You are on page 1of 35

:n vs1v1:cn nvov::nNn

:
:mvnsvs v vvnsvvc1:vns
Kathrin H. Rosenfeld
:n v:un vN )cvoo:
vs1v1:cn v n:s1on:n
vN wn:1vn nvN)nm:N
Daniel Iesmes
nNo v:: | noos1o io11 | Nº 1,
:ssN 1oo8-,1¡i
no:v1IN uv vs1v1:cn
cif
Centro de Investigaciones Filosóficas
Programa de Estudios en Filosofía del Arte

B OL E TÍ N DE E S T É TI CA AÑO VI I | S E P TI E MBRE 2 011 | N° 17

0


B OL E TÍ N DE E S TÉ TI CA AÑO VI I | S E P TI E MBR E 2 0 11 | N° . 17

1

SUMARIO

Kathrin H. Rosenfield
La estética hegeliana: impases y perspectivas
Pág. 3

Daniel Lesmes
La vida en juego: estética e historia en Walter Benjamin
Pág. 31




















BOLETÍN DE ESTÉTICA, AÑO VII, NRO. 17
SEPTIEMBRE 2011
ISSN 1668-7132

B OL E TÍ N DE E S T É TI CA AÑO VI I | S E P TI E MBRE 2 011 | N° 17

2


B OL E TÍ N DE E S TÉ TI CA AÑO VI I | S E P TI E MBR E 2 0 11 | N° . 17

3







LA ESTÉTICA HEGELIANA:
IMPASES Y PERSPECTIVAS


KATHRIN H. ROSENFIELD


B OL E TÍ N DE E S T É TI CA AÑO VI I | S E P TI E MBRE 2 011 | N° 17

4


La estética hegeliana: impases y perspectivas

Kathrin H. Rosenfield
(Universidade Federal do Rio Grande do Sul)


Resumen
Análisis crítico de la idea del “fin del arte”, vinculada a un estrangulamien-
to falaz del movimiento dialéctico. Hegel boicotea su propio concepto de
Aufhebung (superación) cuando concibe un espíritu capaz de rebasar (ü-
berflügeln) sus bases sensibles. La eliminación de lo bello natural kantiano
es otro indicio de la indiferencia espiritualista de Hegel respecto de la
constitución técnica-y-estética de la cultura humana. Alumbran el pro-
blema reflexiones de pensadores y artistas del siglo XX (Musil, Coetzee,
Förster, Derrida, Stiegler).


Hegelian aesthetics: impasses and perspectives

Abstract
Critical analysis of the idea of ‘the End of Art’, connected to a fallacious
strangling of the dialectical movement. Hegel boycotts his own concept
of Aufhebung (sublation) in conceiving a spirit capable of transcending
[überflügeln] its sensible roots. The elimination of the Kantian category of
natural beauty is a further sign of Hegel's spiritualistic indifference towards
the technical-and-aesthetic constitution of human culture. Musings by
thinkers and artists of the 20th century (Musil, Coetzee, Förster, Derrida,
Stiegler) shed light on the problem.

B OL E TÍ N DE E S TÉ TI CA AÑO VI I | S E P TI E MBR E 2 0 11 | N° . 17

5







¿Cuál es el destino que Hegel adjudica a las emociones que surgen de
los medios estéticos, artísticos y de la escritura? ¿Cuál es el estatus de
la sensibilidad y del gusto estético en su obra? Para decepción de los
artistas y de los críticos, la Estética hegeliana finaliza con la descrip-
ción de la disolución de (la forma de) el arte (romántico); toda su fi-
losofía se ve animada por un espíritu que, “alejándose de lo concreto
sensible, dirige su atención hacia el momento más formal, […] y así
contribuye de manera esencial a fundar y purificar en el sujeto el sue-
lo de la interioridad”.
1
Frente al espíritu sublimado en puro movi-
miento, ¿cómo se debe entender el papel del arte, que parecía mediar
en momentos cruciales de la conquista de la autonomía y de la liber-
tad espiritual del sujeto? ¿Cuál es el significado del espíritu y del saber
absoluto para el arte de comienzos del siglo XIX y para el nuestro? Al
parecer, el último momento del arte romántico, que Hegel analiza y
piensa filosóficamente, es la irrupción de un divorcio entre el que-
hacer artístico, el pensamiento y el espíritu de la sociabilidad civil-
burguesa. El sujeto moderno de Hegel se basa en la reflexión depura-
da de lo “concreto sensible” y en la presencia de un sujeto seguro de
su interioridad y de su libertad. Sin embargo, el tipo de libertad de
que goza ese sujeto hegeliano en este momento final del desarrollo

1
Georg Wilhelm Friedrich Hegel, Encyclopaedie, #479, en: Werke (Frankfurt am
Main: Suhrkamp, 1978), vol. 8. Jacques Derrida cita fragmentos de este parágrafo y
comenta: “El horizonte del saber absoluto es la borradura de la escritura en el logos,
la reasunción de la huella en la parusía, la reapropiación de la diferencia, la realiza-
ción de lo que en otro lado hemos denominado la metafísica de lo propio” (Jacques
Derrida, De la gramatología , México: Siglo XXI, 1978, p. 35).

B OL E TÍ N DE E S T É TI CA AÑO VI I | S E P TI E MBRE 2 011 | N° 17

6

del espíritu se liberó de la Aufhebung (superación), que había consti-
tuido la esencia del movimiento dialéctico. Aparece por lo tanto la
pregunta acerca de la forma específica de esta libertad espiritual. ¿Es-
taría libre el espíritu de las determinaciones de la sensibilidad y de
todo aquello que le es exterior? ¿Debemos entender que la libertad
espiritual (a pesar de una dialéctica que efectúa su concepto en el
movimiento de exteriorización) consiste en elevarse por encima y
más allá de la sensibilidad, y que ésta entonces ya no valdría como de-
terminación (momentánea, efímera) capaz de conferir al espíritu su
efectividad?

Resumamos las etapas que llevan a ese desenlace. Conocemos el
vínculo íntimo de la Estética con la Fenomenología del espíritu y con
la Lógica.
2
El arte le proporciona a Hegel el diseño inicial del movi-
miento del espíritu; de hecho, el curso sobre Estética explicita los de-
sarrollos de la Fenomenología: las tres formas del arte se correspon-
den con las tres posiciones del espíritu en la fenomenología. El arte
simbólico señala la posición de exterioridad que encontramos en la
certeza sensible; la conciencia aparece con el arte clásico, que equili-
bra esa oposición (y transforma los temores del encantamiento mági-
co-religioso en religión-arte: la gloria de la rígida grandeza de los
héroes y la belleza de los dioses antropomórficos); el arte romántico
interioriza lo que había permanecido demasiado objetivo y rígido (lo
espiritual-divino de las figuras clásicas) en el sentimiento subjetivo de
los personajes plenamente humanos del arte romántico (honra, fide-
lidad, amor).

Asistimos aquí, dice Hegel, a una “comprensión más profunda de la
verdad”. Esa profundidad se debe al punto de vista cristiano, que me-

2
Desarrollé ese vínculo en Kathrin H. Rosenfield, A linguagem liberada [El lenguaje
liberado] (San Pablo: Perspectiva, 1989).

B OL E TÍ N DE E S TÉ TI CA AÑO VI I | S E P TI E MBR E 2 0 11 | N° . 17

7

dia en “nuestra formación racional” y hace viable una absorción más
adecuada de lo espiritual en la materialidad sensible.
3
Pero la media-
ción del cristianismo lleva al último umbral, donde el espíritu traspo-
ne el dominio en el que el arte había constituido la forma más elevada
de la conciencia de lo Absoluto. Pasamos de la admiración inmediata
e ingenua (en el arte clásico) a la intensidad íntima mediada por el
dogma cristiano. En este momento final el gusto estético se ve susti-
tuido por la libertad racional de reflexión propia de la era civil-
burguesa.

El espíritu libre, dice Hegel, necesita un desafío diferente (del gusto
estético): “El pensamiento y la reflexión han rebasado el arte bello”.
4

No hay nada que se pueda hacer para contrarrestar ese desencanta-
miento de la prosa del mundo que parece desplazar al arte; Hegel re-
chaza la tendencia (romántica) a lamentarse por las complicaciones
de la vida política, los mezquinos intereses burgueses y la pérdida de
una sensibilidad natural y sincera. Dice Hegel:

Lo cierto es que el arte ya no otorga aquella satisfacción
de las necesidades espirituales que tiempos y pueblos an-
teriores buscaron y sólo encontraron en él, una satisfac-
ción que por lo menos la religión unía íntimamente con
el arte”.
5


Hegel ofrece aquí una serie de señuelos que permitirán a sus lectores
y exégetas futuros valorar la religión como mera ilusión (u opio de los

3
Hegel, Vorlesungen über die Ästhetik, en: Werke, op. cit., vol. 13, pp. 23 y 24 [ed.
esp.: Lecciones de estética (Barcelona: Península, 1989; trad. de Raúl Gabás; dos
volúmenes), vol. 1., p. 12]. [De aquí en adelante, acompañarán a las referencias en las
ediciones originales las referencias a la traducciones españolas, cuando las haya, en-
tre corchetes. N. del T.]
4
Ibid., p. 24 [Ibid.].
5
Ibid. [Ibid.].

B OL E TÍ N DE E S T É TI CA AÑO VI I | S E P TI E MBRE 2 011 | N° 17

8

pueblos) y al arte, como ilusionismo (cuando este no se pone al servi-
cio de actividades más elevadas, como la sociedad, el orden ético o el
orden político). La exclusión de lo bello natural de Kant retira de las
consideraciones filosóficas la dimensión de la alteridad irreductible
de la sensibilidad estética. Ella humaniza y restringe la experiencia
estética (tal vez en exceso) a un proceso de elaboración dialéctica cu-
yas consecuencias deben ser analizadas dentro del sistema hegeliano.


I. ¿CÓMO LIBERAR EL ARTE Y EL PENSAMIENTO
DE LAS CONSTRICCIONES DE LA SENSIBILIDAD?

En el sistema hegeliano, el arte es un modo del aparecer del espíritu.
Libera al hombre del yugo de la existencia determinada (en exceso)
por la naturaleza, por la religión y por la civilización. Presenta, en el
propio medio sensible, el movimiento que “supera” –esto es, conser-
va y va más allá de– las sensaciones y las formas sensibles.

En efecto, porque el pensamiento es su esencia y concepto, a la
postre sólo queda satisfecho cuando penetra intelectualmente
todos los productos de su actividad y así los hace verdadera-
mente suyos. Y el arte, según veremos con mayor detención,
lejos de ser la forma suprema del espíritu, por primera vez en
la ciencia alcanza su auténtica legitimación [Bewährung].
Asimismo, el arte no escapa a la consideración filosófica por
causa de una arbitrariedad sin reglas. Pues, como acabamos de
indicar, su verdadera tarea es hacer conscientes los intereses
supremos del espíritu.
6

Todo depende aquí de cómo entendamos Bewährung: ¿de qué mane-

6
Ibid., pp. 27 y 28 [ed. esp.: p. 15]. Lacan diría que la verdadera tarea es la de traer a
la consciencia los residuos de lo innombrable, de lo que el espíritu surge. Cf. Jacques
Lacan, “L’agressivité en psychanalyse”, en Écrits (París: Seuil, 1966), p. 113 [ed. esp.:
“La agresividad en psicoanálisis”, en Escritos (Buenos Aires: Siglo XXI, 2005), vol. 1,
pp. 94-116].

B OL E TÍ N DE E S TÉ TI CA AÑO VI I | S E P TI E MBR E 2 0 11 | N° . 17

9

ra el gesto técnico, artesanal, el arte y la imaginación son puestos a
prueba por la ciencia? ¿Sería la ciencia un nuevo umbral que el arte
tendría que “vivificar” (como pensaban Hölderlin o Musil)? O bien,
¿sustituiría la ciencia (es decir, la ciencia como dispositivo técnico ex-
terior, conjunto objetivado de las formas de pensamiento racional) la
expresión artística? ¿Y cuáles serían los más altos intereses del espíri-
tu?: ¿el triunfo de un pensamiento libre de la sensibilidad y exterior al
cuerpo? ¿No podría la libertad ser concebida como un pensamiento
que se reconoce en la matriz corporal y natural de la cual surge, y que
reconoce a su vez la alteridad de la naturaleza y de los otros sujetos en
su alteridad corporal?

Es imposible negar el sesgo espiritualista de Hegel. A partir del arte
romántico comienza el rebasamiento (no una nueva superación) del
lastre material y sensible. Tan pronto conquistada su autonciencia, la
idea del arte se reconoce como espiritual, multiplica en las formas ca-
da vez más libres y multifacéticas sus relaciones autónomas con todo
aquello que él mismo se había dado. Así, el espíritu se sustrae del
ámbito de la sensibilidad, en la que las primeras dos figuraciones (ar-
te simbólico y clásico) habían permanecido presas (más bien que en-
contrado su fundamentación). El rebasamiento habrá de modificar el
estatus del arte. La creación artística y la representación sensible
pierden su antiguo papel relevante en cuanto mediación del autorre-
conocimiento y de la autodeterminación del espíritu, papel que les
había conferido su “posición elevada” en las culturas antiguas. En el
arte romántico ya se bosqueja la formación racional que fija los pun-
tos de vista universales del pensamiento:

No obstante, por más que concedamos al arte una posición
tan elevada, hemos de recordar, por otra parte, que este, tanto
en lo relativo a la forma como en lo tocante al contenido, no
es la forma suprema y absoluta por la que despierta en el espí-
ritu la conciencia de sus verdaderos intereses. En efecto, el ar-

B OL E TÍ N DE E S T É TI CA AÑO VI I | S E P TI E MBRE 2 011 | N° 17

10

te, por su forma, está limitado a un determinado contenido.
Sólo un cierto círculo y estadio de la verdad es capaz de ser re-
presentado con los elementos artísticos. Lo que ha de ser con-
tenido auténtico del arte debe tener la capacidad de pasar a lo
sensible y de ser adecuado a ello, como sucede, por ejemplo,
en los dioses griegos.
7


Ese movimiento ejemplifica el pasaje de la forma de arte simbólico a
la forma de arte clásico: esta última suspende (con las figuras antro-
pomórficas) lo que había de grotesco y exterior a la idea de libertad
en el arte simbólico (lo sagrado representado bajo la forma de pie-
dras, altares, estatuas monstruosas o figuras divinas-y-animales). La
progresión se completa sobre el final del arte romántico, que parece
desplazar el movimiento espiritual hacia más allá del dominio de lo
sensible.

Por el contrario, hay una comprensión más profunda de la
verdad en la que ella ya no tiene tal parentesco y amistad con
lo sensible, que esto pueda recibirla y expresarla adecuada-
mente. De ese tipo es la comprensión cristiana de la verdad y,
sobre todo, el espíritu aparece a nuestro mundo actual o, más
exactamente, a nuestra religión y a nuestra formación racio-
nal, en un estadio más elevado que aquel en que el arte consti-
tuye la forma suprema de adquirir conciencia del absoluto. La
forma peculiar de la producción del arte y de sus obras ya no
llena nuestra suprema necesidad. Estamos ya más allá de po-
der venerar y adorar obras de arte como si fueran algo divino;
la impresión que nos producen es de tipo reflexivo, y lo que
suscitan en nosotros requiere una superior piedra de toque y
una acreditación de otro tipo. El pensamiento y la reflexión
han rebasado el arte bello.
8


7
Hegel, op. cit., p. 25 [ed. esp.: p. 12]. Cuando habla acerca de “los más elevados in-
tereses del espíritu”, Hegel está pensando, evidentemente, en las reglas y las leyes
universales que rigen las instituciones de la sociabilidad y del Estado.
8
Ibid., p. 23 [ed. esp.: p. 12]. ¿Significa esto que el placer se encuentra ahora en el
pensamiento y en la reflexión? Esta sustitución puede ser una sublimación (reconoce

B OL E TÍ N DE E S TÉ TI CA AÑO VI I | S E P TI E MBR E 2 0 11 | N° . 17

11

Señalemos la progresión que Hegel esboza en passant. La suspensión
de la sensibilidad material tiene lugar, primero, en el entendimiento
cristiano, pero, después, sobre todo, en el espíritu laico contemporá-
neo, en la “religión” racional del Estado moderno, en el cual el diario es
la Biblia y en donde el ciudadano tendrá que lidiar con la prosa del
mundo en lugar de hacerlo con los encantamientos poéticos.

No es necesario poner de relieve cuánta molestia este tipo de pasaje
provocó en mentes artísticas como las de Nietzsche o Musil, que cier-
tamente advirtieron aquí la concesión que el pensador Hegel hacía a
las convicciones y los estereotipos del Estado prusiano de cuyas uni-
versidades era catedrático… Así, podemos preguntar si el “espíritu”
realmente exigiría este rebasar (en el lugar de la superación, de la
Aufhebung) que eleva la reflexión por sobre (esto es, más allá de) las
técnicas y las formas de expresión sensible que tanto constituyen la
cultura humana como son producidas por ella. Sus rituales y sus
prácticas corporales, sus dispositivos materiales y sus fiestas no cons-
tituyen una comunicación basada en instrumentos externos: aun
cuando sea posible sublimar las técnicas, no hay cómo extraer el espí-
ritu de sus categorías concretas. Conceptos como la Aufhebung enfa-
tizan esa configuración “diferencial”, exterior e inestable del espíritu,
que siempre “tiembla” en un constante movimiento de ida y vuelta
entre la interioridad centrada y la pérdida en las determinaciones
efímeras de su recorrido por el mundo que él abre y en el cual él se
constituye. Aun así, Hegel introduce, sobre todo en su Estética, pasa-
jes que sofocan la apertura fundamental de su dialéctica y niegan la
necesidad de sostener el “temblor”
9
del espíritu en aquello que no le

y supera el vínculo con el placer originario) o una reacción: oculta su origen y es mo-
vilizada por la demanda pulsional reprimida.
9
Jacques Derrida subrayó la necesidad de continuar las articulaciones abiertas que
desestabilizan el sistema hegeliano: “La vacilación de estos pensamientos (los de
Nietzsche y Heidegger) no constituye una ‘incoherencia’, es un temblor propio de

B OL E TÍ N DE E S T É TI CA AÑO VI I | S E P TI E MBRE 2 011 | N° 17

12

es propio: los cuerpos y la materia concreta de la naturaleza. Son esos
pasajes los que facilitaron la permanencia de dicotomías abstractas y
de la convencional jerarquía cristiana, que subordina el cuerpo a la
mente, lo cual lleva siempre otra vez a la sobrevaloración del pensa-
miento formalizado (matemático, lógico, científico). “Liberado” de
las mediaciones en lo concreto del mundo, el espíritu no moldea, sino
que también oprime y manipula la sensibilidad y la imaginación (lo
que lleva a pensar en los desvaríos de la razón que sufre su propio
carácter ilimitado). Veamos lo que dice Hegel de esa liberación que
deja atrás los medios concretos, técnicos y artesanales:

El arte ya no otorga aquella satisfacción de las necesidades espiri-
tuales que tiempos y pueblos anteriores buscaron y sólo encon-
traron en él, una satisfacción que por lo menos la religión unía
íntimamente con el arte. Los bellos días del arte griego, lo mismo
que la época áurea del tardío medievo, pertenecen ya al pasado.
La formación reflexiva de nuestra vida actual nos ha impuesto la
necesidad de que tanto el querer como el juzgar retengan puntos
de vista generales y regulen lo particular de acuerdo con ellos, de
modo que tienen validez y rigen principalmente las formas, las
leyes, los deberes, los derechos, las máximas generales como
razón de nuestras determinaciones. En cambio, para el interés
artístico y la producción de obras de arte exigimos en general un
acto vital donde lo general no esté dado como ley y máxima, sino
que opere como idéntico con el ánimo y la sensación, lo mismo
que en la fantasía lo universal y racional está contenido como
puesto en unidad con la concreta aparición sensible. Por eso, la
situación general de nuestro presente no es propicia al arte. Inclu-
so el artista de oficio, por una parte, se ve inducido e inficionado
por su entorno reflexivo, por la costumbre generalizada de la re-
flexión y del juicio artísticos, que le mueven a poner en sus traba-
jos más pensamientos que en tiempos anteriores; y, por otra par-
te, a causa de su formación mental, se encuentra en medio de ese
mundo reflexivo y de sus circunstancias, por lo cual su voluntad y

todas las tentativas post-hegelianas y de ese pasaje entre dos épocas” (Derrida, op.
cit., p. 32).

B OL E TÍ N DE E S TÉ TI CA AÑO VI I | S E P TI E MBR E 2 0 11 | N° . 17

13

decisión no están en condiciones de abstraer de esto, no son ca-
paces de proporcionarse una educación especial, o de alejarse de
las circunstancias de la vida, construyéndose una soledad artificial
que sustituya la perdida.
10


En consecuencia, Hegel repite con énfasis, en toda la “Introducción”
a la Estética, que el placer que hoy sentimos a través del arte está muy
por debajo del que el pensamiento proporciona al hombre contem-
poráneo. Sin duda, hay innumerables artistas, entre ellos Musil y Du-
champ, T. S. Eliot y Andy Warhol, S. Beckett y J. M. Coetzee, cuyas
obras son testimonio de un gusto cada vez mayor, casi exacerbado,
por el conocimiento, el análisis, la reflexión, a la vez que articulan la
denuncia de la instrumentalización de la artesanía. En contra de la
idea del fin del arte, podríamos poner de relieve la resistencia contra
la reificación y la concepción instrumental de la cultura. La literatura
y las artes plásticas modernas desarrollaron formas siempre nuevas
para absorber el pensamiento, conciliarlo o trabajarlo a través de la
sensibilidad artística. Esas nuevas formas resistieron y se desviaron
ante aquel fin sereno del arte que anuncia Hegel cuando alaba la li-
bertad del espíritu que se mueve (cada vez más libre, ágil y rápido) en
sus momentos puramente formales.

Musil puso de manifiesto el problema de la aceleración del tiempo
que amenaza o desafía no solo la contemplación y la creación artísti-
cas, sino también la precisión del pensamiento como tal. El novelista
registra detalladamente los fenómenos y así pone en evidencia la exa-
cerbación del gusto por los hábitos científicos y la compulsiva admi-
ración de la sociabilidad moderna por el dominio racional y tecnoló-
gico. Los héroes épicos actuales serían los Aquiles de la tecnología, de
la matemática, de la ciencia; sin embargo, raramente cumplen las
promesas imaginarias y los encantamientos que proyectamos sobre

10
Hegel, Vorlesungen über die Ästhetik, op. cit., pp. 23 y ss. [ed. esp.: pp. 12 y 13].

B OL E TÍ N DE E S T É TI CA AÑO VI I | S E P TI E MBRE 2 011 | N° 17

14

ellos. Anticipando la distinción que algunas décadas más tarde intro-
dujo Walter Sullivan entre científicos creativos y “fontaneros”
(“plumbers”),
11
Musil nos ofrece la imagen sensible de los hábitos
mecánicos que rápidamente se apoderan del pensamiento osado de
matemáticos, lógicos y otros científicos: con raras excepciones, ellos
se ponen al servicio de la mera repetición de algunos trucos de su
conocimiento y así parecen freaks, con el rostro tenso como el de los
jockeys en una carrera precipitada.
12



II. ¿CÓMO MANTENER VIVO EL PENSAMIENTO?


El mismo Hegel percibió el peligro que corre el pensamiento una vez
que se ha divorciado de la vivacidad de la experiencia estética y emo-
cional. A pesar de la euforia ocasionada por las promesas del espíritu
absoluto, Hegel mostró algunas inclinaciones tendientes a inscribir la
reflexión y el pensamiento en el molde de una sensibilidad rítmica
que reafirme (tácitamente) su matriz natural; o que, al menos, re-
afirme algún recuerdo del cuerpo y de la naturaleza material: de lo
contrario, el delirio báquico no aparecería con la metáfora de la ver-

11
Cf. Hannah Arendt, Entre o passado e o futuro, (San Pablo: Perspectiva, 1992), p.
336 [hay traducción española: Entre el pasado y el futuro (Barcelona: Península,
1993)].
12
Cf. Robert Musil: “Un genial caballo de carreras convence a Ulrich de ser un hom-
bre sin atributos”, en El hombre sin atributos (Barcelona: Seix Barral, 2004), cap. 13.
Para un abordaje reciente del problema de la aceleración del tiempo y el desarrollo
de la técnica, cf. Bernard Stiegler, La technique et le temps, vol. 1: La faute
d’Épiméthée (París: Galilée, 1994). La obra de J. M. Coetzee continúa las reflexiones
de Musil respecto del peligro de perder de vista la dimensión estética que se mani-
fiesta en innumerables fenómenos, como la instrumentalización de los juegos, del
deporte y de las artes (prácticas destinadas a proporcionar la experiencia del desin-
terés). Cf. John Maxwell Coetzee, Diary of a bad year (Nueva York: Viking, 2007).

B OL E TÍ N DE E S TÉ TI CA AÑO VI I | S E P TI E MBR E 2 0 11 | N° . 17

15

dad absoluta. Como la autonomía estética, también la autonomía del
sujeto y la libertad del saber no pueden perder su relación tensa y
conflictiva con un todo que se les escapa. Hegel celebra esa tensión
fundadora (y, dicho sea de paso, tensión fundamentalmente estética)
del Espíritu en la “Introducción” a la Fenomenología. Incluso en el
nivel del saber absoluto, esto es, en un nivel de libertad en que el
Espíritu ya no se reconoce en la particularidad de las configuraciones
artísticas y técnicas que en otro momento le habían dado una forma
efectiva, la verdad parece depender de algún anclaje rítmico y orgá-
nico, material y corporal. El hecho aparece en un “detalle” al que no
se le ha prestado atención. No me consta que haya hasta el momento
algún comentario sobre una inusitada metáfora que se refiere a la
esencia de la verdad como un “tontear (o delirio) báquico”. En otras
palabras, Hegel acerca la verdad lógica al proceso (estético) de la in-
tegración rítmica, que la mitología atribuye a la potencia del dios
Dionisos o Baco:

La manifestación es el nacer y el perecer, que por sí mismo no
nace ni perece, sino que es en sí y constituye la realidad y el
movimiento de la vida de la verdad. Lo verdadero es, de este
modo, el delirio báquico, en el que ningún miembro escapa a
la embriaguez.
13


La frase reitera la idea, omnipresente en toda la “Introducción”, de la
“naturaleza líquida” que unifica los momentos distintos y sucesivos.
La “liquidez” reconduce lo diverso a la unidad y, así, constituye la ne-
cesidad lógica (atemporal); a la vez, ella torna perceptible la unidad
orgánica de la cosa misma en el tiempo. En varios momentos, Hegel
ilustra esta idea con ejemplos: el pimpollo, la flor, la fruta y la semilla
se contienen y excluyen mutuamente a lo largo del tiempo, aunque

13
Hegel, Phänomenologie des Geistes, en: Werke, op. cit., vol. 3, p. 46 [ed. esp.: Feno-
menología del espíritu (México: Fondo de Cultura Económica, 1966; trad. de Wen-
ceslao Roces y Ricardo Guerra), p. 32].

B OL E TÍ N DE E S T É TI CA AÑO VI I | S E P TI E MBRE 2 011 | N° 17

16

todas estas fases constituyan, para “la vida del todo”, momentos de
“igual necesidad”.
14
Otro ejemplo es el del embrión, el niño recién
nacido y el hombre racional como figuras que desarrollan en el tiem-
po/espacio su potencial, y así efectúan su verdad intrínseca y tempo-
ral.
15


La misma necesidad de inscripción de lo espiritual en una base efecti-
va (de cuerpos moviéndose en el espacio y en el tiempo) aparece en la
concepción de la Historia universal como epopeya absoluta. Ella no
es, dice Hegel, “otra cosa que el desarrollo del concepto de libertad”.
16

Esta forma más elevada del espíritu se esboza en el arte, pero no llega
a su pleno desarrollo en el ámbito de la representación artística. He
aquí la razón por la cual Hegel concibe la historia universal como
“epopeya absoluta”. El acento recae en “absoluta”, lo que implica que
el filósofo concibe la epopeya absoluta como un metarrelato que tras-
pone las limitaciones del género artístico (las representaciones sensi-
bles y, por lo tanto, individuales):

La epopeya refiere en forma de acontecimiento la naturaleza
de la finalidad particular del espíritu de un pueblo. Pues el Es-
tado (patria histórica de un Estado o un país) es algo universal
que, en tanto tal, no se presenta como existencia subjetiva e
individual. La historia, el desarrollo de la vida política, de la
constitución, sus destinos, etcétera, se dejan contar como
acontecimientos. Ahora bien, cuando esto no es presentado
como acción concreta, como finalidad interna, pasión, sufri-
miento de héroes determinados, el acontecimiento se vuelve
rígido, gélido y abstracto, aun cuando la acción suprema del
Espíritu sea la propia historia universal. Podríamos, así, apun-

14
Ibid., p. 12 [trad. esp.: p. 8].
15
Ibid., pp. 18 y 25 [trad. esp.: pp. 12 y 17].
16
Hegel, Vorlesungen über die Philosophie der Geschichte, en: Werke, op. cit., vol. 12,
p. 540 [hay trad. esp.: Lecciones sobre la filosofía de la historia universal (Madrid: Re-
vista de Occidente, 1974)].

B OL E TÍ N DE E S TÉ TI CA AÑO VI I | S E P TI E MBR E 2 0 11 | N° . 17

17

tar hacia una epopeya absoluta, cuyo héroe es el humanus, el
espíritu humano, que se eleva de la oscuridad de la conciencia
a la historia universal. Pero, en su universalidad, esta materia
sería muy poco individualizable para el arte.
17


Señalemos, en primer lugar, el presupuesto hegeliano de que la epo-
peya (y el arte en general) deba tener un objeto individualizable
(héroe, acción, acontecimientos) que determina su lugar en la histo-
ria universal. Esta suposición no deja de ser contradictoria con el
movimiento que se advierte en el arte romántico, en el cual el senti-
miento íntimo penetra totalmente al objeto, poniendo de manifiesto
su carácter aleatorio. Este movimiento esboza cómo la representación
se despoja cada vez más y muestra su capacidad de liberarse de las de-
terminaciones sensibles, acentuando el gesto espiritual y lógico del
propio acto de representar.
18



III. EL ESPÍRITU ¿ES LIBRE EN LOS CUERPOS
O MÁS ALLÁ DE LOS CUERPOS?


La última frase de la cita anterior deja en claro que el término “epo-
peya” es usado como mera metáfora que designa, ahora, un discurso
enteramente filosófico y lógico, algo que va más allá de la fenomeno-
logía del espíritu, un pensamiento que ya se ha desdoblado en ciencia
de la lógica. Ahora bien, en esta forma discursiva falta precisamente
aquello que distingue al arte: la particularidad de lo sensible que toca

17
Hegel, Vorlesungen über die Ästhetik, en Werke, op. cit., vol. 15, p. 356.
18
Cierta tendencia espiritualista de Hegel tiende a borrar la determinación mutua de
lo concreto y lo espiritual que caracteriza al movimiento dialéctico. Ello obstruye que
se reconozca la importancia del gesto corporal y técnico –de aquello que Stiegler lla-
ma “coemergencia de lo técnico y de lo humano”, op. cit., pp. 8-10 y 150 y ss..

B OL E TÍ N DE E S T É TI CA AÑO VI I | S E P TI E MBRE 2 011 | N° 17

18

directa e inmediatamente nuestra sensibilidad, nuestros sentimientos
y nuestras emociones. Falta una lógica que se reconozca como si es-
tuviese sumergida en la vida del cuerpo y de la naturaleza. El espíritu
de la universalidad filosófica exige, según Hegel, que se rebase la for-
ma de expresión artística para que, de allí en adelante, aquél pueda
contemplar tan solo con “ojos” pensantes la significación de las obras
artísticas. El pensamiento produce una distancia crítica que anula el
impacto de la representación artística (y por qué no concebir ese im-
pacto, o estado estético, como una certeza sensible elevada a otro ni-
vel de complejidad). La distancia del vuelo da a entender que la re-
flexión racional sustituye un régimen totalmente diferente del
sentimiento estético vivo y de la vivacidad de la participación “emo-
cional” proporcionados por el juicio estético. La universalidad de las
leyes y de los juicios racionales ¿no dejaría espacio para la particula-
ridad de las cosas individuales y singulares? El problema consiste en
saber si el “espíritu” realmente exige que la reflexión levante vuelo y
deje atrás lo toscamente concreto del mundo material (el “rebasar”).
19

¿No sería más dialéctico, por el contrario, pensar que la expresión
artística basada en imágenes y en rituales, en prácticas corporales y en
fiestas (comunicación a través de categorías concretas) puede −¿o de-
be?− coexistir, en un nivel de igualdad, con el pensamiento discursi-
vo, en tanto reflexión ilógica de otro orden?
Hannah Arendt, sin referirse a Hegel, pero criticando el desa-
rrollo de las ciencias, de su apropiación y explotación en los cantos de
sirena de la “conquista del espacio” en la década de 1960, decía:

Las categorías y las ideas de la razón humana se originan en
última instancia en la experiencia sensorial humana, y todo
término que describa nuestras capacidades mentales, así como
buena parte de nuestro lenguaje conceptual, deriva del mundo
de los sentidos y se utiliza metafóricamente. Por otra parte, el

19
Hegel, Vorlesungen über die Ästhetik, op. cit., p. 23 [trad. esp.: p. 12].

B OL E TÍ N DE E S TÉ TI CA AÑO VI I | S E P TI E MBR E 2 0 11 | N° . 17

19

cerebro humano, que, según se cree, lleva a cabo el pensa-
miento, es tan terrestre y se encuentra tan ligado a nuestro
planeta como cualquier otra parte del cuerpo humano.
20


Y cita a Max Planck:

En 1929, poco antes de la llegada de la Revolución Nuclear,
determinada por la fisión del átomo y por la esperanza de la
conquista del espacio universal, Planck exigía que los resulta-
dos obtenidos a través de procesos matemáticos fueran “retra-
ducidos al lenguaje del mundo sensible para que pudiesen
sernos de algún valor”.
21


La preocupación de Planck está en la misma tónica que las adverten-
cias de Goethe. Debido a su inclinación científica, el gran empirista
nunca admitió un espíritu absoluto que se desvinculase de la expe-
riencia concreta en el mundo de la naturaleza y del cuerpo. Las prefe-
rencias anti-idealistas de Goethe, que siempre vuelve a Spinoza y a
Kant, nos llevan a una consideración respecto del firme arraigo de la
experiencia estética kantiana en lo bello natural; esto es, en una belle-
za que no depende de algún artefacto externo, y en la que se pone en
evidencia el entralazamiento inextricable de lo natural y de lo huma-
no, de lo material y de lo espiritual. Se trata de un problema que Ec-
khart Förster trae del Opus postumum de Kant.
22
Éste piensa que la
percepción del juego de las facultades mentales y las corporales de-
termina nuestra visión de la naturaleza extensa como si estuviese aná-
logamente coordenada:

En la tercera Crítica, Kant había comparado finalidades natu-
rales (que se organizan) con artefactos humanos (cuyo dise-

20
Arendt, op. cit., pp. 333 y 334.
21
Ibid., p. 334.
22
Immanuel Kant, Transición de los principios de la ciencia natural a la física (Opus
postumum) (hay trad. esp.: Barcelona: Anthropos, 1991, trad. de Félix Duque).

B OL E TÍ N DE E S T É TI CA AÑO VI I | S E P TI E MBRE 2 011 | N° 17

20

ñador siempre es externo a ellos); y llegó a la conclusión de
que la auto-organización de la naturaleza no tiene nada de
análogo a ninguna causalidad conocida por nosotros. Pero a
continuación, Kant comenzó a apercibir que realmente es a
través de la experiencia [indisociablemente corporal-y-
mental] que llegamos al concepto de una finalidad natural; sin
embargo no es el artefacto humano y la realización de finali-
dades prácticas aquello que originalmente permite la forma-
ción de este concepto. Antes bien, es la experiencia de nuestra
propia organización material, del juego armonioso de nuestras
capacidades físicas y mentales en el ejercicio de fuerzas inten-
cionalmente móviles: “Una vez que el hombre se vuelve cons-
ciente de sí mismo como máquina que se pone a sí misma en
movimiento, sin ser capaz de entender cómo dispone tal posi-
bilidad, él puede, y es habilitado a, presentar a priori fuerzas
orgánicamente movientes de cuerpos en la clasificación de
cuerpos en general.”
23
Nuestra propia experiencia material
funciona como el paradigma para la evaluación de otros cuer-
pos como orgánicos; es el ejemplo primario por el cual juzga-
mos a los otros.
24


Kant retoma, en la vejez, las cuestiones más problemáticas de su obra,
y sus reflexiones ofrecen otras maneras de superar el “formalismo”
que Hegel criticaba en la introducción de la Estética, y que la Feno-
menología y la Estética hegelianas disuelven con las astucias de la
razón dialéctica. La reflexión madura sobre la organización material y
la automovimentación de los cuerpos en el juego armonioso de las
capacidades físicas y mentales no solamente imbrica la mente y el
cuerpo, sino que también plantea el concepto en el horizonte de una
naturaleza interna y externa cuyos procesos escapan en cierta medida
al dominio racional. La automovimentación incomprensible, pero no
obstante fuente del concepto de finalidad natural, sugiere una re-

23
Ibid.
24
Eckart Förster, “Strawson and Kant”, en: Mind Association Occasional Series (Ox-
ford, Clarendon Press, 2001), p. 193.

B OL E TÍ N DE E S TÉ TI CA AÑO VI I | S E P TI E MBR E 2 0 11 | N° . 17

21

flexión originada en la propia sensibilidad inteligente –inteligencia
sensible, ésta, que podría mantener en equilibrio el entendimiento y
la razón–. El arraigo profundo de la reflexión en la sensibilidad per-
mitiría ver lo que hay de ambiguo en la desmesura de los afanes espi-
rituales (muy intelectualistas) de Hegel, que libera de esa amarra al
movimiento del concepto. En particular, ella obliga a reflexionar so-
bre la exclusión de lo bello natural que no recibe tratamiento alguno
en la estética hegeliana. La amputación de la alteridad sensible (de-
masiado cómoda para la teleología del saber absoluto) rompe el pro-
pio movimiento del concepto y suprime la esencia del proceso dialéc-
tico, que supera (no suprime) las determinaciones en nuevas
figuraciones. Es contra esa amputación que se rebela la crítica de
Adorno, que ve el sistema hegeliano como la mitología del filósofo,
ya que éste transforma “finalmente en absoluto el resultado conocido
del entero proceso de la negación, es decir, la totalidad en el sistema y
en la historia”, mientras que la virtud de la negación determinada
consiste, precisamente, en que “rechaza las representaciones imper-
fectas del absoluto, los ídolos, no oponiéndoles, como el rigorismo, la
idea a la que no pueden satisfacer”; conserva esas representaciones a
través de su negación.
25


Si no se le otorgase –arbitrariamente– un estatus de absoluto al pro-
ceso sistemático, la negación sería la propia vibración en la que re-
verberaría un enigma originario: el recuerdo, la gratitud y la sorpresa
admirativa frente al “inexplicable” hecho de la armoniosa concordan-
cia de las facultades físicas y mentales. El formalismo al que Hegel
opone la dialéctica que desemboca en el saber absoluto no escinde lo
bello artístico de lo bello natural. La experiencia estética del juicio de
gusto puro es, también en Kant, un proceso sutil y turbulento de ne-

25
Theodor W. Adorno y Max Horkheimer, Dialéctica de la Ilustración (Madrid:
Trotta, 1994; trad. de Juan José Sánchez), p. 78.

B OL E TÍ N DE E S T É TI CA AÑO VI I | S E P TI E MBRE 2 011 | N° 17

22

gación (de intereses) que trae a la luz una experiencia fundadora, la
experiencia del juego armonioso de la imaginación y del entendi-
miento en el juicio de gusto puro –secreto y alteridad incognoscible,
perfectamente análogo al acuerdo entre cuerpo y mente–. Donde hay
acuerdo, las partes tienen autonomía e inteligencia. Por más que
pueda parecer extraño e incluso inimaginable, la idea introduce la
hipótesis de la reflexión y la trascendencia de la propia sensibilidad.
Intocada e intocable como una tierra ignota: ese Otro es el propio se-
creto del proceso racional de la reflexión.

La estética hegeliana pone de manifiesto una inconsistencia intrínse-
ca
26
que vuelve inevitable la concepción instrumental de los medios
materiales, corpóreos y técnicos del arte. La visión instrumental de
los cuerpos sensibles que alumbrará todas las dialécticas posthegelia-
nas, sin duda, encuentra uno de sus apoyos (y síntomas) en la elimi-
nación de lo bello natural, que acarrea, en la estética de Kant, el
carácter procedente de la experiencia de lo bello. La actitud admirati-
va frente a la belleza natural es un desarrollo de la admiración frente
a las facultades sensibles-inteligibles del propio cuerpo, que es si-
multáneamente el sujeto y el objeto, el lugar y el tiempo de la expe-
riencia. No sólo Hegel desconoció (o, mejor: simplificó, hizo efectivas
y reificó) las sutilezas del pensamiento estético de su gran precursor.

26
Ya traté esta inconsistencia en mi ensayo “Uma falha na Estética de Hegel: a
propósito do silëncio sobre o romance de Goethe” [“Una falla en la Estética de Hegel:
a propósito del silencio acerca del romance de Goethe”], en A linguagem liberada, op.
cit., pp. 17-50. La obra de Bernard Stiegler da una visión más abarcadora de la visión
instrumental de la técnica y ofrece un abordaje (derridiano) que toma en considera-
ción la ambivalencia de la técnica: inherente a la naturaleza humana, ella sobrepasa la
constitución originaria del sujeto y de la sociabilidad. Donde Adorno y Horkheimer
hablan de la desnaturalización como resultado de la tecnificación del lenguaje, quizás
sería mejor echar mano de la visión más originaria y heideggeriana de Lacan, que
considera la constitución de la subjetividad como fundamental e irremediablemente
alienada. Cf. Lacan, op. cit., pp. 93-100 y 381-400.

B OL E TÍ N DE E S TÉ TI CA AÑO VI I | S E P TI E MBR E 2 0 11 | N° . 17

23

También Adorno toma la vía de la deslectura antiformalista hegelia-
na, cuando critica el excesivo idealismo de Kant presente en el con-
cepto de “desinterés”. Esto es, del placer estético basado en una expe-
riencia libre de determinismos:

Al desinterés propio del arte tiene que acompañarle la sombra
del interés más salvaje, si es que el desinterés no quiere con-
vertirse en indiferencia, y más de un hecho habla en favor de
que la dignidad de las obras de arte depende de la magnitud
de los intereses a los que están sometidas.
27


Esta constatación de Adorno lleva de inmediato a pensar en el con-
cepto complementario del “favor” que Kant introduce en el parágrafo
5 de la “Analítica de lo bello”. El término alemán es Gunst, cuya eti-
mología comprende (como la del portugués favor) tanto los intereses
salvajes de la arbitrariedad autocrática (el “favor” de los señores feu-
dales) como la trascendencia angelical de un don del más allá, total-
mente gratuito y radicalmente inexplicable. El valor afirmativo, posi-
tivo y ambiguamente suspendido entre el impulso y la generosidad
inefable introduce una alteridad radical que compensa la negatividad
aparente del desinterés, con sus connotaciones de renuncia que
Adorno critica como un “hedonismo castrado”.
28
Ahora bien, Ador-
no no concede al pensamiento de Kant ese dinamismo paradójico
que vuelve aliados al desinterés y el interés salvaje. Muy por el con-
trario, afirma:

Kant niega rotundamente esto por un concepto de libertad
que percibe heteronomía en todo lo que no sea absolutamente
propio del sujeto. Su teoría del arte queda desfigurada por la
insuficiencia de la doctrina de la razón práctica. El pensa-

27
Adorno, Ästetische Theorie (Frankfurt am Main: Suhrkamp, 1970), p. 24 [ed. esp.:
Teoría estética (Madrid: Taurus, 1971, trad. de Francisco Riaza, revisada por Francis-
co Pérez Gutiérrez), p. 23].
28
Ibid., p. 25 [ibid.].

B OL E TÍ N DE E S T É TI CA AÑO VI I | S E P TI E MBRE 2 011 | N° 17

24

miento de que lo bello posea algo de autonomía frente al yo
soberano o pudiera llegar a tenerla, es considerado por su filo-
sofía como deshonesta desviación hacia mundos inteligibles.
29


Adorno reitera aquí su crítica al purismo de Kant. Puesto que “Kant
rechazó no sólo el psicologismo filosófico, sino toda la psicología”,
30

Adorno le atribuye una experiencia estética que sólo tendría lugar para
el sujeto trascendental, sin cuerpo y sin deseo. A ese idealismo Adorno
yuxtapone, a título de complemento o de reflujo dialéctico, la estética
materialista de Freud, que sitúa la experiencia estética en el sujeto psi-
cológico empírico con sus intereses funcionales.

Sin embargo, ¿sería realmente necesario invocar a Freud para salvar la
estética de Kant de un presunto purismo o del alegado empréstito del
concepto de libertad de la razón práctica? Pues lo que hay de libre en el
juego armonioso de la imaginación y del entendimiento es el movi-
miento de la propia sensibilidad, un estado distinto del cuerpo y del
alma que no hace intervenir a la libertad de la elección consciente del
deber ético. Si admitimos que la reflexión estética se basa en el discer-
nimiento (rítmico, sonoro, cromático) de la propia sensibilidad, el jui-
cio de gusto no lleva aparejada una subordinación de lo sensible, ni un
perderse en mundos inteligibles. Es posible concebir el juicio estético
de la misma forma en que Musil concibe el “otro estado”: diferencia-
ción y (auto)contención de la sensibilidad, que discierne lo bello y así
distingue el placer estético de los intereses determinados y mecánicos.
¿Sería esa idea de la posible autocontención una ingenuidad por parte
de Musil, que todavía no toma en consideración la avalancha tecnoló-
gica que comenzará a viciar la sensibilidad después de 1945? Es posible.
Aun así, las ideas de Musil sobre la técnica y la ciencia tienen gran afi-
nidad con los estudios mucho más recientes de André Leroi-

29
Ibid., p. 24 [ibid.].
30
Ibid. [ibid., p. 22].

B OL E TÍ N DE E S TÉ TI CA AÑO VI I | S E P TI E MBR E 2 0 11 | N° . 17

25

Gourhan,
31
retomados por Bernard Stiegler.
32
Como éstos, Musil sabía
cuán simbióticos son los procesos de formación del hombre y de la
técnica, lo que vuelve imposible decir si el hombre produce o es produ-
cido por ella, si él domina el mundo material-natural o es un desdo-
blamiento de éste. Desde esta perspectiva, hay una afinidad íntima en-
tre técnica y estética, y es por ello que ciertos artistas (por ejemplo,
Musil o Coetzee) reivindican la experiencia estética como “otro estado”
(anderer Zustand, o como “otra lógica”).


* * *

Sin embargo, Hegel no distingue facultades, lógicas y formas distintas
de libertad al prever que “la idea de lo bello [en el arte romántico] se
concibe a sí misma como siendo el espíritu absoluto, libre en y para
sí”. Así, desaparece de la experiencia estética la alteridad incognosci-
ble pero reflexionante de la sensibilidad, el enigma de la “inteligen-
cia” corporal-sensible. En el proceso hegeliano de disolución de la
dependencia sensible y de rebasamiento de sí mismo del arte, el espí-
ritu libre “ya no tiene la posibilidad de realizarse plenamente por me-
dios exteriores, en la medida en que ella [la idea de lo bello] tiene su
verdadero ser-ahí tan solo en sí misma en cuanto espíritu. Se disuelve
así aquella unión clásica de la interioridad y de la aparición externa, y
la idea de lo bello se retira de ésta para sí misma”. La libre espirituali-
dad del contenido exige más de lo que podría dar la representación

31
André Leroi-Gourhan, L’évolution des techniques, vol. 1: L’homme eat la matière, y
vol. 2: Milieu et technique (París: Albin Michel, 1943-1971) [hay trad. esp.: Evolución
y técnica, vol. 1: El hombre y la materia (Madrid: Taurus, 1988); vol. 2: El medio y la
técnica (Madrid: Taurus, 1989)]. También: Le geste et la parole, vol. 1: Technique et
langage (París: Albin Michel, 1964) [hay trad. esp.: El gesto y la palabra (Caracas: Pu-
blicaciones de la Universidad Central de Venezuela, 1971)].
32
Stiegler, op. cit.

B OL E TÍ N DE E S T É TI CA AÑO VI I | S E P TI E MBRE 2 011 | N° 17

26

exterior y corpórea. De esta manera, el arte romántico se vuelve indi-
ferente a la forma; esto es, pone a la figuración como una “exteriori-
dad indiferente”. Como consecuencia, el arte romántico puede esco-
ger cualquier forma para la expresión de su contenido esencial. La
escisión entre fondo y forma se debía, en el arte simbólico, a la exte-
rioridad de lo material y de lo espiritual concebidos como objetiva-
mente dados. Ahora, la escisión se origina en la propia libertad del
espíritu; es decir, que ella se debe a razones opuestas a las del arte
simbólico. Así se llega al reconocimiento de la contingencia histórica
de la forma.

Es bastante claro que el “fin del arte” de Hegel es el fin de aquello que
Meyer Schapiro
33
y otros historiadores del arte llaman “imagen”. Lo
que se vuelve progresivamente inviable en la concepción de Hegel
son las configuraciones firmes que expresen una figura característica
de la esencia épica, tal como ella se plasma en un determinado mo-
mento histórico. El valor de la imagen emblemática disminuye con la
multiplicación de los niveles de la conciencia y de la autorreferencia
que reconoce el estatuto fantasmático de las imágenes. Es ese proceso
el que escinde la verdad lógica de la particularidad sensible. El Esta-
do y la estructura de las sociedades modernas parecen depender de
esta lógica, relegando así otras formas de lógica al pasado.

Adoptando una fórmula casi hegeliana, Meyer Schapiro afirma que
en el momento histórico del Estado civil-burgués, la imagen (y la na-
rrativa épica) como “elemento exterior a la personalidad del artista”
se vuelve sumamente dudosa. Y aquí “exterior” designa “un universo
al que él debe someterse y al que le puede conceder los valores que
más aprecia”.
34
El arte abstracto es concebido, hegelianamente, como

33
Meyer Schapiro, Style, artiste et société, París: Gallimard, 1982.
34
Ibid., p. 395.

B OL E TÍ N DE E S TÉ TI CA AÑO VI I | S E P TI E MBR E 2 0 11 | N° . 17

27

el momento en que el contenido espiritual y la forma indeterminada
se vuelven inconmensurables. Ya hemos visto que este hiato se re-
suelve por medio del desplazamiento –no de la superación (Auf-
hebung)– del movimiento espiritual. Éste parece abandonar el suelo
desde cual el espíritu había surgido, tomando forma y desarrollándo-
se. Al liberarse de la imagen y del soporte sensible sin suspender los
elementos sensibles en el pensamiento discursivo (como lo exigiría la
dialéctica del propio Hegel), el movimiento espiritual se aleja de las
cosas que resisten al pensamiento.

Es bien probable, no obstante, que el desafío de la crisis del arte en el
siglo XIX sea de otro orden y que la experiencia del arte y de la técni-
ca del último siglo ponga en evidencia una crisis, mucho más abarca-
dora, de la sociedad como un todo. Sobre los síntomas de esta crisis
escribió Leroi-Gourhan hace casi medio siglo:

El tono humano está ligado a la creación de ritmos ascenden-
tes [esto es, a la integración creadora de gestos-símbolos-
palabras que constituyó durante largos siglos la aventura civi-
lizatoria]. La pérdida de la instancia del descubrimiento ma-
nual, la pérdida del encuentro personal entre el hombre y la
materia en el ámbito artesanal obturó una de las salidas de la
innovación estética individual. En otro sentido, la vulgariza-
ción del arte hace que las masas vivan pasivamente sobre el te-
rritorio planetario; pero lo que vale para la aventura vale para
el arte: los pintores chinos y los escultores mayas se secaron y
se volvieron estériles como los cow-boys y los zulúes, porque
hace falta un mínimo de participación [física, emocional e in-
telectual] para sentir. El problema de la ración individual de
arte es tan importante para el futuro del homo sapiens como el
problema de su degradación motriz.
35



35
André Leroi-Gourhan, L’évolution des techniques, vol. 2: Millieu et technique, op.
cit., p. 253.

B OL E TÍ N DE E S T É TI CA AÑO VI I | S E P TI E MBRE 2 011 | N° 17

28

La idea de la “pérdida de la instancia del descubrimiento manual” in-
vierte la visión triunfante del proceso tecnológico. La liberación del
esfuerzo y del compromiso corporal aparece aquí como una amputa-
ción, y la postura instrumental frente a los medios técnicos, como un
canto de sirena cuyas consecuencias nefastas apenas han comenzado
a asomar. La ambivalencia de la técnica parece estar ligada a la especi-
ficidad de la experiencia estética, también suspendida entre la mate-
rialidad sensible y la trascendencia del “desinterés”. La antropología,
la lingüística y el psicoanálisis del siglo XIX pusieron especial énfasis
en la crítica de esa falencia de la dialéctica hegeliana (y de los espec-
tros de Marx). Permitieron, así, reflexionar acerca de la radical alteri-
dad inherente a la naturaleza humana, acerca del Otro –
simultáneamente corporal y espectral– que atraviesa la constitución
originaria del sujeto y de la sociabilidad.


Bibliografía

Adorno, Theodor W., y Horkheimer, Max, Dialéctica de la Ilustración, tra-
ducción de Juan José Sánchez, Madrid: Trotta, 1994.
Adorno, T.W., Ästetische Theorie, Frankfurt am Main: Suhrkamp, 1970. [ed.
esp.: Teoría estética, trad. de Francisco Riaza, revisada por Francisco Pérez Gu-
tiérrez, Madrid: Taurus, 1971.]
Arendt, Hannah, Entre o passado e o futuro, San Pablo: Perspectiva, 1992. [ed.
esp.: Entre el pasado y el futuro, Barcelona: Península, 1993.]
Coetzee, John Maxwell, Diary of a bad year, Nueva York, Viking, 2007.
Derrida, Jacques, De la gramatología, México: Siglo XXI, 1978.
Förster, Eckart, “Strawson and Kant”, en Mind Association Occasional Series,
Oxford: Clarendon Press, 2001.
Hegel, Georg Wilhelm Friedrich, Werke, Frankfurt am Main: Suhrkamp,
1978.
Kant, Immanuel, Transición de los principios de la ciencia natural a la física
(Opus postumum), traducción de Félix Duque, Barcelona: Anthropos, 1991.
Lacan, Jacques, “L’agressivité en psychanalyse”, en Écrits, París : Seuil, 1966.
[ed. esp.: “La agresividad en psicoanálisis”, en Escritos, Buenos Aires: Siglo
XXI, 2005, vol. 1.]

B OL E TÍ N DE E S TÉ TI CA AÑO VI I | S E P TI E MBR E 2 0 11 | N° . 17

29

Leroi-Gourhan, André, L’évolution des techniques, vol. 1: L’homme eat la ma-
tière, y vol. 2: Milieu et technique, París, Albin Michel, 1943-1971. [ed. esp.:
Evolución y técnica, vol. 1: El hombre y la materia, Madrid, Taurus, 1988; vol.
2: El medio y la técnica, Madrid: Taurus, 1989].
−−−−−, Le geste et la parole, vol. 1: Technique et langage, París, Albin Michel,
1964. [ed. esp.: El gesto y la palabra, Caracas: Publicaciones de la Universidad
Central de Venezuela, 1971.]
Musil, Robert, “Un genial caballo de carreras convence a Ulrich de ser un
hombre sin atributos”, en El hombre sin atributos, Barcelona: Seix Barral,
2004.
Rosenfield, Kathrin H., A linguagem liberada, San Pablo : Perspectiva, 1989.
Schapiro, Meyer, Style, artiste et société, París : Gallimard, 1982.
Stiegler, Bernard, La technique et le temps, vol. 1: La faute d’Épiméthée, París:
Galilée, 1994.





Traducción del portugués: Eugenio Monjeau (UBA)

B OL E TÍ N DE E S T É TI CA AÑO VI I | S E P TI E MBRE 2 011 | N° 17

30










B OL E TÍ N DE E S TÉ TI CA AÑO VI I | S E P TI E MBR E 2 0 11 | N° . 17

31







LA VIDA EN JUEGO:
ESTÉTICA E HISTORIA
EN WALTER BENJAMIN

DANIEL LESMES

B OL E TÍ N DE E S T É TI CA AÑO VI I | S E P TI E MBRE 2 011 | N° 17

32

La vida en juego: estética e historia en Walter Benjamin

Daniel Lesmes
(Universidad Complutense de Madrid)

Resumen
El presente trabajo trata de abordar el concepto de lectura desarrollado por
Benjamin en su particular aplicación a las cosas y el significado que esta lec-
tura tiene para la tarea del historiador. Aquí se tratará de investigar el modo
de operar de Benjamin sobre las cosas desde los conceptos de “traducción” y
desde lo que él llamó “la facultad mimética”. En la intersección de ambos
conceptos aplicados a las cosas como documentos históricos, trataremos de
entender el sesgo revolucionario del trabajo de Benjamin.

Palabras clave
Walter Benjamin – facultad mimética – juego– lectura – arte –
historia


Life on Game: Aesthetics and History in Walter Benjamin

Abstract
This paper tries to approach the concept of reading developed by Benjamin
in its particular application to things and the meaning that this reading has
for the historian's task. Here we attempt to investigate the modus operandi of
Benjamin on things from the concepts of “translation” and from what he
called “the mimetic faculty”. At the intersection of both concepts applied to
things as historical documents, we will try to understand the revolutionary
bias of Benjamin's work.

Keywords
Walter Benjamin – Mimetic faculty – Reading – Game – Art –
History


B OL E TÍ N DE E S TÉ TI CA AÑO VI I | S E P TI E MBR E 2 0 11 | N° . 17

33








I

En la obra de Walter Benjamin encontramos destellos del París del
siglo XIX que bien pueden darle la vuelta al motto de Jules Michelet
que él citaba: “cada época sueña la siguiente”
36
. Se diría, por el contra-
rio, que durante los años que se dedicó a recopilar las notas que hoy
componen el Libro de los Pasajes, el crítico soñaba aquella ciudad
como un tiempo al que se vuelve para saldar (y soltar) las cuentas.
Entre 1927 y 1940, París le mereció tanta atención por dos razones:
por haber albergado las primeras estructuras arquitectónicas dispues-
tas para el consumo masivo de mercancías, y también por haber cobi-
jado movimientos revolucionarios de los que, si bien habían sido
apagados hacía más de sesenta años, aún quedaban ascuas entre sus
cenizas a la espera de un soplido. Benjamin buscó la manera de
dárselo reconstruyendo la historia con un enfoque político capaz de
permear el presente.

La operación era compleja y resulta difícil hacerse una idea ajustada
del alcance que se esperaba de ella. La suerte que corrió la obra estuvo
marcada por la estrechez económica de su autor, por las presiones

36
“Chaque époque rêve la suivante”, esta frase de Michelet figura en el segundo ex-
posé de lo que iba a ser Paris, capital del siglo XIX, y que hoy se integra en el conjunto
que conocemos como Libro de los Pasajes, traducción de Luis Fernández Castañeda,
Isidro Herrera y Fernando Guerrero, Madrid: Akal, 2005, p. 38.

B OL E TÍ N DE E S T É TI CA AÑO VI I | S E P TI E MBRE 2 011 | N° 17

34

externas de una institución, el Institut für Sozialforschung, que busca-
ba líneas de investigación muy concretas, y finalmente por una situa-
ción política catastrófica de la que no sabría huir a tiempo. Tan des-
graciado destino dejó los papeles sueltos pero la obra lo
suficientemente abierta como para permitir un vistazo a sus entrañas.
El libro cuyo eje debían ser las primeras galerías comerciales, los pa-
sajes cubiertos de París, es hoy un libro de anotaciones entrecortadas,
citas a menudo marginales y referencias entrecruzadas, es en definiti-
va un libro en construcción. Esta característica no se le escapó a su
primer editor, Rolf Tiedemann, que animaría decididamente a su lec-
tura como quien invita a jugar con un Lego, uno de esos juguetes de
construcción por piezas que precisamente en los años treinta del pa-
sado siglo comenzaban su andadura
37
. La comparación no resultará
en modo alguno extraña si consideramos la cuidadosa atención que el
autor le prestó al mundo de la infancia y el particular interés que veía
en sus juegos. En efecto, a Benjamin le atrajeron especialmente aque-
llos juegos que se basaban “en la intuición pura de la fantasía” como
ocurre con las pompas de jabón o con la linterna mágica, donde “el
color flota ligero por encima de las cosas, dado que su magia no se
debe ni a la cosa coloreada ni al color muerto, sino al colorido res-
plandor, es decir, al rayo colorido”.
38
Ciertamente, observaciones co-
mo ésta son accesorias a la obra de Benjamin, pero no cabe duda de
que ayudan a esclarecer su modo de operar. Más aún cuando su pro-
pio libro obra está cargado por una suerte de “filosofía del juguete”.

En lo que hace al niño –escribe Benjamin–, no le influyen
primitivamente las formas constructivas y esquemáticas, sino,
bien al contrario, la estructura de su muñeco o su perrito si

37
Rolf Tiedemann, “Introductor del editor”, en Walter Benjamin, Libro de los pasa-
jes, op. cit., p. 11.
38
Benjamin, “Damos un vistazo al libro infantil”, en Obras, libro IV/vol.2, traducción
de Jorge Navarro Pérez, Madrid: Abada, 2010, p. 15

B OL E TÍ N DE E S TÉ TI CA AÑO VI I | S E P TI E MBR E 2 0 11 | N° . 17

35

puede alcanzar a imaginarse el modo en que han sido cons-
truidos. Es que el niño quiere saber esto, y por ello establece
de este modo la relación viva con sus cosas.
39


Anotaciones como éstas, sobre juegos y juguetes, dan cuenta de una
reflexión de hondo calado en la obra de Benjamin que atañe al modo
en que nos relacionamos con las cosas. El dato no es poco importante
si consideramos el propósito que él mismo concretó para su investiga-
ción sobre París: replantear “un punto de vista que integra el curso del
mundo de una serie ilimitada de hechos coagulados en forma de co-
sas”, y con ello “mostrar cómo a consecuencia de esta representación
cosista de la civilización, las formas de vida nuevas y las nuevas crea-
ciones de base económica y técnica que le debemos al siglo pasado [el
siglo XIX] entran en el universo de una fantasmagoría”
40
.

No olvidemos que la fantasmagoría en el siglo XIX era propiamente
un juego, o más concretamente, un espectáculo. Y si fantasmagórica
sería para Marx esa relación entre las cosas que enmascara una rela-
ción social entre personas
41
, Benjamin buscará en las cosas mismas la
base constructiva de la historia. He aquí la importancia que tienen los
juegos descritos por él, tanto aquel en que el niño imagina cómo está
construido el juguete como ése en que el encanto se encuentra el “ra-
yo colorido” que se posa sobre los objetos. Precisamente en esto últi-

39
Benjamin, “Juguetes rusos”, op. cit., p. 25.
40
Benjamin, “París, capital del siglo XIX” (segundo exposé), en Libro de los Pasajes,
op. cit., p. 50.
41
Cf. Karl Marx, “El carácter fetichista de la mercancía y su secreto” en El capital,
libro I, tomo I, traducción de Vicente Romano García, Madrid: Akal, 2007, p. 103:
“[…]la forma de la mercancía y la relación de valor de los productos del trabajo en
que se presenta, no tiene nada que ver en absoluto con su naturaleza física y las rela-
ciones entre cosas emanada de ella. No es más que la relación determinada de los
mismos hombres, la cual adopta aquí la forma fantasmagórica de una relación entre
cosas.”

B OL E TÍ N DE E S T É TI CA AÑO VI I | S E P TI E MBRE 2 011 | N° 17

36

mo consistía el juego propio de la fantasmagoría. Este término, que
Marx había utilizado para ejemplificar un tipo de relación que no es
física sino proyectiva, nombraba, en efecto, un divertimento de am-
plia popularidad en el siglo XIX que consistía en proyectar imágenes
sobre una pantalla de humo gracias a un sistema de linternas mágicas
de tal modo que pareciesen objetos reales flotando en el aire, inasibles
pero bien a la vista.
42


La analogía con la mercancía se explicaba entonces de un modo sen-
cillo, ya que en ella el valor de uso es empleado como soporte-
pantalla de un valor de cambio. El residuo que queda es también es-
pectral, pues la mercancía es un bien esencialmente inmaterial y abs-
tracto; la mercancía cuenta con dos caras, y no podemos captar am-
bas en el mismo instante, por eso su poseedor no puede gozar al
mismo tiempo de ella en cuanto objeto de uso y en cuanto valor. Esto
es lo que Marx llamaba el “carácter de fetiche” de la mercancía, cuyo
goce sensitivo queda circunscrito al ámbito de la exposición y, por
tanto, restringido al sentido de la vista
43
. También en este juego se
fundaba la idea de las exposiciones universales, cuyo alcance superará
con mucho los objetos más pequeños hasta tomar la propia ciudad en
que tenían lugar como la mercancía más preciosa
44
. Y a dicha ciudad
se lanza Benjamin como historidador.

“Fantasmagoría de la propia civilización”, decía Benjamin; por eso no
es casual que barajara el título de Pasajes parisinos. Un encantamiento
dialéctico para su trabajo. Éste no sólo consistiría en observar cómo la

42
Cf. Max Milner, La fantasmagoría, traducción de Juan José Utrilla, México: Fondo
de Cultura Económica, 1990, pp. 16 y ss.
43
Giorgio Agamben, “Marx o l’Esposizione universale”, en Stanze. La parola e il
fantasma nella cultura occidentale, Torino, Einaudi, 2006, p. 46: “la merce è esposta
per essere goduta solo attraverso lo sguardo nel coup d’oeil féerique”.
44
Ibid., p. 48.

B OL E TÍ N DE E S TÉ TI CA AÑO VI I | S E P TI E MBR E 2 0 11 | N° . 17

37

doctrina de Marx respondía a los primeros productos industriales,
sino también en mostrar los rasgos que el marxismo compartía con el
carácter expresivo de tales productos.
45
Asumía con ello un reto su-
mamente arriesgado que tenía como principal objetivo reformular la
relación con las cosas y hacer de ella una “relación viva”, justo como
la que el niño –tal y como había dicho Benjamin– mantiene con su
juguete. En el terreno de la historia esto habría de traducirse como
una “actualización” llamada a desplazar la fantasmagoría de la histo-
ria misma en cuyo engaño también el marxismo había caído: la idea
de progreso.
46
Se trataba de poner en marcha un concepto de historia
que no sometiera al pasado sino que tratara de romper la cáscara vir-
tual que crea el fantascopio del capitalismo. Esta historia apremiaba a
una “reconstrucción” de la época pero sobre todo exigiría atravesarla
imaginando el modo en que se fue construyendo. El proyecto consist-
ía, pues, en trabajar con los elementos constructivos más pequeños –
las cosas– pero también con su trabazón –ese rayo que las colorea y
las convierte en mercancías–, y captar todo ello con la mayor claridad
en el sentido más perceptivo, lo que Benjamin llamaba una “capta-
ción plástica” [Anschaulichkeit]
47
.

Benjamin buscaba así un cuerpo a cuerpo donde cada toque viniera
en forma de cita, donde la cita fuera un asalto, una irrupción de otro
tiempo en el nuestro, donde se perdiera la convicción de que la ima-
gen y su soporte están inexorablemente unidos.
48
En este modo de
tomar la cita, como si de hecho fuera un verdadero encuentro –

45
Benjamin, Libro de los pasajes [N 1 a 7], op. cit., p. 462.
46
Ibid., [N 2, 2], p. 463.
47
Ibid., [N 2, 6] p. 463.
48
Benjamin, “Mercería”, en Calle de dirección única, Obras, libro IV, vol.1, traduc-
ción de J. Navarro Pérez, Madrid: Abada, 2010, p. 78: “En mi trabajo las citas son
salteadores de caminos que irrumpen armados para arrebatar la convicción que al-
berga el ocioso paseante.”

B OL E TÍ N DE E S T É TI CA AÑO VI I | S E P TI E MBRE 2 011 | N° 17

38

incluso el libro como casa de citas– nos parece hallar un esfuerzo
consciente y comprometido de recuperación de la experiencia. En-
tendámoslo en principio como un empeño por restituir el derecho
que tienen los sentidos en el ámbito del conocimiento
49
y digamos
que a Benjamin le interesaba tanto el polvo de los pasajes como las
declaraciones de Lamartine en el Parlamento, buscaba el lento tránsi-
to del paseante, escrutaba el gris de las calles y atendía los olores de
París más que a las cifras positivas referentes al comercio o la indus-
tria. Así, por ejemplo, el autor observaba el paraguas como cobijo pa-
ra las fantasías amorosas de la época, tal y como lo habían mostrado
en el siglo XIX numerosas caricaturas.
50
Esta atención a los deseos de
la época a través de las cosas en que distraídamente se depositaban,
respondía en última instancia a un intento de replantear la historia
desde el “carácter expresivo” de los objetos que habían poblado aque-
lla ciudad del siglo XIX.
51
Con este propósito lo que encontró Benja-
min fue una serie de documentos, algunas imágenes, testimonios de
las cosas con las que él mismo fue tropezando a lo largo de los siete
años que vivió en París.

II

A partir de esta enorme compilación de notas construiría Benjamin
su libro. Se diría que su intención era mostrar el material tal cual, es
decir, con la menor intervención posible. Ante los legajos que consti-
tuyen el Libro de los pasajes, el que sería durante años su principal in-
terlocutor, Theodor W. Adorno, supuso que esta obra habría culmi-

49
Sobre este punto seguimos la línea de Susan Buck-Morss en la primera parte de su
artículo “Estética y anestésica: una reconsideración del ensayo sobre la obra de arte”,
traducción de Mariano López Seoane, en Walter Benjamin, escritor revolucionario,
Buenos Aires: Interzona, 2005, pp. 169-221.
50
Benjamin, Libro de los pasajes [D 1 a, 6], op. cit., p. 129.
51
Ibid., [N 1 a, 7] p. 462.

B OL E TÍ N DE E S TÉ TI CA AÑO VI I | S E P TI E MBR E 2 0 11 | N° . 17

39

nado el antisubjetivismo de su colega. Y, efectivamente, según él lo
veía, el desarrollo de ese proyecto se encaminaba a una exposición del
material prácticamente desnudo, un montaje sin apenas intervención
del autor donde el significado habría de aparecer en el permanente
chocar de las partes
52
. Y no le faltaban a Adorno razones para pensar-
lo y la siguiente anotación de Benjamin no así lo pone de relieve:
“Método de este trabajo: montaje literario. No tengo nada que decir.
Sólo que mostrar”
53
. Sin embargo, es poco probable que ese propósito
diera como resultado estricto una pura concatenación de citas como
a menudo se ha dado a entender. Lo es porque la forma de operar de
Benjamin no sólo consistía en recopilar estos pequeños materiales
sino, como se ha señalado, en buscar el tránsito en ellos
54
, y no sólo se
trataba de encontrar las junturas entre dos anotaciones, sino aquéllas
que articulan cada objeto citado en ellas. Este intento comportaba,
según Adorno lo veía, el gesto característico de un Benjamin anti-
subjetivista que trataba de eliminar toda distancia que lo separara del
objeto y atraía hacia sí la cosa como si quisiera transformarse a través
del contacto con ella, tocándola, oliéndola, gustándola.
55
Dicha tarea,
anterior al empleo y al montaje del material, fue formulada tempra-
namente por Benjamin como la exigencia de “penetrar tan profun-

52
, Theodor W. Adorno, Sobre Walter Benjamin (ed. de Rolf Tiedemann, 1970), tra-
ducciónn de Santiago Calle, Madrid, Cátedra, 2001, p. 24. No dejemos de señalar que
esta misma característica que aquí Adorno parece elogiar, en otro momento se la re-
procho a Benjamin: “¿puede ser trasvasado sin más este proceder metódico [de los
textos sobre Proust y sobre el surrealismo] al complejo de los Pasajes? Panorama y
‘huella’, flâneur y pasajes, lo moderno y lo siempre idéntico, sin interpretación teóri-
ca, ¿constituye esto un material susceptible de esperar pacientemente ser interpreta-
do, sin verse consumido por su propia aura?”, carta de 10 de noviembre de 1938 en,
Theodor W. Adorno y Walter Benjamin., Correspondencia, 1928-1940, traducción de
Jacobo Muñoz Veiga y Vicente Gómez Ibáñez, Madrid: Trotta, 1998, p.270.
53
Libro de los pasajes, [N 1 a, 8], op. cit., p. 462.
54
Ibid.
55
Adorno, op. cit., p. 26.

B OL E TÍ N DE E S T É TI CA AÑO VI I | S E P TI E MBRE 2 011 | N° 17

40

damente en todo lo real que en ello se descubriese una interpretación
objetiva del mundo”
56
.

El retorno a los fenómenos que propugnó abiertamente en su tesis de
habilitación
57
podía ponerse en relación con el empobrecimiento de
la experiencia que percibía en su época, y desde luego con lo que con-
sideraba que era el reverso de tal pobreza: la “sofocante riqueza de
ideas” que sobrevino tras la Primera Guerra Mundial.
58
Si de algo iba
a tratar de zafarse Benjamin es de la abstracción que acarreaban: con-
vencido de que la verdad sólo se nos aparece en las múltiples expe-
riencias que de ella tenemos, afirmará con decisión que “lo eterno en
todo caso es más bien un volante en un vestido que una idea”
59
. Tal es
el conato benjaminiano por salvar a toda costa el material, no sólo del
desprecio del idealismo sino, sobre todo, de ser honrado como
herencia y verse convertido en una “pieza de museo” aquietada, ad-
mirada y siempre distante, fetichizada
60
. Y esa lejanía que aparece no
sólo por el desprecio sino por el más solemne respeto, ocupará una
porción importante de su esfuerzo teórico. Su pensamiento se apoya
de hecho sobre el concepto de encuentro llevado incluso a ese extre-

56
Benjamin, El origen del Trauerspiel alemán, en Obras, libro I, Vol.1, traducción de
Alfredo Brotons Muñoz, Madrid: Abada, 2006, p. 245.
57
Ibid., p. 230.
58
Benjamin, “Experiencia y pobreza”, en Obras, libro II/vol. 1 , op. cit., pp. 219-222.
59
Véase Benjamin, Libro de los pasajes, op. cit. ,[B 3, 7] p. 97 y especialmente en [N 3,
2] p. 465: “Hay que apartarse decididamente del concepto de ‘verdad atemporal’. Sin
embargo, la verdad no es –como afirma el marxismo– únicamente una función tem-
poral del proceso de conocimiento, sino que está unida a un núcleo temporal, escon-
dido a la vez tanto en lo conocido como en el conocedor. Tan verdadero es esto, que
lo eterno es en todo caso más bien el volante de un vestido, que una idea.”
60
Ibid., [N 9, 4] p. 475: “¿de qué son salvados los fenómenos? No sólo, y no tanto, del
descrédito y del desprecio en que han caído, cuanto de la catástrofe a que los aboca
frecuentemente la exposición que hace de ellos un determinado tipo de tradición,
‘honrándolos como herencia’. –Quedan salvados mostrando en ellos la discontinui-
dad. –Hay una tradición que es catástrofe.”

B OL E TÍ N DE E S TÉ TI CA AÑO VI I | S E P TI E MBR E 2 0 11 | N° . 17

41

mo en que el pasado pone al presente en una situación crítica
61
, un
encuentro que debía tener lugar ante todo en las cosas mismas en la
forma de una iluminación que destella en lo más pequeño una totali-
dad
62
, del mismo modo que la hoja, bien mirada, “despliega a partir
de sí misma toda la riqueza del mundo vegetal empírico”
63
.

Pero si las cosas conformaban el fondo callado del trabajo de Benja-
min y en su relación con ellas podía encontrarse un primer arranque
revolucionario, urge preguntarse qué cosas eran las que le interesa-
ban. En una carta enviada por Adorno a Benjamin, se introduce este
asunto aludiendo a aquellos objetos alienados que han perdido su va-
lor de uso, vaciados pero por ello mismo cargados de significaciones
como claves ocultas, cargadas de deseo y de miedo.
64
Pudo llamarle la
atención, como antes le había ocurrido a Rilke, el modo en que la in-
dustria producía cosas despojadas de todo lo humano, apariencias de
cosas, simulacros de vida
65
. “El calor desaparece de las cosas”, escribe
Benjamin en Calle de dirección única,
66
pero esa nostalgia del valor de
uso que había prendido al poeta no será compartida por Benjamin.
La nostalgia, en su obra, es una pista falsa.

No eran aquellos objetos en los que un valor de cambio reificado hab-
ía sometido al valor de uso los que más le interesaban, sino aquellas
cosas aún menos vivas, mercancías ya completamente despojadas de

61
Ibid., [N 7 a, 5] p. 473: “La exposición materialista de la historia lleva al pasado a
colocar al presente en una situación crítica.”
62
Stéphane Mosès, El ángel de la historia. Rosenzweig, Benjamin, Scholem, traducción
de Alicia Martorell, Madrid, Cátedra, 1997, pp. 112-113.
63
Benjamin, Libro de los pasajes, op. cit., [N 2 a, 4] p. 464.
64
“Carta de Wiesengrund, 5 de agosto de 1935”, en Benjamin, Libro de los pasajes,
op. cit., [N 5, 2] p. 468.
65
Agamben, op. cit. pp. 77 y 78.
66
Benjamin, “Panorama imperial”, en Calle de dirección única, op. cit., p. 39.

B OL E TÍ N DE E S T É TI CA AÑO VI I | S E P TI E MBRE 2 011 | N° 17

42

valor, cosas anticuadas, obsoletas. Objetos sobre los que en el siglo
XIX se posó el deseo y que ahora yacían como muertos y cuya sola
presencia, como suele suceder con la presencia de los muertos, era de
por sí molesta.
67
Benjamin coincidía con los surrealistas al fijarse en
ellos, y desde ellos también se alejó del surrealismo, pues si Breton y
sus compañeros se aferraban a los dominios del sueño en que apare-
cen sumidas estas cosas, lo que Benjamin se proponía era más bien
“despertar del siglo XIX”.
68


Este forcejeo con la vanguardia francesa tuvo su primer episodio en
Calle de dirección única.
69
Cuando Benjamin indicó allí que “sólo desde
la otra orilla, sólo desde el día luminoso podemos abordar por fin el
sueño desde un recuerdo superior”
70
, ya se estaba alejando de los su-
rrealistas, que pretendían borrar la frontera entre el sueño y la vigilia, y
además ofrecía de soslayo una clave para la conexión entre esos dos
ámbitos, se trataría de pasar de una orilla a la otra. Según Benjamin se
ocupó de aclarar, Calle de dirección única supuso para él un primer in-
tento de abordar la ciudad moderna y por ello se debía tomar también
como el arranque inicial del libro sobre París.
71
El enlace de ambos tra-
bajos parece hallarse en el mismo procedimiento constructivo que en
Calle de dirección única se empleaba, pero el propósito de fondo de este
librito era aún más revelador: “captar la actualidad como reverso de lo
eterno en la historia”, como le había escrito a Hofmannsthal.
72
El desfi-

67
Véase Ricardo Ibarlucía, Onirokitsch. Benjamin y el surrealismo, Buenos Aires:
Ediciones Manantial, 1998, p. 67.
68
Benjamin, Libro de los pasajes, op. cit., [N 4, 3] p. 467.
69
Cf. Ibarlucía, op. cit., p. 78 y ss.
70
Benjamin, “Salita de desayuno”, en Calle de dirección única, op. cit., p. 26.
71
Véase la carta de Benjamin a Hugo von Hoffmannsthal, Berlín 8 de febrero de
1928, en “Testimonios sobre la génesis de la obra”, Libro de los pasajes, op. cit. p.
895.
72
Ibid.

B OL E TÍ N DE E S TÉ TI CA AÑO VI I | S E P TI E MBR E 2 0 11 | N° . 17

43

le de cosas que transitan por esa calle no era ajeno a tal objetivo y tal
vez alumbre lo que Stéphane Mosès ha llamado el “modelo estético”
benjaminiano para la historia.
73
Para Mosès el punto de partida de este
modelo podía encontrarse en un concepto concreto de obra de arte cu-
ya “ahistoricidad” [Geschichtslos] impide establecer una serie causal en-
tre los diferentes tiempos.
74
La dificultad de explicar la aparición de
una obra de arte desde las obras que inmediatamente la han precedido,
mostraba el modo en que la historia (y no sólo la del arte) se dispone a
saltos y no tanto como progreso lineal de causas y consecuencias. Sin
embargo, lo que Benjamin entrevió ya en Calle de dirección única es
que los objetos fuera de tiempo, anticuados, incluso inertes, esas cosas
que ya no disponen de más vida que la de su materia, también ofrecen
la posibilidad de dicho salto. En las “Trece tesis contra los esnobs”,
Benjamin parece referirse a ellos como meros documentos cuya dife-
rencia con las obras de arte es precisamente aquello que distingue la
sustancia de la materia, el alma del cuerpo. Así “las obras de arte se ale-
jan unas de otras por su perfección” mientras que “todos los documen-
tos se comunican en lo material”, la contemplación de la obra de arte
tiende a la sustancia y la despoja de la materia, mientras que el trato
con los documentos está marcado por la sorpresa de verse inmerso en
su materia, y “materia –según decía allí Benjamin– es lo soñado”
75
. En
todo caso, Benjamin no era en modo alguno ajeno al modo en que el
arte de su época –y en particular el de dadaístas y surrealistas– había
acercado la obra de arte al documento, desde una atención al “lado de
las cosas desgastado por la costumbre”, es decir, al kitsch:

Lo que llamábamos arte –escribía en “Onirokitsch”– sólo
comienza a dos metros del cuerpo. Pero ahora, en el kitsch, el

73
Cf. Mosès, op. cit., pp. 103-121.
74
Véase la carta de Benjamin fechada en 1923 (Benjamin, Gesammelte Schriften, Vol.
I, 3, Frankfurt am. Main: Surkamp, 1978, p. 888), citada en Mosès, op. cit., p. 104.
75
Benjamin, “Trece tesis contra los esnobs”, en Calle de dirección única, op. cit., p. 47.

B OL E TÍ N DE E S T É TI CA AÑO VI I | S E P TI E MBRE 2 011 | N° 17

44

mundo de las cosas vuelve a acercarse al hombre; se deja aga-
rrar en un puño y conforma al fin en su interior su propia fi-
gura. El hombre nuevo tiene en sí la completa quintaesencia
de las viejas formas, y lo que en la confrontación con el am-
biente de la segunda mitad del siglo XIX se configura, este ar-
tista tanto de los sueños como de la palabra y la imagen, es un
ser que podría llamarse “hombre amoblado”.
76


Con este giro desde el arte hacia las cosas, la propia historia aparec-
ía reformulada como estructura laberíntica. La relación con las co-
sas más banales se establecía para Benjamin a través del sueño, de la
experiencia infantil revivida o del malentendido, y precisamente en
ellas se abría la posibilidad de absorber la energía de un mundo ex-
tinguido.
77


III


Unos guantes, un abanico, un jarrón de porcelana, un reloj de péndu-
lo, los objetos se introducían en la escritura de Dirección única re-
conduciendo la metáfora. Si ésta nos parecía un espejo ahora se des-
cubre que el espejo puede ser atravesado y es posible pasar de una
orilla a otra como indica precisamente el término alemán Überset-
zung: traducción.
78
Se inicia así su primera jornada del trabajo de los
Pasajes entregada a la búsqueda de un trato específico con las cosas, y
éste se ofrece precisamente en la traducción del lenguaje de las cosas

76
Benjamin, “Onirokitsch”, traducción de R. Ibarlucía, en Onirokitsch, op. cit., p. 114.
77
Ibid.
78
Paul de Man incluso llegará a decir que en Benjamin reconduce de este modo el
término metáfora que “la metáfora no es una metáfora”. Cf. Paul De Man, “Conclu-
siones: La tarea del traductor de Walter Benjamin”, en La resistencia a la teoría, tra-
ducción de Elena Elorriaga y Oriol Francés, Madrid: Visor, 1990, p. 129.

B OL E TÍ N DE E S TÉ TI CA AÑO VI I | S E P TI E MBR E 2 0 11 | N° . 17

45

al lenguaje humano.
79
Desde luego, esto obligaba a ampliar notable-
mente el concepto de traducción debido a que el lenguaje de las cosas
sólo puede ser un lenguaje material y por tanto muy distinto al nues-
tro. Descartada además la idea de que esta traducción estuviera basa-
da en una correspondencia convencional, Benjamin observó que si el
lenguaje sin nombres de las cosas podía ser desentrañado era preci-
samente gracias al nombre que les damos, pues al dárselo nos apo-
yamos en el modo en que ellas mismas se nos comunican.
80
Y sin em-
bargo, el silencio de las cosas persiste.

Benjamin no iba a despreciar este silencio. Lo observaría como parte
de un “juego lúgubre”,
81
y al hacerlo también se encontraba con el su-
rrealismo. Su técnica era propiamente la alegoría y ésta ofrece la his-
toria a nuestros ojos como “paisaje petrificado”. Pero ocurre que
cuanto mayor es la petrificación mayor es también el significado: “a
mayor significado, mayor sujeción a la muerte, pues sin duda es la
muerte la que excava más profundamente la dentada línea de demar-
cación entre la physis y el significado”
82
. La pintura de “naturalezas
muertas” [Stilleben] había sido un buen campo de experimentación a
este respecto. Esas superficies cargadas con frutas, copas, velas y ca-
charros que olvidan mantener la compostura y a menudo dan un as-
pecto de lo más triste, también tenían su historia. Rilke la había exa-
minado: la escasa pretenciosidad que pudieron tener las naturalezas
muertas durante el barroco desaparecía por completo en las de Char-
din, “sus frutas ya no piensan en banquetes, no presumen de ser co-

79
Benjamin, W., “Sobre el lenguaje en cuanto tal y sobre el lenguaje del hombre”, en
Obras, libro II/ vol. 1, op. cit., p. 155.
80
Ibid., p. 155.
81
Bien podríamos haber dicho un Trauerspiel: Trauer (tristeza, duelo, luto) y Spiel
(juego, espectáculo, representación teatral, tañido de instrumentos musicales). Véase
Benjamin, El origen del ‘Trauerspiel’ alemán, op. cit., p. 286.
82
Benjamin, El origen del ‘Trauerspiel’ alemán, op. cit., p. 383.

B OL E TÍ N DE E S T É TI CA AÑO VI I | S E P TI E MBRE 2 011 | N° 17

46

midas con elegancia”, en Cézanne ya ni siquiera tienen carácter co-
mestible, “se han transformado en cosas”,
83
y a estas observaciones
añadiría Benjamin la suya: con el arte de vanguardia ya no quedaría
siquiera pintura, sólo cosas: “el trozo más pequeño procedente de la
vida cotidiana dice mucho más que la pintura”
84
. Cosas muertas, co-
sas que como “la huella ensangrentada del dedo de un asesino sobre
un libro dicen más que su texto”
85
.

Si para Benjamin las cosas callan como si estuvieran tristes no es úni-
camente por su carencia de palabras sino porque con cada una de las
lenguas que pueblan la tierra se les ha concedido un nombre. Y ese
“jarrón” es Gefäß, es vessel, es vase, nombre sobre nombre las cosas
están sobredenominadas y quizás sea éste el fundamento lingüístico
más hondo de la tristeza y del enmudecimiento en que se encuen-
tran.
86
Pero en el arte se halla un enlace más seguro con las cosas,
puesto que el suyo es también un lenguaje de los pigmentos, de la
piedra, de los objetos, un lenguaje propiamente material. En ese re-
verso callado de la pintura, y más aún en el de los montajes vanguar-
distas, lo triste se siente completamente conocido por lo incognosci-
ble, y es por el otro lado por donde el arte, como conjunto de signos –
bisagras entre el mundo de las ideas y el de la experiencia–, reúne el
lenguaje callado de las cosas con nuestro propio lenguaje. En este
juego de articulaciones lo real se deja leer como un texto
87
, y así, pa-
sar de una orilla a otra resulta una operación de mayor alcance de lo
que podríamos haber previsto, pues todo lenguaje no sólo es comuni-

83
Rainer Maria Rilke, carta de 8 de octubre de 1907, en Cartas sobre Cézanne, tra-
ducción de Nicanor Ancochea, Barcelona: Paidós, 1985, p. 32.
84
Benjamin, El autor como productor, en Obras libroII/vol.2, op. cit., p. 306.
85
Ibid.
86
Benjamin, “Sobre el lenguaje en cuanto tal y sobre el lenguaje del hombre”, op. cit.,
pp.159-160.
87
Benjamin, Libro de los Pasajes, [N,4,2] op, cit., p. 466.

B OL E TÍ N DE E S TÉ TI CA AÑO VI I | S E P TI E MBR E 2 0 11 | N° . 17

47

cación de lo comunicable sino también imagen de lo no comunicable:
lo que las cosas se callan.

IV

Cómo comprender eso si no es por medio del sentido más apto para
la materia: el tacto. Y he aquí que Benjamin echa mano de aquella
afirmación de Demócrito que le concedía a toda sensación un carác-
ter táctil
88
y que no puede sino estar en la base de lo ya se ha llamado
“captación plástica”. La palabra que utiliza Benjamin es Anschaulich-
keit, lo que la lengua alemana nos permite entender como un mirar
intensamente, como un “fijarse” (schauen). Se trataba entonces de fi-
jarse en las cosas, como quien se pega a ellas y las reverbera y así fija-
do hace irrelevante lo que de ellas le distingue.
89
Es en este punto
donde Benjamin recurría primero al filósofo presocrático, “el cual de-
riva la percepción de una parcial penetración material de sujeto y ob-
jeto”.
90
Para Demócrito, el gusto ácido corresponde a figuras angulo-
sas, el sonido lo escucha no sólo el oído sino todos nuestros órganos,
el color está relacionado directamente con la temperatura, incluso

88
Véanse los fragmentos sobre “Las cualidades sensibles y las sensaciones” (frag. 925-
937), en Los filósofos presocráticos. Obras II, traducción de Néstor Luis Cordero, Er-
nesto La Croce y María Isabel Santa Cruz de Prunes, Madrid: Biblioteca Gredos,
2006, pp. 404-409.
89
Esta irrelevancia de la distinción del sujeto y el objeto, que destaca Buck-Morss y
que es determinante para Benjamin, se veía ya alumbrada por sus estudios sobre la
teoría romántica del conocimiento. Benjamin en su tesis doctoral había llamado la
atención sobre la indistinción que observaban los románticos tempranos entre per-
cepción y conocimiento y señalaba como fuente primera a Demócrito, “el cual deriva
la percepción de una parcial penetración material de sujeto y objeto”, una idea que
encontraría desarrollada por ejemplo en Novalis, a quien Benjamin cita: “El proceso
de observación es un proceso al mismo tiempo subjetivo y objetivo, experimento a la
vez ideal y real” (Benjamin, El concepto de crítica de arte en el romanticismo alemán,
en Obras, libro I/vol.1, traducción de A. Brotons Muñoz, op. cit., p. 61).
90
Benjamin, El concepto de crítica de arte en el romanticismo alemán, op. cit., p. 59.

B OL E TÍ N DE E S T É TI CA AÑO VI I | S E P TI E MBRE 2 011 | N° 17

48

llegará a decir que el alma es un cuerpo.
91
Esta atención a la sinestesia,
retomada y explorada en toda su profundidad por la vanguardia
artística, fue traída tempranamente por Benjamin al campo de la his-
toria a través de la teoría romántica según la cuál el conocimiento no
se distingue de la percepción.
92


En este punto, Benjamin abordaba desde el propio recuerdo la articu-
lación entre el saber y el sentir. La pregunta de arranque volvía a ser
aquella formulada por Platón: “¿recordar una impresión es volver a
sentir la impresión tal cual”
93
? El recuerdo del objeto no coincide con
aquel objeto y, sin embargo, recordar las cosas es verlas sin verlas. Un
recuerdo permite la coexistencia de presencia y ausencia y al mismo
tiempo posibilita la repetición, también es una cita con los objetos
sensibles y en ella se pone en juego esa cuestión de tiempo que Ben-
jamin tratará de abordar con una mirada a la infancia, para hallar allí
entremezcladas la imaginación y la sensación como ya no se permite
un adulto hacer. También en el recuerdo las imágenes hablan y los
sonidos tocan, pero lo hacen desde dentro, en el recuerdo todo nues-
tro sistema sinestésico reúne las percepciones de lo externo con las
imágenes internas.
94
Así recurría Benjamin a sus propios recuerdos

91
Todas estas ideas de Demócrito se encuentran en la obra de Teofrasto, en De Sensi-
bus, en Los filósofos presocráticos, op. cit.: “sobre el gusto”, De sens. 64 (68 A 135)
frag. 949, p. 416; “sobre sonido y el cuerpo”, De sens. 57 (68 A 135), frag. 947 p. 414;
“sobre el color y la temperatura” (“El rojo está formado igual que el calor” dice aquí)
en De sens. 75 (68 A 135), frag. 967, p. 426; y sobre la idea de darle al alma una cor-
poreidad véase De sens. 58 (68 A 135) frag. 975, p. 433.
92
Cf. Benjamin, El concepto de crítica de arte en el romanticismo alemán, op. cit., p.
59,
93
Platón, Teeteto, 163d – 166b, traducción de Álvaro Vallejo Capos en Diálogos V,
Madrid, Gredos, 1988.
94
Buck-Morss, op. cit., p. 183: “Llamaremos ‘sistema sinestésico’ a este sistema estéti-
co de conciencia sensorial descentrado del sujeto clásico, en el cual las percepciones
externas de los sentidos se reúnen con las imágenes internas y la anticipación.”

B OL E TÍ N DE E S TÉ TI CA AÑO VI I | S E P TI E MBR E 2 0 11 | N° . 17

49

de la infancia. Citaremos dos de ellos. El primero nos resultará ya
más familiar pues se refiere a los cristales coloreados que había en
cierto pabellón del jardín de la casa paterna:

Cuando pasaba, estando en su interior, de una ventana a otra,
yo me transformaba por completo; me coloreaba igual que ese
paisaje que se veía ante la ventana, ora flamante, ora polvo-
riento, ora agotado, ora exuberante. Allí me sentía igual que al
pintar, cuando todas las cosas me abrían su seno cuando las
atrapaba en una húmeda nube. Algo parecido me sucedía al
jugar con las pompas de jabón. Viajaba en ellas por la habita-
ción y me mezclaba en el juego de colores que se transfigura-
ban en la cúpula, hasta que estallaban.
95


Para Benjamin, estos juegos con que el niño se acerca a las cosas po-
nen en práctica una facultad mimética que apenas sobrevivirá repri-
mida en la vida adulta. Frente a esta facultad, Benjamin se preguntaba
cuál es el beneficio que esta facultad aporta al niño para el aprendiza-
je.
96
En su respuesta el autor rastreaba el significado del verbo “leer”
[lesen]. Gracias a la facultad mimética, el niño percibe semejanzas y
aprende a producirlas, observa por ejemplo que la máquina locomo-
tora se asemeja a un tronco y él lo emplea para simular un tren, le
llaman la atención la cornamenta del animal, y él dispone las manos
sobre su cabeza como si fueran cuernos. Sabemos que los niños son
capaces de esto y de mucho más, conocen el secreto del “esto es aque-
llo” y nos lo enseñan en sus dibujos: es un ciervo, es una locomotora;
a la vista queda que lo son. Pero la facultad mimética les capacita para
ejercicios más complejos, pueden repetir un sonido y asociarlo con
un objeto, los niños aprenden a hablar, aprenden las palabras. Dicho
así tal vez pasemos por alto la aventura que eso supone, pues los ni-
ños se encuentran entonces en el gozne mismo que une el sonido y el

95
Benjamin, “Los colores”, en Infancia en Berlín, op. cit., p. 206.
96
Benjamin, “Doctrina de lo semejante”, en Obras libro II/vol.1, op. cit., p. 210.

B OL E TÍ N DE E S T É TI CA AÑO VI I | S E P TI E MBRE 2 011 | N° 17

50

significado, un gozne de cuya fragilidad habla el segundo de los re-
cuerdos que prometimos citar:

Dentro de una vieja canción infantil surge de pronto la coma-
dre Rehles. Pero como ‘comadre’ nada me decía, la criatura se
me volvió un espíritu: era el espíritu de las comadreles. Aquel
error transformaba el mundo. Pero lo transformaba para bien;
porque me señalaba los caminos que me conducían a su inter-
ior. Cualquier estímulo era suficiente.
Así, dispuso la casualidad que, en cierta ocasión, se viniera a
hablar en mi presencia de unos Kupfer-stiche [grabados en co-
bre]. Al siguiente día me escondí debajo de una silla y saqué
de repente la cabeza: era mi Kopf-verstich. Al desfigurarme a
mí mismo y la palabra, conseguí al fin lo que necesitaba para
hacer pie sobre la vida. Y aprendí a disfrazarme en las pala-
bras, que propiamente eran nubes.
El don de reconocer las semejanzas no es más que un débil re-
sto de la más vieja obligación de tener que volverse similar y
comportarse de forma similar. Y dicha obligación a mí me la
planteaban las palabras. No las que volvían similar respecto a
los modelos de conducta, sino las que me hacían similar a las
casas, muebles y vestidos.
97


¿Y qué fue de esa vieja obligación para la que se nos había entregado
este don, esta facultad? Para saberlo hemos de observar cómo apren-
den los niños a leer: ponen los ojos bien cerca de las letras que repa-
san con el máximo cuidado, y se sorprenden entonces al ver que for-
man una palabra “tren”, por ejemplo, pero aún se sorprenden más
cuando descubren como en un chispazo lo que designa esa palabra y
el tren echa a andar. Los niños se encuentran haciendo conexiones a
las que los adultos estamos más que acostumbrados, se sorprenden de
lo que para nosotros es ya habitual y no causa sorpresa alguna. Más
aún ocurre cuando en el caso de la escritura las semejanzas ya no son
sensoriales, cuando el parecido no es propiamente físico: porque ¿a

97
Benjamin, “Las comadreles”, en Infancia en Berlín, op. cit., pp. 203-204.

B OL E TÍ N DE E S TÉ TI CA AÑO VI I | S E P TI E MBR E 2 0 11 | N° . 17

51

qué se asemejan las palabras sino a su significado? He aquí lo más
preciado que se halla mediante la facultad mimética:

si ordenáramos las palabras de distintas lenguas que signifi-
quen lo mismo en torno al que es su significado, tendríamos
que investigar cómo sucede el que todas ellas (que a menudo
no guardan la menor semejanza) sean semejantes a su signifi-
cado.
98


Dicha investigación, como vemos, se dirige a la traducción. La seme-
janza no sensorial es propiamente lo que nos permite pasar de una
orilla a otra, en ella se funda la conexión entre lo dicho y lo que se ha
escrito: sumergido en el fondo de cada frase se encuentra el plexo de
sentido desde el cual lo semejante puede manifestarse a partir de un
conjunto de signos. Leemos, pues, lo escrito. Pero la investigación no
se queda ahí y ahora podemos reformularla bajo la siguiente pregun-
ta: ¿cómo leer las cosas? Aventurémonos, siguiendo a Benjamin, en
una respuesta provisional y digamos que es volviéndonos semejantes
a ellas, esto es, envolviéndonos en las cosas tal y como le ocurre al ni-
ño que cuando pinta se colorea él mismo, se disfraza por completo de
colores, y así envuelto se pierde en la pintura.
99


V

Para seguir a este pequeño pintor que está dentro ya de la pintura, hay
que distinguir primero el procedimiento de Benjamin de aquello que
en los círculos expresionistas alemanes se había llamado “vista inter-
ior” (inneren Sehen).
100
Con esa expresión se hacía referencia a la fun-

98
Ibid., p. 211.
99
Ibid., 206: “De igual manera también yo –dice Benjamin– me desleía dentro de la
imagen cuando usaba mi olla y mi pincel; me asimilaba a la porcelana, en donde en-
traba entre una nube de color.”
100
Véase Hermann Bahr, “El ojo del espíritu”, en Expresionismo, traducción de Tere-

B OL E TÍ N DE E S T É TI CA AÑO VI I | S E P TI E MBRE 2 011 | N° 17

52

ción propia del “ojo del espíritu” que, a diferencia del órgano sensitivo
de la vista, se encuentra más individualizado y desde esta individuali-
dad crea. Si, como decía Hermann Bahr, “el ojo del espíritu se compor-
ta activamente y sólo utiliza las imágenes de la realidad como materia
para aplicar su potencia”
101
, no es extraño que esta “vista interior” diera
lugar a la pintura abstracta. Dirigida a las cosas, la mirada expresionista
intentaba de insuflar vida desde el propio sentimiento
102
, se trataba
pues una proyección sentimental frente a la que la realidad actúa como
pantalla. “Proyección sentimental” es lo que quiere decir Einfühlung,
un término que también se traduce como “empatía” y que Benjamin se
encargó de impugnar, pues le parecía en todo punto una “funesta su-
gestionabilidad patológica”
103
que no iba más allá de sustituir al objeto
por el sujeto y no propiciaba por tanto el encuentro. Cuando Benjamin
busque las consecuencias de este trato empático con las cosas para el
trabajo del historiador será tajante en su rechazo: “no cabe definir me-
jor el procedimiento con el que ha roto el materialismo histórico: un
procedimiento de empatía”.
104


Pero no nos precipitemos, por el momento de esto hablamos: de una
mirada a los objetos sensibles. Y desde este punto de vista se disponía
ya de un planteamiento que contrastaba notablemente con la empatía.
Wilhem Worringer lo desarrolló en el seno mismo del Expresionismo.
Hablaba un modo “anterior” de aproximarse a las cosas donde la in-
quietud que su presencia provoca en una primera mirada, insegura y

sa Rocha Barco, Murcia: Colegio Oficial de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de
Murcia, 1998, pp. 76-90.
101
Ibid., p. 85.
102
Cf. Theodor Lipps, Los fundamentos de la estética: la contemplación estética y las
artes plásticas, traducción de Eduardo Ovejero y Maury, Madrid: Daniel Jorro, 1924.
103
Benjamin, El origen del Trauespiel alemán, op. cit., p. 253.
104
Benjamin, Sobre el concepto de historia, tesis VII, en Obras, libro I, vol. 2, traduc-
ción de A. Brotons Muñoz, op. cit., p. 308.

B OL E TÍ N DE E S TÉ TI CA AÑO VI I | S E P TI E MBR E 2 0 11 | N° . 17

53

extrañada ante lo que no conoce, vuelve hacia dentro al que lo mira. Se
trataba de penetrar en la estructura de las cosas con un mirar descon-
fiado que busca apoyo en el tacto, que palpa aquello que se presenta
por vez primera y así lo abstrae hasta la cristalización. Tal es la mirada
del ser humano que se siente indefenso, que desconfía del incesante
fluir de las apariencias y busca asir las cosas con seguridad; había sido
la mirada de los primeros hombres y también era ahora la del hombre
moderno que, sometido a una fugacidad que lo desconcierta, lo des-
orienta y lo disipa, respondía con la abstracción.
105


Ninguno de estos dos planteamientos convencerá a Benjamin. Como
Bahr, prestaría atención al interior del ser humano, pero no iba a ence-
rrar en él; como Worringer, podría atender al tacto, pero se iba a sentir
más impelido por la curiosidad que por la desconfianza. Nada de mie-
do, nada de avaricia. La facultad a la que él apelaba no es en modo al-
guno individual sino colectiva y se dirige a las cosas en la medida en
que se abre a ellas. El conocimiento que aporta esta facultad sería pro-
piamente estético en el sentido mismo en que Terry Eagleton ha en-
tendido que la estética trata “de los primeros impulsos de un materia-
lismo primitivo, de esa larga rebelión del cuerpo que, desprovista de
voz durante mucho tiempo, pasa a rebelarse contra la tiranía de lo teó-
rico”
106
. Pero la estética se encuentra acosada desde sus inicios por una
contradicción que le es propia y que Benjamin no ignoraba: la estética
reivindica el cuerpo pero al pensarlo sólo consigue que su corporeidad
desaparezca.
107
Por eso Benjamin buscó una mirada que no consumie-

105
Wilhem Worringer, Abstracción y naturaleza (Abstraktion und Einfühlung), tra-
ducción de Mariana Frenk, México: Fondo de Cultura Económica, 1997, pp. 17-39.
106
Terry Eagleton, La estética como ideología, traducción de Germán Cano y Jorge
Cano, Madrid: Trotta, 2006, p. 65.
107
Ibid., p. 53: “Con el nacimiento de lo estético, por tanto, la propia esfera del arte
empieza a padecer en alguna medida la misma abstracción y formalización idio-
sincrásica de la teoría moderna en general […]. De ahí que la estética siempre consti-

B OL E TÍ N DE E S T É TI CA AÑO VI I | S E P TI E MBRE 2 011 | N° 17

54

ra el cuerpo de las cosas, y buscándola encontró en Goethe esa “delica-
da empiria (zarte Empirie) que se hace íntimamente idéntica con el ob-
jeto, y así se convierte en teoría auténtica”
108
.

Goethe había hablado de la perseverante dedicación del artista, que
mira y vuelve a mirar las cosas, estudiándolas con el mayor de los
cuidados mientras deja que su mano trabaje hasta poder cruzar lo
que él llamaba “el umbral de su santuario”
109
. Se trataba así de una
contemplación entregada por completo a las cosas con la confianza
plena de que en ella se ofrecería su más hondo conocimiento. Pero
sabemos que Benjamin no tomaría este procedimiento sin modificar-
lo sensiblemente. Por una parte Benjamin introduciría una modifica-
ción social que desplazaba el paradigma individual del artista en favor
de un modelo colectivo, por otra parte señalaría también una modifi-
cación perceptual que desplazaba el paradigma óptico de la visión por
uno táctil. Ambos modificaciones se fundaban en las observaciones
de Benjamin sobre la sociedad capitalista y, como protestando contra
los cambios que había supuesto, encontraba también en ella el “viejo
lamento” de que las masas buscan disipación mientras que el arte
exige recogimiento. A este viejo lamento volvería en “La obra de arte
en la época de su reproductibilidad técnica”, para examinarlo y des-
hacerse de él.

Allí la clave de la relación con las cosas se encontraba en el concepto

tuya una especie de proyecto contradictorio, ya minado desde sus propios funda-
mentos.”
108
La cita de Goethe sobre la que Benjamin volverá en varias ocasiones, aparece por
primera vez en sus escritos en su tesis doctoral, El concepto de crítica en el Romanti-
cismo alemán, op. cit., 137, p. 60: “Existe una delicada empiria que se hace íntima-
mente idéntica con el objeto, y así se convierte en teoría auténtica.”
109
Johann Wolfgang Goethe, “Simple imitación, maniera, estilo”, en Escritos de arte,
traducción de Miguel Salmerón, Madrid: Síntesis, 1999, pp. 69 y 70.

B OL E TÍ N DE E S TÉ TI CA AÑO VI I | S E P TI E MBR E 2 0 11 | N° . 17

55

de “sumersión” (Versenken) y éste aparece en el texto de Benjamin
perfectamente seccionado: por un lado en el modo en que el artista,
ante la obra de arte, “se recoge, se sumerge en ella”, y por el otro, en
el hecho de que “la masa disipada sumerge por su parte la obra de ar-
te dentro de sí”.
110
Los dos polos de esta dialéctica quedaban así loca-
lizados en la disipación (Zerstreuung) y el recogimiento (Sammu-
lung). Pero reparemos en que este último término alemán indica
también concentración, acumulación, mientras que Zerstreuung es
indicativo de dispersión, distracción, diversión: lo que allá se reúne
en sí, aquí se separa, no de las cosas sino de sí mismo. En ambos casos
este movimiento se produce bajo el signo del sumergimiento, pero si
en la concentración esto significa un repliegue en sí, la dispersión se
lleva a cabo desplegándose, es decir, abriéndose. Despliegue de los
sentidos, apertura de la masa: de ahí que ésta pueda sumergir en sí a
la obra de arte.

Dicho esto Benjamin recurría al ejemplo de la arquitectura afirmando
que ella se presta mejor que ningún otro arte al modelo de recepción
que más le interesaba. ¿Y a qué se presta la arquitectura?, ante todo a
entrar físicamente en ella, es decir, la arquitectura ofrece la posibili-
dad evidente de penetrar en una obra de arte y, por así decirlo, habi-
tarla. Por eso la recepción de la arquitectura se puede dar distraída-
mente y en colectivo. Es en los edificios donde mejor se manifiesta
entonces la percepción táctil del arte. En ellos nos alojamos y también
por ellos nos desplazarnos, repetidas veces abrimos sus puertas y las
cerramos, cientos de veces hemos pasado la mano por sus barandillas
y hemos pisado sus escalones. Entramos en los edificios y, al salir de
ellos, entre edificios recorremos la ciudad, también en ella habitamos,
transitamos por sus calles y sus plazas, estamos más que acostumbra-

110
Benjamin, La obra de arte en la época de su reproductibilidad técnica (tercera re-
dacción), XV, en Obras, libro I / vol. 2, op. cit., p. 82.

B OL E TÍ N DE E S T É TI CA AÑO VI I | S E P TI E MBRE 2 011 | N° 17

56

dos a sortear el tráfico, quizás desconocemos el nombre de alguna de
sus calles pero sabemos perfectamente que hay que girar a la izquier-
da y luego seguir todo recto hasta llegar al lugar que buscamos. Y to-
do ello lo hacemos sin el menor esfuerzo, lo hemos hecho tantas ve-
ces que podemos volver a llegar allí completamente distraídos en una
conversación.

En realidad los niños no aprenden de otra manera, la distracción es
su método favorito. Nosotros nos sumergimos en la ciudad como
ellos han aprendido hacerlo en las cosas. Su arquitectura no tiene por
qué constreñir nuestros sentidos, no solemos hallar aquí el cartel de
“no tocar” que suelen acompañar a las obras de arte. Y esto porque en
la en la ciudad se vive, mantenemos con la ciudad una “relación vi-
va”. Para Benjamin, la ciudad –como la arquitectura– puede ser to-
mada como obra de arte, y experimentada la obra de este modo táctil,
su lectura, su percepción más clara (su captación plástica), debe ob-
tener respuesta en una escritura, es decir, en una producción que sea
por completo simultánea.

En este sentido, Benjamin planteaba el objetivo de transmutar al es-
pectador en artista, y si para ello había de conferirle al arte una tarea
ésta sería, como Susan Buck-Morss entendió con acierto, la de “des-
hacer la alienación del sensorium corporal, restaurar la fuerza instin-
tiva de los sentidos corporales humanos”, es decir, ponerlo a funcio-
nar, movilizarlo. En esto consistía la politización del arte a la que
Benjamin se había referido, y ello no podía ofrecerse más que en vir-
tud de la facultad mimética. Como el niño que al jugar con las cosas
se compenetra totalmente con ellas hasta el punto de ser la cosa, la
relación con la ciudad (la polis) que proponía Benjamin sólo será una
relación viva cuando toda la pluralidad de la masa reconozca que ella
misma es la ciudad. Fantasmagórica es la sensación de que las cosas
no las ha hecho nadie, de que son porque son. Esto mismo es lo que

B OL E TÍ N DE E S TÉ TI CA AÑO VI I | S E P TI E MBR E 2 0 11 | N° . 17

57

debía ser desvelado: la ciudad la hacemos todos, la ciudad somos to-
dos.

VI

Sumergirse en las cosas, incluso en la ciudad, hacerse polis, mojarse
hasta tal punto, todo ello hallaba para Benjamin su perfecto correlato
en el modo en que un traductor se las ve con el texto que traduce. Y
allí la facultad mimética nos aporta un asombroso descubrimiento.
Para Benjamin, la traducción no debía consistir en asimilar la palabra
extranjera de manera literal, es decir, forzándola, sino en “recrear en
el seno de la lengua propia [in der eigenen Sprache sich anbilden], con
amor y minuciosidad, la manera especial que es la propia del original,
de modo que éste y la traducción sean reconocibles como fragmentos
de un lenguaje mayor (como los trozos son reconocibles en tanto que
fragmentos de un jarrón)”
111
.

“Recrear en el seno”: la expresión que utilizó Benjamin es “sich anbil-
den sich” y aquí nos arriesgaremos con una traducción tal vez poco
hetedoroxa: “cultivar al otro en sí mismo”
112
, pues anbilden tiene este
matiz que se acerca a la educación en tanto que formación [Bildung],
algo así como “convertirse en” o incluso “volverse”, pero volverse no
como quien se transforma sino como quien toma forma, como quien
se forma. Tomar de esta manera una palabra ajena, es decir, ese pe-
queño fragmento de la totalidad de su significado, no podía para Ben-
jamin más que dar otro fragmento del mismo significado; la propia
palabra re-crearía así la palabra extraña, lo que transportado al mun-

111
Benjamin, “La tarea del traductor”, en Obras libro IV/vol.1, op.cit., p. 19.
112
Cf. Angelika Rauch, “The Broken Vessel of Tradition”, Representations, N° 53,
Winter 1996, p. 89: “Here Benjamin’s insistence on this kind of accommodation in
the work of translation comes mind: sich anbilden means to cultivate the other in the
self.”

B OL E TÍ N DE E S T É TI CA AÑO VI I | S E P TI E MBRE 2 011 | N° 17

58

do de las cosas sería como “volverse aquello”, o acaso podríamos de-
cir: “la cosa vuelta en nosotros”.

Para aplicar esta operación a las cosas, Benjamin recurría a una facul-
tad ya emparentada con la facultad mimética, la de “ir haciendo in-
terpolaciones en lo pequeño infinitamente”
113
, sólo poniéndola en
práctica se nos permitiría abrir las cosas igual que un abanico se abre
dejando a la vista la imagen desplegada de lo que esconde. A esta fa-
cultad él también la llama Phantasie, pero nosotros no podríamos
denominarla fantasía, puesto que carece de ese matiz caprichoso que
la lengua española le confiere. Tampoco imaginación parece un
término afortunado en este caso, ya que, siendo el concepto de ima-
ginación más bien perceptivo, carece de ese rasgo actuante al que
Benjamin apelaba.

En la Phantasie, una misma luz (pháos) ilumina el objeto y a quien en
él se fija.
114
Ése es el modo en que esta facultad nos penetra en las co-
sas, justo como quien aprende una lengua que desconoce. Sin embar-
go, no podríamos afirmar de ningún modo que es el traductor –el
que aprehende la lengua extranjera– quien se proyecta sobre ese ex-
traño texto, más bien debiéramos hablar de una rendición total a él,
una completa entrega, esto es lo que significa Aufgabe y que el
alemán ha hecho coincidir con el término “tarea”. Dicho trabajo sólo
se puede comparar con el del copista que recorre letra a letra un tex-
to; mientras el mero lector lo sobrevuela obedeciendo a un movi-

113
Benjamin, “Abanico”, en Calle de dirección única, op. cit., p. 57: “la fantasía [Phan-
tasie] es la facultad de ir haciendo interpolaciones en lo pequeño infinitamente, de
encontrarle a cada intensidad una copiosidad apretujada, como una extensión; dicho
en pocas palabras: la fantasía toma cada imagen como si fuera aquella que contiene
un abanico que sólo al desplegarse toma aliento y nos muestra los rasgos de la perso-
na amada.”
114
Cf. Milner, op. cit., pp. 25-26.

B OL E TÍ N DE E S TÉ TI CA AÑO VI I | S E P TI E MBR E 2 0 11 | N° . 17

59

miento interno, el copista dirige este movimiento hasta el punto de
hacer de la copia una clave para ir descifrando los enigmas del texto
original.
115


Vueltos así, diríamos que tiene lugar una incorporación del objeto
que se traduce, se cuenta, se pinta o se recrea. Pero al hacerlo hay algo
en él que también parece volverse, es decir, se nos escapa, se desplaza,
pone distancia con nosotros. En eso mismo consiste su aura, en “una
lejanía, por cerca que pueda estar lo que la provoca”
116
. El movimien-
to al que se entrega el traductor es ambiguo y por eso en la medida en
que se reconstruye este jarrón con el que Benjamin daba imagen del
significado al que se refieren todas las palabras de todas las lenguas
(Gefäß, vessel, vase, jarrón) también sigue rompiéndose.

Hay algo en la palabra que traducimos, en la historia que narramos o
en el retrato que dibujamos, que se escapa por mucho que queramos
ceñirnos al original, algo que se distancia. Pero no es únicamente que
la palabra, la historia o la imagen sean borradas a medida que traba-
jamos sobre ellas, sino más bien descubrimos que esta distancia se
pone en juego en el fondo de las cosas
117
. Tal vez tengamos aquí una
puzzling question al modo en que Baudelaire la planteaba en “Moral
del juguete”, puesto que también nosotros al mirar el fondo de éste
con el que jugamos nos preguntamos: “Pero, ¿dónde está el alma?”, y
a falta de respuesta también constatamos con Baudelaire que “es aquí
cuando comienzan el torpor y la tristeza”
118
, un dolor que queda in-

115
Benjamin, “Productos de la china”, en Calle de dirección única, op. cit., p. 30.
116
Benjamin, Libro de los pasajes [M 16 a, 4], op. cit., p. 450.
117
De Man, estudiando este mismo texto de Benjamin, diría que si nuestra mirada
“mata” al original lo hace “al descubrir que el original ya estaba muerto” (De Man,
op. cit., p. 130).
118
Charles Baudelaire, “Morale du joujou”, Le monde literaire, 17 avril 1853, traduc-
ción (ligeramente modificada) de Carmen Santos en Salones y otros escritos sobre

B OL E TÍ N DE E S T É TI CA AÑO VI I | S E P TI E MBRE 2 011 | N° 17

60

eluctablemente unido a este proceso de alejamiento y que guarda tan-
ta intimidad con las cosas que no podría ser un dolor subjetivo.
119
Pe-
ro quien sabe si en el fondo, fastidiadas de tantos nombres, las cosas
no se están riendo de nosotros.


VII

En ninguna otra parte se encuentra más significado que en las cosas
muertas, y ese significado era para Benjamin el de la historia. Para
comprenderlo Benjamin pretendía operar del modo que hemos des-
crito, su paradigma seguiría siendo la traducción y la facultad em-
pleada, la facultad mimética. De nuevo se trataba de reconocer seme-
janzas no sensoriales y poner con ello en juego el doble paradigma de
la lectura y la escritura: volverse (hacia) ellas. Pero la dificultad aquí
ya no se podía eludir. Benjamin la enunció al menos en dos de sus es-
critos en forma de cita: “Leer lo que nunca fue escrito” [Was nie
geschrieben wurde, lesen]
120
. En eso había consistido la lectura más
antigua, “leer antes del lenguaje, a partir de las vísceras, o de las dan-

arte, Madrid, Visor, 1999, p. 196.
119
Véase De Man, op. cit., p. 133. De Man observa en su trabajo que Benjamin puede
haberse referido a este dolor como dolor de parto que también lo es de muerte [Weh-
ren], el dolor de un fragmento que ya es otro al tiempo que lo quiebra o, en la tra-
ducción, la palabra nueva que se aproxima en fuertes contracciones en la palabra aje-
na que envejece. Sin embargo, aquí no desdeñamos lo que ese dolor también tiene
que ver con la vida.
120
La cita, que se debía a Hofmannsthal, es referida por tanto en “La facultad mimé-
tica” (Benjamin, Obras Libro II/vol.1, traducción de J. Navarro Pérez, op. cit.), como
en el texto titulado “La imagen dialéctica” que se encuentra entre las notas prepara-
torias para las tesis “Sobre el concepto de historia” (Benjamin, La dialéctica en sus-
penso. Fragmentos sobre la historia, introducción y traducción de Pablo Oyarzún Ro-
bles, Santiago de Chile, Arcis-LOM, [1997]).

B OL E TÍ N DE E S TÉ TI CA AÑO VI I | S E P TI E MBR E 2 0 11 | N° . 17

61

zas o de las estrellas”
121
. Los niños conocían su secreto pero éste se les
escapaba veloz como los años que les hacían adultos. La facultad
mimética había permitido en otro tiempo entender la semejanza que
posee un recién nacido con la situación concreta de los astros en el
momento de su nacimiento, sin embargo, transformada esta facultad
con los siglos, de aquellas lecturas sólo quedaba como resquicio la
multitud de idiomas que cubrían el globo terráqueo. Se diría que
Benjamin quería reconstruir la ciudad de Babel, pero comenzó por el
París del siglo XIX. Como una palabra que ilumina a su manera el
significado al que también se refieren otras muchas palabras, también
París iluminaba un tiempo al que no dudaría en llamar “mesiánico”.
Allí se trataba de leer los deseos nunca escritos de tal manera que di-
cha lectura actuaría sobre ellos como el soplido que reanima el fuego
extinguido. Esta es la tarea que se imponía como historiador:

El método histórico es un método filológico, que tiene su base
en el libro de la vida. ‘Leer lo que nunca fue escrito’, reza en
Hofmannsthal. El lector en que ha de pensarse aquí es el verda-
dero historiador.
La multitud de las historias se parece a la multitud de las len-
guas. La historia universal, en el sentido de hoy, no puede ser
más que una especie de esperanto. La idea de la historia univer-
sal es mesiánica.
El mundo mesiánico es un mundo de actualidad multilateral e
integral. Sólo primeramente en él hay una historia universal.
Pero no en cuanto escrita, sino como la [historia] que se feste-
ja. […]. Su lengua es prosa integral que ha hecho saltar los gri-
lletas de la escritura y es entendida por todos los hombres (tal
como el idioma de los pájaros por los niños domingueros).
122


Y como los niños había que actuar –¿a qué otra cosa se podía referir
cuando atribuyó a cada nueva generación una “débil fuerza mesiáni-

121
Benjamin, “La facultad mimética”, op. cit., p. 216.
122
Benjamin, “La imagen dialéctica”, op. cit., p. 86.

B OL E TÍ N DE E S T É TI CA AÑO VI I | S E P TI E MBRE 2 011 | N° 17

62

ca”
123
?– reconociendo semejanzas y recreándolas a su vez. Sólo así se
podía leer lo nunca escrito: jugando.
124
Benjamin localizó en mitad de
ese juego el momento mismo en que se da la percepción y lo descri-
bió como “un chispazo”, “el instante del nacimiento”, “un instante
crítico”,
125
según el cuál nuestra propia conclusión no puede ser más
que una apertura, digámoslo con Benjamin: un despertar.


Bibliografía

Agamben, Giorgio, Stanze. La parola e il fantasma nella cultura occidentale,
Torino: Einaudi, 2006.
Adorno, Theodor W., Sobre Walter Benjamin, edición de Rolf Tiedemann
(1970) traducción de Santiago Calle, Madrid: Cátedra, 2001.
Adorno, Theodor W. y Benjamin, Walter, Correspondencia, 1928-1940,
traducción de Jacobo Muñoz Veiga y Vicente Gómez Ibáñez, Madrid: Trot-
ta, 1998.
Bahr, Hermann, Expresionismo, traducción de Teresa Rocha Barco, Murcia:
Colegio Oficial de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de Murcia, 1998.
Baudelaire, Charles, “Morale du joujou”, Le monde literaire, 17 avril 1853,
traducción de Carmen Santos en Salones y otros escritos sobre arte, Madrid:
Visor, 1999.
Benjamin, Obras, libro I/vol.1, traducción de Alfredo Brotons Muñoz, Ma-
drid: Abada 2006.
—, Obras, libro II/vol.1, traducción de Jorge Navarro Pérez, Madrid, Abada,
2007.

123
Benjamin, Sobre el concepto de historia (tesis II), op. cit., p. 306.
124
Como apunta Ibarlucía, Benjamin observaba que el desarrollo que la modernidad
técnica deparaba al arte suponía precisamente “una ganancia extraordinaria para el
espacio de juego [Spiel-Raum]”, y era precisamente en este juego donde se podía po-
ner en práctica una lectura que, en contraste con Heidegger, Benjamin no dirigiría a
lo que está inscripto en su origen, sino precisamente a lo que “nunca se inscribió”.
Véase Ibarlucía, “Benjamin crítico de Heidegger: hermenéutica mesiánica e histori-
cidad”, Revista Latinoamericana de Filosofía, Vol. XXVI, N°1, Otoño 2000.
125
Benjamin, “Doctrina de lo semejante”, op. cit., pp. 210 y 211.

B OL E TÍ N DE E S TÉ TI CA AÑO VI I | S E P TI E MBR E 2 0 11 | N° . 17

63

—, Obras, libroII/vol.2, traducción de Jorge Navarro Pérez, Madrid, Abada,
2009.
—, Obras, libro IV/vol.1, traducción de Jorge Navarro Pérez, Madrid, Aba-
da, 2010.
—, Obras, libro IV/vol.2, traducción de Jorge Navarro Pérez, Madrid, Aba-
da, 2010.
—, Libro de los Pasajes, traducción de Luis Fernández Castañeda, Isidro
Herrera y Fernando Guerrero, Madrid: Akal, 2005.
—, La dialéctica en suspenso. Fragmentos sobre la historia, introducción y
traducción de Pablo Oyarzún Robles, Santiago de Chile: Arcis-LOM, [1997].
Buck-Morss, Susan, Walter Benjamin, escritor revolucionario, traducción de
Mariano López Seoane Buenos Aires: Interzona, 2005.
—, Dialéctica de la mirada. Walter Benjamin y el proyecto de los Pasajes, tra-
ducción de Nora Rabotnikof, Madrid: Visor, 1995.
De Man, Paul, “Conclusiones: La tarea del traductor de Walter Benjamin”,
en La resistencia a la teoría, traducción de Elena Elorriaga y Oriol Francés,
Madrid: Visor, 1990.
Demócrito, “Las cualidades sensibles y las sensaciones”, en Los filósofos pre-
socráticos. Obras II, traducción de Néstor Luis Cordero, Ernesto La Croce y
María Isabel Santa Cruz de Prunes, Madrid: Biblioteca Gredos, 2006.
Eagleton, Terry, La estética como ideología, traducción de Germán Cano y
Jorge Cano, Madrid: Trotta, 2006.

Goethe, Johann Wolfgang, “Simple imitación, maniera, estilo”, en Escritos
de arte, traducción de Miguel Salmerón, Madrid: Síntesis, 1999.
Ibarlucía, Ricardo, Onirokitsch. Benjamin y el surrealismo, Buenos Aires:
Ediciones Manantial, 1998.
—, “Benjamin crítico de Heidegger: hermenéutica mesiánica e historicidad”,
Revista Latinoamericana de Filosofía, vol. XXVI, N°1, otoño de 2000.
—, “Walter Benjamin y la génesis de Passagen-Werk. Un encantamiento
dialéctico”, Revista Latinoamericana de Filosofía, vol. XXIII, N° 2, primavera
de 1997.
Lipps, Theodor, Los fundamentos de la estética: la contemplación estética y
las artes plásticas, traducción de Eduardo Ovejero y Maury, Madrid: Daniel
Jorro, 1924.
Marx, Karl, “El carácter fetichista de la mercancía y su secreto”, en El capi-
tal, libro I, tomo I, traducción de Vicente Romano García, Madrid: Akal,
2007.
Milner, Max, La fantasmagoría. Traducción de Juan José Utrilla, México:
Fondo de Cultura Económica, 1990.

B OL E TÍ N DE E S T É TI CA AÑO VI I | S E P TI E MBRE 2 011 | N° 17

64

Mosès, Stéphane, El ángel de la historia. Rosenzweig, Benjamin, Scholem,
traducción de Alicia Martorell, Madrid: Cátedra, 1997.
Rilke, Rainer María, Cartas sobre Cézanne, traducción de Nicanor Anco-
chea, Barcelona: Paidós, 1985.
Platón, Teeteto, traducción de Álvaro Vallejo Capos, en Diálogos V, Madrid:
Gredos, 1988.
Rauch, Angelika, “The Broken Vessel of Tradition”, Representations, N° 53,
Winter 1996.
Worringer, Wilhem, Abstracción y naturaleza, traducción de Mariana
Frenk, México: Fondo de Cultura Económica, 1997.

uivic1ov
Ricardo Ibarlucía (Universidad Nacional de San Martín)
comi1i iui1ovi.i
Karlheinz Barck (Zentrum für Literatur -und Kulturforschung/Berlín)
Jose Emilio Burucúa (Universidad Nacional de San Martín)
Aníbal Cetrangolo (Università Ca’ Foscari Di Venezia)
Jean-Pierre Cometti (Univeristé de Provence, Aix-Marseille)
Susana Kampf-Lages (Universidade Federal Fluminense)
Leiser Madanes (Universidad Nacional de La Plata)
Federico Monjeau (Universidad de Buenos Aires)
Pablo Oyarzun (Universidad de Chile)
Pablo Pavesi (Universidad de Buenos Aires)
Carlos Pereda (Universidad Autonoma de México)
Mario A. Presas (Universidad Nacional de La Plata, CONICET)
Kathrin H. Rosenfeld (Universidade Federal do Rio Grande do Sul)
Sergio Sanchez (Universidad Nacional de Cordoba)
sicvi1.vio ui viu.cció×
Fernando Bruno (Universidad Torcuato Di Tella)
coi.vov.uovis
Lucas Bidon-Chanal (Universidad de Buenos Aires)
Sol Bidon-Chanal (Universidad de Buenos Aires)
iss× 1oo8-,1¡i
Centro de Investigaciones Filosofcas /
Programa de Estudios en Filosofía del Arte
co×1.c1o
Minones 2073
(1428) Ciudad Autonoma de Buenos Aires
República Argentina
Tel./fax: (34 11) 4 787 0333
info,boletindeestetica.com.ar
uivic1ov
Ricardo Ibarlucía (Universidad Nacional de San Martín)
comi1i iui1ovi.i
Karlheinz Barck (Zentrum für Literatur -und Kulturforschung/Berlín)
Jose Emilio Burucúa (Universidad Nacional de San Martín)
Aníbal Cetrangolo (Università Ca’ Foscari Di Venezia)
Jean-Pierre Cometti (Univeristé de Provence, Aix-Marseille)
Susana Kampf-Lages (Universidade Federal Fluminense)
Leiser Madanes (Universidad Nacional de La Plata)
Federico Monjeau (Universidad de Buenos Aires)
Pablo Oyarzun (Universidad de Chile)
Pablo Pavesi (Universidad de Buenos Aires)
Carlos Pereda (Universidad Autonoma de México)
Mario A. Presas (Universidad Nacional de La Plata, CONICET)
Kathrin H. Rosenfeld (Universidade Federal do Rio Grande do Sul)
Sergio Sanchez (Universidad Nacional de Cordoba)
sicvi1.vio ui viu.cció×
Fernando Bruno (Universidad Torcuato Di Tella)
coi.vov.uovis
Lucas Bidon-Chanal (Universidad de Buenos Aires)
Sol Bidon-Chanal (Universidad de Buenos Aires)
iss× 1oo8-,1¡i
Centro de Investigaciones Filosofcas /
Programa de Estudios en Filosofía del Arte
co×1.c1o
Minones 2073
(1428) Ciudad Autonoma de Buenos Aires
República Argentina
Tel./fax: (34 11) 4 787 0333
info,boletindeestetica.com.ar

BOLETÍN DE ESTÉTICA AÑO VII

|

SEPTIEMBRE

2011 |

17

BOLETÍN DE ESTÉTICA AÑO VII

|

SEPTIEMBRE

2011 |

N°.

17

SUMARIO

Kathrin H. Rosenfield La estética hegeliana: impases y perspectivas Pág. 3 Daniel Lesmes La vida en juego: estética e historia en Walter Benjamin Pág. 31

BOLETÍN DE ESTÉTICA , SEPTIEMBRE ISSN

A ÑO VII, NRO . 17

2011

1668-7132

0

1

BOLETÍN DE ESTÉTICA AÑO VII

|

SEPTIEMBRE

2011 |

17

BOLETÍN DE ESTÉTICA AÑO VII

|

SEPTIEMBRE

2011 |

N°.

17

LA ESTÉTICA HEGELIANA: IMPASES Y PERSPECTIVAS

KATHRIN H . ROSENFIELD

2

3

que Hegel analiza y piensa filosóficamente. la Estética hegeliana finaliza con la descripción de la disolución de (la forma de) el arte (romántico). el pensamiento y el espíritu de la sociabilidad civilburguesa.1 Frente al espíritu sublimado en puro movimiento. artísticos y de la escritura? ¿Cuál es el estatus de la sensibilidad y del gusto estético en su obra? Para decepción de los artistas y de los críticos. Encyclopaedie. Hegel boycotts his own concept of Aufhebung (sublation) in conceiving a spirit capable of transcending [überflügeln] its sensible roots. vol. De la gramatología . que parecía mediar en momentos cruciales de la conquista de la autonomía y de la libertad espiritual del sujeto? ¿Cuál es el significado del espíritu y del saber absoluto para el arte de comienzos del siglo XIX y para el nuestro? Al parecer. el tipo de libertad de que goza ese sujeto hegeliano en este momento final del desarrollo 1 Georg Wilhelm Friedrich Hegel. 5 4 . The elimination of the Kantian category of natural beauty is a further sign of Hegel's spiritualistic indifference towards the technical-and-aesthetic constitution of human culture. 17 La estética hegeliana: impases y perspectivas Kathrin H.BOLETÍN DE ESTÉTICA AÑO VII | SEPTIEMBRE 2011 | N° 17 BOLETÍN DE ESTÉTICA AÑO VII | SEPTIEMBRE 2011 | N°. México: Siglo XXI. toda su filosofía se ve animada por un espíritu que. 1978). Derrida. Coetzee. El sujeto moderno de Hegel se basa en la reflexión depurada de lo “concreto sensible” y en la presencia de un sujeto seguro de su interioridad y de su libertad. Stiegler) shed light on the problem. #479. connected to a fallacious strangling of the dialectical movement. 1978. en: Werke (Frankfurt am Main: Suhrkamp. Förster. dirige su atención hacia el momento más formal. Rosenfield (Universidade Federal do Rio Grande do Sul) Resumen Análisis crítico de la idea del “fin del arte”. Sin embargo. Hegelian aesthetics: impasses and perspectives Abstract Critical analysis of the idea of ‘the End of Art’. Förster. vinculada a un estrangulamiento falaz del movimiento dialéctico. 35). “alejándose de lo concreto sensible. Stiegler). La eliminación de lo bello natural kantiano es otro indicio de la indiferencia espiritualista de Hegel respecto de la constitución técnica-y-estética de la cultura humana. la realización de lo que en otro lado hemos denominado la metafísica de lo propio” (Jacques Derrida. Musings by thinkers and artists of the 20th century (Musil. ¿Cuál es el destino que Hegel adjudica a las emociones que surgen de los medios estéticos. Derrida. Hegel boicotea su propio concepto de Aufhebung (superación) cuando concibe un espíritu capaz de rebasar (überflügeln) sus bases sensibles. la reapropiación de la diferencia. Coetzee. es la irrupción de un divorcio entre el quehacer artístico. […] y así contribuye de manera esencial a fundar y purificar en el sujeto el suelo de la interioridad”. Alumbran el problema reflexiones de pensadores y artistas del siglo XX (Musil. el último momento del arte romántico. p. ¿cómo se debe entender el papel del arte. Jacques Derrida cita fragmentos de este parágrafo y comenta: “El horizonte del saber absoluto es la borradura de la escritura en el logos. la reasunción de la huella en la parusía. 8.

Dice Hegel: Lo cierto es que el arte ya no otorga aquella satisfacción de las necesidades espirituales que tiempos y pueblos anteriores buscaron y sólo encontraron en él. la conciencia aparece con el arte clásico. pp. 12]. 23 y 24 [ed. A linguagem liberada [El lenguaje liberado] (San Pablo: Perspectiva. 13. El arte simbólico señala la posición de exterioridad que encontramos en la certeza sensible. 6 2 dia en “nuestra formación racional” y hace viable una absorción más adecuada de lo espiritual en la materialidad sensible. 1. que había constituido la esencia del movimiento dialéctico. 7 3 . de hecho.. Conocemos el vínculo íntimo de la Estética con la Fenomenología del espíritu y con la Lógica.3 Pero la mediación del cristianismo lleva al último umbral.] 4 Ibid. Hegel rechaza la tendencia (romántica) a lamentarse por las complicaciones de la vida política. en: Werke. Esa profundidad se debe al punto de vista cristiano. que meDesarrollé ese vínculo en Kathrin H. p. 5 Ibid.4 No hay nada que se pueda hacer para contrarrestar ese desencantamiento de la prosa del mundo que parece desplazar al arte. entre corchetes. En este momento final el gusto estético se ve sustituido por la libertad racional de reflexión propia de la era civilburguesa. [De aquí en adelante. que equilibra esa oposición (y transforma los temores del encantamiento mágico-religioso en religión-arte: la gloria de la rígida grandeza de los héroes y la belleza de los dioses antropomórficos). trad.: Lecciones de estética (Barcelona: Península. vol. Pasamos de la admiración inmediata e ingenua (en el arte clásico) a la intensidad íntima mediada por el dogma cristiano. p. cit. dos volúmenes). 17 del espíritu se liberó de la Aufhebung (superación). dice Hegel. Aparece por lo tanto la pregunta acerca de la forma específica de esta libertad espiritual. de Raúl Gabás. Asistimos aquí. Vorlesungen über die Ästhetik. donde el espíritu traspone el dominio en el que el arte había constituido la forma más elevada de la conciencia de lo Absoluto. 24 [Ibid. [Ibid. necesita un desafío diferente (del gusto estético): “El pensamiento y la reflexión han rebasado el arte bello”. los mezquinos intereses burgueses y la pérdida de una sensibilidad natural y sincera. Rosenfield..]. vol.5 Hegel ofrece aquí una serie de señuelos que permitirán a sus lectores y exégetas futuros valorar la religión como mera ilusión (u opio de los Hegel.BOLETÍN DE ESTÉTICA AÑO VII | SEPTIEMBRE 2011 | N° 17 BOLETÍN DE ESTÉTICA AÑO VII | SEPTIEMBRE 2011 | N°. efímera) capaz de conferir al espíritu su efectividad? Resumamos las etapas que llevan a ese desenlace. a una “comprensión más profunda de la verdad”.]. fidelidad. N. el arte romántico interioriza lo que había permanecido demasiado objetivo y rígido (lo espiritual-divino de las figuras clásicas) en el sentimiento subjetivo de los personajes plenamente humanos del arte romántico (honra. op. amor). dice Hegel.2 El arte le proporciona a Hegel el diseño inicial del movimiento del espíritu. una satisfacción que por lo menos la religión unía íntimamente con el arte”. del T. el curso sobre Estética explicita los desarrollos de la Fenomenología: las tres formas del arte se corresponden con las tres posiciones del espíritu en la fenomenología. acompañarán a las referencias en las ediciones originales las referencias a la traducciones españolas. 1989). 1989.. y que ésta entonces ya no valdría como determinación (momentánea. El espíritu libre. cuando las haya. ¿Estaría libre el espíritu de las determinaciones de la sensibilidad y de todo aquello que le es exterior? ¿Debemos entender que la libertad espiritual (a pesar de una dialéctica que efectúa su concepto en el movimiento de exteriorización) consiste en elevarse por encima y más allá de la sensibilidad. esp.

en la que las primeras dos figuraciones (arte simbólico y clásico) habían permanecido presas (más bien que encontrado su fundamentación). el espíritu se sustrae del ámbito de la sensibilidad. 27 y 28 [ed. en Escritos (Buenos Aires: Siglo XXI. de lo que el espíritu surge. no es la forma suprema y absoluta por la que despierta en el espíritu la conciencia de sus verdaderos intereses. el orden ético o el orden político). que este. 94-116].BOLETÍN DE ESTÉTICA AÑO VII | SEPTIEMBRE 2011 | N° 17 BOLETÍN DE ESTÉTICA AÑO VII | SEPTIEMBRE 2011 | N°. 1966). La exclusión de lo bello natural de Kant retira de las consideraciones filosóficas la dimensión de la alteridad irreductible de la sensibilidad estética. En efecto. Cf. Presenta. En el arte romántico ya se bosqueja la formación racional que fija los puntos de vista universales del pensamiento: No obstante. Asimismo. en el propio medio sensible. a la postre sólo queda satisfecho cuando penetra intelectualmente todos los productos de su actividad y así los hace verdaderamente suyos. Jacques Lacan. el arte es un modo del aparecer del espíritu. Lacan diría que la verdadera tarea es la de traer a la consciencia los residuos de lo innombrable. En efecto. artesanal. la ciencia como dispositivo técnico exterior. según veremos con mayor detención. esp. 8 . A partir del arte romántico comienza el rebasamiento (no una nueva superación) del lastre material y sensible.: “La agresividad en psicoanálisis”. multiplica en las formas cada vez más libres y multifacéticas sus relaciones autónomas con todo aquello que él mismo se había dado. Así.6 Todo depende aquí de cómo entendamos Bewährung: ¿de qué mane6 Ibid. el arte y la imaginación son puestos a prueba por la ciencia? ¿Sería la ciencia un nuevo umbral que el arte tendría que “vivificar” (como pensaban Hölderlin o Musil)? O bien. La creación artística y la representación sensible pierden su antiguo papel relevante en cuanto mediación del autorreconocimiento y de la autodeterminación del espíritu. por más que concedamos al arte una posición tan elevada. por primera vez en la ciencia alcanza su auténtica legitimación [Bewährung]. esp.: p. vol. 15]. Libera al hombre del yugo de la existencia determinada (en exceso) por la naturaleza. 113 [ed. pp. p. en Écrits (París: Seuil. pp. 2005). I. por otra parte. El rebasamiento habrá de modificar el estatus del arte. su verdadera tarea es hacer conscientes los intereses supremos del espíritu. porque el pensamiento es su esencia y concepto. tanto en lo relativo a la forma como en lo tocante al contenido. por la religión y por la civilización. y que reconoce a su vez la alteridad de la naturaleza y de los otros sujetos en su alteridad corporal? Es imposible negar el sesgo espiritualista de Hegel. lejos de ser la forma suprema del espíritu.. hemos de recordar. “L’agressivité en psychanalyse”. Y el arte. el arte no escapa a la consideración filosófica por causa de una arbitrariedad sin reglas. Pues. ¿sustituiría la ciencia (es decir. el movimiento que “supera” –esto es. Tan pronto conquistada su autonciencia. conjunto objetivado de las formas de pensamiento racional) la expresión artística? ¿Y cuáles serían los más altos intereses del espíritu?: ¿el triunfo de un pensamiento libre de la sensibilidad y exterior al cuerpo? ¿No podría la libertad ser concebida como un pensamiento que se reconoce en la matriz corporal y natural de la cual surge. el ar9 En el sistema hegeliano. la idea del arte se reconoce como espiritual. conserva y va más allá de– las sensaciones y las formas sensibles. ¿CÓMO LIBERAR EL ARTE Y EL PENSAMIENTO DE LAS CONSTRICCIONES DE LA SENSIBILIDAD? ra el gesto técnico. 17 pueblos) y al arte. como ilusionismo (cuando este no se pone al servicio de actividades más elevadas. como la sociedad. Ella humaniza y restringe la experiencia estética (tal vez en exceso) a un proceso de elaboración dialéctica cuyas consecuencias deben ser analizadas dentro del sistema hegeliano. 1. como acabamos de indicar. papel que les había conferido su “posición elevada” en las culturas antiguas.

en el cual el diario es la Biblia y en donde el ciudadano tendrá que lidiar con la prosa del mundo en lugar de hacerlo con los encantamientos poéticos. por su forma. en el entendimiento cristiano. Por el contrario. La progresión se completa sobre el final del arte romántico. altares. pero. la impresión que nos producen es de tipo reflexivo. cit. primero. está limitado a un determinado contenido. p. estatuas monstruosas o figuras divinas-y-animales). Sólo un cierto círculo y estadio de la verdad es capaz de ser representado con los elementos artísticos. 17 te. p. en los dioses griegos. en las reglas y las leyes universales que rigen las instituciones de la sociabilidad y del Estado. 9 Jacques Derrida subrayó la necesidad de continuar las articulaciones abiertas que desestabilizan el sistema hegeliano: “La vacilación de estos pensamientos (los de Nietzsche y Heidegger) no constituye una ‘incoherencia’. 23 [ed.: p. podemos preguntar si el “espíritu” realmente exigiría este rebasar (en el lugar de la superación. esp. sobre todo. en el espíritu laico contemporáneo. Sus rituales y sus prácticas corporales. 12]. evidentemente. como sucede. 25 [ed. que parece desplazar el movimiento espiritual hacia más allá del dominio de lo sensible. de la Aufhebung) que eleva la reflexión por sobre (esto es. Hegel introduce. 8 Ibid. sobre todo en su Estética. a nuestra religión y a nuestra formación racional. La suspensión de la sensibilidad material tiene lugar. es un temblor propio de 11 Hegel.BOLETÍN DE ESTÉTICA AÑO VII | SEPTIEMBRE 2011 | N° 17 BOLETÍN DE ESTÉTICA AÑO VII | SEPTIEMBRE 2011 | N°. no hay cómo extraer el espíritu de sus categorías concretas..8 7 Señalemos la progresión que Hegel esboza en passant. que esto pueda recibirla y expresarla adecuadamente. El pensamiento y la reflexión han rebasado el arte bello. sus dispositivos materiales y sus fiestas no constituyen una comunicación basada en instrumentos externos: aun cuando sea posible sublimar las técnicas. Lo que ha de ser contenido auténtico del arte debe tener la capacidad de pasar a lo sensible y de ser adecuado a ello. La forma peculiar de la producción del arte y de sus obras ya no llena nuestra suprema necesidad. op. en la “religión” racional del Estado moderno.. más allá de) las técnicas y las formas de expresión sensible que tanto constituyen la cultura humana como son producidas por ella. y lo que suscitan en nosotros requiere una superior piedra de toque y una acreditación de otro tipo. Estamos ya más allá de poder venerar y adorar obras de arte como si fueran algo divino. No es necesario poner de relieve cuánta molestia este tipo de pasaje provocó en mentes artísticas como las de Nietzsche o Musil. hay una comprensión más profunda de la verdad en la que ella ya no tiene tal parentesco y amistad con lo sensible. más exactamente.7 Ese movimiento ejemplifica el pasaje de la forma de arte simbólico a la forma de arte clásico: esta última suspende (con las figuras antropomórficas) lo que había de grotesco y exterior a la idea de libertad en el arte simbólico (lo sagrado representado bajo la forma de piedras. sobre todo. que siempre “tiembla” en un constante movimiento de ida y vuelta entre la interioridad centrada y la pérdida en las determinaciones efímeras de su recorrido por el mundo que él abre y en el cual él se constituye. Hegel está pensando. por ejemplo. el espíritu aparece a nuestro mundo actual o. en un estadio más elevado que aquel en que el arte constituye la forma suprema de adquirir conciencia del absoluto. ¿Significa esto que el placer se encuentra ahora en el pensamiento y en la reflexión? Esta sustitución puede ser una sublimación (reconoce 10 . Cuando habla acerca de “los más elevados intereses del espíritu”. esp. Aun así. Conceptos como la Aufhebung enfatizan esa configuración “diferencial”.: p. exterior e inestable del espíritu. que ciertamente advirtieron aquí la concesión que el pensador Hegel hacía a las convicciones y los estereotipos del Estado prusiano de cuyas universidades era catedrático… Así. pasajes que sofocan la apertura fundamental de su dialéctica y niegan la necesidad de sostener el “temblor”9 del espíritu en aquello que no le y supera el vínculo con el placer originario) o una reacción: oculta su origen y es movilizada por la demanda pulsional reprimida. 12]. después. De ese tipo es la comprensión cristiana de la verdad y.

sino que también oprime y manipula la sensibilidad y la imaginación (lo que lleva a pensar en los desvaríos de la razón que sufre su propio carácter ilimitado). para el interés artístico y la producción de obras de arte exigimos en general un acto vital donde lo general no esté dado como ley y máxima. 32).10 En consecuencia. la situación general de nuestro presente no es propicia al arte. cit. en toda la “Introducción” a la Estética. Son esos pasajes los que facilitaron la permanencia de dicotomías abstractas y de la convencional jerarquía cristiana. Vorlesungen über die Ästhetik. los deberes.. Por eso. ágil y rápido) en sus momentos puramente formales. las leyes. p. por otra parte. S. que subordina el cuerpo a la mente. construyéndose una soledad artificial que sustituya la perdida. Los bellos días del arte griego. por lo cual su voluntad y todas las tentativas post-hegelianas y de ese pasaje entre dos épocas” (Derrida. Incluso el artista de oficio. Coetzee. pertenecen ya al pasado. a la vez que articulan la denuncia de la instrumentalización de la artesanía. 12 y 13]. Musil puso de manifiesto el problema de la aceleración del tiempo que amenaza o desafía no solo la contemplación y la creación artísticas. se ve inducido e inficionado por su entorno reflexivo. esp. raramente cumplen las promesas imaginarias y los encantamientos que proyectamos sobre 10 Hegel. que el placer que hoy sentimos a través del arte está muy por debajo del que el pensamiento proporciona al hombre contemporáneo. no son capaces de proporcionarse una educación especial. “Liberado” de las mediaciones en lo concreto del mundo. por la costumbre generalizada de la reflexión y del juicio artísticos. 13 . lógico. cit. una satisfacción que por lo menos la religión unía íntimamente con el arte. En cambio. entre ellos Musil y Duchamp. Veamos lo que dice Hegel de esa liberación que deja atrás los medios concretos. op. casi exacerbado. el espíritu no moldea. La literatura y las artes plásticas modernas desarrollaron formas siempre nuevas para absorber el pensamiento. M. conciliarlo o trabajarlo a través de la sensibilidad artística. se encuentra en medio de ese mundo reflexivo y de sus circunstancias. [ed. Esas nuevas formas resistieron y se desviaron ante aquel fin sereno del arte que anuncia Hegel cuando alaba la libertad del espíritu que se mueve (cada vez más libre. y. 17 es propio: los cuerpos y la materia concreta de la naturaleza. de la matemática. S. pp. 12 decisión no están en condiciones de abstraer de esto. Los héroes épicos actuales serían los Aquiles de la tecnología. los derechos. lo mismo que la época áurea del tardío medievo. op. a causa de su formación mental. técnicos y artesanales: El arte ya no otorga aquella satisfacción de las necesidades espirituales que tiempos y pueblos anteriores buscaron y sólo encontraron en él. lo cual lleva siempre otra vez a la sobrevaloración del pensamiento formalizado (matemático. de modo que tienen validez y rigen principalmente las formas.: pp. hay innumerables artistas. o de alejarse de las circunstancias de la vida. Sin duda. por una parte. cuyas obras son testimonio de un gusto cada vez mayor. por el conocimiento. 23 y ss. podríamos poner de relieve la resistencia contra la reificación y la concepción instrumental de la cultura. sino también la precisión del pensamiento como tal. sin embargo. sino que opere como idéntico con el ánimo y la sensación. lo mismo que en la fantasía lo universal y racional está contenido como puesto en unidad con la concreta aparición sensible. En contra de la idea del fin del arte. que le mueven a poner en sus trabajos más pensamientos que en tiempos anteriores. T. Eliot y Andy Warhol. la reflexión. el análisis.. las máximas generales como razón de nuestras determinaciones. Hegel repite con énfasis. de la ciencia. Beckett y J. La formación reflexiva de nuestra vida actual nos ha impuesto la necesidad de que tanto el querer como el juzgar retengan puntos de vista generales y regulen lo particular de acuerdo con ellos. El novelista registra detalladamente los fenómenos y así pone en evidencia la exacerbación del gusto por los hábitos científicos y la compulsiva admiración de la sociabilidad moderna por el dominio racional y tecnológico.BOLETÍN DE ESTÉTICA AÑO VII | SEPTIEMBRE 2011 | N° 17 BOLETÍN DE ESTÉTICA AÑO VII | SEPTIEMBRE 2011 | N°. científico).

a la vez. ella torna perceptible la unidad orgánica de la cosa misma en el tiempo. John Maxwell Coetzee. 14 11 dad absoluta. op.. tensión fundamentalmente estética) del Espíritu en la “Introducción” a la Fenomenología. 1992). (San Pablo: Perspectiva. de la “naturaleza líquida” que unifica los momentos distintos y sucesivos. Hannah Arendt. En otras palabras. p. de Wenceslao Roces y Ricardo Guerra). al menos. en El hombre sin atributos (Barcelona: Seix Barral. el delirio báquico no aparecería con la metáfora de la verCf.BOLETÍN DE ESTÉTICA AÑO VII | SEPTIEMBRE 2011 | N° 17 BOLETÍN DE ESTÉTICA AÑO VII | SEPTIEMBRE 2011 | N°. Cf. Como la autonomía estética.12 II. La obra de J.: Fenomenología del espíritu (México: Fondo de Cultura Económica. 12 Cf. Hegel ilustra esta idea con ejemplos: el pimpollo. también la autonomía del sujeto y la libertad del saber no pueden perder su relación tensa y conflictiva con un todo que se les escapa. como la instrumentalización de los juegos. Incluso en el nivel del saber absoluto. constituye la necesidad lógica (atemporal). 1966. 336 [hay traducción española: Entre el pasado y el futuro (Barcelona: Península. 1994). p. esto es. reafirme algún recuerdo del cuerpo y de la naturaleza material: de lo contrario. En varios momentos. Anticipando la distinción que algunas décadas más tarde introdujo Walter Sullivan entre científicos creativos y “fontaneros” (“plumbers”). 2007). 3. o que. la flor. así. Hegel mostró algunas inclinaciones tendientes a inscribir la reflexión y el pensamiento en el molde de una sensibilidad rítmica que reafirme (tácitamente) su matriz natural. aunque 13 Hegel. esp. No me consta que haya hasta el momento algún comentario sobre una inusitada metáfora que se refiere a la esencia de la verdad como un “tontear (o delirio) báquico”. p. 1993)]. La technique et le temps. que por sí mismo no nace ni perece. con el rostro tenso como el de los jockeys en una carrera precipitada. La “liquidez” reconduce lo diverso a la unidad y. Phänomenologie des Geistes. vol. Robert Musil: “Un genial caballo de carreras convence a Ulrich de ser un hombre sin atributos”. trad. 2004).11 Musil nos ofrece la imagen sensible de los hábitos mecánicos que rápidamente se apoderan del pensamiento osado de matemáticos. del deporte y de las artes (prácticas destinadas a proporcionar la experiencia del desinterés). 15 . sino que es en sí y constituye la realidad y el movimiento de la vida de la verdad. cap. ¿ CÓMO MANTENER VIVO EL PENSAMIENTO ? El mismo Hegel percibió el peligro que corre el pensamiento una vez que se ha divorciado de la vivacidad de la experiencia estética y emocional. en un nivel de libertad en que el Espíritu ya no se reconoce en la particularidad de las configuraciones artísticas y técnicas que en otro momento le habían dado una forma efectiva. Hegel acerca la verdad lógica al proceso (estético) de la integración rítmica. Lo verdadero es. Entre o passado e o futuro. de este modo. Coetzee continúa las reflexiones de Musil respecto del peligro de perder de vista la dimensión estética que se manifiesta en innumerables fenómenos. 46 [ed. Diary of a bad year (Nueva York: Viking. 13. 1: La faute d’Épiméthée (París: Galilée. que la mitología atribuye a la potencia del dios Dionisos o Baco: La manifestación es el nacer y el perecer. cf. 17 ellos. Bernard Stiegler. ellos se ponen al servicio de la mera repetición de algunos trucos de su conocimiento y así parecen freaks. cit. el delirio báquico. en el que ningún miembro escapa a la embriaguez. omnipresente en toda la “Introducción”. la verdad parece depender de algún anclaje rítmico y orgánico. Hegel celebra esa tensión fundadora (y. A pesar de la euforia ocasionada por las promesas del espíritu absoluto. Para un abordaje reciente del problema de la aceleración del tiempo y el desarrollo de la técnica. material y corporal. dicho sea de paso. El hecho aparece en un “detalle” al que no se le ha prestado atención. en: Werke. 32]. lógicos y otros científicos: con raras excepciones. M. vol.13 La frase reitera la idea. la fruta y la semilla se contienen y excluyen mutuamente a lo largo del tiempo.

no se presenta como existencia subjetiva e individual. en su universalidad. pp. Pero. 12 y 17]. de la constitución. 17 16 .18 III. sufrimiento de héroes determinados.16 Esta forma más elevada del espíritu se esboza en el arte. 8-10 y 150 y ss.. vol. 17 todas estas fases constituyan. op.. esp. esp. He aquí la razón por la cual Hegel concibe la historia universal como “epopeya absoluta”. 15. Ahora bien. que se eleva de la oscuridad de la conciencia a la historia universal. en primer lugar. el presupuesto hegeliano de que la epopeya (y el arte en general) deba tener un objeto individualizable (héroe. en el cual el sentimiento íntimo penetra totalmente al objeto. el espíritu humano.BOLETÍN DE ESTÉTICA AÑO VII | SEPTIEMBRE 2011 | N° 17 BOLETÍN DE ESTÉTICA AÑO VII | SEPTIEMBRE 2011 | N°. op. op. para “la vida del todo”. 18 y 25 [trad. momentos de “igual necesidad”. 12.: p. el niño recién nacido y el hombre racional como figuras que desarrollan en el tiempo/espacio su potencial. acontecimientos) que determina su lugar en la historia universal. Pues el Estado (patria histórica de un Estado o un país) es algo universal que. esta materia sería muy poco individualizable para el arte. lo que implica que el filósofo concibe la epopeya absoluta como un metarrelato que traspone las limitaciones del género artístico (las representaciones sensibles y. pasión. apunIbid. Ahora bien. algo que va más allá de la fenomenología del espíritu. por lo tanto. Ello obstruye que se reconozca la importancia del gesto corporal y técnico –de aquello que Stiegler llama “coemergencia de lo técnico y de lo humano”. en: Werke. cit. Ibid. Vorlesungen über die Ästhetik. se dejan contar como acontecimientos. Este movimiento esboza cómo la representación se despoja cada vez más y muestra su capacidad de liberarse de las determinaciones sensibles. 356. acentuando el gesto espiritual y lógico del propio acto de representar. cuando esto no es presentado como acción concreta.: Lecciones sobre la filosofía de la historia universal (Madrid: Revista de Occidente. como finalidad interna.. un pensamiento que ya se ha desdoblado en ciencia de la lógica. Esta suposición no deja de ser contradictoria con el movimiento que se advierte en el arte romántico. esp. y así efectúan su verdad intrínseca y temporal. p. aun cuando la acción suprema del Espíritu sea la propia historia universal. cuyo héroe es el humanus. el desarrollo de la vida política. pp. 540 [hay trad. pero no llega a su pleno desarrollo en el ámbito de la representación artística. cit. individuales): La epopeya refiere en forma de acontecimiento la naturaleza de la finalidad particular del espíritu de un pueblo. 1974)]. 15 14 tar hacia una epopeya absoluta.. 16 Hegel. dice Hegel.. así.: pp.14 Otro ejemplo es el del embrión. acción. Vorlesungen über die Philosophie der Geschichte. EL ESPÍRITU ¿ ES LIBRE EN LOS CUERPOS O MÁS ALLÁ DE LOS CUERPOS ? La última frase de la cita anterior deja en claro que el término “epopeya” es usado como mera metáfora que designa. Ella no es. “otra cosa que el desarrollo del concepto de libertad”. en Werke. vol. El acento recae en “absoluta”.17 Señalemos. Cierta tendencia espiritualista de Hegel tiende a borrar la determinación mutua de lo concreto y lo espiritual que caracteriza al movimiento dialéctico. en esta forma discursiva falta precisamente aquello que distingue al arte: la particularidad de lo sensible que toca 17 18 Hegel.. en tanto tal.15 La misma necesidad de inscripción de lo espiritual en una base efectiva (de cuerpos moviéndose en el espacio y en el tiempo) aparece en la concepción de la Historia universal como epopeya absoluta. poniendo de manifiesto su carácter aleatorio. p. un discurso enteramente filosófico y lógico. el acontecimiento se vuelve rígido. Podríamos. La historia. p. sus destinos. cit. ahora. 12 [trad. 8]. etcétera. gélido y abstracto.

sin referirse a Hegel. cit. trad. p. Planck exigía que los resultados obtenidos a través de procesos matemáticos fueran “retraducidos al lenguaje del mundo sensible para que pudiesen sernos de algún valor”. nuestros sentimientos y nuestras emociones. poco antes de la llegada de la Revolución Nuclear. La universalidad de las leyes y de los juicios racionales ¿no dejaría espacio para la particularidad de las cosas individuales y singulares? El problema consiste en saber si el “espíritu” realmente exige que la reflexión levante vuelo y deje atrás lo toscamente concreto del mundo material (el “rebasar”). decía: Las categorías y las ideas de la razón humana se originan en última instancia en la experiencia sensorial humana. op. La distancia del vuelo da a entender que la reflexión racional sustituye un régimen totalmente diferente del sentimiento estético vivo y de la vivacidad de la participación “emocional” proporcionados por el juicio estético.BOLETÍN DE ESTÉTICA AÑO VII | SEPTIEMBRE 2011 | N° 17 BOLETÍN DE ESTÉTICA AÑO VII | SEPTIEMBRE 2011 | N°. que siempre vuelve a Spinoza y a Kant. deriva del mundo de los sentidos y se utiliza metafóricamente. lleva a cabo el pensamiento. aquél pueda contemplar tan solo con “ojos” pensantes la significación de las obras artísticas. pp. y en la que se pone en evidencia el entralazamiento inextricable de lo natural y de lo humano. pero criticando el desarrollo de las ciencias. Ibid. en una belleza que no depende de algún artefacto externo. esp. Falta una lógica que se reconozca como si estuviese sumergida en la vida del cuerpo y de la naturaleza.19 ¿No sería más dialéctico. y todo término que describa nuestras capacidades mentales. en tanto reflexión ilógica de otro orden? Hannah Arendt. Debido a su inclinación científica. 17 directa e inmediatamente nuestra sensibilidad..22 Éste piensa que la percepción del juego de las facultades mentales y las corporales determina nuestra visión de la naturaleza extensa como si estuviese análogamente coordenada: En la tercera Crítica. 19 . o estado estético. Vorlesungen über die Ästhetik.: p. p. 12]. Kant había comparado finalidades naturales (que se organizan) con artefactos humanos (cuyo dise20 21 Hegel. según se cree. el gran empirista nunca admitió un espíritu absoluto que se desvinculase de la experiencia concreta en el mundo de la naturaleza y del cuerpo. 18 Arendt. Por otra parte. Se trata de un problema que Eckhart Förster trae del Opus postumum de Kant.: Barcelona: Anthropos. determinada por la fisión del átomo y por la esperanza de la conquista del espacio universal. 22 Immanuel Kant. con el pensamiento discursivo. El pensamiento produce una distancia crítica que anula el impacto de la representación artística (y por qué no concebir ese impacto. que.. 23 [trad. así como buena parte de nuestro lenguaje conceptual. en un nivel de igualdad. 21 La preocupación de Planck está en la misma tónica que las advertencias de Goethe. op. de allí en adelante. cit. el 19 cerebro humano. 333 y 334. según Hegel. de su apropiación y explotación en los cantos de sirena de la “conquista del espacio” en la década de 1960. por el contrario. El espíritu de la universalidad filosófica exige. Transición de los principios de la ciencia natural a la física (Opus postumum) (hay trad. 334.20 Y cita a Max Planck: En 1929. es tan terrestre y se encuentra tan ligado a nuestro planeta como cualquier otra parte del cuerpo humano.. en prácticas corporales y en fiestas (comunicación a través de categorías concretas) puede −¿o debe?− coexistir. de Félix Duque). nos llevan a una consideración respecto del firme arraigo de la experiencia estética kantiana en lo bello natural. esto es. pensar que la expresión artística basada en imágenes y en rituales. que se rebase la forma de expresión artística para que. esp. como una certeza sensible elevada a otro nivel de complejidad). 1991. de lo material y de lo espiritual. Las preferencias anti-idealistas de Goethe.

25 Si no se le otorgase –arbitrariamente– un estatus de absoluto al proceso sistemático. La reflexión madura sobre la organización material y la automovimentación de los cuerpos en el juego armonioso de las capacidades físicas y mentales no solamente imbrica la mente y el cuerpo. p. la idea a la que no pueden satisfacer”. la totalidad en el sistema y en la historia”. conserva esas representaciones a través de su negación. 1994. mientras que la virtud de la negación determinada consiste. un proceso sutil y turbulento de ne25 Ibid. 2001). 21 . Antes bien. que ve el sistema hegeliano como la mitología del filósofo. El formalismo al que Hegel opone la dialéctica que desemboca en el saber absoluto no escinde lo bello artístico de lo bello natural. la gratitud y la sorpresa admirativa frente al “inexplicable” hecho de la armoniosa concordancia de las facultades físicas y mentales. y es habilitado a. precisamente. ésta. 193. En particular. presentar a priori fuerzas orgánicamente movientes de cuerpos en la clasificación de cuerpos en general. y que la Fenomenología y la Estética hegelianas disuelven con las astucias de la razón dialéctica. 78. Kant comenzó a apercibir que realmente es a través de la experiencia [indisociablemente corporal-ymental] que llegamos al concepto de una finalidad natural. es el ejemplo primario por el cual juzgamos a los otros.24 Kant retoma.”23Nuestra propia experiencia material funciona como el paradigma para la evaluación de otros cuerpos como orgánicos. “Strawson and Kant”. pero no obstante fuente del concepto de finalidad natural. y sus reflexiones ofrecen otras maneras de superar el “formalismo” que Hegel criticaba en la introducción de la Estética. Clarendon Press. El arraigo profundo de la reflexión en la sensibilidad permitiría ver lo que hay de ambiguo en la desmesura de los afanes espirituales (muy intelectualistas) de Hegel. ella obliga a reflexionar sobre la exclusión de lo bello natural que no recibe tratamiento alguno en la estética hegeliana. las cuestiones más problemáticas de su obra. en: Mind Association Occasional Series (Oxford. del juego armonioso de nuestras capacidades físicas y mentales en el ejercicio de fuerzas intencionalmente móviles: “Una vez que el hombre se vuelve consciente de sí mismo como máquina que se pone a sí misma en movimiento. La amputación de la alteridad sensible (demasiado cómoda para la teleología del saber absoluto) rompe el propio movimiento del concepto y suprime la esencia del proceso dialéctico. ya que éste transforma “finalmente en absoluto el resultado conocido del entero proceso de la negación. sino que también plantea el concepto en el horizonte de una naturaleza interna y externa cuyos procesos escapan en cierta medida al dominio racional. Eckart Förster. en la vejez. La experiencia estética del juicio de gusto puro es. Pero a continuación. los ídolos. no oponiéndoles. sin embargo no es el artefacto humano y la realización de finalidades prácticas aquello que originalmente permite la formación de este concepto. es decir. la negación sería la propia vibración en la que reverberaría un enigma originario: el recuerdo. de Juan José Sánchez). como el rigorismo. 20 Theodor W. La automovimentación incomprensible. que libera de esa amarra al movimiento del concepto. que podría mantener en equilibrio el entendimiento y la razón–. p. 17 ñador siempre es externo a ellos). sin ser capaz de entender cómo dispone tal posibilidad. trad. él puede. es la experiencia de nuestra propia organización material. Adorno y Max Horkheimer. y llegó a la conclusión de que la auto-organización de la naturaleza no tiene nada de análogo a ninguna causalidad conocida por nosotros. en que “rechaza las representaciones imperfectas del absoluto.BOLETÍN DE ESTÉTICA AÑO VII | SEPTIEMBRE 2011 | N° 17 BOLETÍN DE ESTÉTICA AÑO VII | SEPTIEMBRE 2011 | N°. Es contra esa amputación que se rebela la crítica de Adorno. que supera (no suprime) las determinaciones en nuevas figuraciones. Dialéctica de la Ilustración (Madrid: Trotta. también en Kant. sugiere una re23 24 flexión originada en la propia sensibilidad inteligente –inteligencia sensible.

Donde hay acuerdo..]. 17-50. que es simultáneamente el sujeto y el objeto. p. La visión instrumental de los cuerpos sensibles que alumbrará todas las dialécticas posthegelianas. que acarrea. Muy por el contrario. op. las partes tienen autonomía e inteligencia. cuando critica el excesivo idealismo de Kant presente en el concepto de “desinterés”. El término alemán es Gunst. 28 Ibid. de Francisco Riaza. pp. Su teoría del arte queda desfigurada por la insuficiencia de la doctrina de la razón práctica. del placer estético basado en una experiencia libre de determinismos: Al desinterés propio del arte tiene que acompañarle la sombra del interés más salvaje. Esto es. 23 . 24 [ed. la experiencia del juego armonioso de la imaginación y del entendimiento en el juicio de gusto puro –secreto y alteridad incognoscible. y más de un hecho habla en favor de que la dignidad de las obras de arte depende de la magnitud de los intereses a los que están sometidas.27 Esta constatación de Adorno lleva de inmediato a pensar en el concepto complementario del “favor” que Kant introduce en el parágrafo 5 de la “Analítica de lo bello”. si es que el desinterés no quiere convertirse en indiferencia. Ya traté esta inconsistencia en mi ensayo “Uma falha na Estética de Hegel: a propósito do silëncio sobre o romance de Goethe” [“Una falla en la Estética de Hegel: a propósito del silencio acerca del romance de Goethe”]. trad. quizás sería mejor echar mano de la visión más originaria y heideggeriana de Lacan. No sólo Hegel desconoció (o. ella sobrepasa la constitución originaria del sujeto y de la sociabilidad. en la estética de Kant. revisada por Francisco Pérez Gutiérrez). la idea introduce la hipótesis de la reflexión y la trascendencia de la propia sensibilidad. cit. sin duda.. Ästetische Theorie (Frankfurt am Main: Suhrkamp.: Teoría estética (Madrid: Taurus. Donde Adorno y Horkheimer hablan de la desnaturalización como resultado de la tecnificación del lenguaje. La obra de Bernard Stiegler da una visión más abarcadora de la visión instrumental de la técnica y ofrece un abordaje (derridiano) que toma en consideración la ambivalencia de la técnica: inherente a la naturaleza humana. en A linguagem liberada. 1970). Cf. pp. 93-100 y 381-400. El valor afirmativo. El pensa27 Adorno. el carácter procedente de la experiencia de lo bello. con sus connotaciones de renuncia que Adorno critica como un “hedonismo castrado”. Intocada e intocable como una tierra ignota: ese Otro es el propio secreto del proceso racional de la reflexión. 17 gación (de intereses) que trae a la luz una experiencia fundadora. encuentra uno de sus apoyos (y síntomas) en la eliminación de lo bello natural. La estética hegeliana pone de manifiesto una inconsistencia intrínseca26 que vuelve inevitable la concepción instrumental de los medios materiales. hizo efectivas y reificó) las sutilezas del pensamiento estético de su gran precursor.28 Ahora bien. p. 23]. cit. p. positivo y ambiguamente suspendido entre el impulso y la generosidad inefable introduce una alteridad radical que compensa la negatividad aparente del desinterés. afirma: Kant niega rotundamente esto por un concepto de libertad que percibe heteronomía en todo lo que no sea absolutamente propio del sujeto. corpóreos y técnicos del arte. Adorno no concede al pensamiento de Kant ese dinamismo paradójico que vuelve aliados al desinterés y el interés salvaje. 1971. totalmente gratuito y radicalmente inexplicable. Lacan. Por más que pueda parecer extraño e incluso inimaginable. esp. mejor: simplificó. 25 [ibid. op. cuya etimología comprende (como la del portugués favor) tanto los intereses salvajes de la arbitrariedad autocrática (el “favor” de los señores feudales) como la trascendencia angelical de un don del más allá..BOLETÍN DE ESTÉTICA AÑO VII | SEPTIEMBRE 2011 | N° 17 BOLETÍN DE ESTÉTICA AÑO VII | SEPTIEMBRE 2011 | N°. que considera la constitución de la subjetividad como fundamental e irremediablemente alienada. el lugar y el tiempo de la experiencia. perfectamente análogo al acuerdo entre cuerpo y mente–. La actitud admirativa frente a la belleza natural es un desarrollo de la admiración frente a las facultades sensibles-inteligibles del propio cuerpo. 22 26 También Adorno toma la vía de la deslectura antiformalista hegeliana.

es considerado por su filosofía como deshonesta desviación hacia mundos inteligibles. ni un perderse en mundos inteligibles. vol. que sitúa la experiencia estética en el sujeto psicológico empírico con sus intereses funcionales. si él domina el mundo material-natural o es un desdoblamiento de éste. la estética materialista de Freud. p. 1989)]. lógicas y formas distintas de libertad al prever que “la idea de lo bello [en el arte romántico] se concibe a sí misma como siendo el espíritu absoluto. L’évolution des techniques. Musil sabía cuán simbióticos son los procesos de formación del hombre y de la técnica. que discierne lo bello y así distingue el placer estético de los intereses determinados y mecánicos. Si admitimos que la reflexión estética se basa en el discernimiento (rítmico.30 Adorno le atribuye una experiencia estética que sólo tendría lugar para el sujeto trascendental.. desaparece de la experiencia estética la alteridad incognoscible pero reflexionante de la sensibilidad. ¿sería realmente necesario invocar a Freud para salvar la estética de Kant de un presunto purismo o del alegado empréstito del concepto de libertad de la razón práctica? Pues lo que hay de libre en el juego armonioso de la imaginación y del entendimiento es el movimiento de la propia sensibilidad. las ideas de Musil sobre la técnica y la ciencia tienen gran afinidad con los estudios mucho más recientes de André Leroi29 30 Gourhan. y vol. ¿Sería esa idea de la posible autocontención una ingenuidad por parte de Musil. 1943-1971) [hay trad. Musil o Coetzee) reivindican la experiencia estética como “otro estado” (anderer Zustand. 32 Stiegler. 22]. en la medida en que ella [la idea de lo bello] tiene su verdadero ser-ahí tan solo en sí misma en cuanto espíritu. 24 25 .31 retomados por Bernard Stiegler. vol. La libre espiritualidad del contenido exige más de lo que podría dar la representación 31 André Leroi-Gourhan. 24 [ibid. 1964) [hay trad. En el proceso hegeliano de disolución de la dependencia sensible y de rebasamiento de sí mismo del arte. cromático) de la propia sensibilidad. y es por ello que ciertos artistas (por ejemplo. p. Aun así. A ese idealismo Adorno yuxtapone. cit. o como “otra lógica”). el espíritu libre “ya no tiene la posibilidad de realizarse plenamente por medios exteriores. esp. Puesto que “Kant rechazó no sólo el psicologismo filosófico. 1971)]. También: Le geste et la parole. a título de complemento o de reflujo dialéctico.]. vol. Sin embargo. hay una afinidad íntima entre técnica y estética. lo que vuelve imposible decir si el hombre produce o es producido por ella. un estado distinto del cuerpo y del alma que no hace intervenir a la libertad de la elección consciente del deber ético. que todavía no toma en consideración la avalancha tecnológica que comenzará a viciar la sensibilidad después de 1945? Es posible.29 Adorno reitera aquí su crítica al purismo de Kant. 1988). el juicio de gusto no lleva aparejada una subordinación de lo sensible. Es posible concebir el juicio estético de la misma forma en que Musil concibe el “otro estado”: diferenciación y (auto)contención de la sensibilidad. 17 miento de que lo bello posea algo de autonomía frente al yo soberano o pudiera llegar a tenerla. Así. sin cuerpo y sin deseo. 1: L’homme eat la matière. Ibid. Se disuelve así aquella unión clásica de la interioridad y de la aparición externa. el enigma de la “inteligencia” corporal-sensible. 1: Technique et langage (París: Albin Michel. *** Sin embargo. 2: El medio y la técnica (Madrid: Taurus. y la idea de lo bello se retira de ésta para sí misma”. 1: El hombre y la materia (Madrid: Taurus.. op.: Evolución y técnica.32 Como éstos. libre en y para sí”. esp. Desde esta perspectiva. [ibid. vol.BOLETÍN DE ESTÉTICA AÑO VII | SEPTIEMBRE 2011 | N° 17 BOLETÍN DE ESTÉTICA AÑO VII | SEPTIEMBRE 2011 | N°. Ibid. sonoro. 2: Milieu et technique (París: Albin Michel. Hegel no distingue facultades.: El gesto y la palabra (Caracas: Publicaciones de la Universidad Central de Venezuela. sino toda la psicología”.

Adoptando una fórmula casi hegeliana. Éste parece abandonar el suelo desde cual el espíritu había surgido. 2: Millieu et technique. relegando así otras formas de lógica al pasado. Ya hemos visto que este hiato se resuelve por medio del desplazamiento –no de la superación (Aufhebung)– del movimiento espiritual. la imagen (y la narrativa épica) como “elemento exterior a la personalidad del artista” se vuelve sumamente dudosa. tal como ella se plasma en un determinado momento histórico. Es bien probable. emocional e intelectual] para sentir. el movimiento espiritual se aleja de las cosas que resisten al pensamiento. el arte romántico se vuelve indiferente a la forma. el arte romántico puede escoger cualquier forma para la expresión de su contenido esencial.34 El arte abstracto es concebido. La pérdida de la instancia del descubrimiento manual. hegelianamente. esto es. Meyer Schapiro afirma que en el momento histórico del Estado civil-burgués. artiste et société. 1982. Es ese proceso el que escinde la verdad lógica de la particularidad sensible. 27 . 253. En otro sentido. es decir. Style. vol. Ahora. la vulgarización del arte hace que las masas vivan pasivamente sobre el territorio planetario. la escisión se origina en la propia libertad del espíritu. no obstante. en el arte simbólico. a la exterioridad de lo material y de lo espiritual concebidos como objetivamente dados. mucho más abarcadora. De esta manera.BOLETÍN DE ESTÉTICA AÑO VII | SEPTIEMBRE 2011 | N° 17 BOLETÍN DE ESTÉTICA AÑO VII | SEPTIEMBRE 2011 | N°.. tomando forma y desarrollándose. Sobre los síntomas de esta crisis escribió Leroi-Gourhan hace casi medio siglo: El tono humano está ligado a la creación de ritmos ascendentes [esto es. p. porque hace falta un mínimo de participación [física. pone a la figuración como una “exterioridad indiferente”. Lo que se vuelve progresivamente inviable en la concepción de Hegel son las configuraciones firmes que expresen una figura característica de la esencia épica. Como consecuencia. El Estado y la estructura de las sociedades modernas parecen depender de esta lógica. 17 exterior y corpórea. pero lo que vale para la aventura vale para el arte: los pintores chinos y los escultores mayas se secaron y se volvieron estériles como los cow-boys y los zulúes. La escisión entre fondo y forma se debía. op. 395. a la integración creadora de gestos-símbolospalabras que constituyó durante largos siglos la aventura civilizatoria]. que ella se debe a razones opuestas a las del arte simbólico. París: Gallimard. cit. Es bastante claro que el “fin del arte” de Hegel es el fin de aquello que Meyer Schapiro33 y otros historiadores del arte llaman “imagen”. El valor de la imagen emblemática disminuye con la multiplicación de los niveles de la conciencia y de la autorreferencia que reconoce el estatuto fantasmático de las imágenes. El problema de la ración individual de arte es tan importante para el futuro del homo sapiens como el problema de su degradación motriz. p. como 33 34 el momento en que el contenido espiritual y la forma indeterminada se vuelven inconmensurables.35 Meyer Schapiro. Así se llega al reconocimiento de la contingencia histórica de la forma. Y aquí “exterior” designa “un universo al que él debe someterse y al que le puede conceder los valores que más aprecia”. Ibid. 26 35 André Leroi-Gourhan. que el desafío de la crisis del arte en el siglo XIX sea de otro orden y que la experiencia del arte y de la técnica del último siglo ponga en evidencia una crisis.. L’évolution des techniques. Al liberarse de la imagen y del soporte sensible sin suspender los elementos sensibles en el pensamiento discursivo (como lo exigiría la dialéctica del propio Hegel). de la sociedad como un todo. la pérdida del encuentro personal entre el hombre y la materia en el ámbito artesanal obturó una de las salidas de la innovación estética individual.

1988. 2: Milieu et technique. 2: El medio y la técnica. 1991. Stiegler. 17 La idea de la “pérdida de la instancia del descubrimiento manual” invierte la visión triunfante del proceso tecnológico. 1978. Permitieron. Bibliografía Adorno. y vol. acerca del Otro – simultáneamente corporal y espectral– que atraviesa la constitución originaria del sujeto y de la sociabilidad. París. Viking. Diary of a bad year. 1992. Nueva York. A linguagem liberada. París. Transición de los principios de la ciencia natural a la física (Opus postumum). La ambivalencia de la técnica parece estar ligada a la especificidad de la experiencia estética. esp. en El hombre sin atributos. Derrida. Schapiro. reflexionar acerca de la radical alteridad inherente a la naturaleza humana. Bernard. [ed. vol. 2004. 1966. vol. México: Siglo XXI. trad. Rosenfield.: Evolución y técnica. también suspendida entre la materialidad sensible y la trascendencia del “desinterés”. “L’agressivité en psychanalyse”.W. 1970. esp. 1: Technique et langage. Kathrin H. 1971. como un canto de sirena cuyas consecuencias nefastas apenas han comenzado a asomar. en Escritos. 1. esp. 2007. Madrid: Trotta. Madrid: Taurus. Barcelona: Seix Barral.. París : Gallimard. de Francisco Riaza. y la postura instrumental frente a los medios técnicos. Adorno. Werke.. 2005. Ästetische Theorie. Jacques. la lingüística y el psicoanálisis del siglo XIX pusieron especial énfasis en la crítica de esa falencia de la dialéctica hegeliana (y de los espectros de Marx). 1994. Hannah. San Pablo: Perspectiva. “Strawson and Kant”. Dialéctica de la Ilustración. 1: El hombre y la materia. esp. Oxford: Clarendon Press. [ed. 1982. De la gramatología. vol.] 28 Traducción del portugués: Eugenio Monjeau (UBA) 29 . en Mind Association Occasional Series. Entre o passado e o futuro. 1994. 1: L’homme eat la matière. [ed. Barcelona: Anthropos. Albin Michel. Albin Michel. París: Galilée.. Taurus. Immanuel. París : Seuil. André.] Musil. vol. Max.: Teoría estética. 2001. Meyer. 1971. revisada por Francisco Pérez Gutiérrez. Robert. Kant.] Coetzee. Buenos Aires: Siglo XXI. traducción de Félix Duque. Barcelona: Península. Le geste et la parole. Jacques. y Horkheimer. vol. La technique et le temps. Style. 1964. Hegel. 1943-1971. 1: La faute d’Épiméthée. Förster. vol. Eckart. [ed. Leroi-Gourhan. 1993. Frankfurt am Main: Suhrkamp. Theodor W. La liberación del esfuerzo y del compromiso corporal aparece aquí como una amputación.: “La agresividad en psicoanálisis”. [ed. L’évolution des techniques. 1978. así.BOLETÍN DE ESTÉTICA AÑO VII | SEPTIEMBRE 2011 | N° 17 BOLETÍN DE ESTÉTICA AÑO VII | SEPTIEMBRE 2011 | N°. Lacan. en Écrits. traducción de Juan José Sánchez. T.: El gesto y la palabra. 1989. 1989]. John Maxwell. Madrid: Taurus. esp. La antropología. Frankfurt am Main: Suhrkamp. “Un genial caballo de carreras convence a Ulrich de ser un hombre sin atributos”. Georg Wilhelm Friedrich. Caracas: Publicaciones de la Universidad Central de Venezuela. San Pablo : Perspectiva. Madrid. −−−−−.] Arendt.: Entre el pasado y el futuro. artiste et société.

BOLETÍN DE ESTÉTICA AÑO VII | SEPTIEMBRE 2011 | N° 17 BOLETÍN DE ESTÉTICA AÑO VII | SEPTIEMBRE 2011 | N°. 17 LA VIDA EN JUEGO: ESTÉTICA E HISTORIA EN WALTER BENJAMIN DANIEL LESMES 30 31 .

2005. y también por haber cobijado movimientos revolucionarios de los que. si bien habían sido apagados hacía más de sesenta años. trataremos de entender el sesgo revolucionario del trabajo de Benjamin. La operación era compleja y resulta difícil hacerse una idea ajustada del alcance que se esperaba de ella. Madrid: Akal.BOLETÍN DE ESTÉTICA AÑO VII | SEPTIEMBRE 2011 | N° 17 BOLETÍN DE ESTÉTICA AÑO VII | SEPTIEMBRE 2011 | N°. capital del siglo XIX. que durante los años que se dedicó a recopilar las notas que hoy componen el Libro de los Pasajes. En la intersección de ambos conceptos aplicados a las cosas como documentos históricos. we will try to understand the revolutionary bias of Benjamin's work. por el contrario. La suerte que corrió la obra estuvo marcada por la estrechez económica de su autor. Aquí se tratará de investigar el modo de operar de Benjamin sobre las cosas desde los conceptos de “traducción” y desde lo que él llamó “la facultad mimética”. p. Keywords Walter Benjamin – Mimetic faculty – Reading – Game – Art – History En la obra de Walter Benjamin encontramos destellos del París del siglo XIX que bien pueden darle la vuelta al motto de Jules Michelet que él citaba: “cada época sueña la siguiente”36. por las presiones 36 “Chaque époque rêve la suivante”. 17 La vida en juego: estética e historia en Walter Benjamin Daniel Lesmes (Universidad Complutense de Madrid) Resumen El presente trabajo trata de abordar el concepto de lectura desarrollado por Benjamin en su particular aplicación a las cosas y el significado que esta lectura tiene para la tarea del historiador. Benjamin buscó la manera de dárselo reconstruyendo la historia con un enfoque político capaz de permear el presente. At the intersection of both concepts applied to things as historical documents. Se diría. 38. Here we attempt to investigate the modus operandi of Benjamin on things from the concepts of “translation” and from what he called “the mimetic faculty”. 33 32 . el crítico soñaba aquella ciudad como un tiempo al que se vuelve para saldar (y soltar) las cuentas. Entre 1927 y 1940. aún quedaban ascuas entre sus cenizas a la espera de un soplido. Palabras clave Walter Benjamin – facultad mimética – juego– lectura – arte – historia I Life on Game: Aesthetics and History in Walter Benjamin Abstract This paper tries to approach the concept of reading developed by Benjamin in its particular application to things and the meaning that this reading has for the historian's task. y que hoy se integra en el conjunto que conocemos como Libro de los Pasajes. París le mereció tanta atención por dos razones: por haber albergado las primeras estructuras arquitectónicas dispuestas para el consumo masivo de mercancías. esta frase de Michelet figura en el segundo exposé de lo que iba a ser Paris. traducción de Luis Fernández Castañeda. Isidro Herrera y Fernando Guerrero.

2010. Más aún cuando su propio libro obra está cargado por una suerte de “filosofía del juguete”. la cual adopta aquí la forma fantasmagórica de una relación entre cosas. p. El libro cuyo eje debían ser las primeras galerías comerciales.38 Ciertamente. bien al contrario.. es en definitiva un libro en construcción. sino. 38 Benjamin. libro I. “París. en Walter Benjamin. libro IV/vol. “Introductor del editor”. p. p. no tiene nada que ver en absoluto con su naturaleza física y las relaciones entre cosas emanada de ella. 11.” 40 39 Rolf Tiedemann. y por ello establece de este modo la relación viva con sus cosas. observaciones como ésta son accesorias a la obra de Benjamin.. cit. es decir. op. 103: “[…]la forma de la mercancía y la relación de valor de los productos del trabajo en que se presenta. No es más que la relación determinada de los mismos hombres.39 Anotaciones como éstas. cit. traducción de Jorge Navarro Pérez. 17 externas de una institución. a Benjamin le atrajeron especialmente aquellos juegos que se basaban “en la intuición pura de la fantasía” como ocurre con las pompas de jabón o con la linterna mágica. op. y finalmente por una situación política catastrófica de la que no sabría huir a tiempo. Libro de los pasajes. Benjamin. op. Madrid: Abada.. al rayo colorido”. capital del siglo XIX” (segundo exposé). La comparación no resultará en modo alguno extraña si consideramos la cuidadosa atención que el autor le prestó al mundo de la infancia y el particular interés que veía en sus juegos. es hoy un libro de anotaciones entrecortadas. tanto aquel en que el niño imagina cómo está construido el juguete como ése en que el encanto se encuentra el “rayo colorido” que se posa sobre los objetos. los pasajes cubiertos de París. o más concretamente. la estructura de su muñeco o su perrito si puede alcanzar a imaginarse el modo en que han sido construidos. cit. “El carácter fetichista de la mercancía y su secreto” en El capital. en Libro de los Pasajes. el Institut für Sozialforschung. tomo I. En efecto. sino al colorido resplandor. uno de esos juguetes de construcción por piezas que precisamente en los años treinta del pasado siglo comenzaban su andadura37. Madrid: Akal. y con ello “mostrar cómo a consecuencia de esta representación cosista de la civilización. no le influyen primitivamente las formas constructivas y esquemáticas. p. “Juguetes rusos”. 15 34 37 35 . 25. No olvidemos que la fantasmagoría en el siglo XIX era propiamente un juego. El dato no es poco importante si consideramos el propósito que él mismo concretó para su investigación sobre París: replantear “un punto de vista que integra el curso del mundo de una serie ilimitada de hechos coagulados en forma de cosas”. En lo que hace al niño –escribe Benjamin–. en Obras. que buscaba líneas de investigación muy concretas. Rolf Tiedemann. 41 Cf. Karl Marx. “Damos un vistazo al libro infantil”.BOLETÍN DE ESTÉTICA AÑO VII | SEPTIEMBRE 2011 | N° 17 BOLETÍN DE ESTÉTICA AÑO VII | SEPTIEMBRE 2011 | N°.2. 2007. Tan desgraciado destino dejó los papeles sueltos pero la obra lo suficientemente abierta como para permitir un vistazo a sus entrañas. citas a menudo marginales y referencias entrecruzadas. Y si fantasmagórica sería para Marx esa relación entre las cosas que enmascara una relación social entre personas41. las formas de vida nuevas y las nuevas creaciones de base económica y técnica que le debemos al siglo pasado [el siglo XIX] entran en el universo de una fantasmagoría”40. Es que el niño quiere saber esto. que animaría decididamente a su lectura como quien invita a jugar con un Lego. Precisamente en esto últiBenjamin. Benjamin buscará en las cosas mismas la base constructiva de la historia. traducción de Vicente Romano García. 50. sobre juegos y juguetes. pero no cabe duda de que ayudan a esclarecer su modo de operar. donde “el color flota ligero por encima de las cosas. p. un espectáculo. dan cuenta de una reflexión de hondo calado en la obra de Benjamin que atañe al modo en que nos relacionamos con las cosas. He aquí la importancia que tienen los juegos descritos por él. dado que su magia no se debe ni a la cosa coloreada ni al color muerto. Esta característica no se le escapó a su primer editor.

Navarro Pérez. la mercancía cuenta con dos caras.. “Mercería”. p. vol.1. 463. restringido al sentido de la vista43. México: Fondo de Cultura Económica. sino también en mostrar los rasgos que el marxismo compartía con el carácter expresivo de tales productos. Este término. decía Benjamin. pues la mercancía es un bien esencialmente inmaterial y abstracto. Esto es lo que Marx llamaba el “carácter de fetiche” de la mercancía. en efecto.45Asumía con ello un reto sumamente arriesgado que tenía como principal objetivo reformular la relación con las cosas y hacer de ella una “relación viva”. La parola e il fantasma nella cultura occidentale. nombraba. que Marx había utilizado para ejemplificar un tipo de relación que no es física sino proyectiva. Ibid. Un encantamiento dialéctico para su trabajo. justo como la que el niño –tal y como había dicho Benjamin– mantiene con su juguete. 47 Ibid. 462. por tanto. [N 2. El proyecto consistía. [N 2.46 Se trataba de poner en marcha un concepto de historia que no sometiera al pasado sino que tratara de romper la cáscara virtual que crea el fantascopio del capitalismo. 78: “En mi trabajo las citas son salteadores de caminos que irrumpen armados para arrebatar la convicción que alberga el ocioso paseante. 44 Ibid. Einaudi. p. inasibles pero bien a la vista. El residuo que queda es también espectral.BOLETÍN DE ESTÉTICA AÑO VII | SEPTIEMBRE 2011 | N° 17 BOLETÍN DE ESTÉTICA AÑO VII | SEPTIEMBRE 2011 | N°.42 La analogía con la mercancía se explicaba entonces de un modo sencillo. “Marx o l’Esposizione universale”. por eso su poseedor no puede gozar al mismo tiempo de ella en cuanto objeto de uso y en cuanto valor. cuyo alcance superará con mucho los objetos más pequeños hasta tomar la propia ciudad en que tenían lugar como la mercancía más preciosa44. 43 Giorgio Agamben. 36 42 doctrina de Marx respondía a los primeros productos industriales. y no podemos captar ambas en el mismo instante. También en este juego se fundaba la idea de las exposiciones universales.48 En este modo de tomar la cita. 46: “la merce è esposta per essere goduta solo attraverso lo sguardo nel coup d’oeil féerique”. Obras. 463. libro IV. 2006. op. en trabajar con los elementos constructivos más pequeños – las cosas– pero también con su trabazón –ese rayo que las colorea y las convierte en mercancías–. cit. Éste no sólo consistiría en observar cómo la Cf. traducción de J.. La fantasmagoría. 48 Benjamin.. 2]. p. donde se perdiera la convicción de que la imagen y su soporte están inexorablemente unidos. 2010. ya que en ella el valor de uso es empleado como soportepantalla de un valor de cambio.” 37 . cuyo goce sensitivo queda circunscrito al ámbito de la exposición y. lo que Benjamin llamaba una “captación plástica” [Anschaulichkeit]47. 48. Madrid: Abada. Torino. 17 mo consistía el juego propio de la fantasmagoría.. Max Milner. Libro de los pasajes [N 1 a 7]. “Fantasmagoría de la propia civilización”. p. en Calle de dirección única. una irrupción de otro tiempo en el nuestro. p. 16 y ss. y captar todo ello con la mayor claridad en el sentido más perceptivo. por eso no es casual que barajara el título de Pasajes parisinos. Benjamin buscaba así un cuerpo a cuerpo donde cada toque viniera en forma de cita. como si de hecho fuera un verdadero encuentro – 45 46 Benjamin. 6] p. pp. Y a dicha ciudad se lanza Benjamin como historidador. Esta historia apremiaba a una “reconstrucción” de la época pero sobre todo exigiría atravesarla imaginando el modo en que se fue construyendo. un divertimento de amplia popularidad en el siglo XIX que consistía en proyectar imágenes sobre una pantalla de humo gracias a un sistema de linternas mágicas de tal modo que pareciesen objetos reales flotando en el aire. donde la cita fuera un asalto. 1990. traducción de Juan José Utrilla. En el terreno de la historia esto habría de traducirse como una “actualización” llamada a desplazar la fantasmagoría de la historia misma en cuyo engaño también el marxismo había caído: la idea de progreso. en Stanze. pues.

53 Libro de los pasajes. y no sólo se trataba de encontrar las junturas entre dos anotaciones. 51 Ibid. 38 . Adorno y Walter Benjamin. Y. op.. escrutaba el gris de las calles y atendía los olores de París más que a las cifras positivas referentes al comercio o la industria. Adorno. 1998. cit. Correspondencia. cit. 2001. 1928-1940. 24. Madrid: Trotta. tocándola. p. 462. 8].55 Dicha tarea. 17 incluso el libro como casa de citas– nos parece hallar un esfuerzo consciente y comprometido de recuperación de la experiencia. p. carta de 10 de noviembre de 1938 en. 39 52 A partir de esta enorme compilación de notas construiría Benjamin su libro. 6]. Libro de los pasajes [D 1 a. op. p. el autor observaba el paraguas como cobijo para las fantasías amorosas de la época. supuso que esta obra habría culmi49 Sobre este punto seguimos la línea de Susan Buck-Morss en la primera parte de su artículo “Estética y anestésica: una reconsideración del ensayo sobre la obra de arte”. 169-221. buscaba el lento tránsito del paseante. [N 1 a. sin interpretación teórica. es poco probable que ese propósito diera como resultado estricto una pura concatenación de citas como a menudo se ha dado a entender. con la menor intervención posible. Se diría que su intención era mostrar el material tal cual. sino aquéllas que articulan cada objeto citado en ellas. anterior al empleo y al montaje del material. traducción de Mariano López Seoane. 54 Ibid. op. el que sería durante años su principal interlocutor. flâneur y pasajes. 2005. p. Entendámoslo en principio como un empeño por restituir el derecho que tienen los sentidos en el ámbito del conocimiento49 y digamos que a Benjamin le interesaba tanto el polvo de los pasajes como las declaraciones de Lamartine en el Parlamento. según él lo veía. sin verse consumido por su propia aura?”. de Rolf Tiedemann. Cátedra. 50 Benjamin. Y no le faltaban a Adorno razones para pensarlo y la siguiente anotación de Benjamin no así lo pone de relieve: “Método de este trabajo: montaje literario.. algunas imágenes. Lo es porque la forma de operar de Benjamin no sólo consistía en recopilar estos pequeños materiales sino. el desarrollo de ese proyecto se encaminaba a una exposición del material prácticamente desnudo. el gesto característico de un Benjamin antisubjetivista que trataba de eliminar toda distancia que lo separara del objeto y atraía hacia sí la cosa como si quisiera transformarse a través del contacto con ella.BOLETÍN DE ESTÉTICA AÑO VII | SEPTIEMBRE 2011 | N° 17 BOLETÍN DE ESTÉTICA AÑO VII | SEPTIEMBRE 2011 | N°. Así. efectivamente. Theodor W. 7] p. Sin embargo. Sólo que mostrar”53. No tengo nada que decir. 1970). traducciónn de Santiago Calle.. Ante los legajos que constituyen el Libro de los pasajes. testimonios de las cosas con las que él mismo fue tropezando a lo largo de los siete años que vivió en París. p. II nado el antisubjetivismo de su colega. en Walter Benjamin. pp. lo moderno y lo siempre idéntico.. 462. fue formulada tempranamente por Benjamin como la exigencia de “penetrar tan profun. [N 1 a. escritor revolucionario. Buenos Aires: Interzona. 55 Adorno. en buscar el tránsito en ellos54. Theodor W. traducción de Jacobo Muñoz Veiga y Vicente Gómez Ibáñez.50 Esta atención a los deseos de la época a través de las cosas en que distraídamente se depositaban. No dejemos de señalar que esta misma característica que aquí Adorno parece elogiar. tal y como lo habían mostrado en el siglo XIX numerosas caricaturas. Sobre Walter Benjamin (ed. 129. gustándola. cit. oliéndola.270. ¿constituye esto un material susceptible de esperar pacientemente ser interpretado. Adorno. Este intento comportaba. respondía en última instancia a un intento de replantear la historia desde el “carácter expresivo” de los objetos que habían poblado aquella ciudad del siglo XIX. Madrid. 26. en otro momento se la reprocho a Benjamin: “¿puede ser trasvasado sin más este proceder metódico [de los textos sobre Proust y sobre el surrealismo] al complejo de los Pasajes? Panorama y ‘huella’.51 Con este propósito lo que encontró Benjamin fue una serie de documentos.. un montaje sin apenas intervención del autor donde el significado habría de aparecer en el permanente chocar de las partes52. por ejemplo. según Adorno lo veía. como se ha señalado. es decir. Theodor W.

.[B 3. El origen del Trauerspiel alemán. 5 de agosto de 1935”. vaciados pero por ello mismo cargados de significaciones como claves ocultas. “despliega a partir de sí misma toda la riqueza del mundo vegetal empírico”63. escondido a la vez tanto en lo conocido como en el conocedor. se introduce este asunto aludiendo a aquellos objetos alienados que han perdido su valor de uso. no sólo del desprecio del idealismo sino.. 41 . Pero si las cosas conformaban el fondo callado del trabajo de Benjamin y en su relación con ellas podía encontrarse un primer arranque revolucionario. El ángel de la historia.” 40 61 Ibid. la verdad no es –como afirma el marxismo– únicamente una función temporal del proceso de conocimiento. 1997.66 pero esa nostalgia del valor de uso que había prendido al poeta no será compartida por Benjamin. sobre todo. como antes le había ocurrido a Rilke. [N 5. del descrédito y del desprecio en que han caído. apariencias de cosas.” 60 Ibid.BOLETÍN DE ESTÉTICA AÑO VII | SEPTIEMBRE 2011 | N° 17 BOLETÍN DE ESTÉTICA AÑO VII | SEPTIEMBRE 2011 | N°. de ser honrado como herencia y verse convertido en una “pieza de museo” aquietada. cit. 64 “Carta de Wiesengrund. fetichizada60. 245. 475: “¿de qué son salvados los fenómenos? No sólo. Libro de los pasajes. en Obras. del mismo modo que la hoja. “El calor desaparece de las cosas”. Vol. cit. Benjamin. 17 damente en todo lo real que en ello se descubriese una interpretación objetiva del mundo”56. es una pista falsa. 39. 97 y especialmente en [N 3.1. 230. el modo en que la industria producía cosas despojadas de todo lo humano. Tal es el conato benjaminiano por salvar a toda costa el material. Rosenzweig... op. 465: “Hay que apartarse decididamente del concepto de ‘verdad atemporal’. 2006. ocupará una porción importante de su esfuerzo teórico. escribe Benjamin en Calle de dirección única. libro II/vol. pp. traducción de Alicia Martorell. bien mirada. . 219-222. mercancías ya completamente despojadas de Benjamin. Madrid: Abada. 1 . La nostalgia. cit.. y no tanto. op.58 Si de algo iba a tratar de zafarse Benjamin es de la abstracción que acarreaban: convencido de que la verdad sólo se nos aparece en las múltiples experiencias que de ella tenemos. ‘honrándolos como herencia’. Madrid. pp. op. 65 Agamben. cit. 4] p. 57 Ibid. 5] p. [N 7 a. libro I. Libro de los pasajes. Libro de los pasajes. 473: “La exposición materialista de la historia lleva al pasado a colocar al presente en una situación crítica. un encuentro que debía tener lugar ante todo en las cosas mismas en la forma de una iluminación que destella en lo más pequeño una totalidad62. urge preguntarse qué cosas eran las que le interesaban. 59 Véase Benjamin. 468.. p. 2] p. op. traducción de Alfredo Brotons Muñoz. Cátedra. Sin embargo. 58 Benjamin. en su obra.” 62 Stéphane Mosès. cargadas de deseo y de miedo. [N 9. en Calle de dirección única. Scholem. 63 Benjamin. que una idea. Su pensamiento se apoya de hecho sobre el concepto de encuentro llevado incluso a ese extre56 mo en que el pasado pone al presente en una situación crítica61. y desde luego con lo que consideraba que era el reverso de tal pobreza: la “sofocante riqueza de ideas” que sobrevino tras la Primera Guerra Mundial. admirada y siempre distante. cit. pp. Y esa lejanía que aparece no sólo por el desprecio sino por el más solemne respeto. [N 2 a. –Quedan salvados mostrando en ellos la discontinuidad. Tan verdadero es esto. 66 Benjamin. 112-113. sino que está unida a un núcleo temporal. 464. –Hay una tradición que es catástrofe. sino aquellas cosas aún menos vivas. op. afirmará con decisión que “lo eterno en todo caso es más bien un volante en un vestido que una idea”59. en Obras. p. op. 7] p. “Experiencia y pobreza”. en Benjamin. En una carta enviada por Adorno a Benjamin. No eran aquellos objetos en los que un valor de cambio reificado había sometido al valor de uso los que más le interesaban. que lo eterno es en todo caso más bien el volante de un vestido. cit. 4] p. 2] p. El retorno a los fenómenos que propugnó abiertamente en su tesis de habilitación57 podía ponerse en relación con el empobrecimiento de la experiencia que percibía en su época. cuanto de la catástrofe a que los aboca frecuentemente la exposición que hace de ellos un determinado tipo de tradición. p. 77 y 78.64 Pudo llamarle la atención. “Panorama imperial”.. simulacros de vida65.

.74 La dificultad de explicar la aparición de una obra de arte desde las obras que inmediatamente la han precedido. y desde ellos también se alejó del surrealismo. cit. pero el propósito de fondo de este librito era aún más revelador: “captar la actualidad como reverso de lo eterno en la historia”. p. p. 467. como suele suceder con la presencia de los muertos. 42 le de cosas que transitan por esa calle no era ajeno a tal objetivo y tal vez alumbre lo que Stéphane Mosès ha llamado el “modelo estético” benjaminiano para la historia. cit. 888). como le había escrito a Hofmannsthal.72 El desfi- 67 Véase Ricardo Ibarlucía. desde una atención al “lado de las cosas desgastado por la costumbre”. cit.BOLETÍN DE ESTÉTICA AÑO VII | SEPTIEMBRE 2011 | N° 17 BOLETÍN DE ESTÉTICA AÑO VII | SEPTIEMBRE 2011 | N°. citada en Mosès. Ibarlucía. Main: Surkamp. 17 valor. Benjamin y el surrealismo. en “Testimonios sobre la génesis de la obra”. también ofrecen la posibilidad de dicho salto. Gesammelte Schriften. 103-121. 3. “Trece tesis contra los esnobs”. Berlín 8 de febrero de 1928. cit.. 78 y ss.. p. al kitsch: Lo que llamábamos arte –escribía en “Onirokitsch”– sólo comienza a dos metros del cuerpo. Libro de los pasajes. [N 4. mostraba el modo en que la historia (y no sólo la del arte) se dispone a saltos y no tanto como progreso lineal de causas y consecuencias. op. Mosès. que pretendían borrar la frontera entre el sueño y la vigilia. cosas anticuadas. p.. 1998. op. Véase la carta de Benjamin fechada en 1923 (Benjamin. En las “Trece tesis contra los esnobs”. Libro de los pasajes. esas cosas que ya no disponen de más vida que la de su materia. 68 Benjamin. op. “Salita de desayuno”. 67. Frankfurt am. Buenos Aires: Ediciones Manantial.68 Este forcejeo con la vanguardia francesa tuvo su primer episodio en Calle de dirección única. obsoletas. pp. cit. Sin embargo. Según Benjamin se ocupó de aclarar. cit. cit. Así “las obras de arte se alejan unas de otras por su perfección” mientras que “todos los documentos se comunican en lo material”. 71 Véase la carta de Benjamin a Hugo von Hoffmannsthal. 1978. 47. Benjamin no era en modo alguno ajeno al modo en que el arte de su época –y en particular el de dadaístas y surrealistas– había acercado la obra de arte al documento. op. en el kitsch. p. Vol. 104. En todo caso. se trataría de pasar de una orilla a la otra. en Calle de dirección única. en Calle de dirección única. 70 Benjamin. el Cf.. p. Objetos sobre los que en el siglo XIX se posó el deseo y que ahora yacían como muertos y cuya sola presencia. el alma del cuerpo. 895. 74 73 43 . 72 Ibid. y “materia –según decía allí Benjamin– es lo soñado”75. op. 69 Cf.69 Cuando Benjamin indicó allí que “sólo desde la otra orilla. Onirokitsch. lo que Benjamin entrevió ya en Calle de dirección única es que los objetos fuera de tiempo. anticuados. lo que Benjamin se proponía era más bien “despertar del siglo XIX”. I. mientras que el trato con los documentos está marcado por la sorpresa de verse inmerso en su materia. la contemplación de la obra de arte tiende a la sustancia y la despoja de la materia. 3] p. Pero ahora.67 Benjamin coincidía con los surrealistas al fijarse en ellos. sólo desde el día luminoso podemos abordar por fin el sueño desde un recuerdo superior”70. op. 75 Benjamin.71 El enlace de ambos trabajos parece hallarse en el mismo procedimiento constructivo que en Calle de dirección única se empleaba. pues si Breton y sus compañeros se aferraban a los dominios del sueño en que aparecen sumidas estas cosas.73 Para Mosès el punto de partida de este modelo podía encontrarse en un concepto concreto de obra de arte cuya “ahistoricidad” [Geschichtslos] impide establecer una serie causal entre los diferentes tiempos. es decir. ya se estaba alejando de los surrealistas. op. Calle de dirección única supuso para él un primer intento de abordar la ciudad moderna y por ello se debía tomar también como el arranque inicial del libro sobre París. y además ofrecía de soslayo una clave para la conexión entre esos dos ámbitos. era de por sí molesta. Benjamin parece referirse a ellos como meros documentos cuya diferencia con las obras de arte es precisamente aquello que distingue la sustancia de la materia. incluso inertes. p.. 26.

la propia historia aparecía reformulada como estructura laberíntica. Véase Benjamin. El hombre nuevo tiene en sí la completa quintaesencia de las viejas formas. pues sin duda es la muerte la que excava más profundamente la dentada línea de demarcación entre la physis y el significado”82.. representación teatral. los objetos se introducían en la escritura de Dirección única reconduciendo la metáfora. traducción de Elena Elorriaga y Oriol Francés.. p. tañido de instrumentos musicales). cit. p.. “sus frutas ya no piensan en banquetes. en Onirokitsch. 114.80 Y sin embargo. “Sobre el lenguaje en cuanto tal y sobre el lenguaje del hombre”. 155. 129. op. copas.. velas y cacharros que olvidan mantener la compostura y a menudo dan un aspecto de lo más triste. El origen del ‘Trauerspiel’ alemán. 82 Benjamin. Benjamin no iba a despreciar este silencio.76 Con este giro desde el arte hacia las cosas. cit. espectáculo. un reloj de péndulo.BOLETÍN DE ESTÉTICA AÑO VII | SEPTIEMBRE 2011 | N° 17 BOLETÍN DE ESTÉTICA AÑO VII | SEPTIEMBRE 2011 | N°. Si ésta nos parecía un espejo ahora se descubre que el espejo puede ser atravesado y es posible pasar de una orilla a otra como indica precisamente el término alemán Übersetzung: traducción. Lo observaría como parte de un “juego lúgubre”. “Onirokitsch”. Ibarlucía. y precisamente en ellas se abría la posibilidad de absorber la energía de un mundo extinguido. un jarrón de porcelana. 45 . op. “Conclusiones: La tarea del traductor de Walter Benjamin”. Descartada además la idea de que esta traducción estuviera basada en una correspondencia convencional. 78 Paul de Man incluso llegará a decir que en Benjamin reconduce de este modo el término metáfora que “la metáfora no es una metáfora”.79 Desde luego. 17 mundo de las cosas vuelve a acercarse al hombre. Esas superficies cargadas con frutas. traducción de R. 155. p. este artista tanto de los sueños como de la palabra y la imagen. 1990. Paul De Man. no presumen de ser co79 Unos guantes. se deja agarrar en un puño y conforma al fin en su interior su propia figura. es un ser que podría llamarse “hombre amoblado”. 286. luto) y Spiel (juego. cit. en La resistencia a la teoría. 44 Benjamin. duelo. op. Benjamin observó que si el lenguaje sin nombres de las cosas podía ser desentrañado era precisamente gracias al nombre que les damos. en Obras. pues al dárselo nos apoyamos en el modo en que ellas mismas se nos comunican.78 Se inicia así su primera jornada del trabajo de los Pasajes entregada a la búsqueda de un trato específico con las cosas.. Pero ocurre que cuanto mayor es la petrificación mayor es también el significado: “a mayor significado..77 III al lenguaje humano. de la experiencia infantil revivida o del malentendido. op. 80 Ibid. p. La relación con las cosas más banales se establecía para Benjamin a través del sueño. 81 Bien podríamos haber dicho un Trauerspiel: Trauer (tristeza. p. un abanico. Madrid: Visor. 77 Ibid. 383. Cf. también tenían su historia. 1. mayor sujeción a la muerte. el silencio de las cosas persiste. esto obligaba a ampliar notablemente el concepto de traducción debido a que el lenguaje de las cosas sólo puede ser un lenguaje material y por tanto muy distinto al nuestro. Rilke la había examinado: la escasa pretenciosidad que pudieron tener las naturalezas muertas durante el barroco desaparecía por completo en las de Chardin. El origen del ‘Trauerspiel’ alemán. cit.81 y al hacerlo también se encontraba con el surrealismo. Su técnica era propiamente la alegoría y ésta ofrece la historia a nuestros ojos como “paisaje petrificado”. La pintura de “naturalezas muertas” [Stilleben] había sido un buen campo de experimentación a este respecto. W. libro II/ vol. y lo que en la confrontación con el ambiente de la segunda mitad del siglo XIX se configura. y éste se ofrece precisamente en la traducción del lenguaje de las cosas 76 Benjamin. p.

como quien se pega a ellas y las reverbera y así fijado hace irrelevante lo que de ellas le distingue. 2006. el color está relacionado directamente con la temperatura. traducción de Nicanor Ancochea. y más aún en el de los montajes vanguardistas. “el cual deriva la percepción de una parcial penetración material de sujeto y objeto”. El concepto de crítica de arte en el romanticismo alemán.2] op. incluso Véanse los fragmentos sobre “Las cualidades sensibles y las sensaciones” (frag. p. 306. en Cézanne ya ni siquiera tienen carácter comestible. cit. el sonido lo escucha no sólo el oído sino todos nuestros órganos. y así. IV Cómo comprender eso si no es por medio del sentido más apto para la materia: el tacto. p. Barcelona: Paidós. En ese reverso callado de la pintura. como un “fijarse” (schauen). p. 32. “Sobre el lenguaje en cuanto tal y sobre el lenguaje del hombre”. experimento a la vez ideal y real” (Benjamin. carta de 8 de octubre de 1907.1.90 Para Demócrito. reúne el lenguaje callado de las cosas con nuestro propio lenguaje.83 y a estas observaciones añadiría Benjamin la suya: con el arte de vanguardia ya no quedaría siquiera pintura. Brotons Muñoz. 59. en Obras. el gusto ácido corresponde a figuras angulosas. “se han transformado en cosas”. 404-409. en Los filósofos presocráticos. Y ese “jarrón” es Gefäß. cación de lo comunicable sino también imagen de lo no comunicable: lo que las cosas se callan. En este juego de articulaciones lo real se deja leer como un texto87. 86 Benjamin. [N. 17 midas con elegancia”. Y he aquí que Benjamin echa mano de aquella afirmación de Demócrito que le concedía a toda sensación un carácter táctil88 y que no puede sino estar en la base de lo ya se ha llamado “captación plástica”.. cit. sólo cosas: “el trozo más pequeño procedente de la vida cotidiana dice mucho más que la pintura”84. cit. 61).BOLETÍN DE ESTÉTICA AÑO VII | SEPTIEMBRE 2011 | N° 17 BOLETÍN DE ESTÉTICA AÑO VII | SEPTIEMBRE 2011 | N°. 84 Benjamin. cit. que destaca Buck-Morss y que es determinante para Benjamin. un lenguaje propiamente material. “el cual deriva la percepción de una parcial penetración material de sujeto y objeto”. en Obras libroII/vol. Libro de los Pasajes.86 Pero en el arte se halla un enlace más seguro con las cosas.2. 466.159-160. op. nombre sobre nombre las cosas están sobredenominadas y quizás sea éste el fundamento lingüístico más hondo de la tristeza y del enmudecimiento en que se encuentran. 1985. es vessel.. Si para Benjamin las cosas callan como si estuvieran tristes no es únicamente por su carencia de palabras sino porque con cada una de las lenguas que pueblan la tierra se les ha concedido un nombre. 925937). libro I/vol. La palabra que utiliza Benjamin es Anschaulichkeit. lo que la lengua alemana nos permite entender como un mirar intensamente. y es por el otro lado por donde el arte.4. 89 Esta irrelevancia de la distinción del sujeto y el objeto. Madrid: Biblioteca Gredos.89 Es en este punto donde Benjamin recurría primero al filósofo presocrático. p. traducción de A. op. El concepto de crítica de arte en el romanticismo alemán. pasar de una orilla a otra resulta una operación de mayor alcance de lo que podríamos haber previsto. Cosas muertas. pp. Obras II. traducción de Néstor Luis Cordero. 87 Benjamin. El autor como productor. Benjamin en su tesis doctoral había llamado la atención sobre la indistinción que observaban los románticos tempranos entre percepción y conocimiento y señalaba como fuente primera a Demócrito. puesto que el suyo es también un lenguaje de los pigmentos. op. p. como conjunto de signos – bisagras entre el mundo de las ideas y el de la experiencia–. pues todo lenguaje no sólo es comuni83 Rainer Maria Rilke. cosas que como “la huella ensangrentada del dedo de un asesino sobre un libro dicen más que su texto”85. Se trataba entonces de fijarse en las cosas. a quien Benjamin cita: “El proceso de observación es un proceso al mismo tiempo subjetivo y objetivo. en Cartas sobre Cézanne.. de los objetos. 47 88 46 . cit. es vase. una idea que encontraría desarrollada por ejemplo en Novalis. de la piedra. pp. 90 Benjamin. op. 85 Ibid. lo triste se siente completamente conocido por lo incognoscible.. Ernesto La Croce y María Isabel Santa Cruz de Prunes. se veía ya alumbrada por sus estudios sobre la teoría romántica del conocimiento..

cit. ora polvoriento. op. 94 Buck-Morss. pueden repetir un sonido y asociarlo con un objeto. Gredos. Benjamin se preguntaba cuál es el beneficio que esta facultad aporta al niño para el aprendizaje. Benjamin abordaba desde el propio recuerdo la articulación entre el saber y el sentir. 975. p. Frente a esta facultad. “sobre sonido y el cuerpo”. 426. Sabemos que los niños son capaces de esto y de mucho más. “Los colores”. 206. estando en su interior.1.: “sobre el gusto”.. 416..94 Así recurría Benjamin a sus propios recuerdos 91 Todas estas ideas de Demócrito se encuentran en la obra de Teofrasto. p. 57 (68 A 135). 49 48 . Un recuerdo permite la coexistencia de presencia y ausencia y al mismo tiempo posibilita la repetición. y él dispone las manos sobre su cabeza como si fueran cuernos. Citaremos dos de ellos. el niño percibe semejanzas y aprende a producirlas.BOLETÍN DE ESTÉTICA AÑO VII | SEPTIEMBRE 2011 | N° 17 BOLETÍN DE ESTÉTICA AÑO VII | SEPTIEMBRE 2011 | N°. 64 (68 A 135) frag. p. Gracias a la facultad mimética. hasta que estallaban. 163d – 166b. Benjamin. en el cual las percepciones externas de los sentidos se reúnen con las imágenes internas y la anticipación. cit. cit. El primero nos resultará ya más familiar pues se refiere a los cristales coloreados que había en cierto pabellón del jardín de la casa paterna: Cuando pasaba.95 Para Benjamin. Dicho así tal vez pasemos por alto la aventura que eso supone. op. “sobre el color y la temperatura” (“El rojo está formado igual que el calor” dice aquí) en De sens. a la vista queda que lo son. El concepto de crítica de arte en el romanticismo alemán. ora flamante. recordar las cosas es verlas sin verlas. pues los niños se encuentran entonces en el gozne mismo que une el sonido y el 95 96 Benjamin. traducción de Álvaro Vallejo Capos en Diálogos V. cit. op. retomada y explorada en toda su profundidad por la vanguardia artística.. ora exuberante. op. y sobre la idea de darle al alma una corporeidad véase De sens. 93 Platón. p. 1988. “Doctrina de lo semejante”. 433. De sens. 210. fue traída tempranamente por Benjamin al campo de la historia a través de la teoría romántica según la cuál el conocimiento no se distingue de la percepción.96 En su respuesta el autor rastreaba el significado del verbo “leer” [lesen]. le llaman la atención la cornamenta del animal. Benjamin. frag. La pregunta de arranque volvía a ser aquella formulada por Platón: “¿recordar una impresión es volver a sentir la impresión tal cual”93? El recuerdo del objeto no coincide con aquel objeto y. aprenden las palabras. De sens. 17 llegará a decir que el alma es un cuerpo. en Obras libro II/vol. estos juegos con que el niño se acerca a las cosas ponen en práctica una facultad mimética que apenas sobrevivirá reprimida en la vida adulta. También en el recuerdo las imágenes hablan y los sonidos tocan. pero lo hacen desde dentro. 967. los niños aprenden a hablar. 58 (68 A 135) frag. 183: “Llamaremos ‘sistema sinestésico’ a este sistema estético de conciencia sensorial descentrado del sujeto clásico. cuando todas las cosas me abrían su seno cuando las atrapaba en una húmeda nube. op. Algo parecido me sucedía al jugar con las pompas de jabón.. yo me transformaba por completo.91 Esta atención a la sinestesia. Viajaba en ellas por la habitación y me mezclaba en el juego de colores que se transfiguraban en la cúpula. también es una cita con los objetos sensibles y en ella se pone en juego esa cuestión de tiempo que Benjamin tratará de abordar con una mirada a la infancia. p. 949. Pero la facultad mimética les capacita para ejercicios más complejos. Allí me sentía igual que al pintar. observa por ejemplo que la máquina locomotora se asemeja a un tronco y él lo emplea para simular un tren. conocen el secreto del “esto es aquello” y nos lo enseñan en sus dibujos: es un ciervo. en Infancia en Berlín. 59. en Los filósofos presocráticos.92 En este punto. en De Sensibus. Teeteto. ora agotado. cit. p. sin embargo. 414. para hallar allí entremezcladas la imaginación y la sensación como ya no se permite un adulto hacer. 947 p.” de la infancia. Madrid. p. frag. de una ventana a otra. en el recuerdo todo nuestro sistema sinestésico reúne las percepciones de lo externo con las imágenes internas. me coloreaba igual que ese paisaje que se veía ante la ventana. 75 (68 A 135). 92 Cf. es una locomotora.

como vemos. tendríamos que investigar cómo sucede el que todas ellas (que a menudo no guardan la menor semejanza) sean semejantes a su significado. siguiendo a Benjamin.97 qué se asemejan las palabras sino a su significado? He aquí lo más preciado que se halla mediante la facultad mimética: si ordenáramos las palabras de distintas lenguas que signifiquen lo mismo en torno al que es su significado. en donde entraba entre una nube de color. en una respuesta provisional y digamos que es volviéndonos semejantes a ellas. No las que volvían similar respecto a los modelos de conducta.. Pero lo transformaba para bien. se disfraza por completo de colores. pp.100 Con esa expresión se hacía referencia a la fun98 99 Benjamin. y se sorprenden entonces al ver que forman una palabra “tren”. 50 Ibid. y así envuelto se pierde en la pintura. hay que distinguir primero el procedimiento de Benjamin de aquello que en los círculos expresionistas alemanes se había llamado “vista interior” (inneren Sehen). traducción de Tere51 . en Infancia en Berlín. esta facultad? Para saberlo hemos de observar cómo aprenden los niños a leer: ponen los ojos bien cerca de las letras que repasan con el máximo cuidado. Al desfigurarme a mí mismo y la palabra.BOLETÍN DE ESTÉTICA AÑO VII | SEPTIEMBRE 2011 | N° 17 BOLETÍN DE ESTÉTICA AÑO VII | SEPTIEMBRE 2011 | N°. lo escrito. en Expresionismo.. 206: “De igual manera también yo –dice Benjamin– me desleía dentro de la imagen cuando usaba mi olla y mi pincel. cit. El don de reconocer las semejanzas no es más que un débil resto de la más vieja obligación de tener que volverse similar y comportarse de forma similar. se dirige a la traducción. se sorprenden de lo que para nosotros es ya habitual y no causa sorpresa alguna. me asimilaba a la porcelana. Los niños se encuentran haciendo conexiones a las que los adultos estamos más que acostumbrados. Aquel error transformaba el mundo. Al siguiente día me escondí debajo de una silla y saqué de repente la cabeza: era mi Kopf-verstich. esto es. porque me señalaba los caminos que me conducían a su interior. op. pero aún se sorprenden más cuando descubren como en un chispazo lo que designa esa palabra y el tren echa a andar. un gozne de cuya fragilidad habla el segundo de los recuerdos que prometimos citar: Dentro de una vieja canción infantil surge de pronto la comadre Rehles. Ibid. pues.” 100 Véase Hermann Bahr. Cualquier estímulo era suficiente. la criatura se me volvió un espíritu: era el espíritu de las comadreles.. muebles y vestidos. Y dicha obligación a mí me la planteaban las palabras. 203-204. Así. por ejemplo. sino las que me hacían similar a las casas. 17 significado. envolviéndonos en las cosas tal y como le ocurre al niño que cuando pinta se colorea él mismo. Pero la investigación no se queda ahí y ahora podemos reformularla bajo la siguiente pregunta: ¿cómo leer las cosas? Aventurémonos. Pero como ‘comadre’ nada me decía. Y aprendí a disfrazarme en las palabras. se viniera a hablar en mi presencia de unos Kupfer-stiche [grabados en cobre]. cuando el parecido no es propiamente físico: porque ¿a 97 Dicha investigación. p. que propiamente eran nubes. Leemos. La semejanza no sensorial es propiamente lo que nos permite pasar de una orilla a otra. “Las comadreles”. Más aún ocurre cuando en el caso de la escritura las semejanzas ya no son sensoriales. dispuso la casualidad que. en cierta ocasión. conseguí al fin lo que necesitaba para hacer pie sobre la vida. “El ojo del espíritu”. en ella se funda la conexión entre lo dicho y lo que se ha escrito: sumergido en el fondo de cada frase se encuentra el plexo de sentido desde el cual lo semejante puede manifestarse a partir de un conjunto de signos. 211.99 V Para seguir a este pequeño pintor que está dentro ya de la pintura.98 ¿Y qué fue de esa vieja obligación para la que se nos había entregado este don.

desprovista de voz durante mucho tiempo. 2006. p. La estética como ideología. Dirigida a las cosas. 1998. que palpa aquello que se presenta por vez primera y así lo abstrae hasta la cristalización. insegura y sa Rocha Barco. pp. no es extraño que esta “vista interior” diera lugar a la pintura abstracta. 1997. 104 Benjamin. El origen del Trauespiel alemán. p. Se trataba de penetrar en la estructura de las cosas con un mirar desconfiado que busca apoyo en el tacto. sometido a una fugacidad que lo desconcierta. pasa a rebelarse contra la tiranía de lo teórico”106. un término que también se traduce como “empatía” y que Benjamin se encargó de impugnar. Cuando Benjamin busque las consecuencias de este trato empático con las cosas para el trabajo del historiador será tajante en su rechazo: “no cabe definir mejor el procedimiento con el que ha roto el materialismo histórico: un procedimiento de empatía”. la propia esfera del arte empieza a padecer en alguna medida la misma abstracción y formalización idiosincrásica de la teoría moderna en general […]. 65. de esa larga rebelión del cuerpo que.. por el momento de esto hablamos: de una mirada a los objetos sensibles. op. p. “Proyección sentimental” es lo que quiere decir Einfühlung. vuelve hacia dentro al que lo mira. “el ojo del espíritu se comporta activamente y sólo utiliza las imágenes de la realidad como materia para aplicar su potencia”101. 308. La facultad a la que él apelaba no es en modo alguno individual sino colectiva y se dirige a las cosas en la medida en que se abre a ellas. Nada de miedo. México: Fondo de Cultura Económica.. pues le parecía en todo punto una “funesta sugestionabilidad patológica”103 que no iba más allá de sustituir al objeto por el sujeto y no propiciaba por tanto el encuentro. 2. Madrid: Trotta. traducción de Germán Cano y Jorge Cano. 104 Pero no nos precipitemos. Madrid: Daniel Jorro. por tanto. Abstracción y naturaleza (Abstraktion und Einfühlung). la mirada expresionista intentaba de insuflar vida desde el propio sentimiento102. 53: “Con el nacimiento de lo estético. Theodor Lipps. lo desorienta y lo disipa.105 Ninguno de estos dos planteamientos convencerá a Benjamin. 106 Terry Eagleton. p. respondía con la abstracción. como decía Hermann Bahr. Hablaba un modo “anterior” de aproximarse a las cosas donde la inquietud que su presencia provoca en una primera mirada. 101 Ibid.107 Por eso Benjamin buscó una mirada que no consumieWilhem Worringer. en Obras. Wilhem Worringer lo desarrolló en el seno mismo del Expresionismo. Los fundamentos de la estética: la contemplación estética y las artes plásticas. prestaría atención al interior del ser humano.. 17 ción propia del “ojo del espíritu” que. Y desde este punto de vista se disponía ya de un planteamiento que contrastaba notablemente con la empatía. nada de avaricia. Como Bahr. tesis VII. pero se iba a sentir más impelido por la curiosidad que por la desconfianza. Si. 52 extrañada ante lo que no conoce. vol. se trataba pues una proyección sentimental frente a la que la realidad actúa como pantalla. 17-39. 253. traducción de Eduardo Ovejero y Maury. Brotons Muñoz. 85. 107 Ibid. podría atender al tacto. que desconfía del incesante fluir de las apariencias y busca asir las cosas con seguridad. 102 Cf.BOLETÍN DE ESTÉTICA AÑO VII | SEPTIEMBRE 2011 | N° 17 BOLETÍN DE ESTÉTICA AÑO VII | SEPTIEMBRE 2011 | N°. traducción de Mariana Frenk. libro I. Tal es la mirada del ser humano que se siente indefenso. Sobre el concepto de historia. De ahí que la estética siempre consti53 105 . cit. Murcia: Colegio Oficial de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de Murcia. había sido la mirada de los primeros hombres y también era ahora la del hombre moderno que. cit.. 76-90. El conocimiento que aporta esta facultad sería propiamente estético en el sentido mismo en que Terry Eagleton ha entendido que la estética trata “de los primeros impulsos de un materialismo primitivo. traducción de A. pp. op. p. Pero la estética se encuentra acosada desde sus inicios por una contradicción que le es propia y que Benjamin no ignoraba: la estética reivindica el cuerpo pero al pensarlo sólo consigue que su corporeidad desaparezca. a diferencia del órgano sensitivo de la vista. se encuentra más individualizado y desde esta individualidad crea. 1924. 103 Benjamin. pero no iba a encerrar en él. como Worringer.

110 Los dos polos de esta dialéctica quedaban así localizados en la disipación (Zerstreuung) y el recogimiento (Sammulung). apertura de la masa: de ahí que ésta pueda sumergir en sí a la obra de arte. 2. “se recoge. y buscándola encontró en Goethe esa “delicada empiria (zarte Empirie) que se hace íntimamente idéntica con el objeto. en Obras. En ambos casos este movimiento se produce bajo el signo del sumergimiento. La obra de arte en la época de su reproductibilidad técnica (tercera redacción). Por eso la recepción de la arquitectura se puede dar distraídamente y en colectivo. Madrid: Síntesis. diversión: lo que allá se reúne en sí. “Simple imitación. 1999. ante todo a entrar físicamente en ella. Es en los edificios donde mejor se manifiesta entonces la percepción táctil del arte. en Escritos de arte. maniera. p. y así se convierte en teoría auténtica. op. pero si en la concentración esto significa un repliegue en sí. Entramos en los edificios y. también en ella habitamos. Dicho esto Benjamin recurría al ejemplo de la arquitectura afirmando que ella se presta mejor que ningún otro arte al modelo de recepción que más le interesaba. Se trataba así de una contemplación entregada por completo a las cosas con la confianza plena de que en ella se ofrecería su más hondo conocimiento. cientos de veces hemos pasado la mano por sus barandillas y hemos pisado sus escalones. es decir. Despliegue de los sentidos. ¿Y a qué se presta la arquitectura?. en el hecho de que “la masa disipada sumerge por su parte la obra de arte dentro de sí”. En ellos nos alojamos y también por ellos nos desplazarnos. 82. distracción. El concepto de crítica en el Romanticismo alemán. para examinarlo y deshacerse de él. A este viejo lamento volvería en “La obra de arte en la época de su reproductibilidad técnica”. encontraba también en ella el “viejo lamento” de que las masas buscan disipación mientras que el arte exige recogimiento. 55 110 .. op. habitarla. ante la obra de arte. por así decirlo. Pero sabemos que Benjamin no tomaría este procedimiento sin modificarlo sensiblemente. estudiándolas con el mayor de los cuidados mientras deja que su mano trabaje hasta poder cruzar lo que él llamaba “el umbral de su santuario”109. mientras que Zerstreuung es indicativo de dispersión.” 108 La cita de Goethe sobre la que Benjamin volverá en varias ocasiones. como protestando contra los cambios que había supuesto. cit. Goethe había hablado de la perseverante dedicación del artista. Pero reparemos en que este último término alemán indica también concentración. 17 ra el cuerpo de las cosas. Ambos modificaciones se fundaban en las observaciones de Benjamin sobre la sociedad capitalista y. por otra parte señalaría también una modificación perceptual que desplazaba el paradigma óptico de la visión por uno táctil. acumulación.BOLETÍN DE ESTÉTICA AÑO VII | SEPTIEMBRE 2011 | N° 17 BOLETÍN DE ESTÉTICA AÑO VII | SEPTIEMBRE 2011 | N°. pp.. y así se convierte en teoría auténtica”108. estilo”. ya minado desde sus propios fundamentos. Allí la clave de la relación con las cosas se encontraba en el concepto tuya una especie de proyecto contradictorio. 60: “Existe una delicada empiria que se hace íntimamente idéntica con el objeto. Por una parte Benjamin introduciría una modificación social que desplazaba el paradigma individual del artista en favor de un modelo colectivo. repetidas veces abrimos sus puertas y las cerramos. 137. que mira y vuelve a mirar las cosas. no de las cosas sino de sí mismo. se sumerge en ella”. 54 de “sumersión” (Versenken) y éste aparece en el texto de Benjamin perfectamente seccionado: por un lado en el modo en que el artista. 69 y 70. la dispersión se lleva a cabo desplegándose. XV. transitamos por sus calles y sus plazas.” 109 Johann Wolfgang Goethe. y por el otro. la arquitectura ofrece la posibilidad evidente de penetrar en una obra de arte y. p. traducción de Miguel Salmerón. entre edificios recorremos la ciudad. abriéndose. libro I / vol. aparece por primera vez en sus escritos en su tesis doctoral. es decir. cit. estamos más que acostumbraBenjamin. aquí se separa. al salir de ellos.

la ciudad somos todos.. debe obtener respuesta en una escritura. y experimentada la obra de este modo táctil.BOLETÍN DE ESTÉTICA AÑO VII | SEPTIEMBRE 2011 | N° 17 BOLETÍN DE ESTÉTICA AÑO VII | SEPTIEMBRE 2011 | N°. sino en “recrear en el seno de la lengua propia [in der eigenen Sprache sich anbilden]. no solemos hallar aquí el cartel de “no tocar” que suelen acompañar a las obras de arte. y si para ello había de conferirle al arte una tarea ésta sería. p. lo que transportado al munBenjamin. no podía para Benjamin más que dar otro fragmento del mismo significado. Tomar de esta manera una palabra ajena. todo ello hallaba para Benjamin su perfecto correlato en el modo en que un traductor se las ve con el texto que traduce. la traducción no debía consistir en asimilar la palabra extranjera de manera literal. de modo que éste y la traducción sean reconocibles como fragmentos de un lenguaje mayor (como los trozos son reconocibles en tanto que fragmentos de un jarrón)”111. incluso en la ciudad. Y esto porque en la en la ciudad se vive. lo hemos hecho tantas veces que podemos volver a llegar allí completamente distraídos en una conversación. restaurar la fuerza instintiva de los sentidos corporales humanos”.” 112 111 57 . pues anbilden tiene este matiz que se acerca a la educación en tanto que formación [Bildung]. op. como Susan Buck-Morss entendió con acierto. En realidad los niños no aprenden de otra manera. algo así como “convertirse en” o incluso “volverse”. 89: “Here Benjamin’s insistence on this kind of accommodation in the work of translation comes mind: sich anbilden means to cultivate the other in the self. “Recrear en el seno”: la expresión que utilizó Benjamin es “sich anbilden sich” y aquí nos arriesgaremos con una traducción tal vez poco hetedoroxa: “cultivar al otro en sí mismo”112. es decir. su percepción más clara (su captación plástica). Su arquitectura no tiene por qué constreñir nuestros sentidos. Y todo ello lo hacemos sin el menor esfuerzo. Para Benjamin. Angelika Rauch. Cf. la de “deshacer la alienación del sensorium corporal. 17 dos a sortear el tráfico. ponerlo a funcionar. la ciudad –como la arquitectura– puede ser tomada como obra de arte. N° 53. pero volverse no como quien se transforma sino como quien toma forma. como quien se forma. “La tarea del traductor”. y ello no podía ofrecerse más que en virtud de la facultad mimética. mojarse hasta tal punto. En esto consistía la politización del arte a la que Benjamin se había referido. es decir.cit. con amor y minuciosidad. forzándola. movilizarlo. Para Benjamin. Fantasmagórica es la sensación de que las cosas no las ha hecho nadie. Nosotros nos sumergimos en la ciudad como ellos han aprendido hacerlo en las cosas. es decir. p. Como el niño que al jugar con las cosas se compenetra totalmente con ellas hasta el punto de ser la cosa. Representations. de que son porque son. la propia palabra re-crearía así la palabra extraña. quizás desconocemos el nombre de alguna de sus calles pero sabemos perfectamente que hay que girar a la izquierda y luego seguir todo recto hasta llegar al lugar que buscamos. la relación con la ciudad (la polis) que proponía Benjamin sólo será una relación viva cuando toda la pluralidad de la masa reconozca que ella misma es la ciudad. su lectura. la manera especial que es la propia del original. en una producción que sea por completo simultánea. hacerse polis. la distracción es su método favorito. Winter 1996. ese pequeño fragmento de la totalidad de su significado. VI Sumergirse en las cosas. en Obras libro IV/vol. es decir. En este sentido. Benjamin planteaba el objetivo de transmutar al espectador en artista. Esto mismo es lo que 56 debía ser desvelado: la ciudad la hacemos todos. Y allí la facultad mimética nos aporta un asombroso descubrimiento. “The Broken Vessel of Tradition”. 19. mantenemos con la ciudad una “relación viva”.1.

en Calle de dirección única. 117 De Man.. Tampoco imaginación parece un término afortunado en este caso. “Abanico”. Le monde literaire. la historia o la imagen sean borradas a medida que trabajamos sobre ellas. pone distancia con nosotros. el copista dirige este movimiento hasta el punto de hacer de la copia una clave para ir descifrando los enigmas del texto original. pero nosotros no podríamos denominarla fantasía. se pinta o se recrea. un dolor que queda in115 116 Benjamin. Libro de los pasajes [M 16 a. cit. justo como quien aprende una lengua que desconoce. op. pp. se desplaza. ya que.114 Ése es el modo en que esta facultad nos penetra en las cosas. en la historia que narramos o en el retrato que dibujamos. op. traducción (ligeramente modificada) de Carmen Santos en Salones y otros escritos sobre 59 . vessel. op. p. una completa entrega. Benjamin.” 114 Cf. se cuenta.. 25-26. En eso mismo consiste su aura. 450. Sin embargo. 118 Charles Baudelaire. no podríamos afirmar de ningún modo que es el traductor –el que aprehende la lengua extranjera– quien se proyecta sobre ese extraño texto. “Productos de la china”. 58 Benjamin. Milner. dicho en pocas palabras: la fantasía toma cada imagen como si fuera aquella que contiene un abanico que sólo al desplegarse toma aliento y nos muestra los rasgos de la persona amada. que se escapa por mucho que queramos ceñirnos al original. p. 17 avril 1853. una misma luz (pháos) ilumina el objeto y a quien en él se fija. 4]. Hay algo en la palabra que traducimos. es decir. sino más bien descubrimos que esta distancia se pone en juego en el fondo de las cosas117. mientras el mero lector lo sobrevuela obedeciendo a un movi113 miento interno. El movimiento al que se entrega el traductor es ambiguo y por eso en la medida en que se reconstruye este jarrón con el que Benjamin daba imagen del significado al que se refieren todas las palabras de todas las lenguas (Gefäß.. cit. A esta facultad él también la llama Phantasie. más bien debiéramos hablar de una rendición total a él. se nos escapa. o acaso podríamos decir: “la cosa vuelta en nosotros”. Para aplicar esta operación a las cosas. puesto que carece de ese matiz caprichoso que la lengua española le confiere. estudiando este mismo texto de Benjamin. Tal vez tengamos aquí una puzzling question al modo en que Baudelaire la planteaba en “Moral del juguete”. cit. diría que si nuestra mirada “mata” al original lo hace “al descubrir que el original ya estaba muerto” (De Man. siendo el concepto de imaginación más bien perceptivo. esto es lo que significa Aufgabe y que el alemán ha hecho coincidir con el término “tarea”. la de “ir haciendo interpolaciones en lo pequeño infinitamente”113. 130). op. cit. en Calle de dirección única. 30. Pero al hacerlo hay algo en él que también parece volverse.. sólo poniéndola en práctica se nos permitiría abrir las cosas igual que un abanico se abre dejando a la vista la imagen desplegada de lo que esconde. p. por cerca que pueda estar lo que la provoca”116. 17 do de las cosas sería como “volverse aquello”.BOLETÍN DE ESTÉTICA AÑO VII | SEPTIEMBRE 2011 | N° 17 BOLETÍN DE ESTÉTICA AÑO VII | SEPTIEMBRE 2011 | N°. jarrón) también sigue rompiéndose. en “una lejanía. diríamos que tiene lugar una incorporación del objeto que se traduce. op. “Morale du joujou”. vase. de encontrarle a cada intensidad una copiosidad apretujada. Pero no es únicamente que la palabra. carece de ese rasgo actuante al que Benjamin apelaba. p. ¿dónde está el alma?”. y a falta de respuesta también constatamos con Baudelaire que “es aquí cuando comienzan el torpor y la tristeza”118. cit. Dicho trabajo sólo se puede comparar con el del copista que recorre letra a letra un texto. En la Phantasie.. como una extensión. 57: “la fantasía [Phantasie] es la facultad de ir haciendo interpolaciones en lo pequeño infinitamente. Benjamin recurría a una facultad ya emparentada con la facultad mimética.115 Vueltos así. puesto que también nosotros al mirar el fondo de éste con el que jugamos nos preguntamos: “Pero. algo que se distancia.

Madrid. a partir de las vísceras. o de las dan- zas o de las estrellas”121. “La facultad mimética”. 120 La cita. Benjamin la enunció al menos en dos de sus escritos en forma de cita: “Leer lo que nunca fue escrito” [Was nie geschrieben wurde. Sólo primeramente en él hay una historia universal. “La imagen dialéctica”. p. Santiago de Chile.122 arte. 133. op. Para comprenderlo Benjamin pretendía operar del modo que hemos descrito. Visor. Pero la dificultad aquí ya no se podía eludir. La dialéctica en suspenso. aquí no desdeñamos lo que ese dolor también tiene que ver con la vida. transformada esta facultad con los siglos. en el sentido de hoy. que se debía a Hofmannsthal. ‘Leer lo que nunca fue escrito’. op. cit.. es referida por tanto en “La facultad mimética” (Benjamin. Navarro Pérez. cit. 216. Pero no en cuanto escrita. El lector en que ha de pensarse aquí es el verdadero historiador.BOLETÍN DE ESTÉTICA AÑO VII | SEPTIEMBRE 2011 | N° 17 BOLETÍN DE ESTÉTICA AÑO VII | SEPTIEMBRE 2011 | N°. op.. [1997]). la palabra nueva que se aproxima en fuertes contracciones en la palabra ajena que envejece. que tiene su base en el libro de la vida. op. la facultad mimética. Su lengua es prosa integral que ha hecho saltar los grilletas de la escritura y es entendida por todos los hombres (tal como el idioma de los pájaros por los niños domingueros). de aquellas lecturas sólo quedaba como resquicio la multitud de idiomas que cubrían el globo terráqueo. no puede ser más que una especie de esperanto. Como una palabra que ilumina a su manera el significado al que también se refieren otras muchas palabras. 1999. cit. 119 Véase De Man. sin embargo. reza en Hofmannsthal. traducción de J. sino como la [historia] que se festeja. cit. Obras Libro II/vol. y ese significado era para Benjamin el de la historia. fastidiadas de tantos nombres. pero comenzó por el París del siglo XIX. Fragmentos sobre la historia.1.). p. En eso había consistido la lectura más antigua. 60 Y como los niños había que actuar –¿a qué otra cosa se podía referir cuando atribuyó a cada nueva generación una “débil fuerza mesiáni121 122 Benjamin. también París iluminaba un tiempo al que no dudaría en llamar “mesiánico”. La idea de la historia universal es mesiánica. La historia universal. introducción y traducción de Pablo Oyarzún Robles. La facultad mimética había permitido en otro tiempo entender la semejanza que posee un recién nacido con la situación concreta de los astros en el momento de su nacimiento. Benjamin. como en el texto titulado “La imagen dialéctica” que se encuentra entre las notas preparatorias para las tesis “Sobre el concepto de historia” (Benjamin. 86. […]. las cosas no se están riendo de nosotros. p. VII En ninguna otra parte se encuentra más significado que en las cosas muertas. Sin embargo. De nuevo se trataba de reconocer semejanzas no sensoriales y poner con ello en juego el doble paradigma de la lectura y la escritura: volverse (hacia) ellas. 17 eluctablemente unido a este proceso de alejamiento y que guarda tanta intimidad con las cosas que no podría ser un dolor subjetivo. “leer antes del lenguaje. Se diría que Benjamin quería reconstruir la ciudad de Babel. Esta es la tarea que se imponía como historiador: El método histórico es un método filológico. La multitud de las historias se parece a la multitud de las lenguas. su paradigma seguiría siendo la traducción y la facultad empleada. lesen]120. Allí se trataba de leer los deseos nunca escritos de tal manera que dicha lectura actuaría sobre ellos como el soplido que reanima el fuego extinguido. Los niños conocían su secreto pero éste se les escapaba veloz como los años que les hacían adultos. el dolor de un fragmento que ya es otro al tiempo que lo quiebra o. De Man observa en su trabajo que Benjamin puede haberse referido a este dolor como dolor de parto que también lo es de muerte [Wehren]. Arcis-LOM. 61 .119 Pero quien sabe si en el fondo.. 196. El mundo mesiánico es un mundo de actualidad multilateral e integral. en la traducción. p.

Expresionismo. vol. Ernesto La Croce y María Isabel Santa Cruz de Prunes. pp. Abada. “Benjamin crítico de Heidegger: hermenéutica mesiánica e historicidad”. Walter. 306. libro I/vol. Paul. Un encantamiento dialéctico”. edición de Rolf Tiedemann (1970) traducción de Santiago Calle. Susan. digámoslo con Benjamin: un despertar. De Man. estilo”. “un instante crítico”. Madrid. Benjamin observaba que el desarrollo que la modernidad técnica deparaba al arte suponía precisamente “una ganancia extraordinaria para el espacio de juego [Spiel-Raum]”. “Las cualidades sensibles y las sensaciones”. y Benjamin. 125 Benjamin. XXVI. Abada. traducción de Jorge Navarro Pérez. Lipps. Murcia: Colegio Oficial de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de Murcia. Johann Wolfgang. op. Madrid: Trotta.. traducción de Teresa Rocha Barco. Madrid: Visor. Madrid: Cátedra. Madrid: Visor. Bibliografía Agamben. Terry. Ibarlucía.1. —. vol. Madrid: Abada 2006. Obras. y era precisamente en este juego donde se podía poner en práctica una lectura que. Marx. Eagleton. Obras. Milner. traducción de Néstor Luis Cordero.BOLETÍN DE ESTÉTICA AÑO VII | SEPTIEMBRE 2011 | N° 17 BOLETÍN DE ESTÉTICA AÑO VII | SEPTIEMBRE 2011 | N°. 1995. Buenos Aires: Ediciones Manantial. Madrid: Biblioteca Gredos. traducción de Luis Fernández Castañeda. Karl. en La resistencia a la teoría. Obras. “Morale du joujou”. escritor revolucionario. “El carácter fetichista de la mercancía y su secreto”. en El capital. 1990. libroII/vol. 17 ca” 123 ?– reconociendo semejanzas y recreándolas a su vez. introducción y traducción de Pablo Oyarzún Robles. Revista Latinoamericana de Filosofía. 2005. cit. 2010. 1998. Walter Benjamin. Véase Ibarlucía. Giorgio. 1999. 2009. 2007. Madrid. —. 62 63 . tomo I. traducción de Nora Rabotnikof. Theodor W. XXVI. Benjamin. Abada. Madrid: Síntesis. 17 avril 1853. Isidro Herrera y Fernando Guerrero. en Escritos de arte. —. 1924. Obras. Correspondencia. traducción de Jorge Navarro Pérez. Buck-Morss.. sino precisamente a lo que “nunca se inscribió”. Theodor.1. Vol. traducción de Mariano López Seoane Buenos Aires: Interzona. Madrid: Akal. Dialéctica de la mirada. [1997]. Sobre Walter Benjamin. libro II/vol. traducción de Miguel Salmerón. traducción de Eduardo Ovejero y Maury. Benjamin. La parola e il fantasma nella cultura occidentale. 1990. Obras. en contraste con Heidegger. La fantasmagoría. Madrid: Akal. La estética como ideología. “el instante del nacimiento”. —. Stanze. Baudelaire. otoño de 2000. Santiago de Chile: Arcis-LOM. Sólo así se podía leer lo nunca escrito: jugando. XXIII. 2010. Revista Latinoamericana de Filosofía. —. primavera de 1997. “Benjamin crítico de Heidegger: hermenéutica mesiánica e historicidad”. 2006. —. 1998. —. Madrid: Daniel Jorro. Traducción de Juan José Utrilla. libro I. 1999. 2005. p. Onirokitsch. Madrid. traducción de Jorge Navarro Pérez. Bahr. traducción de Vicente Romano García.. traducción de Jacobo Muñoz Veiga y Vicente Gómez Ibáñez. —. Sobre el concepto de historia (tesis II). libro IV/vol. cit. 1998. Benjamin y el surrealismo.1. “Conclusiones: La tarea del traductor de Walter Benjamin”. Walter Benjamin y el proyecto de los Pasajes. Madrid. traducción de Alfredo Brotons Muñoz. en Los filósofos presocráticos. La dialéctica en suspenso. Ricardo. Otoño 2000. Le monde literaire. Torino: Einaudi. 124 123 —. Como apunta Ibarlucía. Benjamin no dirigiría a lo que está inscripto en su origen. N°1. Adorno. traducción de Elena Elorriaga y Oriol Francés. Goethe. traducción de Germán Cano y Jorge Cano. libro IV/vol. Madrid: Visor. 210 y 211.125 según el cuál nuestra propia conclusión no puede ser más que una apertura. Hermann.124 Benjamin localizó en mitad de ese juego el momento mismo en que se da la percepción y lo describió como “un chispazo”. traducción de Jorge Navarro Pérez. Max. Obras II. Libro de los Pasajes. Theodor W. “Walter Benjamin y la génesis de Passagen-Werk. México: Fondo de Cultura Económica. “Doctrina de lo semejante”. N° 2.2. Demócrito. “Simple imitación. Adorno. Abada. traducción de Carmen Santos en Salones y otros escritos sobre arte. N°1. Fragmentos sobre la historia. op. Madrid: Trotta. Charles. 2007. 2001. Revista Latinoamericana de Filosofía. Los fundamentos de la estética: la contemplación estética y las artes plásticas. 2006. 2006.2. 1928-1940. maniera.

Barcelona: Paidós. 64 . Rilke. Stéphane. Rauch. 1997. 1988. México: Fondo de Cultura Económica. traducción de Mariana Frenk. Madrid: Gredos. traducción de Álvaro Vallejo Capos. Wilhem. en Diálogos V. El ángel de la historia. 1997. Rainer María. Rosenzweig. Platón. Winter 1996. “The Broken Vessel of Tradition”. Abstracción y naturaleza. Cartas sobre Cézanne. 1985. Representations. traducción de Nicanor Ancochea. traducción de Alicia Martorell. Teeteto. Angelika. N° 53. Benjamin. Worringer.BOLETÍN DE ESTÉTICA AÑO VII | SEPTIEMBRE 2011 | N° 17 Mosès. Scholem. Madrid: Cátedra.

Rosen eld (Universidade Federal do Rio Grande do Sul) Sergio Sánchez (Universidad Nacional de Córdoba) Fernando Bruno (Universidad Torcuato Di Tella) Lucas Bidon-Chanal (Universidad de Buenos Aires) Sol Bidon-Chanal (Universidad de Buenos Aires) Centro de Investigaciones Filosó cas / Programa de Estudios en Filosofía del Arte Miñones 2073 (1428) Ciudad Autónoma de Buenos Aires República Argentina Tel./fax: (54 11) 4 787 0533 info@boletindeestetica.Ricardo Ibarlucía (Universidad Nacional de San Martín) Karlheinz Barck (Zentrum für Literatur -und Kulturforschung/Berlín) Jose Emilio Burucúa (Universidad Nacional de San Martín) Aníbal Cetrangolo (Università Ca’ Foscari Di Venezia) Jean-Pierre Cometti (Univeristé de Provence.ar .com. Aix-Marseille) Susana Kamp -Lages (Universidade Federal Fluminense) Leiser Madanes (Universidad Nacional de La Plata) Federico Monjeau (Universidad de Buenos Aires) Pablo Oyarzun (Universidad de Chile) Pablo Pavesi (Universidad de Buenos Aires) Carlos Pereda (Universidad Autónoma de México) Mario A. CONICET) Kathrin H. Presas (Universidad Nacional de La Plata.