You are on page 1of 18

Cap´ıtulo 3

Lagrangiana de Sistemas
Continuos. Introducci´on a la
Cuantizaci´on de los Campos
3.1 Introducci´on
La teor´ıa cu´antica de campos es una teor´ıa construida para tratar sistemas relativis-
tas cu´anticos con infinitos grados de libertad. Esta teor´ıa se puede desarrollar de
varias maneras diferentes. El m´etodo que utilizaremos en este curso sigue de forma
cercana el usado en una teor´ıa cl´asica de los campos combin´andolo con los postulados
usuales de la mec´anica cu´antica. Se acepta que la din´amica del sistema que estudia-
mos se describe por medio de una lagrangiana L; las ecuaciones de movimiento se
obtienen exigiendo que la acci´on sea extrema por medio de un principio variacional.
A partir de L se definen los momentos generalizados. Se cuantifican, por ´ ultimo, los
campos asoci´andoles, a ellos y a sus momentos, operadores que verifican las reglas
can´onicas de conmutaci´on. La teor´ıa cu´antica de campos desarrollada seg´ un estas
l´ıneas se conoce como teor´ıa cu´antica de campos can´onica o lagrangiana.
Las ventajas de esta elecci´on (adem´as de la que supone el tratarse de un m´etodo
an´alogo al utilizado para desarrollar la mec´anica cu´antica ordinaria en cursos ante-
riores) se pueden resumir como sigue:
29
30 Cap´ıtulo 3. Lagrangiana de Sistemas Continuos. Introducci´on...
• proporciona una descripci´on completa y satisfactoria de part´ıculas libres,
• es un marco natural para formular simetr´ıas tanto internas como espacio–
temporales (teorema de Noether),
• se pueden describir interacciones y tratarlas mediante teor´ıa de perturbaciones,
calcul´andose probabilidades de transici´on con buen acuerdo experimental
3.1
• Puede conducir f´acilmente a la formulaci´on de las integrales de camino en
mec´anica cu´antica donde la evoluci´on de un operador se expresa como la suma
sobre todos los caminos con puntos extremos (x, t) fijos pesados por un factor
de fase que depende del valor de la integral de L a lo largo de ese camino.
Las lagrangianas de una teor´ıa de campos como la que vamos a desarrollar en
este curso constan en general de dos partes:
i) El punto de comienzo de una teor´ıa de part´ıculas elementales es la existencia de
ciertas part´ıculas aisladas unas de otras, con una masa, carga, esp´ın, etc., definidos.
Esta informaci´on se obtiene en principio a partir de observaciones en las que entran
en juego fuerzas, con l´ımite cl´asico, arbitrariamente fuertes y de largo alcance (por
ejemplo fuerzas electromagn´eticas y gravitacionales). A partir de aqu´ı se puede
construir una lagrangiana libre L
o
funci´on de los campos asociados a esas part´ıculas
(que constituyen las variables del sistema) y de sus derivadas.
ii) Posteriormente se tiene en cuenta que esas part´ıculas pueden interactuar entre
s´ı y que, por tanto, hay que introducir un nuevo t´ermino L

en la lagrangiana que
incorpore esta informaci´on. La forma de L

est´a, en general, severamente restringida
por las leyes de conservaci´on observadas en esas interacciones (o por las simetr ´ıas
subyacentes).
Los campos en interacci´on no corresponden a las part´ıculas aisladas y por tanto
se pierde la conexi´on entre la masa, la carga, etc. medidas como se dijo anterior-
mente y las correspondientes a los campos desnudos del lagrangiano libre L
o
. Se
debe esperar que las ecuaciones de movimiento que provienen del lagrangiano total
3.1
Actualmente los c´ alculos sobre procesos electromagn´eticos dan un acuerdo perfecto con los
datos experimentales.
3.2. Ejemplo: Muelle M´asico 31
admitan soluciones que permitan una separaci´on asint´otica de las part´ıculas. Son
a estas soluciones, y no a ls de L

, a las que se les debe asociar las masas, cargas,
etc. observadas. Cuando se trata el problema mediante teor´ıa de perturbaciones,
la relaci´on entre las propiedades observadas de las part´ıculas y las correspondientes
a las mismas part´ıculas desnudas resulta ser infinita. Una teor´ıa de campos asoci-
ada a una langrangiana definida es renormalizable si se pueden expresar todas las
magnitudes f´ısicas calculadas en cualquier orden con ella (secciones eficaces, etc.)
en funci´on de los par´ametros observados, desapareciendo de los resultados las con-
stantes asociadas a las part´ıculas desnudas que claramente son artificiales y carentes
de sentido. Sobre todo esto se volver´a en los ´ ultimos temas de este curso.
En los temas siguientes estudiaremos lagrangianas de distintos sistemas libres
(bosones y fermiones), as´ı como lagrangianas de interacci´on (unas fundamentales
- como la electrodin´amica - basadas en teor´ıas gauge y otras efectivas - como una
aproximaci´on a la fuerza nuclear -), cuantizando la teor´ıa.
En este tema introducimos de una manera general el formalismo lagrangiano
cl´asico de sistemas continuos y su posterior cuantizaci´on. Comenzamos, en las si-
guientes secciones, discutiendo un ejemplo sencillo: la cuantizaci´on de un muelle
monodimensional no relativista.
´
Este es un sistema de muchos cuerpos que es, al
mismo tiempo, familiar y simple. La cuantizaci´on de este sistema conduce directa-
mente al concepto nuevo de campo cu´antico. La idea es, por tanto, desarrollar con
este modelo sencillo la intuici´on y el entendimiento del significado de la lagrangiana
de sistemas continuos y posteriormente de los campos cuantizados, anulando o mi-
nimizando el misterio que rodea a la teor´ıa cu´antica de los campos.
3.2 Ejemplo: Muelle M´asico
Vamos a estudiar en este apartado un muelle continuo monodimensional
3.2
. Pode-
mos tomar como variables generalizadas de este problema la separaci´on φ de
3.2
En el cap´ıtulo 1 de Gross[Gro] se encuentra un estudio muy completo del muelle monodimen-
sional, que incluye los modos normales del muelle, su cuantizaci´on y una discusi´ on interesante
sobre la dualidad campo–part´ıcula en su l´ımite cl´asico.
32 Cap´ıtulo 3. Lagrangiana de Sistemas Continuos. Introducci´on...
su posici´on de equilibrio de cada punto x del muelle. Habr´a un n´ umero con-
tinuo e infinito de grados de libertad φ(x). Para tratar el problema comenzamos
aproxim´andolo a uno discreto. Es decir, consideramos un sistema de n masas pun-
tuales m conectadas entre s´ı por muelles uniformes sin masa de constante de acoplo
k. Para recuperar el sistema continuo no hay m´as que hacer tender la separaci´on a
de las masas puntuales a cero.
M, K m
L k
a
Si el muelle original tiene masa M, constante de recuperaci´on K y longitud total
L, entonces:
m =
M
n
; a =
L
n + 1
y k =
K L
a
=
Y
a
. (3.1)
LLamamos φ
i
al desplazamiento de la part´ıcula i de su posici´on de equilibrio.
Supongamos que el muelle original tiene sus extremos fijos (φ
0
= 0 y φ
n+1
= 0). La
energ´ıa cin´etica se puede escribir:
T =
m
2
n

i=1
˙
φ
2
i
. (3.2)
La energ´ıa potencial es la suma de la de cada muelle.
V =
k
2
n

i=0

i+1
−φ
i
)
2
. (3.3)
La lagrangiana del sistema es entonces:
L = T −V =
1
2
_
m
n

i=1
˙
φ
2
i
−k
n

i=0

i+1
−φ
i
)
2
_
. (3.4)
Las ecuaciones de Lagrange conducen claramente a −
∂V
∂φ
i
= m
¨
φ
i
Para reobtener el muelle m´asico se hace tender la longitud a de los muelles
simples sin masa que conectan las masas puntuales m a 0. Escribimos para ello m
y k de la siguiente manera:
m =
M
n
=
M
L
a
−1
=
M
L −a
a
a→0
= µa , (3.5)
con µ la densidad de masa.
k =
K L
a
=
Y
a
, (3.6)
3.2. Ejemplo: Muelle M´asico 33
donde Y es una constante del sistema.
Con esto la lagrangiana (3.4) queda:
L =
1
2
a
_
µ
n

i=1
˙
φ
2
i
− Y
n

i=0

i+1
−φ
i
)
2
a
2
_
a→0
=⇒
1
2
_
L
0
dx
_
µ
˙
φ(x)
2
− Y (∂φ/∂x)
2
_
=
_
L
0
dxL , (3.7)
donde hemos usado
lim
a→0
φ
i+1
−φ
i
a
= lim
a→0
φ(x + a) −φ(x)
a
=
∂φ
∂x
.
La lagrangiana anterior aparece como una integral en x de una funci´on que llamamos
densidad lagrangiana (L). φ(x, t) es una coordenada generalizada: el desplaza-
miento de una masa infinitesimal desde su posici´on de equilibrio en x. Existe una
independiente para cada valor de x como corresponde al l´ımite del caso discreto:
una φ
i
por cada masa puntual m situada en el punto x
i
en la posici´on de equilibrio.
En general L puede ser funci´on tanto de φ como de sus derivadas
∂φ
∂x
y
∂φ
∂t
.
Podemos ahora escribir la integral de acci´on S:
S =
_
t2
t1
dt
_
L
0
dxL(φ(x, t), ∂
x
φ(x, t), ∂
t
φ(x, t)) (3.8)
Las ecuaciones de los campos φ se pueden obtener a partir de L usando el principio
de m´ınima acci´on. Este principio afirma que la trayectoria seguida por un sistema
cl´asico es aqu´ella a lo largo de la cual la acci´on S es un extremo para variaciones
de los campos δφ que se anulen en los l´ımites (δφ = 0 para t1, t2, x = 0 y x = L;
estas dos ´ ultimas condiciones procedentes de la condici´on de contorno exigida en
este ejemplo: los extremos del muelle permanecen fijos). En nuestro caso todo esto
supone:
0 = δS = δ
_
t2
t1
dt
_
L
0
dxL(φ(x, t), ∂
x
φ(x, t), ∂
t
φ(x, t))
=
_
t2
t1
dt
_
L
0
dx
_
∂L
∂φ
δφ +
∂L
∂(∂
x
φ)

x
δφ +
∂L
∂(∂
t
φ)

t
δφ
_
. (3.9)
Se pueden integrar por partes los dos ´ ultimos t´erminos:
_
t2
t1
dt
∂L
∂(∂
t
φ)
. ¸¸ .
v

t
δφ
. ¸¸ .
du/dt
=
∂L
∂(∂
t
φ)
δφ
¸
¸
¸
¸
¸
t2
t1

_
t2
t1
dt ∂
t
_
∂L
∂(∂
t
φ)
_
δφ ; (3.10)
34 Cap´ıtulo 3. Lagrangiana de Sistemas Continuos. Introducci´on...
_
L
0
dx
∂L
∂(∂
x
φ)
. ¸¸ .
v

x
δφ
. ¸¸ .
du/dx
=
∂L
∂(∂
x
φ)
δφ
¸
¸
¸
¸
¸
L
0

_
L
0
dx ∂
x
_
∂L
∂(∂
x
φ)
_
δφ . (3.11)
Queda entonces:
0 = δS =
_
t2
t1
dt
_
L
0
dxδφ
_
∂L
∂φ
−∂
x
∂L
∂(∂
x
φ)
−∂
t
∂L
∂(∂
t
φ)
_
+
_
L
0
dx
∂L
∂(∂
t
φ)
δφ
¸
¸
¸
¸
¸
t2
t1
+
_
t2
t1
dt
∂L
∂(∂
x
φ)
δφ
¸
¸
¸
¸
¸
L
0
. (3.12)
Para las variaciones de los campos δφ discutidas anteriormente, los dos ´ ultimos
t´erminos de δS son directamente nulos. Queda por tanto:
∂L
∂φ
−∂
x
∂L
∂(∂
x
φ)
−∂
t
∂L
∂(∂
t
φ)
= 0 (3.13)
que son las ecuaciones de Euler–Lagrange para este sistema monodimensional.
La generalizaci´on a un problema tridemensional es ya trivial.
3.3 Campos cl´asicos relativistas
Consideramos ahora un sistema cuyos grados de libertad se describen por distintos
campos arbitrarios φ
r
funciones del cuadrivector x
µ
. Se postula en primer lugar,
como en el caso monodimensional, la existencia de una densidad lagrangiana que des-
criba al sistema.
´
Esta es ahora, en general, funci´on de los campos y de sus derivadas
espacio–temporales: L(φ
r
, ∂
µ
φ
r
). En principio, L podr´ıa tambi´en depender de las
derivadas segundas de los campos, sin embargo esto complicar´ıa bastante la teor´ıa
y ´ unicamente introducir´ıa el estudio de sistemas muy particulares; la dependencia
anterior es suficiente para tratar todos los casos de inter´es pr´actico.
La integral de acci´on S(Ω) para una regi´on Ω arbitraria del espacio–tiempo se
define:
S(Ω; φ
r
) =
_

d
4
xL(φ
r
, ∂
µ
φ
r
) . (3.14)
La teor´ıa relativista exige que S sea un escalar bajo transformaciones de Lorentz y,
por lo tanto, tambi´en L. Esta exigencia, junto con otras de invariancia frente a las
restantes transformaciones de simetr´ıa conocidas del sistema, restringen la forma de
3.4. Teorema de Noether 35
las expresiones de L compatibles con la teor´ıa y ayudan enormemente a encontrarlas.
Notad que no se puede aplicar esto mismo a la lagrangiana L.
Se postula, de nuevo como en el ejemplo monodimensional, que las ecuaciones de
movimiento del sistema (esto es, las ecuaciones de campo) se obtienen a partir del
principio variacional, completamente an´alogo al principio de Hamilton, que exige
que la integral de acci´on sea un extremo para variaciones de los campos δφ
r

r

φ
r
+ δφ
r
) que se anulen en la superficie Γ del volumen Ω.
0 = δS =
_

d
4
x
_
∂L
∂φ
r
δφ
r
+
∂L
∂(∂
µ
φ
r
)

µ
δφ
r
_
, (3.15)
donde se ha vuelto a utilizar que δ ∂
µ
φ
r
= ∂
µ
δφ
r
. Integrando por partes los ´ ultimos
t´erminos de manera similar a 3.10 y 3.11, se obtiene:
0 = δS =
_

d
4
x
_
∂L
∂φ
r
−∂
µ
∂L
∂(∂
µ
φ
r
)
_
δφ
r
+
_
dx
µ
dx
ν
dx
η
∂L
∂(∂
x
ξ
φ
r
)
δφ
r
¸
¸
¸
¸
¸
Γ
ξ
, (3.16)
donde µνηξ son permutaciones circulares de 1,2,3,4 y Γ
ξ
representa los valores de x
ξ
que delimitan la superficie Γ. Esta ´ ultima integral es nula, igual que en el apartado
anterior, por serlo la variaci´on del campo, δφ
r
, en la superficie. As´ı queda:
0 =
_

d
4
x
_
∂L
∂φ
r
−∂
µ
∂L
∂(∂
µ
φ
r
)
_
δφ
r
para cualquier variaci´on δφ
r
que se anule en la superficie. De ah´ı:
∂L
∂φ
r
−∂
µ
∂L
∂(∂
µ
φ
r
)
= 0 . (3.17)
Estas ecuaciones que deben cumplir los campos se llaman ecuaciones de Euler–
Lagrange.
3.4 Teorema de Noether
El formalismo lagrangiano resulta muy ´ util para discutir las simetr´ıas de una
teor´ıa, es decir para encontrar las constantes de movimiento asociadas a transfor-
maciones bajo las cuales el sistema permanece invariante. Esta relaci´on entre la
36 Cap´ıtulo 3. Lagrangiana de Sistemas Continuos. Introducci´on...
invariancia de la integral de acci´on y la existencia de cantidades conservadas en-
cuentra su expresi´on en el teorema de Noether, que dice lo siguiente:
”A cada transformaci´on continua que deja invariante la integral de acci´on y para la
que se conoce la ley de transformaci´on de los campos, le corresponde una ecuaci´on de
continuidad y una constante de movimiento que se expresa en funci´on de los campos
y sus derivadas.”
Toda transformaci´on continua de coordenadas
3.3
se puede obtener por aplica-
ciones sucesivas de transformaciones infinitesimales del tipo:
x
µ
−→ x
µ
= x
µ
+ δx
µ
, (3.18)
que pueden depender de una serie de N par´ametros infinitisemales dados por las
componentes del tensor antisim´etrico
3.4

µν
y del desplazamiento δ
µ
, de la siguiente
manera (ver 1.10)
δx
µ
=
µν
x
ν
+ δ
µ
. (3.19)
Este cambio de coordenadas se traduce en un cambio en los campos:
φ
r
(x) −→ φ
r
(x

) = φ
r
(x) + δφ
r
(x) . (3.20)
Esta variaci´on δφ
r
asociada al cambio de coordenadas (3.18) se puede escribir como
δφ
r
=
1
2

µν
S
rs
µν
φ
s
. (3.21)
Los coeficientes S
rs
µν
son antisim´etricos en µ y ν como
µν
y se determinan por las
propiedades de transformaci´on de los campos. Por ejemplo, si ´estos constituyen las
componentes de un cuadrivector, como es el caso del campo electromagn´etico A
µ
,
la ecuaci´on anterior (3.20) se reduce a la ley de transformaci´on de un cuadrivector:
A
µ
−→ A
µ
+
µν
A
ν
. (3.22)
3.3
Las transformaciones de las coordenadas se pueden dividir en transformaciones de Lorentz
definidas por x
µ
→Λ
µ
ν
x
ν
y traslaciones espacio–temporales x
µ
→x
µ
+∆
µ
. El grupo que combina
a ambas se llama grupo de Poincar´e.
3.4

µν
= −
νµ
asegura la invariancia del producto x
µ
x
µ
bajo transformaciones homog´eneas de
Lorentz, δ
µ
= 0.
3.4. Teorema de Noether 37
Otro tipo de transformaciones continuas pueden afectar exclusivamente a los
campos, dejando invariantes a las coordenadas. En ese caso, tanto
µν
como δ
µ
son
0 y s´olo se tiene un cambio en los campos. Tal es el caso de una variaci´on en la
fase global de ´estos, tambi´en llamada transformaci´on gauge de 1
a
clase. En ese caso
particular
φ
r
−→ e

φ
r
= (1 + iα)φ
r
, (3.23)
considerando de nuevo la transformaci´on infinitesimal (α →0). As´ı
δφ
r
= iαφ
r
, (3.24)
En cualquier caso, δφ
r
, se puede escribir en funci´on de una variaci´on local del
campo, que notamos por
¯
δφ
r
, definida como:
¯
δφ
r
= φ
r
(x) −φ
r
(x) . (3.25)
As´ı:
δφ
r
= φ
r
(x

) − φ
r
(x

) + φ
r
(x

) − φ
r
(x)
=
¯
δφ
r
+ ∂
µ
φ
r
δx
µ
.
(3.26)
Si el campo no posee ning´ un grado de libertad interno que pueda afectarse por la
transformaci´on, su variaci´on total, δφ
r
, ser´ıa cero y la local vendr´ıa dada exclusiva-
mente por la transformaci´on inversa de los ejes de coordenadas.
Imponemos ahora la condici´on de que el sistema bajo estudio sea sim´etrico bajo
la transformaci´on definida en las ecuaciones (3.18) y (3.20). En el formalismo la-
grangiano, esto se traduce exigiendo que la integral de acci´on permanezca invariante.
Para ello basta que Ld
4
x se conserve salvo una divergencia total de una funci´on de
x, Q
µ
(x), que se anule suficientemente r´apido en la superficie del volumen en que
est´a encerrado nuestro sistema:
L

(x

)d
4
x

= (L(x) + ∂
µ
Q
µ
)d
4
x , (3.27)
donde:
L

(x

) = L(x

, φ
r
(x

) , ∂

µ
φ
r
(x

))
L(x) = L(x , φ
r
(x) , ∂
µ
φ
r
(x)).
(3.28)
38 Cap´ıtulo 3. Lagrangiana de Sistemas Continuos. Introducci´on...
As´ı:
0 = δ(Ld
4
x) − ∂
µ
Q
µ
d
4
x
= δL d
4
x + L δd
4
x −∂
µ
Q
µ
d
4
x.
(3.29)
Igual que antes, la variaci´on de la densidad lagrangiana se puede escribir como suma
de una variaci´on local y otra variaci´on proporcional al cambio en las coordenadas,
δx
µ
:
δL = L

(x

) −L

(x) + L

(x) −L(x)
= ∂
µ
L δx
µ
+
∂L
∂φ
r
¯
δφ
r
+
∂L
∂(∂νφ
r
)

ν
¯
δφ
r
,
(3.30)
donde hemos utilizado que:
¯
δ(∂
ν
φ
r
) = ∂
ν
¯
δφ
r
, (3.31)
siguiendo la definici´on de la ecuaci´on (3.25).
La ecuaci´on (3.30) puede escribirse de otra manera haciendo uso de las ecuaciones
de Euler-Lagrange para los campos φ
r
∂L
∂φ
r
− ∂
µ
∂L
∂(∂
µ
φ
r
)
= 0 (3.32)
y de:
∂L
∂(∂
ν
φ
r
)

ν
¯
δφ
r
= ∂
ν
_
∂L
∂(∂
ν
φ
r
)
¯
δφ
r
_
− ∂
ν
_
∂L
∂(∂
ν
φ
r
)
_
¯
δφ
r
. (3.33)
(3.30) queda entonces:
δL = ∂
µ
L δx
µ
+ ∂
ν
_
∂L
∂(∂
ν
φ
r
)
¯
δφ
r
_
. (3.34)
Por otro lado:
δd
4
x = d
4
x

−d
4
x = ∂
µ
δx
µ
d
4
x , (3.35)
ya que el jacobiano J de la transformaci´on (3.18) es, en primer orden:
J
_
d
4
x

d
4
x
_
= 1 + ∂
µ
δx
µ
. (3.36)
Sustituyendo (3.34) y (3.35) en la ecuaci´on (3.29), tenemos:
0 = d
4
x
_

µ
L δx
µ
+ ∂
ν
_
∂L
∂(∂νφ
r
)
¯
δφ
r
_
+ L∂
µ
δx
µ
− ∂
µ
Q
µ
_
= d
4
x ∂
µ
_
Lδx
µ
+
∂L
∂(∂µφ
r
)
(δφ
r
−∂
ν
φ
r
δx
ν
) − Q
µ
_
= d
4
x ∂
µ
__

µ
ν

∂L
∂(∂µφ
r
)

ν
φ
r
_
δx
ν
+
∂L
∂(∂µφ
r
)
δφ
r
− Q
µ
_
.
(3.37)
3.5. Momentos generalizados. Densidad hamiltoniana 39
La expresi´on anterior es v´alida integrada en cualquier regi´on B del espacio de
Minkowski. El integrando define una ecuaci´on de continuidad para un cuadrivector
corriente:

µ
J
µ
= 0, (3.38)
con
J
µ
= τ
µ
ν
δx
ν
+
∂L
∂(∂
µ
φ
r
)
δφ
r
− Q
µ
, (3.39)
donde:
τ
µ
ν
= Lδ
µ
ν

∂L
∂(∂
µ
φ
r
)

ν
φ
r
. (3.40)
La ecuaci´on de continuidad (3.38) implica la existencia de una serie de constantes
de movimiento (una por cada par´ametro independiente de la transformaci´on (3.18,
3.20) que llamamos, en general, cargas. De hecho, integrando (3.38) en un volumen
V que englobe el sistema a estudiar y aplicando el teorema de Green, tenemos:
d
dt
_
V
J
0
d
3
x = −
_
V

J d
3
x = −
_
δV

J d

S. (3.41)
El ´ ultimo t´ermino es cero para un volumen V lo suficientemente grande como para
que en su superficie δV los campos y sus derivadas se anulen. De donde:
_
V →∞
J
0
d
3
x = cte. (3.42)
3.5 Momentos generalizados. Densidad hamilto-
niana
Para cuantificar la teor´ıa cl´asica desarrollada en los apartados anteriores seg´ un los
m´etodos utilizados en mec´anica cu´antica ordinaria, hemos de establecer un forma-
lismo hamiltoniano. Conocemos c´omo desarrollar esto ´ ultimo en un sistema con un
n´ umero finito y discreto de grados de libertad. Para estudiar un sistema descrito por
campos, es decir, con un n´ umero infinito y continuo de grados de libertad vamos a
utilizar el mismo m´etodo que antes: discretizar el problema y tomar posteriormente
el l´ımite.
40 Cap´ıtulo 3. Lagrangiana de Sistemas Continuos. Introducci´on...
Consideremos el sistema en un instante determinado t. Descomponemos entonces
el espacio tridimensional en peque˜ nas celdas de volumen δx
i
(de manera similar a
como hicimos en el caso del muelle al dividir la longitud L en n partes –i– de longitud
a) enumeradas por los ´ındices i = 1, 2, · · ·. Las variables, ya discretas, del sistema
en esta aproximaci´on son:
q
r
i
= φ
r
(x
i
, t) ; (r = 1, · · · , N; i = 1, 2, · · ·) , (3.43)
que son los valores de los campos en cada celda i centrada en x
i
. La lagrangiana del
sistema se puede escribir como:
L =

i
δx
i
L
i
(3.44)
donde L
i
es la densidad lagrangiana en la celda i. Los momentos conjugados se
definen de la manera tradicional:
p
r
i
=
∂L
∂ ˙ q
r
i
=
∂L

˙
φ
r
(x
i
, t)
=
∂L

˙
φ
r
(x
i
, t)
δx
i
. (3.45)
El hamiltoniano se define tambi´en de la forma usual como:
H =

i,r
p
r
i
˙ q
r
i
− L . (3.46)
Definimos ahora por conveniencia la variable π
r
(x) seg´ un:
π
r
(x) =
∂L

˙
φ
r
(x)
, (3.47)
y le llamamos campo conjugado de φ
r
(x). El hamiltoniano H (ec. 3.46) se puede
escribir:
H =

i
δx
i
_

r
π
r
(x
i
, t)
˙
φ
r
(x
i
, t) − L(x
i
, t)
_
. (3.48)
Pasando ahora al l´ımite δx
i
→0 queda:
H =
_
d
3
x
_

r
π
r
(x)
˙
φ
r
(x) − L(x)
_
. (3.49)
Se suele llamar densidad hamiltoniana H a:
H =

r
π
r
(x)
˙
φ
r
(x) − L(x) (3.50)
Estas definiciones de las variables y sus momentos conjugados nos proporcionan
los elementos necesarios para cuantizar la teor´ıa de manera similar a lo que ya
conocemos de la mec´anica cu´antica no relativista. Antes de esto vamos a ver un
ejemplo de lagrangiano y hamiltoniano de un sistema sencillo.
3.6. Cuantizaci´on de los campos 41
3.5.1 Ejemplo
El ejemplo m´as simple de una densidad lagrangiana relativista es una generalizaci´on
de la del muelle m´asico del apartado 3.2:
L =
1
2
_

µ
φ ∂
µ
φ − m
2
φ
2
_
, (3.51)
siendo φ(x) un campo escalar; es decir, invariante bajo transformaciones de Lorentz.
Observemos que, como debe ser, L es tambi´en invariante de Lorentz.
Las ecuaciones de Euler–Lagrange (ec. 3.17), que nos dan la evoluci´on del campo,
son en este caso:
∂L
∂φ
= −m
2
φ
∂L
∂(∂µφ)
= ∂
µ
φ
_
¸
_
¸
_
−m
2
φ − ∂
µ

µ
φ = 0 =⇒ (3.52)
(2 + m
2
)φ = 0
El campo conjugado de φ es:
π =
∂L

˙
φ
=
˙
φ (3.53)
y la densidad hamiltoniana:
H = π
2
− L =
1
2
_
π
2
+ (

∇φ)
2
+ m
2
φ
2
_
. (3.54)
3.6 Cuantizaci´on de los campos
3.6.1 Conmutadores de variables can´onicas
La teor´ıa de campos cl´asica puede cuantizarse f´acilmente interpretando las coor-
denadas conjugadas q
r
i
y p
r
i
como operadores que satisfacen las relaciones de con-
mutaci´on can´onicas usuales
_
q
r
i
, q
s
j
_
=
_
p
r
i
, p
s
j
_
= 0 ,
_
q
r
i
, p
s
j
_
= i δ
r,s
δ
i,j
. (3.55)
Sustituyendo las expresiones de q
r
i
y p
r
i
(ecs. 3.43 y 3.45):
_
¸
_
¸
_

r
(x
i
, t), φ
s
(x
j
, t)] = [π
r
(x
i
, t), π
s
(x
j
, t)] = 0

r
(x
i
, t), π
s
(x
j
, t)] = i δ
r,s
δ
i,j
δ x
i
(3.56)
42 Cap´ıtulo 3. Lagrangiana de Sistemas Continuos. Introducci´on...
Haciendo ahora tender el volumen de las celdas a 0 (δx
i
→ 0) obtenemos las
relaciones de conmutaci´on entre los campos φ y sus conjugados π en dos puntos x,
x

del espacio en un mismo instante de tiempo t, o de ´estos en la representaci´on
de Schr¨odinger en la que los operadores no llevan la evoluci´on temporal. As´ı en esta
representaci´on:
_
¸
_
¸
_

r
(x), φ
s
(x

)] = [π
r
(x), π
s
(x

)] = 0

r
(x), π
s
(x

)] = i δ
r,s
δ
3
(x −x

)
(3.57)
donde hemos utilizado:
lim
δ x
i
→0
δ
i,j
δx
i
= δ
3
(x −x

) ,
siendo δ
3
(x−x

) la funci´on delta de Dirac tridimensional y los puntos x y x

situados
en las celdas i y j respectivamente.
Para el caso del campo mes´onico neutro del ejemplo del apartado anterior, las
relaciones de conmutaci´on anteriores quedan:
_
¸
_
¸
_

r
(x), φ
s
(x

)] =
_
˙
φ
r
(x),
˙
φ
s
(x

)
_
= 0
_
φ
r
(x),
˙
φ
s
(x

)
_
= i δ
r,s
δ
3
(x −x

)
(3.58)
Para establecer una relaci´on con el formalismo de segunda cuantizaci´on de la
lecci´on 2 (o lo que es equivalente, una conexi´on entre campos y part´ıculas) se realiza
una descomposici´on de Fourier de los campos cl´asicos, soluci´on de las correspondien-
tes ecuaciones de Klein–Gordon, y de sus momentos conjugados y se interpretan los
coeficientes de ´esta como operadores. Posteriormente, a partir de las relaciones de
conmutaci´on encontradas (ec. 3.57), se obtienen las correspondientes a los nuevos
operadores–coeficientes de la descomposici´on de Fourier. Se encuentra entonces que
´estas coinciden con las de los operadores de creaci´on y aniquilaci´on de bosones,
estableci´endose as´ı la conexi´on deseada entre campos y part´ıculas. Todo esto se
desarrollar´a con m´as profundidad en temas posteriores.
3.6.2 Simetr´ıas y leyes de conservaci´on
El cambio de un sistema bajo un grupo de transformaciones se lleva a cabo en
mec´anica cu´antica por medio de un operador U.
´
Este act´ ua sobre los estados |Ψ >
3.7. Resumen 43
y sobre los operadores O de la siguiente manera
|Ψ > −→ |Ψ

>= U |Ψ >,
O −→ O

= U O U

.
(3.59)
Para una transformaci´on continua y unitaria (conserva la norma del estado), este
operador se puede escribir como
U = e
iαT
, (3.60)
con T herm´ıtico (T

= T). La correspondiente transformaci´on infinitesimal queda
U = 1 + iδαT .
Aplicada a un operador cualquiera O (ec. 3.59)
O

= (1 + iδα T) O (1 − iδα T) = O + iδα [T, O] . (3.61)
Si el sistema permanece invariante bajo este grupo de transformaciones, su hamil-
toniano no cambia (H

= H) y, por tanto, haciendo uso de la ecuaci´on anterior
se tiene que [H, T] = 0. Esto implica, estudiando la evoluci´on de T en la repre-
sentaci´on de Heisemberg, que
i
dT
dt
= [T, H] = 0 .
Es decir, asociado al operador T de la transformaci´on de simetr´ıa, tenemos un ob-
servable (T

= T) constante de movimiento. Se establece, por tanto, un paralelismo
claro entre este operador y la magnitud Q ∝
_
d
3
xJ
0
encontrada en el teorema de
Noether (3.39), de tal manera que el operador U (3.60) de la transformaci´on (3.59)
se puede escribir
U = e
iαQ
,
con Q convenientemente cuantizado.
3.7 Resumen
En esta lecci´on se ha expuesto el esquema general del siguiente grupo de temas.
Primero se estudia la teor´ıa cl´asica de cada campo de inter´es: a) proponiendo la
4
4
C
a
p
´
ı
t
u
l
o
3
.
L
a
g
r
a
n
g
i
a
n
a
d
e
S
i
s
t
e
m
a
s
C
o
n
t
i
n
u
o
s
.
I
n
t
r
o
d
u
c
c
i
´o
n
.
.
.
Simetrías + T. Noether
Definición de constantes
de movimiento (E,P,J,Q...)
como función de Φ y
sus derivadas
c c
k k
+
E = Σ
k
ω
k c c
k k
+
P = Σ
c y c
k k
+
Observables (E,J,P,Q..) en función de
:
.

.

.
Definición de Π
Ecuación de evolución de Φ
Φ = Σ Ν c e
k
−ikx
k
k
Solución general: Desarrollo de Fourier
[Φ( ) , Π( )]= ι δ x x’ (x−x’)
;
(t=t’)
k k’
δ
[c , c ]=
k,k’
+
Expresión de L
C
A
M
P
O
S
P
A
R
T
Í
C
U
L
A
S
F
i
g
u
r
a
3
.
1
:
R
e
s
u
m
e
n
d
e
l
c
a
p
´
ı
t
u
l
o
3.8. Problemas 45
expresi´on de su densidad lagrangiana L, b) obteniendo las ecuaciones de los cam-
pos mediante las ecuaciones de Euler–Lagrange, c) resolviendo estas ecuaciones y
desarrollando la soluci´on general en serie de Fourier, d) estableciendo una normali-
zaci´on de ´esta. Para ello se define una expresi´on v´alida de la densidad de corriente–
probabilidad para la teor´ıa en cuesti´on, haciendo uso, por ejemplo, del teorema de
Noether. e) Las distintas magnitudes asociadas a los campos, como la densidad de
momento lineal, angular, energ´ıa, posible carga, etc., se encuentran de nuevo por el
teorema de Noether aplicando las distintas simetr´ıas del sistema.
Una vez estudiada la teor´ıa cl´asica de los campos, se cuantizan ´estos dando el
car´acter de operador a los coeficientes (a
k
y a

k
) del desarrollo de Fourier correspon-
diente. Al exigir que el campo y su momento conjugado conmuten de la manera
indicada en el apartado anterior, se obtienen las reglas de conmutaci´on para a
k
y a

k
(donde k etiqueta los estados accesibles al sistema seg´ un la ecuaci´on de evoluci´on
de los campos y las condiciones de contorno). Se encuentra que ´estas coinciden con
las asociadas a los operadores de creaci´on y aniquilaci´on de bosones ([a
k
, a

k
] = 1)
interpret´andose como tales. Haciendo uso de las expresiones cl´asicas de la energ´ıa,
momento, carga, etc. ya obtenidas, se definen los operadores asociados sustituyendo
de la manera apropiada los campos ya cuantizados. Se tienen as´ı esos operadores
constante de movimiento en funci´on de los de creaci´on y aniquilaci´on de part´ıculas.
Para un sistema de campos no interactuantes, los operadores asociados a magni-
tudes constantes de movimiento que conmuten entre s´ı, deben ser lineales en los
operadores n´ umero (a

k
a
k
) como efectivamente se encuentra. Queda as´ı establecida
la relaci´on entre campos y part´ıculas.
3.8 Problemas
3.1.- Demostrar que si se reemplaza la densidad lagrangiana L(φ(x), ∂
ν
φ(x)) por:
L

= L + ∂
ν
Q
ν
,
donde Q
ν
son funciones de los campos φ(x), no se alteran las ecuaciones ´estos.
46 Cap´ıtulo 3. Lagrangiana de Sistemas Continuos. Introducci´on...
3.2.- Deducir las ecuaciones de Euler-Lagrange para los campos A
µ
cuya din´amica
viene dada por la densidad lagrangiana:
L = −
1
2

ν
A
µ

ν
A
µ
.
A la vista de esas ecuaciones, ¿qu´e sistema f´ısico puede representar A
µ
?
3.3.- Demostrar que el tensor densidad de energ´ıa-momento definido por:
τ
µ
ν
= −∂
ν
φ
∂L
∂(∂
µ
φ)
+ Lδ
µ
ν
satisface la ecuaci´on de continuidad ∂
µ
τ
µ
ν
= 0, si L no depende expl´ıcita-
mente de x
µ
.
Como consecuencia, demostrar que existen cuatro constantes de movimiento,
si el campo φ se anula lo suficientemente r´apido en el infinito, asociadas a las
cuatro componentes del cuadrivector:
P
ν
= −
_
V →∞
τ
0
ν
d
3
x.
3.4.- Deducir el tensor τ
µ
ν
definido en el problema anterior para el campo mes´onico
especificado por la densidad lagrangiana
L =
1
2
(∂
µ
φ ∂
µ
φ − m
2
φ
2
)
y mostrar que:
−τ
0
0
= H =
1
2

2
+

∇φ ·

∇φ + m
2
φ
2
) .
3.5.- Comprobar que el problema 3.3 es un caso particular del teorema de Noether
para una transformaci´on independiente de cada una de las coordenadas
espacio-temporales (es decir una traslaci´on en x o t).
3.6.- La densidad lagrangiana del campo mes´onico L = (∂
µ
φ


µ
φ − m
2
φ

φ) es
invariante bajo la transformaci´on gauge de primera clase:
φ(x) −→φ

(x) = e

φ(x) , φ

(x) −→φ

(x) = e
−iα
φ

(x) ,
donde α es una constante independiente de x
µ
. Demostrar que esa invariancia
conduce a la ecuaci´on de continuidad ∂
µ
S
µ
= 0 con
S
µ
∝ iα(φ∂
µ
φ

−φ


µ
φ).

t) fijos pesados por un factor de fase que depende del valor de la integral de L a lo largo de ese camino. medidas como se dijo anterioro mente y las correspondientes a los campos desnudos del lagrangiano libre Lo . arbitrariamente fuertes y de largo alcance (por a ejemplo fuerzas electromagn´ticas y gravitacionales). • se pueden describir interacciones y tratarlas mediante teor´ de perturbaciones..30 Cap´ ıtulo 3... ii) Posteriormente se tiene en cuenta que esas part´ ıculas pueden interactuar entre s´ y que. A partir de aqu´ se puede e ı construir una lagrangiana libre Lo funci´n de los campos asociados a esas part´ o ıculas (que constituyen las variables del sistema) y de sus derivadas. con l´ ımite cl´sico. o • proporciona una descripci´n completa y satisfactoria de part´ o ıculas libres. Los campos en interacci´n no corresponden a las part´ o ıculas aisladas y por tanto se pierde la conexi´n entre la masa. La forma de L est´. ın.1 • Puede conducir f´cilmente a la formulaci´n de las integrales de camino en a o mec´nica cu´ntica donde la evoluci´n de un operador se expresa como la suma a a o sobre todos los caminos con puntos extremos (x. Introducci´n. definidos. la carga. Se debe esperar que las ecuaciones de movimiento que provienen del lagrangiano total 3. por tanto. Las lagrangianas de una teor´ de campos como la que vamos a desarrollar en ıa este curso constan en general de dos partes: i) El punto de comienzo de una teor´ de part´ ıa ıculas elementales es la existencia de ciertas part´ ıculas aisladas unas de otras. carga. • es un marco natural para formular simetr´ tanto internas como espacio– ıas temporales (teorema de Noether). etc.1 Actualmente los c´lculos sobre procesos electromagn´ticos dan un acuerdo perfecto con los a e datos experimentales. esp´ etc. en general. severamente restringida o a por las leyes de conservaci´n observadas en esas interacciones (o por las simetr ´ o ıas subyacentes). . Lagrangiana de Sistemas Continuos. Esta informaci´n se obtiene en principio a partir de observaciones en las que entran o en juego fuerzas. ıa calcul´ndose probabilidades de transici´n con buen acuerdo experimental a o 3. con una masa. hay que introducir un nuevo t´rmino L en la lagrangiana que ı e incorpore esta informaci´n.

Comenzamos. etc. Son a estas soluciones.como la electrodin´mica . anulando o minimizando el misterio que rodea a la teor´ cu´ntica de los campos. que incluye los modos normales del muelle. familiar y simple. cargas. ıa a 3. Una teor´ de campos asociıa ada a una langrangiana definida es renormalizable si se pueden expresar todas las magnitudes f´ ısicas calculadas en cualquier orden con ella (secciones eficaces. en las sia o guientes secciones.2 Ejemplo: Muelle M´sico a 3.) en funci´n de los par´metros observados. desarrollar con a este modelo sencillo la intuici´n y el entendimiento del significado de la lagrangiana o de sistemas continuos y posteriormente de los campos cuantizados.2. Cuando se trata el problema mediante teor´ de perturbaciones. Pode- mos tomar como variables generalizadas de este problema la separaci´n φ de o 3. desapareciendo de los resultados las cono a stantes asociadas a las part´ ıculas desnudas que claramente son artificiales y carentes de sentido. a . a las que se les debe asociar las masas. discutiendo un ejemplo sencillo: la cuantizaci´n de un muelle o ´ monodimensional no relativista. a ´ En los temas siguientes estudiaremos lagrangianas de distintos sistemas libres (bosones y fermiones). Este es un sistema de muchos cuerpos que es. cuantizando la teor´ o ıa.3.2 En el cap´ ıtulo 1 de Gross[Gro] se encuentra un estudio muy completo del muelle monodimen- sional.2 Vamos a estudiar en este apartado un muelle continuo monodimensional . ıa la relaci´n entre las propiedades observadas de las part´ o ıculas y las correspondientes a las mismas part´ ıculas desnudas resulta ser infinita. La idea es. su cuantizaci´n y una discusi´n interesante o o sobre la dualidad campo–part´ ıcula en su l´ ımite cl´sico. as´ como lagrangianas de interacci´n (unas fundamentales ı o . En este tema introducimos de una manera general el formalismo lagrangiano cl´sico de sistemas continuos y su posterior cuantizaci´n. La cuantizaci´n de este sistema conduce directao mente al concepto nuevo de campo cu´ntico. Sobre todo esto se volver´ en los ultimos temas de este curso.como una a ıas aproximaci´n a la fuerza nuclear -). y no a ls de L . por tanto. Ejemplo: Muelle M´sico a 31 admitan soluciones que permitan una separaci´n asint´tica de las part´ o o ıculas. etc.basadas en teor´ gauge y otras efectivas . al mismo tiempo. observadas.

La energ´ cin´tica se puede escribir: ıa e T = m n ˙2 φ ..6) M = n L a M M a→0 = a = µa .. entonces: m= M L . a a (3. 2 i=1 i (3.1) LLamamos φi al desplazamiento de la part´ ıcula i de su posici´n de equilibrio. a a (3. ıa V = k 2 n i=0 (φi+1 − φi )2 . Es decir.4) ∂V ¨ Las ecuaciones de Lagrange conducen claramente a − ∂φi = mφi Para reobtener el muelle m´sico se hace tender la longitud a de los muelles a simples sin masa que conectan las masas puntuales m a 0. Introducci´n. Para recuperar el sistema continuo no hay m´s que hacer tender la separaci´n a a o de las masas puntuales a cero. (3. o tinuo e infinito de grados de libertad φ(x). Escribimos para ello m y k de la siguiente manera: m= con µ la densidad de masa. L−a −1 (3.3) La lagrangiana del sistema es entonces: L= T −V = n n 1 ˙ m φ2 − k (φi+1 − φi )2 i 2 i=1 i=0 . a= n n+1 y k= KL Y = . constante de recuperaci´n K y longitud total o L.32 Cap´ ıtulo 3. M.5) . Para tratar el problema comenzamos aproxim´ndolo a uno discreto. o Habr´ un n´ mero cona u su posici´n de equilibrio de cada punto x del muelle. K L a m k Si el muelle original tiene masa M. consideramos un sistema de n masas puna tuales m conectadas entre s´ por muelles uniformes sin masa de constante de acoplo ı k. k= Y KL = . o Supongamos que el muelle original tiene sus extremos fijos (φ0 = 0 y φn+1 = 0).2) La energ´ potencial es la suma de la de cada muelle. Lagrangiana de Sistemas Continuos. (3.

8) Las ecuaciones de los campos φ se pueden obtener a partir de L usando el principio de m´ ınima acci´n. t). t). ∂t φ(x. ∂x φ(x. t).9) dt 0 dx ∂L ∂L ∂L δφ + ∂x δφ + ∂t δφ . t). En nuestro caso todo esto supone: 0 = δS = δ = t2 t1 t2 t1 L dt L 0 dx L (φ(x. Este principio afirma que la trayectoria seguida por un sistema o cl´sico es aqu´lla a lo largo de la cual la acci´n S es un extremo para variaciones a e o de los campos δφ que se anulen en los l´ ımites (δφ = 0 para t1. ∂t φ(x. o En general L puede ser funci´n tanto de φ como de sus derivadas o Podemos ahora escribir la integral de acci´n S: o S= t2 t1 ∂φ ∂x ∂φ . t)) (3. a→0 a a ∂x La lagrangiana anterior aparece como una integral en x de una funci´n que llamamos o densidad lagrangiana (L).2.10) . Con esto la lagrangiana (3. x = 0 y x = L. φ(x.3. ∂(∂t φ) (3. t)) (3. ∂t y dt L 0 dx L (φ(x. Ejemplo: Muelle M´sico a donde Y es una constante del sistema. estas dos ultimas condiciones procedentes de la condici´n de contorno exigida en ´ o este ejemplo: los extremos del muelle permanecen fijos). ∂x φ(x. ∂φ ∂(∂x φ) ∂(∂t φ) t2 Se pueden integrar por partes los dos ultimos t´rminos: ´ e t2 t1 ∂L ∂L ∂t δφ = δφ − dt ∂(∂t φ) ∂(∂t φ) t1 v du/dt t2 t1 dt ∂t ∂L δφ . Existe una o independiente para cada valor de x como corresponde al l´ ımite del caso discreto: una φi por cada masa puntual m situada en el punto xi en la posici´n de equilibrio. t2.4) queda: L n n 1 (φi+1 − φi )2 ˙ a µ φ2 − Y i 2 a2 i=1 i=0 1 L a→0 ˙ dx µφ(x)2 − Y (∂φ/∂x)2 = =⇒ 2 0 33 = L 0 dx L .7) donde hemos usado a→0 lim φi+1 − φi ∂φ φ(x + a) − φ(x) = lim = . t) es una coordenada generalizada: el desplazamiento de una masa infinitesimal desde su posici´n de equilibrio en x. (3.

junto con otras de invariancia frente a las e restantes transformaciones de simetr´ conocidas del sistema. (3.34 L 0 Cap´ ıtulo 3. Queda por tanto: e ∂L ∂L ∂L − ∂x − ∂t = 0 ∂φ ∂(∂x φ) ∂(∂t φ) (3. Esta es ahora. en general. tambi´n L. restringen la forma de ıa .14) La teor´ relativista exige que S sea un escalar bajo transformaciones de Lorentz y. Lagrangiana de Sistemas Continuos..3 Campos cl´sicos relativistas a Consideramos ahora un sistema cuyos grados de libertad se describen por distintos campos arbitrarios φr funciones del cuadrivector xµ . Introducci´n.11) Queda entonces: 0 = δS = t2 t1 dt L 0 dx δφ ∂L ∂L ∂L − ∂x − ∂t ∂φ ∂(∂x φ) ∂(∂t φ) t2 t2 t1 + L 0 ∂L δφ + dx ∂(∂t φ) t1 ∂L dt δφ ∂(∂x φ) L . o dx ∂L ∂L ∂x δφ = δφ − ∂(∂x φ) ∂(∂x φ) 0 v du/dx L L 0 dx ∂x ∂L δφ . ∂µ φr ). como en el caso monodimensional.. φr ) = Ω d4 x L(φr . 0 (3. e a La integral de acci´n S(Ω) para una regi´n Ω arbitraria del espacio–tiempo se o o define: S(Ω. los dos ultimos ´ t´rminos de δS son directamente nulos. sin embargo esto complicar´ bastante la teor´ ıa ıa y unicamente introducir´ el estudio de sistemas muy particulares. o 3. Se postula en primer lugar. En principio. ıa por lo tanto. ∂µ φr ) . L podr´ tambi´n depender de las ıa e derivadas segundas de los campos. la existencia de una densidad lagrangiana que des´ criba al sistema. ∂(∂x φ) (3. La generalizaci´n a un problema tridemensional es ya trivial. la dependencia ´ ıa anterior es suficiente para tratar todos los casos de inter´s pr´ctico. funci´n de los campos y de sus derivadas o espacio–temporales: L(φr . Esta exigencia.12) Para las variaciones de los campos δφ discutidas anteriormente.13) que son las ecuaciones de Euler–Lagrange para este sistema monodimensional.

De ah´ o ı: ∂L ∂L = 0. 3. igual que en el apartado ´ anterior. que las ecuaciones de movimiento del sistema (esto es. dxµ dxν dxη δφr r) ∂(∂xξ φ Γ ξ Ω + (3. que exige a que la integral de acci´n sea un extremo para variaciones de los campos δφr (φr → o φr + δφr ) que se anulen en la superficie Γ del volumen Ω. As´ queda: o ı 0 = d4 x ∂L ∂L − ∂µ δφr r r) ∂φ ∂(∂µ φ Ω para cualquier variaci´n δφr que se anule en la superficie. Teorema de Noether 35 las expresiones de L compatibles con la teor´ y ayudan enormemente a encontrarlas.4. Esta relaci´n entre la o . de nuevo como en el ejemplo monodimensional. Esta ultima integral es nula. maciones bajo las cuales el sistema permanece invariante. ıa Notad que no se puede aplicar esto mismo a la lagrangiana L. se obtiene: e 0 = δS = d4 x ∂L ∂L − ∂µ δφr r ∂φ ∂(∂µ φr ) ∂L .15) Ω donde se ha vuelto a utilizar que δ ∂µ φr = ∂µ δφr . − ∂µ r ∂φ ∂(∂µ φr ) (3.4 y Γξ representa los valores de xξ que delimitan la superficie Γ. por serlo la variaci´n del campo. en la superficie.10 y 3. 0 = δS = d4 x ∂L ∂L r δφ + ∂ δφr .4 Teorema de Noether El formalismo lagrangiano resulta muy util para discutir las simetr´ de una ´ ıas teor´ es decir para encontrar las constantes de movimiento asociadas a transforıa. Se postula.3. δφr .17) Estas ecuaciones que deben cumplir los campos se llaman ecuaciones de Euler– Lagrange.11. r r) µ ∂φ ∂(∂µ φ (3. completamente an´logo al principio de Hamilton.3. las ecuaciones de campo) se obtienen a partir del principio variacional.16) donde µνηξ son permutaciones circulares de 1. Integrando por partes los ultimos ´ t´rminos de manera similar a 3.2.

3 se puede obtener por aplicao ciones sucesivas de transformaciones infinitesimales del tipo: xµ −→ x µ = xµ + δxµ .19) Este cambio de coordenadas se traduce en un cambio en los campos: φr (x) −→ φ r (x ) = φr (x) + δφr (x) .18) se puede escribir como o δφr = 1 2 µν rs Sµν φs . le corresponde una ecuaci´n de o o continuidad y una constante de movimiento que se expresa en funci´n de los campos o y sus derivadas.22) Las transformaciones de las coordenadas se pueden dividir en transformaciones de Lorentz definidas por xµ → Λµ ν xν y traslaciones espacio–temporales xµ → xµ + ∆µ . si ´stos constituyen las o e componentes de un cuadrivector.21) y se determinan por las rs Los coeficientes Sµν son antisim´tricos en µ y ν como e propiedades de transformaci´n de los campos. que dice lo siguiente: o ”A cada transformaci´n continua que deja invariante la integral de acci´n y para la o o que se conoce la ley de transformaci´n de los campos. o invariancia de la integral de acci´n y la existencia de cantidades conservadas eno cuentra su expresi´n en el teorema de Noether.18) que pueden depender de una serie de N par´metros infinitisemales dados por las a componentes del tensor antisim´trico3.3 µν Aν . (3. (3.4 e manera (ver 1. El grupo que combina a ambas se llama grupo de Poincar´. (3. de la siguiente xν + δ µ . Introducci´n. e 3. e la ecuaci´n anterior (3.10) δxµ = µν µν y del desplazamiento δ µ . (3. como es el caso del campo electromagn´tico Aµ . Lagrangiana de Sistemas Continuos.” Toda transformaci´n continua de coordenadas3.20) Esta variaci´n δφr asociada al cambio de coordenadas (3.. Por ejemplo. δ µ = 0.36 Cap´ ıtulo 3.20) se reduce a la ley de transformaci´n de un cuadrivector: o o Aµ −→ Aµ + 3. µν (3. .4 µν = − νµ asegura la invariancia del producto xµ xµ bajo transformaciones homog´neas de e Lorentz..

definida como: ¯ δφr = φ r (x) − φr (x) . ∂µ φ r (x )) L(x .18) y (3. tambi´n llamada transformaci´n gauge de 1a clase. (3. δφr . Qµ (x). En el formalismo lao grangiano. δφr . (3. su variaci´n total.3. tanto µν como δ µ son 0 y s´lo se tiene un cambio en los campos.25) Si el campo no posee ning´ n grado de libertad interno que pueda afectarse por la u transformaci´n. ∂µ φr (x)). o Para ello basta que Ld4 x se conserve salvo una divergencia total de una funci´n de o x. que notamos por δφr . ser´ cero y la local vendr´ dada exclusivao o ıa ıa mente por la transformaci´n inversa de los ejes de coordenadas.20).4. o Imponemos ahora la condici´n de que el sistema bajo estudio sea sim´trico bajo o e la transformaci´n definida en las ecuaciones (3. Tal es el caso de una variaci´n en la o o fase global de ´stos. En ese caso e e o particular φr −→ eiα φr = (1 + iα)φr . φr (x) . (3. (3.24) (3.26) (3. Teorema de Noether 37 Otro tipo de transformaciones continuas pueden afectar exclusivamente a los campos. As´ ı: δφr = φ r (x ) − φr (x ) + φr (x ) − φr (x) = ¯ δφr + ∂µ φr δxµ . que se anule suficientemente r´pido en la superficie del volumen en que a est´ encerrado nuestro sistema: a L (x )d4 x donde: L (x ) L(x) = = L(x . En ese caso.28) = (L(x) + ∂µ Qµ )d4 x .27) . considerando de nuevo la transformaci´n infinitesimal (α → 0). se puede escribir en funci´n de una variaci´n local del o o ¯ campo. φr (x ) . esto se traduce exigiendo que la integral de acci´n permanezca invariante. dejando invariantes a las coordenadas. As´ o ı δφr = iαφr .23) En cualquier caso.

18) es.30) queda entonces: δL = ∂µ L δxµ + ∂ν Por otro lado: δd4 x = d4 x − d4 x = ∂µ δxµ d4 x .33) (3.. Lagrangiana de Sistemas Continuos. .34) y (3.34) − ∂ν ∂L ¯ δφr . Introducci´n.32) (3. (3. (3.25).35) en la ecuaci´n (3. tenemos: o 0 = = = d4 x ∂µ L δxµ + ∂ν d4 x ∂µ Lδxµ + µ d4 x ∂µ Lδν − ∂L ∂(∂ν φr ) ∂L ∂(∂µ φr ) ¯ δφr + L∂µ δxµ − ∂µ Qµ (3.35) ∂L ¯ r δφ ∂(∂ν φr ) . ya que el jacobiano J de la transformaci´n (3.. siguiendo la definici´n de la ecuaci´n (3.31) Sustituyendo (3.37) (δφr − ∂ν φr δxν ) − Qµ ∂L δφr ∂(∂µ φr ) ∂L ∂(∂µ φr ) ∂ν φr δxν + − Qµ .29).36) (3. la variaci´n de la densidad lagrangiana se puede escribir como suma o de una variaci´n local y otra variaci´n proporcional al cambio en las coordenadas. o o La ecuaci´n (3. (3.38 As´ ı: Cap´ ıtulo 3. o 0 = = δ(Ld4x) − ∂µ Qµ d4 x δL d4 x + L δd4 x − ∂µ Qµ d4 x.30) ∂L ¯ r δφ ∂φr + ∂L ¯ ∂ δφr ∂(∂ν φr ) ν . o o δxµ : δL = L (x ) − L (x) + = ∂µ L δxµ + L (x) − L(x) (3.29) Igual que antes.30) puede escribirse de otra manera haciendo uso de las ecuaciones o de Euler-Lagrange para los campos φr ∂L ∂L − ∂µ = 0 r ∂φ ∂(∂µ φr ) y de: ∂L ∂L ¯ r ¯ ∂ δφr = ∂ν δφ r) ν ∂(∂ν φ ∂(∂ν φr ) (3. donde hemos utilizado que: ¯ ¯ δ(∂ν φr ) = ∂ν δφr . en primer orden: o J d4 x d4 x = 1 + ∂µ δxµ . r) ∂(∂ν φ (3.

Momentos generalizados. es decir. . ∂(∂µ φr ) ∂L ∂ φr .20) que llamamos.5. (3. De donde: J0 d3 x = cte. r) ν ∂(∂µ φ (3. Para estudiar un sistema descrito por u campos. tenemos: d dt J0 d 3 x = − J d3 x = − J dS. con µ J µ = τν δxν + (3.38) en un volumen V que englobe el sistema a estudiar y aplicando el teorema de Green. en general. El integrando define una ecuaci´n de continuidad para un cuadrivector o corriente: ∂µ J µ = 0. cargas.42) V →∞ 3. (3. De hecho. con un n´ mero infinito y continuo de grados de libertad vamos a u utilizar el mismo m´todo que antes: discretizar el problema y tomar posteriormente e el l´ ımite. integrando (3.41) V V δV El ultimo t´rmino es cero para un volumen V lo suficientemente grande como para ´ e que en su superficie δV los campos y sus derivadas se anulen.39) donde: µ µ τν = Lδν − (3.38) ∂L δφr − Qµ .5 Momentos generalizados. a o 3.3. Conocemos c´mo desarrollar esto ultimo en un sistema con un o ´ n´ mero finito y discreto de grados de libertad. Densidad hamiltoniana 39 La expresi´n anterior es v´lida integrada en cualquier regi´n B del espacio de o a o Minkowski. hemos de establecer un formae a a lismo hamiltoniano.38) implica la existencia de una serie de constantes o de movimiento (una por cada par´metro independiente de la transformaci´n (3.40) La ecuaci´n de continuidad (3.18. Densidad hamiltoniana Para cuantificar la teor´ cl´sica desarrollada en los apartados anteriores seg´ n los ıa a u m´todos utilizados en mec´nica cu´ntica ordinaria.

Antes de esto vamos a ver un a a ejemplo de lagrangiano y hamiltoniano de un sistema sencillo..45) (3. i = 1. · · ·. (3. Los momentos conjugados se definen de la manera tradicional: ∂L ∂L ∂L = δxi . t) . t) ∂ φr (xi . · · · . 2. Introducci´n. Lagrangiana de Sistemas Continuos. t) ..43) que son los valores de los campos en cada celda i centrada en xi . ya discretas. del sistema en esta aproximaci´n son: o r qi = φr (xi . La lagrangiana del sistema se puede escribir como: L= i δxi Li (3.40 Cap´ ıtulo 3. (3.44) donde Li es la densidad lagrangiana en la celda i.50) Estas definiciones de las variables y sus momentos conjugados nos proporcionan los elementos necesarios para cuantizar la teor´ de manera similar a lo que ya ıa conocemos de la mec´nica cu´ntica no relativista. Descomponemos entonces el espacio tridimensional en peque˜ as celdas de volumen δxi (de manera similar a n como hicimos en el caso del muelle al dividir la longitud L en n partes –i– de longitud a) enumeradas por los ´ ındices i = 1. El hamiltoniano H (ec.49) Se suele llamar densidad hamiltoniana H a: H = r ˙ π r (x)φr (x) − L(x) (3. = r ˙ ˙ ∂ qi ˙ ∂ φr (xi .48) Pasando ahora al l´ ımite δxi → 0 queda: H = d3 x r ˙ π r (x)φr (x) − L(x) .46) Definimos ahora por conveniencia la variable π r (x) seg´ n: u ∂L . (3.47) ˙ ∂ φr (x) y le llamamos campo conjugado de φr (x). o Consideremos el sistema en un instante determinado t. (r = 1. i ˙ (3. Las variables. . (3.r r pr qi − L . t) El hamiltoniano se define tambi´n de la forma usual como: e pr = i H = i. t) − L(xi . 2. · · ·) .46) se puede π r (x) = escribir: H = i δxi r ˙ π r (xi . N. 3. t)φr (xi .

3.53) 3. invariante bajo transformaciones de Lorentz. qj = pr . t)] = [π r (xi . t).1 Ejemplo El ejemplo m´s simple de una densidad lagrangiana relativista es una generalizaci´n a o de la del muelle m´sico del apartado 3. Observemos que.j δxi (3. j (3.56) .6.55) r Sustituyendo las expresiones de qi y pr (ecs. o son en este caso: ∂L ∂φ ∂L ∂(∂µ φ) = −m φ = ∂ φ µ 2      − m2 φ − ∂µ ∂ µ φ = 0 =⇒ (3. (3. Cuantizaci´n de los campos o 41 3. L es tambi´n invariante de Lorentz.54) ∂L ˙ = φ ˙ ∂φ (3.6. e Las ecuaciones de Euler–Lagrange (ec. ps = 0 .45): i      [φr (xi .51) siendo φ(x) un campo escalar.2: a L = 1 ∂µ φ ∂ µ φ − m2 φ2 . t).s δi. ps = i δr. que nos dan la evoluci´n del campo.52) (2 + m2 )φ = 0 El campo conjugado de φ es: π = y la densidad hamiltoniana: H = π2 − L = 1 2 π + ( φ)2 + m2 φ2 2 .1 Cuantizaci´n de los campos o Conmutadores de variables can´nicas o La teor´ de campos cl´sica puede cuantizarse f´cilmente interpretando las coorıa a a r denadas conjugadas qi y pr como operadores que satisfacen las relaciones de coni mutaci´n can´nicas usuales o o r s qi . π s (xj .17). t)] = i δr.43 y 3. 2 (3.5. φs (xj . t).s δi. como debe ser.3. t)] = 0 [φr (xi .j . es decir. 3. π s (xj . i j r qi .6 3.

una conexi´n entre campos y part´ o o ıculas) se realiza una descomposici´n de Fourier de los campos cl´sicos. o x del espacio en un mismo instante de tiempo t. Introducci´n.s δ 3 (x − x ) δi.2 Simetr´ y leyes de conservaci´n ıas o El cambio de un sistema bajo un grupo de transformaciones se lleva a cabo en ´ mec´nica cu´ntica por medio de un operador U. soluci´n de las correspondieno a o tes ecuaciones de Klein–Gordon.6. a a 3. φs (x )] = [π r (x). δxi (3.j = δ 3 (x − x ) . φs (x ) = ˙ ˙ φr (x). o de ´stos en la representaci´n e o de Schr¨dinger en la que los operadores no llevan la evoluci´n temporal. y de sus momentos conjugados y se interpretan los coeficientes de ´sta como operadores.s δ 3 (x − x ) (3. se obtienen las correspondientes a los nuevos o operadores–coeficientes de la descomposici´n de Fourier.. a partir de las relaciones de e conmutaci´n encontradas (ec. las o relaciones de conmutaci´n anteriores quedan: o      [φr (x). π s (x )] = 0 [φr (x).57) donde hemos utilizado: δxi →0 lim siendo δ 3 (x−x ) la funci´n delta de Dirac tridimensional y los puntos x y x situados o en las celdas i y j respectivamente.. Posteriormente. π s (x )] = i δr. φs (x ) = 0 = i δr. As´ en esta o o ı representaci´n: o      [φr (x). Este act´ a sobre los estados |Ψ > a a u .42 Cap´ ıtulo 3.58) Para establecer una relaci´n con el formalismo de segunda cuantizaci´n de la o o lecci´n 2 (o lo que es equivalente. φs (x )] ˙ φr (x). 3. Lagrangiana de Sistemas Continuos. Se encuentra entonces que o ´stas coinciden con las de los operadores de creaci´n y aniquilaci´n de bosones. Todo esto se desarrollar´ con m´s profundidad en temas posteriores. e o o estableci´ndose as´ la conexi´n deseada entre campos y part´ e ı o ıculas. Para el caso del campo mes´nico neutro del ejemplo del apartado anterior.57). o Haciendo ahora tender el volumen de las celdas a 0 (δxi → 0) obtenemos las relaciones de conmutaci´n entre los campos φ y sus conjugados π en dos puntos x.

3. (3. por tanto. H] = 0 .7 Resumen En esta lecci´n se ha expuesto el esquema general del siguiente grupo de temas. de tal manera que el operador U (3. su hamiltoniano no cambia (H = H) y. por tanto. dt Es decir. T ] = 0. haciendo uso de la ecuaci´n anterior o se tiene que [H. O −→ O = U O U † .59) Para una transformaci´n continua y unitaria (conserva la norma del estado).3. Resumen y sobre los operadores O de la siguiente manera |Ψ > −→ |Ψ > = U |Ψ > .39). La correspondiente transformaci´n infinitesimal queda o U = 1 + iδαT . O] .61) Si el sistema permanece invariante bajo este grupo de transformaciones. 3. con Q convenientemente cuantizado. un paralelismo claro entre este operador y la magnitud Q ∝ d3 xJ 0 encontrada en el teorema de Noether (3. 43 (3. que o i dT = [T.59) o se puede escribir U = eiαQ . (3.59) O = (1 + iδα T ) O (1 − iδα T ) = O + iδα [T. este o operador se puede escribir como U = eiαT . servable (T † = T ) constante de movimiento.60) de la transformaci´n (3. Esto implica.60) con T herm´ ıtico (T † = T ).7. Aplicada a un operador cualquiera O (ec. o Primero se estudia la teor´ cl´sica de cada campo de inter´s: a) proponiendo la ıa a e . Se establece. asociado al operador T de la transformaci´n de simetr´ tenemos un obo ıa. estudiando la evoluci´n de T en la repreo sentaci´n de Heisemberg.

P. Noether CAMPOS Definición de constantes de movimiento (E. Introducci´n. c +]= δ k k’ k.J. o Figura 3.Q.. Lagrangiana de Sistemas Continuos. )]= Solución general: Desarrollo de Fourier Φ = Σ Ν k ck e k −ikx (t=t’) Simetrías + T.k’ PARTÍCULAS Observables (E.1: Resumen del cap´ ıtulo [c .J.) como función de sus derivadas Φ y Cap´ ıtulo 3. ..Q..) en función de + ck y c k : E= P= + Σ ωk c k c k + Σ k c kc k . Π( x’ ι δ (x−x’) .44 Expresión de L Definición de Π Ecuación de evolución de Φ [Φ( x) ..P....

Al exigir que el campo y su momento conjugado conmuten de la manera indicada en el apartado anterior. ∂ν φ(x)) por: L = L + ∂ν Qν . etc. Se tienen as´ esos operadores ı constante de movimiento en funci´n de los de creaci´n y aniquilaci´n de part´ o o o ıculas. Queda as´ establecida u ı k la relaci´n entre campos y part´ o ıculas. d) estableciendo una normalio zaci´n de ´sta. carga. Haciendo uso de las expresiones cl´sicas de la energ´ a a ıa. teorema de Noether aplicando las distintas simetr´ del sistema.. ya obtenidas. se obtienen las reglas de conmutaci´n para ak y a† o k (donde k etiqueta los estados accesibles al sistema seg´ n la ecuaci´n de evoluci´n u o o de los campos y las condiciones de contorno). e . se definen los operadores asociados sustituyendo de la manera apropiada los campos ya cuantizados. momento. 3. donde Qν son funciones de los campos φ(x).Demostrar que si se reemplaza la densidad lagrangiana L(φ(x). se encuentran de nuevo por el ıa.1. como la densidad de momento lineal. los operadores asociados a magnitudes constantes de movimiento que conmuten entre s´ deben ser lineales en los ı. angular. Problemas 45 expresi´n de su densidad lagrangiana L.3. Se encuentra que ´stas coinciden con e las asociadas a los operadores de creaci´n y aniquilaci´n de bosones ([ak . e) Las distintas magnitudes asociadas a los campos. ıas Una vez estudiada la teor´ cl´sica de los campos.8 Problemas 3. del teorema de ıa o Noether. Para un sistema de campos no interactuantes.8. se cuantizan ´stos dando el ıa a e car´cter de operador a los coeficientes (ak y a∗ ) del desarrollo de Fourier correspona k diente. operadores n´ mero (a† ak ) como efectivamente se encuentra. por ejemplo. energ´ posible carga.. haciendo uso. a† ] = 1) o o k interpret´ndose como tales. Para ello se define una expresi´n v´lida de la densidad de corriente– o e o a probabilidad para la teor´ en cuesti´n. b) obteniendo las ecuaciones de los camo pos mediante las ecuaciones de Euler–Lagrange. no se alteran las ecuaciones ´stos. etc. c) resolviendo estas ecuaciones y desarrollando la soluci´n general en serie de Fourier.

.3 es un caso particular del teorema de Noether para una transformaci´n independiente de cada una de las coordenadas o espacio-temporales (es decir una traslaci´n en x o t). o 3..Deducir las ecuaciones de Euler-Lagrange para los campos Aµ cuya din´mica a viene dada por la densidad lagrangiana: 1 L = − ∂ν Aµ ∂ ν Aµ . si el campo φ se anula lo suficientemente r´pido en el infinito.Deducir el tensor τν definido en el problema anterior para el campo mes´nico o especificado por la densidad lagrangiana L = y mostrar que: 0 −τ0 = H = 1 (∂µ φ ∂ µ φ − m2 φ2 ) 2 1 2 (π + 2 φ· φ + m2 φ2 ) .. 3. φ∗ (x) −→ φ ∗ (x) = e−iα φ∗ (x) .2. ¿qu´ sistema f´ e ısico puede representar Aµ ? 3.. asociadas a las a cuatro componentes del cuadrivector: Pν = − 0 τν d3 x.Comprobar que el problema 3.6. 2 A la vista de esas ecuaciones.3. Demostrar que esa invariancia conduce a la ecuaci´n de continuidad ∂ µ Sµ = 0 con o S µ ∝ iα(φ∂ µ φ∗ − φ∗ ∂ µ φ).La densidad lagrangiana del campo mes´nico L = (∂µ φ∗ ∂ µ φ − m2 φ∗ φ) es o invariante bajo la transformaci´n gauge de primera clase: o φ(x) −→ φ (x) = eiα φ(x) . Como consecuencia. o 3. Introducci´n.Demostrar que el tensor densidad de energ´ ıa-momento definido por: µ τν = −∂ν φ ∂L µ + Lδν ∂(∂µ φ) = 0. donde α es una constante independiente de xµ .46 Cap´ ıtulo 3. Lagrangiana de Sistemas Continuos. V →∞ µ 3...4.. si L no depende expl´ ıcita- µ satisface la ecuaci´n de continuidad ∂µ τν o mente de xµ . demostrar que existen cuatro constantes de movimiento..5.