UNIVERSIDAD TÉCNICA PARTICULAR DE LOJA

Maestría en Gerencia y Liderazgo educacional

Módulo: Tecnología educativa para la gestión

Autor: Elking Araujo

Docente: Msc. Franklin Miranda

Septiembre – mayo 2012

Página 1 de 6

NUEVAS TECNOLOGÍAS EN LA EDUCACIÓN La integración didáctica (escolar) de las NNTT

Pese a lo que muchos creen actualmente, la tecnología educativa no nació precisamente en un laboratorio de ingenieros como la construcción de máquinas para facilitar el trabajo humano y que luego fueron introducidas en el ámbito educativo. Las nuevas tecnologías educativas en la educación aparecen en los estudios del psicólogo conductista Skinner. Sus experimentos —y los artefactos que ideó para poner en ejecución sus ideas psicoeducativas— tuvieron acogida en su momento en EE. UU. Y provocaron renovadas expectativas acerca de sus posibilidades y el progreso educativo que ello implicaba. Treinta años después nos enfrentamos a este concepto de “Nuevas tecnologías” que ingresan al campo de la educación para influir en ella y marcar un antes y un después de su implementación. El concepto de tecnología educativa ha evolucionado por tres etapas: la primera, de un enfoque instrumentalista; la segunda, considerándola como una solución de problemas; y, finalmente, la tercera, concibiéndola como un análisis y diseño de medios y recursos de enseñanza. Prendes propone un nuevo concepto de tecnología educativa, acorde a las nuevas circunstancias, precisamente, de la pedagogía y la tecnología. Este nuevo concepto define a la tecnología como un “conocimiento apoyado en la Didáctica y la teoría curricular pero a la vez influido por el desarrollo tecnológico, la evolución de la sociedad y la construcción del conocimiento científico”. Es, como podemos ver, una definición muy completa, abarcadora de los fenómenos que conciernen en la actualidad a la tecnología y a la educación. Precisamente, en esa línea de evolución e innovación actual, la concepción de la Tecnología educativa debe cambiar, ha cambiado. Ya ha dejado de ser un conocimiento aplicado, técnico en muchos casos, para constituirse en una más de las variables de los sistemas sociales. Es decir, su integración y grado de influencia en el devenir social es completo. Exige, por tanto, enfocar a la tecnología educativa desde la nueva propuesta conceptual a fin de hacer uso positivo, efectivo y progresista de sus posibilidades en el ámbito educativo con plena conciencia de sus consecuencias sociales. Nuestra era está enmarcada precisamente por esta variable tecnológica. Dos hechos señalan el término de la modernidad: a) la significación de las nuevas tecnologías de la información; y, b) el consumismo. De ahí que, información y consumismo van de la mano en esta sociedad en la que la tecnología participa y

Página 2 de 6

decide en todo proceso de cambio e intercambio. La misma información se convierte en un producto de consumo. Y a ello contribuye totalmente la tecnología. En este marco histórico, al enfocarnos en el medio educativo, descubrimos que la tecnología ha sido utilizada —y en muchos casos, continúa siendo así— como un medio para transmitir información. La modernidad critica este hecho. Nuevas disciplinas educativas —como la educomunicación— que estudian y analizan precisamente el uso e influencia de los medios de comunicación en el aula, puntualizan las razones por las que el empleo de la tecnología como un medio de transmitir la información es errado. Hemos llegado, entonces, de decir lo mismo pero en distintos formatos: el mismo gráfico que se presentaba en cartel, luego será expuesto en un retroproyector y, finalmente, será presentado en un infocus. La crítica moderna enfatiza el error del uso de la tecnología de esta forma en su aspecto lineal. La tecnología educativa actual permite y propicia la interacción. Deslindarla de esa posibilidad es reducirla a un papel de medio rudimentario. Puestos en el análisis del papel de la tecnología en la sociedad contemporánea, la filosofía aplica dos enfoques para el análisis de ella. Por un lado, aplica una perspectiva ingenieril, considerando a la tecnología en sí misma y explicando el mundo en términos tecnológicos mecanicistas. Y dentro de este análisis, debemos destacar la crítica, ya muy antigua, de considerar el avance tecnológico como sinónimo de progreso. El análisis detallado de la evolución social y, por otro lado, de la evolución de la tecnología nos permite asegurar que esta no ha contribuido, como muchos creían —o aún creen— que ese progreso tecnológico se ha traducido en adelanto social, en riqueza para todos o práctica de virtudes generalizada. La necesidad de enfocar con otra perspectiva a la ciencia y la tecnología, propició el nacimiento de CTS, el movimiento de Ciencia, tecnología y sociedad. Su propósito consiste en cambiar el modo de concebir a la ciencia y la tecnología. Se caracteriza por ser académico, interdisciplinario. Tiene una estrecha relación con la política y la educación. El CTS considera a la tecnología como un proceso en el que intervienen factores sociales, políticos, económicos, culturales, psicológicos, etc. Por otro lado, en la tecnología están también presentes los valores e intereses de la sociedad. Con esto podemos concluir que la tecnología no es neutral sino que, al igual que otros componentes, es un espejo en el que se refleja la sociedad. De las propuestas y planteamientos de la CTS surge también el postulado de permitir que la ciencia y la tecnología gocen de autonomía y libertad de control, pues, precisamente para ser ellas y poder avanzar, deben contar con estas posibilidades que garantizan su progreso a partir de la investigación.

Página 3 de 6

Ya en el campo de la educación, es evidente que las nuevas tecnologías brindan al proceso de enseñanza suficientes posibilidades que obligan a buscar nuevas propuestas didácticas acordes con ellas. Si queremos evitar caer en aquella linealidad informativa de uso de la tecnología, el docente debe ser creativo en el uso de las tecnologías. Las nuevas tecnologías aportan a la integración didáctica a través de tres campos: a) gestión, b) investigación, y c) docencia. El primer campo —la gestión— fue también la primera área en la que participaron las nuevas tecnologías en el ámbito educativo. Desde entonces, muchos y diversos son los aportes de las nuevas tecnologías. Por ejemplo, han permitido mantener en contacto a los padres de familia con la institución. La ventaja que ofrecen es la inmediatez del reporte informativo. En el campo de la investigación, las nuevas tecnologías brindan, por ejemplo, velocidad en el cálculo y procesamiento de la información. Por otra parte, ponen a disposición del investigador bases de datos importantes, de fácil acceso y tratamiento. Además, gracias a estas NNTT, los grupos de investigadores no requieren encontrarse físicamente para interactuar. De esta manera, ahorran ingentes recursos y tiempo. Las investigaciones, así, se han agilizado y el contacto entre los miembros de un grupo de investigación es constante. Todos los investigadores, gracias a las NNTT, están disponibles entre sí. Los resultados de las investigaciones pueden ser difundidos en un menor tiempo del que se requería antes sin el concurso de las NNTT. Los costos de difusión de los resultados de una investigación se reducen considerablemente y cubren un espectro mayor de gente. Las NTIC, consideradas como medios de enseñanza, brindan cuatro posibilidades: a) presentación de la información, b) ampliación de la comunicación, c) evaluación, y, d) trabajo autónomo del alumno. En cualquiera de estas posibilidades, las NNTT están llamadas a auxiliar a docentes y alumnos a superar los obstáculos que pueda ofrecer el entorno educativo a fin de ponerse en contacto con pares de otros espacios. La ayuda que brindan las NNTT no se agota en estas posibilidades. Precisamente, en el contexto actual y gracias a la vinculación mundial que han favorecido las NNTT, estas pueden convertirse en la ayuda idónea para resolver los problemas de índole multicultural. La incorporación de las NNTT en el campo educativo exige contemplar algunas variables. Estas son: a) Variable evolutiva: se requieren seres humanos capaces de utilizar las NNTT. b) Variables fisiológicas: las limitaciones fisiológicas de los alumnos determinan el tipo de equipamiento que se va a utilizar.
Página 4 de 6

c) Variables culturales: la fortaleza o debilidad de un grupo cultural determina también su capacidad de intercambio y el ritmo de incorporación tecnológica. d) Variables relacionadas con el desarrollo socioeconómico: precisamente se debe tener en cuenta el nivel socioeconómico del grupo social en cuyo sistema de formación se van a incorporar las NNTT.

Existen otro grupo de variables, que están relacionadas con la situación de los sistemas educativos, que deben ser también consideradas a la hora de implementar las NNTT. Estas variables son: a) La dispersión de los centros educativos y su número en relación con la población escolar; b) La formación inicial y continua del docente; c) Tiempo de dedicación docente a la formación y adscripción a uno o más centros educativos; d) Estado de la infraestructura escolar.

Sobre todas estas variables, la implementación de la tecnología exige tener presente el contexto educativo (currículo) en el que va a ser insertada. De la misma manera, los medios tecnológicos deben ser escogidos empleando parámetros pertinentes y precisos. Esos criterios son: a) Características de los alumnos. b) Características comunicativas del medio. c) Adecuación a los objetivos y el tipo de tareas. d) Costo-eficacia frente a otros medios. e) Flexibilidad y adecuación a contextos diferentes. f) Adecuada calidad.

g) Disponibilidad. h) Adecuarse al tipo de aprendizaje.

Por otra parte, las NNTT invitan a alumnos y, principalmente, a docentes, a repensar sus propios roles dentro del proceso de enseñanza-aprendizaje. Así, el alumno se convierte, gracias a estas nuevas tecnologías, en un diseñador de su aprendizaje, en el planificador y responsable de su propio proceso. Por su parte, el docente asume el papel de tutor, de creador de materiales y de evaluador.

Página 5 de 6

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1. Martínez, Francisco. (2011). “Tecnología educativa para la gestión”. Loja: UTPL. 2. Prendes, Mª Paz. (2007). “2001: una odisea en el ciberespacio”. En Martínez, Francisco, Prendes, Mª Paz. (Coords.). “Nuevas tecnologías y educación”. (p.p. 171-193). Madrid: Pearson educación S. A.

Página 6 de 6

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful