You are on page 1of 1

Servicio Nacional de Aprendizaje - CDHC Promover la interacción idónea - Comunicación Instructora Juliana Mejía Jiménez

HACIA UNA EDUCACIÓN CRÍTICA: UNA LECTURA DESDE FREIRE

Por: Juliana Mejía Jiménez. Hace no muchos años caminaba con una gran amiga por las hermosas calles de Concepción, ciudad ubicada en la Octava Región del territorio chileno; en medio del paseo y la tertulia decidimos tomar asiento en una banca perteneciente al espacio público. El frio primaveral me rosaba las mejillas y yo que apenas contemplaba la arquitectura en contraste con el cielo azul observé el nombre de la calle donde reposábamos: Avenida Paulo Freire.; con la curiosidad del turista pregunté ansiosa quién era este personaje, pregunta a la que de manera jocosa mi amiga contestó con otro cuestionamiento: ¿Acaso no sabes quién es el padre de la “Educación Popular”?, ante esta indagación, se dio un silencio profundo, y yo un poco sonrojada, dejé el tema inconcluso, avergonzada por desconocer al sujeto, quien parecía ser muy conocido. Meses después de esa experiencia, tuve la oportunidad de hacer un curso en el Universidad de Los Lagos, ubicada en la Décima Región chilena; este espacio académico tenía el nombre de: “Educación y Trabajo social”. Efectivamente los temas a tratar en su mayoría se basaban en Freire; para mi sorpresa este hombre no era un chileno, su procedencia era de Brasil, y su ideología se perfilaba en el materialismo histórico, parece ser que al pensador brasilero le gustaba repensar las cuestiones sociales y proponer nuevas formas de ver el mundo: “Me he vuelto una especie de „andarín de lo obvio‟. En este andar vengo aprendiendo también cuán importante es tomar lo obvio como objeto de reflexión crítica y, adentrándonos en ello, descubrir que, en ocasiones, no es tan obvio como parece” Paulo Freire. Hoy simplemente quisiera traer una reflexión sobre el perito en educación. Desde su perspectiva todas las prácticas educativas son complejas y esta complejidad suele en ocasiones escapar de nuestra observación. Por tanto el ejercicio de enseñar no debe basarse en una cuestión técnica, ya que sería simplista, y en este caso el proceso educativo es superior a la linealidad. La educación popular entonces es una respuesta a las necesidades sociales, se trata de educar al pueblo (populum), a las personas menos necesitadas, pero no solo en los saberes básicos, es más bien la posibilidad de entregarles un espacio de reflexión frente a su vida y frente a los problemas sociales; para las comunidades reflexionar en su historia y en los sucesos acecidos en ella, es una posibilidad no solo de emanciparse frente a al sistema, sino de buscar alternativas para salir de sus problemáticas sociales de manera efectiva. Freire a través de la propuesta de estos espacios democráticos y educativos, regala la posibilidad de pensar en una educación crítica, y ese debería ser el fin del ejercicio de enseñar; hoy más que nunca me sonrojo de haber desconocido al personaje, pero me alegro de que la vida me haya dado la posibilidad de conocerlo, ya que en sus palabras encuentro un rumbo esperanzador para superar algunas de las tantas problemáticas latinoamericanas. La pregunta es ¿Por qué aun no se implementara un modelo como este en nuestro país? Porque priman los modelos técnicos de educación si se observan fracasos en muchos sectores poblacionales. Espero que algún día llegue el momento en que Colombia viva la educación popular y que su población se convierta en protagonista de sus propios procesos de transformación social.