MIGUEL ÁNGEL FORNERÍN [mediaisla] Siempre llegan. No siempre podemos (ahora) ahondar en su espesura.

Tal vez podamos (por ahora) dar noticias, festejar. Buscar —de momento— el sentido de su presencia. Luego (mañana) ensayar con ellos a hacer piruetas, a colgar papalotes en el viento. «El sur y su siniestra» de Jan Martínez De los escritores puertorriqueños de las últimas décadas, Jan Martínez es uno que ha venido trabajando sin prisa y sin pausa una obra poética de gran vuelo. Ese esperado libro de aforismos es interesante por variadas razones: tiene la construcción que el género reclama, la sentencia, el apotegma, el dardo venenoso que impacta al pequeñoburgués; desdibuja ideas, remenea altares; es iconoclasta, irreverente, cínico hasta el extremo,
1

misántropo… es como si dijéramos la cara oculta de una realidad que siempre hemos negado, la que vamos disimulando en nuestros sueños y falsas verdades. El autor de Prosas perversas (2000) vuelve a las andadas contra ciertas maneras de ver la sociedad sin pararse en lo meramente local o nacional, sino en la universalidad que ha sido siempre el ámbito de la poesía y del lenguaje. Hay que leer ese libro dentro de la obra del autor, de la difusión que el aforismo tiene en nuestros días. Libros aforísticos de León David y José Mármol han aparecido recientemente, obras que parecen de los seguidores de Schopenhauer, Nietzsche y, por supuesto, del rumano Emile Cioran. La voz de Martínez es la del otro, un tal Ignacio Dorna, que pinta a su manera el mundo de deformadas meninas. No estamos seguros si el pintor sujeta el caballete en el que reposa el lienzo o abre la puerta trasera. Recomiendo al público lector esta nueva obra de Jan Martínez. «La barca y el gavilán, arengas del alba y la lengua» de Tony Raful La Universidad APEC ha dado a la estampa, con una presentación de su rector Justo Pedro Castellanos, esta antología de la poesía de Tony Raful. Esta bella edición contiene poemas largos como “Freya, señora, pájaro”, “Ritual onírico de la ciudad y otras memorias”, “Euridice”, “La ciudad y sus cantos” y “la danza del amor y los mandalas”. En estos poemas, Tony
2

Raful da un cambio de piel y deja atrás la estética que marcó a su generación. Su poesía en este libro es la carta de presentación de un poeta que, luego de una particular búsqueda, encuentra un aliento lírico que no desdice en nada a la gran poesía dominicana escrita a partir de los años treinta. Colinda también en este extraordinario salto con el intento de fundar una poesía total que tantos logros le ha dado a los grandes líricos dominicanos: Rafael Américo Henríquez, Rosa de tierra; Feddy Gatón Arce, Vlía; Tomás Hernández Franco, Yelidá; Pedro Mir, Contracanto a Walt Whitman” y Manuel Rueda, La criatura terrestre, por ejemplo. Por las razones antes expuestas es imperioso leer con detenimiento este libro. Un hito en la literatura dominicana. Obra que nos abre el horizonte para pensar una lírica dominicana de altos quilates. «Saeta, the poems» de Yolanda Arroyo Pizarro Este poemario bilingüe de Yolanda Arroyo Pizarro, que se publicó para conmemorar el año 2011 como el año internacional de los afrodescendientes, es un texto que busca recuperar la memoria, la historia de las mujeres de origen africano, por un lado, y, por otro, es relato de memoria donde la poesía sirve para expresar, cantar y referir un pasado lastimero y obliterado por el dominio que las elites blancas han tendido de la cultura caribeña. Plantea también la
3

pregunta de hasta dónde lo afro como descendencia es un asunto del color de la piel o una antropología en la que el mestizaje juega un papel dominante. Pero no hay que dejar de ver que los grupos más cercanos a la identidad africana han sido más relejados por el discrimen racial y la pobreza. La población que se puede ver cono afrodescendiente, con la tipología que recrea Yolanda Arroyo, está ahí prácticamente muda y su poemario es una manera de darle una voz y recuperar un pasado. El otro asunto que me parece capital es ver la tímida presencia de un neonegrismo en la literatura de las Antillas hispánicas que, retomando, voces, prácticas y referencialidades, africanas y negras busca continuar la negritud que Palés, Guillén y Césaire inauguraron en nuestras letras. Interesante es en este libro el uso del poema narrativo en unos versos que a veces tocan la discursividad de la prosa y que no llegan a convencernos en su factura lírica. «Pisar los dedos de Dios» de Andrés L. Mateo Con una bella presentación de Santuario aparece la segunda edición de la novela de Andrés L. Mateo, Pisar los dedos de Dios. Muchas obras literarias dominicanas no llegan a la segunda edición que, tal vez por falta de lectores o por olvido editorial, no estaba disponible. Aparece ahora y podría completar la mirada a la trayectoria del
4

autor que ella inaugura; luego de Pisar los dedos de Dios, Mateo publicó La balada de Alfonsina Bairán, posiblemente su novela más difundida; La otra Penélope, (que ha tenido más de tres ediciones) en la que su prosa de aliento poético alcanza su más alta elaboración y la penetración psicológica y social de sus personajes es sobresaliente, y hace unos años El violín de la adultera, obra agotada cuyos valores, lingüísticos y rítmicos, son extraordinarios. Pisar los dedos de Dios muestra el perfil de Andrés L. Mateo, de su prosa neobarroca y el inicio de un cosmos narrativo que de alguna manera continúa en El violín de la adúltera. Esta obra nos pone a pensar en los caminos experimentalistas que inauguró su narrativa y que el autor dejó atrás para hacer una obra más abierta, posiblemente, es esta una de las razones de su éxito como uno de los novelistas dominicanos de mayor lectura, constancia y proyección. «Su nombre es Patria» de Mercedes Alonso Romero Es esta una interesante biografía de la heroína patria Mirabal escrita por Mercedes Alonso Romero, periodista caribeña de origen cubano, quien se mueve con mucha pericia entre los géneros de la historia oral, la biografía y el documento histórico, sobre todo con textos epistolares que le permiten profundizar en los detalles de una vida. Más allá de la
5

historia de la resistencia a la dictadura de Trujillo y más allá de un procerato que la lucha por la libertad ha ido zurciendo en la posdictadura, este libro es singular si lo leemos desde la inquietud que nos causa la vida de una familia pequeñoburguesa de origen agrario en los años cincuenta y sesenta del pasado siglo. Valerosa es esta obra también por realizar una crónica de la vida de esta heroína dominicana. Un libro necesario que tiene el aval de Museo de la Resistencia. Sobre la autora, debo agregar que narra la oralidad a la vez que realiza una crónica histórica mediante una exposición sencilla e interesante. Periodista de sólida formación y de reconocidos méritos, Mercedes Alonso Romero deja sus impronta en este libro que los lectores apreciaran.| Envíe su libro directamente a «Los muchos libros». Apartado 375124. Cayey, PR 00737. Puerto Rico | Miguel Ángel Fornerín ha publicado la novela Tú siempre crees que viene una guagua. Media Isla-Santuario, 2011.

6

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful