You are on page 1of 5

415

Escrituras El ‘Ramaiana’ reeditado Un texto fundacional, un poema épico indio con argumento universal: destierro del príncipe, rapto de la esposa y rescate final
Página 6

Expuesto Dalí y Lautréamont En el castillo de Púbol se presentan las ilustraciones que Dalí realizó para ‘Los cantos de Maldoror’, un gran ensamblaje surrealista
Página 18

Espacios Museo del abandono Las obras suspendidas a causa de la crisis son invadidas por los matorrales, a la espera de ser terminadas. No son ruinas, porque nunca llegaron a ser algo
Página 22
MIÉRCOLES 2 DE JUNIO DEL 2010

La fotografía y su archivo ¿Es arte o documento? ¿Con qué criterios de valor se conserva y se expone?
Páginas 2 a 5

sino un contrato civil formado por un sinfín de encuentros de los que la fotografía dejó constancia. La adquisición del fondo Centelles por parte del Ministerio de Cultura se leyó como una afrenta institucional a la Generalitat. Al sugerir que el legado de Centelles “estaría disponible” para todos los ciudadanos de Catalunya y del resto del Estado sugería que esas fotografías pasarían a convertirse en algo así como un archivo flotante. sino de entender la fotografía como un acto de ciudadanía La palabra archivo cada vez adquiere más resonancia política. no hicieron más que agravar una ofensa difícil de etiquetar. no son sólo unas imágenes que deberían estar aquí. que pintó esos cuadros recurriendo a imágenes de la policía y de la prensa. La serie titulada October 18. también es legítimo que la sociedad civil se movilice para opinar.EL ARCHIVO COMO ACTO DE ESTADO El llamado ‘caso Centelles’ ha reabierto el debate sobre la conservación y archivo del patrimonio fotgráfico. Sus imágenes CARLES GUERRA fotográficas no son ni meros documentos visuales ni obras de arte. fue acusado de incurrir en una ambigüedad irritante. allí o en cualquier otro lugar. libre y democrático a la información acabó por diluir la disputa. lo que se llevaron los hijos de Centelles a Salamanca. En este sentido. en determinados momentos y en determinados lugares. por el contrario. En ese fondo de imágenes se guardan las catástrofes que han fraguado las bases de la misma sociedad representada. sugerir y proteger la localización de archivos fotográficos. hubiera sido preciso debatir si el archivo es un simple depósito de imágenes o si. como legítimos herederos. De repente. Constituyen cláusulas que estipulan qué relaciones de poder han regido entre determinados individuos. Fueron muchos los que en esas telas de tonos grises y . Archivo General de la Guerra Civil Española– dispararon las alarmas. Las fotografías de Agustí Centelles (1909-1985) que a finales del año pasado fueron despositadas en Centro Documental de la Memoria Histórica –hasta no hace mucho. Algo parecido ocurrió cuando el MoMA adquirió en el 2002 quince pinturas del artista alemán Gerhard Richter (1932). el lugar donde las imágenes son custodiadas pasó a ser una cuestión crucial. Sin embargo. Por lo tanto. Richter. Ángeles González-Sinde. 1977 (1988) representaba la controvertida muerte de varios miembros de la RAF. Los comentarios de la ministra. La perversa ecuación entre digitalización y acceso masivo. en el archivo fotográfico reposa una configuración de la ciudadanía. No se trata sólo de una cuestión de ‘conservar’ las imágenes.

Richter temía que fueran utilizadas para relanzar disputas interminables sobre quién hizo qué y a quién. Para evitarlo. su ubicación en el MoMA produciría un vacío comparable al que habrán dejado las imágenes de Centelles en la sociedad civil catalana. el gobierno palestino de Hamás ha iniciado un obsesivo inventario de los edi- ficios en ruinas que dejan tras de sí los bombardeos israelíes sobre Palestina. devolviendo a la actualidad viejas batallas ideológicas”. ese archivo debe Las fotografías no son sólo documentos visuales o obras de arte. Lo curioso es que Hamás ni siquiera dispone de un servicio fotográfico propio. y aquí introducimos un ejemplo de archivo vigente hoy en día. profesor de arquitectura en el Goldsmith College de Londres. Azoulay reúne imágenes que no aspiran a ser evidencia de hechos. Numerosas voces exigieron que la serie October 18. De casos como el que vivimos con el archivo Centelles habrá más. compila y analiza esos informes fascinado por el rigor sistemático con el que se identifican y fotografían los escombros. De modo que cuando las pinturas se incorporaron a la colección del museo neoyorquino se desató un nuevo escándalo. Puesto que esas colecciones de imágenes no sólo contienen las bases de una ciudadanía moderna. el MoMA no ahorró esfuerzos en rememorar el surgimiento de la banda terrorista Baader-Meinhof. La serie de pinturas de Richter sería algo así como el Gernika de los alemanes. sino simplemente a dejar constancia del cara a cara entre el fotografiado y el fotógrafo. Sus disquisiciones están situadas en el contexto de los territorios ocupados. sino que son lugares de movilización civil. Pero al mudar las pinturas de contexto cultural y político. Dichos encuentros se extienden a lo largo del tiempo. lo que la serie perseguía no era más que una especulación sobre las imágenes de la historia reciente de Alemania. en el sentido más limitado del término. “la prueba de que la violencia se ha convertido en rutina”. Entonces Storr justificó la detallada información histórica con la que envolvió la presentación de las pinturas. pero describe lo que ella denomina la ciudadanía de la fotografía. donde se gesta una autoridad que garantiza el patrimonio de la interpretación. En un archivo que ella misma ha recopilado. Para los palestinos que carecen de estado. tratándose de una obra de arte. Ariella Azoulay es una profesora israelí que ha iluminado este uso de la fotografía con un brillante volumen titulado The Civil Contract of Photography (Zone Books. la fotografía sigue siendo un territorio en el que su ciudadanía áun no ha sido suspendida. estipulan relaciones de poder en algún momento y lugar prevenir “la destrucción de la destrucción”. en los que la fotografía constituye el último refugio. Un montón de piedras y polvo serán la evidencia de una destrucción cíclica. la destrucción y la catástrofe civil conforman un archivo que es necesario preservar justo allí donde esa violencia tuvo lugar. también llamado El libro de la destrucción. que estuvo expuesta entre octubre del 2009 y enero del 2010 en Barcelona. Cualquier imagen publicada en la prensa es susceptible de ser adjuntada al informe ministerial. Otros juzgaron que. entre 1967 y 2007. No se podía dejar escapar una obra que glosaba el momento más traumático de la Alemania posterior a la Segunda Guerra Mundial. en calidad de representante del MoMA. En este libro no ha- bla de archivos. que los más jóvenes podrían incurrir en una apreciación de las pinturas que obviaría los hechos. Dijo que muchos de los que en la época testimoniaron los hechos podrían haber sido víctimas de los tópicos conservadores. 2008). Si la comparación tiene algún sentido.Imagen de la instalación ‘Forats de bala’. No se trata de un lugar cualquiera. Robert Storr. 1977 se quedara en un museo alemán. y que cualquier obra de arte que aborda un problema de representación de la memoria histórica requiere además una descripción de los hechos punto por punto. Ambos casos indican que los testimonios de la guerra. Consistió en situar dos fotografías de Agustí Centelles en el mismo lugar en el que fueron obtenidas el 19 y 20 de julio de 1936. Eyal Weizman. Instalación de Ricard Martínez patrocinada por Arts Santa Mònica y Memorial Democràtic FOTO RICARD MARTÍNEZ perfiles desenfocados vieron una velada apología del terrorismo. Como dice Weizman. adujo que “una de las razones que empujaron a Richter a vender esas pinturas al museo americano fue la sospecha de que si se quedaban en Alemania continuarían siendo tratadas como cuadros de historia. El hecho de que no haya nada escandaloso en esas imágenes constituye el principal escándalo de este archivo que ella titula Acto de Estado. | . un monumento nacional expropiado. Porque la evidencia de la destrucción también puede ser destruida.

Otras instituciones. pero sabemos muy poco de ella.000 de formato analógico). y su esposo Imágenes de la instalación de Pep Agut ‘Partes de’ (2006-2009). que había inmortalizado a gran parte de los habitantes del pueblo en retratos colectivos realizados des- pués de la misa dominical. Oriol Maspons. finalmente. con una obra singular que ha hecho de la belleza del paisaje y de los objetos cotidianos. donde luego realizó una completa exposición antológica. Si bien Catany hace años que vive en Barcelona. en el mejor de los casos. el caso Centelles ponía en evidencia las deficiencias de unas administraciones que. los hijos de Català-Roca decidieron en el 2008 aceptar la oferta del Col·legi Oficial . delegaban al archivo buena parte de la iniciativa ante lo que consideraban una situación excepcional. después de la muerte de su padre. La iniciativa resultaba realmente estimulante. Al ponerse en venta la casa de al lado. ni como práctica ni como patrimonio. Ya existe un primer proyecto artístico y museográfico. no tiene entre sus objetivos la conservación de archivos fotográficos de negativos de cierta magnitud. al mo- rir su madre en Llucmajor. cabe hacernos una pregunta: ¿son ellos los profesionales más idóneos para gestionar el patrimonio fotográfico más allá de lo que al estricto territorio archivístico se Espacios para la fotografía El lugar del archivo MANUEL GUERRERO 1. además de su casa. proyección de 5 series de 80 negativos. ya ha avisado. era posible unir no sólo las dos casas sino también dos legados fotográficos que abarcan la totalidad del siglo XX. como el Arxiu Nacional de Catalunya (ANC). El Museu Nacional d'Art de Catalunya (MNAC). Las conversaciones no fueron mucho más allá de las buenas palabras. más de 1. Ante las dificultades para encontrar una propuesta óptima. ordenar y. Colección particular. a menudo es sin planificación y con el precepto de la perentoriedad. c. Martí y Andreu si- guieron custodiando el fabuloso archivo de unos 200. Recientemente la administración ha aprobado un plan de ocupación para realizar digitalizaciones masivas en los archivos. ejemplar por sus objetivos patrimoniales y por sus horizontes de irradiación internacional. el rigor y la perseverancia de Toni Catany.000 copias positivas originales. parte de unos trabajos que giran en torno a la autorrepresentación y representación de la posición del artista y del público. como el de Mataró. así como un centenar de placas de vidrio de Tomàs Montserrat (1873-1944). los conserva la familia. no colmaban sus expectativas. donde todavía recuerdo al gran fotógrafo revisando sus copias junto a sus hijos. donde vivía el párroco Tomàs Montserrat. por citar uno de edad avanzada. Hace unos años.000 negativos de Francesc Català-Roca (1922-1998) situado en un subterráneo de la Travessera de Dalt en Barcelona. Banús. son muchas sus imágenes realizadas en Mallorca y otros lugares del Mediterráneo y de todo el mundo. con la idea de crear un centro fotográfico que preservara el archivo fotográfico de su padre. su colección de obras de otros fotógrafos. Retrato de galería. su propio archivo fotográfico de negativos (unos 80. 2. el fotógrafo Toni Catany (1942) me decía que estaba considerando la posibilidad de ceder su magnífico archivo a una institución francesa. la mujer retratada. En el dorso estan escritas las efemérides de la relación entre Carmen.A la izquierda. Lo cierto es que después de Centelles tienen que venir otros casos. Conversando con algunos fotógrafos. contando con la complicidad de algunos buenos amigos franceses. parte indisoluble de la memoria personal y colectiva. su biblioteca. Es absolutamente cierto que las administraciones no dotan de los recursos necesarios a unos centros que requieren muchos más medios para conservar. Cuando los recur- sos llegan. 1919 (anverso y reverso). Había valorado diversas opciones en Barcelona que no le acababan de convencer. el Centre National de la Photographie de París. a menudo se percibe desconfianza hacia el archivo en tanto se asocia a un espacio sólo para investigadores y covachuelistas. Otros ya han fallecido y sus fondos. Durante un tiempo. ignorando que para facilitar el acceso a los documentos no basta con la digitalización: también hay que describirlos y para ello son necesarias muchas horas y una sólida formación. y en el peor ya se han perdido para siempre. Sin duda. facilitar al público el acceso a los documentos. o el Arxiu Fotogràfic de Barcelona (AFB). bien por dejadez. en una conversación informal. De modo que. así como de la celebración de los cuerpos y del mestizaje. con la colaboración de diversas instituciones públicas. bien por falta de imaginación. en nuestra normalidad cultural. Toni Catany cedería. pese a que el archivo de Francesc Ca- Urge pensar la especificidad del hecho fotográfico con la creación de un Centre Nacional de la Imatge talà-Roca es uno de los más importantes de la fotografía catalana del siglo XX. Pero incluso sin poner en duda lo meritorio que tiene el trabajo de los archiveros y su actitud esforzada. CORTESÍA GALERÍA ÀNGELS BARCELONA Archivo y patrimonio Un proyecto pedagógico JORDI CALAFELL En Barcelona existe mucha fotografía. A finales del 2009. La idea de poder legar a su pueblo natal un centro fotográfico donde la propia representación de la imagen local pueda dialogar con su afán creativo universal es realmente poderosa para alguien como Catany. La reciente compra por parte del Consell Insular de Mallorca de la casa familiar de Tomàs Montserrat asegura la viabilidad del proyecto ambicioso de la futura Fundació Toni Catany-Centre Internacional de Fotografia. Pero hay muchos más. me explicó que estaba estudiando el proyecto de convertir la casa familiar de Mallorca en la sede de un centro fotográfico. los hermanos Català empezaron a hablar con diversos ayuntamientos. Unos años más tarde. Unos están expectantes. A pesar de que su práctica se inició de forma muy temprana en el Pla de Palau en 1839. Cuando decidieron buscar un futuro para el legado de su padre. van a permitir en pocos años la existencia de un centro fotográfico de referencia europea en Llucmajor. la opción de París no le desagradaba. lo cierto es que en esta ciudad aún no hemos sido capaces de integrar la fotografía.

se tiende a valorar las fotografías bajo el prisma de su singularidad. Las fotografías se distinguen de los documentos textuales por su naturaleza poliédrica y relacional. si los hijos de Centelles fueran razonables.refiere? La aparatosidad de los programas para la consulta de fotografías pone en evidencia una persistente confusión entre herramientas y objetivos o incluso entre información y conocimiento. 3. en símbolo de la libertad de un pueblo. donde desde el siglo XIX existen instituciones y profesionales que han conservado metódicamente el patrimonio fotográfico y lo han engrandecido gracias a una política de adquisiciones y encargos. como en ninguna otra institución. por lo que el archivo es su espacio El debate importante es sobre cómo afrontar la integración de la fotografía y su práctica en nuestra cultura natural. Vista la deslealtad flagrante del Ministerio de Cultura con la Generalitat. Un centro que se convierta en una institución de referencia para la gestión del patrimonio y de sus casos con una política firme de adquisiciones y de encargos con el fin de documentar sistemáticamente el territorio y sus gentes. fotógrafos jóvenes y no tan jóvenes. la nueva institución se podría haber llamado Centre Nacional de la Imatge Agustí Centelles. vista la dificultad que muchos archivos fotográficos catalanes tienen para encontrar un espacio indicado para su preservación. La mayoría de las imágenes de Centelles no se entienden en profundidad sin el contexto de la historia y de la geografía de Catalunya. Lo fotográfico despierta un interés creciente entre el público: las exposiciones se llenan de visitantes. ni lo antiguo por encima de lo más moderno. en su mayor parte. el archivo de Francesc Català-Roca sería de los primeros que debería formar parte del nuevo Centre Nacional de la Imatge. de la lucha contra el fascismo. Su archivo de unos 10. Tal vez. en una época o en otra. el patrimonio fotográfico artístico catalán antes de que surjan nuevos casos Centelles. estudiar y difundir. programas de estudios. en el archivo. urge pensar la especificidad del hecho fotográfico con la creación de un Centre Nacional de la Imatge que. sociológico. en el frente de Aragón. ignorando que lo más interesante de ellas no es ni una cosa ni la otra. existen asociaciones. Este equívoco tiene algo de perverso en tanto pone sobre la mesa una cuestión muy importante: ante la pasividad de las administraciones que consideran que un archivo es sólo un archivo. permita conservar. aún ahora. publicadas en periódicos catalanes y constituyen una de las muestras más importantes del fotoperiodismo catalán.000 negativos realizados básicamente en el periodo de la Segunda República y de la Guerra Civil es un testimonio único de la vida cotidiana y de la historia de Catalunya durante ese periodo. aquí parece que la fotografía es gratis. con nocturnidad y alevosía. pero sobre todo imaginarlo en un contexto más ambicioso y más plural. el de un centro de cultura fotográfica donde el patrimonio sea algo vivo y útil para construir un proyecto pedagógico con narraciones para comprender e imaginar. el COAC no tiene recursos para invertir en el estudio y la difusión del legado de Català-Roca. pese al conocimiento del interés objetivo del Departament de Cultura de la Generalitat por la adquisición del archivo. lo hace justamente para evitar que vaya a Salamanca. Ni política de adquisiciones ni en- cargos. en una situación agravada por la crisis. Agustí Centelles (1909-1985) no hizo nunca una fotografía en Salamanca o en Madrid. Porque en esto todos estamos de acuerdo: la fotografía es cultura. Fueron. Aún nos estamos rasgando las vestiduras por Centelles y por el patrimonio nacional perdido cuando tal vez ahora el debate importante es sobre cómo debemos afrontar de una vez por todas la integración de la fotografía y su práctica en nuestra cultura. | Carles Guerra es director de La Virreina Centre de la Imatge Jordi Calafell es fotógrafo y miembro del equipo técnico del Arxiu Fotogràfic de Barcelona Manuel Guerrero es responsable del Àmbit d'Arts del centro Arts Santa Mònica Imagen de la instalación ‘Forats de bala’ en la Rambla de Barcelona FOTO PAU ÁLVAREZ d'Arquitectes de Catalunya (COAC) para preservar y gestionar el archivo de su padre. Su obra como fotoperiodista está centrada en Catalunya. sean las del mismo fotógrafo o las del espectador. durante la Guerra Civil. Para todo ello es necesaria la voluntad política y profesionales con otro perfil. sociológico o artístico sino también simbólico y político. Pero el valor del archivo no es sólo histórico. ni la autoría por encima de lo anónimo. El archivo de Centelles se convierte en emblema de la resistencia. El archivero no por el solo hecho de serlo sabe de fotografía. Por todos estos motivos. Pese a que la conservación del archivo está asegurada. el estatuto estético no está por encima del documental. princi- palmente en Barcelona. en colaboración con el ANC. aunque sea de fotografías. por citar el país vecino. Pero el archivo también se muestra incapaz ante la demanda de conocimiento sobre lo que se ha convertido en la técnica más democrática de representación. Hay que repensar el archivo fotográfico. en las mejores condiciones. la mirada so- bre ellas nos sumerge en verdaderas experiencias fotográficas. sea artística o técnica. coleccionistas y grupos de afinidad. Son necesarios más recursos. o a utilizarlas como simples ilustraciones de narraciones históricas. Atrapadas en relaciones transversales con otras prácticas. desde un punto de vista histórico. tras la compra del archivo Centelles. y otros muchos archivos. el AFB. desgraciadamente. cultural. Tal vez así podamos integrar la fotografía y su práctica en la normalidad cultural. durante el exilio. En él. y en el sur de Francia. investigadores. Quizás. no tuvieran tanta prisa y la Generalitat fuera más ambiciosa. ¿no tendrá alguna relación con sus propias ansias de visibilidad? Contrariamente a lo que sucede en Francia. que vaya a un archivo represivo que sirva para encausar y delatar a todos aquellos que aparecen en sus imágenes. el empecinamiento de los máximos responsables del sistema archivístico en controlar el patrimonio fotográfico. político y archivístico lo lógico es que el archivo fotográfico de Centelles estuviera en Barcelona. Desgraciadamente. español y europeo de entreguerras. | . El poco valor que las distintas administraciones dan a la fotografía contrasta con la preocupación y los recursos que dedican a expandir una imagen positiva de sus respectivos territorios. Cuando Agustí Centelles marcha al exilio con su archivo fotográfico. 4. si no lo que se deriva de su misma condición como fotografías y su sistema significativo que abarca desde el autor y la escena fotografiada hasta la mirada del espectador.