You are on page 1of 1

El tormento y el éxtasis

Lo primero a comentar de esta película es que resulta un elemento educativo interesante, ya que nos muestra “supuestamente” cómo eran las actividades y funciones de un Papa (en este caso, Julio II,) en pleno siglo XVI, lo cual inevitablemente debemos comparar con la actualidad donde muchas características han cambiado. Es tiempo en que vemos a un Papa subido a un caballo dirigiendo batallas en nombre de la Iglesia, de allí que Julio II prefirió que se le hiciera una escultura con un espada en la mano. En el filme se muestra a las claras a un santo pontífice guerrero, calculador y estratega, el abanderado de las luchas contra los extranjeros en la puja por territorios. Pero no se ahonda tanto en detalles, apenas se expone el marco contextual de la época y el lugar donde se desarrolla el nudo central del filme: la relación entre Julio II y Miguel Ángel. La misma se puede resumir como un tanto patológica, tensa pero con un dejo de respeto mutuo de fondo. La decoración de la bóveda de la Capilla Sixtina es el tema principal del filme, la negación de Miguel Ángel y la constante insistencia de Julio II para que termine su trabajo, ello llevó a muchas situaciones de enojos, de exabruptos, de idas y vueltas, pero que en esencia no se puede dejar de decir que ambos, a pesar de sus diferencias, eran almas gemelas que se admiraban mutuamente. Y ello lo podemos vislumbrar en esta película, donde se exponen las disputas, los entredichos, las posturas disímiles entre un arquitecto al que se le pide caprichosamente que haga las veces de pintor, un Miguel Ángel que se niega rotundamente y que se siente perseguido, agobiado por el encargo del Papa, el cual le demandará 4 años de su vida con constantes quejas por ser mal pago. Más allá de esta situación en particular que ocupa el núcleo temático del filme, es innegable que ambos son dos figuras sobresalientes del Renacimiento Italiano, y que por lo tanto siempre es un filme adecuado que nos empape de detalles y características de los mismos. También en esta película se muestra las diferencias que tenía Miguel Ángel con el otro artista Donato D’Angelo Bramante (que construyó la Basílica de San Pedro, en Roma) con el cual mantenía un pequeño pero sano enfrentamiento. En conclusión la película nos muestra estupendamente como pensaba el artista Florentino Miguel Ángel y los desencuentros que éste tenía a su vez con en entonces Papa Julio II, y sobretodo lo más importante es que la película nos enseña como era parte de la sociedad romana del Siglo XVI.

Jagoba Quintas Fundamentos de la edad moderna Historia del arte