1 de Marzo del 2012 A quien corresponda Con fundamento en el artículo 14.

1 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos sobre el derecho de rectificación y ante las declaraciones del Lic. Daniel Jaramillo Velade la Fiscalía del Estado de Chihuahua, México realizadas en rueda de prensa y noticias publicadas en distintos medios de prensa del Estado de Chihuahua el día 29 de febrero de 2012el Equipo Argentino de Antropología Forense –EAAF- desea realizar las siguientes aclaraciones y aportar la siguiente documentación: El Sr. Jaramillo Vela, señala que el EAAF se retiró de Ciudad Juarez sin dejar ninguna documentación ni información sobre los peritajes forenses de restos femeninos no identificados a su cargo. Esta información en incorrecta. Se adjunta en copia con sellos de recibido, el informe de actividades y cierre administrativo por cambio de gestión de gobierno entregado el 1 de octubre del 2010 a la entonces Procuraduria de Justicia del Estado de Chihuahua y nuevamente el 11 de diciembre del 2011 a la Fiscalia del General del Estado de Chihuahua: 1.- En primer lugar, adjuntamos el documento que fuera entregado en persona por una consultora del EAAF en Chihuahua, el 1 de octubre del 2010, a la Maestra Patricia Gonzalez, en ese momento Procuradora del Estado de Chihuahua, cuando la misma finalizaba su gestión, dando cuenta del trabajo realizado por el EAAF hasta esa fecha, en relación a restos femeninos no identificados. El documento incluye una enumeración de los dictámenesde identificación y exclusiones identificatorias realizados, las familias incluidas en los análisis genéticos, los restos que no pudieron ser identificados, entre otros elementos. El documento consta de 17 páginas. Aquí sólo se entregan las primeras 8 hojas del mismo, ya que las restantes corresponden a anexos sobre dictámenes entregados de identificación, exclusión identificatoria y listados de restos bajo examen del EAAF, conteniendo información de expedientes judiciales y sobre familias de jóvenes desaparecidas. Este mismo documento también fue entregado en forma electrónica el 2 de octubre del 2010 por el EAAF a quienes ocupaban en ese momento los siguientes cargos: la Lic. Flor Rocío Munguía, Titular de la Fiscalía Mixta Para Atención de Homicidio de Mujeres quien tenía la custodia de los restos; Lic. Edith Acevedo, Titular de la Unidad Especial de Investigaciones de Personas Ausentes y extraviadas de Ciudad Juárez y el Lic. González,

jefe de servicios periciales del estado de Chihuahua. Adjuntamos copia de los emails enviados a cada uno de los tres funcionarios mencionados anteriormente. También nos comunicamos telefónicamente y enviamos el documento en forma electrónica a la Maestra Patricia González -además de la copia que se entregó personalmente- quién nos respondió que pasaría esta información a las próximas autoridades. La Lic. Munguía, la Lic. Acevedo y el Lic. González respondieron telefónicamente en el mismo sentido. Ante la falta de respuesta de las nuevas autoridades a este documento, el 20 de diciembre del 2011, el EAAF entregó el mismo a la Lic. Rosa María Sandoval Chavez, Fiscalía Especializada en Control de Análisis y Evaluación de la ahora nombrada Fiscalía del Estado de Chihuahua. El EAAF tampoco recibió respuesta de la Fiscalía General del Estado de Chihuahua en esta oportunidad. La única comunicación durante el 2011 recibida por el EAAF fue por parte de dos ministerios públicos que se nos solicitaron información sobre tres casos. Esta es toda la comunicación que hemos recibido del Ministerio Público de Chihuahua y no se nos ha solicitado ninguna otra información. Por eso, llama la atención que la Fiscalía del Estado de Chihuahua nunca haya contestado el informe final de cierre administrativo del EAAF y sólo hayan acudido a la prensa con esa solicitud. 2.-Sobre el trabajo realizado por el EAAF en el estado de Chihuahua. En apretada síntesis, en el 2005 inicialmente la Procuraduría del Justicia del Estado de Chihuahua solicitó al EAAF analizar 30 restos femeninos. A pedido de la misma institución y luego de una ardua investigación, el EAAF logró ubicar y recuperar un total de83 restos femeninos no identificados durante varios años de trabajo. Algunos de estos restos se encontraban almacenados en el Semefo de Ciudad Juárez y en el C4 de la ciudad de Chihuahua; otros fueron exhumados de fosas comunes por el EAAF luego de una investigación en libros en panteones de cementerios locales, o recuperados de la Osteoteca y la Sala de Embalsamamiento de la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez, y de las ex instalaciones abandonadas del SEMEFO de Ciudad Juárez.El EAAF identificó 33 de estos restos femeninos y excluyó tres identificaciones oficiales, estas últimas todas ellas correspondientes a Campo Algodonero. En todos estos 33 casos, los restos fueron devueltos a sus familiares y el EAAF entregó los dictámenes a las autoridades correspondientes. El EAAF posee copia de cada uno de estos dictámenes entregados, con sello de recibido por parte de las autoridades del estado competentes. Varios de estos dictámenes sobrepasan las 150 páginas, debido a la complejidad de los mismos.

Estas identificaciones se obtuvieron en gran medida a través de una metodología no empleada hasta el momento para los casos de feminicidios de Ciudad Juárez, que consistió en un enfoque multidisciplinario y en cruzar la información de todas las desapariciones de mujeres del estado de Chihuahua desde 1993 hasta el 2009 con todos los restos femeninos no identificados recuperados en Ciudad Juárez y en la ciudad de Chihuahua. Así, EAAF recolectó y cruzó información genética, antropológica y de antecedentes de cada caso que resultó en la resolución de identificaciones y exclusiones identificatorias que no habían podido resolverse durante más de una década en algunos casos. Sin embargo, ya en octubre del 2010, el EAAF había agotado todas las posibles vías para identificar los restantes restos. Los resultados genéticos y antropológicos alcanzados confirmaron que no correspondían a ninguna de las jóvenes desaparecidas cuyos familiares habían sido incluidos en la base de datos genéticos creada entre el EAAF y la Procuraduría de Justicia del Estado de Chihuahua que incluye desapariciones de jóvenes mujeres y restos femeninos no identificados desde 1993 al 2009. Lamentablemente, los 50 restos femeninos restantes no habían coincidido genéticamente ni antropológicamente con ninguna de las 42 familias que quedaron sin respuesta.Y así lo informamos a las autoridades correspondientes como consta en el documento que adjuntamos. En ese mismo documento, el EAAF solicitaba prórroga para el cierre administrativo por cambio de gestión y la entrega de todos los restos femeninos que no pudieron ser identificados. Habiéndose agotado todas las posibilidades identificatorias entre los restos bajo análisis y los familiares de víctimas testeados para ADN, el EAAF solicitaba una prorroga para esta entrega para conversar con las nuevas autoridades comparaciones de datos con personas desaparecidas de otros estados de México y Centroamérica. Al mismo tiempo, dada la situación de inseguridad reinante en la ciudad y el estado de Chihuahua, el EAAF comunicaba su decisión de no desplazarse por el momento hacía allí.Esta última había alcanzado un punto alarmante para el razonable desarrollo de nuestras actividadesel 27 de septiembre de 2010, días antes del cambio de administración de gobierno, cuando un comando armado ingresóal complejo de Seguridad C4 de la ciudad de Chihuahua, dentro del que se encuentra los servicios periciales y saqueó su armería. Este episodio se sumaba al asesinato de varios funcionarios periciales en los dos años anteriores, incluido uno de sus directores el Lic. Pedro Aragonés en agosto del 2008. Al mismo tiempo, nos poníamos a disposición de las nuevas autoridades para entregarles toda la información que necesitaran al respecto.

3.-Sobre el contrato entre el EAAF y la Procuraduría del Estado de Chihuahua. El EAAF firmó un contrato con dicha institución cuya duración se extendió desde juniode 2005 a febrero de 2006.En los años posteriores, se celebraron convenios de colaboración entre ambas instituciones ya que el EAAF afrontó íntegramente los costos de su trabajo con recursos propios obtenidos de fundaciones. En el año 2007 se realizó un contrato por un sólo caso a pedido de la Procuraduría donde aun se nos adeuda parte de su pago. En términos técnicos el trabajo podría haberse concluído en tiempos más acotados si no hubiera sido por que el EAAF encontró un alto número de irregularidades de las que dio vista oportunamente a Asuntos Internos de la Procuraduría de Justicia del Estado. Algunas de lasmismas se encuentran en nuestro testimonio ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos de la OEA en el caso de Campo Algodonero. Considerando la angustia e incertidumbre en que se encuentran las familias con un ser querido desaparecido, las autoridades deben ser sumamente cuidadosas en el manejo público de la información sobre restos no identificados, a fin de evitar confusión y generar una mayor incertidumbre. Para mas informacion puede comunicarse a ny.office@eaaf.org o eaaf@eaaf.org Equipo Argentino de Antropología Forense.