You are on page 1of 2

GÓMEZEL IES GÓMEZ-MORENO EXPRESA SU REPULSA POR LAS CARGAS POLICIALES EN VALENCIA DE LA SEMANA PASADA

Los estudiantes de varios institutos públicos valencianos llevan semanas sin calefacción en sus aulas, simple y llanamente porque la Administración dice que no hay dinero para pagarla. Frente a esta situación, los chavales han salido a las calles para reclamar soluciones. Quieren estar en clase sin morirse de frío. Pero las autoridades, lejos de ser comprensivas con las demandas de los estudiantes, han lanzado a decenas de policías nacionales para reprimir estas protestas con la excusa de que las mismas no estaban autorizadas. De repente los adolescentes se han encontrado frente a un ejército de antidisturbios que no dudan en emplear porras, patadas y empujones para disolverlos. Bajo las órdenes de la Delegada del Gobierno, la policía ha convertido el centro de Valencia en un campo de batalla solo para evitar que unos estudiantes cortasen durante 10 minutos la calle. Las Fuerzas de Seguridad del Estado deben tener como máxima prioridad proteger la integridad de los ciudadanos. Y más aún en el caso de menores de edad, los cuales, con independencia de la legitimidad de sus reivindicaciones, deben ser tratados siempre de forma proporcional y respetuosa. Con esta concentración silenciosa, alumnos, padres y profesores del IES Gómez-Moreno queremos manifestar nuestra repulsa por estos hechos, reclamar responsabilidades y solidarizarnos con la escuela pública valenciana. Somos conscientes de que se les ha apaleado y detenido a ellos, pero que lo mismo nos podría haber ocurrido a nosotros, porque también sufrimos recortes, expresamos pacíficamente nuestro rechazo a los mismos y nos hemos concentrado sin autorización y cortado la calle para denunciarlo. Nos preguntamos: ¿merecemos ser apaleados y detenidos por ello? Por todo ello denunciamos a los culpables de esta situación: 1) Antonio Moreno, Jefe de Policia de Valencia, que dio la orden para que los policías a su cargo actuaran violentamente contra estudiantes pacíficos, a los cuales incluso tildó el día siguiente de enemigos. La función de la policía en un estado democrático no es reprimir las protestas, sino proteger a la ciudadanía.

2) Paula Sánchez de León, Delegada del Gobierno en Valencia, que no ha cumplido con su obligación de velar por el orden durante los últimos días y ha justificado y consentido la agresión a menores de edad pacíficos. En ambos casos exigimos su destitución inmediata. 3) Las instituciones que nos gobiernan, que están consintiendo o llevando a cabo recortes inaceptables en la educación pública de Valencia y del resto del Estado, y que por lo tanto son los responsables últimos de esta situación. Su actuación atenta contra los derechos fundamentales de la ciudadanía, a la que se le debe garantizar un sistema público de educación que garantice la igualdad de oportunidades para todos. Reclamamos que cesen de inmediato los recortes en educación, las políticas que apoyan la escuela privada (concertada o no) frente a la pública y la privatización encubierta de esta última.

Reclamamos, en definitiva, una escuela pública de tod@s y para tod@s.