You are on page 1of 18
UNIVERSIDAD CATÓLICA LOS ÁNGELES DE CHIMBOTE FACULTAD DE DERECHO Y CIENCIA POLÍTICA ESCUELA PROFESIONAL DE DERECHO
UNIVERSIDAD CATÓLICA LOS ÁNGELES DE CHIMBOTE
FACULTAD DE DERECHO Y CIENCIA POLÍTICA
ESCUELA PROFESIONAL DE DERECHO
DERECHO INTERNACIONAL PUBLICO
“ANÁLISIS DEL INFORME FINAL ELABORADO POR LA COMISION
INTERAMERICANA DE LOS DERECHOS HUMANOS SOBRE LA
VIOLACIÓN A LOS DERECHOS FUNDAMENTALES DEL EX-PRESIDENTE
DE LA REPUBLICA DEL PERU, DR. ALAN GARCIA PEREZ”
RAY CÉSAR MENDOZA RODRÍGUEZ
CICLO :
XI
TURNO : NOCHE
CHIMBOTE – PERÚ
2012
0

I.-CONTENIDO

 

Pág.

I.- Introducción

3- 4

II.- Hechos denunciados ante la C.I.D.H. por el ex Presidente de la

República del Perú, Dr. Alan García Pérez, por los actos violatorios de los

derechos humanos en el Perú

5

2.1.- Violación al domicilio y libertad personal del ex Presidente de la

Republica del Perú y de sus

5

2.2.- Autorización arbitraria del Estado Peruano, al Procurador público

para formular denuncia penal en contra del ex Presidente de la República

del

Perú,

por

la

comisión del delito de tenencia ilegal de armas de

fuego

..............................................................................................................

5- 6

2.3.- La persecución política del régimen instalado a partir de 1990, en

contra del ex Presidente de la República del Perú, por el supuesto delito

de enriquecimiento ilícito en agravio del Estado

......................................

6- 7

III.- Posiciones y alegatos de defensa del Estado y del denunciante,

respecto a la violación de los derechos humanos

7

3.1.- Posición del gobierno del Perú

7- 8

3.2.- Posición de defensa del denunciante de la violación de los derechos

humanos en el Perú

....................................................................................

8- 9

IV.- Posición jurídica de la Comisión Interamericana de Derechos

Humanos frente al conflicto

9

4.1.- Competencia de la C.I.D.H. frente al conflicto suscitado

....................

9

4.2.- Recomendaciones de la C.I.D.H. sobre la regla del previo

agotamiento de la solución del conflicto en la jurisdicción interna de un

país

...............................................................................................................9-

10

4.3.- Hechos violatorios a los derechos fundamentales y al estado de derecho, observados por la C.I.D.H. en la jurisdicción interna del

Perú............................................................................................................

10- 11

V.- Determinación de los hechos imputados por el Estado Peruano en

contra del

ex

Presidente de la

República

del

Perú, en

alusión a

la

violación de los derechos humanos

  • .......................................................11- 13

VI.- Fundamentación del informe final de la C.I.D.H, respecto a los hechos

denunciados por el ex Presidente de la República del Perú

.....................

13

6.1.- El derecho a la libertad y seguridad personal de los familiares y del ex Presidente de la República del Perú, Dr. Alan García Pérez .................13

6.2.- Los procesos penales interpuestos al ex Presidente de la República

del Perú, Dr. Alan García Pérez por el supuesto delito de la tenencia ilegal

de armas de fuego

.....................................................................................

13- 15

6.3.- Determinación de la garantía del Non Bis In Ídem, en la imputación

del proceso penal por el delito de enriquecimiento ilícito

.........................

15

6.4.- Determinación de la violación al debido proceso legal en función de la inmunidad parlamentaria del ex Presidente de la República del

Perú

15

VII.- Palabra clave del informe definitivo de la Comisión Interamericana de

Derechos Humanos

15

7.1.- Los Derechos Humanos universales de la Convención Americana de

Derechos Humanos de San José de Costa Rica

.........................................

15

VIII.- Conclusiones

....................................................................................

16- 17

I.- INTRODUCCIÓN

El 07 de Febrero de 1995, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, durante su 88º Periodo de Sesiones, aprobó y emitió el informe definitivo Nº 1/95, referente al caso Nº 11.006; cuyo protagonista principal, fue el ex Presidente de la República del Perú, Dr. Alan García Pérez. Este informe de la CIDH, se basa en los acontecimientos que motivaron la denuncia interpuesta ante dicho organismo por parte del ex Presidente, por presuntas violaciones a los derechos humanos en contra de su persona, de su esposa y la de sus hijos; al haberse ingresado violentamente al domicilio del ex Presidente Alan García Pérez, con la intención y orden superior de detenerlo, atentándose contra la vida y la seguridad personal de la familia ex presidencial. Estos hechos fueron registrados el 05 de Abril de 1992, luego que el Congreso de la Republica se encontraba cerrado y que las normas constitucionales no se aplicaban, por cuanto eventualmente mediante el

Decreto Ley Nº 25418, denominado: “Ley de Bases del Gobierno de Emergencia y Reconstrucción Nacional”, se anuló todo intento legal por

preservar la libertad personal, por oponerse a los fines y objetivos de dicho Decreto Ley; abiertamente anticonstitucional, y todo este contexto político se produjo con motivo de la disolución de los poderes públicos del Estado, representados en el Poder Legislativo y el Poder Judicial, cuando en aquel entonces gobernaba el ex Presidente de la Republica, Ing. Alberto Fujimori Fujimori, quien decidió dejar en suspenso la Constitución Política del Estado, asumiendo el Poder Ejecutivo directamente las facultades del Poder Legislativo, recesando el Poder Judicial, el Concejo Nacional de la Magistratura y el Tribunal de Garantías Constitucionales. Ante tal panorama, el ex Presidente de la Republica, Dr. Alan García Pérez, denunció tales atropellos ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, en clara alusión a la violación de los derechos personales protegidos por la Convención Americana. Posteriormente, luego de iniciado el proceso, al recibirse las respectivas notificaciones de la admisión de la denuncia por ambas partes, el Gobierno del Perú de aquella época, alegó una serie de argumentos y recursos dilatorios con el objetivo de desvirtuar la denuncia, muchos de las cuales contravenían el orden constitucional y violentaban los acuerdos internacionales de la Convención Americana sobre los Derechos Humanos. Por su parte la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, y de acuerdo a sus atribuciones reconocidas por la Convención Americana sobre Derechos Humanos, luego de un vasto análisis y consideraciones generales, tanto en el aspecto jurídico, como en el de los principios generales del Derecho Internacional Publico, sobre los cargos imputados al ex Presidente de la República del Perú, Dr. Alan García Pérez, ratificó que dichos derechos vulnerados necesariamente deben de estar sustanciados de conformidad con las reglas del debido proceso legal, señalado en el articulo 8. inciso 1, y así mismo que todo aquello, debe de constituir una obligación general de garantizar el libre y pleno ejercicio de

los derechos de toda persona sujeta a la jurisdicción de un determinado Estado, en concordancia con el articulo 1º de la Convención Americana de los Derechos Humanos. Finalmente la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, como fuero internacional, y luego de un arduo proceso legal, concluyó su informe final preliminar 15/94, con las conclusiones, por las cuales establecía que el Estado del Perú es responsable pleno de la violación del derecho a la libertad y seguridad personal, de la violación del derecho a la intimidad personal y la de su esposa, así como de la violación del derecho a la protección especial de sus hijos, al haberse violentado los artículos 7º, 11º y 19º de la Convención Americana sobre los Derechos Humanos, y de igual manera consideró como responsable al Estado Peruano de la violación de los derechos al debido proceso y garantía judicial, al haberse transgredido el articulo 8º, de la citada Convención Americana, por haberse iniciado por parte del Estado Peruano una segunda persecución penal, al haberse fundado dicha denuncia en los mismos hechos que habían motivado una acción anterior. Asimismo en el informe final, la Comisión Americana de Derechos Humanos, recomendó al Estado Peruano, reparar las consecuencias ocasionadas por la vulneración de los Derechos Humanos del ex Presidente de la República del Perú, Dr. Alan García Pérez, su esposa e hijos y de igual manera hacer publico el informe, tanto a nivel nacional como internacional, dado que el Estado Peruano no cumplió con las recomendaciones señaladas, dentro del plazo otorgado por la instancia internacional de los Derechos Humanos, sin embargo ninguna de éstas aprehensiones fue cumplida por el anterior gobierno, ni los subsecuentes y posteriores gobernantes. Todo un desastre de incumplimiento y una abierta violación del derecho internacional.

II.- HECHOS DENUNCIADOS ANTE LA C.I.D.H POR EL EX PRESIDENTE DEL LA REPUBLICA DEL PERU, DR. ALAN GARCÍA PÉREZ, POR LOS ACTOS VIOLATORIOS DE LOS DERECHOS HUMANOS EN EL PERU.

1.-

VIOLACION

AL

DOMICILIO

Y

LIBERTAD

PERSONAL

DEL

EX

PRESIDENTE Y SUS FAMILIARES.

ANTECEDENTES:

El 05 de Abril de 1992, durante el primer gobierno del ex Presidente de la República del Perú, Ing. Alberto Fujimori Fujimori, se produjo el cierre del Congreso de la República dejándose en suspenso la Constitución Política del Estado, recesándose el Poder Judicial, el Consejo Nacional de la Magistratura y el Tribunal de Garantías Constitucionales, siendo asumido desde ese momento las facultades legislativas a través del Poder Ejecutivo. En ese devenir de situaciones y durante la noche del 05 de Abril, tropas del ejercito acompañado de equipos militares, irrumpieron violentamente en el domicilio del ex Presidente de la República, Dr. Alan García Pérez, atacando con disparos de balas e ingresando dentro de ella en forma prepotente, en busca del ex Presidente; y al no encontrarlo optaron por impedir la salida de sus cuatro menores hijos y las empleadas domésticas; los cuales fueron obligados a permanecer encerrados dentro de ella, privándolos de su libertad individual. Aprovechándose de la situación y la desigualdad, los militares invasores, se apropiaron ilícitamente de documentación privada de la familia García, tales como: Pasaportes, documentos de identidad, títulos de propiedad, declaraciones de impuestos, correspondencia privada, así como la documentación original de la defensa legal instaurado en su contra por el presunto delito de enriquecimiento ilícito, antepuesto por el gobierno de turno, lográndose con este acción por parte del gobierno de aquel entonces, que el ex Presidente de la República, Dr. Alan García Pérez, busque refugio político en la Embajada del país de Colombia, cuyo gobierno el 02 de Junio de1992, le otorgó el asilo político, poniéndose a salvo de la implacable persecución política del cual fue objeto por parte del anterior gobierno.

2.-

AUTORIZACIÓN

ARBITRARIA

DEL

ESTADO

PERUANO

AL

PROCURADOR

PUBLICO

PARA

FORMULAR

DENUNCIA

PENAL

EN

CONTRA DEL EX PRESIDENTE POR LA SUPUESTA COMISION DEL DELITO DE TENENCIA ILEGAL DE ARMAS DE FUEGO.

ANTECEDENTES:

El 14 de Abril de 1992, nueve días después de haberse perpetrado los actos intimidatorios y violatorios a la libertad personal del ex Presidente de la República, Dr. Alan García Pérez; el Gobierno del Perú, mediante Resolución Ministerial Nº 0885-92-IN/DM, y publicada al día siguiente en el diario oficial “El Peruano”, autorizaba al Procurador Publico a formular una denuncia penal en contra del ex Presidente, por la comisión del supuesto delito de tenencia ilegal de armas de fuego. Esta denuncia, fue el resultado del allanamiento por parte de las Fuerzas Armadas del Perú, al local del Partido Aprista Peruano, del cual en ese tiempo, el ex Presidente de la República del Perú ocupaba el cargo de Secretario General, allanamiento efectuado con la agravante de haberse producido en presencia de un Fiscal Militar y no de un Fiscal Civil, el cual constitucionalmente no era competente para la incursión y que además dicha acción, no contaba con ninguna orden judicial, que avalara dicha intromisión en el local partidario; violándose de esta manera el derecho a la intimidad y de aquellas derivadas del presunto tramite ilegal de dos causas atribuidas a la tenencia ilegal de armas. De estos hechos descritos, el Gobierno, no presentó observación alguna; por lo cual implícitamente aceptaban la ocurrencia de la violación a los Derechos Humanos, dado que el 30 de Abril del mismo año, se publicó en el diario oficial “El Peruano”, la Resolución Ministerial Nº 0435-92-IN/DM, mediante el cual se disponía que el Procurador Público, inicie una segunda acción penal en contra del ex Presidente de la República; por el supuesto hallazgo por parte de las fuerzas militares en el domicilio del ex mandatario, de armas de fuego; cuando en realidad todas esas armas incautadas tenían su licencia correspondiente y algunas de ellas, eran obsequios personales de otros ex mandatarios de países latinoamericanos y que además, éstos se encontraban en calidad de muestras de exhibición dentro del museo personal, sin municiones y dentro de la sala principal del domicilio del ex Presidente.

3.- LA PERSECUCIÓN POLÍTICA DEL REGIMEN INSTALADO A PARTIR DE 1990 EN CONTRA DEL EX PRESIDENTE DE LA REPUBLICA, POR EL SUPUESTO DELITO DE ENRIQUECIMIENTO ILICITO EN AGRAVIO DEL ESTADO.

ANTECEDENTES:

Instalado en el gobierno para el periodo presidencial de 1990 a 1995, el régimen constitucional del ex Presidente de la República, Ing. Alberto Fujimori Fujimori, a través de la ex Cámara de Diputados y de Senadores

del Congreso de la República, iniciaron una “cacería de brujas” en contra

del ex Presidente de la República del periodo 1985-1990, Dr. Alan García Pérez. En el mes de Octubre de 1991, tras una acusación parlamentaria,

sobrevino una Acusación Constitucional por el presunto delito de enriquecimiento ilícito y mediante la cual se le suspendió en el ejercicio de sus derechos de función de Senador Vitalicio, tal como estaba

señalado en el articulo 184º de la Constitución Política del Perú del año 1979, vigente hasta aquel entonces y cuya disposición era de obligatorio cumplimiento para todos los ex Presidentes de la República de aquella época, cuando éstos concluían su mandato presidencial. Con esta acción, al ex Presidente de la República y ex Senador Vitalicio; se le despojó de su inmunidad parlamentaria, quedando convertido en simple persona natural sujeta a lo prescrito por la ley. Este presupuesto de la acusación constitucional se fundaron en hechos imputados al ex Presidente de la República, tales como; el desequilibrio patrimonial durante su función pública, al argumentarse que existía un desequilibrio entre sus ingresos y egresos, también se fundamentaron en indicios de su participación directa en la toma de decisiones de colocar las Reservas Internacionales del Banco Central de Reserva del Perú (BCR), en el Banco BCCI de Italia, de lo cual se aduce, que habría recibido sobornos por tal decisión. De igual manera se arguyó su participación directa en la reducción directa de la compra del numero de aviones Mirage, y que aquello habría permitido la venta de aviones restantes a favor de terceros, lo cual también le habrían generado unas altas comisiones como beneficio personal por la operación indicada.

III.-

POSICIONES

Y

ALEGATOS

DE

DEFENSA

DEL

ESTADO Y DEL DENUNCIANTE, RESPECTO DE LAS

VIOLACIONES A LOS DERECHOS HUMANOS.

  • 1.- POSICIÓN DEL GOBIERNO DEL PERÚ:

A) El Gobierno del Perú cuestionó los hechos denunciados por el ex Presidente de la República, Dr. Alan García Pérez, al sostener que la noche del 05 de Abril de 1992, no hubo predisposición de detener violentamente al ex Presidente y su familia; sino que la orden fue muy por el contrario, la de cautelar y vigilar la residencia del ex mandatario, con la finalidad de evitarse posibles alteraciones y desmanes del orden público, que podrían afectar la integridad física del ex mandatario y el de su familia.

B) En lo que respecta a la presunta denuncia penal por tenencia ilegal de armas, el Gobierno Peruano no presentó observancia alguna, infiriéndose su plena aceptación a la violación de los Derechos Humanos, en este caso por abuso de autoridad, dado que quedó plenamente demostrado que las armas incautadas mediante el allanamiento violento al domicilio del ex Presidente de la República, todas ellas tenían sus licencias de uso y que varios de ellos, fueron obsequios de ex dignatarios de América Latina y que solamente se encontraban en calidad de exhibición.

C) En cuanto al argumento de defensa del Gobierno Peruano, respecto a la Acusación Constitucional por el presento enriquecimiento ilícito, en contra del ex mandatario; éste señalaba la presunta responsabilidad en relación a la existencia de cuentas bancarias en el exterior, no justificadas

debidamente y en la presunta participación en operaciones de colocación de las reservas monetarias del BCR del Perú en el Banco Italiano BCCI; hoy disuelto y fenecido, así como en el de la presunta participación en la reducción de la compra del numero de unidades de aviones Mirage a Francia; eventos que según se presumen, habrían permitido la obtención de beneficios económicos al ex mandatario. Remitida la Acusación Constitucional por el Senado de la República y de acuerdo a las atribuciones contenidas en el articulo 184º de la Constitución Política de 1979, el cual señalaba, que es facultad del Fiscal General de la Nación, ejercitar la acción penal imperativa en contra de los altos funcionarios del Estado, acusados constitucionalmente; y el del Poder Judicial por su parte, abrir la instrucción respectiva; según el argumento planteado en concordancia con el articulo 66º, inciso 2, de la Ley Orgánica del Ministerio Público, cuando la Cámara de Diputados o de

Senadores, declare “ha lugar” la formación de la causa.

Sin embargo el ex Fiscal de la Nación, que en aquel entonces, recaía en la

persona del Dr. Pedro Méndez Jurado, no incluyó ninguno de los hechos descritos en la acción penal ejercitada en contra del ex mandatario de la República; por lo que el Gobierno Peruano, argumentó que el mandato fue imperativo y no potestativo, por lo que la nueva acción penal

ejercitada

por

la

nueva Fiscal de la Nación, nombrada

para

el caso

especifico, no tiene el carácter de cosa juzgada, porque para que ello sea

posible, según los argumentos gubernamentales, deben de concurrir dos elementos: La existencia de un proceso penal y la culminación de tal proceso mediante sentencia firme; por lo que mal podría considerarse como un ”nuevo juicio”, aquello mencionado sobre los mismos hechos imputados, sino que la misma debería de ser considerado como una

“ampliación” de la anterior acusación penal.

2.- POSICIÓN DE DEFENSA DEL DENUNCIANTE DE LA VIOLACIÓN DE LOS DERECHOS HUMANOS EN EL PERU.

  • A) Los familiares del denunciante ex Presidente de la República del Perú,

Dr. Alan García Pérez, señalaron que luego del 05 de Abril de 1992, el Poder Judicial se encontró sujeto a una continua interferencia por parte del Poder Ejecutivo, el cual se tradujo en el cambio de los Jueces por medio de Decretos Leyes y que las autoridades del gobierno de aquella época en sus diferentes presentaciones no negaron los cargos de

violaciones a los Derechos Humanos; muy por el contrario justificaron las acciones del Ejercito y de las Fuerzas Armadas y que además solo se han

limitado a discusiones bizantinas, sobre la existencia o no de la “cosa juzgada” y el doble juzgamiento por el presunto delito de

enriquecimiento ilícito.

  • B) Los denunciantes, también señalaron que en la legislación peruana; no

solo se obtiene la “cosa juzgada” a través de una sentencia; sino que

también en el articulo 2º, inciso 20 de la ex Constitución Política del Perú

de 1979, señalaba que: “La amnistía, los indultos, los sobreseimientos definitivos y las prescripciones producen los efectos de “cosa juzgada”.

En

tal

sentido el

auto resolutivo dictado por el ex

Vocal de

la

Corte

Suprema de Justicia, denegando la apertura de la instrucción penal en

contra

del

ex

mandatario,

debería

de

ser considerada como “cosa

juzgada”, por causa del sobreseimiento definitivo, ya que fue

posteriormente confirmada en segunda instancia por los miembros del anterior Tribunal de Justicia; y todo aquello debido a que con fecha 11 de

Septiembre de 1992, por Resolución Ministerial del Concejo de Ministros, éste autorizaba al Procurador Público a solicitar a la nueva Fiscal de la Nación, para que inicie una nueva acción penal por el mismo delito anterior de enriquecimiento ilícito, el cual se encontraba sobreseído, violándose de esta manera el principio del derecho de la res iudicata (cosa juzgada).

IV.-

POSICIÓN

JURÍDICA

DE

LA

COMISION

INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS FRENTE AL CONFLICTO DECLARADO.

A) COMPETENCIA DE LA C.I.D.H. FRENTE AL CONFLICTO SUSCITADO:

El articulo 46.1, inciso a, de la Convención Americana de los Derechos Humanos, establece que, para que una petición presentada a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos resulte admisible, es necesario que en primera instancia se haya interpuesto la denuncia y se hayan agotado todos los recursos y procedimientos dentro de la jurisdicción interna del país solicitante, de acuerdo a lo establecido en los principios del Derecho Internacional reconocido, tal como se señalan en los artículos 44º y 45º de la Convención Americana de los Derechos Humanos. Por otra parte la C.I.D.H, es competente para conocer del presente caso de violación a los Derechos Humanos, en contra del ex Presidente de la República del Perú, Dr. Alan García Pérez, por tratarse de violaciones de derechos reconocidos en la Convención Americana sobre Derechos Humanos, tal como se encuentran señalados en los artículos 7º, 8º, 11 y 19º de la C.I.D.H.

B) RECOMENDACIONES DE LA C.I.D.H SOBRE LA REGLA DEL PREVIO

AGOTAMIENTO DE LA SOLUCION

DEL

CONFLICTO

EN

LA

JURISDICCIÓN INTERNA DE UNA NACIÓN.

En esta parte, la Convención Americana sobre los Derechos Humanos ha establecido que, si en el caso que exista una violación a uno de los derechos humanos protegidos por la Convención Americana, dentro de una determinada nación, el Estado en cuya jurisdicción haya ocurrido la trasgresión del derecho, tiene la obligación de garantizar a la victima un recurso sencillo y rápido que asegure la obtención de una solución a su reclamo.

Bajo esta premisa, en el Estado peruano denunciado por aquella época, no se dieron los recursos de la jurisdicción interna del debido proceso legal en la protección de los derechos violados del ex Presidente de la República del Perú, ni mucho menos el recurso de posibilidad del denunciante de acceder a una justicia imparcial.- Para la C.I.D.H, el Habeas Corpus, tan igual que el Amparo, son recursos judiciales sencillos y rápidos para proteger a las victimas de la violación a los derechos humanos y cuyo ejercicio no se encuentra sujeto a suspensión, ni aún en los casos de estado de excepción, tal como se encuentra dispuesto en el articulo 27º inciso 2 de la Convención Americana de los Derechos Humanos, sin embargo en el caso peruano, ninguna de esta excepciones preservantes de la violación a los Derechos Humanos, fueron aceptados y amparados por el Poder Judicial parametrado de aquella época, lo cual constituyó una clara posición de violación a los derechos humanos, al amenazarse la libertad personal del ex mandatario presidencial y el de su familia.

C) HECHOS VIOLATORIOS A LOS DERECHOS FUNDAMENTALES Y AL ESTADO DE DERECHO OBSERVADOS POR LA C.I.D.H. EN LA JURISDICCION INTERNA DEL PERU.

El 11 de Mayo de 1992, la esposa del ex Presidente de la República del Perú, Sra. Pilar Nores de García, interpuso un recurso ante la 42º Fiscalía de Lima, en la que solicitaba la no promoción de la denuncia penal en contra de su esposo, por estar ésta fundada en prueba obtenida ilegalmente ya la vez reclamaba la aplicación del articulo 176º de la ex Constitución Política del Perú de 1979, según la cual, el ex mandatario en su calidad de Senador Vitalicio no podría ser procesado, si previamente no se tenia ninguna autorización de la Cámara de Senadores, a la cual pertenecía. En aquel entonces la Fiscal encargada, Dra. Ana Maria Santiago, elevó el pedido en consulta a la nueva Fiscal de la Nación, Dra. Blanca Nélida Colán, de triste recordación por los hechos de corrupción detectados durante el periodo de gobierno del ex Presidente Alberto Fujimori Fujimori; y quien emitió dictamen calificando los hechos aludidos como

un “delito común” y a la vez que ordenó la acusación fiscal y promoción

de la misma. Promovida la denuncia y abierta la causa, el ex Presidente de la República, Dr. Alan García Pérez, dedujo una cuestión previa por no haberse cumplido con el requisito previo del desafuero, la cuestión aludida fue declarada infundada por el Juzgado de Instrucción Penal y además, subida en apelación fue confirmada por la Segunda Sala Penal de Lima. De igual manera los denunciantes, interpusieron un recurso de nulidad, por estos atropellos jurídicos ante la Corte Suprema de Justicia, el cual también fue desestimado y por último en los detalles acerca de la amenaza y violación al debido proceso legal, los padres del ex mandatario presidencial, formularon una acción de Habeas Corpus, en el cual señalaban que el ex Presidente de la Republica del Perú, al haber recuperado su inmunidad parlamentaria, la promoción de cualquier

acción penal fundada en la comisión de un delito, durante el ejercicio de sus funciones como Presidente del Perú, no tenia sentido ni asidero legal, dado que éste necesariamente para que tenga validez, debería de ser acompañado por el antejuicio correspondiente, tal como lo señala la Ley Nº 23503, en su articulo 12º, inciso 17, de la ley del Habeas Corpus y del Amparo. Posteriormente, el 03 de Noviembre de 1992, el Juez a cargo de la tramitación de la acción penal, señaló, que de lo actuado y compulsado las pruebas instrumentales, se determino que: El ex Presidente de la República del Perú, Dr. Alan García Pérez, recuperó el fuero parlamentario, tras el pronunciamiento de la Primera Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia, dado que así lo entendió el Senado, cuando la Comisión de la Mesa Directiva del Senado de la República, acordó la reincorporación como Senador Vitalicio del ex mandatario. Sin embargo, no obstante el reconocimiento efectuado, el Juez de la causa, declaró improcedente la acción del Habeas Corpus, aplicando el articulo 16º de la Ley Nº 25398 y que según el cual “no procede la acción del Habeas Corpus cuando el recurrente tiene instrucción abierta o se

halla sometido a juicio por los hechos que originan la acción de garantía”

Tremendo absurdo jurídico, lleno de falacias legales y abuso de autoridad, pues es precisamente a través de un proceso abierto en el que se observan los derechos conculcados, cuando se plantea el Habeas Corpus con el objeto de remediar dichas arbitrariedades; en cambio si no existiera un proceso o una acusación penal, entonces no tendría razón de ser, ni sentido la solicitud del Habeas Corpus o la garantía constitucional del Amparo. Es decir, durante todo este oscuro tiempo del avasallamiento del derecho y la defensa al debido proceso legal, el Poder Judicial estuvo manejado y direccionado políticamente por el Poder Ejecutivo, encabezado por el ex Presidente de la Republica del Perú, Ing. Alberto Fujimori y sus corruptos asesores, muchos de los cuales hoy en día purgan penas máximas de reclusión, establecidas en los Códigos de Ejecución Penal, por sus acciones atentatorias y violatorias a los Derechos Humanos. Bajo este panorama, la Corte Interamericana de los Derechos Humanos, consideró que los recursos interpuestos por el ex Presidente de la Republica del Perú, Dr. Alan García Pérez, dentro de la jurisdicción interna, en la practica resultaron ineficaces e improcedentes y direccionadas a causar un daño moral y legal a la persona del ex mandatario presidencial.

V.- DETERMINACION DE LOS HECHOS IMPUTADOS

POR

EL

ESTADO

PERUANO

EN

CONTRA

DEL

EX

PRESIDENTE

DE

LA

REPUBLICA

DEL

PERU

EN

ALUSION

A

LA

VIOLACIÓN

DE

LOS

DERECHOS

HUMANOS.

La Corte Interamericana de Derechos Humanos, en reiteradas ocasiones

ha sostenido que: Toda persona tiene derecho a ser oída, con las debidas garantías procésales, por un Juez o Tribunal competente, independiente e imparcial, en la sustanciación de cualquier acusación penal formulada contra ella. Tal es así, que en doctrina reiterada la C.I.D.H, a afirmado que “La efectiva vigencia de las garantías judiciales se orientan sobre la independencia del Poder Judicial, derivada de la clásica separación de poderes públicos, siendo ésta una consecuencia lógica que se deriva de la concepción

misma acerca de los derechos humanos”.

Por lo tanto la independencia del Poder Judicial es un requisito

fundamental para la vigencia de los derechos humanos en cualquier

sociedad en general; y por lo tanto aquello no ha sido corroborado por el Estado peruano de aquel entonces; sino muy por el contrario se burlaron y violentaron los derechos humanos de las personas; pues el 23 de Abril de 1992, el gobierno de facto destituyó 134 personas, entre Vocales de las Cortes Superiores, Fiscales Superiores, Jueces de los diferentes Distritos Judiciales del Perú, Fiscales Provinciales y Jueces de Menores de los Distritos Judiciales de Lima y Callao; incluyéndose y ordenándose además a los nuevos Jueces nombrados para que no admitan y apliquen la utilización del recurso constitucional del Amparo, eliminándose dicho derecho fundamental de las personas, lo que originó que éstos se vean violentados y conculcados en sus derechos individuales. En la práctica, el gobierno de aquel entonces, generó una concentración de poder y de funciones en el Poder Ejecutivo, vulnerándose el equilibrio de poderes establecido constitucionalmente, en la ex Constitución

Política de 1979, lo cual se tradujo en “una mayor subordinación del Poder Judicial hacia el Poder Ejecutivo”.

En tal sentido, la Corte Interamericana de los Derechos Humanos, en el proceso seguido, logró establecer los puntos controvertidos en la determinación de las cuestiones de fondo, resumiéndolos en los siguientes puntos:

1) Determinar, si como resultado de los hechos ocurridos el 05 de Abril de 1992, se violaron los derechos a la libertad y seguridad personal del ex Presidente de la República del Perú, Dr. Alan García Pérez, su esposa e hijos, y se violentó el derecho a la intimidad de su domicilio y el de sus documentos y papeles privados.

2) Determinar, si en los procesos penales iniciados en los presupuestos de los delitos de tenencia ilegal de armas, se han respetado las debidas garantías procésales, protegidos por la Convención Americana sobre Derechos Humanos.

3) Determinar, si de la sustanciación del segundo proceso iniciado por el presunto delito de enriquecimiento ilícito y la anulación de ciertos actos procésales del primer proceso, constituyeron una violación al principio del Non Bis In Ídem, (Nadie puede ser sometido otra vez a juicio por los mismos hechos).

4) Determinar, si la omisión de solicitar a la Cámara de Senadores, la autorización para procesar al ex Presidente de la República del Perú, por el delito de tenencia ilegal de armas y el de realizar el antejuicio previsto en las normas constitucionales, en relación al segundo proceso iniciado, constituyen violaciones al debido proceso legal.

VI.- FUNDAMENTACION DEL INFORME FINAL DE LA C.I.D.H, RESPECTO A LOS HECHOS DENUNCIADOS POR EL EX PRESIDENTE DE LA REPUBLICA DEL PERU.

1) EL DERECHO A LA LIBERTAD Y SEGURIDAD PERSONAL DE LOS FAMILIARES Y DEL EX PRESIDENTE DE LA REPUBLICA DEL PERÚ, DR. ALAN GARCIA PEREZ:

De acuerdo a lo establecido en el articulo 2º, inciso 20, de la ex Constitución Política del Perú de 1979, ésta señalaba taxativamente:

“Toda persona tiene derecho a la libertad y seguridad personal, en el inciso g), mencionaba: “Nadie puede ser detenido sin mandamiento

escrito y motivado del Juez o por las autoridades policiales en flagrante

delito”, en el inciso h), mencionaba: “Toda persona será informada inmediatamente y por escrito de la causa o razones de su detención”.

En tal sentido, a partir de los preceptos constitucionales enumerados, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, ha entendido que el arresto, del cual fue objeto la esposa del ex Presidente de la República del Perú, Dr. Alan García Pérez, fue calificado como ilegal y arbitrario, en cuanto no existía ningún mandamiento escrito y motivado de un Juez competente que haya ordenado su detención, ni mucho menos que fuera informado de las razones de su arresto, tanto en la persona del ex mandatario, como en el de sus hijos y esposa; recordando además la C.I.D.H, que se encuentra prohibida en la Convención Americana sobre los Derechos Humanos, la extensión de sanciones a la familia del presunto responsable de un delito.

2) LOS PROCESOS PENALES INTERPUESTOS AL EX PRESIDENTE DE LA REPUBLICA DEL PERU, DR ALAN GARCIA PÈREZ POR EL SUPUESTO DELITO DE LA TENENCIA ILEGAL DE ARMAS DE FUEGO.

El articulo 8º de la Convención Americana sobre Derechos Humanos, en su inciso 1, establece que toda persona tiene derecho a ser oído con las debidas garantías en la sustentación de cualquier acusación penal formulada en su contra; asimismo, el inciso 2 del mismo articulo prevé que durante el trámite del proceso, toda persona tiene derecho a que se respeten ciertas garantías mínimas. En el caso materia del conflicto, la inviolabilidad del domicilio es una de las garantías mínimas implícitas del mencionado articulo, dado que las formas judiciales no son una categoría formal, sino que , en tanto sirven directamente a la protección de la dignidad humana, se comportan como una categoría material.

En tal sentido, los procedimientos obtenidos y sustanciados en contra del

ex Presidente de la República del Perú, se fundaron en elementos de prueba obtenidos ilegalmente y en total inobservancia de los procedimientos previstos por la legislación interna del Perú; siendo que por estas razones, la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos,

han considerado que las “debidas garantías” no se dieron, ni fueron

respetados los mas mínimos derechos elementales de la persona.

3) DETERMINACIÓN DE LA GARANTIA DEL NON BIS IN IDEM, EN LA

IMPUTACIÓN DEL

PROCESO

PENAL

POR

EL

DELITO

DE

ENRIQUECIMIENTO ILICITO.

Como es de público conocimiento en este sonado caso, el ex Presidente de la República del Perú, Dr. Alan García Pérez, fue absuelto del proceso penal seguido en su contra por el presunto delito de enriquecimiento ilícito; sin embargo seis meses después de la sentencia de absolución, dictada por la Corte Suprema de Justicia del Perú, el cual confirmó en segunda instancia la no apertura del proceso y el archivamiento definitivo del caso, el ex Presidente de la República del Perú de aquel periodo de gobierno, Ing. Alberto Fujimori Fujimori, a través del Procurador Público designado por su persona, solicitó la nulidad de lo actuado y ordenaba una nueva apertura de instrucción, basándose en los mismos hechos que habían fundado la primera acción; por lo que el ex mandatario acusado, impugnó dicha decisión de corte político, sosteniendo la extemporaneidad del recurso de nulidad presentado y asimismo la

violación jurídica al principio de la cosa juzgada. Al respecto, la Convención Americana de los Derechos Humanos, en su articulo 8º, inciso 4, consagra la garantía del Non Bis In Ídem, y que esta garantía no debe de interpretarse restrictivamente, es decir limitada al significado que se le atribuye en el derecho interno de los Estados. Bajo esta apreciación, el termino “sentencia” debe interpretarse como todo acto procesal de contenido típicamente jurisdiccional y el de

“sentencia firme”, como aquella expresión del ejercicio de la jurisdicción

que adquiere las cualidades de inmutabilidad e ininpugnabilidad propios de la cosa juzgada. En este caso, bajo los argumentos esgrimidos llevaron a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos a concluir que, en el caso bajo análisis, la presentación extemporánea del recurso de nulidad y la decisión de la Corte Suprema de Justicia de conceder la reapertura de una causa fenecida; violó el principio de cosa juzgada y que de la decisión del Fiscal, de no promover la acción penal mediante la denuncia o el requerimiento de instrucción, ésta adquirió el carácter de inmutable e irreproducible, surtiendo los efectos de la cosa juzgada una vez firme; de tal manera, que tan igual que la decisión judicial recaída, fue definitiva y en consecuencia trasciende en sus efectos con caracteres prohibitivos para procesos futuros. Por lo tanto, una nueva persecución penal fundada en el mismo objeto de

la denuncia anterior, transgredió el principio que prohíbe la múltiple persecución penal y en consecuencia atentó y violó el articulo 8º, inciso 4 de la Convención Americana sobre los Derechos Humanos.

4) DETERMINACIÓN DE LA VIOLACIÓN AL DEBIDO PROCESO LEGAL EN FUNCION DE LA INMUNIDAD PARLAMENTARIA DEL EX PRESIDENTE DE LA REPUBLICA DEL PERU.

Con respecto a este punto, la ex Constitución Política del Perú de 1979, en su articulo 2º, inciso 20, señalaba que: “Ninguna persona puede ser desviada de la jurisdicción predeterminada por la ley, ni sometida a

procedimientos distintos, de los previamente establecidos ” ...

De igual manera, los artículos 176º, 183º y 184º, disponían que: “Los

Senadores y Diputados

...

,

no pueden ser procesados, ni presos, sin

previa autorización de la Cámara a la que pertenecen”.

En tal sentido, con respecto al presente caso, correspondía al Senado declarar si ha o no lugar a formación de causa a consecuencia de las acusaciones hechas por la ex Cámara de Diputados, durante el gobierno del ex Presidente Ing. Alberto Fujimori Fujimori. De lo expuesto, en el caso de la denuncia penal, contra el ex Presidente de la República del Perú, Dr. Alan García Pérez, por el delito de tenencia ilegal de armas, en tanto que no constituyó un delito de función y que debió de haberse tramitado cumpliendo con el requisito prescrito en el artículo 176º de ex Constitución Política del Perú de 1979; es decir que el Juez de la causa debió de haber solicitado en primer termino, la autorización de la Cámara de Senadores para iniciar el proceso penal; y en vista que no se cumplió con este requisito, transgredió el principio

constitucional, según la cual: “Toda persona tiene derecho a no ser

sometido a procedimientos distintos, de los previstos por la ley”. En este sentido, considerándose que la tramitación del antejuicio, en las personas comprendidas en el articulo 183º de la ex Constitución Política del Perú de 1979, era un requisito previo de procedibilidad, consagrado constitucionalmente y que al haberse omitido dicho procedimiento, se violó el articulo 8º de la Convención Americana sobre los Derechos Humanos.

VII.- PALABRA CLAVE DEL INFORME DEFINITIVO DE LA

COMIISON

INTERAMERICANA

DE

DERECHOS

HUMANOS.

1) LOS DERECHOS HUMANOS UNIVERSALES DE LA CONVENCIÓN AMERICANA DE DERECHOS HUMANOS DE SAN JOSE DE COSTA RICA.

Los derechos esenciales del hombre, no nacen del hecho de ser nacional de determinado Estado, sino que tienen como fundamento los atributos de la persona humana, razón por la cual justifican una protección internacional, de naturaleza convencional coadyuvante o complementaria de lo que ofrece el derecho interno de los Estados

Americanos”.

VIII.- CONCLUSIONES

1.- Para la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, el Poder Judicial dentro de un determinado país, debe de ser independiente del Poder Ejecutivo, sin embargo esta afirmación no quiere decir que el Poder Judicial sea independiente del Estado.

2.- Toda sentencia dictada por un Tribunal interno de un país, que transgrede los derechos humanos protegidos por la Convención Americana de los Derechos Humanos, por ser dada por un órgano jurisdiccional, es equiparable al órgano Legislativo o Ejecutivo; generando una responsabilidad internacional atribuible al Estado en donde sucedieron los hechos.

3.- De lo anteriormente expuesto, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, concluyó , que el Estado del Perú, es responsable de la violación del derecho a la libertad y seguridad personal, del derecho a la intimidad del ex Presidente de la República del Perú, Dr. Alan García Pérez, su esposa y del derecho a la protección especial de los hijos del ex mandatario; por los hechos que tuvieron lugar el 05 de Abril de 1992; al haberse violado los artículos 7º,11º y 19º de la Convención Americana de los Derechos Humanos.

4.- La Comisión Interamericana de Derechos Humanos, determinó que el Estado del Perú es responsable de la violación del derecho a las garantías judiciales y del debido proceso legal, en contra del ex mandatario presidencial, por la tramitación de dos causas basadas en pruebas obtenidas ilegalmente y por la iniciación de una segunda persecución penal fundada en los mismos hechos que habían motivado una acción anterior y además por haberse omitido su procesamiento de acuerdo con las normas y formas previstas por la ley peruana, para iniciar una acción penal en contra de un Senador de la República, violando en consecuencia, el articulo 8º de la Convención Americana sobre los Derechos Humanos.

5.- Asimismo, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, recomendó al Estado Peruano tomar en consideración el análisis de los hechos y del derecho realizado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos; y en virtud de los mismos adoptar las medidas del resarcimiento, reponiendo al ex Presidente de la República del Perú, Dr. Alan García Pérez, en el ejercicio de sus derechos violados y también el de su esposa e hijos y reparar las consecuencias ocasionadas por la vulneración de los derechos humanos violentados.

6.- No obstante, la recomendación y conclusión anterior remitida por la C.I.D.H. al Estado Peruano, representado en aquel entonces por el ex Presidente de la República, Ing. Alberto Fuijimori Fujimori, éste hizo caso omiso a las recomendaciones del ente rector internacional de los

derechos humanos, dentro del plazo otorgado; “minimizando” la

disposición del derecho internacional, que se presume como de obligatorio cumplimiento parta todos los países integrantes de la Convención Americana de Derechos Humanos, del cual el Perú es miembro nato, motivo por el cual la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, decidió hacer publico el informe final para toda la comunidad internacional, en aplicación de los artículos 48º y 51º, inciso 3 del Reglamento de la C.I.D.H.

7.- Por ultimo, es menester indicar que éstas violaciones a los derechos humanos, acaecidos durante el ex régimen dictatorial del ex Presidente Ing. Alberto Fujimori Fujimori, significó una etapa oscura para la democracia y los Derechos Humanos en el Perú; y que motivaron que el

ex Presidente de la Republica del Perú, Dr. Alan García Pérez, salga de su país como un perseguido político y esté lejos de ella por mas de 10 años, pues a pesar que la Organización de Estados Americanos (OEA), falló y recomendó, declarando que el gobierno peruano violó sus derechos ciudadanos y políticos y que en la misma medida, la INTERPOL levantó la orden de captura impartida a nivel internacional y que no obstante estar informado de estas decisiones restauradoras de los derechos violentados; éste tercamente negó el ingreso a su propio país del ex mandatario, Dr. Alan García Pérez, ordenando a la Corte Suprema de Justicia del Perú, desconocer abiertamente estos fallos internacionales. Pésimo precedente para la legalidad en el Perú y esperamos que este

acontecimiento de persecución política, “nunca mas vuelva a repetirse en

el Perú”

y se respeten la

defensa de la persona humana, su libertad y

respeto a

su

dignidad,

cualquiera

sea

su

condición

y

sin

discriminaciones, por que ese

es

el

fin supremo de la sociedad

y

el

Estado.

Chimbote (Perú), 14 de Febrero del 2012.

Ray César Mendoza Rodríguez Asesor y analista político

Derecho XI ciclo - ULADECH CATÓLICA

(043)581415 943642255 Chimbote - Perú