You are on page 1of 2

Toda lucha por un Chile más justo, libre  y democrático es nuestra lucha 

Toda  lucha  que  apunte  a  superar  la  segregación  en  el  mundo  es  nuestra  lucha;  toda  lucha  que  busque justicia para los trabajadores, para las mujeres, para los excluidos, para los niños a los que  el sistema les cierra la puerta en la cara clausurando su futuro, es nuestra lucha.   Toda lucha por la humanidad y contra la inquina, es nuestra lucha. Toda construcción y todos los  métodos que se opongan a esta dictadura del capital y levanten un mundo posible diferente al del  lucro desatado y los patrones inmunes, es nuestra lucha y nuestro mundo en construcción.   Nos resulta imposible no solidarizar activamente con quienes están poniendo el cuerpo y la voz a  ese Chile que se quiere más igual, más justo, más democrático.  Ayer,  hoy  y  mañana,  la  lucha  inagotable  del  pueblo  mapuche;  ayer,  hoy  y  mañana  la  educación  pública, gratuita y de calidad para nuestros hijos, para los hijos de los trabajadores que hacen el  mundo y sus sentidos; ayer, hoy y mañana Aysén, Magallanes, la justa pelea de las regiones contra  un gobierno centralista y sordo, represivo y falaz. La Patagonia y su herencia verde, Calama y su  herida de siempre, la salud de nuestros hermanos, la dignidad en el descanso de nuestros padres y  abuelos tras años de trabajo, el respeto del Estado por los ciudadanos cuando caen en desagracia,  la equidad para distribuir una abundancia que no sólo pertenece a la clase dominante.   Nuestra voz es una más. Quizás se escucha poco, quizás el neoliberalismo y su lógica mercantil nos  ha convertido en un margen más. Quizás lo ha intentado. Pero haremos lo posible porque no lo  logre.  Nosotros,  escritores,  novelistas,  dramaturgos,  poetas,  ensayistas,  académicos,  historiadores,  ilustradores,  comiqueros;  nosotros,  obreros  intelectuales  y  artistas,  que  también  construimos  y  somos parte de una clase, que elegimos ser parte de esa clase que construye, que vivifica y levanta  como  cualquier  trabajador  esta  patria  que  son  los  hombres,  mujeres  y  niños  de  Chile,  también  estamos cansados.  Cansados  de  la  represión  contra  el  movimiento  social  y  su  criminalización;  cansados  de  la  complicidad de los medios de comunicación masivos, todos en manos del mismo dios perverso del  dinero y  el lucro; cansados de una elite que se revuelca  en  un  discurso vacío para seguir siendo  opción cada cuatro años en elecciones bajo un sistema que será siempre un simulacro mientras no  considere  a  las  mayorías  postergadas,  su  voz,  su  mirada,  su  decisión,  expresada  con  creces  en  2011 y que se hará cada vez más fuerte este año, que será, no lo dudamos, un año de batallas por  otro mundo posible y necesario.  Los trabajadores intelectuales abajo firmantes, los artistas abajo firmantes, queremos decir que no  nos  gusta  como  se  ha  ido  construyendo  este  país.  No  nos  gusta  que  las  leyes  se  definan  en  las 

oficinas de los grupos económicos, no nos gustan las políticas de licitación de la cultura disfrazadas  de fondos concursables, no nos gusta una democracia de mierda donde no tenemos nada mejor  que hacer que alimentar las granjerías de una clase que ya no tiene nada que aportar, porque es  una casta de cadáveres, fantasmas sin vida, sin amor, sin visión y sin ternura.  Lo  que  queremos  es  una  democracia  real,  donde  la  voz  del  ciudadano  se  escuche  y  se  respete.  Donde el poder emane de las decisiones y sueños de la gente. Lo que queremos es un país feliz. Lo  que  queremos  es  que  se  generen  y  se  legitimen  de  una  buena  vez  los  mecanismos  de  representación  para  que  sea  el  pueblo  quien  diga  a  sus  dirigentes  lo  que  deben  hacer  y  no  al  revés.  Lo  que  queremos  es  que  todas  las  luchas  en  curso  prosperen,  crezcan  y  se  desarrollen,  hasta  liquidar el poder del dinero sobre la inteligencia, hasta liquidar la supremacía de la muerte sobre la  vida.   
Raúl Zurita, poeta.  Jorge Baradit, escritor.  Óscar Barrientos Bradasic, escritor.  Juan Manuel Silva, escritor.  Christiano, dibujante.  David Bustos, poeta.  Tania Encina V., editora.  Christian Formoso, poeta.  Camilo Brodsky, poeta y editor.  Ernesto González Barnert, poeta.  Soledad Poirot, ilustradora y dibujante.  María José Ferrada, escritora.  Ignacio Fritz, escritor.  Marcela Saldaño, poeta.  Leonardo Sanhueza, poeta.  Daniel Hidalgo, escritor y profesor.  Marcelo Pellegrini, poeta y académico.  Alejandra Bottinelli, académica.  Marcelo Arce Garín, poeta.  Jorge Opazo, dibujante.  Hernán Castellano‐Girón, escritor.  Nancy Garín, historiadora del arte.  Simón Villalobos, poeta.  Eugenia Prado Bassi, escritora.  Guido Arroyo, editor y poeta.  Rodrigo Hidalgo, escritor y gestor cultural.  Varinia Brodsky, gestora cultural.  Alejandra Costamagna, escritora.  Alejandra del Río, poeta y educadora.  Carlos Henrickson, escritor.  Pablo Rosenzvaig, psicólogo.  Sergio Grez T., historiador y académico.  Alberto Harambour, historiador y académico.  Felipe Moncada, poeta y editor.  Juan Christian Jiménez, sociólogo y académico.  Felipe Ruiz, poeta.  Francisco Ortega, escritor.  Omar Campos, dibujante.  Gonzalo Martínez, dibujante.  Alejandro Zambra, escritor.  Martín Cáceres, dibujante.  Ángela González, ilustradora.  Inti Carrizo, cineasta.  Cristián González, ilustrador.  Carlos Reyes, guionista de cómic.  Alvaro Bisama, escritor.  Carla Mc‐Kay, fotógrafa y profesora de arte.  José Luis Flores, escritor.  Gustavo Barrera, poeta.  Nona Fernández, escritora, actriz y guionista.  Absalón Opazo, poeta.  Cynthia Rimsky, escritora.  Jordi Lloret, poeta.  Paulo Gutierrez, sociólogo y académico.  Juan Ignacio Colil, escritor y profesor.  Francisca Yáñez, ilustradora y diseñadora gráfica.  Constanza Román Ponisio, profesora de Historia.  Teresita Calvo, periodista y comunicadora.  Daniela Lillo Traverso, dramaturga, actriz y  guionista.  Carlos Soto Román, poeta y traductor.  Víctor Fernández González, sociólogo