitud, o en las armas de fuego inventadas en la Edad Media o, por último, en las armas modernas, que en el siglo XX son verdaderas maravillas de la técnica y se basan íntegramente en los últimos logros de la tecnología moderna. Los métodos de violencia cambiaron, pero dondequiera existió un Estado, existió en cada sociedad, un grupo de personas que gobernaban, mandaban, dominaban, y que, para conservar su poder, disponían de un aparato de coerción física, de un aparato de violencia, con las armas que correspondían al nivel técnico de la época dada. Y sólo examinando estos fenómenos generales, preguntándonos por qué no existió ningún Estado cuando no había clases, cuando 39

Documento base del V Congreso Extraordinario no había explotadores y explotados, y por que apareció cuando aparecieron las clases; sólo así encontraremos una respuesta definida a la pregunta de cuál es la esencia y la significación del Estado. El Estado es una máquina para mantener la dominación de una clase sobre otra.(...) Para comprender la lucha iniciada contra el capital mundial, para entender la esencia del Estado capitalista, debemos recordar que cuando ascendió el Estado capitalista contra el Estado feudal, entró en la lucha bajo la consigna de la libertad. La abolición del feudalismo significó la libertad para los representantes del Estado capitalista y sirvió a sus fines, puesto que la servidumbre se derrumbaba y los campesinos tenían la posibilidad de poseer en plena propiedad la tierra adquirida por ellos mediante un rescate o, en parte por el pago de un tributo; esto no interesaba al Estado; protegía la propiedad sin importarle su origen, pues el Estado se basaba en la propiedad privada. En todos los Estados civilizados modernos los campesinos se convirtieron en propietarios privados. Incluso cuando el terrateniente cedía parte de sus tierras a los campesinos, el Estado protegía la propiedad privada, resarciendo al terrateniente con una indemnización, permitiéndole obtener dinero por la tierra. El Estado, por así decirlo, declaraba que ampararía totalmente la propiedad privada y le otorgaba toda clase de apoyo y protección. El Estado reconocía los derechos de propiedad de todo comerciante, fabricante e industrial. Y esta sociedad, basada en la propiedad privada, en el poder del capital, en la sujeción total de los obreros desposeídos y las masas trabajadoras del campesinado proclamaba que su régimen se basaba en la libertad. Al luchar contra el feudalismo, proclamó la libertad de propiedad y se sentía especialmente orgullosa de que el Estado hubiese dejado de ser, supuestamente, un Estado de clase. Con todo, el Estado seguía siendo una máquina que ayudaba a los capitalistas a mantener sometidos a los campesinos pobres y a la clase obrera, aunque en su apariencia exterior fuese libre. Proclamaba el sufragio universal y, por intermedio de sus defensores, predicadores, eruditos y filósofos, que no era un Estado de clase. Incluso ahora, cuando las repúblicas socialistas soviéticas han comenzado a combatir el Estado, nos acusan de ser violadores de la libertad y de erigir un Estado basado en la coerción, en la represión de unos por otros, mientras que ellos representan un Estado de todo el pueblo, un Estado democrático. Y este problema, el problema del Estado, es ahora, cuando ha comenzado la revolución socialista mundial y cuando la revolución triunfa en algunos países, cuando la lucha contra el capital mundial se ha agudizado en extremo, un problema que ha adquirido la mayor importancia y puede decirse que se ha convertido en el problema más candente, en el foco de todos los problemas políticos y de todas las polémicas políticas del presente. Cualquiera sea el partido que tomemos en Rusia o en cualquiera de los países más civilizados, vemos que casi todas las polémicas, discrepancias y opiniones políticas giran ahora en torno de la concepción del Estado. ¿Es el Estado, en un país capitalista, en una república democrática -- especialmente en repúblicas como Suiza o Norteamérica --, en las repúblicas democráticas más libres, la expresión de la voluntad popular, la resultante de la decisión general del pueblo, la expresión de la 40

Documento base del V Congreso Extraordinario voluntad nacional, etc., o el Estado es una máquina que permite a los capitalistas de esos países conservar su poder sobre la clase obrera y el campesinado? Este es el problema fundamental en torno del cual giran todas las polémicas políticas en el mundo entero. ¿Qué se dice sobre el bolchevismo? La prensa burguesa lanza denuestos contra los bolcheviques. (...) Las formas de dominación del Estado pueden variar: el capital manifiesta su poder de un modo donde existe una forma y de otro donde existe otra forma, pero el poder está siempre, esencialmente, en manos del capital, ya sea que exista o no el voto restringido u otros derechos, ya sea que se trate de una república democrática o no; en realidad, cuanto más democrática es, más burda y cínica es la dominación del capitalismo. Una de las repúblicas más democráticas del mundo es Estados Unidos de Norteamérica, y sin embargo, en ninguna parte (y quienes hayan estado allí después de 1905 probablemente lo saben) es tan crudo y tan abiertamente corrompido como en Norteamérica el poder del capital, el poder de un puñado de multimillonarios sobre toda la sociedad. El capital, una vez que existe, domina la sociedad entera, y ninguna república democrática, ningún derecho electoral pueden cambiar la esencia del asunto. La república democrática y el sufragio universal representaron un enorme progreso comparado con el feudalismo: permitieron al proletariado lograr su actual unidad y solidaridad y formar esas filas compactas y disciplinadas que libran una lucha sistemática contra el capital. No existió nada ni siquiera parecido a esto entre los campesinos siervos y ni que hablar ya entre los esclavos(...). La república burguesa, el Parlamento, el sufragio universal, todo ello constituye un inmenso progreso desde el punto de vista del desarrollo mundial de la sociedad. La humanidad avanzó hacia el capitalismo y fue el capitalismo solamente, lo que, gracias a la cultura urbana, permitió a la clase oprimida de los proletarios adquirir conciencia de si misma y crear el movimiento obrero mundial, los millones de obreros organizados en partidos en el mundo entero; los partidos socialistas que dirigen concientemente la lucha de las masas. Sin parlamentarismo, sin un sistema electoral, habría sido imposible este desarrollo de la clase obrera. Es por ello que todas estas cosas adquirieron una importancia tan grande a los ojos de las grandes masas del pueblo. Es por ello que parece tan difícil un cambio radical. No son sólo los hipócritas concientes, los sabios y los curas quienes sostienen y defienden la mentira burguesa de que el Estado es libre y que tiene por misión defender los intereses de todos; lo mismo hacen muchísimas personas atadas sinceramente a los viejos prejuicios y que no pueden entender la transición de la sociedad antigua, capitalista, al socialismo. Y no sólo las personas que dependen directamente de la burguesía, no sólo quienes vi ven bajo el yugo del capital o sobornados por el capital (hay gran cantidad de científicos, artistas, sacerdotes, etc., de todo tipo al servicio del capital), sino incluso personas simplemente influidas por el prejuicio de la libertad burguesa, se han movilizado contra el bolchevismo en el mundo entero, porque cuando fue fundada la República Soviética rechazó estas mentiras burguesas y declaró abiertamente: ustedes dicen que su Estado es libre, cuando en realidad, mientras exista la propiedad privada, el Estado de ustedes, aunque sea una república democrática, no es más que una 41

Documento base del V Congreso Extraordinario máquina en manos de los capitalistas para reprimir a los obreros, y mientras más libre es el Estado, con mayor claridad se manifiesta esto. Ejemplos de ello nos los brindan Suiza en Europa, y Estados Unidos en América. En ninguna parte domina el capital en forma tan cínica e implacable y en ninguna parte su dominación es tan ostensible como en estos países, a pesar de tratarse de repúblicas democráticas, por muy bellamente que se las pin te y por mucho que en ellas se hable de democracia del trabajo y de igualdad de todos los ciudadanos. El hecho es que en Suiza y en Norteamérica domina el capital, y cualquier intento de los obreros por lograr la menor mejora efectiva de su situación, provoca inmediatamente la guerra civil. En estos países hay pocos soldados, un ejército regular pequeño -- Suiza cuenta con una milicia y todos los ciudadanos suizos tienen un fusil en su casa, mientras que en Estados Unidos, hasta hace poco, no existía un ejército regular --, de modo que cuando estalla una huelga, la burguesía se arma, contrata soldados y reprime la huelga; en ninguna parte la represión del movimiento obrero es tan cruel y feroz como en Suiza y en Estados Unidos, y en ninguna parte se manifiesta con tanta fuerza como en estos países la influencia del capital sobre el Parlamento. La fuerza del capital lo es todo, la Bolsa es todo, mientras que el Parlamento y las elecciones no son más que muñecos, marionetas. . . Pero los obreros van abriendo cada vez más los ojos y la idea del poder soviético va extendiéndose cada vez más. Sobre todo después de la sangrienta matanza por la que acabamos de pasar. La clase obrera advierte cada vez más la necesidad de luchar implacablemente contra los capitalistas. Cualquiera sea la forma con que se encubra una república, por democrática que sea, si es una república burguesa, si conserva la propiedad privada de la tierra, de las fábricas, si el capital privado mantiene a toda la sociedad en la esclavitud asalariada, es decir, si la república no lleva a la práctica lo que se proclama en el programa de nuestro partido y en la Constitución soviética, entonces ese Estado es una máquina para que unos repriman a otros. Y debemos poner esta máquina en manos de la clase que habrá de derrocar el poder del capital. Debemos rechazar todos los viejos prejuicios acerca de que el Estado significa la igualdad universal; pues esto es un fraude: mientras exista explotación no podrá existir igualdad. El terrateniente no puede ser igual al obrero, ni el hombre hambriento igual al saciado. La máquina, llamada Estado, y ante la que los hombres se inclinaban con supersticiosa veneración, porque creían en el viejo cuento de que significa el Poder de todo el pueblo, el proletariado la rechaza y afirma: es una mentira burguesa. Nosotros hemos arrancado a los capitalistas esta máquina y nos hemos apoderado de ella. Utilizaremos esa máquina, o garrote, para liquidar toda explotación; y cuando toda posibilidad de explotación haya desaparecido del mundo, cuando ya no haya propietarios de tierras ni propietarios de fábricas, y cuando no exista ya una situación en la que unos están saciados mientras otros padecen hambre, sólo cuando haya desaparecido por completo la posibilidad de esto, relegaremos esta máquina a la basura. Entonces no existir á Estado ni explotación. Tal es el punto de vista de nuestro partido comunista. (...)“ 42

Documento base del V Congreso Extraordinario “SOBRE EL ESTADO”. Conferencia pronunciada en la Universidad Sverdlov el 11 de julio de 1919 ERNESTO “ CHE” GUEVARA (1928-1967) La actitud moral del comunista “Pero, precisamente, la acción del Partido de vanguardia es la de levantar al máximo la bandera opuesta, la del interés moral, la del estimulo moral, la de los hombres que luchan y se sacrifican y no esperan otra cosa que el reconocimiento de sus compañeros. El socialismo económico sin la moral comunista no me interesa. Luchamos contra la miseria, pero al mismo tiempo luchamos contra la alienación. Uno de los objetivos fundamentales del marxismo es hacer desaparecer el interés, el factor “interés individual” y provecho, de las motivaciones psicológicas. Marx se preocupaba tanto de los hechos económicos como de su traducción en la mente. El llamaba a esto un “hecho de conciencia”. Si el comunismo descuida los hechos de conciencia puede ser un método de repartición, pero deja de ser una moral revolucionaria” El problema del burocratismo “En 1961, respecto a problemas en la conducción del Estado cubano, el Che decía: “el mal del burocratismo comenzó a desarrollarse con fuerza. Si fuéramos a buscar sus raíces en el momento actual, agregaríamos a causas viejas nuevas motivaciones, encontrando tres razones fundamentales. Una de ellas es la falta de motor interno. Con esto queremos decir, la falta de interés del individuo por rendir un servicio al Estado y por superar una situación dada. Se basa en una falta de conciencia revolucionaria o, en todo caso ,en el conformismo frente a algo que anda mal....En este caso , ya sea que esta falla del motor ideológico se produzca por una carencia absoluta de convicción o por cierta dosis de desesperación frente a problemas repetidos que no se pueden resolver, el individuo, o el grupo de individuos, se refugian en el burocratismo, llenan papeles, salvan su responsabilidad y establecen la defensa escrita para seguir vegetando o para defenderse de la irresponsabilidad de otros. Otra causa es la falta de organización. Al pretender destruir el “guerrillerismo” sin tener la suficiente experiencia administrativa se producen disloques, cuellos de botella, que frenan innecesariamente el flujo de informaciones de las bases y de las instrucciones u órdenes emanadas de los aparatos centrales. A veces estas, o aquellas, toman rumbos extraviados y, otras, se traducen en indicaciones mal vertidas, disparatadas, que contribuyen más a la distorsión. La falta de organización tiene como característica fundamental la falla en los métodos para encarar una situación dada. ...La tercera causa, muy importante, es la falta de conocimientos técnicos suficientemente desarrollados como para poder tomar decisiones justas y en poco 43

Documento base del V Congreso Extraordinario tiempo. Al no poder hacerlo deben reunirse muchas experiencias de poco valor y tratar de extraer de ahí una conclusión. Las discusiones suelen volverse interminables sin que ninguno de los expositores tenga la autoridad suficiente como para imponer su criterio. Después de 1, 2, unas cuantas reuniones, el problema sigue vigente hasta que se resuelva por si solo o hay que tomar una resolución cualquiera, por mala que sea. La falta total de conocimientos, suplida como dijimos antes por una larga serie de reuniones, configura el “reunionismo”, que se traduce fundamentalmente en falta de perspectiva para resolver los problemas... ..Si conocemos las causas y los efectos del burocratismo, podemos analizar exactamente las posibilidades de corregir el mal. De todas las causas fundamentales, podemos considerar a la organización como nuestro problema central y encararla con todo el rigor necesario. Para ello debemos modificar nuestro estilo de trabajo; jerarquizar los problemas adjudicando a cada organismo y cada nivel de decisión su tarea; establecer las relaciones concretas entre cada uno de ellos y los demás” RODNEY ARISMENDI (1913-1989) “Para Marx, la acción transformadora del hombre es un rasgo distintivo de su concepción del mundo. Producto de la naturaleza y la sociedad, e históricamente condicionado, el hombre las modifica a su vez, y al hacerlo se transforma a si mismo. Sin esta apreciación básica difícilmente se puede comprender el enfoque marxista; desde su teoría del conocimiento hasta la teoría leninista del partido del proletariado, en nuestra época. La teoría del Partido de Lenin nace naturalmente de la teoría marxista, en tanto materialismo histórico, frente al positivismo, el espontaneismo y el evolucionismo vulgar, sustratos teóricos de la postura oportunista. Entre la filosofía y la política leninista hay plena concordancia. Si la política- expresión de la lucha de clases y herramienta del cambio social-se enfrenta negativamente con la concepción filosófica y con el método de interpretación y transformación histórica, entonces algo no funciona, o la filosofía retorna a su pasado especulativo o la política se confunde con manejo miope, o con la trapisonda del político burgués o reformista acordada –a la francesa-en el almuerzo, entre la “ pera y el queso”...Solo la dialéctica materialista corresponde a las necesidades de la acción revolucionaria; es método científico por corresponder a la objetividad del discurrir social: por lo tanto , de las relaciones entre la teoría y la práctica surgirá el camino adecuado de la acción. “sin teoría revolucionaria-nos dirá Lenin-no hay practica revolucionaria” .Sentencia que siempre nos gusta reunir con la meneada tesis contra Feuerbach: los filósofos se dedicaron a interpretar el mundo, ahora hay que transformarlo. Entre el materialismo dialéctico e histórico y la teoría del partido existe una relación natural, una conexión profunda...son momentos distintos de la concepción del mundo del marxismo leninismo. ...el relativismo es el tono principal entre los filósofos e historiadores en el mundo burgués de hoy. Esta extensión del relativismo, nos parece un reflejo lógico de la 44

Documento base del V Congreso Extraordinario quiebra contemporánea del capitalismo ante el empuje de la revolución socialista vencedora y de la eclosión junto a ella de la “periferia colonial”...vemos en el relativismo actual un reflejo de este mundo nuestro donde todo cambia aceleradamente; donde se desploman creencias y conocimientos, y coinciden la revolución social y el milagro científico-técnico, en el mismo lapso histórico. La idea de la mutación infinita, del cambio natural y social incesante, es solo un punto de partida. De esa raya se puede derivar hacia un evolucionismo vulgar o hacia una evolución dialéctica. Y son rumbos no solo distintos, sino opuestos, diametrales. ..en sus “Apuntes sobre la dialéctica Lenin lo indica: “Las dos concepciones fundamentales del desarrollo (evolución) son: el desarrollo como aumento y disminución, como repetición, y el desarrollo como unidad de contrarios. En la primera concepción del movimiento, el automovimiento, su fuerza impulsora, su fuente, su motivo, queda en la sombra (o se convierte en fuente externa: dios, sujeto, etc.). En la segunda concepción se dirige la atención principal precisamente hacia el conocimiento de la fuente del automovimiento. La primera concepción es inerte, pálida, seca. La segunda es viva. Solo ella proporciona la clave para el automovimiento de todo lo existente; solo ella da la clave para los “saltos”, para la “ruptura de la continuidad”, para “la transformación en el contrario”, para la destrucción de lo viejo y el surgimiento de lo nuevo” La segunda concepción,- la dialéctica-es el reflejo conceptual del movimiento real en la naturaleza y en la sociedad. En ella se basa el descubrimiento revolucionario de Marx y Engels, la concepción materialista de la historia. En particular estudian la sociedad capitalista. De la indagación de su base material y de las leyes de su desarrollo, de la lucha de clases que se libra en sus entrañas entre el proletariado y la burguesía, Marx y Engels concluyen la inexorabilidad de la revolución socialista, de la caída del régimen burgués y de su sustitución por un gobierno del proletariado llamado a edificar la sociedad comunista. Bástenos decir que el marxismo se distancia de toda idea fatalista como el cielo de la tierra...Y que desde el Manifiesto Marx y Engels postulan organizar el proletariado en partido independiente, con vistas a la revolución socialista. Por algo esta obra se denomina “Manifiesto del Partido Comunista” “Los hombres hacen su historia-dice Engels_ cualesquiera sean los rumbos de esta”. Esto diferencia la historia de la sociedad de la historia de la naturaleza. “En la historia de la sociedad, los agentes son todos hombres dotados de conciencia, que actúan movidos por la pasión y la reflexión, persiguiendo determinados fines...Pero esta distinción, por muy importante que ella sea para la investigación histórica, sobre todo de las épocas y acontecimientos aislados, no altera para nada el hecho que el curso de la historia se rige por leyes generales de carácter interno” En ultima instancia, quienes no entienden o fingen no entender la trabazón interna, coherente, en el pensamiento marxista entre el condicionamiento histórico y la acción humana, entre el necesario derrumbe del capitalismo y la lucha política de la clase obrera y su partido, rechazan el carácter contradictorio del desarrollo, la evolución dialéctica como “unidad de contrarios” Se sitúan en la disyuntiva metafísica; o fatalismo o voluntarismo. Si es científica la previsión del cambio social como 45

Documento base del V Congreso Extraordinario resultado del proceso objetivo, es innecesaria la acción transformadora del hombre, o sea, en la arena socio-política, la lucha revolucionaria del proletariado y su partido. Y viceversa. Esta batalla se libra sobre dos frentes: a) el planteamiento derechista que se remite a las condiciones objetivas y niega o reduce hasta la inoperancia el papel del partido de vanguardia; en ultima instancia repite el mecanicismo y el fatalismo socialdemócrata; y b) el planteamiento”izquierdista”-blanquista, voluntarista, con algo del viejo esenismo o de un anarquismo repintado- que cree que el Partido –o en su vacancia real o presunta algún grupo decidido y técnicamente eficaz-puede “hacer la revolución” Y si es verdad que debe buscarse la clave de la interpretación de la historia en las leyes objetivas que norman el movimiento de su base material, susceptible de ser estudiado como un “proceso histórico-natural”, también es verdad que la historia es obra de los hombres, resultado de la lucha entre las clases, que se libra en todos los terrenos: económico, político, teórico, e incluso militar. Si todo el siglo XX demostró el acierto de Marx y Engels al probar la ineluctabilidad de la revolución socialista, también todo este siglo comprueba la extensión...y la variedad de situaciones vinculadas a la discordancia circunstancial de los factores objetivos y subjetivos de la revolución. Por un lado el mundo todo ha madurado objetivamente para la revolución socialista, por otro, en numerosos países, los factores subjetivos para la revolución se retrasan. ..se motiva a veces por las peculiaridades y desigualdades del desarrollo histórico social, otras por retardos, insuficiencias, o errores en la formación y actuación de los partidos del proletariado. El partido encabeza el proceso de formación de los factores subjetivos de la revolución, pero no lo puede hacer según sus deseos y sin las masas. El Partido no solo recoge la experiencia de las masas; la promueve activamente,...la capacidad de aceleración del proceso por el partido, dentro de un cuadro social determinado. Aprende y enseña a las masas. Esta es la función dinámica-dialéctica-del partido. En el capitulo del Manifiesto se identifican los rasgos principales de ese partido...Marx y Engels bregaron toda su vida por la constitución de tales partidos...Lenin, a partir de las ideas básicas de Marx y Engels, edifica una teoría acabada del partido...sobre dos coordenadas: la maduración de la revolución rusa...y el ingreso de la humanidad a la época de guerras y revoluciones, a la fase imperialista del capitalismo. Sin advertir esto no se puede comprender la batalla de Lenin sobre los temas de organización. La teoría del partido de Lenin nace de la revolución inminente y para la revolución. Esto le otorga la plasticidad dialéctica que la caracteriza...define un tipo de partido que debe reunir el temple ideológico y la entereza organizativa, basados en la unidad de teoría y practica, con los nexos constantes y siempre renovados con la mayoría de la clase obrera y las masas. De la síntesis de estos dos componentes, surge su capacidad real como vanguardia, su aptitud revolucionaria concreta. Sin un partido que sepa conducir a la clase obrera y al pueblo, a través de todas las escaramuzas y batallas económicas, políticas e ideológicas, a la conquista del poder, no habrá nunca revolución socialista. Es decir, para Lenin la capacidad del partido para conducir al proletariado y las masas y la revolución se compone de de la “preparación” a veces 46

Documento base del V Congreso Extraordinario por años, y de la capacidad de la clase de la clase de vanguardia de llevar a cabo acciones suficientemente fuertes para romper (o quebrantar) el viejo gobierno, que nunca, ni siquiera en las épocas de crisis, caerá si no se lo hace caer.” Tampoco debe reducirse la teoría de Lenin del partido a una formula organizativa, o simplemente a una eficiente concepción de organización. Es cierto que sobre el tema de organización se deslindan las fronteras entre mencheviques y bolcheviques, en términos actuales, entre socialdemócratas y comunistas. Es evidente que sin el esquema organizativo de Lenin, la teoría del partido de Lenin se resiente y gira en el vacío.”El oportunismo programático se haya vinculado al oportunismo táctico en materia de organización”-dice Lenin. Las formulas estatutarias y los temas de organización que se debatían entonces, definirán si el partido servirá o no para conducir a las masas a la conquista del poder. Estas formulas son conocidas; giran en torno al centralismo democrático, principio clásico de organización de todo Partido Comunista. Ellas se refieren a la unidad del partido asegurada por la pureza ideológica y la unidad de acción; a la elegibilidad de las direcciones y a la discusión democrática de todos los problemas, combinadas con la subordinación entre Congreso y Congreso, de los organismos inferiores a los superiores y de las minorías a las mayorías; con la admisión de la discusión mas amplia dentro de los principios marxistas leninistas, pero con la prohibición de las fracciones, Su norma básica es la obligación de todos los afiliados de pertenecer a una organización del partido y militar en ella. Esta arquitectura conformadora del partido vale y adquiere toda su eficiencia si la concepción teórica y la línea política son certeras y adecuadas. La relación dialéctica de teoría, táctica y organización configura totalmente lo que llamamos la teoría leninista del Partido. Sin la estructura orgánica del partido bolchevique, asentada en una disciplina de hierro, no se hubiera triunfado. Y la disciplina es condición básica del partido. Dicho de otra manera: por grande que sea la conciencia revolucionaria y por acertada que sea la dirección política, ellas no podrán triunfar sin una contextura orgánica y una labor organizativa adecuadas. Pero ninguna habilidad organizativa puede salvar a un partido desfibrado y mal dirigido políticamente. En todas esas relaciones mutuas, en esos momentos de la dialéctica del Partido, los términos son móviles, ya que una concepción teórica –política justa involucra,…un enfoque correspondiente de organización. Y una organización adecuada permite la elaboración teórica, la concreción de las líneas teóricas generales en la practica, el ejercicio de la dirección política como ciencia y como arte, la formación de cuadros que, en ultima instancia, definirán la suerte de toda línea; la edificación de un amplio sistema de relaciones con las masas y de medios propagandísticos y financieros capaces de perfeccionar toda la labor partidaria. La organización asegurara la defensa del partido frente a la reacción, sin la cual el heroísmo y la conciencia se tornan apenas trágicos ejemplos, pero también es condición de las posibilidades ofensivas en ciertas fases del proceso revolucionario. En este sentido, el partido se forma en su capacidad teórica, en su política, en sus cuadros y en su experiencia organizativa. La formación teórica de la dirección y de los 47

Documento base del V Congreso Extraordinario cuadros, indisoluble del temple ideológico, de la adhesión a los principios, contribuye a que estos no sean juguetes de los vendavales revisionistas, ni de la novelería. Pero también les ayuda a formarse una concepción creadora del marxismo Todo partido debe elaborar-inspirado en el marxismo leninismo-una teoría coherente de su revolución. Pero también una táctica flexible y concreta, que en cada momento impulse el movimiento revolucionario. “No basta –dice Lenin-ser revolucionario y partidario del socialismo…Es necesario saber encontrar en cada momento el eslabón preciso de la cadena al cual hay que aferrarse con todas las fuerzas para retener toda la cadena y preparar solidamente el paso al eslabón siguiente…El orden de los eslabones, su fuerza, su unión, la diferencia entre unos y otros, no son tan simples ni tan burdos en la cadena histórica de los acontecimientos como en una cadena corriente forjada por el herrero” Los propios términos básicos de la organización-el centralismo democrático-reclaman un enfoque dialéctico. Las relaciones entre centralismo y la democracia-unidad contradictoria del principio organizativo del Partido-deben situarse en la vida en su fluir movedizo. En los casos de extrema reacción, de guerra civil u otros instantes críticos, el centralismo puede ser el término dominante; en momentos de actuación pública, en el marco democrático burgués, la democracia interna del partido posee un juego mas amplio, y más flexibles pueden ser también las exigencias al militante. Lenin, en el atisbo de legalidad que sigue al año 5 (1905), escribe “La reorganización del partido” donde coloca el acento en la flexibilidad organizativa. Este criterio se vuelve cada vez más importante cuando el partido debe contemplar 2 extremos: crecer con amplitud, y vigorizarse al mismo tiempo en el plano de la organización. En ningún caso, el Partido debe romper la relación dialéctica: si olvida el centralismo, la lucha por la discusión, la preparación de los cuadros, etc. caerá en un liberalismo de corte socialdemócrata y castrará al Partido. Si aplasta la democracia interior, si asfixia la discusión y la crítica, y olvida la autocrítica, si abandona la verificación de la línea en la práctica, puede incurrir en una desviación burocrática, en la suplantación de la disciplina consciente por la administrativa. En la concepción leninista –decíamos-el partido se forja, no nace con todas sus armas. En la forja del partido se integran tres elementos por lo menos: la propia practica política, de masas y de organización, sin la cual no habrá verdadera formación, la discusión política e ideológica permanente; y la preparación teórica que no puede nunca ser hija de la espontaneidad o librarse a la voluntad individual de cada cuadro. En relación al movimiento internacional, la formación del partido presupone el conocimiento de las experiencias de todo el movimiento y su fusión critica con la experiencia nacional. Y la plena conciencia de que el internacionalismo es principio inmutable de la condición marxista –leninista del partido. En una palabra, la teoría del partido de Lenin es esencialmente dialéctica. Lo es en las relaciones externas-diversas- del partido del proletariado, y en las internas, propias de su desarrollo. En las externas, lo es en la conexión inseparable de los conceptos de vanguardia y clase, de partido y masas, de factores objetivos y subjetivos de la revolución, de acción y dirección política y estructura orgánica. 48

Documento base del V Congreso Extraordinario En las internas, lo es en lo que se refiere a los términos: centralismo y democracia; trabajo y dirección colectivos y responsabilidad individual; disciplina y discusión, debate creador y capacidad de acción; principio de dirección y autocrítica y elegibilidad. Llevado al plano internacional, esa unidad de contradicciones encarna en el internacionalismo mas firme combinado con la responsabilidad real por la suerte de la revolución en cada país” (Rodney Arismendi: “Lenin, la revolución y América Latina”…1970). III Congreso Extraordinario del PCU, 2003. El centralismo-democrático “El proletariado no dispone, en su lucha por el poder, de más arma que su organización. El proletariado (...) sólo puede hacerse y se hará inevitablemente invencible, siempre y cuando que su unión ideológica por medio de los principios del marxismo se afiance mediante la unidad material de la organización...” (V.I.Lenin: Un paso adelante, dos pasos atrás) Lenin defendió y construyó la idea del “Partido de nuevo tipo”, a la luz de las ideas de Marx y Engels desarrolladas en el Manifiesto del Partido Comunista y con el fin de dotar a la clase obrera y a las masas populares, del principal instrumento político para realizar las transformaciones revolucionarias que la hora reclamaba. La concepción leninista de Partido se basa en que para unir, organizar y conducir a la clase obrera y a las masas en la lucha por el poder político, no alcanza con tener una estrategia y una táctica correctas y vínculo estrecho con las masas; es necesario construir un Partido político, guiado por las ideas del marxismo y que organice a los comunistas, en torno a principios que aseguren el centralismo y la disciplina, como elementos imprescindibles para lograr la unidad de pensamiento y acción del Partido. A la vez, que tal condición sólo puede alcanzarse en el grado y calidad necesarios, a través de la discusión y resolución democráticas de los principales temas de la actividad política del Partido. Es por estas ideas, que el principio organizativo rector del Partido creado por Lenin, el centralismo democrático, articula el sistema de organismos en torno a un centro único de dirección, con normas que garantizan la participación democrática de los comunistas. sea, para la materialización de este principio, es determinante el desarrollo políticoorgánico de los organismos. Es en los organismos que se realiza la democracia partidaria, que los comunistas se informan, discuten, se forman y organizan, es allí que resuelven el camino a seguir y el plan de acción para avanzar. De ahí que en esta etapa de desarrollo del Partido, el principal tema a resolver es el funcionamiento regular de los organismos, especialmente de las Agrupaciones, y de ellas, particularmente las de los centros de concentración del Plan. En nuestros Estatutos están los principios y normas fundamentales que componen el núcleo fundamental del centralismo democrático.

49

Documento base del V Congreso Extraordinario El Partido tiene un Programa y Estatutos, obligatorios para todos sus organismos y afiliados, y un centro único de Dirección. Todos los afiliados participan en la elaboración del Programa y de los Estatutos, de la táctica general y de la reelaboración de la línea en sus organismos. Los organismos de Dirección se eligen de abajo hacia arriba y todos los afiliados pueden elegir y ser electos dentro de las normas estatutarias. Todos los comunistas participan y tienen libertad de opinión y de crítica en el organismo correspondiente, así como la obligación de aplicar las resoluciones que resumen la opinión de la mayoría. Los organismos inferiores deben aplicar las resoluciones de los organismos superiores. Todos los organismos deben rendir cuentas periódicamente de su actuación al organismo superior y a los afiliados correspondientes. En el Partido se desarrolla la disciplina consciente, cuyas normas son obligatorias para todos los afiliados. En el Partido no se admite el fraccionalismo. Estas normas permiten armonizar con sentido dialéctico, la imprescindible centralización con la más amplia democracia interna, la disciplina necesaria con la creación y la iniciativa política permanente. Este tipo de organización, es la que se corresponde con el carácter revolucionario del PCU, con su papel de vanguardia, le permite actuar como cuerpo homogéneo en función de su estrategia, su táctica y su Plan político concreto, ir acumulando prestigio en las masas. El rebajamiento de estos principios provoca la dispersión, siembra confusión en las masas y en las filas del propio Partido, se pierde la confianza del pueblo en nuestra capacidad de dirigirlo, genera condiciones para el enfrentamiento interno. El revisionismo en todas las épocas desde la discusión en el proceso de creación del Partido de Lenin y adquiriendo diferentes formas, combatían y combaten el centralismo democrático, incluyendo a nuestros liquidacionistas de fines de los 80’ y principios de los 90’, disfrazados con el traje de una supuesta “renovación”. Todos le hicieron y le hacen un gran servicio al imperialismo y a las oligarquías locales. Debemos desplegar una lucha ideológica intransigente contra estas corrientes, en todos los planos, pero lo determinante para vencerlas y avanzar, es la construcción concreta de un gran PCU basado en los principios leninistas de organización.

50